Está en la página 1de 6

Revolución francesa

La Revolución francesa fue un conflicto social y político, con diversos periodos de violencia, que convulsionó Francia y,
por extensión de sus implicaciones, a otras naciones de Europa que enfrentaban a partidarios y opositores del sistema
conocido como el Antiguo Régimen. Se inició con la autoproclamación del Tercer Estado como Asamblea Nacional en
1789 y finalizó con el golpe de estado de Napoleón Bonaparte en 1799.

Causas

En términos generales fueron varios los factores que influyeron en la Revolución:3

 un régimen monárquico que sucumbiría ante su propia rigidez en el contexto de un mundo cambiante, y que,
tras varios intentos de adoptar medidas destinadas a atajar la crisis política y económica, capituló ante la
violenta reacción de la nobleza y de algunos parlamentos provinciales como el de Grenoble (Jornada de las
Tejas);
 una aristocracia (la nobleza y el alto clero) aferrada a sus privilegios feudales, que bloqueó todas las reformas
estructurales (de Machault, de Maupeou, de Turgot) que se intentaron implantar desde la Corte;
 el auge de una clase burguesa nacida siglos atrás, que había alcanzado un gran poder en el terreno económico y
que ahora empezaba a propugnar el político. Su riqueza y su cultura la había elevado al primer puesto en la
sociedad, posición que estaba en contradicción con la existencia de los estamentos privilegiados, nobleza y
clero;

Ventajas y desventajas
La Revolución Francesa es uno de los hechos históricos más

relevantes, en el cual sucedieron eventos de gran importancia trayendo como

beneficios Hay una mejora constante en la vida, por aplicación de la razón y

las leyes científicas, se realizó una reforma llevada a cabo por una revolución

y se cambió el Sistema de relaciones de dependencia personal y del gobierno.

Desventaja

Pero no todo fue un beneficio, ya que tuvo un impacto de

intolerancia, donde la iglesia tiene un monopolio sobre el hombre y el dogma, además

rechazaron el despotismo y pone en cuestión la monarquía absoluta con una

sociedad que rechaza la igualdad y entre otros.

Revolución Industrial
La Revolución Industrial o Primera Revolución Industrial es el proceso de transformación económica, social y
tecnológica que se inició en la segunda mitad del siglo XVIII en el Reino de Gran Bretaña, que se extendió unas décadas
después a gran parte de Europa occidental y América Anglosajona, y que concluyó entre 1820 y 1840. Durante este
periodo se vivió el mayor conjunto de transformaciones económicas, tecnológicas y sociales de la historia de la
humanidad desde el Neolítico,1 que vio el paso desde una economía rural basada fundamentalmente en la agricultura y
el comercio a una economía de carácter urbano, industrializada y mecanizada.2
Consecuencias
La existencia de controles fronterizos más intensos evitaron la propagación de enfermedades y disminuyó la
propagación de epidemias como las ocurridas en tiempos anteriores. La revolución agrícola británica hizo además más
eficiente la producción de alimentos con una menor aportación del factor trabajo, alentando a la población que no podía
encontrar trabajos agrícolas a buscar empleos relacionados con la industria y, por ende, originando un movimiento
migratorio desde el campo a las ciudades así como un nuevo desarrollo en las fábricas. La expansión colonial del siglo
XVII acompañada del desarrollo del comercio internacional, la creación de mercados financieros y la acumulación de
capital son considerados factores influyentes, como también lo fue la revolución científica del siglo XVII. Se puede decir
que se produjo en Inglaterra por su desarrollo económico.

ventajas y desventajas
VENTAJAS

* Los nuevos métodos de trabajo: El proceso de transformación que se produjo con el surgimiento de la industria
cambió los métodos de trabajo.

* El progreso tecnológico: La invención de nuevas máquinas permitió un importante progreso, especialmente en la


industria textil. También aparecieron el ferrocarril, el barco de vapor y se desarrolló la industria siderúrgica.

* La mejora en los medios de comunicación y transporte: Gracias a los inventos de Morse y de Bell, se incorporaron
el uso del telégrafo y del teléfono.

* Nuevas formas de comercialización: La Revolución Industrial produjo y trajo consigo un sinfín de nuevas formas
de comercialización, como la venta por plazos, o las llamadas agencias de viajeros, expertos en la colocación de
los productos.

INCONVENIENTES

-La nueva organización del trabajo: Antes de la Revolución Industrial, los artesanos trabajaban de forma
independiente en sus domicilios, utilizaban sus propias herramientas, compraban la materia prima y elaboraban sus
productos ellos mismos y los vendían en el mercado. Cuando apareció el maquinismo, no pudieron competir con la
producción industrial ni comprar las máquinas por ser costosas.

Entonces apareció una nueva organización de trabajo llamada manufactura: los artesanos producían para
comerciantes propietarios de la materia prima y de las máquinas, quienes les daban un salario a cambio de su
trabajo. Ya no trabajaban en sus casas; tenían que trasladarse diariamente a las fábricas, permanecer un tiempo
establecido y producir sin ejercer control sobre las ganancias.

Primera Guerra Mundial


La Primera Guerra Mundial, anteriormente llamada la Gran Guerra,b fue una confrontación bélica centrada
en Europa que empezó el 28 de julio de 1914 y finalizó el 11 de noviembre de 1918, cuando Alemania aceptó
las condiciones del armisticio.

Recibió el calificativo de mundial porque se vieron involucradas todas las grandes potencias industriales y
militares, divididas en dos alianzas.6 Por un lado, la Triple Alianza formada por las Potencias Centrales: el
Imperio alemán y Austria-Hungría. Italia, que había sido miembro de la Triple Alianza junto a Alemania y
Austria-Hungría, no se unió a las Potencias Centrales, pues Austria, en contra de los términos pactados, fue la
nación agresora que desencadenó el conflicto.7 Por otro lado se encontraba la Triple Entente, formada por el
Reino Unido, Francia y el Imperio ruso. Ambas alianzas sufrieron cambios y fueron varias las naciones que
acabarían ingresando en las filas de uno u otro bando según avanzaba la guerra: Italia, el Imperio del Japón y
Estados Unidos se unieron a la Triple Entente, mientras el Imperio otomano y el Reino de Bulgaria se unieron a
las Potencias Centrales. Más de 70 millones de militares, de los cuales 60 millones eran europeos, se
movilizaron y combatieron en la entonces guerra más grande de la historia.89

Causas de la Primera Guerra Mundial

Varios problemas llegaron a los principales países europeos a principios del siglo XX:

– Algunos países estaban extremadamente descontentos con el reparto de Asia y África, ocurrida a finales
del siglo XIX. Alemania e Italia, por ejemplo, habían quedado fuera en el proceso neocolonial.

Mientras tanto, Francia e Inglaterra podían explorar diversas colonias, ricas en materias primas y con un gran
mercado consumidor. La insatisfacción de Italia y de Alemania, en este contexto, puede considerarse una de las
causas de la Gran Guerra.

– La muerte del heredero al trono de Austria Francisco Fernando y su esposa, el 28 de junio, 1914.

– A finales del siglo XIX y principios del siglo XX, los países europeos empezaron a invertir fuertemente en
la fabricación de armamento. Los países estaban empeñados en una rápida carrera armamentista, ya
como una manera de protegerse, o atacar, en el futuro próximo. Esta carrera bélica generaba un clima de
aprehensión y miedo entre los países, donde uno intentaba armarse más que el otro.

– La rivalidad ruso-alemán, causada por la demanda alemana de construir un ferrocarril que une Berlín a
Bagdad. Rusia reaccionó, pues la carretera ligaría a Alemania con Oriente Medio, rico en petróleo y poseedor
de un atractivo mercado consumidor, además de pasar por regiones donde los rusos pretendían aumentar su
influencia.

¿Que Países Participaron en la Primera Guerra?

De un lado había la Triple Alianza formada en 1882 por Italia, Imperio Austro-Húngaro y
Alemania (Italia pasó a la otra alianza en 1915). En el otro lado la Triple Entente, formada en 1907, con la
participación de Francia, Rusia y el Reino Unido.

En la contienda participaron 17 países de los cinco continentes como: Alemania, Brasil, Austria-Hungría,
Estados Unidos, Francia, el Imperio Británico, Imperio Turco Otomano, Italia, Japón, Luxemburgo, Países
Bajos, Portugal, Reino de Rumania, Reino de Serbia, Rusia, Australia y China.

Consecuencias de la Primera Guerra Mundial

– Durante la 1 Guerra Mundial murieron, aproximadamente, 9 millones de personas (entre civiles y militares).
El número de heridos, entre civiles y militares, quedó en unos 30 millones.

– Desarrollo de varios armamentos de guerra como, por ejemplo, tanques de guerra y aviones.

– Desintegración del imperio otomano y austro-húngaro.

– Fortalecimiento de los Estados Unidos en el escenario político y militar mundial.

– Creación de la Liga de las Naciones, con el objetivo de garantizar la paz mundial.

– Firma del Tratado de Versalles que impuso una serie de sanciones a la derrotada Alemania.
– Generación de crisis económicas en Europa, en función de la devastación causada por la Gran Guerra y
también de los elevadísimos gastos militares.

– Fortalecimiento y desarrollo de la industrialización.

Segunda Guerra Mundial


La Segunda Guerra Mundial fue un conflicto militar global que se desarrolló entre 1939 y 1945. En este se vieron
implicadas la mayor parte de las naciones del mundo, de hecho en el momento de la caída del Reich hitleriano sólo
nueve Estados del mundo eran oficialmente neutrales (Afganistán, Dinamarca, España, Irlanda, Mongolia, Nepal,
Portugal, Suecia y Suiza)1, incluidas todas las grandes potencias, agrupadas en dos alianzas militares enfrentadas: los
Aliados de la Segunda Guerra Mundial y las Potencias del Eje.

El comienzo del conflicto se suele situar en el 1 de septiembre de 1939, con la invasión alemana de Polonia, el primer
paso bélico de la Alemania nazi en su pretensión de fundar un Tercer Reich alemán sobre Europa, que produjo la
inmediata declaración de guerra de Francia con la mayor parte de los países del Imperio británico y la Commonwealth al
Tercer Reich. Desde finales de 1939 hasta inicios de 1941, merced a una serie de fulgurantes campañas militares y la
firma de tratados, Alemania conquistó o sometió gran parte de la Europa continental.

Causas de la Segunda Guerra Mundial

Las causas del conflicto son variadas y complejas, pero pueden resumirse en:

1. Los términos del tratado de Versalles. Luego de la Primera Guerra Mundial, se impuso a Alemania un tratado de
rendición incondicional de términos opresivos, que le impedía a la devastada nación volver a tener un ejército,
le arrebataba el control de sus colonias africanas y le imponía una deuda prácticamente insaldable con los países
victoriosos.

2. La aparición de Adolfo Hitler y otros líderes carismáticos. Estos dirigentes políticos supieron capitalizar el
descontento popular y construir movimientos nacionalistas radicales, cuyo principal objetivo fue la recuperación
de las pasadas grandezas nacionales a través de la militarización de amplios sectores sociales, la expansión de
los territorios nacionales y la instauración de gobiernos totalitarios (de partido único).

3. La Gran Depresión de los años 30. Esta crisis financiera internacional que afectó particularmente a los países
europeos golpeados por la Gran Guerra (I Guerra Mundial), imposibilitó a las naciones deprimidas para resistirse
al surgimiento del fascismo y la ruptura del orden democrático. Además, empujó aún más a las poblaciones
europeas a una situación de desesperanza que era propicia para el surgimiento de propuestas radicales.

4. La Guerra Civil Española (1936-1939). El cruento conflicto español en el que el estado nacionalsocialista alemán
intervino en apoyo de las tropas monárquicas de Francisco Franco, en violación flagrante de tratados
internacionales de no intervención extranjera, sirvió a la vez de prueba a la recién instituida Luftwaffe (aviación)
alemana, y como evidencia de la timidez de los países aliados, que postergaron el conflicto venidero hasta el
margen de la pasividad y que alentó aún el atrevimiento alemán.

5. Las tensiones chino-japonesas. Luego de la Primera Guerras Sino-japonesa (1894-1895), las tensiones entre la
creciente potencia asiática de Japón y sus vecinos competidores como China y la URSS eran constantes. El
Imperio de Hiro Hito aprovechó en 1932 el estado de debilidad en que la Guerra Civil entre comunistas y
republicanos había dejado a la China, para iniciar la Segunda Guerra Sino-japonesa y ocupar Manchuria. Esto
sería el inicio de la expansión nipona (sobre todo en el Asia menor), que conduciría al bombardeo de la base
norteamericana Pearl Harbor y la entrada formal de los Estados Unidos al conflicto.
6. La invasión alemana de Polonia. Luego de haberse anexionado pacíficamente Austria y los sudetes alemanes en
Checoeslovaquia, el gobierno alemán estableció un pacto con la URSS para repartirse el territorio polaco. A
pesar de la resistencia militar activa que ofreció esta nación de Europa del este, las tropas germanas la
anexionaron al naciente III Reich alemán el 1 de septiembre de 1939, ocasionando la declaración formal de
guerra de Francia y el Reino Unido, dando así inicio formal al conflicto.

Consecuencias de la Segunda Guerra Mundial

Si bien toda guerra suele tener consecuencias nefastas en la población de los países involucrados, las de la
Segunda Guerra mundial fueron particularmente atroces y significativas en términos históricos:

1. Devastación casi total de Europa. Los extensos y devastadores bombardeos de las ciudades europeas por parte
de los dos bandos, a medida primero que la blitzkrieg (guerra relámpago) alemana extendía el control del eje
por medio planeta, y después que los aliados liberaban el territorio, significó la destrucción casi total del parque
urbano europeo, que requirió luego grandes inversiones económicas para su paulatina reconstrucción. Una de
dichas fuentes económicas fue el llamado Plan Marshall propuesto por los Estados Unidos.

2. Inicio de un panorama mundial bipolar. La Segunda Guerra Mundial dejó tan debilitadas a las potencias
europeas, tanto Aliadas como del Eje, que la vanguardia política mundial pasó a manos de las dos nuevas
superpotencias enfrentadas: los Estados Unidos y la Unión Soviética. Ambas empezaron de inmediato a
competir por la influencia de sus sistemas de gobierno, capitalista y comunista respectivamente, sobre el resto
de los países, dando así origen a la Guerra Fría.

3. División de Alemania. El control de los países aliados sobre el territorio alemán obedeció a la separación
ideológica entre Estados Unidos y los aliados europeos, y la URSS. Así, se dividió paulatinamente el país en dos
naciones completamente distintas: la República Federal Alemana, capitalistas y bajo control europeo, y la
República Democrática Alemana, comunista y bajo administración soviética.

4. Inicio del terror a la guerra atómica. El bombardeo atómico de Hiroshima y Nagasaki por parte de las fuerzas
norteamericanas, tragedia que ocasionó la rendición incondicional del Japón pocos días después, desencadenó
también el terror a la guerra atómica que caracterizaría a la Guerra Fría. Esta masacre sería, junto con el
accidente de Chernóbil en 1986, la peor tragedia de la historia humana en que estuvo involucrada la energía
atómica.

5. Inicio de la filosofía de la desesperanza europea. El cuestionamiento recurrente durante los durísimos años de
posguerra por parte de los intelectuales europeos respecto a cómo fue posible un conflicto de dimensiones tan
crueles e inhumanas. Esto condujo al nacimiento de una filosofía del nihilismo y la desesperanza, que cuestionó
la fe positivista en la razón y el progreso.

6. Guerras posteriores. El vacío de poder que dejó el fin del conflicto propició el enfrentamiento entre Francia y
muchas de sus colonias asiáticas, que presentaban intensos movimientos separatistas. También se produjeron
guerras civiles en Grecia y Turquía por razones similares.

7. Nuevo orden jurídico y diplomático mundial. Luego del fin de la guerra se creó la Organización de Naciones
Unidas (ONU) como reemplazo de la Sociedad de Naciones existente, y se le encargó la tarea de evitar futuros
conflictos de semejante envergadura, apostando por la vía diplomática y por la justicia internacional.

8. Inicio de la descolonización. La pérdida de influencia y poder político europeo condujo a la pérdida de control
sobre sus colonias en el Tercer Mundo, permitiendo así el inicio de numerosos procesos de independencia y el
fin del dominio mundial europeo.
Holocausto
En Historia, se identifica con el nombre de Holocausto —también conocido en hebreo como ‫השואה‬, Shoá,
traducido como «La Catástrofe»— a lo que técnicamente también se conoce, según la terminología nazi, como
«solución final» —en alemán, Endlösung— de la «cuestión judía»,1 al genocidio étnico, político y religioso que
tuvo lugar en Europa durante el transcurso de la Segunda Guerra Mundial bajo el régimen de la Alemania nazi.
Los asesinatos tuvieron lugar a lo largo de todos los territorios ocupados por Alemania en Europa.2

La decisión nazi de llevar a la práctica el genocidio fue tomada entre finales del verano y principios del otoño
de 19413 y el programa genocida alcanzó su punto culminante en la primavera de 1942 —desde finales de 1942,
las víctimas eran transportadas regularmente en trenes de carga, especialmente conducidos a campos de
exterminio donde, si sobrevivían al viaje, la mayoría eran asesinados sistemáticamente en las cámaras de gas—.

El holocausto fue el asesinato masivo de millones de personas a manos del régimen nazi durante la Segunda Guerra
Mundial, que se desarrolló entre 1939 y 1945. La población judía fue el principal objetivo de los nazis, y se estima que 2
de cada 3 judíos europeos murieron durante esta campaña de exterminio. ¿Qué fue el holocausto y cómo sucedió?

En 1933, el partido Nacional Socialista alemán, o Nazi, llegó al poder en el país, a cabeza de Adolf Hitler, con la promesa
de llevar a cabo verdaderas transformaciones políticas y económicas en Alemania, que se había visto severamente
afectada tras el fin de la Primera Guerra Mundial y con la firma del Tratado de Versalles, en 1918.

En medio de la crisis económica que atravesaba el país, las ideas políticas radicales y extremistas permearon en la
sociedad, y con la ayuda de una poderosa campaña de propaganda que mostraba a Hitler y al partido nazi como la
‘esperanza’ para reestructurar a Alemania, fueron adquiriendo terreno en la política de ese país, hasta que en 1932
ganaron las elecciones y se convirtieron en el partido mayoritario en el Gobierno, que Hitler pasó a liderar en enero de
1933.

El partido nazi se fundó bajo las bases ideológicas de que las personas estaban determinadas por su raza, y como tal,
existían unas razas superiores y otras inferiores. La raza aria era considerada como la ‘raza dominante’, mientras que los
judíos eran vistos como ‘inferiores’.

Desde su llegada al poder, los nazis emprendieron una campaña de discriminación contra los judíos que fue escalando
progresivamente, y que en sus etapas tempranas (entre 1933 y 1939), se caracterizó por estrictas medidas económicas y
un auge de la propaganda antisemitista –que en sus términos básicos se resume en el odio hacia los judíos- con el
objetivo de aislar y segregar a esta población.