Está en la página 1de 2

El Derecho privado

Es la rama del Derecho que se ocupa preferentemente de las relaciones entre particulares. También
se rigen por el Derecho privado las relaciones entre particulares y el Estado cuando éste actúa como
un particular, sin ejercer potestad pública alguna (es, por ejemplo, el caso de las sociedades o
empresas con personalidad jurídica propia creadas según las normas de Derecho mercantil y en las
que el Estado o sus organismos autónomos ostenten un poder decisorio).

El Derecho privado se suele contraponer al Derecho público, que es la parte del ordenamiento
jurídico que regula las relaciones de los ciudadanos con los poderes públicos y de los poderes
públicos entre sí.

El Derecho mercantil publico

El Derecho mercantil o Derecho comercial es aquella rama del Derecho privado que regula el
conjunto de normas relativas a los comerciantes en el ejercicio de su profesión, a los actos de
comercio legalmente calificados como tales y a las relaciones jurídicas derivadas de la realización
de estos. Esto es, en términos amplios, la rama del Derecho que regula el ejercicio del comercio por
los distintos operadores económicos en el mercado. La progresiva internacionalización de los
negocios y la necesidad de los poderes públicos de establecer un marco de protección de los
consumidores y de mantenimiento de la estabilidad económica y financiera ha venido dando lugar a
lo que se conoce como el fenómeno de la "publificación" del Derecho Mercantil, consistente en que
son cada vez más y más normas de Derecho público las que se entremezclan con normativa
puramente de Derecho privado para salvaguardar dichos intereses. Notable ejemplo lo constituye
toda la normativa de supervisión y sanción en materia del sistema financiero, donde todas las
sociedades operantes en él y las operaciones que en él se realizan están fuertemente vigiladas.

En la mayoría de las legislaciones, una relación se considera comercial, y por tanto sujeta al
Derecho Mercantil, si es un acto de comercio. El Derecho mercantil actual se refiere a estos actos,
de los que lo son intrínsecamente, aunque en muchos casos el sujeto que los realiza no tenga la
calidad de comerciante (sistema objetivo); sin perjuicio de ello, existen ordenamientos jurídicos en
que el sistema es subjetivo, con base en la empresa, regulando tanto su estatuto jurídico, como el
ejercicio de la actividad económica, en sus relaciones contractuales que mantienen los empresarios
entre ellos y con terceros.

En otros ordenamientos jurídicos, especialmente en el Derecho anglosajón, no existe una visión


unificada del "Derecho Mercantil" (como tampoco ocurre con otras ramas del Derecho), sino que el
objeto de su estudio se reparte entre pequeñas parcelas jurídicas (tales como Companies' Law,
Corporate Law o Antitrust Law) que no guardan una base de fuentes unificada como sí ocurre en
los ordenamientos continentales donde suele existir un Código Mercantil que sirve como piedra
angular a todo el sistema.