Está en la página 1de 30
Jacopo Garcia ALVAREZ Departamento de,Geoprafia dela Universidad Auténoma de Madrid La corematica y la nueva geografia regional francesa Resuaten La coremiiica se ha difundido en Francia como la nueva corriente tebrico-metodoldgica de la Geograffa, Su foemulacién original es obra de Roger Brune. integra elementos procedentes de la Teorta General 4e Sistemas. e] estructuraismo, la semiologia espacial, y la modeliza- ‘cin grifica y cantogréfica,uplicados al anilisis geogrtico regional Las curacteriticas propias de la eoriay la activa participacicn de Bru- ret en las instancias politicas estatales de investigaciGn durante Tos si 80, culminads con la fundacién del Gu-Rect.s, han potenciado su difusion mis alli de las aulas universtarias, incluyendo a Tos res- tates niveles educsivos y a medios piblicos y privados relacionados ‘con fx ordenacién del terior, RESUME La chorématique et la nowvelle géographie régionale franguise.~ La chorématique ses repandue en France comme le nouvelle tendance: théorique-métodologique de la Géographie. Sa formulation originale, 3 ‘charge de Roger Brunet, integre des éléments de la Théorie Général des Systdmes, du structuraisme, de la séimiologie spatiale. et de la mo- dglisation graphique et cartogeaphique. drigés vers analyse géogra- phique régionale. Les caractéristiques de la the6rie et lr remarquable participation de Brunet dans la politique de recherche officielle pendant les années 80, culminge avec la création du Gip-Rec.us. ont fav 1 INTRODUCCION ‘ E N ENERO de 1995 salfa a fa luz. con el cardctet mio- nogrifico y la petiodicidad trimestral habituales, el niimero 76 de la conocida revista francesa Hérodote, es- pecializada en temas geopoliticos, y ura de las publica ciones de corte radical mas importantes de entre las va- rias surgidas en la geograffa europea y norteamericana Eria, 48 (199%), pigs. 5.35 sa diffusion au-dala de "Université, en ineluan¢ les retants niveaux educatifs et quelques coNectfsratachés & Faménagement du teritoire ABSTRACT, Corematies and rhe new regional geography in France.- Corema- ties has spread in France as the new theorieal-methodological trend in Geography. Formulated by Roger Brune, it assembles elements from General Systems Theory, strcturalism, spatial semiology. and graph cal and cartographycal models, applied t0 regional geographical analysis. The features ofthe theory as well as Brune’: active patici- pation in State research policy during the 80s, which was culminated in the foundation of GiP-RECLUs, have allowed its difussion beyond the University, including the rest of Education levels and some groups ‘elated to regional planning Palabras clave /Motselé/ Key words Francia, geografia regional, coremitia, teoria de sistemas, semio- logfa espacial, modelos grSticos, renovacion diseiplina. France, géographie régionae, chorématique. systemique, sémiolo- ge spatiale, modeles geaphiques, renovation disciplinaie. France, regional geography, corematics, Systems Theory. spatial semiology. praphie models. renovation. durante los afios més activos de la ola marxista de la isciplina, a mediados de los 70. El asunto elegido para Ja ocasi6n Hevaba el sugestivo y enigmitico titulo de «Los gedgrafos, la Ciencia y la ilusién», acompaitado, cen el margen inferior derecho de la portada, por una so- nora. expeditiva, € inequivoca llamada: «Chorématique, stop». En el articulo introductorio, que funciona inva- riablemente a modo de editorial y de presentacién de las A cuestiones debatidas en Ia revista, el director de la mis- ma. Yves Lacoste, polemizaba sobre las querellas y ri- validades epistemoldgicas intemas desarrolladas dentro de la denominada «Escuela geogréfica francesa» duran- te el periodo de entreguerras tos aiios posteriores a la muerte de Vidal—, asi como sobre la diversificacién de corrientes y de alternativas al modelo dominante opera- da en la disciplina durante los afios 60 y 70, que nunca trascendieron, a juicio de Lacoste, a «un verdadero de- bate en el seno de Ia corporacién», més allé de las preo- cupaciones y discusiones cientificas «de un limitado mi- mero de gedgrafos reputados». «En realidad —afada—, es actualmente cuando se desarolla el primer gran debate entre Ios gedgrafos, inluidos no solamente los gedgrafos “fsicos", sino también numerosos colegas que en- sefian geografia, con la historia, en los colegios e institutos. Este bate resulta del interés y malestar que suscita, al mismo tiempo, el poder adquirdo, stbitamente, desde hace algunos afios, po los ceampeones de una concepein nueva y “recentrada” de la Geogra- fia, que. segin ellos, se convertria al fin en una verdadera cien- cia, Se trata de lo que Tos promotores de tals ideas y desu funda- dor. Roger Brunet, llaman la geografia coremdtica» (LACOsT: 10995 a. 6-7) ‘Tras la advertencia, el autor prosegufa con un répido recottido por el origen y evolucién de esta corriente, y en particular por su reciente y fulgurante difusién entre determinados sectores privilegiados de la sociedad fran- cesa: desde el Ambito estrictamente individual, universi tario, y epistemolégico en que surgi6, a principio de los 70, los resultados de «la coremiticay —denominacién, a secas, preferida por sus principales representantes, em- pezando por el propio Brunet— se habrian extendido, sobre todo desde finales de los 80, a la ensefianza oficial primaria y secundaria, a ciertas instancias politicas esta {ales y regionales con competencias en la ordenacién del, territorio, ¢ incluso a algunos medios empresariales y de negocios relacionados © no con éstas. El articulo —co- ‘mo los ocho que le seguian en el mismo nimero— re- vestia un tono abiertamente condenatorio, en el que no faltaban descalificaciones personales, excomuniones su- twarias, 0 declaraciones pretendidamente salvifi bre los riesgos geopoliticos, educativos, disciplinare de «la deriva coremitica». Los calificativos sobre la misma eran rotundos: «ambicién totalizante>, arrogan- cia intelectual, «manipulaci6n gréfica» y catastrofista de la realidad, «simplismo caricatural>, «gargarismo bal, «denigracién sistemética» de la geografia fisica, «pseudobjetivismo», «vocacién publicitaria, si no mer- cantil», «determinismo del espacio», etc, etc. A la caby za. y en el trasfondo de todas, 1a acusacién que inspiraba el titulo del monogrétfico: «Para nosotros, es importante denunciarla y asumir la defensa de la Geografia>, escri- bia Lacoste. «Es preciso combatir la hegemonia corem tica, denunciando la ilusién cientifica sobre la cual se funda». ‘Aun prescindiendo de cualquier juicio de valor sobre el mismo, el ejemplar de Hérodote resucita, sin duda, fantasmas que pareefan trasnochados de la historia de la disciplina. No era el primer ataque directo sobre tal ob- jetivo —el propio Lacoste habfa abierto la polémica, a rafe de una critica bibliografica, en un articulo dos afios anterior (Lacoste; 1993)—, pero si, desde luego. el més, extenso, diverso y colectivo (y hasta lo que sabemos, el tinico, por ahora, de estas caracteristicas). Cuando estén todavia cercanos los reclamos anarquistas 0 dadafstas en la ciencia (Feyerabend), cuando las filosofias postmo- demas han celebrado la invocacién al relativismo (Lyo- tard, Vattimo) en el conocimiento, y desde dentro de la Geografia se ha diagnosticado el «pluralismo ecléct (Racine), 0 estimulado incluso el «eclecticismo escépti- co» (Gregory), no es desde luego usual que una revista consagre hoy dfa un ntimero casi completo 150 paginas— al cuestionamiento y anatema de una de- terminada ) y «global» (fisica y humana) en sus preocupacio- nes, a la cual se adscribirfa este grupo, la perspectiva coremética apareceria, segiin este autor, «como una suerte de investigacién formal, a remolque de diversas ciencias sociales y centrada sobre un espacio social con- cebido de manera demasiado estrecha y abstracta» (La- coste; 1995a, 19). En todo caso, y dejando aparte las evidentes conexiones de «los coreméticos» con determi- nados planteamientos del universo positivista (en esp cial con la teorfa de sistemas), lo indiscutible lo mas original, en muchos sentidos— es que la reflexién sobre las auténticas dimensiones de esta corriente permite y coste mismo, en una interpretaciGn sospe- LA.COREMATICA Y LA NUEVA GEOGRAFIA REGIONAL FRANCESA 1 s alld de la vertiente meramente exige saltar mucho m te6rica o académica Porque la coremdtica —su principal mentor, Roger Brunet, ha querido recordarlo recientemente— es s6lo cuina fraecié> en un proyecto, en una prictica, bastante mas amplios sobre el conjunto de la diseiplina'. Un pro- yecto que atafie a la construccién de «un enfoque te6ri co global de la Geograffa» (Bruner; 1996, 32). a su es- tatuto cientifico y profesional, a su funcién educativa y, en definitiva, a su imagen y a su valoracidn por parte de la sociedad francesa, Articulado en tomo a la figura de Brunet y a la que éste, su principal impulsor, ha calif do como «la mas importante novedad institucional de los afios ochenta en la geografia francesa»*, el Gir-Re- CLUS. ese programa ha pretendido conjugar, sobre Ia idea de wn arecentramiento» («recentrage) disciplinar, dos objetivos: de un ado, profundizar en las posibilida- des de mediacién entre la exigencia te6rica y la deman- da social; de otto, revitalizar y renovar teéricamente la geogratia regional como forma distintiva y nuclear del quehacer geogritfico, Por esos motivos, el interés general de una apro macién, 0 cuando menos de una «sensibilidad> de tipo contextual (en el sentido definido por Berdoulay)’ a las vicisitudes del mismo —es decir, una aproximacién que otorgue un papel central a las relaciones mutuas entre ta sociedad y el pensamiento cientifico— deviene en este caso, pricticamente, una exigencia. La ciencia no deja de ser «una actividad social compleja», y anali- zarla tinica © prioritariamente en términos de su Iégica interna significaria desvincularla de su historia y de su geografia, o sea, descontextualizarla. En esa linea, y con inteneién esquematica, Matie-Claire Robic ha plan- teado recientemente interpretar la evolucién de las ideas geograficas —y de la ciencia, en general— como el producto de tres esferas fundamentales dialéetica- mente imbricadas: la préctica o interés solicitado: el « intelectual o el lenguaje movilizable: y «la Beurer (996), pie 3 ste autor hay echo ode geografiacoremstica gue le an puesto autores come J, Schcibhingo Ls ote, ura singed lamentable» et su opinion, porque cairo am ‘enfogue por am atv que no coeresponde mis que a una parte La difsion «eesta Faceiin —afde~ ba Go acho mis alé de lo que ne expr eto no me pds i wransformar la Parte en el Ld, i jugar a Maeno dee uel puesto qu eneventa completamente rac les isa de “eseucl'» > B inciso intelectual y lingiiist co del citado esquema, la dimensién mas propiamente académica); en segundo lugar, su relacién eon las dife- rentes practicas sociales extr micas sobre las que se ha proyectado y con el contexto histérico general — «la naturaleza de la referencia»—, analizados conjunta- mente con su discusin y oposicién erfticas; y. por iti ‘mo, el proyecto disciplinar en el que se inscribe y la sig, nificacién del mismo en el contexto de las transforma. ciones recientes de la geografia regional francesa y an- glosajona, 1 LA COREMATICA Y LA PRACTICA CIENTIFICA. FUNDAMENTOS TEORICO-METODOLOGICOS Aunque en su formalizacién explicita no aparece formulada hasta 1980, en un articulo publicado en L'Es- pace géographique (BRUNET; 1980), la teoria coremati- ca culmina, en realidad, todo un conjunto de investiga- ciones desarrolladas por Brunet, especialmente desde fi- rales de los afos 60, en relacién con las posibilidades de la teoria sistémica, ef estructuralismo, la semiologi espacial, la cartografia y la modelizacién gréfica en la Jo que conozco erica eferenia bloga deca al especto lo de Toms Cotizo (1993), en la evs Alii, que ineluye te ensayo de modelizacin apis ala reid astriana, Fuera de clo ls evsta Darumenss Andis Gegraficu ba publicado una accin a featulén de un arcu de Maryse Clary (1995), una de las representantes mis cstacus de a vertiente didsctia de la coriem- Los das 28, 29 y 30 de unio de 1993, el Departamento de Geografia de a Universidad de Alaléorgnizd bajo ba dzecisn del profesor J. Bosque Sena, us Seminario sobre satin. ein de cores en Geografis, vinculada ala dscipina de Cartgrai, dl gue esconozeo ealguir tips de resuladoexrito. Pr lo dems, Geogratia Ui ‘sal RECLS» ha sido objeto de pas eeferencias en RIUDOR (1988); y MEN bey Mocint (1991,

También podría gustarte