Está en la página 1de 24

M«§ic«€ftArÍÁ

• PUBLICACIÓN MENSUAL DEL


I N S T I T U T O - E S C U E L A D E MÚSICA

ANO I MONÓVAR, AGOSTO 1933 NUM. 4

MUSICOGRAFÍA
Una gran alegría. Un verdadero en- dades musicales de ese afortunado pue-
canto me proporcionó el recibo de esa blo.
simpática y bien orientada revista mono- —¡Las bandas!
vense. —¡Bahl —se ha hablado tanto y co-
Una gran alegría porque veo fundi- mentado, respecto a la eficacia educado-
dos en ella el talento de un gran músico, ra de ellas... que, bien está que alguien
de Daniel de Nueda, y la liberalidad y conocedor del asunto, en su doble as-
largueza de un esclarecido (ésta es la pecto técnico y psicológico, procure con
palabra) mecenas, Don Francisco Corbí. insistente constancia y documentación
Un verdadero encanto porque supo- ejemplar amplificar el radio de sus bene-
ne su aparición el eficaz complemento a ficios estéticos complementándolos con
la obra de alta cultura emprendida por una eficacia docente de orden severo.
el Instituto-Escuela de Música. Nc> todo va a reducirse a una pugna
Llega tarde mi artículo para consti- ciudadana o regional aun cuando la in-
tuir un cumplido. citante principal sea la música.
Aunque ocupado estos últimos tiem- Sabemos (sabemos y callamos) que el
pos por desempeños profesionales que cometido social de las Bandas trae una
me han llevado y traído, con frecuencia secuela—al canto de lo artístico— de
delectante, he pensado, he recordado, enconos, que en nada práctico se tradu-
he meditado sobre Monóvar, sobre Mu- cen si no se atiende a aprovechar el estí-
sicoGRAFÍA, sobre Daniel de Nueda y so- mulo de la «competencia» con el pro-
bre Don Francisco Corbí. longado de unas posibilidades que edu-
Y, al primer descanso, me complaz- quen para la ejecución y para la «escu-
co en hacer público elogio del interés y cha'í».
de la gratitud en que sigo yo (y creo Chavarrí el destacado valenciano,
que debemos ser muchos los que segui- autoridad preeminente y ubicua, tími-
TOos atentos) el desarrollo de las activi- damente, con la timidez que dá, no la

73
M U

cobardía, sino el exquisito buen trato, ción de los oyentes y obviando las dis-
opuso en varios artículos sus reparos a tracciones)... la banda suple, la banda
las pretendidas reportaciones artísticas alienta. Contribuye a mantener el fuego
de estas características manifestaciones. sagrado de la afición. Predispone a su
Llegó a insinuar que si... las orquestasl desarrollo.
— Vamos... quiso significar que el Pero .. por Dios... dotad a la Banda
elemento «orquesta» es de calidad supe- de músicos que además de esa admira-
rior a la «banda». Y que—por lo tanto ble facilidad innata en los levantinos,
— si afición existe, indudablemente, a la posean una cultura de que la mayoría
música en región tan propicia, sería me- adolecen... que, algunos rechazan por
jor encauzarla hacia ese más lógico y rebeldía temperamental.
elegante derrotero. Cread el Instituto, la Escuela, la Re-
Con sinceridad: yo opino, en mí fue- vista, la Biblioteca. Fomentad el cultivo
ro interno, que la banda como elemento intelectual de esos estupendamente ca-
concertante, es... una parodia o por lo pacitados músicos artistas y llegad al
menos, una copia—en vez de un original meollo del goce estético procurándoles
—de lo que normalmente constituye un los refinamientos que el cerebro dicta...
conjunto musical. que la misma afición demanda (aun a
A pesar de ello y conceptuando en trueque de disciplinas inhabituales).
esta designación no sólo a las bandas Todo esto se me viene a las mientes,
valencianas sino a todas las bandas que cada vez que contemplo y releo Musi-
en el mundo existen, comparativamente, coGRAFÍA, de Monóvar—que no aparto
estimo que mientras llega (pasito a paso) de sobre mi mesa—.
el desdoblamiento de ellas en agrupacio- Todo esto medito y «rumio» mien-
nes donde la cuerda tenga solio y asien- tras me regodea la idea de que existe,
to...; mientras ocurra lo que debe ocu- de que marcha... de que prospera y va a
rrir... que los conciertos se den en loca- término.
les acústicos—salas cerradas—, estadios Término artístico. Término afectivo.
con tarima «altavoz»...; hasta tanto no se Término sensato. Término fecundo.
percaten los municipios y las diputacio- Elevación, en suma.
nes, o entidades propulsoras, de que la E s o e s MUSICOGRAFÍA
música debe originar por S/'so/a un es- B. CALVEZ BELLIDO
pectáculo (concentrando en ella la aten- Concertista y Director

74
M R

IDEARIO ÉTICO DE AMADEO VIVES


Fragmento de la conferencia leída en el nen interés en descubrirla. Porque la ver-
Ateneo de Madrid, el 6 de Abril úl- dadera bondad es, a pesar suyo y a pesar
timo, en el homenaje dedicado a la nueátro, acusación y remordimiento. En
memoria de este maestro, que a la cuyo caso, nuestro interés eálá en deálruir-
hora de su fallecimiento era presi- la; y si no podemos derruirla, tratamos
dente de la Sección de Música de de ocultarla; y si tampoco nos es posible
aquella Casa. La conferencia lleva- ocultarla, pedimos armas a nuestra per-
ba el epígrafe "Ideario estético y versidad para calumniarla». Aquella bon-
ético de Amadeo Vives". dad que ignora su propia existencia, es se-
gún Vives, superior a todas las demás, ya
Resumamos ahora siálemáticamente la que vive oculta en el anónimo, sin espe-
ética de Amadeo Vives. rar la gloria ni las recompensas humanas.
Para tratar eále asunto podrían servir Juzgando Vives la bondad por sus efec-
de introducción los párrafos anteriores, a tos, prodiga juiciosas consideraciones que
los cuales habrán de seguir, empalmando omito por razón del espacio disponible.
con ellos, los dedicados a exponer las Y respondiendo, finalmente, a quienes de-
ideas de nuestro artiála sobre la bondad y finen la bondad como afán por buscar la
la malicia, sobre la lealtad y el egoismo, propia perfección, se pregunta si eáta per-
sobre el oportunismo y la mentira, sobre fección es causa o es efecto de la bondad
la juálicia y las leyes, sobre otros temas misma.
afines a eátos cuya divulgación puede ser De igual modo la maldad le inspira
útil sin duda. consideraciones hondas. «Precisamente los
La noble alteza de la Bondad, así co- malos— dice —son los que poseen una
mo el visible divorcio en que suelen vivir profunda intuición de los caminos de la
el Bien y la Belleza, le inspiraron a Vives simulación y de la farsa. Hay personas
variadas consideraciones donde la intui- imbéciles para todo lo demás y geniales
ción y la reflexión forman indisoluble vín- para la maldad. Nacen maeálras. Y el re-
culo. Así lo demueálra su artículo «La finamiento de la maldad consiále en la si-
bondad en carroza», calificado como «me- mulación de la bondad». La experiencia
ditación», donde se glosa y comenta la obtenida por cada mortal en el trato con
noticia de haberse abierto un concurso las gentes comprueba cuan exactas son
para premiar a la mujer más buena de un esas conclusiones.
país extranjero. Con aquella franqueza Tuvo el maeñro un atinado juicio,
leal que abate las barreras de los conven- enlazándolo con el reverso correspondien-
cionalismos, lanzó Vives eálas afirmacio- te, al describir aquella especie de maldad
nes contundentes: «La belleza y la bondad que no brota por impulso propio, sino
no suelen andar por los mismos caminos. como consecuencia del contacto con cier-
La bondad que es como una intuición del tas perversidades, pues dijo: «Un hombre
bien, suele ser ignorada de todos y mu- puede encontrar en otro alguna complici-
chas veces se ignora a sí misma. Es igno- dad, y toda complicidad engendra tole-
rada de todos, porque los hombres no tie- rancia, mientras que con un niño no hay

75
M R

complicidad posible». ¡Y cómo ensalzó el maestro, el egoista no conoce la piedad,


candor infantil, oponiéndolo a la pérdida ni admite deberes ante la sociedad, ni se
de la inocencia que por doquier se da en- solidariza con nadie. En su porte adopta
tre las personas mayores! Porque Vives, variadas aiSitudes; si unas veces se pre-
como tantas otras personas de buen cora- senta de un modo hipócrita y vergonzan-
zón, hubiera querido ser ingenuo, mas la te, otras muíhas luce aires autoritarios y
vida le obligó a lu£har siempre; y nadie agresivos, no siendo raro que deftile un
ignora que es en las luíhas, precisamente, cinismo presuntuoso.
donde los hombres honrados suelen en- Bien flagelada quedó la vanidad, cuan-
frentarse con maldades, malicias o acu- do Vives, describiendo la textura moral
cias, viéndose incluso impelidos más de de los seres humanos, proclamó con va-
una vez a emplear también aálucias, y no lentía: «Sé que son vanos y que cada uno
con ofensivas intenciones, por supuesto, solicita para sí, e íntegramente, la aten-
sino para esquivar los riesgos que acarrea ción ajena». La vanidad humana era, se-
la vil conducta de todo adversario sin cien- gún él, «cual gigantesco Tragaldabas, ca-
cia ni conciencia. Ahora bien, si en algún paz de engullir al tiempo eterno y al es-
caso las malicias pudieran ser incluso bro- pacio infinito». Sus juicios no se han li-
quel ante los espíritus protervos, resulta- mitado a las consideraciones generales,
rían tan inoportunas como ridiculas si, sino que incluyeron algún caso particular,
convertidas en arma arrojadiza, se las dis- como el de aquel prodigioso concertiála
parase a sabiendas sobre «el blanco invul- cuya infatuación le hacía tenerse por cen-
nerable de la ingenuidad», y de ello dio fe tro y eje de si mismo. Se lo habían pre-
el propio Vives al evocar con máxima sentado a Vives en un saloncito lleno de
ternura un recuerdo personal bien con- luces encendidas. Y del efecto que le pro-
vincente. dujo el famoso personaje da idea el si-
Esas mismas antinomias no sólo entre guiente retrato psicológico: «En sus ojos
la niñez y la madurez, sino entre la bon- sólo había mifterio y voluptuosidad, va-
dad y la maldad, le didtaron eálas afirma- guedad y fantasía. No se fijaba en nada ni
ciones rotundas: «El desdén con que mu- en nadie, atento solamente, al parecer, a
chos miran las cosas de los niños es sólo una inefable e interior deleitación. El
una sutil farsa, un miedo terrible a que aplauso y la alabanza ajena producían en
las gentes los tengan por ingenuos, por aquel espíritu un efecto cercano, en algu-
buenos, porque la virtud eslá hoy muy nos momentos, al desvanecimiento y al
desacreditada. Todos quieren ser hombres desmayo. Se derretía en un insaciable
de mundo, gentes de experiencia, conoce- deseo de propia complacencia de auto-
dores del bien y del mal, y no son pocos admiración... De pronto, los ojos profun-
los que pasan la vida diciéndole al próji- dos y relucientes del concertiála admira-
mo: «¡No crea uáled que yo soy muy bue- ble se reflejaron en uno de los grandes es-
na persona! ¡Si uáled supiera todas las pe- pejos de las paredes, y sin saber cómo ni
rrerías que llevo heíhas!» Y así, querien- porqué mis labios murmuraron tembloro-
do no ser niños, se convierten en necios». sos aquellas deliciosas y sinieálras pala-
bras: «¡Satanás, bien amado Satanás, reci-
Egoísmo, vanidad y mentira son otros
be mi cuerpo con mi alma!»
tantos vicios sobre los cuales cayeron con
saña las censuras de Vives. Según eíte También asestó Vives rudos vapuleos

76
M U

a los mentirosos. «La mentira—dijo—es biduría: y en opinión de Aristófanes, ese


lo único que nos separa y aleja de la in- acto constituía el primer paso para la gra-
lancia. La infancia es alegría y valor, es cia suprema.
fe y sobre todo entusiasmo, es capacidad ¡Cuan alto concepto había formado
para admirar y asombrarse... La mentira Vives de la lealtad para consigo mismo!
aunque cambie millones de trajes, es una Así lo revela aquello que dijo comentan-
en la maldad de su intención». Y «los do el privilegio—no siempre triste—de
nientirosos son los padres de los gigan- los años. «A medida que avanzan, la vida
tes ». forma dos proyecciones: la de los ojos y
Eáta última afirmación nos lleva a ocu- la de los recuerdos, la de las cosas que son
parnos de la superhombría, pueíto que, y la de las cosas que dejaron de ser. Feliz
según Vives, entre los gigantes se encuen- el hombre que consigue poner ambas pro-
tra el superhombre, y el superhombre, co- yecciones de acuerdo. Tal acuerdo proba-
mo todos los demás gigantes, eálá hincha- rá que hemos sido leales para nosotros
do por la mentira, cegado por el orgullo y mismos; que la lealtad con los demás es
tan lleno de crueldad como de ambición. una palabra muerta si no tiene su raíz en
í>iempre los niños dieron fin a los gigantes, la propia lealtad».
cual lo hicieran David con Goliat y Juanito Si de la lealtad pasamos al examen de
con otro sujeto no menos temible. Este re- la legalidad, anotaremos una curiosa de-
cuerdo, en parte bíblico y en parte legen- claración. La formuló el maestro, tenien-
dario, inspiró a Vives unas palabras pro- do presente los efectos de la propiedad li-
féticas: «No sé quien matará al gigante Su- teraria, así como también las consecuen-
perhombre; pero estoy seguro que será cias de ciertos contratos amparados por la
otro niño, porque los niños son los únicos ley, aun siendo verdaderamente leoninos.
que no tienen miedo a esos fantasmones «Yo no entiendo nada de leyes—procla-
llamados gigantes». De aquí se desprende mó Vives con desenfado—, pero me pa-
que debemos conservar un alma infantil a rece la ley que viene a ser una consagra-
nn de no inmutarnos ante las asechanzas ción del derecho, y que por lo tanto el
y persecuciones con que pretenden hacer- derecho es anterior a la ley. Pero eftá vis-
nos vídimas loi gigantes en sus diabólicas to que sin ley, que es el palo, no habría
tretas para mantener una frágil autoridad propiedad posible en la tierra». ¿Es la ley
o un injusto poderío. el palo siempre? Así lo indicó Vives, y
El mijmo Superhombre asomó otra así querían que ocurriera quienes anhelan
Vez en la obra literaria de Vives; mas ver implantada en propio beneficio la clá-
ahora ya no con vida, sino muerto y bien sica «ley del embudo». Pero la Ley am-
muerto. Veamos cómo. Hallándose en los parada por la santa Justicia que sabe dis-
bosques olímpicos las sombras de Esquilo cernir intenciones aparentemente delicti-
y de Aristófanes, se percibió un sollozo. vas, y sabe detener acusaciones evidente-
¿Quién lo había lanzado? Ricardo Wag- mente falseadas por quienes desearían que
ner. ¿Por qué? Porque en aquel instante fuese un palo la ley, esa Ley recta y justa es
acababa de matar al Superhombre. ¿Y có- la protección contra el palo, quiérase o nó.
^o juzgaron aquellas dos sombras tal su- ¡Cuan donosamente se burló Vives
Perhomicidio? En opinión de Esquilo, ese también de aquellos sabihondos curande-
^cto constituía el primer paso para la sa- ros que de todo creen entender y que se

77
M U I

atreven a todo sin vacilar, mas con una La ética de Vives, es decir aquello que
condición expresa: la de que sean ellos sentía el alma de eále maeStro cuando re-
mismos, y no otros, quienes lo hagan to- flexionaba íntimamente sobre el mal y el
do personalmente de cabeza a pies, sin que bien, sobre los vicios y las virtudes, sobre
nadie ignore que son ellos, y no otros, las palabras y las obras, sobre los impul-
quienes así obran. No sólo el mundo de los sos y los aClos; esa ética reflejada con per-
artistas, sino también el de los científicos, files aislados en los numerosos escritos
el de la política y el de los negocios, pro- del fecundísimo compositor que también
duce tales tipos. Vives los despreciaba pro- era pensador fecundísimo, tienen vida li-
fundamente aunque en el trato social tu- teraria bien merecedora de profundas me-
viera que soportar a veces sus impertinen- ditaciones en un artículo suyo titulado
cias, y censuraba muy acremente que di- «Examen de conciencia». No encierran
chos sujetos, sin medir la empresa que van sus palabras ni injurias, ni calumnias,
a acometer ni presentir el esfuerzo que ello aunque para ciertos farsantes o para cier-
habrá de implicar, vayan adelante locamen- tos hipócritas, existirá injuria donde ha-
te, impelidos por la necesidad interior de ya tan solo clara exposición de una tris-
que todos los crean dotados de un miste- te verdad, y existirá calumnia donde haya
rioso don de brujería merced al cual pue- tan solo fervientes anhelos de que la vir-
den hacer o deshacer cuanto se les antoje. tud brille resplandeciente. Según cuenta
¿Cómo es cada uno de esos curanderos Vives en ese artículo—realmente insupe-
sabihondos? El mismo Vives lo dejó pin- rable—había llegado para la Humanidad
tado al escribir en lengua catalana el pá- la hora del hundimiento devastador. Que-
rrafo siguiente: «No se cansa de dar con- daban arrasadas las cosas y desgarradas
sejos ni de establecer para los demás reglas las vidas sin remedio posible. Muchos
de la más sensata prudencia. Es un va- hombres reclamaban anguáliosamente auxi-
liente legislador de conciencias ajenas, al lio; pero gritaban en vano. Entre ellos
margen de toda ley o de toda legislación. abundaban los neutrales, los cobardes y
Es el oportunista teórico que escamotea los indecisos. Cogido uno entre dos fue-
siempre la poálrera carta. Jamás el cora- gos, cayó herido mortalmente. Entre deli-
zón le dice ahora; la cabeza le dice toda- rios y sudores de agonía, púsose a deman-
vía no, la bolsa le dice nunca. Esos indi- dar socorro. De súbito apareció «un hom-
viduos sólo piensan en la bolsa, nunca en brecillo pequeño, feo, parecido a un mo-
el corazón; el egoísmo es su pecado capi- no». Este individuo «se reía y chillaba
tal. «Todo comienza y todo acaba en ellos, grotescamente con una voz mezcla de pito
y de lo que son ellos mismos, nada quie- y de rana, haciéndole mil preguntas que
ren ver ni saber». Se carafterizan por lo caían sobre él como dardos envenenados».
¿harlatanes, presuntuosos, crueles, igno- ¿Quién era el recién venido? Como cierto
rantes, atrevidos y anárquicos, pues les personaje de Mark Twain, ese individuo
falta la inyección de entusiasmo que los grotesco era la propia conciencia del ago-
habría he£ho elocuentes, generosos, cuer- nizante. Encarándose con éste—porque
dos, heroicos y sociales. ¿Hay exageración no hay plazo que no acuda ni deuda que
en eíle doloroso cuadro de Vives? Respon- no se abone—, acumuló trágicas pregun-
dan en silencio por mí las personas que me tas en aquella hora trágica. Y esas inte-
escuchan o los he£hos que se presencian. rrogaciones que a la sazón caían sobre un
fh R

agonizante, podrían caer sobre muchos cumplidor de todos tus deberes, tendrías
seres humanos en cualquier momento de derecho a pedir auxilio; pero fuiste vaso
sus exiálencias. Así hablaba el hombreci- de injusticia y debes resignarte con tu
llo al agonizante: «¿Por qué pides auxilio? suerte. Has contribuido, como tantos otros,
¿A quién se lo pides? ¿Con qué derecho a desencadenar la tempestad... Estás des-
lo pides? ¿Has cumplido tus deberes per- tinado, como tantos otros, a servir de es-
sonales? ¿Y los de ciudadano, los has cum- carmiento».
plido?... ¿Has ejercido honradamente los Tal veredicto formuló Vives en su
cargos públicos que te fueron confiados?... «Examen de conciencia». Y pudo expre-
¿Has hecho justicia con arreglo a tu con- sarse de esa manera, porque poseía en el
ciencia cuando has sidojurador?... ¿Has asis- fondo un claro concepto de la moral y
tido puntualmente a las clases cuando has porque no ignoraba lo que es el sentido
sido maeálro?... ¿Te has complacido algu- de la propia responsabilidad ante uno
na vez oyendo la opinión de algunos cí- mismo y ante el prójimo. Al avecinarse
nicos que dicen que un artista tiene dere- la hora de su fallecimiento, quizás evocó
cho a faltar a su palabra? ¿Has querido ese manojo de indagatorias, acusaciones y
alguna vez excusar tu conducta con tu fa- veredictos que él mismo pusiera en circu-
ma?... ¿Has premiado al ignorante o al lación bastantes años atrás. Y quizás pen-
malvado por amor, por temor o por egoís- só, asimismo, que todo ello no tenía tan
mo?... ¿Has defendido causas injustas solo un valor literario, o una existencia
por dinero? ¿Has condenado al inocente imaginativa, sino que había encerrado
a sabiendas? ¿Has hecho orientación de augurios intuitivos de inequívocas reali-
tus riquezas, ofendiendo la miseria y aun dades y que él mismo en vísperas del es-
sin ofenderla? ¿Has paseado tus vicios treno de su canto de cisne, podría repetir
por la calle? ¿Has sido cínico, que es la todas aquellas frases a sus victimarios,
máxima perversión del alma? ¿Has atro- cuando tan próximo se hallaba el tránsito
pellado al débil?» supremo del ser al no ser. Guardemos si-
Tras esa indagatoria del hombrecillo lencio sobre este punto, sin embargo, por
vinieron en tropel las acusaciones: «Eres no ser esta la ocasión de vituperar con-
un farsante. Te has inhibido de todo lo ductas ajenas, sino la de enaltecer a un
que no resultaba en tu proveého. Traba- artista de quien podría repetirse lo que
jador incansable en el edificio de tu pro- Voltaire ha dicho acerca del operista
pio egoísmo, pides auxilio a un Estado Grétry: «Por excepción, era músico y hom-
al que defraudaste, a unos hombres a los bre de talento».
que engañaste, a una sociedad a la que no JOSÉ SUBIRÁ
serviste. Si hubieras sido hombre honesto.

Q
79
M U S

MÚSICA Y MEDICINA

LAS ENFERMEDADES
DE B E E T H O V E N ">
Escribir acerca de Luis Beethoven lena Keverich, hija de un cocineo, mu-
sin querer repetir las cosas dichas por rió joven y tuberculosa, dejando en el
grandes biógrafos apasionados, o por alma de su hijo (superviviente de una
críticos mediocres, resulta cosa difícil y serie de pequeños hermanos muertos en
preocupante; y también resulta así por- tierna edad) un sentimiento de admira-
que las ideas que han de ser tratadas ción que persistirá durante toda la vida
necesitan un estilo que se eleve hasta la del Maestro. Del abuelo paterno, y tam-
grandiosa figura del genio beethoveniano, bién de la propia madre, nuestro músico
el cual ilumina con su gran arte nuestro recibió influencias hereditarias favora-
mísero mundo al que ofrece siempre el bles; porque a pesar de que vivió una
reposo y la alegría de sus inmortales infancia triste, miserable, creyó (con su-
creaciones. Aunque sólo quisiere yo es- perior y optimista visión de la vida) que
tudiar al artista desde un punto de vista llegaría a la meta, y lo creyó teniendo
no literario, sino solamente clínico-mé- una orgullosa fe en sí mismo, poseyen-
dico, no podría olvidar que me acerco a do una austeridad animosa y desprecia-
una personalidad que domina el Univer- dora de los inconvenientes, una gran
so espiritual; y, por lo mismo, tengo la sensibilidad y gran ternura hacia las cria-
obligación absoluta de emplear un len- turas humanas, de todo lo cual se derivó
guaje que concilie la crudeza del juicio la grandeza de su arte.
clínico con el respeto a la majestad del La dureza de su niñez plasmó en él
genio creador. la fidelidad absoluta e ilimitada a los
Este preámbulo no tiene otro fin que principios morales y artísticos, fidelidad
preparar al lector para que sea indulgen- que dominará siempre en su obra, hasta
te hacia mí, porque quise tratar un asun- cuando Beethoven se vea acosado por la
to tan arduo como delicado. miseria más triste y por las enfermeda-
des no menos tristes y angustiosas. El
genio del artista, en donde se forma la
Las enfermedades del gran Beetho- manera más excelsa de su creación, se ha
ven, precoces unas, enojosas y gravísi- constituido en el dolor, en la desgracia,
mas otras, han influido considerablemen- en la pobreza, y por este origen suyo
te en la vida del maestro, hasta el punto permanece de frente a todas las adversi-
de que tienen un interés no solamente dades, incluso las físicas, acaso destina-
para explicar esa vida, sino que lo tienen, das a destruir resistencias más fuertes y
sobre todo, crítico, para comprender y más tenaces que la de nuestro héroe.
revelar ciertos aspectos del estilo y del Apenas había llegado a los 26 años
arte beethoveniano. cuando, en el año 1796, empezó Beetho-
Luis Beethoven apareció en la esce- ven a advertir los primeros indicios de
na del mundo bajo los más tristes aus- aquella sordera que habrá de amargar la
picios vitales. Su padre, músico, era un serena dulzura de sus primeros triunfos,
pobre infeliz alcohólico, que trató de ini- y entristecer por siempre la afanosa exis-
ciar a su hijo duramente en el arte de la tencia del maestro. La primera debilidad
música, para obtener ganancia lo más del oído se propagó pronto, amenazado-
pronto posible. La madre, María Magda- ra y rápida, de la oreja derecha a la iz-

(1) De MÚSICA, Rev. del Instituto Musicale Italiano. Alejandría.


80
M •Al

quierda, impidiéndole oir los sonidos de más fuerte, gritad, p o r q u e soy sordol»
media tonalidad, llenándole el cerebro Para mi no existe ya ningún recreo h u -
d e estridencias y zumbidos, y obligán- m a n o , ninguna conversación agradable,
dole a acercarse a la orquesta para e s - ningún cambio de ideas con los d e m á s .
cuchar las notas de los cantantes, avei- D e b o vivir como un desterrado!»... Y
gonzado, rebelde aún a la terrible d e s - concluía con estas palabras: «Si cuando
dicha, que solamente más tarde supo so- yo muera vive el profesor S c h m i d t r o -
portar con la resignación de un c o n m o - gadle en mi n o m b r e que describa mi en-
vedor estoicismo. fermedad y unid a su historia clínica e s -
Con obediente confianza se aplicó te pliego, para que el m u n d o , en cuanto
Beethoven a seguir las varias p r e s c r i p - sea posible, se reconcilie conmigo d e s -
ciones de los médicos que iba consul- pués de mi muerte».
tando. Resultaron del t o d o inútiles los IMurió S c h m i d t antes q u e su ilustre
baños generales, diéronle pasajero alivio cliente y tan sólo fueron nuestros c o m -
las medicaciones internas, y en l 8 o i se t e m p o r á n e o s quienes pudieron realizar
sometió a la aplicación d e vejigatorios los deseos del insigne enfermo. Los bió-
en a m b o s brazos, con lo que sólo con- grafos presentaron la sordera del m a e s -
siguió verse privado de los movimientos tro como una consecuencia remota de la
precisos d u r a n t e algunos meses, y s e n - viruela que sufrió en su infancia y de la
tirse exacerbado con el escozor de la cu- que aparecían las señales en el e n t r i s t e -
ra. Desilusionado, descorazonado, tuvo cido rostro; otros atribuían la causa del
q u e llegar a interponer e n t r e él y el irreparable mal a la simple corriente d e
m u n d o aquellas trompetillas acústicas aire que le hiriera cuando, lleno de s u -
d e diferentes formas q u e le construía dor merced a su rápido y habitual paseo,
Maelzel, el inventor del m e t r ó n o m o . Y sentábase a trabajar sin parar mientes
al fin, en sus últimos veinte años h u b o en nada ni en nadie; el doctor Breuning,
de reducir su comunicación con los vi- que era amigo de Beethoven, cree hallar
vos a aquellos humildes cuadernos d e la causa probable de la enfermedad en
papel p a u t a d o , cuya publicación íntegra las frecuentes duchas de agua fría con
creyó la posteridad sería digno que vie- que el maestro procuraba aliviar el calor
sen la pública luz. d e su cerebro congestionado por el e s -
p a s m o creador.
En 1802, cuando escribió Beethoven
la famosa carta a sus h e r m a n o s (conoci- ¡Más próximo a nosotros el Dr. Sche-
da por siempre con el h o m b r e de «Tes- eisheimer de IMunich dice que d e b e
t a m e n t o de Heiligenstadt») hacía seis prescindirse del supuesto proceso de do-
anos q u e le aquejaba la sordera; en d i - lencias infecciosas, de acciones tóxicas,
cha cartd revela su gran dolor con pala- d e influencias traumáticHs o de p r e c e -
bras de trágico lirismo, tan sólo s u p e r a - d e n t f s luéticos, y que ha de encontrarse
do por las grandes páginas de sus m u - mejor la causa de la sordera beethovenia-
chos «Adagios» inspirados en su íntimo na en la herencia morbosa transmitida
sufrimiento. «|Üh,— escribe — vosotros por el padre alcoholizado y la m a d r e t u -
h o m b r e s que me creéis rencoroso, hura- berculosa; esto le lleva a suponer en Beet-
ño o m i s á n t r o p o : cuan mal me juzgáis! hoven la existencia de una neuritis del
No sabéis la causa secreta de lo que así nervio coclear, enfermedad que debió
os parece. Mi corazón y mi alma estu- ser reconocida a u t o m á t i c a m e n t e merced
vieron desde niño inclinados a la t e r n u - a los síntomas siguientes: descenso p r e -
ra y a la benevolencia; s i e m p r e estuve coz del límite d e tonalidad superior,
dispuesto a realizar grandes acciones; ausencia de alteraciones en el equilibrio
pero pensad que desde hace seis años corpóreo, y falta d e perturbaciones del
tne ha herido un mal incurable agravado sentido musical. El d o c t o r italiano cot\-
p o r médicos poco inteligentes... No m e t e m p o r á n e o Guglielmo Bilancioni, por
era posible decir a las gentes: «Hablad su parte, y aun concediendo lo necesa-

81
M

rio a la influencia que pudiera tener la vuelo de aves cantando afinadas, etc., si
herencia enfermiza de Beethoven, se in- todo eso lo encontramos entre aquellas
clina a diagnosticar una otitis esclero- vibraciones anormales que hirieren el
matosa grave y precoz «en el sentido de oído del maestro ¿podemos prohibirnos,
un proceso patológico que se caracteriza al acordarnos de ello, evocar esas notas
clínicamente por una sordera crónica de Beethoven que están como llenas de
progresiva, análoga a la sordera provo- pájaros en un día de mayo, o esos ritmos
cada por la otitis media catarral crónica incesantes de marchas militares, o esas
hiperplástica, con ausencia total, o casi pesadas cabalgatas, o esos meteoros que
total, de síntomas objetivos en la mem- pasan por la sonata Appassionata, o ese
brana timpánica, la caja y la trompa de Océano que se encrespa, o esos pueblos
Eustaquio, y complicada a menudo con que rugen, o —¿por qué no decirlo? -
síntomas de sordera en el laberintot. esos furiosos golpes del Destino que lla-
Es posible que la crítica médica ac- man a nuestra puerta?»
tual haya sabido diagnosticar la sordera Sí, todo eso es posible, pero nadie
de Beethoven mejor que los especialis- puede darnos la prueba de que sea lo
tas que entonces vieron y curaron al que Beethoven quiso expresar. Sabe-
maestro. Lo que hoy suscita hipótesis y mos, que ninguna adversidad fué con-
discusiones, es la importancia que seme- siderada por el maestro tan verdadera
jante sordera pudo tener en la creación catástrofe como lo fué la pérdida del
artística musical del que fué el músico oído, la cual entristeció su alma y lo
más grande que haya vivido hasta hoy. volvió taciturno, solitario, misántropo.
Si Beethoven hubiese oído los sonidos, Cuando se da cuenta de que no oye, se
los rumores, las voces, ^hubiera escrito escapa de su pecho un grito de angustia
páginas más grandes, más inspiradas y y de ten oí; sucedió esto el día más trá-
más bellas? El lirismo de un Romain gico de su vida, aquel día de noviembre
RoUand llega fácilmente a creer que la de 1822, cuando quiso dirijir los ensa-
sordera, o por mejor decir, los rumores yos de su ópera «Fidelio» y la sordera
causados por la enfermedad de los oídos, le obligó una vez más a ceder la batuta
pudieron haber contribuido a crear el animadora y bajar del sillón directorial.
genio de Beethoven. «Pudiera ser—es- He aquí cómo cuenta el caso Schind-
cribe—que la sordera pusiere en la pa- 1er (l): «Cualesquiera que fuesen las
leta nuevos colores y que le comunicase contrariedades, los sufrimientos físicos y
una exaltación auditiva, a menudo peno- morales que le afligían, estos no lo pos-
sa, es cierto, y tiránica, y obsesionante, traban sino momentáneamente; ensegui-
pero que también debía de estar con da levantaba su rostro, y encentrando
frecuencia acompañada del placer de de nuevo toda su energía y su habitual
crear»... «Cuando veo enumeradas entre firmeza, triunfaba del hado adverso y
las vibraciones anormales que hieren el volvía a entrar en plena posesión de su
oído del maestro las obsesiones rítmicas genio. Pero aquella vez había sido herido
de los regimientos que pasan, los pesa- en lo más profundo, y hasta el día de su
dos pasos de multitudes que huellan la muerte vivió bajo la pesadilla de la te-
tierra, el rodar de carretas que se alejan rrible escena.»
en la noche, los repetidos golpes de mar-
Me siento contrario a admitir, y has-
tillos sobre el férreo yunque, el jadear de
ta me repugna creerlo, que la lesión
convoyes detenidos bajo una lluvia to-
auditiva de Beethoven haya podido
rrencial, la salmodia furiosa de una mul-
crear, ni siquiera desarrollar el genio
titud soliviantada; o, en otro orden de
musical del maestro; y ante la soberbia
ideas, fanfarrias, campanas, un inmenso
obra que dejó realizada, puede creerse

(I) Schindler, discípulo de Beethoven, fué testigo presencial del hecho y lo cuenta en su
biografía del maestro, obra que sirve de base a todos los trabajos análogos posteriores. —
Nota del traductor.

8S
M

que la enfermedad no tuvo influencia so- es la más elevada expresión del arte, la
bre la capacidad creadora del artista, más pura, la más original y atrevida m a -
sobre su sensibilidad estética, sobre la nifestación de las diferentes formas de
íntima, fecunda y grandiosa inspiración composición escritas hasta el día, creo
que furjó sus obras inmortales. Aislado firmemente q u e el genio del maestro,
del m u n d o de los sonidos exteriores, no c o n t u r b a d o por la t r e m e n d a obsesión
sintió el maestro en su propia alma u n i - q u e le a m a r g ó toda su vida (sobre t o d o
versal las mil voces d e un canto que t r a - en los m o m e n t o s en q u e daba al arte sus
dujo en notas, y así c o m p u s o sonatas, mejores energías, y ante la posibilidad
cuartetos, sinfonías, coros y canciones, d e recojer las voces vivas, sonoras, d e la
sublimándose en un éxtasis que llegaba naturaleza tan amada por el artista) y te-
a ser divino y en el cual callaban todas niendo la c o m p r o b a c i ó n de su sentido
las miserias del artista, t o d o s sus d o l o - específico, es decir, del sentido del oído,
res, todas sus enfermedades, y del que hubiera concebido y producido algo d i -
surgieron las melodías más puras, más ferente de lo que concibió y p r o d u j o . El
vivas, más suaves que la música h u b o de maestro s o p o r t ó estoicamente su desven-
conocer hasta hoy. En lucha contra t o d o tura, pero esta pesó tristemente sobre su
y contra todos, infeliz y p o b r e , desilu- existencia moral, intelectual y física. Su
sionado, enfermo, Beethoven sólo tiene cerebro creó por la fuerza de una inspi-
m o m e n t o s de verdadera alegría c u a n d o ración interior poderosa y universal q u e
c o m p o n e o c u a n d o improvisa, cuando nacía de su gran alma de poeta; pero no
p o n e en lo h o n d o de sus adagios toda se p u e d e prescindir de la influencia q u e
su pasión hecha siempre de dolor o de sobre aquella inspiración pudieron tener
amor, o cuando describe las bellezas d e tantas desdichas que le disputaron el
la naturaleza tan adorada por él. amor, la paz, y la misma gloria en vida.
Si Beethoven no hubiese estado s o r -
ALBERTO F U R N O
d o ¿hubiera creado algo más g r a n d e o
más perfecto? A pesar de t o d o mi e n t u -
{Trad. de Ed. L. Chavarri)
siasmo por la mtisica beethoveniana, q u e

O O O

Es criterio de MUSICOGRAFÍ A no poner trabas de ningún género a sus colaboradores. A ello


contribuYen principalmente dos razones: la honradez intelectual Y nioral de cuantos
aquí firman sus trabajos, y la libertad de acción que creemos un deber conceder a cuan-
tos piensan y sienten de buena fe.

SS
M

A O E L A
El espíritu está siempre anhelante de Wagner ya no asusta, ya se compren-
esa ruta sesquipedal que ante él abre el de, se ansia oir cada vez con mayor emo-
Progreso. Si ello es cierto, evidentemente, ción. Strawinsky, pongo por ejemplo,
en arte se acentúa más este anhelo, esta obtendrá el mismo triunfo, cuando nues-
ansia de toda renovación, de esa nueva tros oídos y nuestras sensibilidades, más
vida que supone la posesión de facetas dúctiles por más educadas, se aparten de
desconocidas, de sensaciones que jamás prejuicios.
se han gustado y que otros espíritus más Todo sigue su trayectoria adelante,
audaces, por más selectos, lograron cap- hacia arriba, es decir, buscando lo nuevo,
tar y expandir hacia otras sensibilidades. lo ignoto, lo soñado. Así la cultura de la
En poética y en música y en toda ex- humanidad marcha adelante, buscando
presión de arte, estaré siempre al lado, nuevas orientaciones, nuevas formas,
con los que descubran, con quienes gus- procedimientos más íntimos cuanto más
ten y hagan paladear ideas nuevas, sen- utópicos. En arte no me extraña nada,
saciones vírgenes. Todos los días se re- ni nada repudio, porque adivino la mag-
nueva la aurora y, por eso acaso, todas nifica inquietud del artista al crear una
las mañanas nos parece más radiante el modalidad, una teoría, un sonido...
sol y más bello ese misterioso parto del ¿Por qué, si la Humanidad se afana
orto. por progresar, por sorprenderse a sí mis-
En música, sabido es que la técnica, ma, hemos de combatir, dejar de aceptar,
la revolucionaria inspiración de Wagner, no comprender toda innovación estética?
en un tiempo, hacia estremecerse de ho- El arte no puede quedar al margen de
rror a los arcaicos oidores de música clá- ese deseo de progreso, de avance.
sica. Poco a poco las bellezas del músico El rico filón de nuestra lírica española
alemán, fueron conquistando los tímpa- está precisamente, en el folklore, pero
nos del oyente, haciendo que su modis- tratado con audacia, con entera libertad
mo cuajase, entrase en la sensibilidad del de expresión y de técnica, a espaldas de
aficionado, y ahora Wgner es uno de los arcaísmos y de falsos rubores. Es todo
compositores que caminan ya a retaguar- un tesoro de melodías, de gritos primiti-
dia de esta gran cruzada que la música vos que buscan atavíos de ahora para de-
representa en la cultura de los pueblos. jar sus nidos y presentarse ante los gran-
Mas luego llegaron Debussy y Ravel des públicos.
y Strawinsky con su revolucionaria com- Un balbuceo de arte, si es expontá-
posición, desconcertante, alucinante si neo, si una sensación estética le dio vida,
se quiere, pero armónica, bella, perfec- salga a la luz y brinque sobre los instru-
tamente musical. No hay tales estriden- mentos, no importa el color de libertad
cias, porque sólo está la poca costumbre que traiga.
de oir estas modernas melodías. Melo- El rugido del león, y el gorjeo del
días, aunque se empeñen en negarlas las pájaro y el suspiro del aire tienen entre
estatuas de sal que suponen los que se sí un tesoro de armonía, si una fina sen-
quedaron en ese camino de sensaciones sibilidad sabe captarlos y exponerlos.
que supone la vida. J. FERRANUIZ TORREMOCHA

84
M

¡ALVI V LA VDOLA = TE INI©


El nuevo instrumentó que el concer- Aparte los juicios alestatorios de emi-
tista Gálvez-Bellido ha dado a conocer nencias tales como Pablo Casals y Juan
en París, Madrid y Barcelona, se debe al Manen, aumentan en número los adep-
talento e ingenio de D. Ramón Parra- tos de calidad.
món, continuador (en Barcelona) de los Joaquín Turma escribe:
gloriosos «Stradivarius» y «Guarnerius». «El gran éxito de la viola-tenor es
Nuevo artífice de la «lutherie» artís- su sonoridad, dulce o brillante, pero
tica (que tiende a perfeccionar a través siempre timbrada y sin el sonido de go-
de los instrumentos que construye —vio- ma de nuestras violas».
lines, violas, violoncellos y contraba- Paul Barelaire el célebre profesor
jos —) su labor culmina en la Viola- del «Conservatorio de París» declara ex-
Tenor, la cual complementa la tradi- plícito:
cional «viola» con nuevas posibilidades «El recital dado en París por nuestro
acústicas que la enaltecen y encumbran eminente colega Gálvez-Bellido ha de-
a la categoría de elemento concertante. mostrado las cualidades de sonoridad,
Parramón es también el fundador del de timbre, de homogeneidad y alcance
«Premio» que lleva su nombre, institui- de la Viola-Tenor cuyos recursos son
do con el fin de estimular el estudio de múltiples y cuya utilización como ins-
los instrumentos de arco. trumento solista o en el Cuarteto y la
Para la primavera próxima (mes de Orquesta abrirá perspectivas nuevas e
Mayo) se anuncia un concurso («Premio interesantes».
Parramón») de Viola-Tenor. Luigi Ferino insigne pedagogo, mu-
La recompensa consiste en un ejem- sicógrafo y profesor del «Regio Conser-
plar de gran lujo (con arco de marca, vatorio di Sta. Cecilia», de Roma, afir-
estuche y accesorios) y 1.000 pesetas en ma escuetamente:
metálico. «Auguro il migliore successo alia
Pueden optar cualesquiera clase de nouva viola-tenor e a Gálvez come ese-
ejecutantes, sin distinción de edad, sexo, cutore».
ni demás circunstancias. Como españoles y como músicos,
Los resultados artísticos obtenidos debemos enorgullecemos del triunfo de
hasta ahora, son indudablemente hala- Gálvez y de la Viola-Tenor
gadores. IGNOTO

^nuIJUIIIIIIMIIIIIIIIMMIIIIIIMIIirnilMIMMIlllMItlIlnilliniMIHIIIIIIIIUIIIIIIIIIHIIUIIIMIIIMMIMJiriinilllllMllirMIiniUIIJIIIIIIIMMMinMIIMUlUJIírillllllllMIIIIIMIIIIIIMIIMIIIIIIin^

I Enseñanza Musical por Correspondencia |


I Dirección: ANTONIO RIBERA i
g Goya, 115 MADRID I
IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIH^

85
M

MÚSICA Y LIBROS
El libro de Scherchen viene a llenar
un cóncavo innegable en la pedagogía
musical española. Podrá realizar un estu-
dio profundo quien, ayudado de éste
guía, trabaje con maestro especializado
y, a ser posible, práctico en tan dificil
arte. Logrando atemperar la teoría ex-
plicativa de Scherchen con la práctica
que de ella se desprende, al profundizar
ejemplos magníficos, y poseyendo una
EL ARTE DE DIRIGIR LA ORQUESTA
vastísima acumulación de estudios prác-
P o r H . SCHERCHEN.
Edit. LABOR. Barcelona. ticos y teóricos en la forma y en la es-
tética, podrá surgir el director preparado
El ambiente preponderante con para conducir técnicamente lo que se
que nuestros mejores compositores han considera sumamente sencillo cuando se
aureolado la musicalidad intelectual espa- ve la enorme cantidad existente de se-
ñola en el extranjero, no podía delimitar ñores marcadores del compás.
un aspecto tan absolutamente necesario La obra está dividida en tres amplias
como el tecnicismo del director de or- partes: El arte de dirigir; Estudio de la
questa. Nuestros centros preparatorios orquesta, y El director y la obra. Estas
en materia musical debieran preocupar- tres partes se dividen en numerosos ca-
se más seriamente de las necesidades pítulos donde se estudia al detalle lo que
imprescindibles para formar toda clase el título de cada una de ellas preconiza.
de técnicos necesarios en las diferentes La definición del director hecha por
especialidades de éste arte. Desprecia- Scherchen es digna de repetirse: «El ar-
dos instrumentos y disciplinas en C'^n- te de dirigir la orquesta viene determi-
servatorios importantes de nuestro país, nado en su esencia por este hecho fun-
no puede parecer ilógico se desatienda damental: una multiplicidad de seres
el estudio de la dirección como elemen- humanos toca un conjunto multiforme
to intérprete y técnico en el plan didác- de instrumentos músicos; se trata de po-
tico del Conservatorio Nacional, por lo ner al servicio de la Música ese comple-
menos. jo aparato artístico: he aquí la tarea del
La mayoría de los directores espa- director».
ñoles se forman bajo el manoseado tó- La sonoridad orquestal es objeto de
pico de «compositores» ligando de una minucioso examen en todas sus particu-
manera lamentable lo que sólo puede laridades propias: altura, fuerza, dura-
compararse concéntricamente. Puede su- ción, volumen, color, carácter, intensi-
gerirnos un ejemplo indiscutible el re- dad y emisión. Entre las novedades
cuerdo de los estudios preparatorios exi- apuntadas con respecto a la técnica di-
gidos para la oposición a directores de námica, merecen atención detenida las
bandas militares. Pídense aquí discipli- referentes al «crescendo de tensión» y
nas encaminadas a formar compositores al «crescendo expresivo», cuyos ejem-
diestros; pero nunca se preocupan de la plos demostrativos consolidan la teoría
dirección del organismo que, sea dicho observada por el autor.
de paso para vergüenza de quien lo apo- Son curiosos los detalles referentes
ya, muchas veces es desconocido en sus al «concertino», afinación y colocación
más elementales rudimientos de sonori- de la orquesta, y, especialmente, la exi-
dad, técnica instrumental y hasta inter- gencia fundamental de que «todas las
pretación. partes del conjunto de instrumentos de

86
M U S

cuerda estén desempeñadas por artistas resante libro. El director que quiere
de igual categoría». «hacer» Scherchen comprende todas las
La técnica de los instrumentos cons- exigencias necesarias para quien hubie-
titutivos de la orquesta es estudiada de ra de presentarse ante un organismo or-
una manera precisa y práctica en todas questal sin previo ensayo de las obras
sus manifestaciones y necesidades diná- que se hubiesen de ejecutar. Y, por esto
micas y ortofónicas. Pásase amplia re- mismo, tiende a unlversalizar los medios
vista a los instrumentos de arco y a sus de expresión métrica y los gestos fun-
posibilidades técnico-sonoras aplicadas, damentales correspondientes ai fraseo, y
con ejemplos clarísimos, a las obras más cuya claridad debe ser tan precisa e ine-
favorecidas en los programas mundiales, quívoca, que jamás surjan dudas acerca
si bien olvidadas, en algunos casos, o de su significación concreta. La gesticu-
desconocidas, en muchos otros, por el lación de los movimientos de los brazos
innumerable montón de directores «por es equiparada con el perfecto reposo que
temperamento» confundidos lastimosa- ha de poseer todo el resto del cuerpo.
mente dentro del círculo amplísimo de «El acto de dirigir la orquesta no debe
la palabra unificadora. confundirse con la acción dramática del
La posición social y cultural del mú- actor, con la pantomima o la gimnasia».
sico componente de! conjunto es estu- Al final, y como complemento del
diada bajo un aspecto verdadero de ne- libro, presenta el autor unos ejercicios
cesidades que influyen de una manera prácticos sobre obras de Beethoven,
directa en las principales características .Sttauss y Strawinski, cuyo estudio, si se
de la ejecución. El desprestigio de los emprende con la ayuda de la partitura
instrumentistas del grupo de viento es de orquesta, desarrollará claramente la
innegable en n u c t r o tiempo. Scherchen técnica descrita por Scherchen.
declara su convencimiento de que ello Roberto Gerhard ha traducido y pro-
se debe a «aquellas charangas puebleri- logado este singular libro con la pericia
nas que, por fortuna, están ya a punto de quien, como él, conoce de sobra estos
de desaparecer». Las escuelas de instru- arduos menesteres; y complementa su
mentistas de orquesta constituyen, a su labor con la sabia comprensión de las
juicio, una necesidad principal en la or- teorías apuntadas por el autor cuyo in-
ganización de toda orquesta que haya de terés se mantiene íntegro, en la traduc-
subordinarse a las órdenes de un direc- ción, merced a la pulcritud en la elección
tor y al servicio de obras verdaderamen- expresiva de nuestro lenguaje. La edi-
te musicales. torial LABOR, fiel a sus tradiciones, ha
La base de enseñanza que aconseja dado un libro ideal para los estudiosos
Scherchen para la formación técnica del músicos que se preocupan algo de lo
director tiene, sin duda alguna, una im- que en España no deja de ser un pasa-
portancia superior a la que en un prin- tiempo agradable. La edición acredita
cipio pueda parecer y se encontrará en aquel buen gusto que es tan caracterís-
todos los puntos de que trata este inte- tico en esta Casa. D. de N.

€€€
S7
M S

F O N O G R A F Í A
Horca.—• S u i t e . - ^ B . S a m p e r . — Discos
F K X 3001 a 3.
Baltasar S a m p e r , distinguido m a e s t r o
compositor, fué designado p o r la «Obra
del Congoner Popular de Catalunya» pa-
ra verificar el estudio e investigación del
folklore balear, y habiendo recorrido la
Isla de Mallorca, recojió una cantidad
i m p o r t a n t e de canciones, danzas y t o n a -
das instrumentales en c u y o núcleo p u e -
Impresiones "REGAL" de decirse se hallan representadas todas
las modalidades del arte musical popular
Falstaff. — Ópera completa.—Guisep- de la citada isla, habiendo formado con
p e Verdi. estas inipresiones la Suite «("anciones y
Enta ópera famosa de Verdi fué e s - Danzas de la Isla de Mallorca», en el
trenada en el teatro de la Scala de Milán, transcurso de la cual alternan las i m p r e -
el día 9 de F e b r e r o de 1 8 9 3 . F u é ésta siones de la naturaleza con los recuerdos
obra la ilusión d e la vida de aquel m ú s i - de festejos populares; las evocaciones
co d e rica Inspiración. del canto del labriego solitario y de las
A r r i g o Boito, el ilustre a u t o r d e Mefis- canciones de los alegres g r u p o s dn ven-
tófe/e, colaboró en esta última obra del dimiadoras, con las melodías o b s e s i r -
maestro italiano en la confección del li- nantes de la gaita y el caramillo. Reali-
b r e t o q u e está basado en la comedia de zada la impresión d r esta obra por la
Shakespeare Las alegres comadres de O r q u e s t a de Barcelona, dirigida p o r el
Windsor. La música es alegre, brillante, autor de la misma, el maestro S a m p e r ,
jugosa y de una exquisita gracia e n c a n - y con la colaboración ñcertadísima del
tadora. pianista Juan Gibert Camins, estos d i s -
La impresión ha sido hecha en cator- cos forman un conjunto de bellezas a d -
ce discos dobles q u e c o m p r e n d e n desde mirables por su claridad y pureza de
el L K X 5252 al 5265. Sus intérpretes sonido.
han sido los celebrados artistas: Pía Tas-
sinari e Inés Aifani Tellini (sopranos), Ha sido publicado el disco L K X
A u r o r a Buades y Rita Monticone (mez- 5267 q u e contiene una interesante ver-
zo-sopranos), D'Alessio (tenor), G h i r a r - sión del preludio de Los Maestros Can-
dini y Giacomo Rímini (barítonos); t o - tores, de W a g n e r , dirigido p o r Bruno
dos ellos notabilísimos artistas q u e in- W a l t e r con la cooperación de la O r q u e s -
terpretan i m p e c a b l e m e n t e la música d e ta British S y m p h o n y .
Falstaff y han sido reconocidos, p o r los
públicos filarmónicos m á s distinguidos, Impresiones "POLYDOR"
c o m o intérpretes especiales d e ésta inte-
r e s a n t e ópera cómica. Los coros y 0 1 - Sinfonía en do mayor. - R. Schu-
questa del teatro Scala, bajo la dirección mann. — Discos 6Ó873 a TJ.
d e los afamados maestros Veneziani y El m u n d o ideal romántico q u e en la
Molajoli, han sido el marco d e afinación primera mitad del siglo X I X imprimiera
y ajuste a p r o p i a d o a una obra d e tan su sello a la cultura alemana, e n c o n t r ó en
elevado valor órtístico, como son los S c h u m a n n a su más distinguido represen-
a m o r e s del alegre y obeso Falstaff. t a n t e . U n rico tesoro de inspiraciones di-
vinas se revela en s^s creaciones y lo
Canciones y danzas de la Isla de Ma- hace figurar e n t r e los más dignos s u c e -

88
M

sores de Beethoven en lo que se refiere «Lohengrin». Cual una visión mística se


ai arte sinfónico. Schumann escribió cin- deslizan las melodías encantadoras, ca-
co sinfonías y llegó a la cúspide de su racterizando el misterio eterno desde el
producción sinfónica al terminar la se- principio hasta el final.
gunda, propiamente dicho, la tercera, en La Orquesta Filarmónica de Berlín,
do mayor, en 1845-46, que Mendelssohn un conjunto instrumental de primer or-
estrenara el 5 de noviembre de 1846 en den que, entusiasmado, obedece a la ba-
el «Gewandhaus» de Leipzig. tuta de su adorado director, se luce,
El lento «sostenuto assai», el primer subyugado por la genial dirección de
movimiento con su brío enérgico y arre- Furtwángler, en una reproducción ex-
batador, el «scherzo» con su torbellino traordinaria, absolutamente única.
de pasiones, los tríos agradables y sua-
ves, el «Adagio espressivo» que cuenta Impresiones
entre las más subl'mes inspiraciones de
Schumann, el final extenso que cautiva
••LA VOZ DE SU AMO"
y entusiasma por la riqueza de sus moti- La Consagración de la Primavera. —
vos. La instrumentación de Schumann, Strawinsky.—Discos A B 650 a 653.
tan discutida, nunca llega a ser una cosa
Música instintiva la de Strawinsky?
superficial, sino que es una expresión
¿Música deshumanizada? ¿Música cere-
franca y fiel de su individualidad musi-
bral? Estas y otras muchas interrogacio-
cal. El romanticismo de .Schumann se ha
nes quedan abiertas ante una composi-
perpetuado hasta nuestros días. No pue-
ción de Strawinsky y ninguna puede ser
de, en la música, desaparecer tan rápi-
resuelta en seniido afirmativo o negativo.
damente como en la poesía y en la pin-
Cabe, si, afirmar que Strawinsky es un
tura, pues la múíica e.s el verdadero arte
músico originalísimo, con un sentido de
romántico.
la composición absolutamente personal,
Bajo la dirección magistral del maes- con extravagancias que son desconcer-
tro Hans Ffitzner, los miembros de la tantes, pero tienen hondas raices en Ja
orquesta de la Opera Nacional de Berlín realidad. Strawinsky es un revoluciona-
realizan una interpretación de absoluta rio auténtico, uno de los sinceros refor-
fidelidad y propiedad artística. Hans madores de la técnica, que sabe saltar
Ffitzner es, para nosotros, el último ro- los convencionalismos con absoluta irre-
mántico, es uno que aún no está sumer- verencia para la crítica, con noción de su
gido en el positivismo de nuestros días, responsabilidad ante el futuro. Strawins-
uno que. consciente de su misión, tuvo ky ha sido muy combatido, pero ha for-
que apurar hasta el fondo la amarga co- mado un grupo de selectos admiradores.
pa de ser ignorado por sus contemporá- Strawinsky ha aportado al arte musical
neos, suplicio al que desde Holdertin, su dinamismo, su genio creador, su ins-
Kleist, Beethoven y Hugo Wolf hasta el piración fecunda y su sentido humorísti-
gran hombre de I3ayreuth, casi todos co incomparable, escribiendo obras que
los grandes músicos alemanes tuvieron le reservarán una página, y no la menos
que someterse. importante, en el libro de la historia de
la música. Su primitivismo oriental, su-
¿o/?e/?g'/'//7.—Preludio. —R. Wagner. mado al saber técnico de Occidente, le
•—Disco 95408. ha dado una fuerza creadora sencilla-
E) Gral, simbolizando el tema de mente admirable. En «La Consagración
«Lohengrin», presta también al preludio de la Primavera» pueden apreciarse las
de la obra su carácter particular. características estéticas de Strawinsky en
Las perfectas proporciones de la es- todo su esplendor. La Orquesta Sinfóni-
tructura, la uniformidad de la composi- ca de Filadelfia, dirigida por el famoso
ción contribuyen al brillo, a la belleza y Stokowski, interpreta esta composición
a la armonía musical del preludio de con inmejorable acierto.

89
M

• SECCIÓN BANDAS •
El éxito de la Banda pular español q u e en P.irís ha triunfado
por su t e m p e r a m e n t o amoldable a las
Republicana en París más variadas técnicas y estilos.
El INSTITUTO-ESCUELA DE MÚSICA de
El Festival Internacional celebrado Monóvar, por mediación de su revista
en París y al que concurrieron las mejo- MusicoGRAFÍA, envía su más entusiasta y
res t^andas d e música de Europa, tuvo respetuoso saludo a la Banda de la Guar-
un feliz desarrollo en su curso artístico. dia Republicana de España, y a su d i -
Nuestra Banda Republicana y su d i r e c - rector don Emilio Vega, que supieron
tor, el eminente maestro don L. E. Vega, elevar en país extranjero el pabellón
fueron agasajados y admirados por t o - musical bandístico de nuestra Patria.
dos quienes p r o b a r o n la insuperable ca-
lidad y maestría de nuestra famosa agru- Conciertos Populares
pación. La Banda Republicana española
ha sido considerada por la crítica c o m o La Banda Municipal de Barcelona ha
uno de los conjuntos más notables de terminado su larga temporada de con-
los reunidos en la capital d e Francia, y ciertos sinfótiico-populares en el Palacio
algunos observadores meticulosos a p r o - de Bellas A r t e s . En los últimos concier-
baron la propiedad con que fueron ele- tos ha sido inmenso el éxito conseguido
gidos los p r o g r a m a s para cada uno de por esta maravillosa agrupación que su
los conciertos q u e esta banda i n t e r p r e t ó . ilustre Director distingue, muy acertada-
Las interpretaciones de las obras d e mente, con el n o m b r e de «Orquesta de
Chapí, Bretón, Giménez, y Sarasate, fue- viento».
ron ovacionadas por el n u m e r o s o públi- La asistencia de un numeroso públi-
co que seguía con verdadero fervor la co que aprecia la música en isu v e r d a d e -
ejecución d e nuestras más populares ro valor artístico y cultural hace al m a e s -
obras; y no dejaron de admirar, por esto, tro L a m o t e incluir en sus programas las
la perfecta dicción de obras c o m o el obras más interesantes de la producción
preludio de «Lohengrin> de W a g n e r , música! y que, de una manera especialí-
«Aprendiz de Brujo» de D u k a s , y la sima, procure la asimilación de obras
«Sinfonía patética» de Tchaikovvski, esta m o d e r n a s al público entusiasta que asis-
última maravillosamente llevada por don te a sus conciertos populares. Labor me-
Emilio Vega que tiene hecho un e s p e - recedora de ser conocida en diferentes
cial estudio d e ella. provincias de nuestra península d o n d e
A las muchas manifestaciones de a d - se comentan las más desacertadas teorías
miración y simpatía que p u d o observar de la misión y posibilidades de estos or-
nuestra Banda Republicana, merece una ganismos.
especial mención la que se refiere al ca- Entre las obras incluidas en los últi-
lificativo de «Agrupación d e Cámara> mos p r o g r a m a s merecen una especial
que a d e t e r m i n a d a s personalidades m u - mención, por su importancia y ejecu-
sicales de aquel país les sugirió al c o m - ción, la Sinfonía Patética, de T c h a i -
p r o b a r la valía de que venía precedida. kowsky. Serenata, de Mozart, Pinos de
Si España supiese apreciar lo que en Roma, de Respighi, Bolero, de Kavel, y
ella existe d e verdadero mérito musical, el programa del concierto c o n m e m o r a t i -
habría p r o p u e s t o , por medio d e algún vo del cincuentenario d e la m u e r t e de
organismo o entidad, un homenaje a su W a g n e r , en el cual recibió calurosos
Banda y m u y especialmente a ese artis- aplausos la notable soprano Mercedes
ta músico q u e conduce con talento la Plantada que colaboró en algunas obras
falange representativa del a m b i e n t e p o - del concierto. A d e m á s de un concierto

90
M

dedicado a la O b e r t u r a , han sido dados con motivo de la Feria q u e se celebra en


algunos con participación solista por d i - aquella ciudad. Las bandas inscritas
versos artistas que han merecido los interpretarán el pasodoble «Brisas de
más unánimes aplausos y elogios. Málaga» del maestro don Pascual Mar-
Lí presentación del Subdirector, don quina, y otro de libre elección. Los
Ricardo Lamote de Grignon, ha consti- premios consisten en cantidades de 50O,
tuido lo más saliente de los aconteci- 300 y 200 pesetas; a las b a n d a s q u e no
mientos musicales; y la expectación que obtengan premio se les gratificará con
despertó su anuncio fué colmada por las 150 pesetas.
expresivas manifestaciones de simpatía Queda abierto el plazo de inscripción
y de asentimiento satisfactorio al trabajo que terminará el día 5 de Agosto corrien-
desarrollado c o m o director. A su triunfo te. En la Secretaría del A y u n t a m i e n t o ,
directorial hay que añadir el obtenido negociado de Ferias y Fiestas, podrán
en calidad de compositor y t r a n s - consultarse las bases y antecedentes q u e
criptor. El numeroso auditorio que e s - se deseen.
cuchó el concierto tuvo aplausos caluro-
sísimos para el nuevo c o n d u c t o r q u e , El certamen famoso d e Valencia ten-
dicho sea de paso, ha obtenido la plaza drá lugar los días I y 2 del actual A g o s -
en reñido concurso publico. to. Como todos los años, la asistencia d e
b a n d a s es g r a n d e si bien se nota la au-
Certámenes Musicales sencia de las famosas de Liria, Villanue-
va de Castellón, Valí de U x ó , y otras
En Burgos, organizado por el A y u n - más. El motivo del alejamiento de estas
t a m i e n t o , se ha celebrado un certamen b a n d a s es bien conocido de los que m a -
provincial d e bandas de música con mo- nejan el mundillo de la organización y
tivo de las fiestas de S. Pedro y S. Pa- d e la propaganda.
blo. Para la participación en dicho con-
curso se consideraba obra impuesta la Las bandas q u e tienen hecha la i n s -
fantasía de «El barberillo de Lavapiés» cripción para t o m a r parte en este c o n -
d e Berbieri, en la primera sección. El curso son las siguientes:
p r i m e r premio lo ha conseguido la Ban- Sección especial.— Ateneo Musical
da de Miranda del E b r o , dirigida por el del Puerto, Centro musical Explorador
maestro Salabarrieta. El segundo lo ha de Picasent, Unión Musical de Carca-
obtenido la Banda de Briviesca, dirigida gente.
por el maestro Villanueva. Sección Primera. —Sociedad Musical
Para la segunda sección figuraba co- de A l b o / a y a , Unión de Pescadores del
mo "obra obligada «La Rapaciña», y fue- Cabañal, A t e n e o Musical de Callera, La
ron conseguidos los premios por La P o - Primitiva de Carcagente, Lira Saguntina
pular Burgalesa, de Burgos, y la de de Sagunto, Centro de Socorros Mutuos
Pradoluengo. de Alacuás.
La asistencia de n u m e r o s o público Sección Segunda.— Unión Musical
ha contribuido al éxito de este concurso de Simat de Valldigna, Centro Instructi-
que despierta la afición de las bandas vo Musical de Onil, Lira de Aldaya,
provinciales y establece un pugilato ar- Municipal de Turís, Armónica de Buñol,
tístico capaz de la superación de cada Centro Eslava de Albuixech, Artística
una d s ellas. Musical de Valí de U x ó , Instructivo Mu-
sical de Masanasa, La Lira d e Corbera,
El A y u n t a m i e n t o de Játiva ha organi- A t e n e o El [-"orvenir d e Alcacer, A g r u -
zado un grandioso certamen musical de pación Musical de Paterna, Artístico
pasodobles para el día IQ de Agosto, Musical de Moneada.

Importante sociedad musical de la provincia de Alicante, soHcita dos clarinetistas para su


banda, y a los cuales proporcionará medios económicos de vida.
Dirigirse por escrito a esta Revista.
91
M U

VIDA MUSICAL
ESPAÑA tres partes del p r o g r a m a congregaron
piezas del más variado origen. A h o r a
M A D R I D . —Tras la plétora verdade- bien, mientras la inicial y la postrera se
r a m e n t e agobiadora de los meses a n t e - habían nutrido con transcripciones, la
riores, con uno, dos, tres y en ocasiones segunda estaba integrada p o r obras de
más conciertos por j o r n a d a , ha sucedido, autores jóvenes, y ?lgunos desconocidos
merced al retorno de los días largos y entre nosotros, con la particularidad d e
las noches cortas, una especie de filar- que estos compositores habían dedicado
mónico m a r a s m o . Cabe decir que desde el dichas obras al concertista.
concierto d e música c o n t e m p o r á n e a c e - Las producciones d e Beethoven,
lebrado en el Auditórium de la Residen- Kreisler, Sammartini, Rartieau, Debussy
cia de Estudiantes no ha habido ningún y Bocherini, en esta versión i n s t r u m e n -
. o t r o concierto solemne, ni t a m p o c o es tal tan inusitada, produjeron una s o r p r e -
verosímil que lo haya hasta la vuelta del sa nada desagradable. Las versiones de
otoño. Falla y Albéniz, por su ambiente p e c u -
Ha habido, si, algunos conciertos q u e liar, parecían más adecuadas para este
p o d r e m o s denominar «menores», sin i n s t r u m e n t o , sin e m b a r g o . La parte c e n -
q u e tal expresión albergue intenciones tral estaba integrada por las siguientes
m e n o s p r e c i a d o r a s . Vinieron de una ma- composiciones: «Albaicín» y «Fiestas»,
nera esporádica, y alguno se ha celebra- del malagueño E. L e h m b e r g — de quien,
do en la mayor intimidad. por cierto, como propina, se tocó por
El A t e n e o fué el marco d o n d e se dio primera vez una pavana —; «Gavota al
a conocer e n t r e nosotros un c o m p o s i t o r estilo antiguo», de E. Alcalde; «Serena-
y pianista h o n d u r e n o residente en París, ta romántica», de C. Palacios; «Paisaje,
Gualterio A r m a n d o , al a c o m p a ñ a r un andaluz», de J. Navas, y «Canción a n d a -
recital de canciones que dijo su esposa, luza», del a c o m p a ñ a n t e al piano A. Pan-
d o ñ a Margarita A r m a n d o . En el p r o g r a - tión.
ma, extenso y variadísiino, destacaremos Por lo que a nuestra modesta opinión
•—junto a diversas producciones c o n o c i - personal respecta, diremos que el perse-
das— nueve melodías, todavía inéditas, verante esfuerzo de A n t o n i o Sáenz F e -
desglosadas del «Cancionero i b e r o a m e - rrer por elevar el nivel artístico de un
ricano», q u e tiene por autor al maestro instrumento popular, pero de raigambre
A r m a n d o , y que están basadas en p o e - casticista, ligado a nuestros más antiguos
sías de los siguientes vates: Rubén D a - usos filarmónicos, merece e) aplauso
río, Blanco F o m b o n a , T o r r e s Bodet, alentador, máxime cuando se ha logrado
R. Heliodoro Valle y J. Gorostiza. El un dominio c o m o el suyo, se posee un
hecho de que esta sesión coincidiese con notable sentido de lo que el arte e s p a -
la representación de «Medea» en Mérida ñol ha representado a través de su histo-
restó muchos auditores y, en consecuen- ria y se presiente el partido que podrá
cia, muchos aplausos. lograrse al estilizar, no sólo ciertas vir-
tudes organográficas de las que suele
U n virtuoso de la bandurria q u e ya hacerse caso omiso, sino también de las
había hecho celebradas apariciones, no producciones destinadas a esa c o m b i n a -
sólo en Madrid, sino en París, y que se ción instrumental: banduria-piano. que
llama A n t o n i o Sáenz F e r r e r , ha d a d o un p u e d e parecer anómala en la teoría, pero
recital, a c o m p a ñ a d o m u y d i s c r e t a m e n t e que en la práctica no lo es, ni m u c h o
al piano por A n t o n i o Pantión. Ha sido menos.
c a m p o de este alarfle filarmónico la Aso- JESÚS A. RIBO
ciación Femenina de Cultura Cívica. Las

92
M U

V A L E N C I A . —Vacias son las actua- de Bach, para violín solo; y el s e g u n d o ,


ciones q u e en este mes lleva verificadas el «Concierto en RE m a y o r » , para violín
la O r q u e s t a Sinfónica de ésta, en los Jar- y orquesta, de Beethoven.
dines del Real; y dado lo agradable q u e A m b o s artistas, a u n q u e de distinta
resulta la estancia en dicho sitio, y la rfiodalidad, evidenciaron ser ya d o s va-
amplitud de criterio q u e impera en ia lores positivos, y convencido de ello el
confección de los p r o g r a m a s , puesto q u e n u m e r o s o público, premió su labor con
abarcan t o d o s los gustos, ello es, q u e grandes ovaciones viéndose precisados a
acude a estos conciertos un n u m e r o s o y ejecutar fuera d e p r o g r a m a , C a m p s , el
selecto público que aplaude y c o m e n t a «Canto Indio» de R i m s k y - K o r s a k o w , y
en términos de elogio, la meritísima la- Mus, un difícil «Estudio Capricho» de
bor q u e realiza tan notable agrupación, Sivori, para violín solo.
bajo la prestigiosa batuta del n.aestro V a y a nuestra felicitación a tan valio-
Izquierdo. sos violinistas.
Mención especialísima merecen los JOPECOR
dos conciertos celebrados bajo la d i r e c -
ción del joven y ya eminente maestro S A N S E B A S T I A N . -CONSERVATORIO
alemán, Dr. Heinz H u n g e r , con los si- MUNICIPAL DB M Ú S I C A . — E s t e i m p o r t a n -
guientes p r o g r a m a s : Primer concierto: te Centro q u e hasta hace cuatro años
«t.es petits riens» (Suite), Mo¿art; «Freis- llevó el n o m b r e de ACADEMIA MUNICI-
chutz» (Obertura), W e b e r ; «Sinfonía nú- PAL DE MÚSICA d e s d e el año i g i 2 en
m e r o 5 en D O » , Beethoven; Preludio y que se organizó bajo la dirección del
final de «Tristán e Isolda», y « T a n n h a u - maestro D . Regino Ariz, director de la
ser» (Obertura), W a g n e r . S e g u n d o c o n - Banda Municipal cuyos cargos obtuvo
cierto: <L'Arlesietine» (2.* Suite), Bizet; previo concurso-oposición en junio d e
«Sinfonía Fantástica», Berlioz; «El Prín- dicho año 1912, y d e s d e cuya época
cipe Igor» (Danzas guerreras) Borodín; ejerce los mismos con gran acierto y
«Goyescas» (intermedio) Granados; «Los manifiesta actividad, lleva d e s d e el año
Maestros Cantores» (Preludio), W a g n e r . 29 este n o m b r e , con la sola idea de p r o -
En todas estas obras, apesar de la curar conseguir del «Estado», el r e c o -
diversidad de estilos, puso de relieve el nocimiento oficial de los estudios q u e en
Dr. H u n g e r , su gran talento y exquisito él se cursen, al igual q u e ya vienen d i s -
t e m p e r a m e n t o q u e , unidos a un gran frutando otras poblaciones españolas, ya
conocimiento de la orquesta, le permiten que por su organización, está d e n t r o d e
o b t e n e r insospechados efectos de e x p r e - todas las exigencias legales, cual son, su
sión y un perfecto equilibrio en la s o n o - oficial constitución y los p r o g r a m a s d e
ridad; de genial puede calificarse la in- estudio, análogos a los del Conservatorio
terpretación dada a las obras d e W a g - Nacional.
ner, S-'* Sitifonía de Beethoven, y Sinfo- Como prueba del desarrollo de las
nía Fantástica de Berlioz, d á n d o n o s una enseñanzas en este Conservatorio, d a m o s
sensación de novedad, aun cuando las a continuación un extracto de los recien-
l i e m o s oído dirigidas por músicos e m i - tes e x á m e n e s oficiales del curso actual
n e n t e s . D o s conciertos, en suma, de los 1932-33 convocatoria de junio, a saber:
q u e p e r d u r a n en la memoria de todo ALUMNOS OFICIALB:S. — H a n sido e x a -
a m a n t e d e la buena música. minados 4 7 4 de a m b o s sexos, en las
T a m b i é n han t o m a d o parte activa en asignaturas de Solfeo, Canto, A r m o -
d o s distintas sesiones, nuestros virtuo- nía, Piano, Ó r g a n o , i n s t r u m e n t o s de a r -
sos del violín Pascual C a m p s , y A b e l a r - co y de viento, con un p r o m e d i o del
d o Mus, ejecutando el p r i m e r o « R o m a n - 4 0 "/o de sobresalientes; otros tantos,
za en F A » , Beethoven; «Fantasía de notables y el resto, a p r o b a d o s .
Concierto», para violín y o r q u e s t a , Rims- Los no p r e s e n t a d o s fueron 257; y
k y - K o r s a k o w , y «Preludio» y «Gavota» p o r consiguiente, la matrícula total a s -

95
IVI u R

cendió al i m p o r t a n t e n ú m e r o d e 7 3 1 ; Entre las últimas manifestaciones mu-


cifra que por sí sola, pone de relieve la sicales hay que destacar el estreno, en la
representación cultural de esta Escuela. A c a d e m i a Nacional de Música, de Ver-
Los alumnos de enseñanza libre p r e - cingétoríx, e p o p e y a lírica en cuatro a c -
sentados en esta convocatoria fueron tos de Clémentel y Louwyck con música
117.^ de Canteloube. Conciertos de «La S e r e -
El n ú m e r o de profesores, es dieci- n a d o con obras d e Casella, Francaix,
ocho actualmente. Massimo y K u r t Weill. Conciertos de la
«Revue Musicale», de música r o m a n a , y
EXTRANJERO d e los cantantes Olga d'Anevi y R. Tau-
ber.
ÍWRIS. —Orquesta Pasdeloup. El fes-
tival W a g n e r anunciado en el teatro de A L E M A N I A . —El día I." de Julio se
los C a m p o s Elíseos ha sido dirigido por estrenó en D e s d r e la ópera Arabella, ul-
Hcesslin, y ayudado con la presencia de tima producción de Ricardo b t r a u s s . E s -
elementos importantísimos del teatro de ta obra, evocadora de la vida vienesa del
B a y r e u t h . El éxito fué artístico y e c o n ó - t i e m p o de Francisco José, había d e s p e r -
mico. El público gustó la delicadeza y t a d o una gran expectación que no ha
bravura del tenor Gotthelf Pistor que decepcionado el interés musical de la
s u b y u g ó en ¡as mágicas melodías del ge- obra que, como El tjaballero de la Rosa,
nio musical wagneriano. contiene remembranzas folklóricas en for-
Franz von Hcesslin dirigió con acier- ma d e valses. La interpretación ha sido
t o la orquesta, y s u p o c o n t r a r r e s t a r con m u y cuidada y el papel q u e le había s i -
ella el efecto poco agradable producido do confiado a la cantante Lotte L e h -
en el público, por la actuación de una m a n n , ha sido interpretado muy a c e r t a -
cantante. d a m e n t e por Viorica Ursuleac ante la
renuncia de aquella.
El Conservatorio ha celebrado sus
concursos de final de carrera con la m i s - Con motivo del quincuagésimo ani-
ma animación de concursantes q u e otros versario de la muerte de Ricardo W a g -
años. La importancia de estos concursos ner, el canciller ha e x p r e s a d o el deseo d e
queda manifestada en el n ú m e r o de o p o - que el Gabinete del Reich y los Gobier-
sitores q u e todos los años c o n c u r r e n , nos de los países alemanes, c o m p r e n
en la elección escrupulosa de las o b r a s y, cierto n ú m e r o d e entradas para los fes-
muy especialmente, del j u r a d o . tivales musicales que se celebrarán en
Las obras impuestas en las últimas Bayreuth y cuyos billetes serán r e p a r t i -
oposiciones de las asignaturas de piano, dos entre los jóvenes alemanes a d m i r a -
violín y violoncello para opositores h o m - dores de W a g n e r . Ajustándose a este
bres: Aprés une lecture du Dante, de deseo, el ministro Goebels se ha puesto
Liszt: Poéme ronnantique, de Phiiippe en contacto con los Gobiernos, y ha e n -
Gaubert; Sonata tercera, de Ph. M. Bach. tablado gestiones con la dirección de los
Para las mujeres han sido: Balada, en ferrocarriles alemanes y con el burgo-^
«fa» mayor, de Chopin, y Poéme román- maestre d e Bayreuth para que sean con-
tique, de Jules ¡Vlazellier, para las clases cedidos billetes gratuitos de ida y vuelta
d e piano y violín respectivamente. y alojamiento en dicha c i u d a d .
El n ú m e r o total de concursantes ha
sido de 65 en las oposiciones de piano; Ha m u e r t o el c o m p o s i t o r y director
52 en las de viclín, y 25 en las de vio- Max von Schillings. Había nacido el 19
loncello. La Srta. Bobesco — q u e cuenta de Abril d e 1869 en Duren y ha sido
solamente doce años de e d a d — h a sido director de orquesta de los principales
la revelacióu del curso y se le ha asigna- teatros de ópera y conciertos de Alema-
do un p r i m e r premio de distinción en el nia. La composición fué seguida por e s -
concurso de violín. te gran maestro según las tendencias

94
M R

m o d e r n a s alemanas y sus obras han sido colaborado eficazmente al desarrollo del


muy bien acogidas siempre, especial- festival c o n m e m o r a t i v o del gran músico
m e n t e su ópera en un acto Mona Lisa innovador.
q u e fué escrita en un breve plazo de
t i e m p o y representada en todo el m u n d o . En Moscou se ha celebrado un con-
curso de solistas para c u a t r o especiali-
I T A L I A . — E n la Casa de España, en dades: piano, vlolín, violoncello y c a n t o .
Roma, ha dado dos conciertos el violi- Las tendencias de la «Asociación de
nista español Juan Alós. La prensa r o - Músicos Proletarios», consecuentes con
mana ha proclamado la valía del joven los consejos de Sollertinsky y O s s o w s k y ,
artista q u e ha interpretado obras da d i - ha organizado este concurso entre los
versos autores y entre las que han d e s - alumnos de la nueva generación artística
tacado las de Sarasate, Manen, Paganini, para poder fijar el grado de virtuosidad
y las variaciones sobre un tema de Pai- obtenido por los procedimientos de la
siello, de Tartini. nueva escuela.
El resultado ha sido i m p o r t a n t e y ha
La temporada de la Scala, de Milán, d e m o s t r a d o la importancia y capacidad
será inaugurada el día 26 de Diciembre de las escuelas musicales de la Unión
próximo y coir prenderá, j u n t a m e n t e con Soviética. Los premios consisten en can-
las representaciones de ópera, diversos tidades metálicas y contratos para c o n -
conciertos sinfónicos en los q u e se eje- ciertos en la U n i ó n y en el extranjero.
cutarán el «Moisés», de Perosi; «María Los primeros premios han sido logrados
Egipcíaca», de Respighi; la «Misa s o - por los siguientes alumnos: Samuel
lemne» de Beethoven, y un gran c o n - Hilelse (piano), F i s c h m a n n (violín), Z o -
cierto coral con obras d e Palestrina. Se mik y K n o u s c h e w k y (violoncello), seño-
estrenarán, d u r a n t e esta t e m p o r a d a , tres ritas Kronglikoff, Léontieff y Gaydai
óperas italianas, una rusa y una e s p a ñ o - (canto).
la. La t e m p o r a d a comenzará con la r e -
presentación de la ópera de Verdi «Na- E S T A D O S U N I D O S — L a Univer-
bucco». sidad de Columbia prepara un Festival
d e Música que tendrá lugar en los últi-
R U S I A . — Ha sido c o n m e m o r a d o con mos días del mes d e Julio y cuyo p r o -
gran entusiasmo el 25 aniversario de la grama será a cargo de i m p o r t a n t e s e n -
muerte del compositor K i m s k y - K o r s a - tidades orquestales, cuartetos, coros y
koff. El teatro de la O p e r a de Leningra- recitales.
d o ha puesto en escena su célebre Iván
el Terrible, que fué oído con simpatía y La New Chamber Orchestra, dirigida
admiración. Las orquestas Filarmónica y por H e r m a n n , ha d a d o un concierto de
del Conservatorio han ejecutado las más música inglesa y americana cuyos a u t o -
preciadas obras del maestro, entre las res han sido Grainger, Dukelsky, Rus-
que fué incluida la de su discípulo Chi- sell y Bennett.
t o m i r s k y — h o y profesor del Conservato-
rio de Leningrado — dedicada a la m e - La O r q u e s t a Sinfónica de Chicago ha
moria de su maestro. E n t r e las confe- publicado el n o m b r e de las obras q u e
rencias pronunciadas sobre la vida y con más aprobación del público ha eje-
obras de Riinsky-Korsakoff, merecen cutado en sus conciertos. Estas obras,
distinguida excepción las de Ossowsky, por orden de sufragios obtenidos, son:
Sollertinsky y Gnessine, delegado, éste Obertura de Maestros Cantores, de
último, de la Unión de Compositores de W a g n e r ; Sinfonía primera, de Brahms;
Moscou. Las entidades particulares, sin- Bolero, de Ravel; Pinos de Roma, de
dicatos de profesores, escuelas, etc., han Respighi.

95
M

N OTI Cl A R I O
Los restos mortales del que fué gran teto de cuerda, una obra sinfónica para
organista y compositor Juan Bautista Pla- coros y orquesta, y otra para gran or-
sencia, han recibido sepultura en el ni- questa. Los compositores que pueden
cho que gratuitamente ofreció el Ayun- tomar parte en el concurso han de ser
tamiento de Valencia. hijos de tierras de lengua catalana o re-
El ilustre maestro falleció en Tortosa, sidentes en ellas cinco años como mí-
y por suscripción popular—que ha sido nimo.
organizada por una comisión de profeso-
res del Conservatorio presidida por el El Ministerio de Instrucción Pública
maestro Peydró—ha sido trasladado a y Bellas Artes ha dispuesto la creación
Valencia, tierra natal del finado. de un Conservatorio de Música, en Zara-
goza.
En Barcelona ha fallecido el tenor
Francisco Viñas. Había nacido el 27 de La Junta Nacional de la Música ha
Marzo de 1863. Desde niño tuvo que publicado la distribución de subvencio-
ganarse la subsistencia como obrero de nes que concede a diferentes orquestas,
una fábrica. La vocación y la voluntad le orfeones y agrupaciones musicales. Las
permitieron alcanzar paulatinamente el orquestas madrileñas, juntamente con
alto puesto que venía ocupando desde el otras mucho menos importantes, conti-
último decenio del pasado siglo. núan siendo las favoritas de los benefi-
A fuerza de ahorros, pudo costearse cios que la subvención concede. A ese
los estudios de canto en Barcelona. Aquí paso continuarán en la más ingente nes-
debuta, con «Lohengrin», en el teatro ciencia quienes más necesitados están
Liceo, el año 1888. Renovados triunfos del mecenismo oficial.
artísticos le abren sucesivamente las
puertas de los coliseos más codiciados
por todo cantante de ópera: la Scala de Ha sido inaugurado un museo Ricar-
Milán, el Coven Garden y el Metropoli- do Wagner en la villa de Triebschen
tan de Londres... Y en Madrid, como en (Suiza) donde escribió Maestros Canto-
todas aquellas ciudades, se impone al res y el Ocaso de los dioses.
punto especializado preferentemente en
la interpretación de papeles wagnerianos. En Saint-Getmain (Francia) ha sido
El estrenó en Barcelona tParsifaU el 31 inaugurado el monumento a Claudio De-
de diciembre de 1913. Quien durante bussy. El acto fué presidido por el di-
larguísimo tiempo había sido un ídolo de rector de Bellas Artes y terminó con un
los públicos filarmónicos, al abandonar concierto de obras del gran músico
para siempre la escena, sólo amigos y francés.
admiradores dejó, por la bondad de su
carácter y la alteza de su espíritu, la rec- Ha terminado el plebiscito nacional
titud, la modestia y la generosidad que para la creación de un himno nacional
le han distinguido en todo momento. de Suiza. El escrutinio ha sido favorable
a! compositor Otto Barbián que ha ob-
La Generalidad de Cataluña ha insti- tenido una gran mayoría de votos para
tuido tres premios de 5 000 pesetas ca- su composición Hymne a la patrie con
da uno, para la composición de un Cuar- letra de E. Mercier.

A R T E S G R Á F I C A S MANUEL VIDAL M O N Ó V A R