Está en la página 1de 119

CURSO VIRTUAL

APRENDA A SER UN MEJOR PADRE Y MADRE

MODULO 9: EDUCACIÓN SEXUAL, COMO HABLAR DE


VIOLENCIA SEXUAL ALOS NIÑ@S Y CUENTOS
TERAPEUTICOS.

DOCENTE:

LIC. FRANZ BALLIVIÁN POL

INDICE
UNIDAD 1: EDUCACIÓN SEXUAL 2

UNIDAD 2: CONCEPTOS DE EDUCACIÓN

SEXUAL 10

UNIDAD 3: HABLAR DE EDUCACIÓN SEXUAL 12

UNIDAD 4: OTROS TEMAS PARA HABLAR EN


EDUCACIÓN SEXUAL 25

UNIDAD 5: PREVENCIÓN DE LA

VIOLENCIA SEXUAL 27

UNIDAD 6: DENUNCIAR LA

VIOLENCIA SEXUAL 39

UNIDAD 7:CÓMO CONVERSAR CON NIÑ@S

Y ADOLESCENTES SOBRE

VIOLENCIA SEXUAL 42

UNIDAD 8: CUENTOS TERAPEÚTICOS 53

BIBLIOGRAFIA 114
UNIDAD 1: EDUCACIÓN SEXUAL
Los padres son los iniciadores de la educación sexual de los
niñ@s; realizan su tarea en forma espontánea y natural;
también en forma dirigida a través de preguntas y respuestas, y
por medio de conversaciones o reuniones familiares. Los padres
para este efecto tienen que prepararse para poder dar
orientación sexual a sus hijos. Se está dando educación sexual
desde el momento en que se recibe al niñ@, en la forma con
que se le agarra o recibe en brazos; en el modo cómo se le
brindan las caricias, en la voz de arrullo, el calor maternal, el
baño, los olores, etc.

¿CUÁNDO EMPEZAR A HABLAR DE


SEXUALIDAD CON LAS HIJAS Y LOS HIJOS?
Para hablar con confianza de estos temas es bueno empezar
desde que son pequeñ@s y redoblar esfuerzos en la pubertad.
Hable con la verdad, de manera sencilla, pero respetando la
intimidad: no necesitan detalles de la vida sexual de los padres
y éstos deben respetar la intimidad de los hijos. De acuerdo con
la edad necesitan diferente información. A algunas familias les
puede dar pena hablar sobre la sexualidad con sus hij@s, pero
si no encuentran información y orientaciones en la familia, la
encontrarán en otro lado.
¿CÓMO HABLAR A LOS NIÑ@S SOBRE
SEXUALIDAD?
1. Estimular En lugar de decirle: “¿por qué preguntas
las preguntas eso?”, O decirle que le hablarán de eso
del niñ@ cuando sea mayor, es conveniente hacerle
ver que los padres están satisfechos de que
les haga esa pregunta porque indica que él
siente suficiente confianza con ellos para
hablar de los temas del sexo.
2. No esperar Muchos padres postergan las conversaciones
a que el niñ@ sobre sexo con los hijos, asumiendo que
inicie la cuando un niño quiere saber algo,
conversación. preguntará. Pero algunos niños se resisten a
iniciar esos diálogos. Otros, simplemente no
son de preguntar muchas cosas. Los padres
no esperan preguntas para hablar de temas
importantes como la fe religiosa o la
seguridad personal. Es responsabilidad de los
padres introducir el tema poco a poco. Aunque
el niño nunca pregunte, sí necesita saber.
3. No pasa Si no se sabe contestar a la pregunta de un
nada si los niño, se le puede decir que se va a averiguar
padres no la respuesta para contestarle. Si el niño ya va
tienen la a la escuela, pueden averiguar la respuesta
respuesta. junta.
4. Es normal Muchos padres se sienten incómodos para
sentir cierta hablar de sexo con sus hijos porque sus
incomodidad. propios padres no les hablaron sobre el tema.
No hace falta esconder ese hecho a los hijos.
Se les puede decir que no están
acostumbrados a hablar de sexo porque la
abuelita no lo hizo. Pero que a ellos les parece
muy importante hacerlo.
5. Buscar el Los buenos momentos son los que surgen
momento naturalmente y favorecen el tema. Pueden
adecuado. ser: una escena en la televisión o película, o
cuando el adolescente empieza a ir a fiestas.
Si se habla en los buenos momentos, con un
poco de información aderezada de los valores
que se quieren transmitir es suficiente. No
hace falta hacer sentar al niño y ofrecerle una
conferencia sobre el tema.
6. Escuchar al Hay que fijarse bien en lo que les preocupa. Es
niñ@. bueno saber lo que el ya conoce al respecto.
Aunque el “enamoramiento” de un niño de
diez años pueda parecer algo sin importancia,
para él es muy importante. Escucharlo a esta
edad, prepara el terreno para la etapa
adolescente en la que tendrá que tomar
decisiones sobre salir con alguien o tener
relaciones sexuales.
7. Lo hechos Si bien estamos de acuerdo que el niño debe
no son conocer bien los hechos de la reproducción y
suficientes. la pubertad, hay que enseñarle también los
valores familiares. La materia la puede
aprender en los libros y en la escuela, pero las
actitudes solo las pueden adquirir en la
familia. Es bueno tener bien claros los
“mensajes” que se quiere transmitir a los
hijos.
8. Educar a En muchas casas sucede que se educa a las
hij@s por niñas sobre la pubertad y la menstruación y se
igual. supone que los niños ya recogerán la
información de otros lugares. Los niños
también deben ser informados por sus
padres.
9. La También es frecuente que se deje la
educación educación sexual a las madres. En otras
sexual es ocasiones, las madres enseñan a las hijas y los
función de padres a los hijos. Pero al niño le conviene
ambos saber el punto de vista de un hombre y de una
padres. mujer. Esto refleja a los niños que hombres y
mujeres pueden hablar de sexualidad juntos,
algo que es muy necesario en la edad adulta.
En los hogares monoparentales, por ejemplo,
dónde solo vive la madre con los hij@s, es
conveniente pedir la colaboración de otros
familiares o amigos del otro sexo para que el
niñ@ aprenda a hablar de la sexualidad tanto
con hombres como con mujeres.
10. No es infrecuente que, al hablar de la
Informarles sexualidad con los niñ@s se haga énfasis en
también las consecuencias negativas de la actividad
sobre el sexual sin protección. Esto pasa mucho con
placer de la los adolescentes. Pero el niño, niña o
sexualidad. adolescente también merece saber que la
sexualidad es una actividad placentera y que
expresar las sensaciones sexuales de una
manera responsable puede ser de vital
importancia y una parte muy gratificante de
las relaciones entre adultos. No hay que
olvidar transmitir las actitudes familiares en
cuanto a una sexualidad responsable y
saludable.
¿SI MI HIJ@ NUNCA PREGUNTA DE SEXO?
ž Antes que comiencen la escuela, debe enseñar a que
cuiden su intimidad, y de conocer sus partes privadas, a fin
de prevenir la violencia sexual.
ž Deberá informarse mejor. Si usted no busca aprender,
transmitirá información equivocada y prejuicios.
ž Evalúe el desarrollo particular de su hijo. Unos maduran
antes que otros. Siga de cerca cada cambio y vaya
compartiendo información en la medida en que nota la
recepción de su mensaje.

¿SI LO ENCUENTRO MASTURBÁNDOSE?


ž No ponga cara de nada y no condene. La sensación de
repulsión que un padre o madre expresen quedará en la
mente de ese niño o adolescente y puede generar
problemas sexuales en la vida adulta, por la asociación a
una intensa culpa y vergüenza.
ž Si la conducta masturbatoria ocurre a muy temprana edad,
frente a cualquier persona y de manera compulsiva, se
recomienda la consulta con un especialista, por el simple
motivo de que la masturbación representa una manera en
la que se expresa alguna angustia o trauma: desde una
pérdida o un conflicto de los padres, hasta una mudanza,
por dar algún ejemplo.
ž A temprana edad, se recomienda a los padres no pegarle
en las manos, ni condenar con severidad, sino distraer la
atención del niño o niña sin dar mayor importancia al
hecho.
ž Si eso no da resultado y el lenguaje está desarrollado, es
conveniente sentarse a charlar para explicar la diferencia
entre privado y público.
ž La masturbación forma parte del descubrimiento del
propio cuerpo. Muchos niños descubren la zona genital
como sitio de placer y, por ello, repiten la acción de tocarse
o frotarse. No implica nada malo o pernicioso. No significa
que es pervertido o que algo funciona mal.
ž Si su hij@ es adolescente y usted lo descubre
masturbándose, no reaccione en el momento. Deje pasar
unos días y, luego, ofrezca con toda comprensión su
tiempo para charlar. No emita juicio. No crea que se le va a
secar el cerebro o que le van a salir pelos en las manos. No
intentará violar a alguien o tener sexo porque se haya
masturbado.

¿SI TRATA DE TOCARME LOS SENOS Y NO


ENTIENDE QUE ESO NO SE HACE?
En estos casos se recomiendan límites precisos, concretos. Él no
es no. Si no entiende razones, debe evitarse la cercanía física
que permita el contacto. La idea es separar el cuerpo de ese
niñ@ en crecimiento, del de su madre.

¿SI ENTRA AL BAÑO CUANDO ESTOY YO?


ž Muchos padres han obviado la llave del baño desde la
última vez que uno de sus hijos quedó encerrado. Una
alternativa es colocar un pasador alto para que exista
privacidad sin riesgos de que alguien entre.
ž Es necesario fijar límites. A medida que aumenta la edad,
la privacidad genera autonomía. La curiosidad no debe ser
la razón que permita cualquier intromisión. A modo
general, el sitio para dormir y el momento del baño deben
ser momentos privados.
¿SI DESCUBRO QUE CONSUME PORNOGRAFÍA?
La pornografía es dañina por las siguientes razones:
ž Denigra al ser humano. Las personas exhibidas se
presentan como mercancía disponible para la venta.
ž Desvaloriza a las personas, llevándolas a la categoría de
objetos sexuales. Existe una relación de dominio; se asocia
al hombre con el amo y a la mujer con una figura que
satisface todos los deseos eróticos de aquél.
ž Pervierte la relación sexual. La pornografía no considera
los sentimientos de las personas.
ž Desvirtúa el propósito de la sexualidad. Los pornógrafos
están especialmente interesados en demostrar que la
mujer y el hombre, en cualquier momento, situación o
estado, van a gozar con cualesquiera de las prácticas
sexuales a las que se sometan.
ž Incita a la violencia sexual. Todos los ofensores sexuales
tienen antecedentes de consumo de pornografía.
ž Es el camino hacia el mal actuar. Dime lo que haces cuando
estás a solas y te diré si eres íntegro.
ž Tiende a producir adicción. La adicción paraliza la
espiritualidad, pervierte la forma de ver el mundo,
deforma la vida social.
ž Aumenta la vulnerabilidad frente al VIH-SIDA. Entre las
determinantes de riesgo para que una persona sea “más
vulnerable”, se encuentra el elevado número de parejas
sexuales, las relaciones sin protección, la facilidad de
establecer contacto por Internet y el acceso a la
pornografía.

¿SI LO ENCUENTRO JUGANDO AL DOCTOR?


ž La mayoría de los niñ@s, en algún momento de la infancia,
juegan al doctor o algo similar e inspeccionan sus propios
genitales y los de otros participantes. “¿Son perversos?
¿Son normales? ¿Son convenientes? ¿Cómo debe
reaccionarse?”
ž Se aconseja decirles: “¿Qué juego están jugando?, ¿es
divertido?, ¿verdad que da mucho gusto?”. Una vez
ganada la confianza, sugerirles otros juegos, sin mostrar
sorpresa o vergüenza. Recuerde hablar acerca de la
diferencia entre privado y secreto. Anime al niño a cuidar
su intimidad y no repetir esos juegos que pueden ofender
a otros porque involucra partes privadas. No inculque la
idea de malo, perverso o satánico.

¿PODEMOS BAÑARNOS CON NUESTROS HIJ@S?


ž Si los esposos viven con naturalidad el desnudo, la
incorporación del niño a este modelo se hace en forma
espontánea y sin consecuencias. Bañarse juntos, en
familia, es una costumbre japonesa muy extendida. Pero
para nuestra cultura, el tema del desnudo no está tan
asumido. El 25% de las mujeres casadas no pueden estar
desnudas frente a sus esposos. Por otra parte, debe ser
una conducta sólo permisible con niñ@s muy pequeñitos
y evitando caer en el exhibicionismo de parte de los
padres.
ž Cada progenitor debe mantener límites saludables,
respetando el pudor creciente de sus hij@s. El amor puede
demostrarse de otros modos. No es necesario compartir
la ducha o la bañera para ello.
UNIDAD 2: CONCEPTOS DE EDUCACIÓN
SEXUAL
SEXUALIDAD
ž La sexualidad es una dimensión fundamental del desarrollo
humano de las personas, que comienza y termina con la vida.
La sexualidad influencia nuestros pensamientos,
sentimientos, acciones e interacciones y, por tanto, influye
en nuestra salud.
ž La sexualidad es el conjunto de características biológicas,
psicológicas, sociales, económicas, políticas, culturales,
éticas, legales, históricas, religiosas y espirituales. Se expresa
a través del placer, la ternura, la comunicación, las relaciones
con las personas, las fantasías, el amor. Y se desarrolla de
diversas maneras: con nosotros mismos, con personas del
mismo sexo y de sexo opuesto, etc.
SEXUALIDAD NO SOLO ES:
ž no es solo reproducción.
ž no es solo sexo.
ž no es solo relaciones sexuales.
ž no es solo enamoramiento.
ž no es solo genitalidad.

SEXO
Conjunto de características físicas, biológicas, anatómicas y
corporales que tienen las personas desde que nacen.
GENITALIDAD
Son las características que diferencian a nivel biológico el
aparato reproductor masculino y femenino.
GÉNERO
Es la suma de valores, actitudes, roles, prácticas o
características culturales que distinguen a varones y mujeres.
COMO VIVIR UNA SEXUALIDAD SANA Y PLENA:
ž Disfrutar y conocerse como varón y mujer con

responsabilidad e igualdad de derechos. La actividad y el


encuentro sexual y reproductivo con conformidad con
una ética personal, social y espiritual.
ž Vivir nuestra sexualidad con ausencia de temores,

angustias, sentimientos de vergüenza y culpabilidad,


creencias infundadas y otros factores psíquicos que
inhiban o perturben.
ž Capacidad de afrontar las diferentes etapas en la vida

(niñez, adolescencia, adultez y 3ra edad) en situaciones


difíciles, conflictos, etc., de un modo flexible.

QUE ES EMOCION
Son los cambios que notamos en nuestro cuerpo, por ejemplo
algo que nos sorprende, el corazón que se acelera, etc.
QUE ES SENTIMIENTO
Es la manera en la que aprendemos a nombrar y expresar como
nos afecta nuestro entorno, tristeza, alegría, consuelo,
desconsuelo, etc.
QUÉ ES ENAMORAMIENTO
Es la atracción emocional, sexual y física que surge hacia otra
persona, una experiencia que nos sorprende, es soñar
despierto, y nos motiva para continuar y establecer una relación
amorosa.
¿QUÉ SON LAS RELACIONES SEXUALES?
es el contacto íntimo entre dos personas, en el cual las personas
se acarician, se tocan y estimulan sus cuerpos, sintiendo y
produciendo placer, llegando a la penetración y/o al orgasmo,
hay muchas personas que tienen relaciones, porque se atraen,
se quieren, y confían el uno al otro, o también por búsqueda de
placer.
UNIDAD 3: HABLAR DE EDUCACIÓN SEXUAL A
NIÑ@S Y ADOLESCENTES DE 0 A 18 AÑOS.
¨Educar es anticipar… La anticipación es la esencia de la
prevención. En sexualidad es fundamental no llegar tarde. El
llegar tarde trae consecuencias y complicaciones muy difíciles
de resolver en los niños, niñas y adolescentes en lo que se
refiere a sus vínculos, convicciones, conductas, etc...¨
La educación sexual comprende el desarrollo de las niñas, los
niños y adolescentes como seres sexuados de una forma sana,
libre, feliz y responsable.

¿COMO SE DEBE HABLAR DE SEXUALIDAD


SEGÚN LA EDAD DE LOS NIÑ@S Y
ADOLESCENTES?
Primeros meses
Los niñ@s Exploración de su propio cuerpo a través del
pueden hacer tacto o del gusto. En esta etapa utiliza el
término general de bebe para ambos sexos.
No se debe reñir si se está tocando, ya que es
algo natural, necesita conocer su propio
cuerpo. Cuanto antes se tome conciencia de
la sexualidad mucho mejor.
Erecciones involuntarias y reflejas. El bebé no
decide tenerlas ni cuando tenerlas.
Periodo de auto reconocimiento
absolutamente normal. Entre los cuatro y los
seis meses, cada vez que se toca distintas
partes del cuerpo, suele sonreír.
Dormir en el mismo cuarto debe evitarse a
toda costa. No sólo impide la intimidad de los
padres, sino que los niños están dormidos
pero no muertos. Conservan intactos sus
sentidos y muchos, en la adultez, revelan
remembranzas de sus padres haciendo el
amor. Algunos se acuerdan con naturalidad,
otros con verdadera aversión.
De 0 a 2 años
Los niñ@s Explorar las partes de su cuerpo, incluyendo sus
pueden hacer genitales. Por la interacción de los niños/as con la
familia y la sociedad
A esta edad, los niños pueden experimentar
erecciones y la vagina de las niñas puede
lubricarse.
Comenzar a desarrollar sentimientos acerca del
tacto, de su cuerpo, de tener una identidad
masculina o femenina, y de la manera en la que
deben actuar como un niño o una niña. Estos
sentimientos están influidos

Los padres Dejar que el bebé explore su cuerpo si se toca


pueden mientras le cambia de pañal
Fomentar una imagen corporal positiva al
compartir un lenguaje “corporal” positivo con el
bebé.
Dar ejemplo de conducta adecuada y compartir
mensajes positivos sobre el género y el contacto
personal al sostener, vestir, hablar y jugar con el
bebé.
Déjelos que se toquen todas las partes de su
cuerpo. Se están conociendo.
Enseñe el nombre de las partes de su cuerpo:
nariz, boca, pene, vagina…
Evite nombrar a sus genitales como “tu cosita”,
“tu pajarito”.
De 2 a 4 años

Los niñ@s Establecer que son un niño o una niña. Sin


pueden embargo, mientras juegan pueden simular
hacer que son del otro género.
Sentir mucha curiosidad por las diferencias
corporales y jugar voluntariamente a las
casitas o al doctor, o buscar otras formas de
juegos sexuales con amigos/as o hermanos/as
que sean afines en edad y nivel del desarrollo
sexual.
Sentir cada vez más curiosidad por sus
cuerpos. Al saber que se sienten bien cuando
tocan sus genitales, pueden empezar a
masturbarse estimulándose a sí mismos con la
mano o frotándose con un muñeco de
peluche, lo que puede o no provocar un
orgasmo.
Expresar interés por las palabras relacionadas
con comportamientos en el baño, mostrar
curiosidad sobre la forma en que los hombres
y las mujeres usan el inodoro, repetir las
“palabrotas” que escuchan y empezar a hacer
preguntas sobre la sexualidad, como “¿de
dónde vienen los niños?”
Si manipula sus genitales no se le debe reñir,
solo disuadirlo si abusa de ello.
En esta etapa se le debe enseñar a nombrar
sus partes, usando términos correctos, no le
llamaremos “pito”, ya que luego le costará
entender el cambio.
En esta etapa las niñas tratan de orinar de pie,
sienten deseo de mirar y de tocar.
Los padres Si encuentra a un niñ@ en pleno juego sexual
pueden con otro niño o niña, con amabilidad debe
preguntarles qué estaban haciendo para que
pueda comprender la situación desde su
punto de vista.
Los padres y madres pueden explicar que el
pene, la vagina, los glúteos, etc. se consideran
privados y que nadie debe tocar sus “partes
privadas” excepto por razones de salud o para
limpiarlos.
De igual modo, puede explicar en un tono
calmado, que tocar los genitales puede
hacerle sentir bien, pero se debe hacer en un
lugar privado como su dormitorio.
Leer con sus hijos/as libros sobre sexualidad
adecuados para su edad, a fin de ayudarlos a
cimentar las bases para ser sexualmente
sanos.
Siga dando ejemplo de conducta adecuada y
comparta mensajes positivos sobre el género
y otros aspectos de la sexualidad que pueden
surgir.
Use el nombre correcto para nombrar las
partes del cuerpo, incluso los genitales.
Déle seguimiento a las preguntas de los
niños/as de una manera adecuada para su
edad, haciéndoles preguntas como “¿qué
piensas?”.
Expresiones Los niñ@s enfrentan muchas situaciones que
sexuales en el tienen connotaciones sexuales. Por ejemplo,
jardín de la maestra suele llamar la atención porque
infantes. algunos se besan o dicen que son novios o que
alguno de los pequeños levanta la pollera a
una nena con el objetivo de “verle los
calzoncillos” o repitan una palabra “sucia”.
También es común que regresen al hogar con
“nuevas palabras” de índole sexual. En caso
de escucharlas, pregunte si saben qué
significa. Luego, explique con simpleza e
insista en que no es correcto decir esas
palabras. No porque lo sexual sea malo, sino
porque esas palabras tratan de ensuciarlo.

De 5 a 8 años

Los niñ@s Seguir con los juegos sexuales sanos y con la


pueden hacer masturbación y toques naturales a sí mismos.
Volverse muy curiosos sobre el embarazo y el
nacimiento.
Desarrollar amistades estrechas con
personas del mismo sexo.
Mostrar un interés más fuerte en los roles del
estereotipo masculino y femenino, sin
importar el planteamiento de los padres y
madres ante la crianza.
Diferencia Privado es lo que uno hace solo y para sí
entre privado mismo. Por ejemplo, ir al baño es privado. Eso
y secreto. es bueno, uno lo hace solo y es para uno
mismo. También el cuerpo tiene partes que
son privadas, que no tenemos que mostrarlas
a cualquiera. Forman parte de nuestra
intimidad.
Secreto es si alguien le dice que le muestre
sus partes privadas y le hace prometer que va
a guardar el secreto; o le dice o hace
cualquier cosa y eso le hace sentir mal, o le
muestra o le pide que toque sus partes
privadas. Enseñe al niño que corra y cuente a
alguien de confianza lo sucedido. Dígale que
nunca guarde un secreto. Eso no es bueno.
Debe contar a mamá y a papá o a alguien en
quien confíe, todo lo que le pasa.
Características Aparece la risa con picardía.
de este Se intensifican la vergüenza y el pudor.
periodo. Aparecen las bromas que incluye lo genital,
generalmente repitiendo cosas que
escucharon de chicos más grandes.
Las bromas son la principal fuente de
educación sexual.
Distinguen un chiste “decente” de uno
“verde”.
Insista en que el sexo es algo positivo y que
no es conveniente transformarlo en motivo
de burlas.
Preguntan sobre las diferencias entre los
hombres y las mujeres y cómo nacen los
niños.
Responda de manera sencilla que se forman
en el vientre de la madre. No son preguntas
morbosas ni sucias, es parte de la curiosidad
normal de las niñas y los niños.
Comente que nadie debe tocar su cuerpo ni
pedir que haga cosas que los avergüencen.
Observan el ejemplo de los padres. Se forjan
las ideas básicas acerca del sexo por cómo se
relacionan papá y mamá.
Imitan actitudes. Las actitudes no saludables
de los padres hacia el tema sexual son la
primera causa de disfunción sexual de sus
hijos en la vida adulta.
Juegos sexuales entre hermanos. Los
incidentes aislados de tocamiento en la
niñez, entre hermanos, siempre que no
medie la agresión o la coerción, no
constituyen anormalidades y es muy
probable que no generen traumas. Pero si
media la fuerza o violencia, si es repetido en
el tiempo y si incluye el acto sexual coital, se
reconoce como fuente de manifestaciones
traumáticas. En estos casos hay que
intervenir de manera rápida y buscar la
asistencia profesional. En estos casos
proceda con calma. No haga escándalos. No
grite ni llore. Sus hijos pueden creer que algo
terrible e irreparable ha ocurrido y así
aumentar el trauma de sus vidas. No silencie
la situación. Hable con sus hijos, escuche con
atención, pregunte sin sugerir respuestas.
Los padres De igual modo, puede explicar en un tono
pueden calmado, que tocar los genitales puede
hacerle sentir bien, pero se debe hacer en un
lugar privado con su dormitorio.
Leer con sus hij@s libros sobre sexualidad
adecuados para su edad, a fin de ayudarlos a
cimentar las bases para ser sexualmente
sanos.
Siga dando ejemplo de conducta adecuada y
comparta mensajes positivos sobre el género
y otros aspectos de la sexualidad que pueden
surgir.
Use el nombre correcto para nombrar las
partes del cuerpo, incluso los genitales.
Déle seguimiento a las preguntas de los
niñ@s de una manera adecuada para su
edad, haciéndoles preguntas como “¿qué
piensas?”.
Si encuentra a un niño o niña en pleno juego
sexual con otro niño o niña, con amabilidad
debe preguntarles qué estaban haciendo
para que pueda comprender la situación
desde su punto de vista.
Los padres y madres pueden explicar que el
pene, la vagina, los glúteos, el ano, etc. se
consideran privados y que nadie debe tocar
sus “partes privadas” excepto por razones
de salud o para limpiarlos.

De 9 a 12 años

Pueden Volverse más reservados y desear su


hacer privacidad cuando empieza la pubertad.
Tener más curiosidad por los cuerpos
desarrollados masculinos y femeninos.
Estar curiosos por revistas y páginas de
internet eróticas.
Enamorarse de amigos o amigas, otros
adolescentes mayores, personas famosas y
otras personas que desempeñan un papel en
sus vidas, como los maestros/as o
entrenadores.
Interesarse por las citas.
Preguntarse cosas como: “¿Soy normal?” y
compararse con los demás.
Experimentar presión para cumplir con las
expectativas familiares y sociales de la
conducta adecuada de los niños y las niñas.
Usar un lenguaje sexual y explorar fantasías
románticas y sexuales.
Masturbarse para obtener un orgasmo más
profundo y parecido al de los adultos
Están entrando a la pubertad y a esta edad
necesitan más información porque su cuerpo
está cambiando. Estos cambios les provocan
curiosidad por el sexo, porque sienten algo
diferente y necesitan saber qué les pasa.
Explique que su cuerpo está cambiando:
crecerán los senos en las niñas y vendrá la regla
o menstruación. En los niñ@s crecerá el pene
y tendrá sueños húmedos Necesitan saber que
lo que les pasa no es malo ni pecado, sino que
es parte de su desarrollo.
Hable de responsabilidad, de respeto, de amor
y de otros valores de su familia.
Comente que nadie debe tocar su cuerpo ni
pedir que hagan cosas que los avergüencen.
Empiece a hablar sobre embarazo, SIDA e
infecciones, métodos anticonceptivos y
condón.
Comente la importancia de esperar a ser
mayor para tener relaciones sexuales.
Si la comunicación verbal no es posible recurra
a otros medios: un libro, un CD de charlas, etc.
Necesitan estar preparados a medida que
avanzan hacia los cambios en la pubertad. La
ignorancia creará dudas, temores y muchos
complejos que pueden limitar la expresión de
sus emociones.
A esta edad no suelen preguntar. Entonces,
sea usted que inicie la conversación.
No se comporte usted como un adolescente.
No intente hacerse el gracioso. Ríase con ellos
y no de ellos.
Cultive en ellos las expresiones de cariño.
Los padres Compartir los valores familiares sobre las citas
pueden y el amor
Respetar el deseo de privacidad de los/las
preadolescentes.
Ayudar a sus hijos/as adolescentes a
desarrollar habilidades para la toma de
decisiones, la comunicación y mantenerse
firme con respecto a sus límites y sus deseos.
Siga dando ejemplo de conducta adecuada y
comparta mensajes positivos sobre asuntos
relacionados con la sexualidad.
Contestar a sus preguntas y ofrecer los
mensajes que quiera compartir sobre diversos
temas y valores de la familia.
Proporcionar libros e información sobre
sexualidad, adecuados para su edad.
Hágales saber que cuentan con su apoyo.

De 12 años en adelante
Pueden hacer Comienza la pubertad.
Se producen cambios emocionales fuertes:
alegría y tristeza.
Pre-adolescencia. Frente a lo sexual
reaccionan diferente. A veces se niegan a
escuchar cualquier cosa relativa al tema de
boca de sus padres. No así cuando el mensaje
viene de líderes respetados por ellos.
Insista en la importancia de tomar decisiones
basadas en información y considerando los
valores en los que han sido educados; en el
amor como parte de la sexualidad, en la
responsabilidad para evitar embarazos o SIDA
y otras infecciones.
Recuérdeles que nadie debe tocar su cuerpo
de manera que les parezca indigna o inmoral,
que nadie debe obligarlos a hacer cosas que
los avergüencen o que les parezca que son
incorrectas.
Deles la confianza para que denuncien si
alguien ha abusado de ellos o los está
acosando.
Se hacen más reservados y manifiestan
deseos de tener vida privada.
De 13 a 18 años

Pueden hacer Desear tener citas.


Sentirse presionados por sus compañeros
para participar en actividades diversas,
incluyendo comportamientos sexuales, para
los que tal vez no estén listos para
experimentar.
Seguir masturbándose.
Fantasear con situaciones románticas o
sexuales.
Enamorarse.
Experimentar con besar y tocar, incluido el
sexo oral y la relación sexual.
Conductas que Preocupación por los temas sexuales
requieren una (especialmente por la agresividad sexual).
respuesta de Intentos de exponer a otros los genitales
los adultos. (por ejemplo, bajarle los pantalones a un niño
o levantarle la falda a una niña).
Conversaciones explícitamente sexuales con
otros niños.
Grafitis sexuales.
Ridiculización sexual de otros niños.
Conocimiento sexual precoz.
Recurrir en solitario a la pornografía, la
exhibición u otro tipo de intereses similares.
Preocupación por la masturbación.
Masturbación en pareja o en grupo.
Simulación de juegos sexuales con muñecas
o iguales.
Los padres Siga dando ejemplo de conducta adecuada y
pueden comparta mensajes positivos sobre asuntos
relacionados con la sexualidad.
Proporcionar libros e información sobre
sexualidad, adecuados para su edad.
Hágales saber que cuentan con su apoyo.
Están muy interesados en la sexualidad, pero
tal vez no quieran hablar de ello con la
familia.
Busque la manera de hablar sobre la
importancia del respeto en las relaciones de
noviazgo, evitar la violencia y no ceder a la
presión.
Hágalos sentir bien, evite juzgar su
comportamiento, recuerde que lo
importante es conservar la confianza para
hablar de estos temas en familia.
Ayúdelos a resolver sus dudas y a distinguir la
información verdadera y útil.
Contestar a sus preguntas y ofrecer los
mensajes que quiera compartir sobre
diversos temas y valores de la familia.
Caracterizado • Conversaciones sexuales explícitas con
por las compañeros.
primeras • Juegos o bromas con la pandilla o grupo
relaciones de iguales.
amorosas • Cortejo o flirteo sexual.
entre • Masturbación en solitario.
adolescentes. • Interés en contenidos eróticos.
• Besos, abrazos o ir de la mano.
• Comportamientos sexuales explícitos.
• Masturbación mutua.
• Coito monógamo estable o seriado.
Conductas Conversaciones explícitamente sexuales con
que niños de edad significativamente mayor
requieren Tocar los genitales de otro sin su permiso.
corrección Humillación o degradación de sí mismo o de
otros por razones sexuales.
Inducción de miedo o de amenazas.
Proposiciones sexuales o amenazas incluso
con notas escritas.
Repetido acceso a la pornografía,
exhibicionismo o similares.
Masturbación compulsiva.
Masturbación que conlleva penetración anal
o vaginal.
Simulación de coito con muñecas, perros,
animales o otros niños con ropa puesta.
UNIDAD 4: OTROS TEMAS PARA HABLAR EN
EDUCACIÓN SEXUAL
Los padres deben hablar de otros temas como:
ž El embarazo.
ž La Homosexualidad.
ž Relaciones sexuales antes del matrimonio.
ž SIDA e infecciones.
ž Métodos anticonceptivos y condón.
ž Enfermedades de transmisión sexual, ETS.

¿COMO PREVENIR CIERTOS TEMAS?


Para Mejor hablar de… Valores familiares,
prevenir: metas…

Un Cómo nacen los hij@s. Recordar valores como


embarazo el respeto y la
Cómo prevenir un
responsabilidad.
embarazo.

Por qué no conviene


tener relaciones sexuales
en la adolescencia.

Cómo evitar que el deseo


sexual gobierne nuestra
voluntad.

La violencia Nadie tiene derecho a Recordar las metas que


sexual tocar su cuerpo, ni sus cada hijo o hija quiere
partes íntimas. lograr en la vida.

La importancia de
denunciar a quienes
abusan de ellos o los
molestan.

La violencia Que las mujeres y los El respeto a su cuerpo.


en el hombres tienen el mismo
valor.
Noviazgo
La importancia de
resolver los conflictos sin
violencia.

Evitar noviazgos en los


que uno quiera controlar
al otro, en todo
momento.

La mala Explicarles los cambios Confiar en los hijos: si le


información que están viviendo y lo dicen que alguien está
que significa la abusando de ellos,
sexualidad. Si no se siente créales.
capaz, pida ayuda a los
maestros, a otro familiar
o a un médico.

Infecciones La higiene y el uso del Confiar en los hijos: si le


condón. dicen que alguien está
abusando de ellos,
créales.
UNIDAD 5: PREVENCIÓN DE LA
VIOLENCIA SEXUAL
VIOLENCIA
Es el uso deliberado de la fuerza física o del poder, ya sea en
grado de amenaza o llevado a la acción, contra uno/a mismo/a,
u otra persona, un grupo o comunidad.

TIPOS DE VIOLENCIA
Violencia Es todo acto que provoque lesión física a una
física persona a través de golpes, puñetazos,
empujones, jalones de cabello, mordeduras,
patadas, apretones, pellizcos, bofetadas,
arañazos, quemaduras, estrangulamiento,
etc. O por privación de cuidados médicos.

Violencia Son acciones u omisiones que causan daño


psicológica psíquico de la persona, anulando,
degradando, intimidando, manipulando,
aislando, amenazando o controlando
acciones, comportamientos, conductas,
creencias y decisiones.

Violencia Es toda actividad a la fuerza, por seducción o


sexual a coerción, de una persona hacia otra, donde
niñ@s y existe abuso de poder. Es un delito que se
adolescentes comete sobre una niña, niño o adolescente,
obligándole a realizar un acto sexual (acto
que no comprende, no está en la capacidad de
dar su consentimiento o para la cual no está
preparada evolutivamente). Se presenta bajo
dos formas:

• Violencia sexual no comercial: violación,


toques impúdicos, manipulación de
genitales, actos con intencionalidad
sexual tentativa de violación.
• Violencia sexual comercial: inducción a
la prostitución, trata y tráfico de niñas,
niños y adolescentes, pornografía
infantil y turismo sexual. (Ley integral de
prevención y atención a niñas, niños y
adolescentes contra la violencia sexual,
Ley Nro. 443 - 2014)

SITUACIONES EN LA QUE SE PRESENTA LA


VIOLENCIA SEXUAL
ž Tocar los genitales del niñ@ o adolescente por parte del
ofensor/a.
ž Tocar otras zonas del cuerpo del niño o niña por parte del
ofensor/a.
ž Incitación por parte del ofensor/a, a tocar sus propios
genitales
ž Penetración vaginal o anal o intento de ella ya sea con sus
propios genitales, con otras partes del cuerpo (Ej.: dedos),
o con objetos (Ej.: palos), por parte del abusador/a.
ž Exposición de material pornográfico a un niño o niña (Ej.:
revistas, películas, fotos)
ž Contacto bucogenital entre el ofensor /a y el niño/a.
ž Exhibición de sus genitales por parte del ofensor /a al niño
o niña.
ž Utilización del niño o niña en la elaboración de material
pornográfico (Ej.: fotos, películas).
Estas situaciones se pueden dar ya sea en forma conjunta, sólo
una de ellas, o varias. Pueden ser efectuadas en un episodio
único, en repetidas ocasiones o hasta en forma crónica por
muchos años.

¿QUE ES UN CONFLICTO SEXUAL?


Cuando un niñ@ o adolescente, se encuentra confundido,
presenta una alteración en el desarrollo psicosexual o tienen
problemas a nivel sexual, demostrando comportamientos o
sintomatologías con contenido sexual como:

ž Participación de juegos sexuales inadecuados.


ž Intentos de tener una relación sexual a temprana edad.
ž Masturbación descontrolada.
ž Disfunciones sexuales.
ž Conflictos con su identidad sexual (participación de
relaciones homosexuales).
ž Inhibición sexual.

¿QUE SE ENTIENDE POR VICTIMA SEXUAL?


Víctima es quien padeció o sufrió un daño injusto, en lo que se
refiere a su sexualidad.

¿QUÉ TIPO DE NIÑ@ O ADOLESCENTE PUEDE


SER VÍCTIMA DE ABUSO SEXUAL?
Puede ser víctima de violencia Sexual cualquier niñ@ o
adolescente. La violencia Sexual se da en todas las clases
sociales, religiones, y niveles socioculturales, y afecta a niños,
niñas y adolescentes de diferentes edades. No obstante se han
identificado algunas características que constituyen factores de
riesgo para la ocurrencia de la violencia Sexual:

ž Falta de educación sexual.


ž Baja autoestima.
ž Necesidad de afecto y/o atención.
ž Niño, niña o adolescente con actitud pasiva.
ž Dificultades en desarrollo asertivo.
ž Tendencia a la sumisión.
ž Baja capacidad de toma de decisiones.
ž Niñ@ o adolescente en situación de aislamiento, timidez o
retraimiento.

¿CÓMO RESPONDEN LAS VICTIMAS A LA


SITUACIÓN DE VIOLENCIA SEXUAL O
MALTRATO SEXUAL?
Las victimas desarrollan los siguientes comportamientos como
verdaderas técnicas de supervivencia:
Secreto Las victimas mantienen el secreto por
vergüenza, culpa, temor al castigo, pero más
fuertemente a la ruptura del hogar. Para
sostener este secreto, el abusador utiliza
formulas amenazantes, para depositar en el
niño/a la responsabilidad de la integridad del
hogar o el poder de destruirlo.

Desprotección Es el sentimiento que experimenta la victima


al ser atacada por la persona de la que
naturalmente espera proyección. Esto es lo
que hace menos creíbles sus relatos, cuando
se deciden a develar el secreto.

Atrapamiento Se produce cuando la situación abusiva se


y transforma en algo crónico, sin que el niño
acomodación pueda hacer nada para modificarla. El ataque
sexual que sufre el niño o niña, irrumpe en su
vida cotidiana, obligándolo a tener que
reintegrarse a la misma, haciendo como si
nada hubiese pasado.

Revelación La revelación se produce en la etapa


adolescente, respondiendo a la necesidad de
autonomía de las víctimas. Esta revelación
tardía resulta extemporánea y poco
convincente para los demás,

Retracción Esta conducta tiene que mucho que ver con


el conflicto de desarmar la familia. Junto con
la rabia y el despecho que motiva la
confesión, subyacen en la victima
sentimientos de culpa por acusar a un familiar
y por no cumplir con la obligación de
mantener unida a la familia. Si incrimina al
padre, siente que se incrimina a sí mismo; por
eso el delito del incesto es el mejor guardado
en la vida.

¿CÓMO PUEDO PREVENIR LA VIOLENCIA


SEXUAL?
ž Diálogo: Explícale a tu niñ@ qué es la violencia sexual. Si
en la escuela a la que asiste le dan información sobre esto,
conversa sobre lo que allí aprende.
ž Partes privadas: Enséñale las partes privadas del cuerpo y
los respectivos nombres de esas partes. Coméntale que su
cuerpo le pertenece y enséñale a pedir auxilio ante una
situación en la que se sienta violentado.
ž Pon atención: Presta suma atención si tu niño desea
comentarte algo y, más aún, si hacerlo le resulta difícil.
ž Entorno: Tomate tiempo para conocer a los adultos y a los
niños que pasan mucho tiempo con tu hijo. Realiza visitas
inesperadas en los lugares en lo que dejes a tu niño para
que lo cuiden.

¿A QUIEN ELIGE LA VICTIMA PARA REVELAR


EL SECRETO?
Por lo general, Eligen a las personas que les inspiran mayor
confianza, y esperan que su relato les resulte creíble. Pero en
muchos casos las victimas callan porque intuyen que sus relatos
no van a ser escuchados.

¿CUÁLES SON LAS FAMILIAS QUE FACILITAN LA


VIOLENCIA SEXUAL?
No siempre en familias con estas características se producen
hechos de esta naturaleza. Dentro de ellas podemos señalar los
siguientes:
Familias Son los grupos familiares reconstituidos a
ensambladas. partir de la unión de personas que llevan a
la misma los hij@s provenientes de
anteriores uniones, además de los
propios, que pueden nacer de la nueva
pareja. Los niñ@s insertos en este tipo de
familias son más vulnerables a ser
abusados, por sus padrastros.

Familias En general aparecen como familias muy


socialmente cerradas, muy poco vinculadas con el
aisladas. entorno social. Esta situación les otorga
un reaseguro para que el secreto del
abuso sea mantenido y a la vez les impide
conocer y tener otros parámetros de
relaciones familiares, naturalizando las
situaciones abusivas vividas en la familia.

Familias con Son familias que viven en un medio


aislamiento geográfico aislado, por lo general con
geográfico y pautas culturales muy primitivas muy
cultural. prácticamente sin instrucción, sin
influencias de medios de comunicación.

Relaciones Por lo general, en las familias donde se


sexuales producen estas situaciones de abuso las
insatisfactorias relaciones sexuales entre las figuras
de la pareja parentales de las víctimas son deficientes
conyugal. o nulas. Estas alteraciones coinciden,
generalmente, con el inicio del abuso
hacia los menores por parte de los
perpetradores.

Inversión de Familias en las que los hij@s cumplen


roles. funciones parentales y se encargan de
cuidar a los hermanos menores, a quienes
se les delegan responsabilidades
domésticas. Son entonces los elegidos por
los penetradores para hacerlos cumplir
con el rol de pareja, alentando la
parentalización de las hijas, para que se
conviertan desde temprana edad en las
mujercitas de la casa en todo sentido,
incluso en el sexual.
Discordia Está asociada con la violencia familiar. Por
conyugal. lo general el tipo de relaciones que
predomina es de corte autoritario y
machista, con antecedentes de violencia
física y emocional por parte del
perpetrador hacia su pareja, que
generalmente asume el rol pasivo.

En estas familias se genera un espacio de impunidad para


quien maltrata o abusa, logrando el agresor un control
absoluto sobre el destino de su mujer e hij@s.

Modos de vida Dificultan la individuación y respeto por el


promiscuos e propio cuerpo, destacándose en especial
indiscriminados los modos de vida promiscuos,
promovidos por las mismas personas que
tienen conductas sexuales perversas.

Familias con Para que los episodios abusivos que


problemas en la sufren los niñ@s se transformen en una
comunicación- situación crónica, es necesario que estos
tendencia se produzcan dentro de un sistema
familiar a familiar que presenta mecanismos de
mantener comunicación disfuncionales, los que
secretos. conducen a la distorsión de percepciones,
a minimizar y justificar, a poner las culpas
en el afuera, etc.
¿QUIÉNES VIOLENTAN SEXUALMENTE A
NIÑ@S Y ADOLESCENTES?

No existe un perfil específico de un ofensor Sexual, sin embargo


mayoritariamente los niñ@s y adolescentes son víctimas por
parte de personas de su propio entorno, ya sea conocidos de la
familia, vecinos, familiares o los propios padres. Generalmente
el ofensor/a posee alguna relación de autoridad con el niño o
niña, existiendo respeto, confianza y cercanía.

¿QUE SE ENTIENDE POR OFENSOR SEXUAL?


Ofensor es el individuo, sea varón o mujer, que ataca o agrede
a otra persona, sea varón o mujer adulto, niño o niña, y
adolescente con el fin de dominarlo sexualmente, tanto sea en
forma de abuso sexual o como de violación. Quien comete una
acción u omisión que implique cualquier forma de violencia
hacia una persona (EN BOLIVIA laLey nro. 448, ley integral para
garantizar a las mujeres una vida libre de violencia).

¿CUÁLES SON LAS MÁSCARAS CON LAS QUE


SUELEN DISFRAZARSE LOS OFENSORES?
Aparecen como personas agradables, algunos muy educados,
de buen comportamiento, trabajadoras, sumisas, con
apariencia de ser buenos padres, les cuesta establecer
interacciones con grupo de pares; tienden a caer bien a los
demás, en especial a los niñ@s. El lado oscuro de su
personalidad lo muestran en el ceño más íntimo de su familia,
donde despliegan su ira, se vuelven controladores, pueden
tornarse abiertamente violentos, dirigiendo sus conductas
sexuales a satisfacer sus propias necesidades, sin tener en
cuenta a las de la víctima.
¿CUÁLES SON LOS EFECTOS DE LA VIOLENCIA
SEXUAL?
ž En edad pre-escolar (3-5 años). Los síntomas frecuentes
son la ansiedad, las pesadillas, el desorden de estrés
postraumático, masturbación, excesiva curiosidad sexual,
enseñar los genitales con frecuencia, juegos sexuales.
ž En edad escolar (6-11 años). Presentan depresión,
comportamientos agresivos, inicio de actividades
sexuales, miedos, pesadillas, baja autoestima, dificultades
en el aprendizaje, trastornos de estrés postraumático,
agresiones sexuales y otros, problemas de relaciono con
sus pares, sentimientos de culpa y responsabilidad de la
violencia sexual.
ž Adolescentes (12-16 años). Los síntomas frecuentes son la
depresión, estrés postraumático, retraimiento social, baja
autoestima, ideas y conductas suicidas y auto lesivas,
trastornos somáticos, conductas antisociales (escape del
hogar), consumo de drogas, comportamiento sexual
precoz, problemas de identidad sexual.

¿CUÁLES SON LOS DELITOS CONTRA LA


LIBERTAD SEXUAL?
VIOLACIÓN (Si existe penetración vaginal, anal, oral u
otro objeto) Art. 308 Código Penal (C.P.).
Tiene una pena de 15 a 20 años. Si la víctima
es niño, niña y adolescente menor de 14 años,
la pena es de 20 a 25 años

ABUSO Contacto corporal sin penetración (besos,


DESHONESTO caricias, abrazos, etc.) que supone
satisfacción sexual para el agresor. Art. 312
C.P. Tiene una pena de 6 a 10 años. Si la
víctima es niño, niña y adolescente, la pena es
de 10 a 15 años

ESTUPRO (Seducción o manipulación a un adolescente


entre los 14 y 18 años para tener relaciones
sexuales) Art. 309 C.P. Tiene una pena de 2 a
6 años.

EXPLOTACIÓN (Prostitución, pornografía infantil) Art. 322


SEXUAL C.P. Tiene una pena de 8 a 12 años. Si la
víctima es niño, niña y adolescente, la pena
puede llegar a 20 años.

¿SE RECONOCE USTED COMO UNA PERSONA


VIOLENTA?
Si su respuesta es afirmativa, le presentamos algunas
sugerencias para desactivar el círculo de violencia:

ž Reflexione antes de actuar, esto siempre ayuda.


ž Controle sus impulsos. Retírese y salga a caminar, busque
un lugar que le proporcione tranquilidad o respire hondo y
cuente hasta diez antes de reaccionar. Lo primero es
tranquilizarse.
ž Siempre prefiera el diálogo a los golpes. Recuerde usar
palabras que no sean ofensivas.
ž Practique algún ejercicio fuerte que le permita eliminar la
tensión sanamente y relajarse.
ž Piense: la violencia se aprende, pero usted también puede
aprender otras formas de relacionarse cuando reflexione
muy seriamente sobre el daño que hace la violencia a
usted y a los demás y sus consecuencias.
ž Si la violencia ha llegado a un punto en que ya no es posible
detenerla, entonces necesitamos:
o Reconocer el hecho, no paralizarnos ni
avergonzarnos y no callarlo, pedir ayuda y
denunciarlo. Acudir a un centro especializado en
atención de la violencia familiar.
o Formar grupos de autoayuda con vecinas, vecinos,
amistades, compañeros de trabajo y familiares que
sufran violencia.
o Conocer las iniciativas de ley en favor de la
prevención de la violencia familiar.
o Si sus hijos sufren o son testigos de actos violentos,
ello afecta su comportamiento y su aprendizaje, se
vuelven huraños, miedosos y desconfiados y esto les
dificulta hacer amigos. Es importante que ustedes
hablen con su maestro o maestra para que juntos
busquen la manera de apoyarlos.
o Si usted mismo ha intentado frenar sus actos de
violencia y no ha podido, busque ayuda. Siempre es
posible el cambio.
UNIDAD 6: DENUNCIAR LA
VIOLENCIA SEXUAL
¿QUÉ ES UNA DENUNCIA?
Es un acto jurídico que consiste: poner en conocimiento de un
posible delito, a la autoridad correspondiente.

¿LA VIOLENCIA SEXUAL ES UN DELITO?


Sí, se considera un delito.

¿QUÉ ES UN DELITO?
El delito es la desobediencia a las reglas de comportamiento
social impuestas por una comunidad o una infracción a una
norma jurídica, civil o penal en este caso, al estado plurinacional
boliviano.

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE DENUNCIAR?


ž Para la restitución de los derechos vulnerados de los
niños, niñas y adolescentes.
ž Para no reforzar el poder del posible ofensor.
ž No dejar en impunidad al ofensor.

¿QUIÉNES PUEDEN DENUNCIAR?


ž La persona agredida o violentada sexualmente.
ž Los parientes consanguíneos.
ž Personal de salud de instituciones públicas y/o privadas.
ž Las defensorías municipales de la niñez y adolescencia.
ž El servicio departamental de gestión social SEDEGES.
ž Organizaciones defensoras de los derechos de la niñez
y la adolescencia.
ž Cualquier otra persona o institución que tuviera
conocimiento o sospecha de que un niño, niña o
adolescente que haya sido o esté siendo víctima de un
delito de violencia sexual.

¿LOS PASOS DESPUÉS DE LA DENUNCIA?


a. Revisión Médico Forense y toma de muestras
(Laboratorio).
b. Declaración de la víctima ante el/la fiscal.
c. Abordaje psicológico de la víctima.
d. La Investigación.- Acumulación de Pruebas, (Peritajes
psicológicos y sociales, declaraciones de testigos ante el/la
investigador/a de la FELCC, inspección ocular y/o
reconstrucción del lugar de los hechos, desfile
identificativo, prueba de ADN, declaración anticipada de la
víctima ante el/la Juez.
e. Juicio Oral.- Presentación de todas las pruebas,
declaraciones de testigos, expertos, peritos y la víctima.
f. Sentencia.- que puede variar según el caso.

¿CUÁLES SON LAS DIFICULTADES EN EL


PROCESO DE LA DENUNCIA?
ž Falta de información.
ž Miedo a la denuncia (complicidad social).
ž Considerar que es “meterse” en la vida privada.
ž Miedo a ser denunciado.
ž Temer a las represalias de parte del posible agresor.
ž Desconocimiento de los procedimientos a seguir.
ž Falta de especialización en operadores de justicia (policía,
fiscales, jueces) sobre el tema.
ž Falta de los recursos técnicos, económicos y humanos del
ministerio público.
¿DÓNDE DENUNCIAR EN BOLIVIA?
Se puede denunciar lo sucedido acompañado con una persona
de confianza, también puede realizarla cualquier persona que
tenga conocimiento del hecho en la defensoría de la niñez y
adolescencia, a la policía, en la fiscalía, FELCC, SLIM.

DEFENSORÍA de la niñez y adolescencia ubicada en la


Plaza Colon acera este. Teléfono: 4258030 int. 4305

POLICÍA BOLIVIANA FELC-C ubicada en el Circuito


Bolivia. Teléfono 4221509 o al 911.

PODER JUDICIAL ubicado en la Av. San Martin y


Jordán. teléfono 4503888-4502503

FISCALÍA ubicado en la av. Nataniel Aguirre y


Esteban Arce. teléfono 4500580 - 4226462

SI PIERDE LA PACIENCIA
Sólo usted puede controlar su propia violencia. Cuando se
sienta a punto de perder el control recuerde:

ž Procure poner distancia entre Ud. y el niñ@ o adolescente,


aún dentro de su mismo hogar.
ž Si le es posible, dé una caminata lo suficientemente larga
que le permita recobrar la calma.
ž Si no puede salir de su casa, concentre su energía en
alguna labor fuerte que le ayude a descargar su cólera.
ž Tómese unos minutos para hacer ejercicios y relajarse.
ž Llame a alguien de su confianza y converse un rato
mientras se tranquiliza.
ž Piense en algo agradable que le ayude a aliviar su tensión.
ž Tenga presente que su problema no es único. Muchos
otros han pasado por lo mismo y han logrado vencer. ¿Por
qué no usted?
ž Busque ayuda profesional.
UNIDAD 7:CÓMO CONVERSAR CON
NIÑ@S Y ADOLESCENTES SOBRE
VIOLENCIA SEXUAL
La siguiente guía de preguntas y respuestas es para que usted
pueda leer a sus niñ@s o adolescentes, y entablar una charla
acerca de la violencia sexual, y prevenir problemas posteriores,
de la siguiente manera:

…Hola quisiera hablarte de algo importante que todos tenemos


en el cuerpo, y es privado de cada uno, y se llama sexualidad…
La sexualidad es un aspecto importante y positivo de nuestra
vida, ya que a través de ella podemos amar, disfrutar de nuestro
cuerpo y en un futuro tener hijos. Lamentablemente, no todos
los adultos viven bien la sexualidad. Hay algunas personas,
desconocidas o de la propia familia, que en lugar de vivir la
sexualidad con personas de su edad, violan o abusan de los
niños obligándoles a hacer cosas sexuales. A esto le llamamos
violencia sexual a los niños o niñas o adolescentes. Vamos a
hablar de este tema, vamos a aprender a decir NO a los adultos
o a personas que quieran abusar de los pequeños y vamos a
aprender a pedir ayuda si nos pasa esto. A continuación te voy
a leer unas situaciones y tú me dirás la respuesta y
conversaremos al respecto:

1. UN VECINO TE INVITA A SU CASA PARA MOSTRARTE UNOS


PERRITOS RECIÉN NACIDOS.
A. Tú lo acompañas ya que te gustan mucho los perritos.
B. Tú no lo acompañas ya que no debes aceptar invitaciones si
tus padres no lo saben.
C. Tú dudas si acompañarlo o no.
Respuesta: Si un vecino te invita a su casa para mostrarte unos
perritos u otra cosa que sea de tu interés, debes preguntarles a
tus padres primero. Tú no sabes cuales son las verdaderas
intenciones de tu vecino.

2. UNA PERSONA QUE NO CONOCES TE VA A BUSCAR A LA


SALIDA DEL COLEGIO DE PARTE DE TUS PAPÁS.
A. Le dices no a esa persona, ya que tus padres no te han dicho
nada.
B. Te vas con esa persona.
C. Conversas con esa persona para ver si dice la verdad.
D. Le dices NO, te alejas de ahí y te acercas a otras personas.

Respuesta: Tus padres seguramente nunca mandarían a un


desconocido a buscarte al colegio sin avisarte. Por lo tanto, si un
día ellos no llegan a la hora en que debían recogerte, lo mejor es
buscar a un profesor o a otros padres para que esperen contigo.

3. UN SEÑOR TE DICE QUE ES DOCTOR Y QUE QUIERE


EXAMINARTE.
A. Le dices que no, y le cuentas a alguien de confianza.
B. Tienes dudas de dejarlo que te examine.
C. Dejas que te examine.

Respuesta: Recuerda que los verdaderos doctores atienden en


clínicas o consultas en los que generalmente hay bastantes
personas. A estos lugares tú irás junto a tus padres o alguien de
confianza que se asegure de que te examinará la persona
indicada.
EL ENGAÑO
Mensaje sugerido: Hay personas que con tal de conseguir lo que
quieren, son capaces de mentir. Por esta razón es importante
estar atento a este tipo de situaciones, preocupándote siempre
de no hacer caso de lo que te diga un desconocido, aunque te
hable de cosas que para ti sean conocidas, como datos de tu
familia, amigos, colegio, etc. Si es alguien que conoces porque
lo ves frecuentemente cerca de tu casa o colegio, y te ofrece
algo de interés, debes preguntar siempre a tus padres o a
alguien de confianza que pueda asegurarse de que no te harán
daño.

4. ALGUIEN TE PIDE QUE TE SAQUES LA ROPA PARA MIRARTE.


A. Tú dices que bueno y te sacas la ropa.
B. Te sientes incómodo o incómoda y no sabes qué hacer.
C. Le dices que no y te vas, porque crees que eso no es bueno

Respuesta: Tú no tienes por qué hacer lo que te pide un


desconocido. Incluso si es conocido y tú crees que no está bien
lo que te pide, debes decir no y alejarte de él o ella.

TU CUERPO TE PERTENECE
Mensaje sugerido: Todos los niños y niñas tienen derechos que
deben ser respetados por los adultos. Uno de tus derechos es
decidir sobre tu cuerpo ya que tu cuerpo te pertenece. Nadie
tiene el derecho a tocarte o mirarte si tu no quieres. Debes
sentirte cómodo, seguro y feliz cuando alguien te acaricia o te
mira con afecto. Si te sientes incómodo o desconfías cuando
alguien te pide que te desvistas para mirarte, tienes todo el
derecho a decir NO y a contarle a alguien de confianza lo
sucedido para que te proteja.

5. UN NIÑO MÁS GRANDE TE HABLA DE SEXO Y TE PIDE NO


CONTARLE A NADIE.
A. Te alejas de él, ya que si te pide no contarle a nadie puede ser
malo.
B. Lo escuchas porque eso te interesa.
C. Te sientes incómodo pero prometes no contarle a nadie.

Respuesta: Cuando una persona te pide que guardes este tipo


de secretos es porque no está bien lo que está haciendo y no
quiere que nadie se entere. Estos son malos secretos que no se
deben guardar.

SECRETOS BUENOS Y SECRETOS MALOS


Mensaje sugerido: Todos nosotros tenemos secretos que
preferimos no contar a nadie y que forman parte de nuestra
intimidad. Otras veces se los contamos sólo a nuestros mejores
amigos. No está mal tener secretos, pero debes saber que hay
algunos que no debemos guardar porque son malos secretos.
Para diferenciar un buen secreto de un mal secreto, debemos
pensar en las consecuencias que puede tener el guardarlo. En
ocasiones alguien hace algo que no está bien y nos pide que
guardemos el secreto. Por ejemplo, alguien puede abusar
sexualmente de un niño y le pide que no se lo cuente a nadie. En
este caso o en cualquier caso de agresión, si guardamos el
secreto y no le contamos a nadie lo que ha pasado, nadie podrá
ayudarnos y nadie podrá evitar que nos vuelva a pasar. Guardar
este secreto tiene malas consecuencias, por lo tanto es un mal
secreto. Debemos contar lo ocurrido a un adulto de confianza
para que evite que nos vuelva a pasar o que pueda pasarle a
otros niños o niñas. Los mayores pueden enseñar a los niños
algunas cosas sobre sexualidad, pero si su verdadera intención
es educar, entonces lo pueden hacer delante de todos y no
necesitan guardar el secreto. Si un mayor te habla de sexo y te
pide que guardes el secreto, entonces lo más probable es que
esa persona no tenga buenas intenciones contigo.
6. ALGUIEN MÁS GRANDE QUE TÚ TE AMENAZA CON PEGARTE
SI NO HACES LO QUE TE PIDE.
A. Le obedeces porque tienes miedo.
B. Corres y le cuentas a una persona en quien tienes confianza.
C. No sabes qué hacer y lloras.
D. Se lo cuentas a un adulto (tu profesor, tus padres o un
familiar) para que te proteja y no te vuelva a ocurrir.

Respuesta: Los adultos no siempre tienen la razón y también


hacen cosas que no están bien.

7. UN ADULTO QUIERE QUE TÚ LO MIRES SIN ROPA.


A. Te alejas y buscas a alguien para contarle.
B. Te sientes incómodo y no sabes qué hacer.
C. Te quedas mirándolo para que no se enoje.
D. Te alejas y buscas a alguien para contarle y pueda protegerte
de esa persona.

Respuesta: Los adultos no siempre tienen la razón y también


hacen cosas que no están bien.

DECIR NO
Mensaje sugerido: Todas las personas tenemos derecho a decir
NO, aun cuando sea alguien mayor quien nos pide u ordena
algo. Los mayores no tienen todos los derechos sobre los niños.
Si nos piden que hagamos algo que no queremos hacer o que
sabemos que no está bien hacerlo, entonces tenemos derecho
a decir NO. Si no te atreves a decir NO porque tienes miedo que
te hagan daño, intenta arrancar lo más pronto posible y buscar
a alguien que te proteja o también puedes gritar y hacer mucho
ruido para que alguien te escuche. Nadie te puede obligar a
hacer algo que no quieres. También hay situaciones en las que
es difícil decir NO, sobre todo cuando es un familiar o un amigo
quien nos pide algo, o porque no sabemos cómo dar una
negativa o no queremos herir los sentimientos de los demás.
Pero existen formas de decir NO sin herir a los otros, por
ejemplo: “lo siento pero NO quiero hacerlo”; “NO, no creo que
sea correcto”; “Lo siento pero NO me interesa”; “Prefiero NO
hacerlo”; “NO, no me gusta hacer esto”. Decir NO tiene
ventajas, como por ejemplo evitar que se aprovechen de
nosotros, que los demás sepan cuáles son nuestros
sentimientos y por lo tanto, que no nos vuelvan a hacer esa
petición. ¿De qué otra forma podemos decir NO?

8. TE GUSTARÍA HABLAR DE ALGO QUE TE HAN HECHO, PERO


TIENES MIEDO QUE NO TE CREAN.
A. Buscas hablar con alguien que te crea.
B. Decides no hablar con nadie.
C. Piensas que no te van a creer o se van a enojar.

Respuesta: Siempre encontrarás a alguien que te escuche,


confíe en ti y te proteja.

PEDIR AYUDA
Mensaje sugerido: Todos tenemos problemas. A veces los
podemos solucionar solos o se los podemos contar a nuestros
amigos, pero otras veces son tan grandes que sentimos que
nadie puede ayudarnos o que los demás se van a preocupar
demasiado por lo que nos está pasando. En estos casos, lo
mejor es compartir nuestro problema con alguien de confianza
que pueda ayudarnos. Cuando los niños reciben alguna
agresión, ya sea sexual o física, se sienten solos y muchas veces
no acuden a nadie. Pero siempre habrá alguien que pueda
escucharlos y protegerlos. El recurso principal de un niño son
sus padres, ellos son quienes deben protegerlo y ayudarlo. Pero
si por alguna razón un niño no tiene padres, sus padres no le
creen, o son ellos mismos quienes le hacen daño, entonces NO
debe darse por vencido. Un niño que no tiene padres o cuyos
padres no le creen o no lo protegen, puede buscar a otros
adultos de confianza y contárselo hasta encontrar a alguien que
le crea. Puede ser alguien de la familia, un tío o tía, abuelito o
abuelita, o también un profesor, un carabinero, un médico, un
psicólogo, etc. ¿Cómo lo harías tú?

9. UNA PERSONA TE OFRECE UN REGALO SI LO DEJAS QUE TE


TOQUE.
A. Tú aceptas ya que piensas que no tiene nada de malo.
B. Tú dices no, y buscas a alguien de confianza para contarle.
C. Tú conversas con él para ver si sus intenciones son buenas.
D. Le dices que NO aceptas el trato y se lo cuentas a un adulto.

Respuesta: Las caricias no se compran, eso es un soborno. Tú


decides a quien acaricias y cuando lo haces. No tienes por qué
hacer algo que no te apetece o crees que no está bien.

SOBORNOS Y REGALOS
Mensaje sugerido: Cuando una persona nos hace un regalo nos
sentimos contentos ya que éstos son una muestra de afecto.
Generalmente recibimos regalos de nuestros familiares y
amigos en nuestro cumpleaños, en navidad, cuando nos
portamos bien o tenemos buenas notas, cuando estamos
enfermos, etc. Incluso, hay ocasiones en las que sin ser un día
especial, alguien nos regala algo y nos hace sentir bien. Sin
embargo, a veces alguien nos da un regalo y nos pide algo a
cambio, y esto es lo que llamamos soborno. Los regalos son
buenos pero los sobornos NO, pues un regalo se hace
incondicionalmente y sin pedir nada a cambio. Por esta razón
debemos aprender a decir NO a los sobornos ya que nadie
puede obligarnos a hacer algo que no queremos a través de
sobornos. ¿Puedes nombrar otros ejemplos de soborno?

10. ALGUIEN QUE TÚ CONOCES COMIENZA A TOCARTE EN


PARTES PRIVADAS Y TE DICE QUE NO SE LO CUENTES A NADIE.
A. Te dejas tocar ya que es alguien a quien conoces.
B. Te incomodas pero te dejas tocar porque dudas que esa
persona te quiera hacer daño.
C. Te alejas y buscas alguien a quien contarle ya que piensas que
nadie debe tocar tus partes privadas.

Respuesta: No importa que sea un familiar, un amigo o un


desconocido. Tu cuerpo te pertenece y nadie debe hacerte
cosas que te molesten. Tienes derecho a decirle NO a un adulto,
aunque tú lo conozcas bien.

CARICIAS MALAS (PARTES PRIVADAS)


Mensaje sugerido: Nuestro cuerpo puede avisarnos cuando algo
nos incomoda. Si una persona nos toca de una forma que no
corresponde o que nos hace sentir mal, nuestro cuerpo
reacciona haciendo que nuestro corazón palpite más rápido,
sentimos calor en la cara, a veces podemos temblar o sentir
ganas de vomitar. Esto ocurre generalmente cuando alguien
toca nuestras partes privadas. Las partes privadas son las que
están cubiertas por el traje de baño. Si algo así te sucediera tú
puedes:
• Decirle ¡basta, esto no me gusta!
• ¡Si me sigues molestando te voy a acusar a…!
• Gritar y hacer mucho ruido.
• Tratar de alejarte del lugar.

11. UN MIEMBRO DE TU FAMILIA TE HA HECHO ALGO Y TE DICE


QUE NO LE CUENTES A NADIE PORQUE TE VAN A ECHAR LA
CULPA.
A. No le cuentas a nadie para que no te echen la culpa.
B. Buscas a quien contarle lo sucedido ya que piensas que no es
tu culpa.
C. No sabes qué hacer ya que te sientes un poco culpable.
Respuesta: En estos casos siempre debes contarle lo ocurrido a
un adulto de confianza (padres, profesor, familiar, vecino, etc.).
Si te ocurriera esto, nunca sería culpa tuya y tampoco debes
sentir vergüenza. La culpa es siempre del agresor.

CULPA / AGRESOR
Mensaje sugerido: Los adultos deben proteger a los niños, sin
embargo, en ocasiones éstos pueden hacerles daño. A los
adultos que abusan de los niños y niñas obligándoles a hacer
cosas sexuales se les llama agresores sexuales. Estos adultos a
veces son personas conocidas, familiares o amigos, y pueden
ser hombres o mujeres, jóvenes o viejos. Los adultos que
abusan de los niños, pueden hacerlo obligándolos a través del
uso de la fuerza o intentando engañarlos usando frases como:
“no es nada malo”; “lo vamos a pasar muy bien”; “va a ser
nuestro secreto”; “yo sé que esto a ti también te gusta”.
También pueden amenazarlos diciéndoles por ejemplo, “si no
haces lo que te digo le haré daño a alguien que tú quieres”. O
quizás los obliguen a no contarle a nadie a través de frases
como: “si cuentas lo que pasa tu mamá te abandonará o se
volverá loca”; “si cuentas nadie te va a creer”; “si cuentas todos
creerán que es tu culpa”; “por tu culpa se destruirá la familia”.
Lo importante es que tengas claro que un niño NUNCA TIENE
LA CULPA de las acciones de los adultos abusadores. Ellos son
los únicos responsables de sus actos y deben aprender que lo
que hacen no está bien. Si un niño es abusado por un adulto,
tiene derecho a decir NO y a contarle a alguien para que lo
proteja.

12. UN NIÑO MÁS GRANDE TE INVITA A JUGAR A DESVESTIRSE


Y TOCARSE.
A. Le dices que no, te acercas a un adulto de confianza y le
cuentas.
B. No quieres jugar a eso porque no te parece bien, sin embargo
te da miedo y terminas jugando con él.
C. Juegas con él ya que si es un juego no tiene nada de malo.

Respuesta: Ese tipo de juegos no son adecuados y si un niño más


grande que tú te invita a jugar de esa manera, es importante que
le cuentes a alguien ya que él no está actuando bien y
probablemente necesita ayuda.

JUEGOS SEXUALES
Mensaje sugerido: Todos los niños tienen derecho a jugar,
incluso los más grandes. Tanto niños como niñas pueden jugar
con pelotas, muñecas, autos, legos, juegos de casa, juegos de
salón, etc. Sin embargo hay juegos que no son apropiados para
los niños porque afectan su desarrollo normal y pueden
provocarles problemas en la vida adulta. A estos juegos los
llamamos juegos sexuales inapropiados, y son aquellos que se
producen entre niños con bastante diferencia de edad, o entre
niños de la misma edad pero que los mantienen ocupados gran
parte del tiempo dejando de lado otros juegos que antes les
gustaban o han llegado a extremos como desvestirse y tocarse
las partes privadas.
Es importante que aprendamos a conocer nuestras partes
privadas, para lo cual es necesario que de vez en cuando nos
toquemos. Pero eso lo podemos hacer nosotros solamente,
nadie tiene derecho a tocar nuestras partes privadas. Cuando
un niño de tu edad o mayor que tú, insiste en ver o acariciar tus
partes privadas, aun sin tu consentimiento, es importante que
lo hables con un adulto, pues lo niños que se comportan de ese
modo, es decir, son muy insistentes respecto a temas y juegos
sexuales, probablemente son o han sido víctimas de una
situación abusiva de la que probablemente nunca han hablado,
y si tú le cuentas a un adulto responsable, probablemente
estarás ayudando a ese niño.

13. ALGUIEN QUE TÚ QUIERES MUCHO TE HACE CARIÑO Y ESO


TE HACE SENTIR QUERIDO.
A. Estás contento.
B. Estás contento, pero no te atreves a decirlo.
C. Estás contento, lo dices, y es todavía mejor.¨

Respuesta: En esta pregunta las tres respuestas son correctas,


pero es bueno que te atrevas a decir lo que sientes cuando estás
contento o molesto, porque así las personas sabrán lo que te
agrada o desagrada. Cuando alguien que nos quiere nos acaricia
de una forma que nos gusta, nos sentimos contentos, podemos
decirle que nos han gustado mucho esas caricias e incluso
podemos devolverle el cariño.

CARICIAS BUENAS
Mensaje sugerido: Cuando una persona nos hace cariño para
demostrar su afecto, nos sentimos bien, seguros, felices y
cómodos. Las caricias buenas generalmente las recibimos de
parte de nuestros padres, familiares, profesores, amigos o
amigas y algunos ejemplos de éstas son: un abrazo, un cariño en
la cabeza, un beso en la frente, un golpe suavecito en la espalda,
unas cosquillas, etc. Si alguien te acaricia y te sientes bien, es
bueno decir lo que sientes ya que así las personas te conocerán
mejor y podrán complacerte con más frecuencia. Los vínculos
sanos o seguros, se caracterizan por una comunicación abierta
y espontánea de necesidades, sentimientos y emociones. No
tengas miedo de decir lo que sientes o de pedir algo que
quieres, quien te aprecia agradecerá tu franqueza.
UNIDAD 8: CUENTOS TERAPEÚTICOS
Los cuentos transmiten una educación moral, se dirigen a todos
los aspectos de la personalidad, y van directo al hemisferio no
racional del cerebro, (hemisferio derecho) lo que facilita en los
niños, niñas y adolescentes la incorporación de pautas de
comportamiento basadas en valores sin necesidad de
analizarlas y utilizando esas pautas tan pronto se da la
circunstancia que lo amerita. Además, reflejan las
profundidades de la psique humana, sus conflictos, ansiedades
y aspiraciones, estimulan la confianza del niño y les enseñan
cómo superar sus dificultades de crecimiento,
empoderándolos. Las angustias de separación, de abandono,
la avidez oral, los celos fraternos, renunciar a la dependencia
infantil etc. son partes de las problemáticas que podrían tocar
los cuentos infantiles y los cuentos terapéuticos (Paliza, R. M.
2007).
Los cuentos terapéuticos se definen como aquel cuento en el
que se cuenta una situación conflictiva o traumática, llevando
elementos simbólicos y que al final se resuelve de forma feliz o
positiva.
El cuento lleva a la mente del niño, a adentrarse en un mundo
de fantasía, donde su imaginación se está desarrollando y
enriqueciendo de una forma espectacular. Piensa en colores,
formas, personas, sonidos, voces, etc., que solo puede ver en su
mente y así desarrollar su inteligencia.
Los cuentos terapéuticos es una técnica terapéutica con la que
a través de la relación entre el cuento y el sujeto, produce la
recuperación de un trastorno o malestar psicológico-emocional-
sexual-existencial-espiritual. De esta disciplina, pueden
beneficiarse tanto niños, niñas, adolescentes como personas
adultas. Los aspectos positivos que aportan los cuentos son los
siguientes:
ü Enseñar a los más pequeños el gusto por la literatura.
ü Potenciar la imaginación.
ü Aumenta la creatividad.
ü Enseñan a resolver problemas de la vida cotidiana.
ü Se establecen mejores relaciones con los padres.
ü Fomenta la madurez.
ü Enseña buenos valores.
ü Enseña hábitos saludables.
ü Los cuentos terapéuticos curan trastornos.
ü Consuela en aspectos negativos de la vida.
ü Ayudan al adulto a mantener relaciones con su “yo”
niño.
ü Facilitan la comunicación. (Paliza, R. M. 2007).
Los cuentos terapéuticos pueden usarse en el aula; en terapia
individual, de grupo o familiar; o al preparar a los/las niño/as
para que testifiquen. También pueden usarlo padres, madres,
tutores y otras personas que están a cargo de menores. (Nancy
Davis, 1996).
Para utilizar los cuentos terapéuticos haga las siguientes
preguntas o pasos, al finalizar la lectura del cuento y solo
escuche al niño/a o adolescente, no juzgue, ni critique sus
respuestas:
1. ¿Qué entendiste del cuento?
2. ¿Quién era el personaje principal?
3. ¿Cuál era el problema del personaje principal?
4. ¿Cómo se sentía el personaje principal?
5. ¿Te identificas con el personaje principal?
6. ¿Cuál crees que era el mensaje o moraleja del cuento?
7. ¿De qué te diste cuenta?
8. ¿Cómo te sientes ahora?
9. Gracias por abrirte y confiar.
Cuentos Terapéuticos:

1. Los leoncitos que no podían ver.

(Para niños/as de 5 a 10 años)


Había una vez unos lencitos que nacieron de una leona mama.
Al principio todo iba bien para los leoncitos. La mama leona les
lamia el pelaje y les alimentaba, los quería mucho. Pero pasado
un tiempo se fue el papa león y llego un león que era peleón. El
gato peleón tenía garras, era malo, gruñía mucho y mordía
realmente fuerte. Los pequeños lencitos estaban asustados
todo el rato. Estaban asustados en la mañana y en la noche.
Estaban asustados mientras dormían y cuando estaban
despiertos. La vida para los leoncitos era muy infeliz. Todo ese
su miedo les afecto a sus ojitos. La mama leona les decía
¨leoncitos ¿porque no van a atrapar a ese pequeño conejo?,¨y
uno de los gatitos contestaba. ¨¿Cuál conejo?. Cuando otros
leoncitos que vivían cerca correteaban detrás de las plantitas.
Los leoncitos ni siquiera lo notaban. Había veces en que parecía
que los leoncitos ni siquiera se podían ver entre sí. Esto le
parecía extraño a cualquiera que viera a los leoncitos jugar. Sus
ojitos dejaron de ver por los asustados que estaban de ser
rasguñados y mordidos por su mama leona y su nuevo león
peleón.
Después de un tiempo las cosas mejoraron para los leoncitos.
Se mudaron a una casa nueva donde nadie les podía lastimar. La
nueva casa era un lugar alegre y cálido con mucha comida y un
lugar cómodo y agradable donde dormir. Mas los leoncitos
seguían teniendo problemas para ver. Cuando alguien les decía.
¨aquí hay comida deliciosa para la cena, ¨ los leoncitos
contestaban. ¨¿Cuál comida?¨. Esto pasaba aun si la comida
estaba justo frente a sus narices. Cuando algún animalito
correteaba por ahí. Ni siquiera lo notaban. Finalmente se dieron
cuenta de que el no poder ver les estaba causando grandes
problemas, así que un día anunciaron. ¨necesitamos que alguien
nos ayude con esto¨.
Esa noche, cuando todos dormían acurrucaditos. Una hada
madrina muy especial vino a visitarlos. El hada les dijo. ¨ustedes
tienen problemas con sus ojitos por las cosas que les ocurrieron
en el pasado. No querían ver las cosas que les lastimaban
porque estaban demasiado asustados así que algo dentro de
ustedes decidió que era mejor no ver. Ahora están seguros pero
todavía actúan como si no lo estuvieran. Miran pero no ven. ¨el
hada tomo su varita mágica diciéndoles que pronto verían todo
lo que les rodeaba. Un leoncito se asustó y dijo. ¨si me tocas los
ojitos con la varita mágica, me va a doler. ¨el hada mágica les
tranquilizo. ¨no les voy a tocar los ojitos, solo voy agitarla
delante de sus ojitos para que cambien y ustedes puedan ver¨.
Después del sueño. Los lencitos siguieron durmiendo. Cuando
los leoncitos despertaron a la mañana siguiente descubrieron
que todos habían tenido el mismo sueño. Aunque parecía
bastante raro, se sintieron mejor. ¨es un día hermoso, miren el
sol y esos pajaritos. Dijo un leoncito. Otro exclamo, ¨miren a
esas hojas meciéndose sobre el pasto. ¨entonces, todos los
leoncitos notaron insectos y arañas arrastrándose alrededor de
ellos. Los leoncitos estaban sorprendidos y felices ante todas las
cosas nuevas que podían ver porque antes no las habían
notado.
Los días que siguieron, cada uno de los leoncitos podía ver más
y más. Habían aprendido a abrir sus ojos, así que nunca más
mirarían sin ver.1 (Nancy Davis, 1996)

1
El problema que aborda: distorsiones perceptuales por algún trauma, las

distorsiones también se las aprende en la familia. Como por ejemplo:

Distorsión de la visión: la mama llega borracha. El niño dice:¨la mami ha

estado tomando¨. El papa replica. ¨no, no ha estado tomando. Solo está


cansada´. Distorsión de la sensación corporal: niña: ¨papi, eso duele ¨papa:

´no, no duele´. Distorsión de lo que se oye: niño: ¨anoche les escuche

peleando, ¨mama dice: ¨no es cierto, debes haber estado soñando¨ Distorsión

del juicio: niña: ¨mi profesora es mala. Siempre humilla a todos y lastima sus

sentimientos¨. Papa: ¨eso no es cierto, tu profesora es una buena persona¨

Mensaje: se puede aclarar una forma de aclarar sus distorsiones y ver el

mundo claramente. Símbolos: El león peleón: cualquier agresor. Miran pero

no ven: aunque los ojos pueden ver y describir los objetos que ven. El

significado se suele distorsionar. Hada mágica. La sabiduría del inconsciente

para sanar.
2. El hueco en el corazón.
(Para Niños/as de 5 a 12 años y adolescentes de 12 a 14 años de
edad)
Había una vez un niño llamado Juan. De bebé y de bien
pequeñito, Juan no tuvo una vida muy buena. Como las cosas
no le fueron bien en la vida, tenía un hueco en su corazón. El
amor es la comida que necesita el corazón para funcionar y para
crecer. Como él no tenía mucho amor para alimentar su
corazón, se le hizo un hueco grande que habitualmente le dolía.
Cuando Juan se hizo un poquito mayor, se mudó a un lugar muy
lindo pero las cosas aún no iban muy bien porque se llevó al
hueco que tenía en el corazón. Sentía que el hueco debía ser
llenado así que constantemente trataba de llenarlo. Tomaba
cosas y se las llevaba con él. Solía ocultar cosas. Incluso tomaba
comida y trataba*de alimentar su corazón de esa manera - pero
la comida que necesitaba para llenar su corazón era amor. Así
que aunque tomó muchas cosas, ninguna le llenó el hueco en su
corazón. El hueco en su corazón siguió doliéndole y siguió
tratando de llenarlo para que se fuera el dolor.
A veces el hueco le dolía y el dolor hacía que Juan no pudiera
pensar bien. Otras veces el hueco le dolía y el dolor hacía que no
pudiera hablar bien. Algunas veces el hueco le dolía tanto que
no podía dormir.
En esas ocasiones el hueco en su corazón le daba pesadillas así
que estaba tan adolorido como asustado.
El hueco en el corazón de Juan le causaba tanto problema que
un día lo dijo en voz alta, “Estoy cansado de este hueco en mi
corazón. Ya es hora de arreglarlo.” Le dijo a mamá, “Quiero ir a
un doctor que pueda arreglar este dolor en mi corazón." Ella
hizo una cita con un doctor del corazón. Cuando Juan fue a su
cita, le dijo al doctor del corazón, “Tengo un hueco en mi
corazón y quiero que lo arregle porque me está metiendo en
muchos problemas. Me hace tomar cosas y luego me castigan.
Hace que mi pensamiento se enrede y hace que mis palabras se
enreden. El hueco en mi corazón me hace tener sueños feos y
se me hace difícil dormir. Eso no es lodo, este hueco me causa
problemas en la escuela y ya me harté. Estoy cansado de este
hueco en mi corazón y no lo quiero.”
De manera que el doctor tomó fotos del corazón de Juan pero,
cuando miró las fotos, no pudo ver el hueco. A Juan no le
importaba que el doctor viese fotos del hueco o no las viese.
“Está ahí, se lo estoy diciendo, está ahí,” insistió.
“Bueno remarco el doctor." Creo que sé lo que está mal. Tienes
el tipo de hueco que no aparece en las fotos. Tienes el tipo de
hueco que se abre cuando no obtienes suficiente amor o lo que
tu corazón necesita para crecer justo en la forma correcta.
Apuesto a que has estado mucho tiempo tratando de llenar tu
corazón y nada funciona."
“Así es,” dijo Juan. “Siempre estoy en problemas y eso hace que
me duela aún más mi corazón.”
“Sé cómo llenar el hueco en tu corazón." le tranquilizó el doctor.
El doctor lo llevó a una sala especial de tratamiento; allí sacó una
bola de luz de una caja fuerte. La luz le pareció a Juan como un
pequeño sol. El doctor le dijo, “Aunque muchas cosas te pueden
sanar el corazón, la luz es lo que mejor me funciona." Dicho
esto, el doctor puso la bola de luz frente al pecho de Juan.
Cuando el doctor soltó la luz, esta flotó como un globo lleno de
helio y se entró al corazón de Juan. Juan pensó que la luz era
extraña porque nunca había experimentado esta clase de
tratamiento médico.
“Esto es raro. ¿Son rayos equis?" preguntó.
El doctor contestó, “No, no son rayos equis pero la luz entra a
tu cuerpo como rayos equis. Esta es mi forma de sanar el tipo
de hueco que tienes en el corazón." Luego le dijo que se fuera a
casa pero le recomendó que mantuviera la bola de luz en su
corazón para que el hueco siguiera reparándose.
Juan tenía sus dudas pero decidió confiar en el doctor. El doctor
había sido el primero en reconocer que él tenía un hueco en el
corazón y que tenía sugerencias sobre cómo librarse del hueco.
Así que Juan volvió a casa. Pronto notó que se estaba sintiendo
y comportando de otra manera. En lugar de tomar cosas y
ocultarlas en su cuarto, jugaba con ellas y las devolvía. A la hora
de comer, ya no sentía la necesidad de comer lodo lo que estaba
en la mesa para llenarse. De noche, comenzó a dormir más y
más. Estaba asombrado. La luz en su corazón le ayudó a dormir
tan pacíficamente que ya no tenía pesadillas atemorizantes.
Al despertar cada mañana, Juan se sentía mejor todavía.
Comenzó a hablarles a la mamá que le había acogido y a sus
profesores/as, y hablaba de otra manera. Decía lo que estaba
pensando y lo que estaba sintiendo. Usaba palabras difíciles y
oraciones largas. Los/las adultos/as le preguntaban. “¿Estás
seguro que eres Juan?”
Juan contestaba orgullosamente, “Sí, soy Juan.”
“¿Qué fue lo que te pasó?” le preguntaron sus profesores/as y
su mamá. “Realmente has cambiado.
Estás haciendo tu trabajo y hablando mucho mejor.”
Juan no dijo cosa alguna, sólo sonrió. Decidió que sólo él sabría
sobre la luz. De modo que dejó la luz en su corazón para que
siguiera sanando el hueco. Cada día se ponía mejor y mejor.
Encontraba más y más paz al dormir y le iba mejor y mejor en la
escuela. Hablaba más y más y comenzó a hacerse de buenos
amigos.
Un día Juan no volvió a lomar cosas ajenas y a ponerlas bajo su
cama o en su bolsillo. Sonrió el día en que esto pasó. “Estoy tan
contento de que el linceo en mi corazón se haya ido porque en
realidad no quería llevarme todas esas cosas,” se dijo a sí
mismo. “Sólo estaba tratando de llenar mi corazón pero,
tomando cosas, no funcionaba.”
Juan se puso mejor y mejor y le fue tan bien en la escuela que
sorprendió a todos. Incluso se sorprendió a sí mismo. Fue
entonces que un nuevo niño vino un día a vivir a su hogar de
albergue. Cuando Juan se dio cuenta que tomaba cosas y las
ocultaba, le rodeó con su brazo y le dijo, “Yo sé lo que está mal
contigo. Tienes un hueco en el corazón y yo conozco justo al
doctor que te puede ayudar a sanar.” 2 (Nancy Davis, 1996)

2
El/Los problema/s que aborda: Los síntomas causados por la agresión infantil
y la falta de cuidados, como el robar, el comer constantemente, la dificultad para
dormir y los problemas en el colegio. Mensaje: Se puede hallar una forma de
sanar el trauma de la agresión sufrida y soltar los síntomas. Símbolos: Hueco en
el corazón: el trauma causado por la falta de amor y cuidados. Doctor/a del
corazón: cualquier adulto/a que puede entender y ayudar a sanar Luz: la
curación, el conocimiento, lo opuesto a la oscuridad: el abrirse al conocimiento
para poder sanar. Los elementos del cuento que se puede cambiar: El sexo del
personaje principal: los síntomas, el sexo del/de la médico.
3. El monstruo en el espejo.
(Niños/as de 5 a 14 años de edad)
Había una vez un niño muy especial que se llamaba Jack y que
se hacía más alto cada día. Mucha gente le decía, “Eres tan
apuesto y tan inteligente” pero él se miraba al espejo y veía un
cocodrilo o un tiburón o un monstruo feo.
“No soy apuesto para nada. Deben estarme diciendo eso sólo
para que me sienta bien. ¿Por qué no pueden verme como yo
realmente me veo?” Kevin se susurraba a sí mismo. Una voz
dentro de él le decía constantemente que no tenía valor y que
era un fracaso. Esto le hacía sentirse mal consigo mismo. Se
sentía como si fuera un cocodrilo y mordiera a la gente. Se
sentía como si fuera un monstruo y asustara a la gente. Tenía
mucho enojo adentro, tal como un tiburón.
Jack trató de que la gente que lo rodeaba viese el mundo como
él lo veía. “No soy apuesto ni inteligente, soy un monstruo,”
decía. Como nadie creía que él fuera un monstruo, Jack
comenzó a actuar como monstruo. Gruñía, pegaba y se
mostraba enojado todo el tiempo. Atacaba a la gente y hacia
muchas cosas malas o raras.
Muy pronto la gente se puso a decir, “¿Por qué es que un
muchacho tan inteligente y apuesto está actuando como si
tuviera un monstruo dentro de él?” Entonces Jack sonreía
porque finalmente estaban entendiendo - él era un monstruo.
Sólo tenía que convencer a más gente, así que hizo todo lo
posible para que la gente pensara que era un monstruo feo. No
pasó mucho tiempo antes de que la gente dijera, “¡Jack
realmente es un monstruo!”
Un día Jack estaba sentado solo en la cancha de basquetbol
porque nadie quería jugar con él. Un niñito llamado John se
acercó y le dijo, “Oye, ¿por qué quieres que todos piensen que
eres un monstruo?”
Jack gruñó, “Grr… porque soy un monstruo, por eso. Aléjale.”
Pero Hugo era muy especial y vio a través de este gruñido y de
la maldad, “¿No te sientes solo tratando de ser un monstruo?”
preguntó.
Jack tuvo que admitir, si quería ser honesto consigo mismo, que
se sentía muy solitario siendo un monstruo. También se sentía
muy solo sintiéndose como un monstruo y que lodos lo trataran
como un monstruo. También se tuvo que admitir que lo peor de
ser un monstruo eran las cosas malas que se decía a sí mismo.
“¿Estás listo para dejar de tratar de ser un monstruo?” preguntó
Hugo.
“No sé cómo dejar de hacerlo,” replicó Jack.
“Déjame llevarle a mi espejo,” dijo Hugo, “es un espejo que
muestra la verdad.”
“Bueno, voy,” dijo Jack, sintiéndose un tanto esperanzado de
que su vida pudiera ser diferente. Para su sorpresa, cuando se
miró en este nuevo espejo que reflejaba la verdad, no halló ni
señas de un monstruo. Allí estaba un muchacho muy
inteligente, apuesto y fornido.
“¿Y qué si no me veo como un monstruo por fuera?” balbuceó
Jack, “sigo siendo un monstruo por dentro.”
“No tienes que seguir sintiendo que eres un monstruo por
dentro por mucho más tiempo,” afirmó Hugo, “¿Por qué no
pides un sueño especial que te pueda ayudar a entender cómo
dejar de ser un monstruo?”
Así que esa noche, cuando Jack estaba por irse a dormir, decidió
intentarlo. “Necesito un sueño muy especial que me muestre
que no soy un monstruo," se murmuró a sí mismo. Como había
decidido que quería un cambio, una persona muy sabia vino a su
sueño y le habló por un largo rato. Esta persona sabia le hizo
saber lo especial que era, lo inteligente que era y el hecho de
que en verdad no era un monstruo: sólo era un truco que le
estaba haciendo su corazón. En ese momento, la parle de Jack
que sabía que no era un monstruo, un tiburón o un cocodrilo se
hizo muy fuerte y halló una voz que le habló toda la noche. Esta
voz dijo, “Te estás volviendo más inteligente cada día. Estás
hallando formas de hacerte de muchos amigos buenos. Te está
yendo mejor en la escuela. Estás recordando todo lo que
estudias y te va cada vez mejor en los exámenes. Te estás
gustando cada vez más. Estás probando cosas nuevas y
descubriendo quién eres realmente.”
Cuando Jack pensaba que era un monstruo, la voz dentro de él
le decía cosas malas y negativas. Le convencía de que las cosas
siempre le resultarían mal en su vida y que continuaría
sintiéndose como un monstruo para siempre. Ahora supo que
esa voz no volvería a ser fuerte. La parte de Jack que tenía cosas
positivas que decirle había tomado el control y lo dirigía hacia
rumbos nuevos y gratificantes.
Cuando Jack se despertó, el sueño seguía pareciéndole muy
real; la voz positiva aún le hablaba. Fue a mirarse al espejo y se
dio cuenta que era diferente. En los días que siguieron dejó de
actuar como un monstruo. Dejó de gruñir y de pegar. Dejó de
odiarse a sí mismo y de estar enojado como un monstruo.
No pasó mucho tiempo antes de que su vida cambiara en
muchas formas. Halló modos de hacerse de amigos y de ser un
amigo. La voz positiva le seguía hablando así que aun cuando
cometía errores, se daba cuenta que era normal - no tenía nada
que ver con ser un monstruo. Cuanto más le decía la voz que
podría manejar su enojo, expresaba su enojo mejor y más
apropiadamente.
Un día cuando Jack estaba pasando por el corredor de la
escuela, un niño de primer grado salió corriendo del baño
mientras gritaba, “Hay un monstruo allá adentro.” Jack sonrió y
abrazó al tembloroso niño. “Los monstruos no existen,” le dijo
y en ese momento sintió que su corazón sonreía.3 (Nancy Davis,
1996)

3
El/Los problema/s que aborda: Una imagen negativa cíe uno/a mismo/a
que tiene una forma muy mala, enojada y/o agresiva. Mensaje: Puede hallar
una forma de verse a sí mismo/a como una persona valiosa y digna de
consideración; de decir cosas positivas y optimistas de sí mismo/a y de
comportarse apropiadamente. Símbolos: Monstruo: un/a niño/a que cree
que no tiene valor y es horrible Voz interior: las actitudes repetitivas hacia
uno/a mismo/a Los elementos del cuento que se puede cambiar: El sexo
del personaje principal.
4. Las flores del campo.
(Cualquier niño/a de 4 a 12 años y adolescente que por ser
diferente, es el hazmerreír de otros/as niños/as)
Había una vez un campo lleno de magníficas flores de colores
brillantes. Las flores en este campo eran silvestres; nadie las
había plantado; brotaron y crecieron por su cuenta. Algunas
surgieron de semillas que el viento acarreó. A otras las
plantaron ardillas para su alimento y luego las olvidaron. Otras
incluso brotaron tic semillas que habían dejado caer los pájaros
que sobrevolaban el campo. También los animalitos las trajeron
enganchadas en su pelaje.
Como había tantos animales y pájaros por el campo y como
también traían semillas los fuertes vientos, crecieron flores de
todo color y variedad hasta donde se perdía la vista. Había
margaritas altas y amarillas y florecitas moradas. Había
margaritas de centro negro y nomeolvides azules que crecían
cerca al riachuelo que recorría el campo. Todos/as los/as que
pasaban por el campo comentaban sobre su belleza.
Un día, un pájaro que venía de lejos soltó dos semillas al pasar
por el campo, listas semillas crecieron hasta hacerse dos bellas
flores rosadas que no se parecían a ninguna otra flor en todo el
campo. Como eran inusuales, las flores comenzaron a decir
entre ellas, “Somos diferentes. No hay ninguna otra flor como
nosotras en ninguna parte de este campo.”
Las otras flores también notaron la diferencia. Pronto se
pusieron a mofarse de las flores rosadas. “Hay algo mal en
ustedes. No se parecen a nosotras,” dijo una. “No tienen el
color correcto,” dijo otra. “Su forma es diferente,” dijo una
tercera, “y sus hojas son demasiado verdes.”
A las dos llores rosadas no les gustaba que las rechazaran. Y
entonces ocurrió la cosa más extraña...las flores comenzaron a
creer las cosas malas que las otras flores les decían. Pronto las
flores rosadas se estaban repitiendo las crueles burlas. “Somos
horribles. No somos tan buenas como esas llores. No somos tan
bonitas. No somos tan coloridas ni olemos tan bien.” Creyendo
que eran diferentes y, por ende, feas, las flores rosadas se
ocultaron para que ningún visitante al campo las viera.
Un día, una profesora trajo a su clase de ciencias a este campo.
Los/as estudiantes teman que encontrar flores de muchas
variedades. Encontraron margaritas, irises y nomeolvides.
Descubrieron margaritas y rosas.
Notando que los/as estudiantes estaban por allí escudriñando,
las llores rosadas se pusieron a temblar de miedo de que, si las
descubrían, notarían cuán feas y diferentes eran.
Lo que ocurrió fue que una estudiante muy curiosa se puso a
buscar muy afanosamente una flor inusual. Descubriendo a las
dos flores rosadas, anunció a viva voz, “¡Miren lo que encontré!
¡Miren lo que encontré! Encontré unas orquídeas zapatilla de
dama. No se supone que crezcan por aquí. Son tan poco
comunes y hermosas.”
Todos/as los/as estudiantes de la clase corrieron a ver las nuevas
flores descubiertas. Las miraron asombrados/as. “¡Uau! estas
(lores son tan inusuales,” comentó una estudiante. “Es
extraordinario que estén creciendo aquí; son llores tan
especiales y tan raras. Me alegra tanto que las hayas
descubierto."
La profesora les aconsejó que no arrancaran las flores rosadas,
tan poco comunes, para que produjeran semillas que formaran
más plantas. Muchos/as fotografiaron a las bellas llores rosadas
para mostrárselas a sus mamas y sus papás.
Después de que la clase se hubo ido hacia la escuela, las dos
llores rosadas comenzaron a hablar. “¿Qué dijeron?” preguntó
una.
Dijeron que somos inusuales y valiosas y que no se supone que
estemos creciendo aquí,” replicó la otra flor rosada, “Dijeron
que somos flores bellas e incluso nos fotografiaron."
Una de las flores que crecía cerca de ellas, tratando de que las
orquídeas zapatilla de dama rosadas se olvidaran de los
cumplidos de los/las estudiantes, dijo, “Yo no les escuché decir
eso, debes haberte equivocado.” Sin embargo, las flores
rosadas tenían muy buen oído y recordaron y aprendieron.
No tardaron en verse de otra forma. Ya no se escondían detrás
de las otras llores. Como se velan de otra manera, las llores
rosadas crecieron rectas y produjeron más y más capullos.
Pronto sus capullos eran los más hermosos del campo. Los
visitantes podían notar, por como las flores rosadas se erguían,
que habían llegado a entender que eran especiales. Un día, una
de las flores rosadas le comentó a la otra, “¿No es sorprendente
que pensáramos que no teníamos valor y que éramos feas solo
porque éramos tan diferentes de las otras flores aquí? Somos
diferentes a las otras flores solamente porque el pájaro que
trajo nuestras semillas venía de muy lejos.”
Después de la visita de la clase tic ciencias, las flores rosadas se
sintieron muy bien consigo mismas, sin importarles lo que
cualquiera de las otras flores les decían. Cuando en la siguiente
primavera brotó una nueva flor que era muy diferente, las flores
rosadas se aseguraron de que esta nueva flor entendiera que el
ser diferente tiene poco que ver con el valor. 4 (Nancy Davis,
1996)

4
El/Los problema/s que aborda: Una baja autoestima; el ser humillado/a y

degradado/a por pares. Mensaje: Ser diferente no tiene nada que ver con el valor

que tenga uno/a; se puede hallar el propio valor aun cuando los/las demás nos

estén degradando. Símbolos: Flores: un/a niño/a que es diferente. Ocultándose

bajo las hojas: la tendencia que tiene un/a niño/a cuya autoestima es baja a ocultar
sus fuerzas, aún de sí mismo/a. Los elementos del cuento que se puede cambiar:

Se puede individualizar los tipos de comentarios que hacen otros/as estudiantes.


5. La niña que perdió su voz.
(Para niños/as de 4 a 7 años de edad)
Había una vez una niñita llamada Saly, a quien le gustaba jugar
y reír. Le gustaba ver películas y contar lodo lo que le ocurría.
Más un día, y por muchos días. Saly se vio envuelta en un gran
problema. Cuando esto ya pasó, su voz, aparentemente, había
desaparecido. No fue que dijera, “¡Voz vete!” sino que perdió su
voz porque empezó a sentirse muy triste y muy asustada por
dentro y muy afligida.
Cuando perdió su voz, dejó de comer y dejó de reír. También
dejó de decirle a toda la gente que la rodeaba lo que le había
pasado durante el día. Ellos/as le preguntaban una y otra vez,
“¿Qué tienes, Saly? ¿Qué pasa?” Pero como ella había perdido su
voz, no podía explicar lo que le pasaba.
Un día, los sentimientos de Saly se volvieron tan fuertes que
halló su voz y le contó a su familia lo que estaba pasando. Su
familia se alegró de que les hubiese dicho la verdad y le
prometieron que nunca dejarían que esas cosas malas le
pasaran de nuevo. “Te vamos a proteger, Saly,” le aseguraron.
Luego le dijeron que tendría que decirle a mucha gente lo que
ocurrió, especialmente a una persona que trabajaba en la
defensoría y que se llamaba [nombre del/de la oficial de la
defensoría].
Cuando la familia de Saly la llevó a ver a esa persona de la
defensoría, él/ella le hizo muchas preguntas. AI oír estas
preguntas, volvieron todos los sentimientos que se habían
llevado la voz de Saly y volvió a perder su voz. La persona en la
defensoría le preguntó, “Qué pasó, Saly?” pero ella no contestó,
listaba asustada y su voz se había ido.
Entonces Saly fue a ver a una doctora especial. La doctora dijo,
“Mola, Saly” pero Saly no dijo cosa alguna. “¿Cuántos años
tienes, Saly?” le preguntó la doctora. Saly siguió callada. Para
tratar de que Saly hablara, la doctora encendió su grabadora y
le mostró el micrófono. “Hablémosle a esta cinta,” dijo la
doctora. “¿Cómo te llamas?” pero Saly había perdido su voz y no
dijo nada.
Como Saly seguía callada, la doctora fue al dosel y volvió con un
espejo. Lo sostuvo frente a Saly para que ella pudiese verse la
cara. “Saly, quisiera que mires esto,” le dijo la doctora
señalando la boca de Mary en el espejo, “Tienes una boca y es
una boca muy bonita, especialmente cuando sonríes, pero una
boca es más que para sonreír ¡y aún más que para comer!
También es para hablar. Cuánto más hables de lo que te pasó,
mejor le vas a sentir porque tu voz es tu amiga. Tu voz es la parte
de tí que le puede decir a la gente adulta lo que necesita saber
para protegerte.”
Saly siguió sentada en silencio por un minuto, luego dijo, “Mi
nombre es Saly.”
“Me alegra tanto que hayas encontrado tu voz,” le dijo la
doctora. “¿Sabes lo que significa decir la verdad?”
Saly dijo. “Sí,” le dijo a la doctora. “Cuando digo lo que
realmente ocurrió, esa es la verdad. Cuando juego a las
mentiritas o me invento algo, eso no es la verdad.”
“Exacto,” le dijo la doctora. “Cuando te inventas algo que no
pasó, esa es una mentira.”
“Yo sé eso,” dijo Saly más confiada en que su voz estaba aquí
para quedarse.
“Dime lo que te pasó, Saly,” le dijo la doctora. “Asegúrale de
decirme la verdad y lo que realmente ocurrió.”
La voz de Saly había encontrado una forma de funcionar y de
ser su amiga. Le contó a la doctora todo lo que le había pasado
y por qué estaba tan asustada. Saly comenzó a entender y a
creer que su voz era su amiga.
Al día siguiente, Saly fue a visitar a [nombre encargado/o de la
defensoría]. Descubrió que si decía todo lo que la estaba
molestando, sus sueños atemorizantes desaparecían. Cada día
hablaba más y más sobre muchas cosas en su vida y sonreía lodo
el día con la voz que se había convertido en su amiga.5 (Nancy
Davis, 1996)

5
El/Los problema/s que aborda: Los/las niños/as pequeños que deben
testificar en la corte se asustan tanto que no pueden hablar de lo que les pasó.
Mensaje: Diga la verdad. El hablar le libra de su temor y permite a los/las
adultos/as protegerle; su voz es su poder y su amiga. Símbolos: Voz perdida:
el miedo Los elementos del cuento que se puede cambiar: El sexo de la niña
del cuento; el sexo del/de la fiscal o coordinador/a de las víctimas que
testifican (de aquí en adelante, oficial de la corte); se recomienda insertar el
nombre y el cargo del/de la oficial de la corle en el cuento, en los lugares en
los que aparecen corchetes.
6. Silvia, la niña que aprendió a controlar sus sueños.
(Niños/as de 10 años y menores)
Había una vez una niña llamada Silvia que tenía sueños
atemorizantes cada noche. Solía soñarse con tiburones y
monstruos y gente lastimando a otra gente. Cuando tenía estos
sueños se asustaba tanto que se levantaba de su cama de un
salto y salía corriendo. Se iba a la cama de alguien de la familia
que la ayudara a sentirse segura. Como a nadie en la familia le
convencía que ella pasara la noche en cama ajena, siempre tenía
que volver a su cama la noche siguiente. No había noche en que
Silvia no se asustara y sintiera insegura al tratar de dormir.
Una noche estaba echada en su cama realmente asustada
cuando se le apareció la princesa de “La Bella Durmiente” para
hablar con ella. Esta princesa sabía mucho sobre el sueño
porque había dormido por muchísimo tiempo sin tener una sola
pesadilla. La princesa le dijo, “Te puedo ayudar con tus
pesadillas. La próxima vez que veas a un monstruo, quiero que
le claves un alfiler para que te des cuenta que solamente es un
globo en forma de monstruo, se reventará y desaparecerá.”
Silvia no estaba del lodo convencida. “No sé si eso vaya a pasar;
no sé si creerle,” dijo. La princesa respondió, “Sólo
intentémoslo. Estaré contigo, al lado de tu cama y en tus
sueños. Te ayudaré a alejar a todos los monstruos.”
De modo que Silvia se durmió y no tardó mucho en comenzar a
soñar. Se le apareció un gran monstruo. La princesa entró a su
sueño y le alcanzó un alfiler que tenía en la mano. “Aquí está un
alfiler,” dijo. “Clávaselo al monstruo para que se aleje.”
Silvia estaba un tanto asustada pero la princesa le tomó la mano
y le ayudó a pinchar al monstruo y “PUM,” desapareció. “¿Ves?”
le dijo la princesa, “tú tienes el poder de librarte de los
monstruos de tus sueños.”
“Esto es fantástico,” dijo Silvia “pero yo me sueño con otras
cosas que me asustan.” La princesa le dijo. “Me quedaré
contigo y te ayudaré a librarle de lodo lo que te asusta en tus
sueños.”
Así que Silvia se volvió a dormir. Pronto estaba soñando que
alguien a quien ella amaba trataba de lastimarla. Cuando
apareció la princesa, Silvia exclamó “No quiero clavarle alfileres,
estoy asustada.” La princesa estuvo de acuerdo. “Tú y yo nos
vamos a enfrentar a esta persona y a decirle que ya no trate de
lastimarte. Le diremos que no se supone que la gente que te
ama te lastime. Le hablaremos con tanta firmeza y tanta fuerza
que no te va a lastimar en tu sueño.”
Con lo que la princesa y Silvia se pararon frente a la persona que
iba a lastimar a Silvia pese a que se suponía que la amaba.
Ambas le exigieron, “Deja ya de hacer esto. No se supone que
uno/a lastime a quien ama. Deja ya de hacer esto.” Entonces la
persona simplemente se desvaneció: era tan sorprendente. El
resto del sueño fue feliz porque Silvia se soñó que ella y sus
amigas se iban al cine y la pasaban muy bien.
Cuando Silvia se despertó por la mañana estaba en su propia
cama. No sólo estaba sorprendida ella sino toda su familia. Les
anunció, “Me estoy haciendo más grande y más inteligente y
más poderosa y puedo pensar en cómo hacerme cargo de mis
propios sueños.”
Esa noche, Silvia no tuvo miedo de irse a dormir. Su madre no lo
podía creer. Cuando los monstruos y los tiburones se
aparecieron en sus sueños, Silvia llamó a la princesa para que la
ayudara. Silvia les pinchó con una aguja y “PUM,”
desaparecieron. Cuando en sus sueños la gente que se suponía
que la amaba estaba tratando de lastimarla, ella halló una forma
de hacerla desaparecer.
Pronto Silvia estaba teniendo mejores sueños y más
placenteros y no veía la hora de irse a dormir. Dejó de ir a la cama
de su madre porque se estaba haciendo tan poderosa que era
capaz de tener sueños agradables en su propia cama. Después,
cada vez que la necesitaba en sus sueños, llamaba a la princesa
para que la ayudara. Entonces ella y la princesa se deshacían de
los monstruos o de cualquier cosa atemorizante en sus sueños.
Y aprendió algo más de sus sueños: aprendió que era inteligente
y que era poderosa. También había descubierto la forma de
decirles lo que quería y necesitaba a quienes la rodeaban y a
decirse cosas en su mente que la ayudaban a sentirse mejor
consigo misma.6 (Nancy Davis, 1996)

6
El/Los problema/s que aborda: Pesadillas, especialmente aquellas en las
que una persona conocida es quien lastima. Mensaje: Puede hallar la fuerza
para hacer placenteros sus sueños atemorizantes. Símbolos: Bella durmiente:
la parte del inconsciente que es sabia y útil. Los elementos del cuento que
se puede cambiar: Este cuento suele tener más éxito cuando se añade el
nombre del/de la niño/a al personaje principal. Otros elementos que se puede
cambiar para personalizarlo son: la edad y el sexo del/de la niño/a; los temas
de las pesadillas; la gente a cuya cama va el/la niño/a cuando está
asustado/a.
7. Roger el niño que se deshizo de sus pesadillas.
(Para Niños/as de 10 años y menores)
Había una vez un niño llamado Roger que estaba teniendo
pesadillas realmente atemorizantes. A veces sus pesadillas eran
tan feas que no podía dormir. En otras ocasiones tenía
pesadillas sobre una bruja vieja, Fea, cruel y malvada, y se
despertaba y corría a meterse en la cama de su hermano.
Bueno, a su hermano esto no le gustaba mucho porque lo
despertaba. La gente le decía a Roger, “¿Por qué no puedes
simplemente volver a dormir?” Él no lo sabía. No quería estar
despierto, simplemente no lo podía evitar.
Una noche, Roger se soñó con esa vieja bruja. Y de pronto un
ángel entró a su habitación y le dijo, “Roger te voy a mostrar
cómo librarte de esa vieja bruja malvada de tus sueños para que
no tengas que soñarte con ella otra vez.” Le dio un alfiler
enorme. Luego le entregó una vara con una clase especial de
rayo láser y le dijo, “Puede usar cualquiera de estas dos cosas.
Puedes poner el rayo láser sobre la bruja y simplemente se
derretirá o puedes pincharla con una aguja y simplemente se
reventará como un globo.”
Roger dijo “Me asusta un poco hacer cualquiera de esas dos
cosas, ¿me puedes ayudar?”
Muy bien, hagámoslo,” consintió. “Apunta hacia allá con ese
rayo láser.”
Roger apuntó hacia allá y “uush,” la bruja desapareció. “Oye,
esto está muy bien, me gusta,” le dijo Roger al ángel “¿Te vas a
quedar conmigo cada noche para ayudarme a librarme de las
brujas y los monstruos de mis sueños?”
Dijo, “No tengo que quedarme contigo cada noche. Te voy a
dejar el rayo láser y la aguja y lo puedes hacer tú mismo.”
Bueno pues, Roger no estaba del todo seguro de lo que
afirmaba pero decidió que hacer lo que él le decía era mejor que
tener pesadillas. A la noche siguiente se soñó con un monstruo
horrible, verde y viscoso. Agarró la vara de láser y apuntó el rayo
de luz al monstruo y desapareció el horrible monstruo.
Roger dijo feliz, “Esto es buenísimo, me encanta. Puedo
controlar mis sueños. Esto es excelente.” Comenzó más bien a
soñar que iba al Centro de Convenciones y veía un partido de
básquetbol. Ese fue un sueño muy agradable.
…Aquí coloque el nombre del superhéroe favorito del/de la
niño/a.
A la noche siguiente, volvió a tener un nial sueño. El sueño
comenzó con unos ladrones que le perseguían. Entonces Roger
sacó su vara de láser y la apuntó a los ladrones, haciendo brillar
un rayo de luz directamente sobre ellos. Se convirtieron en
ratones y comenzaron a dar vueltas dando los gritos agudos
que dan los ratones. Roger se rio y dijo, “listo es excelente, me
encanta, realmente soy inteligente.”
Luego tuvo un sueño sobre un gran monstruo. Roger se había
envalentonado con sus éxitos en librarse de sus pesadillas, así
que agarró el alfiler y pinchó al monstruo. Reventó como un
globo y salió disparado por el aire, volando muy pero muy lejos.
“Tengo tantas formas de librarme de las pesadillas se dijo Roger
que nunca más me voy a asustar de irme a dormir.”
Bueno, después de esa noche, tuvo menos pesadillas y sabía
que si en verdad aparecía una pesadilla, podría librarse de ella
fácilmente. Podía usar su rayo láser o su alfiler. Sabía cómo
hacer desaparecer a cualquier monstruo. Dejó de irse a la cama
de su hermano y comenzó a tener más y más sueños
buenos...sueños en los que era feliz y jugaba y se iba a un parque
de diversiones. Tenía sueños que le ayudaban a que le fuera bien
en la escuela y a sentirse seguro. Cada día se sentía mejor y
mejor consigo mismo. Mejoró tanto que podía hablar mejor,
pensar mejor y ser más y más feliz.
Después de eso, cuandoquiera que alguien venía a clase
diciendo que había tenido una pesadilla, Roger se sonreía
porque él sabía cómo librarse de las pesadillas y sabía que eso
lo hacía muy inteligente. 7 (Nancy Davis, 1996)

7
El/Los problema/s que aborda: Pesadillas, terrores nocturnos. Mensaje: Se
puedo uno/a deshacer de las pesadillas, sentirse seguro/a y dormir
tranquilo/a. Símbolos: Superhéroe: la sabiduría del inconsciente. Les iluminó
y desaparecieron: el conocimiento le ayuda a uno/a a deshacerse de sus
viejos temores. Vara de láser: se usa en lugar de una pistola debido a la
creciente violencia que causan las pistolas en nuestra sociedad. Los
elementos del cuento que se puede cambiar: Ponga el nombre del/de la
niño/a en el cuento; también ponga el nombre de su superhéroe favorito/a:
el sexo del/de la niño/a; los lemas de las pesadillas; el comportamiento
causado por las pesadillas o la incapacidad de dormir; ejemplos específicos
de cómo mejora la vida para que sean apropiados para el/la niño/a que
escucha el cuento. Por ejemplo, “Un niño tenía sueños que le ayudaban a que
le vaya bien en la escuela o que le ayudaban a entender la manera de hacerse
de amigos/as o de gustarse a sí mismo/a.
8. El sueño encontrado.
(Para niños/as, adolescentes de todas las edades y adultos)
En el presente había un príncipe soñador que vivía en un planeta
muy lejano y muy parecido al nuestro; con montañas, ciudades,
flores y mariposas.
A este príncipe le gustaba soñar y decía: ¨habrá tiempos
mejores, algún día se cumplirá mi sueño de viajar… algún día
podre tener ese casco para manejar mi bicicleta, mi sueño es
tener más dinero para comprarme los libros que me gustan y
poder leerlos¨.
Un día el príncipe estaba caminando por un sendero en las
montañas cerca de su casa y se encontró con un joven muy raro
a primera vista. Y le dijo: ¨tu eres muy raro, pareces un mago,
pero eres muy joven y no tienes barba¨, ese joven raro en
realidad era un mago y le contesto: ¨ciertamente soy un mago,
pero no soy joven y no necesito la barba para parecerme a un
mago experimentado como tú crees¨, ¨solo deseo y mis sueños
se hacen realidad, por eso no necesito parecerme a nadie ni una
barba, ¨. Luego el mago le pregunto al príncipe: ¨te veo
preocupado, y se cuál es tu preocupación, quieres hacer de tus
sueños realidad… y cuál será ese tu deseo más grande que
quisieras hacer realidad¨, el príncipe le respondió: ¨ si me
preocupa eso¨. Yo sé cómo puedes logarlo, primero haz una
lista de cuatro de tus sueños más importantes (soñar), luego
escoge el que es más fácil de lograr, planifica como puedes
alcanzar este sueño, pon una fecha límite, quienes te pueden
ayudar a lograrlo y tus metas, luego empieza a actuar, es decir
realizar tus metas una a una y verlas si funcionan… sin darte
cuenta estas haciendo tu sueño realidad… y pues bueno lo
último que harás es celebrar tu triunfo. (Dragon Dreaming,
2016)
El príncipe escuchando atentamente al mago estaba muy
sorprendido y desde ese momento empezó a planificar sus
sueños y actuar, para que sus deseos se hagan realidad…
agradecido con el mago… se fue a casa alegre y cantando.8
(Ballivián, Franz. 2016)

8
El/Los problema/s que aborda: Hacer que los deseos se hagan realidad, que
todo deseo es posible. Los elementos del cuento que se puede cambiar: El
nombre del niño y del mago. Mensaje: Todo es posible, si organizas tus deseos.
Símbolos: El mago: uno mismo, que puede apoyarse y dar un paso para mejorar
en la vida.
9. Pepo y la cueva.
(Para niños/as muy pequeñitos y adultos para encontrar
traumas del pasado)
Había una vez un niño muy especial, llamado Pepo, que reía y
jugaba. Pepo, era feliz casi todo el tiempo hasta el día en que
comenzó a ir a una cueva. Resulta que la cueva era un lugar muy
oscuro y atemorizante. Algo le pasó a Pepo estando en el
sótano que hizo desvanecer su felicidad. Comenzó a llorar
mucho y tenía problemas para dormir. Quizás vio cosas que los
niños no están listos para ver. Y como, por alguna razón, cuando
estaba en la cueva comenzó a creer que las cosas que allí
ocurrían eran secretas, no contó lo que le ocurría allí abajo.
Después de que Pepo empezara a ir a la cueva, comenzó a
actuar como un niño mucho mayor. Pareció perder su alegría y
se sentía asustado y enojado.
Llegó el día en que fue a la cueva por última vez. Conforme
avanzaba vio que había muchas puertas por las que pasar. Así
que tras pasar por cada puerta, la cerraba con llave. Cerró todas
las puertas con llave porque la cueva lo ponía muy triste y lo
asustaba mucho y no sabía cómo poner esos sentimientos en
palabras.
Aun cuando había cerrado las puertas con llave, pasó algo
extraño. Seguía sintiéndose triste y enojado pero no recordaba
por qué. Quería recordar lo que había pasado pero las puertas
de la cueva estaban cerradas con llave. Creía que no tenía la
llave para abrirlas otra vez.
Una noche, mientras dormía, se soñó con la llave y se vio
abriendo puertas. Su sueño le ayudó a ver cómo encontrar la
llave. Cuando se despertó en la mañana, se acordó de su sueño.
Halló la llave que necesitaba y abrió todas las puertas de la
cueva para explicarse por qué estaba tan asustado y enojado.
Encontró las palabras para decir, a todos/as los que necesitaban
saber, lo que había pasado en la cueva.
Después de eso, cuandoquiera que Pepo se siente triste y
enojado, usa su llave para ayudarse a explicar sus sentimientos
y se asegura de siempre mantener la llave como una parte de su
vida.9 (Nancy Davis, 1996)

9
El/Los problema(s) que aborda: Trauma que no se recuerda. Mensaje: Se puede
hallar la llave para recordar lo que es importante en el pasado, poner ese recuerdo
en palabras y usarlo para sanar. Un/a niño/a puede describirle su trauma a un/a
adulto/a que le puede proteger y ayudarle a sanar. Símbolos: Sótano: el lugar en
donde ocurrió el trauma; el lugar en donde los recuerdos residen en la mente.
Echando llave a las puertas: olvidando eventos traumáticos del pasado. Llave: lo
que se necesita para recordar. Los elementos del cuento que se puede cambiar: El
sexo del/de la niño/a; lo que ocurre cuando la memoria se despierta.
10. El Monito Feliz.
(Para Niños/as de 5 a 12 años y adolescentes de 12 a 14 años de
edad)
Había una vez un monito enojado y triste que decía: Nadie me
quiere porque soy violento y agresivo, pero a mí no me gusta
ser peleón yo no quiero ser malo…
Cuando los otros monitos lo llamaban a jugar él se ponía muy
contento… Pero luego, se enojaba, peleaba con los otros, les
hacía daño… Ninguno entendía por qué se enojaba.
Triste, el monito pensaba: “Yo no quiero ser malo, quiero tener
muchos amigos que les guste jugar conmigo”…”¡si eso quiero!”
El monito quería ser amistoso y valiente, pero tenía mucho
miedo. Tenía miedo de la oscuridad, de estar solo y tenía miedo
de que los otros se dieran cuenta que él tenía miedo. Deseaba
tanto cambiar que inventó esta canción: Quiero tener muchos
amigos que vengan a jugar conmigo, No quiero estar solito.
Quiero ser amistoso y valiente, quiero ser un gorila, no quiero
ser más un monito…
Un día una lora lo escuchó cantar y le preguntó: “¿por qué
quieres ser un gorila?”
“Porque si soy fuerte y grande como los gorilas ya no voy a
tener miedo de nada, con sólo gruñir todos huirán de mí…”
respondió el monito.
“Pero los gorilas también tienen temor!” dijo la lora. “¿Gorilas
con susto? No lo creo!” dijo el monito sorprendido. “Es verdad.
El miedo se esconde dentro de una persona, no importa cuál sea
su tamaño. Se instala adentro y asusta todo el tiempo. Es como
una enfermedad y tenemos que luchar contra él.” Respondió la
lora. “¿Y cómo se lucha contra el miedo?” “Es difícil, pero es
posible hacerlo. Hay que pensar en aquello que nos asusta y
darnos cuenta que debemos vencerlo. Lentamente el temor va
saliendo de nosotros.” Explicó la lora. “¿Cómo sabes eso?”
preguntó el monito. “Así curé mi temor!, Invente una canción
que te voy a enseñar.” Dice así: Puedes ser un grandulón y tener
miedo en el corazón, y ser un valiente porque la valentía y la
confianza viven en el corazón.
Después de despedirse de la lora el monito se puso a pensar en
lo que ella le había dicho. En cierto momento vio una mamá
mona que jugaba con su hijito y los dos reían felices. Cómo sería
de bueno tener una mamá que nos abrazara con cariño. El
Retorno a la Alegría que jugara con nosotros. Si tuviera una
mamá nunca volvería a tener miedo, a enojarme, nunca más me
pondría triste… “¿Y si pidiese a esa mamá de allá que fuera mi
mamita también?”. Pensó en voz alta el monito.
“Escuché lo que dijiste y quiero contarte esto” dijo la lora. “Es
verdad que todas y todos, las y los pequeñitos tienen derecho a
una madre, pero una mamá no es una fruta que cogemos de un
árbol y podemos quedarnos con ella.”
“¿Entonces cómo podemos conseguir una mamá cuando no la
tenemos?” preguntó el monito a la lora.
Y ella respondió: “Primero, tenemos que conquistar el corazón
de los que nos rodean. Tener amigos, ayudar a los que necesitan
ayuda, jugar, reír, compartir la alegría con los otros. Y también
trabajar para mostrar a las otras y a los otros que somos valiosos
y que podemos dar muchas cosas. Sólo así vamos a conquistar
el corazón de las personas y vivir en paz.”
“¿Y así voy a conseguir una madre?” preguntó el monito. “No
vas a ganar una madre, sino muchas madres, muchas hermanas
y muchos hermanos, muchas amigas y muchos amigos. Voy a
enseñarte una canción que me gusta cantar:” Todos tenemos
que ser amigos, ayudar a las y los que necesitan, reír, jugar,
perdonar y compartir lo que tenemos.
El monito se hizo muy amigo de la lora que le enseñó muchas
cosas.
El monito ya no era un monito furioso porque tenía un amigo
que le enseñaba todas las cosas que no entendía. Un día el
monito dijo: “Ahora entiendo muchas cosas, puedo vivir alegre
y sin miedo y ya tengo muchos amigos porque ya sé jugar sin
enojarme. Pero siempre se necesita aprender más, como dice la
canción: “Tenemos que aprender y descubrir todo lo que no
conocemos porque el miedo se esconde en lo que no
entendemos. Como al monito le gustaba ayudar a otros, todas
y todos en la región empezaron a llamarlo amiguito.
Y un día el monito se dio cuenta que todas las mamás monitas
lo trataban como a un hijo, que las monitas y los monitos lo
trataban como a un hermano y que todas y todos los otros
animales lo trataban como amigo.
Y se dio cuenta que había ganado una familia grande, tan grande
como la región donde vivían, él sentía a todas y todos en su
corazón…
Entonces inventó una nueva canción: Soy fuerte y valiente
porque toda la gente está en mi corazón. Me gusta ayudar,
jugar, aprender, cantar, bailar. Yo soy constructor de paz
porque en mi corazón cabe toda la gente.10 (Programa Retorno
de la Alegría, Colombia 2007)

10
El/Los problema/s que aborda: niños/as con baja autoestima. Los
elementos del cuento que se puede cambiar: el sexo y nombre del monito,
y los otros animales del cuento. Mensaje: los niños/as pueden vivir sin miedo
y con alegría, y sentirse aceptados si ellos expresan sus emociones y
sentimientos.
11. La mariposa Bella.

(Para niños/as y adolescentes de todas las edades)


Había una vez un bosque muy bonito con muchos animalitos e
insectos. Es así que en un árbol no muy lejano, en una de sus
ramas había posadas dos mariposas, eran muy amigas, una de
ellas se llamaba Bella y la otra Linda. Se conocían desde que eran
muy pequeñas y compartían siempre todo.
Un día Bella y Linda. Salieron de paseo por el bosque. Bella se
acercó a una flor para probar un poco de polen y le pidió a su
amiga Linda su opinión. Linda, sin dudarlo dos veces, le dijo que
no le gustaba ese tipo de flores y le aconsejó buscar otra.
Entonces Bella se sintió ofendida y se marchó llorando, dejando
allí a su amiga Linda. Se quedó muy triste y apenada por la
reacción de su amiga. No entendía su enojo ya que ella sólo le
había dicho la verdad. Al llegar a casa, Bella le contó a su madre
mariposa lo sucedido y su madre le hizo ver que su amiga sólo
había sido sincera con ella y no tenía que molestarse por ello.
Bella reflexionó y se dio cuenta de que su madre mariposa tenía
razón.
Al día siguiente fue corriendo a disculparse con Linda, que la
perdonó de inmediato con una gran sonrisa.
Desde entonces, las dos amigas mariposas entendieron que la
verdadera amistad se basa en la sinceridad…
Y colorín colorado este cuento se ha acabado.11 (Ballivian, Franz.
2016)

11
El/Los problema/s que aborda: no tomar en cuenta y tomarse apecho los
comentarios de otras personas. Mensaje: reconocer la sinceridad y la amistad
de los verdaderos amigos/as. Símbolos: flores: diferentes situaciones. Los
elementos del cuento que se puede cambiar: los nombres de las mariposas.
12. Daniel y las palabras mágicas.
(Para Niños/as de 5 a 12 años y adolescentes de todas las edades)
Te presento a Daniel, el gran mago de las palabras. El abuelo de
Daniel es muy aventurero y este año le ha enviado desde un país
sin nombre, por su cumpleaños, un regalo muy extraño: una
caja llena de letras brillantes.
En una carta, su abuelo le dice que esas letras forman palabras
amables que, si las regalas a los demás, pueden conseguir que
las personas hagan muchas cosas: hacer reír al que está triste,
llorar de alegría, entender cuando no entendemos, abrir el
corazón a los demás, enseñarnos a escuchar sin hablar.
Daniel juega muy contento en su habitación, monta y desmonta
palabras sin cesar.
Hay veces que las letras se unen solas para formar palabras
fantásticas, imaginarias, y es que Daniel es mágico, es un mago
de las palabras.
Lleva unos días preparando un regalo muy especial para
aquellos que más quiere.
Es muy divertido ver la cara de mamá cuando descubre por la
mañana un buenos días, preciosa debajo de la almohada; o
cuando papá encuentra en su coche un te quiero de color azul.
Sus palabras son amables y bonitas, cortas, largas, que suenan
bien y hacen sentir bien: gracias, te quiero, buenos días, por
favor, lo siento, me gustas.
Daniel sabe que las palabras son poderosas y a él le gusta jugar
con ellas y ver la cara de felicidad de la gente cuando las oye.
Sabe bien que las palabras amables son mágicas, son como
llaves que te abren la puerta de los demás.
Porque si tú eres amable, todo es amable contigo. Y Daniel te
pregunta: ¿quieres intentarlo tú y ser un mago de las palabras
amables?12

12
El/Los problema/s que aborda: cuento sobre la amabilidad y las palabras
mágicas. Los elementos del cuento que se puede cambiar: el nombre del
niño y las palabras mágicas. Mensaje: convertirse en una persona amable,
usando las palabras mágicas.
13. Telas de araña.
(Niños/as de 5 a 12 años y adolescentes de 12 años a 16 años de
edad; y puede ser efectivo con cónyuges maltratados)
Había una vez una niñita que se llamaba María y que vivía en una
casa grande. En esa casa había muchas telas de araña que
colgaban por doquier - de las puertas y ventanas, bajo las
escaleras y encima de las camas.
Las telas de araña se enredaban por toda esta casa porque uno
de los habitantes de la casa era un monstruo. Este monstruo era
particularmente dañino e hiriente y no le preocupaba en lo más
mínimo el daño que les causaba a otras personas en la casa,
especialmente a María.
María vivía en esta casa porque no tenía a donde más ir o así lo
creía ella. Estar cerca al monstruo le causaba mucho dolor y
mucho miedo. Cada día que vivía cerca al monstruo, el dolor de
María se hacía mayor y su temor se convirtió en pánico. Su dolor
y su miedo aumentaron con el pasar del tiempo y llegaron a ser
tan insoportables que María tuvo que probar varias cosas para
hacerse sentir mejor. Como el monstruo seguía en su casa, nada
de lo que intentó funcionó, hasta que probó con las telas de
araña.
Las telas de araña no fueron su primera elección; las probó por
desesperación cuando no tuvo éxito con otras técnicas. María
cubrió sus ojos con las telas de araña; luego se taponó los oídos
con telas de araña. Se envolvió el corazón con telas de araña y
envolvió las telas de araña alrededor de su mente. Le cambiaron
sus ojos así que aunque miraba no veía. Le cambiaron sus oídos
así que oían pero no escuchaban y su mente, así que pensaba
pero no entendía. Las telas de araña le permitían contestar,
“¡No!” cuando la gente le preguntaba, “¿No te asusta vivir con
un monstruo?" Las telas de araña le permitían refutar, “¿Por qué
me asustaría si es un monstruo muy bueno?”
Las amigas de María le decían. “Escuché al monstruo
gruñéndote y pegándote,” y María replicaba, “¡Oh, no! el
monstruo nunca me ha pegado. De eso yo no me acuerdo.”
Su prima decía, “Escuché que lloraste hasta quedarte dormida,”
y Amy contestaba, “Debes haberle equivocado. No recuerdo
haber llorado hasta quedarme dormida."
Un día, unas amigas la visitaron cuando el monstruo estaba de
muy mal humor. El monstruo rompió sus libros de la escuela y
su tarea. Dijo cosas muy malas y crueles y la lastimó de otras
formas también. Las amigas de Amy estaban sorprendidas v
asustadas. “¿No estás enojada con este monstruo?” una amiga
le preguntó suavemente. “¿Cómo se atreve a tratarte de esta
manera?” dijo otra amiga en voz alta.
Como las telas de araña ceñían sus sentimientos tan
apretadamente, María contestó cortésmente. “Oh, no, es un
monstruo muy bueno. No fue tan malo."
Cuando María fue al colegio al día siguiente, la profesora notó
que su tarea estaba rota y que su maletín de libros estaba
destrozado. También había señales de que el monstruo la había
estado atacando otra vez. La profesora estaba muy preocupada
y se sentó cerca a María y le preguntó, “¿Qué es lo que te está
pasando? háblame del monstruo. ¿Cómo.es vivir con un
monstruo?”.
María sonrió dulcemente y replicó, “Yo amo al monstruo y
nunca me lastima de ninguna manera.”
Ahora, quienes amaban a María se sentían cada vez más
afligidos/as y asustados/as por ella. Aunque ella seguía
manteniendo que el monstruo era bueno, las señales de que no
lo era eran bastante claras para quienes tenían telas de araña en
sus ojos y en su mente. Aquellos/as que amaban a María
armaron un plan. Entraron quedamente a su casa y ocultaron
una cámara de video. Se aseguraron de que la cámara pudiese
grabar la forma en que el monstruo la trataba. Sus amigas
sacaron luego la cinta y la llevaron a su escuela. Entonces, la
profesora, la consejera y las amigas de María la sentaron en un
cuarto con una pantalla grande y comenzaron a mostrarle la
cinta que habían filmado del monstro. María vio al monstruo
siendo muy malo y cruel con ella en la cinta. La profesora le
preguntó, “¿Cómo está actuando ese monstruo?”
La gente en el cuarto no se sorprendió cuando María siguió
sosteniendo la misma idea, “Está actuando bien. Es un
monstruo muy bueno.” Ante eso, la profesora anunció. “Es hora
de quitar todas las telas de araña de tu mente y de tus ojos y de
tus oídos. Si no se hubiese dejado que las lelas de araña
estuvieran colgando en tu casa, nunca le habrías enredado en
ellas.”
Ante la idea de perder la protección de las telas de araña, María
comenzó a llorar. “No te lleves mis telas de araña; ellas me
quitan mi dolor."
Más la profesora estaba al tanto. “Estas lelas de araña le están
manteniendo en peligro,” declaró. “Tenemos que destruirlas
para que encuentres una forma de librarte de tu dolor en lugar
tic esconderlo.” Dicho esto, la profesora comenzó a quitar las
telas de araña de los ojos de María. Luego quitó las telas de
araña de sus oídos, de su corazón, de su mente y de sus
sentimientos. Al principio fue difícil, las telas de araña realmente
no querían desprenderse. Se habían enredado en muchas
formas y en todas partes. Mas la profesora estaba decidida y
siguió quitando y quitando y una a una las telas de araña se
soltaron y la dejaron libre.
La profesora entonces volvió a mostrar la cinta del monstruo,
hablándole a María mientras ella veía. “Verás, este monstruo es
muy cruel contigo y tú no mereces que alguien te trate así.
Ninguna niña merece ser tratada así. Ahora que tus ojos no
tienen telas de araña, mira y entiende. Escucha las palabras del
monstruo con oídos que pueden escuchar y usa tu mente para
pensar en cómo alejarte del monstruo, así no vas a tener que
ocultar tus sentimientos.”
Conforme María observaba la cinta con ojos nuevos y una
comprensión diferente, los sentimientos que habían estado
enterrados dentro de ella por mucho tiempo comenzaron a
resurgir con fuerza e intensidad. Sintió enojo y una sensación de
poder y entendió que no merecía ser tratada de esta forma por
nadie, especialmente por alguien que viviera en su casa. Cuanto
más veía, más crecía su enojo, hasta que encontró formas de
hablar de las cosas que habían pasado mientras vivía con el
monstruo. María comenzó a ver todas las escenas en su mente
que le habían causado tanto dolor y puso estas escenas en
palabras. No había hablado de su dolor por tanto tiempo que
habló y habló y contó y contó. Y mientras contaba notó que su
dolor se hacía menor. Fue entonces, sin todas las telas de araña,
que pudo ayudar a quienes la rodeaban a asegurarse de que el
monstruo nunca más la lastimara.
Una noche, después de que el monstruo se hubo ido y ella se
sintiera segura, María se sentó en su cama y pensó en lo que
había aprendido. Había aprendido de monstruos y de contar.
Aprendió que sus amigas y su profesora pudieron ayudarla aún
cuantío ella no sabía que necesitaba ayuda. Y por sobre lodo,
aprendió que las telas de araña no se deshacen del dolor, sólo
lo amarran en un fuerte nudo. 13 (Nancy Davis, 1996)

13
El/Los problema/s que aborda: Niños/as que viven con la persona que les
agrede pero que niegan haber sido agredidos/as como una forma de
protegerse de sus sentimientos. Niños/as adoptados/as que han sido
separados del padre o la madre debido a la brutal agresión sexual o física pero
que siguen negando el impacto de esta agresión en su comportamiento.
Mensaje: Puede hallar una forma de “soltar" las distorsiones en su
funcionamiento que le impiden protegerse. Símbolos: Telas de araña:
distorsiones en cualquier sentido o en los sistemas de pensamientos y
creencias. El monstruo: cualquier agresor/a - puede ser el padre o la madre,
un/a hermano/a, quien le cuida, un/a pariente. Quitar las telas de araña:
cualquier técnica que aclara las distorsiones. Ver las escenas en su mente y
ponerlas en palabras: el desafío de trasladar el trauma del lado derecho al
lado izquierdo del cerebro y narrar el trauma. Los elementos del cuento que
se puede cambiar: El sexo del/de la niño/a; al monstruo se le puede dar un
sexo en lugar de que sea “eso”; los tipos de cosas que el monstruo le hace
al/a la niño/a; si quien escucha es un/a adulto/a entonces cambie el cuento
para que se adecúe más a su vida.
14. Disgustos en el cole.
(Para Niños/as de 8 a 12 años y adolescentes de 12 a 14 años de
edad)
Los rayos de sol entraban a la clase por la ventana, dándole
calor. Corrían alegremente asomándose a casi todos los
rincones de la sala. Saltaban de un mueble a otro y festejaban
con el danzante polvo de tiza junto a la pizarra. No llegaban, sin
embargo, al sitio en el que estaba sentada. Había ocupado la
última silla. No recuerdo qué clase era. Apretaba nerviosamente
el bolígrafo en mi pequeña mano, cuya tinta azul se paseaba
tímidamente por la hoja del cuaderno creando diferentes
formas – pero estaba claro que no eran letras ni números.
No entiendo por qué mis amigas han dejado de jugar
conmigo y dicen cosas tan desagradables sobre mí. Yo
siempre fui amable con ellas. – pensé.
No me preocupaba eso hasta el momento en que Amanda,
con la que me encontraba siempre después del colegio, me
dijo que ya no quiere jugar conmigo, puesto que debido a mi
comportamiento, papá se marchó de casa. Sabía, que eso
no era verdad, y, sin embargo, daba vueltas sobre ello esta
mañana. Un minuto después la voz de la profesora me sacó de
mis pensamientos diciendo: Queridos niños, como resumen
de nuestro tema su tarea será crear un Código del alumno
del buen compañero. Los dividiré en grupos, en los que van a
trabajar.
Todos los niños con alegría y ganas se pusieron manos a la obra.
Cada uno de ellos tenía millones de ideas para la creación del
nuevo código. Yo, sin embargo, no lo entendía, para qué crear
un código con reglas de cómo es un buen compañero, si de
todas formas a nadie le caigo bien. Estaba sentada poniendo
malas caras y hacía comentarios malévolos sobre las ideas de
los demás. No pienso escribirlo, que lo hagan otros. – pensé.
Solamente esperaba a que se acabara la clase y así poder salir
del aula. Las niñas de mi grupo habían escrito ya casi todo el
código, pero a mí no me interesaba en absoluto. No quería
hablar con ellas, porque no me caían bien.
Valeria, ¿Por qué no estás trabajando con tus compañeras?-
preguntó la maestra… porque ellas no me dejan. – tartamudee
entre dientes. – ¡No voy a escribir con ellas este código!
La maestra negó con la cabeza y añadió enfadada: No sé qué
está pasando contigo últimamente Valeria. No trabajas con tus
compañeros en clase, no hablas con nadie y a menudo estás
triste. Creo que tengo hablar con tus padres.
No tiene usted que hablar con mis padres. No pasa nada, sólo
que a veces me duele la barriga, pero mamá me da una medicina
para eso. – añadí de manera algo más amable.
La maestra me miró sospechosamente por encima de sus
gafas, como si no se creyera mi mentira, por lo que dije: Papá
está muy atareado por trabajo y se fue, por motivos de trabajo,
al extranjero, y a mamá le duele a menudo la cabeza después
del trabajo y no hay necesidad de preocuparla.
Todo va bien. – anuncié sonriente.
Giré la cabeza al otro lado porque de repente mis ojos se
llenaron de lágrimas, pero aguante sin llorar hasta final de la
clase. Cuando sonó la campana para anunciar el final de la clase
sentí un gran alivio. Por fin puedo irme a casa. Con prisa recogí
mis libros y lapiceros, y los metí en mi mochila. Cuando salí
Amanda, que estaba al lado de la puerta, se me acercó.
¿Valeria, qué hiciste que tu papá te dejó de querer? – me
pregunto. ¡Nada! Mi papá me sigue queriendo y no sé por qué
estás contando tonterías – no quería escuchar tapé mis orejas y
empecé a cantar – ¡lalalalalalala!
Ella sin embargo, no se alejó e ignorando el hecho de que yo
tapaba fuertemente mis orejas continuó: Pero si tú misma has
contado que ya no vive con ustedes y que solo a veces les hace
visitas como mi tía Juanita. Seguramente te has comportado
muy mal. No me extraña que ahora nadie quiera jugar contigo.
se río a carcajadas mientras dio la vuelta y se dirigió hacia
la puerta grande de la salida del cole. Destapé mis orejas y grite
tan fuerte que me pareció que se oía por toda la escuela: ¡Eres
tonta!
Amanda giró hacia mí y me miró sorprendida. Corrí hacia
ella y agarré con fuerza su mochila, para que finalmente se
cayera.
¡Lo tienes merecido! ¡Siempre supe que eras una lloricona!
– añadí viendo que Amanda estaba a punto de llorar.
Tenía la esperanza de que me sentiría mejor después de
descargar toda mi frustración, mi rabia y mi tristeza sobre mi
compañera, pero me equivoqué. Me sentí todavía más triste.
Pensé: - Pero si Amanda hasta hace poco era mi mejor amiga.
¿Por qué ahora nos peleamos tanto? Di media vuelta y cuando
ya nadie estaba a mi lado, unas pequeñas lágrimas
aparecieron en mis ojos. Cuando iba andando por la calle el sol
brillaba mandando sus rayos calentitos, pero eso no me ayudó
a mejorar mi malestar. Así otra vez más volvía del colegio triste
y llorando silenciosamente para que no me viera nadie. Mientras
andaba, vi a Albertito. Su compañía pronto me quitará mi
malestar – pensé. Sequé mis mejillas llenas de lágrimas y me
acerqué hacia mi amigo. ¡Hola Albertito! – grité con toda la
alegría que era capaz de expresar en ese momento. ¡Valeria! Me
alegro de verte – dijo mandándome una amplia sonrisa
mientras movía sus grandes orejas. Para qué necesito otros
compañeros si tengo un amigo tan maravilloso como Albertito.
– pensé.
¿Me acompañas hacia mi casa?
¡Claro que sí! ¿Pero Valeria qué te pasa? Se nota que has llorado
hace poco.
Estaba claro que Albertito era un elefantito demasiado listo
como para ocultarle algo. Verás -suspiré fuertemente- mis
compañeras no quieren jugar conmigo y encima me peleé con
Amanda. Dicen que mi papá se marchó de casa por mi culpa y
que no quieren pasar tiempo con alguien como yo. ¿Tú también
piensas así? ¡Valeria, tonta! ¿Cómo puedes pensar así? Pero si tú
sabes perfectamente que no es culpa tuya. Yo te adoro más que
nadie y nada podrá cambiar eso, mientras lo decía, estiró su
larga trompa para atraerme hacia él y envolverme con sus
orejas, como tenía costumbre. Le adoro porque siempre es
atento y también, porque sabe cómo ponerme de buen humor
rápidamente.
Me despedí de mi amigo y entré a casa, corrí hacia mamá y la
abracé muy fuerte. No le dije nada sobre mis penas, tal vez,
porque en ese momento no pensé en lo que me preocupaba
antes de mi encuentro con Albertito. Fui a mi habitación para
hacer los deberes que mandó la maestra y me recordé que no
había terminado de escribir el código del alumno, entonces otra
vez sentí pena y tristeza por no tener amigos. Me sentí mal,
pero, en ese preciso momento sentí un fresco olor a flores y oí
el agradable y suave aleteo de unas alas de mariposa. Ese era mi
amigo Timoteo que vino a verme. Él siempre sabía cuándo le
necesitaba… Bienvenido Timoteo. Buenas tardes Valeria. ¿Por
qué veo esa carita tan triste? Ya te he dicho en varias ocasiones
que una osita tan hermosa como una flor no debería
preocuparse por nada. – intentaba consolarme Timoteo.
No sé qué hacer. Mis compañeros del cole se ríen de mí y me
fastidian desde que papá no vive con nosotras. Dicen que fue
por mi culpa y por eso ya no les caigo bien. Y la maestra también
dice que me comporto muy mal. – le dije desamparada.
Querida Valeria, eres una niña que sabe mucho y comprende
que todo lo que dicen esos niños no es verdad. – Sonrió y añadió
con tranquilidad – ¿Y la maestra me parece que tiene la razón,
verdad mi pequeño osito? – me miró Timoteo. No quiero que me
molesten – dije con firmeza y sentí rencor hacia mis compañeros
del cole – Creo que en realidad me comporté como una
niña traviesa. – cuando dije estas palabras sentí que eran
verdaderas.
Tiene que ser difícil vivir sin papá y sin amigas…yo me sentiría
solo…pero si estuviera en tu lugar intentaría hablar con tus
amigas y pediría disculpas a Amanda por tus hechos
malvados. Tienes que explicar cómo te duelen sus comentarios
sobre tu familia y, sobre todo sobre tu persona. Invita a esas
niñas a casa para comer galletas, o propón una salida al
parque con tu papá para tomar helados e ir a los columpios.
Las niñas entonces, verán que tu papá te quiere mucho y que tú
eres su querida hijita. Comprenderán que no tienen ninguna
razón para alejarse de ti porque tú, al igual que antes, eres una
niña agradable y muy atenta. Pero intenta dejar esos
comportamientos malévolos y no molestes a otros niños. –
añadió con su cara seria Timoteo moviendo su dedo hacia mí –
explica bien a tus compañeros – siguió – que desde que tus
padres se separaron ya no discuten tanto y te dedican más
tiempo. Diles que también necesitas una amiga para compartir
tus preocupaciones – me sonrió con tanta comprensión que
sentí alivio – tienes que recordar Valeria que tus compañeras no
tienen ni idea lo que significa un divorcio de los padres y
tampoco que esto no es culpa de los niños.
Tengo miedo Timoteo, que Amanda y otras niñas no me
comprendan – dije triste. Pero si no lo intentas nunca sabrás que
ocurriría – Timoteo movió la cabeza como un viejo sabio. Sigue
mi consejo y verás cómo tu situación en el cole mejorará. Pero
tienes que recordar que nunca estás sola. Sin embargo, tienes
unos maravillosos padres que te quieren con todo su corazón,
también a Albertito y a mí. Gracias. Tú siempre sabes cómo
ayudarme. – dije alegremente.
Timoteo, con orgullo, se puso sus lentes y su sombrero y se
despidió de mí, acto seguido, se fue aleteando con suavidad sus
maravillosas alas llenas de colores. Ese día me acosté en mi
camita muy cansada, pero dentro de ella me siento tan bien y
tan segura. Me envolví en mi suave mantita como una pelusa y
me dejé llevar hacia un mundo de fantasía. Soñaba solo sobre
cosas agradables y por la mañana me desperté feliz y
descansada.
En el colegio hablé con Amanda y otras compañeras y las
invité a jugar juntas el sábado próximo. Me sorprendió que las
niñas me dijeran que sí y luego me preguntaron qué es
exactamente un divorcio entre los padres. Yo se los expliqué lo
mejor que pude. Amanda me pidió disculpas por su
comportamiento y siguió como mi compañera hasta final del
curso. Yo también pedí disculpas a todas las compañeras
con quienes me había portado mal y también a mi maestra por
mi mal comportamiento en la clase. Y una vez, los consejos de
Timoteo habían funcionado.14 (Lewicka-Zelent, Agnieszka. 2015)

14
El/Los problema/s que aborda: cuando el niño/a se porta mal en el colegio
por el divorcio de sus padres. Los elementos del cuento que se puede
cambiar: el nombre de la niña y el amiguito. Mensaje: aunque los padres de
un niño/a se estén divorciando siempre habrá gente que la quiera y la
entienda, los padres no dejan de querer a sus hijos aunque se estén
divorciando.
15. Cuando los padres siempre discuten.
(Niños/as de 5 a 12 años y adolescentes de 12 años a 16 años de
edad)
Llegó el otoño. El verde de los árboles y la hierba dejaba
paso a otros colores, transformando un paisaje monótono
en una obra de arte como de un pintor. Me gustaba esta
época del año porque salía con mis padres a pasear por un
cercano camino donde crecían lindos robles. De cada paseo
traía diferentes tesoros, que luego me recordaban todos los
momentos alegres. A veces, traía un ramo de hojas coloridas y
en otras algunas semillas de árboles.
Como una osita panda pequeña (acabo de cumplir 6 años)
sentía que algo estaba cambiando en mi familia. Mis padres
cada vez tenían menos tiempo para mí. Los paseos en familia
muy a menudo se convertían en paseos solo con mamá y
mientras andábamos yo le contaba como pasé el día con todo
detalle. Justo ahora empecé a ir al cole, para mí era un nuevo
reto – nuevos amigos, nuevas cosas que aprender. Por
desgracia mi mamá respondía a mis preguntas con pocas
ganas, a menudo se limitaba a asentir con la cabeza mirando
al vacío. Papá cada vez volvía más tarde a casa. Eso lo
comprendía, como era un excelente médico le necesitaban en
el hospital, pero yo echaba de menos esas tardes que
pasábamos juntos sin hacer nada.
Ese día cuando volvimos a casa con mi mami, empezamos a
preparar mi mochila para el día siguiente del cole. Entonces nos
dimos cuenta de que no cerré bien el frasco de pintura rosa y se
me manchó mi mandil. Me sentí avergonzada. Sentí tristeza y
mis ojos se llenaron de lágrimas.
Escarlet, cariño, no te preocupes. Déjame el mandil y yo lo lavo
rápido y mañana antes de que te levantes estará seco. – dijo
mamá con voz tranquila.
Ni siquiera me di cuenta cuando papá entró en la habitación.
¡Escarlet, otra vez no has cerrado bien las pinturas! – Dijo
enfadado - ¿Cuántas veces tengo que repetírtelo? ¡Todo lo haces
mal! – gritó.
¡Pero Zenón! ¡Qué está pasando! – gritó mamá. ¡Esto le puede
pasar a cualquiera y no puede ser un motivo para que le grites
a Escarlet! – dijo mirándome.
Tú siempre la consientes en todo. De esta manera nunca
aprenderá nada. Debería ir mañana al cole con el mandil
manchado, así aprendería algo, contestó enfadado.
Ya no oí, lo que contesto mamá. Tenía la sensación de quedarme
sorda. Deje de sentir la vergüenza que me invadió al principio.
Solo sentía que mis lágrimas, como unos arroyos corrían por mis
mejillas. ¡Ya estaba harta! Esa no era la primera vez.
Últimamente muchas de las conversaciones de mis padres
terminaban de esta misma manera. Quería hacer algo, gritarles
que no lo aguanto más. El enfado se mezclaba con la rabia.
¡No sabía cómo ayudarles! Me sentí tan impotente. Tenía
tantas ganas de decirles algo: Paren... dije en susurro, pero
nadie me oyó – Paren... dije con un poco más de
firmeza…pero nada – ¡Paren! – grité con toda la fuerza que
tenía en la garganta y salí corriendo de la habitación.
Corrí tan rápido como me permitían mis piernas para escaparme
de mis padres. No podía aguantar más, ese ambiente en mí
casa y tampoco podía comprender por qué mis padres de
repente no pueden entenderse. Mientras estaba pensando
vi a lo lejos unas alas de color azul. Enseguida entendí que
era mi amigo Timoteo que como siempre viene a ayudarme
cuando estoy triste. Hola Escarlet. – empezó Andrés. Sabes qué,
como tu amigo siempre te observo, a ti y a tu familia. Y desde
hace unos meses, lo que veo con mis gafas empieza a
preocuparme. Tus padres cada vez discuten más delante de ti.
Eso me preocupa. ¿Cómo te sientes con esto? Andrés, tengo
mucho miedo, qué va ser de mí. Pienso mucho en eso, pero en
mi cabeza en vez de respuestas encuentro cada vez más
preguntas. ¿Y si ya no me quieren? ¿Cómo puedo ayudarles?-
solté sin coger aire.
A ver, no sé cómo será tu familia en el futuro, pero tienes que
saber que todo lo que está pasando entre los adultos no
cambia en absoluto sus sentimientos hacia ti – siguen
queriéndote mucho. – dijo poniendo énfasis en cada palabra.
A veces, ocurre que los padres no se ponen de acuerdo y
entonces discuten, pero eso no es tu culpa y tampoco tú les
puedes ayudar. En algunas cosas, ellos mismos tienen que
encontrar las soluciones. En vez de ponerte nerviosa y llorar por
esa situación que no puedes cambiar, te puedes comportar de
otra manera. ¿Qué piensas, qué podrías hacer en esta situación?
– preguntó mirándome con atención. Creo, que mientras ellos
discuten yo podría ir a mi habitación, o salir al jardín, dejándoles
espacio para que hablen y solucionen sus problemas. – propuse
tímidamente. – Creo que, también podría intentar ponerme
menos nerviosa en estas situaciones. – contesté poco
convencida.
Estoy muy orgulloso de ti, Escarlet. Tus ideas son muy buenas y
muy maduras. No te puedo prometer que la situación en tu casa
no te entristecerá, pero te puedo confirmar que tus propuestas
dan a tus padres la oportunidad de hablar entre ellos, y a ti, el
tiempo para tranquilizarte – explicó. Merece la pena intentarlo.
Ahora estoy más tranquilo por ti… Entonces decidí volver a casa
para ver si mis padres habían hecho las paces. Tampoco quería
que se preocupasen por mí.
Cuando entré, en la casa reinaba el silencio. Encontré a mamá
en la cocina, que era el sitio preferido de cada uno de nuestra
familia. Lo asociaba con un ambiente de familia, me traía
recuerdos de cuando comíamos juntos y esas interminables
conversaciones. Siempre me ha gustado estar en la cocina, por
los olores de la comida y los queques que prepara mi mamá.
Hablé un ratito con mamá que me explicó que papá tenía que
volver al hospital por una urgencia. Como una sorpresa para
papá propuse que preparemos unas galletitas de chocolate, sus
preferidas. Lo hice también, para distraer a mamá porque
sus ojos parecían muy tristes. Sinceramente no me esperaba
disfrutar tanto haciendo las galletas juntas. Yo inventaba
diferentes formas para nuestras galletas y me imaginaba su rico
sabor y la alegría de papá cuando vuelva del trabajo. Mamá me
sonreía pero sus ojos seguían tristes. Cuando metimos las
galletas al horno, mamá dijo que quería contarme algo. Me
sorprendí pero también sentí inquietud. Mamá no sabía bien
cómo contármelo, así que le pregunté: ¿Mamá, ha pasado algo?
Escarlet, papá vuelve a casa por la noche, muy tarde, por eso
quería hablar contigo. – dijo con una voz tranquila – Creo que
ya eres una niña mayor y sobre todo que ya sabes mucho,
por eso me parece que vas a entender – hizo una pausa y me
miró con tristeza. Sabes que papá y yo siempre te vamos a
querer mucho. Como te has dado cuenta, últimamente tenemos
algunos problemas. A menudo discutimos o no nos hablamos…
– trajo tres moldes de galletas que estaban en la mesa – Papá y
yo somos como estos moldes estamos juntos uno al lado del
otro. Por desgracia, a veces nosotros, los mayores dejamos de
entendernos y querernos y entonces, seguimos como amigos.
Continuamos pasando tiempo juntos, hablando, intentamos
comprendernos y confiar el uno en el otro. La amistad tiene
muchísimo valor en la vida, Escarlet. Ahora mismo tu papá y yo
estamos en una situación parecida a esta. – Mamá alejó los
moldes.
Me di cuenta que mamá iba a decir algo más, entonces, con un
movimiento brusco tiré con la mano los moldes que colocó ella
y me fui corriendo a mi habitación. Es cierto que a Timoteo, le
prometí que me iba a comportar de diferente manera, sin
ponerme nerviosa, pero cómo, después de todo lo que me
contó mamá. A menos que no sé comportarme como una niña
mayor. – estaba pensando todo el rato.
Mamá sin saber cómo reaccionar en esta situación corrió detrás
de mí. Pero cerré de golpe la puerta de mi habitación para
impedir que entrase. Hundí mi cara en la almohada y empecé a
llorar. Mamá no sabía qué hacer, unos minutos más tarde
vinieron mis padres. Se sentaron encima de mi cama, muy
cerquita de mí. Primera habló mamá: Escarlet, el amor entre tu
padre y yo ha desaparecido, por eso tantas veces hablamos
entre nosotros con falta de cariño. Esta situación pone triste
a todos. Ahora estamos intentando ponernos de acuerdo y
arreglar nuestros asuntos de tal manera para mejorar el
ambiente de la casa, pero eso necesita el tiempo. Muchas
veces, muy enfadados decimos el uno al otro algunas cosas
feas, inconscientes de que hacemos daño al otro y sé que a ti
también. Decimos esas cosas pero eso no quiere decir que lo
estamos pensando. Está claro, que a nuestra familia le esperan
grandes cambios pero una cosa no cambiará nunca, nuestro
amor hacia ti – te queremos mucho – y vamos a intentar
arreglar las cosas de alguna manera posible para que no te
preocupes tanto. Mamá se acercó a mí y me abrazó muy fuerte.
Hijita, – dijo papá – como ha dicho mamá, vamos a seguir
pasando mucho tiempo juntos.
Vamos a seguir paseando, tomando helado, seguiré
recogiéndote del cole e intentaré estar siempre a tu lado
cuando me necesites. Y recuerda lo más importante: Mamá y
yo siempre te amaremos y esto no cambiará nunca. Añadió
abrazándome muy fuerte por otro lado.
Paso un rato largo pero nosotros seguimos abrazándonos. No
sabía bien qué pensar sobre todo esto, entonces decidí pensar
solo en tres cosas: no estoy sola, mis padres me aman y en esta
situación nueva encontrarán una solución buena para todos.15
(Lewicka-Zelent, Agnieszka. 2015)

15
El/Los problema/s que aborda: cuando un niño/a ve a sus padres pelear
y se confunde Mensaje: todo tiene solución al final, y los problemas de los
padres solo lo pueden resolver ellos, los niños/as no tienen ninguna
responsabilidad sobre esos problemas. Los elementos del cuento que se
puede cambiar: el nombre de la niña, su sexo y edad.
16. Paula se entera de que sus padres decidieron divorciarse.
(Niños/as de 5 a 12 años y adolescentes de 12 años a 16 años de
edad)
El principio de este mes de otoño era especialmente bonito
y bueno. Cuando me desperté aquel día, sobre el cual te quiero
hablar, el azul del cielo no estaba cubierto por ninguna nube. El
sol calentaba vagamente, sus rayos hacían brillar las gotas del
rocío en las otoñales flores de nuestro jardín. El viento cálido
arrojaba sobre la hierba las primeras hojas doradas del
castaño que, cayendo, bailaban con hermosura en el viento.
Enfrente de la casa, el jardín estaba incendiado por los
colores: rojo, amarillo, verde, naranja y el viento acuñaba con
suavidad las ramas de los árboles frutales. Detrás del viejo roble
se halla un camino hacia una pequeña casita de madera de color
amarillo. Era muy humilde, pero tenía su encanto. Precisamente
en esta pequeña y acogedora casita vivía mi familia –
desgraciadamente ya no completa…
Mis padres llevaban una vida tranquila y yo era feliz, me sentía
querida. Me gustaba mirar cuando mi madre abrazaba a mi
padre, como se reían y hablaban con ternura. Siempre hacían
todo junto. Me encantaba cuando mi padre obsequiaba a mi
madre con flores y regalos.
Todas las mañanas nos sentábamos a desayunar juntos después
de lo cual papá abrazaba y besaba a mamá… a mí, me
acariciaba la oreja y decía – Paula pórtate bien, estudia mucho y
haz caso a mamá. A menudo íbamos al parque y después nos
tomábamos helados de frutilla, nuestros preferidos.
Lo que más me gustaba era pasar tiempo en mi habitación
que era muy grande y luminosa, dominada por el color rosa
pálido. La ventana estaba invadida por los rayos del sol, los
cuales, al reflejarse en los diamantes de la pantalla de la
lámpara, iluminaban miles de colores en las paredes en un
movimiento parecido al baile. En el suelo se extendía una
enorme alfombra tan mullida que parecía un papá oso
durmiendo la siesta.
En este precioso día de otoño no había señales de que dentro
de poco pasaría algo malo. Como siempre, mi mamá vino a
recogerme al colegio, pero esta vez estaba muy nerviosa y
con la cara de haber llorado y me dijo - ¡Paula, ve rápido a
cambiarte los zapatos que nos vamos!
¿Mamá, que ha pasado? ¿Por qué lloras? – pregunté preocupada.
Cariño, simplemente me duele la cabeza – enseguida respondió
mi madre. ¿Entonces por qué estás tan triste? ¡Paula, deja de
hacerme preguntas y entra rápido al auto!- respondió nerviosa.
No entendía nada, pero presentía que había pasado algo
horrible. Me sentía aterrada. Durante todo el camino hacia
casa estaba observando a mi madre, ella de vez en cuando se
sorbía los mocos, pero no estaba resfriada. Estaba llorando.
Quise consolarla de alguna manera entonces, le pregunté si le
podía contar cómo me ha ido hoy en el cole. Me contestó
nerviosa que mientras conducía no debía molestarla. Eso me
preocupo aún más. No entendía nada de lo que estaba
pasando, pero si todos los días mi mamá me preguntaba por
el cole. Solía hacerme preguntas: ¿Con quién has jugado? ¿Qué
has hecho hoy? ¿Han salido con la clase a pasear? ¿Comieron
algo? ¿Tienes alguna nueva tarea?
Salí del auto muy triste y, sin entender lo que estaba ocurriendo
me fui directa a mi cuarto. Mamá se quedó en la cocina y se puso
a cocinar. Me sentía incapaz de hacer cualquier cosa, ni siquiera
estudiar o jugar. Tumbada en la cama miraba por la ventana.
Pasó un rato y se escuchó el ruido del motor del auto de papá.
Cogí los dibujos que hice en el colegio y salí corriendo de la
habitación para poder enseñárselos a mis padres. Pero cuando
me asomé a la escalera, me di cuenta de que mis padres
estaban discutiendo. Me sentí invadida por la tristeza. No me
gusta nada cuando mis padres se gritan. Muy nerviosa bajé
rápidamente las escaleras y empecé a enseñarles mis dibujos,
con la intención de que cambiasen de tema.
Papá muy nervioso me gritó - ¡Muy bonitos los dibujos, pero
no es el momento!, ¡Estoy hablando con tu madre!, Tú no estás
hablando – dije tímidamente en voz baja pero después con más
fuerza añadí: ¡Estás discutiendo! ¡Siempre están discutiendo, ya
no me quieren! Me tapé los oídos y empecé a llorar. A pesar de
los oídos tapados escuche la voz de mamá que me decía: Paula,
cariño, claro que te querremos y siempre te vamos a querer.
Quite las manos de las orejas y pregunté enfadada: ¿Qué
significa el divorcio? ¿Dónde has oído esta palabra?- me
pregunto papá todavía muy nervioso. Tú has dicho que querías
el divorcio, lo he oído todo.
Te lo explico luego pero ahora quiero terminar de hablar con
mamá. Vete a jugar al jardín. No reconocía a mi papá. Era tan
frío y distante. Salí de casa y me senté en las escaleras.
Estaba muy triste y no me sentía querida. Hasta nuestro
precioso jardín pintado de otoño ya no me parecía gran cosa.
Mis ojos se llenaron de lágrimas… Y entonces pensé en
Osvaldo, él siempre sabía que hacer frente a un problema. Entré
en el jardín, por donde estaba paseando mi sabio amigo.
Cuando le vi, me acerqué corriendo hacia él y le dije con una voz
muy triste: Osvaldo, querido amigo, ha pasado algo terrible. -
casi no pude aguantar las lágrimas.
Paula, ¿Qué ha pasado? – preguntó. Yo…, yo… – no pude decir
ni una palabra- no entiendo nada… Mi mamá estaba llorando.
No sé si le dolía la tripa, pero creo que no, porque hasta
cuándo se encuentra mal siempre está cariñosa y habla
conmigo. Pero hoy no quiso hablar conmigo, solo estaba
llorando. Papá tuvo una discusión muy fuerte con ella y habló de
algún divorcio. ¿Por qué nada es tan fácil como antes? – Se lo
conté todo muy rápido, sin pausa - ¡Me siento muy mal por todo
esto, no quiero que sea así! - grité - Cuando estoy sola con mamá
o con papá todo es tan bonito, pero cuando estamos todos
juntos cambia todo, mis padres discuten o no se hablan.
Osvaldo me escuchó con atención y cuando terminé dijo muy
seriamente: Verás Paula, tus padres a pesar de que discuten
entre ellos, te quieren muchísimo. Hasta cuando están tristes o
preocupados, también te quieren mucho. No lo olvides.
Osvaldo, ¿Por qué los padres de mi amiga Inés no discuten
nunca, y los míos discuten cada vez más? Tal vez sus padres se
llevan mejor por tener más cosas en común. - respondió Paula
muy pensativa. ¿Y qué significa un divorcio? – pregunté. Es una
pregunta muy difícil Paula. Un divorcio significa, que tus padres
han decidido dejar de vivir juntos, porque ya no se llevan bien,
pero eso no significa que no puedan tener una relación
amistosa.
Me quedé de piedra. No era capaz de decir ni una sola palabra.
Lo único que pensé era: ¿Cómo qué vamos a vivir separados?
¿Quién? ¿Cuándo? Y no sé cuánto tiempo me quede así, al final
pregunté: ¿Osvaldo, se divorciaran también de mí? No Paula, de
ti no se divorciaran nunca, tus padres te quieren demasiado. El
padre que se muda de casa, normalmente viene de visita para
poder pasar tiempo con sus hijos.
No pude hacer nada con todo lo que sentía. Estaba triste,
aterrorizada y enfadada. Las lágrimas se me caían como ríos.
Entonces, oí como me llamaba mi mamá. ¡Ya voy mamá! – grité.
Ve Paula y pide a tus papás que te lo expliquen todo - dijo
Osvaldo.
Entré en casa muy triste y con la cabeza agachada. ¿Paula, qué
pasa? – pregunto mi mamá cuando me vio.
Ven aquí y hablamos. Siéntate sobre mis rodillas – dijo papá
y cuando me senté, me abrazó tan fuerte, como si quisiera
decirme con esto, que soy su mayor tesoro.
Paula – dijo papá – hemos decidido juntos con mamá, que
nos vamos a separar y que viviremos en casas distintas. Yo
me mudaré a una casa cerca de aquí y cuando quieras podrás
visitarme. Y los fines de semana, como siempre, te voy a llevar a
tomar tus helados favoritos. - Sonrío tristemente, y sus ojos se
llenaron de lágrimas - También, de vez en cuando, te recogeré
del colegio, acordándolo antes con mamá. Todas las fiestas
las pasaremos juntos, te lo prometo Paula - papá volvió a
abrazarme con mucha fuerza y me besó tiernamente.
¿Papi, pero por qué te tienes que ir? ¡Yo no quiero! ¡No quiero!-
todo mi mundo se cayó de golpe. Paula, te prometo que
siempre estaré contigo, cuando me necesites ¿Me oyes hijita?
Ahora todos estaban llorando. Mami, ven aquí y abrázame – le
pedí entre lágrimas. Mi querida Paula, será tal y como lo dice
papá. No te preocupes tanto. Todo irá bien. Ya no digas más,
solo abrázame.- otra vez le pedí.16 (Lewicka-Zelent, Agnieszka.
2015)

16
El/Los problema/s que aborda: la confusión de los niños/as cuando sus
padres se están por divorciar. Mensaje: los padres aunque se divorcien, no
dejan de querer a los hijos. Los elementos del cuento que se puede cambiar:
el sexo y el nombre de la niña.
BIBLIOGRAFIA
ž Andrade, Richard. Criminología. Primera edición. J V
editora. Bolivia. 2012.
ž Alvarez, M. y Bisquerra, R. Manual de orientación y tutoría.
Barcelona. 2006.
ž Arce, Martha. "Con la Salud sí se Juega" Manual para
talleres de capacitación. Asociación Kallpa, Lima, Perú
2003.
ž Alcaraz, Delio. Valores y virtudes. Editorial Educación y
Cultura. Bolivia. 2010.
ž Ballivián Pol, Franz. Neuro Musicoterapia, 75 preguntas y
respuestas sobre la influencia del sonido, la música y la
musicoterapia en el cerebro humano. Subjetiva Editorial.
Bolivia. 2017.
ž Ballivián Pol, Franz. Nutrición Sana. SagaCom. Bolivia.
2016.
ž Bisquerra, R. Educación Emocional y Bienestar. Barcelona.
Praxis. 2000.
ž Brazelton, T Berry. Su hijo, Momentos claves en su
desarrollo desde el periodo prenatal hasta los seis años. A
Merloyd Lawrence Book. UUEE. 1994.
ž Campos, Ana Lucia. Los aportes de la neurociencia a la
atención y educación de la primera infancia. Cerebrum
ediciones. Bolivia. 2014.
ž Campos, Gisela; Borellas, Mónica y Vela, Mónica.
Previniendo el abuso sexual. Programa para niños y niñas
en edad pre-escolar. El impresor S.r.l. La Paz - Bolivia. 2003.
ž Campos, Valeria. Apuntes de escuela de padres.
Defensoría Cochabamba - Bolivia. 2017.
ž Colom, R. Psicología de las diferencias individuales. Teoría
y práctica. España. 1998.
ž Caruana, Agustin. Aplicaciones educativas de la psicología
positiva. HISPANIA. España. 2010.
ž Carrobles, Jose Antonio. Escuela de padres, guía práctica.
para evitar problemas de conducta y mejorar el desarrollo
infantil. LABEL S.A. Madrid – España. 2002.
ž Dauling, A. Dinámica de grupos. Ed. Anaya. Madrid. 1986.
ž Demory, B. Cómo dirigir y animar las reuniones de trabajo.
Ed. Deusto. Bilbao. 1988
ž Escartim, Maggie. Quien soy yo modulo I, II, III. Programa
de prevención del abuso sexual a menores. Artes gráficas
silva. La Paz- Bolivia. 2001.
ž Elías, Maurice. Educar con inteligencia emocional. Plaza &
Janés Editores, S.A. 1999.
ž Edwards, Marta. Guía para la familia. La mandrágora Ltda.
Santiago - chile. 2010.
ž Encinas, José Luis. ¡Prohibido Pegar! Ed. Radda Barrer
Ayni. Lima, Perú 1994.
ž Faure, Jean-Philippe. Educar sin castigos ni recompensas.
Grupo Editorial Lumen. Buenos Aires, Argentina – Mexico.
2007.
ž Fernández, Enrique. Emociones positivas, psicología
positiva y bienestar. UNED. 2005.
ž Gottman John con De Claire Joan "Cómo desarrollar la
inteligencia emocional de sus hijos". Buenos Aires,
Argentina 1997.
ž Guía de Capacitación "Educación en Valores para la
prevención frente a las drogas desde la primera infancia"
Lima, Perú SUMBI. 2002.
ž Gardner, H. Inteligencias múltiples. Ediciones Paidós
Ibérica. Barcelona. (1998)
ž Goleman, D. La inteligencia emocional. Kairos. Barcelona.
1997.
ž Goleman, D. La práctica de la inteligencia emocional.
Kairos. Barcelona. 1999.
ž Goldberg, Beatriz. Tuyos, míos y nuestros. Como rearmar
y disfrutar la familia después del divorcio. Ediciones
Lumen. Buenos aires – argentina, Mexico. 2004.
ž Goldberg, Beatriz. Como estimular al adolescente de hoy.
Ediciones Lumen. Buenos aires – argentina, Mexico. 2007.
ž Greenberg, L. y Pavio, S. Trabajar con las emociones.
Ediciones Paidós Ibérica, S.A. Barcelona. 2000.
ž Hernandez, Santos. La Psicología positiva. Universidad de
Zaragoza. España. 2014.
ž Jeffers, Susan. Cómo relacionarse sin problemas. Editorial
Planeta, S.A. 1998.
ž Kaufman, Gershen. Como hablar de autoestima a los
niños. Selector Actualidad Editorial. México. 1990.
ž Jaksa, Peter. 25 errores que cometen los padres. Amat
editorial. España. 2011.
ž Launer, Vivian. Coaching un camino hacia nuestros éxitos,
Ediciones Piramide. 2008.
ž Ley del código niño, niña y adolescente. Nro 2026. Estado
plurinacional de Bolivia. 1999.
ž Ley integral de prevención y atención a niños, niñas y
adolescentes contra la violencia sexual. Nro 443.
Cochabamba – Bolivia. Estado plurinacional de Bolivia.
2014.
ž Ley integral para garantizar a las mujeres una vida libre de
violencia. Nro. 348. Estado plurinacional de Bolivia. 2013.
ž Lopez Jordan, Maria elena. Hijos felices. Lexus Editores.
España. 2007.
ž López, María Luisa. Educación afectivo-sexual. Terapias y
talleres interdisciplinarios para trabajar en grupo.
Editoriales paulinas. Madrid - España. 1995.
ž Losada, Luz Stella. Ponce De León, Pilar y De Angulo, José
Miguel. la prevención de las agresiones sexuales contra
niños, niñas y adolescentes. Centro Una Brisa de
Esperanza y Wiñay Pacha. 2010.
ž Phelan, T.W. Autoestima. Entendiendo y manejando las
críticas transiciones en la vida. 2005.
ž Millán Soberanes, Juan Francisco. Violencia en la familia.
Offset Multicolor, S.A. de C.V. México. 2000.
ž Martin, Orlando y Madrid, Encarnación. Didáctica de la
educación sexual. Un enfoque de la sexualidad y el amor.
Grupo editorial Kipus. Cochabamba -Bolivia. 2006.
ž Martinez, Juan Antonio. Guía para desarrollar talleres de
orientación a padres y madres de familia. México. 2011.
ž Ministerio de relaciones exteriores. Vivir bien. Diplomacia
por la vida. Bolivia. 2010.
ž Muñoz, Cristina. Inteligencia emocional: el secreto para
una familia feliz. Comunidad de Madrid. España. 2007.
ž Naouri, A. Hijas y madres. Tusquets Editores. Barcelona.
España. 1999.
ž Naouri, A. Educar es frustrar; la permisividad sólo crea
tiranos. Tusquets Editores. Barcelona. España. 2005.
ž Nitsch, C. y Schelling, C. Límites a los niños. Cuándo y
cómo. Barcelona: Ediciones. Medici. 1998.
ž Ossandón, Valeria Arredondo. Guía Básica de Prevención
del Abuso Sexual Infantil. ONG Paicabí. 2002.
ž Kelly, JeffreyA. Entrenamiento de las habilidades sociales:
Guía práctica para intervenciones. Editorial Desclée de
Brouwer, S.A. Bilbao. 1994.
ž Quezada, Vanetza. Neno, Ricardo. Luzoro, Jorge. Abuso
sexual infantil. Como conversar con los niños. Primera
edición. Ediciones de la Universidad Internacional SEK
Internacional. Chile. 2006
ž Ramo, A. Sobreproteger a los hijos. Aplicaciones
didácticas. 2005.
ž Rosenberg, Marshall. Comunicación no violenta. Un
lenguaje de vida. Institute for Empowering
Communication. EEUU. 2010.
ž Urra, J. Excesiva permisividad convierte al niño en tirano.
Diario Sur Digital. 2005.
ž Unicef. Guía clínica. Atención de Niños, Niñas y
Adolescentes Menores de 15 años, Víctimas de Abuso
Sexual. Chile. 2011.
ž Schaefer, C.E. Cómo aplicar límites a los niños. 2005.
ž Sbandi, P. Psicología de grupos. Ed. Herder. Barcelona. .
1980
ž Schmill, Vidal. Disciplina Inteligente. México. 2015.
ž Siu, Priscila. Construyendo relaciones familiares con amor.
Costa Rica. 2008.
ž Seligman, Martin E.P. Niños optimistas. Editorial
DeBolsillo. España. 2005.
ž Sorribas, P. Cómo lograr una autoridad positiva. ¡En
carrera desde casa!. España. 2005.
BIBLIOGRAFIA
CUENTOS TERAPEÚTICOS
• Blanke Catriona. Dragon Dreaming - diseño de proyectos,
www.dragondreaming.org. 2016.
• Davis Nancy. Había una vez…, cuentos terapéuticos que
enseñan y sanan. 1996.
• López Montalbán, José María. El cuento terapéutico:
Revista: Innovación y experiencias educativas. 2009.
• Lewicka-Zelent Agnieszka. Cuentos terapéuticos para
niños cuyos padres se divorcian. Warszawa. 2015.
• UNICEF-República Dominicana; Cuentos, Fábulas,
Retahílas y Trabalenguas para Terapias Lúdicas. Un
programa para la recuperación psicoafectiva de niñas,
niños y adolescentes en situaciones de emergencia y
desastres., República Dominicana, 2010.
• West Janet. Terapia de juego centrada en el niño. Editorial
el manual moderno. México. 2000.