Está en la página 1de 3

UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO

Posgrado en Exploración y
Explotación de Recursos Naturales

Facultad de Ingeniería

Asignatura: Sismoestratigrafía

Profesor: Dr. Guillermo Pérez C.

Alumno: Jorge David Pio


Cervantes A.
GEOMORFOLOGÍA SISMICA Y ESTRATIGRÁFICA DE ELEMENTOS DEPOSICIONALES EN
CONFIGURACIONES DE AGUAS PROFUNDAS.

La comprensión de los sistemas de depósito en aguas profundas ha avanzado significativamente


en los últimos años. En el pasado, gran parte de la comprensión de la sedimentación en aguas
profundas provino de estudios de afloramientos, sistemas de abanico recientes y datos sísmicos
de reflexión 2D (Bouma 1962; Mutti y Ricci Lucchi 1972; Normark 1970, 1978; Walker 1978;
Posamentier et al. 1991; Weimer 1991; Mutti y Normark 1991).

Enfoque de elementos de depósito.

Se basa en la agrupación de características geomorfológicas similares a las que se hace referencia


como elementos de depósito. Los elementos deposicionales fueron definidos por Mutti y Normark
(1991) como los componentes básicos mapeables de los sistemas y etapas de turbiditas modernas
que pueden reconocerse en los estudios de emergencia, afloramiento y subsuelo. Los elementos de
depósito pueden variar de un lugar a otro y en el mismo lugar a través de los cambios de tiempo de
los parámetros ambientales, como la proporción de arena a lodo, la descarga de flujo y el gradiente
de pendiente.

Canales de flujo de turbidez.


Los canales surcados son elementos de deposición comunes en entornos de taludes y suelos de
cuencas. Varían desde 3 km hasta menos de 250 m y en sinuosidad (es decir, la relación entre la
longitud del eje del canal y la longitud de la banda del canal) entre 1,2 y 2,2. Los canales de estilo
muestran evidencia de haber crecido por migración lateral y descendente, mientras que otros
canales parecen haber permanecido fijos en una ubicación a lo largo de períodos prolongados y se
caracterizan por apilamiento vertical (es decir, la graduación).

Erosión y deposición del suelo del canal.

En algunos casos, la erosión inicial es lo suficientemente profunda como para que las reflexiones
sísmicas muestren gran amplitud, inferidas para ser la expresión sísmica del relleno arenoso en el
canal. En otros casos, la parte propensa a la arena del relleno del canal puede en parte limitarse a
la incisión y en parte puede estar en contacto con las paredes del dique. En otros casos, solo hay
una incisión mínima, y la parte del canal propensa a la arena puede estar en completa comunicación
con las paredes de diques.

Evolución de los canales meándricos.

Los patrones de canales en formas planas varían desde sinuosidad moderada a alta.

En los sistemas de aguas profundas, los anchos y profundidades de los canales disminuyen el sistema
hacia abajo en contraste con los sistemas aluviales, donde ocurre lo contrario (Flood y Damuth,
1987). Además, el grado de aumento del canal es comúnmente mayor en los sistemas de aguas
profundas que en los sistemas fluviales (p. Ej., Imran et al.1999; Kolla et al. 2001). Se pueden atribuir
las diferencias entre las formas de relieve asociadas con los flujos de aguas someras versus
profundas en gran medida al contraste de densidad mucho más pequeño y mayor fricción en el
límite superior de los flujos de turbidez (donde entran en contacto con el agua ambiental de baja
densidad supuesta) en comparación con el contraste de densidad mucho mayor y la fricción. Sin
embargo, las similitudes morfológicas observadas sugieren que la evolución del patrón de canales,
con ambos tipos de flujo, es el resultado de un proceso que involucra la interacción dinámica de
flujos, sedimentos y gradiente del terreno.

Varios sistemas de canales sinuosos de aguas profundas se caracterizan comúnmente por la


migración de meandros, en la mayoría de los casos con un sistema descendente que acompaña a la
clasificación general, como el patrón del canal que se desarrolla a través del tiempo. Comúnmente
se puede observar el relleno sísmicamente que acompañan al canal, lo que sugiere que las
corrientes de turbidez de velocidad y magnitud diferentes estaban involucradas. La sedimentación
general de relleno de canal estuvo marcada por eventos erosivos episódicos. En la mayoría de los
casos, esto resultó en una amalgama de reflexiones de relleno de canal de alta amplitud. En algunos
casos, la migración del canal a través del tiempo se manifiesta por la expansión progresiva de los
bucles de meandro, lo que resulta en un aumento de la sinuosidad.

Schumm (1963) sugirió que para los flujos de ríos, los canales altamente sinuosos tienden a ser más
fangosos. Aunque no tenemos una calibración de pozo y tenemos un número limitado de ejemplos
sobre los cuales sacar conclusiones con respecto a la relación entre el patrón del canal y el tamaño
del grano o los parámetros de flujo, sin embargo, especulamos que este sistema es relativamente
rico en lodo en función del carácter de reflexión sísmica del sobreposiciones en el banco. Una facies
sísmica transparente o libre de reflexión sugiere sedimentos de propiedades acústicas
relativamente uniformes. Es razonable suponer que, en lugar de constar de litologías variables (es
decir, arena y lodo) que se caracterizan por propiedades acústicas casi idénticas, es probable que el
overbank esté formado por depósitos de litología uniforme. Por lo que tendríamos una composición
de lodo relativamente uniforme para el banco.

Significado de la Exploración

Los depósitos de relleno de canal se caracterizan principalmente por reflexiones sísmicas de gran
amplitud y se interpretan como ricos en arena. La extensión del área, la distribución de estos
depósitos propensos a la arena y su arquitectura de yacimiento dependen en cierta medida de la
extensión de la migración de meandros. Los depósitos de relleno de canal no asociados con la
migración meandrica se conservan como cintas estrechas de facies del yacimiento. Las facies del
yacimiento en este sistema de canales pueden apilarse verticalmente.

Los sistemas ricos en lodo pueden asociarse con canales estrechos, agradacionales y propensos a la
arena. Dentro de tales sistemas ricos en lodo y de baja energía, puede ocurrir cierta conservación
de los deflectores de lutitas al flujo de fluido, en contraste con la rareza comparativa de tales
depósitos en entornos de migración de mayor energía. Otro efecto relacionado es la turbidez de los
diques asociados y, por lo tanto, la ausencia de la calidad del yacimiento en las facies de los bancos.
Además, los espacios frontales asociados tienden a ser relativamente pequeños y menos
desarrollados, lo que da lugar a la escasez de arena. La incisión que caracteriza la fase inicial de casi
todos los sistemas de canales meandricos sugiere que al menos parte del relleno del canal se
encuentra debajo de la superficie en la que se encuentra el canal ha sido incisada.