Está en la página 1de 1

Desarrollo tecnológico inclusivo un reto ingenieril

Durante siglos la tecnología ha sido la punta de lanza que permite explorar nuevos caminos
que se presumen provechosos para el desarrollo de la humanidad; así, esta se constituye
como un importante rubro de la ciencia y desde luego de las disciplinas afines que se
permiten la posibilidad de la exploración mediante aspectos como la metodología, las
necesidades humanas, la creatividad y en general el discurso científico. Sin embargo, existe
otra cara de la moneda que se instaura con mayor vehemencia en los últimos años, hablado
de un auge del desarrollo tecnológico desde mitad del siglo XX que ha suscitado a un
debate moral o ético. ¿cuáles son los límites de lo humano? ¿hasta qué punto se permite
la intervención de este controlando y disponiendo de los demás seres vivos? Son preguntas
que se establecen en dicho diálogo e interpelan a la comunidad científica e ingenieril sobre
las consecuencias o implicaciones éticas que tiene el uso desmedido de la tecnología.
La tecnología entonces como resultado de investigaciones científicas ha sido un discurso
que se viene posicionando como las posibilidades del humano en el futuro, sin embargo, es
un discurso completamente excluyente, con unas características capitalistas que de entrada
dejan de lado la mayoría de la población mundial; la tecnología va de la mano con las
condiciones materiales, es decir, esta pensada o politizada para el servicio de las élites. Por
esto se plantea otra discusión y es, cómo concebir un discurso tecnológico que se cuele
entre los ciudadanos de recursos medios y bajos, desde luego que la masificación de
algunos elementos se ha presentado como los celulares inteligentes, pero es necesario que
el rol del ingeniero como profesional consciente del desarrollo social, conciba la posibilidad
de acercar de una manera más democrática la tecnología, que se resuelvan problemas
cotidianos de la población no élite. ¿qué posibilidades tendría un ciudadano cualquiera de
recibir un tratamiento desde la criogenización para mejorar algunas células dañadas de su
organismo? Ninguna, es un tratamiento que cuesta ingentes cantidades de dinero. De qué
manera entonces puede contribuir la tecnología a mejorar condiciones de problemas que
acarrea la población generalizada.
Un ejemplo y tal vez el más común respecto de la pregunta planteada en el párrafo anterior
es el del uso de la tecnología digital como herramienta que facilita procesos cotidianos de
comunicación, accesibilidad y portabilidad; de una manera sistemática la información se ha
propagado por medio del internet y ahora son muchas las personas que cuentan con la
posibilidad de acceder a información por muchos medios. Ahora bien, desde luego que las
ventajas son innumerables, pero también se ha percibido algunas problemáticas por el
hecho de contar con la facilidad de el uso de la red a toda hora y en todo lugar, esto no se
puede desconocer, pero tampoco se puede deslegitimar la labor social que ha cumplido el
acceso a internet.
En conclusión, la tecnología constituye un paso hacia el futuro, es un discurso de las élites,
la puerta exploratoria a nuevos horizontes; los ingenieros de la mano con los científicos son
los que ejecutan este tipo de conocimientos, pero se requiere de una apertura política que
permita que la tecnología sea un recurso que llegue a muchas más personas, esto es una
verdad a gritos y hace parte de los códigos que habría de tener dentro del discurso ético de
la disciplina ingenieril.