Está en la página 1de 2

Existe mucha literatura sobre el BIM, sin embargo cuando nos referimos al documento del proceso, nos referimos

a protocolos
más que ninguna otra cosa. Sin duda el documento por excelencia y del que se habla mucho en el entorno del BIM es el BEP,
que es el plan de ejecución BIM de sus siglas BIM Execution Plan. O PEB que en castellano sería Plan de Ejecución BIM.
Este es un documento que forma parte de los puntos de partida cuando un proyecto se desarrolla en BIM. Es básicamente un
protocolo de la metodología y el flujo de trabajo adecuados y establecidos para dicho proyecto, es, en pocas palabras, establecer
las reglas de juego.
Tenemos que partir de dos premisas que son:
1. BIM es un sistema complejo que integra y coordina mucha información.
2. Es nuevo, al menos su uso más generalizado y sobre todo en el ámbito de la arquitectura y construcción.
Por la primera condición, resulta imperante la necesidad de establecer procesos ordenados y definir alcances, objetivos y
responsabilidades de cada uno de los miembros o conjuntos del equipo.
De la segunda podemos imaginar que aunque es mandatorio un orden estricto, todavía no hay uno estandarizado al menos al
detalle. Por lo que cada vez que se comienza un proyecto, sobre todo cuando los componentes del equipo varían, hace falta
definir las reglas específicas del juego. Quizás hasta se vaya concretando, regulando o evolucionando hasta el punto en el que
exista un estándar al respecto, un PEB o BEP será imprescindible para comenzar.
Puede ser que, en un despacho que lleva tiempo trabajando con BIM por ejemplo, dicho estándar ya se haya establecido
internamente, por lo que existiría un protocolo muy claro de actuación, aunque sea de manera implícita, en la forma de trabajar
del equipo. De todos modos, como casi siempre habrá una variable en el proceso o que se cuente con colaboradores externos
que cambien o la incorporación puntual de otro agente al proyecto en cualquier momento, es necesario tener muy bien
especificadas las competencias y responsabilidades de cada componente del equipo y plantear de forma clara y explícita estas
reglas en un documento, el BEP.
Por otro lado, de cara al cliente que solicita que un proyecto sea realizado en BIM, suele ser un documento esencial y casi
contractual puesto que se definen entre otras cosas, las nomenclaturas, las versiones del softwear y los formatos, los
responsables de cada cosa, las fases, los elementos entregables.
Se tienen que definir por ejemplo la Identificación de los agentes y la relación entre ellos, donde se incluyen datos de contacto
entre otra información útil a la hora de colaborar.
También se establecen los usos del modelo para cada fase del proyecto.
Otra cosa fundamental a poner de manifiesto y que influye en la cantidad de trabajo a realizar, es la definición de los elementos
a modelar en cada fase, o lo que conoce como el LOD Level Of Development. Que es el Nivel de Desarrollo y que puede ser
100, 200, 300, 400 o 500 que casi nada tiene que ver con nivel de detalle geométrico sino con la cantidad y sobre todo fiabilidad
de la información del modelo, tema que es fundamental en BIM.
También se definen los entregables, es decir la cantidad y formato de los documentos e información resultante.
La estructura de la información del modelo, que tiene que ver con la nomenclatura de las familias, niveles, sistemas de
coordenadas, subproyectos y archivos vinculados entre otros detalles.
En un BEP también se establece cómo se hará la coordinación geométrica y el control de colisiones que prevé las interferencias
entre los distintos sistemas y disciplinas del proyecto, cosa imprescindible para sacar provecho del BIM.
El documento puede incluir además un calendario de reuniones y por último especificar las plataformas y versiones
de Software que se utilizará y cómo se realizarán los controles de calidad.
Si recordamos que BIM es "una representación digital de las características físicas y funcionales de una instalación". Para llevar
a cabo un proyecto con éxito, se debe realizar una planificación detallada e integral. Un Plan de Ejecución del Proyecto BIM bien
documentado asegurará que todas las partes sean claramente conscientes de las oportunidades y responsabilidades asociadas
con la incorporación de BIM en el flujo de trabajo del proyecto.
Un Plan de ejecución de proyecto BIM debe definir los usos apropiados para BIM en un proyecto, junto con un diseño detallado
y documentación del proceso para la utilización del BIM a lo largo del ciclo de vida de una instalación. Una vez que se crea el
plan, el equipo puede seguir y controlar su progreso en relación con este plan para obtener los máximos beneficios de esta
poderosa herramienta.
BEP: PRIMEROS PASOS
En el post de hoy volvemos a retomar el concepto del BEP para remarcar su importancia y daros algunos ejemplos específicos
de la gestión del modelo BIM para que su implantación sea más eficiente.
El entorno BIM, como ya va siendo conocido por todos, permite la interoperabilidad entre agentes y softwares en pro de una
mejor gestión del proyecto, sobretodo en su fase de diseño y pre-ejecución. Este método de trabajo es cada vez más presente
en el sector de la construcción, sobretodo en la edificación, y es por eso de la importancia de la coordinación desde buen principio.
El BEP nos ayuda a establecer unas pautas en materia de Objetivos, Desarrollo, Usos, Contenidos y Gestión y Validación de la
Información. Si bien es cierto que cada BEP es personalizado y acorde con la magnitud de cada proyecto, hay ciertos aspectos
que es importante definir en todos ellos y que ayudaran a todos los implicados en el día a día.
En este caso, dividiremos los parámetros que creemos importantes establecer desde un inicio en dos bandos; Información
General del Proyecto y Elementos Específicos del Proyecto.
Información General
– Datos genéricos: Nombre del proyecto, dirección, fechas preestablecidas para su ejecución y agentes implicados, este último
punto variará a medida que se incorporen nuevos agentes en el caso de proyectos donde se atribuyen partes del proyecto a
distintos contratistas para su ejecución.
– Coordenadas: Es esencial establecer unas coordenadas UTM (ejes X, Y y Z) para que en todos los modelos la situación del
proyecto sea la misma y no haya discrepancias en futuras interconexiones entre modelos.
– Niveles y zonas: Como en el caso de las coordenadas, es muy importante establecer unos niveles base, que serán los mismos
para todos los agentes implicados definidos previamente y asignados como referencia. Si bien cada agente puede crear sus
propios niveles que le ayuden en su trabajo particular, éstos últimos no deben ser exportables al modelo central para no crear
saturación.
Elementos Específicos
– Tipo: Aunque parezca una obviedad, la definición de los elementos mediante una estructura preestablecida facilita la posterior
gestión de todos ellos en Tablas de Clasificación, Búsqueda mediante filtros, Edición del elemento e incluso gestiones externas
al modelado.
– Código de Montaje: Es uno de los parámetros en el que más se incide en la importancia de su utilización debido a la facilidad
para clasificar los elementos mediante un código previamente establecido en un documento “.txt” y que sirve como referencia a
todos los agentes y que aporta, no solo una mejora en la gestión interna del modelo sino en su operabilidad cuando se exporta a
otros softwares como visualizadores (Solibri) y gestores de proyecto (Navisworks).
– Localización: Establecer un parámetro cómo el de Localización permite organizar el modelo relacionando los elementos a los
distintos niveles y zonas del proyecto (que variaran dependiendo de la magnitud de éste) y realizar un mejor control de todos
ellos, que junto a la creación de filtros acorde a esta localización facilitará la gestión.
En la línea de éste último parámetro, se pueden, y en muchos casos deben, definir otros que ayuden a la clasificación y gestión
de los elementos del modelo para establecer una base sobre la que los diferentes agentes puedan trabajar.
Así pues, definir unos parámetros iniciales para el trabajo en Revit del modelo dentro de un entorno BIM generará un mejor flujo
de trabajo entre sus participantes.

También podría gustarte