Está en la página 1de 8

Shridhar Chillal de Pune, India

Vivir con semejante zarpa no era sencillo: “Cuando duermo no me puedo


mover mucho, por lo que cada media hora más o menos me despierto y muevo
mi mano al otro lado de la cama”, explicaba en el 2015. Su familia siempre
estuvo en contra de esta obsesión por dejar crecer y crecer las uñas. Pero él
les demostró que podía hacer vida normal, incluso trabajar. Encontró en la
fotografía su profesión y se las apañó para que no fueran un problema. Solo
dejó crecer las uñas de su mano izquierda.

Solo creció las uñas en su mano izquierda, manteniendo su mano derecha


recortada. Debido a años de crecimiento de sus uñas y su peso, su mano
izquierda está permanentemente discapacitada; no puede abrir su mano desde
una posición cerrada o flexionar los dedos.

"Estoy sufriendo. Con cada latido de corazón en los cinco dedos, la muñeca, el
codo y el hombro duelen mucho y en la punta de la uña hay una sensación de
ardor siempre."
Después de tantos años sin un corte de cabello, Guinness World Records
puede reconocerla como la adolescente con el pelo más largo del mundo con
una longitud de 1,52 metros.

Desde chica a mi mamá le gustó dejarme el pelo largo. Llegué a tenerlo más abajo de la
cintura, pero un día a los siete años viendo la película "Matilda" le dije que lo quería como
la protagonista, así que a los días fuimos a la peluquería y me lo cortaron hasta los
hombros. Al día siguiente al verme de nuevo en el espejo no me gustaba lo que veía, era
muy corto, por lo que decidí dejarlo crecer y no volvérmelo a cortar, no hasta que sea muy
necesario o realmente quiera hacer un cambio. Después de cuatro años lo volví a tener ya
bastante largo por lo que la gente desde entonces me llama "Rapunzel" o "La chica de
pelo largo". Durante todos estos años solo me corté las puntas.

Según comentó Abril, lo único que hace es lavarlo todos los días con champú y crema de
enjuague.
Agradecemos tu interés en nuestros contenidos, sin embargo; este material
cuenta con derechos de propiedad intelectual, queda expresamente
prohibido la publicación, retransmisión, distribución, venta, edición y
cualquier otro uso de los contenidos (incluyendo, pero no limi- tado a,
contenido, texto, fotografi ́as, audios, videos y logotipos) sin previa
autorización por escrito de EL UNIVERSAL, Compañ i ́a Periodi ́stica Nacional S.
A. de C. V. Si deseas hacer uso de ellos te invitamos a visitar nuestra tienda
en li ́nea: http://tienda.agenciaeluniversal.mx , o bien, puedes comunicarte
con nosotros para cualquier duda, comentario o sugerencia al teléfono:
57091313 Ext. 2406 y 2425 de lunes a viernes en horarios de oficina. Si
deseas suscribete en nuestra versión impresa o digital, puedes comunicarte
al teléfono 5709 1313 Ext. 1564 de lunes a viernes en horarios de oficina.
Natural de Carolina del Norte, esta mujer ha llevado, a lo largo de los años,
apretados corsets y cinturones de presión para poder conseguir una cintura
de tan solo 38 centímetros de diámetro.

Desde el año 1983, lleva corset 23 horas al día.

Explica que su marido la ha apoyado en su objetivo a lo largo de todos


estos años. Él, además, es fisioterapeuta y la ayuda a que su cuerpo se
mantenga en buena forma a pesar del gran cambio al que se ve sometido.

Nunca ha necesitado una cirugía para poder conseguir su objetivo o una


dieta tremendamente restrictiva.
Jyoti Amge dio una estatura de 62.8 centímetros más pequeña que una niña
promedio de dos años cuando el representante de Guinness que vino de
Londres la midió en una ceremonia a la que asistieron 30 parientes y amigos
en la localidad de Nagpur, en el estado de Maharashtra.

Amge, quien tenía lágrimas en los ojos y vestía uno de sus saris más finos,
describió el honor como un "regalo extra de cumpleaños" y afirmó que estaba
agradecida por ser pequeña debido a que le trajo distinción. Tras recibir el
título, ella y otros invitados degustaron su pastel de cumpleaños.

"He puesto a Nagpur en el mapa del mundo. Ahora todos sabrán dónde se
encuentra este lugar", expresó Amge, quien dijo que sueña con convertirse
algún día en estrella cinematográfica de Bollywood además de buscar un título
universitario cuando termine su preparatoria este año.

"Quiero ser actriz", expresó.


Desde que recibió su primera perforación en la piel en
enero de 1997, Elaine Davidson se ha perforado un
total de 8 mil veces, varias de ellas en el rostro.

La antigua enfermera y dueña de un restaurante en


Brasil está constantemente agregando y reemplazando
joyería en todo el cuerpo. Ella realza su aspecto exótico
con tatuajes y maquillaje colorido, y a menudo lleva
plumas y cintas en el cabello.

Cuando voy de compras es muy divertido... La gente


me mira, seguro piensa que es divertido o es un poco
intimidante, pero ¿sabes qué? Ya no me importa",
señaló en una entrevista en el programa Taboo de
NatGeo.

Davidson se casó en junio de 2011 con Douglas


Watson, un hombre que no usa piercings. Sin embargo,
la pareja se divorció un año después.
El turco Sultan Kösen creció como cualquier otro niño hasta que a los diez
años le detectaron un tumor en la glándula pituitaria que le provocó un
gigantismo que descontroló su crecimiento.
Un entrenador del Galatasaray SK de baloncesto encontró a Sultan Kösen en
2003 en un pequeño pueblo de la frontera de Turquía con Irak. Entonces
medía 2,42 metros, y el técnico quiso hacer de Kösen un jugador de
baloncesto profesional, pero resultó ser excesivamente alto para poder jugar.
En la actualidad, Sultan Kösen tiene 32 años y mide 2,51 metros, estatura que
le convierte en el hombre más alto del mundo, según el Libro Guinness de los
Récords.
Sultan también posee las manos y los pies más grandes del mundo, de 27,5 y
26,5 centímetros respectivamente.
Genest nació en Châteauguay, Montreal, y es también conocido por
los Record Guinness como la persona con mayor cantidad de insectos
tatuados y por tener la mayor cantidad de huesos humanos tatuados. Y es
que a sus 31 años muestra en todo su cuerpo, incluida la cara y la cabeza,
diseños que emulan a un muerto viviente.

Cómo todo empezó

A los 10 años, a Rick le diagnosticaron un tumor cerebral que le extirparon


cuando cumplió los quince. Al salir de la cirugía, decidió grabar en su piel
una representación de aquello que había sufrido. Es así como a los 16 se
hizo su primer tatuaje: Un cráneo y dos tibias cruzadas que adornaron su
hombro izquierdo. Tras ello, empezó a tatuarse y desde entonces no paró
hasta alcanzar ese curioso aspecto que tanta fama le ha dado.