Está en la página 1de 1

El Deporte

Una vez había un niño que le gustaba el futbol, él era muy pobre que no tenía plata
para comprarse una pelota. Entonces él y sus amigos del barrio hicieron una pelota de
trapos, con la que jugaban todas las tardes después de venir de la escuela en una
canchita en el barrio donde vivía. Un día su madre se ahorró dinero para comprarle una
pelota para navidad, llego navidad y su mamá le dio su obsequio el niño muy contento lo
abrió y miro que era una pelota de futbol, el muy emocionado agradeció a su mamá.
Siempre llevaba la pelota a su escuela para jugar con sus amigos, era el niño más feliz
por tan grande regalo. Después de un tiempo el niño empezó a demostrar sus habilidades
en el futbol, jugaba muy bien en un equipo del barrio su madre lo acompañaba siempre le
dedicaba los goles.
Un día un señor vio como jugaba y le gusto, le invito a jugar en un equipo extranjero, el
muy emocionado acepto y se fue a MEXICO.
Jugaba muy bien empezó a ganar mucho dinero, y el envió dinero a su madre para que
se construya una casa y que no le falte nada, ayudaba a los niños del barrio.
Un día tenía que jugar contra Chile, todo empezó bien en el partido, hasta que en un
momento paso que se chocaron entre jugadores y se lesiono la pierna. Después de
tantos tratamientos no pudo jugar bien, el joven se sentía muy triste ya que no volvería a
jugar más, futbol, su madre con todo el cariño le ayuda a seguir adelante. Regreso a su
barrio donde abrió una escuela de futbol para ayudar a cumplir los sueños de los
niños pobres.
Los niños lo querían mucho y les gustaba aprender todo sobre el futbol y se hicieron
buenos jugadores como él.
Se sentía muy orgulloso, y los padres de los niños también, todos les agradecieron por su
gran corazón y su dedicación con los niños.
El joven siempre se sintió bien compartiendo sus experiencias.
Él le dijo gracias madre eres la mejor del mundo.