Está en la página 1de 45

Indice

SIPNOSIS
PROLOGO
CAPITULO 1
CAPITULO 2
CAPITULO 3
CAPITULO 4
CAPITULO 5
CAPITULO 6
CAPITULO 7
CAPITULO 8
CAPITULO 9
EPILOGO
NOTA DE LA AUTORA
Sipnosis
Eden literalmente cayó en los brazos de Coen mientras la
rescataba, y ella ha pertenecido a él desde ese día. Ella le
envió una invitación para su graduación y él está obligado a
ir ... ¿Cierto?
Coen siempre ha sido el caballero de brillante armadura de
Edén, y ahora ella lo necesita más que nunca. ¿Él vendrá y la
rescatará por última vez?
Advertencia: Este libro es corto, con un amor a primera vista
y una trama increíble. Si estás buscando algo rápido y sucio,
¡ven a tentarnos con la ley!
Hola chicas esta es mi primera traducción y
espero que no sea la ultima mas adelante les
tendre mas sorpresas sin mas que decir
disfruten de su lectura.
BESOS
Prólogo
Coen
Un poco más de dos años atrás ...
Miro los ojos más azules que he visto. Tal vez sean las lágrimas
que los hacen parecer tan brillantes, casi no naturales, incluso
en la oscuridad de la noche. Ellos son imperdibles. Tal vez sea
el contraste de su pelo oscuro con su piel de porcelana, pero
no puedo quitar mis ojos de ella. El miedo está claro en el
rostro de la joven. Ella es muy joven para tener esa experiencia.
Dios sabe lo que pasó en las últimas cinco horas. Sólo podemos
rezar que esto haya sido sólo por dinero y nada más, pero
nunca se sabe cuándo se trata de ladrones.
Ella no se parece en nada a las fotos que había visto horas
atrás, cuando se inició una búsqueda por una niña de dieciséis
años de edad desaparecida. Ninguna señal de la sonrisa fácil
que tenía en cada foto tomada de ella. De fiestas de
cumpleaños, de animadora de equipo, de ella como scout. Los
profundos hoyuelos que sé que tiene, no parecen existir. Parte
de mí duele, que un pedazo de su inocencia se haya perdido
con todo esto.
"Prometo que te voy a agarrar, solo salta", grito a través de la
lluvia que se está derrumbando alrededor de nosotros,
sofocando el sonido de mi voz, sofocando el sonido de los gritos
de la niña.
Ella mira hacia atrás cuando cree que alguien está viniendo a
alcanzarla.
"Él no está viniendo detrás de ti." Su cabeza se vuelve hacia
mí, y veo el alivio en su cara. No, él no va a atraparla, porque
él está muerto. Tuve ese cuidado. Tres tiros en el pecho. Estaba
muerto antes de llegar al suelo. Tal vez cuando descubra que
no será capaz de atormentar sus sueños, ella ya no tendrá
miedo.
Saber que el hombre que la llevó durante su caminata de la
escuela a casa nunca podrá agarrarla nuevamente, era un
regalo que yo quería que ella tuviera. Uno fácil de dar.
No estaba jugando cuando empezamos la búsqueda. No estaba
allí para hacer preguntas. Sólo tenía un pensamiento desde el
momento en que había visto la imagen de la joven Eden.
Matar.
Cualquier cosa que intentó tocarla tenía que irse, y yo había
hecho exactamente eso.
No me importaba que fuera sólo un rescate simple y que él
realmente hubiera planeado devolver a la niña ilesa. Yo estaba
quitando su vida por sólo haber pensado que podría llevarla.
Él era sólo un criminal barato que pasó de asalto a mano
armada a secuestro. Supongo que las gasolineras no estaban
dando suficiente dinero, y era lo suficientemente inteligente
para hacer un trabajo como éste. Si él consigue hacer una
ascensión criminal tan rápida, sólo Dios sabía que más podría
hacer. Él estaba mejor muerto.
"Tienes que saltar", le digo de nuevo, inyectando un poco más
de fuerza en mis palabras. El hombre no venía, pero el fuego
fue avanzando hacia la habitación donde se encontraba ella,
no importa cuán fuerte la lluvia caía. El incendio que el hijo de
puta había comenzado cuando supo que nos estábamos
acercando. Tal vez porque estaba enojado. Él pensó que no la
estaríamos rescatando, tal vez por eso sólo intentó destruir las
pruebas.
Eden era una prueba.
Se aseguró de que no pudiéramos subir las escaleras hacia
ella, pero eso no iba a detenerme. De una forma u otra, voy a
sacarla de allí. Corro alrededor de la casa, esperando llegar la
parte trasera, cuando veo su pequeña cara, su cuerpo
inclinado fuera de la gran ventana.
Ella asiente con la cabeza, sus labios llenos se abren solo un
poco y sus cejas se fruncen, pero una mirada de pura
determinación atraviesa su carita redondeada. Entonces ella lo
hace.
A continuación, lo hace. Como si no le importara. Ella se
empuja a través de la ventana y cae en mis brazos que ya la
aguardaban. La agarro fácilmente. Su cuerpo me envuelve
instantáneamente cuando cierro mis brazos alrededor de ella,
una oleada de emociones me golpea con fuerza, casi me pongo
de rodillas.
"¡Oh Dios mío, la tienes!" Oigo a la madre de Eden gritar detrás
de mí, y me vuelvo a mirar hacia ella. Eden me aprieta más,
los dedos clavados en mí, dejándome saber que no tiene
ninguna intención de dejarme ir. El sentimiento posesivo que
ya tenía por ella es reforzado por su miedo de dejarme ir.
Ella está segura, me repito una y otra vez en mi cabeza. Ella
está segura.
Su madre corre en nuestra dirección, el padrastro de Eden
justo detrás. Él está sosteniendo un paraguas sobre sí mismo
y su esposa para asegurar que la lluvia no los moje. Yo habría
andado a través del fuego por ella. Casi lo hice. Pero sus
propios padres ni siquiera corren el riesgo de tener sus ropas
mojadas.
"No me dejes", ella susurra en mi oído. Paso la mano a lo largo
de su espalda, tratando de calmarla, o tal vez tratando de
calmarme. De cualquier forma, siento un poco de tensión dejar
nuestros cuerpos.
"En poco tiempo tienes que ir al hospital." Me gustaría seguir
sosteniéndola así, asegurando que nada parecido jamás pueda
lastimar de nuevo. Yo podría protegerla de toda la dureza del
mundo. Todas las cosas terribles que sé que la gente es capaz,
porque yo mismo tengo que presenciarlo todos los días.
Ella se inclina hacia atrás, dándome esos grandes ojos azules.
Casi se ven demasiado grandes para su cara. "Tú me salvaste".
Sus palabras son asombrosas, como si no pudiera creerlo.
"Lo hice".
Su rostro se ilumina. Los hoyuelos, de los que estaba
preocupado no aparecieran después de ese episodio, acechan
y le hacen parecer aún más joven e inocente de lo que ya es.
Demonios, ella es hermosa.
Su sonrisa hace algo en mí, alivia la sensación de furia que he
tenido desde que desapareció. Me hace desear sostenerla para
siempre.
"Escuche una vez, que si salvas la vida de alguien, tienes que
hacerte responsable de esa persona." Ella se inclina un poco,
mirándome directamente a los ojos. Ojos que pueden ver mi
alma, o por lo menos es lo que siento. "¿Eso me hace tuya?".
Capítulo 1
Coen
En la actualidad…
Salgo de la ducha, me seco con una toalla y me miro en el
espejo.
A medida que el vapor se disipa, me veo a través de la bruma.
Los tatuajes en mi pecho y en mi brazo aparecen a la vista.
Me los hice hace dos años, y todos los días me recuerdan aquel
momento. El momento en que la salve. El tatuaje comienza con
un jardín de flores y hojas en el pecho, y luego va por encima
del hombro, donde empieza a prender fuego. Las llamas
ruedan por mis brazos, quemando el jardín en su camino. Pero
las flores se quedan. Su belleza permanece, incluso en las
cenizas oscuras, y recuerdo a la chica valiente que dijo que yo
era responsable de ella a partir de aquel día.
Había trabajado como detective en la unidad de víctimas
especiales por algunos años, pero después de mi último caso,
tuve suficiente. Después de salvar a Eden y tratar con la
burocracia del caso, yo estaba liberado del departamento. Ellos
habían considerado que había actuado de forma precipitada
matando a su secuestrador, pero nadie me iba a procesar por
eso.
Las manos de mi capitán estaban atadas, y decidí que no
estaba hecho para ser un policía nunca más. Sabía que lo que
hice ese día fue correcto, no importa lo que alguien me haya
dicho. Ellos querían moverme a otro departamento, pero decidí
retirarme y comenzar mi propia firma de seguridad. Abrí Black
Guard Security justo después de que me fui y no mire atrás
Sabía que el día en que Eden cayó en mis brazos, tomé la
decisión correcta. Había salvado la vida de esa chica, me había
asegurado de que el hombre nunca atormentara sus sueños, y
eso valió la pena. Lo hice para que nunca tuviera que
preocuparse de que ese hombre la persiguiera o tuviera que
sentarse en una sala del tribunal y revivir ese día.
Me pongo mi camisa de trabajo, que es solo un polo negro con
mi logo en ella. Tengo cinco tipos que trabajan para mí, y
pueden manejar las entradas y salidas diarias, pero me gusta
estar allí y saber cómo están progresando todos nuestros
proyectos. Me pongo unos jeans y botas, tomo mis llaves y me
dirijo afuera. Antes de llegar a mi automóvil, decido chequear
el correo. Hay algunas cartas adentro, así que las agarro y las
echo en el asiento del pasajero al lado mío.
Cuando llego al trabajo, tomo el correo y voy a mi oficina.
Tirando las cosas sobre mi escritorio, me siento y empiezo a
revisar el calendario, y algo de color rosa y brillante me llama
la atención. Veo la brillante tarjeta asomando por debajo de mi
correo y la saco. Mi nombre está escrito en un bonito guión en
el frente, y lo doy vuelta para ver de quién es.
Cuando leo su nombre, casi dejo caer la tarjeta. Rápidamente
lo abro, con cuidado de no dañar el contenido, pero
desesperado por ver lo que hay dentro. Cuando empiezo a leer,
puedo sentir mi sonrisa dominar toda mi cara.

Estimado Sr. Black:


Puede que no me recuerde, pero nunca lo he olvidado. Soy Eden
Mathews, la chica que salvaste hace casi dos años. Quería
escribirte y decirte que has significado más para mí de lo que
podría explicar. Me gustaría invitarte a la ceremonia de
graduación de mi escuela secundaria y a la fiesta posterior. No
estaría logrando este objetivo si no fuera por ti, y significaría
mucho para mí si estuvieras allí. Todos los detalles están en la
tarjeta adentro. Realmente espero verte el sábado para
agradecerte en persona por salvarme la vida.
Tuya, Eden.

Sostengo la nota y pienso en la chica de dieciséis años que


tenía en mis brazos. Ella me preguntó si era mía ese día, y
nunca le respondí. Ella era demasiado joven para entender lo
que eso significaba, así que la dejé ir con su familia. Nunca
pensé que obtendría algo como esto por correo, y aunque
probablemente debería devolverle la copia y decirle que no
puedo asistir, sé que estaré allí. Solo para simplemente poner
mis ojos en ella otra vez.
Recostándome en mi silla, me imagino a la chica que salvé. Me
he preguntado lo suficiente a lo largo de los años para ver a su
familia. Nunca me molesté en buscarla, porque pensé que
había pasado lo suficiente y se merecía su privacidad. Pero
vigilé a sus padres para asegurarme de que todavía estuvieran
bien. El padrastro de Eden, John Bolton, está muy bien.
Exporta productos manufacturados en todo el sureste, y se ha
hecho un nombre. Determinamos que probablemente fue la
causa del secuestro.
Se sabía que su familia tenía dinero, e incluso antes de ubicar
a Eden, estaba dispuesto a pagar el rescate que pidieran. Me
pareció extraño después que parecían felices, pero no muy
afectuosos con su hija.
Sin embargo, lo hice pasar, pensando que no eran ese tipo de
familia.
Todo lo que he encontrado sobre él y la Sra. Bolton ha estado
bien. Ellos continúan haciendo bien. El año pasado se postuló
para el Senado y ganó. Desde el exterior, todo se ve perfecto,
pero aún tengo la sensación en la boca del estómago de que
necesito verla. Siempre voy con mi intinto, y sé que tengo que
verla de nuevo. Es casi como si hubiera estado esperando y
finalmente ha llegado el momento.
¿Por qué ahora?, no lo sé.
Hay una razón por la que está ahí, pero no puedo asegurarlo.
Esta invitación de graduación es una oportunidad para que
deje de lado mis miedos. Finalmente puedo ver que Eden es
feliz y saludable y no corre peligro. Estoy seguro de que tiene
un plan para ir a la universidad y vivirla al máximo. Me iré, y
luego me sentiré muy bien acerca de todo.
Me digo a mí mismo esto, pero todo el tiempo tengo la
sensación de que algo está viniendo.
Capítulo 2
Coen
Me paro en la parte posterior del auditorio mientras los
estudiantes cruzan el escenario de a uno por vez.
La he estado buscando entre la multitud, pero todos los
vestidos azules parecen borrosos, y los sombreros no ayudan
mucho.
Me está volviendo loco que aún no la haya visto. Los
sentimientos que sentía el día en que ella estaba desaparecida
empezaron a afligirme, aun sabiendo que son ridículos y no
hacen absolutamente ningún sentido. Pero eso no los detiene.
Esos sentimientos todavía están allí. Esas horas de buscarla y
no encontrarla.
Algo me ha estado picando. Han pasado dos años, pero ahora
está cavando en lo profundo. Siento que me está desgarrando.
Esta necesidad de solo verla. Para saber que estoy en la misma
habitación que ella. Para poner mis ojos en ella. Para ver si sus
ojos azules todavía brillan como los recuerdo, o si yo los había
idealizado en mi mente mejor de lo que eran..
El hombre mayor en el podio grita los nombres sin ningún
orden en particular, así que ni siquiera puedo tratar de
calcular cuándo podría estar llegando. ¿Qué diablos pasó con
el orden alfabético? Agarro la parte de atrás de mi cuello,
dándome un apretón e intentando sacar algo de la tensión de
mi cuerpo.
Se ha estado construyendo desde que recibí la invitación por
correo. Pensarías que estaba en el trabajo de cómo me siento
en este momento. Un trabajo de alto riesgo, donde estoy
esperando que algo grande suceda en cualquier momento.
Pensarías que estaba en el trabajo por cómo me siento en este
momento. Un trabajo de alto riesgo, donde estoy esperando
que algo grande suceda en cualquier momento.
"Eden Mathews," el hombre finalmente dice, haciendo que mi
cabeza se levante justo cuando ella sube las escaleras hacia el
escenario. Ella se ve como todo lo que recuerdo. Me maldigo
por no haberme sentado más cerca. Yo quería estar en la parte
de atrás. Solo necesitaba echar un vistazo, esperando que
fuera suficiente para alejar lo que fuera esta necesidad que
tengo de verla nuevamente, pero ahora, esa necesidad me está
atravesando mucho más fuerte. Me siento diciendo que es
porque una parte de mí se siente protector por ella, incluso
orgulloso, que se está graduando. Que aquel día no paralizó su
vida. Que ella sigue adelante...
Pero esta necesidad se está convirtiendo en una obsesión,
cobrando vida propia. Quiero acercarme. La mirada
claramente no es suficiente. Como si sintiera que estoy aquí,
sus ojos se dirigen directamente hacia mí, incluso a través de
la multitud de personas. Ella se enfoca en mí, toda su cara se
ilumina en reconocimiento, mostrando esos hoyuelos. Puedo
verlos desde la distancia. La hacen parecer tan inocente que
me deja sin aliento por un segundo.
Solo la miro fijamente, pero ella vuelve la cabeza hacia la
persona que le da su diploma. Siento la pérdida de inmediato.
Peor que el momento en que finalmente tuve que dejarla ir,
colocándola en la ambulancia y mirándola alejarse.
Algo es diferente Puedo sentir mi corazón palpitando en mi
pecho. Me doy vuelta y hago mi camino hacia la salida. No
estoy seguro de qué carajo estoy haciendo ni a dónde voy.
Solo sé que no puedo respirar.
Capítulo 3
Eden
Él vino. Estas palabras se repiten una y otra vez en mi mente.
Sabía, podía sentirlo cuando entré en el escenario como si mi
cuerpo estuviera sólo en sintonía con él. Me volví a mirar y él
estaba allí mirándome con la mirada más penetrante. Ojos que
nunca podría olvidar. Ojos que no he olvidado a lo largo de los
años. Esta atracción no disminuyó, incluso con el tiempo.
Cuando salgo del escenario, no vuelvo a mi lugar, como se
suponía. Corro a donde él estaba, pero él se fue. Lejos de ser
encontrado. Ni siquiera conseguí hablar con él. Ni siquiera un
simple hola. Había tantas cosas que yo quería decir, pero él se
fue. Como la última vez que lo vi. Sólo se fue sin rastro.
Tomando un poco de mí con él.
Cuando salgo del escenario, no vuelvo a mi lugar, como se
suponía. Corro a donde él estaba, pero él se fue. Lejos de ser
encontrado. Ni siquiera conseguí hablar con él. Ni siquiera un
simple hola. Había tantas cosas que yo quería decir, pero él se
fue. Como la última vez que lo vi. Sólo se fue sin rastro.
Tomando un poco de mí con él.
Me miro en el espejo de mi cuarto sacando mi vestido y
poniendo mi ropa de baño para la fiesta que mis padres van a
dar.
Quizá venga esta noche. Lo invité tanto para la graduación y
para la fiesta.
Pero y si no lo hace, una voz en la parte de atrás de mi mente
susurra formando un nudo en mi vientre.
Tiene que hacerlo. Él lo hará.
Me obligo a creer esas palabras.
No hay otra opción, él tiene que venir.
He estado esperando este momento durante los últimos dos
años. Para hablar con el hombre que salvó mi vida. Investigué
la historia varias veces desde ese día.
Hubo muchos artículos sobre el secuestro. Mi padrastro es un
hombre rico y las noticias se comieron la historia. Queriendo
saber todo y cualquier cosa. Algunos pueden pensar que
estaba enojada con la prensa, pero no. Conseguí saber más
sobre Coen. Como él mató al hombre que me había
secuestrado y perdió todo por eso.
Nunca había estado tan asustada en la vida como en aquel día,
pero nunca olvidaré cuando miré por la ventana y vi a Coen
parado allí. Sus brazos abiertos para mí.
No tuve dudas de que me atraparía cuando me arrojara en sus
brazos y lo envolviera.
Deseando nunca salir de la seguridad que sentía en ellos. Era
una sensación que quería volver a tener. Me lo había estado
perdiendo todos esos años, nunca había vuelto a encontrar esa
seguridad.
Capítulo 4
Coen
Sostengo la pequeña caja rosa en mi mano y me siento idiota.
Está atado con una cinta rosa brillante y parece más un regalo
para una niña que de alguien que se gradúa de la escuela
secundaria. Ella ya no parece una niña pequeña. Se me acelera
el corazón mientras camino hacia la puerta principal.
Apartando el pensamiento, toco la puerta y trato de no
moverme nerviosamente mientras espero. Después de medio
segundo, se abre, revelando a una mujer mayor y baja. Ella es
demasiado mayor para ser la madre de Edén, y creo que por
un momento podría estar en la casa equivocada.
"Bienvenido, Sr. Black. Los Bolton lo esperan. Todos están
fuera de la piscina".
Ella se aparta del camino y me señala hacia la parte posterior
de la casa.
Cuando paso por la cubierta trasera, me recibe el padrastro de
Eden, John. Nos damos la mano, y luego su esposa, Melanie,
se acerca para saludarme también.
"Estamos tan felices que usted haya podido venir hoy. Eden no
nos lo dijo, hasta ayer por la noche, que usted podría estar
viniendo. Qué bueno que esta aqui," dice Melanie, mirando
alrededor de la piscina. "Ella está por aquí en algún lugar".
Veo a muchos jovenes jugando al voleibol sobre una red, y un
gran grupo a un lado, alrededor de las mesas y el personal.
En el otro extremo de la piscina hay un grupo de adultos, todos
en traje de baño. Estoy completamente vestido en el ridículo
calor de junio, y casi me siento incómodo al respecto. Ya puedo
sentir gotas de sudor cayendo por mi espalda, y la piscina
parece celestial.
"Por favor sientete como en casa.Tenemos nuevos trajes de
baño para todos en la casa de la piscina, y encontrarás toallas
y protector solar allí también ".
"Realmente no puedo quedarme. Solo quería saludar y dejar el
regalo de Eden ".
"Insistimos", dice John. "Estoy seguro de que te gustaría
quedarte para el pastel y darle el regalo personalmente.
Después de todo, has significado tanto para ella. -Mira a
Melanie, y por un breve segundo algo pasa entre ellos. Se ha
ido antes de que pueda procesarlo, y se alejan de mí y caminan
hacia otra pareja, actuando como si nuestra conversación
hubiera terminado. Supongo que lo es. Siempre fueron una
pareja fría y distante, así que estoy seguro de que alguien les
difa que “no” es inusual e incómodo para ellos. Pero no puedo
evitar pensar qué significaba esa mirada.
Mientras el sol brilla en el patio trasero, me pregunto cómo no
hay ni una pulgada de sombra. Mi camisa y corbata de vestir
eran apropiadas para la graduación, pero ahora son
completamente ridículas para todas las personas que disfrutan
de una barbacoa en el patio trasero. Miro alrededor por otros
diez minutos. Incapaz de encontrar a Edén, finalmente me doy
por vencido. Cambiarme a bañador parece maravilloso en este
momento, y estoy desesperado por obtener algún tipo de alivio.
Me dirijo a la casa de la piscina, busco a Eden cuando paso
entre la multitud, pero aún nada. Para cuando llego a la
entrada, mi camisa está empapada por el calor, y abro la
puerta rezando para que esté más fresca por dentro. Está un
poco menos caliente por dentro, la única diferencia es la
sombra. No parece que haya un acondicionador de aire en la
pequeña caseta de la piscina, y si lo hay, está apagado. Tiré de
mi corbata, caminando para ver si hay alguno de los bañadores
de los que Melanie estaba hablando. No hay mucho para la
casa de la piscina, solo un pequeño sofá en la habitación y dos
puertas más allá. La primera puerta es un armario lleno de
flotadores y productos químicos, así que reviso la otra puerta.
En el interior hay un baño con ducha y una mesa dentro que
tiene un par de trajes de baño amontonados. Todos todavía
tienen sus etiquetas, así que miro y escojo una con el tamaño
que creo que encajará. Incluso tienen una canasta de chanclas
para elegir y toallas limpias apiladas al lado.
Poniendo el regalo de Eden sobre la mesa, me quito la camisa
y la corbata empapadas. Me quito los zapatos y los calcetines,
luego desabrocho la hebilla de mi cinturón y la saco.
Empujando hacia abajo mis pantalones y calzoncillos, siento
un alivio bendito por el calor, a pesar de que la casa de la
piscina es todo menos genial. Me quedo allí desnudo y cierro
los ojos, apenas disfrutando la sensación de no tener nada
agarrado a mí por un segundo. Corro mis manos por mi pecho
y mi polla, pensando en ver a Edén hoy.
Dios, no debería tener estos pensamientos sobre ella. Me voy a
ir al infierno. El diablo mismo me cortará la polla por los
pensamientos que he tenido desde que la vi hoy. Un suave
masaje en mi polla y me estoy engrosando. Necesito poner a
descansar las imágenes sucias que se arrastran en mi cabeza
y olvidarlos. O tal vez guardarlos hasta que esté solo y en la
oscuridad, donde nadie puede juzgar lo que quiero hacerle a
esa niña. Mi pequeña niña. Pero ella no es tan pequeña.
“¿Eso es para mí?”
Mis ojos se abren con la voz suave, una que nunca voy a
olvidar.
Eden está de pie delante de mí en un pequeño bikini blanco
transparente, junto con lo que parece ser un hilo dental, que
apenas la cubre. Cuando sus grandes ojos azules, rodeados
por largas pestañas, se fijan en los míos, ella se lame los labios.
No puedo evitar pensar que ella no está preguntando sobre el
regalo que dejé apoyado en la mesa.
Capítulo 5
Coen
"Eden." "Estiro la mano, agarrando una toalla y cubriéndome,
no puedo creer que yo estaba aquí acariciando mi polla
pensando en ella y apareció.
Ella da un paso hacia dentro del baño y, rápidamente, cierra
la puerta detrás de ella. Dios, ¿cómo olvidé de cerrarla?
"Está bien, Coen, sólo soy yo." Ella me mira a través de sus
pestañas y muerde el labio inferior carnoso.
Jesús, si eso no es una fantasía porno que viene a la vida, no
sé lo que diablos es. Su cuerpo está repleto de pequeñas gotas
de la piscina. Su bikini blanco está empapado y mis ojos siguen
una gota de agua que recorre entre sus pechos empinados y
llenos. Sus pezones rosados se endurecen visiblemente debajo
de la fina tela. Cuando mi mirada se mueve hacia abajo, veo el
pequeño triangulo cubriendo su coño. Ella debe estar bien
depilada, porque puedo percibir las líneas de su pequeño coño
a través del tejido húmedo.
Mi polla pulsa detrás de la toalla, y ninguno de nosotros dice
una palabra por un momento, nuestros ojos devorándose el
uno al otro. Hay algo crudo y caliente que pasa entre nosotros,
y el cuarto ya está lo suficientemente caliente con el calor.
"Eden, no deberías estar aquí." Mi voz es más baja de lo que
esperaba, y yo mismo puedo oír la necesidad espesa en la
misma. Por fin, ella alcanzó la mayoría de edad. No debería
estar mirándola asi. Eden es demasiado joven para lo que
quiero hacer con ella. Muy inocente.
"Estuve esperando por tanto tiempo", ella susurra, mientras
da un paso hacia mí.
Me quedo inmóvil, sin saber qué hacer. No hubo un día que
pasó que no pensé en ella, quería protegerla, pero esto es
diferente. Esto es mucho más de lo que había previsto, pero de
alguna manera parece que estaba allí hace un buen tiempo.
"Yo pensé en ti todos los días. Cumplí dieciocho años la
semana pasada, y sabía que esta era la única manera de que
vinieras." Ella da otro paso y levanta una mano, colocándola
en mi pecho.
La descarga eléctrica que pasa entre nosotros casi me quema.
Algo sobre ella me toca tanto me calma como me excita. Nunca
sentí nada así en mi vida, y cuando su mano se mueve
lentamente por mi pecho, siento el rastro de placer en toda mi
piel.
"He pensado en ti también, Eden. Todos los días". Es una
confesión secreta que nunca he dicho en voz alta, y no puedo
mantenerla por más tiempo. Con ella, siempre había algo allí,
y ahora se ha ido de mí querer protegerla a querer poseerla..
"Pensabas en las cosas que querías hacer conmigo, porque lo
hice, me tocaba pensando en ti, guardé mi virginidad, así que
puedes tenerla.
"Mierda." Oírla decir que es virgen y que guardó su coño para
mí, hace que mi brote semen de mi polla, manchando la toalla
que estoy sosteniendo. La necesidad que he ocultado durante
años comienza a corroer, tratando de rasgar libre. "No puedes
decir eso, Eden, Dios, no deberíamos estar aquí, no está bien."
Intento dar un paso atrás, pero físicamente no puedo. No
quiero dejar su toque. Eso es completamente insano, y todo en
mi cabeza está gritando para salir de la sala. Pero mi corazón
habla más alto y me quedo atrapado en el suelo, incapaz de
apartarme de ella.
"Creo que los dos sabemos que algo especial sucedió el día en
que me salvaste, Coen. Aquel día me convertí en tuya y te
pertenezco desde entonces, ahora que tengo edad suficiente,
puedes finalmente tenerme. ".
Su mano se mueve un poco más bajo, y pienso en hacer
exactamente lo que ella dice - agarrarla en mis brazos y llevarla
de este lugar, de esta casa, que nunca la cuidaron de la manera
que ella necesitaba, para un lugar seguro. Un lugar donde
pueda tener mis ojos en ella todo el tiempo. Nadie podría
alejarla de mí. Yo le daría todo lo que ella podría necesitar o
desear. Iria a la cama todas las noches con ella, mi polla
profundamente dentro de su coño, despertándola de la misma
manera. Entonces, tal vez yo no tendría esos sueños con ella.
Finalmente hacerle todas las cosas que quiero.
Balanceo mi cabeza en el último pensamiento. ¿Qué está mal
conmigo? Estoy perdiendo el control.
"Eden, desde ese día siempre has significado mucho para mí,
pero no podemos hacer nada, ¿sabes eso, cierto? respiro
profundamente, deseando ser fuerte. "Eres tan bonita, tan
dulce, y tendría suerte si tuviera una probada de ti, pero no
podemos hacerlo.
Ella lame sus labios carnosos, y quiero gemir al ver su suave y
rosada lengua.
"Si no me vas a llevar y me tienes, entonces creo que esto es
todo lo que puedo tener." Frunce el labio inferior y pasa la
mano por mi estómago y hasta mi cintura. Mi polla esta tan
dura que la punta casi toca mi ombligo. Y cuando sus
pequeños dedos se mueven hacia abajo y , cuando los dedos
de ella se mueven hacia abajo, siento uno de ellos roza la punta
a través de la toalla. Debería detenerla, pero soy un bastardo
egoísta, y la dejo continuar. De ida y vuelta, frota la punta,
sintiendo gotas de semen cubriendo su dedo. El esperma
pegajoso se extiende por todo su cuerpo, y justo cuando estoy
a punto de soltar una carga, ella retira su dedo y se lo lleva a
la boca. Ella lo chupa como si fuera un chupete, frunciendo
sus labios llenos alrededor de él. Ella cierra los ojos, haciendo
un sonido de apreciación, y yo casi colapso en el suelo con la
visión. Me inclino hacia adelante, queriendo besarla, pero, de
repente, ella quita el dedo de su boca y da un paso atrás, que
me miran con grandes ojos brillantes y una sonrisa que me
dice que le gustó. "Creo que si no me quieres, debemos volver
a la fiesta, tengo una tarjeta V para librarme. Ella se volvió tan
rápido que no tengo tiempo de reaccionar cuando ella abre la
puerta del baño y da un paso hacia fuera. Poco antes de salir
de la casa de la piscina Eden se vuelve y parpadea. "Tal vez
puedas quedarte para la torta, y entonces puedo ver el regalo
que me traías." Ella sale, dejándome en un estado de bolas
azules como nunca había estado antes. Aprieto los dientes
cerrando la puerta del cuarto de baño, odiando lo que ella
acababa de hacer y muriendo porque quería más, pienso en
lo que ella dijo y cómo sólo me está atrayendo para hacer lo
que quiere. Pero cuando agarro los bañadores y me meto la
polla dura como la roca, pienso en ella dejando a otra persona
que la tenga…
Es una provocadora y una de las buenas, pero no voy a dejarla
hacer algo imprudente, me gusta desde hace mucho tiempo
para dejarla entrar en alguna situación peligrosa ahora,
aunque el peligro sea yo.
Capítulo 6
Eden
Dejo escapar una respiración profunda cuando salgo de la casa
de la piscina.
Mi cuerpo entero está lleno de emoción. Mi plan tiene que
funcionar. Coloco una sonrisa en mi cara, aunque una
pequeña parte de mí quiera correr y esconderse. No sé cómo
me mantuve firme. Parte de mí quería correr por la vergüenza,
y la otra parte quería escalar como un árbol y hacer todas las
cosas que soñé durante años. Tuve que usar todo mi
autocontrol para no ceder a mi deseo. No puedo creer lo
atrevida que fui, pero es algo que quería hace mucho tiempo.
Bastó tocarlo de nuevo. Sólo estar cerca de él me hizo sentir
como si estuviera donde debería estar.
Casi morí cuando vi que vino a la graduación. Mi corazón se
derrumbó cuando me di cuenta de que dejó la ceremonia.
Tenía miedo de que no pudiera aparecer en la fiesta. Estaba
casi en pánico. No sé por qué dudé. Debería saber que vendría.
Él siempre me va a salvar. Lo sé con cada parte de mi ser.
Desde el momento que salí de la ventana, sé que él siempre
estará allí por mí cuando lo necesite. Y lo necesito ahora.
No me importa que me estuviera alejando en el baño. Al menos
sus acciones me dieron una chispa de esperanza. Él podría
haber sido capaz de decir esas cosas, pero no se apartó de mí.
Incluso sentí que se apoyaba en mi toque cuando puse mis
manos sobre su pecho desnudo. Simplemente voy a tener que
retroceder. Vi cómo su rostro se puso tenso cuando mencioné
estar con otra persona. Nunca iba a hacer eso porque le
pertenecía. Pero podría usar sus celos para hacerlo entrar en
razón.
Me dirijo al otro lado de la piscina, miro por encima del hombro
para ver a Coen salir de la casa de la piscina, sus ojos se
centraron en mí. Intento poner un poco más de meneo en mi
paso, esperando no tropezar con mis propios pies. No soy una
provocadore. O al menos nunca he tratado de serlo antes de
hoy, pero voy a darle todo lo que tengo, porque de una forma
u otra, me voy con Coen hoy.
"Edén". Miro a Taylor, indicándome que me lleve a una de las
mesas de comida. Me sorprende incluso verlo aquí, pero
supongo que sus padres lo hicieron venir.
La gente hará cualquier cosa para obtener una invitación para
estar cerca de mi padrastro. Para codearse con un senador.
Sus ojos me recorren, haciéndome sentir desnuda. No se siente
como cuando Coen lo hizo en la casa de la piscina. Se necesita
todo en mí para no encogerme, pero tengo que hacer esto. Sé
que es la única forma. Tengo que presionar si quiero que Coen
actúe. Para llevarme como siempre he soñado que lo haría.
Lejos de este lugar. Lejos de mi padrastro, quien me hace sentir
más que malhumorado y cuyos toques han comenzado a
demorarse demasiado últimamente. Mi madre no parece darse
cuenta. Ella nunca está cerca, y cuando lo hace, simplemente
no le importa.
"Oye, no sabía que estarías aquí hoy". Taylor pone su brazo
alrededor de mi hombro, atrayéndome hacia él como si
hubiéramos sido amigos de toda la vida. Hemos vivido juntos
durante años y apenas me ha dicho dos palabras en ese
momento. No fuimos a la misma escuela privada, pero ambos
estábamos en el mismo grado. Se graduó la semana pasada.
Fue a la escuela privada mixta y me asignaron a una academia
para chicas.
Apenas podía respirar sin que alguien me mirara. La única vez
que podía estar solo estaba en casa, pero luego mi padrastro
simplemente aparecía. Sentí que era el objetivo de su vida
hacerme sentir incómodo. Si es así, él está ganando.
Echo un vistazo a Coen y veo sus ojos todavía en mí. Se ve
enojado, pero ahora mi padrastro está hablando con él. Coen
no deja de mirarme mientras continúa la conversación. Puedo
ver desde aquí que está respirando pesadamente. John sigue
su línea de visión, y miro hacia otro lado.
"No podía faltar a tu gran día. No solo es tu cumpleaños, sino
también tu graduación. "Sus ojos se posan en mis pechos.
"Supongo que ya has crecido. Tal vez tu papi no te mantendrá
tan encerrada ahora y puedes salir y divertirte".
Lo miro y sonrío. No estoy segura de qué más decir. No quiero
llevarlo adelante; Solo lo estoy usando para darle celos a Coen.
Todas las chicas de la escuela hablan sobre Taylor. Él es bien
conocido por aquí.
Él juega un deporte tonto con una pelota que todas las chicas
de la escuela se volvieron locas. Pero probablemente haría lo
mismo si fuera algo que hizo Coen. Realmente no entiendo el
atractivo. Él es un poco alto comparado a los otros niños aquí,
pero todos son altos si se comparan conmigo. Él, sin embargo,
no es nada como mi Coen que es mucho mayor que él. Taylor
tiene ese corte de pelo, rubio ondulado, ojos azules brillantes
y toda aquella cosa apasionante pasando. ¿Cómo lo llaman?
Six pack? No tiene un rastro de pelos en todo su cuerpo.
Es decir, parece un niño. No como mi Coen, que es todo
hombre bajo mi tacto. Coen tiene la constitución de un tanque
y nada de su cara es suave. Él es duro en todo, y estoy segura
de que no tiene siquiera que tratar de parecer así. Me hace
sentir pequeña a su lado, y no puedo evitar, pero pienso sobre
sus manos grandes agarrándome firme. No un brazo extendido
sobre mi hombro y una sonrisa burlona.
"Estoy libre ahora." Sonrio para Taylor, que levanta las cejas.
"Podemos jugar lo que te guste". Me alejo de él, dando un paso
atrás a la piscina. "Atrápame si puedes", bromeo, antes de
darme la vuelta para saltar al agua. Taylor me pisotea los
talones y salta detrás de mí. Llego al agua con un chapoteo, y
está sobre mí, atrayéndome hacia él cuando emerjo. Me
escabullo y me cruzo en la piscina hasta llegar a la orilla del
otro lado. Él viene detrás de mí, agarrándome por las caderas,
y miro hacia arriba para ver los ojos de Coen. Él me está
mirando directamente, y parece que está a punto de explotar.
Le guiño un ojo y sonrío.
Capítulo 7
Coen
Miro hacia arriba y veo la expresión en la cara de John
mientras mira a su hija.
Es entonces cuando me recuerdo que esta es su hijastra y que
la mirada que le está dando es menos que paternal. Él se
inclina y puedo ver que está tratando de ocultar cómo se está
ajustando. Él se está poniendo duro viéndola, y causa ira en
mi interior. Se supone que debe cuidarla, no mirar
furtivamente y endurecerse al verla. Solo me puedo preguntar
cuánto tiempo ha tenido estos pensamientos sobre ella, y le
garantizo que no comenzó el día de su cumpleaños.
Debería avergonzarme de mí mismo, pero no soy una figura
paterna para ella. Mi polla palpita y duele por su toque, pero
yo soy quien puede tenerla. Malditamente el único.
Mirando hacia atrás en ella en la piscina con el niño, veo que
está haciendo una serie de frotarse contra él. Mirando hacia
atrás la veo en la piscina con el niño, veo que se está frotando
contra él.
Su bañador esta mojado, y Él esta ocultando su exitacion en
el agua. Ella se ve como una chica pin-up con sus curvas y
traje de baño obsceno. Podía mirar alrededor de la piscina y
ver a todos los padres y jóvenes mirándola con malicia, pero
eso solo me enojaría más. Tengo la capacidad de detener esto,
y voy a hacerlo. Estoy cansado de que todos vean lo que debe
protegerse y cubrirse. Y si estoy siendo honesto conmigo
mismo, estoy cansado de que la gente mire lo que es mío.
Cortando a John en medio de la frase, casualmente hago mi
camino hacia el lado de la piscina donde Eden está jugando.
No quiero causar una escena y hay un número suficiente de
personas en otras actividades, así que puedo actuar sin que
nadie se dé cuenta, excepto el padrastro de ella, estoy seguro.
Él no puede quitar los ojos de ella. Ella me mira mientras
camino, y sabe lo que viene. Sin embargo, ella no hace ningún
movimiento para salir de la piscina.
Se muerde el labio y el tipo que está en el agua con ella trata
de que vaya a aguas más profundas con él.
Tranquilamente, me paro en el lado de la piscina y extiendo mi
mano. "Edén. Fuera."
Ella no duda en alejarse de su agarre y venir a mí. Me siento
triunfante ya que ella hace lo que digo y deja al chico atrás.
Miro por encima del hombro y veo que está agitado, pero no
hace ningún movimiento para salir de la piscina. Su pequeño
pinchazo es probablemente demasiado duro. Quiero lastimarlo
por ponerle las manos encima, pero él es un chico joven y no
quiero ir a la cárcel por agredir a un niño. Sé que Eden estaba
empujando la línea para molestarme, y funcionó. Para
empezar, nunca debí dejarla irse de la casa de la piscina. Por
mucho que odie admitirlo,
cuando se trata de ella, no hay nada que no haga. Ella pone
su mano en la mía, y la ayudo a salir de la piscina, agarrando
una toalla cercana y envolviéndola. Quiero hablar con ella,
pero quiero que sea en privado para que nadie nos escuche.
"¿Dónde está tu habitación?" Ella mira hacia la casa y
comienza a caminar de esa manera, y yo la sigo. Una vez
dentro, tomamos una serie de escaleras y caminamos por un
pasillo largo. Ella abre una puerta a
al final del pasillo y entramos. Lo cierro detrás de nosotros y
miro a mi alrededor.
Su habitación es rosa y con volantes y parece que le pertenece
a alguien mucho más joven.
Me mira y se encoge de hombros como para decir que le gusta.
"Es lindo", le digo, y me mira.
"Ven a ver eso." Ella me tira a lo largo de una pared con nada
más que fotos enmarcadas. Algunas son de nosotros cuando
la cogí ese día, y algunas son sólo de mí cuando fui noticia. "He
guardado todos los recortes y cada imagen que he conseguido
de ti".
Mirando hacia ella, entrelazamos nuestros dedos juntos, y veo
que sus mejillas corren. "También guardé las imágenes que
encontré" admito.
"¿En serio?" parece tan esperanzada y animada cuando lo
hago.
"Creo que estuve esperando todo ese tiempo para que vengas
a mí. Eres tan joven, Eden, y no debería sentirme asi, pero
tienes un pedazo de mi corazón desde el día que te salve. Y
ahora, al verte y estar a tu lado así, tengo todos estos
sentimientos protectores que no son inocentes ". Ella se vuelve
hacia mí y usa la mano libre para soltar la toalla, dejándola
caer entre nosotros, entonces presiona su cuerpo contra el
mío. Ninguno de nosotros está completamente vestido, de
modo que puedo sentir de su piel desnuda contra la mía y es
increíble. Es como si estuviéramos totalmente desnudos.
"No quiero que seas inocente conmigo, Coen, soy tuya, tu
pequeña".
Sostengo su rostro, mirando en sus ojos azules. " Te quiero
demasiado, Eden." Finalmente confieso lo que estoy sintiendo,
y es bueno ser capaz de decir las palabras en voz alta.
Ella me suelta y me pone las manos en mi pecho, acariciándolo
en toda su extensión. "Entonces llévame".
"Una vez que te tenga, no podré dejarte ir, dulce niña. Serás
mía y no habrá escapatoria. Nunca," Le digo, pero no creo que
realmente pueda dejarla ir, incluso si ella me dijera que no
ahora. Ella empuja imposiblemente más cerca, y siento su
aliento contra mi piel.
"Bien. Eso es exactamente lo que quiero. Para que me lleves de
aquí y me tengas a tu lado. Eres todo lo que siempre he
querido".
Sus palabras son un disparador y no puedo contenerme.
Levantándola, y apretándola contra la pared, junto a las fotos
de nosotros, reclamo su boca. Sus brazos y piernas se cierran
a mi alrededor mientras se conectan nuestros labios. Ella
aparta su boca para mí, y meto mi lengua, robando su
respiración y reclamándola. No espero a que me devuelva el
beso. Tomo el control y pruebo su dulzura. Me muerdo los
labios y siento que sus piernas se tensan a mi alrededor
mientras mi polla dura se aplasta entre nosotros. Ella lucha
contra eso, su pequeño cuerpo curvilíneo trata de encontrar
algo de alivio. Me alejo pero la mantengo atrapada contra la
pared con mis caderas, bombeando contra ella como si
quisiera follarla.
"Tómame, Coen. Empuja mi traje de baño hacia un lado Estoy
empapada, así que puedes entrar fácilmente. Te quiero dentro
de mí. "Mi boca baja por su cuello y gruño ante sus palabras.
"¿Quieres que tome esa cereza, dulce niña?" "Sí", ella jadea
mientras empujo en ella otra vez. "
¿Estás tomando la píldora? Si me das ese pequeño coño, no
me voy a retirar. No creo que pudiera si mi vida dependiera de
eso. No estoy seguro de poder ser capaz de salir de ella.
“No, no tomo nada”.
"Bien." ya pensando en correrme en su apretado coño virgen.
Si siembro mi semilla allí, ella es mía para siempre, pase lo que
pase. Quedar embarazada significa que no tendrá más remedio
que quedarse conmigo, porque nunca más me iría. No es que
le diera oportunidad. Debería detener esto o reducir la
velocidad, pero siento la prisa de hacer esto ahora. Para
plantar a mi bebé en heras lo más rápido que pueda antes de
que alguien pueda detenerme. Una vez que mi pene esté libre,
desato las cuerdas de sus caderas y tire del material. Su coño
desnudo contra la punta gruesa de mi pene se siente como la
seda. Su crema, la evidencia de su excitación, me cubre.
"Mierda, estás empapada. ¿Siempre piensas en esto cuando
piensas en mí? "Se muerde el labio y asiente, empujando su
coño contra mi polla mientras me suplica que entre. La
sostengo contra la pared con una mano, pero no pesa nada.
Probablemente debería meterme en la cama detrás de
nosotros, pero no puedo esperar los diez segundos que
tomarían. En lugar de eso, muevo mis caderas para que mi
pene se comporte como una heroína, y agarro su cintura con
ambas manos. Lentamente la bajo sobre mi eje hasta que
siento su cereza. Le doy un rápido beso antes de que lo
atraviese y empuje todo el camino hacia adentro. "Mierda", dice
entre dientes, y trato de no correrme. Su apretado coño me
aprieta, y sigo inmóvil mientras trata de relajarse.
Solo respira, dulce niña." Arrastro besos por el cuello, luego
levanto su top del traje de baño para sacar sus grandes tetas.
Una vez que están expuestas, me aferro a una, chupando con
fuerza. "Coen, oh Dios, si. Ella agarra la parte posterior de mi
cabeza y me sostiene en su teta mientras chupo un pezón,
luego el otro. Lentamente, su coño libera parte del agarre
mortal que tiene sobre mi polla, pero el ajuste todavía es
apretado. Voy a tener que romperla para poder montarla
cómodamente cuando yo quiera. "Voy a moverme un poco y
probaré este coño. Es mío ahora, así que tengo que elegir lo
que quiero, pero voy a tratarla bien. "Arrastro mi pene
centímetro a centímetro, sintiendo su fuerte agarre. Ella no
quiere que yo me vaya, así que vuelvo a entrar y escucho su
gemido. "Un empujón y ya no me quieres sacar de tu coño."
Ella ya ha sido advertida, y yo también. Tengo que retirarme
para poder volver y ser bueno con ese coñito. "Quiero que ese
virgen coñito se corra por toda mi polla". Sus jugos cubren mi
polla, y miro hacia donde estamos unidos. Hay una pequeña
tonalidad de rosa combinada con semen, y eso me la pone mas
dura. Ella me esperó y quería que fuera el primera y el último
en tenerla, y ese pensamiento hace que mi dolorosa polla gotee
dentro de ella. Mis pantalones todavía están alrededor de mi
cintura. solo mi polla afuera, pero su mitad inferior está
desnuda y sus tetas están en exhibición completa,
empujándola dentro y fuera de ella contra la pared. Después
de unos pocos golpes ella está completamente relajada y se
encuentra conmigo cada vez que entro en ella. Siento pequeños
escalofríos en sus piernas cuando comienza a acercarse al
clímax, y mantengo un ritmo constante, acercándome a
inundar su coño con mi semilla. De repente, hay un leve ruido
detrás de nosotros y escucho que la puerta de su habitación
se abre. Me inclino hacia adelante, bloqueando su cuerpo
desnudo de la vista. Con mi cuerpo frente a ella, no hay forma
de que nadie pueda oírme. Miro por encima de mi hombro y
veo a John en la puerta, mirándonos. No puede ver lo que
estamos haciendo, pero es bastante obvio. Ella tiene sus
piernas envueltas alrededor de mi cintura, así que no es como
si estuviéramos tejiendo. El bastardo realmente se ve
decepcionado cuando me ve, y luego los celos cruzan su rostro.
Quiero cortarle la garganta por tratar de acercarse a ella, pero
no me atrevo a moverme. "Lárgate de aquí. Ella es mía, "gruño.
El mensaje no puede ser claro. Regreso a Edén y empujó
dentro, volviendo a reclamarla. Cuanto más pronto tenga a mi
bebé en ella, mejor. Tiene una expresión de sorpresa en su
rostro, pero oigo que la puerta se cierra detrás de nosotros y
luego se relaja. "Eres mía", digo entre dientes y empiezan mis
embestidas mas salvajes. Estoy perdiendo la calma porque
quiero follarla y quiero matarlo a todos al mismo tiempo.
"Nadie te tocará más que yo".
"Coen", gime, sus manos subiendo y descansando sobre mis
hombros. Se aprieta a mi alrededor con fuerza, y la escucho
alejarse de la pared mientras me da su orgasmo. Ella se corre
en mi polla, y la ráfaga de jugo corre por mi eje, cubriéndolo
con cada empuje. Bombeo una última vez y me mantengo
dentro de ella mientras vacío cada gota en su pequeño coño
codicioso. Siento que sus pulsos chupan cada gota, y algo se
asienta en mi pecho. Hice todo lo que pude para hacerla mía,
y ahora quiero sacarla de este lugar. Quiero llevarla a mi casa
para protegerla y cuidarla hasta el final de los tiempos.
"Vendrás conmigo, Eden", le dije, presionando mi frente contra
la de ella.
"Quiero que empaques tus cosas. Vienes a casa conmigo. Hoy."
Capítulo 8
Eden
Lo acerco mas, tomando su boca en un beso duro. Estar con
él fue más perfecto de lo que pensé que sería. Quería tanto ir
con él hoy, pero no estaba seguro de que él querría eso. Soñé
con ese momento por tanto tiempo y está finalmente aquí.
Sabía que lo había conseguido cuando me sacó de aquella
piscina. Su boca reclama la mía de nuevo. Estamos
presionados juntos tan perfectamente que no sé dónde
empiezo y termina Él. Esto es como quiero que seamos
siempre. Encajamos perfectamente, como si fuera hecha para
ser suya y solamente suya. Lo que sólo prueba que estaba
segura, estábamos destinados a ser. Él fue hecho para
salvarme y de aquel día en adelante yo era de él. Él también
debe salvarme de este lugar. Llevándome antes de que algo
malo pueda suceder. Me protege para siempre.
A continuación, él para el beso. "Toma tus cosas, querida, te
quiero fuera de aquí." Él permite que mis piernas resbalen de
su cintura, su polla salta libre. Gimo con la pérdida. Quiero
que vuelva dentro de mí. Quiero estar tan cerca de él como sea
posible. "No me mires así, o voy a acostarte en la cama, te
quiero fuera de aquí." Él mira por encima del hombro. "Y lejos
de él", dice, y sé que él está hablando de John. Sé que fue mi
padrastro que intentó entrar aquí. Él es la única persona que
todavía viene a mi cuarto.
Me encanta y me deja ir. Coloco mi traje de baño antes de mirar
alrededor de la habitación, preguntándome lo que debería
llevar. Tomo una bolsa de mi armario y empiezo a juntar ropa
dentro de ella.
"¿Te tocó?" Veo a Coen caminando de aquí hacia allá,
pareciendo un animal enjaulado. No estoy segura de qué decir,
porque me tocó antes. Voy con la verdad.
"Sí".
Él para de andar y todo su cuerpo se paraliza. Una mirada
mortal, como nunca vi, aparece en su cara.
"¿Dónde?", Él exige dar un paso en mi dirección.
Cierro la distancia entre nosotros, poniendo las manos en su
pecho, en un intento de calmarlo. No quiero que suceda algo
aquí. Sólo quiero salir de este lugar y nunca mirar hacia atrás.
Crecer aquí no fue horrible y sé que hay otros lugres peores.
Yo sólo odiaba estar aquí cuando sabía que pertenecía a él,
donde podría tener una familia real.
La espera me corroía mientras sabía que tenía que aguardar el
momento adecuado para estar con él. Era una lenta tortura ,
pero yo sabía que valía la pena cuando tuviera al final. Eso es
todo lo que importa. Todo lo que siempre quise en la vida era
estar con él, para siempre.
"A veces, se rozaba pasando por mí costado, me abrazaba por
un tiempo demasiado largo".
"¿Sólo eso?" Sus manos van a mi pelo, agarrando un puñado
en un apretón posesivo y tirándole un poco para hacerme
mirar hacia él.
"Sí, a veces”, muerdo mi labio, no queriendo admitir la próxima
parte.
"¿Y?", Él presiona. Coen sabe que estoy escondiendo algo. No
quiero molestarlo. Está todo en el pasado ahora. No importa,
ahora que estamos juntos.
"Creo que intento atraparme cambiándome de ropa o en la
ducha."
Sus fosas nasales se dilatan y su respiración se profundiza,
como si fuese un toro furioso.
Una mano deja mi pelo, deslizándose entre nosotros hasta
llegar a mis bragas del bikini, para agarrar mi coño.
"¿Ha visto esto?", Pregunta cuando sus dedos me abren y
empiezan a deslizarse dentro de mí. Con nuestro orgasmo
todavía escurriendo de mí, su dedo se desliza fácilmente.
No puedo parar el gemido que sale de mis labios.
Antes de saber lo que está pasando, mi espalda está en la
cama, enviando mis peluches volando al suelo. La mano de
Coen está sobre mi boca, la otra aún entre mis piernas
mientras él me sostiene.
"No quiero que él o cualquier otra persona oiga los sonidos de
tu placer. Por todo lo que sé, aquel hijo de puta tiene su oreja
presionada contra la puerta tratando de oírte gozar. No le voy
a permitir el placer de ese dulce sonido. Solo me pertenece a
mí y sólo a mí. Él ya se está quedando con mucho de usted ",
él gruñe junto a mi oído. Su dedo se mantiene en movimiento.
"Ahora respondeme. ¿Alguna vez vio mi coño?".
Balanceo mi cabeza y se relaja.
"¿Te tocas en esta cama pensando en mí?"
Asiento. Todas las noches, desde que lo conocí.
Él se aleja para mirarme, cuando una sonrisa alcanza sus
labios y sus ojos parecen hambrientos una vez más. "También
me tocaba en la cama por la noche pensando en ti."
Él tira de mi bikini hacia el lado y empuja su dura polla dentro
de mí. Gimo en su mano y él cambia de manos, la que estaba
entre mis piernas ahora cubriendo mi boca.
"Eso va a ser rápido", Coen dice, cuando empieza a moverse
dentro de mí. Envuelvo mis piernas alrededor de él. "Lame mi
mano, querida, quiero que pruebe el coño que mantuviste
intactao sólo para mí".
Hago lo que él dice y él comienza a moverse más rápido, mi
cama golpeando en la pared con cada empujón. Su boca va
hacia mi cuello, chupando y mordiéndome todo. Puedo sentir
mi orgasmo llegando. Él los tira de mi cuerpo tan fácilmente.
"Nunca fue así cuando estaba en mi cama por la noche
tocándome. "Eso es, dulce niña, goza voy a llevarte a casa, y
nunca más tendrás que imaginar cómo es estar conmigo
dentro de ti cada noche en nuestra cama." Gozo con sus
palabras, amo que voy a tener esto para el resto de mi vida,
Siento que se libera en mi interior, su cálido semen me cubre.
No sé cómo lo hice todos estos años sin él.
Capítulo 9
Coen
Mientras salgo lentamente de su cuerpo, siento un poco de mi
rabia de drenarse. Por lo que quiero, no puedo salir de esta
habitación y encontrar su padrastro, a menos que quiera ser
conducido lejos en un coche de la policía.
No podía protegerla de esa manera. No sé cómo lo hizo, pero es
como un dulce bálsamo para mi rabia. Sé que tengo que
mantenerme bajo control por ella.
La levanto. "Vamos," le digo , mientras enderezco su ropa de
baño. Tomo la bolsa en la que comenzó a guardar sus cosas y
la tiro por la habitación. "No vas a llevar nada de aquí.
Agarro su mano y sus dedos envuelven los míos. Pensé que
podía luchar contra eso, pero sólo sonríe.
"Yo solo te necesito a ti." dice, como si yo fuera la cosa más
importante en el mundo, y eso me hace querer golpearme en el
pecho.
La saco de la habitación y no estoy sorprendido cuando veo a
John en el exterior de su puerta. Me pregunto cuántas veces
lo hizo antes, si alguna vez la oyó tocarse a sí misma mientras
pensaba en mi.
Respiro profundamente y empujo hacia un lado mi cólera.
Pasamos por él por el pasillo, mientras vamos hacia la parte
trasera, donde la fiesta todavía está en pleno progreso.
Ignorando todo lo demás, me concentro en apenas sacarla de
aquí y voy directo a la casa de la piscina para recoger mis llaves
y el regalo que tengo para ella. Veo a Eden, que todavía tiene
la mayor sonrisa en su cara, sin ninguna preocupación en el
mundo. Sólo feliz de que la tengo. Joder, lo amo. Voy a pasar
el resto de mi vida asegurándome que ella siempre tenga esa
sonrisa en su cara.
Tomo mi camisa que había usado en su graduación y la deslizo
sobre ella, cubriendo su minúsculo bikini.
"No uses esta mierda cuando otras personas están ahí," le digo.
"Sólo lo usaba para ti."
"Eso es bueno, cariño. Manténlo de esa manera, pero sólo
úsalo para mí cuando sea la única persona alrededor."
Ella agarra mi brazo. "Sólo me vestí así para llamar tu
atención, lo prometo, sólo te deseaba mirándome".
Su pequeña nariz frunce y puedo decir que ella está pensando
en algo. Los ojos de ella van a mi pecho.
"¿Qué pasa?", Pregunto. Ella baja la cabeza avergonzada. "No
hay secretos entre nosotros, quiero que seas siempre honesta
conmigo". Coloco mi dedo debajo de su barbilla, haciéndola
mirar hacia mí.
"No me gusta la gente mirando hacia ti también", admite.
"Tú eres mía, lo has sido desde que puse los ojos en ti" le digo.
No quiero que ella tenga ninguna duda en su mente sobre eso.
Sé que soy más viejo que ella. La gente puede encontrar que
me estoy aprovechando de ella, pero no me importa lo que otros
piensan, no más. En mi mente sabía que ella seria mía algun
día, siempre lo supe. Sabía que estaba mal desearla en esa
época, por eso lo mantuve en secreto. Pero nada más importa
ahora, excepto estar con ella. Sólo no quiero que piense que he
sacado ventaja de ella. Quiero que esté siempre segura sobre
nosotros. Que nunca cuestione mis intenciones con ella.
Sus ojos parecen tan esperanzados y odio que lo este
cuestionando. Lo que sucedió en su habitación fue diferente
de todo lo que he sentido antes. No sabía que una persona
podría entregarse así y perder todo el control. Pero fue lo que
pasó. La necesitaba tanto, más de lo que ya necesité de
cualquier cosa en mi vida. El momento en que la hice mía, no
fue como nada que ya he experimentado. Era como si
finalmente regresara a casa.
"¿No hay nadie más en tu vida?" ella pregunta. Esta vez
sostengo su cara, mis ojos están en el nivel de los suyos. Tanta
inocencia brilla allí. Puedo ver su confianza en mí y quiero
mantenerlo para siempre. Nunca hacerla dudar.
"No, cariño, no recuerdo a otra mujer antes de ti, y confía en
mí, no hubo alguien que entró en mi mente desde que entraste
en mi mundo".
Ella cierra la pequeña distancia entre nosotros, su boca en la
mía, mientras ella envuelve su cuerpo alrededor de mí. La tiro
cerca cuando ella comienza a poner besos en toda mi cara. Río
de su dulce inocencia, que me está poniendo duro de nuevo,
como si no acabara de tomarla dos veces, llenándola de forma
agradable y gustosa.
"Bueno, tengo que sacarte de aquí ahora o voy a terminar
follándote una vez más."
"Esta bien." se frota contra mí y me pregunto si la hice una
pequeña adicta al sexo.
"No, la próxima vez que te tenga, estaremos en nuestra casa,
donde puedo tomarme mi tiempo, quiero besar y tocar cada
parte de ti, adorarte como debería haber hecho la primera vez,
mostrarte cómo va a ser entre nosotros. "
Ella gime con mis palabras y continúa balanceándose contra
mí, probando mi control. Eso es algo que sólo ella puede hacer.
Pero cuando John entra con pura rabia en su cara, es como
agua fría siendo descargada en mí. Alejo a Eden y la coloco
detrás de mí. Siento sus manos levantándose para descansar
en mi espalda.
"Eden, ven aquí", dice John. Sólo me quedo allí. No puedo creer
que él intentó llamarla. No se mueve. La idea de que ella iría
hasta él es ridícula, pero John no puede ver eso. "Habla con
ella de nuevo y voy a acabar contigo." "¿Vas a acabar conmigo?,
¿sabes quién soy, no?. "Me importa una mierda que seas el
senador, cuanto más grande seas, más dura será la caída,
deberías recordarlo." Sé que quieres coger a tu hija. "
“Hijastra", corrige, pero no niega que querer follar con ella.
"Ella no es nada para ti", le digo, dando un paso hacia él y
dejándole saber que no estoy jodiendo. Me estoy yendo con ella
de una forma u otra, se está preguntando porque está conmigo
y no con él. La diferencia es que realmente me preocupo por
ella. La amo y quiero que sólo quiere usarla y, probablemente,
la pondrá de lado cuando esté satisfecho. Todo el mundo en la
ciudad sabe que el senador usa a las mujeres tan rápido como
su esposa parece cambiar de hombres. Ambos tienen
reputaciones en sus negocios, pero nunca pensé que se
interesaría por Eden. Si pudiera, habría venido antes. Él está
fodidamente com44sorte que nunca hizo nada sobre esa
atracción o habría sido encontrado con una bala en la cabeza.
"Te estoy dando una última oportunidad para salir de nuestro
camino o voy a esparcir tu mierda para que todos sepan. Ellos
sabrán que el buen y viejo senador está tratando de tener un"
el sabor de su hijastro y su esposa no le importa ", mito. Yo
nunca haría eso. Moriría antes de dejar que manche la
reputación del dulce Eden. Pero yo sé dónde alcanzarlo ahora
para hacerle cuestionar lo que está haciendo. "Y tú, ¿qué va a
decir la gente?", Él intenta. "La diferencia entre mí y usted es
que no me importa lo que las personas puedan decir.
"Aguantaría cualquier cosa para tenerla", le digo, y es la
verdad, pues a pesar de ella tener dieciocho años y ser joven,
ya es legalmente adulta. Si la gente empieza a hablar y eso
molesta Eden, vamos. y empezamos en algún lugar nuevo, tal
vez lo hagamos de cualquier manera. Ir a algún lugar donde
pueda tener una casa en la playa donde pueda verla en este
bikini todos los días para el resto de mi vida. "¡Mueve!" Yo
ordeno de nuevo, y lo hace a tiempo, saliendo de nuestro
camino. Tirón Eden de la casa de la piscina y salimos de este
lugar que nunca va a ser su casa de nuevo.
Tiene suerte de que nunca actuó en esa mierda o se habría
encontrado con una bala en la cabeza. Caramba, todavía
tendrá suerte si no lo hace. "Te estoy dando una última
oportunidad para salir de nuestro camino o extenderé tu
mierda por todas partes para que todos lo sepan. Sabrán que
el buen senador está tratando de probar a su hijastra y que a
su esposa no le importa: Miento. Yo nunca haría eso. Moriría
antes de dejar que manche la reputación de Eden. Pero ahora
sé dónde golpearlo para que él se pregunte qué está haciendo
"¿Y tú? ¿Qué dirá la gente? ", Prueba.
"La diferencia entre tú y yo, es que no me importa lo que la
gente pueda decir. Aceptaria cualquier cosa por tenerla ", le
digo. Es la verdad.
Pero ella tiene dieciocho años: es joven pero legal. Si la gente
comienza a hablar y molesta a Edén, nos moveremos.
Dejaremos todo atrás y comenzaremos de nuevo. Tal vez lo
hagamos de todos modos. En cualquier parte del mundo puedo
tener una casa en la playa donde pueda verla en este traje de
baño todos los días por el resto de mi vida. "¡Muévete!", Ladré
de nuevo, y esta vez él se aparta de nuestro camino. Saco a
Eden de la casa de la piscina y de este lugar que nunca volverá
a ser su hogar.
Epílogo
Eden
Dos años después…
Han pasado dos años desde que Coen me sacó de mi antigua
casa y me dio un hogar.
Una vida real llena de amor real con el hombre de mis sueños.
Bueno, hombres de mis sueños. Yo observo a mis gemelos
tomando una siesta en su corral en la sala de estar. Siempre
duermen juntos, y es lo más lindo del mundo para mirar.
Siento que Coen viene detrás de mí. Él envuelve su mano
grande alrededor de mi cintura y besa mi cuello desnudo,
enviando escalofríos por mi espina dorsal. En los días que tiene
que ir a la oficina, siempre viene a casa a almorzar y a ver cómo
estamos nosotros y sus pequeños. Trabaja tres días a la
semana, entra y se asegura de que todo se solucione con la
agencia de seguridad.
A pesar de que dejó la fuerza después de que me rescató,
todavía hay una parte de él que tiene que ayudar a los demás.
Es una de las cosas que más amo de él, la forma en que nos
protege a mí y a nuestros hijos.
"Te extrañé," susurro, no queriendo despertar a los niños
pequeños.
"Solo me he ido dos horas", murmura contra mi cuello, pero
siento su erección clavándose en mi culo y sus dientes rozando
mi hombro.
Él me da la vuelta en sus brazos, me levanta y me lleva al
mostrador de la cocina. Él devora mi boca mientras me sienta
al borde. Justo cuando empiezo a caer, se mueve entre mis
piernas y las arroja sobre sus hombros, y recupero mi
equilibrio. Siento sus grandes manos empujar mi vestido y
exponer mi coño desnudo y húmedo a él.
"Oh, mierda, sí. Has esperado a que regrese y te lo de. ¿No es
así, cariño? Siento que mi coño se contrae, sabiendo lo que
viene. Me recliné sobre el mostrador, mis palmas planas detrás
de mí mientras su boca descendía sobre mi coño. Su lengua
caliente me da largas lamidas, pero su emoción es demasiado
fuerte cuando comienza a comerme Él chupa mi clítoris y
luego desliza dos dedos dentro de mí, frotando mi dulce lugar.
Es como si estuviera decidido a liberarme antes de que me
llene, y estoy totalmente de acuerdo con esto.
"Maldita sea, eres tan dulce. Dame ese jugo, dulce niña, soy
como Popeye buscando su lata de espinacas.
Cuando llegue ahí, tomaré ese coño y lo follare".
Suelto una risita y moví una mano a la parte superior de su
cabeza para agarrar su cabello. Él mantiene un ritmo
constante por un momento, el tiempo suficiente para que
agarre mi orgasmo y me suelte. Me muerdo el labio para no
gritar mientras las intensas oleadas de placer fluyen a través
de mis brazos y piernas, todo el camino hasta mi centro.
Estoy jadeando cuando Coen se levanta rápidamente, se baja
los vaqueros y desliza su gruesa polla dentro de mí. No importa
cuántas veces me haya follado, su circunferencia siempre se
ajusta tan bien.
A veces tengo que pedirle que reduzca la velocidad porque me
golpea tan profundamente. En este momento, sin embargo, no
le diré que se detenga mientras agarra mis caderas y saca mi
trasero casi del extremo del mostrador y comienza a empujar
dentro y fuera de mí.
"Dilo, Eden. Dilo."
Está apretando los dientes, así que sé que está cerca del límite
y no puedo molestarlo. Normalmente haré que lo solucione,
pero ahora está voraz, y yo también. Incluso después de tener
un orgasmo, quiero otro.
"Te amo, Coen. Te amo mucho bebe. Con todo mi corazón y mi
alma ". Mis palabras son como un bálsamo, pero no llegan a
enfriar su pasión ni ralentizar lo que está haciendo su pene.
Empuja con fuerza, y es una dulce atracción entre nosotros a
medida que mi cuerpo asciende más y más. "Yo también te
amo, dulce niña. Desde el primer momento, Eden ".
Con sus palabras, ambos caemos al borde y cedemos ante el
paraíso. Coen no puede correrse sin escucharme decir que lo
amo, y su confesión de nuevo conmigo siempre me hace entrar.
Encuentra su liberación profundamente dentro de mí, y se
aferra a mi cuerpo, besando cada pulgada disponible. "Mmmm.
Creo que quiero dormir la siesta ahora también ", dice,
acariciando mi cuello. "Creo que tenemos alrededor de una
hora. Llévame a la cama y acurrúcate conmigo ".
Él me saca del mostrador sin salir y me acompaña hasta el
dormitorio, justo al otro lado de la sala de estar. Me siento
apretando a su alrededor mientras él da cada paso, y de
repente ya no tengo tanto sueño. Me inclino hacia adelante,
besando su cuello y mordisqueando su oreja. "Tal vez ya no
estoy cansado", dice, mientras me baja a la cama y lentamente
comienza a entrar y salir. "Creo que esta vez lo quiero lento,
Eden. Agradable y lento. Muéstrame cuánto me amas, cariño.
Abre las piernas más y dame lo que es mío. Esto es lo que
sucede cuando me tientas, cariño ".
"Te gusta", le digo, dándole una sonrisa descarada.
Él me devuelve uno y luego me hace el amor lenta y
dulcemente. Pude haber sido joven cuando me salvó, pero nos
hemos pertenecido el uno al otro desde ese día. Nunca me he
arrepentido de nuestra decisión por un segundo y tampoco él.
Nuestra historia es rápida y sucia, pero es exactamente lo que
necesitamos.

Fin
Esta es una traducción hecha exclusivamente
por MiMundoDeFantasia para fans de la
escritora. Les pido que no cambien ni modifiquen
cualquier dato presente en esta traducción.
Esta traducción es solo para uso personal.

Visitame en :
https://mimund0defantasia.blogspot.com

TRADUCCION Y DISEÑO :
JULIE
Nota de la autora:
Alexa Riley son dos atrevidas amigas que se unieron y
escribieron algunos libros sucios. Ambas son madres de dos
hijos que aman el fútbol, las rosquillas, y son obsesivos de los
héroes de libros.
Se especializan en amores instantáneos, exagerados, dulces, y
en cursis historias de amor que no te toman todo un año para
leer. Si quieres algo SEGURO, corto, y siempre con un ‘felices
para siempre’, ¡entonces Alexa Riley es para ti!

Intereses relacionados