Está en la página 1de 3

Juan David Figueredo Agudelo, Michelle Ortiz Sanabria

Fundación Universitaria Agraria de Colombia


Ingeniero de Alimentos, Ingeniera Meca trónica
Ética Profesional

¿Ética y religión sinónimas o antónimas?

En este ensayo se expondrá como la religión no debería ser sinónimo de ética. Se empezara con la
relación de estos dos términos, y se hará una diferenciación entre ellos, ya teniendo esto claro se
tomará la concepción del filósofo, matemático, lógico y escritor britanico Bertrand Arthur William
Russell (Trellech, 18 de mayo de 1872 - Penrhyndeudraeth, 2 de febrero de 1970) ( Al Seckel de
Atheists United, 2008), para fundamentar lo anteriormente dicho. Tomar esta clase de posición frente
a este tema genera polarización, en nuestro caso particular en Colombia, mucho más ya que en nuestra
historia ha tenido una fuerte relación con la región católica, tanto así que hasta 1991, logramos ser
una nación laica sobre el papel, pero en la actualidad la religión juega un papel determinante en el
panorama político y social de nuestro país, y esto no debería ser así, ya que afirmar que somos una
nación laica no solo quiere decir que Colombia se garantiza la libertad de conciencia. En su artículo
18, la carta magna específica que ningún residente en Colombia será molestado por razón de sus
convicciones o creencias y en el artículo siguiente (el 19) se brinda las garantías a la libertad de cultos,
lo que quiere decir que toda persona tiene derecho a profesar libremente su religión y a difundirla en
forma individual o colectiva (Brito, 2016), si no que también el Estado se separa de la religión, a la
hora de la toma de decisiones, pero en muchas ocasiones las decisiones se confrontan con argumentos
religiosos en casos específicos como es el aborto, el matrimonio entre parejas del mismo sexo, la
adopción de dichas parejas, la eutanasia, por nombrar algunos. Ya que para muchas de las corrientes
religiosas estos casos no son aceptados por su moralidad ética.

La ética y la religión son concepciones que a lo largo de la historia “siempre han estado ligadas” tanto
así que se ha responsabilizado a la ética del qué se debe hacer y sea ha reservado a la religión la tarea
de administrar que se puede esperar al final del camino (FRAIJÓ, 2014), No obstante es claro que no
todo en la religión es ética o moralidad. La actitud religiosa tiene que ver con el misterio, con el
sobrecogimiento, con la adoración, con la alabanza, con la entrega (FRAIJÓ, 2014). Esto quiere decir
que muchas de las acciones que se realizan como “creyentes” no corresponden a la ética o moral
individual, si no que estos son llevados a cabo a partir de los parámetros ya establecidos por cualquier
religión, infundados por el miedo y el misterio a lo que puede ocurrir al final del camino, esta es la
diferenciación principal, ya que sobre el papel las dos buscan hacer el bien, evitar el mal. Y utilizan
esta regla de oro: “Trata a los demás como desees que te traten a ti”.

Teniendo claro dicha diferenciación se presentaran a continuación las concepciones más relevantes
del autor Russell frente a las religiones, la fe, y la ética.

“La religión se basa, pienso, principal y primariamente en el miedo. El miedo es el padre de la


crueldad, y por tanto no es sorprendente que crueldad y religión han ido tomadas de la mano. La
ciencia puede ayudarnos a superar este cobarde temor en que ha vivido la humanidad por tantas
generaciones. La ciencia puede enseñarnos, y yo pienso que nuestros propios corazones pueden
enseñarnos, a dejar de buscar apoyos imaginarios, a dejar de inventarnos aliados en el cielo, sino
mejor a mirar a nuestros propios esfuerzos aquí en la tierra para hacer de este mundo un lugar más
adecuado para vivir, en vez de la clase de lugar que las Iglesias han hecho de él durante todos estos
siglos” (Russell, 1957).

“Pienso que todas las grandes religiones del mundo… son tan falsas como dañinas. Es evidente, como
cuestión lógica que, ya que discrepan entre sí, no más que una de ellas puede estar en lo cierto. Con
muy pocas excepciones, la religión que acepta un hombre es la de la comunidad en que vive, lo que
hace obvio que la influencia del ambiente es lo que lo ha llevado a esa religión” (Russell, 1957).

“Lo que deseo sostener es que toda fe hace daño. Podemos definir ‘fe’ como la firme creencia en algo
de lo que no hay evidencia. Cuando existe evidencia, nadie habla de ‘fe’. No hablamos de tener fe en
que dos y dos son cuatro o en que la tierra es redonda. Sólo hablamos de fe cuando deseamos sustituir
la emoción por la evidencia” (Russell, La Sociedad Humana en la Ética y en la Política. , 1954).

La ética y los códigos morales para Russell son necesarios a causa del conflicto entre la inteligencia
y el impulso; sin aquel no habría lugar para la ética. La inteligencia posee la capacidad de controlar
el impulso porque la existencia de éste último es peligroso, sin embargo: “... las acciones de los seres
humanos no proceden enteramente de un impulso directo, sino que pueden ser controladas y dirigidas
por un propósito consciente...” (Russell, La Sociedad Humana en la Ética y en la Política. , 1954). A
pesar de esto, la vida de impulso “... debe ser preservada si no queremos que la existencia humana
pierda su sabor. Un sistema ético en que los hombres puedan vivir felices debe encontrar su término
entre los polos del impulso y el dominio…” (Russell, La Sociedad Humana en la Ética y en la Política.
, 1954). La ética de Russell parte de esta condición de la naturaleza humana.

De acuerdo con las concepciones más relevantes de Russel frente a la ética y la religión, en primera
medida, se resalta su definición de religión ya que esta engloba la diferencia entre ética y religión la
cual fue tratada al inicio de este ensayo. Ya que al profesar cualquier región se dan por hecho muchas
explicaciones dejando a un lado a la ciencia, y en segunda medida, muchas personas actúan de una
“manera ética”, no por el bienestar universal si no por una, salvación, siempre teniendo en cuenta
muchas contradicciones en estas mismas, como las cruzadas, en las cuales murieron miles de
musulmanes en nombre de dios, o no yendo muy lejos el exterminio que sufrieron todas las
poblaciones precolombinas, al ser obligadas a recibir al Dios que traían del “nuevo mundo”, pareciera
que ese actuar ético y correcto en las religiones tienen excepciones a la regla que se justifican en la
fe, de acuerdo con el autor esta es la creencia de algo cuando no hay evidencia, que es el argumento
con el que se han basado muchas religiones para decidir cuándo es bueno cometer genocidios y
cuando no, o argumentar que los fenómenos naturales son producidos por la fuerza de “Dios”, o que
la raza humana la creo a imagen y semejanza, todo este tipo de argumentos van en contra de la ciencia
y la razón, para este autor la inteligencia y la razón, son la herramientas para desarrollar la ética
partiendo del hecho que es individual y propia, y por consiguiente es de naturaleza humana.

La religión es sinónimo de sesgo, ya que se fundamenta en algo que no tiene evidencia la fe, puede
que encuentre similitud con la ética en su finalidad pero, para llegar a una convivencia plena esta
debe venir desde el interior y cumplir el principio universal (Kant), ya que nuestras acciones estarán
determinadas por nosotros mismos, y no de afuera, ya sea por obligación, o por búsqueda de salvación
al final del camino, esto en cuanto a la ética, pero la religión actúa como sinónimo de sesgo no solo
en el tema ético, si no que también en campo de la ciencia, anteponiendo la fe, versus las evidencias
científicas, y para concluir la religión en este momento juega un papel de sesgo, en nuestra sociedad
colombiana, ya que esta es utilizada de manera indiscriminada en discursos políticos y sociales, las
sociedades crecen a partir del dialogo y la discusión frente a posiciones que se deben defender con
argumentos y evidencias, ¿es conveniente que para dicho ejercicio se utilice la fe como defensora de
alguna posición?. Con esta pregunta abierta se cierra este ensayo e invita al lector a tomar una posición
con argumentos y evidencia no solo frente a este tema, si no también a la actualidad en la que se
encuentra nuestro país.
Bibliografía
Al Seckel de Atheists United. (15 de agosto de 2008). NINGUNTERRA. Obtenido de
NINGUNTERRA: https://ningunterra.com/2008/08/15/bertrand-russell-y-la-religion/
Brito, E. O. (17 de Mayo de 2016). ¿Qué significa que Colombia sea un país laico? El universal.
FRAIJÓ, M. (7 de febrero de 2014). El país. Obtenido de El país:
https://elpais.com/elpais/2014/01/31/opinion/1391181818_441642.html
Russell, B. A. (1954). La Sociedad Humana en la Ética y en la Política. . Reino unido.
Russell, B. A. (1957). Why I Am Not a Christian and Other Essays. Reino Unido.