Está en la página 1de 1

1.

Manómetro diferencial: También se le conoce con el nombre de manómetro de dos ramas


abiertas. Este es un aparato que sirve para medir la diferencia de presión entre dos lugares. El
fluido que utiliza el manómetro diferencial para indicar los valores puede ser cualquier líquido:
agua, queroseno, alcohol, entre otros. La condición esencial es que no se mezcle con el fluido
que está a presión.
2. Manómetro truncado: Es un tipo de manómetro que se utiliza para medir pequeñas presiones
gaseosas. Mide presiones absolutas y tiene las ramas más cortas que el diferencial.
3. Vacuómetro: Es un dispositivo que se utiliza para medir el vacío; es decir, para medir presiones
inferiores a la presión atmosférica. Resulta ser una herramienta muy útil en plantas de frío o
donde se trabajan gases licuados, debido a que los puntos críticos de los gases y del vapor se
calculan con base en temperaturas y presiones absolutas.
4. Sensores de presión: Los sensores de presión son dispositivos diseñados para someter a los
materiales a una presión que los deforma en su rango elástico. Tal deformación es
proporcional a la presión usada y se considera lineal. De esta manera, los sensores de presión
transforman la presión en desplazamiento. Luego, el sensor convierte el movimiento en una
señal eléctrica como voltaje o corriente.
5. Tubo U: Consiste en un tubo de vidrio doblado en forma de U, que se llena parcialmente con
un líquido de densidad conocida. Uno de los extremos del tubo se conecta al objeto o al
espacio en el que se quiere medir la presión, mientras que el otro extremo se deja libre. La
presión ejercida en el extremo donde hay alta presión provocará el movimiento del líquido
dentro del tubo. Ese movimiento se reflejará en una diferencia de nivel (o altura) marcada
como h, y que depende de la presión y de la densidad del líquido en el tubo.