Está en la página 1de 50

CURSO VIRTUAL

NEUROREHABILITACIÓN Y
MUSICOTERAPIA EN EL DAÑO CEREBRAL

MODULO 4: LA PRÁCTICA CLÍNICA EN MUSICOTERAPIA

DOCENTE: LIC. FRANZ BALLIVIÁN POL

LA PRÁCTICA CLÍNICA EN MUSICOTERAPIA

INDICE.
UNIDAD 1: DESARROLLO DEL PROCESO
MUSICOTERAPEUTICO. 2
UNIDAD 2: ALGUNAS ORIENTACIONES
MUSICOTERAPÉUTICAS. 6
UNIDAD 3: NEUROREHABILITACIÓN Y
MUSICOTERAPIA. 10
UNIDAD 4: EJEMPLO DE INTERVENCIÓN
EN MUSICOTERAPIA. 16
UNIDAD 5: IMPROVISACIOÓN EN MUSICOTERAPIA. 20
UNIDAD 6: EJERCICIOS SONOROS Y
MUSICALES EN NEURO MUSICOTERAPIA. 28
GRUPO DE EJERCICIOS EN MUSICOTERAPIA 32
BIBLIOGRAFIA. 50
UNIDAD 1: DESARROLLO DEL PROCESO MUSICOTERAPEUTICO.

La Musicoterapia como vimos en unidades anteriores es la utilización de la música y/o de


sus elementos (sonido, ritmo, melodía y armonía) por un facilitador o musicoterapeuta
calificado, con un paciente o grupo, en un proceso destinado a facilitar y promover
comunicación, aprendizaje, movilización, expresión, organización, rehabilitación u otros
objetivos terapéuticos relevantes, a fin de asistir a las necesidades físicas, psíquicas,
sociales y cognitivas.

La Musicoterapia busca descubrir potenciales y/o restituir funciones del individuo para que
el / ella alcance una mejor organización intra y/o interpersonal y, consecuentemente, una
mejor calidad de vida. A través, de la prevención y rehabilitación en un tratamiento.

Según Benenzon la musicoterapia es una psicoterapia que utiliza el sonido, la música, el


movimiento, los instrumentos corpóreos-sonoros-musicales y otros códigos no verbales,
acompañando el desarrollo, la elaboración y la reflexión de un vínculo o una relación entre
el musicoterapeuta y otro, o un grupo de otros, con el objetivo de mejorar la calidad de vida
de ellos y favorecer la integración para la sociedad.

La musicoterapia contribuye en cinco factores principales:


• Modulación atencional: la música atrae la atención de manera más dinámica que otros
estímulos sensoriales.
• Modulación emocional: provoca y modula respuestas emotivas.
• Modulación cognitiva: en el análisis de la música se requiere memoria, codifi cación,
almacenamiento y recuperación.
• Modulación conductual: la música evoca patrones de movimiento de manera que facilita
la rehabilitación.
• Modulación comunicativa: se emplea para entrenar habilidades de comunicación.

Iniciando el proceso Musicoterapéutico.

Fase uno: primera Etapa: “Conociendo a pedrito”

Fecha del primer acercamiento: ……


Antecedentes sonoro – corpóreos – musicales

Postura Corporal antes de la sesión Cabeza y tronco caídos hacia la izq. apoyándose en la silla, ojos
cerrados, respiración sonora y profunda.

Postura corporal después de la sesión Similar al comienzo, pero despierto y respiración sin sonido.

Lenguaje verbal No tiene lenguaje verbal


Tolera el contacto físico con el
terapeuta No lo tolera.

2
Expresión de enojo en la actividad Solo al final, le digo “Vamos”, pasa 1 minuto y tensa su cuerpo
gritando una A fuerte y gruñido, en forma violenta.
Movimientos estereotipados Tres:
- Tocarse el cuello con un dedo hasta irritarse la piel.
- Golpearse suavemente el mentón con su puño.
- Simular un aplauso con sus manos. Los realiza
frecuentemente
Corrige por si mismo su postura Muy rara vez, solo cuando levemente sonrió y cuando se enojó.
corporal
Se expresa a través de los instrumentos No, sólo escucha por lapsos de tiempo lo que el terapeuta ejecuta.
musicales
Se expresa a través de su voz Expresó su enojo con un grito
Articula alguna vocal A
Momentos de catarsis En su enojo.
Tolera el término de la sesión No, este creo, fue el motivo de su enojo.
Reconoce y reacciona a la voz hablada No
del terapeuta
Reconoce y reacciona a la voz cantada En breves lapsos, luego vuelve en si mismo.
del terapeuta
Propone una actividad en la sesión No

Está contento durante la sesión En un breve lapso, cuando le invento una breve canción con su
nombre
Cual es su actitud de vuelta al pabellón Despierto, serio, respiración no sonora.
de Coanil.
Respiración relajada Un poco mas relajada

Tabla basada en la creada por la Musicoterapeuta Patricia Sabbatella con los detalles de los
resultados obtenidos por el paciente.1

Aspectos sonoro - musicales generales.


Siempre Si Ocasiona Rar No Nunca
l- mente a
Vez
Reaccione al estímulo sonoro
Respuesta musical X
Realiza elecciones y decisiones en la X
actividad sonora.
Crea musicalmente X
Atención frente al estímulo sonoro X
Reconoce ritmos X
Responde rítmicamente X
Reproduce estructuras rítmicas X

1
http://www.lamusicoterapia.com/definiciones-mainmenu-133.html.

3
Utilización de instrumentos musicales.

Siempre Si Ocasiona Rar No Nunca


l- mente a
vez
Manipula los instrumentos y los hace X
sonar.
Variedad en los modos de ejecución X
Coordina la ejecución musical X
Da respuesta musicales – X
instrumentales.
Improvisa sonoro – corpóreo o X
musicalmente.
Se expresa con los instrumentos X
Reconoce los instrumentos X
Predisposición a trabajar con los X
instrumentos

Utilización de la voz.

Siempre Si Ocasion Rar No Nunca


al mente a
Se expresa vocalmente vez
X
Participa vocalmente X
Interactúa vocalmente X
Reacciona a la voz cantada del X
terapeuta
Reacciona a la voz hablada del X
terapeuta

Aspectos corporales y físicos con relación al fenómeno sonoro.

Siempre Si Ocasion Rar No Nunca


al mente a
vez
Coordinación sonoro-corporal
Asocia sonido con movimiento X
Se expresa corporalmente a través del X
fenómeno sonoro.
Cambios en la expresión facial/corporal X
antes y después de la sesión (al final
enojo)
Tolerancia a la cercanía corporal X
Traduce sonido en movimiento y al X
revés
Contacto del cuerpo con los X
instrumentos

4
Aspectos emocionales a través del fenómeno sonoro.

Siempre Si Ocasion Rar No Nunca


al mente a
vez
Estable relaciones afectivas con los X
instrumentos/sonido
Establece relaciones afectivas con el X
musicoterapeuta a través del sonido
Responde emocionalmente a la X
música producida por el
musicoterapeutas
Conexión expresiva con el fenómeno X
sonoro
Disfruta de la música del terapeuta X
Disfruta el ejecutar música X
Respuesta emocional a los distintos X
instrumentos
Identificación con melodías/música/ X

Aspectos comunicacionales y/o sociales a través del fenómeno sonoro.

Siempre Si Ocasion Rar No Nunca


al mente a
vez
Intencionalidad de comunicación X
Intencionalidad de diálogo sonoro X
Dirige la producción sonora (hacia el X
mismo, o los otros)
Interactúa sonoramente con el X
musicoterapeutas
Compartir instrumentos o la música X

5
UNIDAD 2: ALGUNAS ORIENTACIONES MUSICOTERAPÉUTICAS.

Orientación de Gustavo Gauna.


Para la realización de la intervención Musicoterapéutica en PC fue de gran ayuda basarse
en los núcleos de salud que señala Gustavo Gauna, ya que, esto permite centrarse no en los
síntomas, ni en la patología del paciente, sino, en lo que está sano, y así entregarle a él
instancias de logros y menor frustración, esto contribuye enormemente a la creación del
vínculo terapeuta – paciente tan primordial en personas con PC, ya que, ellos poseen una
gran sensibilidad en cuanto a tener siempre un ambiente de contención y seguridad al
incurrir en experiencias nuevas. Potenciar lo que está sano abre una puerta para descubrir
y entender el material – mensaje que nos entrega el paciente, esto es de vital importancia
en personas con necesidades múltiples que no tienen lenguaje verbal, ya que, así ellos
pueden entregarnos información muy valiosa de qué necesitan, qué les gusta, qué rechazan,
a través de su corporalidad y los sonidos que ellos emiten.

Los núcleos de salud.


Estos núcleos pueden estar más activos o más rígidos, pero existen aún en la patología más
severa. Se visualiza el núcleo de salud como un espacio cargado de potencialidades,
imposibilitadas de ordenarse en un tempo y que necesitan del acoplamiento de otro para
abrir su expresividad. Por esto es importante, que el terapeuta ofrezca todo su cuerpo sonoro
en pos de un vínculo con el paciente y conceda el espacio para que los objetos internos de
éste encuentren posibilidad de expresión confiando que va a ser recibida o compartida por
el musicoterapeuta.

El material - mensaje.
El material – mensaje es la información que nos proporciona el paciente que nos sirve
como guía de cura, es decir, el paciente propone sus temas y el musicoterapeuta
provee la variación de los mismos para completar el desarrollo temático y marcar una
estrategia terapéutica.

Se deben tener en cuenta tres niveles de lectura:


• El material, la expresividad como contenido, como significante.
• Las asociaciones de este material con la historia del paciente, como
significados.
• El desarrollo temporal en la entrega de este material por el paciente hacia el
terapeuta, muy importante en la dirección de la cura.

Como facilitador o musicoterapeuta hay que tener una plasticidad en nuestra actitud
personal para interpretar el material-mensaje del paciente. Esto se refiere a no caer en
enjuiciamientos estáticos acerca de este mensaje que el paciente nos proporciona, por esto
se debe tener mucho cuidado en dar diagnósticos apresurados.
Es importante que el terapeuta se ofrezca como continente de las diferentes vivencias
emotivas del paciente, para que se comience a estructurar un lenguaje entre el paciente y el
terapeuta dentro de la terapia.
En la lectura de este material predomina lo sistemático y la reiteración de ciertos rasgos
que irán dando pauta de lo que se puede percibir como estructurales y cuales no, nada puede
ser tomado como obvio o sobreentendido.
Acercarnos y permitirle tiempos y espacios para desarrollar procesos expresivos al
paciente, abiertos a escucharlos, confiando en el valor de su producto y entendiendo que se
estructurará una eficacia de símbolos en su beneficio.

El sonido sostén.
Este concepto se refiere a la utilización por parte del musicoterapeuta de ritmos, ostinatos,
pulsos, sonidos, melodías, funcionando para ofrecer una sonorización durante los
momentos en los cuales las modificaciones están por surgir en el paciente.
Estos sonidos pueden ser cercanos a aspectos de las historias personales o a aquellas
expresiones rituales arraigadas en el hombre. Este es diferente a la espera silenciosa.

Orientación, según Gabriel Federico.


Las sesiones deben tener siempre una estructura, un marco referencial para que los
pacientes, en especial los con PC pueda anticipar lo que sucederá. Este sentimiento de
confianza y seguridad ofrecido por el marco de contención que ofrece el profesional irá
dando lugar al vínculo y a la transferencia del proceso terapéutico. Se puede comenzar la
sesión con una canción de saludo, luego continuar con las actividades diseñadas para lograr
los objetivos propuestos para el paciente y cerrar con una canción de despedida final. En
este tipo de abordaje es de suma importancia crear una canción particular de salutación
inicial para cada paciente, en la cual su nombre sea cantado por el musicoterapeuta. Es una
forma directa de llamarle la atención, un momento dedicado a él, donde el contacto visual,
la expresión facial y el tono de voz del profesional invitan al paciente a participar
activamente en la sesión, también para que diferencie claramente los tiempos y espacios de
cada actividad en esta rutina.

La utilización de una canción final le transmitirá al paciente que esperamos verlo en un


próximo encuentro y reforzará positivamente su participación en la siguiente sesión.

Cuando hablamos de encuadre en las sesiones también es muy importante tener en cuenta
otros factores: el lugar, los materiales y la ubicación en el espacio de los mismos, esto
brindará al paciente de vivenciar el concepto de permanencia. Con esto uno puede darle la
oportunidad de pedir lo que quiere (en forma verbal o no verbal), ya que, aquello que le
gusta estará disponible para su uso en un determinado lugar y le dará también la seguridad
de que volverá a encontrarlo en la siguiente sesión. Con esta modalidad se trabaja aspectos
psicológicos muy importantes para el paciente, como el concepto de permanencia del
objeto, la relación de confianza en la terapia y el proceso de simbolización.
Modelo de Juliette Alvin.

Terapia de libre improvisación:


Durante la primera fase del tratamiento el paciente se relaciona con el mundo físico de los
objetos por medio de actividades que lo conectan corporalmente al entorno. Estas
actividades se dirigen a establecer relaciones sensorio - motrices con instrumentos
musicales y con otros objetos dentro del entorno de la situación de terapia. Estas relaciones
requieren que el paciente integre aspectos visuales, auditivos y táctiles de los instrumentos
y del entorno con su propio sistema sensorial, al mismo tiempo que desplace conflictos y
cierre sentimientos. Para algunos pacientes esta fase engloba el conocer los instrumentos
musicales, sentirlos, aprender cómo manipularlos y cómo controlar los sonidos.

Para esto Alvin establece cuatro principios que sirven de guía al terapeuta para alimentar
estas relaciones sensorio - motrices. Estos son:
Placer: el interés principal del terapeuta es que el paciente pueda derivar su placer de la
situación de terapia. Esto se consigue estableciendo un entorno que proporcione libertad
con límites no opresivos, por ejemplo, que el paciente pueda hacer ruidos, gritar, etc. y que
tenga la libertad de producir placer, por esto se debe motivar al paciente a interactuar con
el entorno. Liberar al paciente, pero al mismo tiempo, dejarle saber que hay una válvula de
seguridad disponible.

Libertad para elegir los instrumentos: es importante que el paciente tenga libertad para
seleccionar los instrumentos sin que el terapeuta le influya o le guíe. El terapeuta debe
encontrar un modo eficaz de introducir y presentar los instrumentos (visual, auditivamente,
etc.) y presentar una selección amplia, pero sin oprimir al paciente. Con esto se revela la
personalidad de éste, ayuda a desplazar sentimientos negativos y le da el control sobre su
participación en la sesión, esto le proporciona placer, seguridad y además previene que el
paciente se resista a la situación de terapia.

Sin guía, sin dirección: un enfoque no dirigido no sólo se refiere a la libertad que tiene el
paciente para elegir los instrumentos, sino también para presentar actividades. El terapeuta
no intenta controlar o dirigir lo que hace el paciente, más bien, presenta opciones, acepta
las selecciones del paciente y proporciona apoyo y asistencia si él lo requiere.

Territorialidad: Para los pacientes que están apartados o que evitan contacto personal, el
tener un espacio para ellos puede ser extremadamente muy tranquilizador. Una vez que el
paciente tiene su propio territorio, el terapeuta no lo invade sin su permiso. El terapeuta
también puede marcar un territorio para él y con el tiempo se pueden hacer juegos de
“invadir” el territorio del otro para preparar al paciente para compartir su espacio con el
terapeuta.

Así como Alvin ve la territorialidad desde el espacio físico, también se puede ampliar esta
visión hacia el espacio corporal del paciente, su territorio primario. Debemos detectar los
limites que el paciente nos da sobre este para no transgredirlo sin su permiso, una caricia,
el estrechar una mano, el hablar, cantar o hacer sonar un instrumento muy cerca de su oído
puede originar rechazo y bloqueo para establecer un vínculo con el paciente.
UNIDAD 3: NEUROREHABILITACIÓN Y MUSICOTERAPIA.

La persona con daño cerebral y demas trastornos neuronales puede a través de la música
expresarse, lograr conciencia de movimiento y al mismo tiempo experimentar descarga
física y emocional. Esta es la contribución específica que puede hacer la música en esta
patología y es una contribución muy valiosa. En el siguiente cuadro se especifican los
beneficios de la utilización de la música en pacientes con PC, según Sabbatella: 2

Sensorio- Destrezas Motoras: mejora el nivel de tensión y favorece la


motriz relajación, ayuda al control motor, mejora la coordinación motora y
del temblor. Mejora la manipulación y la movilización general de los
miembros superiores favoreciendo la estructuración y organización
temporo-espacial.
Esquema Corporal: favorece su reconocimiento, el control postural y
el equilibrio, la sincronización y la coordinación general y
segmentaria. Se estimula el dominio del cuerpo en el espacio, la
marcha, el control de los objetos, la expresividad corporal y facial y
la habilidad óculo-manual, motriz- instrumental, rítmico-corporal.
Mejora la respiración, la fonación y el control vocal.

Psico- Favorece la expresión de emociones a través del sonido y la música.


emocional Favorece la estabilidad emocional y estimula el reconocimiento de la
respuesta emocional a las intervenciones musicales propias, de los
pares y del musicoterapeuta.
Permite la transferencia de comportamientos o rasgos patológicos a
la producción musical (comportamientos repetitivos, sonidos
específicos, reacciones sonoras incontroladas, etc.).

Cognitiva Favorece el desarrollo de la atención y la concentración hacia el


sonido, la música y el lenguaje, la discriminación auditiva,
estimulando la memoria inmediata y a largo plazo.
Mejora la inteligibilidad del habla y favorece el desarrollo del
lenguaje y la adquisición de vocabulario.

2
Cuadro. Sabbatella, P. (2003). Musicoterapia Aplicada: Metodología y Evaluación en Parálisis Cerebral. Libro: Musicoterapia 2002.
Fundación Inocente, Confereración Aspace, Asodown, Autismo España. ISBN: AV-97-2003. p. 86
Conceptos Relacionados con Musicoterapia.

Comunicación no La comunicación no verbal hace referencia a un gran número de


verbal canales, entre los que se podrían citar como los más importantes
el contacto visual, los gestos faciales, el canal sonoro, los
movimientos de brazos y manos o la postura y la distancia
corporal. Benenzon también define esto como una unidad
indivisible de elementos interrelacionados que constituyen los
fenómenos de comunicación entre los seres humanos y que es el
objetivo de estudio de la Musicoterapia.

Vínculo con el Que se establezca un vínculo sonoro, relacional y emocional con


paciente el paciente es muy importante a la hora de confeccionar una
evaluación en el tratamiento en curso, este vínculo genera
transferencia (es la actitud del paciente de repetir, en la figura
del musicoterapeuta, los mismos episodios ocurridos
primitivamente en la historia de su relación materno-
paterno-infantil. O sea, poner en el presente el pasado)
y Contratransferencia (que es el sentir del musicoterapeuta del
impacto que la transferencia hizo en su inconsciente) que ayudan a
visualizar el camino de la terapia, por ende el terapeuta debe
vivenciar en ambos casos en forma consciente y analítica frente a
este fenómeno vincular.
Neuro ¨El objetivo de la neurorehabilitación es ayudar a la recuperación del
Rehabilitación sistema nervioso lesionado y minimizar y/o compensar por las
alteraciones resultantes, ayudando al paciente a recuperar el máximo
nivel posible de funcionalidad e independencia, así como a mejorar su
calidad de vida física, mental, cognitivo, social y espiritual, si hubiere
lugar¨

Métodos y Técnicas Musicoterapéuticas aplicadas en la neurorehabilitación.


• Movimiento con música.
• Relajación.
• Trabajo con instrumentos musicales.
• Expresión vocal y canto.
• Habilidades sensoriales y audición.

Movimiento con Música.


Las experiencias musicales terapéuticas que integran actividades de movimiento libre y/o
dirigido con música resultan adecuadas para despertar las sensaciones internas del cuerpo
del paciente y a la percepción de los estímulos externos a través de los sentidos, favorece
la toma de conciencia del esquema corporal, de las relaciones con el espacio y el tiempo y
las posibilidades expresivas del cuerpo. La música proporciona por su connotación de
tiempo y espacio una sensación de movimiento en función de sus características
relacionadas con la velocidad, el ritmo y la melodía. Este tipo de actividades permite
trabajar las percepciones óseo-muscular, táctil, de movimiento, auditivas visuales y
espaciales. Para que exista sincronización ritmo-movimiento debe funcionar en el individuo
un sistema de anticipación que haga posible prever el momento en el que el sonido va a
producirse. La utilización de patrones rítmicos repetitivos estimula las neuronas motoras y
activa los patrones musculares en una estructura temporal predecible que crea un efecto
fisiológico de sincronización auditivo-motriz.

La percusión corporal produce una fuerte sensación táctil, la cual desde las manos, los
muslos o los pies estimula la percepción interior del ritmo y desencadena reacciones
sensoriales y motrices que facilitan su memorización. Además, permite resolver problemas
de rigidez, y trabajar sobre el tono muscular, contribuyendo a afirmar el conocimiento del
esquema corporal.
Expresión Vocal.
Las experiencias musicales terapéuticas que integran actividades de expresión vocal, se
enfocan tanto en la estimulación del potencial expresivo emocional de la voz, como en el
desarrollo del lenguaje. En el proceso de comunicación verbal, la voz es el vehículo de
integración de la expresión comunicativa convirtiéndose en una herramienta de integración
social. Es una poderosa conexión con uno mismo al ser un medio de expresión de
necesidades básicas: alimento, afecto, protección.

La canción: la canción puede ser utilizada como una estrategia de comunicación dejando
de ser una estructura musical para convertirse en una estructura contextualizada en el marco
de una relación afectiva y emocional. Las canciones de cuna cumplen esta misión y se
realizan de forma espontánea, por esto el canto puede influir en la vida emocional evocando
sensaciones, emociones, recuerdos, modificando estados de ánimo. Además, trabajar la
expresión vocal a partir del canto del propio nombre del paciente, permiten el refuerzo de
su identidad.

Metodológicamente el trabajo con la expresión vocal abarca numerosos aspectos a nivel


expresivo tales como:
• Tomar conciencia del aparato fonador, como encargado de la producción del
lenguaje.
• Conseguir un dominio de la zona oral encargada de la producción vocal.
• Descubrir las posibilidades sonoras de las diferentes partes que constituyen el
aparato fonador.
• Tomar conciencia de los matices expresivos que se pueden realizar con la voz
y las diferentes partes del aparato fonador.
• Tomar conciencia auditiva de los climas sonoros que crean la variedad de
timbres que se pueden realizar con las diferentes partes del aparato fonador.

Las diferentes posibilidades expresivas de la voz se integran también en este nivel:


• Expresión Vocal: susurros, murmullos, gritos, gemidos, jadeos,
exclamaciones, suspiros, zumbidos, onomatopeyas, ruidos, entonaciones.
• Expresión de estados emocionales: sorpresa, miedo, pena, alegría, tristeza,
agresividad, amor, odio, asco, ira (se relaciona con el carácter y la intención de
la producción sonora).

Cuando estos aspectos el terapeuta los desea trabajar en actividades concretas puede realizar
actividades potenciales como: juegos de pregunta-respuesta, improvisaciones pre-
vocálicas, sonorización de situaciones, ostinatos, juegos con nombre propios y comunes,
llamadas, pregones, rimas, refranes, adivinanzas, recitados, el "canto hablado", juegos
fónicos, trabalenguas, imitaciones de ruidos, de sonidos de animales, ritmos corporales-
vocales para mejorar el ritmo, la fluidez y expresividad del lenguaje. Luego, si se desea
realizar una experiencia vocal más elaborada se pueden crear actividades de escritura y
composición de canciones, canto acompañando con instrumentos, improvisaciones que
permitan el trabajo con la voz en un nivel musical más exigente para trabajar la entonación.
Habilidades Sensoriales y Audición.

Existen actividades musicoterapéuticas donde se puede trabajar la audición y el desarrollo


de la capacidad de escuchar, para esto es necesario desarrollar la capacidad de atención al
sonido, de discriminación y reconocimiento de diferentes estímulos sonoros y la
apreciación del silencio como paso previo fundamental para el reconocimiento del lenguaje
y la escritura.

Algunas de las actividades más utilizadas:


- Desarrollo de la inteligencia auditiva y la memoria: a través de ejercicios de
escuchar, reconocer y reproducir las variaciones de altura del sonido, los intervalos y
las escalas, se acompañarán los ejercicios de movimientos corporales y gráficos que
ilustren el movimiento sonoro.
- Los ejercicios de audición de obras musicales: deben tener un objetivo muy claro y
las obras elegidas deben durar aproximadamente 3/4 minutos para que no recaiga el
tiempo de atención. Pueden ser utilizadas para inducir estados de relajación, inventar
historias, acompañarla utilizando instrumentos de percusión o percusión corporal,
realizar dibujos inspirados en la música.
Los Instrumentos Musicales.
Muchas veces en las sesiones de Musicoterapia se utilizan recursos sonoros y musicales
variados en estilo y procedencia para poder llevar a cabo los objetivos de la terapia. En el
cuadro se presenta una clasificación general de los recursos y materiales utilizados.
UNIDAD 4: EJEMPLO DE INTERVENCIÓN EN MUSICOTERAPIA.

El proceso de trabajo de intervención musicoterapeutica con neurorehabilitación parte desde el


conocimiento del lugar físico donde se llevaría a cabo la intervención, realizando en primera
instancia una observación objetiva del paciente para tener conocimiento de su patología, rutina
diaria y entorno. Además, se puede realizar una entrevista al equipo multidisciplinario del lugar.
Después de conocer el expediente y su diagnóstico clínico, se comienzan las sesiones
musicoterapéuticas.

Posibles objetivos:
1.- Favorecer la inclusión y participación social de las personas con daño cerebral o
discapacidad.
2.- Abogar para que las personas con daño cerebral o discapacidad puedan ejercer sus
derechos de ciudadanos con libertad y representarlos legalmente cuando sea necesario.
3.- Brindar una respuesta educativa a las personas con daño cerebral o discapacidad.
4.- Promover en nuestra sociedad una cultura de respeto y dignidad de las personas con
daño cerebral o discapacidad.3

Posibles efectos de la terapia musical, a tomar en cuenta.


En el campo del daño cerebral, los efectos de la terapia musical suelen ir encaminados a incrementar
al máximo la potencialidad de la plasticidad neuronal de los pacientes, en general, y a mejorar la
función motora, la memoria sensorial auditiva, en particular (Altenmüller et al., 2009; Rojo et al.,
2011; Särkämö et al., 2010), así como a mejorar sus habilidades verbales (Conklyn et al., 2012); su
estado físico y psicológico (Jun et al., 2013; Thaut et al., 2009); su atención visual, por ejemplo, en
pacientes con negligencia unilateral (Chen et al., 2013), y su la deglución involuntaria (Jomori y
Hoshiyama, 2010). Así pues, Altenmüller et al., (2009), Rojo et al., (2011) y Särkämö et al., (2010)
centraron sus estudios en pacientes con ACV.

En el primer estudio, se obtuvieron diferencias significativas entre los participantes (GE vs. GC) a
consecuencia de la intervención musical, sobre todo en los movimientos realizados con el miembro
afectado. De hecho, la ejecución musical con instrumentos como el piano y el tambor incrementaron
la coherencia en los movimientos, y dieron lugar a una mejoría en las funciones motoras, excepto en
la pronación (“Movimiento del antebrazo que hace girar la mano de fuera a dentro presentando el
dorso de ella”, RAE, 2014a) y la supinación (“Movimiento del antebrazo que hace girar la mano de
dentro a fuera, presentando la palma”, RAE, 2014b).

En consonancia con estos resultados, el segundo estudio, también se encontró una mejoría
significativa de las funciones motoras, en concreto de las de alcance, agarre y pinza, a causa de la
intervención musical. Särkämö et al., (2010), por su parte, observaron que tanto la técnica de
escuchar música, como la de escuchar libros en formato de audio, son efectivas para mejorar la
memoria sensorial auditiva; la atención y la memoria de contenido general, aunque no mejora la
memoria de contenido específico. Otra función cognitiva que se puede beneficiar de la terapia
musical en rehabilitación es el lenguaje, tal y como han mostrado Conklyn et al., (2012), que
confirmaron que la aplicación de la terapia musical facilita la recuperación del habla espontánea en
pacientes de afasia secundaria en ACV. En cuanto al estado físico y psicológico de pacientes con
daño cerebral, tanto Jun et al., (2013) como Thaut et al., (2009) observaron beneficios derivados de
la utilización de la terapia musical. Si Jun et al., (2013) encontraron beneficios a nivel articular y del
estado de ánimo en los pacientes, Thaut et al., (2009) hallaron una mejoría significativa en la función
ejecutiva, búsqueda de sensaciones, ansiedad, depresión y percepción de auto eficacia en los
pacientes. Sin embargo, ni la atención, ni la memoria, ni el ajuste emocional, ni el afecto ni la
En relación a los trastornos neurodegenerativos, destacamos que De Bruin et al., (2010)
comprobaron que la terapia musical incrementa significativamente la velocidad y el ritmo a la hora
de caminar en pacientes de Parkinson sometidos a una intervención musical de trece semanas de
duración. Además, Van et al., (2004) hallaron que la terapia musical aplicada mejoraba tanto la
fluidez verbal como las puntuaciones del MMSE en pacientes con demencia, y que estas mejorías
se mantuvieron a las seis y doce semanas de tratamiento. Sin embargo, Choi et al., (2009) no hallaron
mejorías significativas derivadas de la intervención musical activa en las funciones cognitivas,
depresión y calidad de vida de pacientes con demencia, aunque sí mejoraron la desinhibición,
irritabilidad/inestabilidad emocional de estos pacientes. Consecuentemente con estos resultados,
concluimos que, al igual que en los apartados anteriores, las intervenciones musicales también
pueden contribuir a mejorar determinados aspectos de la vida de pacientes con trastornos
neurodegenerativos, dependiendo del trastorno específico del que se trate, por ejemplo, Parkinson o
demencia. De hecho, los tres estudios que nos ocupan utilizaron un GC. Sin embargo, el tamaño de
la muestra es reducido en los tres casos, y sólo en el estudio de Van et al., (2004) se comparó la eficacia
de la terapia musical con otro tipo de intervención no usual, en este caso, conversación diaria.
Además, estos estudios se diferencian entre sí en el tipo de medidas recogidas, ya que se estudiaron
variables diferentes. Por lo tanto, asumimos un grado de robustez entre bajo y moderado, y
recomendamos la realización futura de trabajos de investigación acerca de la eficacia de la
musicoterapia en el tratamiento de trastornos neurodegenerativos superando las limitaciones
comentadas.

Con respecto al abuso de sustancias, se ha confirmado en el estudio de Dingle et al., (2008) que la
terapia musical favorece que los pacientes relacionados con problemas de abuso de sustancias se
sientan más motivados para participar en otra sesión, a causa de la diversión y otros beneficios
percibidos por aquéllos. En otro estudio (Albornoz, 2011), además, se encontró que, después de
participar en una intervención de terapia musical, adolescentes y adultos relacionados con problemas
abuso de sustancias, los psicólogos perciben una mayor mejora en los pacientes que la que los
pacientes observan en ellos mismos en cuanto a la depresión padecida. Consiguientemente, en
cuanto a la eficacia de la terapia musical en el tratamiento de problemas relacionados con el abuso
de sustancias, asumimos una robustez de grado bajo ya que el tamaño de las muestras era reducido
en ambos trabajos. Además, en el caso del primer estudio, no se utilizó un GC, y ninguno de ellos
evaluó los resultados de la intervención a largo plazo. Asimismo, ninguno de estos estudios dirigió
el esfuerzo investigador a comprobar si la terapia musical es efectiva a la hora de mantener a los
pacientes alejados del consumo de drogas. Consecuentemente, recomendamos la realización de
trabajo de investigación futuro que procure superar las limitaciones indicadas.

Ejemplos de estimulación musical en Musicoterapia.

Síntesis de los resultados de algunos estudios mencionados:

Referencia Tipo de Participantes Estimulación Resultados de la


trastorno musical intervención
recibida
1.Altenmüller, Daño Cerebral GE: terapia La terapia Mejoría
Marco- (ACV). musical más la musical significativa de las
Pallares, terapia consistió en funciones
Münte y Schneider convencional tocar motoras.
(2009). GC: sólo instrumentos
tratamiento (tambor y/o
convencional. piano) en 15
Edad: m=54.35 sesiones de 30
años. n=62. minutos
durante 3
semanas
instrumentos: funciones motoras
piano y de alcance, agarre
batería), de 30 y pinza.
minutos cada
una, durante un
periodo de 4
semanas.
Jun, Roh y Kim Daño Cerebral GE: TMM y La TMM Aumento del
(2013). (ACV). tratamiento consistió en 3 rango articular de
usual. GC: sólo sesiones de 1 hombro, codo y
hora a la cadera en el GE.
tratamiento usual.
semana Mejoría
Edad: 40-60 años.
durante ocho significativa en
n=30.
semanas. el estado de
ánimo del GE.
Sin cambios
significativos
entre los grupos en
cuanto a fuerza
muscular, AVD y
depresión.
5. Chen, Tsai, Huang y Daño cerebral GE tres tipos de Los Sin cambios
Lin (2013). (Heminegligencia estímulos: participantes significativos
unilateral debido a 1. Música fueron entre condiciones
ACV en el HD). agradable. sometidos a las estimulares en el
2. Música tres estado de ánimo;
desagradable y 3. modalidades excitación,
Un ruido. estimu
Edad: m=66.1 lares durante frecuencia
años. n=19. un minuto, con cardíaca y
una separación conductancia de
temporal entre la piel.
cada estímulo
Mejoría
de no más de
significativa en la
una semana.
ejecución de
tareas visuales.
Mayor y mejor
focalización
atencional
hacia el
lado
izquierdo.
6. Thaut et al., (2009). Daño cerebral GE: recibió La TMN No se observaron
(Trastornos TMN. GC: no consistió en cambios
cerebro vasculares recibió TMN. cuatro sesiones significativos
varios). Edad: m=50.02 de 30 minutos entre ambos
años. n=54. de duración grupos en las
durante cuatro funciones
días seguidos. cognitivas
(atención y la
memoria) ni en el
ajuste emocional
(afecto positivo y
la hostilidad).
Mejoría de la
función ejecutiva,
la búsqueda de
sensaciones,
ansiedad,
depresión y
significativa
entre el antes y el
después de la
terapia.
12. De Bruin et al., Trastorno GE: intervención El GE caminó El GE mostró un
(2010). neurodegenerativo musical al menos 30 incremento
(Parkinson). minutos, 3 en la velocidad y
y veces por en el ritmo de la
actividades semana, a un marcha, así como
regulares. ritmo un reducido
GC: sólo cómodo, tiempo entre paso
actividades mientras y paso, después
regulares. escuchan de la
Edad: m=65.55 canciones. intervención
años. n=22. musical de 13
semanas.
Mejoría
estadísticamente
significativa en los
síntomas de la
enfermedad.
21. Korhan et al., Dolor neuropático GE: terapia Una única Reducción
(2014). musical. sesión de 60 progresiva del
GC: ausente. minutos de dolor percibido en
Edad: m=51.26 musicoterapia. el transcurso de la
años. n=30. Escuchaban sesión musical, así
música turca como a lo largo de
relajante e los 6 meses
instrumental. posteriores a la
intervención.

ACV = accidente cerebro vascular, AVD = actividades de la vida diaria, CDs = compact discs,
EEG = electroencefalograma, GC = grupo control, GE = grupo experimental, HD = hemisferio
derecho, HI = hemisferio izquierdo, m = media, n = número total de participantes, MMSE =
Mini-Mental State Examination, TMEM = terapia de modificación de la entonación melódica,
TMM = terapia musical y de movimiento, TMN = terapia musical neurológica, TMPI = terapia
musical psicodinámica improvisada, TMR = terapia musical relacional.
UNIDAD 5: IMPROVISACIOÓN EN MUSICOTERAPIA.

Definiendo la Improvisación Musical.


La improvisación musical es una técnica de uso común en el ámbito musicoterapeútico. Su
definición se da por hecha cuando en realidad es un concepto amplio y que puede referirse a diversos
procesos (Weisethaunet, 2009).
En el lenguaje coloquial “improvisar” significa crear algo. Hacer, inventar o arreglar sin pensar, a
partir de los recursos disponibles (Erkkilä, 2000). A su vez se la puede definir en términos musicales
como una expresión instantánea, espontánea, producida por un individuo o grupo. Puede ser llevada
a cabo desde una libertad total hasta estar sujeta a reglas o pautas, ajenas o propias (Hemsy de
Gainza, 1983).
En el campo de la Musicoterapia, la improvisación musical es uno de los recursos comúnmente
utilizados en la práctica, y posee diferentes concepciones según el marco teórico o la metodología
de aplicación. Es así que dentro de la disciplina existen modelos y abordajes que toman a la
improvisación como su modo principal de acción, de los cuales podemos destacar al modelo
Nordoff-Robbins con la Musicoterapia creativa o improvisacional (1977, en Bruscia, 1999), el
abordaje de Improvisación libre de Juliette Alvine (1975, en Bruscia, 1999), el modelo de
Improvisación Experimental creado por Riordon y Bruscia, entre otros (Bruscia, 1999). De esta
forma el término tiene muchas definiciones posibles, y puede ser considerado como una técnica,
un modelo, una experiencia musical, un proceso, una actividad, un recurso, etc.
Wigram (2004) por su parte, expresa que la improvisación musical es: “Cualquier combinación de
sonidos creados dentro de un marco con un comienzo y un final”, diferenciándola de la
improvisación clínica definida como “el uso de la improvisación musical en un entorno de confianza
y ayuda establecida para encontrar las necesidades del cliente”. (p. 37)
Passini (2011) en su trabajo presentado en el Décimo Encuentro de Ciencias Cognitivas de la
Música, propone la problematización del estudio de la improvisación como proceso en sí, dando
relevancia al momento y el entorno, el cual se nutre de diversos factores en ese momento singular,
restando importancia al resultado producto de la improvisación. Este autor define a la improvisación
como un proceso, sin ninguna necesidad a posteriori, en la cual se entrelazan el conocimiento básico
con la emoción, comunicación, interacción, energía y adrenalina en un instante y entorno único.
En investigaciones científicas sobre los correlatos neuroanatómicos en músicos profesionales, se
define a la improvisación musical como un ejemplo de conducta creativa compleja, concebida como
un proceso original y novedoso que requiere de pensamiento divergente, entendido a este como la
búsqueda de alternativas o posibilidades creativas y diferentes para la resolución de un problema,
que implica un alto grado de experiencia e involucra la generación novedosa y contextualmente
significativa de contenidos musicales (Bengtsson, Csikszenymihalyi & Ullen, 2007; Manzano &
Ullen, 2012).
Desde una posición más general, y adentrándonos en teorías musicoterapéuticas, Bruscia (1999)
postula que la improvisación es una actividad creativa que se da en la vida diaria, en el arte musical
y en las respectivas áreas del arte terapia. Y dice: “(…) Es inventiva, espontánea, extemporánea,
ingeniosa e implica crear o tocar simultáneamente. Sin embargo, no siempre es un arte y no
siempre tiene como resultado la música per se. A veces es un proceso que tiene como resultado
formas sonoras simples. Los musicoterapeutas se esfuerzan por improvisar música de la máxima
calidad y belleza artísticas, sin embargo ellos siempre aceptan la improvisación del paciente sea
cual fuera su nivel, ya sea consista en formas musicales o sonoras, e independientemente de su
merito artístico o estético” (p. 8).
Punkanen (2011) expresa que durante la improvisación el cliente crea música de forma espontánea,
solo o junto al musicoterapeuta, sin la necesidad de un entrenamiento musical. Este autor plantea
que la improvisación es una experiencia integradora donde lo corporal, emocional y los diferentes
niveles cognitivos están presentes al mismo tiempo. En la improvisación musical todo el cuerpo se
• Desarrollar la habilidad para la intimidad inter personal.

• Desarrollar habilidades grupales.

• Desarrollar la creatividad, la libertad de expresión, la espontaneidad y el sentido del juego


con diversos grados de estructura.
• Estimular y desarrollar los sentidos.

• Desarrollar las capacidades perceptuales y cognitivas (Bruscia, 1998).

Los autores citados hasta el momento, utilizan diferentes términos para referirse a la improvisación
musical. Sabbatella (1999) hace referencia a este desequilibrio teórico, considerando que es el
producto de la falta de sistematización del desarrollo teórico y metodológico que presentan las
técnicas y métodos de los países iberoamericanos, y dice: “Como consecuencia de este desequilibrio
teórico, la falta de sistematización se traduce en el ámbito bibliográfico en la variedad de términos
que se utilizan para definir o nombrar la forma de hacer las cosas en un tratamiento de
Musicoterapia en idioma español.” (p. 121)
La Musicoterapia se vale de desarrollos de otras disciplinas para conformar su propio cuerpo
teórico, y la improvisación musical no es la excepción. Si bien es una técnica de gran utilización,
existiendo modelos musicoterapéuticos que se definen en relación a ella, se ha encontrado poco
material concreto sobre las definiciones y concepciones de la improvisación dentro del campo.
Aunando las definiciones presentadas en este apartado, se puede resumir a la improvisación musical
como una experiencia musical, un acto creativo, espontáneo, original y novedoso, y definiéndola
como un proceso o técnica donde se integra lo emocional, lo corporal y los distintos niveles
cognitivos en un momento singular y un entorno particular, haciendo uso de los recursos
disponibles.

Improvisación musical y neurociencias.

Las nuevas investigaciones, gracias a la disponibilidad de modernas técnicas de neuroimagen como


la resonancia magnética (RM), tomografía por emisión de positrones (PET) y neurofisiología, y la
introducción de nuevos paradigmas neuropsicológicos más refinados han proporcionado más
información de cómo el cerebro procesa y produce la música (Baquero Jimenez & Payno Vargas,
2007; Zatorre, 1998; Zatorre, Chen & Penhune, 2007).
El modelo que en la actualidad es mayormente utilizado para explicar el procesamiento musical es
el desarrollado por Peretz y Coltheart (2003), quienes proponen una arquitectura funcional basada
en una organización modular con formaciones neuronales específicas (Fig. 1).

Figura 1. Modelo de procesamiento modular de la música.


Dentro de las teorías psicológicas y cognitivas, uno de los autores que describe los fundamentos
psicológicos de la experiencia de improvisación musical es Pressing (1998). Este investigador
argumenta que durante la improvisación se debe efectuar una codificación sensorial y perceptual
en tiempo real, una distribución óptima de la atención, una interpretación de los eventos, una toma
de decisiones, lo cual a su vez pone en juego los procesos de almacenamiento y recuperación de
memoria, corrección de errores y control de movimientos motores. Estos procesos implicados en
la improvisación también están presentes en actividades básicas como caminar, hablar o planificar.
La improvisación musical, así como cualquier otro acto musical, incluye una serie de efectos
ordenados de acuerdo al modelo de procesamiento de la información a través de tres componentes:
1) Entrada, donde se encuentran implicados los órganos de los sentidos, 2) el procesamiento y la
toma de decisiones, en esta etapa se encuentra involucrado el sistema nervioso central, 3) Salida, en
esta fase participan los sistemas musculares y glandulares. Ante la presencia de un estimulo externo,
la información ingresada por medio de los sistemas sensoriales viaja a través del tallo cerebral y
mesencéfalo hasta llegar al córtex cerebral, donde accede a módulos específicos para su análisis y
procesamiento para generar una respuesta cognitiva (Soria-Urios & Garcia Moreno, 2011),
destacando que esta respuesta puede ser para la ejecución instrumental, para el canto, movimiento
corporal, etc. El control del movimiento llevado a cabo por el sistema nervioso central es sumamente
complejo: la corteza cerebral envía señales tanto al cerebelo como a los ganglios basales, que trabajan
de forma complementaria y procesan la información y envían un nuevo conjunto de señales a la
corteza motora. Los núcleos del tronco cerebral también están involucrados en los detalles de la
coordinación motora. Los ganglios de la base participan en diversas funciones motoras, la formación
de hábitos y como sistema central de selección de respuestas, especializado en resolver conflictos
sobre recursos motores y cognitivos. En términos generales, el cerebelo se relaciona con múltiples
funciones, entre las que se destacan la coordinación y la integración sensorio motora, el aprendizaje
motor y algunos aspectos de las funciones cognitivas y afectivas (Peña-Casanova, 2007; Pressing,
1988) (Fig. 2).

ENTRADA PROCESAMIENTO SALIDA

SISTEMA SISTEMA SISTEMA


SENSORIAL NERVIOSO MOTOR
CENTRAL

Figura 2. Procesamiento de la información en la improvisación musical.

Hay un cúmulo de estudios que investigaron los sustratos neuronales implicados en la


improvisación musical (Fig. 3). Los resultados revelaron una amplia actividad neuronal en la
generación de estructuras musicales nuevas, entre las que se incluyeron regiones de la corteza
prefrontal, dorsolateral y dorsomedial, giro frontal inferior, corteza cingular anterior, áreas de
asociación parietal, áreas motoras suplementarias y región premotora lateral. Por otra parte, las
regiones auditivas, como la conjunción temporoparietal, se relacionaron con el recuerdo de
estructuras musicales durante la improvisación, es decir, la memoria de trabajo (Bengtsson et al.,
2007; Berkowitz & Ansari, 2008, 2010; Brown, Martinez & Parsons, 2006; Limb & Braun, 2008).
a) Área Motora
Lateral
Suplementaria Á
Área Premotora Área de Asociación Parietal
Lateral

Corteza Prefrontal
Dorsolateral
Inferior

Giro Frontal Inferior

b)

C
Corteza
Cingular
Anterior

Ganglios de la
elo Base
Cerebelo

Ganglios de la
Base
Figura 3. Áreas cerebrales implicadas en la improvisación musical. (a) Áreas cerebrales externas
implicadas en la improvisación musical. (b)Áreas cerebrales internas implicadas en la
improvisación musical.
Es importante destacar que la activación funcional del cerebro así como las estructuras implicadas
para la improvisación musical se diferencian entre personas con o sin entrenamiento musical (Justel
& Diaz Abrahan, 2012). En relación a ello, un estudio comparativo entre músicos y no músicos,
sobre los correlatos neuronales de la improvisación, proporcionó pruebas sobre la diferencia entre
estos dos grupos. El estudio hace hincapié en la toma de decisiones involucradas en la generación
de secuencias motoras nuevas tanto para la producción melódica como rítmica. La activación neural
resultante representa diversos procesos cognitivos (i.e., toma de decisiones, creatividad, emoción,
memoria, atención). La diferencia observada entre ambos grupos estuvo mediada por la
desactivación de la unión temporoparietal derecha, en el caso de los músicos. Los autores sugieren
que la misma se debe a los mecanismos de inhibición de los cambios atencionales ante estímulos
irrelevantes, sumamente necesario para que no disminuya el rendimiento del músico en la
improvisación (Berkowitz & Ansari, 2010).
Roger y Bailes (2010) sostienen que mientras una persona improvisa musicalmente puede
manifestar excitación psicológica, la cual es observable en la conductancia de la piel, el ritmo
cardíaco y alteraciones detectables por medio de electroencefalogramas o técnicas de imagen. Los
autores se refieren a las acciones motoras implicadas en la improvisación musical, explicando que
esta agrupación de eventos cognitivos presenta cierto nivel de automaticidad a lo largo del acto de
improvisación.
De esta forma se puede concluir que las funciones cognitivas implicadas en la improvisación libre,
a nivel general, son: atención, memoria del trabajo, funciones ejecutivas, y aquellas implicadas
con la percepción y la producción musical (salida motora), siendo las funciones cognitivas las que
definen y caracterizan particularmente a la experiencia musical de improvisación.

Rehabilitación Y Musicoterapia.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) define a la rehabilitación como: “El uso combinado y
coordinado de medidas médicas, sociales, educativas y profesionales destinadas a restituir al
paciente minusválido la mayor capacidad e independencia posible, tomando en cuenta sus
capacidades y aspiraciones de vida” (OMS, citado en Aldridge, 2008).
Aldridge y Gilbertson (2008), citan a una especialista en Neurorehabilitación, Barbara Wilson,
quien describe al proceso rehabilitador distinguiéndolo de la administración de un tratamiento,
y dicen que en la rehabilitación el paciente se posiciona en un lugar activo de su propio proceso
y el profesional trabaja junto con la persona con discapacidad para alcanzar el nivel óptimo de
funcionamiento físico, social, psicológico y profesional.
A partir de esto, y parafraseando a los autores, se puede entender a la rehabilitación como una
colección de actividades que se basan en el reconocimiento de las necesidades del paciente, sus
deseos y el contexto ambiental.
En las conferencias llevadas a cabo por el Instituto Nacional de la Salud en 1999 (NIH, por sus
siglas en inglés The National Institute of Health), se ha proporcionado a los investigadores
biomédicos y clínicos, información y recomendación sobre medidas eficaces de rehabilitación para
personas que han sufrido una lesión cerebral traumática. En este informe, el comité advierte que los
objetivos de la rehabilitación cognitiva y comportamental son mejorar la capacidad de
procesamiento e interpretación de la información, así como también aumentar la calidad de vida de
la persona para poder funcionar en todos los aspectos individuales, familiares y comunitarios.
Además, señala dos formas de actividades: por un lado los enfoques restaurativos orientados a la
mejora de la función cognitiva específicamente; y por otro, el enfoque compensatorio centrándose
en la adaptación en presencia de un déficit cognitivo. Las modalidades de los tratamientos descriptos
rehabilitación luego de una lesión cerebral, actuando a nivel físico, psicológico, cognitivo y
emocional (Baker & Weller, 2011; Tamaino, 2009).
Algunas de las técnicas musicoterapéuticas investigadas desde la perspectiva de las neurociencias
incluyen el uso de canciones para la recuperación de la memoria (Crystal, Grober & Mazur 1989,
en Tamaino, 2009), la técnica de entonación melódica para personas con afasia (Meulen, Sandt-
Koenderman & Ribbers, 2012), la estimulación rítmica auditiva para rehabilitación motora (Thaut,
McIntosh & Rice, 1997) y la improvisación musical como soporte emocional (Schulkind, Hennis &
Rubin, 1999). Estos estudios se basan en los efectos positivos de la música en los dominios
cognitivos como la atención, memoria o emoción, y han sugerido que el uso sistemático de la música
puede contribuir a la plasticidad cerebral y de esta forma a la restauración y compensación de la
función cerebral (Tamaino, 2009). Sumando a esta revision, se pueden destacar las investigaciones
que comprueban la eficacia de la Musicoterapia en el abordaje con poblaciones con Trastorno
Generalizado del Desarrollo (Gold, Wigram & Elefant, 2010), Esquizofrenia, Demencia y
Depresión (Mossler, Chen, Heldal & Gold, 2011).
Algunos de los beneficios de la Musicoterapia en el área de la Neurorehabilitación enunciados por
Gilbertson (2005) son: ofrecer estrategias de evaluación no verbal en fases iniciales de la
rehabilitación luego de una lesión cerebral, ofrecer diálogos musicales (interacción) para pacientes
quienes han salido de un coma y presentan “respuestas mínimas”, proveer un contexto lógico para
la orientación y cognición post-traumática del paciente, proporcionar estrategias para mejorar la
memoria en fases de amnesia post-traumática y trastornos neuropsicológicos, mejorar la capacidad
vocal (control de la voz, entonación, velocidad del habla e inteligibilidad verbal), proveer un campo
adecuado de interacción para la expresión de emociones, comunicación de sentimientos y
emociones, ofrecer estrategias para influir positivamente en los estados de ánimo, afectados por
una lesión cerebral traumática, influir positivamente en la marcha, particularmente con pacientes
que presentan un nivel estático por la discapacidad, reconstruir algunos aspectos de su identidad
personal, entre otros.
Teniendo en cuenta una evaluación inicial y un plan de estrategias de tratamiento, Tomaino
(2009) dice que los beneficiarios de un abordaje musicoterapéutico son aquellos que presentan:
déficit en la memoria, depresión, déficit motor, alteraciones de la conducta, dolor agudo y
crónico, déficit de atención, déficit en el lenguaje, alteraciones en el estado de ánimo, aislamiento
psicosocial.

De esta forma se puede concluir que el desarrollo de la Musicoterapia dentro del campo de la
neurorehabilitación ha aumentado con el correr de los años gracias a la divulgación de material
teórico de autores de países extranjeros, la investigación de algunas de las técnicas propias de la
Musicoterapia en pacientes con lesión cerebral, con objetivos de restauración y compensación de
las funciones alteradas (Baker & Weller, 2011). Aun así este auge se ve delimitado por la falta de
evidencia dentro de la disciplina y la necesaria implementación de una metodología sistematizada.
En paralelo a los desarrollos de la rehabilitación cognitiva, ha surgido una rama de la disciplina
llamada Musicoterapia Neurológica (MTN), fundada por Thaut (2009), quien la define como la
aplicación terapéutica de la música en personas que padecen déficit cognitivos, sensoriales y
motores causados por enfermedades neurológicas, basada en el modelo neurocientífico de
percepción y producción musical.
Los mecanismos terapéuticos de la música se basan en la comprensión de la música como lenguaje
de la cognición y la percepción. Estimula fisiológicamente a nivel cognitivo, afectivo y sobre
procesos sensorio motores, que pueden ser generalizables y transferibles a funciones cerebrales y
comportamientos de índole no-musical, como la estimulación y/o rehabilitación cognitiva, del
lenguaje, motriz, y sensorial, así como el manejo del dolor y la reeducación de habilidades perdidas
por secuelas neurológicas, a través de técnicas y mecanismos desarrollado específicamente para la
rehabilitacion (Thaut et al., 2009).
La MTN se dedica al estudio y la aplicación de la música en la percepción y producción musical,
• Apunta principalmente a cambios en la conducta no musical del paciente y a optimizar
su nivel de funcionalidad (IV jornada de Musicoterapia y Neurorehabilitación, FLENI
2012).

La improvisación en Neurorehabilitación.

En este apartado se expondrá el material bibliográfico hallado sobre la implementación de la


improvisación musical en abordajes musicoterapéuticos en el área de la neurorehabilitación,
destacando los objetivos de su implementación y la población a la cual esta destinada, según
los autores que reportan este tipo de trabajos.
Aldridge y Gilbertson (2008) realizaron una revisión bibliográfica de las diferentes
intervenciones utilizadas en neurorehabilitación, con diversos pacientes que han sufrido una
lesión cerebral traumática, y encontraron que la mayor cantidad de los trabajos reportados
son con pacientes adultos. Estos autores expresan que la improvisación es una intervención
que mostró gran potencial en los procesos de rehabilitación con personas que han sufrido una
lesión cerebral, y que puede ser de suma utilidad en las fases iniciales de evaluación.
A través de la observación e interpretación de las acciones y comportamientos no musicales
durante la improvisación interactiva, se puede obtener información acerca de la condición del
paciente en relación a la conciencia, percepción del entorno y capacidad comunicativa
(Gadomiski & Jochms, 1986). Además, Herkenrath (2002) sostiene que la música improvisada
ofrece estrategias de evaluación de la percepción y la orientación del paciente con lesión
cerebral grave, que se presenta con mínima acción-reacción. A su vez sugiere que una serie de
cualidades observables como la respiración, mímica, movimientos corporales y vocalizaciones
pueden servir de base y contenido para una improvisación, teniendo como objetivo ayudar al
paciente a recuperar la orientación de su cuerpo, en el espacio, en el tiempo y la intencionalidad
de la acción.
Tamplim (2000) describe la observación de cambios positivos en la respiración, movimientos
de los ojos, contacto visual durante la improvisación vocal, así como también la sincronización
del tempo de la respiración con el tempo de la música y los cambios en la actividad de los ojos;
todos aspectos que pueden ser interpretados como signos de conciencia en los pacientes con
daño cerebral grave. Por otra parte, los cambios de tensión y relajación son considerados como
indicadores de percepción y escucha en el paciente. Es importante mencionar que en estos
casos la improvisación musical esta llevada a cabo por el musicoterapeuta, dadas las
condiciones de los pacientes.
La utilización de canciones improvisadas con el objetivo de trabajar sobre la conciencia, la
orientación a la realidad (orientación témporo-espacial) y la memoria fue reportada en los
trabajos de Claeys (1989).
La musicoterapeuta argentina Sánchez (2007), sostiene que la improvisación musical
puede ser utilizada en dos niveles de intervención musicoterapéuticas:
• Cognitivo: estimulando funciones cognitivas y las relaciones que se generan con
otras capacidades cerebrales.
• Emocional: que permite que se desplieguen aspectos de la personalidad del paciente,
sus formas de vincularse y expresarse” (p. 178).

Hasta el momento se puede observar escaso material, nacional e internacional, sobre la


implementación de la improvisación musical en el ámbito de la neurorehabilitación, en relación
al actual desarrollo creciente de la Musicoterapia en este campo. Lo que se puede concluir es
la utilización de esta técnica con claros objetivos de evaluación del estado del paciente luego
de una lesión cerebral y la planificación de estrategias para la rehabilitación del sujeto.
UNIDAD 6: EJERCICIOS SONOROS Y MUSICALES EN NEURO MUSICOTERAPIA.

Fisiología de la musicoterapia.
Físicamente, el oído está constituido por un aparato perceptor formado por el pabellón auricular
u oreja cuya función es ampliar la capacidad de recoger los sonidos de nuestro entorno y
transmitirlo a través del oído externo al tímpano, una membrana que vibra y transmite sus
vibraciones moduladas al oído interno donde se encuentra un autentico “convertidor” el órgano
de corti que transforma los movimientos timpanitos en impulsos eléctricos de tipo nervioso
que llegan a la zona cerebral de integración (la corteza auditiva) a través de una serie de
“estaciones de relevo” como el cerebelo y los núcleos de la base cerebral, unidos a la parte
posterior de la glándula hipófisis y, a través de ella, conectados al sistema endocrino, hormonal,
del cuerpo.

Según Edgar Willems la explicación reside en la fisiología de la audición, en que el nervio


auditivo no transmite de forma directa el sonido desde el oído interno al cerebro. Los estímulos
sonoros pasan antes por el bulbo raquídeo, desde donde se trasmiten al diencéfalo, y pasan a la
corteza cerebral finalmente. En función de cómo estén definidos los elementos musicales,
melódicos, armónicos y rítmicos, su combinación y la prevalencia de unos u otros, así serán las
reacciones que provoque a nivel fisiológico y emocional. Sin embargo, la misma audición
musical no produce la misma reacción en personas con características similares debido al gusto
musical, el estado anímico del momento, el ritmo biológico, las preferencias y las expectativas
de cada persona. Tampoco el placer que pueda producir es homogéneo.

A continuación se detalla como es que la música estimula a producir diversos efectos en nuestro
organismo:

Efectos neuroquímicos.
El cerebro humano está constituido por un ochenta por ciento de agua; el resto contiene células
nerviosas o neuronas, células glía o neuroglia, vasos sanguíneos y linfáticos, meninges y
material bioquímico como lípidos, albúmina e hidrocarburos (glucosa).
El cerebro relajado y la mente liberado de todo contacto material producirá sensaciones y
vibraciones en el cuerpo, la sangre comienza a fluir en grado musical y en estado de luz
generando lo que la mente ordene y circulando la música por las venas, llenando de melodía y
armonía, pues no hay lugar que deje de pasar esa energía tonificante para el cuerpo,
equilibrando el potencial y despertando los poderes del cuerpo como un verdadero pequeño
universo, el ordenamiento ideal de energía física y astral, organizando una vida equilibrada de
cuerpo y mente, acción-reacción, mundo superior y mundo supremo, viviendo en los planos
diferente que hay en esta existencia.

HARRER (1993), citado por GRADOS (2001), quién nos dice que, el producto de la
musicoterapia que actúa a nivel del tálamo y corteza cerebral puede producir la secreción de un
sustancia llamada serotonina con fibras que tienen origen en el núcleo magno de RAFE y que
terminan en astas dorsales de la médula espinal y estas a su vez están conectadas a zonas
sensitivas corticales del tálamo, neocorteza e hipotálamo produciendo así el sistema de
analgesia que se traduce en sueño.
La resistencia al dolor, se explica porque la música es efectiva para aumentar el nivel de
resistencia (Jacobsen,1956; Melzak, Weisz y Prague, 1963; Unkefer, 1952; Feijoo y
Vinard,1978; Lavine, 1976; Gabal, 1972). La música puede ayudar muy efectivamente en la
rehabilitación del dolor (Wolfe 1978).

Fundamentos neuroquímicos.
La neurona está formada de un cuerpo y de prolongaciones cortas llamadas dendritas y una
larga denominada axón. La zona de contacto entre una neurona y una prolongación se llama
sinapsis, y es en este lugar donde se transmite la información en forma de un impulso
electroquímico a través de sustancias mensajeras llamadas neurotransmisores (así se procesa el
pensamiento), las cuales están acumuladas como vesículas en el botón sináptico.

Cuando la neurona envía una carga eléctrica, los neurotransmisores son liberados de las
vesículas, cruzan el espacio sináptico e interactúan con los receptores de las neuronas contiguas,
donde alteran la membrana celular, generando un potencial eléctrico que se transmite al cuerpo
de la neurona, provocando una respuesta de "encendido" o "apagado".Los neurotransmisores
provocan cambios de excitabilidad en la neurona contigua, actúan en milisegundos y no se
liberan a la corriente sanguínea. Estas características las hacen diferentes de las hormonas, que
se liberan en la sangre, actúan en sitios distantes (órganos, glándulas) y necesitan de segundos
u horas para alcanzar su objetivo.

Neurotransmisores.
El cerebro libera diversos neurotransmisores que provocan cambios en la conducta humana y que
se asocian con diversas funciones; se ha evidenciado que las endorfinas poseen efecto
analgésico y tranquilizante.

Las endorfinas son péptidos opioides endógenos secretados o activados en el cerebro. Están
formados por cadenas de aminoácidos y se localizan en el sistema límbico y en la médula
espinal. Las endorfinas poseen las mismas propiedades que la morfina, es decir, alivian el dolor,
y ocasionan euforia, sedación y depresión respiratoria. Las endorfinas son neurotransmisores
químicos que cruzan el espacio llamado sinápsis entre las células cerebrales para estimular los
receptores de las células vecinas. La ubicación de los receptores opiáceos sugiere la manera en
que los opiáceos, ya sea interno o externo, ejercen su efecto. Básicamente se les encuentra en
el cuerpo calloso del cerebro que es el núcleo de la mayor parte de las emociones fuertes como
miedo, ira, amor y depresión; y en el tálamo medio que transmite al cerebro los impulsos de
dolor que se generan en el cuerpo. Debido a ello los opiáceos pueden interferir con las señales
de dolor corporal y también pueden tener efectos sobre las emociones fuertes.

Algunos efectos terapéuticos.


La música provoca la respuesta de relajación o reflejo de quietud (disminución de la frecuencia
respiratoria, de la frecuencia cardiaca, de la tensión arterial, del tono muscular y del consumo
de oxígeno) por medio de la liberación de endorfina.
Si la música llega a evocar diversas emociones, es porque estimula diversos neurotransmisores
que al liberarse provocan recuerdos, sentimientos e incluso estados alterados de conciencia, lo
que ayuda a la comprensión de si mismos y de la vida.

Efectos fisiológicos.
Presión sanguínea:
La música afecta a la presión sanguínea, a la velocidad de la sangre y al fenómeno eléctrico del
músculo cardíaco (Binet y Courtier, 1895; Dogiel, 1880; Foster y Gamble, 1906; Hyde, 1927).
El corazón humano está particularmente sintonizado con la música, así las pulsaciones
responden a todas las variables musicales como: frecuencia, tiempo y volumen.
De tal manera que un ritmo rápido hace rápido el palpitar y uno lento lo enlentece. Por ello los
ritmos lentos crean menos tensión y estrés, manteniendo en calma al cuerpo y relajándonos.
La música es pues un calmante natural, pero lo opuesto también es cierto: ritmos fuertes pueden
energizarnos y activarnos casi hasta el daño físico.

Algunos estudios informan que el ruido excesivo puede elevar la tensión arterial hasta en un
10%. Un ruido así podría activar en el cuerpo la reacción de lucha o huida, que produce la
liberación de dos fuertes hormonas adrenalina y noradrenalina, que aceleran el ritmo cardiaco
y constriñen los vasos sanguíneos.

Ritmo cardíaco.
El ritmo cardiaco reacciona a variables musicales como la frecuencia, ritmo y volumen, y tiende
a acelerarse o hacerse más lento de forma tal que se sincronizan con los ritmos musicales para
ir al compás de la velocidad de la música todo dentro de una gama moderada. Un ritmo cardiaco
más lento genera menos tensión física y estrés, tranquiliza la mente y ayuda al cuerpo a curarse.

Hodges, (1980) recoge las conclusiones de diversos autores:

1. Una música estimulante tiende a incrementar el ritmo cardiaco, mientras que una
música sedante tiende a disminuirlo (Coleman, 1920; Darner, 1966; Dejong, Van
Mourik y Schellerkens, 1973; Landreth y Landreth, 1974).

2. Música sedante y estimulante pueden causar cambios, pero estos cambios no son
predecibles. (Bierbaum, 1958; Sears, 1954).

3. La aceleración del ritmo cardíaco está altamente relacionado con la altura tonal,
con el aumento de la complejidad de los elementos musicales de la composición y
con el tempo. (Edwards, Eagle, Pennebaker y Tunks, 1991).
• El retardo en el ritmo cardíaco está relacionado con la resolución musical
del conflicto (en la composición musical), con un tempo lento, con las
cadencias finales, con la textura de acordes sostenidos y con movimientos
armónicos lentos.
• El ritmo cardíaco se aceleran con el aumento de sonido y decrecen con la
lentificación del tempo.
• La lentificación del ritmo cardíaco ocurre con la disminución del sonido y
la lentificación del tempo musical.
GRUPO DE EJERCICIOS EN MUSICOTERAPIA.

Grupo de ejercicios nro 1.

Apreciación de los sonidos ambiente: Busque un lugar tranquilo donde nadie le moleste, luego
sientese en una silla, erecto, con los pies separados a la altura de las caderas y las manos
ligeramente sobre las piernas, inspire por la nariz y exhale lentamente tambien por la nariz, 3
veces, luego mantengase en silencio por unos segundos y ponga atención primeramente en los
sonidos que lo rodean, trate de identificarlos uno por uno (como por ejemplo los sonidos de los
autos en la calle, el crujir de la madera al caminar, el sonido de los pajaritos, etc), mantenganse
en este estado de 1 a 2 minutos, luego con una inspiración y exhalación profunad por la nariz
lentamente abra los ojos y sienta la diferencia de su estado fisico, emocional y mental, antes de
empezar el ejercicio.

Apreciación musical y relajación: En su aparato de musica ponga la pieza de apreciacion


musical en youtube con la direccion: https://www.youtube.com/watch?v=enIczFUEzAk
sientese comodo(a), con los pies separados y las manos ligeramente sobre las piernas y tan solo
concentrese en la pieza musical y dejese llevar por su imaginación, hasta el minuto 2:23, luego
abra sus ojos y anote en una hoja su experiencia respondiendo las siguientes preguntas: ¿cómo
me senti al escuchar la pieza musical?, ¿qué sensación me ha quedado?, ¿qué imágenes se me
vino a la mente?

Bases y hechos de la musicoterapia.


Las neuronas se comunican entre sí mediante sustancias llamadas neurotransmisores. Los
estímulos llegados del exterior vía nuestros sentidos se transmiten por el sistema nervioso y la
cantidad de neurotransmisores produce una determinada conducta. Así, la acetilcolina se asocia
con el aprendizaje, la dopamina con la fantasía (en la esquizofrenia hay exceso de este
neurotransmisor), la serotonina con el equilibrio interno y las endorfinas con un efecto sedante,
analgésico y antidepresivo. La música hace liberar endorfinas.

La comunicación neuronal mediante los neurotransmisores genera una corriente eléctrica,


visible en el electroencefalograma. El ritmo cerebral Beta (14 a 20 ciclos por segundo), propio
del hemisferio cerebral izquierdo, es el ritmo de la razón y la lógica, asociado a la vigilia o
atención dirigida al exterior. El ritmo Alfa (8 a 13 ciclos por segundo) es el ritmo de la
ensoñación o atención dirigida al interior del individuo, en estado de relajación. El ritmo Theta
(5 a 7 ciclos por segundo) está asociado al adormecimiento; es el ritmo cerebral del chamán. El
Delta es característico del sueño profundo. Los últimos tres ritmos son del hemisferio cerebral
derecho; por lo tanto, una música relajante propicia el ritmo Alfa. La frecuencia de la ionosfera
de nuestro planeta (resonancia Schuman) es de 7.8 ciclos por segundo. La música curativa nos
sintoniza con la frecuencia vibratoria de la Tierra.
Grupo de ejercicios Nro 2.

Musicoterapia pasiva, relajación corporal, mental y emocional: En su aparato de musica


ponga la pieza de apreciacion musical 2, en la dirección de youtube:
https://www.youtube.com/watch?v=xydhjU0vc9Y
sientese comodo en una silla, separe los pies y ponga ligeramente sus manos sobre sus piernas
sin cruzarlas, o hechese en su cama sin almohada completamente con el cuerpo recto(a), si
molesta la espalda puede flexionar sus piernas un poco, luego cierre los ojos y haga una
inspiración profunda por su nariz y luego exhale lentamente, haga este ejerció de respiración tres
veces (se inspira y exhala por el mismo conducto para que los pulmones no se hiperventilen, es
decir, su respiración se torne circular), luego concenterese en la punta de sus pies e imaginese
que les esta haciendo un breve masaje en los dedos de los pies, luego vaya ascendiendo hasta las
pantorrillas, los gemelos, los rodillas, y los musculos de las piernas, siga imaginando que esta
haciendo un breve masaje y ahora trate de dar ese masaje a sus organos internos, sus organos
reproductores, su diafragma, sus instestinos, los riñones, el estomago, los pulmones, el corazón,
y asi todo el torax, luego imaginese que esta dando un breve masaje a los gluteos, sus
abdominales, sus pectorales, la columna vertebral, vertebra por vertebra, luego, los dedso de sus
manos, el antebrazo, los bíceps, triceps, los hombros, el cuello, y luego con un masaje suave los
musculos de nuestra cara, los globos oculares, las cejas, las pestañas, el cuero cabelludo, y asi
todo nuestro cuerpo esta totalmente relajado, si queremos podemos estar un tiempo asi y luego
con una respiración profunda por la nariz y lentamente abrimos nuestros ojos.

Técnica Auditiva Pasiva.


Según Pamela Mayer destacada psicopedagoga y musicóterapeuta sostiene que ésta es una
técnica terapéutica que utiliza la música con participación pasiva del apciente, es decir
escuchando música grabada con efecto relajante y somnífero comprobado.

Según la Dra. Poch, esta técnica hace que el paciente se encuentre relajado yla música le
produce un alivio inmediato de tensión, dolencia e insomnio.
La Dra. Poch describe las aplicaciones de esta técnica de la siguiente forma:

A) Al iniciar el tratamiento, hay que escoger obras musicales que este acorde con el
psíquico del paciente. Si esta acorde, la obra adecuada también lo será.
B) En la segunda parte, denominada neutralizadora, se escogerá una obra muy armónica,
de probados efectos tranquilizantes y somníferos.
C) Estabilizado el paciente, y una vez encaminado a un estado de ánimo adecuado, nos
encontraremos en la fase de equilibrio estable, donde se procederá a ejercer la acción
terapéutica elegida según la dolencia, estimulante sedante, etc.

Durante la aplicación de la Musicoterapia, se describen tres etapas:


En primer lugar, en el transcurso del proceso musicoterapéutico, se produce un estado
regresivo que abre los canales de comunicación. Posteriormente, se llega a un estadio
de comunicación no verbal dentro del grupo. Y por último, se alcanza la fase de
integración, cuando se vuelve a disfrutar de vivencias en el contexto familiar y social.
Lo que se busca es un alivio a través de una conexión con el mundo interno, a nivel de
sentimientos, sensaciones, emociones. La música y el sonido, al ser inherentes al ser cualidades
de la música es que en mayor o menor medida produce fenómenos de transformación fisiológica
en los seres humanos.

Intervención de la terapia musical en neurorehabilitación.


Se la define como la "utilización de la música para ayudar a conseguir un cambio específico de
conductas, sentimientos o fisiológico; las principales actividades que se derivan de la
intervención Terapia Musical son las siguientes:
- Determinar el cambio de conducta específico y /o fisiológico que se desea
(relajación, estimulación, concentración, disminución del dolor).
- Determinar el interés del paciente por la música.
- Identificar las preferencias musicales del paciente.
- Elegir selecciones particularmente representativas de las preferencias del
paciente, teniendo en cuenta el cambio de conducta deseado.
- Proporcionar disponibilidad de cintas/discos compactos de música y equipo al
paciente.
- Asegurarse de que las cintas/discos compactos de música y el equipo se
encuentran en buen estado de funcionamiento.
- Proporcionar auriculares, si es conveniente.
- Asegurarse de que el volumen es adecuado, pero no demasiado alto.
- Evitar dejar la música durante largos periodos
- (Es contraproducente escuchar música continuamente, porque además de fatigar,
embota la sensibilidad musical).
- Facilitar la participación activa del paciente (tocar un instrumento o cantar) si lo
desea y es factible dentro de la situación
- Evitar música estimulante después de una lesión aguda en la cabeza.

Respiración: Hodges (1980).


La respiración es ante todo un proceso rítmico. El patrón general humano es de 16 a 25
respiraciones por minuto. Una respiración más profunda y de ritmo mas lento es óptima, ya que
ayuda a controlar las emociones, favorece la calma, el pensamiento mas profundo y mejora el
metabolismo.
Haciendo más lento el tempo de la música o escuchando música de sonidos más profundos y
lentos normalmente contribuye a calmar, controlar emociones, estimular el pensamiento y
generar un mejor metabolismo del cuerpo y hacer la respiración más profunda y lenta, calmando
así la mente.

Una música estimulante tiende a aumentar la respiración. Una música sedante tiende, en cambio,
a lentificarla (Ellis y Brighouse, 1952; Foster y Amble, 1906; Kneutgen, 1974; Wilson y Aiken,
1977).
La música y su influencia en la salud.
Es el conjunto de sonidos que unidos en forma coordinada se convierte en melodía y que produce
reacción al sistema auditivo, que lo clasifica en decibeles, sonido, etc., que puede ser grata o no
al oído, pero que no es cualquier sonido simple, sino que tiene complementos para constituir
melodía y combinarse con la armonía mediante la modulación donde se puede incluir la voz
humana o sonidos de la naturaleza trasladado a los instrumentos musicales para reproducirlos
mediante el ingenio, creatividad, la originalidad y la capacidad humana para iniciar un género
nuevo para el enriquecimiento del repertorio musical.

La Música abarca muchos términos sentimentales más que palabras o conceptos, solo el grado
de reacción del cuerpo ante los sonidos melodiosos que vibren en mayor o menor grado frente
a la comunicación del sistema auditivo y la reacción- respuesta del cerebro en forma neuronal,
originando un determinado comportamiento en el ser humano y a la vez creando una fusión
entre cuerpo y mente por el sentir de la música. La música cura, sana y cambia al ser, porque es
combinación, melodía y armonía, en otras palabras dulzura y suavidad y eso es lo que falta en
el cuerpo, esa dulzura hace trabajar al cuerpo y la mente en armonía, esa armonía es perfección
como la misma naturaleza, el origen y la propia vida.

No solo conseguirá el alivio, sino que se constituirá en la verdadera sanación, mejorando todo
el organismo y todo el cuerpo en general, cambiando y mejorando la fuerza interior en la mente
como un medio de autoayuda sugestiva (más eficaz que una conferencia) que llega hasta el
interior de una persona, ingresa mediante la música a los lugares más recónditos del ser; esta
música produce una especie de hipnosis generada por la concentración del mismo oyente que,
es ayudada por la sugestión en grado de “seudo – sueño” producido por la música, entrando a
tallar directamente en el subconsciente, al ego, al súper yo o podríamos decir al espíritu (que es
la esencia de la vida) y ahí programar lo deseado por el paciente a merced de la musicoterapia.

Musicoterapia activa y creatividad: primeramente busque unos colores y hojas en blanco,


luego en su aparato de musica ponga la pieza en youtube con la direccion:
https://www.youtube.com/watch?v=8WoAg7eGeRI&t=585s
pieza 2 en youtube con la direccion:
https://www.youtube.com/watch?v=mIYzp5rcTvU&list=RDF8AbMK2xY7Q&index=11
y trate de dibujar primeramente: lo que para usted significa la pieza 1, con las pieza 2 trate de
dibujar una historia con tres tiempos inicio, meollo y final, juntamente con su titulo
correspondiente y luego de haber concluido, detrás de la hoja trate de explicar sus dibujos.

Musicoterapia pasiva - masaje sonoro: pongase comodo en algun lugar tranquilo de su casa
sientese recto, cierre los ojos y haga una respiración profunda por la nariz, luego vocalize la letra
¨m¨ por unos segundos seguida de la letra ¨i¨, luego la letra ¨e¨, ¨a¨, ¨o¨ y ¨u¨, abriendo y
vocalizando bien en la boca, haga el ejercicio de tres a cinco veces, luego en un papel en blanco
anote los cambios que noto en las diferentes partes de su cuerpo.
Grupo de ejercicios nro. 3.
Musicoterapia pasiva - Imágenes guiadas: En su aparato de musica ponga la pieza de
apreciacion musical 2 en youtube con la direccion:
https://www.youtube.com/watch?v=xydhjU0vc9Y
pongase comodo en una silla o en el piso sobre un cojín o una manta para que no le haga frio
durante el ejercicio, cierre los ojos haga una respiración profunda por su nariz y exhale
lentamente, luego borre toda imagen de su mente y poco a poco imaginese que usted esta dentro
del vientre de su madre, como se siente adentro de ese universo amniotico, ¿como se siente su
madre?, vease a usted mismo lentamente creciendo poco a poco, ¿que espera usted de su madre?,
y ¿su madre que espera de usted?, imaginese que usted esta po nacer, ¿qué se le cruza por la
mente?, ¿cómo se siente?, ¿usted ya ha nacido?, ¿cómo fue el momento de su nacimiento?, fue
un parto difícil o normal, ¿qué expectativas cree que sus padres tuvieron de usted?, usted nada
mas observe la situación no se meta mucho en ella ni se identifique mucho, tan solo es una
experiencia en su vida, digase a usted mismo(a), me acepto y me apruebo completamente, yo
soy yo, y todo lo que sucedió lo perdono y lo acepto con mucho amor, yo…..me amo y me
apruebo tal y como soy, luego imaginese que usted va creciendo desde que nacio hasta el
momento presente y digase a si mismo(a), yo…..me amo y me apruebo completamente y todo
lo que he vivido en el pasado lo perdono y perfiere vivir mi presente, aquí y ahora…luego con
una respiración profunda por su nariz lentamente abra sus ojos y anote en una hoja su experiencia
o compartala con algun compañero(a) de mucha confianza.

Musicoterapia pasiva – masaje sonoro: En su aparato de musica ponga la pieza de apreciacion


musical en youtube con la direccion:
https://www.youtube.com/watch?v=RgqxZU6_qOY
pongase comodo(a), en una silla o en el piso, cierre los ojos y haga una respiración profunda por
su nariz y exhale lentamente, ponga atención a los sonidos emitidos en la pieza musical y ponga
atención a su cuerpo, como tambien alrededor suyo, ¿qué siente su cuerpo cuando se expone a
esta clase de vibración?, ¿en que partes de su cuerpo siente que le afecta esta vibración sonora?,
¿qué sucede alrededor suyo?, después del ejercicio responda las anteriores preguntas en un papel.

La música somnífera y relajante utiliza notas agudas a bajo volumen, estas son agradables de
escuchar, nos invitan a despertarnos con relax, nos predisponen al trabajo y nos dan alegría.
Ejemplos: Las músicas relajantes como la Sinfonia Nº 6 en Si menor (Tchaikousky), Concierto
de Brandemburgo Nº2 (Bach), Pavana para una infanta difunta (Maurice Ravel). La música que
favorece el sueño: Preludio a la siesta de un fauno (Debussy), Canon en Re mayor (Pachelbel y
Claro de Luna (Debussy)

Notas graves a bajo volumen, que motivan a moverse con lentitud, con paciencia, y las que
invitan a la reflexión. Pueden calmar rápidamente a grupos de personas discrepantes, provocan
el sueño y produce una relajación muscular y nerviosa rápida y eficaz.

Focalización sensación - sentida en el cuerpo: sientese comodo en silencio, haga una


respiración profunda y hagase las siguientes preguntas y respondalas con mucha sinceridad:
¿Cómo estoy en este momento?
¿Qué hay entre mí y él sentirme a gusto conmigo mismo? Deje que su cuerpo le responda, no
profundice en nada, simplemente de la bienvenida a lo que venga, acéptelo como suyo. Y por
unos segundos mantengase preguntadose esto hasta encontrar la respuesta.
¿Qué nombre, cualidad o frase le puede dar a este sentimiento o esta sensación?
Espere unos segundos y si la frase que encontró encaja a lo que siente, quédese con ella.
Acepte el sentimiento o la sensación, sin ninguna critica y sin juzgarse a sí mismo(a).
Déjelo así y no se apresure.
Deje que el cuerpo le responda.
Para finalizar no se identifique con lo vivenciado con anterioridad nada mas quedese con eso,
sino encontro una respuesta no importa pronto vendra, tal vez en un sueño o en un mensaje
cotiadiano, respire profundamente por la nariz y exhale lentamente,
Déjelo así y no se apresure.
Deje que el cuerpo le responda.

Musicoterapia activa:
En su aparato de musica ponga la pieza de apreciacion musical en youtube con la direccion:
https://www.youtube.com/watch?v=lYjdCH4kv6k&t=17s
sientese comodo(a) y con un lapiz y un papel, y pregúntese:
¿Que es lo que más me gusta hacer y me hace feliz?. Escriba por lo menos 5 ejemplos.
¿Qué es lo que mas me disgusta hacer y me hace infeliz?. Escriba también 5 ejemplos.
Escoge un o dos ejemplos de lo que te gusta y/o disgusta, y explícate a ti mismo la razón. Te
daras cuenta de cual es tu talento y lo que es lo que mas te disgusta para ya no hacerlo. Lo que
te gusta hacer esta del lado del yo quiero, del lado del amor, la salud, la paciencia, la compasión,
la contemplación, etc: y lo que te hace infeliz estaa del aldo del Yo tengo, del lado del miedo,
de desequilibrio, la enfermedad, el odio, la anarquia.
A la vuelta del papel realiza lo siguiente: cambia tus frases de lo que mas te gusta hacer por el
Yo quiero, como por ejemplo yo quiero ir a trabajar, yo quiero un trabajo que me paguen a
tiempo, etc: y por debajo las cosas que te disgustan por el Yo tengo, ejemplo: yo tengo que ir a
trabajar, yo tengo que comoer, etc.
Con este ejercicio se dará cuenta de algunas facetas suyas. Descubre tus potencialidades.
Grupo de ejercicios nro 4.

Conozca su ISO: Busque el protocolo Nro. 1, en anexos de la unidad 1 y llene solo el acápite
de las preferencias musicales, a modo de conocer su identidad sonora (ISO)
Estimulando el ISO, musicoterapia pasiva: de la música que mas le guste escoja 5 piezas
musicales, luego consiga música que no le guste tambien 5 piezas musicales, grabelas en un CD
de forma alterna, busque un lugar donde pueda escucharlas todas las piezas musicales sin que
nadie lo moleste, pongase comodo(a), cierre los ojos haga una respiración profunda por su nariz,
exhale lentamente por la nariz, y eschuque atentamente cada pieza musical, luego de escucharlas
cada pieza musical con una respiración profunda y en un papel escriba su vivencia, haciendose
las siguientes preguntas: ¿cómo me senti escuchando la pieza musical?, ¿ me ha quedado alguna
sensación en el cuerpo?, ¿en donde?, ¿cuál es la razon por la cual me gusta o me disgusta la
pieza musical?

Desde el punto de vista de Benenzon, que se vio en el modulo 2, la Musicoterapia se fundamenta


en el principio de ISO ("igual" en griego). El ISO es un término que designa el sonido o
conjunto de sonidos o fenómenos sonoros internos que nos caracteriza y nos individualiza. El
ISO resume nuestros arquetipos sonoros, nuestras vivencias sonoras intrauterinas, de
nacimiento e infantiles, hasta nuestros días. Reúne, por tanto, la percepción pasada y presente.
Las observaciones clínicas de Altshuler permitieron constatar que la utilización de música
idéntica al estado de ánimo del paciente y a su tempo mental, era útil para facilitar la respuesta
mental y emocional del paciente. Por tanto, los pacientes deprimidos pueden ser estimulados con
mayor rapidez si se utiliza música triste que con música alegre, mientras que los pacientes
maníacos, cuyo tempo mental es más rápido, pueden ser estimulados más rápidamente con un
"allegro" que con un "andante". El tiempo mental del paciente debe coincidir con el tiempo
sonoro- musical de la música escuchada para que exista un canal de comunicación entre ambos.
Frecuentemente se asocia la música con la idea de universalismo, la consideración de que la
música tiene un valor universal, válido en todas las épocas y en todas las culturas. Sin embargo,
existe cierta unanimidad entre los estudiosos, al considerar que el poder de la música está
condicionado en gran medida, por el modelo cultural. Sus efectos psicológicos no se deben a la
estructura de la música en sí, sino al aprendizaje (subconsciente colectivo, arquetipos). Para
producir una respuesta emocional la música debe tener algún significado para quien la oye.
Sin embargo el ISO universal es una identidad sonora que identifica a todos los seres humanos
independientemente de sus contextos sociales, culturales, históricos, y psicofisiológicos
particulares.
En1940 el psiquiatra Altschuler desarrolló su teoría de la respuesta talámica, según la cual, si
la música no produce cambios en el nivel consciente, inconscientemente puede estimular una
respuesta en el nivel talámico. Este es el nivel en el cual las emociones y los sentimientos son
transmitidos hacia los centros corticales superiores. Esta teoría desemboca en el principio de
igualdad (iso- principle), según el cual, el estímulo musical iría emparejado con el humor del
paciente de este modo, podrían efectuarse cambios en éste, utilizando la música
(Schullian,1948; Cook, 1981).
En 1982, Alvin catalogó los efectos psicológicos específicos de los elementos musicales. Por
ejemplo, el tono actúa sobre el sistema nervioso autónomo: los tonos altos crean tensión y los
tonos bajos causan relajación. El volumen elevado, en torno a 130 decibelios, puede causar
dolor físico. El ritmo aparece como uno de los elementos de la música que producen más
respuestas: los ritmos lentos tienen un efecto calmante y tranquilizador (COOK, 1981).

Musicoterapia activa – vocalización: Primeramente busque un lugar tranquilo, pongase


comodo en una silla o en su cama, luego diga su nombre en voz alta, escuchese y sie sposible
grabe su voz, luego intente cantar su nombre vocalizando cada letra tomando conciencia del tono
de su voz y repitalo varias veces, y si es posible sus dos nombres y sus apellidos.

Musicoterapia activa – vocalizacion – los cuatro elementos: sientese en un lugar tranquilo,


sientese y haga varias respiraciones profundas por la nariz, luego trate de vocalizar
creativamente los sonidos que usted crea que son del elemento tierra, si es posible grabece con
un micrófono, luego trate de hacer los sonidos del electo agua con su boca, tambien del elemento
fuego y finalmente con el elemnto aire.
Interpretación musical - el cuerpo: Pongase comodo sentado en el piso o en una silla, luego
empiece a explorar los sonidos que se puden hacer con su cuerpo como: palmas, golpeteos,
sonidos con la boca y demas. Dese la oportunidad de explorar su cuerpo y los sonidos que puede
hacer con el.

Interpretacion musical creativa: Primeramente consiga algun instrumento que a usted le cause
curiosidad, busque un lugar en donde nadie lo moleste, sientese comodo(a) explore su
instrumento aunque no sepa tocarlo, luego dese la oportunidad de estar explorandolo por algunos
minutos, luego descarge sin rompar , tirar o destruir el instrumento, todas sus tensiones fisicas,
mentales, emocionales, y luego de varios minutos en el momento en que usted se sienta
satisfecho con su descarga dejelo de hacer, y deje que su propia creatividad fluya en su
interpretación, el tiempo que usted deseé.

Masaje sonoro con las vocales (m, i, e, a, o, u): pongase comodo en algun lugar tranquilo de
su casa sientese recto, cierre los ojos y haga una respiración profunda por la nariz, luego vocalize
la letra ¨m¨ por unos segundos tratando de llegar a la nota de las vibraciones seguida de la letra
¨i¨, luego la letra ¨e¨, ¨a¨, ¨o¨ y ¨u¨, abriendo y vocalizando bien en la boca, luego en un papel en
blanco anote los cambios que noto en las difrentes partes de su cuerpo.

Relajación mental, fisica y emocional: busque un lugar comodo y tranquilo, echese, y si es


posible tapese con una manta, haga tres respiraciones profundas por su nariz, En su aparato de
musica ponga la pieza de apreciacion musical en youtube con la direccion:
https://www.youtube.com/watch?v=ex2SGbidcGE
y tan solo ponga toda su atención a la música, si se duerme no importa, usted ha logrado relajarse
y deje que su cuerpo, mente y emociones se relaje, luego del ejercicio en un papel anote lo que
se acuerde de su experiencia.
Grupo de ejercicios nro 5.

Ejercicios dinámicos: En los ejercicios dinámicos se combina el movimiento con el control de


la respiración. Concéntrese en las energías elementales, e intente ir atravesando los diferentes
niveles de consciencia de su cuerpo. Las personas suelen advertir que les resulta imposible
mantener los estados emocionales negativos fuertes, como la agresividad, la ira y la agitación
nerviosa, mientras espiran. Por lo tanto, cuando se encuentre en una situación de estrés o de
desafío, dedique su máxima energía y concentración a la espiración.

Sonreír: ¡Sonría al mundo! Sacuda sucesiva y vigorosamente las manos, los brazos, las piernas
y los pies. Concédase unos segundos ele relajación entre cada sacudida. Pero no deje de sonreír.
Puede realizar este ejercicio de pie sentado o tumbado

Equilibrio: El equilibrio es importante. Intente el conocido ejercicio de las maniquíes de modas:


camine, gire y agáchese con un libro sobre la cabeza. Respire de manera lenta y consciente, en
armonía con sus movimientos corporales: es bueno para conseguir una coordinación muscular
fluida y con gracia. La gracia no es una afectación; es una manera de amar la vida.

Ejercicio de la emisión de la voz: Algunas personas se sienten incapaces de vocalizar con


facilidad y con libertad, Pueden sentir que su voz natural está bloqueada, obstaculizada o
reprimida de alguna manera. Pruebe a realizar este ejercicio de emisión de la voz como parte de
su programa de trabajo vocal. Sentado sobre las nalgas, doble y pliegue su cuerpo formando un
nudo compacto con sus brazos y sus piernas; intente condensarse a sí mismo formando la menor
masa posible. Encierre sus órganos respiratorios y vocales en el centro de esta masa. Como
último esfuerzo, expulse el aire para reducir todavía más el espacio que ocupa. Mantenga esa
posición durante un momento. Después, inspire y ábrase al mismo tiempo, rápida y
vigorosamente. Libere una parte de su voz con un “ugh” poderoso, emitiendo el sonido más
profundo que sea capaz de encontrar muy dentro de sí. Estírese al máximo, disfrutando del
estiramiento. Descanse un momento. Repita el ejercicio hasta diez veces. Llegue más dentro de
sí cada vez, y proyecte su voz liberada cada vez más lejos y más fuerte. Advierta que todo su
cuerpo llegará a participar en la vocalización, sobre todo la pelvis y el diafragma.

Ejercicio de respiración.
Póngase de pie con las piernas a una distancia cómoda, equivalente al ancho de los hombros,
mirando al frente, con las manos y los brazos caídos junto a los costados. Céntrese, comprobando
su postura. Expulse el aire lodo lo que pueda. Cuando se sienta “vacío” de aire, tosa: demuéstrese
que tiene reservas ocultas.
Mientras inspira silenciosamente por la nariz, enderécese gradualmente. Levante los brazos
extendidos, como alas, subiéndose lenta y suavemente, por encima de la horizontal (derecha).
Al completar el molimiento y la inspiración, junte las manos sobre la cabeza en una actitud de
oración. Mantenga el aire. Sea consciente del intercambio de energías y de la renovación de la
vida en todas las células de su cuerpo. Inspire, y descanse un momento. Impulsando el aire,
inclínese hacia adelante por la cintura, bajando todo lo que pueda. Intente tocar el suelo,
doblando las rodillas si es necesario. Mantenga expulsado el aire durante algunos segundos.
Cuando esté dispuesto, espire suavemente por la boca y baje lentamente los brazos extendidos
basta que estén inmediatamente por debajo de la horizontal. Por último, expulsa rápidamente el
aliento que le quedo en forma de suspiro audible, y deje que la parte superior de su cuerpo caiga,
doblándose hacia adelante por la cintura, con la cabeza colgando (arriba). Expulse
conscientemente todo el aire “gastado” que ya no necesita. Descanse un momento, y repita lodo
el ejercicio una o dos veces más, intentando mantener la atención en el mismo.

Ejercicio físico de respiración: En esta serie de ejercicios en dos partes se coordinan


movimientos respiratorios con una “tabla de ejercicios físicos” para otras partes del cuerpo. Es
una preparación útil para esfuerzos físicos más vigorosos, y fomenta el desarrollo de una
respiración regular. Póngase de pie en posición cómoda, con los brazos caídos junto a los
costados, con los pies separados a la distancia de la anchura de los hombros. Junte las manos
tras el cuello. Asegúrese de que su cabeza, su cuello y su columna vertebral estén perfectamente
alineados en vertical, y expulse el aire. Manteniendo esta postura, inclínese de lado por la cintura
hacia la derecha, de modo que su codo derecho apunte hacia el suelo. Sienta cómo se estira su
costado izquierdo, aspire y mantenga el aire. Después, expulse el aire mientras se endereza hasta
quedar en posición vertical. Descanse un momento, y repita el movimiento hacia el costado
izquierdo. Intente realizar diez o veinte movimientos completos a izquierda y derecha, prestando
atención al modo en que su respiración se coordina con los movimientos de todo su cuerpo.
Descanse un minuto, más o menos, y pase a la segunda parte del ejercicio. Empiece como antes,
y junte las manos detrás de la espalda, pero sin tocarla; déjelas a unos veinte centímetros por
detrás de la parte baja de la espalda. Inspire, y mantenga el aire. Manteniendo las manos unidas,
inclínese hacia adelante por la cintura, subiendo las manos por encima de la cabeza todo lo que
pueda. Expulse el aire, y descanse un momento en esa posición. Después, vuelva a enderezarse,
inspirando y sintiendo cómo se llenan de frescura sus pulmones. Repita el movimiento de
inclinación entre diez y veinte veces. Por último, descanse tumbado en silencio durante uno o
dos minutos, observando cómo se recupera su respiración.

Ejercicio de tarareo: Explore las reverberaciones dentro de las propias cámaras de aire de su
cuerpo por medio del tarareo, el ejercicio vocal por excelencia! Solemos tararear con naturalidad
cuando nos sentimos satisfechos, felices, absortos, integrados en la situación. Existen tres
posiciones de tarareo, igualmente importantes. Pruebe cada una de ellas sucesivamente. ¿Por
qué no ahora mismo? La primera posición es con los labios cerrados, el simple “mmmmmm”.
Puede fundirlo con sonidos vocálicos abiertos, como “mmmaaa, mmmeee, mmmuuu” 1a
segunda es con la punta de la lengua contra los alveolos (la base de las encías), produciendo un
“nnnnnn”. También en este caso puede abrirlo y fundirlo con sonidos vocálicos como “nnnaaa,
nnneee, nnnuuu”. La tercera es subiendo la parte posterior de la lengua hacia el velo del paladar,
la parte posterior del paladar. Produce sonidos más nasales: “ngngngng”, que se abren formando
“ngngaaa, ngngeee, ngngnguuu”.

Ejercicio de consonantes: Para aliviar la tensión o el cansancio de su lengua, sáquela mientras


bosteza (¡advierta la gracia con que realizan los gatos este ejercicio!). Las sensaciones interiores
de un bostezo son las mismas que se experimentan en el buen canto. A veces, su lengua se puede
sentir “perezosa”. Para solucionarlo, cante o pronuncie sonidos vocálicos precedidos de la
consonante L, como “lu”, “lo”, “la”, “le”. Después, haga lo mismo con la mano a unos siete
centímetros por delante de la boca, y al pronunciar la primera L de cada sílaba, tóquese el dorso
de la mano con la lengua.

Ejercicio con música de la naturaleza: No necesitamos pruebas de los beneficios


tranquilizadores y elevadores del ánimo de la música natural, tales como nuestra alegría común
al oír el canto de los pájaros. Como práctica útil de conciencia, salga al aire libre y centre los
oídos y la mente en los sonidos naturales que lo rodean. Prepare una lista de los que oye y de las
reacciones que le producen.
Si desea en su aparato de musica ponga la pieza de apreciacion musical en youtube con la
direccion:
https://www.youtube.com/watch?v=c2NmyoXBXmE
https://www.youtube.com/watch?v=Qm846KdZN_c
https://www.youtube.com/watch?v=Answlawb3z0

Aprecie el canto de los pájaros, el zumbido de los insectos, el temblor de las hojas, el cimbrearse
de la hierba, el ladrido de los perros y el relinchar de los caballos. ¿Cuáles son más evidentes, y
cuáles están más escondidos? ¿Tiende usted a advertir los sonidos por su intensidad, los más
intensos en primer lugar? ,;O los advierte por su frecuencia, los más graves en primer lugar?

Ejercicio de escucha de la naturaleza: En primer lugar, busque el silencio. Si puede encontrar


un lugar para meditar, bajo los árboles, junto al rio en la ladera de la montaña o en un jardín
tranquilo, ¡muy bien! Si no. entre en su paisaje interior, en el jardín plantado y cuidado por su
imaginación creativa.” “¡Escuche! Deje que el cielo, la luz, la tierra, el agua, las rocas, las plantas
y los animales CANTE desde su corazon. No tendrá que 'forzarse' a síí mismo a cantar, ni tendrá
que saber 'cómo' cantar. Si tiene el corazón abierto y en su modo de escuchar hay amor, la
canción surgirá como se abre una flor.” “Quizá sea para usted solo. Quizá pueda compartirlo con
otro oyente, o con muchos, o con el alma de un amigo muerto. Puede recordarlo toda la vida. O
quizá sólo un día, o una hora. Eso no importa. Su fuente no tiene fin. Basta con haber escuchado.
Puede volver al cántico del mundo siempre que su corazón responda a su llamada. ¡Simplemente,
escuche!”

Ejercicio de cantar escalas: Cantar la escala puede ser útil para reunir los incrementos
escalonados de sus emociones, sus movimientos y sus vocalizaciones. Pruebe con la escala
familiar que empieza por el do natural: do re mi fa sol la si do. Ascienda y descienda a la
velocidad que quiera. Complemente las notas con acciones, como se indica ahajo. Convierta los
pasos en un baile: sáltese una nota, sáltese otra, y después sáltese dos: do mi si do, mientras
omite los movimientos correspondientes. Esto convierte su escala en un arpegio, una serie de
notas unidas que forman un acorde, como cuando se pulsan una a una las cuerdas ele una guitarra
formando un acorde.

Ejercicio de la voz interior: Este ejercicio se centra en la región pelviana, que es el centro de
sus sentimientos y de sus emociones. Túmbese en el suelo en la primera posición (abajo), y siga
los movimientos descritos hasta llegar a la segunda posición. Manténgala e inspire a fondo;
después, al expulsar el aire, abra la boca y emita cualquier sonido, el que usted sienta que quiere
emitir, pero no demasiado fuerte. Al surgir el sonido, vuelva a bajar suavemente la pelvis hasta
el suelo. Cuando alcance el suelo, deje que el impacto libere más plenamente su voz. Deje que
continúe el sonido de su voz hasta que cese de manera natural. Repita el ejercicio unas seis veces.
El tono de su voz puede variar ligeramente al repetirlo, indicando que está liberando emociones
que tenía atrapadas en la región de la parte baja de la espalda.
Primera Posición. Túmbese cómodamente en el suelo con los brazos caídos junto a los costados.
Respire seis veces de manera relajada, después doble las rodillas y coloque las plantas de los
pies sobre el suelo (izquierdo).
Segunda posición. Con los brazos sobre el suelo, levante la pelvis todo lo que pueda
cómodamente (derecha). Respire normalmente durante algunos segundos. Inspire
profundamente y baje la pelvis mientras libera un sonido, Cuando toque el suelo con la pelvis,
deje que su voz libere más plenamente el sonido.

Ejercicio preparatorio para tonos secundarios: La verdadera espiritualidad de la música


depende de su resonancia, es decir, de sus armónicos. El ejercicio siguiente le permitirá
familiarizarse con ellos. Tome una frase corta o una única palabra. Entónela o cántela,
ralentizando al máximo el proceso de emisión. Observe todos los detalles: el flujo sutil de
movimientos en su laringe y en su boca, y el flujo de su aliento. Cuando tenga que inspirar,
intente hacerlo sin mover ningún músculo de la cara, de la boca ni de la laringe, y prosiga con
el sonido en el punto exacto donde “lo dejó”. La boca, la garganta, las fosas nasales, la tráquea
y los pulmones son espacios de resonancia que contribuyen a “conformar” los sonidos vocálicos,
iniciados por la presión del aliento en su laringe. Concéntrese en esas formas, en esas formas
interiores. Céntrese en sus características, pues usted debe intentar liberarse del torrente
constante de cantidades verbales que es nuestro esquema normal del habla. Por eso es esencial
“reducir la velocidad”. Concédase tiempo para escuchar. Recuerde que los armónicos se generan
a partir de relaciones elegantes de proporcionalidad. Al cantar con tonos secundarios, usted está
recuperando esas proporciones en sus propios espacios de resonancia.

Ejercicio de danza con música: Elija una música que signifique algo para usted. Si tiene algún
amigo músico que le pueda acompañar con su instrumento e improvisar, tanto mejor.
Permanezca de pie un momento, equilibrado y relajado. Escuche la música; sienta su ritmo.
Empiece a moverse y a bailar, pero usando sólo los pies al principio. Cuando sus pies hayan
captado el ritmo, amplíe gradualmente su movimiento a las piernas; después, a las rodillas; vaya
subiendo por la cadera y el cuerpo a los brazos y a las manos, hasta llegar por último al cuello y
a la cabeza. Intente incluir en la danza a todas las partes de su cuerpo. Disfrute de la música, no
sólo con los oídos, sino también con los huesos y los músculos, con la sangre y con los nervios.
No tenga prisa. Cuando se sienta preparado para completar el ejercicio, vaya cerrando cada zona
del cuerpo, una a una, en orden inverso, desde la cabeza hasta los pies, y recupere la inmovilidad
cuando la música sea superada por el silencio. ¿Qué zonas de su cuerpo “bailaron” con más
facilidad? ¿Hubo partes de su cuerpo que querían seguir bailando? ¿Sintió usted la música
durante todo el ejercicio? Responda a estas preguntas, y céntrese en la participación total del
cuerpo; así podrá conseguir estar en contado consigo mismo y experimentar la coordinación y
la flexibilidad, que son el propósito del ejercicio.

El prestigioso musicoterapeuta Willems desarrolló un esquema para explicar los fundamentos


neurologicos a la hora de escichar el ritmo musical, la melodia y la armonia musical, de la
siguiente forma:
El ritmo musical, Actúa sobre el tronco cerebral el primero que se desarrolla en el ser humano
e interviene como factor de vital importancia en el control del ritmo fisiológico del ser humano
que ejerce influencia sobre el cuerpo (corazón, respiración, circulación, ritmos y ondas
cerebrales) .Es así que el ritmo es signo de tensión-relajación, contracción-expansión, actividad-
reposo; aunque tiene muy poca incidencia sobre la parte afectiva y menos aún sobre esa parte
inaprensible que es la vida mental.
La melodía, Es la afectividad vivenciada, actúa sobre el sistema límbico, sobre la dimensión
emocional y su acción terapéutica es muy reconocida ante problemas de índole afectivo, tiene el
poder de evocar, favorecer la visualización, provocar la aparición de recuerdos asociados a un
determinado tema y de reacciones afectivo; por otro lado, parece que no afecta en gran medida
al funcionamiento orgánico ni a la vida mental pero ejerce su función a nivel afectivo.
Cualquiera tiene la experiencia de una melodía asociada a recuerdos especialmente los
románticos y las propias composiciones musicales tienen destinos específicos en relación con
su melodía para determinados estados de ánimo. Esa es precisamente una de las bases de la
posibilidad de tratamiento de problemas psíquicos con el refuerzo de la música.
La armonía, tiene un triple efecto por que engloba al ritmo y la melodía, abarcando lo
sensorial, lo afectivo y lo mental. Es la expresión de la belleza a través del mundo sonoro. Se
dirige al subconsciente y también a la conciencia, movilizando contenidos interiorizados. Actúa
sobre la corteza cerebral, y, por tanto, su desarrollo capacita para una actuación a nivel del
plano mental.
La música se emplea bajo tres parámetros:
• Cadencia o ritmo.
• Intensidad o volumen.
• Frecuencia o posición en el pentagrama.

Ejercicio de canto para el dolor: El dolor, como una nota falsa, es una energía descolocada y
atrapada. Este ejercicio le ayuda a identificar cualquier dolor que sienta, localizarlo, comunicarse
con él y, por último, soltarlo, sustituyéndolo por armonía natural. Es semejante a volverse a
afinar a sí mismo, como se vuelve a afinar un instrumento musical. Puede sentirse extraño al
principio, cuando intenta “llegar a conocer” a su dolor, pero usted tampoco intentaría afinar un
instrumento sin escucharlo cuidadosamente antes, identificando las notas falsas y demás
problemas. Dedique unos quince minutos a la actividad, en solitario o con algún amigo que le
sirva de “interrogador”.

Relájese. Túmbese en una posición en la que se reduzca al mínimo el estrés y la tensión. Deje
que cada parte de su cuerpo se relaje, y “déjese llevar”. Experimente sensaciones de comodidad,
de calor y de expansión, Preste una atención especial a las zonas que parezcan tensas y llenas
ele resistencia.

Entre en contacto con el dolor. Hágase a sí mismo las preguntas siguientes: “¿Cuándo empezó
el dolor? ¿Cuantío lo advertí por primera vez? ¿Es grande y general, o pequeño y muy
localizado? ¿Tiene color, sonido, textura? ¿Se mueve? ¿Es frío, o caliente? ¿Me produce ira,
miedo o depresión?

Visualice su respiración. Ahora que ya conoce a su dolor, concéntrese en su respiración y en el


ritmo de ésta. Visualice cada inspiración como luz que entra en su cuerpo y que circula hasta
llegar a todas sus partes, llenando cada célula microscópica de nueva vida y energía. Observe
cómo la luz rodea el dolor que usted tiene dentro y lo engloba en una esfera luminosa.

Aleje el dolor cantando. Ahora, cante a cada espiración. Elija las notas musicales que tienen
relaciones de resonancia con el tipo de dolor o con su situación. Utilice la vibración del sonido
para aflojar el dolor, en su burbuja iridiscente. Visualice cómo se eleva y flota el dolor,
alejándose de su cuerpo, todavía englobado completamente en su burbuja de luz. Siga
concentrándose en él, y vea cómo desaparece entre la neblina azul de la lejanía. Los ejercicios
de canto, sencillos pero eficaces, hacen uso de su voz como instrumento de este proceso
terapéutico.

Partes del cuerpo y ondas sonoras: En investigaciones recientes realizadas por terapeutas del
sonido y biólogos, se han puesto de manifiesto los efectos de las vibraciones sonoras sobre las
células vivas. Usando diapasones como fuentes de sonido, las diferentes frecuencias de la escala
musical provocaron cambios de forma y color en las células de la sangre. Por ejemplo, la nota
“do” las alargó, “mi” las volvió esféricas, y “la” les cambió el color del rojo al rosa. Lis
frecuencias de las notas pueden estar lo bastante próximas a las propias frecuencias naturales de
las células como para establecer vibraciones por simpatía, reforzar las resonancias y disgregar
los esquemas perturbadores de interferencias. Las células cancerosas, comparadas con las sanas,
se pueden considerar débiles, flácidas y gordas. Sometidas a la misma sucesión de secuencias
crecientes, se fueron disgregando, y se desintegraron a los 400 y los 480 Hz (la-si por encima
del do central). Es posible que las resonancias refuercen las células y los tejidos sanos, y que
inhiban las células enfermas, lista investigación puede suponer el comienzo del uso terapéutico
de los sonidos para el tratamiento del cáncer. Unos fenómenos semejantes, con refuerzo de las
células sanas e inhibición de los tejidos enfermos, pueden explicar la eficacia de los diapasones
en la terapia de los sonidos. Al tono puro de frecuencia única de un diapasón no le afectan los
cambios de temperatura, y los diapasones tienen muchas posibilidades como instrumentos para
la curación por el sonido, pues son fáciles de transportar, duraderos y resistentes, y su manejo es
sencillo. En la terapia de los sonidos se puede hacer uso de los diapasones de varias maneras. Si
a usted le interesan sus propiedades y sus efectos, reúna todos los que pueda, empezando por el
do y haga la prueba.

Intervención al dolor con musicoterapia.


Una de las intervenciones más importantes en la práctica de la musicoterapia hospitalaria
consiste en el alivio del dolor. Es necesario tener sensibilidad, empatía y expresar al paciente
comprensión y deseo de ayudarlo.
Ante la aplicación debida de música-mente. La música será captada por los oídos, ingresando
así por el sistema auditivo, recorriendo el cerebro y transmitiendo sensaciones (ya no sonidos)
al espíritu, dejando relajado todo el cuerpo, y la mente en blanco para que centre todas sus
energías en el bienestar del cuerpo entero con la fuerza mental.
La Músicoterapia se aplica fácilmente. Todo lo que se necesita es una fuente de música (discos
compactos CD, mp3, mp4) y un aparato para reproducirla. Los equipos portátiles son mejores
debido a que puede individualizarse el material, son menos costosos y más fáciles de manejar.
Finalmente, este equipo puede estar disponible en una variedad de ambientes hospitalarios. Los
enfermeros no necesitan habilidades especiales para aplicar este tipo de intervención y los
pacientes pueden utilizarla sin necesidad de practicar, lo que si sucede con muchas otras
intervenciones de relajación todo lo que se necesita desde la perspectiva del paciente es disfrutar
la música

El tipo de música a utilizar es procurando que tuviera un efecto calmante y relajante, teniendo
en cuenta la personalidad del paciente. Utilizaremos música clásica, sobre todo música
instrumental barroca, descrita como beneficiosa por sus efectos sobre la ansiedad y el miedo.
Obras de Bach, Vivaldi, Haendel y Mozart, Tchaikousky, Maurice Ravel, Debussy Pachelbel,
junto con música de la denominada New Age (Enya, David Sun, Enigma, Lorena McKennitt,
etc.) y sonidos de la naturaleza, constituyen nuestro principal repertorio.

Las obras musicales que se pueden utilizar serán:

Relajantes Favorecen el Sueño


Las cuatro estaciones de Preludio a la siesta de un Fauno
Vivaldi (Debussy)

Concierto Aranjuez de Canon en Re mayor (Pachelbel)


Rodrigo

Pavana para una Infanta Claro de Luna (Debussy)


Difunta (Ravel)
Algunos ejemplos de fichas musicoterapeuticas.

FICHA MUSICOTERAPÉUTICA

Fecha:
I IDENTIFICACIÓN PACIENTE:
Nombre:
Edad:
País de origen Paciente:
Antecedentes familiares:
Nombre de la Madre o
cuidador: Edad:
Ocupación:
País de Origen:
Dirección:
Fono:
Nombre Padre:
Edad:
Ocupación:
País de Origen:
Dirección:
Telefono:
Hermanos:
¿Con quién vive el Paciente?

II ANTECEDENTES CLÍNICOS
1. A) Diagnóstico Neurológico:
B) Diagnóstico Oftalmológico:
2. Edad de inicio de la enfermedad:
3. Especialistas tratante:
4. Medicamentos:
A.- Historia Referente a Joaquín. (Entrevista realizada a la persona que lo visita,
a la Directora de la Escuela, a su profesora actual y a la Terapeuta ocupacional
de la Escuela)
a.- Momento actual
1. ¿Cómo es su hijo/a?
2. ¿Cómo reacciona al contacto corporal?
3. ¿Qué instrumentos musicales le agradan a…. ?
4. ¿Qué tipos de música prefiere?
5. ¿Cómo reacciona al escuchar esa música?
6. ¿Qué otros tipos de sonidos no musicales le llaman la atención (tanto
de agrado como de desagrado)?
7. ¿Adoptan ustedes alguna forma especial para comunicarse con él? Por
ejemplo: música, expresiones corporales, etc.). ¿Pueden explicarla?

b.- Pasado
1. ¿Qué edad tenía el paciente cuando Usted lo conoció?
2. ¿Qué pueden contarnos respecto al ambiente sonoro musical qué rodeo al
paciente cuando lo conoció?
Protocolo Musicoterapeutico.

• Sesión nº:
• Fecha:

I. Objetivo general:

- Objetivos específicos:
• Duración sesión:
• Clima y temperatura:
• Antecedentes relevantes:
• Disposición espacial del paciente:
• El paciente antes de la sesión:

II. Setting y recursos instrumentales y materiales.

III. Técnicas usadas (activa/receptiva; improvisación


libre/estructurada; voz, cuerpo etc.)

V. Desarrollo de la sesión/ Descripción de actividades: inicio – medio


– final; momentos repetitivos/ momentos de cambio, reacción del
paciente:
• Ruidos externos:
• Respuesta a estímulos corporales:
• Conexión con la terapeuta:
• Reacción Terapeuta:

V. Conclusiones de la sesión:

VI. A considerar para la próxima sesión:4

4
http://repositorio.uchile.cl/bitstream/handle/2250/101244/ar-gomez_n.pdf?sequence=1&isAllowed=y
BIBLIOGRAFIA.

• http://www.lamusicoterapia.com/definiciones-mainmenu-133.html.

• Cuadro. Sabbatella, P. (2003). Musicoterapia Aplicada: Metodología y


Evaluación en Parálisis Cerebral. Libro: Musicoterapia 2002. Fundación
Inocente, Confereración Aspace, Asodown, Autismo España. ISBN: AV-97-
2003. p. 86

• http://repositorio.uchile.cl/bitstream/handle/2250/101244/ar-
gomez_n.pdf?sequence=1&isAllowed=y

• http://repositorio.uchile.cl/bitstream/handle/2250/101244/ar-
gomez_n.pdf?sequence=1&isAllowed=y