Está en la página 1de 26

VÍA CRUCIS ECOLÓGICO

Materiales:

En la casa de cada estación se coloca una cartelera con el Nombre de la estación,


el tema y el texto o cita bíblica, (recordemos que los árboles son uno de los grandes
controladores de Bióxido de Carbono, gas producido por la quema de combustibles
y uno de los causantes del calentamiento global)

Presentación

El Santo Vía crucis es la memoria viviente del sufrimiento de Nuestro Señor


Jesucristo camino a la cruz por culpa de nuestros pecados, pero también para
alcanzar el perdón de los mismos. Es el camino a la muerte del Señor en la Cruz,
hoy también muchas cosas y personas marchan hacia la cruz del sufrimiento por tal
de alcanzar una meta. Nosotros también estamos dispuestos a sacrificarnos y
hacer un Vía crucis Ecológico con el fin de evitar la destrucción de nuestro planeta y
dejar a los próximos niños un mundo mejor.

“El vía crucis es memoria, pero también contemplación del rostro doliente del Señor.
Los cristianos en el vía crucis fijamos los ojos en el «varón de dolores, avezado al
sufrimiento». En él, pausada y recogidamente, contemplamos el «rostro» del
pecado y, juntamente, el «rostro» de la misericordia y de la salvación.
Contemplamos un cuerpo ensangrentado, que con su sangre lava nuestra iniquidad
y nuestra «locura». Contemplamos una corona de espinas, que sacude nuestros
pensamientos frívolos, nuestros sentimientos de indiferencia, nuestras intenciones
torcidas, nuestros deseos abominables, nuestros desvergonzados anhelos y
añoranzas. Contemplamos unas manos y unos pies clavados al madero de la
esclavitud y de la ignominia, para enseñarnos a toda la medida suprema de la
obediencia filial y del abandono infinito. Contemplamos unos brazos abiertos, para
abrazarnos. Contemplamos una cabeza inclinada hacia la tierra, para decir a los
hombres que su muerte será bendición para la humanidad entera, que quiere ser
recordado así por los siglos: mirando amorosamente al mundo que lo ha
crucificado.” [Antonio Izquierdo, L.C., en L'Osservatore Romano, Ed. semanal en
lengua española, del 8-III-2002]
PRIMERA ESTACIÓN

JESÚS ES CONDENADO A MUERTE

Tema: EL CAMBIO CLIMÁTICO, CADA DÍA EL SOL QUEMA MAS.

Guía: Te adoramos Cristo y te bendecimos,


Todos: porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo

Lectura: DEL EVANGELIO DE SAN JUAN (19, 15 -16)

“Ellos gritaban, ¡fuera, fuera! Crucifícalo. Entonces Pilato les entregó a Jesús para
que lo crucificaran.”

Guía:

“El tiempo ya no es lo mismo que antes. Cuando se espera lluvia viene el verano, o
cuando se espera verano viene lluvia, los aguajes son más destructivos, el calor es
más fuerte y el sol pega más duro, por eso cada día es más difícil sembrar la tierra
y vivir a orilla del mar.”
El aumento en la temperatura de todo el planeta a causa de las emisiones de
bióxido de carbono, producto de la quema de petróleo, gasolina, carbón, e
incendios forestales... amenazan con descongelar los polos, aumentar los aguajes,
y el nivel del mar. si los gobiernos del mundo no hacen nada por miedo a perder
dinero, estaríamos también condenándonos a muerte. Nosotros, aunque pocos y
pequeños…hemos de hacer algo para evitar que nuestros nietos y bisnietos vayan
a la muerte del planeta.

Oremos:
Cristo, que aceptas una condena injusta, concédenos, a nosotros y a los
hombres de todos los tiempos, la gracia de ser fieles a cuidar la vida nuestra y de
la naturaleza, y que no caiga sobre nosotros o sobre los que vendrán después de
nosotros el peso de nuestra pasividad e indiferencia frente a las injusticias con las
personas y con el mundo. A ti, Jesús, Juez justo, honor y gloria por los siglos de los
siglos. Amén.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.

Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores
de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.

Canto:
SEGUNDA ESTACIÓN

JESÚS CARGA LA CRUZ Y SE DIRIGE AL CALVARIO

Tema: UNA CRUZ DE HIERRO, PORQUE MADERA NO HAY.

Guía: Te adoramos, OH Cristo, y te bendecimos.

Todos: que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Lectura: DEL EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO (16,24)

“Dice el Señor: Si alguno quiere venir en pos de mí, renuncie a sí mismo, tome su
cruz y sígame”

Guía:

Quien desee luchar por la justicia, crecer en la oración, creer más en las palabras
de dios y cuidar más la creación que dios nos dio, debe estar dispuesto a cargar
con la cruz.

La tala indiscriminada de árboles está siendo tan alarmante que los gobiernos y los
medios de comunicación prefieren ocultarla y no hablar del tema, ya que produciría
un gran escándalo. Cada día la superficie forestal de países como Perú se reduce
en 800 hectáreas, por la tala indiscriminada de bosques, también en ecuador un
promedio de 300 grandes árboles se talan cada día, indican datos proporcionados
por ambientalistas, empresas madereras y delegados del ministerio del ambiente;
buena parte de estas maderas son enviadas a la ciudad para construcciones y
amoblados.
Recordemos que los árboles son uno de los principales absorbedores de bióxido de
carbono, y con sus raíces evitan los deslaves y que los ríos se coman la tierra firme;
con su frescura regulan la temperatura y por lo tanto los climas. Nuestra cruz será
tan pesada como una de hierro si cortamos y no sembramos árboles.

Oremos:

Señor, esa cruz que cargaste sobre tus hombros eran todos nuestros pecados,
pero también hoy como ayer tenemos nuevos pecados contra ti, contra tu creación
y contra las futuras generaciones tales como la quema de bosques, el consumo de
madera, la tala, la indiferencia ante la naturaleza y el ¡Que me importa los árboles y
los animales!. Enséñanos Señor a asumir la cruz de trabajar por el medio
ambiente. Por Cristo Nuestro Señor. Amén.

Padre nuestro, Avemaría y Gloria.


Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.

Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores
de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.

Canto:
TERCERA ESTACIÓN

JESÚS CAE POR PRIMERA VEZ

Tema: LA TENTACIÓN DE PENSAR QUE LA CREACIÓN DE DIOS NO MERECE


RESPETO.

Guía: Te adoramos, OH Cristo, y te bendecimos.

Todos: que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Lectura: DE LA CARTA DE SAN PABLO A LOS GÁLATAS (6,1)

“Hermanos, incluso si una persona se le sorprendiera en alguna falta, ustedes, los


hombres de espíritu, recupérenla con mucha suavidad: estando tú sobre aviso, no
vayas a ser tentado también tú”

Guía:
El peso de la cruz hace flaquear las piernas de Jesús, sin embargo él se levanta de
nuevo para cargar la cruz. Muchas veces nosotros también flaqueamos y hasta
nos derrumbamos cuando el peso de las responsabilidades es bastante fuerte,
sin embargo debemos levantarnos y continuar sin botar la cruz.

También frente a los temas ecológicos y luego de muchos esfuerzos podemos


llegar a caer en la tentación de pensar que la naturaleza no necesita
nuestra ayuda, que ella aguanta todo y que la podemos manipular,
explotar y desperdiciar... Muchas veces pensamos que al mar y a los ríos
podemos echar toda la basura, que él nunca se llena, que todo lo aguanta.
Nosotros debemos cuidarlo y respetarlo para poder tener salud y buena
pesca, no se nos olvide que la tierra, las plantas y los animales fueron los primeros
que existieron antes que nosotros y gracias a ellos vivimos.

Oremos:
Señor Jesús, enséñanos a ser solidarios en nuestro sufrir. Que no nos
desanimemos en la prueba. Danos la fuerza para levantarnos, cuando caemos
en el pecado, y protégenos de la tentación de arrojar basura y químicos al
mar y a los ríos, que nosotros seamos los ángeles protectores del agua y la
naturaleza. Por Cristo Nuestro Señor. Amen.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.
Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores
de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.

Canto:
CUARTA ESTACIÓN

JESÚS ENCUENTRA A SU MADRE

Tema: La Madre Tierra.

Guía: Te adoramos, OH Cristo, y te bendecimos.

Todos: que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Lectura: DEL EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN (19,25 - 28)

“Estaba en la cruz cuando vio a su madre y a su lado el discípulo a quien él quería,


dijo Jesús: Mujer, mira a tu hijo. Luego dijo al discípulo: Mira a tu madre. Y desde
aquella hora la acogió el discípulo en su casa“

Guía:

En este pasaje del vía crucis recordamos el encuentro de Jesús con las
mujeres, y entre ellas la madre de Jesús, maría santísima. Su hijo se halla
clavado en la cruz y ella siente la soledad, la impotencia de no poder hacer
nada, el dolor atraviesa su corazón. Seguramente Jesús también sentirá gran
tristeza en dejar a su madre así, por tal motivo él nos la entrega como madre
nuestra para que ella nos ame como a Jesús mismo, y de la misma forma ella nos
nombra sus hijos para que la amemos como a nuestra madre.

También dios mismo desde la creación nos entregó esta tierra para que la
amemos y saquemos de ella el alimento, el agua pura, y el aire puro para
poder vivir, así como una mama nos da a nosotros su leche materna para que
podamos vivir y crecer, de ahí el amor a la madre. Bien dicen los
indígenas al reconocer la creación de dios como la pacha mama, de la cual
vivimos pero también a quien debemos cuidar, agradecer y amar. Hoy la
explotación minera por la ambición del oro está envenenando la tierra y el
agua de nuestros ríos, con químicos como el plomo, el aluminio y el cianuro.
Es la misma agua que bebemos nosotros, nuestros niños, causándonos
desgano, artrosis, sueño, y problemas mentales. Es necesario que reconozcamos el
daño causado, sensibilicemos a las comunidades rivereñas, pedir perdón y cuidar
nuestro ambiente con cariño.

Oración:

Señor Jesús, hermano y Dios nuestro, que aceptas todo sufrimiento por darnos una
vida más justa, bendice nuestra Madre tierra, y especialmente a todas las madres,
para que enseñándonos a amarlas y respetarlas también aprendamos a amar y
respetar tu creación por encima de nuestras ambiciones, así como nuestra Pacha
Mama. Tu que vives y Reinas por los siglos de los Siglos. Amen

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.


Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores
de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.

Canto:
QUINTA ESTACIÓN

EL CIRINEO AYUDA A JESÚS A LLEVAR LA CRUZ

Tema: LA SOLIDARIDAD Y EL SERVICIO ENTRE LOS VECINOS.

Guía: Te adoramos, OH Cristo, y te bendecimos.

Todos: que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Lectura: DEL EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS (15, 21 – 22)

“Y obligaron a uno que pasaba, a Simón de Cirene, que volvía del campo, el padre
de Alejandro y de Rufo, a que llevara su cruz. Le conducen al lugar del Gólgota, que
quiere decir: Calvario”

Guía:

Las fuerzas humanas de Jesús flaqueaban al tener que cargar él solo la


cruz, los romanos y judíos temieron que Jesús muriese antes de ser crucificado y
por ello obligaron a un campesino, Simón el Cireneo a que le ayudara.

En estos últimos años se constata un aumento de calamidades como los


terremotos, los desastres, los tsunamis, y también una extrema pobreza en
muchos países que deberían obligar a las personas a ser solidarias, con
aquellos que más sufren. es así como ayudaríamos a Jesús a cargar la cruz
hoy día.
Hay que tener en cuenta también el aumento de temperatura, la excesiva
contaminación, y la continua disminución del pescado a causa de la basura, el
torpedo, barbasco y redes acaba mundo, nos hacen entender que no se
necesita esperar que dichas calamidades nos caigan encima, sino
prevenirlas y a preparar adecuadamente el futuros de nuestros hijos, evitando
de contaminar tanto, destruyendo la naturaleza y conocer más el problema
ecológico a nivel mundial.

Oración:

Señor, estás fatigado y nos pides ayuda: has querido necesitar de nuestro
apoyo. Enséñanos a tener la humildad de pedir ayuda cuando lo necesitemos, y
colaborar con nuestras comunidades ayudando al medio ambiente. Debemos ser
los cireneos de los demás, y de la creación que nos dejaste a cargo. Por Jesucristo
Nuestro Señor. Amen.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.


Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.

Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores
de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.

Canto:
SEXTA ESTACIÓN

LA VERÓNICA ENJUGA EL ROSTRO DE JESÚS

Tema: EL RECICLAJE.

Guía: Te adoramos, OH Cristo, y te bendecimos.

Todos: que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Lectura: DEL PROFETA ISAÍAS (52,14)

“Muchos quedaron espantados al verlo, pues su cara estaba tan desfigurada que ya
no parecía un ser humano”

Guía:

Verónica, significa el verdadero rostro, por tanto limpiar el rostro de Jesús es


describir a dios mismo.
El ser humano es imagen y semejanza de dios, de aquí la necesidad de que
nosotros podamos descubrir y limpiar el rostro de dios en todas las personas,
siempre que hablamos bien de ellas, siempre que las hagamos sonreír estamos
limpiando el rostro de dios en Jesús.

También en la naturaleza se revela el rostro de dios, pero nosotros y nuestros


padres en lugar de limpiarlo lo hemos ensuciado con desechos tóxicos,
venenos, químicos, basuras, humo, y no hemos hecho
Nada para reciclar los cartones, vidrios, plásticos, como tampoco sacar
abono orgánico para los cultivos. Los desechos plásticos de todas las costas
del mundo están formando un gigantesco basurero: dos veces más grande
que ecuador entre Hawái y Norteamérica en el océano pacifico, que con el
calor del sol van soltando químicos que contaminan a los peces del mar.
No olvidemos que una simple botella plástica necesita 700 años para deshacerse.

Oración:

Señor Jesús envíanos a muchas Verónicas y a muchas personas que seamos


capaces de limpiar tu rostro divino en las personas esclavizadas por la enfermedad,
la pobreza y la esclavitud del trabajo. Así como también te pedimos que nos limpiar
tu Rostro en la naturaleza, reciclando los plásticos, guardando las botellas,
haciendo rellenos etc, para dejarle a nuestros nietos un mundo mejor. Tu que vives
y Reinas por los siglos de los Siglos. Amen.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.


Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.

Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores
de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.

Canto:
SÉPTIMA ESTACIÓN

JESÚS CAE POR SEGUNDA VEZ

Tema: LA TENTACIÓN DEL NO QUERER SABER.

Guía: Te adoramos, OH Cristo, y te bendecimos.

Todos: que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Lectura: DEL EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO (13, 14-15)

"Y en ellos se cumple la profecía de Isaías que dice: 'Al oír, ustedes oirán, pero
no entenderán; y viendo verán, pero no percibirán, Porque se ha embotado
el corazón de este pueblo, han hecho duros sus oídos, y sus ojos han cerrado.

Guía:

En el largo y doloroso camino de la Cruz, Nuestro Señor Jesús cae por segunda
vez ante la mirada curiosa e indiferente de muchos que solo contemplan el
sufrimiento humano, vuelve a caer pero así mismo se vuelve a levantar.

Nosotros también vemos el sufrimiento ajeno pero es como si no lo viéramos, no


hacemos nada para aliviar un poco la dificultad. Algo parecido nos pasa con los
mandatos de dios, los escuchamos en las misas, en las predicaciones, en los
vía crucis y en las oraciones.. Pero en muchas ocasiones actuamos y
vivimos como si no los oyéramos. Muchos nos han dicho del problema de la
contaminación, de la tala de árboles.. pero nosotros nos acostúmbranos y ya no
decimos nada, no sembramos un arbolito, desperdiciamos agua y energía,
botamos basuras al mar y a los ríos, no limpiamos nuestras calles etc. que
dios nos perdone porque aun viendo no hacemos, escuchando no atendemos.

Oración:

Dios Padre de la Vida y la Creación, te rogamos que abras nuestros ojos y


nuestro oídos ante el sufrimiento de los más necesitados y el sufrimiento de todo
el planeta, para que podamos decir y hacer cosas que ayuden a nuestros hermanos
y también ayuden a cuidar la Creación, a mantener limpias nuestras calles. Por
Jesucristo Nuestro Señor. Amen.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.


Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores
de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.

Canto:
OCTAVA ESTACIÓN

JESÚS HABLA A LAS PIADOSAS MUJERES

Tema: NUESTRO FUTURO.

Guía: Te adoramos, OH Cristo, y te bendecimos.

Todos: que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Lectura: DEL EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS (23,27-28)

“Lo seguía gran gentío del pueblo y muchas mujeres


que se golpeaban el pecho y gritaban lamentándose por él. Jesús se volvió hacia
ellas y les dijo: Mujeres de Jerusalén, no lloren por mí; lloren mejor por ustedes y
por sus hijos...”

Guía:

Las mujeres se muestra más compasivas y misericordiosas que los hombres de


aquella época, por tal motivo ellas han salido a mostrar su dolor frente a la
injusticia que las autoridades religiosas (Sanedrín), y del gobernador romano
cometían contra Jesús. Sin embargo Jesús no quiere que se queden solo
contemplándole a él, sino que mediten en su futuro y en el futuro de sus
hijos. No era fácil lo que les esperaba a las mujeres y a los niños, Jesús
sabia de la discriminación, el machismo, las persecuciones y el sufrimientos
que tenían que padecer.

Hoy también el señor Jesús quiere que pongamos nuestra mirada en el


futuro de los niños y de aquellos que todavía no han nacido. Quizás tengan que vivir
en un mundo saqueado y destruido por nosotros: tal vez no podrán tener la
posibilidad de conocer los nevados, el agua cristalina de los ríos y del mar, la
belleza delos paisajes, la abundancia y la variedad de los peces; la grandeza de los
árboles y los multiformes colores de las flores.
Es más fácil que nuestros nietos hereden más problemas, más basuras, mas
enfermedades y más contaminación, porque hoy nuestro afán de consumir
más, de tener más comodidad y conseguir más dinero, nos lleva a gastar y
destruir lo poco que aún nos queda. Que Jesús nos perdone por no pensar ni
siquiera en el futuro de nuestros hijos y nietos

Oremos:

Señor Jesús, tu que conoces el futuro y nos adviertes de los peligros, no permitas
que los hombres maltraten a las mujeres y sus hijos. No permitas que solo
pensemos en nuestro bienestar descuidado el futuro de los que todavía no han
nacido. Tu que vives y reinas por los siglos de los Siglos. Amen.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.
Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores
de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.
Canto:
NOVENA ESTACIÓN

JESÚS CAE POR TERCERA VEZ

Tema: EL SACRIFICIO PARA LA SALVACIÓN.

Guía: Te adoramos, OH Cristo, y te bendecimos,

Todos: que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Lectura: DEL PROFETA ISAÍAS (53,5-6)

“Él fue traspasado por nuestras rebeliones, triturado por nuestros crímenes. Sobre
él descargó el castigo que nos hemos curado. Todos errábamos como ovejas, cada
uno por su lado, y el Señor cargó sobre él todos nuestros crímenes“.

Guía:
Una vez más nuestro señor Jesús en su camino al calvario, cae por el peso de la cruz
y el cansancio... Para nosotros, aceptar el camino del sacrificio para el prójimo y por
las futuras generaciones, puede implicar mucha fatiga e incomodidad, puede provocar
menos ganancias e intereses: tener que ganar menos si quiero no talar los árboles,
tener que andar en bus y caminar más si quiero no quemar tanta gasolina, tener que
Embarrarme las manos si quiero sembrar un árbol, tener que disfrutar menos
del baño si quiero ahorrar agua etc, tener que guardar la basura si quiero no arrojarla
al mar, tener que agacharme para recoger la basura de la calle etc.
Si queremos salvar nuestro futuro, cada quien tiene que sacrificar algo. Pero
los países más ricos no están dispuestos a gastar dinero para reducir la contaminación
del aire, como las grandes agriculturas y las mineras de oro no quieren evitar
el uso de químicos para impedir la contaminación del agua.
¿Cuál será el futuro del mundo? Parece que nadie quiera hacer algo para
mejorar nuestro agónico planeta. Pero, y tú ¿que podrías hacer? Perdónanos señor
porque nosotros hemos caído y no nos queremos levantar y tomar de nuevo la cruz
como lo hiciste tú.

Oración:
Señor Jesucristo, ayúdanos a valorar el Sacrificio para alcanzar la Salvación,
así como tú te levantes de nuevo para cargar la cruz e ir al sacrificio por
salvarnos a nosotros.. Que nosotros también seamos valientes, inteligentes y
capaces de renunciar a las comodidades para asumir el sacrificio por un mundo
más justo y limpio. Tu que vives y reinas por los siglos de los siglos. AMEN
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.
Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de
su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.
Canto:
DÉCIMA ESTACIÓN

JESÚS ES DESPOJADO DE SUS VESTIDURAS

Tema: EL DESPOJO DE LA DIGNIDAD DE LAS PERSONAS.

Guía: Te adoramos, OH Cristo, y te bendecimos,

Todos: que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Lectura: DEL EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO (27,34-35)

“Le dieron a beber vino mezclado con hiel; pero él, después de probarlo, no quiso
beberlo. Una vez que le crucificaron, se repartieron sus vestidos, echando a
suertes. Y se quedaron sentados allí para custodiarle”

Guía: (TEXTO VIA CRUCIS p. LEO)

Cada año, en el mes de marzo, se festeja el día de la mujer. En el mes de mayo, en


cambio, celebramos el día de la madre. Sin embargo, durante muchos días del
año, miles de mujeres son insultadas, despreciadas, violadas, maltratadas,
abandonadas.
Dios no creó a la mujer para que el varón la desprecie y se divierta
descaradamente con ella. Esto, favorece, la difusión de enfermedades venéreas,
que luego muchos varones, a su vez, trasmiten a su propia compañera y futuros
hijos.

Oración:

Señor, en tu cruz, te quitaron hasta lo último que tenías: tus ropas, tu túnica,
pero no pudieron quitarte tu dignidad e Dios, tu gran amor por nosotros; haz
que también nosotros podamos reconocer la dignidad de los más pobres, como
también la dignidad y el respeto que merece nuestro planeta, obra de tus manos. Tu
que vives y reinas por los siglos de los Siglos AMEN.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.

Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de
su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.

Canto:
UNDÉCIMA ESTACIÓN

JESÚS CRUCIFICADO

Tema: EL SACRIFICIO DE QUIENES DICEN LA VERDAD.

Guía: Te adoramos, OH Cristo, y te bendecimos,

Todos: que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Lectura: DEL EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN (19,18-19)

“Lo crucificaron y, con él, a otros dos, a un lado y a otro: en medio a Jesús. Pero,
además, Pilatos mando escribir un letrero y fijarlos en la cruz; estaba escrito:
JESÚS NAZARENO, REY DE LOS JUDÍOS“.

Guía:
Jesús crucificado supera la realidad de una imagen triste y dolorosa. Es ante todo
un modelo de entrega total y absoluta por sus ideales, una fe y confianza infinita en
dios padre, y una gran prueba de amor a nosotros y nuestra salvación.
En nuestro país, unas empresas fabricantes de madera contrachapada, están
desde hace años arrasando con los bosques de nuestra amazonia, a veces
obligando a los colonos, a través de amenazas y hasta con torturas físicas y
sicológica, a vender sus tierras por un puño de dinero, para luego cultivar coca.
Esta cruel realidad muchas veces es favorecida por los intereses de algunos de
nuestros dirigentes. La falta de bosques y los cultivos cocaleros alejan o destruyen
los animales, que han sido, un tiempo, fuente de alimentación para nuestras
familias. Sin fauna, sin bosque, sin tierra, sin agua limpia, ¿con que podremos
vivir? Por la avaricia de unos pocos, por nuestro afán de ganancia, estamos
crucificando nuestra cultura, dignidad y libertad.

Oración:
Dios del Amor y la Vida, danos la fuerza necesaria para luchar por la verdad, la
vida, y la conservación del medio ambiente, que las humillaciones, las burlas y las
amenazas no nos hagan traicionarte, ni abandonar la el deseo de construir un
mundo mejor. Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor. Amen.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.

Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores
de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.

Canto:
DUODÉCIMA ESTACIÓN

JESÚS MUERE EN LA CRUZ

Tema: Muertes por violencia

Guía: Te adoramos, OH Cristo, y te bendecimos,

Todos: que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Lectura: DEL EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS: (23, 44 –46)

“Era ya cerca de la hora sexta cuando, al eclipsarse el sol, hubo oscuridad sobre
toda la tierra hasta la hora nona. El velo del Santuario se rasgó por medio y Jesús,
dando un fuerte grito, dijo: «Padre, = en tus manos pongo mi espíritu» = y, dicho
esto, expiró”.

Guía:

En el antiguo testamento y para los judíos actuales la cruz es signo de


muerte, de oprobio y terrible humillación, sin embargo el que un santo como el
hijo de dios lave con su sangre a la cruz la convierte en algo sagrado. La muerte
en cruz es ahora la mayor prueba de amor, jesús no huyo de la cruz, sino
que la convirtió en símbolo de entrega y en esperanza de resurrección. La
muerte no tiene la última palabra, la muerte no es la que debe reinar, ni es lo
que se debe valorar.
Lo que vale realmente es el poder dar la vida por algo que se quiere, para que
aquello que se creía muerto vuelva a vivir. Muchas tierras han sido deforestada,
mucha contaminación ha sido enviada al aire, mucha basura ha sido arrojada
a las calles o al mar; muchos ríos han sido secados o
contaminados...muchos incendios han sido consumados, pero esto nos sirve
para darnos cuenta del daño que somos capaces de hacer, y que hoy es
necesario un cambio de mentalidad, un cambio en la manera de vivir, si
queremos que la muerte del planeta y con ella las enfermedades no nos siga
rondando.

Oración:

Padre de la Vida y la creación, baja hasta nosotros y ayúdanos a ser


conscientes de todas las muertes que aun sin quererlo podemos producir,
para que nuestra actitud frente a la hermana naturaleza cambie, para que
podamos cuidar los nacederos de agua, recoger las basuras de nuestras calles,
sembrar un árbol y enseñar a los demás a no causar más daño. Por Jesucristo
Nuestro Señor. AMEN
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.

Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores
de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.

Canto:
DÉCIMO TERCERA ESTACIÓN

BAJAN A JESÚS DE LA CRUZ

(Jugar con el verbo bajar como para reducir los crímenes, la corrupción, la tala, los
índices de muerte)

Tema: VALORAR LO QUE TENEMOS.

Guía: Te adoramos, OH Cristo, y te bendecimos,

Todos: que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Lectura: DEL EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS (15, 42 –46)

“Y ya al atardecer, como era la Preparación, es decir, la víspera del sábado, vino


José de Arimatea, miembro respetable del Consejo, que esperaba también el Reino
de Dios, y tuvo la valentía de entrar donde Pilato y pedirle el cuerpo de Jesús. Se
extrañó Pilato de que ya estuviese muerto y, llamando al centurión, le preguntó si
había muerto hacía tiempo. Informado por el centurión, concedió el cuerpo a
José, quien, comprando una sábana, lo descolgó de la cruz”

Guía:

Señor Jesús, en qué forma tan despiadada te quitaron la vida... y cuan


delicadamente te bajaron de la cruz. Tu sufrimiento y dolor han terminado, y te
colocan en el regazo de tu madre. Ya te han limpiado el sucio y la sangre. Tratan tu
cuerpo con amor.
Nosotros muchas veces tratamos bien a los demás solo cuando están enfermos o
tienen dolor. Cuando alguien muere, nos convertimos en gente amable y generosa,
y siempre hablamos bien del muerto. Solo nos damos cuenta de lo que tenemos
cuando lo perdemos.
Si solo aprendiéramos a ver las cosas buenas dé las personas cuando están vivos,
si solo pudiera decir a las personas que me rodean lo mucho que los amo, mientras
tenga la oportunidad de hacerlo. Así mismo con las cosas hermosas y bellas que
todavía tenemos... lindos nevados, manglares, flores en gran cantidad, pedazos de
selva vírgenes que nos invitan a conocer otros mundos, indígenas llenos de cultura
y sabiduría... agua, todavía abundante y pura.... si aprendiéramos a valorarlas antes
que desaparezcan, si tuviéramos el espíritu de contemplación para bendecirlas...
tal vez no fuéramos indiferentes con el daño que causamos diariamente.
Perdónanos señor por no valorar nuestra vida y la vida de la naturaleza.
Oración:

Señor Jesús, tu que sabes apreciar y valorar la vida, ayúdanos también a nosotros
a valorar la vida, a quienes todavía viven y nos acompaña, enséñanos a quererlos,
y expresarles el amor que le tenemos. Señor Jesús ayúdanos a valorar la
hermosura de la Naturaleza, a contemplarla y valorarla antes de que la
destruyamos. Tu que vives y reinas por los siglos de los Siglos. AMEN.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.

Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores
de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.

Canto:
DÉCIMO CUARTA ESTACIÓN

JESÚS ES SEPULTADO

Tema: NO TODO ESTA PERDIDO

Guía: Te adoramos, OH Cristo, y te bendecimos,

Todos: que por tu Santa Cruz redimiste al mundo

Lectura: DEL EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO (27, 59 –61)

“José tomó el cuerpo, lo envolvió en una sábana limpia y lo puso en su sepulcro


nuevo que había hecho excavar en la roca; luego, hizo rodar una gran
piedra hasta la entrada del sepulcro y se fue. Estaban allí María Magdalena
y la otra María, sentadas frente al sepulcro”.

Guía:

Cuando te sepultaron señor Jesús, muchos creían que todo se había


acabado, que todo el trabajo de Jesús había sido en vano, pero solo aquellos
que perseveraron en la fe hasta último, solo ellos estaban consolados porque tenían
la esperanza de que no todo estaba perdido, de que Jesús podría resucitar.
También hoy muchas cosas parecen sin remedio, los gigantescos incendios
forestales. Los miles de árboles talados cada día en el mundo, el alza de la
temperatura mundial, la subida del nivel del mar en los últimos 25 años, la
pérdida del 30% del hielo del pastoruri, la desaparición de muchos
animales, entre otros fenómenos, parecen ser cosas sin remedio. Sin embargo
debemos tener la esperanza de María, para creer que todavía podemos
cambiar la historia, que somos muchos y que si unimos nuestros esfuerzos
sembrando árboles, cuidando los manglares, dejando de talar y contaminando
menos... Podremos detener esta muerte que nos empuja al sepulcro.

Oración:

Señor Jesús, así como tus discípulos tuvieron miedo, se sintieron solos y
perdieron hasta las esperanzas de volverte a ver luego de dejarte en el sepulcro,
nosotros también nos hemos sentido así frente a muchas malas noticias y
fenómenos de destrucción.., pero tu resurrección nos enseñó que no hemos de
perder las ganas de luchar, la esperanza, la constancia ni la fe, así como la
Santísima Virgen María, y tus discípulos después de la resurrección revivieron su
corazón al encontrarte en el camino de la vida, y en la comunidad de los
amigos, vivo y vencedor. Danos Señor la sabiduría para comprometernos en
la solución, tu gracia y tu fortaleza para luchar por encima de toda desesperanza.
Por Jesucristo Nuestro Señor. AMEN
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.

Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores
de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.

Canto:
DÉCIMA QUINTA ESTACIÓN

JESÚS RESUCITA

Tema: LOS SUEÑOS REALIZADOS, LAS METAS ALCANZADAS.

Guía: Te adoramos, OH Cristo, y te bendecimos,

Todos: que por tu Santa Cruz redimiste al mundo

Lectura: DEL EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS (16, 14 –16)

“Por último, estando a la mesa los once discípulos, se les apareció y les echó en
cara su incredulidad y su dureza de corazón, por no haber creído a quienes le
habían visto resucitado. Y les dijo: «Id por todo el mundo y proclamad la Buena
Nueva a toda la creación. El que crea y sea bautizado, se salvará; el que no crea,
se condenará”

Guía:

La resurrección de Nuestro Señor Jesucristo es el culmen del vía crucis, es


la gloria de la Cruz, en otras palabras son los frutos del árbol de la cruz. Para
los discípulos es la mayor prueba de vida eterna, es el sello que confirma la verdad
en todas las palabras de Jesús y es también la fuerza necesaria para que también
ellos quieran seguir el mismo camino. Para nosotros también es una fuente de
energía para cargar nuestras cruces, y un premio para quien se compromete
seriamente con la salvación de sus hermanos, y la salvación de la creación de Dios.

Poner signos positivos de personas comprometidas, ONGs, asociaciones que


luchan por la vida y las personas que participan al Vía Crucis. Yo he vencido al
mundo.
Que este vía crucis ecológico logre resucitar en nuestros corazones y
nuestras conciencias el compromiso personal por amar y cuidar la
hermana naturaleza, los hermanos árboles manglares, animalitos, agua, ríos
y aire que nos dan la vida. Si la Humanidad cree y hace algo por cuidar el
medio ambiente, entonces se salvara ella y toda su descendencia, pero si no
cree en las advertencias de todos estos signos, entonces se condenará a
morir de sed, hambre, radiaciones, peleas, químicos y extrañas enfermedades.

Oración:

Te damos gracias Señor por el misterio de la resurrección, que nos llena de


esperanza, de alegría y de confianza en el poder del bien, hoy son muchas las
voces que resucitan gritando la verdad al mundo, hoy sabemos qué tenemos que
hacer para salvar el mundo y salvarnos nosotros mismos, miles ya se han
comprometido. Son millones y millones las personas que cada vez creen más en
que podemos cambiar la maldad por el bien. Señor Jesús ayúdanos a Creer, a
tener confianza en la Verdad, a ser valientes discípulos del Evangelio y buenos
protectores del medio ambiente. Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor.
Amen.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.

Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores
de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.

Oración conclusiva

Alma de Cristo (Anima Christi)

Alma de Cristo, santifícame.


Cuerpo de Cristo, sálvame.
Sangre de Cristo, embriágame.
Agua del costado de Cristo, lávame,
Pasión de Cristo, confórtame.
Oh buen Jesús, óyeme.
Dentro de tus llagas, escóndeme.
No permitas que me aparte de ti.
Del maligno enemigo, defiéndeme.
En la hora de mi muerte, llámame.
Y mándame ir a ti,
para que con tus santos te alabe,
por los siglos de los siglos.
Amén.

Señal de la Cruz

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.