Está en la página 1de 27

gobernantesde nuevosEstados Capítulo8

idos. la soberanía legal internacio-


un atractivo mucho mayor que cier- A MODO DE CONCLUSIÓN:
NO ES UNA PARTIDA DE AJEDREZ

La mayoría de los observadores y analistas de las relaciones inter-


nacionales han considerado los Estados soberanos como un supuesto
analítico o como una estructura perfectamente institucionalizada, aun-
que no se la dé por supuesta. El paquete de propiedades que se rela-
cionan con la soberanía -territorio, reconocimiento, autonomía y
control- se han expresado, a menudo implícitamente, para caracteri-
zár a los Estados en el sistema internacional.t Sin embargo, de hecho,
sólo un número muy reducido de Estados ha poseído todos esos atri-
butos. A menudo, el control sobre los movimientos transfronterizos y
sobre la situación interna ha planteado problemas. Más relacionado
con el tema de este estudio, el principio básico de la soberanía westfa-
liana, la autonomía de las estructuras internas, se ha visto frecuente-
mente comprometido bien bajo la forma de coerciones o de imposi-
ciones por parte de Estados más poderosos, bien mediante contratos o
convenciones que han acompañado a invitaciones cursadas a actores
externos para que influyan en las estructuras de autoridad internas.
Aunque la ampliación del reconocimiento a entidades territoriales ju-
rídicamente autónomas, principio básico de la soberanialegal interna-

L Estoyen deudaconFowlery Bunck(1995),


cap.3 y págs.93, 124-125,
porla
noción de soberanía entendida como un conjunto o paquete de atributos. La principal
excepción a la generalización de que la soberanía ha estado bien ordenada la constitu-
yen algunas recientes argumentaciones constructivistas, descritas en el capítulo L
310 Soberanía,hipocresía organizada A modo de conc

cional, se ha respetado ampliamente, también ha sido violado. Ese re- edad contemporánea. No fue hasta
conocimiento se ha otorgado a entidades carentes de autonomía jurí- europeos impulsaron sofisticados
dica formal o de territorio, y le ha sido negado a otros Estados que sí cluida la recaudación de impuestos.
contaban con tales atributos. Dada la ausencia de estructuras de auto- Gran Bretaña, la principal
ridad internacionales, las asimetrías de poder entre los Estados y la di- glo XIX, tenía una dependencia
versidad de normas adoptadas por los gobernantes y por quienes les antes de la Primera Guerra M
ofrecen su apoyo, es imposible que, en tal situación, se incorpore e in- del siglo XX. En 1914,el I0 o/odela
teriorice ningún acuerdo institucional a nivel internacional. Las nor- francesala generabaninversionesen
mas del sistema internacional, incluyendo las vinculadas a la soberanía de la riqueza británica se hallaba i
westfaliana y a la soberanía legal internacional, se han caracterizado rings Brothers, la institución financ
siempre por la hipocresía organizada. Existe un divorcio entre normas cular hundimiento en 1995 como
y acciones. La lógica de las consecuenciasha triunfado sobre la lógica realizadaspor uno de sus actoresen
de la pertinencia. tir, en 1890,por unos préstamos
Este estudio se ha ocupado básicamentede aquellos asuntos que se gentina de no ser por la intervenci
relacionan más con la autoridad que con el control, pero no está de más de Francia, el Tesoro Británico y J.
hacer algunas observacionesrespecto de este último tema. Los Estados Además, en la época actual, la
han operado siempre en un contexto internacional integrado. Incluso nal de capitalesestálejos de ser
en lo relativo al flujo internacional de capitales, un asunto sobre el que sas de interés reales de los diferen
últimamente se ha insistido con frecuencia en virtud de los retos que su ciales.Los beneficios por inve
control plantea al Estado, a menudo se han exagerado las diferencias han sido inferiores a los conseguidos
con la situación existente en el pasado y el grado de integración que han global de capitalesplenamentei
alcanzado en los mercados globales de capital. El sistema bancario in- existir. En ciertos aspectos,el nivel
ternacional dio comienzo en Europa a finales de la Edad Media. En la capitales actualesno es más elevado
primera parte del siglo xVI, los principales grupos financieros y comer- Las migraciones internacionales
cialestenían negocios por todo el mundo y no sólo en Europa. Los Wel- lo largo del siglo xIX. Si elimi
ser operaban en Europa y el Mediterráneo, y tenían abierta una sucur- 1870, la fuerza de trabajo de
sal en Venezuela en 1528. Los Fugger controlaban minas en Europa 24 o/o menor de lo que en realidad
central y en los Alpes; contaban con una corresponsalía en Venecia; rior; la australiana, un 42 o/o:y la
eran la firma dominante en Amberes, centro financiero más importante rio. la mano de obra irlandesa habrí
del momento; y tenían sucursalesen Portugal, España, Chile, R¡eka y un 39 o/o:ylanoruega,unZLo/o.Las
Dubrovnik. Contaban con agentesen la India y en China a finales del cia alcanzaron casi un 10 o/o dela
siglo XVI. Braudel afirma que <el imperio de esta enorme firma era más del siglo XIX.6Los flujos del mer
vasto que el poderoso Imperio de Carlos V y Felipe II en el que, como
sabemos,nunca se ponía el sol>>.'Aprincipios de la Edad Moderna, los
gobernantes dependÍan en buena medida de las finanzas internaciona- 3. Tilly (1990a),
pág.53.
4. Feis(1965),págs.
14,16,48,72:G
les, de forma mucho más intensa que los Estados desarrollados de la
90,94-95.
5. Feldsteiny Horioka (198Q;
2. Braudel(1982), (lacitaesde la pág.187).
págs.186-187 6. J. Williamson(1996),págs.
¡ A modo de conclusión: no es una partida de ajedrez 311

bnte. también ha sido violado. Ese re- edad contemporánea. No fue hasta el siglo xIX cuando los gobiernos
I
pntidadescarentesde autonomía jurÍ- europeos impulsaron sofisticados sistemas financieros nacionales, in-
sido negado a otros Estados que sí cluida la recaudaciónde impuestos.3
[ra
la ausenciade estructurasde auto- Gran Bretaña, la principal fuente internacional de capitalesen el si-
fda
de poder entre los Estados y la di- glo XIX, tenía una dependencia mucho mayor de las finanzas globales,
fías
por los gobernantesy por quienes les antes de la Primera Guerra Mundial, que cualquier otro país a finales
o/ode la renta
iue, en tal situación, se incorpore e in- del siglo XX. En 19 14, el l0 o/ode la renta británica y el 6
lcional a nivel internacional. Las nor- francesa la generaban inversiones en el extranjero. Casi una cuarta parte
lcluyendolas vinculadas a la soberanía de la riqueza británica se hallaba invertida en el exterior. La firma Ba-
hl internacional. se han caracterizado rings Brothers, la institución financiera británica que sufrió un especta-
bada.Existe un divorcio entre normas cular hundimiento en 1995 como resultado de actividades especulativas
lecuenciasha triunfado sobre la lógica realizadaspor uno de sus actores en Singapur, hubiera dejado de exis-
ti¡ en 1890, por unos préstamos muy arriesgados que concedió a Ar-
iásicamentede aquellos asuntos que se gentina de no ser por la intervención del Banco de Inglaterra, el Banco
[ue con el control, pero no está de más de Francia, el Tesoro Británico y J. P. Morgan.n
¡ectode esteúltimo tema. Los Estados Además, en la época actual, la integración del mercado internacio-
texto internacional integrado. Incluso nal de capitales está lejos de ser completa. Los diferencialesentre las ta-
al de capitales,un asunto sobre el que sas de interés reales de los diferentes países continúan siendo sustan-
hecuenciaen virtud de los retos que su ciales.Los beneficios por inversiones directas realizadaspor extranjeros
ludo se han exagerado las diferencias han sido inferiores a los conseguidospor los nacionales.En un mercado
sado y el grado de integración que han global de capitales plenamente integrado esasdisparidades no deberían
tles de capital. El sistema bancario in- existir. En ciertos aspectos,el nivel de integración de los mercados de
opa a finales de la Edad Media. En la capitales actuales no es más elevado del alcanzado en el siglo Xtx.5
rincipalesgrupos financieros y comer- Las migraciones internacionales consiguieron sus máximos niveles a
,mundo y no sólo en Europa. Los Wel- lo largo del siglo xIX. Si elimináramos las inmigraciones posteriores a
Citerráneo,y tenían abierta una sucur- 1870, la fuerza de trabajo de Estados Unidos hubiera sido, en 1910, un
Fuggercontrolaban minas en Europa 24 o/o menor de lo que en realidad era; la de Argentina, un 86 %o infe-
o/o.Pot el contra-
I con una corresponsalíaen Venecia; rior; la australiana, un 42 o/oiy la canadiense, un 44
eres,centro financiero más importante o/o superior; la italiana,
rio, la mano de obra irlandesa habría sido un 45
s en Portugal, España, Chile, R¡eka y un 39 %o:y lanoruega, un24 %o.Lastasasmigratorias de lrlanda y Sue-
es en la India y en China a finales del cia alcanzaron casi un 10 %ode la población total en algunas décadas
imperio de esta enorme firma era más del siglo xIX.6 Los flujos del mercado internacional, medido, .orlo .u-
e CarlosV y Felipe II en el que, como
A principios de la Edad Moderna, los
I medida de las finanzas internaciona- 3. Tilly (1990a),
pág.53.
4. Feis(1965),págs.14,16,48,72:Gilpin(1987), pág.308;Cohen(1986), págs.
a que los Estados desarrollados de la
90,94-95.
5. Feldsteiny Horioka(1980);Obstfeldy Taylor(1997),
pá9.8, tabla2.1.
la citaesdela pág.187). 6. J. Williamson(1996),
págs.16,18,tabla2.1.
312 Soberanía,hipocresíaorganizada A modo de conclus

tio de mercado respecto al PIB, aumentaron con gran rapidez durante XX, comunicadas de la manera más ef
el siglo XIX, cayeron en el periodo que discurre entre 1914 y finales de Conectarse con la MTV y conseguirt
la década de los cuarenta, y algunos paísessólo alcanzaron sus niveles marse en el infierno para toda la etern
primeros en la década de los ochenta. Aunque Ia ratio del mercado res- No tengo la intención de defende
pecto al PIB ha aumentado en promedio, incluso entre los paÍsesin- cido impacto alguno sobre el control
dustrializados la tasa de crecimiento ha sido desigual. Por ejemplo, la nueva. Los gobernantes han actuado r
ratio de las exportaciones respecto a la actividad económica agregada cional; la autarquía casi nunca ha cons
no creció en absoluto en Japón entre 1970 y 1993.' y la supervisión de las corrientes trans
Por lo que respecta a otros intercambios internacionales, aparte de blemática. Para los Estados,las dificul
los económicos, la afirmación de que la época contemporánea repre- algunas áreas, pero han disminuido e
sentauna ruptura cualitativa con el pasado debe tomarse con ciertas re- que la globalización haya minado sist
servas.Algunos observadores han puesto el sida como ejemplo de la tado o conducido a la homogeneizac
manera en que el mundo ha aumentado su nivel de globalización. Una hecho, la globalización y la actividad
enfermedad, originada probablemente en animales Áf.ica, se ha ex- paso. El nivel de gastosgubernamenta
"n incrementado, por término medio, dr
tendido rápidamente por todo el mundo durante la década de los
ochenta, provocando la muerte de decenasde millones de personas.No acompañando el aumento del comerc
obstante, la peste negra, que se originó en el desierto de Gobi, y siguió tal. La política gubernamental no se hi
la ruta de la seda a través de Asia Central y Oriente Medio, segó las vi- de los mercados internacionalesde cal
das de entre un 30 y un 40 %ode los europeos en el siglo XIV. Las po- relación empírica entre gastosgubernz
blaciones del hemisferio occidental quedaron devastadasen el siglo xvI niveles de inversión no han sido invers
por enfermedadescomo la viruela, que llevaron hasta allí los europeos. puestos a devengar por las empresas
Epidemias de gripe acabaron con la vida de millones de personas du- nes por parte de las empresasdepende
rante la primera mitad del siglo XX. El sida constituye una gran trage- la calidad de las infraestructuras -e
dia, pero su impacto en términos de proporción de población afectada transporte- que han sido financiada
y de destrucción de las instituciones sociales,políticas y económicas es ganización de las empresas ha variado
mucho menor que el de pandemias más antiguas. nanciación, las estructuras de gobierr
La difusión de las ideas no es un fenómeno nuevo. El cristianismo cas de bienestar social y de impues!
transformó el Imperio romano en el siglo IV. Las ideas de Mahoma lle- Estados industrializados avanzados,ld
varon a un grupo de tribus de la península arábiga a conquistar la ma- globalización.eEl Estado ha proporci!
yor parte del mundo mediterráneo en los siglos VII y VIII. La Reforma y seguridadsocial que han convertido
cambió el mapa político de Europa en una década después de que Lu- niveles más elevadosde relacionesc!
tero hubiera enganchado en la puerta de la Schlosskirche de Witten- capital.
I
berg sus noventa y nueve tesis. Más aún, las ideas religiosas, estrecha- En resumen,los intercambiosglob
mente ligadas a cuestiones como la conducta moral en la Tierra y la nas áreas,por ejemplo en el capítulo
l
inmortalidad en algún otro lugar del más allá, tuvieron más consecuen- de población fueron muy superiorese
cias políticas que cualquiera de las principales ideas de finales del siglo I
I
8. Paulyy Reich(199i). I
7. A partirde datosdelBancoMundial(1995);Thomson
y Krasner(1989). 9. Garrett(1998).
ajedrez 313
A modo de conclusiÓn: no es una partida de

XX,Comunicadasdelamaneramáseflcazporteléfono,faxelnternet.
rmentaroncon gran rapidez durante
ConectarseconlaMTVyconseguirbuenospreciosesunacosa;que-
que discurre entre 1914 y finales de
marseenelinfiernoparatodalaeternidadesotrabiendistinta.
os paísessólo alcanzaron sus niveles
Notengolaintencióndedefenderquelaglobalizaciónnohaejer-
rta. Aunque la ratio del mercado res-
'omedio, incluso entre los países in- cidoimpactoalgunosobreelcontrolestatal,peroesasituaciónnoes
en un contexto transna-
nueva. Los gobernantes han actuado siempre
rto ha sido desigual. Por ejemplo, la
cional;laautarquíacasinuncahaconstituidounaopción;laregulación
o a la actividad económica agregada
ylasupervisióndelascorrientestransfronterizashasidosiemprepro-
y 1993.'
tre1970 han hecho más seriasen
tt"-aii.u. para los Estados, las dificultades se
ercambios internacionales, aparte de No existen pruebas de
algunas áreas, pero han disminuido en otras'
que la época contemporánearePre- el control del Es-
que la globalizacion haya minado sistemáticamente
rl pasadodebe tomarse con ciertas re-
tadooconducidoalahomogeneizacióndepolíticasyestructuras.De
r puesto el sida como ejemPlo de la han caminado al mismo
hecho, la globalización y la actividad estatal
rntadosu nivel de globalización' Una principales paísesse ha
paso. El nivel de gastosi,rbe.namentales de los
renteen animales Áfri.u, se ha ex-
"n incrementado,portérminomedio'demanerasustancialdesdel950'
:l mundo durante la década de los
acompañandoelaumentodelcomercioydelosintercambiosdecapi-
rdecenasde millones de personas' No debilitada por la apertura
'iginó en el desierto de Gobi, y siguió tal. L; política gubernamental no se ha visto
por ejemplo, no ha existido
de los mercados internacionales d.ecapital;
Centraly Oriente Medio, segó las vi- y flujos de capital' Los
relación empírica entre gastos gubernamentales
los europeosen el siglo XIV' Las po- proporcionales a los im-
niveles de inversión no han sido inversamente
al quedaron devastad¿Ls en el siglo XVI de realizar inversio-
puestos a devengar por las empresas' La decisión
l, que llevaron hasta allí los europeos' factores' incluida
nes por parte de las emptesas depende de numerosos
r la vida de millones de personas du- -educación, telecomunicaciones y
la calidad de las infraestructuras
<X.El sida constituye una gran trage- fondos del Estado' La or-
transporte- que han sido financiadas con
de proporción de población afectada paísesrespecto a la fi-
ganizaciÓndelas empresasha variado según los
nessociales,políticas y económicas es '¡vgedores't Las políti-
nanciación, Ias estructuras de gobierno ! los ¡r
iasmás antiguas. son lguales en todos los
cas de bienestar social y de impuestos no
s un fenómeno nuevo' El cristianismo más afectadaspor la
Estados industrializados avanzados,las entidades
r el siglo Iv. Las ideas de Mahoma lle-
globalización.nElEstadohaproporcionadoredesdebienescolectivos
penínsulaarábiga a conquistar la ma- han convertido en políticamente tolerables unos
I seguridad social que
Bo en los siglos vtt y vIU. La Reforma niveles más erevados de reraciones comerciales
y de intercambios de
a en una década desPuésde que Lu- n
capital.
uerta de la Schlosskirche de Witten- algo nuevo' En algu-
En resumen, los intercambios globales no son
ás aún, las ideas religiosas,estrecha- los movimientos
nas áreas,por ejemplo en el capítulo de migraciones'
la conducta moral en la Tierra Y la XIX que cien años más
de población fueron muy superiores en el siglo
del más allá, tuvieron más consecuen-
s principalesideas de finales del siglo
8 . Paulyy Reich(1997).
9 . Garrett (1998).
y Krasner(1989)'
dial (1995);Thomson
314 Soberanía, hipocresía organizada A modo de

tarde. Las actividadestransnacionaleshan significado un desafío al con- todos los nuevos Estados creados
trol estatal en algunos asuntos, pero esos retos no han supuesto mani- dial se vieron obligados a ceder
fiestamente mayores problemas que en el pasado. gurar su soberanía legal internaci
En cualquier caso, este estudio no está relacionado con el control. que esasentidades no hubieran su
Antes bien, se ha centrado en cuestionesrelativas a la autoridad asocia- Estados Unidos utilizó su potencial
das a las soberaníaslegal internacional y westfaliana. Los gobernantes, políticos internos en Cuba, Haití, la
casi de manera universal, han tratado de alcanzar la soberanía legal in- El Salvador, Panamá, Granada y
ternacional, el reconocimiento. Éste les ha abierto las puertas para con- Soviética en Polonia, Rumania,
seguir recursos y ocasiones para ampliar sus posibilidades de mante- Checoslovaquia,así como en el
nerse en el poder. El reconocimiento puede preparar el terreno para la ropa del Este. Los gobiernos de
aceptación como miembro en organizaciones internacionales, algunas sancioneseconómicaspara animar a
de las cualesofrecen ayudasfinancierasi puede facilitar la conclusión de jetos de la acción a cambiar su práct
tratados; puede aumentar las oportunidades para que sus iniciativas no lo ofrecen las sanciones impuestasa
sean puestas en cuestión por los tribunales de otros paísesdebido a la heid. Tanto la coerción como la
acción de la doctrina del Estado y al principio de la inmunidad sobe- ella en una situación peor que en el
rana;y puede incrementar el apoyo político interno. Es muy raro que el tados de reciente creación, con una
reconocimiento suponga costes y sólo se han dado algunos casos en de su propia elección. Los
que, por propia voluntad, los gobernantes hayan renunciado a su sobe- bieran preferido algún acuerdo al
ranía legal internacional. asegurarsesus preferenciasen lo
Contrastando con ello, la autonomía interna ha sido transgredida interna sin verse amenazadoscon la
con frecuencia. Las normas westfalianas han estado divorciadas de la tar los costes de las sanciones.
conducta. Al tiempo que se aceptaba mayoritariamente el principio de Aquellas situaciones en las que
no intervención, se veía a menudo desafiado por otros conceptos alter- blemas a las soberaníaslegal
nativos como, por ejemplo, la defensa de los derechos humanos. Son se concibe como una entidad autó
numerosos los documentos internacionales, entre ellos la Carta de las dad de esa clase nunca hubiera
Naciones Unidas y el Acta Final de Helsinki, que defienden ambos. beneficios.
La soberanía westfaliana ha sido violada mediante la intervención. La soberanía westfaliana ha
que puede seguir la vía de la coerción o la de lalmposición, y a través ciones y contratos sin que ello
de las invitaciones, incluidas en las convenciones y en los contratos. La Ciertos gobiernos han invitado a
coerción y la imposición dejan al país objetivo en peor situación. Los financieras internacionales,
gobiernos de Estados más poderosos han hecho uso de sus recursos a que se impliquen en sus asuntos
para ejercer presión o para obligar a sus homólogos más débiles a que autoridad. Por ejemplo, algunos
acepten ordenamientos institucionales internos no deseados.En algu- convencionesinternacionalessobre
nos casoslos paísesobjetivo no tienen ninguna otra elección real; para accionesvoluntarias: el statu quo
quienes pretenden llegar a ser gobernantes de esos nuevos Estados, la nes no condicionan mutuamente a
amenazadel no reconocimiento tiene en ocasionesla connotación de un acuerdo sobre derechos humanos
asalto en plan <la bolsa o la vida>>.Todos los Estados balcánicos que afecta necesariamente a la conducta
surgieron del desmoronamiento del Imperio otomano en el siglo xIX y convencionespueden comprometer
II
I
I A modo de conclusión: no es una partida de aiedrez 315
II
[aleshan sisnificado un desafÍo al con- todos los nuevos Estados creados después de la Primera Guerra Mun-
esosretos no han supuesto mani- dial se vieron obligados a ceder parcelasde autonomÍa a cambio de ase-
lero
en el pasado. gurar su soberanía legal internacional. Sin el reconocimiento es posible
fue
[o no está relacionado con el control. que esasentidades no hubieran subsistido como Estados.En el siglo )ü,
lstionesrelativas a la autoridad asocia- Estados Unidos utilizó su potencial militar para dictar ordenamientos
pionaly westfaliana.Los gobernantes, políticos internos en Cuba, Haití, la República Dominicana, Nicaragua,
[ado de alcanzar la soberanía legal in- El Salvador, Panamá, Granada y Guatemala; y lo mismo hizo la Unión
lte les ha abierto las puertas para con- Soviética en Polonia, Rumania, Alemania del Este, Bulgaria, Hungría y
ampliar sus posibilidades de mante- Checoslovaquia, así como en el resto de su esfera de influencia en Eu-
into puede preparar el terreno para la ropa del Este. Los gobiernos de Estados más fuertes han utilizado las
fganizacionesinternacionales, algunas sancioneseconómicas para animar a los gobernantes de los Estados ob-
cieras;puede facilitar la conclusión de jetos de la acción a cambiar su práctica política interna; un ejemplo nos
lrtunidades para que sus iniciativas no lo ofrecen las sanciones impuestas a Sudáfrica por sus prácticas de apart-
ltribunales de otros países debido a la heid. Tanto la coerción como la imposición dejan al Estado objeto de
y al principio de la inmunidad sobe- ella en una situación peor que en el sfafu quo ante, o, en el caso de Es-
ro político interno. Es muy raro que el tados de reciente creación, con una estructura política que no ha sido
y sólo se han dado algunos casos en de su propia elección. Los gobernantes de los Estados más débiles hu-
rernanteshayan renunciado a su sobe- bieran preferido algún acuerdo alternativo, pero no habrían podido
asegurarsesus preferencias en lo relativo a su propia estructura política
tonomía interna ha sido transgredida interna sin verse amenazadoscon la no existencia u obligados a sopor-
falianas han estado divorciadas de la tar los costes de las sanciones.
laba mayoritariamente el principio de Aquellas situaciones en las que un Estado empeora plantean pro-
¡ desafiadopor otros conceptos alter- blemas a las soberaníaslegal internacional y westfaliana. Cada Estado
rfensade los derechos humanos. Son se concibe como una entidad autónoma libremente deseada.Una enti-
nacionales,entre ellos la Carta de las dad de esa clase nunca hubiera reducido voluntariamente su nivel de
le Helsinki, que defienden ambos. beneficios.
ido violada mediante la intervención. La soberanía westfaliana ha sido también cedida mediante conven-
rción o la de la fmposición, y a través ciones y contratos sin que ello implique la existencia de una obligación.
s convencionesy en los contratos. La Ciertos gobiernos han invitado a actores externos (Estados, instituciones
I país objetivo en peor situación. Los financieras internacionales, organizaciones, tribunales supranacionales)
:ososhan hecho uso de sus recursos a que se impliquen en sus asuntos internos, incluidas sus estructuras de
il a sus homólogos más débiles a que autoridad. Por ejemplo, algunos gobernantes han firmado acuerdos o
rnalesinternos no deseados.En algu- convencionesinternacionalessobre derechos humanos. Se ha tratado de
ienenninguna otra elección real; para acciones voluntariasi el statu quo ante seguía disponible. Las convencio-
,bernantesde esosnuevos Estados, la nes no condicionan mutuamente a los firmantes; si un signatario de un
eneen ocasionesla connotación de un acuerdo sobre derechos humanos viola los términos acordados, ello no
t>. Todos los Estados balcánicos que afecta necesariamente a la conducta de las otras partes signatarias. Las
lel Imperio otomano en el siglo xtx y convenciones pueden comprometer la soberanía interna, o no hacerlo.
316 Soberanía,
hipocresíaorganizada A modo de con,

En algunos casos,las convenciones han sido ineficaces.Ciertos gobier- parte de los acreedorestambién tuv
nos se han visto obligados a aceptarlaspor su deseo de seguir el guión paísescaribeños. A partir de la déc
de la modernidad, pero no han tenido ninguna intención de respetar los instituciones financieras internacior
términos firmados en esasconvenciones,y no ha afectado la conducta de un anexo con cláusulas de condici
los grupos de su propio Estado ni de la sociedad civil. En otros casos,los fundamental del acreedor no ha si
acuerdossobre derechoshumanos han tenido más importancia. El ejem- del préstamo, sino más bien el de fa,
plo más paradigmático sería la Convención Europea de Derechos Hu- clase de políticas, por razonesideo
manos, que creó una comisión supranacional,y el Tribunal Europeo de el tiempo, las condiciones impue
Derechos Humanos. Los ciudadanos de los Estados signatariostienen el Banco Mundial y el Fondo Moneta
derecho a presentar casosante el tribunal, cuyas decisionesson de obli- ticamente más explícitas -insistier
gado cumplimiento por los sistemasjudiciales nacionales.Para los diri- comisiones independientespara at¿
gentesde Europa occidental a comienzos de la década de los cincuenta, se aceleró después del hundimient
la convención era una vía de asentarlos compromisos aún débiles con el los Estados deudores más débiles
orden político democrático. cosa que algunos recibieron con sa
Lo mismo que las convenciones, los contratos pueden incluir invi- comunistas de Europa del Este,y o
taciones a actores externos para que influyan en las estructuras de au- ciera internacional en crearse.el Bar
toridad internas. Los gobiernos firman contratos porque esperan mejo- y el Desarrollo, hace del compromi
rar como resultado de alguna acción ejecutada por otros participantes. para aceptar a cualquier país como
Los términos sobre tolerancia religiosa incorporados a la Paz de West- tado esascondiciones porque es m
falia y a otros tratados de los siglos XVII y XVIII seguían el principio del cierta pérdida de autonomía que no
óptimo de Pareto, eran acuerdos que condicionaban mutuamente a los autonomía superior. Finalmente, I
signatarios. Los gobernantes se adhirieron a esas cláusulas no porque de instituciones internacionales,co
consideraran que la tolerancia era en principio aceptable, sino porque las dos contractuales voluntarios que cr
violaciones podrían conducir a la aparición de represaliasy a una espi- Al contrario que la coercióny la
ral de violencia que minaría la estabilidad política. En muchos casos,los venciones se ajustan por entero a li
préstamos a entidades soberanasimplican contratos que comprometen beneficios de los gobernantesaume
la autonomía interna de los Estados deudores a cambio de la concesión externos para que se impliquen en
de nuevoscapitales. niendo a su disposición el statu quo
Los préstamos a poderes soberanos han supuesto siempre riesgos afectar los términos de un contrato
especiales.Si la entidad soberana incumple lo acordado, los recursos le- ferirían recibir el dinero sin cláusular
gales de que dispone el acreedor son limitados. En los siglos XIX y XX, nunca llegará a concluirse a menos1
los prestamistas trataron de asegurarselas devoluciones imponiendo de Pareto. No obstante,los contrat
cláusulasespecialespara la recaudación de ciertas rentas. En el caso del a comprometer la autonomía interr
Imperio otomano durante el último cuarto del siglo XIX se concedió a apertura de sus estructuras de aut
los acreedoresel derecho a crear una organización,la Administración terna.
de la Deuda Pública, que llegó a tener varios millares de empleados y Los variados elementos de la
que recaudaba ciertas rentas del Estado comprometidas para amortizar como si se tratara de un conjunto
los préstamos del imperio. Esa supervisión de las finanzas públicas por cional ha sido la condición necesa
II A modo de conclusión: no es una partida de ajedrez 317
I
I han sido ineficaces.Ciertos gobier- parte de los acreedorestambién tuvo lugar en Serbia, Egipto y en varios
fs
por su deseo de seguir el guión paísescaribeños. A partir de la década de los cincuenta, las principales
farlas
ninguna intención de respetar los instituciones financieras internacionales han incluido en sus préstamos
fido
liones,y no ha afectadola conducta de un anexo con cláusulas de condicionalidad. En este caso, el objetivo
t_-
la sociedadcivil. En otros casos,los fundamental del acreedor no ha sido tanto garantizarse la devolución
[e
lhantenidomásimportancia.El ejem- del préstamo, sino más bien el de favorecer en los paísesdeudores cierta
[nvenciónEuropea de Derechos Hu- clase de políticas, por razones ideológicas, políticas y económicas.Con
[ranacional,y el Tribunal Europeo de el tiempo, las condiciones impuestas por organismos tales como el
[osde los Estadossignatariostienen el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional se han hecho polí-
[ibunal, cuyasdecisionesson de obli- ticamente más explícitas -insistiendo, por ejemplo, en la creación de
[s judicialesnacionales.Para los diri- comisiones independientes para atajar la corrupción-. Esta tendencia
[ienzosde la década de los cincuenta, se aceleró después del hundimiento de la Unión Soviética, que dejó a
[r los compromisosaún débiles con el los Estados deudores más débiles sin otra alternativa que Occidente,
cosa que algunos recibieron con satisfacción,como los antiguos países
es, los contratos pueden incluir invi- comunistas de Europa del Este, y otros no. La última institución finan-
1ueinfluyan en las estructuras de au- ciera internacional en crearse,el Banco Europeo para la Reconstrucción
'man contratosporque esperan mejo- y el Desarrollo, hace del compromiso con la democracia una condición
ón ejecutadapor otros participantes. para aceptar a cualquier país como miembro. Los deudores han acep-
giosaincorporados alaPaz de West- tado esascondiciones porque es más positivo disponer de dinero con
s XVIIy XVIII seguíanel principio del cierta pérdida de autonomía que no tener dinero y gozar de un grado de
¡ue condicionabanmutuamente a los autonomía superior. Finalmente, la Unión Europea, con su abanico
lhirieron a esascláusulas no porque de instituciones internacionales, constituye un claro ejemplo de acuer-
n principio aceptable, sino porque las dos contractuales voluntarios que contradicen la soberanía westfaliana.
apariciónde represaliasy a una espi- Al contrario que la coerción y la imposición, los contratos y las con-
bilidad política. En muchos casos,los venciones se ajustan por entero a la soberanía legal internacional. Los
mplican contratos que comprometen beneficios de los gobernantes aumentan al cursar invitaciones a actores
¡s deudoresa cambio de la concesión externos para que se impliquen en sus estructuras internas. Siguen te-
niendo a su disposición el statu quo. Como es evidente, el poder puede
)ranoshan supuesto siempre riesgos afectar los términos de un contrato (los Estados deudores del FMI pre-
ncumplelo acordado, los recursos le- ferirían recibir el dinero sin cláusula de condicionalidad), pero el acuerdo
¡on limitados. En los siglos XIX y XX, nunca llegará a concluirse a menos que cumpla el principio del óptimo
[rarse las devoluciones imponiendo de Pareto. No obstante, los contratos y las convencionespueden llegar
aciónde ciertasrentas. En el caso del a comprometer la autonomía interna de los gobernantes al permitir la
ro cuarto del siglo xIX se concedió a apertura de sus estructuras de autoridad internas a la influencia ex-
una organización,la Administración terna.
lener varios millares de empleados y Los variados elementos de la soberanía no se ajustan al unísono
stadocomprometidas para amortizar como si se tratara de un conjunto orgánico. La soberaníalegal interna-
¡ervisiónde las finanzas públicas por cional ha sido la condición necesariapara que los gobernantesviolaran,
hipocresíaorganizada
318 SoberanÍa, A modo de conc

en ocasiones,su soberaníawestfaliana. Ésta, a su vez, no es garantía de donde existen estructuras de toma


control interno. ción no ha caracterizado el contexto
El divorcio entre principios y práctica es un atributo endémico de siempre puestos en cuestión. Los lí
numerosos aspectos del contexto internacional. Las instituciones inter- más sensibles a las comunidades in
nacionales nunca están perfectamente articuladas y, menos aún, interio- tas comunidades internas se han
rizadas e incorporadas al sistema. Las instituciones pueden llegar a in- ferentes: antisemitismo, libertad re
corporarse e interiorizarse, es decir, a dictar una conducta real y a nicidad, limpieza étnica, derec
perdurar a lo largo del tiempo y en contextos marcados por condiciones antirrepublicanismo, en favor de la
muy diferentes,como resultado de dos mecanismos:uno de ellos ha sido nismo, bienestar social, gobiernosli
elaborado usando la lógica de la economía, la dependencia del proceso; valores nacionalesse han refleiado
y el otro la lógica de la sociologia,la socialización. La dependencia del rior. La Unión Soviética dio su
proceso toma a los actores como supuestosontológicos. Las estructuras dos Unidos se opuso a ellos. Aquel
institucionalesse cierran debido a las economíasde escala,a las comple- imbuidas de fuertes sentimientossoc
mentariedades de hardware-software, a las externalidades de redes y de veles de ayuda exterior más
aglomeración,y a otros procesos que convierten en instrumentalmente nos consideran que el gobierno
irracional que un actor altere una pauta de conducta dada una vez esco- Despuésde las guerras
gida inicialmente (a menudo al azar,o por razones idiosincrásicas). Nin- peos crearon la Santa Alianza con la
guno de estos procesostiene lugar en el contexto internacional. Quizás en favor de gobiernos repu
la aproximación más cercana Seencuentra en el énfasis que la teoría ins- negó a respaldar ese acuerdo.
titucional neoliberal concede a la importancia de los costes de partida que los dos considerados para co
iniciales para las nuevas organizaciones.No obstante, los cambios en las raderas, persistentesy con
condiciones del medio podrían desembocaren la creación de nuevasins- vas, no puede sorprendernos el hec
tituciones una vez que los costes fijos y variables de un nuevo ordena- interiorizadas e incorporadas al si
miento compensen los costes variables del ya existente. La proliferación La soberaníaes un arreglo insti
de nuevas instituciones internacionales y los cambios en las existentes determinado de características:
(como la introducción de cláusulas de condicionalidad en el articulado exclusiva y regulación o control int
del Acuerdo del Fondo Monetario Internacional) confirman que las ins- lisis que aquí presentamos sugiere
tituciones internacionales no están cerradas a la manera que sugeriría el -caracterizados por diferentes paq
mecanismo de la dependencia del proceso. bién, como la soberanía, carecerde
La socialización,el segundo de los mecanismosa considerar para la sistema.Los gobernantesque o
buena interiorización e incorporación al sistema de las instituciones, el Estado tributario chino, en el i
considera como supuestos ontológicos las estructuras institucionales. des-Estado griegas, lo mismo que
Las entidades individuales se generan a partir de estructuras sociales.Las expondrían principios que también
normas, los intereses y las capacidades de esas entidades están en fun- tema internacional es único. Carece
ción de sus roles,y éStoSvienen determinados por su encuadramiento en
un ordenamiento institucional. La socialización puede ser un poderoso (1993),
10.Lumsdaine Noely Therien
mecanismo de articulación en contextos estables, incluidas entidades 11. Sobre el divorcio entre normas y
políticas internas en que los valores son ampliamente compartidos y cher (1992).
A modo de conclusión: no es una partida de ajedrez 319

üana. Ésta, a su vez, no es garantía de donde existen estructuras de toma de decisioneseficaces.La socializa-
ción no ha caracterizado el contexto internacional. Los valores han sido
'práctica es un atributo endémico de siempre puestos en cuestión. Los líderes políticos nacionales han sido
internacional. Las instituciones inter- más sensibles a las comunidades internas que a las internacionales, y es-
ente articuladas y, menos aún, interio- tas comunidades internas se han comprometido con principios muy di-
. Las instituciones pueden llegar a in- ferentes:antisemitismo, libertad religiosa,intolerancia religiosa, multiet-
ecir, a dictar una conducta real y a nicidad, limpieza étnica, derechos humanos, valores asiáticos,
n contextos marcados por condiciones antirrepublicanismo, en favor de la democracia, comunismo, anticomu-
¡ dos mecanismos:uno de ellos ha sido nismo, bienestar social, gobiernos limitados, y así sucesivamente.Estos
nonomía,la dependenciadel proceso; valores nacionales se han reflejado en las preferencias en política exte-
r, la socialización.La dependencia del rior. La Unión Soviética dio su apoyo a los regímenescomunistas; Esta-
]upuestosontológicos. Las estructuras dos Unidos se opuso a ellos. Aquellos Estados cuyas poblaciones están
las economíasde escala,a las comple- imbuidas de fuertes sentimientos socialesdemocráticos han ofrecido ni-
are,a las externalidades de redes y de veles de ayuda exterior más elevadosque aquellos otros cuyos ciudada-
que convierten en instrumentalmente nos consideran que el gobierno desempeña un papel más limitado.r0
pautade conducta dada una vez esco- Después de las guerras napoleónicas, los Estados conservadoreseuro-
il, o por razonesidiosincrásicas).Nin- peos crearon la Santa Alianza con la finalidad de reprimir movimientos
r en el contexto internacional. Quizás en favor de gobiernos republicanos; una Gran Bretaña más liberal se
rcuentraen el énfasis que la teoría ins- negó a respaldar ese acuerdo. Dada la ausencia de otros mecanismos
importancia de los costes de partida que los dos considerados para conseguir que las instituciones sean du-
iones.No obstante, los cambios en las raderas, persistentesy con capacidad de adaptación y sean significati-
sembocaren la creación de nuevasins- vas, no puede sorprendernos el hecho de que las instituciones no estén
fijos y variables de un nuevo ordena- interiorizadas e incorporadas al sistema.
rblesdel ya existente. La proliferación La soberanía es un arreglo institucional relacionado con un paquete
lnales y los cambios en las existentes determinado de características:reconocimiento, territorio, autoridad
s de condicionalidad en el articulado exclusiva y regulación o control interno y transfronterizo eficaz. El aná-
r Internacional) confirman que las ins- lisis que aquí presentamos sugiere que otros arreglos internacionales
t cerradasa la manera que sugeriría el -caracterizados por diferentes paquetes de principios- podrían tam-
proceso. bién, como la soberanía, carecer de interiorización e incorporación al
e los mecanismosa considerar para la sistema.Los gobernantes que operaban en el sistemafeudal europeo, en
ación al sistema de las instituciones. el Estado tributario chino, en el islámico o en el sistema de las ciuda-
igicos las estructuras institucionales. des-Estado griegas, lo mismo que en el sistema de Estados soberanos,
:an a partir de estructuras sociales.Las expondrían principios que también en su caso serían violados.lt El sis-
lades de esasentidades están en fun- tema internacional es único. Carece de una estructura de autoridad je-
terminadospor su encuadramiento en
rsocializaciónpuede ser un poderoso
Noely Therien(1995).
(1993);
10.Lumsdaine
Intextos estables, incluidas entidades I l. Sobre el divorcio entre normas v conducta en la Europa medieval, véase Fis-
,res son ampliamente compartidos y cher (1992).
320 Soberanía,
hipocresíaorganizada A modo de

rárquica; los gobernantes de determinadas entidades tendrán que hacer v el reconocimiento internaciona
frente a las diversaspresiones de los grupos que les apoyan; el poder se ropea, tendríamos que incluir
distribuye de manera desigual. En cualquier sistema internacional, y no cimiento (los representantesde la
sólo en el de Estados soberanos,el cuadrante superior derecho de la fi- ciones internacionales), la autor
gura2.I (véasepág. 88), es decir, el cuadrante que contiene elementos control territorial y extraterritori
incorporados e interiorizados o, debería estar vacío. den de Malta incluye el
rana, pero, durante muchos años,
Cuando los gobernantes se
ESTRUcTURAS
ALTERNATIVAS
Y SoBERANfA
LEGALINTERNAcIoNAL muy a menudo han creado nuevas
como una partida de ajedrez.No
Del poder y de los interesesde los gobernantes depende el nivel que que tales normas se conciben
alcanzará la institucionalización de determinadas estructuras, hasta terminadas accionesy que impide
dónde se seguirán las reglasy las normas. La soberaníawestfaliana se ha cada una de las piezas del ajed
visto comprometida con frecuencia debido a que la autonomía ha en- Mover un alfil en línea recta
trado en conflicto con principios opuestos e intereses dispares en un si un alfil no se mueve siguiendo
contexto de poder asimétrico. La sob'eraníalegal internacional ha sido ajedrez. Por el contrario, las al
más ampliamente respetada porque intereses y normas han tenido un nos se han ido acomodando en el
grado más elevado de coincidencia. Pero también en este último caso, rios cientos de años. Entidades
sería incorrecto convenir como regla constitutiva, cuya violación elimi- uno de los atributos que
naría cierta clase de actividades, que el reconocimiento sólo debería -territorio. reconocimiento.
concederse a entidades territoriales jurídicamente independientes. El perfectamente bien y, en
reconocimiento se ha concedido a entidades que disponen de atributos das, han movido los alfiles en
diferentes a los que convencionalmente se asocian a la soberanía. Y le tas de ninguno de los demásj
ha sido negado a gobiernos de territorios que poseían dichos atributos. Incluso la soberaníalegal in
Siempre han existido alternativas a los Estados. Algunas han gozado titucionalización mucho más e
de corta vida o han tenido una importancia limitada, como la Comuni- respetada que la soberanía
dad Francesapropuesta por De Gaulle a finales de la década de los cin-
cuenta o la Comunidad de Estados Independientes organizada por Ru- 12. Las reglas constitutivas se han
sia tras el hundimiento de la Unión Soviética. Otras han sido más formulación esla que aquíseguimos,
duraderas, como el Sacro Imperio Romano, que duró desde el siglo IX var a cabo determinadas actividades:
ble esejuego. Por el contrario,Dessler(
hasta 1806, y la Commonwealth británica. Al mismo tiempo que han
reglas que obligan y posibilitan una
desaparecidovirtualmente, aunque no por entero, algunas instituciones (1989),
I 14-1l8; Dessler págs.
453-456
más antiguas, como los protectorados, han ido apareciendo otras nue- 13. Con el tiempo ha ido
vas, como la Unión Europea. Ciertas alternativas a la soberanía han du- condición de Estado. Por ejemplo, han
rado cientos de años, pasando casi inadvertidas, como Andorra. diseñado como colonias o
vertido en Estado, formalmente ya no
Esas alternativas a la soberanía se basan en diferentes conjuntos o
algunos casos continúa existiendo su eq
paquetes de principios. En el caso de la Commonwealth británica, sus
guas posesiones americanas del PacÍfico
principios incluían el territorio, la autoridad extraterritorial, el control denomine Estados soberanos. Véase
A modo de conclusión: no es una partida de ajedrez 321

iminadas entidades tendrán que hacer y el reconocimiento internacional. Por lo que se refiere a la Unión Eu-
los grupos que les apoyan; el poder se ropea, tendríamos que incluir principios como el territorio, el recono-
r cualquiersistemainternacional, y no cimiento (los representantesde la Unión llevan a cabo algunasnegocia-
al cuadrante superior derecho de la fi- ciones internacionales), la autoridad supranacional y una mezcla de
, el cuadranteque contiene elementos control territorial y extraterritorial. El paquete de principios de la Or-
Jeberíaestarvacío. den de Malta incluye el reconocimiento como persona jurídica sobe-
rana, pero, durante muchos años, ha carecido de territorio.
Cuando los gobernantes se han enfrentado a nuevos problemas,
LEGALINTERNACIONAL
OBERANfA muy a menudo han creado nuevas normas. El sistema internacional no es
como una partida de ajedrez. No cuenta con reglas constitutivas, si es
e los gobernantesdepende el nivel que que tales normas se conciben como algo que permite llevar a cabo de-
r de determinadas estructuras, hasta terminadas accionesy que impide otras.rzLos movimientos asignadosa
normas. La soberanía westfaliana se ha cada una de las piezas del ajedrez constituyen las reglas de esejuego.
rcia debido a que la autonomía ha en- Mover un alfil en línea recta supone una violación a una de esasnormas;
rs opuestose intereses dispares en un si un alfil no se mueve siguiendo una diagonal, no estaremosjugando al
a sob'eraníalegal internacional ha sido ajedrez. Por el contrario, las alternativas al sistema de Estados sobera-
que interesesy norrnas han tenido un nos se han ido acomodando en el sistemainternacional a lo largo de va-
cia. Pero también en este último caso, rios cientos de años. Entidades que han carecido de uno o de más de
:eglaconstitutiva, cuya violación elimi- uno de los atributos que convencionalmente se asocian a la soberanía
-territorio, reconocimiento, autonomía y control- han funcionado
r, que el reconocimiento sólo debería
ales jurídicamente independientes. El perfectamente bien y, en ocasiones, pasando prácticamente inadverti-
a entidadesque disponen de atributos das, han movido los alfiles en línea recta, sin que se escucharanprotes-
almentese asocian a la soberanía.Y le tas de ninguno de los demásjugadores.l'
erritorios que poseían dichos atributos' Incluso la soberanía legal internacional, que posee un grado de ins-
tivas a los Estados. Algunas han gozado titucionalización mucho más elevado y que, por lo general, ha sido más
mportancia limitada, como la Comuni- respetada que la soberanía westfaliana, ha acomodado formas institu-
Gaulle a finales de la década de los cin-
12, Las reglas constitutivas se han entendido siguiendo diferentes vías. Searle, cuya
los Independientes organizada por Ru-
formulación es la que aquí seguimos, mantiene que las reglas constitutivas permiten lle-
Unión Soviética. Otras han sido más
var a cabo determinadas actividades; por ejemplo, las normas del ajedrez hacen posi-
rio Romano, que duró desde el siglo IX ble esejuego. Por el contrario, Dessler (1989), define las reglas constitutivas como las
h británica. Al mismo tiempo que han reglas que obligan y posibilitan una acción. Véase Searle (1995), págs.27-29, 43-51,
queno por entero, algunas instituciones 114-118;Dessler (1989),págs. 453-456.Véasetambién Kratochwil (1989)' cap. 2'
prados,han ido apareciendo otras nue- 13. Con el tiempo ha ido disminuyendo el número de alternativas importantes a la
condición de Estado. Por ejemplo, han desaparecido áreas que formalmente se habÍan
brtas alternativas a la soberanía han du-
diseñado como colonias o protectorados. Más aún, una vez que una entidad se ha con-
lasi inadvertidas,como Andorra.
vertido en Estado, formalmente ya no vuelve a ser ninguna otra cosa. No obstante, en
l¡rriu,u basan en diferentes conjuntos o algunos casos continúa existiendo su equivalente funcional; por ejemplo, algunas anti-
británica, sus
[so de la Commonwealth guas posesiones americanas del Pacífico son, en esencia, protectorados, aunque se las
el control denomine Estados soberanos. Véase Strang (1991); Lake (1999).
Jla autoridad extraterritoríal,
II
II
I
322 Soberanía,hipocresíaorganizada A modo de

cionales alternativas, es decir, ha llegado al reconocimiento de entida- En 1967,el ReinoUnido creóel co


des carentes de autonomía formal (incluso aunque sus estructuras de tuado a medio camino entre un
autoridad se hayan profundizado en la práctica) o de territorio. Los Es- sus posesionescaribeñas.Antigua,
tados miembros de la Federación de Estados alemanescon anterioridad Vincent, St. Christopher,Nevisy
a la Primera Guerra Mundial conservaron el derecho a enviar y recibir asociadoscon autonomíainterna,
diplomáticos. Los monarcas reinantes de esosEstados eran tratados to- trol sobre los asuntos exteriores.F
davía como si fueran aún monarcas de entidades independientes de ceptuando Nevis que regresóal
pleno derecho. Los cantones de la Confederación Helvética conservan rania y dieron por finalizada su
el derecho formal a firmar tratados con otros Estados. Francia ha con- embargo, mientras fueron Estados
cluido tratados con algunas provincias canadienses.t' organizacionesmultilaterales,como
Andorra, un territorio situado en los Pirineos, entre Francia y Es- rica Latina v el Caribe. Una relació
paña, ha asegurado su soberanía internacional, aún sin ser autónomo. entre las islas Cook y Nueva Zela
Desde el siglo XIII su estructura constitucional se ha dotado de coprín- sobre sus asuntos internos: Nueva
cipes, inicialmente el obispo de la Seo de Urgel en España y el rey de terior. La relación puede darse por
Francia. En 1993, unos nueve mil ciudadanos de Andorra adoptaron su cuyo caso las islas Cook serán
primera constitución formal con la aprobación de los copríncipes, que de la Organización Mundial de la
actualmente son los gobiernos de Francia y España. El artículo 66 mentación y la Agricultura (FAO),
ofrece a los copríncipes el derecho a participar en negociacionesrela- Aviación Civil y del Banco Asiático
cionadas con la seguridad interna y la defensa, la representación diplo- La Zona Económica Exclusiva
mática y la cooperación judicial. No puede adoptarse un tratado a me- otro acuerdo institucional diseñado
nos que sea aprobado por los representantes andorranos y por los pecÍfico de los legisladores,que
copríncipes. Cada uno de estos últimos puede nombrar a uno de los y autoridad son términos coincident
cuatro miembros del tibunal Constitucional. A los otros dos los desig- situada entre las aguasjurisdicci
nan las autoridades andorranas. Los especialistasen derecho internacio- cientas millas marinas. En esta
nal han designado habitualmente Andorra como un protectorado, pero sobre ciertas actividades, como la
el nivel de profundización de las estructuras internas, incluido el tibu- sobre otras, como la navegación.
nal Constitucional, sobrepasacon mucho los acuerdosde seguridad con- nadas con la ZonaEconómica Excl
vencionales. Andorra se convirtió en miembro de las Naciones Unidas en el documento definitivo no seríarati
1993 y del Consejo de Europa en 1994, a pesar del hecho de que el con- industrializadas hasta comienzos
junto de principios en los que se basa es incompatible con la autonomía fueron modificadas las partes del
jurídica debido a la aceptación formal por su parte de una autoridad ex- de nódulos y menas mineralesen los
traterritorial. t5 Económica Exclusiva constituyó u
Los gobernanteshan desarrollado nuevos ordenamientos institucio- rente con el conjunto de atributos
nales para hacer frente a las necesidadesde una situación determinada. terioridad a la creación de la ZEE
aguasjurisdiccionales,en un primer
14.Oppenheim (1992),págs.249-253. llas y, más adelante,de doce millas,
15.Andora (1993),art. 88; BritannicaOnline (1994,1996);Fowlery Bunck
(1995), Oppenheim
págs.118-120; (1992),
págs.267-274;Brierly(1963),
pág'136. 16.Oppenheim(1992),págs.280-284
II
I
I A modo de conclusión: no es una partida de aiedrez
II 323

I
al reconocimiento de entida- En 1967, el Reino Unido creó el concepto de Estado asociado,algo si-
flegado
[ (incluso aunque sus estructuras de tuado a medio camino entre un Estado y una colonia, para algunasde
pn la práctica)o de territorio. Los Es- sus posesionescaribeñas. Antigua, Dominica, Grenada, St. Lucia, St.
HeEstadosalemanescon anterioridad Vincent, St. Christopher, Nevis y Anguilla se convirtieron en Estados
pervaronel derecho a enviar y recibir asociadoscon autonomía interna, pero Gran Bretaña conservó el con-
htesde esosEstados eran tratados to- trol sobre los asuntos exteriores. Finalmente, todas esasentidades, ex-
de entidadesindependientesde ceptuando Nevis que regresó al estado de colonia, impusieron su sobe-
fcas
ConfederaciónHelvética conservan ranía y dieron por finalizada su relación especialcon Gran Bretaña. Sin
I
con otros Estados. Francia ha con- embargo, mientras fueron Estados asociadospasaron a formar parte de
fs
canadienses.'o organizacionesmultilaterales, como la Comisión Económica para Amé-
frcias
en los Pirineos, entre Francia y Es- rica Latina y el Caribe. Una relación parecida, iniciada en 1964, existe
I
flnternacional,aún sin ser autónomo. entre las islas Cook y Nueva Zelanda: las islas poseen el control formal
pnstitucionalse ha dotado de coprín- sobre sus asuntos internos; Nueva Zelanda se encarga de su política ex-
i Seo de Urgel en España y el rey de terior. La relación puede darse por finalizada de manera unilateral, en
piudadanosde Andorra adoptaron su cuyo caso las islas Cook serán independientes. Estas islas son miembro
p aprobaciónde los copríncipes, que de la Organización Mundial de la Salud, de la Organización para la Ali
[e Francia y España. El artículo 66 mentación y la Agricultura (FAO), ae ta Organización Internacional de
to a participar en negociacionesrela- Aviación Civil y del Banco Asiático de Desarrollo,'u
y la defensa,la representación diplo- La Zona Económica Exclusiva (ZEE) para los mares y océanos es
tlo puede adoptarseun tratado a me- otro acuerdo institucional diseñado para hacer frente a un problema es-
Bpresentantesandorranos y por los pecífico de los legisladores,que viola el principio de que territorialidad
iltimos puede nombrar a uno de los y autoridad son términos coincidentes. La ZEE se define como un área
Ntitucional.A los otros dos los desig- situada entre las aguasjurisdiccionales (doce millas marinas) y las dos-
ls especialistasen derecho internacio- cientas millas marinas. En esta zona, el Estado costero posee autoridad
Andorra como un protectorado, pero sobre ciertas actividades, como la explotación de los recursos, pero no
Structurasinternas, incluido el tibu- sobre otras, como la navegación.Las cláusulasde la convención relacio-
nucho los acuerdosde seguridad con- nadascon la Zona Económica Exclusiva se concluyeron en 1982,aunque
¡nmiembro de las Naciones Unidas en el documento definitivo no sería ratificado por las principales potencias
1994,a pesardel hecho de que el con- industrializadas hasta comienzos de la década de los noventa. cuando
asaes incompatible con la autonomía fueron modificadas las partes del texto relacionadas con la explotación
malpor su parte de una autoridad ex- de nódulos y menasminerales en los lechos marinos profundos. LaZona
Económica Exclusiva constituyó una innovación institucional, incohe-
rdo nuevosordenamientosinstitucio- rente con el conjunto de atributos que se asociana la soberanía.Con an-
idadesde una situación determinada. terioridad a la creación de la ZEE, los océanos estaban divididos en
aguasjurisdiccionales, en un primer momento una extensión de tres mi-
3. llas y, más adelante,de doce millas, sobre las cualesel Estado costero po-
ricaOnline(1994,1996);Fowlery Bunck
), págs. Brierly(1963),
267-274', pág.136. (1992),
16.Oppenheim págs.280-284.
A modo de
hipocresía
324 Soberanía, organizada

Malta, fue en su origen una orden


seíala misma autoridad e idéntico control que sobre su territorio conti-
como entidad soberana al
nental, y océanos abiertos, que no se encontraban controlados por Es-
perdió en favor del imperio
tado alguno. Quienes propusieron en su inicio la ampliación de las aguas
Carlos V entregó a la orden la isla
jurisdiccionales fueron ciertos paíseslatinoamericanos que deseaban au-
renta nominal consistente en un
mentar la explotación de los recursos naturales, en especial la pesca. Es-
con el compromiso de que esta
tados Unidos, preocupado por la libertad de movimientos de sus fuerzas
la costa del norte de África. En 1
navales, una libertad que se vería radicalmente restringida por la am-
la isla de Malta y desde entonces
pliación sustancial de las aguas jurisdiccionales, puso objeciones. La
diente sobre territorio alguno. C
ZonaEconómica Exclusiva constituyó la solución ideal para los líderes
no tuvo ningún control independ
norteamericanos: preservaba la libertad de navegación al tiempo que
pulsión de Rodas, puesto que Mal
proporcionaba autoridad sobre los recursos explotables al país con el
por Carlos V.t8Despuésde que,
mayor número de kilómetros de costa del mundo. El poder y los intere-
firmara el control británico sobre
ses,y no las normas constitutivas de la soberanía, condujeron a la inven-
ron varios intentos finalmente ine
ción de una nueva categoría institucional. Los Estados usaron su sobe-
Por ejemplo, en 1823,se firmó un
ranía legal institucional para crear una forma compatible con la
Orden y los líderes de la rebelión
soberanía westfaliana, desde el momento en que la autoridad de otros
aquélla el control inmediato sobre
Estados queda excluida de la Zona Económica Exclusiva, pero incom-
Peloponeso y la promesa de la
patible con la territorialidad, porque el Estado costero posee el control
fuerzos acabaron en nada. No
sobre ciertas actividades, pero no sobre otras.
diplomáticas continuas con Austria
Los gobernanteshan creado un estatusúnico sin que se le provea ne-
lianos más pequeños.A finalesdel
cesariamentedel recurso de apelación. En 1955, Estados Unidos, Fran-
positaria de personalidad soberana
cia y el Reino Unido reconocieron a la República Federal de Alemania
década de los noventa. la Orden
como poseedora de la <<autoridadplena de un Estado soberano sobre
nueve paísesy legacionesen otros
sus asuntos internacionalesy exteriores>>, pero, de hecho, no le conce-
cos, reconocidos por otros
dieron plena autoridad. Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos con-
En la actualidad, la Orden se ded
servaron ciertos poderes, incluido el derecho a declarar el estado de
caridad. En el prólogo a un estud
emergencia en toda Alemania o en parte de ella, la retención de todos los
Gnuyn, el gran canciller, se refiere
derechossobre Berlín, y la reservade la autoridad plena por lo que se re-
dola en la toma de la isla de Rodas
fiere a Alemania en su conjunto, a la unificación y a un tratado de paz fi-
de los más antiguos Estadossobera
nal. Estos derechos residuales no dejarían de estar vigentes hasta la firma
Universalde 1998en Lisboa.
del tratado de paz definitivo con Alemania concluido en 1990.t7
Militar Orden de Malta> estabasi
Se ha concedido soberanía legal internacional a entidades carentes
Unidos, entre las muestras de gran
de territorio. El reconocimiento de gobiernos en el exilio constituye una
mucho más convencionales.
práctica más o menos estandarizada,pero existen otras violaciones más
curiosas del principio de territorialidad. Los Caballeros Hospitalarios
de San Juan de Jerusalén de Rodas y de Malta, es decir, la Orden de 18.No obstante,la Orden controlaun
19.Bradford (1972),págs.63-67,l17
pág.6. Sire(1994),
(1994), págs.237-24
(1992),
17.Oppenheim pág.137.
A modo de conclusión: no es una partida de ajedrez 325

reconocida
Malta, fue en su origen una orden de caballeros cruzados
r control que sobre su territorio conti- como entidad soberana al conquistar Rodas en 1310' una
isla que se
o se encontraban controlados por Es- otomano en 1522. En 1530, el emperador
-carlos en favor del imperio
perdió
1en su inicio la ampliación de las aguas v entregó a la orden Ia isla de Malta a cambio del pago
de una
iseslatinoamericanosque deseaban au- renta nominal consistente en un halcón por año
(el halcón maltés)' y
rsos naturales,en especial la pesca' Es- con el compromiso de que estableceríanuna guarnición
en Tiípoli, en
llibertad de movimientos de sus fuerzas la costa del norte ¿e África. En 1798, Napoleón desalojó
a la Orden de
la radicalmente restringida por la am- la isla de Malta y desde entonces no ha contado con
control indepen-
La
ljurisdiccionales,puso objeciones' diente sobre territorio alguno. Ciertos observadores
han sostenido que
yó la solución ideal para los líderes desde su ex-
no tuvo ningún control independiente sobre un territorio
de navegación aI tiemPo que concedido
pulsión de ñodas, puesto que Malta se creó como un feudo
recursos explotables al país con el por carlos V.'8Después de que, por el Tratado de París de
1814, se rea-
del mundo. El Poder Y los intere- firmara el control británico sobre Malta, los
jefes de la orden realiza-
la soberanía,condujeron a la inven- ron varios intentos finalmente ineficaces por asegurarse
un territorio'
ional.Los Estadosusaron su sobe- Por ejemplo, en 1823, se firmó un acuerdo entre la
rama francesade la
una fotma comPatible con la que se le concedía a
Orden y los líderes de la rebelión griega por el
en que la autoridad de otros
aquéllaelcontrolinmediatosobreunconjuntodepequeñasislasdel
EconómicaExclusiva, Pero incom- Peloponeso y la promesa de la devolución de Rodas'
Todos esos es-
el Estado costero Posee el control fuerzos acabaron en nada. No obstante, la Orden
mantuvo relaciones
sobreotras. Estados ita-
diplomáticas continuas con Austria y también con algunos
estatusúnico sin que se le provea ne- lianos más pequeños. A finales del siglo XX ha sido reconocida
como de-
En 1955,EstadosUnidos,Fran- positaria de personalidad soberana por numerosos Estados'
Mediada la
a la República Federal de Alemania década de los noventa, la orden contaba con embajadas
en cincuenta y
plena de un Estado soberano sobre nueve paísesy legacionesen otros cinco. Expide pasaportes
diplomáti-
, pero, de hecho, no le conce- cos, reconocidos por otros Estados, a sus representantes
acreditados.
Gran BretañaY EstadosUnidos con- En la actualidad, la orden se dedica principalmente a
realizar obras de
el derecho a declarar el estado de caridad. En el prólogo a un estudio publicado en 1972, Quintin Jermy
parte de ella,la retención de todos los de la Orden' datán-
Guuyt, el gran .urr.ill"r, se refiere a la <<soberanía
de la autoridad plena por lo que se re- dola en la toma de la isla de Rodas en 1310, convirtiéndose
así en uno
la unificación y a un tratado de paz fi- de los más antiguos Estados soberanos de Europa>>.ts
En la Exposición
de estar vigentes hasta la firma de la <Soberanay
Universal ¿e tég8 en Lisboa, Portugal, el pabellón
concluidoen 1990." Militar Orden de Malta> estaba situado justo al lado
del de Estados
I internacional a entidades carentes unidos, entre las muestfas de gran número de otros
Estados soberanos
gobiernos en el exilio constituye una
mucho más convencionales.
pero existen otras violaciones más
idad. Los Caballeros Hospitalarios
18. No obstante, la Orden controla un edificio en Roma'
y de Malta, es decir, la Orden de A Gwyn se le cita en Sire
lg. Bradford (1972), págs' 63-67, ll7-123' 220' 226"
pág'329'
(1992)'
271;Oppenheim
(I994),pág.6.SiretrS94),p:ass'237-2a2'249-250'
326 Soberanía, hipocresía organizada A modo de c

Cuando el reconocimiento pleno ha llegado a convertirse en un pro- ausenciade control local sobre los
blema, se han creado otras categorías.La Asamblea General de las Na- desembocaron en una investi
ciones Unidas concedió en 1974 a la Organización para la Liberación dactado por Lord Durham. El
de Palestina el estatuto de observador permanente. Con anterioridad, ministros dispusieran de mayorías
eseestatuto de observador permanente sólo se había concedido a aque- tiempo, Durham sugeríaque fuera
llos Estados que no eran miembros de las Naciones Unidas y a organi- minara la política exterior, el co
zaciones regionales.Cierto número de Estados reconocieron a la OLP como las estructuras consti
y concedieron estatuto diplomático a su oficina local. Cuando, en 1988, biernos británicos, despuésde
se emitió la declaración de independencia de Palestina, las Naciones establecieron el ordenamiento co
Unidas cambiaron la designación por la de misión observadora de Pa- Nueva Zelanda, mediante leyesa
lestina.2o de las que quizás la más conocida
La Commonwealth británica ofrece un buen ejemplo de alternativa rica de 1867, considerabala
a la soberanía,hasta incluir el reconocimiento de entidades carentesde mente y de un ejecutivo, el
autonomía, que duró desde mediados del siglo XIX hasta después de la tiempo, la voluntad de los minist
Segunda Guerra Mundial. El conjunto de característicasque definían a ción correspondía al dominio, y la
la Commonwealth incluían el territorio, el reconocimiento y la autoridad la política exterior.2'
extranacional.La Commonwealth continuó existiendo como entidad ju- En la práctica, las normas han
rídica con posterioridad a la década de los cincuenta, pero acabó por pa- nuada. El principio del control fi
recerse a una organización internacional convencional, cuyos miembros tiones entraba en tensión con la
poseían el derecho formal a excluir la autoridad externa, aunque el Co- gobierno local. Con mucha fi
mité Judicial del Consejo Privado continuó siendo utilizado por algunos línea que separaba autoridad
como corte de apelación. La Commonwealth fue un sistema institucio- tiempo, el control británico sobre
nal organizado por Gran Bretaña que proporcionó un nuevo estatuto a el ordenamiento constitucional se
algunas de sus antiguas colonias: el de dominio. Miembros de la Com- temprana como a mediados del
monwealth intercambiaron representantesdiplomáticos, pero eran de- merciales con Estados Unidos v fiia
signados como altos comisarios y no como embajadores.Los dominios cada de 1870. Gran Bretaña
fueron reconocidos por otros Estados y admitidos en organizacionesin- tralia y Nueva Zelanda podían dec
ternacionales,incluso aunque se hallaran formalmente sujetos a la auto- tema importantísimo en política
ridad británica en algunos aspectos,incluidos los asuntos exteriores, y fas eran la principal fuente de
aunque aceptaran a la corona británica como su jefe de Estado. XIX. En 1865,el Parlamentobri
La Commonwealth reflejaba el deseo de los gobernantes británicos, las Leyes Coloniales, en la que se
lo mismo que el de quienes tomaban las decisionesy el de los ciudada- o de un dominio que contraviniera
nos de descendenciabritánica en las posesionesde ultramar, de hallar y vacía de contenido, pero en la
un ordenamiento institucional capaz de ofrecer una mayor autonomía la última palte del siglo XIX, los do
sin llegar a la ruptura completa con la madre patria. Los alborotos que propio ordenamiento constituci
tuvieron lugar en Nueva Escocia y Nuevo Brunswick, en 1839, por la mente el derecho de los dominios a

(1992),
20.Oppenheim n 10.
págs.163-164, 2 1 .M a n s e r g h( 1 9 6 9 )p, á g . 5 1 ; M c l
A modo de conclusión: no es una partida de aiedrez 327

no ha llegado a convertirse en un pro- ausenciade control local sobre los ministros nombrados por la corona,
,rías.La Asamblea General de las Na- desembocaron en una investigación y el informe correspondiente re-
a la Organización para la Liberación dactado por Lord Durham. El informe Durham recomendaba que los
rador permanente. Con anterioridad, ministros dispusieran de mayorías en las asambleaslocales. Al mismo
nente sólo se había concedido a aque- tiempo, Durham sugería que fuera la propia Gran Bretaña quien deter-
os de las Naciones Unidas y a organi- minara la política exterior, el comercio y las políticas sobre la tierra, así
ro de Estadosreconocieron a la OLP como las estructuras constitucionales. A mediados del siglo XIX, los go-
)o a su oficina local. Cuando, en 1988, biernos británicos, después de evacuar consultas con los líderes locales,
:endencia de Palestina, las Naciones establecieron el ordenamiento constitucional de Canadá, Australia y
por la de misión observadora de Pa- Nueva Zelanda, mediante leyes aprobadas en el Parlamento. Esas leyes,
de las que quizás la más conocida sea el Acta Británica para Norteamé-
lfrece un buen ejemplo de alternativa rica de 1867, consideraba la formación de parlamentos elegidos local-
onocimiento de entidades carentes de mente y de un ejecutivo, el gobernador general, que representaba,a un
ados del siglo XIX hasta después de la tiempo, la voluntad de los ministros locales en materias cuya jurisdic-
iunto de característicasque definían a ción correspondía al dominio, y la de la corona en otros asuntos, como
torio, el reconocimiento y la autoridad la política exterior.2r
continuó existiendo como entidad ju- En la práctica, las normas han sido contestadas de manera conti-
la de los cincuenta, pero acabó por pa- nuada. El principio del control final de la corona sobre algunas cues-
rcional convencional, cuyos miembros tiones entraba en tensión con la norma alternativa de creación de un
ir la autoridad externa, aunque el Co- gobierno local. Con mucha frecuencia se suscitaban disputas sobre la
continuó siendo utilizado por algunos línea que separaba autoridad británica y autoridad local. con el
rmonwealth fue un sistema institucio- tiempo, el control británico sobre el comercio, los asuntos exteriores y
que proporcionó un nuevo estatuto a el ordenamiento constitucional se fue erosionando. En una fecha tan
el de dominio. Miembros de la Com- temprana como a mediados del siglo XIX Canadá firmaba tratados co-
¡entantesdiplomáticos, pero eran de- merciales con Estados Unidos y fijaba sus propios impuestos. En la dé-
,no cofilo embajadores.Los dominios cada de 1870, Gran Bretaña reconoció formalmente que Canadá, Aus-
¡dos y admitidos en organizaciones in- tralia y Nueva Zelanda podían decidir sus propias tarifas impositivas,
Fllaran formalmente sujetos a la auto- tema importantísimo en política fiscal y comercial, puesto que las tari-
ps, incluidos los asuntos exteriores, y fas eran la principal fuente de recursos gubernamentales en el siglo
[ínica como su jefe de Estado. XrX. En 1865, el Parlamento británico aprobó el Acta de Validación de
fl d.."o de los gobernantes británicos, las Leyes Coloniales, en la que se estipulaba que cualquier ley colonial
pan las decisionesy el de los ciudada- o de un dominio que contraviniera una ley del Reino Unido sería nula
ilas posesionesde ultramar, de hallar y vacía de contenido, pero en la práctica esta ley se ignoró siempre. En
[paz de ofrecer una mayor autonomía la última parte del siglo XIX, los dominios alteraban unilateralmente su
pn h madre patria. Los alborotos que propio ordenamiento constitucional. Gran Bretaña aceptó formal-
ly Nuevo Brunswick, en 1839, por la mente el derecho de los dominios a aprobar sus propias leyespor el Es-
I
I pág.5l; Mclntyre(1977)'
(1969), págs.25,49-53.
pa,n 10. 21.Mansergh
I
I
II
t
328 Soberanía,hipocresíaorganizada A modo de con

tatuto de Westminster de 1931 pero, hasta la década de los ochenta, titucional sólo despuésde la Segun
ciertas clasesde leyes de Canadá, Australia y Nueva Zelanda, incluidas un estatuto republicano. Los miem
las enmiendas constitucionales, se hallaban aún sujetas a aprobación conocieron en adelante a la corona
por el Parlamento británico.22 algunos miembros de la Commonw
En lo que se refiere a los asuntos exteriores en general, y no sólo en mité Judicial del Consejo Privado <
relación con el comercio. la divisoria entre la autoridad de Gran Bre- tica incompatible con las nocionesr
taña y la de los dominios fue siempre una fuente de conflictos. Aunque En resumen, desde mediados c
Gran Bretaña conservaba todavía el control formal sobre todos los te- gunda Guerra Mundial, la Commo
mas de política exterior en 1914, algo tan simple como el apoyo de los institucional alternativa a la sobera
dominios en la Primera Guerra Mundial no podía darse por supuesto. taba un paquete de principios dife
Se llegaron a firmar acuerdos explícitos, por ejemplo, para la transfe- formaba parte de esepaquete.Anter
rencia al Almirantazgo de las fuerzas navales de los dominios. Por con- toridad de las instituciones británic
sejo del gabinete británico, el rey Jorge V declaró la guerra en nombre dades cadavez menor). En cualqui
de todo el imperio, pero el compromiso real lo tomaron los dominios a frutaron de soberanía legal internac
título individual. El nivel de cooperación fue generalmente muy ele- La Unión Europea nos ofrece otr
vado, pero entre los afrikaners de Sudáfrica hubo una mayor desafec- características:cuenta con territorio,
ción e incluso un conato de rebelión. La conscripción se introdujo en nacional, autoridad extranacional y
Canadá y Nueva Zelanda, pero en Australia se rechazó por referéndum un término comúnmente aceptado
en 1916. Ese mismo asunto, el de la conscripción, constituyó uno de los ¿Es un Estado, una comunidad, un
temas centralesde las eleccionescanadiensesde 1917;la población bri- tados, una federación de Estados?l
tánica la apoyaba, mientras que sufría el rechazo total de la francesa. modamente. en medio de un cont
Lo mismo que otras entidades carentes de autonomía formal, los blado fundamentalmente de Estad
dominios trataron también de conseguir el reconocimiento internacio- característicos no incluyen la autorj
nal. Se les admitió en algunas organizacionesinternacionales, como en incluso aunque los dirigentes hayan
la Unión Postal Universal, incluso con anterioridad a la Primera Gue- o en invitaciones que comprometen
rra Mundial. En la reunión de Versalles,los dominios formaban parte La Comisión Europea y el Thibt
de la delegación del imperio británico y también gozaban de represen- turas de autoridad supranacionales
tación a tÍtulo individual, con un estatus similar al de una potencia de las decisiones del tibunal Europe
segunda fila. La India, que todavía tenía la categoría de colonia, gozó parte del tatado de Roma de 1957
también de representación independiente al tiempo que formaba parte Europea. Desde su comienzo en lt
de la delegación imperial británica. Los delegadosde los dominios y de cuatro doctrinas que, según algun!
la India firmaron el tratado depaz <<ennombre de Canadá>> o <<ennom- ropa en una estructura legal imposi
bre de Australia>>.Al mismo tiempo, y como signatarios del tratado, se ral. En primer lugar, la doctrina del
convertían en miembros de la Sociedad de Naciones. La Common- normas legalesde la Comunidad pl
wealth desaparecióde facto, si no de iure, como forma alternativa ins- tados miembros en lo relativo a la
!
taria. El efecto directo se aRlicaúl
22.Mclntyre (1977),págs.54, 79, 189-193;Mansergh(1969),págs.49,
I
Fowler y Bunck (1995),pág.52;Oppenheim (1992),págs.257-266. 23.Mansergh(1969),págs.165-180.I
A modo de conclusión: no es una partida de ajedrez 329

lro, hasta la década de los ochenta, titucional sólo después de la Segunda Guerra Mundial. La India exigió
\ustralia y Nueva Zelanda, incluidas un estatuto republicano. Los miembros de la Commonwealth ya no re-
r hallaban aún sujetas a aprobación conocieron en adelante a la corona como jefe del Estado. No obstante,
algunos miembros de la Commonwealth continuaron aceptando el Co-
ls exterioresen general,y no sólo en mité Judicial del Consejo Privado como una corte de apelación, prác-
rria entre la autoridad de Gran Bre- tica incompatible con las nociones convencionalesde soberanía.'3
)reuna fuente de conflictos. Aunque En resumen, desde mediados del siglo xIX hasta finales de la Se-
el control formal sobre todos los te- gunda Guerra Mundial, la Commonwealth británica ofreció una forma
lgo tan simple como el apoyo de los institucional alternativa a la soberanía, es decir, una forma que presen-
undial no podía darse por supuesto. taba un paquete de principios diferente. La soberanía westfaliana no
lícitos, por ejemplo, para la transfe- formaba parte de esepaquete. Antes bien, los dominios aceptaron la au-
as navalesde los dominios. Por con- toridad de las instituciones británicas (si bien en un número de activi-
orge V declaró la guerra en nombre dades cadavez menor). En cualquier caso, los dominios y la India dis-
rmisoreal lo tomaron los dominios a frutaron de soberanía legal internacional.
¡eración fue generalmente muy ele- La Unión Europea nos ofrece otro ejemplo de paquete alternativo de
Sudáfrica hubo una mayor desafec- características:cuenta con territorio, reconocimiento, control, autoridad
ón. La conscripción se introdujo en nacional, autoridad extranacional y autoridad supranacional. No existe
Australia se rechazó por referéndum un término comúnmente aceptado para designar a la Unión Europea.
t conscripción,constituyó uno de los ¿Es un Estado, una comunidad, un dominio, una confederación de Es-
rnadienses de 1917; la población bri- tados, una federación de Estados? De todas formas existe, y existe có-
fría el rechazo total de la francesa. modamente, en medio de un contexto internacional que se halla po-
i carentesde autonomía formal, los blado fundamentalmente de Estados soberanos, cuyos principios más
seguirel reconocimiento internacio- característicos no incluyen la autoridad supranacional o extranacional,
nizacionesinternacionales,como en incluso aunque los dirigentes hayan estado implicados en intervenciones
con anterioridad a la Primera Gue- o en invitaciones que comprometen la autonomía de su propia política.
salles,los dominios formaban parte La Comisión Europea y el Tribunal Europeo de Justicia son estruc-
úco y también gozaban de represen- turas de autoridad supranacionales.Los tribunales nacionales aceptan
)statussimilar al de una potencia de las decisiones del Tribunal Europeo, una disposición que no formaba
l tenía la categoríade colonia, gozó parte del Tratado de Roma de 1957 que creó la Comunidad Económica
rdiente al tiempo que formaba parte Europea. Desde su comienzo en 1963, el tibunal Europeo desarrolló
Los delegadosde los dominios y de cuatro doctrinas que, según algunos observadores,convirtieron a Eu-
<<en nombre de Canadá>o <<ennom- ropa en una estructura legal imposible de distinguir de un Estado fede-
y
o, como signatariosdel tratado, se ral. En primer lugar, la doctrina del efecto directo, que sostieneque las
ciedad de Naciones. La Common- normas legalesde la Comunidad poseen un efecto directo sobre los Es-
de iure, como forma alternativa ins- tados miembros en lo relativo a la aplicación de la legislación comuni-
taria. El efecto directo se aplica únicamente a las relaciones verticales
9-193; (1969),
Mansereh págs.49,182-183;
rim(1992), 257-266.
págs. (1969),
23.Mansergh págs.165-180.
330 Soberanía,hipocresÍaorganizada A modo de co

entre las autoridades públicas y los individuos. No es de aplicación a las de Maastricht establecen una vot¿
relaciones horizontales entre los individuos. En segundo lugar, la doc- ciertos temas. Desde el momento r
trina de la primacía, que el Tribunal Europeo comenzó a enunciar en culantes en los tribunales naciona
1964, y que sostiene que la legislación comunitaria, ya sea en forma de la primacía y del efecto directo, t
tratado de obligado cumplimiento o de decisión administrativa, se ha- con que sus homólogos han legisl
lla por encima de las leyes internas tanto si han sido aprobadas antes La doctrina del reconocimie
como después.Las personasa título individual pueden presentar casos miembros de la Unión Euiopea <
ante los tribunales nacionalesbasadosen la legislación europea. En ter- doras nacionales de otros miemb
cer lugar, en 1971, el Tribunal Europeo promulgó la doctrina de los po- extraterritorial puesto que un Est
deres implícitos, que sostiene que la comunidad goza del derecho a gislación que, en la práctica, gob
concluir tratados, puesto que, de otra manera, no podría realizar con otros Estados miembros. Por eje
eficacia las tareas que tiene asignadas.El tatado de Roma habÍa con- liana que opere en Alemania pue
cedido a la comunidad una capacidad muy limitada para la firma de tra- ción italiana que por la alemana
tados. Durante esemismo periodo, el Tribunal legisló también que exis- nacional, por el que los Estados
tían ciertas áreas, como el comercio, en las que la Comunidad poseía los estatutos reguladores de los r
derechos exclusivos. A título individual, los Estados tienen prohibido exige un acto positivo de esaclas
llevar a cabo accionesunilateralesen estasmaterias,incluso aunque esas La estructura de la Unión Eurc
acciones no contradigan las normas de la Unión Europea. Finalmente, definitivamente establecida.Por ur
el Tribunal afirmó también su competencia en la supervisión de cual- vertirse en un Estado federal conve
quier medida de la Unión Europea sobre violaciones de derechos hu- rar y dotarse de una nueva forma ir
manos. En los tratados fundacionales no existía ninguna cláusula refe- tre el paquete de sus atributo
rida a los derechos humanos. El hecho de garantizar a los individuos y extranacional. No existe un conse
a la Comisión el derecho a presentar casosante el tibunal, y la doctrina autoridad existentes. Por ejemplo,
del efecto directo, constituían desviaciones del derecho internacional afirmaba que la Unión Europea no
convencional, pues éste no concedería crédito alguno a los individuos y en un pueblo europeo; más bien e
esperaríaa la sanción de la legislación nacional antes de que la decisión Staatenverbund). El tribunal alemá
de cualquier autoridad supranacional se considerasevinculante en los podía ejercer un poder limitado otr
tribunales nacionales." mismo tribunal sosteníaque tenía r
Además del Tribunal, la Comisión Europea y el Parlamento Euro- europeas se habían excedido <en lo
peo pueden ejercer también una autoridad supranacional. La Unión concedido>>.La mayoría de los legis
Europea dispone de unos complejos mecanismos de votación. Áreas y es prerrogativa del tibunal Europr
problemas diferentes son gobernadas por dirigentes distintos. El esta- es, de hecho, un Estado federal y n
blecimiento de la agenda, las votaciones formales y el derecho a tomar A la Unión Europea se le ha,
la decisión última varían entre el Consejo, la Comisión, el Parlamento cional. La Comunidad Europea ha
Europeo y el tibunal. Por ejemplo, al Acta única Europea y el tatado
(1996);
25.Garretty Tsebelis Weile
(1994),
24.Moravcsik Weiler(1991),
pág.51;Burleyy Mattli(1993); págs.2.413- 26.Nicolaidis(1996).
2.427. 27.Weiler(1991),pág.2413:
Kreile(
A modo de conclusión: no es una partida de ajedrez 331

individuos.No es de aplicación a las de Maastricht establecenuna votación por mayoría en el Consejo para
.viduos.En segundo lugar, la doc- ciertos temas. Desde el momento en que esasdecisionespueden ser vin-
Europeo comenzó a enunciar en culantes en los tribunales nacionalescomo resultado de las doctrinas de
ión comunitaria, ya sea en forma de la primacía y del efecto directo, un Estado puede llegar a encontrarse
o de decisión administrativa. se ha- con que sus homólogos han legislado políticas a las que él se opone.zs
tanto si han sido aprobadas antes La doctrina del reconocimiento mutuo, que establece que los
individual pueden presentar casos miembros de la Unión Euiopea deben reconocer las medidas regula-
s en la legislacióneuropea. En ter- doras nacionales de otros miembros de la Unión, crea una autoridad
:o promulgó la doctrina de los po- extraterritorial puesto que un Estado miembro puede aprobar una le-
la comunidad goza del derecho a gislación que, en la práctica, gobierne las actividades de empresasen
:a manera,no podría realizar con otros Estados miembros. Por ejemplo, una compañía de seguros ita-
s. El tatado de Roma había con- liana que opere en Alemania puede estar regulada más por la legisla-
lmuy limitada para la firma de tra- ción italiana que por la alemana. Al contrario que el reconocimiento
tibunal legisló también que exis- nacional, por el que los Estados acuerdan recíprocamente reconocer
en las que la Comunidad poseía los estatutos reguladores de los demás, el reconocimiento mutuo no
,idual, los Estados tienen prohibido exige un acto positivo de esa clase.'6
n estasmaterias,incluso aunque esas La estructura de la Unión Europea es difícil de considerar como algo
s de la Unión Europea. Finalmente, definitivamente establecida. Por un lado, podría evolucionar hasta con-
rpetenciaen la supervisión de cual- vertirse en un Estado federal convencional. Pero podría llegar a incorpo-
l sobre violaciones de derechos hu- rar y dotarse de una nueva forma institucional, distinta, que incluyera en-
les no existía ninguna cláusula refe- tre el paquete de sus atributos la autoridad supranacional y la
rho de garantizar a los individuos y extranacional. No existe un consenso universal sobre las estructuras de
r casosante el Tribunal, y la doctrina autoridad existentes.Por ejemplo, en 1993, el tibunal Federal alemán
viacionesdel derecho internacional afirmaba que la Unión Europea no era un Estado federal fundamentado
rríacrédito alguno a los individuos y en un pueblo europeo; más bien era una confederación de Estados (un
ón nacionalantes de que la decisión Staatenverbund). El tribunal alemán sostenía que la Unión Europea sólo
nal se considerasevinculante en los podía ejercer un poder limitado otorgado por los Estados miembros. Ese
mismo tribunal sostenía que tenía el derecho a decidir si las instituciones
ión Europea y el Parlamento Euro- europeas se habían excedido <<enlos derechos soberanos que se le habían
lutoridad supranacional. La Unión concedido>. La mayoría de los legisladores europeos defenderían que ésa
¡s mecanismosde votación. Áreas y es prerrogativa del tibunal Europeo. Algunos han sostenido que Europa
las por dirigentes distintos. El esta- es, de hecho, un Estado federal y no una confederación de Estados.zT
iones formales y el derecho a tomar A la Unión Europea se le ha concedido también estatuto interna-
)onsejo,la Comisión, el Parlamento cional. La Comunidad Europea ha participado en numerosasconferen-
, al Acta única Europea y el Tratado
(1996);Weiler(1991),págs.2.458-2.463.
25.Garretty Tsebelis
y Mattli(1993);
Weiler(1991),
págs.2.413- 26.Nicolaidis(1996).
27.Weiler(1991), Kreile(1996),
pág.2413: pág.18.
332 SoberanÍa,
hipocresíaorganizada A modo de

cias internacionales,incluida la Conferencia de las Naciones Unidas so-


al desmoronarseel Imperio
bre el Derecho del Mar y la Conferencia sobre Cooperación y Seguri-
dos o reaparecidosdespuésde la
dad en Europa. La Comunidad ha sido signataria de acuerdos interna-
nantes, o quienes pretendían
cionales que caen dentro de su esfera, incluida la Convención de la
de los derechosde las minorías,a
ONU sobre el Derecho del Mar, varios acuerdos internacionales sobre
nales básicos,para asegurarseel
mercancías,el Acta Final de Helsinki y numerosas convenciones sobre
tica que muchos de ellos no hubier
medio ambiente. Es miembro de pleno derecho de la Organización
otros casos,los gobernanteshan
para la Alimentación y la Agricultura (FAO), aunque por lo general sólo
para que influyeran en sus estructu
como observadora, sin gozar de un estatuto que le permita ejercer de-
relaciones contractualeso al su
recho a voto en la mayoría de agencias de la ONU. La Comunidad
Unión Europea, las prácticasde
cuenta con una representación permanente en la OSCE. Mantiene tam-
nales,algunosacuerdossobre
bién representacionesdiplomáticas en cierto número de países."
salles,y otros tratados como los q
Europa (como laPaz de Westfalia)
comprometen la soberanía westfal
RnsuunN Nunca ha existido un tiempo
la mayoría de las entidades po
El sistema internacional no es una partida de ajedrez. Sus reglas
terísticas asociadas a la soberanía:
constitutivas no excluyen nunca las alternativas. Se ha ofrecido aco-
autonomía. Se han utilizado princi
modo a nuevasentidades que disponen de diferentes conjuntos de prin-
rechos humanos y de las minorías
cipios formales. Las colonias han firmado acuerdos internacionales y
dad internacional- que desafían
han sido miembros de organizacionesinternacionales. A entidades sin
tura de autoridad jerárquica bien
territorio, como la Orden de Malta, se les ha concedido reconocimiento
se constituyen en opciones que
internacional, 1o mismo que a entidades cuya estructura política limita los débiles. tmbién se les ha
el control. extranacional de algunos temas, en especial la seguridad,
otras formas institucionales, incl
como sucedía con los dominios del Imperio británico durante la pri- Instituciones políticas internas
mera parte del siglo xx, y Andorra al final de é1.
tar perfectamente interiorizadase
Lo más importante en 1o que se refiere al tema fundamental de este
mismo tiempo duraderasy
libro es el hecho de que las características relacionadas desde siempre
debe a que están insertasen una
con la soberanía-territorio, autonomía, reconocimiento y control- no
asientan en valores ampliamente
ofrecen una descripción precisa de la práctica real propia de numerosas
nacionales operan en un medio
entidades que han sido consideradas convencionalmente como Estados
tivas que impidan a los
soberanos.Los gobiernos han debido comprometer en ocasionessu so-
cualquier clasede forma insti
beranía westfaliana (es decir, Ia exclusión de cualquier autoridad ex-
Las normas pueden funcionar,
terna), con el fin de asegurarseel reconocimiento, la soberanía legal in-
dictorias, globalmente conside
ternacional. Ése fue el caso en todos los Estados que hicieron su aparición puede triunfar sobre la lógica de
buscar el mantenimiento de su ca
28. Para información sobre la Unión Europea, véase http://europa.eu.int/ quienes les conceden su apoyo,
commdgla/index.html.
que entran en conflicto y, si dis
II
I
I
II A modo de conclusión: no es una partida de aiedrez 333

hferenciade las Naciones Unidas so-


al desmoronarse el Imperio otomano en el siglo XIX, o aquellos otros crea-
frencia sobre Cooperación y Seguri- dos o reaparecidos después de la Primera Guerra Mundial. Sus gober-
lsido signatariade acuerdos interna- nantes, o quienes pretendían serlo, debieron aceptar cláusulasen favor
bfera, incluida la Convención de la
de los derechos de las minorías. a menudo en sus documentos fundacio-
frios acuerdosinternacionales sobre
nales básicos,para asegurarseel reconocimiento internacional,una polí-
hki y numerosasconvencionessobre
t" tica que muchos de ellos no hubieran elegido sin presionesexternas.En
lpleno derechode la Organización otros casos, los gobernantes han cursado invitaciones a actores externos
ia (FAO),aunquepor lo generalsólo
t' para que influyeran en sus estructuras de autoridad internas al entrar en
estatutoque le permita ejercer de-
I relaciones contractuales o al sumarse a determinadas convenciones.La
pnciasde la ONU. La Comunidad
Unión Europea, las prácticas de las instituciones financieras internacio-
lnanenteen la OSCE. Mantiene tam-
nales, algunos acuerdos sobre derechos de las minorías posteriores a Ver-
f en cierto número de países.z8 salles,y otros tratados como los que defienden la tolerancia religiosaen
Europa (como laPaz de Westfalia), implican todos ellos invitacionesque
comprometen la soberaníawestfaliana.
Nunca ha existido un tiempo ideal en el que todas, o cuando menos
la mayoria de las entidades políticas, se hayan ajustado a todas las carac-
una partida de ajedrez. Sus reglas
terísticas asociadasa la soberanía:territorio, control, reconocimiento y
ns alternativas.Se ha ofrecido aco-
autonomía. Se han utilizado principios alternativos-en especial,los de-
'nende diferentesconjuntos de prin-
rechos humanos y de las minorías, la responsabilidad fiscal y la seguri-
firmado acuerdos internacionales y
dad internacional- que desafían la autonomía. En ausencia de estruc-
nesinternacionales.A entidades sin
tura de autoridad jerárquica bien establecida,la coerción y la imposición
seles ha concedido reconocimiento
se constituyen en opciones que los fuertes siempre pueden usar contra
iades cuya estructura política limita
los débiles. Támbién se les ha concedido reconocimiento internacional a
)s temas, en especial la seguridad,
otras formas institucionales, incluso algunascarentesde territorio.
ll Imperio británico durante la pri-
Instituciones políticas internas bien establecidaspueden llegar a es-
al final de é1.
tar perfectamente interiorizadas e incorporadas en el sistema,y ser al
refiere al tema fundamental de este
mismo tiempo duraderas y significativaspor sus consecuencias;y ello se
lrísticas relacionadas desde siempre
debe a que están insertas en una estructura de autoridad jerárquica y se
)mía,reconocimientoy control- no
asientan en valores ampliamente compartidos. Las instituciones inter-
la práctica real propia de numerosas
nacionales operan en un medio más fluido. No existen normas constitu-
s convencionalmentecomo Estados
tivas que impidan a los gobernantes establecer contratos para crear
lo comprometeren ocasionessu so-
cualquier clasede forma institucional capaz de servir a sus necesidades.
clusión de cualquier autoridad ex-
Las normas pueden funcionar, pero también ser mutuamente contra-
rconocimiento,la soberaníalegal in-
dictorias, globalmente consideradas. La lógica de las consecuencias
losEstadosque hicieron su aparición
puede triunfar sobre la lógica de la pertinencia. Los gobernantes, al
buscar el mantenimiento de su cargo y la promoción de los interesesde
ón Europea, véase http://europa.eu.int/
quienes les conceden su apoyo, pueden elegir a un tiempo principios
que entran en conflicto y, si disponen de los recursos adecuados,em-
334 Soberanía,hipocresíaorganizada

barcarseen actividades de coerción o de imposición. En un medio con-


trovertido en el que los actores, incluidos los gobernantes de los Esta-
BIBLI
dos, aceptan normas diferentes, las asociacioneso clubes pueden aca-
bar siempre derrotados.

Alcock, Antony, 1979,<ThreeCase


Antony Alcock, Brian Taylor y John
Anderson,M. S.,1966,TheEastern
Londres.Macmillan.
Relations.
Andorra. 1993. <Constitution of
www.andorra.adlconsell/constituk
Ansprenger,Franz, 1989, Tfie
Routledge.
Aoki, Masahiko, en prensa, Towards
Cambridge, Mass.,MIT Press.
Arthur, W B., 1984, <Competing T
Options.
1985, Competing Technologiesand
Dynamics of Allocation under Incr
Stanford University, Stanford, Calif.,
1986. <Industrv Location Patterns
ResearchInstitute. Stanford U
1987, ReinforcingMechanisms
"Self
Stanford University, Stanford, Calif.,
Axelrod, Robert M., 1984, ?he
Books.
Bainton, Roland H., 1951, The Tiavail
Studies.Filadelfia. Westminster
Bartelson, Jens, 1995, A Genealogr
University Press.
Bartsch, Sebastian, 1995,
Viilkerbund und KSZE/OSZEin
Verlag.