Está en la página 1de 3

BAZO

Anatomía:
El bazo pesa 150 gramos en los adultos y se
localiza en el hipocondrio izquierdo
inmediatamente debajo del diafragma
encima del riñón izquierdo y del colon
descendente y detrás del fondo gástrico.
Tiene una forma ovoide y su tamaño es
variable según la edad.
Está rodeado de una capa fibrosa que se
prolonga hacia el interior dividiendo el
órgano en varios compartimentos.

Estructura Interna:

Función:
Es un órgano muy vascularizado cuya función es eliminar células sanguíneas viejas y
dañadas y partículas (como inmunocomplejos y microbios opsonizados) de la circulación, la
Pulpa Blanca se encarga de iniciar respuesta inmunitaria adaptativa frente a antígenos de
transmisión hemática.
El bazo contribuye a la elaboración de anticuerpos por el organismo. Interviene en el
proceso digestivo participando en la absorción y transporte de nutrientes. Permite
defenderse contra ciertos agentes infecciosos, tales como los pneumococus, los
haemophilus y los meningococus (en niños). El bazo es como una especie de filtro en la
circulación sanguínea. Ayuda al transporte del agua y de la humedad del organismo.
Participa en la producción y mantenimiento de los glóbulos rojos y de ciertos glóbulos
blancos. Forma parte del sistema linfático y del inmune.
Funciones inmunitarias

Inmunidad humoral y celular: hace setenta años se notificó una mayor predisposición a una
infección de gravedad tras haberse realizado la extirpación del bazo, pero no sería hasta el
año 1952 cuando se comenzaron a obtener pruebas concluyentes. Actualmente se sabe que
el bazo desempeña un papel muy importante en la inmunidad, tanto humoral como celular.
Los antígenos son filtrados desde la sangre circulante y se transportan a los centros
germinales del órgano, donde se sintetiza inmunoglobulina M. Además, el bazo es
fundamental para la producción de opsoninas tuftina y propertina, que cobran importancia
en la fagocitosis de las bacterias con cápsula.
Funciones hemáticas

Hematopoyesis: durante la gestación, el bazo se caracteriza por ser un importante


productor de eritrocitos (glóbulos rojos) en el feto. Sin embargo, en los adultos esta función
desaparece reactivándose únicamente en los trastornos mieloproliferativos que merman la
capacidad de la médula ósea para producir una cantidad suficiente.

Destrucción de los glóbulos rojos (Hemocateresis esplénica): en el bazo se produce la


eliminación de los glóbulos rojos viejos, anómalos o que se encuentran en mal estado.
Cuando por diferentes motivos, el bazo se extirpa, los eritrocitos anormales que en
presencia del órgano habrían sido destruidos, aparecen presentes en la sangre periférica;
encontrándose entre ellos, dianocitos y otros elementos con inclusiones intracelulares; esta
función es retomada por el hígado y médula ósea. A pesar de que la función del bazo en el
ser humano no consiste en el almacenamiento de eritrocitos, es un lugar clave para el
depósito de hierro y contiene en su interior una parte considerable de las plaquetas y
macrófagos disponibles para pasar al torrente sanguíneo en el momento que sea necesario

Células de cada región:


La arquitectura de la pulpa blanca es análoga en su organización a los ganglios linfáticos,
con una separación en la zona de los linfocitos T y B.
La pulpa roja está cubierta de macrófagos y llena de un gran número de eritrocitos.
Patologías:
Esplenomegalia
Es un bazo más grande de lo normal.
Infarto del bazo

El infarto del bazo surge como resultado de la embolia y la trombosis de los vasos del bazo.
El surgimiento y el desarrollo del infarto del bazo se expresan clínicamente con la aparición
súbita de dolores en el hipocondrio izquierdo, aumento de la temperatura y paresias del
intestino.

Los infartos pequeños pueden transcurrir latentemente. Por lo común, tiene lugar la
autocuración con la formación posterior de retracciones cicatrízales en la superficie del
bazo. Con menos frecuencia, en la región del infarto sucede la infección y destrucción
del tejido con formación de abscesos.

Tumores del bazo

Los tumores benignos del bazo son muy raros. Entre ellos tienen máxima importancia
los hemangiomas y lifangiomas. En dependencia de las dimensiones del tumor, pueden
tener un curso asintomático o provocar quejas de sensación de pesadez en el hipocondrio
izquierdo. Los tumores malignos del bazo, sarcoma, angeosarcoma, linfosarcoma y otros se
encuentran raras veces.

Referencia:

 file:///C:/Users/esd_a/Documents/TAREAS%20PAQUE/Abbas%20inmunologia%20
6a.pdf
 http://www.medigraphic.com/pdfs/anaradmex/arm-2016/arm161k.pdf
 https://www.bioestadistica.uma.es/cirugia/attachments/002_Bazo.pdf

Integrantes:

 Gutiérrez López María Elena


 Jiménez Ramírez Laura
 López Nava María Guadalupe
 Márquez González Patricia Guadalupe
 Munguía Huizar Francisco Javier
 Neri Hernández Esdras Abiram
 Rodríguez Negrete Deborah
 Villanueva Contreras Aura María