Está en la página 1de 2

Pág.

1 de 2

Piedecuesta, 12 de febrero de 2019

SEÑOR:
EDGAR RENÉ RAMÍREZ LAMÚS
RECTOR COLEGIÓ VICTOR FELIX GOMEZ NOVA
CIUDAD

Cordial saludo.

Mediante la presente me permito rendir informe de lo observado durante el año 2018, periodo
durante el cual me desempeñe como docente y directora de grupo del curso 1-03 de esta institución
educativa de carácter pública, informe en particular sobre el alumno Ángel Yalin Angulo Orduz.

PRIMERO: Durante el periodo mencionado, observé con gran preocupación por parte del alumno
Ángel Yalin Ángulo Orduz un comportamiento agresivo con sus compañeros y maestros,
comportamientos tales como: Morder y golpear a sus compañeros y docentes, patear puertas y
pupitres, romper y rayar objetos de sus compañeros, salir corriendo del aula de manera improvista
y sin motivo, etc… Además de lo anterior era clara la disociación que mantentenía con los demás
integrantes del grupo escolar, a pesar de las diversas actividades que se realizaban para su
integración social con sus demás compañeros. Los comportamientos mencionados, si bien en este
caso se debe tener en cuenta que es un menor de 6 años, no son acordes al desarrollo
neurobiológico de un niño de su edad, por lo cual presumo que el menor presentaba un tipo de
transtorno neurobiológico.

SEGUNDO: En aras de garantizar el derecho fundamental a la educación del menor, lo acepté en el


curso 1-03 curso al cual fui asignada como directora de grupo y asumí la responsabilidad de su
educación y cuidado, con el compromiso verbal, de la señora madre del menor Ángel Yalin Angulo
Orduz, de hacer acompañamiento diario en el horario habitual de clases, ya que por ser la figura
materna, era la figura de autoridad que el menor más aceptaba debido a su presunto trastorno
neurobiológico y posiblemente así, facilitaría el control de su comportamiento en el aula de clases

Es importante recalcar que la Secretaría de Educación Municipal, no tiene asignado al plantel


educativo Colegio Víctor feliz Gómez Nova del municipio de Piedecuesta, personal de psico-
orientación y de acompañamiento pedagógico idóneo, para atender esta población con posibles
transtornos neurobiológicos, que faciliten su proceso de enseñanza aprendizaje para estos menores
y que sus alteraciones neurobiológicas no afecten al rendimiento académico e incluso la integridad
de los demás menores escolares

Cabe mencionar que si bien la señora madre del menor Ángel Yalin cumplió a cabalidad su
compromiso de acompañamiento durante todo el periodo escolar 2018, el comportamiento del
niño siempre presento características propias de su posible afección neurobiológica, dificultando mi
labor como docente ya que es importante recordar, tenía la responsabilidad de educar y cuidar a 37
Pág. 2 de 2

niños más, comportamientos por parte del menor que obligaban a su señora madre a aplicar
correctivos físicos en plena aula de clase para poderlo controlar, correctivos que muy
probablemente no eran los más idóneos para adoptar por parte de la señora madre, eran producto
de su comprensible falta de capacitación para manejar este tipo de población con posibles
alteraciones neurobiológicas y al mismo tiempo su desespero porque el menor Ángel Yalin no
agrediera físicamente a otros compañeros.

TERCERO: El manejo del menor Angel Yalín fue un reto personal para mí como docente, ya que al
finalizar el periodo escolar el menor aprendió a leer, a escribir, mostro una evolución notoria en sus
conocimientos académicos, pero que infortunadamente su comportamiento nunca evoluciono,
siempre mostro sus mismas alteraciones iniciales, es decir su comportamiento agresivo fue
constante durante todo el periodo escolar, al igual que su comportamiento asocial, lo que siempre
represento un gran desgaste emocional para mí como docente, una dificultad en el proceso
enseñanza aprendizaje para el entorno de los otros 37 menores integrantes del curso, por su
comportamiento involuntario, originado por un posible transtorno neurobiológico, que incluso
afectaba la tranquilidad de los demás menores, quienes frecuentemente recibían agresiones físicas
propias de la posible afectación neurobiológica del menor Ángel Yalin, situación que pudo haber
cambiado si la institución educativa, tuviese asignado personal de psico-orientación y de
acompañamiento pedagógico por parte de la Secretaría de Educación Municipal, para atender a
este tipo de población. Testimonio de lo anterior, lo puede dar usted Señor Rector Edgar René
Ramírez Lamús, quien constantemente estaba haciendo seguimiento del proceso escolar del menor
Ángel Yalin, desde el inicio del periodo escolar hasta la culminación del mismo.

Agradezco la atención prestada, expresando mi intención de atender cualquier requerimiento sobre


el mismo tema, en el momento que llegue a ser necesario.

Atentamente:

________________________
MARGARITA DEL PILAR COTE
C.C. 63.442.224 de Piedecuesta