Está en la página 1de 4

PENSANDO SOBRE PENSAR

De los diversos problemas que impiden el análisis preciso de la inteligencia, los inherentes a los
procesos mentales humanos se encuentran sin duda entre los más importantes y más difíciles de
tratar. El análisis de inteligencia es fundamentalmente un proceso mental, pero la comprensión
de este proceso se ve obstaculizada por la falta de conciencia consciente del funcionamiento de
nuestras propias mentes.

Un hallazgo básico de la psicología cognitiva es que las personas no tienen experiencia consciente
de la mayor parte de lo que sucede en la mente humana. Muchas funciones asociadas con la
percepción, la memoria y el procesamiento de la información se llevan a cabo antes e
independientemente de cualquier dirección consciente. Lo que aparece espontáneamente en la
conciencia es el resultado del pensamiento, no el proceso de pensar.

Las debilidades y los sesgos inherentes a los procesos del pensamiento humano se pueden
demostrar a través de experimentos cuidadosamente diseñados. Se pueden aliviar mediante la
aplicación consciente de herramientas y técnicas que deberían estar en el conjunto de
herramientas de análisis analítico de todos los analistas de inteligencia.

*******************

"Cuando hablamos de mejorar la mente, generalmente nos referimos a la adquisición de


información o conocimiento, o al tipo de pensamientos que uno debería tener, y no al
funcionamiento real de la mente. Pasamos poco tiempo monitoreando nuestro propio
pensamiento y comparando Con un ideal más sofisticado". 11

Cuando hablamos de mejorar el análisis de inteligencia, generalmente nos referimos a la calidad


de la escritura, los tipos de productos analíticos, las relaciones entre los analistas de inteligencia
y los consumidores de inteligencia, u la organización del proceso analítico. Se presta poca
atención a mejorar cómo piensan los analistas.

Pensar analíticamente es una habilidad como la carpintería o conducir un automóvil. Se puede


enseñar, se puede aprender y se puede mejorar con la práctica. Pero al igual que muchas otras
habilidades, como andar en bicicleta, no se aprende al sentarse en un aula y se le dice cómo
hacerlo. Los analistas aprenden haciendo. La mayoría de las personas logran al menos un nivel
de desempeño analítico mínimamente aceptable con poco esfuerzo consciente más allá de
completar su educación. Sin embargo, con mucho esfuerzo y trabajo duro, los analistas pueden
alcanzar un nivel de excelencia más allá de lo que es natural.

La ejecución regular mejora la resistencia pero no mejora la técnica sin la guía de un experto. De
manera similar, se puede requerir una guía experta para modificar los hábitos analíticos
establecidos desde hace mucho tiempo para lograr un nivel óptimo de excelencia analítica. Un
personal de entrenamiento analítico para ayudar a los jóvenes analistas a perfeccionar su oficio
analítico sería un complemento valioso para la instrucción en el aula.
Una clave para el aprendizaje exitoso es la motivación. Algunos de los mejores analistas de la CIA
desarrollaron sus habilidades como consecuencia de experimentar un fracaso analítico al
principio de sus carreras. El fracaso los motivó a ser más conscientes de cómo hacen el análisis y
a agudizar su proceso de pensamiento.

Este libro tiene como objetivo ayudar a los analistas de inteligencia a lograr un mayor nivel de
rendimiento. Muestra cómo las personas emiten juicios basados en información incompleta y
ambigua, y ofrece herramientas y conceptos simples para mejorar las habilidades analíticas.

La parte I identifica algunas limitaciones inherentes a los procesos mentales humanos. La Parte
II analiza el comercio analítico: herramientas y enfoques simples para superar estas limitaciones
y pensar de manera más sistemática. El capítulo 8, "Análisis de hipótesis en conflicto", podría
decirse que es el capítulo más importante. La Parte III presenta información sobre los sesgos
cognitivos, el término técnico para los errores mentales predecibles causados por estrategias de
procesamiento de información simplificadas. Un último capítulo presenta una lista de verificación
para analistas y recomendaciones sobre cómo los gerentes de análisis de inteligencia pueden
ayudar a crear un entorno en el que florece la excelencia analítica.

Herbert Simon primero avanzó el concepto de racionalidad "limitada" o limitada. 12 Debido a los
límites en la capacidad mental humana, argumentó, la mente no puede hacer frente
directamente a la complejidad del mundo. Más bien, construimos un modelo mental simplificado
de la realidad y luego trabajamos con este modelo. Nos comportamos racionalmente dentro de
los límites de nuestro modelo mental, pero este modelo no siempre está bien adaptado a los
requisitos del mundo real. El concepto de racionalidad limitada ha llegado a ser ampliamente
reconocido, aunque no universalmente, tanto como un retrato preciso del juicio y elección
humanos como un ajuste sensato a las limitaciones inherentes a la forma en que funciona la
mente humana. 13

Mucha investigación psicológica sobre la percepción, la memoria, la capacidad de atención y la


capacidad de razonamiento documenta las limitaciones en nuestra "maquinaria mental"
identificadas por Simon. Muchos estudiosos han aplicado estas ideas psicológicas al estudio del
comportamiento político internacional. 14 Una perspectiva psicológica similar subyace a algunos
escritos sobre fallas de inteligencia y sorpresas estratégicas. 15

Este libro difiere de esas obras en dos aspectos. Analiza los problemas desde la perspectiva de
los analistas de inteligencia en lugar de los responsables políticos. Y documenta el impacto de los
procesos mentales en gran medida a través de experimentos en psicología cognitiva en lugar de
a través de ejemplos de la historia diplomática y militar.

Un enfoque central de este libro es iluminar el papel del observador en la determinación de lo


que se observa y cómo se interpreta. Las personas construyen su propia versión de "realidad"
sobre la base de la información proporcionada por los sentidos, pero esta información sensorial
está mediada por procesos mentales complejos que determinan qué información se atiende,
cómo está organizada y el significado que se le atribuye. Lo que las personas perciben, la facilidad
con que lo perciben y la forma en que procesan esta información después de recibirla están
fuertemente influenciados por la experiencia pasada, la educación, los valores culturales, los
requisitos de roles y las normas organizativas, así como por los detalles específicos de la
información recibida.

Este proceso se puede visualizar como percibir el mundo a través de una lente o pantalla que
canaliza y enfoca y, por lo tanto, puede distorsionar las imágenes que se ven. Para lograr la
imagen más clara posible de China, por ejemplo, los analistas necesitan más que información
sobre China. También necesitan entender sus propias lentes a través de las cuales pasa esta
información. Estos lentes son conocidos por muchos términos: modelos mentales, mentalidades,
sesgos o suposiciones analíticas.

En este libro, los términos modelo mental y mentalidad se usan de manera más o menos
intercambiable, aunque es probable que un modelo mental esté mejor desarrollado y articulado
que una mentalidad. Una suposición analítica es una parte de un modelo mental o
mentalidad. Los sesgos discutidos en este libro son el resultado de cómo funciona la mente y son
independientes de cualquier modelo mental o mentalidad sustantiva.

Antes de obtener una licencia para practicar, se requiere que los psicoanalistas se sometan al
psicoanálisis para ser más conscientes de cómo su propia personalidad interactúa y condiciona
sus observaciones de los demás. La práctica del psicoanálisis no ha tenido tanto éxito que sus
procedimientos deberían ser emulados por la comunidad de inteligencia y política exterior. Pero
la analogía resalta un punto interesante: los analistas de inteligencia deben entenderse a sí
mismos antes de que puedan entender a los demás. La capacitación es necesaria para (a)
aumentar la autoconciencia con respecto a los problemas genéricos en cómo las personas
perciben y emiten juicios analíticos con respecto a eventos extranjeros, y (b) proporcionan
orientación y práctica para superar estos problemas.

No se enfoca suficiente capacitación en esta dirección, es decir, hacia el interior hacia los propios
procesos de pensamiento del analista. La capacitación de analistas de inteligencia generalmente
significa instrucción en procedimientos organizacionales, técnicas metodológicas o temas
sustantivos. Se debe dedicar más tiempo de entrenamiento al acto mental de pensar o
analizar. Simplemente se supone, incorrectamente, que los analistas saben cómo analizar. Este
libro está destinado a apoyar la capacitación que examina los procesos de pensamiento y
razonamiento involucrados en el análisis de inteligencia.

Como se discutió en el siguiente capítulo, las mentalidades y los modelos mentales son
ineludibles. Son, en esencia, una destilación de todo lo que creemos saber sobre un tema. El
problema es cómo garantizar que la mente permanezca abierta a interpretaciones alternativas
en un mundo que cambia rápidamente.

La desventaja de una mentalidad es que puede colorear y controlar nuestra percepción en la


medida en que un especialista experimentado pueda estar entre los últimos en ver qué sucede
realmente cuando los eventos toman un giro nuevo e inesperado. Cuando se enfrentan a un
cambio de paradigma importante, los analistas que más saben sobre un tema tienen más que
desaprender. Esto parece haber ocurrido antes de la reunificación de Alemania, por
ejemplo. Algunos especialistas alemanes tuvieron que ser presionados por sus supervisores más
generalistas para aceptar la importancia de los dramáticos cambios en el progreso hacia la
reunificación de Alemania Oriental y Occidental.

La ventaja de las mentalidades es que ayudan a los analistas a obtener la producción a tiempo y
a mantener las cosas en marcha de manera efectiva entre los eventos de la cuenca que se
convierten en títulos de los capítulos de los libros de historia. dieciséis

Hace una generación, pocos analistas de inteligencia eran conscientes de sí mismos e


introspectivos sobre el proceso mediante el cual realizaban el análisis. La sabiduría aceptada era
la teoría del "sentido común" del conocimiento, que para percibir los hechos con precisión era
necesario solo para abrir los ojos, mirar los hechos y purgarse de todos los preconceptos y
prejuicios para hacer un juicio objetivo.