Está en la página 1de 2

Criterios de evaluación de impacto ambiental del sector minero

A lo largo de la historia, el hombre ha ido modificando su entorno debido a las diferentes


actividades productivas que se han venido llevando a cabo después de la revolución
industrial, generando sobreexplotación de recursos, deterioro del medio ambiente a causa
de la contaminación, entre muchas otras problemáticas.
Esta situación ha ocasionado la implementación de leyes más estrictas para las
organizaciones que deseen hacer uso de los recursos naturales o que pretendan causar
algún impacto al entorno por medio de sus actividades industriales.
Una de las industrias que más daños ha producido al medio ambiente y a la sociedad en
general, ha sido la industria minera, caracterizada por la explotación y extracción de
minerales ubicados en la superficie. Esta actividad ocasiona graves impactos ambientales,
debido al uso excesivo de agentes tóxicos y al elevado consumo de agua.
Para lograr identificar el daño que va a producir la actividad minera en cada una de sus
etapas (exploración, explotación y procesamiento) se debe hacer uso de una evaluación de
impacto ambiental (EIA), con la cual se busca valorar el efecto que tendrán en el ambiente
la realización de dichas actividades y de este modo proponer las respectivas medidas de
prevención, mitigación, corrección o compensación que deban ser implementadas por la
organización.

Existen varios métodos de evaluación de impacto ambiental que permiten evaluar los
impactos ambientales y el grado de influencia que tendrán en el medio; las herramientas
más utilizadas por lo general son las listas de chequeo, los métodos matriciales, métodos de
indicadores y la metodología general para la EIA.
Esta última es utilizada en los proyectos de explotación minera, ya que abarca un gran
número de variables, que permiten hacer más objetiva la evaluación y de este modo
proponer alternativas de solución más acertadas. Su estructura consta de dos grandes fases:
la valoración cualitativa y la valoración cuantitativa.
En la fase de valoración cualitativa, se busca realizar una estimación de los posibles efectos
que traerá consigo la realización de un proyecto, obra o actividad, para ello se clasifican las
variables con etiquetas (media, baja o alta) para obtener un conocimiento cualitativo del
impacto ambiental.
Por otra parte se deben identificar los factores ambientales que se verán afectados por las
actividades del proyecto y los efectos que producirán dichas actividades.
En la valoración cuantitativa se obtienen valores numéricos que permiten calificar la
magnitud del impacto ambiental, esto gracias a la evaluación de indicadores ambientales y
su respectiva magnitud
Para poder llevar a cabo todo este proceso, se debe obtener el aporte de profesionales de
distintas áreas que permitan ampliar la visión con respecto a los impactos generados en el
ambiente y de este modo lograr medidas de solución más acertadas. Es por esto que la
evaluación de impacto ambiental es considera una herramienta multidisciplinaria.
Es importante resaltar la relevancia que tienen en este proceso las autoridades ambientales
competentes, ya que son las encargadas de velar por el cumplimiento de todo lo estipulado
en la EIA presentada por cualquier organización y en especial las promotoras de proyectos
extractivistas como en el caso de la minería y el petróleo, que representan operaciones
altamente contaminantes.

Lo más conveniente para el medio ambiente y para las poblaciones afectadas por la
realización de estos proyectos, sería la prohibición de cualquier actividad que perjudique de
manera tan negativa los recursos naturales, sobre todo en lugares de importancia hídrica y
reservas forestales (entre muchas más), ya que nunca se podrá hablar de minería
responsable o amigable con el medio ambiente, porque siempre habrá un alto grado de
afectación al entorno y a los seres vivos dependientes de él.
La solución debería estar en las manos de cada uno de los habitantes de este planeta,
tratando de reducir esa cultura de consumismo y materialismo, que lo único que produce es
el agotamiento de los recursos naturales y el incremento de residuos altamente
contaminantes por su prolongado tiempo de degradación.
Aunque lograr este cambio de pensamiento representaría un gran logro para frenar muchas
de las actividades que tanto daño le causan al medio ambiente, no sería suficiente, ya que
también se deberían realizar acciones conjuntas con los gobiernos para la implementación
de multas y sanciones impuestas a todo aquel (persona u organización) que cause
afectaciones de mediano o gran impacto al medio. Del mismo modo realizar un cambio en el
modelo actual energético y hacer una transición paulatina al modelo de energías renovables.
Indudablemente, la EIA es una herramienta fundamental para identificar y valorar los efectos
que producen los proyectos en cada una de sus actividades y así reconocer las soluciones a
esos impactos, pero también es importante replantear el modelo actual de la sociedad, ya
que para lograr un cambio significativo en la problemática ambiental, se deberá cambiar el
pensamiento de cada uno de sus habitantes