Está en la página 1de 7

El objeto de los Derechos y las cosas.

Florencia Márquez[3], “El objeto del derecho es la entidad sobre la cual recae el poder o señorío
del titular del derecho subjetivo y que le sirve de medios para sus fines.”

Según Doménico Barbero, citado por Kummerov[4], el objeto del derecho o de la relación jurídica
“es la entidad material o inmaterial sobre la cual recae el interés implicado en la relación y
constituye el punto de incidencia de la tutela jurídica.”

La cosa puede ser entendida como un ente material o inmaterial, sin embargo, hay legislaciones
que se reservan el uso del vocablo “cosa” únicamente para aludir a los entes corporales.
El objeto y el contenido de los derechos. Conceptos.
el contenido es lo que le va a permitir a la persona una conducta determinada conforme a lo
dispuesto en las normas jurídicas, es decir, facultades que tiene una persona sobre una cosa
determinada.

Por citar un ejemplo de lo dicho previamente, el artículo 545 del Código Civil Venezolano establece
que “la propiedad es el derecho de usar, gozar y disponer de una cosa de manera exclusiva…”, por
lo que se debe entender que el contenido del derecho de propiedad es el uso, goce y disposición
de esa cosa que constituye el objeto del derecho de propiedad.

Entidades que pueden ser objeto de los derechos.

Las cosas. Requisitos en sentido jurídico.


Desde el punto de vista jurídico, el cual es el que importa en esta materia, se pueden citar los de
Biondi Biondo, Ferrara y José Castán Tobeñas, expuestos por Florencia Márquez[6] en sus clases de
Derecho Civil II.

El primero de los autores expone que “Por cosa jurídicamente podemos entender cualquier
entidad material o inmaterial que tenga relevancia jurídica, es decir, que pueda ser tomada como
objeto de una relación jurídica.”

Por su parte, Ferrara indica que “Cosa es todo bien económico que tenga existencia autónoma y
que sea capaz de ser sometida al señorío del hombre o de la persona.”
José Castán Tobeñas plantea que “Cosa es una entidad material o inmaterial que teniendo
existencia autónoma puede ser utilizada por las personas para satisfacer con ellas sus necesidades,
generalmente económicas.”

Cosas y bienes en la doctrina.

Clasificación jurídica de las cosas.

según sus cualidades físicas y jurídicas:


cosas corporales Aquéllas entidades que se pueden percibir a través de cualquiera
de los sentidos o de medios idóneos para tal fin. incorporales, Son los que se perciben a
través del intelecto, tanto que el autor Castán Tobeñas, citado por Florencia Márquez[11],
dice que se percibe con los “ojos de la mente”. Esta categoría de bienes ha permitido
entender la noción de la “Propiedad Intelectual”, la cual se encuentra contenida en el
artículo 546 del Código Civil Venezolano; el mismo establece que “El producto o valor del
trabajo o industria lícitos, así como las producciones del ingenio o del talento de cualquiera
persona, son propiedad suya…

fungibles Son aquéllas que, por no estar individualmente designadas en una


relación jurídica, pueden, por su naturaleza o por un acuerdo entre las partes, ser sustituidas
por otras. y no fungibles, Son aquéllas que sí están individualmente designadas en una
relación jurídica impidiendo, por tanto, ser reemplazadas por otras.
consumibles Son aquéllas entidades cuyo primer uso las destruye en forma
inmediata o la pone fuera del poder de disposición del sujeto. e inconsumibles, En
sentido contrario, son aquéllas entidades cuyo primer uso no las destruye en
forma inmediata, ni la pone fuera del poder de disposición del sujeto.
divisibles Son las cosas que se pueden fraccionar, conservando cada fracción
resultante de la división la misma esencia y función del todo, de manera que entre el “todo”
y la “parte” existe solo una diferencia cuantitativa, mas no de calidad. e indivisibles. Son
aquéllas cosas que al partirse pierden su esencia y función, de manera que no pueden ser
utilizadas para el fin que estaban destinadas. La indivisibilidad, en ocasiones, es impuesta
por la voluntad de las partes o por mandato legal, ya que una cosa divisible puede
convertirse perfectamente en indivisible.
Cosas presentes Entidades que tienen existencia actual en la naturaleza al
momento de establecerse una relación jurídica. y futuras, No existen en la
naturaleza al momento de referirse a ellas, pero se prevé que pueden llegar a
existir.
genéricas Son aquéllas que están designadas por caracteres que les son comunes a
todas las de su género o especie. y específicas, Son aquéllas designadas por sus caracteres
propios, que les permiten diferenciarlas de las demás de su mismo género.
muebles e inmuebles;

según la relación de conexión recíproca:

cosas simples Aquéllas entidades cuyos elementos están de tal manera fusionados entre
sí, que resulta imposible poderlas identificar o separar. y compuestas, Aquéllas
entidades cuyos elementos están fusionados o unidos entre sí, pero que si pueden
separarse.

Singulares Son aquéllas que constituyen una unidad natural o artificial en la


que sus elementos están unidos o compenetrados entre sí, a veces identificados y
separables. y universales, Conjunto de bienes corporales o incorporales que, con
base en una unión idealizada, la cosa es considerada como un todo o una sola
cosa, generalmente con un nombre propio.
principales Entes a los cuales se les une otro para su uso, perfección o
complemento. y accesorias. Entidades que se le unen a la principal para
complementar y cumplir su función.

Importancia de la clasificación.
El CC les da una distinta reglamentación, dando preferencia a los inmuebles:

a) La venta de bienes raíces debe efectuarse por escritura pública; la de los muebles es
consensual (Art. 1801 CC).
b) La tradición de los inmuebles se efectúa por la inscripción en el registro del Conservador
de BBRR (Art. 686 CC); la de los muebles, por la simple entrega material (Art. 684 CC).
c) Para la prescripción adquisitiva ordinaria de los inmuebles se requiere un plazo de 5 años;
para la de los muebles, 2 años (Art. 2508 CC).
d) En materia de sucesión, los herederos no pueden disponer de los inmuebles mientras no
se les haya otorgado la posesión efectiva y se hayan practicado las inscripciones del Art.
688 CC, exigencias que no se aplican a los muebles.
e) La venta de los bienes raíces del pupilo debe hacerse en pública subasta y previo decreto
judicial, lo que no rige para los muebles (Arts. 393 y 394 CC).
f) La acción rescisoria por lesión enorme sólo procede en la venta o permuta de bienes raíces
(Art. 1891 CC).
g) En la sociedad conyugal, los bienes raíces que se aporten o se adquieran durante el
matrimonio a título gratuito permanecen en el haber de cada cónyuge; los muebles entran
a la sociedad conyugal, aunque se adquieran a título oneroso.
h) En cuanto a las cauciones, la prenda recae sobre los muebles; la hipoteca sobre los
inmuebles.
En materia penal, los delitos de hurto y robo sólo se refieren a los muebles; a los
inmuebles se refiere la usurpación.

En materia comercial, los actos de comercio sólo versan sobre bienes muebles (Art. 3
CCom).

En materia procesal, la competencia de los tribunales en la acción inmueble está dada por
el lugar en que el inmueble esté ubicado; en la acción mueble, la regla general es el lugar donde
deba cumplirse la obligación.

Bienes muebles
Son aquellos bienes que pueden transportarse de un lugar a otro sin que pierdan su
individualidad. Pueden serlo por naturaleza o anticipación.
e inmuebles.
Son aquellos bienes que no pueden transportarse de un lugar a otro (Art. 568 CC). Pueden
serlo por naturaleza, por adherencia o por destinación.

Los bienes muebles e inmuebles en el Código Civil venezolano.


Ámbito de aplicación.

Criterios de distinción.

C.C.V. Art. 526).-


Los bienes son inmuebles por su naturaleza, por su
destinación o por el objeto a que se refieren.

De los Bienes Muebles >

.- Son muebles por su naturaleza los bienes que pueden


(C.C.V. Art. 532)
cambiar de lugar, bien por sí mismos o movidos por una fuerza
exterior.
Clasificación legal BIENES MUEBLES Y BIENES INUEBLES
MUEBLES

1. Muebles por naturaleza.

Son los que caben en el concepto anterior. De acuerdo al Art. 567 CC se clasifican en
semovientes e inanimados, lo que no tiene importancia práctica, pues tienen el mismo régimen. Se
exceptúan los inmuebles por destinación.

2. Muebles por anticipación.

Art. 571 CC. “Los productos de los inmuebles, y las cosas accesorias a ellos, como las
yerbas de un campo, la madera y fruto de los árboles, los animales de un vivar, se reputan
muebles, aun antes de su separación, para el efecto de constituir un derecho sobre dichos
productos o cosas a otra persona que el dueño.

Lo mismo se aplica a la tierra o arena de un suelo, a los metales de una mina, y a las
piedras de una cantera.”

Dos observaciones:

1) La enumeración no es taxativa.
2) Los bienes que menciona son inmuebles, ya sea por naturaleza o adherencia.
Art. 574 inc. 1° CC. “Cuando por la ley o el hombre se usa de la expresión bienes muebles
sin otra calificación, se comprenderá en ella todo lo que se entiende por cosas muebles, según el
artículo 567.” Es decir, se excluyen los muebles por anticipación y los incorporales.

3. Muebles de una casa.

Art. 574 inc. 2° CC. “En los muebles de una casa no se comprenderá el dinero, los
documentos y papeles, las colecciones científicas o artísticas, los libros o sus estantes, las medallas,
las armas los instrumentos de artes y oficios, las joyas, la ropa de vestir y de cama, los carruajes o
caballerías o sus arreos, los granos, caldos, mercancías, ni en general otras cosas que las que
forman el ajuar de una casa.

INMUEBLES

I. Inmuebles por naturaleza


Son los que caben en el concepto anterior. Por su esencia, estas cosas son inmóviles.

II. Inmuebles por adherencia o por accesión.

Están incluidas en el Art. 568 CC: “… las que adhieren permanentemente a ellas, como los
edificios, los árboles.” En consecuencia, son aquellos bienes que, aunque son muebles, se reputan
inmuebles por estar permanentemente adheridos a un inmueble. La ley exige 2 requisitos para
darle a un mueble este carácter:

a) Que la cosa esté adherida a un inmueble.


“Art. 569. Las plantas son inmuebles, mientras adhieren al suelo por sus raíces, a menos
que estén en macetas o cajones, que puedan transportarse de un lugar a otro.”

Los frutos de los árboles son inmuebles por adherencia; son considerados muebles por
anticipación sólo para constituir derechos a favor de otra persona.

b) La adherencia debe ser permanente.

La enumeración de estas disposiciones no es taxativa.

III. Inmuebles por destinación.

Art. 570 inc. 1º CC. “Se reputan inmuebles, aunque por su naturaleza no lo sean, las cosas
que están permanentemente destinadas al uso, cultivo y beneficio de un inmueble, sin embargo de
que puedan separarse sin detrimento.”

Esta disposición responde a la idea de evitar que una finca sea despojada de lo necesario
para su explotación. Los requisitos para dar este carácter a un mueble son dos:

a) La cosa debe estar destinada al uso, cultivo y beneficio de un inmueble.

b) El destino de dichos bienes debe ser permanente.

Doctrinariamente se agrega un requisito: el destino le debe ser dado por el dueño del
inmueble. Esto no se desprende del Art. 570 inc. 1º CC, pero sí de los ejemplos que pone la misma
disposición en sus incisos siguientes. Algunos de dichos ejemplos no son inmuebles por
destinación, sino por adherencia, como las losas de pavimento, los tubos de las cañerías, etc. Pero
en los que sí lo son por destinación, se exige el requisito.