Está en la página 1de 61

Métodos de Geometría Computacional Aplicados al

Diseño de Estructuras Espaciales


Reinaldo Togores Fernández.

Arquitecto

reinaldo.togores@unican.es

...es de toda necesidad que la superficie rodee la profundidad.


Platón, Diálogos, v. 6, 1

El Modelo Fuller.

El Domo Geodésico

El Domo Geodésico es sin duda el tipo constructivo más característico de la segunda mitad del
siglo 20. Esta malla estructural de barras y nudos dispuestas según las aristas y vértices de un
poliedro cuya forma se inscribe en la esfera debe su nombre a uno de los hombres más
carismáticos que se han desenvuelto en el mundo de la construcción: Richard Buckminster
Fuller. El término “geodésico” acuñado por Fuller se relaciona con la medición de distancias
sobre el globo terráqueo mediante círculos máximos que son las líneas geodésicas de la esfera.
La distancia geodésica entre dos puntos de la superficie terrestre, es decir medida a lo largo de
un círculo máximo que pasa por ambos puntos es la distancia más corta. Aún cuando no sea
siempre cierto que sus elementos estén dispuestos según círculos máximos ha quedado este
nombre para identificar este tipo estructural. Pero en realidad, no fue Fuller el primero en
concebir y realizar una estructura de estas características.

Bauersfeld

La primera estructura de este tipo de que se tiene noticia fue obra del Dr. Karl Bauersfeld,
Ingeniero Jefe de la firma Carl Zeiss y construida, con un diámetro de 25 metros, en la azotea
de su fábrica en Jena, Alemania, en 1922-23. Además de ser el primer domo geodésico, fue
quizás también la primera estructura laminar de su tipo en hormigón armado. De hecho, su
carácter de lámina, con una relación de espesor a volumen encerrado comparable a la cáscara
de un huevo y no la geometría poliédrica subyacente fue lo que trascendió en ese momento.
Llama la atención el hecho de que una obra que tanta trascendencia ha tenido para el
desarrollo de las técnicas constructivas más características de todo un siglo sea prácticamente
ignorada. Igual que dijimos que el domo geodésico es el tipo estructural que mejor se identifica

1
Platón, Diálogos, v. 6, Biblioteca Básica Gredos, Madrid, 1982.
2 Reinaldo Togores Fernández.

con la segunda mitad del siglo 20, fueron las estructuras laminares la imagen más característica
de su primera mitad. Y ambos iconos de la construcción del siglo pasado tienen su germen en
una misma obra desaparecida y olvidada. La razón puede estar en que la estructura poliédrica
del refuerzo principal de la bóveda no era en realidad el centro del interés de Bauersfeld. No
fue más que una extensión del principio aplicado para diseñar el equipo proyector que esa
bóveda estaba destinada a albergar.

Figura 1. 1922. Bóveda del planetario Zeiss en Jena antes de ser recubierta [49].
En 1913 la firma óptica alemana Carl Zeiss se enfrascó en la tarea de diseñar una
gigantesca esfera para mostrar los movimientos de los planetas y las estrellas que fuera capaz
de alojar un gran número de personas. En 1919 el Dr. Walter Bauersfeld de Zeiss redefinió el
problema. En lugar de intentar construir una esfera mecánica hueca provista de luces
simulando estrellas que girara en torno a los espectadores, propuso un domo hemisférico
estacionario de color blanco de dimensiones muy superiores a lo que se concebía inicialmente,
transfiriendo la generación del movimiento aparente de la bóveda celeste a una colección de
proyectores situados en el centro del domo, donde habría una oscuridad total. Mediante
mecanismos diseñados al efecto los proyectores se moverían, guiados de manera tal que sus
imágenes proyectadas de los cuerpos celestes reproducirían sobre la bóveda los movimientos
que efectivamente ocurren en la naturaleza [4].
El problema a que se enfrentaba era el de descomponer la imagen de la bóveda celeste
en imágenes planas para después recomponer el mosaico formado por dichas imágenes
proyectándolas sobre una pantalla de forma esférica. Los proyectores debían situarse en el
centro de la esfera dando como resultado una apariencia de continuidad. A cada proyector
debía corresponder una superficie aproximadamente igual de esta pantalla esférica.
El Modelo Fuller. 3

Cinco años de trabajo en Zeiss se invirtieron en el desarrollo de lo que sería ese primer
proyector para planetarios. La solución encontrada consistió en representar la bóveda celeste en
una proyección gnomónica sobre los planos que formaban las caras de un poliedro, procurando
que dichas caras tuvieran superficies lo más parecidas posible y que el ángulo de proyección
abarcado por cada sector estuviera dentro de los parámetros adecuados al sistema óptico
empleado. Partiendo del icosaedro como poliedro regular con mayor número de caras y
mediante un proceso de truncamiento de sus vértices se obtuvo un poliedro con 12 caras
pentagonales y 20 caras hexagonales cuya superficie resultaba muy parecida. Esto permitía
representar la totalidad de la bóveda celeste mediante un mosaico de 32 campos estelares. La
geometría del poliedro elegido ere descrita por Bauersfeld [16] de la siguiente manera2:
“Si uno parte de el conocido sólido regular cuya superficie está compuesta por 20
triángulos equiláteros y trunca cada uno de los 12 vértices que este sólido posee,
entonces se forman 20 hexágonos y 12 pentágonos en su superficie. Con los cortes en
los lugares adecuados, es fácil asegurar que los círculos que circunscriben a los
pentágonos y hexágonos son todos iguales. Si entonces se imagina uno las aristas de
este sólido proyectadas a partir del centro sobre una superficie esférica con el mismo
centro, entonces la división de la esfera tal como la describimos queda formada.”

Figura 2. Bocetos de Bauersfeld mostrando la partición propuesta. Fuente: [16]

2
“If one starts with the familiar regular solid whose surface consists of 20 equilateral triangles, and makes a straight cut
across each of the 12 vertices which this solid possesses, then 20 hexagons and 12 pentagons are formed on the surface.
With the cuts in the right places, it is easy to ensure that the circles circumscribing the pentagons and hexagons are all
equal. If one then imagines the edges of this solid projected out from the center onto a spherical surface with the same
center, then the division of the sphere as described is formed.”
4 Reinaldo Togores Fernández.

El procedimiento descrito no es otro que la clásica proyección Gnomónica empleada en


las cartas de la bóveda celeste. La misma partición de la esfera utilizada para la imagen de la
bóveda celeste inspiró la forma del equipo que soportaría los proyectores. Estos se dispondrían
sobre una estructura poliédrica también en forma de icosaedro truncado, situándolos en el
centro de cada uno de las caras pentagonales y hexagonales con lo que el aparato sería capaz de
proyectar un mosaico de hasta 31 imágenes, considerando la necesidad de emplear una de las
caras como apoyo del instrumento (ver Figura 4).

Figura 3. Esquema del concepto original de Bauersfeld Fuente: [49].

Para las pruebas del proyector, Bauersfeld necesitaba la esfera hueca que debía actuar
como pantalla. Toda vez que debía construirse en la azotea de la fábrica, la construcción debía
ser extremadamente ligera. Utilizando la misma lógica que en el diseño del sistema de
proyección, ideó una estructura con barras de acero basada en una subdivisión mayor del
icosaedro (ver Figura 1), en que las barras se disponían según arcos de círculos máximos de la
esfera. . Como veremos más adelante, la solución alcanzada sería descrita en la terminología
actual como una partición geodésica triangulada de Clase I, Método 13.
Hasta que no estuvo terminada esta malla de barras (3,480 barras con una tolerancia en
longitud de 0,05 mm), no intervino ningún profesional de la construcción. Según relata el

3
No hemos encontrado en la literatura consultada información más detallada sobre esta estructura. A juzgar por la única foto
disponible, la partición empleada parece ser de frecuencia 12.
El Modelo Fuller. 5

mismo Bauersfeld [4], su idea original era recubrir esta estructura con yeso proyectado sobre
una malla de alambre, pero no encontró una solución eficaz para su impermeabilización.

Figura 4. El primer proyector Zeiss, probado originalmente en el domo de Bauersfeld 4.


Fue entonces que se llamó al ingeniero Franz Dischinger, de la firma Dyckerhoff y
Widman que en colaboración con el Dr. Ulrich Finsterwalder aportó la solución definitiva -fijar
al interior del esqueleto un molde de madera con la curvatura esférica adecuada, contra el cual
se podía proyectar cemento en capas finas una sobre la otra, evitando de esta manera que el
hormigón se deslizara en las superficies inclinadas5- con la malla de Bauersfeld como refuerzo
principal. La estructura resultante significó un trascendental adelanto en el campo de la
edificación. Tenía una luz libre de 25 metros que se lograba a partir de una lámina de 60,3
milímetros [42], cosa impensable hasta entonces. También en Jena y para otro planetario, esta
vez público se construyó poco tiempo después otra cúpula, esta vez de 40 metros de diámetro y
todavía manteniendo el mismo espesor de 60,3 milímetros.

4
Foto original propiedad de la firma Carl Zeiss.
5
James Clayton Lecture: Projection Planetarium and Shell Construction en la Institution of Mechanical Engineering, Londres,
Mayo 10, 1957 por el Profesor Walter Bauersfeld. Citado en Geodesic Domes and Charts of the Heavens, Shelter, © 1973,
Shelter Publications, Inc., Bolinas, Calif.
6 Reinaldo Togores Fernández.

Pero la geometría implícita en la distribución del refuerzo, aparentemente no fue


considerada importante por Dyckerhoff y Widman. Lógicamente, si el refuerzo debía quedar
embebido en la masa de hormigón, los métodos tradicionales de colocación del acero
resultaban mucho más económicos. Aún estaban por llegar los plásticos que con su ligereza y
transparencia pondrían de manifiesto las virtudes de la malla triangulada según círculos
máximos. En las solicitudes de patente presentadas entre 1922 y 1932 por Dischinger a nombre
de la casa Zeiss en Alemania 6, Francia, Bélgica, Italia y Estados Unidos [20] no se hace
mención alguna de ella, limitándose a afirmar, lo que parece además obvio, que las barras de
refuerzo “are placed in the direction of the principal tensional stresses” [20]. De esta manera,
los constructores profesionales dejaron caer en el olvido la genial intuición de Bauersfeld. Fue
necesaria la intervención, 32 años después, de otro aficionado, el mesiánico Richard
Buckminster Fuller, alumno ocasional de Harvard (1913-15) y suboficial graduado de la
Academia Naval de Annapolis (1917-19) devenido profesor invitado de las más prestigiosas
escuelas de Artes Visuales, para redescubrir este tipo constructivo.

Fuller.

En la misma década que en Jena se construía la primera estructura basada en la


subdivisión geodésica de la esfera, Richard Buckminster Fuller demostraba su vocación
innovadora proponiendo la sustitución de los materiales tradicionales utilizados en la
construcción de paredes por bloques ligeros que se fabricarían a partir de virutas aglomeradas
de madera (1926)7. Tras el ensayo de este sistema en poco más de 200 edificaciones la empresa
montada por Fuller y su suegro para promover este tipo de construcción quebró
definitivamente. Más de 30 años faltaban para que dirigiera su atención a las estructuras
poliédricas.
Tras este ensayo inicial, sus soluciones estructurales se inspiraron en las técnicas
constructivas de la industria aeronáutica empleadas en el diseño de un automóvil (1933)8,
baños prefabricados (1938)9 y viviendas portátiles (1941)10 . Ninguno de estos proyectos tuvo

6
Deutsches Reich Patentschrift Nr. 415395.
7
Las fechas citadas son las de la solicitud de la patente original [36]. En una patente posterior sobre el sistema de producción
Fuller propone como aglutinante ya fuera una combinación de óxido y cloruro de magnesio o alternativamente, una mezcla
de cal apagada a la que se agregaría una cierta cantidad de azúcar [26]
8
El “Dymaxion Car” un automóvil de concepción avanzada aún para nuestros días, verdadero monovolúmen de diseño
aerodinámico con capacidad para 10 personas cuyo inventor afirmaba que, comparado con los otros coches de su época,
reducía el consumo de combustible hasta en un 50% mientras duplicaba el espacio interior disponible [28].
9
Donde todos los aparatos y sus instalaciones se integraban en una sola pieza [29].
10
Diseñados a partir de la estructura reconvertida de un silo para cereales [30] [31], el llamado Dymaxion Deployment Unit,
que mereció una exposición en el Museum of Modern Art de New York (diciembre de 1940) se dice que fue empleado como
alojamiento temporal para tropas en algún momento de la Segunda Guerra Mundial.
El Modelo Fuller. 7

éxito comercial, pero forjaron la imagen de genio innovador que desde entonces acompañó a R.
B. Fuller y que le valió figurar como invitado en numerosos eventos relacionados con la
vanguardia en el mundo del Diseño y Artes Visuales.

El Mapa Dymaxion.
Es curioso que en Fuller se produce un proceso de razonamiento previo análogo al de
Bauersfeld para llegar finalmente a la solución constructiva del domo geodésico. Desde fines
de la década de 1930 Fuller se interesa por representaciones alternativas del globo terráqueo.
Su intención es más filosófica y plástica que estrictamente cartográfica. Según R. W. Gray11,
“ basándonos en los escritos de Fuller, está claro que la función primaria del mapa era
permitir la visión de las principales masas de tierra sin que ninguno de los bordes del
mapa las atravesara dividiéndolas. Además Fuller buscaba una manera de hacerlo sin
distorsionar de manera notable los tamaños y formas relativos de los continentes. Lo
que Fuller perseguía era la apariencia visual. Esto quiere decir que Fuller deseaba
presentar Inglaterra y Groenlandia, por ejemplo, de tal manera que a la vista
pareciera existir entre ambas la misma relación de tamaño en el mapa plano que en un
globo terráqueo... La representación de la forma de cada una de ellas en el mapa plano
debía presentar además un aspecto que las hiciera fácilmente identificable con su
representación de en el globo terráqueo.”
El primer mapa en que materializaba esta idea lo incluyó en su libro Nine Chains to the
Moon (1938)12. Su primer mapa representando el globo terráqueo sobre un cuboctaedro
apareció en la revista Life en marzo de 1943 y más tarde una versión revisada del mismo en
American Neptune en 1944. Con este diseño obtuvo la U.S. Patent 2,393,676 en 1946 [32].
Esta representación del globo sobre un poliedro enfrenta el mismo problema que debió resolver
Bauersfeld para el planetario de Zeiss. En ambos se trata de trasladar una superficie esférica (al
menos en apariencia) sobre un mosaico de superficies planas. Y estas superficies planas serían
las caras de un poliedro. En este caso el inventor se decanta por el cuboctaedro13.

11
Robert Gray publicó en 1994 un algoritmo para la proyección cartográfica de Fuller sobre un icosaedro.
<http://www.rwgrayprojects.com/rbfnotes/maps/graymap2.html> Versión española del autor.
12
Cronología del Dymaxion Map suministrada por Christopher J. Fearnley (http://www.CJFearnley.com) [25]
13
La versión del Dymaxion Map, actualmente comercializado por el Buckminster Fuller Institute ha transformado la idea
original haciendo la proyección sobre un icosaedro.
8 Reinaldo Togores Fernández.

Figura 5. Mapa “Dymaxion” en su versión original 14.

Figura 6. Versión del Mapa “Dymaxion” que utiliza el Icosaedro15.

14
Imagen de la U.S. Patent 2,393,676.
15
© Buckminster Fuller Institute.
El Modelo Fuller. 9

Los motivos para la elección del cuboctaedro no quedan claros en la documentación


examinada. Aparte del significado asociado al este poliedro en la visión “cosmológica” de
Fuller16, parece evidenciarse, a nuestro juicio, un aspecto puramente formal17. En efecto. la
representación sobre el cuboctaedro hace posible desplegar el poliedro sin interrumpir las
masas de tierra pero manteniendo también íntegras las caras triangulares y cuadradas (ver
Figura 5), objetivo imposible de lograr en la versión posterior, desarrollada en torno a 1954, en
que se sustituye el octaedro por un icosaedro (ver Figura 6). En este caso el propósito de
representar las masas de tierra de manera ininterrumpida sólo cumple al precio de dividir varios
triángulos de manera un tanto irregular.
A diferencia del procedimiento usual en cartografía, en el mapa “Dymaxion” los puntos
de la esfera no son proyectados sobre los triángulos y cuadrados que constituyen las caras del
cuboctaedro. En lugar de eso, se establece una correspondencia entre la ubicación de un
determinado punto de la esfera y la situación que le corresponde sobre el plano a partir de
ubicar dicho punto en una retícula cuadrangular o triangular de arcos de círculo máximo. Igual
que con las demás invenciones patentadas por Buckminster Fuller, no está documentado el
tratamiento numérico de dicha transformación.
La manera de proyectar la superficie esférica sobre las caras del poliedro se fundamenta
en la creación de mallas compuestas por círculos máximos. Sobre las caras cuadradas, se
subdividen los arcos correspondientes a las aristas del cuadrado esférico correspondiente y se
traza una cuadrícula de círculos máximos pasando por cada una de las divisiones de la arista.
En el caso de la faceta triangular, el proceso es similar, sólo que en este caso la malla de
círculos máximos es triangular. Si examinamos la representación identificada como Fig. 4 (ver
Figura 7) en el documento de la patente, encontraremos un parecido sorprendente con la
estructura que Bauersfeld construyera treinta anos antes (ver Figura 1). La proyección de cada
uno de estos círculos máximos sobre la correspondiente cara plana del cuboctaedro es una línea
recta. El resultado que se pretende lograr es el de una deformación mínima en las líneas de
unión entre las distintas secciones del mapa. El documento original de la U.S. Patent 2,393,676
[32] describe el siguiente procedimiento gráfico:
Supongamos que partimos de un globo terráqueo normal. Primero construimos una
pieza en forma de un hemisferio... El tamaño de este hemisferio será tal de que ajustará
con precisión sobre la superficie del globo seleccionado, es decir, que el diámetro
interior de la pieza... será aproximadamente igual al diámetro del globo. Esta pieza
puede ser moldeada en plástico transparente... que debe ser tan delgado como sea
posible para evitar errores de paralaje al determinar las coordenadas sobre el globo...

16
Que lo consideraba la representación del equilibrio en la naturaleza (lo que hace que años después lo identifique en sus
escritos con el nombre de “VE” por Vector-Equilibrium).
17
No hay que olvidar que durante esta época Fuller es tomado más en serio por el mundo artístico que por el científico.
10 Reinaldo Togores Fernández.

Construiremos sobre la pieza un triángulo esférico y un rectángulo esférico cuyos


vértices coincidan con los vértices seleccionados del poliedro...
El texto continúa describiendo la forma de subdividir cada arista del triángulo y el
cuadrado esférico determinando inicialmente los puntos medios de cada arista y uniendo los
vértices con los puntos medios de la cara opuesta para el triángulo y en el caso del cuadrado
uniendo los vértices enfrentados en aristas opuestas. Esta subdivisión continúa con los puntos
medios de las mitades de aristas y así sucesivamente hasta lograr la precisión deseada. Por
ejemplo, para una resolución de 5º se subdividiría cada arista en 12 partes iguales. A estas
retículas esféricas correspondería una retícula de características similares sobre las caras
triangulares y cuadradas del cuboctaedro. El proceso de generar la representación plana se
reduce entonces a un proceso en que “las coordenadas de una ciudad en particular, de un punto
sobre la línea de costa u otro elemento cartográfico son determinadas sobre la retícula
[esférica] y son ploteados sobre la retícula de la cara [correspondiente][32]”.

Figura 7. Retícula propuesta por Fuller para la proyección sobre el cuboctaedro.

La patente para la representación “Dymaxion” fue otorgada en 1946. Como sus otros
inventos anteriores, tuvo en su momento una escasa repercusión. El procedimiento para
transportar las coordenadas desde la esfera al plano, era difícil de implementar de forma
El Modelo Fuller. 11

satisfactoria como procedimiento numérico18. El emplear un procedimiento gráfico tan


impreciso como el descrito más arriba hizo que Fuller no se diera cuenta de que en la red tri-
direccional no todas las intersecciones eran coincidentes19. Las pretensiones de haber logrado
una proyección con la mínimas deformaciones posibles se contradice con el uso de superficies
de forma y superficie tan diferentes como el triángulo equilátero y el cuadrado. Si bien las
dimensiones a lo largo de las aristas no sufren deformaciones, a medida que los puntos del
mapa se alejan de ellas se produce una “contracción” que en el caso del cuadrado es muy
superior al caso del triángulo. El reconocer esto sin duda influyó en la sustitución del
cuboctaedro por el icosaedro como poliedro base en la versión del mapa dibujada por Shoji
Sadao en 1954 [16].

Figura 8. Retícula Icosahedral Snyder Equal Area (ISEA).


La idea subyacente en el Dymaxion Map has ido retomada recientemente por John P.
Snyder al publicar en 1992 su propuesta de retícula EMAP: “una proyección de mapa
equisuperficial para globos poliédricos” [17]. Esta idea se ha continuado desarrollando en la
forma de una estructura de datos espacial llamada Geodesic Discrete Global Grid System
(Geodesic DGGS) [21]. Una reseña muy completa sobre el desarrollo de los Geodesic DGGS
se encuentra en la referencia [50] que puede ser consultada en el sitio Web de la Universidad

18
Una solución matemática correcta para la proyección sobre el icosaedro fue publicada en 1980 por Grip y Kitrick que
emplearon métodos de cartografía computacional [16].
19
Esta deficiencia vino a descubrirse más adelante con los primeros intentos de implementar cálculos numéricos para las
estructuras geodésicas.
12 Reinaldo Togores Fernández.

Estatal de Oregon, <http://bufo.geo.orst.edu/tc/firma/gg/pubs/gdggs98.pdf>. Una de estas


estructuras, la Icosahedral Snyder Equal Area grid (ISEA) subdivide cada cara de un icosaedro
en hexágonos y utiliza la proyección equisuperficial de Snyder para transformar la retícula
hexagonal a la esfera. El poliedro resultante consiste en 12 pentágonos con agrupaciones de
hexágonos cubriendo el resto de la esfera [17]. Pero nuestro interés no se centra en las
posibilidades que desde el punto de vista cartográfico hubiera encerrado el Dymaxion Map. Lo
importante para nuestro trabajo es que en él se encontraba la semilla de aquello que llevaría a
Buckminster Fuller definitivamente a la fama, el domo “Geodésico”. Más adelante
comprobaremos que también la partición geodésica hexagonal tiene su contrapartida en las
estructuras de mallas espaciales que aproximan la esfera. De hecho, es el tema central de esta
tesis de doctorado.

La U.S. Patent 2,682,235.

Los primeros modelos geodésicos realizadas por Fuller datan de los veranos de 1948 y
1949 (Figura 10) cuando fue profesor invitado en el Black Mountain College, una escuela de
Diseño y Artes Visuales20. Fuller nunca hace mención en sus escritos del trabajo anterior de
Bauersfeld 21. La patente sobre este tipo constructivo, que Fuller denominó “Domo Geodésico”
fue solicitada a fines de 1951 y concedida finalmente a mediados de 1954. El objeto de la
patente es descrito como “a framework for enclosing space”. Su propósito declarado es la de
cubrir la mayor cantidad de superficie de terreno con el menor peso. Fuller afirma haberlo
logrado con menos de 4 Kg/m2 22 mediante la construcción de una armazón de forma
generalmente esférica cuyos elementos estructurales principales se interconectaban en un
diseño geodésico de arcos de círculos máximos formando una retícula triangular y
cubriéndola con lámina de plástico.
En este caso, el poliedro elegido como base no fue el cuboctaedro, sino que, de la
misma manera que lo hizo Bauersfeld, Fuller tomó el icosaedro como punto de partida. La
técnica utilizada para subdividir el triángulo esférico utilizado como plantilla para determinar
las coordenadas de los puntos para el Mapa Dymaxion y la empleada para los triángulos
esféricos del Domo Geodésico es exactamente la misma. Sólo que ahora Fuller incorpora el
término “frecuencia” para denotar el número de subdivisiones de cada arista del triángulo
esférico. Si observamos con detenimiento la fotografía de la malla de Bauersfeld (ver Figura 1)
y la comparamos con los dibujos de la patente 2,682,235 (ver Figura 9) veremos que la manera

20
Fundada por Josef Albers, antiguo profesor del Bauhaus alemán que emigró a Estados Unidos al tomar los nazis el poder.
21
Hubo otro precedente en la Unión Soviética, donde el matemático A. M. Ginzburg obtuvo una patente por los que llamaba
Domos Crystal (1948-49) [16]. Las circunstancias del período en torno a la II Guerra Mundial contribuyeron a la poca
difusión en su momento de ambos desarrollos.
22
“I have discovered how to do the job at around 0.78 lb. per sq. ft. by constructing a frame of generally spherical form in
which the main structural elements are interconnected in a geodesic pattern of approximate great circle arcs intersecting to
form a three-way grid, and covering or lining this frame with a skin of plastic material.” Fuller, R. B. U.S. Patent 2,682,235.
El Modelo Fuller. 13

de subdividir el triángulo esférico no es igual. En el trabajo de Bauersfeld las subdivisiones


siguen la misma dirección que las aristas del triángulo esférico, mientras que en la solución de
Fuller las dirección está determinada por el arco de círculo máximo que une cada vértice del
triángulo con el punto medio de la arista opuesta. El procedimiento utilizado por Fuller sólo
admite frecuencias pares.

Figura 9. Subdivisión Geodésica de la Esfera.


De la misma manera que en el caso del Mapa Dymaxion, la patente del Domo
geodésico no incluye ningún procedimiento numérico para el cálculo de las dimensiones de las
barras. El procedimiento recomendado es sin embargo el que seguramente explicaba Fuller a
los estudiantes de Diseño y Artes Visuales del Black Mountain College [33]:
Una manera de determinar la longitud de las barras consiste en construir un
hemisferio de cartulina a una escala de digamos, 1 pulgada a 1 pie y marcar los
vértices de una de las caras de un icosaedro esférico sobre su superficie. Estos vértices
se conectan entonces dibujando arcos de círculo máximo (líneas rectas esféricas) entre
ellos. Las aristas del triángulo definido por estas líneas se dividen entonces en partes
iguales según la frecuencia seleccionada para la malla. Los puntos de división se
conectan entonces dibujando arcos de círculo máximo de la manera que se muestra
claramente en las Figs. 1 y 2 (observe que los puntos a lo largo de una arista se
14 Reinaldo Togores Fernández.

conectan con cada segundo punto sobre la otra arista. Ahora hemos completado el
diseño una malla triangular. Finalmente se mide la longitud de las barras directamente
con la ayuda de compases de punta seca de los utilizados normalmente por los
delineantes, teniendo en cuenta el margen necesario para el elemento de unión de las
barras23.

Figura 10. Fuller en el Black Mountain College con los primeros modelos geodésicos.
El desarrollo de nuevos materiales hizo posible que aquello que en el planetario de
Bauersfeld quedaba oculto ahora se mostrara a todos. Su primera presentación al gran público
le valió el Gran Premio de la Trienal de Milán de 1954 (ver Figura 11), bajo la forma de un
domo de cartón de casi 13 metros de luz concebido como alojamiento de emergencia que podía
ser embalado en forma extremadamente compacta para su transporte.

23
“...lay out the vertexes of one of the faces of a spherical icosahedron on [the sphere’s] surface. These vertices are next
connected by drawing great circle lines (spherical straight lines) there between. The edges of the triangle defined by these
lines are next divided equally into the number of units represented by the selected grid frequency. The division points are
then connected by drawing great circle lines in the manner clearly shown in Figs. 1 and 2. (Note that the points along one
edge are connected to every second point on another edge.) We now have a completed three-way grid pattern.” [11]
El Modelo Fuller. 15

Figura 11. Interior del Domo de cartón premiado en la Trienal de Milan (1954).
El gobierno de Estados Unidos iniciaba justo entonces la construcción del sistema de
vigilancia conocido como Línea DEW (por Defense Early Warning). Esta línea se componía de
una serie de bases con equipos para la detección de tráfico aéreo dispuestas a lo largo del
paralelo 70 con el objeto de detectar cualquier intento de ataque desde Siberia. Se construyeron
unas 63 bases de radar, 42 de ellas en Canadá.

Figura 12. Domo para Radar en una base de la Línea DEW.


La primera de ellas se levantó en 1952 en Barter Island. Pero las grandes antenas
rotatorias exigidas por estos equipos eran extremadamente vulnerables ante el riguroso clima
ártico. De inmediato llamó la atención del Departamento de Defensa la propuesta de Fuller que
16 Reinaldo Togores Fernández.

recibió el encargo de diseñar un domo abarcando aproximadamente 2/3 de una esfera para
alojar las antenas (ver Figura 12).

Particiones de la esfera.

Como hacíamos notar más arriba, las geometrías empleadas por Bauersfeld en Jena y
Fuller en la U.S. Patent 2,682,235 [33] no son iguales. Fuller y otros autores, inicialmente
alumnos o asociados de éste desarrollaron una serie de variantes de ambas. El análisis de Fuller
parte de su análisis del triángulo de Schwarz (Figura 13) para el icosaedro, es decir, el triángulo
esférico rectángulo que constituye la sexta parte de la cara del poliedro (o lo que es igual, 1/120
de la esfera). Este es uno del los 44 triángulos estudiados por H. Schwarz en su tratado de 1873
[51]. Al ser posible cubrir la esfera mediante operaciones de rotación y reflexión de este
elemento, bastaría desarrollar su esquema de partición para que dicha solución pueda
propagarse a toda la superficie. Fuller trabaja a partir de nuevas subdivisiones de este triángulo
elemental que él llama LCD24 a partir de trazar cada uno de los círculos máximos generados a
partir de la rotación de los vértices del poliedro con lo que surgen cuatro nuevos triángulos
rectángulos. A esta labor de subdivisión del triángulo elemental en distintos poliedros dedicó
buena parte de sus esfuerzos durante su etapa del Black Mountain College en 1948 (Figura 10
y Figura 14), llegando a elementos cada vez más pequeños que le sirvieron para construir la
malla tridireccional que hoy identificamos con la subdivisión geodésica de la esfera.

Figura 13. Triángulo de Schwarz. Figura 14. Modelos de 1948.

24
Acrónimo de Least Common Denominator, en español Mínimo Común Denominador.
El Modelo Fuller. 17

La malla calculada por Fuller en 1948 presentaba irregularidades que se hicieron


evidentes al intentar pasar de los modelos a estructuras reales. Duncan Stuart25 propuso en 1950
lo que vino a llamarse la malla triangulada “Regular”, lograda levantando perpendiculares a las
aristas de la cara triangular en los puntos que las dividen en partes iguales. Este es el tipo de
partición descrito en la patente de 1954 [33]. En 1951 el mismo Stuart desarrolló una partición
aún más eficiente, la llamada “Triacon” (Figura 15, izquierda) que lograba evitar la no
coincidencia de las intersecciones en la malla “Regular”. Esta partición tomaba como poliedro
base el triacontahedro rómbico en lugar del icosaedro. En esta misma etapa, uno de los
alumnos de Fuller, Don Richter desarrolló la malla “Alternate” (Figura 15, centro) que
reproducía la disposición original de Bauersfeld, subdividiendo el triángulo esférico mediante
paralelas a sus lados en lugar de perpendiculares, y Bill Wainwright trabajó en una variante
orientada a resolver el truncamiento de la esfera en su base de apoyo a partir de nodos situados
según círculos menores que se conoció como “Alternate Truncatable” (Figura 15, derecha).

Figura 15. Particiones Triacon, Alternate y Alternate Truncatable.


Hasta fines de la década de 1950 todos los cálculos se realizaban manualmente. Pero a
fines de esa década comienzan a aparecer programas para computador. Entre los primeros se
puede mencionar el escrito por Bernard Taylor para el cálculo de la geometría de la cúpula de
la American Society of Metals. Otros que participaron en estas iniciativas pioneras fueron el ya
mencionado D. Stuart, T. C. Howard, Chizko-Kojima, J. Steinborn y R, Lewontin. El primer
intento de sistematizar los conocimientos relacionados con las particiones geodésicas se realizó
en la Southern Illinois University (Campus de Carbondale) en un grupo que contaba como
investigador principal a J. D. Clinton y en el que participaba como asesor el propio Fuller 26. El
estudio, que se desarrolló entre 1964 y 1971 [16] fue patrocinado por la NASA que veía en ese
tipo de estructuras posibles soluciones a los problemas que planteaba la construcción en futuras
misiones espaciales. Los resultados que se obtuvieron a partir de estos estudios fueron

25
Los datos históricos han sido tomadas de las referencias [9] y [16].
26
Otros participantes fueron J. H. Lauchner, como jefe del proyecto y los programadores W. Booth, A. C. Garrison, M.
Keeling, A. Kilty, M. B. Mabee y R. M. Moeller [8].
18 Reinaldo Togores Fernández.

rápidamente difundidos, especialmente con la inclusión de sus resultados parciales obtenidos


en los famosos Dome Book 1 y Dome Book 2, [9] editados por Lloyd Kahn27.
Esta investigación abarcó 13 procedimientos geométricos para la obtención de redes
tridireccionales sobre la superficie de la esfera. De ellos se incluyeron siete en la publicación
que en 1971 presentaba las conclusiones definitivas de la investigación [8]. El artículo del
propio J. D. Clinton sobre “matemáticas geodésicas” publicado en DomeBook 2 [9] incluye 8
métodos. Estos métodos se aplican a dos topologías diferentes (cuatro métodos en cada una)
para las que Clinton propone los nombres de Clase I y Clase II. Las topologías Clase II
incluyen el tipo de particiones empleada por R. B. Fuller que hasta entonces se conocían como
“Regular”, “Triacon” y “Triacon modificada”. Las de Clase I abarcan aquéllas que reproducen
la geometría de Bauersfeld y que eran conocidas por los nombres de “Alternate” y “Alternate
truncatable”. Estos “métodos” se proponen como aplicables a cualquier poliedro de caras
triangulares, con lo que se generaliza el procedimiento para incluir otros sólidos distintos del
icosaedro.
Todos los métodos de Clinton parten de subdividir, según el orden de frecuencia
deseado, las aristas de una cara del poliedro base (usualmente el icosaedro) o de parte de ella
logrando, a partir de la unión de los puntos de subdivisión, una trama tri-direccional cuyos
vértices son entonces proyectados sobre la esfera circunscrita. Las diferencias entre los
diferentes métodos radican en:
• La topología, que puede ser Clase I (direcciones paralelas a los lados) o Clase II
(direcciones perpendiculares a los lados).
• Si se hace esta subdivisión sobre la cara completa o sobre su triángulo de Schwarz (una
sexta parte de la misma, 1/120 de la esfera en el caso del icosaedro).
• si se subdivide la arista en longitudes iguales o en longitudes desiguales a partir de
ángulos centrales iguales del poliedro (logrando en este segundo caso arcos de círculo
máximo de igual longitud).

Procedimiento general:
La configuración estructural deseada se obtiene a partir de un reticulado tridimensional
de las caras de la forma poliédrica elegida. El estudio se desarrolla sobre los tres poliedros
regulares de caras triangulares: el tetraedro, el octaedro y el icosaedro. Una vez determinados
los parámetros de la retícula, la misma se traslada a la superficie de la esfera circunscrita. Se
emplea un sistema rectangular tridimensional de coordenadas para realizar los cálculos.
Debidos a las condiciones de simetría de los poliedros, sólo se emplea una cara para el cálculo
de las propiedades geométricas de la estructura. El origen del sistema de coordenadas (0,0,0)

27
Que sirvieron como manual para la construcción de decenas de comunidades “hippie” con casas domo a fines de la década
de 1960 y durante la de los 70.
El Modelo Fuller. 19

se sitúa siempre en el centro de la esfera circunscrita al poliedro. La cara elegida para realizar
los cálculos se identifica como PPT28 o “Triángulo Poliédrico Principal”.

Definiciones.
En la descripción de los procedimientos se emplean las siguientes convenciones:
Ángulo Axial ( Ω ): El ángulo formado por una barra de la estructura y un radio de la
esfera circunscrita al poliedro. El vértice del ángulo axial es un vértice del poliedro. (Figura 16)
Ángulo Central ( δ ): El ángulo formado por dos radios que pasan por los extremos de
una barra. (Figura 17)
Factor de Cuerda (cf): Longitudes de las barras calculadas para un radio de esfera
circunscrita igual a la unidad. La longitud l del correspondiente elemento para cualquier radio
será l = cr · r donde r es el radio deseado y l la longitud del elemento.
Ángulo Diedro ( β ): El ángulo formado por dos caras de la estructura poliédrica que se
unen en una arista. (Figura 18)
Ángulo de Cara ( α ): El ángulo formado por dos aristas de la misma cara de la
estructura poliédrica que concurren en un vértice. (Figura 19)
Caras = Los triángulos de la partición proyectada sobre la esfera. (Figura 20, izquierda)
Frecuencia (ν ): El número de partes o segmentos en que se subdivide un lado
principal.
Triángulo Poliédrico Principal (PPT): Cualquiera de los triángulos equiláteros que
forman las caras de un poliedro regular. (Figura 20, centro)
Lado Principal: (PS): Cualquiera de los tres lados del Triángulo Poliédrico Principal
(PPT). (Figura 20, derecha)

28
Acrónimo de Principal Polyhedral Triangle.
20 Reinaldo Togores Fernández.

Definiciones según Clinton [8], [9]29.

Figura 16. Ángulo Axial ( Ω ) Figura 17. Ángulo Central ( δ )

Figura 19. Ángulo de Cara ( α )


Figura 18. Ángulo Diedro ( β )

Figura 20. Cara, Triángulo Poliédrico principal (PPS) y Lado Principal (PS).

Métodos para la subdivisión del Triángulo Poliédrico Principal (PPT).

El procedimiento empleado en las investigaciones de Clinton sigue la siguiente


secuencia:

29
Figuras tomadas de DomeBook 2, pág. 106 Ref. [9].
El Modelo Fuller. 21

1. 1. Calcular las coordenadas de los vértices de la cara elegida del poliedro base. La referencia
[8] incluye los valores de coordenadas para la esfera circunscrita de radio = 1 del tetraedro,
el octaedro y el icosaedro.
2. Determinar la geometría de la partición según alguno de los métodos estudiados y calcular
las coordenadas de los vértices resultantes.
3. Calcular las longitudes de cuerda, ángulos, etc. mediante fórmulas analíticas.

Figura 21. Pabellón de Estados Unidos en la Expo ’67 en Montreal (Fuller-Sadao).


El disponer de métodos diferentes para diseñar la geometría permite diseñar estructuras
complejas en que pueden combinarse dos o más procedimientos. Por ejemplo, el domo de 76
m. de diámetro y 61 m. de altura para la Expo de Montreal (Figura 21) diseñado por B. Fuller y
S. Sadao es una malla geodésica de dos capas. La capa interior es una partición del tipo
Triacon regular (Clase II, método 3 [9]) de frecuencia 32 a la que se eliminan barras para
obtener una configuración hexagonal, y la exterior es una partición triangulada del tipo
22 Reinaldo Togores Fernández.

Alternate Truncatable (Clase I, método 3 [9]) de frecuencia 1630. Los nodos de ambas mallas
están interconectados para asegurar su funcionamiento conjunto (Figura 22).

Figura 22. Detalle de la estructura del Pabellón de Montreal.

Particiones de la Clase I 31.


Se fundamenta en las formas poliédricas regulares de caras triangulares, especialmente
el icosaedro. La frecuencia de subdivisión puede ser par o impar.
Parámetros de la partición de Clase I
Número de vértices (V): V = 10 ν 2 + 2
Número de caras (F): F = 20 ν 2

30
Clinton continuó desarrollando la teoría sobre la combinación de diferentes particiones en una misma estructura, publicando
en 1990 un trabajo sobre el tema en el International Journal of Space Structures [11].
31
Ver referencia [9].
El Modelo Fuller. 23

Número de aristas (E): E = 30 ν 2

Particiones de la Clase II.


Su geometría se relaciona con los poliedros cuasi-regulares, usualmente el triacontaedro
rómbico. Sólo es posible utilizar frecuencias pares. Se caracteriza por la siguiente composición
de vértices, caras y aristas:
Parámetros de la partición de Clase II
Número de vértices (V): V=η+2
Número de caras (F): F = 2(η)
Número de aristas (E): E = 3(η)

15ν 2
siendo η = , donde ν = frecuencia
2

Descripción de los Métodos:

Teniendo en cuenta la mayor difusión del artículo publicado en DomeBook 2 [9], en lo


que sigue adoptamos la numeración de Clases y Métodos allí publicados. Los métodos
enumerados según la referencia [8] que debe ser tomada como la definitiva, se indican para
cada uno de ellos. En la referencia [9] se reseñan 8 métodos mientras que la referencia [8]
incluye sólo 7. De hecho, en el informe definitivo se suprimen dos de los métodos
anteriormente publicados (los que en [9] se identifican como Clase I, método 3 y Clase I,
método 4) y se incluye como nuevo método una variante del Clase I, método 2. Los métodos
estudiados por el equipo de Clinton entre 1964 y 1971 fueron en total 13.
Debido a las características de simetría de la forma poliédrica básica, se utiliza sólo una
cara, o parte de dicha cara (triángulo de Schwarz) para calcular las propiedades geométricas de
la configuración estructural. El resto de las caras se obtiene mediante transformaciones de
rotación y/o reflexión de la porción calculada.

Clase I; Método 1:
Este es el método publicado en DomeBook 1 con el nombre de Alternate. Identificado
como Método 1 en la referencia [8].
El triángulo principal PPT se subdivide según la frecuencia ν deseada, con las partes
determinadas como de igual longitud a lo largo de los tres lados (Figura 23).
24 Reinaldo Togores Fernández.

Cada punto de subdivisión se conecta entonces con segmentos de línea paralelos a los
lados, de lo que resulta una retícula tridireccional con triángulos equiláteros (Figura 24).
Cada vértice así determinado sobre el PPT se proyecta sobre la superficie de la esfera
circunscrita. Los elementos que interconectan los vértices proyectados constituyen las cuerdas
de una malla tridireccional de círculos máximos (Figura 25).

Figura 23. A1 = 12 Figura 24. AB P 12

Figura 25. Proyección sobre la esfera.

Clase I; Método 2:
Este método aparece reseñado como dos métodos diferentes, 2 y 3, en la referencia [8].
El PPT se subdivide según la frecuencia ν deseada. Las subdivisiones se eligen a partir
de partes iguales del ángulo central del poliedro (Figura 26).
El Modelo Fuller. 25

Figura 26. A1 ≠ 12 Figura 27. AB P 12 , Aa ≠ ab

Figura 28. Proyección sobre la esfera.


Los puntos de subdivisión a lo largo de casa lado principal del PPT se conectan con
segmentos de línea paralelos a los lados. Cada línea se corta con las otras en una serie de
puntos que no son coincidentes para las tres direcciones, con lo que se da origen a pequeñas
“ventanas” triangulares en las intersecciones (Figura 27).
26 Reinaldo Togores Fernández.

Figura 29. Reajuste de la retícula tridireccional por efecto de la no coincidencia en


las intersecciones.
Se proponen dos métodos diferentes para calcular el centro de estas “ventanas” que es
lo que distingue el procedimiento 2 del 3 en [8]. La diferencia entre ambos procedimientos
radica en que uno de ellos calcula el centro de la ventana (como intersección de dos bisectrices
de ángulos internos del triángulo) sobre el plano del PPT (Figura 29) y proyecta este centro
sobre la esfera y el otro proyecta los vértices de la “ventana” sobre la esfera para hallar el
centro a partir de los vértices proyectados (Figura 28).
Una vez proyectados los vértices sobre la esfera se unen para obtener la malla
tridireccional.

Clase I, Método 3:
Este método aparece en las referencias [7] y [9] pero no así en la [8]. Lo incluimos
debido a la mayor difusión obtenida por aquéllas aunque no se incluye en lo que fue el informe
final de la investigación.
El Modelo Fuller. 27

δ
Figura 30. Subdivisión inicial de la arista del triángulo esférico. φ =
2

Figura 31. Nueva cara poliédrica generada en la primera subdivisión y círculos máximos para la tercera
subdivisión.

Este método es el llamado con más propiedad "Alternate Geodesic". Se suele llegar a la
solución por etapas, comenzando por una frecuencia baja e incrementando la subdivisión hasta
alcanzar la frecuencia deseada siguiendo una progresión geométrica. El triángulo poliédrico
esférico se comienza a subdividir, por ejemplo, a una frecuencia 2, con arcos que corresponden
a divisiones iguales del ángulo central δ del poliedro. Por los puntos que corresponden a esas
subdivisiones se pasan nuevos arcos de círculo máximo definiendo nuevos triángulos esféricos
que rellenan el original. Cada uno de los arcos que delimitan estos triángulos se subdivide a su
vez usando el mismo procedimiento, con lo que se van hallando los vértices de la trama
esférica en tres direcciones. La longitud de los arcos generados a partir de cada subdivisión es
igual.
28 Reinaldo Togores Fernández.

Conociendo los ángulos centrales, los factores de cuerda32 se pueden calcular a partir de
la expresión:

 sin δ 
fc = 2   donde fc = Factor de Cuerda y δ = Ángulo Central del poliedro.
 2 
Puede comprobarse que la frecuencia aumenta en progresión geométrica: 2, 4, 8, 16...

Clase I; Método 4:
Este método tampoco se incluye en la referencia [8], aunque sí en las referencias [7] y
[9]. Es la que mencionamos más arriba como “Alternate Truncatable”. Constituye una variante
aplicable a cualquiera de los métodos 1-3, que facilita el truncamiento en la zona ecuatorial de
la forma esférica. Emplea tanto arcos de círculos menores como de círculos máximos para
facilitar el truncamiento sin necesidad de recurrir a elementos de especial diseño. En este
método se emplea un conjunto de planos paralelos perpendiculares a cualquier eje polar en la
región ecuatorial. Debido a sus características de menor simetría suele utilizarse en estructuras
de frecuencias menores. El número de barras diferentes que resulta es mayor que empleando
los otros métodos.

Clase II, Método 1:


Identificado en como Método 4 en la referencia [8].
El triángulo principal PPT se subdivide según la frecuencia ν , en partes de igual
longitud a lo largo de los tres lados (PS).
En cada punto de subdivisión se levanta una perpendicular al correspondiente lado, de
lo que resulta una retícula tridireccional de triángulos equiláteros con triángulos rectángulos en
los bordes.
Cada vértice de esta retícula se proyecta entonces a la superficie de la esfera
circunscrita en la dirección de la línea que une el origen con el vértice. Los elementos que
interconectan los vértices proyectados constituyen las cuerdas de una malla tridireccional de
círculos máximos.

32
Factor de Cuerda (fc): la longitud de una determinada barra, calculada para una esfera circunscrita de radio 1. El factor de
cuerda una vez calculado para una determinada geometría permite determinar las longitudes de barras necesarias en una
esfera circunscrita de cualquier radio.
El Modelo Fuller. 29

Figura 32. A1 ≠ 12 Figura 33. AB P 12 , Aa ≠ ab

Figura 34. Proyección sobre la esfera.

Clase II; Método 2:


Identificado como Método 5 en la referencia [8]
El triángulo principal PPT se subdivide según la frecuencia ν con longitudes de las
partes que responden a subdivisiones iguales del ángulo central δ del poliedro (Figura 35).
30 Reinaldo Togores Fernández.

Figura 36. AB ⊥ 12 , Intersecciones no


Figura 35. A1 ≠ 12 coincidentes.

Figura 37. Proyección sobre la esfera.


Los puntos de subdivisión de cada lado (PS) del PPT se unen con cada segundo punto
de subdivisión del lado adyacente. Obsérvese que en este caso estas líneas no son
perpendiculares a sus respectivos lados PS. De aquí resulta un reticulado tridireccional, pero en
El Modelo Fuller. 31

este caso los vértices resultantes de las intersecciones dos a dos no son coincidentes. Surgen
pequeñas “ventanas” triangulares en los vértices de la retícula (Figura 36).
Se calculan los centros de estas “ventanas” y se utilizan los puntos así hallados como
vértices de la retícula tridireccional en el PPT. Se proyectan estos vértices sobre la superficie
de la esfera. Los elementos que unen a estos vértices proyectados son las cuerdas de una
retícula tridireccional de círculos máximos (Figura 37).

Clase II; Método 3:


Este es el método desarrollado por D. Stuart bajo el nombre de partición geodésica
“Triacon Regular”. Identificado como Método 6 en la referencia [8].
El triángulo principal PPT se considera formado por seis triángulos rectángulos. Cada
triángulo es la imagen reflejada o rotada de otro (Figura 38). En este método de subdivisión se
considerará sólo uno de estos seis triángulos rectángulos. El resto del PPT se obtendrá a partir
de operaciones de reflexión y rotación de esta unidad básica.

Figura 38. ABC es un triángulo


rectángulo. Figura 39. A1 ≠ 12 .

La línea AB se subdivide en partes con longitudes que resultan de divisiones iguales


del arco central del poliedro (Figura 39). Una vez determinadas las subdivisiones de AB las
mismas se utilizan para hallar los puntos de división sobre AC y sobre CB . Se levantan
perpendiculares a través de los puntos de subdivisión en AB hasta cortar AC , de lo que
resultan los puntos de subdivisión sobre AC (Figura 40).
32 Reinaldo Togores Fernández.

Figura 40. 24 ⊥ AB , A1 ≠ 23 .
Figura 41. 54 ⊥ CB , 12 ≠ 34 .

Figura 42. Diagonales desde cada Figura 43. Retícula tridireccional


punto en AC . completa.

Figura 44. Izquierda: Propagación al PPT mediante reflexión y rotación.


Derecha: Proyección sobre la esfera circunscrita.

Los puntos de subdivisión sobre CB se hallan al trazar líneas a partir de los puntos de
subdivisión en AC , perpendiculares a CB (Figura 41).
El Modelo Fuller. 33

Una vez hallados los puntos de subdivisión a lo largo de los tres lados del triángulo, se
dibujan diagonales desde cada punto en AC a puntos alternos sobre AB y CB (Figura 42).
Para completar la retícula tridireccional se conectan los puntos de subdivisión alternos
del lado AB a puntos alternos del lado CB (Figura 43).
Se propaga la retícula a todo el triángulo elegido como subdivisión fundamental
mediante operaciones de reflexión y rotación (Figura 44, izquierda). Los vértices de la retícula
tridireccional resultante se trasladan entonces a la superficie de la esfera circunscrita según la
dirección que va del origen al vértice (Figura 44, derecha). Los elementos que unen los vértices
proyectados son cuerdas de una retícula tridireccional de círculos máximos.

Clase II; Método 4.


Este es el método identificado como Método 7 en la referencia [8].
Este método es idéntico al anterior salvo en que la subdivisión comienza por el lado
AC en lugar del lado AB . El resto del procedimiento es idéntico.

Paso 1. Paso 2.

Paso 3. Paso 4.

Paso 5. Paso 6.

Figura 45. Proceso de subdivision de Clase II, método 4.


34 Reinaldo Togores Fernández.

Ventajas y desventajas relativas de las particiones de Clase I y Clase II.

E. Popko en su libro Geodesias33 compara las particiones Clase I y Clase II de la


siguiente manera:
Particiones Clase I (Alternate Breakdown)
Ventajas: Inconvenientes:
a. Variación mínima en las longitudes de a. El número de elementos diferentes en
las barras, excepto en los vértices relación con la frecuencia aumenta en
pentagonales. Menor variación en los proporción geométrica.
ángulos de cara.
b. Con frecuencias pares se obtiene un
ecuador continuo, de manera que
pueden obtenerse hemisferios sin
necesidad de miembros truncados en
la base.
c. Pueden utilizarse frecuencias tanto
pares como impares, de manera que es
posible una gradación más uniforme
en la escala de las particiones.
Particiones Clase II (Triacon Breakdown).
Ventajas Inconvenientes
a. Un número mínimo de componentes a. Una variedad mayor en longitudes de
diferentes. barras.
b. Una relación de simetría entre caras b. No se obtiene ningún círculo máximo
adyacentes que hace muy fácil su completo. Exige siempre el
combinación para formar rombos. truncamiento de los elementos en su
base de apoyo.
c. Las frecuencias siempre deben ser
pares, con lo que los saltos en la
gradación de las subdivisiones es
mayor

33
Citado en [9].
El Modelo Fuller. 35

En la práctica, las ventajas de las particiones Clase II son mayores a frecuencias más
altas, lo que usualmente representa estructuras de mayor diámetro, usualmente de más de 30
metros.

La Geometría de un Virus.

La teoría sobre la construcción de la estructura poliédrica de los virus fue propuesta en


1956 por Crick y Watson, que la fundamentaban en consideraciones teóricas pero sin muchas
evidencias experimentales34. Esencialmente, consistía en señalar que la cubierta o cápside del
virus es una estructura poliédrica formada por sub-unidades idénticas agrupadas con simetría
icosaédrica (5:3:2) en número múltiplo de 60. Este valor se deriva de consideración de que las
cápsulas más simples utilizarían 3 sub-unidades para conformar cada cara del icosaedro. Esta
teoría fue confirmada en parte al disponerse de la microscopía electrónica para observar
imágenes muy ampliadas de los virus (Figura 46). Casi todas las partículas virales observadas
presentaban este tipo de simetría, pero el número de las unidades morfológicas no cumplía en
general las previsiones de Crick y Watson.

Figura 46. Virus de geometría en icosaedro.


Aaron Klug35, que junto a Donald Caspar fue uno de los primeros en observar estas
estructuras, después de reflexionar sobre las imágenes de domos geodésicos que aparecían en

34
La información recogida en este apartado procede de las referencias [1], [6], [19], [24], [35], [44] y [54].
35
Premio Nobel de Química en 1982 "por su desarrollo de la microscopía electrónica cristalográfica y su elucidación
estructural de los complejos ácido-proteínicos de importancia biológica".
36 Reinaldo Togores Fernández.

el libro de Robert Marks “The Dymaxion World of Buckminster Fuller” concibió la idea de la
cuasi-equivalencia. Esta consistía en considerar que sub-unidades estructurales idénticas eran
capaces de vincularse en posiciones cuasi-equivalentes para formar una cápsula esférica
conservando un patrón similar de de vínculo entre ellas. Esto tendría lugar como sucede con las
‘sub-unidades’ triangulares de un domo geodésico. Estas sub-unidades se encuentran al menos
en dos situaciones cuasi-equivalentes, las que podemos denominar pentámeros (grupos de
cinco) y las que podemos denominar hexámeros (grupos de seis). El esquema de interconexión
entre las sub-unidades de la cápsula viral se conserva, pero se admiten ligeras deformaciones
de algunos vínculos en cuanto a sus ángulos y sus longitudes [24].
Klug, que había conocido a Fuller en Londres, en un encuentro preparado por John
McHale [44] en julio de 1959, le comunicó su teoría en 1962 [22]. Éste le propuso una fórmula
para calcular el número de unidades morfológicas (llamados capsómeros) correspondientes a
los nodos de una estructura geodésica en la cápside del virus: 10f ²+2, con la frecuencia f como
variable [56].

Figura 47. Estructura “geodésica” de la cápside.


Los valores derivados de esta fórmula resultaron consistentes con algunos resultados
experimentales. Todos estos números se daban en virus reales, 12 para ciertos bacteriófagos
(ver Figura 46), 42 para los virus de la verruga, 92 para el reovirus, 162 para el virus del
herpes, 252 para el adenovirus y 812 para un virus que afecta a la mosca Tipula [1]. Sin
embargo, se encontraron también algunos valores que no se correspondían con la expresión de
Fuller. Se trataba de aquellos casos en que la triangulación se encontraba en una posición
“sesgada” respecto a los ejes de simetría definidos por el icosaedro. En tales casos las
secuencias de capsómeros no son paralelas a las aristas del icosaedro, sino que las atraviesan
formando un ángulo.
El Modelo Fuller. 37

Para resolver esta discrepancia Caspar y Klug propusieron el concepto de “unidades de


estructura” que serían equivalentes a las sub-unidades propuestas por Crick y Watson que se
unen para componer las “unidades morfológicas” que son los capsómeros observables en las
imágenes obtenidas a partir de la microscopía electrónica. Estas unidades de estructura no
estarían sujetas a restricciones tan estrictas en cuanto a sus condiciones de simetría y su
cantidad podría calcularse a partir del “número de triangulación” T, con 60T unidades
integrando el cápside viral. Los valores posibles de T pertenecen a la serie 1,3,4,7,9,12,13,. . .
que se obtienen a partir de la ecuación T=Pf 2 donde f es cualquier entero positivo y P cualquier
número de la serie 1,3,7,13,19,21,. . . (= h2+hk+k2, para enteros positivos h y k coprimos). Los
virus esféricos con valores de P mayores o iguales a 7 presentan una triangulación sesgada,
debiendo ser clasificados además como dextrógiros o levógiros [24].

Figura 48. T=Pf2.


38 Reinaldo Togores Fernández.

La forma poliédrica se derivaría entonces de la combinación de estos unidades de


estructura. Por ejemplo, una partícula vírica con 180 unidades estructurales en su capsid puede
estructurarse de tres maneras diferentes, considerando cada cara del icosaedro dividida según
su número de triangulación (T=3):
• Agrupadas en el punto medio de las aristas formando 90 capsómeros compuestos de
dímeros (Figura 49, izquierda).
• Agrupados en el centro de las caras dando origen a 60 unidades morfológicas
compuestas por trímeros (Figura 49, centro).
• Agrupadas en los vértices, de lo que resultan 20 exámeros y 12 pentámeros, para un total
de 32 capsómeros (Figura 49, derecha).

Figura 49. Agrupación de las unidades de estructura en la cápsula del virus.

La Topología en Virus y Domos Geodésicos.

Si nos hemos detenido en el relato de las investigaciones sobre la estructura de las


cápsulas de las partículas virales ha sido para demostrar la interacción de tecnología, ciencia y
naturaleza, en este caso paradigmática. Una solución puramente tecnológica aplicada al
objetivo de cubrir espacios con el mínimo de materia ha dado la pista para comprender la
interacción entre las proteínas que conforman la cubierta protectora de las partículas virales. Y
a su vez, el estudio de estas estructuras ha servido para revelar nuevas posibilidades
morfológicas para la concepción de estructuras geodésicas.
Como hemos visto más arriba, ya en 1971 y en el marco de los estudios que venía
financiando la NASA sobre estructuras geodésicas [7][8], Clinton había acuñado el término de
“Clase” para distinguir entre las diferentes aproximaciones a la teselación triangular de la
esfera. Así llamó Clase I a la partición de tipo “Alternate Breakdown”, Clase II a la que seguía
el modelo “Triacon”. Pero los estudios en el campo de la virología habían revelado una nueva
variante aún no explotada.
El Modelo Fuller. 39

Los Poliedros Multisimétricos de Goldberg.

Era necesario sistematizar toda esta información y esa precisamente fue la tarea que
acometió el destacado geómetra H. S. M. Coxeter. En su trabajo Virus Macromolecules and
Geodesic Domes publicado en 1972 [19]. Aquí se proponía que “la clasificación de Golberg de
los ‘poliedros multisimétricos’ suministra una manera conveniente para clasificar las formas
posibles de las macromoléculas de los virus y de los domos geodésicos”36.

Figura 50. Coordenadas a,b según Goldberg.


M. Goldberg introdujo en 1937 el concepto de “poliedros multisimétricos” [34] para
describir una clase de poliedros compuestos por doce pentágonos, ocho cuadrados o cuatro
triángulos y con el resto de sus caras hexagonales. Sus estudios revelaron el hecho de que
“poliedros triédricos que poseen el mismo número de caras hexagonales además de 12 (8 ó 4)
pentágonos (cuadriláteros o triángulos) dispuestos de manera regular y simétrica, pueden ser
topológicamente diferentes… Topológicamente, la disposición de los hexágonos en un parche
triangular es la misma que en un sector de 30º de una malla regular de hexágonos tipo panel de
abejas (Figura 50)… Usando a,b como las coordenadas inclinadas (60º entre ejes) del vértice
de un parche, el cuadrado de la distancia desde el centro del parche al vértice es igual a
a 2 + ab + b 2 … el número total de caras que limitan al ‘poliedro’ es de 10 ( a 2 + ab + b 2 ) + 2 ;”
para el sistema icosaédrico, 4 ( a 2 + ab + b 2 ) + 2 para el sistema octaédrico y
2 ( a 2 + ab + b 2 ) + 2 para el sistema tetraédrico (citas tomadas de la referencia [16]).

36
“Goldberg’s classification of ‘multisymmetric poluhedra’ yields a convenient classification of possible shapes for virus
macromulecules and geodesic domes”
40 Reinaldo Togores Fernández.

Notación de Coxeter.

Es evidente que el objeto geométrico descrito por Goldberg se corresponde de manera


exacta con los hallazgos de los virólogos que hemos reseñado en el apartado anterior. La
[ ]
notación propuesta por Coxeter es la de p, q + b,c donde p representa el tipo de polígono
utilizado como cara y q es el número de caras que concurren en un vértice. Los subíndices b y c
son contadores cuya suma b + c = γ equivale a la frecuencia de la subdivisión en relación con
los ejes de simetría del poliedro base. Coxeter concluye su estudio con una recomendación
expresa a R. B. Fuller para que enriqueciera su repertorio de formas con geometrías de este
nuevo tipo.

Redefinición de las Clases según Wenninger.

Las categorías propuestas por Clinton [7], [8] y [9] fueron redefinidas por Wenninger
[57] aplicando la formulación de Coxeter e incorporando una nueva “Clase” que incluiría las
topologías “sesgadas” que habían puesto de manifiesto las investigaciones en torno a la
estructura de los virus. La definición de Wenninger es la siguiente:
• Clase I:
El subíndice c es un entero y c es siempre 0 ó c es un entero y b es siempre 0. La líneas
de la segmentación triangular de la cara del poliedro son paralelas a las aristas (Figura
51, izquierda).
• Clase II:
El subíndice b es un entero cualquiera y c es siempre igual a b. Las líneas de la
segmentación de la cara del poliedro son perpendiculares a las aristas (Figura 51,
centro).
• Clase III:
Los subíndices b y c pueden ser cualesquiera enteros siempre que b ≠ c y tanto b como
c ≠ 0 . Las líneas de la segmentación triangular de la cara del poliedro se encuentran
sesgadas (formando ángulos oblicuos) con las aristas (Figura 51, derecha).
El Modelo Fuller. 41

Figura 51. Particiones Clase I (izquierda), Clase II (centro) y Clase III (derecha).
Esta formulación ha demostrado su valor práctico en relación con el cálculo
computerizado de estas estructuras. Son muchos los programas de diseño asistido por
computador para el cálculo de longitudes de barras, ángulos diedros, ángulos de cara, ángulos
centrales y coordenadas de los vértices desarrollados a través de los años, pudiendo señalarse
en especial los propuestos por Clinton [8], Kenner [37], Kitrick [38], Pavlov [47] y Tarnai [55].
Pero la mayoría de los programas existentes están escritos para geometrías Clase I y Clase II.
Clinton [11] ha señalado la posibilidad de derivar los valores de coordenadas correspondientes
al mismo método de subdivisión para geometrías Clase II y Clase III de los valores obtenidos
para una partición de Clase I. La Figura 52 muestra el efecto de variar los valores de b y c,
indicando las frecuencias y clases que de ellos se derivan [10].

[
Figura 52. p, q + ] b ,c
42 Reinaldo Togores Fernández.

Procedimiento Unificado para generar las Geometrías.

C. J. Kitrick, ha continuado el trabajo de sistematización iniciado por Clinton


proponiendo un enfoque unificado para el cálculo de las propiedades geométricas de las
particiones de la esfera correspondientes a las tres clases. Kitrick publicó en 1990 [39] un
trabajo que reseña 10 métodos desarrollados según este enfoque. Algunos de estos métodos
nunca habían sido publicados. Kitrick parte de la formulación propuesta por Coxeter,
{ p, q + } b ,c y del hecho que el número de vértices, aristas y caras para cualquier par (b,c) es una
función de T, donde T = b 2 + bc + c 2 . Para el icosaedro, el número de vértices, aristas y caras
estaría dado por:
Vértices: V = 10T + 2
Aristas: E = 20T
Caras: F = 30T
Los métodos de Kitrick parten de la subdivisión del triángulo de Schwarz, al que
siguiendo a Fuller, denomina LCD. Todos los vértices de la malla geodésica son descritos en
relación a su posición dentro del triángulo LCD. Aunque en la referencia [39] la descripción se
hace en relación al icosaedro, los métodos se aplican por igual al tetraedro y al octaedro.

Figura 53. Subdivisión inicial del LCD para una frecuencia 12.
El LCD se subdivide modularmente en una retícula rectangular. El número de
subdivisiones a lo largo de un lado corresponde la valor de la frecuencia. A cada par (b,c)
corresponde una frecuencia tal que todos los vértices de la partición caigan en una intersección
de la retícula. Se considera el LCD como la sexta parte de una cara plano del icosaedro
(triángulo de 30º, 60º, 90º) donde todas las celdas de la retícula tienen el mismo tamaño y la
3
misma proporción ( a 1).
3
El Modelo Fuller. 43

Figura 54. Partición Clase I.


Para las particiones Clase I la frecuencia es igual a b 2 y cada triángulo es de dos
celdas de anchura y tres de altura. Las particiones Clase II tienen una frecuencia igual a b y
cada triángulo es de una celda de anchura y dos de altura.

Figura 55. Parición Clase II.


Las particiones de Clase III están sesgadas respecto a la retícula. Esto entraña una
mayor dificultad a la hora de determinar la frecuencia de manera que todas los vértices caigan
sobre intersecciones de la retícula. La figura muestra la situación típica en una partición Clase
III.
44 Reinaldo Togores Fernández.

Figura 56. Esquema de la condición básica para la Clase III.


Los datos de partida son b, c, r = 1 y el ángulo de 120º. Las siguientes ecuaciones
describen el procedimiento utilizado para determinar la frecuencia correcta (f) para cualquier
par (b,c) de una partición de Clase III, así como los desplazamientos individuales (m, n, mb, mc,
nb, nc) para un triángulo aislado (ver Figura 57).

Figura 57. Detalle del triángulo básico de la partición Clase III.

Lado de la cara. d= (b 2
+ c 2 4 + bc + 3 4 c 2 )
El Modelo Fuller. 45

Coseno de B cos B = ( b 2 + c ) d

Coseno de C cos C = ( c 2 + b ) d

Seno de B sen B = ( 3b ) 2d

Seno de C sen C = ( 3c ) 2d

Incremento dx dx = cos C − cos B

3
Incremento dy dy = dx
3

m’ para b > c m ' = cos C ( b − c ) dx

n’ para b > c n ' = ( sen B + sen C )( b − c ) dy

m m = m ' máximo común múltiplo ( m',n')

n n = n ' máximo común múltiplo ( m',n')

µ µ = cos C m

3
δ δ= µ
3
mb mb = cos B µ

mc mc = cos C µ

nb nb = sen B δ

nc nc = sen C δ

Frecuencia f f = ( bmc + cmb ) 2


46 Reinaldo Togores Fernández.

{
Figura 58. Partición Clase III, 3,5+ } .
2,1

Todas las intersecciones de la retícula se definen mediante un par de coordenadas (i,j)


donde i + j < f . Cada método propuesto por Kitrick permite establecer una equivalencia entre
los pares (i,j) y las coordenadas (x,y,z). Por ejemplo, una partición [ 3,5]2,1 y f = 7 tiene sólo dos
coordenadas (i,j) únicas: (7,0) y (2,3) (ver Figura 58). Los demás vértices se determinan a
partir de operaciones de rotación y reflexión.

Métodos.
Los métodos propuestos por Kitrick para transformar las coordenadas (i,j) en
coordenadas (x,y,z) opera sobre el triángulo LCD esférico. Para nombrar estos métodos se
utiliza la siguiente notación:
Método aa(b)
Donde la primera letra indica cuál lado del LCD es el que se divide de manera uniforma
según f. La segunda letra indica el primer lado empleado para proyectar los arcos
perpendiculares. La tercera letra (que sólo aparece en algunos) indica el último lado empleado
para proyectar los arcos perpendiculares.
El Modelo Fuller. 47

La siguiente tabla muestra los métodos propuestos por Kitrick y su equivalencia con los
publicados por otros autores. La numeración para los publicados por Clinton son los que
aparecen en la referencia [8].
Métodos publicados por Kitrick [39] y sus equivalentes.
Método Autor Descripción Clase
Scheel Clase II
aa
Clinton Método 6 [8] Clase II
ab
aab
Stuart Clase II
Tarnai [55] Clase I
bb
Pavlov Método D Clases I y II
Clinton Método 6 [8] Clase II
bba
ca
cb Kitrick [38] Clase II
cab
radial Clinton Métodos 1 y 4 [8] Clases I y II
El procedimiento para hallar (x,y,z) a partir de (i,j) consiste en primero determinar las
coordenadas esféricas intermedias ( x o , y o ) y entonces convertirlas a ( x, y , z ) . La Figura 59
eje

muestran algunos de los esquemas de subdivisión según los métodos descritos más arriba..
48 Reinaldo Togores Fernández.

Figura 59. Algunos de los métodos de subdivisión según Kitrick.

Corte por Triedros Paralelos.

Los métodos que usualmente se engloban dentro de lo que hemos llamado el modelo
Fuller tienen como premisa el que todas las barras son cuerdas de arcos de círculo máximo de
la esfera. Pero antes de Fuller, muchos autores habían abordado la triangulación estructural de
la esfera a partir de lo que se han llamado [8] sistemas bipolares (en contraposición a los
sistemas multipolares entre los que se incluirían las geometrías geodésicas. Los sistemas
bipolares se comenzaron a desarrollar en el siglo XIX en Alemania, Francia y Suiza, pudiendo
destacarse el trabajo precursor de Schwedler. Una gran difusión alcanzó la tipología que recibe
el nombre de Lamella (o sistema laminar paralelo), inventada en 1906 por Zollinger, y
desarrollada a partir de 1925 por Kiewitt [42]. Las ventajas de los sistemas multipolares estriba
en evitar el gran número de barras que suelen concurrir la cúspide de las estructuras bipolares
manteniendo un número constante de barras concurrentes en los nodos (pentavalentes y
hexavalentes) y en obtener longitudes de barras muy parecidas. Pero estas ventajas no son
exclusivas de las mallas tridireccionales distribuidas según círculos máximos. De hecho hemos
visto cómo ya en la década de 1950 se introdujo la partición conocida como “Alternate
Truncatable” que introducía barras dispuestas según círculos menores en torno al ecuador de la
esfera para facilitar el corte de la misma en el plano horizontal de apoyo.
El Modelo Fuller. 49

Figura 60. Partición del tipo R1 según Triedros Paralelos.


Un procedimiento multipolar que recurre tanto a arcos de círculo máximo como a arcos
de círculos menores fue publicado por Otero [45] y por Álvaro y Otero [1] bajo el nombre de
Corte por Triedros Paralelos (ver Figura 60) y que tiene como objetivo el lograr una
distribución óptima de las barra y nodos según se demuestra en las referencias [45] y [46].
Aparte de sus méritos intrínsecos, tiene interés en esta tesis de doctorado por haber sido el
punto de partida en el método empleado como para la optimización de nuestras estructuras
poliédricas de Panel. El método de Corte por Triedros Paralelos parte de:

1. Considerar la esfera {O, R} , circunscrita al icosaedro y del triángulo esférico ABC (ver
figura 1) con centro en O y cuyos vértices lo son también del icosaedro. Así se define el
triedro OABC. El punto M sobre la esfera define un eje de simetría OM de orden 3 respecto
al triángulo ABC.

2. Sean O1 , O 2 , etc. los vértices de nuevos triedros paralelos a OABC. Estos triedros definen
nuevos parches esféricos A1B1C1 , A 2 B2C 2 , etc. sobre el triángulo esférico ABC. Cada
parche está delimitado por arcos A1B1 , A 2 B2 , etc. que forman parte de círculos menores
{
de la esfera O, R} .

3. La distribución de aristas será óptima si la longitud de de las aristas a lo largo del arco AB ,
A1B1 , A 2 B2 , etc. y sus simétricos en torno al eje OM responden a la expresión general
li = R i ⋅ α , donde α es el único grado de libertad, li es la longitud de la arista a lo largo
del arco A i Bi y R i es el radio del círculos que contiene al arco A i Bi .Todas las barras en
una cadena A i Bi tienen la misma longitud.
50 Reinaldo Togores Fernández.

4. A partir de estas condiciones se definen las distancias O O1 , O1O 2 , O 2O3 , etc. según las
cuales se sitúan los vértices O1 , O 2 , O3 , etc. de los triedros paralelos.

»
5. El valor del parámetro α se relaciona con el número n de barras en que se subdivide AB
de manera que α = arco ( AOB) n . lo que constituye el punto de partida para determinar
los parámetros geométricos restantes. Las cantidades de barras en los arcos AB , A1B1 ,
A 2 B2 , etc. forman una progresión aritmética de razón −3 . El último arco A n Bn se cierra
con 1, 2 ó 3 barras según sea el valor inicial de n. Partiendo del icosaedro como poliedro
base, la esfera se cubre mediante operaciones de simetría (rotación y reflexión).
Para diferentes poliedros de base, se proponen esquemas de subdivisión diferentes que
resultan en particiones óptimas. A los fines de esta tesis de doctorado se ha elegido el esquema
identificado como R1 [45] [1], que de acuerdo a la nomenclatura propuesta por Clinton y
desarrollada por Wenninger [57], corresponde a la Clase I. Este esquema posee los siguientes
rasgos (ver figura):
• Característica I:
» con longitud R ⋅ α
Barras de tipo a sobre AB
¼
Barras de tipo b sobre A1B1 con longitud R 1 ⋅ α
y así sucesivamente.
• Característica II:
n barras del tipo a, ( n − 3) barras del tipo b, ( n − 6 ) del tipo c, etc.
• Característica III:
La banda ABA1B1 contiene barras de los tipos a, b, x e y (igual que sus simétricos
» con otro nodo
BCB1C1 y CAC1A1 ) Las barras del tipo x conectan un nodo de AB
¼
en A »
1B1 . Hay tres barras tipo y que conectan los nodos en los arcos principales AB ,
» y CA
BC » . Lo mismo sucede en las bandas A B A B , etc.
1 1 2 2

• Característica IV:
» ( BC
» y CA ¼
» ); la de barras tipo b a A
La cadena de barras tipo a aproxima a AB 1B1 ,
etc.
El Modelo Fuller. 51

Figura 61. Características de la subdivisión R1.

Retícula Fundamental (FG).


Como en la mayor parte de los métodos geométricos que hemos reseñado, la partición
por triedros paralelos se limita a determinar la situación de los vértices en una parte del
triángulo esférico para propagarlos después al resto del mismo mediante operaciones de
simetría (reflexión y rotación). La operación se efectúa en este caso a partir de un tercio del
triángulo esférico para obtener lo que Álvaro y Otero [1] denominan la Retícula Fundamental
(Fundamental Grid o FG). El procedimiento es descrito como sigue (la explicación se refiere a
la Figura 62):

Tomamos el arco ¼ AM que pasa por los puntos A y a1 y le aplicamos una rotación de
valor α en torno al eje OE , perpendicular al plano OAB . De ello resulta un nuevo arco que
pasa por a y b1 .

Si reiteramos esta rotación, tendremos nuevos arcos que pasan por b y c1 , y así
sucesivamente.

Tomamos entonces BM ¼ y repetimos con él las operaciones antes descritas, esta vez
con un valor de −α para la rotación. Las intersecciones de estas dos familias de arcos
conforman los vértices de FG que cubre un tercio de la cara del icosaedro esférico.
Este procedimiento que hemos descrito para una cara triangular puede generalizarse
para otras formas de cara, teniendo en cuenta que la porción de la cara cubierta por la FG
dependerá del orden de simetría de la cara (un tercio para el triángulo, un cuarto para el
cuadrado, etc.).
52 Reinaldo Togores Fernández.

Figura 62. Retícula Fundamental (FG).

Optimización de las Estructuras Reticuladas mediante Procedimientos Numéricos.

Los métodos reseñados hasta ahora recurren a esquemas de subdivisión determinados


según métodos geométricos que resultan calculables de manera directa. Pero los objetivos de
optimización como lo que citamos más arriba, enunciados entre otros por Makai y Tarnai [41]
han dado pie a una serie de investigaciones que se hicieron posibles a raiz de la generalización
de sistemas de computación de alto rendimiento y de técnicas matemáticas que aprovechan
estos recursos. No estaría completa esta sección sin una referencia a los trabajos de R. E.
McConnel [43] y del mencionado Tarnai en busca de procedimientos para el cálculo de “mallas
optimizadas”37.

McConnel

El procedimiento parte de las simetrías que ofrece la superficie a triangular (ya que este
método no es de exclusiva aplicación a esferas), lo que en el caso de la esfera nos remite de
nuevo al icosaedro. Sobre el triángulo esférico se procede a situar nudos de la solución según el
método de prueba y error38 procurando el cumplimiento de las siguientes condiciones:

37
En la descripción del procedimiento McConnel seguimos las explicaciones dadas por Otero en la referencia [45]
38
En inglés “trial and error”.
El Modelo Fuller. 53

• Que se conozcan tres distancias del nudo a situar respecto a otros tantos puntos
conocidos (en el caso de la esfera una de las distancias es el radio).
• Que del nodo incógnita se conozca la distancia a otro ya fijado (en una esfera, su centro)
y se sepa que equidista de otros tres (siendo la distancia también desconocida) cuya
situación se conoce.
• Que se conozcan sus distancias a 2 puntos ya situados, y además un plano que lo
contiene (sobre la esfera una de las distancias es el radio).
• Que se conozca su distancia a un punto y una recta que lo contiene.
Este estudio se aplica sólo a lo que hemos llamado triángulo de Schwarz, es decir,
1/120 de la cara del icosaedro. El procedimiento McConnel exige como puede verse una
capacidad de procesamiento notable, y es un ejemplo de las posibilidades derivadas del uso del
computador, cosa bien distante de las posibilidades de que disponían en su momento los
precursores, tanto Bauersfeld como Fuller.
Como ejemplo de los resultados del procedimiento empleado por McConnel podemos
comparar los valores obtenidos a partir de su procedimiento con los valores que se obtienen a
partir de un método geométrico Clase I equivalente sin optimizar. Estos resultados se han
aplicado en la práctica para el diseño de estructuras geodésicas mediante el sistema MERO
[22].

Tabla 1. Comparación de Resultados.


Diseño Barras Nudos Paneles
No optimizado 20 12 22

N −3 N −1
McConnel N=8 N+ =9 N+ = 10
3 3

Es de hacer notar que el concepto mismo de optimización puede estar sujeto a


discusión. Veremos como Tarnai propone un criterio de mínima diferencia entre longitudes de
barras y no el de minimizar el número de barras diferentes. De hecho, los métodos geométricos
usuales para una topología Clase I tienen como virtud el de minimizar estas diferencias
mientras que, como desventaja tienen la de incrementar el número de barras distintas.

Tarnai.

Tibor Tarnai ha estudiado un método para la optimización de redes geodésicas que tiene
un carácter marcadamente matemático, en el que se analiza la topología de red y se estudian los
grados de libertad de un diseño óptimo. La descripción de Tarnai parte del análisis de los
grados de libertad de los nodos en relación con su ubicación relativa dentro del triángulo
54 Reinaldo Togores Fernández.

esférico tomado como base para el esquema de partición, usualmente el que corresponde al
icosaedro. Ahí distingue tres clases de nodos:
• Situado en un vértice, centro de cara o centro de arista. Su posición está totalmente
determinada. Grado de libertad: 0.
• Situado sobre uno de los 15 círculos máximos que contienen los lados de los triángulos
esféricos. Posee dos condiciones implícitas. Grado de libertad =1.
• No corresponde a ninguna de los anteriores. Una sola condición, pertenecer a la esfera.
Grados de libertad: 2.
El grado de libertad correspondiente a una solución se calcula para el triángulo de
Schwarz. El número de barras diferentes para una frecuencia dada tiene un límite máximo,
calculado también para este recinto. Este máximo parte de suponer que todas las barras dentro
del recinto poseen diferente longitud.
El número de grados de libertad permite incorporar otras tantas relaciones arbitrarias de
manera que la solución resulte determinada. Estableciendo como objetivo la igualdad en
longitudes de barras, la cantidad de ellas diferentes resulta de la diferencia entre el máximo
para esa frecuencia menos los grados de libertad. Para una topología Clase I, de frecuencia 8 la
cantidad de barras diferentes se reduciría a 20 − 10 = 10 . En términos generales, para un valor
de frecuencia i, con n como máximo posible de barras y f grados de libertad, la solución óptima
poseería m = n − f barras diferentes. Este valor m es un máximo, ya que no puede descartarse
que de inicio haya más barras iguales según el método de subdivisión elegido (o sea que el
valor real de n sea menor).
Una consecuencia de la hipótesis de partida es la de procurar minimizar los nodos con
uno o dos grados de libertad y maximizar los de tres. Esto lleva a Tarnai a apostar por las
topologías de Clase III, donde la orientación sesgada de la malla tridireccional evita los nodos
situados sobre los círculos máximos de la subdivisión geodésica.

Criterios de Optimización.

Como hemos visto, varios autores se han dedicado a la búsqueda de soluciones óptimas
para las estructuras de malla esféricas. Pero sería necesaria una definición previa del criterio a
considerar para evaluar las diferentes soluciones. Para Fuller en la U. S. Patent 2,682,235 [33]
la justificación para la elección de la malla geodésica estaba en el peso de la estructura por
unidad de superficie cubierta. Pero es un hecho comprobado que la estructura más ligera no es
necesariamente la más económica. Una optimización en términos de menor costo resulta
mucho más compleja. Makowski cita los estudios realizados en la Universidad de Surrey, que
comparan soluciones de mallas geodésicas esféricas con mallas que responden a varios otros
tipos constructivos. Los estudios referidos por Makowski abarcan numerosos parámetros, que
van más allá de los criterios puramente geométricos que centran nuestro interés en la presente
Tesis. Desde el punto de vista de la repercusión de los parámetros geométricos, se suelen
El Modelo Fuller. 55

considerar mejores aquéllas soluciones que poseen una menor cantidad de elementos
diferentes, o en que la variación entre parámetros de sus diversos componentes es mínima.
Cuando se trata de mallas compuestas de barras y nudos, los parámetros más usualmente
considerados son la longitud de las barras y los ángulos en que éstas concurren en los nudos.

η , el Coeficiente de Tarnai.
Un estudio que se ubica más dentro de la línea de trabajo de esta tesis de doctorado es
el realizado por T. Tarnai [55] que se centra en las propiedades geométricas de las mallas que
se obtienen a través de los diversos métodos de partición de la esfera. “Una esfera pudiera ser
dividida en el mayor número de triángulos esféricos con un número reducido de longitudes de
lado diferentes de tal manera que la división fuera tan uniforme como sea posible”. Su criterio
de optimización se orienta también al aspecto económico, pero fundamentándose en
propiedades geométricas. Según Tarnai, “la estructura debiera consistir en muchas unidades
iguales de unos pocos tipos diferentes para asegurar la economía de la prefabricación.” Su
atención se centra en las longitudes de las barras, teniendo en cuenta que “las dimensiones de
estas unidades deben diferir muy poco entre ellas para asegurar una apariencia uniforme y dar
un aspecto agradable a la estructura, además de hacer posible que la estructura pueda ser
construida a partir de barras de igual longitud, asegurando las necesarias diferencias con la
ayuda de los conectores”.
Trabajando junto a E. Makai, propuso un coeficiente que relaciona la longitud máxima
y mínima de barra a la que debe tender como límite la estructura óptima cuando la frecuencia
se acerca al infinito. Este valor ideal es de η = 2sen 60° o lo que es igual, 1,1755705. En los
estudios de Makai y Tarnai no se encuentra un método que se aproxime a este valor. Lo más
cercano es el publicado en la referencia [41], donde se obtiene un valor de η igual a 1,480.

Otros autores han continuado investigando en esta dirección encontrándose en la


literatura consultada métodos como los propuestos por Kitrick [38], Clinton [8] y Rebielak que
según sus autores se aproximan al valor ideal de η . Estos métodos poseen en común el tratarse
de variantes de la topología de Clase I. La Figura 63 muestra un gráfico de los valores del
coeficiente η n determinados por Clinton para el método 3 (según la referencia [8]) de la Clase
{
I, 3, 5+ } , y su comparación con los resultados obtenidos para topologías de la Clase III,
b ,0

{3, 5 } {3, 5 }
+
b ,b
+
b,c
superponibles a esta partición [11]. La abcisa representa los valores de

t = b 2 + bc + c 2 y la ordenada el coeficiente η . Los pares b,c para cada punto se indican en el


gráfico.
56 Reinaldo Togores Fernández.

Figura 63. Gráfico de los valores de η n para distintas frecuencias y métodos.

Del análisis de este gráfico se deduce que el grupo de valores η n para el esquema de
subdivisión {3, 5 }
+
b ,0
se acercan al límite de manera uniforme. Sin embargo, los valoes

correspondientes a los grupos {3, 5 }


+
b ,b
{
y 3, 5+ }
b,c
parecen desviarse de la curva que tiende a
2sen 36° como límite. No obstante las curvas parecen ser uniformes dentro de cada subgrupo.
En estos resultados debe tenerse en cuenta que no se están comparando las soluciones
calculadas a partir del procedimiento de Tarnai antes descrito, sino que se trata de soluciones
desarrolladas por Clinton con la restricción de que exista una superposición de determinados
vértices de ambas particiones.

Resumen.

Para concluir este capítulo de nuestra investigación sobre las estructuras geodésicas que
corresponden a lo que hemos llamado el modelo Fuller podemos resaltar los siguientes
aspectos.
Se trata de desarrollar una forma poliédrica de caras triangulares lo más parecidas que
sea posible, unidas en nodos hexavalentes y según el poliedro tomado como base, un número
fijo de nodos con otra composición (pentavalentes en el icosaedro, tetravalentes en el octaedro
y trivalentes en el tetraedro).
El Modelo Fuller. 57

Para lograr este objetivo se han desarrollado y publicado una cantidad considerable de
métodos que sirven de base para el cálculo de los parámetros geométricos de dichas formas
poliédricas. El presente estudio reseña los que mayor difusión han alcanzado y que pudiéramos
calificar de clásicos (ver referencias [8] y [9]) así como otros que pretenden alcanzar un mayor
grado de generalización y sistematicidad [39]. También se describe el método que se incorpora
como parte de los procedimientos que esta Tesis propone como aporte al tema que nos ocupa.
Para poner en contexto estos métodos se reseñan las investigaciones que en diversos
campos tan diversos como la cartografía, las matemáticas y la virología contribuyeron al estado
actual del conocimiento.
Por último se describen los criterios y metodologías tendientes a la optimización de los
resultados que el desarrollo de las modernas técnicas de computación han hecho posibles.
58 Reinaldo Togores Fernández.

Referencias:

[1] Álvaro, J. L., Otero C. (2000) Designing Optimal Spatial Meshes: Cutting by Parallel
Trihedra Procedure. Journal of the International Association for Shell and Spatial
Structures, Vol. 41, núm. 133.
[2] Andrews, C. H. (1967) The Natural History of Viruses. W. W. Norton R Co.
[3] Anónimo (?) An introduction to virus structure.
<http://www.vir.gla.ac.uk/staff/bhellad/virusstructureoverview.htm>
[4] Bauersfeld, W. (1957) Projection Planetarium and Shell Construction. Conferencia en la
Institution of Mechanical Engineering, Londres, mayo 10, 1957. Esta referencia y otros
datos has sido tomados del documento Geodesic Domes and Charts of the Heavens
<http://www.telacommunications.com/geodome.htm>
[5] Bell, A. G. (1903) The Tetrahedral Principle in Kite Structures. The National Geographic
Magazine, vol. XIV, Nº. 6. pág. 219-251.
[6] Cann, A. J. (2003) BS 109 Virus Structure. <http://www-
micro.msb.le.ac.uk/109/structure.html>
[7] Clinton, Joseph D. et al, (1968) "Structural Design Concepts for Future Space Missions",
Progress Report for period May 1, 1968 to October 31, 1968, National Aeronautics and
Space Administration, Washington, DC, CR#101577. (Una versión de este documento se
encuentra en el sitio Web de Jay Salsburg: www.salsburg.com/geod/geodesicmath.pdf .)
[8] Clinton, Joseph D.,(1971) "Advanced Structural Geometry Studies: Part I - Polyhedral
Subdivision Concepts for Structural Applications", NASA Contractor Report, NASA CR-
1734, National Aeronautics and Space Adminstration, Washington, DC, September 1971.
[9] Clinton, Joseph D.,(1971) "Geodesic Math" Domebook 2, Pacific Domes, Bolinas, CA,
1971, pp106-113.
[10] Clinton, Joseph D.,(1980) “(p,q+)b,c”, Documento inédito, 1980.
[11] Clinton, Joseph D.,(1990) "Lowest common frequency: b2 + bc + c2 ", International
Journal of Space Structures: Special Issue on Geodesic Forms, Multi-Science Publishing
Co. Ltd, London, 1990, Vol. 5, Nos. 3 & 4, pp213 - 222.
[12] Clinton, Joseph D.,(1992) "A topological model of the Buckminsterfullerene family of
molecules and other clusters having icosahedral symmetry", Extended Abstract of
Symposium AA, MRS 1992 Fall Symposium AA, Science and Technology of Fullerene
Materials, Materials Research Society, Boston, Massachusetts, Nov 30-Dec
El Modelo Fuller. 59

[13] Clinton, Joseph D.,(1992) "(3,5+) 1.480 and a little of its history", DOME, Hoflin
Publishing Ltd., Wheet Ridge, Colorado, V4, N4, Summer 1992, pp42-47.
[14] Clinton, Joseph D.,(1993) "(3,5+) 1.480 and a little of its history", DOME, Hoflin
Publishing Ltd., Wheet Ridge, Colorado, V5, N4, Summer 1993, pp16-22.
[15] Clinton J. D.,(1993) "Styling dome for the Chrysler Technology Center", SpaceStructures
4, Thomas Telford Publishers, London, 1993, Vol 2, Paper 156, pp1462-1468.
[16] Clinton, Joseph D.,(2002) "A limited and biased view of historical insights for tessellating
a sphere", SpaceStructures 5, Thomas Telford Publishers, London, 2002, Vol. 1, Paper 46,
pp423-432.
[17] Clinton, Joseph D.,(2002) "A group of spherical tessellations having edges of equal
length", SpaceStructures 5, Thomas Telford Publishers, London, 2002, Vol.2, Paper 105,
pp995-1004.
[18] Cohen, M. Carl Zeiss. History Of A Most Respected Name In Optics.
http://www.company7.com/zeiss/history.html
[19] Coxeter, H. S. M. (1972) Virus Macromolecules and Geodesic Domes. A Spectrum of
Mathematics, Auckland University Press and Oxford University Press, pág. 98-107.
[20] Dischinger, F. (1933) Shell Cupola. U.S. Patent 1,940,401.
[21] Discrete Global Grid Research at Terra Cognita. Department of Geosciences, Oregon
State University. <http://bufo.geo.orst.edu/tc/firma/gg/>
[22] Eberlein, H. (1984) Single and Double-Layer MERO Domes. en Analysis, Design and
Construction of Braced Domes. Pág. 541-574. Granada Technical Books, Londres.
[23] Edmonson, A. C. (1987) A Fuller Explanation. The Synergetic Geometry of R.
Buckminster Fuller. Design Science Collection.
[24] Extremiana, J. I. et al. (2000) Poliedros. Universidad de La Rioja.
<http://www.unirioja.es/dptos/dmc/luhernan>
[25] Fearnley, C. J., (2003) Comunicación personal.
[26] Fuller, R. B. (1927) Mold for Building Blocks and Process of Molding. U.S. Patent
1,634,900.
[27] Fuller, R. B. (1928) 4D House. U.S. Patent Application 1,793.
[28] Fuller, R. B. (1937) Motor Vehicle. U.S. Patent 2,101,057.
[29] Fuller, R. B. (1940) Prefabricated Bathroom. U.S. Patent 2,220,482.
60 Reinaldo Togores Fernández.

[30] Fuller, R. B. (1944) Building Construction. U.S. Patent 2,343,764.


[31] Fuller, R. B. (1944) Building Construction. U.S. Patent 2,351,419.
[32] Fuller, R. B. (1946) Cartography. U.S. Patent 2,393,676.
[33] Fuller, R. B. (1954) Building Construction. U.S. Patent 2,682,235.
[34] Goldberg, M. (1937) A class of Multi-symmetric polyhedra. Tohoku Mathematical
Journal, The Tokoju Imperial University Sendai, Japón, 43 pág. 104-108.
[35] Heaphy, S. (2002) Virus Structure.
<http://www.tulane.edu/~dmsander/WWW/335/335Structure.html> y <http://www-
micro.msb.le.ac.uk/224/Structure224.html>
[36] Hewlett, J. M. el al. (1927) Building Structure. U.S. Patent 1,633,702.
[37] Kenner, H. (1976) Geodesic Math and how to use it. University of California Press.
Berkeley and Los Angeles, CA.
[38] Kitrick, C. J. (1985) Geodesic Domes. Structural Topology 11, pág. 15-20.
[39] Kitrick, C. J. (1990) A Unified Approach to Class I, II & III Geodesic Domes.
International Journal of Space Structures, vol. 5, núm 3&4 pág. 223-246.
[40] Lauchner, J. H., et al. (1968) STRUCTURAL DESIGN CONCEPTS FOR FUTURE
SPACE MISSIONS. Progress Report NASA Contract NGR 14-008-002. Southern Illinois
University.
[41] Makai, E., Jr. y Tarnai, T. (1976) Morphology of Spherical Grids. Acta Technica
Academiae Scientiarum Hungaricae, Tomus 83 (3-4), pág. 247-283.
[42] Makowski, Z. S. (1984) Analysis, Design and Construction of Braced Domes. Granada
Technical Books, Londres.
[43] McConnel R. E. (1978) Notes on the generation of optimized networks on curved
Surfaces. MERO Technische Berichte. Núm. 3. Wurzburg.
[44] Morgan, G. J. (2003) Historical review: Viruses, crystals and geodesic dome. TRENDS in
Biochemical Sciences Vol.28 No.2 February 2003. Pág. 86-90.
[45] Otero, C. (1990) Diseño geométrico de cúpulas no esféricas aproximadas por mallas
triangulares, con un número mínimo de longitudes de barra. Tesis de Doctorado.
Universidad de Cantabria.
[46] Otero, C. et al. (1992) Classical Geometry in Flat and Simple Curved Meshes. IASS
Bulletin, Vol. 33, núm. 1.
El Modelo Fuller. 61

[47] Pavlov, G. N. (1987) Compositional Form-shaping of crystal domes and shells. Spherical
Grid structures: Geometric Essays on Geodesic Domes. T. Tarnai, ed., Hungarian Institute
for Building Science. pág 11-124.
[48] Rebielak, J. (1990) The Method of Secondary Grid Deformation. International Journal of
Space Structures, Vol. 5, Núm. 3&4, pág. 197-212.
[49] Rothman, T. <http://godel.ph.utexas.edu/~tonyr/domes.html>, La foto original de la
estructura es propiedad de la firma de ingeniería Dyckerhoff and Widmann.
[50] Sahr, K. y White, D. (1998), "Discrete Global Grid Systems". Computing Science and
Statistics, 30, ed. S. Weisberg, Interface Foundation of North America, Inc., Farfax
Station, VA.
[51] Schwarz, H. (1873) Zur Theorie der Hypergeometrischen Reite. J. Reine Angew. Math.
vol. 75, 1873, pág. 292-335.
[52] Snelson, K. (1990) Carta a J Motro. International Journal of Space Structures. Noviembre
1990.
[53] Snyder, J. P. An Equal-Area Map Projection for Polyhedral Globes. Cartographica, vol.
29, no. 1, 1992, pág. 10-21.
[54] Stannard, L. M. (1995) Principles of Virus Architecture. Department of Medical
Microbiology. University of Cape Town.
<http://web.uct.ac.za/depts/mmi/stannard/virarch.html>.
[55] Tarnai, T. (1974) Spherical Grids of triangular network. Acta technicaAcad. Sci. Hungar.
76, pág. 307-336.
[56] Urner, K. (1991) The Invention Behind the Inventions: Synergetics in the 1990s.
Synergetica Journal. Volume 1, Number 1. (ISSN: 1059-1486) Buckminster Fuller
Institute.
[57] Wenninger, M. J. (1979) Spherical Models, Cambridge University Press, Londres.