Está en la página 1de 11

Conceptos Generales

Introducción

Para tener una idea general, revise detalladamente el siguiente esquema de la unidad.

Pulse sobre el ícono para desplegar el esquema de la unidad.

La primera unidad le acercará al estudio del derecho romano a través del análisis de conceptos generales a partir
del uso de ciertos supuestos teóricos. Por tanto, se reflexionará acerca de los conceptos generales sobre los que
se asienta ese derecho.

Una característica importante del derecho romano es su casuismo, de modo que los juristas no eran afectos a
establecer conceptos jurídicos, mostrándose claramente favorables a la dimensión empírica. La realidad jurídica
era la propia experiencia cargada de una significación exacta y precisa. En realidad, la conceptualización de
algunos términos jurídicos se desarrolló a partir del estudio que del derecho romano se hiciera en el siglo XIX.

En este sentido, el concepto de derecho y sus distintas connotaciones serán parte del estudio de la presente
unidad: ius civile, ius honorarium y ius gentium; ius publicum y ius privatum o la distinción entre iurisprudentia,
fas, iustitia y aequitas.

Es importante tener en cuenta que varios de los vocablos utilizados en esta asignatura deberá manejarlos en
latín, toda vez que, de traducirlos al castellano, perderían parte del propio contexto que utilizaron los romanos.
Por ello, es necesario que no pierda la perspectiva histórica; en el caso que se intente traducir alguna palabra
del latín al español se encontrará con algunas que pueden tener diferente significado, por
ejemplo, paterfamilias que, como verá, no puede traducirse solamente bajo la idea de "padre de familia", aunque
estas palabras deriven directamente de aquella, sino que su contenido tiene mayor alcance. Lo conveniente en
casos así es que, una vez que haya captado el significado de una palabra difícil o imposible de traducir exacta y
literalmente, utilice la palabra original.

Actividad Introductoria

Ius
Falso (F) o verdadero (V)
La presente actividad introductoria le permitirá identificar sus conocimientos previos acerca de la formación de
las diferentes acepciones de vocablo ius. Este ejercicio no cuenta para su calificación final.

Pulse en el botón Iniciar para realizar su actividad introductoria.

Objetivo

A lo largo de esta unidad, usted:

 Definirá el concepto de derecho romano.

 Comparará los conceptos fundamentales del derecho romano, precisando su connotación a partir de su

contexto histórico.

 Diferenciará entre derecho público y derecho privado.

 Distinguirá los términos derecho civil, derecho honorario y derecho de gentes.

 Identificará las distinciones de los términos derecho escrito, derecho no escrito y costumbre.

Temario

Unidad 1. Conceptos Generales

1.1 Concepto de Derecho Romano

1.2 Derecho objetivo y subjetivo (ius)

1.3 Iurisprudentia, fas, iustitia y aequitas

1.4 Los Preacepta Iuris y su influencia en el Derecho mexicano

1.5 Distintas connotaciones de la palabra ius

1.5.1 Ius civile, ius honorarium y ius gentium

1.5.2 Ius publicum y ius privatum

1.5.3 Ius scriptum y Ius non scriptum


1.6 Interpretación del Derecho
1.7 La vigencia del Derecho romano en el tiempo y en el espacio
1.8 La importancia del estudio del Derecho romano
Desarrollo de contenido

Concepto de Derecho Romano


Si bien los romanos no fueron afectos a la elaboración de conceptos abstractos y se preocuparon menos que
nosotros por encerrar las ideas en definiciones, lo cierto es que existieron algunos vocablos a los que se les hubo
de dar significación, entre ellos: ius, fas, iustitia, iurisprudentia,etcétera.

Ius. Ulpiano, jurisconsulto romano del siglo II d. C., refiere que “el que haya estudiar el derecho conozca primero
de donde proviene la palabra ius, llamase así de justicia” (Digesto 1.1.1). Bajo ese tenor, no es de extrañar que
la primera palabra que vamos analizar es precisamente ius.

Derecho objetivo y subjetivo (Ius)


Tal y como sucede en el lenguaje jurídico moderno, la palabra ius tiene varias acepciones: una que entiende al
derecho como regla o norma jurídica (derecho objetivo) y la otra como facultad o poder (derecho subjetivo).

Pulse en cada uno de los conceptos que aparecen del lado izquierdo para desplegar la información
correspondiente.

Iurisprudentia, fas, Iustitia y aequitas


En su sentido objetivo, Celso, un jurista romano, definió al Derecho como “el arte de lo bueno y equitativo” (ius
est ars boni et aequi) (Digesto 1.1.1.). Al analizar esta definición, algunos autores han concluido que el
jurisconsulto confundió el derecho con la moral, sobre todo cuando indica que el derecho es arte, pero para
otros, se refiere a la actividad de los técnicos como elaboración de los expertos en justicia.

Por tanto, en el lenguaje jurídico romano, el término ius tuvo diversos significados a lo largo de su historia:
Ordenamiento jurídico: conjunto de normas que conformaban el ordenamiento jurídico (derecho objetivo).

Status: o condición jurídica de una persona, denotaba si un ciudadano romano estaba bajo el poder de otro
(alieni iuris) o si era legalmente independiente (sui iuris).

Facultad de un individuo: para exigirle a otra persona el cumplimiento de un derecho reconocido previamente
(derecho subjetivo).
Para la acepción de la palabra ius es importante señalar que en la práctica los romanos no determinaban si una
persona tenía un derecho subjetivo, interesaba si el ordenamiento jurídico la dotaba o no de una acción (actio)
para exigir un derecho en juicio. Quizá por ello Jhering afirmaba que el derecho romano era un derecho de
acciones.

Para los romanos, sin embargo, no determinaban si una persona tenía un derecho subjetivo, interesaba, en
cambio, si el ordenamiento jurídico la dotaba o no de una acción (actio) para exigir un derecho en juicio. Quizá
por ello, Jhering afirmaba que el derecho romano era un derecho de acciones.

Status: entendida como la condición jurídica de una persona, indicaba si un ciudadano romano estaba bajo el
poder de otro (alieni iuris) o si era legalmente independiente (sui iuris).

Importante
Los romanos también utilizaron la palabra ius para referirse a distintos campos del derecho (iusprivatum,
iuspublicum, iuscivile, iushonorarium) o más restringido (iussingulare).

Distinción entre derecho (ius), religión (fas) y moral (boni mores)

En los orígenes de Roma, el derecho guardaba vínculos estrechos con la religión y la moral; sin embargo, los
romanos supieron separar los preceptos religiosos y morales de las normas jurídicas, de ahí que tuvieran
expresiones propias para designar y comprender unas y otras. Así, la palabra ius se refería a normas jurídicas,
fas era considerado como lo que está conforme a la voluntad de los dioses y los boni mores, en cambio, se
entendieron como las normas de carácter moral.

Los Preacepta Iuris y su influencia en el Derecho mexicano


Según Ulpiano (D. 1.1.10.1.) los tres famosos preceptos que sintetizan los fines del derecho objetivo y logran
la convivencia social dentro de ciertas reglas son:

 a) Honeste vivere (vivir honestamente)

 b) Alterum non ladere (no dañar a otros)

 c) Suum cuique tribuere (atribuir a cada quien lo suyo)

Estos tres principios de orden moral se afirman más de lo que corresponde estrictamente a la esfera del derecho.
Lo anterior denota que en tiempos de Ulpiano (s. II d.C.) no existió una verdadera separación entre el derecho
y la moral social. No obstante, es patente la preocupación por encontrar el contenido de la justicia y esto se
logra en buena medida en el tercero de los preceptos, que estima la necesidad de dar a cada quien lo suyo, es
decir, lo que le corresponde; aludiendo, por lo tanto, a la noción de justicia como algo sustancial dentro del
orden jurídico.
El derecho mexicano, como heredero de la tradición jurídica romana, incluye estos principios en el desarrollo de
las instituciones jurídicas. Por ejemplo, en materia de propiedad, el ordenamiento mexicano, reconoce que su
titular no puede ser perturbado en su derecho.

La palabra fuente deriva del latín fons, fontis, que significa manantial de agua que brota de la tierra. Referido al
derecho, se entiende por fuentes aquello de donde emanan las normas jurídicas. En un significado más
restrictivo, el término se aplica para designar a los organismos productores de la norma y su resultado
concreto. V. gr.: un tipo de normas jurídicas lo fueron las constituciones imperiales y su fuente de producción lo
fue el emperador.

Varias fueron las fuentes de donde emanó el derecho romano, las cuales variaron de acuerdo con la propia
evolución política de Roma. En términos generales, las fuentes del derecho en la Roma antigua fueron: la
costumbre, las leyes, los plebiscitos, el edicto de los magistrados, los senadoconsultos, la jurisprudencia y las
constituciones imperiales. Por la importancia de este tema, cada una de estas fuentes será analizada en la
segunda unidad.

Parte importante de estas fuentes jurídicas fue recopilada durante el siglo VI d.C. por el emperador de Justiniano,
quien nombró a una comisión de importantes juristas para elaborar una obra cuya intención era reunir en un
documento lo mejor de ese derecho. La obra de Justiniano, a la que en el siglo XVI denominaron Corpus Iuris
Civilis, se estructuró en cuatro partes:

 Código (compilación de constituciones imperiales: leges)

 Digesto (recopilación de leyes, plebiscitos, jurisprudencia, senadoconsultos: iura)

 Institutas (manual para estudiantes)

 Novelas (constituciones imperiales justinianeas)

Entre las fuentes del derecho en Roma se encontraban:

Distintas connotaciones de la palabra ius

Derecho escrito y derecho no escrito

La distinción entre ius scriptum y non scriptum no se ciñe a la circunstancia que las normas jurídicas estén o no
por escrito, sino en lo relacionado con la manera en la que se crean.

Aquellas normas que emanaban de los órganos del poder público, como fueros los reyes, los magistrados y el
Senado se consideraban como ius scriptum:
Iuspublicum y iusprivatum
Para el pueblo romano era importante hacer la distinción entre lo que era de todos (populus) o lo que pertenecía
a la esfera privada de las personas. De acuerdo con esta óptica, existió la división del derecho en público y
privado.

Ius civile, ius honorarium y ius gentium


Según la fuente de donde emanaban las normas jurídicas, el derecho se dividía en ius civile, ius honorarium y
ius gentium.
Ius civile

Es el derecho propio de los ciudadanos romanos (cives).


Originariamente estaba formado por la interpretación de los colegios pontificios en torno a las costumbres
tradicionales (mores maiorum) y a las normas establecidas en la Ley de las XII Tablas. Con el tiempo, su ámbito
se extendió a otras fuentes, por ello, el jurista Papiniano definió al iuscivile como aquel derecho que emana de
las leyes, los plebiscitos, los senadoconsultos, las constituciones imperiales y la jurisprudencia (Digesto 1.1.7.).

Ius honorarium

Según Papiniano, el derecho honorario es el que por utilidad pública introdujeron los pretores con el propósito
de corroborar, suplir o corregir el derecho civil (Digesto 1.1.7.1.). Emanaba, por tanto, de aquellos magistrados
que gozaban del ius edicendi.

Ius gentium

Es el derecho común a todos los pueblos del Mediterráneo organizados políticamente. Comprendía las normas e
instituciones jurídicas surgidas como consecuencia del tráfico comercial entre los pueblos de la antigüedad. Sus
reglas eran simples y flexibles, desligadas de las antiguas formas solemnes y basadas en la buena fe y en la
equidad. El pretor peregrino era quien decidía su aplicación con el fin de resolver conflictos entre los extranjeros
o entre éstos y los ciudadanos romanos.

La interpretación del derecho


Para interpretar el derecho es necesario realizar un trabajo intelectual a fin de fijar el contenido y el alcance de
las normas jurídicas, es por ello que el jurista Celso afirme que “Saber las leyes no es esto, conocer sus palabras,
sino su fuerza y poder” (D. 1.3.17).

En los primeros tiempos de Roma, la interpretación de las normas la realizaban los pontífices y posteriormente
por los primeros jurisconsultos con el fin de distinguir las antiguas normas consuetudinarias para adaptarlas a
las nuevas necesidades sociales. Posteriormente, los magistrados, en especial los pretores a través de su labor
creadora del derecho, lograron interpretar el derecho civil y adaptarlo al derecho honorario.

Durante el período clásico, los emperadores concedieron a algunos jurisconsultos el derecho a interpretar las
normas jurídicas y esas interpretaciones se convirtieron en fuentes del derecho, con lo cual sus opiniones eran
vinculantes.

En el derecho posclásico, los emperadores se convirtieron en los únicos intérpretes del derecho, cuyo resultado
daba lugar a la creación del derecho; en cambio, los juristas solo podían realizar su labor desde una perspectiva
doctrinal.

La vigencia del derecho en el espacio y en el tiempo


¿Sabía que…?
Los romanos fueron los primeros en distinguir claramente entre la norma jurídica y su aplicación al caso
particular; y entre la norma jurídica y la sentencia.

Si bien el derecho romano no fue el más antiguo que se conoce, puede afirmarse que se presenta como un
sistema jurídico en el que sus concepciones e institutos no tuvieron semejanza con ninguno de los otros derechos
de la antigüedad conocidos hasta el momento. En realidad se presenta frente a ellos como aislado y autónomo,
teniendo una estructura y particularidades propias e inconfundibles.

Desde los primeros tiempos, los romanos supieron distinguir el derecho de las concepciones mágico-religiosas.
El esfuerzo de los juristas romanos se encaminó a separar las normas jurídicas de las extrajurídicas. Se presentó
como un sistema jurídico completo, esto es, se constituyó en abstracto un sistema unitario, pleno y completo,
regulador de toda manifestación de la vida social, coordinándose cada una de las normas en un todo coherente.

La creación de las normas jurídicas romanas tuvo una orientación lógica visible, ya que, en caso de no existir
una norma expresa que regulara una conducta humana, los juristas a través de la técnica interpretativa, podían
encontrar los principios informadores para resolver el caso concreto, dando con ello satisfacción a la exigencia
de la certeza del derecho.

La importancia del estudio del Derecho romano


Los romanos nunca dejaron de preocuparse por la renovación del derecho, de ahí que no rompieran de inmediato
con las instituciones, siempre trataron de adaptar paulatinamente las nuevas instituciones a las ya decadentes;
nunca irrumpieron en el sistema jurídico de forma violenta; sin embargo, la renovación y transformación del
derecho se debió en gran medida a la flexibilidad de sus fuentes de creación y a su rica inventiva de pensamiento.

El ordenamiento jurídico romano desarrolla una serie de principios jurídicos rectores alcanzados a lo largo de
varios siglos de evolución, como el de la ley y el derecho, la idea de autoridad, de seguridad jurídica, etcétera,
son muestra clara de su grandeza, además de que aún en nuestros días son un auténtico paradigma.

Bibliografía
 Berger, Alfred, Encyclopedic Dictionary of Roman Law, Philadelphia, The American Philosophical Society, 1968.

 Bernal, Beatriz y Ledesma, José de Jesús, Historia del derecho romano y de los derechos neorromanistas,

México, Porrúa, 2011.

 Gutiérrez Alviz, Faustino, et al., Diccionario de Derecho romano, 3ª ed., Madrid, Reus, 1982.

 Morineau, Martha e Iglesias, Román, Diccionario de derecho romano, 2ª ed., México, Oxford University Press,

2006.

Documentos publicados en Internet


 Justiniano, Cuerpo del derecho civil romano, t. i instituta-Digesto Primera, segunda y tercera partes, Trad. y

compilador García del Corral, Ildefonso, disponible en: http://biblio.juridicas.unam.mx/libros/libro.htm?l=600,

consulta: 26/01/2018.

Imágenes
 (1) s. a., Cayo, [fotografía], 2010, tomada de http://bit.ly/2DKk8Tm, consulta: 26/01/2018.

 (2) Basiano Julio Alejandro, [Ulpiano], [fotografía], 2012, tomada de http://bit.ly/1DojcOL, consulta:

26/01/2018.

 (3) s. a., [Justiniano], [fotografía], 2007, tomada dehttp://bit.ly/1HmQJnH, consulta: 26/01/2018.


Actividad de aprendizaje 1
Acepciones a la palabra ius
Cuadro sinóptico
Para el derecho romano el vocablo ius tenía distintas acepciones. A fin de comprender el alcance de
cada una de éstas, es necesario que elabore un cuadro sinóptico en el que especifique lo siguiente:

1. Las diversas acepciones del término ius utilizadas en Roma.


2. La diferencia entre el sentido objetivo y subjetivo del derecho, determinando la importancia
de realizar tal división.
3. Los preceptos del derecho objetivo y su importancia.
4. Ejemplos concretos los deberes que el derecho objetivo impone a los seres humanos según la
concepción romana.
5. Diferencias entre los términos: ius, fas y boni mores.
6. Diferencias entre justicia (iustitia) y equidad (aequitas).

Recuerde hacer una lectura pausada y reflexiva del texto de Arias Ramos y Arias Bonet, Derecho
romano I, pp. 29-45.

Recuerde que...
El archivo de su actividad debe ser nombrado como se indica enseguida:

Primer apellido, inicial de su primer nombre + guion bajo + “a” de actividad y número de ésta, “u”
de unidad y número de ésta + guion bajo + iniciales de la materia.

Ejemplo: Daniela Hernández, hernandezd_a1u1_td

Deberá colocar sus datos de identificación al interior de su archivo y citar las fuentes consultadas,
como se especifica en la unidad 5 de la Asignatura Cero.

Actividad de aprendizaje 2
Distintas divisiones del Derecho
Lectura dirigida y análisis
Para el derecho romano el vocablo ius tuvo distintas clasificaciones. A fin de comprender el alcance
teórico de cada una de éstas, es necesario que a partir de la lectura del texto Derecho privado
romano, de Alfredo Di Pietro, pp. 37 a 43, realice lo siguiente:

1. Identifique una norma de nuestro derecho vigente que pertenezca al ámbito del derecho
privado y otra al del derecho público, explicando el porqué de su elección.
2. Señale la importancia de distinguir entre los siguientes vocablos: iuscivile, iushonorarium y
iusgentium.
3. Identifique las diferencias existentes entre el ius scriptum y el ius non scriptum.
4. Argumente qué relación existe entre los apotegmas del derecho romano y los conceptos
jurídicos fundamentales del derecho positivo mexicano que eligió en el primer punto.
¡Importante!
Puede presentar su tarea, ya sea en formato de texto con redacción propia, en un cuadro comparativo, en un
mapa conceptual o en algún otro tipo de organizador gráfico. También puede enriquecer su trabajo con alguna
ilustración o caso que encuentre al respecto.

Tiempo estimado: 2 horas.

Antes de enviar su actividad, revise la calidad de ésta con la siguiente lista de cotejo.

Realice su actividad en un procesador de textos, una vez que concluya envíela a la plataforma; pulse
el botón Examinar para localizar el archivo en su computadora y por último pulse Subir este
archivo. Siga el mismo procedimiento para enviar los demás archivos.

Actividad de aprendizaje 3

La Interpretación del derecho y la iurisprudentia


Esquema
La actividad intelectual dirigida a fijar el contenido y alcance de las normas jurídicas fue muy
importante para el desarrollo del derecho romano. Por ello, para comprender su alcance, realice un
esquema en el que se identifique la labor de aquellos que hacían la interpretación del derecho
partiendo de la época de la monarquía romana (s. VII a. C.), hasta llegar al periodo del imperio (s.
V d. C.). Utilizará el texto de Arias Ramos y Arias Bonet, Derecho romano I, pp. 43-49.

Tiempo estimado: 2 horas.

Antes de enviar su actividad, revise la calidad de ésta con la siguiente lista de cotejo.

Realice su actividad en un procesador de textos, una vez que concluya envíela a la plataforma; pulse
el botón Examinar para localizar el archivo en su computadora y por último pulse Subir este
archivo. Siga el mismo procedimiento para enviar los demás archivos.

Autoevaluación

Conceptos generales del derecho romano


Opción múltiple
Resuelva la siguiente autoevaluación sobre los conceptos generales del derecho romano:

Materiales

Bibliografía
 Arias Ramos, José, Arias Bonet, Juan Antonio, Derecho romano l. Parte general. Derechos reales, 18ª

ed., Madrid, Revista de Derecho Privado, 1991.

 Di Pietro, Alfredo, Derecho privado romano, Buenos Aires, Depalma, 1996.