Está en la página 1de 4

Desempleados Fútbol Club

El equipo de futbolistas sin contrato de Acolfutpro que viene de ser


campeón en Perú nos recuerda una vieja sentencia: el fútbol es un
oficio ingrato, sin memoria. Crónica de una práctica.

POR SANTIAGO CRUZ HOYOS

REPORTERO DE EL PAÍS

Aquí no hay recogebolas. Aquí el balón a veces se desborda de la cancha hacia un


matorral y el jugador que hace el saque de banda debe ir por él sorteando la maleza,
no importa que en el pasado haya salido campeón, jugado en un equipo grande,
llamado figura.

Aquí tampoco hay nadie que corra hacia los jugadores para llevarles agua. Si estás
cansado, si querés refrescarte, debés ir hasta la nevera portátil que se ubica al borde
del campo, no interesa que estés en el otro extremo.

No hay piscina para relajarse después del entreno, ni decenas de periodistas que
buscan entrevistas o aficionados tras autógrafos. Apenas un ave que vuela sobre la
cancha como persiguiendo el balón.

Viéndolo de lejos, el equipo de futbolistas colombianos desempleados que acaba de


ser campeón del torneo Fifpro América en Perú parece un espejo de la vida, de lo
efímero de la gloria, una metáfora de la cotidianidad de los hombres o lo que Clint
Eastwood llama curvas del destino. Hoy tenés un contrato generoso, hoy sos
goleador, hoy sos campeón, hoy estás tranquilo, hoy en un estadio corean tu
nombre pero mañana, quién sabe.

El fútbol es el deporte más bello del mundo, pero también, sin duda, uno de los
oficios más ingratos, traicioneros. No tiene memoria.

II

Es miércoles. El equipo de futbolistas colombianos desempleados entrena. Lo hace


sagradamente de lunes a viernes, desde las 8:00 de la mañana hasta pasadas las
10:00, en La Troja.
La cancha, ubicada a la salida del sur de Cali, es un gran campo sin un solo
centímetro de sombra. Para un sedentario, pararse y solo mirar por dos horas es,
también, una forma de entrenar, fundirse, tostarse.

El técnico Jorge Cruz tiene su rostro embadurnado de bloqueador solar. También


lleva una pañoleta sobre la nuca, una gorra. El trabajo aquí, se explica, es muy duro,
muy serio. “Entrenamos como cualquier club profesional”.

En febrero de 2012, la Asociación Colombiana de Futbolistas Profesionales,


Acolfutpro, decidió crear un equipo que solo fuera conformado por jugadores sin
contrato como una manera de que mantuvieran la forma física, el nivel futbolístico.

Aunque se escogió a Cali como sede por ser la capital de una de las regiones con
mayor número de futbolistas, la idea es crear el equipo en otras ciudades y que los
jugadores sin contrato mantengan intacta la esperanza de volver a trabajar.

En casi un año de prácticas, por cierto, son 25 los jugadores que se entrenaron aquí
y que después fueron contratados por los equipos de Colombia y el extranjero.

El profesor Jorge Cruz enumera algunos: Juan Carlos Escobar, Donald Millán, José
Mera, Gabriel Antero, Félix García. “La tira es larga”, dice.

Enseguida sonríe. El técnico, en este punto, luce como un hombre feliz. Más que el
dinero (el cuerpo técnico recibe salario, los jugadores no) está aquí para realizar
una labor social por el fútbol. Que algún muchacho se vaya, por fin, a jugar con
contrato, es un motivo de fiesta en este equipo que no interviene en las
negociaciones, no cobra por pases ni por los entrenamientos, no tiene ánimo de
lucro.

Si estar sin empleo es un infierno, entonces, el equipo de futbolistas sin contrato es


una suerte de purgatorio, de paso mejor, para volver al cielo.

III

Se llama Fifpro. Es la Federación Internacional de Futbolistas Profesionales. La


integran 50 asociaciones de jugadores de todo el mundo, 40.000 deportistas.

Desde 2005, la organización realiza un campeonato de jugadores libres,


desempleados. Primero en Europa. Desde hace dos años, también, en Suramérica.

El primer campeón fue Brasil. El segundo, Chile. En la versión 2013 del torneo,
realizado en Perú en enero, Colombia participaba por primera vez. Fue campeón.

El profesor Jorge Cruz vuelve a reír. Recuerda. El torneo se disputó en apenas dos
días. En el primer día de competencias se jugaron dos partidos. Colombia enfrentó
a Argentina, en la mañana. Empató a un gol.

En la tarde jugó contra Uruguay. En los primeros minutos se perdía 2-0. Al final
Colombia remontó, ganó 4-2.

Al siguiente día, en la final, se enfrentó al local. Colombia era un equipo ofensivo.


Los peruanos, entonces, decidieron defenderse. Empataron, se fueron a penales.

En vez de cinco, como se acostumbra, en este torneo se realizaban tres


lanzamientos. Juan Carlos Mosquera, el portero de Colombia, ex Atlético Huila,
atajó dos. Colombia no falló, superó a asociaciones de futbolistas con décadas de
historia como la argentina, que tiene casi 300 jugadores sin contrato para armar
una selección, la brasilera, la uruguaya.

Ganar en Perú, piensa Jorge Cruz, piensa el preparador físico José Ariel Caicedo,
confirma una teoría: los jugadores que integran este equipo tienen el nivel para
integrar cualquier club del fútbol colombiano o del exterior.

Johnny Ríos, por ejemplo, fue elegido como el mejor central del torneo Fifpro. Está
entre los cinco jugadores que fueron escogidos por un empresario para ubicarlos en
el fútbol internacional, exactamente en la liga de Estados Unidos o en la peruana:
Johan Arango (volante, hermano de Paulo César Arango, jugador de América), el
mediocampista Jerry Ortiz, el delantero Arvey Mosquera y el volante y lateral
Daniel Montoya.

IV

La práctica continúa. Algunos jugadores hacen trabajo físico con el profesor José
Ariel Caicedo. Otros realizan un trabajo futbolístico con el técnico Jorge Cruz. Los
delanteros atacan la defensa.

Jugando, los futbolistas se ríen, se abrazan, hacen chistes. Un túnel estilo Riquelme
a Yepes en ese famoso clásico Boca-River desata los silbidos bufones del grupo, las
carcajadas, incluso de la misma víctima.

El balón, se piensa, los hace olvidar por un rato de lo que viven. El balón y este
equipo son terapia contra el desempleo.

Germán Caicedo, exfutbolista, coordinador del grupo, lo había dicho hace un


momento: más allá de la táctica y lo físico, el cuerpo técnico se ha convertido en un
apoyo sicológico para los muchachos.

Les hablan, a algunos, de los errores que se cometieron para estar sin trabajo, de la
importancia de la disciplina, de la vida corta del futbolista. Les hablan, también, de
la paciencia, la constancia necesaria en las prácticas, de que la vuelta a los partidos
oficiales es posible solo estando en un buen nivel.

Y la esperanza se mantiene. Jimmy Asprilla, 32 años, lateral, adelanta


conversaciones con clubes para volver a jugar, lo mismo que Leonardo Mina Polo,
‘el tiburón’, delantero.

El atacante Hávinson Escobar, por su parte, podría ir a Venezuela y el lateral John


Álex Cano tiene acercamientos con equipos de la Primera A aunque no descarta
jugar en la B, ojalá en América, “mi casa”.

Todos, incluido el cuerpo técnico, coinciden en que son unos agradecidos con este
equipo que les da la oportunidad de entrenar, jugar partidos amistosos, mantenerse
activos, en vez de estar en casa viendo televisión, subiendo de peso, alejándose del
fútbol. El grupo es un esfuerzo colectivo para soportar, unidos, eso de no tener
trabajo.

Para un futbolista aquello supone una angustia aún mayor que para otros
profesionales. Nunca dejás de ser médico, nunca dejás de ser periodista, nunca
dejás de ser arquitecto, en cambio un futbolista después de un par de décadas
activo debe buscarse otro oficio. Un año sin trabajo, entonces, es la eternidad.

Además, pasar de ganarte un sueldo de millones a no tener nada es, explica Germán
Caicedo, una tristeza que no tiene palabras para describirse con exactitud. Te afecta
la autoestima, la relación de pareja, te afecta en la cabeza, la estabilidad mental. El
fútbol, interviene Mina Polo, te puede dar muchas cosas, sí, pero en muy poco
tiempo.

El equipo de futbolistas sin contrato parece, también, una advertencia para


jugadores jóvenes que hoy ganan dinero por montones y suponen que aquello será
eterno. Los domina el ego, se distraen en las fiestas, en las mujeres, se enceguecen
en la fama, pierden la esencia, el fútbol, olvidan la pelota, despilfarran sin pensar en
mañana.

La práctica termina. Los jugadores caminan hasta las duchas. Aquí, tampoco, hay
quien acomode los tennis de nadie en perfecto orden. Cada uno se agacha, los toma,
parte a descansar. En unos días enfrentarán al Deportivo Pereira y hay que estar a
punto para el juego. Quizá allí se de una oportunidad.