Está en la página 1de 15

6

Posada y la tradición
gráfica popular

El arte gráfico —y en particular los grabados satíricos y populares— ha sido 5.1 Detalle de Lámina 5.22
una tradición especialmente duradera en América Latina. Por lo menos par—
te de esta fuerza continuada es debida a la obra del mexicano josé Guada-
lupe Posada y la admiración que por él sintieron los muralistas mexica-
nosl. De no haber mediado el papel de éstos en su recuperación, esta obra
posiblemente hubiera sido tan efímera como el medio en que generalmen—
te se propagaba: periódicos satíricos ilustrados y hojas volanderas produci—
das en masa y ampliamente distribuidas en el último siglo, con una vida
posterior relegada a ser objetos de interés archivístíco para historiadores de
lo social y lo político. Fuera como fuese, la obra de Posada se incluye en
una corriente general de la pintura latinoamericana que alimentó a varias
generaciones de grabadores, especialmente al Taller de Gráfica Popular,
fundado en México en 1937. la última curiosidad relacionada con este con—
texto —la gran producción de grabados cómicos, satíricos y pintorescos a
lo ancho y largo de América Latina en la segunda mitad del siglo XIX— sir—
ve para destacar, en vez de disminuir, su papel distintivo.
En el siglo pasado se dio una considerable interacción entre los diarios
y publicaciones periódicas de tipo satírico de Europa y América. Charívarí,
fundado en París en 1833, y Punch, or the London Chariuari, fundado en
1841, eran internacionalmente famosos y, recíprocamente, el mexicano El
Hijo del Ahm'zot'e (1855-1903) y el cubano Don ]m1ípero (1862) se convir—
tieron en objetos para coleccionistasº. Lo mismo puede decirse de La Or—
q.uesta (1861-1877), un periódico liberal de gran influencia, para el que tra-
5.2 “¡Adiós 1862!…». Don]lmípero, 4 de enero de 1863. The
bajaron algunos de los mejores litógrafos de la época, como Constantino British Library Board.
Escalante. Al ver su obra se hace evidente que este artista conoció la del
francés Grandville (Les Métmnorphoses du jour, por ejemplo), y cuyo Les DESPEDIDA DEL AM IAU¡IIT£ AL EB…TE-

Fleurs aníme'es se publicó en México en 1849. En lugares como la Litografía


en la Calle de la Palma se podía conseguir obra de caricaturistas europeos,
especialmente franceses. <<Este importante taller de litografía... sin duda te-
nía gran cantidad de álbumes litográñcos, libros ilustrados y publicaciones
periódicas que podían ser utilizadas como modelos o como fuentes de ins—
piración»3. Similares contactos aparecen en otros lugares. En Cuba, Don]u-
Hipero, <<periódico satírico con abundancia de caricaturas», incluía tiras có-
micas de otros periódicos, como Punch, así como creaciones dramáticas pro-
pias, como el anónimo <<Despedida del año saliente al entrante» [lámi-
na 5.2].
El artista italiano Claudio Linati era uno de los directores de una re-
vista muy temprana, de las primeras que salieron, El Iris (1826), <<Periódico

111
POSADA Y LA TRADICIÓN GRÁFICA POPULAR

crítico y literario», cuya intención, como modestamente declaraba el pri-


mer número, era ofrecer cosas divertidas más que buscar gloria literaria,
Incluía ensayos biográficos y literarios, poemas, críticas de teatro y música,
pero pocas ilustraciones, aunque Linati dejó álbumes de grabados en Mé-
xico, así como su Costumes civils, militaires et rélígieux du Mexique (véase el
capítulo 3 ii).
Pero, sin duda alguna, la tradición de más arraigo e inventiva, confor—
me se fueron afirmando los periódicos ilustrados populares para mediados
de siglo, fue la sátira social y política. El mexicano Don Simplicio (<<perió-

nou fs1muem.
litº Butlr5tú, ºltilitu y filosófico, por unos 5imples.
dico burlesco, crítico y filosófico»), fundado en 1845, utilizaba siempre el
mismo grabado satírico en su portada [lámina 5.3], y tenía relativamente
pocas ilustraciones en su interior. Pero El calavera, fundado en 1847, ((pe-
— mu
riódico joco—serio, político y literario», como declaraba en su portada, daba
más importancia a lo visual. El esqueleto (calavera) aparece caricaturizado
&
-- 5¿
en la portada con traje moderno, como vocero crítico—moral del periódi—
.… ¡ MLS [.

n.- …1—… un em! Y» co, con la verdad y la justicia a cada lado, exponiendo las mentiras del go—
bierno o, en una característica metáfora, llorando la nave encallada del Es—

……….……
…, tado. Esta publicación es uno de los muchos precedentes de las famosas

¡¡ pur-;… en; :…
1 a ¡»mb.; ¡pi—
“a…, ,…
¿¡¡ m1 »¡ iahm_<—. ¡.nz.
u eli—Ca, …: calaveras de Posadas4. Las litografías y grabados de El calavera pertenecían
a artistas que normalmente conservaban el anonimato, lo que se podía
.…
.;
ma.—qm …e d…; .r m ¿“nn --.» m'u ¡wl'cr—Izw
¿: nah—D. .v¡=,—'fm
… …,… …
Impoxr—Wniuumuv, …n… ¡» »: ms, ¿

….…¡nm,n moyeunm5-
l'¿usl.
em ¿4 pull»! d1L-pt
lzric»
deber a que querían evitar ser perseguidos, dado que los directores de
… …… ,… estos periódicos eran continuamente detenidos. Semejantemente a las


:…
pocas publicaciones políticas y dadaístas de la Alemania de Weimar tras
…; J-:
:¡…'m n'» Vuh.
— .a:
…,
-

n…=u ¡»r … …e...—.Mmm


n
'n'”
54mp'wL—,
no la
H…c A ¡…
|…
s ¡.mc—
su rulo—;
y ¡…fuzcw, mi la Primera Guerra Mundial, los títulos cambiaban continuamente y los
directores entraban y salían de la cárcel con parecida asiduidad. Tras
treinta y un números, los directores de El calavera fueron arrestados por (<fo-
mentar la desunión, incitar a la revolución, rebajar el prestigio de la supre—
Simplicio. Primera página, 4 de julio de 1856. The ma magistratura, meterse con la vida privada de los funcionarios públicos
su
!
brary Board. y burlarse de los defectos físicos de tales funcionarios»? sucesor, de
1849, El tío Novillo, se publicaba en el mismo domicilio, pero en esta oca-
sión sus directores también guardaban el anonimato. Continuaba la misma
línea de invectivas, sobre todo contra los religiososy los monárquicos (véa-
se la <<historieta cómica» del inicuo Padre Hipólito) [lámina 5.5]. En estas
caricaturas podemos ver metáforas políticas enormemente ingeniosas,


como en la litograña del Sr. Tlachíque, en que un monárquico barrigudo
ninio. <<Conspiracíón en esta capital», de un panfleto y con alas de murciélago chupa una planta de maguey que, algo fascinante,
, 1834, en Papeles Varios, No. 17. The British Library está dibujada siguiendo el estilo de un códice azteca, y que representa a
México.
*cousamaorow _— Estos periódicos satíricos e ilustrados también se publicaban en otros
centros urbanos. En Mérida, Don Bullebulle, el más burlesco de todos los
'…'v' 'Evs:+a a;. ¡a ¡. _
'

1" publicados, duró un año, el de 1847. Este <<periódico burlesco y de extra-


'Y—prowncidqúeafo_m Tulum, vagancias», como se anunciaba, contenía grabados satíricos de Gabriel Vi-
cente Gahona, que firmaba con el seudónimo <<Picheta» [lámina 5.6], quien
más tarde habría de despertar el interés de los superrealistas mexicanos,
que publicaron un artículo sobre él en Dyu en 1943. Posada era el jefe de
litografía de un semanario, El ]icote (1871), que se publicaba en su Aguas—
calientes natal. Llegó a los once números sin que lo cerraran, y es posible
que sus actividades políticas relacionadas con El_]ícote fueran lo que le obli-
gara a salir de Aguascalientes, con su jefe, el impresor Pedroza, para insta-
larse en León, donde abrieron un nuevo taller. Las litografías de Posada
112
POSADA Y LA TRADICIÓN GRÁFICA POPULAR

EL TIO NONILLA.

CHANZAS DE CUPIDO. |

(CONCLUYE.)

— _ ..n
'I'(h'rihlº r'nnrbnlu enim u. Geró- la! |)…er
nimo V el ¡…er Hipólito. iniquidnllcs.
D. Gerónimo. nlnrmado con la fulal
nueva que le dió la aparicion, descu-
U¡…aparicium …mnciu ¡¡ D, Gcró— hru lmlocl ¡n"ernal prnvectn del pa-
n'nno que el pudre Hipúliiu un con lru llipúliin y se n¡wrcibc (¡ vengar la
tcnw con llubvrlc robado la noria ¡renta que le lrmnn su terrible rivul.
piensa roburlu la llcl'mamu ¡Esl:i Vir=lu . El (lin lll!5liniuln nl rapto lo acecha
D. Gerónimo. es hombre dc suerh-! urus de una puerta,

l "““—T.». 'A
. 7
,
— ¡
De esta terrible lucha, el diablo se; D. Gerónimo es cxcoinulgndo y se
lleva lo 'l"º.. es suyo. 'vu secunda al son de su vmhn.

—4
AL PUBLICO.
Habiendo tomado por su cuenta es… reduccion una imprenta litográñca
de las mas modernas. tenemos el gusto de anunciar que nos encargamos de ' ;
toda clase de trabajos de esta especie, haciendo una notable rcbnjn en to- '
dns los ¡»rr—eins hasta ahora zmostumbrndus.
Las personas que (lt—Seen ocuparnos, pueden dirigirse á la primera calle
de San Juan núm. ll todºs los dias, de doce ¡í dos de lu tarde, 6 bien álas
nlut'cnzis de. D. Antonio y D. Crislóbnl de la Torre, portal de Mercaderes,
T:nnhicn uumrizunms ¡¡ nuestros corresponsales para qm: por su conduc-
to se nos pueda encargar cimlquier clase de trabajo, debiéndose indicar en
el pedido la clase de papel que se desea, y demas advertencias que los in_(e-
resndos crean necesarias; en la inteligencia que el precio de los trabajºs

_
que hagamos ha de ser mas económico que en cualquier ctm establecimiento.
Esta reduccion responde de la c:cuclí!lul, economía y brevedad cn el des-
empeño de las obras que se le encomienden."
…;… ==aa'aí—g—a

-
Para nuestros antiguas suscritares, serán mas notables aú n las rebajas
El caritativa pudre Hipólito, salva de las garras del demonio (¡ la jóven que lun-emos en los precios.
hermana de D. Gerónimo.

para El]icote nos demuestran que estaba muy familiarizado con el lenguaje 5.5 Anónimo. <<Chanzas de Cupido», de El tío Novillo, 30 de
Octubre de 1850. Yale University, Sterling Memorial Library,
visual de otros caricaturistas mexicanos, como Escalante. Colección Latinoamericana.
A pesar de la dura censura del gobierno de Porfirio Díazº, continuaron
floreciendo tanto los periódicos satíricos como otras publicaciones de la
prensa barata, más irregulares. En León, Posada gozó de gran fama como
litógrafo y allí enseñó su arte además de realizar múltiples encargos, algu-
nos relacionados con escenas topográficas, además de los servicios tipográ—
ficos normales (impresos de recibos, carteles de anuncio, tarjetas de visita,
envolturas de puros, impresos, caricaturas, etc.) 7. En 1888 se trasladó a Ciu-
dad de México, donde, durante los veinticinco años siguientes, colaboró
en más de cincuenta periódicos y panfletos diferentes.
Su primer trabajo estable en la capital fue en La Patria Ilustrada
(1886-1890). Su estilo y su ingenio nos hacen pensar en Escalante, pero sin
duda posee unas características que lo distinguen de él. A diferencia de
otros muchos dibujantes, se le da igualmente bien lo naturalista —escenas
y figuras tratadas con simpatía—, que los dibujos satíricos, particularmente
113
POSADA Y LA TRADICION GRÁFICA POPULAR

enérgicos y vigorosos. En el margen de la cubierta de La Patria Ilustrada di—


buja con dignidad y fluidez las diferentes clases de la sociedad mexicana,
desde la india con el niño a la espalda al personaje de la clase bien con su
abanico y su gran sombrero. Como otros muchos dibujantes de su época,
Posada colaboró con numerosas caricaturas políticas en diversos periódicos
políticos, satirizando abusos del gobierno e intrigas políticas, como la lu-
cha por el sillón a la vicepresidencia en 19048.
En la Ciudad de México siguió ofreciendo sus servicios, por libre, no
sólo como litógrafo, sino como <<grabador en metal y madera, para todo
tipo de ilustraciones tanto de libros como de periódicos» 9. Fue importante
su adopción de otras técnicas. Dado que la litografi'a era relativamente len—
ta y cara, y no se podía imprimir al mismo tiempo que la letra, Posada fue
grabando cada vez más en metal, utilizando más adelante un proceso de
grabado en relieve sobre zinc, que resultaba extremadamente rápido y có-
modo“', método éste que tiende a usar, aunque no exclusivamente, a par—
tir de 1900. Es facil de distinguir porque las líneas se imprimen en negro.
Desde los comienzos de la década de 1890 hubo un enorme aumento
de periódicos y hojas volanderas de tipo muy barato y no cabe duda de
Posada les dio ese estilo vigoroso, sencillo y dramático que se hizo ca-
cheta (Gabriel Vicente Gahona). El escribano público, 1847, que
, 7,5 >< 6,4 cm. Museo Nacional de La Estampa, Ciudad racterísico de su lenguaje visual. [a mayor parte de su trabajo en este cam-
ico, (INBA). po fue para el muy activo editor Antonio Vanegas Arroyo, para quien tam-
anuel Manilla. Enveízeuamíeuto yj¡undo, s.f., grabado en bién trabajaba Manuel Manilla [lámina 5.7]. Además del producto princi-
< 14 cm. Museo Nacional de Arte, Ciudad de México pal, imágenes devotas de la Virgen de Guadalupe y otra serie de vírgenes
y santos [lámina 5.16], estampadas en mal papel según los santos del calen-

!.¡f ….¿,.—;. ¡D|u_u.


'
ll'1|'
l

¡n '
»

/€il' í'íl"¡j'
r '¡¡, '…—'íi'º
_.

'Ul "f!"i '

_¡ll '

_ '

¡¡¡"

114
u'—m- n.
ulnñh
…¡y.
un...…
¡¡

.-muy …"¡ívú
.a.ni… pu|¡_h
'

una u x uhl, . . ……
u n..….
"¡un
vam- ¿= n… …,
:…y'llqb a s:.
95: ¿. o._-…h

1…¡m44 .(7myo—Pa.

5.8 José Guadalupe Posada. Calavera de las elecciones 5.9 Manuel Mantilla. Calavera de la penitenciaria. Colección
presidenciales, 1919. Arsacio Vanegas Arroyo, Ciudad de México.
5.11 josé Guadalupe Posada. El panteón de Zapata, Grabado en
5.10 José Guadalupe Posada. La calavera ferrocarrilera, 1919. zinc, 30 X 40 cm. Colección Arsacio Vanegas Arroyo, México.
” ¿ :— $ ¿ , ¿ .

.
.;-.
:!

.
a.' '
r(
aé£ º

"
"'o
;e Guadalupe Posada. Una "¡nena nrnlrmtada — Choque de
' con un cochefúnebre, reimpresión, primera publicación
aguafuerte en relieve, 9,7 >< 15,3 cm. The Museum of
Art, Nueva York, legado Larry Aldrich.

. ,, ,r-, .. *…
…“……h la
_
' .…;¿áiº£?mrn%
**
»
¡4=-

': Guadalupe Posada. La balada de Macario Romero,


Su, primera publicación en l889-95, aguafuerte en
B >< 13,4 cm. The Museum ofModern Art, Nueva
¡do Larry Aldrich.

*
Guadalupe Posada. La llegada del tuerpo del general
rnzález (¡ su mpital, reimpresión, primera publicación
ado en metal, 11,6 X 19,7 cm. The Museum of
rt, Nueva York, legado Larry Aldrich.
-…
POSADA Y LA TRADICIÓN GRÁFICA POPULAR

dario y sus procesiones y demás festividades, Vanegas Arroyo sacaba hojas


volanderas y corridos de acontecimientos sensacionales: un descarrilamiento
¡Egioavlg
culTB
.- —
de tren, el incendio de una plaza de toros, la colisión de un tranvía con
una carroza fúnebre [lámina 5.12], el hundimiento de una mina, la mujer
que dio a luz tres niños y cuatro iguanas, o el hombre con cuerpo de cer—
&
do, todos ellos ilustrados por Posada en un estilo especialmente grotesco.
Había corridos populares acerca de la captura y ejecución de bandidos del
tipo de Curro Jiménez aquí (que Díaz trataba de liquidar y el pueblo ce-
lebraba como héroes antigubernamentales), así como sobre espantosos crí-

.… .=-¿—u
menes y muertes violentas [lámina 5.13]. Posada hizo numerosos grabados
de fusilamientos, que Vanegas Arroyo utilizaba repetidas veces cambiando
los nombres de las víctimas [lámina 5.15]. La famosa pareja de grabados en
metal de las manifestaciones en contra de la reelección en 1892, en que

¡
_ %/ 4 7 ¡ ? ; ,

/
aparece claramente la brutalidad del gobierno contra las masas indefensas,

ºk
se publicó en La Gaceta Callejera de Arroyo, que salía siempre que lo exi-

"
gían los acontecimientos. Arroyo resucitó parte de uno de estos grabados

-
»

¿f, /'
4
.” ,

EL FUSILADO DE

,».
DE: LA EJECUC[ON.
HOY.; '
..;
PORMBN()RES

5.16 josé Guadalupe Posada. Coloquio para celebrar las cuatro


apariciones de la Virgen de Guadalupe, 36,1 >< 26,8 cm. Museo
Nacional de la Estampa, Ciudad de México (INBA).

5.15 josé Guadalupe Posada. <<El fusilado de hoy - Pormenores


de la ejecución», de La Gaceta Callejero, 39,5 X 29,5 cm. Museo
Nacional de Arte, '

después de la muerte de Posada, con ocasión de la decena trágica de febrero


de 19131“. Parece ser que Posada hada sus grabados sobre la marcha cuan—
do Arroyo se los pedía. [as hojas sueltas, calaveras y corridos se vendían des—
pués, en las esquinas de las calles, a un público en gran parte analfabeto.
Posada celebra al propio Arroyo en una calavera de hacia 1907 [lámi-
na 5.17], en que aparecía en verso toda la larga lista de sus publicaciones:

]VIÍIlecturas agradables,
mil cuentos maravillosos
y versítos admirables.

Historias extravagantes,
oracionesfervorosas;
sucesos espeluznantes
)! comedias muy hermosas”.

117
*o<><><>©<><><
¡& LA% DELcalar—¡Ba
>%Í '

“EDITOR POPULAR %…
Arromo%VANE…_;;SARROY0
%.m.
Esta si es la calavera
'

del Editor popular.


más fachosa ¡salamera
'

*$35
— , ,

_
— _
:
'
Y millares de folletos ¡
y bibliotecas enteras.
que llevó ¡"los esqueletos
como otra. nunca han de hallar. ,
e _ _ º , _y á todas las calaveras.
El fué quien nos publicaba Lo que es de hoy en adelante
mil primeres de poesía,, el cementerio será
que nuestra vida endul'£abn la invitación más golante
y llenhbe de alegria. que cualquier mortal hará.
Tenía preciosas historias Allá encontraréis gustosos
que al más triste hacían gozar, mil lecturas agradables.-
mil cuentos maravillosas

_
ydejnbe en las memoflas
uú'recuerdo singular. y versitos admirables.
Losalegres sin medida, Historias estravagantu.
- leyendo sus oraciones oraciones fervor-osas;
*

,
- gentíau tan corta la vida sucesos enpelpznmteg
,

f
'
- que preudían sus corazones.... '
'
y comedia' muy herlnpsaa.
Los muchachos que alucadea' Allá Don .Toncho Y3ii1E¡an.
por el novio ni dormir conan en el mundo hize igual;
, pueden lab. . .enamorada»
y no, la saben decir.
. 7

- y
. _aig-ue'llengndq talº£“nl.
aumentando su caud'a_l
,
'

. Que le quieren,que le adoran


no se saben expresar. . . .
Aquí dejó¡su hijo Blás“,
. que entre los vivos l'ezúmbñ,“
,

'
'

y las desdichadaa lloran .. , '. . perp,qu£=f.ernite mis -


. para gl_.paie¡ de Ultratumbn,'
“el E_ditur Popular.
Da. colecciones precious Allá compra hastael demonio '

:-
pa(ñpóder escoger - para, escribirle á. su diabla,
de.nul cartas amor_om_ las cartas que Don Antonio,
lugue.gunte '
,
5. la. mujer, _de puros amores habla, *

. log tratos arreglados Y también—vende & la muerte


los ¡tonos pronto tenían "reglaº pa echar la baraja"
' '
.
Y prometen ¡life abºgados
de Don Antouro serían. . . .
Los niños agradecidºs
' que ¿¡la aplica diligente
y á los médicós desgaja . .L .
Y todo aquello es ganar.
sus cuentos leyeron ya, ,

allí cualquiera trabaja,


que son tan entretenidos
que los'lee hasta. su papá. . .. _y el Editor Popular.
ni muerto jamás se raja.
'

¡ N
!
l,

. l,
_
:» :

,

& —?
.—
r., .n'

..- ,

.-
_
Í-'. _.
' "

—f-2M-— —,_ _.._,. -:....—


… Y sigue siempre vendiendo
sus ediciones modernas
.

Y compra—; tu; calaveras -.


;.
,
_
Y aprenderá mil cantares
y todos sxguen leyendo
y cuadernos de canciones,
y jotas y peteneras
y olv¡dorá con razón
la. soledad, los pesares _
esas lecturas eternas. . . . que ulegfrnn los corazones. y tristezas del panteón:
Si tú gustas, Valedor. Todo se vuelve gozar, Si este año no quieres ir.
la dirección te daré.
cuando vayas al panteon
al despacho te enviará.
ni quien recuerde la vida.. .. .
:; el quien no sepa cantar
un más un cuaderno nidu.
Te esperaré el anº elllmllle
Que cuando vuelva (¡ venir
¡Tú que estés pata tirante!
....
POSADA Y LA TRADICIÓN GRÁFICA POPULAR
5.18 josé Guadalupe Posada. “Algo podrido en el Estado de
Dinamarca», de El Popular, 18 de enero de 1897, University of
Texas en Austin; Colección Latinoamericana Nettie Lee Benson.

5.17 (Página opuesta) José Guadalupe Posada. La calavera del


editorpopularAntonio Vanegas Arroyo, Library of Congress,
División de impresos y fotografías, Colección Swann,
Washington D.C.

5.19 El Popular. Primera página, 18 de enero de 1897,


University of Texas en Austin; Colección Lationamericana Nettie
Lee Benson.

Las cubiertas para novelas románticasy colecciones de canciones popu-


lares son mucho más convencionales y reñnadas: una frescachona musa fín
de siécle, por ejemplo, sobre un fondo floral muy recargado. En 1897, y
para el diario El Popular, hizo una espectacular serie de bellezas en la que
logró explotar la fuente fotográfica de que provenían dramatizando los to-
nos, e hizo un particular <<uso del buril de línea múltiple para los fondos
y una técnica de línea blanca para definir los márgenes de las zonas oscuras
contra el suelo iluminado» [láminas 5.18, 19]”.
Fueron, sobre todo, los grabados y aguafuertes de Posada para las hojas
sueltas y las calaveras, así como para la prensa satírica —como, por ejemplo,
El Padre Padrilla (1908), <<fundado para combatir la corrupción eclesiásti-
ca», como decía su cabecera, o El Diablito Rojo (<<Del pueblo y para el pue—
blo») de 1900—1910—, los que tanto dijeron a los muralistas, pues en ellos La nannlalusa unn
hacían la crónica de las actitudes y los acontecimientos de su época para Assaratloy Gimpanl
un gran público. En el contexto del ingenio fantástico e intrincado de la ¡.

caricatura del siglo XD(, Posada creó un nuevo tipo de imagen visual sim-
plificada, condensada y'dramática. En algunas ocasiones utilizaba recursos
similares a los empleados en sus caricaturas más tempranas, como el de la
ruptura de la escala (que posteriormente se utilizaría en fotomontajes có-
micos y satíricos), como en La Metamorfosis de Madero, en que comenta la
súbita subida al poder del nuevo presidente. Posteriormente transformó la
tradicional figura de la calavera, que ya había desempeñado miles de pape—
119
E N EL QUE YACEN LAS CALAVERAS
Artistas y Artesanos
De los

—&u l
Y ¡:segur ¡10le al ue bu…
:¡uguhr
Por urdnn d_b48uulúin. _
'.

gw_unrlumnmuw'
m '

delllhmimriiehuene'
-n1xllm-vh
…n ¡n=—u
me
Wmmuhmu. ¡,

-
manana ne ero._
' ._-- .- *
ooumounrrnunqu
='_...
¡
_
,*7=rtréreno a ¡mmcou.mo_
.

— -—
r ,

un… prod A un homhw my un… '

Cooelyelo_rmnli , *

Pumm£nu<atbu. -u_
… .— _ Pong—¡r
(michi:
'una:

……
La Ieu en que summbh1e. < un núdn lñmur
Al¡ur- un… ¡li-l. _...
A k lo unkn.
4 v ,
' De mi
_
mer y mu. lin ¡| Sar
Aglno uulm= ml;
una tarta—-

un… lnmonerse ¡le estas esqueletos


i'5fn£3 A'Eiº'º'"¡.-;a.
¡¿ha por M mmm; Ou: ninguno ¡: cf'u
¡'un hay una m la… ,.
En su llrum ¡nth
¡l_!n ara

¡olpc mon-| se
»

Par- ¡nur mum


'
Rayanan uhvfn. ur le ¡(“PM
un.
m—que
A ::cual ml.rrun.

*
.

centavos Cinco pagará il »… tos.


Guadalupe Posada <<El purgatorio artístico en el que yacen las calaveras de artistas y artesanos», de La Gaceta Cal/ejem, 59 X 37,3 cm. Museo Nacional
iudad de México (INBA).
HAN PANuna
¡¡

37—…—
Deal, pues, este Panteón de los Amores Y hallnréis muchos gustos y dolores
Que el gran secrelo de la tumba encierra.
'

Todos los que habitáis aquí en la. tl_erra,

,,x:re …-
Aqui yuce un buen torero, Genernl (¡uc me de suerte
Que murió de la aflicción Y mil nociones gnnó
De ser mn! b:mderillero. Y súlrrunu la perdió
Silhado en cada función; La que tuvo mm la muerte;
Hu muerto de un revolcón Nadie hay que ul mirarle acier(e
Aqui van con sus amores Que recibió en la tnisern, Si fue un subio (: de ¡entera. Aqui tienen a dos muertos,
Gozando dos calaveras: Y cm umm su (entera Hoy es unn calavera Tal cual pum cuuu quien,
U)_Que en vida fue Dolores. Que en el sepulcro yn e=l'iba Con gorro en verdad monmdo, Lumuos por desuclcrtos,
el
Y de apellido Centrum V a la: muorms los toreabn Y uunque esté condecorado Paseando y vistiendo bien.
Convertido en calavera. Hoy ya no es lo que antes era. '

—Adins; no ande de celoso. —No quiero más nmislud.


—¿Usted no sabe de amores?
—A sezún ru:undn ('nnvir—nl'.
—Me cree con los ojos luertos. ——Mi amor no ha sido quimera). Y aquel chnrrlto celoso
—bl alguno me hieicm el uso —Dejudmc env¡u mled id Pudo al fm lrngnr el queso,
—¿Qulere lr conmigo a Dolo es? Se contaba entre los muertos. Y en paz, torpe calavera. Y con su muerte nfanoso
—Charrllo, si aquí me tiene. Mnrchóse zi llorar el hueso.

“1 .… . ,.
No me eche una ruta muerta
7

No he visto mujer
v_

Pa cantar una canción. Vestido de colorado,


Ni en loditito el japon El muerto chino taimudo
Ni en loditlm la China. Que me ha espindo ya la puerta;
Pues canta la muy inclina Mi calavera no es menu,
Con tal aire y tal sal snlero, Y si canto sin quimera
——Mémle :! la penca, vale.
——Alórele á los ardures.
Que no hay en el mundo enlero
Quien cante bien sus amores,
'Es hoy por la vez postrera,
Pues pronto la muerte flaca
71—1Con ml de llorar el hueso
—Ojas; pero no me jale. Como ésta que vi en Dolores Coh usted, preciosa gilera,
Yn mero ml¡»restus saca

;
—Pos vamos para Delorez. Me va á dar pu copa y queso
junto a un sepulcro mlero. Y A Dios de mi calavera. Por muerto y por calavera,
¡: 3 - “(rico.—Imprenta de Antonio Vanegus Arroyo, Calle dc Sama Teresa minuto l.,

5.21 José Guadalupe Posada. <<El gran panteón amoroso», de La Gaceta Callqiem, 37,2 >< 18,7 cm. Museo Nacional de Arte.
Ciudad de México (INBA).
POSADA Y LA TRADICIÓN GRÁFICA POPULAR

[osé Guadalupe Posada. Calavera de los periódicos,


esión, primera publicación 1889—95, grabado en metal les, en una serie de imágenes directamente relacionadas con la Revolución.
26,6 cm. The Museum ofModern Art, Nueva York, 7
En una de las últimas estampas que hizo para la Calavera Revuelta, introdu-
ón Larry Aldrich.
jo una calavera que da palos, hordas de civiles atrapadas entre soldados que
pelean y que podrían representar tanto la guerra civil como una invasión
extranjera. Así como pinta esta espantosa visión, Posada hace varias estam-
pas de imágenes 'que muestran el coste humano de la guerra civil [lámi-
nas 5.23, 24]. Más de una vez utiliza directamente fotografías de Casasola
de la Revolución; más importante que cualquier dependencia superñcial,
sin embargo, fue el papel que compartió con la fotografia en la construc—
056 Guadalupe Posada. Encuentra sangriento enrreferlemles y
ción de imágenes de la Revolución, en evolución paralela: el descanso del
Mario;, s.f., grabado en zinc, 9 X 14,5 cm. Museo zapatista, el adiós de los soldados, la soldadora, el recluta, el escuadrón de
¡1 de la Estampa, Ciudad de México (INBA). fusilamiento.
Para los muralistas, que buscaban la manera de implicarse directamen—
te con el México revolucionario y de crear un arte popular, Posada ofrecía
una fuente visual única, sin paralelo en el mundo del arte oficial. El dic—
tador Díaz había vuelto los ojos hacia Europa, importando una gran expo-
sición de arte europeo como parte de las elaboradas celebraciones que se
planeaban para el centenario, en 1910, del inicio por Hidalgo de las gue-
rras de independencia, los pintores más jóvenes estaban experimentando
con el paisaje impresionista, y los académicos luchaban con su historia y
su alegoría. Pero Posada, y con él otros artistas, había venido haciendo imá-
genes de importancia inmediata, mostrando la corrupción política, los efec—
tos de la modernización en México y los conflictos sociales. Quizá Posada
no tuviera intención de subrayar la división en clases sociales, el contraste
122
POSADA Y LA TRADICIÓN GRÁFICA POPULAR
5.24 josé Guadalupe Posada, Calles de ciudad de A/Ie'xico, la
mañana del 19 defebrero de 1913, s.f., grabado en zinc, 11 X 8,5
cm. Museo Nacional de la Estampa, Ciudad de México (INBA).

5.25 josé Guadalupe Posada. Lajiesta de la Independencia


Meximna..., 1892, 60,5 X 38,3 cm. Museo Nacional de Arte,
Ciudad de México (INBA). '

I : ¡LAS Fms'ms DE LA INDEI'ENDENCI '' ' '

5“
—º¿?=—T:…“ñ EE £.':T,…ÍE""
'

entre los peones con sus grandes sombreros ribeteados y las clases altas con
sus sombreros de copa, como aparecen en La Metamorfosis de Madero, pero
es fácil darse cuenta de cómo los muralistas podían utilizar sus imágenes
en ese sentido, y hasta qué punto Posada pudo apoyar sus ambiciones de
creación de un arte popular.

123