Está en la página 1de 2

liudicos

Desde el punto de vista de esta teoría, el juego es un factor de evolución de la


personalidad. La teoría de la autoexpresión encuentra en el juego un modo de
manifestar necesidades que buscan ser satisfechas. El permitiría la liberación de
tendencias antisociales.

Dentro de ese mismo orden de ideas, según Matos (2002), existen tres tipos de juegos
entre los cuales se encuentran en primer lugar los juegos de actitudes; los cuales son
todos aquellas actividades que realiza el individuo a través de ejercicios físicos,
generan un desgaste de energía, este tipo de juego es común durante los primeros
dos años de vida ya que son juegos libres y espontáneos, los niños o niñas los
realizan cada vez que les provoca, de manera libre, sin reglas, ni reglamentos. Es
considerada una etapa exploratoria y mientras dura, los niños adquieren
conocimientos sobre su entorno e influyen en el desarrollo de su ingenio y su iniciativa.

También, están presentes los juegos de dramatización donde además de representar


a las personas en la vida real o en los medios de comunicación, se ponen de
manifiesto la capacidad de fantasía en la cual los niños adoptan papeles dramáticos,
heroicas, fantásticas y alejados de la vida real. Incluso se presentan los amigos
imaginarios o relativos exagerados de situaciones vividas por ellos.

Este tipo de juegos puede ser reproductivo o productivo, y se le conoce como creativo,
ya que estimula su imaginación y su creatividad. La duración de esta etapa varía en
cada niño, pero puede ubicarse hasta finales de su vida preescolar. Sin embargo
existe otro tipo de juego el activo que puede ubicarse en esta misma etapa de
crecimiento es el denominado juego constructivo, el cual no es sino alrededor de los 5
a los 6 años de edad, que él utiliza los materiales de forma específica y apropiadas
para fines establecidos por él.

También estimulan la imaginación y la creatividad del niño o niña. Una de las


actividades que más le gusta son aquellas relacionadas con la música, que puede ser
considerada como un juego activo dependiendo de cómo se utilice.

En tercer lugar, están los juegos pasivos; se pueden definir como todas aquellas
actividades consideradas diversiones, en las cuales los niños invierten un mínimo de
energía y por lo general pueden realizarlas solos. El observa a otros jugar, ver la
televisión, leer tiras cómicas o jugar con los equipos electrónicos modernos, pueden
producir el mismo placer que aquellos en los que se invierte mayor consumo de
energía, contribuyen al desarrollo intelectual al tener que concentrarse, razonar y
recordar, propiciando la creatividad y la motivación.

Con referencia a los juegos estos producen contribuciones importantes para las
buenas adaptaciones personales y sociales de los niños, le permite relajarse cuando
están solos y fomentan la socialización en actividades grupales. A todas las edades,
los niños o niñas se dedican tanto a los juegos activos como pasivos, y el tiempo que
le dedican a cada uno depende de la salud de los mismos, del placer que le
proporciona, del momento en el que aprenden los juegos y del interés, que en ellos
despierte.
El cuarto lugar lo ocupan los juegos cooperativos y competitivos, se puede definir el
juego cooperativo, cuando la naturaleza del objeto del juego, es la suma de los logros
de los objetos individuales de cada integrante del juego; mientras que un juego
competitivo, la naturaleza del objetivo de este, es el logro de un objetivo individual, se
priva el logro de los objetivos de los demás es excluyente debido a que el éxito de uno
es el fracaso de otros.