Está en la página 1de 2

USOS Y APLICACIONES

Sensores tecnología (PIR)

Toma protagonismo en los sistemas de seguridad donde su uso se remite


a la proyección de un láser infrarrojo que dispara pulsos hacia una celda
que está conectada a un circuito detector, cuando un individuo interrumpe
el flujo de los pulsos la celda abre el circuito y activa la alarma.

En la industria automovilística, los sensores infrarrojos se usan en el


campo de la seguridad y el confort en la conducción. Monitorización del
tráfico y carreteras, sistemas antiniebla, de los neumáticos y frenos,
mejoras de la visión del conductor y detección de los ocupantes sentados
para la activación de airbags inteligentes son algunas de las aplicaciones
anteriores, por su banda el control de la temperatura de la cabina y la
monitorización de la calidad del aire constituyen las más recientes.

Periféricos de TI y Productos de Consumo.

Una de las aplicaciones futuras es la integración de un termostato para


las mediciones de la temperatura de los cuerpos y objetos integrados en
los teléfonos móviles.

Seguridad Aérea y Territorial.

Los sensores infrarrojos están siendo utilizados por las fuerzas armadas.
Los sistemas infrarrojos de monitorización del campo, tanto fijos como
portátiles, sustituyen cada vez más a los sistemas refrigerados por su
reducido consumo de energía.

Domésticas.

Para aplicaciones domésticas, los sensores infrarrojos se utilizan en


electrodomésticos de línea blanca tales como hornos microondas, por
ejemplo, para permitir la medición de la distribución de la temperatura en
el interior. Estos dispositivos se usan también en el control climático de la
casa para detectar oscilaciones de la temperatura en un local. Este
planteamiento permite que el sistema de climatización reaccione antes
que la temperatura del local varíe. Los sensores infrarrojos también se
pueden utilizar como sensores de gas.

Ciencias médicas y biológicas.

Una tendencia en el diagnóstico médico es desarrollar nuevos métodos


de diagnóstico no invasores. Los sensores infrarrojos ofrecen una
solución para ciertos procedimientos de reconocimiento, por ejemplo, los
de mama y de músculos. Otra aplicación médica para los sensores
infrarrojos es la medición instantánea de la temperatura del cuerpo, es
decir, como un termómetro remoto.
Sensores ultrasónicos

Los sensores de ultrasonidos son detectores de proximidad que trabajan


libres de roces mecánicos y que detectan objetos a distancias de hasta
8m. El sensor emite un sonido y mide el tiempo que la señal tarda en
regresar. Estos reflejan en un objeto, el sensor recibe el eco producido y
lo convierte en señales eléctricas, las cuales son valoradas en el aparato
de valoración. Estos sensores trabajan solamente en el aire, y pueden
detectar objetos con diferentes formas, colores, superficies y de diferentes
materiales. Los materiales pueden ser sólidos, líquidos o polvorientos, sin
embargo, han de ser deflectores de sonido. Los sensores trabajan según
el tiempo de transcurso del eco, es decir, se valora la distancia temporal
entre el impulso de emisión y el impulso del eco.