Está en la página 1de 3

Qué es Aborto:

Como aborto se denomina la interrupción del embarazo antes de la vigésima


tercera semana de gestación. Puede producirse por causas naturales, de
manera espontánea, o ser inducido deliberadamente. La palabra proviene
del latín abortus, que significa ‘privación del nacimiento’.

Por lo tanto, el aborto es la interrupción del desarrollo del embrión durante el embarazo,
cuando aún no ha alcanzado la madurez fetal, o capacidad suficiente para vivir por fuera
del útero.

Hiperémesis gravídica

Es la presencia de vómitos y náuseas intensos y persistentes durante el embarazo. Pueden llevar a


la deshidratación, pérdida de peso y desequilibrios electrolíticos.
Causas
La mayoría de las mujeres experimentan algo de náuseas o vómitos (náuseas del embarazo),
particularmente durante el primer trimestre del embarazo. Se cree que la causa de las náuseas y los
vómitos durante el embarazo es una elevación rápida de los niveles sanguíneos de una hormona
llamada gonadotropina coriónica humana (GCH). La placenta libera esta hormona.
Las mujeres con hiperémesis gravídica presentan vómitos y náuseas extremos durante el embarazo.
Esto puede provocar una pérdida de más del 5% del peso corporal. La afección puede suceder en
cualquier embarazo, pero es ligeramente más probable en caso de estar esperando gemelos (o más
bebés) o si tiene una mola hidatiforme.
Síntomas
Los síntomas de la hiperémesis gravídica son:

 Náuseas intensas y persistentes durante el embarazo

 Salivar mucho más de lo normal

 Pérdida de peso
 Deshidratación

 Mareos, debilidad, dolores de cabeza o desmayos


 Estreñimiento

Tratamiento de la hiperémesis gravídica


Sólo el médico sabe qué medicamentos pueden ayudar a la madre en esta enfermedad. Se
desaconseja la automedicación, y no se debe retrasar la consulta médica en las situaciones
más severas que hemos descrito antes.

Las náuseas y vómitos leves propios del embarazo no necesitan fármacos, es suficiente
con modificar la dieta, incluyendo más proteínas e hidratos de carbono (como
nueces, queso, galletas saladas, leche…). Lo mejor es comer en pequeñas cantidades y
varias veces al día. Evitar alimentos ricos en grasas o muy condimentados y beber mucha
agua son también medidas eficaces para combatirla estas molestias, así como evitar el
estrés durante el embarazo. Un remedio bastante efectivo son las infusiones
de jengibre, que alivian las náuseas y disminuyen el deseo de vomitar.

En el caso de la hiperemesis gravídica hay varios medicamentos que pueden ayudar a


minimizar los vómitos y estabilizar a la madre. Algunos son:

 Antihistamínicos: aparte de sus efectos para combatir la alergia, los


antihistamínicos son capaces de disminuir la excitación del centro del vómito en
el cerebro.
 Vitamina B6: alivia las náuseas y además se puede suministrar en inyección si
la madre vomita con tanta frecuencia que administrarla por vía oral no resulta
eficaz.
 Fenotiazina: es un medicamento del grupo de los antiepilépticos, que produce
una “relajación” del sistema nervioso, de manera que así se regula la
hiperexcitación del centro del vómito cerebral.
 Metoclopramida: tiene varios efectos en el tubo digestivo. Aumenta el tono
muscular del cardias en la unión esófago-estómago, relaja el píloro (que es el
esfínter entre el estómago y el intestino delgado), y aumenta la cinética gástrica.
Como incrementa la velocidad a la que se vacía el estómago, desaparece la
posibilidad de vomitar.
 Antiácidos: eliminan el ácido que segrega el estómago. No solucionan los
vómitos, pero alivian el ardor que siente la madre entre uno y otro, y pueden
evitar las náuseas.
 . Acciones de enfermería:


 ¬ Examen físico

 ¬ Estado neurológico: conciencia, tono muscular y reflejos

 ¬ Estado de hidratación: piel, mucosas, ojos, ortostatismo

 ¬ Semiología abdominal: dolor, distensión, tránsito

 ¬ Hidratación parenteral

 ¬ Peso diario del paciente

 ¬ Balance hídrico estricto

 ¬ Apoyo psicológico y emocional

 ¬ Administraron de antieméticos

 ¬ Controles semanales

Al recién nacido ZDV suspensión 2 mg/kg cada seis horas VO; iniciar antes de las 48 horas de
nacido. Pretérmino 1,5 mg/kg IV ó 2 mg/kg VO cada 12 horas; si tenía más de 30 semanas al
momento del parto, a las 2 semanas continuar cada 8 horas y si tenía menos de 30 semanas, a
las 4 semanas continuar cada 8 horas.