Está en la página 1de 2

Globo aerostático

Llenado inicial.

Un globo aerostático1 es una aeronave aerostática no propulsada que se sirve del principio
de los fluidos de Arquímedes para volar, entendiendo el aire como un fluido.
Siempre están compuestos por una bolsa que encierra una masa de gas más ligero que el aire
y de ahí que se conozcan popularmente como globo. En la parte inferior de esta bolsa puede ir
una estructura sólida denominada barquilla o se le puede "atar" cualquier tipo de cuerpo, como
por ejemplo un sensor.
Como no tienen ningún tipo de propulsor, los globos aerostáticos se "dejan llevar" por las
corrientes de aire, aunque sí hay algunos tipos que pueden controlar su elevación.
Funcionamiento

Los globos aerostáticos funcionan gracias a la diferencia de densidad del aire


dentro en el globo con respecto al aire exterior. Dentro del globo generalmente
hay helio o aire caliente, los cuales son menos densos que el aire exterior. Ahora
bien, según el Principio de Arquímedes, el aire caliente, al ser menos denso,
pesará menos que el aire exterior y por lo tanto recibirá una fuerza de empuje
hacia arriba que hará ascender al globo.
La altura que los globos aerostáticos llegan dependerá de la densidad del aire dentro
del globo, dado que una vez que ésta se nivele con la densidad exterior, el globo
dejará de elevarse. Para descender, la densidad del aire en el globo debe ser mayor
que la del aire exterior. Este manejo de las densidades es la tarea del piloto del globo.

El principio de Arquímedes es un principio físico que afirma que: «Un cuerpo total o
parcialmente sumergido en un fluido en reposo, experimenta un empuje vertical y hacia arriba
igual al peso de la masa del volumen del fluido que desaloja». Esta fuerza1 recibe el nombre
de empuje hidrostático o de Arquímedes, y se mide en newtons (en el SI). El principio de
Arquímedes se formula así:
o bien cuando se desea determinar para compararlo contra el peso del objeto:

donde E es el empuje [N], Pe es el peso específico del fluido [N/m^3],2 ρf es la densidad del
fluido, V el «volumen de fluido desplazado» por algún cuerpo sumergido parcial o totalmente
en el mismo, g la aceleración de la gravedad y m la masa. De este modo, el empuje depende
de la densidad del fluido, del volumen del cuerpo y de la gravedad existente en ese lugar. El
empuje (en condiciones normales3 y descrito de modo simplificado4) actúa verticalmente hacia
arriba y está aplicado en el centro de gravedad del cuerpo; este punto recibe el nombre de
centro de carena.