Está en la página 1de 5

Interbolsa

Ir a la navegaciónIr a la búsqueda

comisionista interbolsa

Tipo Sociedad anónima

Industria Financiera

Género Servicios finacieros

Fundación 1990

Disolución 2012

Sede Medellín, Colombia

Área de operación Colombia

Chairman Rodrigo Jaramillo Correa,

Productos Agencia de bolsa


[editar datos en Wikidata]

InterBolsa (anteriormente Interbolsa Financial Group, actualmente conocido como Grupo


InterBolsa), era una empresa colombiana de corretaje de valores, la mayor en Colombia, Que
también participó en la gestión de activos y otros tipos de banca de inversión, que operó hasta
noviembre de 2012 cuando el gobierno colombiano ordenó su cierre por un default de deudas
con el sistema bancario local. El grupo aún tiene otras inversiones y empresas en el exterior
cuyas operaciones no pueden ser interrumpidas por este cierre.1 La compañía tenía más del
29% del volumen de mercado de la actividad de corretaje en Colombia.2

Historia[editar]
Hasta 2008 operaba como un conglomerado poco integrado con una participación
controladora en un número de empresas más pequeñas, cada una especializada en una
región diferente (Panamá) o producto (InterBolsa Futures). En 2009, después de que se
trasladó al mercado brasileño al adquirir todo el Finabank por US $ 21 millones, se organizó
oficialmente en una sociedad holding llamada Grupo InterBolsa.3

Filiales[editar]
 Interbolsa Comisionista de Bolsa
 Administradora de Inversión - Gerente de Activos que supervisa el primer fondo de
capital privado de Colombia; InterBolsa Energética, que se estableció en abril de 2009.
 Interbolsa Panamá
 Finabank- Agencia de corretaje brasileña, 90% propiedad de InterBolsa. Tiene
operaciones de repo.
 Fundación InterBolsa - organiza programas de responsabilidad corporativa para el grupo
de empresas
El caso de la firma comisionista muestra que las malas prácticas financieras llevan a
una compañía a la quiebra y produce desconfianza en el mercado.
El millonario descalabro de Interbolsa, que cumplió más de cinco años desde que el
Gobierno nacional ordenó su liquidación en noviembre de 2012, sigue sin resolverse:
todavía no hay justicia ni reparación; las víctimas aún están inconformes.
Las malas prácticas llevaron al sistema bancario del país al borde de ser insostenible,
y uno de los errores que pasó factura fue la falta de rigor de la autoridad reguladora,
en este caso la Superintendencia Financiera. Las 492 víctimas, personas naturales
y jurídicas, que hasta ahora fueron reconocidas por el Gobierno, reclamaron
254.000 millones de pesos, pero solo recuperaron 65.000 millones.
CONOZCA LOS ERRORES
La corredora de bolsa utilizó lo que se conoce como un “descalce de plazos”, es decir
que prestaba fondos a corto plazo para invertirlos a largo plazo. También empleó un
mecanismo llamado operaciones “repo”, que entrega una acción en garantía
respaldando un préstamo de dinero por un determinado plazo, generalmente no
mayor a tres meses.
Debes leer: 4 tipos de riesgo financiero
Para el experto, en situaciones normales, los “repos” son inversiones muy seguras
para quien entrega fondos, porque las disposiciones de la Bolsa exigen que la acción
que garantiza sea líquida, pero en este caso no lo fue.
Aunque los bancos cuentan con sistemas de control para reducir el riesgo de un
problema de “descalce de plazos”, el grupo comisionista no contaba con ninguno,
ni mucho menos con el respaldo de una entidad financiera sólida en un eventual
problema de liquidez.
"Un aspecto adicional que complicó esta estrategia es que Interbolsa entregó en
garantía tanto acciones de Fabricato como acciones propias. Al principio, el mercado
las aceptó. Lo que terminó haciendo inviable el negocio fue el hecho de que los
agentes de mercados, algunos de ellos conocedores de la estrategia, empezaron a
evitar renovar los “repos” realizados sobre estas acciones, o a otorgarle nuevos
fondos a la comisionista", dice el experto en su artículo.
Si bien tras el caso de Interbolsa se modificó la regulación, Agudelo resalta en su
texto que entre las lecciones que dejó el caso es que se requiere una mayor
regulación y vigilancia de las firmas comisionistas para evitar que incurran en
negocios tan riesgosos financiados con dinero de terceros, o que puedan entrar
en estrategias que impliquen un “descalce de plazos” no planificado.
Puedes leer: Cómo debe ser un indicador clave de riesgo
Antes del escándalo, pocos imaginaron que Interbolsa trabajara de forma irregular,
pues se trataba de una empresa prestante, con credibilidad, sociedad administradora
de inversiones, calificada como AA+ (antes de ser intervenida) y fue reconocida en
el mercado de valores como la que ofrecía oportunidades muy atractivas de
rendimiento tanto a corto como a largo plazo.
Otra de las lecciones, explica el investigador es que no debe exponerse todo el capital
en unos poco títulos. "Recordar la vieja máxima de no poner los huevos en la misma
canasta. No existe empresa, por sólida que esta sea, que esté totalmente exenta de
desplomarse", asegura.
¿QUÉ HUBIERA PODIDO HACER UN INVERSIONISTA?
Estar atento a los comentarios, ya que en el último mes, antes de que el Gobierno
interviniera a Interbolsa, había rumores sobre la necesidad de la comisionista de
renovar sus créditos con los bancos; también sobre malos manejos y problemas de
gobierno corporativo.
Igualmente, estar atentos del riesgo operacional, chequear que no haya manejos
extraños de los mismos comisionistas.
Debes leer: Aprenda cómo hacer un registro de clientes
De otro lado, añade el experto, para los clientes de las firmas, es muy importante
revisar los riesgos involucrados en sus operaciones en los mercados financieros. "Por
ejemplo, las acciones ofrecidas como garantías en los “repos”, además de líquidas,
deben ser de empresas sólidas, exentas de sospechas de movimientos
especulativos".
A raíz del escándalo de una de las comisionistas más importantes del país, muchas
personas desconfiaron del mercado de valores, sobre todo, del colombiano y se
retiraron del mercado bursátil del país, entonces hubo una gran crisis de confianza
en el sistema. Ya pasaron más de cinco años y el país no se ha podido
recuperar de esa desconfianza.