Está en la página 1de 4

Tipos de adjetivos

Adjetivos demostrativos. Se atribuye esta clase de adjetivos a aquellas palabras


capaces de indicar la situación que atraviesas los objetos, así como las cosas en el
espacio en relación a la persona que habla. Ejemplo: este, ese, aquel.

Adjetivos numerales. Útiles para cuantificar al sustantivo. Ejemplo: primero, segundo,


tercero, etc.

Adjetivos calificativos. Califican al sustantivo. Ejemplo: alto, bajo, bonito, grande, “el”,
“la”, etc.

Adjetivos determinativos. Aquellos que, en presencia de algún otro adjetivo, están


antepuestos. Ejemplo: mi casa, esa vez, dos cajas.

Adjetivos exclamativos. Ideales para acompañar en expresiones exclamativas al


sustantivo. Ejemplo: ¡cuántas casas hay en este barrio!

Adjetivos interrogativos. Como los anteriores, acompañan a los sustantivos en


expresiones interrogativas. Ejemplo: ¿cuál es el número de chicos?

Adjetivos indefinidos. Sirven para calificar indefinidamente al sustantivo. Ejemplo:


muchos, pocos, algunos, etc.

Adjetivos relacionales. Relacionan al objeto del sustantivo con otro objeto. Ejemplo: el
aceite del carro, aquí se relaciona el “aceite” (objeto) con el “carro” (el otro objeto).

Adjetivos posesivos. Indican la posesión de a quién pertenece.


Ejemplo: mi cama, nuestra cama, tu cama.
Discriminación.
Discriminar es separar, diferenciar o excluir a alguna persona, o
tratarla como un ser inferior, o privarle de derechos, por ciertas
características físicas, por sus ideas, por su religión, por su
cultura, por su orientación sexual, por su posición económica, u
otros motivos aparentes. Este menosprecio hacia el
considerado “diferente” afecta su dignidad humana, y lo somete
a maltratos y abusos. Una forma positiva de discriminación sería
diferenciar los grupos o personas con mayores carencias, con el fin de ayudarlos.
Generalmente la discriminación es negativa, y nace en prejuicios o juicios sin fundamento, que se
emiten sobre las personas. Los prejuicios generalizados hacia ciertos grupos hacen nacer los
estereotipos como “los gitanos son sucios” “los negros son poco inteligentes” “los judíos son avaros”
etcétera. Los estereotipos y prejuicios son siempre mentirosos, pues para opinar sobre alguien se
deben tener pruebas, y menos aún, se debe generalizar.

Prejuicio.

La palabra prejuicio, reconoce su origen etimológico en el


vocablo latino “praejudicium” aludiendo a lo que origina
una conclusión o una afirmación sobre algo sin haberse reunido
las pruebas suficientes que lo convalidan.
La falta de argumentos sólidos para sostener lo que se expresa
o piensa es lo que caracteriza a un prejuicio, que puede basarse
o conducir a un estereotipo (donde se califica del mismo a todos los que integran ese grupo) o ser
producto de elaboraciones de nivel individual, aunque en general tienen una profunda carga social.

Son, salvo excepciones, apreciaciones negativas sobre un sujeto, hecho u objeto. Se basan en la
ignorancia, en anteriores experiencias, en comentarios de otros, o en el deseo de sentirse superior, por
ejemplo, en el primer caso, cuando se dice “el arte abstracto es horrible” es porque no se lo entiende
(para no ser un prejuicio debe conocerse de arte).

Racismo.
El racismo es una teoría de superioridad de un grupo sobre otro grupo
que pertenecen a diferentes razas o etnias. El racismo procura un
orden jerárquico entre los grupos étnicos con el fin de justificar los
privilegios y ventajas de las que usufructúa el grupo dominante.
El racismo es una teoría fundamentada en el prejuicio según el cual
diferentes razas humanas o etnias presentan diferencias biológicas que justifican relaciones de
superioridad entre ellas, como el rechazo, agresión.
La discriminación racional es el acto de separar, distinguir una persona de otra por pertenecer a una
categoría social diferente y la discriminación positiva es cuando se asientan discriminaciones con el fin
de reconocer la igualdad de las personas perjudicas con el fin de combatir el racismo.
Comida chatarra.
Refrescos y bebidas con mucha azúcar. Frituras.

Galletas. Dulces y chocolates.

Pastelillos Empaquetados. Comidas Rápidas.


Comida saludable.
Frutas. Verduras.

Legumbres. Cereal y panes.

Lácteos. Carnes proteina.