Está en la página 1de 11

UNIVERSIDAD DE SAN CARLOS DE GUATEMALA

CENTRO UNIVERSITARIO DEL NORTE –CUNOR-


CURSO: HISTORIA ECONOMICA DE CENTRO AMERICA
CATEDRATICA: DAMARIS LUDVINA GALVEZ PADILLA
ALUMNA: LESLY YESSENIA YATZ COC
CARNE: 201843087

EL ORIGEN DEL HOMBRE AMERICANO

En la historia de nuestro planeta ocurrieron cambios climáticos conocidos como

glaciaciones. Durante la última de ellas, entre 50.000 y 10.000 años antes, los casquetes de hielo

de los polos y de las altas montañas se extendieron más allá de sus límites actuales, el nivel de los

océanos bajó hasta en 60 metros, las lluvias fueron menos frecuentes y la vegetación cambio en

todo el planeta. Grandes territorios hoy bajo el mar, estaban en ese entonces cubiertos de bosques

y pastizales, poblados por animales de todo tipo.

Cuando los europeos llegaron a las “Indias”, en 1492, no tardaron en entender que no

estaban en la China o en la India sino en un nuevo mundo, un continente separado de Europa, Asia

y África. Entonces, buscaron explicaciones en los relatos bíblicos: casi todos los pueblos de la

antigüedad fueron propuestos como antepasados de los indígenas americanos. Algunos

consideraron que provenían de unas de las tribus perdidas de Israel, o de uno de los tres hijos de

Noé, o bien que eran descendientes directos de Adán y Eva. Por esta razón llego a considerarse

que el paraíso terrenal se encontraba en estas nuevas y maravillosas tierras.

Sin embargo, las primeras hipótesis sobre el origen del hombre americano se formularon

en 1881, cuando el pensador argentino Florentino Ameghino propuso que los primeros seres
humanos surgieron en el continente americano, más específicamente en Argentina, desde donde

poblaron el mundo. Su hipótesis pronto seria cuestionada por otros investigadores que abogaban

por que las poblaciones precolombinas llegaron a América, y lo hicieron por múltiples vías.

En la década de 1920, el profesor Alex Hrdlicka propuso la hipótesis de que todas las

poblaciones americanas descienden de un único grupo de gentes que vino desde el continente

asiático a través del Estrecho de Bering, el corto tramo que separa a Siberia, en el Asia de Alaska,

en América.

A partir de 1940, nuevos datos permitieron que otros investigadores defendieran la

hipótesis del origen múltiple de las poblaciones americanas. A partir de principios arqueológicos,

lingüísticos y antropológicos el investigador francés Paul Rivet estableció una teoría migratoria

que explicaba el origen del hombre americano por la llegada de cuatro oleadas de grupos étnicos

diferentes procedentes de Asia, Australia y la Polinesia.

El asunto no es fácil. En resumen, el poblamiento del continente americano podría

deberse a distintos grupos que entraron en la última glaciación a lo largo del puente de tierra

emergido entre Asia y América, pero también, tal vez, en tiempos más recientes llegaron otras

gentes por vía marítima a través del pacifico, desde Australia, Polinesia y el Sudeste Asiático.
1. TEORIA AUTOCTONISTA O AMERICANISTA

EXPONENTE: FLORENTINO AMEGHINO (PALEONTOLOGO ARGENTINO)

Descripción:

Argumenta que el origen del hombre americano se encuentra en este continente. Ubica el

mismo en Argentina. Esta tesis es rechazada en la actualidad porque el científico Alex Hrlicka,

analizó los restos óseos presentados por Ameghino y éstos corresponden a indígenas actuales.

A fines de siglo XIX, el naturista argentino Florentino Ameghino aseguró que el ser

humano era originario de América. De acuerdo con este investigador, el ser humano habría nacido

y evolucionado en este continente desde donde se dispersó a otras regiones del mundo es decir que

eran autóctonos.

Según esta teoría el hombre aparece en la época terciaria en las pampas argentinas

de américa fue el lugar del nacimiento de la humanidad con los restos animales planos

angulados pero también dan a conocer que que los restos arqueologías eran de monos primitivos.

Posteriores investigaciones demostraron que esta teoría no tenía bases científicas sólidas.

En la actualidad, la hipótesis de Ameghino ha perdido vigencia, ya que:

Según los arqueólogos, los restos humanos que han aparecido en muestro continente, pertenece al

ser humano actual. No se han encontrado en América restos fósiles de homínidos.

Las capas geológicas donde se encontraron yacimientos estudiados por Ameghino, no

tienen antigüedad que él les atribuyo.


2. TEORIA ASIÁTICA O TEORÍA DEL ORIGEN ÚNICO

EXPONENTE: ALES HRDLICKA (CHECOSLOVACO-NORTEAMERICANO)

Descripción:

Los primeros pobladores del continente americano son originarios de otros continentes,

específicamente de Asia. Plantea que por el Estrecho de Bering, el cual en las etapas glaciales se

convertía en un amplio istmo, circularon en lento movimiento y desde los primeros tiempos en la

última glaciación, diversos grupos de cazadores desprendidos de los pueblos mongoloides y

paleosiberianos del noreste de Asia, poseedores de elementos culturales propios del Paleolítico

Superior.

Estos hombres, lentamente y en busca de mejores terrenos de caza, se fueron extendiendo

hasta ocupar los llanos del sur de América, hace aproximadamente 10000 años, en consecuencia,

es posible que las primeras migraciones por el extremo noroeste, se iniciaron hace unos 30 000

años. Esta tesis se apoya más en la impresión general producida en su conjunto por la raza indígena

americana, que en hechos precisos, tanto si el problema se estudia desde el punto de vista

antropológico o etnográfico y sólo la lingüística aporta argumentos decisivos. Es posible que en el

futuro, se cuente con los elementos necesarios para respaldar plenamente esta tesis que tiene a su

favor grandes posibilidades.

Suponiendo que por el Estrecho de Bering pasaron los más antiguos pobladores del Nuevo

Mundo la gran antigüedad relativa a su llegada explica por qué resulta difícil encontrar los

caracteres físicos, culturales y lingüísticos de las poblaciones actuales americanas, rasgos que

demuestren de manera indudable, su origen asiático.


En un medio geográfico tan nuevo, las características físicas, las lenguas y las

manifestaciones culturales de los emigrantes, evolucionaron con el transcurso del tiempo, pero esa

evolución no basta por sí misma para explicar las diferencias tan profundas que se produjeron en

los pobladores primitivos de América y por lo tanto, cabe pensar que otros factores contribuyeron

a acentuar tales diferencias.

Es posible que otros elementos étnicos distintos de los asiáticos, intervinieran

secundariamente en el poblamiento del Nuevo Mundo y el mestizaje consecutivo, explica

parcialmente la variedad extraordinaria de los habitantes, civilizaciones y lenguas de América.

Pruebas de la tesis:

Puente formado en las glaciaciones en el Estrecho de Bering. Semejanza del indio

americano con el tronco asiático, miembros cortos respecto al tórax, los pies pequeños, el cuerpo

casi lampiño, los ojos mongoloides y los pómulos salientes.

3. TEORÍA AUSTRALIANA

FUE DADA A LA TEORÍA DEL POBLAMIENTO DEL CONTINENTE AMERICANO


EXPONENTE: ANTONIO MÉNDES CORREA

Descripción:

La teoría australiana fue el nombre dado a la teoría del poblamiento del continente

americano sostenida por el antropólogo portugués António Mendes Correa. De acuerdo con lo

expuesto por él, América fue poblada por una corriente migratoria proveniente de Australia y que

entró al continente por la parte más austral del continente americano (Tierra del Fuego).
Geográficos

Primeramente, Antonio Méndez planteó en su teoría migratoria que el grupo de islas

situadas al sur de Australia fueron usadas como un puente natural para completar la primera fase

del viaje. En esta primera fase, los aborígenes australianos cubrieron la distancia entre Australia y

la Antártida.

Posteriormente, luego de haber arribado al bloque antártico, el grupo ingresó a la parte sur

del continente americano por el Cabo de Hornos. Finalmente, en la última parte de su jornada, se

desplazaron hacia la Tierra del Fuego y la Patagonia.

Antroposomáticos

Otro de los fundamentos de apoyo usados por Méndez para desarrollar su teoría australiana

eran las semejanzas raciales entre los australoides y los aborígenes sudamericanos. El antropólogo

lusitano ubicó estas similitudes entre las tribus americanas de fueguinos, patagones, tehuelches y

alacalufes, entre otros.

Entre estas similitudes, destacaban los grupos sanguíneos, la forma craneal dolicocéfala

(alargada) y la abundante pilosidad corporal y facial. También se hallaron coincidencias en los

cabellos negros rizados u ondulados y su resistencia al frío (adaptabilidad a climas extremos).

Lingüísticos

En el curso de sus investigaciones asociadas al desarrollo de la teoría australiana, António

Mendes Correa halló grupos de vocablos similares para denotar a los mismos objetos.
Específicamente, se encontró con más de 93 palabras semejantes entre los dialectos

australianos y las lenguas aborígenes de América Austral.

Cultural-Etnológicas

Este fundamento se desprende del descubrimiento de objetos comunes entre las etnias de

Australia y América. El uso de bumeranes y de hachas de piedra como armas ofensivas fue otro

de los rasgos comunes usados para justificar la teoría.

Asimismo, había ritos religiosos coincidentes e instrumentos musicales comunes que se

usaban con el mismo fin.

Ruta

En el curso de las investigaciones que desembocaron en su teoría, el portugués Méndez

descubrió que la inmigración australiana no pudo haberse hecho directamente.

Las posiciones geográficas de Australia y la Patagonia impedían esta posibilidad. Al

profundizar en sus indagaciones, se dio cuenta de que la ruta usada debía ser forzosamente por el

sur.

Específicamente, tuvieron que seguir el camino a través de un puente formado por las islas

de Tasmania, Auckland y Campbell. De esta manera sortearían la distancia entre Australia y la

Península Antártica. Posteriormente, atravesarían el mar de Hoces en el pasaje de Drake y llegar a

Tierra del Fuego (suroeste Chileno) y la Patagonia (sureste Argentino).

Pruebas

Como se mencionó anteriormente, no había hallazgos arqueológicos que sustentaran la

teoría australiana. Todas las investigaciones realizadas por Méndez partían de similitudes que
observó entre indígenas sudamericanos e indígenas australianos. Desde ese punto en adelante, se

dedicó a buscar la ruta más factible usada por los australianos.

Habiendo hallado esa ruta, aseguraba que el origen del aborigen americano se encontraba

en un solo lugar: Australia. No obstante, estudios antropológicos posteriores determinaron que

existían hacia el norte de América otros grupos americanos con características diferentes tanto de

los suramericanos como de los australianos.

Desde ese momento en adelante, los investigadores manejaron la hipótesis de la

multietnicidad en el orígen del hombre americano. Según esto, las migraciones que poblaron

América pudieron haberse dado desde Australia, pero también desde la Polinesia y Siberia.

Esto sirvió para explicar las diferentes novedades arqueológicas que se fueron encontrando

después. También fue la base de la teoría migracionista o aloctonista. Esta última es una de las dos

teorías más aceptadas para explicar el origen del hombre americano.

Nuevos hallazgos

Durante la última década, se han realizado toda clase de descubrimientos arqueológicos

inesperados. Estos han llevado a muchos expertos a cuestionar mucho de lo que se asumía como

un hecho. En este sentido, se han encontrado recientemente cientos de restos esqueléticos en el

continente americano que parecen aborígenes australianos. Estos son un indicativo de que las

primeras inmigraciones más probablemente ocurrieron desde Australia.

En el año 2011, Jacqui Hayes presentó un convincente caso morfológico apoyando una

presencia original australiana en América. Según Hayes, el asentamiento original de las Américas

comenzó en un tiempo indeterminado antes de la segunda migración de personas que tenían rasgos

mongoloides distintivos. Asimismo, Hayes afirma que nuevos hallazgos sorprendentes sugieren
que las primeras personas de Australia llegaron a Sudamérica hace más de 11,000 años. Esto de

alguna manera rescata la teoría australiana de António Mendes.

4. TEORIA OCEANICA O TEORIA POLINESICA

EXPONENTE: PAUL RIVET

Descripción:

Admite la tesis de las migraciones por el Estrecho de Bering, pero a la vez sostiene que

importantes grupos de la Melanesia y de Australia poblaron América. Su acción, aunque discreta

y limitada, se demuestra por la antropología, la lingüística y la etnografía. Tal acción se ejerció de

manera eficaz sólo en América del Sur y principalmente, entre las tribus más meridionales del

continente.

Diversos hechos demuestran que la emigración australiana se efectuó en una época muy

remota y que es originaria de la parte oriental de la gran isla. La influencia de los australianos se

demuestra con rasgos más precisos en el extremo sur del continente, pero se hace débil conforme

se avanza hacia el norte del territorio y en ninguna parte deja huellas profundas.

Esto puede explicarse porque fue una migración pequeña y bastante antigua y los recién

llegados fueron absorbidos por los otros elementos étnicos con los cuales se mezclaron. En todo

caso, la presencia del elemento australiano en América plantea un problema difícil de resolver,

relativo a la ruta seguida por estos emigrantes.

Al parecer, la explicación más factible es la del antropólogo Méndez Correa, quien

considera que la ruta entre Australia y el extremo meridional de América del Sur, se reduce

considerablemente si se utiliza una serie de tierras intermedias: Tasmania, Islas Auckand,


Campbell, Macquaire, Tierra de Wilkes, Tierra de Eduardo VII y otras, aprovechando algún

período de regresión glaciar, que bien pudo dejar una faja libre de hielos en la costa Antártica,

permitiendo el establecimiento de los australianos.

Mucho más importante y extenso que el australiano, es el papel del elemento melanésico

en América. Diversos rasgos étnicos, culturales y lingüísticos, demuestran la influencia melanésica

entre los pueblos americanos.

Varios trabajos de los científicos han demostrado que América posee gran número de

elementos culturales en común con Oceanía, Dichos elementos pertenecen a diferentes

manifestaciones de la vida: las armas, los medios de transporte y comunicación, la vivienda, los

utensilios domésticos, el vestido, las prácticas agrícolas, la pesca, las expresiones artísticas y las

religiosas, entre otras. A su vez, la lingüística confirma la existencia de elementos melanésicos en

América.

La ruta seguida por los melanesios se explica con facilidad. No es difícil de entender que

para un pueblo descubridor de la mayoría de las islas del Pacífico, llegar a las costas americanas,

era tarea relativamente fácil. Lógicamente, la migración melanesia no se realizó de una sola vez,

sino que, probablemente se efectuó en oleadas sucesivas, cuya cronología no se puede señalar por

el momento. Es factible que dichas oleadas migratorias partieran de diferentes regiones y se

remontaran a un pasado muy lejano.


BIBLIOGRAFIA CONSULTADA

 La Primera Americana", Revista oficial de National Geographic Society. Vol. 36, Nº1,

enero de 2015.

 Poblamiento de América":https://es.wikipedia.org/wiki/Poblamiento de América

 http://es.winner.wikia.com/wiki/Origen_del_hombre_americano

 https://webhistorica.jimdo.com/unidades/prehistoria/origen-del-hombre-

americano/?mobile=1