Está en la página 1de 519

Galaxia M 51 o NGC 5194

¿Hombre = Cosmos?

Cornelio González V.
cgonzalezv@hombreycosmos.org
cgonzalezv1@gmail.com
1

PROLEGÓMENO para esta obra virtual de ¿Hombre=Cosmos?

Por convencimiento propio, no soy muy dado a hablar sobre mí mismo ni sobre mis personales
intereses, pero en esta oportunidad y en razón de las muy particulares circunstancias que han
rodeado a la aparición en la escena pública - hace ya cerca de nueve años - de mi obra virtual,
¿Hombre=Cosmos?, voy por ésta y única vez, a referirme a todo ello de una manera más concreta.
.
Gozo en la actualidad de mi jubilación como aviador civil, después de casi 42 años de servicio a
las empresas aeronáuticas de mi país, Colombia. Nacido en 1939, mi formación inicial como
aviador la obtuve como piloto militar en la Fuerza Aérea Colombiana, Institución a la que ingresé
en 1959 y a la que serví por siete años hasta el año 1966, fecha en la cual me vinculé, como piloto
de helicópteros, a una empresa de aviación colombiana.

Corría el año de 1973, cuando el día 7 de Agosto y en función de mi trabajo en la zona selvática
que hace frontera con Panamá, al noroccidente de mi país, me ocurrió un grave accidente, tan
grave que, para mi aeronave, significó la destrucción de su estructura en un 97.5 por ciento.
Coincidencialmente (¿…?) en el mismo momento en el que todo esto ocurría, el otro helicóptero
(en esa oportunidad operábamos con dos máquinas), se cruzaba conmigo en sentido contrario…,
bueno y lo demás es ya historia toda vez que, de no haber sucedido así, no estaría el suscrito
escribiendo estas líneas, y quizás lo más importante, nunca hubiera podido reconocer la preciosa
oportunidad que he tenido de poder convivir - trascendental y literalmente, aunque no con el tipo
de consciencia de nuestra diaria existencia y durante 11 días - con un estar en un aquí y ahora,
pero sin realmente estarlo…

A partir de ese crucial 7 de Agosto de 1973 y más concretamente 11 días después, es decir a partir
del 18 de Agosto de 1973, todo empezó a ser diferente para mí. Todas las enseñanzas religiosas
que había recibido sobre nuestro origen y destino en tanto que seres humanos, se comenzaron a
derrumbar y gracias a una tesonera, solitaria y continua labor de investigación que empezó en
Diciembre 31 de 1974 (y que hasta hoy - 2016 - ha proseguido) y en la nocturna soledad - que
desde entonces se ha convertido en mi constante compañera - pude encontrar, tanto en el Génesis
Bíblico (1) como en la moderna física relativista (2) una total y perfecta ligazón entre los límites de
la NADA= 0 y/o la TOTALIDAD= 1 y esto según la siguiente secuencia, fraccionario-decimalmente
desarrollada (de suyo, también de carácter estadístico-probabilista) y que presento a continuación:

Límite: la NADA= 0= 0/7, 1/7, 2/7, 3/7, 4/7, 5/7, 6/7, 7/7= 1= la TOTALIDAD= Límite

… límites los cuales, repito, le conceden al HOMBRE ese mismo y exclusivo sentido de UNITARIA
TOTALIDAD= 7/7= 1 y esto, tanto en los aspectos académicos de su física, de su lógica, de su(s)
ontología(s) y en general, de su filosofía, como en el sentido profundamente religioso del Génesis
Bíblico. Pero lo más intrigante de esta historia, es que tan solo guardo una tangencial memoria
consciente respecto a todo lo ocurrido con las subsiguientes y difíciles complicaciones médicas,
vivenciadas durante el curso de los primeros 11 días de mi hospitalización…

Mi propia explicación sobre el tema: ¿tuvo acceso mi consciencia - aunque quizás de un modo
alterado y durante esos 11 días - a un tipo distinto de conocimiento, caracterizado por una dinámica
lógica de instantánea y UNITARIA TOTALIDAD, el cual y definitivamente es diferente del tipo
de conocimiento que habitualmente tenemos? Y, ¿no sería acaso ésta la razón por la cual, no
solo para interpretarlo - aunque todavía muy superficialmente - sino también para escribirlo, ha
sido necesario y de mi parte, un tenaz, un continuado esfuerzo de más de cuarenta años, toda vez
que lo que está en juego es el hipercomplejo conocimiento del mismísimo INFINITO?

Como especie humana nos espera un largo, un eterno camino evolutivo de conocimiento por
recorrer, pero… ¡pero fuerza, voluntad, que los primeros pasos ya están siendo dados…!

…………………………………………………….

(1) Aquello del UNITARIO papel del HOMBRE, en los 7 días de la Creación.
…………………………………………………….
(2) Lo referente a la función del 7 en relación con nuestro Código Genético y con respecto al incremento de la relativista
masa-energía del electrón con la aceleración de su velocidad, hasta el asintótico y UNITARIO límite del 0.99999999999…
de la velocidad de la luz c= 1.
2

ÍNDICE, Prólogo y resumen de capítulos:

Prólogo:

Nos dice el psicólogo Abraham Maslow y su escuela de Psicoterapia Transpersonal, que el individuo no solo
se enferma cuando sus necesidades básicas no se satisfacen, sino también cuando sus meta-necesidades
básicas tampoco lo son, a saber la urgencia de una interiorización espiritual que provea las respuestas
apropiadas a esas profundas preguntas filosóficas y espirituales que el Hombre, en su vida, más tarde o más
temprano termina haciéndose: ¿cuál es la razón de nuestra existencia; cual nuestro origen y cual nuestro
destino; cual es la razón del sufrimiento humano; y la pregunta más importante: cuál es la razón de la
muerte y como debo actuar para trascenderla? Cuando al Hombre por diferentes causas no le es posible
suplir, tanto a sus necesidades básicas de alimentación, techo, vestuario, etc., así como a sus meta-
necesidades espirituales, el asunto desemboca para él, en una gran tensión interna psicológica que puede
llegar a enfermarlo gravemente en su organismo, toda vez que su sistema inmune puede verse
directamente interesado por la continua tensión, o estrés como ahora se lo llama; o también enfermando
su psique, al causarle hondas depresiones, que muchas veces pueden terminar en suicidio. En el mundo
occidental moderno, la meta-necesidad espiritual, casi que desconocidas en su importancia capital, han
sido prácticamente ignoradas y el esfuerzo se han dirigido, de forma poco menos que exclusiva, a la solución
de las necesidades básicas de alimentación, techo, seguridad social, etc. Esto lentamente ha ido
conduciendo a la consecución de elevadas metas socio-económicas por parte de grandes grupos humanos,
pertenecientes sobre todo a países del Primer Mundo; pero estas metas, una vez obtenidas y como los
falsos dioses que han terminado siendo, lo que en verdad están engendrando es una sensación de vacuidad
vital cada vez mayor que necesita de alguna manera ser subsanada. Las grandes religiones que en el mundo
han sido y son, tales como el cristianismo, el islamismo y el budismo, se han encargado de ello durante
milenios, pero pienso que el turno le toca ahora a la verdadera ciencia humana, ciencia que para nada ha
de colisionar con las también verdaderas y milenarias creencias religiosas sobre el origen y destino del
HOMBRE. Y este es precisamente el tema que este libro intenta explicar y desarrollar.

1- Un nuevo enfoque: La curvatura en la mecánica cuántica.


Página 9 y siguientes. En este apartado se plantea una novedosa y nada ortodoxa manera de UNIFICAR a la
mecánica cuántica con las Relatividades Especial y General de Einstein y ello en función del cuantificado y
relativista incremento de la masa del electrón con la velocidad, en concordancia con las normas aritmético-
decimales establecidas para el fenómeno por el número 7. De acuerdo con la Relatividad General, a mayor
masa, mayor curvatura en la geometría del espacio, circunstancia ésta última, como lo comprobará el lector,
incuestionablemente demostrada por la UNITARIA cuantificación, limitación y auto-curvamiento del
fenómeno entre los estadístico-probabilistas límites decimales de la NADA 0 y/o la TOTALIDAD 1, todo ello
por la acción de 1/7= 0.142857..142857...∞ que establece para tal incremento y curvamiento, un asintótico
límite de 7 veces la masa inicial del electrón al 0.99999999...∞ de la velocidad de la luz c= 1, como
rigurosamente se aprecia en la siguiente operación: 0.99999999...∞/7 = 0.142857..142857...∞. Tras esta
manera de comprender el suceso, se halla el protagonismo del Sistema de Numeración Decimal y sus 10
números básicos: 0, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8 y 9, los cuales trabajan como el algoritmo natural fundamental que
regula y cuantifica a la Naturaleza, entendida como una TOTALIDAD UNIFICADA.
3

2- La radiación de fondo cósmico de los 3° Kelvin: ¿una puerta hacia el Infinito?


Página 21 y siguientes. Se explica aquí cómo 1/273 = 1/(3×7×13)= 0.003663...003663...∞ (conocido, como
el coeficiente de Gay-Lussac y que cuantifica el incremento o la disminución del volumen de un gas ideal
con la temperatura), se puede interpretar como la natural unidad que cuantifica a la escala de temperatura
absoluta, medida en grados Kelvin: 1˚ Kelvin= 1/273 = 0.003663..003663... ∞. Los 3˚ Kelvin son entonces
fácilmente calculables según el siguiente desarrollo aritmético: 3˚ Kelvin= 3/273 = 1/(7×13) = 1/91 =
0.010989..010989...∞. Con esta última información decimal se puede desarrollar una matriz numérica de
90 estados cuánticos, poseedora de una intrigante geometría cartesiana compleja, que opera mediante un
mutuo juego de reflejos especulares que se sostienen y se contienen a sí mismos, en lo que la mecánica
cuántica denomina “radiación de cuerpo negro” y que se halla presente, tanto en dos como en tres
dimensiones, en la TOTALIDAD del Universo, según lo confirmó la NASA con su satélite COBE. Tal radiación
es del rango de las microondas y se encuentra limitada y comprendida entre los estadístico-probabilistas
límites decimales de: la NADA 0 y/o la TOTALIDAD 1. Como trasfondo del fenómeno, se observa el accionar
del algoritmo natural fundamental 0, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, y 9, que regula y cuantifica a la Naturaleza
entendida como una TOTALIDAD UNIFICADA en 999999, siendo, en el caso que ahora nos ocupa, la
dinámica propia (¿la “numeronalidad”?) de los factores primos 3, 7 y 13 de 999999= 1, lo que se realmente
se percibe tras la enigmática geometría cuántica que despliega 1/91 pero entendido como:3˚ Kelvin= 3/273
= 3/(3×7×13) = 1/(7×13) =1/91 = 0.010989..010989...∞.

3- El Hombre Cósmico: ¿microondas cósmicas + microondas orgánicas?


Página 35 y siguientes. ¿Existe para el HOMBRE un “software” cósmico que lo TOTALIZE en UNO? La
respuesta puede estar oculta en las leyes físicas que permiten las comunicaciones electromagnéticas. Toda
comunicación de este tipo necesita dos tipos de onda: una onda portadora de la información y otra onda
que la modula es decir que “esculpe” a la onda portadora dándole la “forma” específica de todos y cada
uno de los mensajes informáticos. La relación matemática entre las frecuencias de una y otra debe ser
“armónica”, es decir que la frecuencia de la onda que modula deber ser siempre un submúltiplo de la
frecuencia de la onda portadora. El sentido de esta condición es permitirle a la onda moduladora
“ensamblarse” perfectamente a la onda portadora con muy pequeños cambios “armónicos” en su
frecuencia. Pero son precisamente esas pequeñísimas alteraciones en la frecuencia de la onda moduladora
lo que le permite “codificar” el mensaje sobre la “topografía” de la onda portadora, la cual, una vez
codificada y viajando al 0.9999999...∞ de la velocidad de la luz c= 1, se irradia hacia el espacio circundante.
Ahora bien, el físico Herbert Fröhlich descubrió en 1968 que (cito a Roger Penrose en su libro: Las Sombras
de la Mente): “...debería haber efectos vibracionales dentro de las células activas, que resonarían con la
radiación electromagnética de microondas, a 10¹¹ hertzios (Hz), como resultado de un fenómeno de
coherencia cuántica biológica. En lugar de necesitar una temperatura baja, los efectos aparecen a partir de
la existencia de una gran energía de impulso metabólico. Existe ahora alguna evidencia observacional
respetable en muchos sistemas biológicos, precisamente para el tipo de efecto que Fröhlich había predicho”.
Mí propuesta entonces tiene mucha lógica: la radiación de fondo cósmico de los 3˚Kelvin es también una
radiación de microondas de 10¹¹ Hz, cuya principal característica es que cubre a la TOTALIDAD del Universo.
Ahora bien, si el “hardware” metabólico de nuestras células también produce microondas de 10¹¹ Hz pero
que varían en su frecuencia por efectos tan dispares como el tipo de alimentación, ausencia o presencia de
azúcar en la sangre, o lo que es más determinante: por el estrés emocional del diario vivir que induce
microvariaciones infinitas en el particular metabolismo celular de cada uno de nosotros, con la consecuente
microvariación, también infinita, en las frecuencias de emisión celulares, no es entonces para nada
descartable la posibilidad de que nuestras microondas celulares, de modo involuntario, automáticamente
se conviertan en moduladoras “ondas “armónicas” que como bosón-(par: fermión-antifermión) y para la
eternidad, “graben” a la “cinta-onda” portadora que cubre a la TOTALIDAD UNIFICADA del Cosmos, con
nuestro gradiente de conciencia, y con la impronta de nuestra personalidad, (con nuestras moduladoras
microondas celulares “que resonarían con la radiación electromagnética de microondas, a 10¹¹ hertzios”
diría con propiedad Roger Penrose). Ahora bien, mientras vivimos en carne y hueso la terrenal experiencia,
solo “grabamos” en la onda portadora, pero después de morir ingresaremos al interior de la ya
4

“grabada” portadora “cinta-onda” de los 3˚ Kelvin e interactuaremos con nuestros propios actos, esculpidos
en ella como una doble impresión de mutuos reflejos especulares, gobernados por la(s): desequilibrada
termodinámica de emisión en tanto que fermión-antifermión y/o equilibrada termodinámica de absorción
en tanto que bosón, intrínseca(s) ambas a la naturaleza de la radiación de fondo cósmica de los 3° Kelvin.
La consciencia así obtenida, ‒ si es que en verdad hemos logrado, con sabiduría equilibrar↔desequilibrar
nuestra experiencia vital ‒ se habrá transformado ya en una auténtica SUPERCONSCIENCIA,
termodinámicamente equilibrada↔desequilibrada en y por la UNIDAD y por ello, eterna e infinita. El
sendero investigativo y científico que nos queda por recorrer para corroborar esto, es largo y estará lleno
de obstáculos; pero me queda una duda amable lector: ¿he podido sembrar en usted ésta profunda
inquietud?

4- La Ley: Equilibrio Simétrico-Desequilibrio Asimétrico de la UNIDAD.


Página 41 y siguientes. No es una simple coincidencia que sean el 1 y el 2 los dos primeros números
del Sistema de Numeración Decimal y también que sean dos, los tipos estadísticos más elementales de
partículas subatómicas: el par fermión-antifermión y el bosón. Pero las coincidencias van más allá: mientras
en el par fermión-antifermión la contabilidad que los regula se basa en 1/2= 0.5, la contabilidad del(los)
bosón(es) se fundamenta en la operación contraria: 2/1 = 2. Esto significa que entre fermión-antifermión y
bosón(es) existe una mutua reciprocidad inversa dentro de la UNIDAD que los TOTALIZA dado que 2 × 0.5=
1, relación inversa que nos obliga a referirnos al bosón pero en función del par fermión-antifermión y/o a
la inversa: cuando hablamos de bosón es en función del par fermión-antifermión que lo debemos hacer
Otra manera de entender lo mismo, es ver la UNITARIA relación recíprocamente inversa entre el perfecto
equilibrio en la simetría y continuidad propia del bosón y un consumado desequilibrio en la asimetría y
discontinuidad intrínseca al par: fermión-antifermión. La natural dinámica de UNIDAD, propia del par:
equilibrio simétrico del bosón - desequilibrio asimétrico entre el par fermión-antifermión, debe ser
manejada entonces como la Ley básica de la UNIDAD que TOTALIZA a la Naturaleza, incluyéndonos en Ella,
nosotros, los seres humanos.

5-Apéndice1: La coordenación cartesiana compleja de la UNIDAD


Página 46 y siguientes. La lógica humana que sirve de base a los procesos informáticos tiene dos
componentes elementales: si y/o no. La Naturaleza también tiene dos componentes físicos elementales: el
bosón y/o el par: fermión-antifermión. Si en una especie de productiva alquimia se combinara la lógica del
si-no con la física del (bosón)-(par: fermión-antifermión) se obtendría necesariamente una lógica binaria si-
no que gozaría de los mismos atributos de UNIDAD que por reciprocidad inversa poseen las relaciones
(bosón)-(par: fermión-antifermión). En esta tónica, el bosónico y continuo equilibrio simétrico: si y no,
estaría en relación UNITARIAMENTE inversa con su contrario-complementario: el discontinuo desequilibrio
asimétrico: sí o no. La representación gráfica geométrica de esto, en combinación con el sí-no de los
algebraicos números positivos-negativos, fue parcialmente descubierta en el siglo XVII por el físico, filósofo
y matemático francés René Descartes, mediante un sistema que logró, todavía imperfectamente, co-
ordenar a los aspectos positivos-negativos de la geometría resultante, tanto en dos como en tres
dimensiones. El proceso de mejoramiento del sistema de co-ordenadas cartesianas prosiguió, muy
particularmente en el siglo XIX, con la adaptación del eje vertical “y” como eje de los llamados números
imaginarios i, cuya Unidad es la raíz cuadrada de -1, de donde: i ² = -1 o Unidad imaginaria. La función de
esta Unidad es la de integrar en puntos muy definidos del plano o volumen cartesianos, a pares de números
positivos-negativos o números complejos como también se los denomina. Esta geométrica manera de
presentar a la dinámica del par lógico sí-no ha tenido infinidad de aplicaciones en aspectos tecnológicos
que han sido claves para el desarrollo social y económico de la raza humana, pero se ha mostrado
totalmente inepto ‒ de allí que el descubrimiento de Descartes fuese solo parcial ‒ para representar
geométricamente la UNITARIA dinámica lógica propia del par si-no, al interior de los organismos vivos. Y de
esto es precisamente que se ocupa la muy sui generis coordenación cartesiana compleja de la UNIDAD que
TOTALIZA al Hombre en tanto que ser vivo y que en este libro se presenta. No sobra comentar aquí, que es
nuevamente la geometría cuántica, impulsada por el algoritmo fundamental natural: 0, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8
y 9, la responsable de mostrarnos inéditos aspectos de la coordenación cartesiana compleja, los cuales,
5

aunque son totalmente diferentes respecto al tradicional sistema de coordenación cartesiano, son en
cambio extremadamente eficientes cuando se trata de explicar toda la fenomenología relacionada con los
sistemas vital-conscientes, incluido en ellos: el HOMBRE.

6-Apéndice 2: La ilusoria y tridimensional Anversa - Reversa Ondulación


Página 52 y siguientes. Como una consecuencia de ubicar al HOMBRE como observador en el punto central
focal: 1/2 = 0.5 o punto de origen de las UNITARIAS coordenadas de un campo con tres dimensiones, los
aspectos anversos-reversos mutuamente especulares de las coordenadas de las matrices inducidas
por1/x dentro de un contexto de TOTALIDAD energética, entran inmediatamente en una
automática resonancia que hace casi que indiscernibles para el observador, la diferenciación entre las
nociones cartesianas: derecha-izquierda, arriba-abajo, y las nociones tanto espaciales como temporales:
atrás(pasado)-adelante(futuro). Ya Rowan Hamilton, en 1835, había expresado las ecuaciones del
movimiento en una forma que demostraban un efecto dual entre las componentes del momento de un
sistema dinámico y las coordenadas de su posición, habiéndolo bautizado efecto de variación nula si las
nociones cartesianas: derecha-izquierda, arriba-abajo y atrás-adelante no variaban, o por el contrario: ley
de acción variable cuando las citadas nociones cartesianas si variaban. Detrás de todo este geométrico
comportamiento cartesiano está el tiempo que la luz (léase: la energía) se toma para pasar de un sistema
de coordenadas al otro, por lo que la actual denominación de hamiltoniano está relacionada con la acción,
es decir con la energía y/o con tiempo TOTALES consumidos por la luz para pasar de un sistema de
coordenadas al otro. Cuando estos hallazgos de Hamilton se aplican al grado de curvatura que pueden llegar
a conseguir los efectos gravitatorios de las grandes masas de la Relatividad General de Einstein sobre el
“enrejado” que coordena cartesianamente de manera compleja a la TOTALIDAD cósmica, tal efecto
gravitatorio puede volverse radical y “romper al enrejado”, formándose en consecuencia dos “agujeros”:
en el extremo anverso, un “agujero negro” para la solución positiva de las ecuaciones y por donde el efecto
gravitatorio “chuparía” todo lo que tuviera masa positiva; y por el extremo reverso, un “agujero blanco”
para la solución negativa, por donde se “escupiría” todo lo que tenga masa negativa. Pero debido a la jerga
matemática de los signos positivo-negativo, escupir es.... ¡“chupar” en sentido inverso! En razón de tal
sinrazón, se especula actualmente sobre la posibilidad de que entre ambos “agujeros” pudiera establecerse
una especie de túnel por el que los viajeros espaciales pudiesen viajar distancias fantásticas por el Universo,
a velocidades miles o millones de veces superiores a la de luz, empequeñeciendo con esto al Universo. Pero
hay un problema: el intercambio entre los signos positivo-negativo en las dos soluciones de las ecuaciones
que plantean el asunto, exige que en algún lugar del espacio y en algún momento del tiempo, los signos
positivo-negativo intercambien, muy balanceadamente, sus valores y eso, al tenor de la doctrina
matemática que gobierna a las ecuaciones, no puede suceder porque el proceso no está debidamente
cuantificado ni compensado dentro de su propia UNIDAD. Sin embargo, la aludida sinrazón de la
permutación de signos no existe al interior de la UNIDAD coordenada cartesianamente de manera compleja,
dado que ésta sí se encuentra UNITARIAMENTE cuantificada y por ello, muy delicadamente equilibrada-
desequilibrada por el algoritmo fundamental 0, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8 y 9. Por este motivo, tal viaje sí que
podría ser ejecutado sin ningún contratiempo, pero por el... ¡ESPIRITU HUMANO!, estado hacia el cual los
humanos propendemos evolutivamente en tanto que consumación natural de nuestra propia UNIDAD. Pero
bien sabemos que implementar tal propensión como medio para obtener tal UNIDAD como evolutiva meta
final, representa, para cada uno de nosotros, un trabajo largo, personal, de gran consciencia y tenacidad,
plagado de permanentes y dolorosos combates con nuestro peor enemigo: ¡nosotros mismos!

7-Apéndice 3: Hombre y Universo: ¿uno y el mismo “software”?


Página 56 y siguientes. Hay dos procesos naturales que desarrollan su crecimiento de acuerdo a lo que
matemáticamente se define como un crecimiento exponencial y que tienen como base el número 2 y esto
según la secuencia: 1-2-4-8-16-32.... : A) El nacimiento del Universo mediante lo que los cosmólogos
denominan inflación y que lleva al infinitesimal punto inicial que posee una masa-energía infinita, a una
colosal explosión (Big-Bang), seguida inmediatamente por una expansión (inflación) exponencial de base 2
que lo incita a propagarse como espacio y tiempo a velocidades aparentemente superiores a la de la luz y
6

B) El nacimiento del ser humano, que a su vez obedece a dos procedimientos: 1) La inicial duplicación celular
llamada meiosis que ocurre instantes después de que el espermatozoide masculino fecunda al óvulo
femenino y: 2) La mitosis, la cual, una vez ha pasado la meiosis, impulsa al óvulo fecundado a seguir
duplicándose exponencialmente en un proceso de base 2, al mismo tiempo que los respectivos órganos del
cuerpo van conformándose siguiendo órdenes muy precisas y casi estrictas, - puede haber errores - sobre
los límites de tal duplicación. Ahora bien, si el “software” que gobierna la duplicación exponencial es el
mismo, tanto para el nacimiento del Universo como para el nacimiento de un ser humano, no es entonces
de extrañar que un ser altamente evolucionado y perfectamente identificado con la Naturaleza, como
parece ser es Jesucristo, pueda proferir palabras como las de la cita de la página 56 e incluso cambiar agua
en vino - Juan 2, 3-10 -, o calmar vientos tempestuosos - Mateo 7, 23-26.

8- Apéndice 4: La Unitaria Actoemisión-Reactoabsorción del vacío cuántico.


Página 62 y siguientes. Cuando espacio-tiempo y energía-masa, en función de la velocidad se hacen UNO
en la asintótica expresión: velocidad máxima de la luz C= 0.99999999...∞ de c= 1, aparece, de manera
enteramente natural y al interior de la TOTALIDAD del espacio-temporal vacío cuántico, la mecanocuántica
UNIDAD entre las newtonianas acción-reacción, cuando observamos que se expresan en y por ellas mismas
como un polarizante-despolarizante-repolarizante-despolarizante.... intrigante e infinito mutuo juego de,
A): Actoemisión, al polarizarse el bosón, convirtiéndose, - emitiéndose - con ello un par fermión-antifermión
y/o B): Reactoabsorción, al de nuevo despolarizarse y con ello reapareciendo el bosón, que otra vez se
polariza para...etc., etc. Cuando en una primera aproximación logramos, como los seres humanos
que somos, ser y hacernos 100% SUPERCONSCIENTES de equilibrar↔desequilibrar UNITARIAMENTE lo
que muy en el fondo es solo un mutuamente especular luego ilusorio, ultraveloz y recurrente mutuo juego
de polarización-despolarización-repolarización-despolarización-repolarización....∞ del vacío cuántico,
conseguiremos con ello, “construir” literalmente y para la Eternidad, al albergue que como ESPIRITU
HUMANO necesitamos. Pero tal albergue requiere obligadamente en su arquitectura, diseño y
construcción, de la geometría plana de Euclides. De ello nos ocuparemos ampliamente en el Apéndice 5.

9- Apéndice 5: La Cósmica y Espiritual Geometría Euclides.


Página 66 y siguientes. La geometría de Euclides aproxima intrigantemente a textos del Nuevo Testamento,
con hallazgos de modernas disciplinas científicas tales como: la astrofísica, la física de partículas y la
cosmología, para no nombrar sino unas pocas. Esto para nada debe extrañarnos, porque verdadera ciencia
y verdadera religión, llegan a su mutuo encuentro en un sitio común: ¡la VERDAD!

10 - Apéndice 6: La Clave de la Unidad: Los factores primos de: 1= 0.99999...∞


Página 70 y siguientes. El comportamiento y el accionar del Mundo, HOMBRE incluido, se encuentran,
desde la Eternidad, inscritos y escritos en la UNIDAD que lo(s) TOTALIZA y ello según la igualdad:
1 = 0.9999999...∞. Ahora bien, si secuencialmente se van extrayendo los factores primos de 9, de 99, de
999,...etc., es la propia UNIDAD que TOTALIZA al Mundo la que nos explicará, con lujo de precisión y de
detalles, cuales son las leyes que gobiernan su estructura y su dinámica relacional y por ello, si en tanto que
HOMBRE(S) actuamos en concordancia con tales leyes, nunca procederemos de forma equívoca en contra
de la Naturaleza, misma que nos ha generado como SER(es) y facilitado, en grado sumo, las dos más bellas
de todas las experiencias: ¡la experiencia de la Vida y la experiencia de la Consciencia!
7

11- Apéndice 7:
Una ampliación de mi artículo:
http://web.archive.org/web/20130918073856/http:/www.redcientifica.com/doc/doc200310203131.html
Lenguaje, Intuición, Información, Significado y Con~ciencia

Página 73 y siguientes. Dado que muy buena parte de las ideas expresadas este artículo fueron
extraídas del Capítulo 4 de este mismo libro, me he permitido ampliarlo, volviéndolo a presentar al
lector pero en esta oportunidad haciendo hincapié en las profundas conexiones de UNITARIA
oposición↔complementación, que en función del Principio de Incertidumbre de Heisenberg se dan entre
los dos componentes básicos del Humano Conocer a saber: el Conocimiento Discursivo por un lado y el
Conocimiento Intuitivo-Emocional, por el otro. Este planteamiento se complementa con sustanciales
aclaraciones, las cuales aparecen mayormente en varias notas de pie de página.

12-Apéndice 8: El Significado de la Mecánica Cuántica: ¿Quantum =Hombre?


Página 81 y siguientes. La Mecánica Cuántica ha sido, desde su creación en el año 1900, una muy útil
herramienta predictiva, pero su significado último ha permanecido celosamente oculto. En este Apéndice
8 el misterio se desvela: en postrera instancia, la Mecánica Cuántica y el HOMBRE son.... ¡una y la misma
cosa!

13- Apéndice 9: El estudio de Kepler sobre las secciones CÓNICAS


Datos y gráficas tomados de: www.schillerinstitute.org/newspanish/InstitutoSchiller/Ciencia/FuncHiperbolicas.html

Página 95 y siguientes. A modo de información, la cual para nada deberá variar las UNITARIAS normas
espacio-temporales hasta ahora encontradas para la geometría cuántica (páginas 10 a 13) inherente al
Sistema de Numeración Decimal, hablaré en este Apéndice, de los hallazgos de los satélites COBE y WMAP
de la NASA, sobre la estructura de la Radiación de Fondo Cósmica de los 3º Kelvin – CMBR: Cosmic
Microwave Background Radiation ‒. Estos hallazgos, por el contrario, han puesto de manifiesto íntimos
nexos, tanto con la conducta de auto-reflejo especular de la matriz que genera 3° Kelvin= 3/273= 1/91=
0.010989...010989...∞, como con las curvas superiores – parábola, elipse, hipérbola – de la antigua
geometría griega, usada por Kepler en sus estudios sobre las órbitas planetarias. Y de los iniciales datos del
WMAP sobre la polarización de la CMBR definida por el estado de la(s) orientación(es) de su campo
electromagnético, puedo decir que fueron confirmados ampliamente en el 2002, por el experimento del
interferómetro de microondas denominado VSA (Very Small Array), instalado en el Observatorio del Teide,
Islas Canarias, ya que por definición, la(s) orientación(es) del par fermión-antifermión propia(s) de la CMBR,
no puede(n) ser 100% simétrico-continua(s), bajo la rotación que implica su propia auto-reflexión como para
especular anverso-reverso.

14 ~ Apéndice 10:
7/14 = 0.5= pH7 o el equilibrio↔desequilibrio electroquímico de la Vida
Página 102 y siguientes. También en un aspecto decisivo para nuestra fenomenología vital-consciente, la
UNIDAD que nos TOTALIZA como HOMBRE(S) tiene algo que informarnos: estamos electroquímicamente
equilibrados↔desequilibrados en función del par acidez↔alcalinidad y la ultraprecisa e increíble
geometría cuántica que permite el proceso, la hace explícita la matriz numérica generada por 1/14 =
0.0714285..714285...∞
8

15 ~ Apéndice 11: La constante cosmológica = ¿la Unidad micro~cósmica?


Página 105 y siguientes. La relación UNITARIAMENTE inversa entre el micro-cósmico:0.999999...número
definido de nueves...9 y el MACRO-cósmico: 1.000...número definido de ceros...1, consigue hacer fluir, a la
micro-cósmica y generalizada UNIDAD FRACCIONARIA DECIMAL: 0.000...número indefinido de ceros...1,
entre el MACRO y el micromundo, como recíprocos inversos dentro de su propia UNIDAD ENTERA,
“...vinculando lo pequeño con lo grande de un modo muy radical”, como diría el físico Manuel Asorey, de la
Universidad de Zaragoza, España.

16 ~ Apéndice 12:
El número 7 y el relativista incremento de la Masa del electrón.
Página 111 y siguientes. La fórmula: 1 /√1 - (v²/c²) (apoyada en los, por lo general, no muy exactos números
irracionales propios de las raíces cuadradas) y que explica el relativista incremento de la masa del electrón
con la aceleración de su velocidad, es aquí comparada con la rigurosa demostración del mismo fenómeno,
a cargo de la precisa concisión de la matriz numérica racional, generada por 1/7.

17~ Apéndice 13: El número 693 o constante de Vida Media


Página 115 y siguientes. Esta constante también se encuentra, desde la Eternidad, inscrita y escrita en la
UNIDAD que TOTALIZA a la Naturaleza entendida como seis nueves: 1= 999999 ya que es un submúltiplo
de Ella: 999999/693= 1443. Esto nos está indicando, que los factores primos de 693 son factores primos
incluidos en 999999, así (el punto significa multiplicación): (3.3.7.11= 693) × (3.13.37= 1443) = 999999, de
donde: la UNIDAD 999999/1443= 693 o constante de vida media.

18 ~Apéndice 14: Dualidades en la Teoría de las Cuerdas y en la Unidad


Página 118 y siguientes. Las dualidades interpretadas, bien sea como he y 1/e, o bien como 7 y 1/7, son
una y la misma cosa, toda vez que ambas dualidades se resuelven, como relativista masa-energía, en UNO,
según se observa en los productos: e × 1/e= e/e= 1 o bien: 7 × 1/7= 7/7= 1.

19- Apéndice 15: Discontinuidad eléctrica e Indecibilidad de Gödel


Página 121 y siguientes. La indecibilidad de Kurt Gödel exige, que en el sistema lógico humano
conformado por el par: afirmación-negación, una cualquiera de las dos premisas sí-no, se ubique afuera,
en la exterioridad del sistema que como tal, aglutinaría, UNIFICARÍA a dicho par, no permitiéndose con esto,
que un tal sistema así configurado, sea lógicamente completo. ¿Será solo una coincidencia el que, en la
eléctrica bipolaridad sí-no, ambas cargas sean también, mutua y externamente discontinuas, ajenas entre
sí, aun perteneciendo, como de hecho pertenecen, al sistema llamado: campo bio-electromagnético
UNIFICADO de la vida animal, ¿HOMBRE incluido?
9

Un nuevo enfoque:
1- La curvatura en la mecánica cuántica.

“El sentido de las cosas no está en las cosas mismas sino en nuestra actitud hacia ellas”
Antoine de Saint-Exupery
Aviador y escritor francés. 1900-1944

Cuando René Descartes (1596-1650) presentó la noción de curvatura como algo ligado a la
operación aritmética: 1/radio (1/r), es decir como una muy intuitiva y en cierta forma, todavía
burda relación recíprocamente inversa entre el grado de curvatura y/o de rectitud, tanto en las
dos dimensiones de un círculo como en las tres de una esfera, lo que el filósofo y matemático
francés muy intuitivamente nos quiso decir es que, a más pequeño radio del círculo o la esfera,
la curvatura es mayor y/o a la inversa: que a radio más grande del círculo o la esfera, la curvatura
es menor, lo que implica que a un radio infinitamente grande casi correspondería una curvatura
infinitamente pequeña, es decir, que tendería a ser absolutamente recta, plana, sin cerrarse
sobre sí misma, y/o a la inversa: que a un radio infinitamente pequeño casi correspondería
una curvatura infinitamente grande que propendería a ser totalmente curva, vale decir,
perfectamente cerrada sobre sí misma.

En la siguiente cita que hago del físico Paúl Davies tomada de su libro, La frontera del Infinito
(Salvat Editores, Barcelona,1986, páginas 40 y 41) quiero resaltar el sutil y quizás todavía
inconsciente planteamiento que entre líneas subyace tras esta forma recíprocamente inversa de
considerar al Infinito como algo implícitamente ligado a los símbolos numéricos decimales 0 y/o
1 entendidos como límites, ya que cuando se habla de fracciones inversas presentadas como 1/x
y siendo x cualquier número decimal (¿natural?) diferente de 2 y/o 5, tales fracciones inversas
también pueden ser expresadas como fracciones decimales. Estas expresiones fraccionarias
decimales, cuando se van incrementando según la secuencia:

Límite: 0 = 0/x, 1/x, 2x, 3/x, …. hasta x/x = 1: Límite de la UNIDAD que se TOTALIZA en y por si misma

Secuencias las cuales pueden generar matrices numéricas que naturalmente se curvan,
cerrándose sobre sí mismas, a la vez que también se autolimitan en función de un asintótico y
simultáneo doble acercamiento, tanto a 0 o límite de lo infinitamente pequeño y al que se
aproxima cada vez más el estado inicial 1/x según la operación: 0+1/x=1/x, como a x/x=1, es decir
como el límite de lo infinitamente grande y al que se aproxima cada vez más el estado final
entendido como: (x/x=1)-1/x.

Davies nos dice (en azul el texto de Davies y mis notas en rojo y entre paréntesis. Lo subrayado es
mío):

“Es muy útil entender la relación que existe entre el Infinito y su opuesto, el también de alguna manera,
misterioso cero. En cierto sentido, cero es infinitamente pequeño, el límite opuesto a Infinito. Existen
problemas si se multiplica cero por Infinito y tales operaciones deben ser realizadas cuidadosamente. El
Infinito se puede generar a partir de cero y viceversa, de forma muy fácil. Cuando escribimos un medio como
½, queremos decir: “1 dividido por 2”. De forma similar un cuarto es uno dividido por cuatro, 1/4, y así
sucesivamente. Cuanto mayor es el número inferior (nota mía: se refiere al denominador), menor es la
fracción que obtenemos. Por pequeño que sea el número que elijamos, (es decir, por mucho que nos
10

acerquemos a cero), siempre podremos encontrar otro número, x, que sea lo suficientemente grande como
para que 1/x sea menor que y”.

“En el límite x se hace infinitamente grande [nota mía: es decir, que x tiende a 1 pero entendido como:
(x/x=1) – 0.00000000.... (infinitos ceros)1 = 0. 9999999999... (infinitos puntos)9, o lo que es lo mismo:
1 = 0.9999999... (infinitos nueves). Dicho más simplemente: x tiende a 0.999999999... (infinitos nueves]
y 1/x se aproxima a cero (nota mía: tiende a 0 como 0+1/x). Por lo tanto y por así decirlo, uno dividido
por Infinito es igual a cero. De la misma forma, uno dividido por cero es Infinito ya que, si en 1/x hacemos x
cada vez menor, hasta que se aproxime a cero, 1/x se hace cada vez mayor, sin límite. (Recordemos que
1/0.5 = 2, 1/0.25 = 4, etc.)”.

Si aplicamos el ahora ampliado concepto de Davies, a la todavía deficiente cartesiana definición


de curvatura como 1/r, podremos llegar a una interpretación geométrica correcta del intrigante
problema surgido a mediados del siglo XVII entre el matemático John Wallis y el filósofo Thomas
Hobbes, sobre la naturaleza de una trompeta hiperbólica (1), como la que aparece en la figura
siguiente:

Trompeta hiperbólica de Hobbes

Esta trompeta se origina según la gráfica de la hipérbola y = 1/x, para valores mayores que 1 si lo
que se desea es hacer girar la trompeta alrededor de su eje x. Cae por su propio peso que, si
recorremos la trompeta hacia la izquierda, su área superficial crecerá infinitamente y al hacerlo a
la derecha las hipérbolas igualmente se acercaran infinitamente, por lo que, en este sitio, también
el área superficial de la trompeta decrecerá infinitamente. Paradójicamente su volumen será finito
ya que vale 1. Pero hay más:

A) A la trompeta no se le puede colocar la boquilla dada la pequeñez infinita del lugar en donde
habría que colocarla, y

B) Tampoco s e le podría localizar un centro de gravedad dada su asintótica aproximación, tanto


hacia su extremo infinitamente grande o 1, como hacia su extremo infinitamente pequeño o 0.

Pero son precisamente estas asintóticas dobles aproximaciones de la operación 1/x - desarrollada
como fracciones decimales - las que nos pueden dar la solución, pero al precio de, como veremos
más adelante, tener que dejar de interpretar a la curvatura como la simple y elemental fórmula
cartesiana 1/r, ya que como es sabido y se aprecia en la gráfica, lleva implícita las nociones
reciprocas inversas de: a radio infinitamente grande curvatura infinitamente pequeña es
decir plana y por tanto no cerrada sobre sí misma y/o a la inversa: a radio infinitamente pequeño
curvatura infinitamente grande y en consecuencia, cerrada sobre sí misma. Obsérvese que bajo
estos parámetros se presentarían las inconsistencias lógicas propias del Infinito ya que planitud
sería sinónimo de discontinuidad en razón que recta y plano serían finitos al tener límites; pero a
la vez que ambos negarían en su ontología a las curvaturas del círculo y la esfera, estos últimos,
por el contrario, serían sinónimos de continuidad, es decir que ambos negarían

……………………………………………………………

(1) Ver: http://biblioteca.cinvestav.mx/indicadores/texto_completo/cinvestav/2001/90990_2.pdf


11

poseer límites, aun siendo... ¡límites por si mismos! Pero inclusive, las antónimas continuidad-
discontinuidad podrían ser comprendidas en su aparentemente ilógico quehacer, cuando
relacionemos, con mayor profundidad, a los límites de la NADA= 0 y/o la TOTALIDAD= 1, pero ello
en función del equilibrio-desequilibrio, propio(s) de la UNITARIA reciprocidad inversa siguiente,
(ver página 41 y siguientes):

Simétrica luego equilibrada continuidad interna del bosón, inherente al número 2,

versus:

Asimétrica luego desequilibrada discontinuidad externa entre el par: fermión-antifermión,


intrínseca al número 5.

Pero después de Descartes y aproximadamente durante unos 245 años, el estudio de la


curvatura se desvió hacia tópicos más cotidianos y mecánicos que rigurosamente matemáticos.
Por ejemplo: János Bolyai (1802-1860), matemático húngaro, evidenció la imposibilidad de
confirmar o negar al 5º postulado de Euclides respecto al absoluto paralelismo de dos líneas
rectas, mientras que los matemáticos Carl F. Gauss (1777-1855) y Nikolái Lobachevski (1793-
1856), contemporáneos de Bolyai, pero cada uno de manera independiente, carcomieron los
fundamentos de la geometría plana de Euclides cuando mostraron la posibilidad de geometrías
curvadas tanto positiva como negativamente. Por su parte, Bernhard Riemann (1826-1866),
matemático alemán, contemporáneo de los tres anteriores, a su vez elaboró un sofisticado
método de tensores (conjunto de magnitudes dependiente de las coordenadas, empleado en
las representaciones físico-matemáticas, y cuyos valores se transforman según el sistema de
coordenadas elegido) que logró extender la geometría euclídea a la geometría de superficies,
método que condujo de modo natural a la aparición y generalización de geometrías diferenciales,
de amplia aplicación en la macroscópica curvatura del espacio-tiempo inherente a la Teoría de la
Relatividad General de Einstein.

“Sin embargo, en el ámbito ultramicroscópico, la naturaleza alargada de las cuerdas, garantiza


que la geometría de Riemann no será el formalismo correcto que se necesita. Como veremos, este
formalismo matemático se ha de sustituir por la geometría cuántica de la Teoría de las Cuerdas,
lo cual conducirá al descubrimiento de unas propiedades nuevas e inesperadas”, nos dice Brian
Greene en su renombrado e influyente libro sobre la Teoría de las Cuerdas: El universo elegante,
Planeta, serie Critica, página 258. Para Greene, la geometría cuántica de la Teoría de las Cuerdas…
“es una modificación de la geometría de Riemann, necesaria para describir con exactitud las
propiedades del espacio a escalas ultramicroscópicas, en las que los efectos cuánticos resultan
importantes”, página 449. Pero, ¿qué debe entenderse por efectos cuánticos?

La respuesta inmediata y natural sería: los efectos causados por la natural secuencia de
cuantificación decimal 0, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8 y 9 en la geometría del campo donde tal secuencia
opera. Obsérvese que aquí he homologado los números naturales con el Sistema de Numeración
Decimal. Si se acepta esta circunstancia, la secuencia básica decimal: 0, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8
y 9 trabajaría como el algoritmo natural fundamental que organiza y dinamiza al modus
operandi de la Naturaleza, evento que dicho sea de paso, para nada contradeciría la función de
cuantificar a los subatómicos niveles de energía, propia del número cuántico principal y que
coincidencialmente es también la natural secuencia decimal: 0, 1, 2, 3, 4, 5, 6 y 7, que cuantifica,
tanto a los 7 niveles de energía encontrados al interior del átomo, como a la periodicidad de 7 en
la tabla de elementos naturales de Mendeléiev, en concordancia con los siete colores que nos
muestra el análisis espectrográfico de la luz: rojo, naranja, amarillo, verde, azul, violeta y el blanco
12

que los TOTALIZA (1), según se puede ver en la siguiente figura. La luz blanca penetra por uno de
los costados de un prisma y es descompuesta en seis colores:

Rojo Naranja Amarillo Verde Azul Violeta

Que el número 7 está involucrado en el diseño y control de las normas que tienen que ver
con la estructura interna de los átomos, ha quedado muy claro desde cuando Newton demostró
que la luz blanca, siendo ella la TOTALIDAD de los colores, al ser pasada por un prisma se
descompone en seis colores fundamentales: rojo naranja, amarillo, verde, azul y violeta, siendo
el séptimo color el blanco que los TOTALIZA (1) y teniendo todos y cada uno de ellos una franja
de frecuencia vibratoria bien definida.

Ha sido precisamente esa cualidad la que ha permitido desarrollar la poderosa técnica de la


espectrografía que detalla con precisión la clase de átomo o átomos que emite(n) luz de diferentes
colores (frecuencias) según el caso, así como también si dos o más átomos de diferentes
elementos naturales están asociados formando una sustancia química con propiedades diferentes
a las de sus átomos componentes, caso en el cual aparecen en el espectro rayas que demuestran
con claridad de qué tipo de asociación de trata.

Pero hay más: el número 7 es también el responsable de cuantificar tanto a la masa inicial
del electrón como de limitar el relativista incremento de dicha masa con la velocidad, ambas
cosas dentro de un “campo universal” cuya TOTALIDAD está limitada por la UNIDAD cuando, al
0.999999999999...(infinito) de la velocidad de la luz c=1, la masa inicial del electrón solo puede
incrementarse 7 veces, dado que a esa velocidad ya se ha iniciado un proceso asintótico no lineal
que exigiría una energía casi infinita para conseguir que infinitesimales aumentos en la velocidad
del electrón, obtengan colosales aumentos en su masa. Sobre esta particularidad nos informa
William R. Corliss en su libro: Los Misterios del Universo Minerva-Doubleday, Compañía General
de Ediciones. México D.F. 1973, página 53. (Ver también, en este ensayo, la página 111):

“La Relatividad Especial predice que los electrones serán más y más difíciles de acelerar a medida que se
acerquen a la velocidad de la luz debido al incremento de su masa. La creciente pesadez de los electrones
en los aceleradores es un hecho bien conocido. No importa que tanta fuerza se aplique, los electrones se
hacen mucho más difíciles de acelerar. Al 99% de la velocidad de la luz, un electrón se comporta como si su
masa se hubiera incrementado siete veces. Para el físico que trata de acelerarlos, este incremento de la
masa es real ‒ y decepcionante a la vez ‒. La Relatividad Especial se confirma claramente por este hecho
experimental específico”.

.......................................................................

(1) Blanco que los TOTALIZA: “Los tres colores primarios son el verde, el azul y el rojo. Estos tres colores, al mezclarse
en forma de luz, y en la misma proporción, producen el color blanco. (Es muy importante señalar que estamos hablando
de luz de colores y no de pinturas). Un objeto se ve de cierto color porque absorbe todos los colores menos el
suyo; en consecuencia, las combinaciones de pintura obedecen reglas distintas a las de la luz) Además, a cada uno de
los tres colores primarios se asocia un color complementario: púrpura, amarillo y cian (también llamado índigo o añil).
Los tres colores complementarios mezclados producen blanco. Asimismo, un color primario mezclado con su color
complementario correspondiente, también produce blanco”.

(Nota obtenida de: Del mundo cuántico al universo en expansión. Autor: Shahen Hacyan, Capítulo 3: El Modelo Estándar.
Ver: http://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/ciencia/volumen3/ciencia3/129/htm/sec_7.htm
13

Este planteamiento significa que si a la asintótica velocidad 0.999999999... (∞) de la velocidad


c= 1 de la luz la dividimos por 7, obtendremos la masa-energía inicial del electrón dentro de su
propio campo universal limitado por la UNIDAD, entendida como:

1 =[(x/x=1)-0.000… (infinitos ceros)1]= 0.9999... (infinitos nueves), que lo TOTALIZA, de donde:

[0.999999... (infinitos nueves)] /7 = 0.142857..142857... (infinitos ciclos) = 1/7

Luego la operación: 1/7=0.142857..142857.... es decir, los infinitos ciclos 142857 que cuantifican
el estado másico inicial del electrón, puede(n), cada uno, desarrollar su(s) propia(s) matriz(ces)
numérica(s) así, (de acuerdo con lo dicho se toma como representativo del Infinito a un solo ciclo
142857):

0/7 = ------- 0 ---------Límite: la NADA

1/7 = 0.142 857--- Estado inicial


2/7 = 0.285 714
3/7 = 0.428 571
4/7 = 0.571 428
5/7 = 0.714 285
6/7 = 0.857 142 ---Estado final

7/7 = 0.999 999---Límite: aproximación asintótica a la UNIDAD


7/7 = ------- 1 ---------Límite: la UNIDAD como TOTALIDAD

143 --- 143--= Constantes que bajan-suben y 143 = 11×13

Y con esta matriz numérica y teniendo muy en cuenta los siguientes detalles:

1) Que está, - y esto es importantísimo - de forma natural estadísticamente cuantificada por el


Sistema de Numeración Decimal es decir por los 10 dígitos que lo componen: 0, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7,
8 y 9, números que se constituyen por derecho propio, como el algoritmo fundamental con el que
la Naturaleza se autorregula y se autoexpresa.

2) Cuya geometría, de muy sui generis modo, se halla coordenada cartesianamente de manera
compleja, también como un efecto de cuantificación muy propio del Sistema de Numeración
Decimal. (Ver Apéndice 1, página 46 y siguientes)

3) Que se encuentra comprendida y limitada por los estadístico-probabilistas y decimales límites:


la NADA = 0 y/o la TOTALIDAD = 1, y teniendo en cuenta lo repito, todos estos tres importantes
detalles, se comienzan a cumplir al pie de la letra las pretensiones de Brian Greene, cuando en la
página 11 nos dice (lo subrayado es mío):

“Sin embargo, en el ámbito ultramicroscópico, la naturaleza alargada de las cuerdas, garantiza que la
geometría de Riemann no será el formalismo correcto que se necesita. Como veremos, este formalismo
matemático se ha de sustituir por la geometría cuántica de la Teoría de las Cuerdas, lo cual conducirá al
descubrimiento de unas propiedades nuevas e inesperadas”

Y también que:
14

“…. la geometría cuántica de la Teoría de las Cuerdas… es una modificación de la geometría de Riemann,
necesaria para describir con exactitud las propiedades del espacio a escalas ultramicroscópicas, en las que
los efectos cuánticos resultan importantes”

Con los datos contenidos en este preámbulo de cuatro páginas y ayudados por la siguiente matriz
numérica, podemos empezar a atar los cabos que nos conducirán hasta una nueva y acertada
concepción mecanocuántica de la noción de curvatura, noción la cual, aunque también se origina
en la maniobra aritmética del número inverso, en esta oportunidad ya no es un intuitivo y
rudimentario pálpito como el de Descartes, cuando resumió a la curvatura en la sencilla formula
1/r, sino la palmaria demostración de cómo el incremento másico propio de las estadísticas
fracciones decimales cuantificadas según la secuencia: 1/7, 2/7, 3/7, 4/7, 5/7 y 6/7, no es otra
cosa que una rotación que curva, cerrando sobre sí misma, a la masa-energía propia del estado
inicial del electrón, identificado como 142857, con la masa-energía del estado final: 857142.
Téngase en cuenta, además, que Einstein predijo en su Relatividad General, que son las mayores
o menores concentraciones de masa las que respectivamente curvan, en mayor o menor grado,
su espacio intrínseco:

Límite: ......................... 0 .........................................................

Estado inicial: 1/7 = 142 857....la rotación de 142857 sobre sí mismo comienza con el 1.
2/7 = 285 714....la rotación de 142857 sobre sí mismo prosigue con el 2.
3/7 = 428 571....la rotación de 142857 sobre sí mismo prosigue con el 4.
4/7 = 571 428....la rotación de 142857 sobre sí mismo prosigue con el 5.
5/7 = 714 285....la rotación de 142857 sobre sí mismo prosigue con el 7.
Estado final: 6/7 = 857 142....la rotación de 142857 sobre sí mismo termina con el 8.

Límite: ..........7/7 = 999999....la rotación comienza y termina en la UNIDAD = 9999999


Límite: ........................ 1 ..........................................................

Detállese:

1) Que la matriz se encuentra coordenada cartesianamente de manera compleja y que el estado


inicial 1/7 tiene como límite a la estadístico-probabilista NADA del 0 y que el estado final 6/7 tiene
como límite a la estadístico-probabilista TOTALIDAD del 1, pero entendida como seis nueves:
999999.

2) Que, en la matriz, el algoritmo fundamental natural: 0, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, y 9 aparece, tanto


en la posición de las décimas y en el sentido arriba-abajo, como en la posición de las milésimas,
pero en el sentido inverso: abajo-arriba. Observe sin embargo el lector, que por razones profundas
de su propia y auto-referencial métrica decimal, en 1/7= 142857 no existen los números 0, 3, 6, y
9; estos han sido excluidos de su algoritmo fundamental y traspasados a la auto-referencial
métrica decimal de 1/13= 076923 y doblemente incluidos en su algoritmo fundamental (ver, en
la página 15, la matriz numérica que induce 1/13). Detállese, no obstante, la íntima conexión
del número 13 con 142857 y a la inversa: la íntima vinculación del número 7 con 076923: en el
inverso de su producto como 1/91= el ciclo 010989, el 7 y el 13 conmutan, por multiplicación, sus
identidades:

(1/7) / 13 = 142857/13 = 1/91 = 1/(13×7) = el ciclo 010989. (Ver su importancia más adelante)
(1/13) / 7 = 076923/7 = 1/91 = 1/(7×13) = el ciclo 010989. (Ver su importancia más adelante)

Satisfago a la curiosidad de lector, trascribiendo la matriz numérica que genera 1/13 = 076923.
Detállese cómo el algoritmo fundamental 0, 1, 3, 4, 5, 6, 7, 8 y 9 se expresa tanto en las décimas
en el sentido arriba-abajo, como en las diezmilésimas, pero, al contrario: abajo-arriba. Obsérvese
15

también cómo, a diferencia del único ciclo rotante de la matriz propia de 142857, ahora aparecen
rotando dos ciclos: 1/13=076923 y 2/13=153846. Detállense en este segundo ciclo, otra vez
los números 3 y 6 y como resultado de ello, en la métrica de la secuencia decimal del algoritmo
fundamental aparecen ahora, en tanto que 13/13= la UNIDAD, doblemente referenciados
(derecha-izquierda y arriba-abajo) entre sí como 3 + 6= 9, mientras que, por el contrario, el 9 se
manifiesta una sola vez (1). La matriz también se coordena de manera compleja y, por ende, se
curva, cerrándose sobre sí misma:

Límite: .................0/13 = ......... 0 ...............

Estado inicial: ...... 1/13 = 0.076 923


2/13 = 0.153 846
3/13 = 0.230 769
4/13 = 0.307 692
5/13 = 0.384 615
6/13 = 0.461 538
7/13 = 0.538 461
8/13 = 0.615 384
9/13 = 0.692 307
10/13 = 0.769 230
11/13 = 0.846 153
Estado final: .......12/13 = 0.923 076

Límite: ................13/13 = 0.999 999 ........


Límite: ....................... ….......... 1................
Constantes: ...................... 77…..…77 y 77 = 7 × 11

Pero este nuevo enfoque, a la vez que sabiamente nos solucionó el problema de la curvatura
del espacio al microscópico nivel mecanocuántico, también nos ha entreabierto las puertas al
correcto manejo de un Infinito que con características de UNIDAD es capaz de TOTALIZARSE en y
por sí mismo, y que se encuentra regulado y cuantificado por el estadístico-probabilista modus
operandi intrínseco al Sistema de Numeración Decimal. Dentro de estos términos, es de elemental
lógica que sean los factores primos: (3×3×3)×7×11×13×37 de la UNIDAD entendida como seis
nueves (999999), los que impongan la TOTALIDAD de los parámetros operativos a cumplirse al
interior de tal UNIDAD, parámetros los cuales fácilmente dilucidamos mediante las igualdades
que se establecen entre el miembro izquierdo y el miembro derecho de la ecuación, al
efectuar, en función de la aritmética ley distributiva, una cualquiera de todas las operaciones
permitidas al interior de la TOTALIDAD de la UNIDAD 999999, por ejemplo:
……………………………………………………………

(1) La razón-proporción que fundamenta este comportamiento se encuentra en la UNITARIA reciprocidad inversa
(no-linealidad) que se presenta, tanto entre el 3 y el 6, como entre 1/13 y 2/13:

A) 1/2=3/6, de donde:(1x6) / (2x3) = 6/6= 1, y tambien:

B) 1/2 = [1/13) / (2/13)], de donde: [1x(2/13)] / [2x(1/13)]= (2/13) / (2/13)= 1

Con otras palabras: tanto en A) como en B) opera una y la misma dinámica de UNITARIA TOTALIDAD, recíprocamente
inversa (no-linealidad) que explica patentemente el vital comportamiento del número 13 en el llamado anillo bencénico o
anillo de Kekule y en el cual, en las 2D y 3D complejamente coordenadas posiciones de sus seis átomos (3 y 3) de carbono
estos resuenan, óptico-dinámicamente, en un juego mutuamente especular de localización↔deslocalización. (Ver al
respecto las páginas 133 y 134).
16

1/3 = seis veces 3…….= 333333 = (3×3) ×7×11×13×37


1/7 =..........................= 142857 = (3×3×3) ×11×13×37
1/(7x11)= 1/77 =………………………= 012987 = (3x3x3) x 13 x37
1/(11×13) = 1/143 =.......................= 006993 = (3×3×3) × 7×37
1/ [(3×3) ×7×11] = 1/693 =.......................= 001443 = 3×13×37

Y el caso que sigue es tan importante que de él hablaremos extensamente más adelante:
es el que identifica a 1° Kelvin y es precisamente a través de él, (en tanto que inicial unidad
de cuantificación multiplicada por 3), que podremos llegar a los 3° Kelvin, propios de la
microondulatoria radiación que cubre a la TOTALIDAD del universo conocido, denominada:
radiación de fondo cósmico de los 3° Kelvin, (ver página 21):

1/(3×7×13) = 1/273 = 1° Kelvin = 003663 = (3×3) ×11×37

y así sucesivamente, hasta colmar a la TOTALIDAD de las operaciones permitidas ‒ y no son pocas
‒ por la UNIDAD 999999.

Volviendo al tema de las matrices numéricas, éstas pueden trabajar así porque al tiempo que
generan el espacio que ocupan, también aparece la inducción y regulación geométrica que
le otorga estructura a su propio espacio. Me refiero a la función cumplida por el número 3
‒ submúltiplo de la UNIDAD 999999 y también submúltiplo de 142857 ‒ quien carga con la
responsabilidad de, literalmente “inflar(se)” sobre sí mismo, cuando se mide tambien a sí mismo
como 0, 1, 2 y 3, permitiendo con tal “métrica inflacionaria” (ver página 34) la “creación” de la
masa-energía y, en consecuencia, la “creación” de la tridimensionalidad del espacio-tiempo.
Obsérvese como puede esto llegar a suceder:

Tripleta que como la 1 × 3 = 03 y 0 + 3 = 3


Unidad Inicial: 0, 1, 2, 3, 2 × 3 = 06 y 0 + 6 = 6 Tripletas básicas finales
induce la “inflación” del 3 × 3 = 09 y 0 + 9 = 9
3 sobre sí mismo
4 × 3 = 12 y 1 + 2 = 3
5 × 3 = 15 y 1 + 5 = 6
6 × 3 = 18 y 1 + 8 = 9

7 × 3 = 21 y 2 + 1 = 3
8 × 3 = 24 y 2 + 4 = 6
9 × 3 = 27 y 2 + 7 = 9

10 × 3 = 30 y 3 + 0 = 3
11 × 3 = 33 y 3 + 3 = 6
12 × 3 = 36 y 3 + 6 = 9

13 × 3 = 39 y 3 + 9 = 12 y 1 + 2 = 3
14 × 3 = 42 y 4 + 2 =...................= 6
15 × 3 = 45 y 4 + 5 =...................= 9

Detalle el lector que:

1) El número 3 tiene la propiedad de, literalmente, “inflarse” sobre sí mismo, cuando se “mide” a
sí mismo, produciendo, con base en la “métrica” propia de la tripleta 3-6-9 (que a su vez es un
múltiplo de los primos 1-2-3, estando 123 referido a los primos (3×3), 41 y 271 de una forma que
no es todavía del caso analizar), tripletas finales 3-6-9 sin límite a la vista, pero que siempre se
TOTALIZAN en 9 según la suma final básica: 3 + 6 = 9.
17

2). Al ser el 3 la mitad del 6 y/o el 6 el doble del 3, surge automáticamente entre el impar 3 y
el número par 6, una Ley de UNIDAD (ver página 41 y siguientes) que hace inversos recíprocos
a los estadístico-probabilistas: equilibrio bosónico debido a la continuidad simétrica del número
par 6↔desequilibrio fermiónico debido a la discontinuidad asimétrica del número impar 3,
Ley la cual debe ser entendida como una efectiva relación dinámico-aritmética de UNITARIA
reciprocidad inversa, fundamentada en la razón-proporción: 1/2= 3/6 (tener presente que
3/6= 1/2 × 3/3) la cual, al resolverse en UNO, hace aparecer súbitamente en el seno de la
UNIDAD 3/3= 0.99999999999...∞ que los TOTALIZA , el desequilibrio o discontinuidad fermiónica
fraccionaria que hace inestable y asimétrico a 1/3= 0.333333333333...∞, pero ello en función del
equilibrio o continuidad bosónica fraccionaria, inherente ésta a la estabilidad simétrica de 2/3=
0.66666666666....∞, y/o a la inversa: que aparezca el equilibrio, la continuidad o estabilidad
simétrica de 2/3= 0.666666666666...∞, pero ello en función del desequilibrio, discontinuidad o
inestabilidad asimétrica de 1/3= 0.333333333...∞.

Demuestro ahora concretamente, a la física de la “métrica inflacionaria” propia del 3 y que


“mide”, tras los 3° Kelvin (2°K + 1°K = 3°K), a la radiación de fondo cósmico y en donde las
repetitivas tripletas básicas 666 + 333= 999 (dos veces 333 más una vez 333 es igual a 999),
encarnan, alternadamente, a la UNITARIA termodinámica de la Ley:

1 grado Kelvin = 1/273 = 0.003663...003663... y 003 + 663 = 666


2 grados Kelvin = 2/273 = 0.007326...007326... y 007 + 326 = 333 Primera tripleta 666+333 = 999
3 grados Kelvin = 3/273 = 0.010989...010989... y 010 + 989 = 999

4 grados Kelvin = 4/273 = 0.014652...014652... y 014 + 652 = 666


5 grados Kelvin = 5/273 = 0.018315...018315... y 018 + 315 = 333 Segunda tripleta 666+333 = 999
6 grados Kelvin = 6/273 = 0.021978...021978... y 021 + 978 = 999

7 grados Kelvin = 7/273 = 0.025641...025641... y 025 + 641 = 666


8 grados Kelvin = 8/273 = 0.029304...029304... y 029 + 304 = 333 Tercera tripleta 666+333 = 999
9 grados Kelvin = 9/273 = 0.032967...032967... y 032 + 967 = 999

Las tablas de multiplicar del 3 del 6, TOTALIZADAS en la tabla de multiplicar del 9 ‒ que
a su vez es el número inverso de once: 1/11= 0.09..09...∞, (ver páginas 17 y 18) ‒ nos muestran
gráficamente a la cartesiana y estadístico-probabilista geometrodinámica propia de la ontológica
oposición↔complementación entre onda↔partícula, que mutualmente co-relaciona al par
bosón↔fermión y que llevó al físico Niels Bohr a establecer su Principio de Complementariedad
entre la probabilista estadística del bosón en tanto que onda simétrica y continua, y la probabilista
estadística del fermión, en tanto que partícula asimétrica y discontinua.

El enunciado: Contraria sunt complementa, inscrito en su escudo de armas, testifica de su


convicción sobre el tema, surgida sin duda de profundas reflexiones al respecto. Por esto es
muy importante que el lector conserve siempre en mente, que cuando en este libro se hable
de (fermión-antifermión)↔bosón, estos tienen un carácter físico-lógico-ontológico, de orden
netamente estadístico-probabilista.
18

Discontinua asimetría fermiónica...+.... Continua simetría bosónica = TOTALIDAD Fermión-Bosón

Si aceptamos al ciclo 09 como representativo del Infinito subyacente tras la operación inversa
1/11= 0.09..09… y con base en dicho ciclo elaboramos la matriz numérica respectiva, se obtiene
el siguiente gráfico, en donde observamos que una y la misma coordenación cartesiana compleja
de la matriz (o sea la misma cruz) sirve para dos matrices: una anversa, en el sentido izquierda-
derecha y arriba-abajo y otra reversa: derecha-izquierda y abajo-arriba. Llegamos así a enfrentar
19

una palmaria autocontradicción, propia de todo lo relacionado con el Infinito: en virtud de la


perfecta y mutua auto-curvatura (léase: especularidad mutua) inducida por los dos contrarios-
complementarios algoritmos fundamentales: 0, 1, 3, 4, 5, 6, 7, 8 y 9 , uno en las décimas y de
arriba-abajo, y el otro en las centésimas y de abajo-arriba , en tal virtud repito, las dos matrices,
siendo distintas...¡son iguales! y/o a la inversa: siendo iguales...¡son diferentes! :
Cuantificación y coordenación del espín anverso

Límite(s): ………………………………… 0/11 y/o 11/11=0 y/o 1 ------


Ordenada:
1/11 = 0.0 9 =10/11 Fila izquierda (I) + Fila derecha (D)
Estados iniciales: 2/11 = 0.1 8 = 9/11 --------------------------------------------------- = (I+D)/2= 0.09/2= 0.045
3/11 = 0.2 7 = 8/11 2

4/11 = 0.3 6 = 7/11


5/11 = 0.4 5 = 6/11 Abscisa = (5.5) / 11 = 1/2= 0.5 × 0.99 = 0.495

6/11 = 0.5 4 = 5/11


7/11 = 0.6 3 = 4/11 Estados finales
8/11 = 0.7 2 = 3/11
9/11 = 0.8 1 = 2/11
10/11 = 0.9 0 = 1/11
Coordenación y cuantificación del espín reverso
Límite(s): …………………………………11/11 y/o 0/11=1 y/o 0 ------

Constantes: ……………….…………………………………… 1…...1 = Dos algoritmos decimales básicos: 0, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8 y 9

5/11 + 6/11= 11/11= 1 --- 4/11 + 7/11= 11/11= 1 --- 3/11 + 8/11= 11/11= 1 --- 2/11 + 9/11= 11/11= 1 … y 1/11 + 10/11= 11/11= 1

Como se puede observar, en función del número primo 11 y su inverso 0.090909… la reciproca
relación inversa (no-linealidad) entre la abscisa 0.495 y la ordenada 0.045, es más que manifiesta:

(Abscisa: 0.495) / (Ordenada: 0.045) = 11 y/o, a la inversa:

(Ordenada: 0.045) / (Abscisa: 0.495) = 0.090909… (infinitos ciclos pares 09)

Esta conducta nos certifica que la sui generis coordenación cartesiana compleja entre la mitad
horizontal y la mitad vertical de la matriz numérica que induce 1/11= los infinitos ciclos 09..09…,
ha surgido de las muy especiales características del número primo 11. ¿En cierta forma, la
muy propia “numeronalidad” del número 11 y muy posiblemente las también muy propias
“numeronalidades” de todos y cada uno de los números primos cuyos inversos contienen ciclos
numéricos constituidos por un número par de cifras y esto como una consecuencia de ser tales
ciclos numéricos, múltiplos del número primo 11?

Pero en esta gráfica solo hemos tomado el ciclo de dos dígitos 09. Si recordamos que la UNIDAD
entendida como 999999 tiene seis nueves, ¿qué sucedería si tomamos el ciclo de seis dígitos
090909 que es un múltiplo de 7, de 13, de (3×3×3) y de 37, siendo los 5 últimos también
submúltiplos de 142857, que tiene igualmente seis dígitos? Veámoslo, (en rojo, los dos contrarios-
complementarios, numéricos algoritmos fundamentales; 0, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8 y 9).

Como se puede apreciar, los estadístico-probabilistas efectos cuánticos son aquí claramente
responsables de que la geometría cartesiana compleja de la matriz numérica se acomode ahora,
no solo a los dos dígitos 09 sino también a los seis dígitos 090909, pero todo ello bajo la tutelar
sombra de UNIDAD entendida como seis nueves: 999999.
20

Límites--------------------------------------------- ------ 0 y/o 1 --------------------

Coordenación y cuantificación del espín anverso


Estado inicial: 1/11 = 0.090 909 = 10/11: Estado final
2/11 = 0.181 818 = 9/11
3/11 = 0.272 727 = 8/11
4/11 = 0.363 636 = 7/11
5/11 = 0.454 545 = 6/11
6/11 = 0.545 454 = 5/11
7/11 = 0.636 363 = 4/11
8/11 = 0.727 272 = 3/11
9/11 = 0.818 181 = 2/11
Estado final: 10/11 = 0.909 090 = 1/11: Estado inicial
Coordenación y cuantificación del espín reverso

Límites----------------------------------------------------- 0 y/o 1 ----------------------

Constantes: --------------------------------------------- 91------91 y 91= 7 x 13

Pero, en términos mecanocuánticos, la intuición de una dimensión de TOTALIDAD UNIFICADA


también se ha hecho presente, prácticamente desde el mismo momento (1906) en que el
padre de tal disciplina, el físico alemán Max Planck la creó, alrededor del año 1900. Físicos
contemporáneos de la de la talla de John A Wheeler y Roger Penrose también se han manifestado
al respecto. Hago especial mención de Penrose (1994) cuando en su fascinante obra “Las sombras
de la mente” (serie “Crítica”. Grijalbo Mondadori.1996, página 358), insinúa claramente la
necesidad de reconocer a la UNIDAD como norma física fundamental, ante la ineludible exigencia
de tener que establecer diferencias geométricas al interior de un marco espacio-temporal
infinitesimalmente pequeño:

“¿A qué orden de escala de masa o de desplazamiento correspondería un cambio tan minúsculo en la
geometría? De hecho, debido a la pequeñez de los efectos gravitatorios, esta resulta ser bastante grande y
no en absoluto como una línea de demarcación entre los niveles cuántico y clásico. Para hacernos una idea
de estas cuestiones, será útil decir algo sobre las unidades absolutas (o de Planck)”.

“La idea (debida originalmente a Max Planck en 1906 y continuada particularmente por John A Wheeler en
1975) consiste en utilizar las tres constantes más fundamentales de la Naturaleza: la velocidad de la luz c,
la constante de Planck ħ (dividida por 6.283185307... o sea dos veces la constante geométrica π) y la
constante gravitatoria de Newton g, como unidades para convertir todas las medidas físicas en números
puros (adimensionales). Esto equivale a escoger unidades de longitud, masa y tiempo de modo que estas
tres constantes tomen el valor unidad: c = 1, ħ = 1, g = 1”.

Aunque Penrose no lo diga directamente, este procedimiento también conseguiría que tanto la
métrica del espacio como la masa (léase: luego también la energía de acuerdo con la fórmula de
Einstein: e= mc²) y el tiempo (léase: medida discontinua de la rata de cambio en el espacio) queden
naturalmente estructurados, regulados y dinamizados por la UNIDAD propuesta para c, ħ y g.

Cae por su propio peso que la micro-UNIDAD 0.000000000000000000000000000000001 de


centímetro y la micro-UNIDAD 0.0000000000000000000000000000000000000000001 de
segundo (en notación más comprimida: 10¯³³ cm. y 10¯⁴³ seg., respectivas medidas de espacio y
tiempo, propias del ámbito en el que las Supercuerdas están siendo desarrolladas) impliquen
21

valores espacio-temporales al interior de los cuales el cuanto de acción planckiana o ħ que


reúne bajo una cota ultramicroscópica, inasible e inobservable, el espacio y el tiempo propios
del Infinito: a) la indecibilidad de Gödel, que nos impide afirmar o negar previamente algo de
manera absoluta; b) la incertidumbre heisenbergiana, que nos impide conocer simultáneamente
los aspectos ontológicamente contrarios-complementarios de las partículas subatómicas
conocidos como: corpúsculo-onda, y energía-tiempo; c) la velocidad de la luz o c, que es un
proceso asintótico cuyo límite es c = 1, y d) la microgravedad newtoniana, o g, íntimamente ligada
a la gravedad de Einstein en tanto que capacidad de las ultramicroscópicas grandes masas – y
gran masa no implica necesariamente un gran volumen – de curvar su espacio intrínseco, actúen
de un modo muy específico: el de las TOTALIZADAS dinámica, lógica y natural híper-geometría
espacio-temporal, propias de la UNIDAD que las ha generado.

Llegados aquí se hace clara la poderosa e inconsciente razón que impulsa a muchos físicos en la
incansable búsqueda de las Supercuerdas o teoría que explique a tal TOTALIDAD: su propia
HUMANIDAD. Con otras palabras: las Supercuerdas explicarán finalmente cómo el HOMBRE se
encontrará a sí mismo y como UNIDAD ya TOTALIZADA, literalmente impreso al interior de la
radiación de fondo cósmico de los 3° Kelvin, radiación que al estar mediatizada por la intrínseca
UNIDAD de los infinitesimales intervalos espacio-temporales citados en el párrafo anterior,
dotados de una TOTALIZADA masa-energía, infinita y poderosa, hará que el único y exclusivo
laboratorio que algún día llegue a atestiguar mediante la experiencia la verdad de su existencia
sea.... ¡el mismísimo HOMBRE, superconsciente poseedor y administrador indiscutible de la
TOTALIDAD másico-energética del cosmos!

Conozcamos más de cerca la manera cómo, la atrás citada radiación subyace tras la UNIDAD que
se TOTALIZA en y por sí misma, pero entendida como seis nueves: 999999.

...........................................................

..................................................

La radiación de fondo cósmico de los 3° Kelvin:

2- ¿Una puerta hacia el Infinito?

El Hombre ... ¡ese desconocido!


Alexis Carrel.

Según la moderna cosmología, - que nace y se fundamenta en las teorías especial y general de la
relatividad de Einstein -, el Universo se originó hace unos 13.800 millones de años debido a una
Gran Explosión - Big Bang - en donde no solo se creó la masa-energía, vale decir el ser del mundo
en el que vivimos, sino todavía más primordialmente, el propio espacio-tiempo, tan familiar a
nuestra percepción del diario discurrir con el que literalmente construimos nuestra historia.
22

También, de acuerdo a la cosmología moderna, como testigo fiel del Big-Bang ha quedado una
especie de “fósil” cosmológico: la radiación de fondo cósmico, que cubre la TOTALIDAD del
Universo conocido y que posee una temperatura de 3° Kelvin, vale decir, de 3° medidos según la
escala natural con la que la temperatura puede ser medida.

Desde el siglo antepasado se sabe experimentalmente que la tridimensionalidad (léase: volumen)


de un gas a 0 grados centígrados (0°C), experimenta una reducción equivalente a 1/273 =
0.003663...003663...∞ de su volumen inicial cada vez que reduce la temperatura en 1°C, es decir,
que a -1°C su volumen se habrá disminuido en 1/273 de su volumen inicial, que a -2°C se reducirá
en 2/273 de su volumen inicial, y así sucesivamente, hasta que a -273°C su volumen, al menos en
teoría, habrá desaparecido. Se puede apreciar que 1/273 = 0.003663... 003663... cuantifica, por
derecho propio el valor de 1° Kelvin, es decir, el valor de la unidad natural con la que se pueden
medir las diferentes temperaturas.

Este comportamiento de la Naturaleza (léase: la materia que experimenta esta fenomenología,


en este caso los gases) nos lleva también naturalmente a postular que la operación 1/273 =
0.003663...003663...∞, cuantifica (dentro de un proceso de UNIDAD capaz de TOTALIZARSE en y
por sí misma en tanto que 273/273=1), el estado inicial de una(s) secuencias que, ampliamente
generalizada(s), tiene(n) la forma siguiente, siendo x todos y/o cualquiera de los números
naturales en representación decimal, excepciones hechas del 0, del 1,del 2 y del 5:

Límite: 0, 1/x, 2/x, 3/x, …. hasta x/x = 1: Límite.

Con otras palabras: 0 y/o 1 se constituyen en los límites naturales de cualquier serie así planteada,
límites los cuales, a pesar de parecer estar situados externamente a la secuencia decimalmente
desarrollada, también lo están en la interioridad de la misma secuencia, puesto que, como
números inversamente contrarios-complementarios,, el 0 y/o el 1 son precisamente los
“ingenieros” que construyen dicha interioridad con la no menos eficaz ayuda de los otros ocho
números que conforman al sistema de numeración decimal.

Esta doble condición de ser tanto los límites externos como constituyentes internos de estas
secuencias tiene mucho que ver y sobre todo mucho que explicar, cuando más adelante hablemos
del casi inabordable racionalmente Teorema de Gödel que trata precisamente de ciertas fronteras
que el sistema lógico intrínseco al Humano Conocer se impone a sí mismo. Estas secuencias son,
además, intrínsecamente no lineales: cuando menor es el número entero referido a la UNIDAD
(1), mayor será la fracción decimal (o estado inicial de la secuencia) obtenida y/o a la inversa:
cuando mayor sea el número entero referido al 1, menor será la fracción decimal inicial
conseguida.

Para el caso de la radiación de fondo cósmico de los 3° Kelvin existe, desde la primera mitad del
siglo XIX, la posibilidad de entenderla en su carácter de UNIDAD TOTALIDAD si se desarrolla
decimalmente, de la manera atrás explicada, la secuencia que inicia 1/273= 1°Kelvin =
0.003663..003663...∞, operación más conocida como coeficiente de Gay-Lussac, que cuantifica
decimalmente a la capacidad de adquirir tridimensionalidad (léase: adquirir volumen) que tienen
los gases ideales (léase: campo espacio-temporal fundamental o vacío cósmico) en función
exclusiva de la temperatura, analizada esta última como una radiación u ondulación calorífica en
equilibrio térmico y dinámico (termodinámico) es decir como una onda estacionaria que
simultáneamente es emitida y/o absorbida por las “paredes” interiores del “cuerpo negro”,
cuerpo al que por necesidad física, necesidad lógica y necesidad ontológica, debemos identificar
como la interioridad de un campo espacio-temporal unificado, o lo que es lo mismo: la TOTALIDAD
UNIFICADA del Cosmos:
23

1/273 = 1°K = 0.003663..003663...∞


2/273 = 2°K = 0.007326..007326...∞
3/273 = 3°K = 0.010989..010989...∞ = 1/91 = 1/(7×13)
4/273 = 4°K = 0.014652..014652...∞
5/273 = 5°K = 0.018315..018315...∞
6/273 = 6°K = 0.021978..021978...∞ = 2/91 = 2/(7×13)
7/273 = 7°K = 0.025641..025641...∞
8/273 = 8°K = 0.029304..029304...∞
9/273 = 9°K = 0.032967..032967...∞ = 3/91 = 3/(7×13)

21/273 = 21°K = 0.076923..076923...∞ = 7/91 = 7/(7×13) = 1/13


(el 7 se conmuta por el 13 pero en función del 3)

39/273 = 39°K = 0.142857..142857...∞ = 13/91 = 13/(7×13) = 1/7


(el 13 se conmuta por el 7 pero en función del 3)

(la serie prosigue así, hasta completarse en la UNITARIA TOTALIDAD= 273/273 = 1).

Esta matriz numérica, nos ha conducido rigurosamente desde el estado cuántico inicial 1/273=
0.003663..003663...∞, hasta el estado cuántico final 272/273 = 0.996336..996336...∞, estados
comprendidos y limitados ambos por 0 y/o por 1, según se puede apreciar a continuación:

Límite: ---------------------------------- 0 -----------

Estado inicial 1/273 = 0.003663..003663...∞


Estado final 272/273 = 0.996336..996336...∞

Límite: -------273/273 = 0.999999..999999...∞


Límite: -------273/273 = -------------1 -----------

Es de advertir que 1 o UNITARIA TOTALIDAD, es la suma del estado inicial más el estado final. Esta
UNIDAD es, a su vez, el límite inalcanzable de otro límite en teoría obtenible asintóticamente
como 0.999999..999999...∞, es decir como un infinitesimal acercamiento a la UNIDAD que
TOTALIZA al cosmos, UNIDAD la cual, nunca podrá ser alcanzada en su TOTALIDAD.

Al cuantificar 1/273= 0.003663..003663...∞ el valor de 1° Kelvin, se puede conocer, con precisión


infinitesimal, cualquier valor fraccionario de 1° Kelvin en la escala propia de una TOTALIDAD
UNIFICADA. Ejemplo: 2.7281 grados Kelvin:

2.7281 x 0.003663..003663... = 0.0099..930402..930402...∞

Esta técnica permite, aritmética y geométricamente, establecer diferencias entre los distintos
valores de la temperatura de interioridad del “cuerpo negro” que es el cosmos considerado como
un espacio-temporal campo, TOTALIZADO en la UNIDAD. Y digo aritméticamente, puesto que son
valores numéricos obtenidos mediante la intrínseca operatividad aritmética del sistema de
numeración decimal y geométricamente, en razón de que dichos valores optan, de modo
enteramente natural, por una coordenación que organiza cuadripolarmente a los típicos cuatro
sectores cartesianos del campo espacio-temporal que configura al “cuerpo negro” ÚNICO que es
el cosmos considerado en su TOTALIDAD.
24

Se puede observar que a partir de 3/273 = 3° Kelvin = 1/91 = 0.010989..010989...∞, se conforma


otra tabla (léase: matriz) numérica, pero en esta oportunidad el estado inicial es 1/91=
0.010989..010989...∞, y el estado final 90/91 = 0.989010..989010...∞ ¡Detállese que el estado
final es el mismo estado inicial leído literalmente al revés! La UNITARIA TOTALIDAD es también la
suma del estado inicial más el estado final, UNIDAD que a su vez se constituye, con el 0, como el
(los) límite(s) que contienen interiormente a los 90 estados cuánticos que configuran esta matriz
numérica:

Límite: -------------------------------- 0 ------------

Estado inicial = 1/91 = 0.010989..010989...∞


Estado final = 90/91 = 0.989010..989010...∞

Límite: ------- = 91/91 = 0.999999..999999...∞


Límite: ------- = 91/91 = ------------ 1 ------------

Adjunta, en la página 31 del presente ensayo, el lector encontrará y recortará la hoja con
la respectiva matriz numérica. Después de pasar sobre el papel una plancha caliente
y aprovechando el calor remanente de la hoja, uncirá inmediatamente el papel con una
vela de parafina y de nuevo volverá a pasar la plancha. Repítase la operación hasta lograr, por
la dilución de la parafina, una semitransparencia del papel que permita captar, muy
intuitivamente, la aparente y cristalina tridimensionalidad del cosmos en el que vivimos, ilusión
debida a que la observación por parte del hombre del “espacio” (léase: vacío cuántico) contenido
entre los 90 estados cuánticos anversos y los 90 estados cuánticos reversos conforma un juego de
imágenes mutuamente especulares que, ficticiamente, otorga tridimensionalidad al “espacio”
especularmente conformado y esto en razón de que, aunque los 90 estados cuánticos anversos
coincidan uno a uno con los 90 estados cuánticos reversos y formen un plano en apariencia
100% euclidiano (ver links sobre proyecto “Boomerang” y medición de la radiación de fondo
cósmico, página 57), en la vivencia práctica del fenómeno en tanto que conciencia humana, la
mutua especularidad existente entre el (los) respectivo(s) plano(s) [léase: campo(s)] anverso(s)-
reverso(s)], curva perfectamente sobre sí mismo al “espacio” autocontenido entre pares
especulares, TOTALIZANDOLO a su vez en su propia UNIDAD según lo dispone la secuencia 0, 1/x,
2/x, 3/x, 4/x..... hasta x/x = 1. Con otras palabras: el “espacio” o cósmico vacío cuántico, resulta
de la mutua excitación (léase: percepción de reaccionar como anverso-reverso ante su reciproca
presencia), al producirse, en razón de la humana observación, un mutuo relativismo físico, lógico
y ontológico en la interioridad de cada uno de los pares especulares anverso-reverso
TOTALIZADOS en sí mismos por la UNIDAD, conocidos como fermión-antifermión. El cósmico
vacío cuántico o “espacio” es entonces, en cierta forma, la objetiva concreción del hardware que
permite la aparición y procesamiento del conocimiento (lenguaje subjetivo del software) y si es
factible el conocimiento, pues tambien es posible un... ¡ser humano que lo utilice!

Esta reciproca excitación anversa ‒ con su respectiva inhibición reversa ‒ tambien puede ser
físicamente intuida con base en la mutua interacción entre la(s) anversa(s)-reversa(s)
coordenacion(es) intrínseca(s) al (los) mecanocuántico(s) espín(es) [léase: orientaciones bien
definidas de 3 vectores ortogonales], que simultáneamente coordenan a las tres dimensiones del
espacio intraatómico y cuyos valores estadístico-probabilistas son: de 1/2=0.5 para las partículas
subatómicas “solteras” o fermiones y/o del doble o sea 2/2=1, para las “casadas” o bosones.

Nótese aquí la UNITARIA reciprocidad inversa entre fermión-bosón: 0.5 × 2 = 1, es decir, que, en
la UNIDAD, el fermión vale la mitad del bosón y/o a la inversa: el bosón vale el doble del fermión.
Tocante con esto, ver la página 196 y lo resaltado en rojo, al inicio de la página 40].
25

El espín es, ante todo, una cantidad, o sea, un valor que se puede medir y que nos informa sobre
la tendencia a rotar de una partícula subatómica sobre su propio eje: una partícula que tiende
hacia la izquierda tiene espín ascendente, pero si tiende a la derecha, se dice que tiene espín
descendente.

Esta tendencia a rotar o quiralidad, es la base mecanocuántica para que aparezca la


mutua inducción: excitación como par fermión-antifermión e inhibición como bosón, entre
los pares especulares subatómicos de materia-antimateria, por ejemplo: electrón-positrón,
excitación↔inhibición que entendida(s) como un hardware básico estructurado y gobernado
por las leyes de una UNIDAD que se TOTALIZA en y por sí misma, podría muy bien, de manera
enteramente natural, iniciar un vital-consciente proceso evolutivo capaz de, en primera instancia,
inducir y sistematizar el complejo lógico digital-analógico (léase: discontinuo-continuo) del
par lógico-informático si-no (léase: todo-nada) que despliegue, en segunda instancia y con la
colaboración del autodocente método del error-acierto, (factible solamente en el marco del
discurrir espacio-temporal), el ya completamente evolucionado y superconsciente complejo
físico-lógico-ontológico TOTALIZADO en la UNIDAD llamado: HOMBRE.

Las orientaciones de los 3 ejes del(los) espín(es) que simultáneamente tridimensionalmente


coordenan al espacio propio o “campo” del(los) par(es) especular(es) mecanocuántico(s) de
materia-antimateria, poseen dos características esenciales para lo que este ensayo desea
encontrar:

A). Es ciertamente un tozudo hecho experimental, el automático y sincrónico paralelismo que


se da entre el eje de espín intrínseco a la partícula subatómica, y el eje que el experimentador,
como observador científico, elige, dotando este comportamiento a la partícula observada con
unas características muy propias sobre lo que son, para el observador, sus ejes cartesianos:
arriba-abajo, derecha-izquierda y muy relevantemente su eje espacial atrás-adelante (1) capaz
de operar también como su eje temporal pasado-futuro, siendo esta última circunstancia,
‒ como lo veremos a lo largo de este libro cuando el lector logre visualizar el fluir del tiempo
bajo las diferencias aritmético-geométricas al interior del par especular fermión-antifermión ‒ de
capital importancia para el desarrollo de la vida y la conciencia, cuando en las moléculas de los
tejidos vivos se percibe una exclusiva orientación o quiralidad hacia la izquierda, fruto inequívoco
a su vez de que los sistemas vital-conscientes son el resultado de la rotura de la simetría inicial de
un bosón biológico que no establecía diferencias entre los espacio-temporales atrás(pasado)-
adelante(futuro), rotura que definió tajantemente la diferencia al optar exclusivamente por una
vectorialidad que va desde un atrás(pasado) hacia un adelante(futuro). Esta vectorialidad
conlleva, para las moléculas orgánicas vivas, la necesidad de una geometría espinorial tanto en
dos como en tres dimensiones, orientada exclusivamente hacia la izquierda.

B). Lo normal en un objeto que gira sobre sí mismo es que una rotación completa implique
360°. Pero esto no se cumple en los espines de las partículas subatómicas: un giro completo
sobre sí mismos debe totalizar 720°. Esto significa que en todas las partículas al interior
UNIFICADO del átomo se da una apariencia de giro de sus espines sobre sí mismos por
partida doble, en la que las operaciones: 1/2= 0.5 y su inversa: 2/1= 2, nos indican que el 2 y
el 5 se encuentran relacionados por una Ley de UNIDAD, es decir de cómo la “casada” y simétrica
.....................................................................

(1) Eje espacial atrás-adelante: Eje con el cual el observador científico, en primera instancia, siempre se identifica
totalmente, extraña particularidad ésta, que para el físico ingles Paúl Davies en su libro “Superfuerza”, implicaría un
“…extraño servilismo.... que parece sugerir un dominio de la mente sobre la materia”.
26

continuidad del par 2 y/o la asimétrica y discontinua “soltería” del impar 5, se funden en la
UNIDAD: 2 × 0.5= 1. Esta partida doble se forja muy bien como serie exponencial periódica de
base 2 según el ciclo periódico 142857, así: 1/7= 0.142857..142857...∞: 14(doble de 7), 28(doble
de 14) y 57(doble de 28, más 1).

No deja de ser muy cuestionante (por la estrecha similitud con el comportamiento cíclico que
cada 11 años muestran las inversiones de polaridad magnética en el seno de las denominadas
“manchas” solares y que causan violentas tormentas electromagnéticas de extensa influencia en
todo el sistema solar), la forma en que esta matriz numérica exhibe una conducta regulada por
dos constantes de base 11 que suben y bajan a derecha e izquierda respectivamente, a la vez
que, como sucede en el Sol, simultáneamente se invierten las nociones geométricas: atrás-
adelante, arriba-abajo, y derecha-izquierda, nociones cartesianas por definición, ya que
mutuamente se incluyen-excluyen, tanto en su contexto físico como en el lógico y el ontológico.

Del fino análisis de esta matriz numérica y si se acepta la posibilidad de HUMANIDAD


existente tras el topológico e incluyente-excluyente comportamiento anverso-reverso de
tales simultáneas inversiones de polaridad, se llega naturalmente, a la siguiente conclusión: el
tiempo no es otra cosa que la limitación, cuantificación y relativización (es decir: su compleja
coordenación) de un espacio de sucesos y ello en razón del mutuo y “neuro-quiasmático”
entrecruzamiento o curvamiento óptico (ver página 51), propio del accionar-reaccionar del
Humano Conocer (1) cuando lo que ópticamente se conoce antes como derecha, reacciona
después como izquierda y/o viceversa: si antes izquierda, después derecha. Cuando lo que se
conoce ópticamente antes como arriba, reacciona después como abajo y/o viceversa: si antes
abajo después arriba. Y por último: lo que antes era (léase: pasado) ópticamente adelante,
reaccionará después como atrás (léase: futuro) y/o viceversa: si antes era atrás después será
adelante.

Como se puede advertir, todos estos ópticos (observables) y topológicos relativismos son el
mismísimo mundo temporal en el que vivimos y gracias a la anticipadora genialidad de Albert
Einstein, la humanidad llegará algún día a entender también simultáneamente que, relatividad
es, tanto la temporal, la ilusoria apariencia hecha “realidad” en tres dimensiones (¿el engañoso
“maya”, para los hindúes?), como la muy “objetiva” masa-energía que configura al tridimensional
mundo que nos ha tocado en suerte vivir.

Es mi deseo hacer partícipe al lector de otros significativos paralelismos entre la actividad solar
estudiada por la NASA y la dinámica intrínseca a la matriz numérica que inicia y desarrolla
decimalmente 3/273 = 3° Kelvin = 1/91 = 0.010989... 010989... ∞. Me refiero a la página Web
http://solarscience.msfc.nasa.gov/dynamo.shtml en la que se habla de la dinamo solar es decir,
de la manera como externamente se puede apreciar cómo el Sol procesa su masa-energía,
proceso el cual, según tal publicación, nos permite entrever tres zonas bien definidas de claros
flujos-contraflujos de campos magnéticos:
………………………………………………………

(1) Para John A. Wheeler, el tiempo es la lógica del antes-después: “El tiempo es lo que impide que todo suceda a la vez”,
vale decir que la acción precede a la reacción. Pero puede haber también instantánea UNIDAD entre acción-reacción, al
0.999999999999...∞ de c= 1. Ver Apéndice 4, página 62. A su vez y sobre la reacción que sucede a la acción, el físico Jack
Sarfaty http://web.archive.org/web/20090104222355/http://www.qedcorp.com/pcr/pcr/qmotion.html se expresaba
así en su antigua pero desafortunadamente, ya no activa página : “El origen de esta idea es la tercera ley de Newton
cuando nos dice que a toda acción se opone una reacción igual y de sentido contrario. Sabemos ahora que ésta es una
consecuencia de la traslación de una simetría en el espacio físico”. (Si tiene problemas para abrir este link, cópielo y
péguelo en la barra de direcciones de Google Chrome).
27

1) El llamado efecto Omega que cierra, curvando sobre sí mismos los flujos-contraflujos de los
campos magnéticos entre ambos polos.

2) El efecto Alpha, que obliga a los campos magnéticos a cambiar de polaridad por el solo hecho
de fluir, bien hacia el hemisferio norte, bien hacia el hemisferio sur, cambios que a su vez se ven
matizados por enrollamientos sobre sí mismos de sectores muy bien definidos de campos
magnéticos en cada uno de los dos hemisferios.

3) Un poderoso flujo (externo)-contraflujo (interno) de los campos magnéticos presentes en el


ecuador solar, que se expande hacia los polos (externamente) y/o desde los polos hacia el ecuador
(internamente). Existe evidencia de que, en las latitudes polares, los flujos-contraflujos de campos
magnéticos sean los responsables de los cambios de polaridad del Sol, en el momento de mayor
actividad del astro.

Comparemos ahora, una por una, las tres zonas de actividad solar con las respectivas tres zonas,
que en la matriz numérica podríamos decir, casi calcan dicha actividad:

1) Efecto Omega. El estado inicial (léase: polo norte solar) 1/91= 0.010989..010989...∞ y por
efecto de la dinámica especular que lo curva perfectamente sobre sí mismo, este se transforma
en el.... ¡estado final! (léase: polo sur solar) 90/91= 0.989010..989010...∞ ¿Coincidencia?

1) Efecto Alpha. Detállese cómo cada par de reflejos especulares (que caracterizan igualmente
un par de estados cuánticos TOTALIZADOS en la UNIDAD), constituyen un campo coordenado
cartesianamente como un cuadripolo, en el cual los cuadrantes superiores (léase: hemisferio
norte) contienen valores que son la inversión de los valores del hemisferio sur (léase: cuadrantes
inferiores). La misma consideración es válida en sentido inverso. Ejemplo:

21/91 = 3/13 = 0.230 769.. 230 769...∞

+70/91 = 10/13 = 0.769 230.. 769 230...∞

91/91 = 13/13 = 0.999 999.. 999 999...∞

¿Coincidencia nuevamente?

2) Flujo(externo)-contraflujo(interno) a partir de la línea ecuatorial.

De nuevo y como efecto de su dinámica de mutuos reflejos especulares, los valores polares de
cada hemisferio se invierten y con ello también se invierte(n) las secuencias de cuantificación
(léase: trenes de ondas cuantificadas según cada hemisferio: para el hemisferio norte desde 1/91
hasta 45/91 y para el hemisferio sur desde 46/91 hasta 90/91) a partir de la mitad horizontal
de la matriz numérica, que para el caso coincide con la línea ecuatorial solar y produciéndose
allí un “choque” convergente-divergente (léase: flujo-contraflujo) entre los dos trenes de ondas
hemisferiales. Este tipo de oscilaciones alrededor de un centro de equilibrio – en este caso la línea
ecuatorial solar – y con inversiones de polaridad en cada ciclo, recibe el nombre de Movimiento
Armónico Simple (MAS), tiene la capacidad de irradiar ondas electromagnéticas de largo alcance
y se describe mediante las llamadas series de Fourier para movimientos periódicos, ampliamente
manifiestos en la Naturaleza. ¿Otra feliz coincidencia?
28

3) Cae por su propio peso que, cuando como resultado de las inversiones de las secuencias de
cuantificación hemisferiales, el estado final 90/91 = 0.989010..989010...∞ se transforme en el
estado inicial 1/91 = 0.010989..010989...∞, la polaridad del campo magnético TOTAL del Sol tenga
que sufrir una inversión también TOTAL. Me refiero por supuesto a una inversión de los
cuadripolos de tal condición que lo que antes se consideraba hemisferio norte pasaría a ser sur
y/o viceversa: el hemisferio sur se transformaría en norte. ¿La última de las coincidencias?

Como es apenas obvio el lector ya debe estarse preguntando de donde viene y por qué
se produce un orden tan pasmoso en una actividad tan aparentemente caótica la como que
vemos en el Sol. La respuesta ya debería estar subliminalmente impresa en su conciencia
después de haber leído múltiples veces la frase escrita en mayúsculas: la UNIDAD que TOTALIZA
al campo electromagnético del Sol.

Sí, es correcto, el orden viene impuesto por la UNIDAD que TOTALIZA a todos y/o cada uno
de los pares especulares coordenados cartesianamente según lo dispuesto por la(s) serie(s)
tipificada(s) por 0, 1/x, 2/x, 3/x, 4/x, ... hasta x/x = 1. Observemos como lo hace en el caso
específico de la radiación de “cuerpo negro” de los 3° Kelvin, que no es sino una más entre las
prácticamente infinitas aplicaciones de estas series a comportamientos físicos de nuestra madre
Naturaleza:

Los factores primos que desglosan a la UNIDAD TOTALIZADA conformada por seis nueves son:
(3×3×3), 7, 11,13, y 37.

Su producto restituye la UNIDAD: (3×3×3) ×7 ×11 ×13 ×37 = 999999.

De esta igualdad es posible extraer otras igualdades también normalizadas por la UNIDAD que las
TOTALIZA y que nos informan prolijamente y con precisión infinitesimal sobre la estructura,
dinámica y comportamiento de los campos espacio-temporales que constituyen su interioridad.
Ejemplo: 1/273 o estado inicial que desarrolla la matriz numérica que nos informa sobre la
radiación de fondo cósmico de los 3° Kelvin:

Desglosando 273 en sus factores primos encontramos: 273 = 3 × 7 × 13. En función de la aritmética
ley distributiva, estos factores primos han sido extraídos del producto:

(3×3×3) ×7 ×11 ×13 ×37 así: 3 ×7 ×13 = 273 de donde:

999999 / 273 = 3663 y 3663 = (3×3) × 11 ×37.

La UNIDAD se restituye mediante el producto: (3×7×13) × [(3×3) ×11×37] = 999999.

Este procedimiento se repite igualmente tanto para cada número en particular como para sus
productos entre dos o más de entre ellos; (ver página 16). Para el caso de la citada radiación, el
número 273 es, como denominador, el número que ordena el tema sobre el que se va a tratar y
el 3663 es, como numerador, el número que cumple con la orden de desarrollar el tema. Pero en
virtud de la UNIDAD que TOTALIZA a la serie también es posible su manifestación en sentido
inverso: que sea 3663 como el subjetivo lenguaje del denominador quien ordene el tema a tratar
y 273, ahora como el objetivo numerador-cociente, quien lo desarrolle. ¿Implica esta UNITARIA
reciprocidad inversa entre el numerador (entendido como la objetiva constante de acople) y el
subjetivo lenguaje del denominador, una dualidad del mismo tipo de dualidades que, en la teoría
de Supercuerdas, se ventilan por estos momentos?
29

Ampliamente generalizada, esta conducta UNITARIA de los factores primos que componen esta
y/o cualquiera otra serie, nos hablará siempre de una estructura geométrica, de una dinámica y
de un comportamiento, que invariablemente estarán referidos a los mismos factores primos que
componen la serie. De allí la importancia que como fidedigna fuente de información científica
tienen éstas series cuando se aplican, con conocimiento de causa, a la Naturaleza entendida como
una UNITARIA TOTALIDAD.

Teniendo en mente que en una búsqueda auténticamente científica es indispensable encontrar


las ocultas co-relaciones existentes entre los componentes del sistema investigado, adapto para
el efecto uno de los últimos párrafos del artículo publicado por Enrique Álvarez Vásquez sobre lo
que, desde su punto de vista, deberían ser las relaciones armónicas (¿UNITARIAS?) entre la Teoría
Cuántica y la Teoría de la Relatividad:

“En una frase justamente famosa, Einstein comparaba el primer miembro de sus ecuaciones para
el campo gravitatorio con la pureza del mármol (porque viene dado de forma única a partir de la
geometría del espacio-tiempo); mientras que el segundo miembro, esto es, las fuentes, decía que
era como la “madera”, caduca e imperfecta, anunciando implícitamente su esperanza de que
también las fuentes se pudieran interpretar desde el punto de vista geométrico”. Esta cita fue
tomada de: http://gesalerico.ft.uam.es/IFT/publications/IFT-97-8.ps.gz , que ya no existe en la
Web.

Pero desde nuestra óptica, no sobra hacer un comentario: ambos, es decir los dos miembros de
las igualdades (ver algunas de ellas en la página 16) que de la UNIDAD 999999 que se TOTALIZA
en y por si misma se extraigan, son mármol puro: ambos están de hecho co-relacionados de
antemano por la UNIDAD y de Ella salen para ejecutar la misión encomendada y a Ella vuelven,
una vez la han terminado.

En la página 30 el lector encontrará una gráfica que de manera muy intuitiva le facilitará
la comprensión de, cómo la radiación de fondo cósmico de los 3° Kelvin, obedece a una
serie de mutuos reflejos especulares, coordenados cartesianamente de manera compleja y
que observados tanto por delante (anverso) como por detrás (reverso) nos van a suministrar
la suficiente perspicacia mental para entender por qué, los dos reflejos siendo diferentes.... ¡son
lo mismo! y/o a la inversa, siendo lo mismo, ... ¡son diferentes!

En la página 31 el lector hallará la matriz numérica que induce 1/91 = 010989 y que identifica
a la radiación de fondo cósmico de los 3° Kelvin. Si el procedimiento de emparafinar el papel
queda bien hecho, la mutual instantaneidad de los reflejos especulares será por si misma tan
evidente, que las palabras que puedan explicar el fenómeno.... ¡sobrarán! Los dos contrarios-
complementarios algoritmos fundamentales se pueden observar: bajando en las décimas y
subiendo en las diezmilésimas

En las páginas 32 y siguientes explicaré cómo el número 3, mediante su propia inflacionaria


métrica (ver páginas 15 y 16) “degenera” a la eterna luego TOTAL y atemporal pureza de la
geometría un vacío cuántico perfectamente curvado sobre sí mismo, produciendo a cambio, una
tetradimensional geometría espacial-temporal. Y en ella, es la medición consciente del flujo del
tiempo lo que deforma a la prístina e intemporal geometría primordial, medición que a todo lo
corroe, ya que en la tetradimensionalidad es decir, en las tres dimensiones espaciales más la
consciente medición del flujo temporal, entendido éste como la einsteniana 4D, todo lo que se
inicia... ¡fluye medida y obligadamente hacia su final!
30

Coordenadas en tres dimensiones Punto focal (1/2=0.5) o centro de gravedad donde las coordenadas
del espin anverso. de los espines anverso-reverso se invierten instantáneamente.

Tiempo
Espacio

Espacio
Plano coordenado Plano coordenado
del reflejo del reflejo
especular anverso . especular reverso.

Espacio

Espacio Coordenadas en tres dimensiones


Tiempo del espin reverso.

Simetría-Asimetría ortogonal de 3 planos que diferencian entre si:

En profundidad: En anchura: En altura:


Atrás-Adelante (o: Pasado-Futuro) Der.-Izquier. Arriba-Abajo

Gráfica que sintetiza la geometría cartesiana compleja, tanto en dos dimensiones espaciales
(arriba-abajo y derecha-izquierda) como en 3D, si se tienen en cuenta: a) 0.5 de la dimensión
espacial adelante (futuro) y b): 0.5 de la dimensión espacial atrás (pasado). Estas 2D+1D= 3D
dimensiones (donde 1D= 0.5 + 0.5), son las que conforman a la Microondulatoria Radiación
de Fondo Cósmico de los 3° Kelvin.
31
32

Gráfica explicativa sobre la operativa manera aritmético-decimal, de cómo la bidimensional Matriz 1 que
genera 1/7 ‒ tomada como UNIDAD ‒ se puede proyectar como la ondulación estacionaria tridimensional
de 3 pares matriciales o fases ondulatorias especularmente anversos-reversas. Obsérvese cómo la torsión*
de los pares de tripletas de números va aumentando en cada matriz numérica, produciéndose con
esto un neto efecto de enrollamiento espacial sobre sí mismas, de fases (matrices) ondulatorias
TOTALIZADAS en la UNIDAD, es decir, entre pares de matrices que se reflejan mutuamente. Esta conducta
subyace en cualquier Matriz inicial 1, inducida por 1/x, siendo x un número primo distinto de 2 y 5 y que
produzca ciclos con un número par de dígitos, como es el caso de 1/7 = el infinito ciclo de seis dígitos
0.142857.142857... (La explicación prosigue en forma gráfica, en la página 33):

Matriz 1---------- + ------------- Matriz 6 --------------- = Matriz 7

1/7 = 0.142 857 + 6/7 = 0.857 142 = 7/7 = 0.999999


2/7 = 0.285 714 + 12/7 = 1.714 284 = 14/7 = 1.999998
3/7 = 0.428 571 + 18/7 = 2.571 426 = 21/7 = 2.999997
4/7 = 0.571 428 + 24/7 = 3.428 568 = 28/7 = 3.999996
5/7 = 0.714 285 + 30/7 = 4.285 710 = 35/7 = 4.999995
6/7 = 0.857 142 + 36/7 = 5.142 852 = 42/7 = 5.999994

7/7 = 0.999 999.... + 42/7 = 5.999 994 = 49/7 = 6.999993

Matriz 2 ---------- + ---------------- Matriz 5 --------------- = Matriz 7

2/7 = 0.285 714 + 5/7 = 0.714 285 = 7/7 = 0.999999


4/7 = 0.571 428 + 10/7 = 1.428 570 = 14/7 = 1.999998
6/7 = 0.857 142 + 15/7 = 2.142 855 = 21/7 = 2.999997
8/7 = 1.142 856 + 20/7 = 2.857 140 = 28/7 = 3.999996
10/7 = 1.428 570 + 25/7 = 3.571 425 = 35/7 = 4.999995
12/7 = 1.714 284 + 30/7 = 4.285 710 = 42/7 = 5.999994

14/7 = 1.999 998 + 35/7 = 4.999 995 = 49/7 = 6.999993

Matriz 3 ---------- + -------------- Matriz 4 ----------------- = Matriz 7

3/7 = 0.428 571 + 4/7 = 0.571 428 = 7/7 = 0.999999


6/7 = 0.857 142 + 8/7 = 1.142 856 = 14/7 = 1.999998
9/7 = 1.285 713 + 12/7 = 1.714 284 = 21/7 = 2.999997
12/7 = 1.714 284 + 16/7 = 2.285 712 = 28/7 = 3.999996
15/7 = 2.142 855 + 20/7 = 2.857 140 = 35/7 = 4.999995
18/7 = 2.571 426 + 24/7 = 3.428 568 = 42/7 = 5.999994

21/7 = 2.999 997 + 28/7 = 3.999 996 = 49/7 = 6.999993

…………………………………………………………………..

*Torsión: Hay retorcimiento en todas las matrices por ser el ciclo 1/7= 142857 un múltiplo del número 9
– y si del 9 también del submúltiplo 3 con su “métrica inflacionaria” del 0, 3, 6 y 9 – que es la que obliga a
las millonésimas a dar el salto hacia la izquierda, hasta las Unidades enteras, consiguiendo con esto
incrementarse, inflarse métricamente, es decir, cuantitativamente creciendo sobre sí mismo. (Sobre esto,
ver las tripletas básicas de la gráfica de la página 16 y la gráfica de la página 17). Obsérvese además que
49/7= 7= 6.999993= 0.142857 × 49, vale decir que la factibilidad de tres pares de matrices, cada par y por sí
mismo, conformando una dupla de reflejos especulares mutuos inducidos por 142857...... ¡equivale al
cuadrado de 7: 7×7 = 49!
33

En la gráfica que sigue a continuación - que nos trae reminiscencias de la función Z de Riemann aplicada los planos N
unificados en el plano único U -, los seis planos verticales coordenados cartesianamente como derecha-izquierda y
arriba-abajo, representan el lugar que ocuparían los seis estados matriciales comenzando con el inicial 1 seguido de 2,
3, 4, 5, y terminando con el final 6. Imagine ahora el lector, que los números que ocupan el lugar de las Unidades
en todas las matrices, han sido absorbidos por (sumados a) las millonésimas, recuperándose de este modo en todas las
matrices, el valor habitual de los ciclos originales según la Matriz 1 y transmutándose con esto la final Matriz 6 en la
inicial Matriz 1 pero con la orientación vectorial de sus tres coordenadas invertida, cada una, en 180°. Con otras
palabras: las seis matrices, en el pasado especularmente anversas, se habrán convertido, en el futuro, en seis matrices
especularmente reversas y con ello las anversas y tridimensionales nociones geométrico-cartesianas: derecha-izquierda,
arriba-abajo, y atrás (pasado)- adelante (futuro), también habrán sufrido, cada una, una vectorial inversión de 180°.
Esto es la expresión matricial de una rítmica oscilación espacio-temporal del 7 en tres dimensiones, que no permite
la instantánea superposición anversa-reversa que, si toleraría, la Matriz 1, intrínseca a 1/91, y que genera a la
radiación de fondo cósmico de los 3° Kelvin, siendo esto posible solo por la acción del número 13, con el que se conmuta:
7×13 = 91.

Dirección irreversible aparentemente


única del Tiempo: pasado hacia el
futuro.
Matriz inicial 1 Matriz 2 Matriz 3 Matriz 4 Matriz 5 Matriz final 6

Matriz inicial 1

Matriz 2

Matriz 3 Dirección invertida


del Tiempo.

Matriz 4

Matriz 5 Planos ortogonales que diferencian:


Matriz final 6
Derecha-Izquierda Arriba-abajo

Dirección irreversible y en apariencia única


del Tiempo, después de su inversión, lo que
lleva implícita la inversión especular de
todos los cuadrantes cartesianos matriciales.

La TOTALIDAD de las matrices están involucradas en la fracción 49/7 que se resuelve mediante la siguiente
secuencia de operaciones: 49/ = 7 = 6.999993 = 0.142857 × 49. Ahora bien, el producto 6.999993 involucra al cuadrado
de 7, pero no induce su propia matriz compleja, acción que si ejecuta el inverso de 49: 1/7 × 1/7 = 1/49 = el ciclo:
0.020408163265306122448979591836734693877551, cuya matriz numérica sí se coordena de manera compleja y cuya
aplicación en los procesos de duplicación celular de los 48 pares de cromosomas del Hombre (23 masculinos, 23 femeninos,
más el par de cromosomas sexuales) parece ser más que evidente. Ver más comentarios y matriz de 1/49 completa, en el
Apéndice 3 de la página 59 y siguientes.
34

Detalle el lector que la nota del recuadro inferior izquierdo de la página 33, nos habla acerca de
una: “Dirección irreversible y aparentemente única del Tiempo, después de su inversión, lo que
lleva implícita la inversión especular de todos los cuadrantes cartesianos matriciales”.

Obsérvese igualmente, que en el recuadro superior derecho, la nota también empieza con las
palabras: “Dirección irreversible y aparentemente única del Tiempo: pasado hacia futuro” y
que el segundo párrafo en la parte superior de la misma página 33 se refiere a la....“expresión
matricial de una rítmica oscilación espacio-temporal del 7 en tres dimensiones, que no permite la
instantánea superposición anversa-reversa que si toleraría la matriz 1, intrínseca a 1/91 y que
genera a la radiación de fondo cósmico de los 3° Kelvin, siendo esto posible, solo por la acción del
número 13, con el que se conmuta: 7×13 = 91”.

Pues bien, las seis matrices que produce 1/7 oscilan espacio-temporalmente cuando habiendo
sobrepasado en 1/7= 0.142857 a su UNITARIA TOTALIDAD en tanto que 7/7=1= 0.999999 y esto
en función de la operación: (7/7=999999) + (1/7=142857)= 8/7= 1.142856, inician así un
desbordamiento de la UNIDAD 999999, inducido esto por la capacidad del número 3 – del cual
142857 es un múltiplo – de inflarse métricamente sobre sí mismo (ver páginas 16 y 17) y que
obliga a las millonésimas a dar un salto hacia izquierda para colocarse en el lugar propio de las
unidades, alterándose de esta manera el valor original de las millonésimas, para transformarse en
unidades enteras y deformándose con ello, la prístina y ultraprecisa geometría del primordial
vacío cuántico. Esto es lo que entreveradamente se aprecia en las matrices como:

7/7 + 1/7 = 0.999999 + 0.142857 = 8/7 = 1.142856


7/7 + 2/7 = 0.999999 + 0.285714 = 9/7 = 1.285713, y así sucesivamente....

Este desbordamiento de la UNIDAD = 7/7 = 0.999999, causado por la inflacionaria métrica propia
del número 3, del cual todos los estados cuánticos que componen las matrices son múltiplos, ha
sido organizado sabiamente por la naturaleza intrínseca al Sistema de Numeración Decimal con
un fin, me atrevería a decir, casi que exclusivo: tratar de mantener la compleja coordenación
cartesiana de la UNITARIA TOTALIDAD del matricial campo espacio-temporal, inherente al
primordial vacío cuántico del Cosmos original.

Y cuando resalto el verbo tratar lo hago por una razón: al no poseer la matriz que genera 1/7, la
métrica inflacionaria propia del 0, el 3, el 6 el 9, tal matriz no puede inducir por sí misma la
instantánea y tridimensional superposición anversa-reversa del 7 consigo mismo, acción que sí es
producida por la matriz que induce 1/13 (ver página 14), ésta sí poseedora de los números 0, 3,
6 y 9, por lo cual, al conmutarse con el 7 según la operación 3/273 = 1/(7×13) = 1/91 = 3° Kelvin
= 0.010989..010989...∞ sí se provoca tal superposición, con un efecto físico tangible: la radiación
de fondo cósmico de los 3° Kelvin, cuyo UNITARIAMENTE TOTALIZADO campo espacio-temporal
coordenado de manera compleja, mantiene controladamente, tanto a la geometría y dinámica
cartesiano-compleja del vacío cósmico, como a los hornos de fusión nuclear llamados estrellas,
entre ellas, nuestro Sol, y lo que es quizás más importante: nos permite nuestra final conexión
evolutiva con la UNITARIA TOTALIDAD Cósmica. (Ver: Epílogo: El Hombre: un Cosmos en espera
de realizarse, página 126 y siguientes)

La negativa del 7 a entrar en superposición consigo mismo en un especular juego anverso-reverso,


se traduce en una oscilación espacio-temporal en la cual se da una aparente inversión de
la unidireccional flecha del tiempo hasta cuando este último llega a su fin como el estado
(matriz) final 6/7 = 857142, momento en el cual, al haber sido las unidades reabsorbidas por las
millonésimas, la matriz final 6/7 se convierte instantáneamente en la matriz inicial 1/7 pero con
las tres coordenadas cartesianas de su campo espacio-temporal (espines) invertidas, cada una,
en 180°, induciéndose de esta manera la aparente iniciación de un Tiempo marchando en sentido
35

contrario, justo después de la inversión de las coordenadas, hasta cuando a su vez, esta inversión
del tiempo llega a su fin como el nuevo estado final 6/7= 857142....etc. Y el proceso oscilatorio
continúa así, ...alternada e indefinidamente.

Este ir y venir de matrices de números basadas en el número 7 ‒ que ya lo vimos tipifica


la masa-energía del electrón (ver páginas 12 y 13) ‒ en combinación con el número 13 y según el
desarrollo aritmético: 3/273= 3° Kelvin= 1/91= 1/(7×13) = 0.010989..010989...∞ , genera a un
par de trenes de ondas anversas-reversas, que a su vez, al poseer pares de espines
tridimensionales contrarios-complementarios en tanto que anversos-reversos TOTALIZADOS
en y por la UNIDAD (ver gráficas páginas 30 y 31) consiguen “chocar” mutuamente y con esto,
producir y mantener a perpetuidad un elevamiento mínimo de su temperatura interna, dando así
otra explicación diferente pero igualmente plausible, sobre el origen de la radiación de fondo
cósmico de los 3° Kelvin, temperatura a la cual se elevaría, de manera instantánea y en virtud de
tal “choque”, la TOTALIDAD cósmica. Y desde la óptica de un ya evolucionado Espíritu Humano,
este “choque” podría adaptarse muy bien a la que también sería ya, una muy humanizada
Interpretación Transaccional de la Mecánica Cuántica (TIQM) elaborada en 1986, por el físico
norteamericano, John G. Cramer. (Ver página 86 y siguientes).

.................................................................................

3- El Hombre Cósmico:
¿Microondas cósmicas + Microondas orgánicas?
La ausencia de ideales envejece al alma.
Grafiti en calle de Bogotá D.C.

Doy inicio a este aparte del trabajo trascribiendo textualmente este párrafo de la página 20,
porque con toda la información recopilada, pienso que es poco menos que imposible no
reconocer y sustraerse a la poderosa e inconsciente razón que impulsa a muchos físicos en la
incansable búsqueda de las Supercuerdas o teoría que explique a la TOTALIDAD: su propia
HUMANIDAD. Con otras palabras: las Supercuerdas explicaran finalmente cómo el HOMBRE
se encontrará a sí mismo y como UNITARIA TOTALIDAD, literalmente impreso al interior de la
radiación de fondo cósmico de los 3° Kelvin, radiación que al estar mediatizada por la intrínseca
UNIDAD de los infinitesimales intervalos espacio-temporales antes citados ‒ distancia y tiempo
de Planck, ver página 20 ‒ dotados de una TOTALIZANTE masa-energía infinita y poderosa, hará
que el único y exclusivo laboratorio que algún día llegue a atestiguar mediante la experiencia
la verdad de su existencia sea.... ¡el mismísimo HOMBRE, superconsciente poseedor y
administrador indiscutible de la TOTALIDAD másico-energética del cosmos!

Pero se preguntará el lector escéptico, ¿en dónde se puede encontrar al HOMBRE en terrenos en
donde hasta lo que se observa en el microscopio electrónico es colosalmente grande? La
respuesta nos la da el mismo método científico utilizado por la física desde el siglo XIX cuando
entre 1860 y 1870 el físico escocés James Clark Maxwell coinventó y matematizó el concepto de
campo, vale decir, de un sector muy específico de espacio y tiempo en el cual el observador (léase:
HOMBRE) definía, desde su particular punto de vista, si una carga eléctrica estaba quieta o estaba
moviéndose. También en la física cuántica o física de lo infinitamente pequeño, el HOMBRE
observa y lo hace de una manera especialmente significativa: no desligándose en absoluto de lo
que observa. Y, por último, en la relatividad de Einstein, que es la física de lo infinitamente grande,
sin la existencia de un HOMBRE que observe, los efectos de la relatividad de sus observaciones
36

tampoco podrían ser atestiguados. Dentro de estos términos, pienso que es más que factible que
la final UNIDAD entre las, por ahora, sustanciales discrepancias entre la Teoría Cuántica y la Teoría
de la Relatividad, llegue finalmente a conseguirse en función del HOMBRE que observa a una
Naturaleza UNIFICADA. En efecto, es (son) la(s) natural(es) y unificada(s) coordenación(es)
anversa(s)-reversa(s) de los espines mecanocuánticos los que, al ser observados por el HOMBRE,
bien por el anverso o bien por el reverso, le otorgan relatividad a la mutua comparación
entre ambas observaciones. Y es aquí ‒ ya lo habíamos dicho en la página 24 ‒ donde aparece en
el corazón mismo de la madre Naturaleza, la posibilidad de conocimiento y, por lo tanto, la
posibilidad de ... ¡HUMANIDAD!

Al tenor de este pensamiento ‒ el de la sustantiva función del HOMBRE en tanto que primario
fundamento de la búsqueda científica ‒ entraré muy conscientemente en terrenos todavía
movedizos pero que con una probabilidad cada vez mayor pueden llegar a tener real sustento
científico. Aunque a primera vista mis ideas tengan más de especulación, de utopía y de pronto
también de fantasía, no puedo sustraerme al impulso de comunicarle al lector mis hondas y ya
añejas cavilaciones acerca de la factibilidad de confirmar científicamente la REALIDAD de una
dimensión HUMANA, eterna en el tiempo e infinita como espacio, regida y dinamizada por la Ley
que TOTALIZA a la UNIDAD, dimensión HUMANA que mi intuición previó – y sigue previendo –
como algo íntimamente ligado a la microondulatoria radiación de fondo cósmico de los 3° K.

Por allá en los años 1997 o 1998, cuando a mis manos llegaron dos cerebrales libros: el de Roger
Penrose: Las sombras de la mente y el libro de Dana Zohar: El yo cuántico, mi ideal acerca de tal
trascendente REALIDAD, comenzó a fraguarse formalmente en su fundamento científico, cuando
Penrose, en un incisivo comentario acerca de la influencia de las microondas sobre los tejidos
vivos (ver páginas 35 y siguientes) me dejó entrever que el ideal que no permitiera que nuestra
alma se “envejeciera”, (como rezaba un grafiti en alguna calle bogotana (ver página 35), podía
tornarse una REALIDAD científica irrefutable. Se trata de una aún no muy investigada relación
electromagnética entre los tejidos vivos y la radiación de fondo cósmico de los 3° Kelvin, radiación
clasificada dentro del espectro electromagnético, como una radiación de microondas.

Este tipo de radiación es también generado por todas y cada una de las células que conforman
un tejido vivo cuando se las entiende como dipolos eléctricos que oscilan, al ser perturbados por
corrientes eléctricas de carácter UNITARIO por ser éstas producidas por el mismo organismo con
ocasión de fluctuaciones en la química de su metabolismo, originadas a su vez por causas tan
dispares como el tipo de alimentación, la elevación de azúcar en la sangre y con determinante
y mayoritaria influencia, el mismo estrés emocional al que diariamente vivimos sometidos,
capaz de alterar drásticamente el proceso metabólico celular. Este comportamiento
microondulatorio celular lo dejaron claramente establecido, hace ya más de 30 años, Herberth
Fröhlich, de la Universidad de Liverpool: (1968 “Long-range coherence and energy storage in
biological systems”. International Journal of Quantum Chemistry. II, páginas 641 a 649, 1.986.
Ver tambien: “Coherent excitations in active biological systems”, F. Guntmann & H. Keyer,
editores: Modern bioelectrochemistry (páginas 241-261), New York. 1983. “Sharp resonances in
yeast growth proved nonthermal sensivity to microwaves” W. Grundler y F. Keilmann. Physics
Review 51. Páginas 1.214 a 1.216).

Roger Penrose es todavía más amplio y concreto cuando nos dice que (lo resaltado en azul y lo
subrayado, son míos:

“......el distinguido físico Herberth Fröhlich (quien en los años 30 había hecho uno de los avances
fundamentales en la comprensión de la superconductividad “normal” a baja temperatura) sugirió un posible
papel para efectos cuánticos colectivos en sistemas biológicos. Este trabajo fue estimulado por un fenómeno
enigmático que había sido observado en membranas biológicas ya en 1.938, lo que llevó a Fröhlich a
37

proponer, en 1.968 (utilizando un concepto debido a mi hermano Oliver Penrose y Lars Onsager, 1.956, como
supe para mi sorpresa al revisar este tema), que debería haber efectos vibracionales dentro de las células
activas, que resonarían con la radiación electromagnética de microondas, a 10¹¹ hertzios, como resultado
de un fenómeno de coherencia cuántica biológica. En lugar de necesitar una temperatura baja, los efectos
aparecen a partir de la existencia de una gran energía de impulso metabólico. Existe ahora alguna evidencia
observacional respetable en muchos sistemas biológicos, precisamente para el tipo de efecto que Fröhlich
había predicho”. (Texto extraído de su libro “Las sombras de la mente”, serie Crítica, Grijalbo
Mondadori, Barcelona, 1.996, página 372).

El propio Fröhlich, quizás vislumbrando un gran misterio por descubrir, afirma lo siguiente en
1980:

“A partir de los experimentos con ondas milimétricas […..] se puede concluir con razonable confianza que
esas ondas causan efectos que deben ser entendidos no en términos de calor, ni a través de una acción
directa de los campos eléctricos de las ondas. Se colige más bien, que la onda electromagnética actúa como
iniciadora de sucesos para los cuales el sistema biológico siempre está preparado” Fröhlich, Herberth.1980.
The biological effects off microwaves and related questions. Advances in electronics and electron physics.
Vol 53, pages 85-152. Academic Press, Inc.)

Pero aunque hay que reconocer que las microondas de telefonía celular han sido “satanizadas”
en el mundo entero por sus posibles influencias negativas en el ser humano, Gerard Hyland,
alumno de postgrado de Fröhlich, haciendo hincapié sobre el desconocimiento casi total de la
comunidad científica sobre los efectos no-térmicos de la radiación de microondas, aun en dosis
extremadamente bajas, ‒ como podría ser el caso de nuestra permanente exposición a la
radiación de microondas de los 3° Kelvin ‒, en un artículo publicado en Engineering Science and
Educación Journal en Octubre de 1997, expuso su creencia sobre el nexo entre las microondas
producidas naturalmente por los organismos vivos y la coherencia (continuidad interna) de los
biofotones que se emiten uniformemente a lo largo y ancho del espectro visible. Debo hacer notar
al lector, antes de transcribir la nota de Hyland:

1) Es de admirar a increíble eficiencia en potencia de radiación ondulatoria que la Naturaleza


ha logrado en el cuerpo humano con tan poca infraestructura: ¡una diferencia de potencial de
100.000 voltios por centímetro!, para irradiar, microondulatoriamente y mediante el anverso-
reverso balanceo bipolar eléctrico de nuestras células, a la moduladora y permanentemente
actualizada, impronta de nuestra personalidad; y

2) El cuestionante paralelismo que se da entre la dinámica de reflejos especulares mutuos, propia


de la geometría cuántica que venimos desarrollando e intrínseca al Sistema de Numeración
Decimal, y la manera como las membranas biológicas trabajan: ambas utilizan la auto-resonancia
(balanceo autoinducido) entre las ya familiares nociones geometro-cognitivas de anverso-reverso,
inherentes al campo electromagnético y, por ende, al bio-electromagnético campo del animal
humano. (En la cita de Hyland, lo subrayado, lo resaltado en azul y entre paréntesis la nota en
rojo, son míos):

“El campo eléctrico a través de la membrana celular es de 100.000 voltios (¡...!) por centímetro. La
Naturaleza controla y explota esos campos …al balancearlos a lado y lado de la membrana (nota: al anverso
y al reverso de la membrana) en tanto que dipolos eléctricos que vibran el uno contra el otro”.

Hyland sostiene que esas vibraciones son frecuencias de microondas, vibraciones las cuales,
teniendo como base un adecuado metabolismo biológico se sincronizan de manera similar
a como lo hace la coherencia de fase (¿continuidad entre las fases del bosón?) en el rayo láser y
que es mucho más que una mera coincidencia, el hecho de que con un metabolismo deficiente la
pérdida de sincronía se haga presente, y que lo observado sea entonces un incremento en la
emisión de biofotones de muy baja coherencia (¿discontinuidad entre fermiones-antifermiones?).
38

La investigación de Hyland se lleva a cabo en colaboración con el Instituto de Biofísica, en Neuss,


Alemania.

Ver: Our Bodies, Our Photons http://www.photonics.com/Article.aspx?AID=2776 (1)

Pero Hyland difiere bien entre buena y mala utilización de las funciones de las microondas, ver:
http://web.archive.org/web/20120111233211/http:/www.sciencedaily.com/releases/1998/07/980729064343.htm

Pero volvamos con Fröhlich. Lo que él consiguió demostrar fue que, al suministrarle energía a los
sistemas biológicos, estos pueden experimentar vibraciones dentro del rango de las microondas,
es decir, entre 10¹¹ y 10¹² ciclos por segundo. Si la energía es suministrada, ‒ en cada caso
específico de frecuencia ‒, sobre un cierto promedio, se puede alcanzar un estado estable
altamente excitado. La energía suministrada, no necesariamente con un elevado grado de calor,
se almacena de una manera muy ordenada, orden que se manifiesta por sí mismo en coherentes
correlaciones de fase (que podrían ser entendidas como enlaces químicos de tipo iónico-
asimétrico o de tipo covalente-simétrico, entre los 10 aminoácidos que son el reflejo especular
de los “otros” 10 aminoácidos que, en número total de 20, conforman las proteínas de los
tejidos vivos humanos) de muy largo alcance, característica muy propia de los sistemas vivos,
donde órganos separados por largas distancias operan como una UNIDAD orgánica que se ha
TOTALIZADO en y por sí misma.

De acuerdo a lo establecido por Fröhlich, dentro de las posibilidades de vibración de las


células está la de generar un tipo de onda coherente cuando los dipolos de todas las células,
vibrando al unísono, solapen continuo-simétricamente sus dos cargas eléctricas de una manera
tal, que produzcan lo que se conoce como un condensado de Bose-Einstein, que tiene todas las
características de ser una plural colectividad social continua de bosones cuyo espín es 2/2=
la UNIDAD [recordar lo que se explica cómo espín en las páginas 24 y 25, y relacionarlo con el
solapamiento (léase: fusión o “casamiento”) de la “primera” mitad 1/2= 0.5 con la “segunda”
mitad 0.5, según la operación 2/2 = 1] y por ende, también las peculiaridades de una simetría
UNITARIA antes de ser rota. La simetría así alcanzada, instantáneamente se rompe en razón de
la dinámica de la Ley UNIDAD que TOTALIZA a todo sistema vital-consciente, produciéndose con
esta rotura (léase: fisión) un nuevo tipo de onda también dentro del rango de las microondas,
pero esta vez la onda tiene las peculiaridades del fermión cuyo espín es l/2 decir que las dos
cargas del dipolo adquieren individualmente la(s) característica(s) de ser una mitad 0.5 “soltera”,
separada de la “otra” mitad 0.5, entendidas ambas como la(s) parte(s) singular(es) discontinua(s)
que queda(n) al fisionarse la simetría UNITARIA de donde proceden. Y el proceso continúa así,
rítmica y alternadamente, sin un término definido. (Ver nota en rojo en las gráficas de la página
40)

Este procedimiento parece identificar también a las ondulatorias y rítmicas polarizaciones-


despolarizaciones-repolarizaciones-despolarizaciones...., eléctricas que generan los impulsos
del sistema nervioso, causantes de los efectos bautizados como excitación-inhibición eléctricos
por la escuela pavloviana y que se propagan como ondulaciones por el tejido neuronal de
la corteza del cerebro humano y en el músculo cardíaco activan el proceso denominado
ritmo sistólico-diastólico, responsable del bombeo sanguíneo a todos los órganos del cuerpo.
El Sol pareciera igualmente poseer esta extraña propiedad de polarizarse-despolarizarse-
repolarizarse... con un ritmo de 22 años. Si ello es así, el fenómeno vital-consciente es en verdad
un fenómeno natural, inherente a la TOTALIDAD del Cosmos. ¿Vivimos acaso inmersos en un
……………………………………………………..

(1) Para mayor información ver: Non-thermal bioeffects induced by low-intensity microwave irradiation of living
systems. Author: Hyland, G.J. “Engineering Science and Education Journal” Volume: 7, Issue: 6. Digital Object Identifier:
http://dx.doi.org/10.1049/esej:19980606 Publication Year: 1998, Page(s): 261-269. IET JOURNALS & MAGAZINES.
39

océano infinito de vida-conciencia sin aún percatarnos de ello? Este ritmo ininterrumpido de fisión
de simetría(s)-fusión de asimetría(s) en el seno mecanocuántico de la microonda así producida al
interior de un tejido vivo, ‒ cuando se lo acepta como fruto de la UNIDAD que TOTALIZA a dicho
ritmo ‒, genera, por derecho propio, toda la fenomenología inherente a los sistemas vital-
conscientes.

Lo que propongo a continuación –lo vislumbro con audacia– es que al ser también la radiación de
fondo cósmico de los 3° Kelvin una microonda regida por la UNIDAD que la TOTALIZA, la relación
que es factible establecer entre la microonda orgánica y la microonda cósmica de los 3° Kelvin,
es la misma que existe, ‒ en términos de la moderna teoría de las comunicaciones
electromagnéticas ‒, entre una onda portadora y una onda moduladora (1) la primera de
las cuales contiene en sí a la segunda en razón de que, en este concreto (pasa a la página 40)

.................................................................

(1) Onda moduladora. Como su nombre lo indica, la función de esta onda es modular ‒ modelar, sería una
palabra más apropiada ‒ a la onda portadora. Más gráficamente explicado: la onda moduladora modela,
cincela, a la onda portadora de la misma manera que el cincel del escultor modela al bloque de mármol
para darle forma humana. Solo que, en este caso, el “cincel” de la moduladora onda humana es...: ¡la
palabra, el másico-energético “discurso” electromagnético de la vital-consciente terrenal experiencia del
HOMBRE, cuyos caracteres personales quedan, en un juego anverso-reverso de mutuos reflejos
electromagnéticos, con el 100% de fidelidad y para la eternidad, literalmente “esculpidos”, grabados, en
tres dimensiones, en la onda portadora: ¡la microondulatoria radiación de fondo cósmico de los 3º Kelvin!
El proceso se detalla en las 4 gráficas siguientes:

Onda portadora Onda moduladora

Carrier Wave - 3 kHz Modulator Wave - 200 Hz

1 1
0.8
Amplitude
Amplitude

0.5
0.6
0
0.4
-0.5 0.2
-1 0
0 2 4 6 8 10 0 2 4 6 8 10
Time (ms) Time (ms)

Cuando la onda portadora, ‒ (a la izquierda, con 3.000 Hz.), la cual es de frecuencia más alta que la onda
moduladora (a la derecha, con 200Hz) -‒ es multiplicada (es conmutada) por la onda moduladora, la
superficie limitante, (vale decir: la forma “envolvente” de la onda moduladora), queda claramente
incorporada en la forma de la onda de salida, como se aprecia en la gráfica siguiente:

Onda de salida

Output Wave

1
Amplitude

0.5
0
-0.5
-1
0 2 4 6 8 10
Tim e (m s)

El espectro de frecuencia de la onda de salida se indica abajo. En el centro, la señal portadora con 3.000 Hz,
tiene una amplitud relativa de UNO, mientras que las bandas laterales, generadas por cada componente
40

sinusoidal, tanto en la portadora como en la moduladora y con frecuencias de 2800 Hz y 3200 Hz, se mueven,
cada una, dentro de una máxima amplitud relativa de 0.5. Con otras palabras: las bandas laterales: 1/2=
0.5 la una y 1/2= 0.5 la “otra”, son discontinuos fermiones mutuamente especulares, mientras que la onda
portadora, como 2/2= ¡TOTALIDAD UNO, es un continuo bosón! (Ver páginas 24 y 25).

Frequency Content of Modulated Wave

Relative Level
0.8
0.6
0.4
0.2
0
2000 2500 3000 3500 4000
Frequency (Hz)

Adaptado de:
http://www.google.com.co/search?sourceid=navclient&hl=es&ie=UTF-8&q=carrier+wave%2Cmodulator+wave

……………………………………………………………………….

(viene de la página 39) caso, esta última vibra con frecuencias que son, no múltiplos, sino
submúltiplos enteros de la frecuencia de la onda portadora (sobre este tema ver también:
Resumen 3, página 3) cumpliéndose así, aunque de manera unitariamente inversa, todos los
requisitos establecidos por el barón francés Jean-Baptiste-Joseph Fourier para este tipo de
relación y que nos dice:

“..... cualquier forma de onda se puede considerar formada por una superposición de ondas senoidales y
cosenoidales. Una señal cualquiera tendrá en general, un gran número de componentes senoidales y
cosenoidales que se extenderán desde una frecuencia baja fundamental, hasta valores elevadísimos. Las
frecuencias altas tienen la propiedad de ser múltiplos enteros de la frecuencia baja fundamental”.

(A.H.W. Beck. “Palabras y ondas”. Biblioteca para el Hombre Contemporáneo. Ediciones


Guadarrama. Madrid.1967. Página 120. Lo resaltado en azul es mío).

Con lo anterior quiero dar a entender que todos y/o cada uno de los seres que en el cosmos han
sido, son, y serán, tenemos el sello indeleble de lo que es nuestra personalidad y gradiente de
conciencia, literalmente impresas en y por las prácticamente infinitas posibilidades de
combinación de frecuencias, en este caso por las variadísimas frecuencias inducidas, en 1/x, por
los factores primos que se constituyen, en tanto que x, como submúltiplos de la frecuencia
fundamental más baja, en razón de la no linealidad inherente a la(s) serie(s) que desarrollan
decimalmente 0, 1/x, 2/x, 3/x, 4/x, 5/x.... hasta x/x = 1. Esta frecuencia más baja fundamental:
3/273 = 3° Kelvin = 1/91 = 0.010989..010989...∞ es la “cinta” (léase: onda portadora) que
físicamente habilita su especular electromagnética impresión, por parte las moduladoras
microondas orgánicas que llevan, en sí mismas, la impronta detallada de cada instante de nuestra
terrenal experiencia vital-consciente.

Y si esto es así, ‒ y lo creo firmemente ‒ el HOMBRE es (será) el resultado de sus propios


actos referidos a las intrínsecas nociones de equilibrio, justicia, igualdad, paz, amor, tolerancia
etc., que derivan de manera enteramente lógica y natural del cumplimiento de la Ley de la
UNIDAD, intrínseca a la dinámica propia de los sistemas vital-conscientes, Ley impresa también
naturalmente en la “cinta” que ha grabado toda(s) nuestra(s) experiencia(s) vital-consciente(s) y
en el seno de la cual, en el momento de morir, seremos todos y/o cada uno de nosotros, nuestros
propios e insobornables jueces sobre lo que con nuestra propia vida hayamos hecho.
41

No en vano y para este fin, la radiación de fondo cósmico de los 3° Kelvin es una radiación
de “cuerpo negro”, vale decir equilibrada termodinámicamente, no térmicamente, equilibrio
el cual es generado por la dinámica calorífica propia de la UNITARIA: acción-emisión que hace
discontinuo al bosón y lo transforma en el par mutuamente auto-excitado fermión-antifermión
y/o a la inversa: reacción-absorción que hace continuo al par fermión-antifermión y lo(s)
transforma en el auto-inhibido bosón. Este doble juego, recíproca y mutuamente inverso
de: (acción-emisión-excitación)↔(reacción-absorción-inhibición), es característico del “cuerpo
negro” que como cósmica TOTALIDAD constituye a la citada radiación, siendo precisamente su
natural equilibrio termo-dinámico en tanto que UNITARIA TOTALIDAD, lo que literalmente habrá
de juzgar con equidad al registro o memoria de nuestras actuaciones personales, grabadas para
la eternidad en la “cinta” electromagnética que como onda portadora, constituye a la microonda
universal de los 3° Kelvin.

La etimológica y radical diferenciación entre los términos equilibrio térmico y/o equilibrio
termodinámico puede significar, para el HOMBRE, la escogencia entre, o bien la deformación
y hasta la desaparición por “muerte” térmica (causada a su ya evolucionado organismo, por
temperaturas por encima de los 273°K), de la conciencia hasta ese momento obtenida, o bien la
UNITARIAMENTE TOTALIZADA termodinámica de una equilibrada vida-conciencia, eterna e
infinita, soportada por un UNITARIO campo electromagnético cuya temperatura es de máximo
273°K. Y la razón para la permanencia de nuestro organismo dentro de estos límites es simple,
clara y poderosa: la mecánica cuántica nos impide determinar absolutamente el grado, el estado
de movimiento o de quietud de las partículas. Esto significa que es imposible obtener un estado
en el cual todas las partículas que forman un gas tengan energía cero. Éste es el origen de
la escala absoluta de temperaturas (°K o escala Kelvin) y del tambien llamado Cósmico Campo
de Energía del Punto Cero (CCEPC) y en los cuales, los 0° K implicarían que la energía de todas
las partículas son cero. Y es este límite natural y con el cual, la mecánica cuántica se encarga de
demostrarnos sobre la imposibilidad física de una temperatura absoluta de 0° K.

Ocupémonos ahora de la Ley de la UNIDAD tan propia, tan exclusiva del sistema vital-consciente
llamado HOMBRE y que tan sabia y efectivamente trabaja al interior del par: equilibrio simétrico-
desequilibrio asimétrico de la UNIDAD y que logra(rá) que como HOMBRE(S), después de un largo,
doloroso, muy consciente y tenaz esfuerzo, de forma libre y autónoma, consigamos finalmente
TOTALIZARNOS como la UNIDAD a la que como SER(es) HUMANO(s), estamos llamados a SER.

.............................................................................................

4- La Ley:
Equilibrio Simétrico-Desequilibrio Asimétrico de la UNIDAD.

“La Tierra es la cuna de la mente...... ¡pero no se puede vivir en la cuna eternamente!”


K. E. Tsiolkovsky
Pionero de la aviación y astronáutica rusas. 1857-1935

“Esta sed inapagable de conocimiento aparece, porque nuestra evolución aún no ha


terminado, debiendo todavía entendernos a nosotros mismos y al Universo”.
Antoine de Saint-Exupery
Aviador y escritor francés. 1900-1944

Es ahora para el HOMBRE, crucial la necesidad de un cambio radical en su obsoleto método


científico, el cual, en aras de una muy cuestionable “objetividad”, inmisericordemente ha sacado
42

al HOMBRE como primario fundamento del método a seguir en su quehacer científico, método el
cual, hasta ahora solo le ha producido escasos dividendos. En última instancia, en una búsqueda
científica verdaderamente humana, el objeto a encontrar no puede ser, en nada, diferente al
mismísimo HOMBRE. ¿La razón?: quien hace la ciencia es el HOMBRE y lo que El proyecta como
método científico sobre la Naturaleza como objeto de su ciencia no puede ser, en nada, diferente
a su propia estructura como ser HUMANO. De acuerdo con esto, lo que el científico humano
obligadamente encontrará al final de su búsqueda será....... ¡su propia HUMANIDAD impresa en
todo cuanto lo rodea!, HUMANIDAD que gödelianamente entendida proyecta(ría) sobre un ya
actualizado método científico, la esencial incapacidad del HOMBRE ya TOTALIZADO en la UNIDAD
para decidir(se) ontológicamente entre su individualidad singular discontinua en tanto que
biológico(s) fermión-antifermión y/o su plural colectividad social continua, en tanto que
biológico(s) bosón(es). Y algo impregnado con este profundo sentido humano se comienza a
percibir ya en los primeros pasos que en busca de una UNIDAD fundamental está dando
la moderna física de las partículas subatómicas, cuando la llamada supersimetría exige, para su
cabal desarrollo, que a la(s) individualidad(es) singular(es propia(s) de la másico-energética
discontinuidad-asimetría del par fermión-antifermión, corresponda paritariamente la plural
colectividad social intrínseca a la plural continuidad-simetría de la ondulación másico-energética
del bosón. También es posible ver destellos de este tipo de conocimiento UNITARIO y
TOTALIZANTE en la moderna cosmología, cuando propone el nacimiento de nuestro Universo a
partir de la espontánea rotura de una simetría (que por definición es una continua pluralidad
social de componentes) con la respectiva aparición de asimetría(s) [también por definición,
caracterizada(s) por individualidad(es) singular(es) discontinua(s)]. La nota trascendente es que,
en ambos casos, el del par fermión-bosón y el del par simetría-asimetría, hay cabida para un
tratamiento aritmético igual: el de la reciprocidad inversa dentro de la UNIDAD que los (las)
TOTALIZA. Se trata de lo que sin ningún lugar a dudas constituye la Ley (así, con mayúscula) que
ordena la relación UNITARIA entre la(s) parte(s) singular(es) discontinua(s) (léase: órgano(s)) del
sistema vital-consciente y/o la plural colectividad social continua conformada por la TOTALIDAD
de las partes constituyentes del mismo sistema (léase: el TODO de un organismo vivo).

Esta Ley es posible expresarla aritméticamente así:

5 y/o 0.5. El número 5 es impar y además primo y como tal comparte con el 1 las características
de singularidad en la pluralidad de la UNIDAD. En este sentido, la fracción 0.5 muestra
propiedades de discontinuidad externa respecto a la “otra” mitad 0.5 ya que después de
l/2 = 0.5 sigue secuencialmente 2/2 = 1. Claramente se observa que la “segunda” (si es que la hay)
mitad está oculta, solapada, en la TOTALIDAD UNITARIA del número 1. El número es entonces,
por construcción y/o por definición, el número que cuantifica y cualifica a la(s) asimétrica(s)
singularidad(es) discontinua(s) de la(s) parte(s), bien sea el fermión o bien el antifermión, o lo que
en el fondo es lo mismo: la(s) parte(s) asimétrica(s) mutuamente externas y por lo tanto
discontinua(s) que nos queda(n) después de romper (dividir) en 2 la inicial simetría UNITARIA del
bosón. ¿Se “crea” con esto el asimétrico y diferenciador flujo del tiempo al interior de par fermión-
antifermión?

2 y/o 0.2. El número 2 es el único número primo que es par y como tal comparte con el
1 las características de pluralidad en la singularidad de la UNIDAD, pero entendida como
la continuidad interna entre sus dos partes componentes. La fracción 0.2 también muestra
una continuidad interna entre sus dos partes componentes, pero, a diferencia de la negativa
de l/2= 0.5 a continuar una secuencia, a 1/5= 0.2 le siguen en continua sucesión 2/5= 0.4, 3/5= 0.6,
4/5= 0.8, y 5/5= 1. Se puede reconocer con claridad, cómo el número 2 cuantifica y cualifica, por
construcción y/o por definición, a la interna y plural colectividad social continua conformada por
la TOTALIDAD de las partes, característica que es típica en la simetría propia del (los) bosón(es),
43

antes de ser rota en dos partes asimétricas, en tanto que fermión-antifermión. ¿Intemporalidad
no-diferenciante al interior simétrico del bosón?

Las operaciones aritméticas que demuestran por sí mismas la reciprocidad inversa que dentro de
la UNIDAD TOTALIZAN al 2 y/o al 5 son:

A) l/2 = 0.5 l/2 = 5/10 l/2 × 5/5 = 5/10 = 0.5 (el 2 se ha conmutado (multiplicado) por el 5: 2 × 0.5 = 1).
B) l/5 = 0.2 1/5 = 2/10 1/5 × 2/2 = 2/10 = 0.2 (el 5 se ha conmutado (multiplicado) por el 2: 5 × 0.2 = 1).

Desarrollando UNITARIAMENTE las razones-proporciones en color rojo, obtenemos los siguientes


resultados que nos proporcionarán valiosas informaciones de la Ley:

C) l/2 = 5/10 1×10 / 2×5 = 10/10 = 1 (en l/2 el denominador es el 2 y en 5/10 el numerador es el 5).
D) 1/5 = 2/10 1×10 / 5×2 = 10/10 = 1 (en 1/5 el denominador es el 5 y en 2/10 el numerador es el 2).

En esta relación se puede observar nítidamente que la simetría-asimetría de la Ley (que organiza
UNITARIAMENTE a los sistemas vivos) como cualquier ley hecha por los hombres, tiene un
discurso o texto expresado en un lenguaje que establece un mandato (léase: denominador) a ser
cumplido por algo o por alguien (léase: numerador). Así entendida, la misma Ley ubica la
subjetividad del discurso de su mandato externamente (discontinuamente) al objeto que debe
cumplir en su interioridad con tal mandato. Pero a diferencia de las leyes humanas, aquí en
la Ley... ¡la interioridad (continuidad) del objeto también puede ser el externo, subjetivo y
discontinuo discurso que ordena! ¿Cómo sucede esto? Veamos:

1) En C) y en D), en razón de que, en la multiplicación, el orden de los factores no altera el


producto, el resultado final siempre será la UNIDAD lo que no impide que:

2) En la operación C) el denominador (léase: subjetividad del lenguaje y/o discurso), el número


que ordena externamente (discontinuamente) sea el 2 y el numerador (léase: la objetividad de la
cosa) que cumple internamente (continuamente) con la orden sea el 5 y que:

3) En la operación D) las circunstancias se hayan invertido: ahora es el 5 quien como denominador


(lenguaje) ordena subjetiva y/o externamente (discontinuamente) y el 2 quien, ‒ como
numerador‒, objetiva e internamente (continuamente) cumple con la orden del 5 y,

4) Debido a su reciprocidad inversa en la UNIDAD que los TOTALIZA, el 2 y el 5 conmutan


instantáneamente sus roles de ser, tanto el lenguaje (denominador) subjetivo que describe al
objeto, a la “cosa”, como la misma “cosa” (numerador) intuitivo-objetiva que es descrita, al
INSTANTANEAMENTE UNIFICARSE (léase: al conmutarse en el producto 1), de acuerdo con las
reglas de la aritmética elemental, así:

(Lenguaje subjetivo del 2 como denominador) × (Intuitividad objetiva de 0.5 como numerador-cociente) = 1.

Y/o a la inversa:
(Lenguaje subjetivo del 5 como denominador) × (Intuitividad objetiva de 0.2 como numerador-cociente) = 1.

Así entendida la UNITARIA TOTALIDAD es ya una REALIDAD superconsciente, donde el


lenguaje subjetivo del denominador y/o la “cosa” objetiva del numerador-cociente, ya no
se recriminan mutuamente el estar afuera (externa discontinuidad asimétrica del fermión)
o adentro (interna y simétrica continuidad del bosón) de la UNIDAD que los TOTALIZA.
No, esta REALIDAD es ya, por derecho propio, una dimensión HUMANA superconsciente
e instantánea , que podemos plasmar perfectamente en las siguientes igualdades y en las
cuales el lenguaje gramatical del denominador, producto esencialmente humano (ver la nota 2
44

en http://web.archive.org/web/20080302063151/http://www.redcientifica.com/doc/doc200210250300.html ) juega un
importantísimo rol en el Humano Conocer, ya que, como de-nominador, configura la de-finición,
es decir, la MACROSCÓPICA, cortante, discontinuadora, mediadora, anti-intuitiva, anti-emotiva
y temporal re-presentación subjetivo-lingüística, de la “otra” realidad: la micro-intuitiva-emotiva,
inmediata, afásica e intemporal continuidad de la “cosa” objetiva, en tanto que numerador-
cociente:

Superconsciencia = --------------------------------------------------------------------- HOMBRE TOTALIZADO en la UNIDAD

HOMBRE TOTALIZADO en la UNIDAD = mediatez subjetiva del lenguaje × inmediatez objetiva de la “cosa” intuida.

Esta manera de ver el funcionamiento del Humano Conocer arroja nuevas y poderosas luces en la
comprensión de lo que Teilhard de Chardin no vaciló en denominar el evolutivo Fenómeno
Humano. Esto lo afirmo en razón de que la instantánea conmutatividad entre la subjetividad del
lenguaje (léase: conocimiento discursivo) y/o la objetividad de la “cosa” (léase: conocimiento
intuitivo), parece tener en el mamífero humano un real fundamento psico-neurofisiológico:
poseemos la UNIDAD cerebral más evolucionada del reino animal dividida en dos mitades
hemisferiales, UNIDAD de la cual también podría decirse que su original simetría UNITARIA se ha
roto y que en su lugar ha(n) aparecido, se ha(n) “creado”, dos cerebros asimétricos, uno de los
cuales, el hemisferio izquierdo conoce esencialmente en función de la mediatez del discurso, del
lenguaje, mientras que el otro, el hemisferio derecho, conoce básicamente en función de la no-
lingüística in-mediatez intuitivo-emotiva o cognición directa con base en imágenes, ya que
si se analizan en profundidad los informes de Roger Sperry (1) y de Michael Gazzaniga y sus
respectivos colaboradores, se llega a la obligada conclusión de que ninguno de los dos tipos de
conocimiento intrínseco(s) a cada uno de los dos hemisferios puede, individualmente, conseguir
para el Hombre un conocimiento TOTAL: la intuición-emoción (léase: conocimiento directo
con base en imágenes, afásico por construcción y/o por definición) no sería completa sin la
discontinua mediación externa del discurso (léase: conocimiento indirecto con base en signos
lingüísticos hablados y/o escritos, no-intuitivos y no-emotivos por construcción y por definición),
y/o a la inversa: el discurso sería incompleto sin la continua in-mediatez interna de la intuición-
emoción.

No puede caber ninguna duda sobre la instantánea conmutación (léase: multiplicación) entre
un tipo de conocimiento y el conocimiento contrario, pero a la vez complementario el cual, al
conmutarse con su UNITARIAMENTE opuesto (2), tiene realización instantánea, pero en sentido
inverso. Parodiando a de Chardin, el valor evolutivo de la consumación de tal conmutación,
significará para el Hombre actual, el salto definitivo desde su actual estrecha y limitante biosfera,
hacia a una superconsciente, instantánea y prácticamente ilimitada noosfera [¿el ya evolucionado
espíritu humano? (3)] en donde la palabra (lenguaje) podrá tener literalmente masa, es decir,
…………………………………………………………..

(1) Roger Sperry recibió, en 1981, el premio Nobel de Fisiología y Medicina por su descubrimiento sobre hemisferiales y
especializados comportamientos cognitivos en cerebros cuyos cuerpos callosos ‒ haces de fibras nerviosas que
interconectan los conocimientos entre ambos hemisferios cerebrales ‒ han sido quirúrgicamente eliminados.
…………………………………………

(2) La UNIDAD entre el par: excitación (discontinuidad) fermiónica ↔inhibición (continuidad) bosónica, queda entonces
aritmetizada así: 1/excitación fermiónica = inhibición bosónica y/o a la inversa: 1/inhibición bosónica = excitación
fermiónica, de donde: excitación fermiónica × inhibición bosónica = 1. Como se puede observar, la instantánea dinámica
de conmutación entre ambos valores se da exclusivamente en función de la Ley de la UNIDAD que los TOTALIZA.
………………………………………

(3) Ver Capítulo 2: La radiación de fondo cósmico de los 3° Kelvin: ¿una puerta hacia el Infinito?, página 21 y siguientes;
el Capítulo 3: El Hombre Cósmico: ¿microondas cósmicas + microondas orgánicas?, página 35 y siguientes y el Epilogo:
El Hombre: un Cosmos en espera de realizarse, página 126 y siguientes.
45

realidad física y por ende, la limitada masa-energía de la biosfera habrá saltado igualmente a una
masa-energía con mucho más sutil pero, paradójicamente, infinitamente poderosa llamada:
inteligencia suprema, es decir, conocimiento asintóticamente próximo a la UNIDAD que lo
TOTALIZA y con la capacidad de, textualmente, “crear” es decir de dar REALIDAD a cualquier
mundo imaginario, siempre y cuando esté gobernado por el esencial y sapientísimo equilibrio en
la simetría-desequilibrio en la asimetría, intrínseco(s) a la elemental aritmética de la UNIDAD que
los TOTALIZA en, por y para sí mismos.

Pero la obtención de esta última condición no nos llegará como maná caído del cielo. Solo un
tenaz y continuado esfuerzo en función de la bosónicamente equilibrada-fermiónicamente
desequilibrada dinámica interior, intrínseca la UNITARIA TOTALIDAD de nuestro personal
campo bio-electromagnético, virtual generadora de pensamientos, sentimientos y actitudes
esencialmente HUMANOS llamados justicia, equidad, libertad, amor, tolerancia, etcétera, lo
conseguirá y en este sentido, el último paso evolutivo, el de llegar a ser superconscientes, tiene
que ser una decisión individual, libre y por supuesto... ¡muy perseverante y conscientemente
tomada! Pero dejemos ahora que sea el poeta Jaime Torres Bodet quien nos haga vislumbrar, en
unos bellísimos versos cargados de sentido, lo que significa la inconmensurable, la infinita
responsabilidad de ser HOMBRE:

NUNCA ME CANSARÁ

Nunca me cansará mi oficio de HOMBRE,


HOMBRE he sido y seré mientras exista.
HOMBRE no más: proyecto entre proyectos,
boca sedienta al cántaro adherida,
pies inseguros sobre el polvo ardiente,
espíritu y materia vulnerables
a todos los oprobios y las dichas...

Nunca me sentiré rey destronado


ni ángel abolido mientras viva,
sino aprendiz de HOMBRE eternamente,
HOMBRE con los que van por las colinas
hacia el jardín que siempre los repudia,
HOMBRE con los que buscan entre escombros
¡la verdad necesaria y prohibida ...!
HOMBRE entre los que labran con sus manos
lo que jamás hereda un alma digna,
porque de todo cuanto el HOMBRE ha hecho
la sola herencia digna de los HOMBRES…
¡es el derecho de inventar su vida!

……………………………………………………………………………
46

Apéndice 1:
5-La coordenación cartesiana compleja de la UNIDAD
“Sólo se ve bien con el corazón; lo esencial es invisible a los ojos”
Antoine de Saint-Exupery
Aviador y escritor francés. 1900 -1944

... las dos matrices, siendo distintas... ¡son iguales! y/o a la inversa:
siendo iguales... ¡son diferentes!
(Ver página 19)

Empiezo este Apéndice pidiéndole al lector que se desprenda de toda noción acerca de lo que
es “razonable” o “lógico” porque aquí, lo que a todos nos han enseñado como lógico, como
razonable, si llegare en verdad a trabajar, lo va a hacer a media marcha y bien sabemos todos que
no hay peor mentira... ¡que una verdad dicha a medias!

Y el motivo para hacerle a usted amable lector tal petición es muy simple: la “lógica”, la “razón”
de lo que se mueve al asintótico límite de 0.9999999999999...∞ de la velocidad de la luz: c = 1 =
la UNIDAD que nos TOTALIZA, es una lógica inversa: todo se mueve “en función de”, es decir que
absolutamente nada de lo que sucede internamente en nosotros y/o externamente a nuestro
alrededor, deja de estar referido a su inverso ontológico: si siento frío es porque el calor existe
para justificar ontológicamente al frío que siento, o a la inversa: si siento calor es porque el frío
lo justifica; o si siento amor es porque el odio lo justifica, y al revés: si yo odio es porque
también puedo amar, etc. Con pocas palabras: el Humano Conocer opera siempre en, cómo y por
el par lógico-informático si-no, ontológicamente auto-referenciado en su propia UNIDAD (1)
pero ello según:

A) En forma discontinua (emisión eléctrica excitada por una polarizante diferencia de


potencial entre los continuos polos magnéticos), tipificada lingüísticamente por la separatista
disyunción “o” y que nos obliga a efectuar una discontinuadora elección que ordena al no-elegido
“otro” componente del par, a operar como algo externo a nuestro “yo”: o bien el sí, que
soy yo, o bien el no, que es el “otro”. Esta excitación o polarización hace discontinuo al simétrico
y continuo campo bipolar magnético (bosón bio-magnético), transformándolo en la(s) carga(s)
eléctricas: a) elegida o positiva (mi “yo”), y/o: b) la “otra” carga eléctrica no-elegida, la negativa
(el yo del “otro”). Este argumento es igualmente aplicable al par subatómico de materia-
antimateria, conocido(s) como los mutuamente excitados: fermión ‒ cuya carga eléctrica es
positiva ‒ o el antifermión, de carga eléctrica negativa.

B) De manera continua: absorción (que inhibe la asimétrica y discontinuadora diferencia


de potencial eléctrica entre el par fermión-antifermión, trocándolos por esto en la inhibida
y simétrica continuidad bipolar magnética del bosón, caracterizada ésta por la lingüística
conjunción “y”, donde ambos elementos del par operan como algo internamente continuo en
nuestro “yo”: si y no, (yo= si, y no= el yo del “otro”). Esta conducta se hace evidente de manera
100% natural, en la continuidad del campo bipolar biomagnético, donde las cargas positiva y
negativa (polos norte y sur) siempre se manifestarán como inhibidos magnéticos polos continuos
...............................................................

(1) UNITARIA dinámica lógica del par si-no que el actual ser humano desconoce totalmente: “El espíritu humano
está demasiado habituado a encerrar en formas estáticas todo lo fluyente y a tomar en consideración no ya el
mismo movimiento, sino el dinamismo congelado, esto es, movimiento que ha tomado forma. Nosotros, los psicólogos
individuales, aspiramos desde el principio de nuestras investigaciones a convertir otra vez en movimiento, todo cuanto
percibimos como forma”. (Alfred Adler, psicoanalista, 1870-1937, en “El sentido de la Vida”, capítulo 15. Lo subrayado
es mío).
47

y simétricos, no importando cuan microscópico sea el electroimán. Pero la vital-consciente,


inhibida y simétrica continuidad del bosón en función de la excitada y asimétrica discontinuidad
del par fermión-antifermión o viceversa, persiste todavía oculta y sutil tras su TOTALIZACION en
la UNIDAD [ver nota (2) sobre tal UNIDAD, en la página 44] en tanto que autoconsciente campo
bio-electromagnético del HOMBRE y solo la comprensión interna de lo que hasta ahora
únicamente ha sido una parcial observación externa de su geometría cartesiana compleja, nos
facilitará una genuina penetración al interior de su UNITARIA TOTALIDAD. Para ello, empecemos
por entender la esencia de los llamados números enteros negativos.

Los números enteros negativos son aquellos que en la gráfica de la recta de los números reales
que sigue, están situados a la izquierda del origen 0, aunque también son números reales las
infinitas fracciones decimales de la UNIDAD comprendida entre los límites 0 y/o 1, pero en nuestro
muy especial caso, solo los del lado derecho o positivo. ¿Tuvo en mente esto Bernard Riemann
(1826 –1866) para postular su famosa Función Z? (Ver página 196 y siguientes)

Números negativos Números positivos

Lo que se denomina entonces como el plano complejo de Argand, es el espacio de dos


dimensiones observado externamente (ver gráfica superior de la página 48), en donde el eje x
representa al eje de los números reales y el eje y representa el eje de los números imaginarios.
Cualquier punto sobre este plano se puede representar por un par ordenado (x, y): a x se le llama
la parte real, mientras que, y es la parte imaginaria, e i es la Unidad imaginaria, con la propiedad
de ser la raíz cuadrada de -1. A Z, que involucra números reales y números imaginarios, se le llama
número complejo. Los números complejos se introdujeron para darle sentido a la raíz cuadrada
de los números negativos. Esta raíz cuadrada es incluso más difícil de entender que la propia
noción de número negativo, ya que ningún número real multiplicado por sí mismo da un número
negativo. La “solución” vino entonces aduciendo que la raíz cuadrada de un número negativo es
un número imaginario (i), el cual, al elevarlo al cuadrado, nos daría el número imaginario: i² = -1.
Pero, ¿podríamos tomar al imaginario -1 como el verdadero UNO NEGATIVO, que como unidad
inicial pudiera cuantificar a su propia e íntegra secuencia infinita negativa: -1, -2, -3, -4, -5, ...-∞?

La respuesta es: ¡no!, y la razón, ‒ muy sencilla ‒, salta a la vista en los cuatro primeros
números “negativos”: -4 debería ser el producto de -2 × -2 y como tal, en completo desacuerdo
con las reglas algebraicas de los cambios entre los signos negativos-positivos, deberíamos
conseguir un -4 y no el inadmisible +4 obtenido. El ejemplo aquí considerado se extiende como
una verdadera plaga a todos los números negativos que posean raíz cuadrada (-9, -16, -25, -36,
etc.) contaminándose con este problema todo lo que debería ser una auténtica y fluida secuencia
infinita de cuantificación negativa, en correcta contraposición con la usual y muy fluida, infinita
secuencia de cuantificación positiva, desarrollada naturalmente, como ya lo hemos visto, por el
Sistema de Numeración Decimal.

Los números “imaginarios” se superponen sobre el eje vertical del plano complejo y cuando se
combinan con un número “real” del eje horizontal, se obtiene como resultado lo que se denomina
un “número complejo” o número Z. Estos números, aunque han sido de gran utilidad en ramas
de la física tales como la electricidad, la hidrodinámica y la aerodinámica, adolecen de un
defecto crucial: la Unidad imaginaria: i² = -1 no está capacitada, ni para desplegar una auténtica
secuencia natural de cuantificación negativa, contraria-complementaria con su par positiva,
ni mucho menos para permitir su interno fraccionamiento decimal, en la misma forma como sí
lo hace el 1 o la UNIDAD natural de cuantificación del decimal algoritmo fundamental natural:
0, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8 y 9, capacidad claramente demostrada por los “efectos cuánticos” de la
48

geometría propia del Sistema de Numeración Decimal. La prueba fehaciente de ello: la conducta
de las decimalmente fraccionadas matrices numéricas, coordenadas complejamente al interior
de la UNIDAD con las cuales hemos venido trabajando, especialmente las generadas por 1/11,
con sus dos contrarios-complementarios, algoritmos fundamentales y esto, en tanto que el par:
algoritmo positivo-algoritmo negativo. (Ver página 19). En este último sentido, la un poco menos
que artificial doctrina matemática iniciada por Descartes y por quienes después refinaron su idea
como plano cartesiano complejo, se resume en la siguiente gráfica, que exige la observación
externa por parte del HOMBRE: el eje x representa al eje de los números reales y el eje y
representa el eje de los números imaginarios Cualquier punto sobre este plano se puede
representar por un par ordenado (x, y): a x se le llama la parte real, mientras que y es la parte
imaginaria, e i es la Unidad Imaginaria, con la propiedad de ser la raíz cuadrada de -1. A Z, que
involucra números reales y números imaginarios, se le llama número complejo:

Y en el espacio de tres dimensiones, también observado externamente, tomaría la siguiente


forma, pero esta vez interpretado según los cuaternios de Hamilton, los cuales extienden la
función del número imaginario i, a rotaciones de los vectores unitarios: i, j, y k, y que ha conducido
hacia la representación algebraica no-conmutativa de la geometría cartesiana compleja dentro de
un volumen tridimensional, en donde se puede observar que al aplicar i a j, es decir al multiplicar i
× j, lo que hacemos es girar 90° a j para obtener k. Por otra parte, al aplicar j a i, es decir al formar
el producto j × i, resulta que giramos 90° a i para obtener –k. Así tenemos i × j = k, y j × i = -k. Es
decir, que la multiplicación no es conmutativa: el producto i × j no es igual al producto j × i:

Gráfica y datos de: http://web.archive.org/web/20120711031617/http://thales.cica.es/rd/Recursos/rd97/Biografias/16-


1-b-hamilton.html Si tiene problemas para abrir este link, cópielo y péguelo en la barra de direcciones de Google Chrome.
49

¿Qué sucedería entonces si la habitual pero un tanto artificial y tridimensional geometría


cartesiana compleja (o hamiltoniana) fuese, ‒ en los términos de los efectos cuánticos que Brian
Greene postula –intercambiada por la natural geometría cuántico-decimal y como óptico
observador localizáramos al HOMBRE exactamente en el punto central 0 u origen de las
coordenadas? Para el efecto, transcribo primero, en dos dimensiones, a la matriz coordenada
cartesianamente de manera compleja que genera 1/11 = el ciclo 09..09...∞ y coloquemos al
HOMBRE en el origen 0 de las coordenadas, es decir en el punto central exacto donde la ordenada
y la abscisa se entrecruzan. Aquí la izquierda es izquierda, la derecha es derecha, el arriba es arriba
y el abajo es abajo:

Cuantificación y coordenación del espín anverso

Límite(s): ……………………………… 0/11 y/o 11/11=0 y/o 1 ------

1/11 = 0.0 9 =10/11 Ordenada:


Estados iniciales: 2/11 = 0.1 8 = 9/11 Fila izquierda + Fila derecha
= 0.0 9/2= 0.045
3/11 = 0.2 7 = 8/11 2
4/11 = 0.3 6 = 7/11
5/11 = 0.4 5 = 6/11 Abscisa = (5.5) / 11 = 1/2= 0.5 × 0.99 = 0.495
6/11 = 0.5 4 = 5/11
7/11 = 0.6 3 = 4/11 Estados finales
8/11 = 0.7 2 = 3/11
9/11 = 0.8 1 = 2/11
10/11 = 0.9 0 = 1/11
Coordenación y cuantificación del espín reverso
Límite(s): ……………………………… 11/11 y/o 0/11=1 y/o 0 ------

Constantes: ……………………………………………………. 1..…1 = Dos algoritmos decimales básicos: 0, 1, 3, 4, 5, 6, 7, 8 y 9

Como se puede observar, en función del número primo 11 y su inverso 0.090909…, la reciproca relación
inversa (no-linealidad) entre la abscisa 0.495 y la ordenada 0.045, es más que manifiesta:

(Abscisa: 0.495) / (Ordenada: 0.045) = 11 y/o, a la inversa:


(Ordenada: 0.045) / (Abscisa: 0.495) = 0.090909… (infinitos ciclos pares 09)

Esta conducta nos certifica que la sui generis coordenación cartesiana compleja entre la mitad horizontal y
la mitad vertical de la matriz numérica que induce 1/11= los infinitos ciclos 09..09…, ha surgido de las muy
especiales características del número primo 11. ¿En cierta forma, la muy propia “numeronalidad” del
número 11 y muy posiblemente las también muy propias “numeronalidades” de todos y cada uno de los
números primos cuyos inversos contienen ciclos numéricos constituidos por un número par de cifras y esto
como una consecuencia de ser tales ciclos numéricos, múltiplos del número primo 11?

Matriz numérica auto-coordenada complejamente y que induce 1/11= el ciclo 0. 09..09…

Las sorpresas comienzan: en el caso de 09 como inverso del número primo 11 y en el origen 0 o
punto central de la cartesianamente coordenada matriz numérica por él inducida, no se encuentra
el tradicional 0.... ¡sino 0.5!, (¿el misterioso 0.5 de la parte real, de la función Z de Riemann?; ver
página 196 y siguientes), pero interpretado como los productos: 0.5 × 9 = 4.5 para la abscisa y/o:
0.5 × 99 = 49.5 para la ordenada. Detalle e l lector que el ciclo 09 tiene un número par de dígitos.
¿Pero sucederá lo mismo con el inverso del 7, el ciclo también par 142857? Veamos:
50

0/7 = ------- 0 ---------Límite: la NADA

1/7 = 0.142 857--- Estado inicial


2/7 = 0.285 714
3/7 = 0.428 571
4/7 = 0.571 428
5/7 = 0.714 285
6/7 = 0.857 142 ---Estado final

7/7 = 0.999 999---Límite: aproximación asintótica a la UNIDAD


7/7 = ------- 1 ---------Límite: la UNIDAD como TOTALIDAD

143 -- 143--= Constantes que bajan-suben y 143 = 11×13

Teniendo en mente que trabajamos en dos dimensiones, detalle el lector:

1). De la UNITARIA TOTALIDAD 999999 = (3×3×3) ×7×11×13×37 podemos extraer:

999999/7 = 1/7 = 142857 = (3×3×3) ×11×13×37.

2). Las constantes 143 que bajan y suben respectivamente a izquierda y derecha son el
resultado del producto: 11×13 = 143. Recuérdese que 11 y 13 son factores primos de 999999.

3).Al igual que la matriz numérica que inicia y desarrolla el ciclo 1/11=0.09..09...∞ la matriz que
elabora el ciclo 1/7 = 0.142857..142857...∞ también se coordena cartesianamente (léase: su
TOTALIDAD se geometrodinamiza, al posibilitarse la aparición de tripletas de vectorizados espines
que le imprimen a las dos y tres dimensiones espaciales, direcciones ortogonales específicas y ello
en función de la misma cartesianización del “campo” bidi-tridimensional TOTAL, intrínseco a la
matriz, (ver figura superior de la página 53), al coincidir:

A). La abscisa con la fracción (3.5)/7 = 1/2 = 0.5 × 0.999999 = 0.4999995 que equilibra-
desequilibra a la matriz en los sentidos arriba-abajo (¿otra vez el 0.5 de Riemann?; ver página 196
y siguientes), y

B). La ordenada con el valor 0.5 × 999 = 499.5 (¿Riemann presente?) que la equilibra-desequilibra
en los sentidos derecha-izquierda. El valor 999 se obtiene al sumar, en cada ciclo, los tres dígitos
de la columna izquierda con los tres de la columna derecha. Por ejemplo, el par especular 3/7 y
4/7:

03/7 = 0.428 571.. 428 571...∞ y 428 + 571 = 999


Abscisa(s)= (3.5)/7= 1/2= (0.5 × 0.999999)= 0.4999995
+4/7 = 0.571 428.. 571 428...∞ y 571 + 428 = 999
Ordenada(s)= 0.5 × (999= 428 + 571) = 499.5
07/7 = 0.999 999.. 999 999…∞

de donde podemos extraer las igualdades entre sus diferencias horizontales con la abscisa (0.5 ×
999999 = 0.4999995) y/o verticales con la ordenada (0.5 × 999 = 499.5):

Diferencias verticales iguales de 3/7 y 4/7 con el valor de la abscisa 3.5/7=0.499995:

(4/7=0.571428) - (3.5/7=0.4999995) =1/14 = 0.0714285..714285...∞


(3.5/7=0.4999995) - (3/7=0.428571) =1/14 = 0.0714285..714285...∞
51

Diferencias horizontales iguales con el valor de la ordenada 0.5 x 999= 499.5:

571 – 499.5 = 71.5


499.5 – 428 = 71.5

Detállese que en este caso concreto la Ley de la UNIDAD (página 41 y siguientes) está
trabajando magistralmente para obtener el equilibrio-desequilibrio que geometrodinamiza
al plano cartesiano (campo) TOTAL de la matriz que induce 1/7 = 0142857..142857...∞, al
ser 1/14=0.0714285...∞ la mitad de 1/7=0.142857...∞ así como también cuando se observa que
71.5 es la mitad de 143 o valor de la(s) constante(s) verticales a derecha e izquierda de la matriz.
Resumiendo: en dos dimensiones, tanto la matriz que induce 1/7 = 142857 como la que genera
1/11 = 09, obedecen a las mismas reglas de juego. Pero, ¿y en tres dimensiones?

Usando una terminología muy propia del controvertido físico David Bohm, podemos decir
entonces que la culminación de la manifestación, explicación o despliegue en tres dimensiones
de la einsteniana masa-energía de la TOTALIDAD cósmica, la realiza la ilusoria percepción
óptica del HOMBRE, que ubicado en el centro de gravedad ‒ el punto focal: 1/2=0.5 ‒ de su
propio sistema coordenado (1), observa la aparente especular traslación del espín de su propio
“campo” bidimensional, a la velocidad 0.99999999999999999999 …∞ de c= 1 , a lo largo de un
eje que va, en profundidad, desde un estado especular inicial situado antes (en su pasado) y
perpendicularmente a la planitud del espín de su “campo”, hacia un estado especular final,
localizado después (en su futuro). Con otras palabras: el estado inicial y el estado final son ilusorios
reflejos especulares mutuos que como pares anversos-reversos discontinuos entre sí en tanto
que fermión-antifermión y/o a la inversa: cohesionados continuamente entre sí como bosón,
dan al central observador (1), la dinámica apariencia óptica de curvar perfecta, instantáneamente
y en tres dimensiones a los espines anversos-reversos de la TOTALIDAD UNITARIA de su
propio “campo” tridimensional, conmutándose por ello, instantáneamente y en razón del
relacionante y “neuro-quiasmático”, óptico entrecruzamiento central [o punto focal: 1/2=0.5, ver
(1)] responsable del relativismo espacial-temporal del antes-después, (ver entrecruzamiento
óptico-cognitivo de la página 26 y Apéndice 2, en la página 52):

1) El arriba a la izquierda antes, en abajo a la derecha después, y viceversa.


2) El arriba a la derecha antes, en abajo a la izquierda después, y viceversa.

Analizando desde otro punto de vista estas tridimensionales e instantáneas traslaciones


relativistas, podemos decir también que es la: a) muy centrada en el origen 0.5 de las coordenadas
(1), b) mutuamente especular, c) topológica, y d) ilusoria observación por parte del HOMBRE de
los mecanocuánticos y coordenados cambios de espín: derecha-izquierda, arriba-abajo y atrás-
adelante (léase: también el temporal antes-después), la que literalmente origina la ilusoria y
tridimensional anversa-reversa ondulación (ver Apéndice 2 en la página 52 y siguientes), de la
manera como el HOMBRE percibe primero y elabora después, el conocimiento de todo lo que
acontece relativistamente en el seno del fundamental y coordenado “campo” mecanocuántico de
la UNIDAD que TOTALIZA al HUMANO CONOCER. Que no es otro el sentido de TOTALIDAD
informático-cognitiva que, en concordancia con Schrödinger, podría tener la onda cuántica del
electrón si dicha onda se moviera al relativista 0.9999999999999...∞ de c= 1. No creo, además,
que sea solo una feliz coincidencia el hecho de que las ecuaciones del campo electromagnético
desarrolladas por Maxwell, posean precisamente la misma dinámica y geometría que aquí he
tratado de explicar.
………………………………………………..

(1) Sobre el 0.5 de la parte real de la Función Z de Riemann, ver en la página 196 y siguientes: Apéndice 20: Hipótesis de
Riemann: explicación y fundamentación desde la elemental aritmética del Sistema de Numeración Decimal.
52

Apéndice 2:

6- La ilusoria y tridimensional Anversa-Reversa ONDULACIÓN

“La perfección se logra al fin, no cuando no hay nada que agregar,


sino cuando ya no hay nada que obtener”

Antoine de Saint-Exupery
Aviador y escritor francés. 1900 -1944

Esta ilusoria ondulación tridimensional obedece a la cognitiva co-relación – resultante de la óptica


observación humana – entre las coordenadas propias de los espines anverso y/o reverso,
conocimiento que relativiza mutuamente y por pares de fases ondulatorias TOTALIZADAS en y por
la UNIDAD, a las geométricas posiciones cartesianas: derecha-izquierda, arriba-abajo y atrás o
pasado-adelante o futuro. Con otras palabras: al ser una y la misma cruz la que coordena
cartesianamente los aspectos anversos-reversos del fenómeno, lo que el humano observador
percibe entonces es un ilusorio, y topológicamente continuo, “movimiento” ondulatorio que
hace casi indiscernibles cognitivamente, a las atrás citadas posiciones geométrico-cartesianas.
Esta situación es otra manera de plantear la función de la acción mínima de Hamilton, ya que
la cruz (coordenación) anversa y la cruz (coordenación) reversa se mantiene(n) invariable(s)
aunque no así los valores de los números coordenados los cuales sí cambian tanto a derecha y/o
izquierda como arriba y/o abajo, como resultado de la óptica luego muy humana, observación
anversa y/o reversa.

Sobre lo aquí expresado y sobre el pensamiento físico-matemático de Rowan Hamilton, ver (1).
Los subrayados, lo resaltado en azul y las notas en rojo, son míos:

“La función que he introducido para este fin, y que constituye la base de mi método de deducción en óptica
matemática, se ha presentado, en otros respectos, a los anteriores autores como expresión del resultado
de una inducción muy elevada y general en esa ciencia. Este conocido resultado suele llamarse la ley
de mínima acción y también el principio del tiempo mínimo*, y abarca todo lo que hasta ahora se ha
descubierto respecto a las reglas que determinan las formas y posiciones de las líneas a lo largo de las cuales
se propaga la luz, y los cambios de dirección de esas líneas producidos por reflexión o refracción ordinaria o
extraordinaria (la última al pasar por un cristal de doble refracción como el espato de Islandia, en el cual
cada rayo se desdobla en dos, ambos refractados, al penetrar en el cristal). Cierta cantidad, que en una
teoría física es la acción y en otra el tiempo, empleada por la luz al pasar desde un punto a otro segundo
punto, resulta menor que si la luz pasara por cualquiera otra ruta que no fuera su camino real, o al menos
tiene lo que técnicamente se llama su variación nula, manteniéndose invariables los extremos del camino
(nota mía: son los “entrecruzamientos” de las coordenadas anversa-reversa, propias de los estados inicial y
final, los que son estables). La novedad matemática del método consiste en considerar esta cantidad como
una función de las coordenadas de estos extremos, la cual varía cuando ellas varían, (nota mía; lo que varía,
en razón de la óptica observación humana, son las cantidades numéricas coordenadas, propias de los
estados inicial y final) de acuerdo con la ley que he llamado la ley de la acción variable, reduciendo todas las
investigaciones respecto a los sistemas ópticos del rayo al estudio de esta única función; una reducción que
presenta a la óptica matemática bajo un concepto completamente nuevo, y análogo, (en mi opinión) al
aspecto bajo el cual Descartes presentó la aplicación del álgebra a la Geometría”.
………………
* Esto de acuerdo con el llamado Principio de Acción Mínima, de Fermat.

………………………………………………………

(1) www.librosmaravillosos.com/grandesmatematicos/pdf/Los%20Grandes%20Matematicos%20-%20E.%20T.%20Bell.pdf , página


385 y siguientes.
53

El entrecruzamiento óptico-cognitivo explicado en las páginas 26 y 53, tiene paralelo desarrollo


en la relativista física ortodoxa, con los llamados puentes de Einstein-Rosen, o lo que es lo mismo:
con los wormholes o agujeros de gusano, que no son otra cosa que la Relatividad General de
Einstein llevada a sus límites extremos, cuando el efecto gravitatorio de masas infinitas curva
– entrecruza – sobre sí mismo tan violentamente a lo que podríamos llamar el enrejado cartesiano
complejo del espacio, que éste literalmente se rompe, abriéndose un “agujero negro” por donde
la fuerza de la gravedad “chupa” a todo lo que tenga masa.
54

Pero las ecuaciones que propician este efecto poseen dos soluciones: una positiva y otra negativa,
(ver gráfica superior de la página 53) La solución positiva – anversa – generaría un “agujero negro”
que “chuparía” a todo lo que tenga masa positiva, y la solución negativa – reversa – produciría su
opuesto: un “agujero blanco” que “escupiría” masa negativa. Pero en la jerga matemática de los
signos positivo-negativos, el negativo “escupir” es... ¡chupar en sentido inverso! Esta gimnasia
mental, (un poco traída de los pelos, como ya lo vimos en las páginas 47 y 48 cuando se expuso el
caso de i² = -1, caso íntimamente ligado a la geometría cartesiana de los números complejos,
intrínsecos a los wormholes) ha llevado a Kip Thorne y su grupo del Caltech, a postular la
posibilidad de que entre un agujero negro y un agujero blanco se pudiera establecer una especie
de túnel como los que hacen los gusanos (de allí el wormhole de los términos en inglés: worm =
gusano y hole = agujero) para transitar por su interior y que interconectaría, a velocidades
superiores a la de la luz, (¿…?), a específicas zonas positivas↔negativas de la TOTALIDAD del
enrejado cartesiano complejo del espacio, posibilitando así los viajes interestelares e inclusive
intergalácticos, prácticamente a velocidades instantáneas.

Pero para una auténtica solución a esta propuesta, existe un literal “cuello de botella”:
de acuerdo con Gödel, la previa absolutez ontológica de las algebraicas: afirmadora energía
positiva o nugatoria energía negativa que impide(n), por autocontradicción, [ver la nota 4 de
http://web.archive.org/web/20080302063151/http://www.redcientifica.com/doc/doc200210250300.html (1)]
algo que debe ser normal: ser su entrecruzamiento en la garganta o “cuello” (throat en la gráfica
del wormhole). Pero... ¿y si el caso es el de la UNITARIA acción-reacción (ver página 62) de un ya
evolucionado ESPIRITU HUMANO cuya dinámica como bosón↔ (par: fermión-antifermión),
“vive” normalmente al interior del túnel, al 0.999999999999999999999...∞ de c= 1? La dinámica
“viva” de esta espiritual acción-reacción, que explicaré a continuación y que para nuestra fortuna
ya no tiene el godeliano problema ontológico de no poder ni tener que afirmar o negar nada
previamente, se puede apreciar muy bien en las matrices numéricas que generan, tanto 1/11= el
ciclo 0.09...09....∞, como 1/7= el ciclo 142857...142857...∞, ciclos ambos cuyas matrices trascribo
otra vez. Observe entonces de nuevo el lector que, en la matriz de 1/11 (o fundamental holograma
……………………………………..

(1) Si tiene problemas para abrir el link, por favor, cópielo y péguelo en la barra de direcciones de Google
Chrome.
55

cósmico; ver página 319), la suma de las constantes 1 de los dos algoritmos fundamentales es 2,
mientras que en la matriz de 1/7 la suma las dos constantes 143 es 286. Ahora bien, en gracia de
hacer más simple la explicación, imagine usted qué, anterior y sobre el ciclo 09 existe un 11; y
anterior y sobre el ciclo 142857 existe la cifra 1001, la cual es el resultado del producto: 7×11×13:

Cuantificación y coordenación del espín anverso

Límite(s):…………………………………0/11 y/o 11/11=0 y/o 1 ------

1/11 = 0.0 9 =10/11 Ordenada:


Estados iniciales: 2/11 = 0.1 8 = 9/11 Fila izquierda + Fila derecha = 0.0 9/2= 0.045
3/11 = 0.2 7 = 8/11 2
4/11 = 0.3 6 = 7/11
5/11 = 0.4 5 = 6/11 Abscisa = (5.5) / 11 = 1/2= 0.5 × 0.99 = 0.495
6/11 = 0.5 4 = 5/11
7/11 = 0.6 3 = 4/11 Estados finales
8/11 = 0.7 2 = 3/11
9/11 = 0.8 1 = 2/11
10/11 = 0.9 0 = 1/11
Coordenación y cuantificación del espín reverso
Límite(s): …………………………………11/11 y/o 0/11=1 y/o 0 ------

Constantes: ……………………………………………………. 1……1 = Dos algoritmos decimales básicos: 0, 1, 3, 4, 5, 6, 7, 8 y 9

Ahora comience usted, en la matriz de 1/11, secuencialmente a restar: (11-2= 9), (9-2= 7),
(7-2= 5), (5-2= 3), (3-2= 1) y aquí viene lo interesante: la verdadera manera de interpretar
la función dinámica negativa tanto en la matriz de 1/11, como en la de 1/7: (1-2= -1), (-1-2= -3),
(-3-2= -5), (-5-2= -7), (-7-2= -9) y (-9-2= -11). Y si llegados aquí deshacemos el ejercicio, volvemos
de nuevo al +11 original: (-11+2= -9), (-9+2= -7), (-7+2= -5), ...etc.

Y con la matriz de 1/7 el ejercicio es el mismo, pero esta vez con el producto: 7×11×13= 1001, así:
(1001-286= 715), (715-286= 429), (429-286= 143), y en lo que sigue, la parte negativa se hace
presente: (143-286= -143), (-143-286= -429), (-429-286= -715), (-715-286= -1001).Y si deshacemos
el ejercicio, de nuevo encontraremos al original +1001: (-1001+286= -715), (-715+286= -429),
(-429+286= -143), ... etc.:

0/7 = ------- 0 ---------Límite: la NADA

1/7 = 0.142 857--- Estado inicial


2/7 = 0.285 714
3/7 = 0.428 571
4/7 = 0.571 428
5/7 = 0.714 285
6/7 = 0.857 142 ---Estado final

7/7 = 0.999 999---Límite: aproximación asintótica a la UNIDAD


7/7 = ------- 1 ---------Límite: la UNIDAD como TOTALIDAD

143 --- 143--= Constantes que bajan-suben y 143 = 11×13


56

La dinámica (fermión-antifermión)↔bosón del Espíritu Humano, es entonces un va y viene - un


vaivén o lo que es lo mismo: un flip-flop, ver en este libro las páginas 69 y 70 - entre los estados
inicial y final de ambas matrices, vaivén dinámico a su vez contenido y limitado por los estadístico-
probabilistas límites informático-decimales de la NADA del 0 y/o la TOTALIDAD del 1. ¿Originan
acaso estos vaivenes, los “jets” (1), los cuales y a gran escala, se aprecian, tanto en los “cuásares”
de algunos centros galácticos (ver página 69), como a una escala menor, en los “pulsares” o
regularizadas pulsiones electromagnéticas, emitidas por estrellas de neutrones las cuales y a su
vez, pueden resultar como restos de la explosión de una supernova?

......................................................................................

Apéndice 3:
Hombre y Universo:

7- ¿Uno y el mismo “software”?

“Entonces habrá señales en el Sol, en la Luna y en las estrellas


y en la tierra angustia de las gentes, confundidas
por el bramido del mar y de las olas......
Entonces verán al Hijo del Hombre que vendrá
en una nube con gran poder y gloria”
Lucas 21, 25 y 27

No deja de ser extrañamente coincidente con las cifras 0.9999999999999... (número definido de
nueves)...9 y 1.000000...(número definido de ceros)...1, recíprocamente inversas dentro de su
UNIDAD, el hecho de que el cosmológico “Punto Omega” que persigue definir la geométrica
UNIDAD del cosmos, se acerque infinitesimalmente al valor teórico de UNO, cuando los modernos
cosmólogos tratan de establecer:

1). Si el Universo es cerrado (mayor que 1) y con una curvatura positiva es decir si durante el Big-
Bing se creó la materia suficiente para que en algún momento de su historia futura su expansión
se detenga y se inicie un proceso inverso de contracción que lo lleve a su implosión o Big-Crunch;

3). Que no es ni cerrado ni abierto sino plano, vale decir, situado crítica pero infinitesimalmente
cerca tanto de ser abierto como de ser cerrado o lo que es lo mismo: ser simultánea e
infinitesimalmente mayor que la UNIDAD (1.000...ceros bien definidos...1) y/o simultánea e
infinitesimalmente menor que la UNIDAD (0.999.... nueves bien definidos......9).
…………………………

(1) ¿Son los aquí denominados “rayos cósmicos primarios” y que detecta el Observatorio Pierre Auger en Argentina, los mismos “jets” de los cuásares?
Ver: http://www.tendencias21.net/Los-rayos-cosmicos-mas-energeticos-son-extragalacticos_a44170.html y https://www.youtube.com/watch?time_continue=90&v=vTGSb8P90mc
57

Al respecto nos informa la página http://www.iac.es/gabinete/difus/ciencia/silbia/f3.htm :

“Los últimos resultados obtenidos en el marco del proyecto Boomerang (siglas en inglés de: Observaciones
en globo de la radiación milimétrica extra galáctica y astrofísica), que opera en la Antártida desde un
telescopio suspendido en un globo aerostático, concluyen que el Universo es plano, es decir, que respeta la
geometría euclidiana. Se trata de la misma geometría que aprendemos en la escuela, en la que la
línea más corta entre dos puntos es la recta, los ángulos de un triángulo siempre suman 180° y las líneas
paralelas nunca se separan ni se cortan”.

Y tomado del siguiente link, (si tiene problemas para descargarlo, péguelo en la barra de
direcciones de Google Chrome): http://web.archive.org/web/20070906010212/http://snap.lbl.gov/brochure/redshift.html

“…mediciones de la radiación de fondo cósmica de microondas sugieren que el Universo es probablemente


plano, es decir, que su densidad de energía es igual a la densidad de energía crítica”.

Un aspecto clave en la cosmología del Big-Bing es que la llamada inflación, causada por un
crecimiento exponencial de base dos: 1- 2- 4- 8- 16- 32....... Del punto infinitesimal de masa-
energía (léase: espacio-tiempo, ver página 62 y siguientes) que dio origen a la expansión explosiva
del Universo, implica ella misma, (desde el punto de vista de Everett-Welter, de la creación en el
Big-Bing de infinitos universos que, sin cesar, se desdoblan de sí y por si mismos), un Punto Omega
situado precisamente entre 0.999...número definido de nueves...9 y su inverso 1.00...número
definido de ceros...1, (ver página 108 y siguientes) inflación cuyo desarrollo exige velocidades
instantáneas que superarían ampliamente – aunque de manera no lineal es decir, con la infinitud
propia del número inverso – a los 300.000 kms. /ser., de la velocidad de la luz y que tendría
también la capacidad de aplanar el espacio-tiempo de la TOTALIDAD del Universo.

La relación de dicha inflación exponencial de base 2 con el número 7 es innegable: el inverso del
número 7 es el ciclo: 1/7 = 0.142857...142857...∞, ciclo que también podemos descomponer
exponencialmente con una base de 2 así: 14 (que es el doble de 7), 28 (doble de 14) y 57 (que es
el doble más 1, de 28). Pero todavía hay más: en el ciclo de 42 dígitos del cuadrado de 1/7 o sea
1/49 aparece, varias veces, el doble más 1 según se tome uno o dos dígitos iniciales:

1/49 = 0.020408163265306122448979591836734693877551...020408163265306122448979591836734693877551…∞

¿No acerca magistralmente esta expresión exponencial, el nacimiento del Universo con el
crecimiento exponencial celular o meiosis y posterior mitosis, del óvulo femenino fecundado por
el esperma masculino y que da origen al nacimiento del ser humano? ¿Somos acaso HOMBRE y
Universo una y la misma cosa, estructurada y regida por lo que muy bien podría interpretarse
como el “software” de la Ley de la UNIDAD que TOTALIZA al cosmos? Si la respuesta es afirmativa,
las palabras de Jesús en Lucas 21: 25 y 27, citadas en la página 56, adquieren plena vigencia.

Dentro de un área matemática – denominada Teoría del Caos – relativamente nueva y que tiene
que ver con el carácter esencialmente no lineal de una variada y extensa gama de fenómenos
naturales de índole periódica, aparentemente caóticos en el sentido de que no muestran
abiertamente un orden interno ni en su estructura ni en su desarrollo, el físico Mitchell
Feigenbaum, en 1.975, después de escuchar una charla de Stephen Smale sobre sistemas
dinámicos (sistemas donde el tiempo es el actor principal) en los que durante el discurrir
del tiempo propio del fenómeno periódico se causaba una cascada de duplicaciones de dicho
periodo que llevaban inevitablemente al sistema a un aparente caos, postuló la posibilidad de
que algo matemáticamente interesante podía estar ocurriendo en el punto exacto donde tales
duplicaciones del período se concentraban.
58

Y Feigenbaum encontró que efectivamente generaban un supuesto caos, dado que una serie de
duplicaciones empezaban a aparecer cuando el parámetro denominado k, adquiría el valor de 3,
valor que, de acuerdo a la Ley termodinámica (ver página 17), es igual a el doble de 1 más 1 es
decir: 2 + 1 = 3, o fraccionalmente interpretado en su UNIDAD: el doble de 1/3 más 1/3: 2/3 + 1/3
= 3/3 = 1.

Con valor de 3.5 se cuadruplicaba; con 3.56 se octuplicaba y así sucesivamente, vale decir, que de
una forma que de ninguna manera es solo una feliz coincidencia, Feingbaum encontró que con
valores de k muy cercanos a la mitad de 7 aparecía nuestro ya familiar crecimiento exponencial:
1-2-4-8-16.... y que se puede diagramar como el llamado árbol de Feigenbaum, del cual salen
inicialmente dos ramas, de cada una de estas dos otras dos para cuatro, de estas cuatro otras
cuatro para ocho, etc.

Cito a textualmente a continuación al matemático inglés Ian Stewart: (“¿Juega Dios a los dados?
La nueva matemática del caos”. Serie: “Crítica” de Grijalbo Mondadori, S.A., 1.991, página 208):

“Recordad que el árbol de Feigenbaum es un diagrama que muestra la creación sucesiva de ciclos
periódicos, de períodos 1, 2, 4, 8, 16…, al variar el parámetro k.

“La idea básica es que cada duplicación sucesiva del período ocurre debido al mismo mecanismo. Un ciclo
de período 2 a la n se vuelve inestable y crea un ciclo de período 2 a la n más 1. La forma en que esto sucede
es que cada punto del ciclo 2 a la n se separa en dos. Si miramos con ojos de miope el ciclo 2 a la n más 1,
justo después de que haya aparecido, los pares de puntos se hacen borrosos y solo veremos el viejo ciclo 2 a
la n”.

Me pregunto: ¿no es el ciclo exponencial del doble del 7 entendido como: 14, 28, y 57, una fiel
copia de la fórmula que nos muestra Ian Stewart como el ciclo 2 a la n más 1?

Stewart nos explica también que si entre los microscópicos límites 0 y 1 tomamos sucesivas
fotografías de cada duplicación puede suceder que:

“Así, conforme el tamaño del período tiende a infinito y nos aproximamos al extremo del árbol, las
fotografías sucesivas se parecen, cada vez con más fidelidad, a alguna imagen límite” (1).

…………………………………………………………………………

(1) Imagen límite. La densidad del patrón de Vida es el límite de la proporción de células vivas en (2n+1) × (2n+1), cuadrado
centrado en una célula en particular que, como n, tiende a infinito, sitio en el cual este límite existe. (Nótese que no hay
ninguna diferencia sobre cual célula es la escogida como centro. Nótese también que, si el patrón es finito, entonces la
densidad es cero).

La pregunta sobre cuál es la máxima densidad en un patrón estable, permaneció sin respuesta por cerca de 25 años, hasta
que Noam Elkies probó que es 1/2, confirmándose así una larga presunción. Este valor es fácilmente obtenible, así que el
problema fue más bien probar que las altas densidades no son posibles.

Un corolario de esto es que, en la naturaleza sin vida, un pequeño conjunto rectangular de células que tipifican a la
totalidad de un patrón dado representado por m× n, tiene a lo sumo, (m+1) × (n+1) /2.

(Ver: https://web.archive.org/web/20060110125435/http://www.argentum.freeserve.co.uk:80/lex_d.htm , consultar


la palabra: density. Si tiene problemas para abrir el link, cópielo y péguelo en la barra de direcciones de Google Chrome.

Mi personal comentario sobre la imagen límite: si en topología euclídea un submanifold incrustado en dos dimensiones
se puede expresar como 2n+1= 1/7, ¿no es entonces posible que en 3 dimensiones la expresión sea: (2n+1) × (2n+1) =
(1/7)² = 1/49?
59

Límite------------------------------------------------------------------------------------ 0 --------------------------------------

Estado inicial…….………... 01/49 = 0.020408163265306122448 979591836734693877551....


02/49 = 0.040816326530612244897 959183673469387755102....
03/49 = 0.061224489795918367346 938775510204081632653....
04/49 = 0.081632653061224489795 918367346938775510204....
05/49 = 0.102040816326530612244 897959183673469387755....
06/49 = 0.122448979591836734693 877551020408163265306....
07/49 = 0.142857142857142857142 857142857142857142857.... = 1/7
08/49 = 0.163265306122448979591 836734693877551020408....
09/49 = 0.183673469387755102040 816326530612244897959....
10/49 = 0.204081632653061224489 795918367346938775510....
11/49 = 0.224489795918367346938 775510204081632653061... .
12/49 = 0.244897959183673469387 755102040816326530612....
13/49 = 0.265306122448979591836 734693877551020408163....
14/49 = 0.285714285714285714285 714285714285714285714... = 2/7.
15/49 = 0.306122448979591836734 693877551020408163265....
16/49 = 0.326530612244897959183 673469387755102040816....
17/49 = 0.346938775510204081632 653061224489795918367....
18/49 = 0.367346938775510204081 632653061224489795918....
19/49 = 0.387755102040816326530 612244897959183673469....
20/49 = 0.408163265306122448979 591836734693877551020....
21/49 = 0.428571428571428571428 571428571428571428571.... = 3/7
22/49 = 0.448979591836734693877 551020408163265306122....
23/49 = 0.469387755102040816326 530612244897959183673....
24/49 = 0.489795918367346938775 510204081632653061224....

25/49 = 0.510204081632653061224 489795918367346938775....


26/49 = 0.530612244897959183673 469387755102040816326....
27/49 = 0.551020408163265306122 448979591836734693877...
28/49 = 0.571428571428571428571 428571428571428571428.... = 4/7
29/49 = 0.591836734693877551020 408163265306122448979....
30/49 = 0.612244897959183673469 387755102040816326530....
31/49 = 0.632653061224489795918 367346938775510204081....
32/49 = 0.653061224489795918367 346938775510204081632....
33/49 = 0.673469387755102040816 326530612244897959183....
34/49 = 0.693877551020408163265 306122448979591836734....
35/49 = 0.714285714285714285714 285714285714285714285.... = 5/7
36/49 = 0.734693877551020408163 265306122448979591836....
37/49 = 0.755102040816326530612 244897959183673469387....
38/49 = 0.775510204081632653061 224489795918367346938....
39/49 = 0.795918367346938775510 204081632653061224489....
40/49 = 0.816326530612244897959 183673469387755102040....
41/49 = 0.836734693877551020408 163265306122448979591...
42/49 = 0.857142857142857142857 142857142857142857142.... = 6/7
43/49 = 0.877551020408163265306 122448979591836734693....
45/49 = 0.918367346938775510204 081632653061224489795....
46/49 = 0.938775510204081632653 061224489795918367346....
47/49 = 0.959183673469387755102 040816326530612244897....
Estado final…………………..48/49 = 0.979591836734693877551 020408163265306122448….

Límite------------------------------49/49= 0.999999999999999999999 999999999999999999999… = 7/7


Límite------------------------------49/49= ------------------------------------------- 1 --------------------------------------------- = 7/7

Constantes----------------------------------------20408163265306122449--------20408163265306122449
Factores primos de constantes -------------------------- 11·13·127·2689·459691·909091
Factores primos de 0.999999999999999999999 (21 nueves)= (3.3.3)·37·43·239·1933·4649·10838689
49/49 = 1 = 42 nueves: (3.3.3) · (7.7) ·11·13·37·43·127·239·1933·2689·4649·459691·909091·10838689

Obsérvense, en color rojo, los dos contrarios-complementarios algoritmos fundamentales, bajando por la izquierda y subiendo por
la derecha. Detállese también que todos los números del algoritmo fundamental se repiten solo 4 veces, excepción hecha del 3, del 6
y del 9, que se repiten 5 veces. ¿Qué hace tan importantes a estos tres números?
60

Me vuelvo a preguntar: ¿no es la UNIDAD con la que finaliza el ciclo exponencial:

1/49 = 0.020408163265306122448979591836734693877551....

el límite natural del mismísimo infinito ‒ (transfinito o infinito subsumido por otro infinito,
diríamos con Cantor, con más propiedad) ‒ encerrado(s) microscópicamente entre 0 y/o 1, límite
que vuelve a duplicarse exponencialmente y en el infinito, en todos y cada uno de los
subsiguientes ciclos? (Ver matriz numérica completa en la página 59). El lector puede observar:

1) La serie exponencial se puede tomar basándose en 2, a 3, a 4, o más dígitos y en algún momento


al resultado se adicionará automáticamente un +1, un +2 o bien un +3.

2) En cada caso, la fracción decimal se inicia siendo el doble del respectivo numerador. Esto
sucede con las centésimas del cociente hasta la primera mitad 24/49 = 0.48.. A partir de la
“otra” mitad, 25/49 = 0.51.., las fracciones centesimales del cociente se inician, siendo el ya
desequilibrado doble más uno.

3) La serie fraccionaria decimal 1/7, 2/7, 3/7, 4/7, 5/7 y 6/7 se encuentra, entreveradamente,
jalonando a la serie 1/49, 2/49, 3/49...etc. y esto sucede en razón de que 1/49 = (1/7)²

4). Al referir a la UNIDAD como 1/x a la(s) constante(s) 0.020408163265306122449 que baja a la
izquierda y sube a la derecha, obtenemos:

1/0.020408163265306122449 = 48.999999999999999999951= 49 x 0.999999999999999999999.

5) Los factores primos que constituyen a la(s) constante(s) que bajan y/o suben a derecha e
izquierda son: 11·13·127·2689·459691·909091, valores los cuales se encuentran entreverados
entre los factores primos que constituyen a la UNIDAD 49/49 pero entendida como 42 nueves:

49/49 = 1 = 42 nueves: (3.3.3) · (7.7)·11·13·37·43·127·239·1933·2689·4649·459691·909091·10838689

6) El ciclo de 42 dígitos propio de 1/49 también se puede obtener efectuando la suma:


61

En esta presentación, el procedimiento se ha abreviado, pero si se prosigue sin fin con el


crecimiento exponencial de base 2, los ciclos de 42 dígitos parecen también no tener fin. Observe
igualmente el lector, que de una dimensión lineal que llega hasta el 64, se salta, a partir de 128, a
una superficie bidimensional.

7). La matriz numérica que genera 1/49 también ‒ utilizando un término acuñado por el físico
John A. Wheeler y muy apropiado para el momento ‒ se geometrodinamiza al posibilitarse
la aparición de tripletas de vectores coordenados cartesianamente, tanto en dos como en tres
dimensiones y ello en virtud de que tanto la abscisa como la ordenada surgen, en este
caso concreto y de manera enteramente natural, de las casi igualdades entre las diferencias
cuantitativas tanto verticales como horizontales de cada conjunto de pares especulares
TOTALIZADOS en la UNIDAD con respecto al valor que representa 1/2= 0.5 (¿de nuevo el
misterioso 0.5 de la parte real, en la función Z de Riemann?; ver página 196 y siguientes) como
punto de equilibrio, tanto en la abscisa como en la ordenada. Por ejemplo, el par especular 1/49
y 48/49:

..........................................................................................

Valor de la abscisa 0.4999999999999999999999999999999999999999995, como punto medio de


equilibrio:

24.5/49= 0.5 × 0.999999999999999999999999999999999999999999 = 0.4999999999999999999999999999999999999999995.


............................................................................................

Casi igualdad entre las diferencias de 1/49 y 48/49, con el valor de la abscisa
0.4999999999999999999999999999999999999999995, como punto medio de equilibrio:

24.5/49= 0.4999999999999999999999999999999999999999995 48/49 = 0.9795918367346938775510204081632653061224489


-1/49= 0.0204081632653061224489795918367346938775510 -24.5/49 = 0.4999999999999999999999999999999999999999995
0.4795918367346938775510204081632653061224485 0.4795918367346938775510204081632653061224494

La diferencia entre ambos valores es de apenas:


0.0000000000000000000000000000000000000000009.
..................................................................................................

Valor de la ordenada 0.4999999999999999999995, como punto medio de equilibrio:

0.999999999999999999999 × 0.5 = 0.4999999999999999999995.


...........................................................................................

Casi igualdad entre las diferencias del lado izquierdo y del lado derecho de 1/49, con el valor de la
ordenada 0.4999999999999999999995, como punto medio de equilibrio:

0.4999999999999999999995 0.9795918367346938775510
- 0.0204081632653061224489 - 0.4999999999999999999995
0.4795918367346938775506 0.4795918367346938775515

La diferencia entre ambos valores es de apenas 0.0000000000000000000009.

(NOTA: unas mayores y mejores explicaciones sobre las particularidades de la conducta de 1/49,
las encontrará el lector a partir del Apéndice 23, página 225 y siguientes).
62

Quiero ahora citar a Paúl Davies en su libro “Superfuerza” (Libro 4 de la Colección Científica
de Salvat, 1.984, páginas 55 y 56), para hacer hincapié sobre el paralelismo que subyace tras
el “ortodoxo” modo de tratar a las curvas que representan gráficamente tanto al crecimiento
exponencial, como a la onda senoidal-cosenoidal presente en las series de Fourier y sobre la
cual hicimos referencia en la página 27 de este mismo libro, como a las “revolucionarias” curvas
del mismo tipo, implícita e íntimamente ligadas con las matrices numéricas de 1/7 y 1/49, en razón
de su exponencialidad y su periodicidad

“Una curva exponencial es aquella que es en todos sus puntos igual (o al menos proporcional) a su propia
inclinación. Esto hace que la función exponencial adquiera una gran importancia en la descripción de las
formas simples de crecimiento ‒ por ejemplo, el crecimiento incontenido de la población – donde el
gradiente, que es una medida del índice de crecimiento, es proporcional a la población misma”
.......................................
“Superficialmente, la onda sinusoidal se parece muy poco a la curva exponencial. La onda sinusoidal es
periódica - sube y baja regularmente -, mientras que la curva exponencial siempre asciende, cada vez más
de aprisa. La conexión entre ambas curvas se pone de manifiesto al representar gráficamente la pendiente
de la curva sinusoidal: obtenemos otra sinusoide, pero desplazada un cuarto de longitud de onda hacia la
derecha. A esto se le llama una curva cosinusoidal. Si representamos la pendiente de la curva cosinusoidal,
nos desplazamos otra media longitud de onda hacia la derecha, obteniendo una curva que es idéntica a la
cosinusoidal, pero vuelta de arriba abajo. Tras otras dos operaciones de este tipo, volvemos finalmente a la
curva original. Las curvas exponencial y sinusoidal (o cosinusoidal) comparten así una importante propiedad
de simetría que relaciona la forma de la curva a la forma de la pendiente de la curva”.
(Nota para el lector interesado en este tema: en la página 225 y siguientes se encuentra
una actualización sobre la cuestión de los 48 cromosomas humanos, la cual fue apenas
someramente tocada en este Apéndice 3).

........................................................................................

Apéndice 4:
8~ La cuántico-relativista y UNITARIA

Actoemisión-Reactoabsorción del vacío cuántico.

“La acción no debe ser una reacción sino una creación”


Mao Tse Tung. 1893-1976
Político y estadista chino

Cuándo Einstein nos habla de c o velocidad de la luz igual a 1, esto quiere decir que nada puede
moverse a una velocidad mayor que la que alcanza la ondulación electromagnética de la luz en el
vacío, así como también que, en su pensamiento relativista, la Masa y la Energía se hacen
equivalentes en la relación: Energía /Masa = 1 = c, es decir que, en la UNIDAD de la velocidad de
luz, c, la Masa es Energía o a la inversa: la Energía es Masa, (ver página 63). De acuerdo a este
relativista límite, en la práctica tal UNIDAD natural de velocidad nunca puede ser alcanzada,
debiéndonos conformar sólo con un infinitesimal (asintótico) acercamiento a ella según el
guarismo 0,999999999...∞ de c=1, sin nunca llegar a igualarla y mucho menos, sobrepasarla.
63

Ahora bien, en la Teoría Especial de la Relatividad de Einstein, los dos pares de razones aritméticas:
Espacio/Tiempo= 1 y Energía/Masa= 1 (que harían equivalentes en UNO, a los valores de Energía-
Masa y Espacio-Tiempo) tales valores se encuentran tan inextricablemente unidos, que la forma
más expedita para encontrar su relación íntima es desvelando su natural UNIDAD mediante la
siguiente razón-proporción, donde brota, también naturalmente, la UNIDAD subyacente tras la
que ahora sería la cuántico-relativista newtoniana ley de la Acción-Reacción que opera al
0.9999999...∞ de c=1 así: A toda Acción en un sentido, co-responde una Reacción igual y de
sentido contrario:
Energía /Masa= Espacio/Tiempo, de donde: (Energía × Tiempo= Acción) / (Masa × Espacio = Reacción) = 1 = c

Observe usted que, en la UNITARIA Acción, el Tiempo es Energía y que, en la UNITARIA Reacción,
el Espacio es Masa y que según la UNITARIA equivalencia einsteniana entre Masa y Energía, el
vacío espacio cósmico, como Masa que es, … ¡también es Energía!

En concordancia con esto: ¿No sería el espacial vacío cósmico la mismísima masa oscura que
afanosamente busca la Física moderna? ¿No es ésta la misma historia del explorador que de tanto
investigar a cada árbol en particular, es incapaz de percibir a la TOTALIDAD del bosque? Volveré
sobre el tema, pero con más detalle, a partir de la página 356.

Pero si en el Cuanto de Acción existe una incertidumbre básica para poder delimitar
simultáneamente y con precisión, el conocimiento exacto acerca de cuál es el Tiempo y/o cuál es
la Energía, en el mismo sentido, en el equivalente aunque contrario Cuánto de Reacción habrá
también una incertidumbre básica para poder delimitar, simultáneamente y con precisión, cuál
es el Espacio y/o cuál es la Masa (Sobre la dinámica de esta inextricable relación: Espacio-Masa
en función de la velocidad de la luz c= 1, ver la nota “El Gran Chuponzazo”, de la página 65).

Sin embargo ‒ y aquí se logra la conexión natural con la UNITARIA TOTALIDAD de la radiación
de fondo cósmico de los 3° Kelvin ‒, el Cuánto de Acción y Cuanto de Reacción son equivalentes,
dentro de su propia y termodinámicamente equilibrada UNIDAD, en tanto que: la acción
de emitirse mutuamente (ACTOEMISION) como el par fermión-antifermión)↔la reacción de
absorberse mutuamente (REACTOABSORCIÓN ) en tanto que bosón, propagándose ambos al
0,99999999999....∞ de la velocidad de la luz c= 1, y conformando entre uno y otro, al “fantasmal”
mundo virtual del vacío cuántico, que no ciertamente por fantasmal deja de existir, tanto así, que
sus efectos se perciben en el mundo “real”, como lo indican las gráfica siguientes (ver página 64)
en donde se observa la aparente la atracción entre dos placas metálicas no necesariamente
cargadas eléctricamente, debida a un efecto puramente cuántico: el espacio “vacío” no lo es tal,
ya que está realmente lleno de infinitos pares de partículas-antipartículas “virtuales” – en verdad:
pares de fermiones-antifermiones – del campo electromagnético, pares que debido al principio
de incertidumbre de Heisenberg, están constantemente fluctuando entre sus recíprocamente
inversas y UNITARIAS condiciones de: discontinuidad corpuscular del par fermión-antifermión-
continuidad ondulatoria del bosón, originando con esto infinitas presiones y contrapresiones en
infinitas direcciones.

Como el espacio comprendido entre las placas es menor que el de afuera, hay por eso más
partículas virtuales fluctuando afuera de las placas que adentro, generándose una diferencia de
presión entre ellas que las empuja la una contra la otra (figura 2, página 64), más que realmente
llegar a atraerse entre sí (figura 1, página 64), aunque esto puede llegar a suceder, si en algún
momento y grado, las placas, en un soberano acto de auto-consciencia (¿el ESPIRITU HUMANO?)
se auto-polarizan eléctricamente, pero debido tanto a las normas de la geometría plana euclídea
(página 66), como a las de la coordenación cartesiana compleja de la UNIDAD (página 46 y
siguientes). Estas fluctuaciones, fueron previstas por el físico holandés Hendrik Casimir en 1948:
64

Figura 1 Figura 2: F= fuerza d= distancia

Ver abajo el heisenbergiano y por ello fluctuante vacío cuántico, cuya geometría posee infinitos pares de flechas
temporales mutuamente contrarias-complementarias (la gráfica es solo un singular ejemplo ideal), pares de flechas
temporales que se han TOTALIZADO en UNO (¿la Eternidad?), y que presionan e inducen igualmente a infinitos
pares de planos espacio-temporales mutuamente especulares como anverso-reverso, a polarizarse eléctricamente
como la UNITARIA presión-contrapresión si-no, ‒ en algunos casos muy conscientemente, en tanto que HOMBRE ‒ pero
sin generar ni resistencia eléctrica, ni resistencia magnética, y en consecuencia, su electro-termodinámica como
discontinuidad corpuscular del par: fermión-antifermión-continuidad ondulatoria del bosón, se vuelve UNA, TOTAL,
eterna e infinita. Esto es justo lo que sucede con la superconductividad y superfluidez del vacío cuántico, propia de los
3° Kelvin de la microondulatoria radiación de fondo cósmica y, por lo tanto, también del Espíritu Humano.

Coordenadas en tres dimensiones Punto focal (1/2=0.5) o centro de gravedad donde las coordenadas
del espin anverso. de los espines anverso-reverso se invierten instantáneamente.

Tiempo
Espacio

Espacio
Plano coordenado Plano coordenado
del reflejo del reflejo
especular anverso . especular reverso.

Espacio

Espacio Coordenadas en tres dimensiones


Tiempo del espin reverso.

Simetría-Asimetría ortogonal de 3 planos que diferencian entre si:

En profundidad: En anchura: En altura:


Atrás-Adelante (o: Pasado-Futuro) Der.-Izquier. Arriba-Abajo
65

“El gran Chuponzazo: ¿Cuál es el espacio y cual la masa? Transcribo al respecto los
párrafos iniciales del cuestionador artículo EQUIVALENCE OF TIME AND MASS, de Alexander Abian
(1) profesor de matemáticas de la Universidad Estatal de Iowa (QEPD). Aprovecho también el
momento para un breve comentario de mi parte sobre un tema muy conexo: el de la relativista
UNIDAD entre Energía y/o Masa, propias de la también UNITARIA relación: (fermión-
antifermión)↔bosón. :

Entre dos adversarios Cósmicos primordiales: el Espacio y la Masa hay una batalla eterna, una lucha y fuerte
choque. El Espacio trata a la Masa como un agente externo hostil, que amenaza la neutralidad del espacio
y del vacío. De hecho, el Espacio para desembarazarse de la concentrada presencia de la Masa, trata de
diluirla, disolverla y desintegrarla.

Con este fin, el Espacio tiende a desgarrar y separar a la Masa, succionándola hacia su vacío intrínseco
y fragmentándola cada vez más y más. En la etapa más primitiva, la Masa Cósmica fue, desde su condición
inicial, violentamente succionada (quizá como una primordial bola de fuego) y con desatada fuerza, fue
fulminantemente convertida en Espacio, (nota: ver mi propuesta respecto a la primordial y UNITARIA
Acción↔Reacción, página 356), dando así nacimiento al Cosmos existente. Denomino a esa etapa el “Gran
Chuponzazo” y a la teoría correspondiente, la “Teoría del Gran Chuponzazo” (en contra de la actualmente
denominada “Teoría del Big Bang”, que es poco convincente para muchos de nosotros).
El Gran Chuponzazo
El “chuponzazo” anteriormente citado, que sacando afuera la masa
causó y continúa causando la expulsión, emisión y difusión de masas
y partículas, puede ser entendido como la ondulación propia de las
ondas de materia de Broglie. La permanente dilución del espacio
propagándose hacia el exterior de la masa primitiva, está confirmada
por el fenómeno de la expansión del Universo. A su vez la primitiva y
condensada masa se resiste a su desintegración y fragmentación
causada por el espacio. En consecuencia, la Masa muestra varias
reacciones y oposiciones como resultado de ser “chupada” y diluida
por el Espacio. Esto está confirmado por la atracción gravitacional de Masas y por otras diversas fuerzas
que, al igual que las Masas, causan atracción: la fuerza electromagnética, las fuerzas nucleares débil y
fuerte, etc.

Hasta aquí Alexander Abian. De mi parte, prosigo con un comentario muy pertinente al tema atrás
tratado, ya que se ocupa de la no menos inextricable y fundamental UNIDAD la cual, en términos
filosóficos, relativiza a las einstenianas Energía-Masa, de acuerdo con la igualdad:

Energía/Masa= 0.99999999999...∞ de la velocidad de la luz c= 1

Esta igualdad en la UNIDAD entre la Energía y/o la Masa, nos permite definir ontológicamente
y con precisión, tanto a la discontinuidad intrínseca a cada una de la(s) Masa(s) del par eléctrico:
fermión-antifermión y ello en función de la continuidad propia del bosón magnético o Energía
de la onda cuántica, como a la inversa: definir ontológicamente a la continuidad intrínseca
a la Energía de la onda cuántica (bosón), y ello en función de la discontinuidad inherente a
las diferencias entre la(s) Masa(s) eléctrica(s) del fermión y/o antifermión. (Ver: Apéndice 18:
Cosmología de Joao Magueijo, nota 1, en página 190):

Energía = 1 → Continuidad energético-ondulatoria, intrínseca al bosón magnético


c = 0.99999… de c = 1= ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Masa = 1.0000…1 → Discontinuidad entre las masas propias del par eléctrico: fermión o antifermión

………………………………………………...

(1) Tomado de: http://web.archive.org/web/20120309031920/http://members.fortunecity.com/frolov/abian.htm Si


tiene problemas para abrir este link, cópielo y péguelo en la barra de direcciones de Google Chrome
66

Apéndice 5:
9- La CÓSMICA y Espiritual Geometría Euclídea.

“Y he aquí que hay postreros que serán primeros y primeros que serán postreros”
Lucas 13, 30

“Entrad por la puerta estrecha, porque ancha es la puerta y espacioso el


camino que lleva a la perdición y muchos son los que entran por ella,
porque estrecha es la puerta y angosto el camino que
lleva a la Vida y son pocos las que la hallan”
Lucas 7, 13 y 14.

“Los últimos resultados obtenidos en el marco del proyecto Boomerang (siglas en inglés de Observaciones
en globo de la radiación milimétrica extragaláctica y astrofísica), que opera en la Antártida desde un
telescopio suspendido en un globo aerostático, concluyen que el Universo es plano, es decir, que respeta la
geometría euclidiana. Se trata de la misma geometría que aprendemos en la escuela, en la que la línea más
corta entre dos puntos es la recta, los ángulos de un triángulo siempre suman 180º y las líneas paralelas
nunca se separan ni se cortan”.
Tomado de:
http://www.iac.es/gabinete/difus/ciencia/silbia/f3.htm

“… mediciones de la radiación de fondo cósmica de microondas sugieren que el Universo es probablemente


plano, es decir, que su densidad de energía es igual a la densidad de energía crítica.

Tomado del siguiente link, (si tiene problemas para bajarlo, cópielo y péguelo en la barra de direcciones de Google
Chrome): http://web.archive.org/web/20070906010212/http://snap.lbl.gov/brochure/redshift.html

No deja de ser cuestionante, cómo frases del Nuevo Testamento comienzan a tener eco en la
geometría básica de Euclides y propia de los hallazgos de la física moderna: Jesús nos habla de
primeros que serán postreros o a la inversa: de postreros que serán primeros, mientras que la
astrofísica nos habla de estados iniciales-estados finales que pueden invertirse, como es el caso
de los cambios de polaridad magnética que ocurren en los campos magnéticos del Sol con una
periodicidad de 11 años. Jesús nos habla de una estrecha puerta que lleva a la Vida y a cambio, la
mecánica cuántica se expresa acerca de regiones de espacio y tiempo tan pequeñas como 10^-33
cm. y 10^-43 seg., por donde por increíble que parezca circula la energía básica de la Naturaleza
a través de cuerdas que vibran como vibran la cuerdas de una guitarra o un violín y por último, la
moderna cosmología declara sin ambigüedades que la geometría propia de la TOTALIDAD cósmica
es la de Euclides es decir la geometría plana, mientras que en el Apocalipsis de Juan, 21,
16, la Nueva Jerusalén que desciende del cielo como premio para los justos, es un plano
bi-tridimensional, en el que, en una primera medida su longitud es igual a su anchura y en una
segunda también es igual su profundidad.

Sin embargo, en la cotidianidad de nuestra existencia no vemos ni apreciamos nada de


lo planteado en el párrafo anterior, aunque de no ser por lo que en su momento fueron ‒ y siguen
siéndolo – colosales esfuerzos intelectuales que nos muestran también una altamente
intelectualizada realidad física, muy diferente a la realidad física que enfrentamos en la
cotidianidad, (v.gr.: las ecuaciones del campo electromagnético de Maxwell, las tres leyes del
movimiento de Newton, la mecánica cuántica con sus múltiples nano-explicaciones y nano-
aplicaciones, etc.), es casi seguro que muchas de las comodidades que hoy tenemos, no existirían,
comodidades las cuales, por estar tan acostumbrados a ellas ni siquiera reparamos por un
67

instante sobre lo que, como esfuerzo del pensamiento humano, han significado: v.gr.: las
telecomunicaciones, los computadores, los aviones, los vuelos espaciales, y en fin todo aquello
que significa civilización humana. Pero.... ¿serán todos estos cotidianos afanes por “civilizarse” el
hombre, su verdadero y último destino como HOMBRE? ¿No estará todavía por descubrir la
verdadera REALIDAD del HOMBRE, sutilmente encubierta tras los modernos hallazgos de las
ciencias de frontera “duras”, especialmente la cuanto-relatividad y las ingenierías química,
electrónica, genética y molecular etc., eficazmente coadyuvadas por los novedosos encuentros
de las ciencias “blandas” sociales que tocan más directamente con la Condición Humana, como
son: la psicología, la antropología, la bioética, la biosociología, etc.?

Sin caber la menor duda, en términos físico-numéricos, la verdadera REALIDAD del HOMBRE
está intrínsecamente ligada a la micro-UNIDAD 0.000000000000000000000000000000001
de centímetro y a la micro-UNIDAD 0.0000000000000000000000000000000000000000001 de
segundo, (en notación más comprimida: 10⁻³³cm. y 10⁻⁴³ seg., respectivas cotas de espacio y
tiempo, propias del campo geométrico-euclídeo y complejo-cartesiano en el que las Supercuerdas
operan), cotas espacio-temporales al interior de las cuales se desarrollan 5 parámetros de capital
importancia para el HOMBRE, a saber:

1) El cuanto de acción planckiano o ħ, que reúne al interior de las ultramicroscópicas anteriores


cotas, externamente inasibles e inobservables, respecto a la euclidiana UNITARIA y TOTALIZANTE
geometría del campo espacial y temporal, propia del Infinito.

2) La acción de la indecibilidad de Gödel, que nos impide, previamente, afirmar o


negar algo de manera absoluta; (ver lo que al respecto dice la nota 4 de:
http://web.archive.org/web/20080302063151/http://www.redcientifica.com/doc/doc200210250300.html . (Si
hay problema para abrir el link, cópielo y péguelo en la barra de direcciones de Google Chrome).
Sin embargo, en el álgebra aplicada a la física y la biofísica, es común trabajar con la absoluta
previa certeza de la polaridad de un signo positivo o negativo, y por ello los dos signos no pueden
de ninguna manera, simultáneamente co-existir sin mutuamente destruirse. En este último
sentido, algo necesariamente anda mal en los procedimientos algebraicos negativo-positivo,
cuando de aplicarlos a los procesos físicos y vital-conscientes se trata.

3) El accionar, al interior virtual de la incertidumbre de Heisenberg, que nos impide conocer


sincrónicamente los aspectos ontológicamente contrarios↔complementarios de las partículas
subatómicas conocidos como: corpúsculo-onda, energía-tiempo, y ahora, desde el punto de vista
expresado en la página 62 y siguientes, también espacio-masa.

4) La acción de la velocidad de la luz o c, que trabajando como un proceso asintótico cuyo límite
es c = 1, nos involucra dinámicamente con el Infinito; y por último:

5) El accionar de la microgravedad newtoniana, o g, que se halla íntimamente ligada a la gravedad


de Einstein en tanto que capacidad de las ultramicroscópicas grandes masas (y gran masa no
implica necesariamente gran volumen) de curvar su espacio intrínseco. Observe el lector que
todos estos 5 parámetros accionan al 0.999999...∞ de c=1, pero al interior de 10⁻³³cm. y 10⁻⁴³
seg., llamados también los “fantasmales” espacio y tiempo “virtuales”, inherentes a los campos
cuánticos, tanto del cuanto de acción de Planck, como de la incertidumbre de Heisenberg. Pero si
a toda acción en un sentido co-responde una reacción igual, pero de sentido contrario, ¿dónde
ubicamos entonces a la reacción?

La respuesta la encontramos en los términos de la UNIDAD entre la Acción-Reacción (página


62 y siguientes), pero colocando el cuanto de reacción, en el campo interior de los mismos
10⁻³³cm. y 10⁻⁴³ seg., propios del cuanto de acción y de la incertidumbre de Heisenberg, lo que
68

automáticamente consigue que las conmutaciones: energía × tiempo y masa × espacio


configuren, dentro de las normas propias de la geometría euclidiana, al UNITARIO cociente:
Actoemisión /Reactoabsorción= 1 (ver página 63), muy propio de ese “fantasmal mundo virtual”
e inherente al campo electromagnético del vacío cuántico, en donde la acción de emitir(se) como
fermión-antifermión y la reacción de absorber(se) en tanto que bosón, se funden en una y la
misma UNIDAD y la cual, como HOMBRE, TOTALIZA(RÁ) al Cosmos. Y me atrevo a conjeturar
que es el obligado cumplimiento de estos cinco parámetros y su concordancia con la geometría
euclidiana, intrínseca ésta a la TOTALIDAD de la energía básica del Cosmos (más básica todavía que
las mismas galaxias y sistemas solares que lo componen), lo que hace posible que la MACRO
rectilínealidad y micro infinitud de los 10⁻³³cm. y 10⁻⁴³seg, tan propia(s) del campo interior de los
rayos cósmicos primarios (1) tenga(n) la capacidad de ejecutar naturalmente y a la perfección, al
enrejado cartesiano complejo que, como vacío cuántico cubre y co-ordena a la UNIFICADA
TOTALIDAD del Universo. Me refiero claro está, al Eterno, Infinito y microondulatorio rayo
electromagnético de fondo cósmico de los 3° Kelvin, que es (será), en tanto que ESPIRITU
HUMANO.... ¡nuestro verdadero, único, definitivo y eterno domicilio!
........................................................................

(1) Rayos cósmicos primarios: ¿Es la euclidiana rectilinealidad de los infinitos y omnidireccionales rayos cósmicos primarios, la más básica
de las energías del Cosmos? ¿Son estos rayos cósmicos las mismas “singularidades” de la Relatividad General, coincidentes con el lineal
eje de simetrías de los agujeros negros y aislados de nosotros por un “torcido” y externo “horizonte de sucesos, lugar hasta donde los
cotidianos espacio y tiempo operan bajo nuestros “torcidos” habituales parámetros? Según esto ¿hay cabida en el Universo para un
“torcido mundo exterior” y otro “recto mundo interior”? Y si ello es así: ¿por qué y para qué? Ver gráficas adjuntas:
69

Serían entonces una y la misma cosa, las euclidianas rectilinealidades de:

1) ¿El “jet” relativista (1) que es un haz de radiación electromagnética denominada radiación de
sincrotrón, ya que está colimada naturalmente, es decir, que las ondas del “jet” que atraviesan el
agujero negro central, tienen trayectorias rectas casi paralelas (¿un rayo cósmico primario?; ver
cuásar de la gráfica de la página 68 y las dos gráficas inferiores, también de la página 68) y no se
dispersan fácilmente, como ocurre con las ondas procedentes de tubos de rayos X, por lo que no
necesitan ser enfocadas. Se estima que estas ondas pueden ser generadas por el rapidísimo
movimiento (próximo a la velocidad de la luz) de electrones de alta energía en el interior de
campos magnéticos, por lo que de alguna manera pueden terminar, después de larguísimos
períodos de tiempo y distancia recorrida, desviándose de la línea recta, produciéndose con
tal desvío la llamada radiación de sincrotrón ‒ ver lóbulos de radio ‒ cuya intensidad depende
tanto de la velocidad de las partículas, como de la potencia del campo magnético atravesado.
Ver posible explicación del fenómeno como el vaivén fermión↔antifermión, en la página 56. Al
respecto y en http://faculty.sharjah.ac.ae/iferniniWeb/radiosources.htm , ver la nota Extragalactic Radio
Sources, de Ilias M. Fernini - Ph.D., que nos dice:
Fuentes de radio extragalácticas.
Ilias M. Fernini - Ph.D.

Está convincentemente establecido que las fuentes de radio extragalácticas irradian su energía por el incoherente proceso de
radiación de sincrotrón comúnmente aceptado, es decir, como una radiación procedente de electrones relativistas en espiral en un
campo magnético. La evidencia está en las formas de los espectros de las fuentes extendidas. Los espectros son debidos a una ley
de potencia de acuerdo con la teoría del sincrotrón, donde las partículas relativistas ganan y pierden energía. Otra evidencia es
el alto grado de polarización lineal que es otra de las características de la radiación sincrotrón. Se cree que la fuente de energía
de estas fuentes, el denominado motor central, es el cuásar asociado a los núcleos galácticos activos (AGN). La energía del motor
central parece ser transportada a los lóbulos externos a través de un (1) haz altamente colimado de partículas relativistas, llamadas
jets. Ver tambien (2). Aunque muchas fuentes de radio extragalácticas tienen lóbulos de dos caras extendidas a gran escala, los jets
de radio en estas fuentes son abrumadoramente unilaterales. Es muy importante entender bien a tales poderosas fuentes extendidas.
Hay al menos tres interpretaciones físicas de la aparente unilateralidad de los jets en estas fuentes:

 Los jets son intrínsecamente unilaterales en un momento dado, por ejemplo, el modelo de flip-flop o circuito de flip-flop.
Nota del traductor: un circuito electrónico ¨flip-flop¨ tiene solo dos condiciones estables, correspondiendo cada una de tales condiciones a solo una de las dos
señales de entradas alternativas. Ver: http://www.wordreference.com/definition/flip-flop%20cosmology%20model . Ver en este libro él va-y-viene (o vaivén) de
los aritmético-geométricos modelos matriciales tipo ¨flip-flop¨, aplicados a los “jets” de los cuásares y que se expone en las páginas 55 y 56.

 Son de dos caras, pero el contra-jet es intrínsecamente débil, aunque pueda llevar una energía similar a la del jet principal,
es decir, uno de ellos es menos disipativo.
 Los jets tienen una emisividad intrínsecamente similar, pero el rayado Doppler relativista realza el brillo superficial del jet
que está más cerca de la línea de visión.

Mi interés en la física de las fuentes de radio extragalácticas está relacionado con la búsqueda de jet/contrajet en potentes
radio-galaxias extendidas. Esta búsqueda fue motivada por esquemas que se han propuesto para unificar el ruido de radio de
cuásares FR II y ruido de radio-galaxias FR II como miembros de la misma población de interactuantes galaxias las cuales son
sistemáticamente observadas en diferente orientación respecto a la línea de visión (por ejemplo, Bridle y Perley 1984; Barthel 1989).
En el modelo de Barthel, la población matriz de AGNs intrínsecamente similar, es orientada al azar, y la transición de las propiedades
de radio-galaxia a cuásar debe ocurrir alrededor de 44 grados a la línea de visión. Con el fin de comprobar el esquema, he propuesto
dos enfoques principales. La primera aproximación es buscar jet/contrajet en una muestra de 13 radio-galaxias y compararla con la
muestra de 12 cuásares observada por Bridle et al. (1992) y otro cuásar por Fernini et al. (1991). El esquema unificado sugiere que
los contrajets deben ser más fáciles de detectar en RG que en cuásares. Inicialmente, se observaron cinco radio-galaxias usando el
VLA a 6 cm en la serie A y B. Se utilizaron largos tiempos de integración para ambas matrices (3,5 horas para la matriz A y 2 horas
para la matriz B para cada fuente). Esta larga integración es necesaria para la detección de cualquier estructura de contrajet en RGs
además del jet principal. Los resultados preliminares de los cinco RG mostraron un jet de definición sólo en una fuente y algunos jets
probables - es decir: posibles - en tres de las cuatro fuentes restantes.

La tasa baja (1 en 5) de una inequívoca detección de jets en esta muestra está en fuerte contraste con las observaciones de un
grupo de comparación de RCR 3CR ampliado por Bridle et al. (1992) y Fernini et al. (1991), en el que 13 de 13 objetos tienen
inequívocos jets. Se encontró un posible contrajet en un RGs en contraste con seis falsos candidatos de contrajets en fuentes cuasi-
estelares (QSRs).
………………………………….

(1) ¿Son los aquí denominados “rayos cósmicos primarios” y que detecta el Observatorio Pierre Auger en Argentina, los mismos “jets” de los cuásares?
Ver: http://www.tendencias21.net/Los-rayos-cosmicos-mas-energeticos-son-extragalacticos_a44170.html y https://www.youtube.com/watch?time_continue=90&v=vTGSb8P90mc
70

La incidencia mucho menor de jets detectables en estas cinco primeras fuentes de radio-galaxias es en general coherente con el
esquema de unificación RG/QSR propuesto por Barthel (1989) y con las tendencias de prominencia del jet respecto al lóbulo en una
muestra más grande de RGs y QSRs en estas potencias derivadas por Bridle (1992). Estas conclusiones preliminares deberían
ampliarse cuando los datos recientes de VLA sobre las ocho fuentes restantes se reducirán completamente en los corrimientos hacia
el rojo similares, pero la muestra es pequeña. Esta primera conclusión debe ser revisada cuidadosamente una vez que la muestra
entera se reduce. Estoy tratando de continuar el trabajo anterior sobre las radio -galaxias 3CR. Con las dos muestras de RG y QSRs
a mano, las conclusiones anteriores deben ser ampliadas y controladas a fondo. Las propiedades observadas de las dos muestras
(núcleo, prominencia del jet, asimetría de despolarización, relaciones jet/contrajet y asimetría de gas de la línea de emisión), se
pueden usar para verificar el esquema unificado.

El segundo enfoque consiste en probar la unificación observando la muestra en otras dos longitudes de onda (3.6 y 20 cm) para
obtener las propiedades de polarización de las radio-galaxias. De acuerdo con este esquema, el lóbulo alimentado por el jet más
brillante también estaría más cerca al observador. Este lóbulo se vería a lo largo de un trayecto más corto a través del medio
magnetoiónico, y por lo tanto se despolarizaría a una longitud de onda más larga que el otro lóbulo. Si los jets en los cuásares FRII
están orientados realmente más cerca de las líneas de visión que los de las radio-galaxias FRII - y todos los AGN están rodeados
por medios similares - se esperaría encontrar mayores asimetrías de despolarización en los cuásares que en las radio-galaxias.

Nuestros resultados preliminares mostraron que hay poca despolarización en estas cinco radio-galaxias ya que la longitud de onda
aumenta de 3,6 a 20 cm, pero tres RG mostraron una despolarización significativa entre 6 y 20 cm. El que tiene el chorro no ambiguo
tiene una fuerte asimetría de despolarización con el lóbulo del jet siendo el menos despolarizado a 20 cm. Combinando nuestros
datos con los de Garrington et al. (1991), no encontramos evidencia de diferencias en la asimetría de despolarización del lóbulo entre
RGs y QSRs en desplazamientos al rojo similares, pero la muestra es pequeña. Esta primera conclusión debe ser revisada
cuidadosamente una vez que se reduzca la muestra entera. Estoy tratando de continuar el trabajo anterior sobre las radio-galaxias
de 3CR. Con las dos muestras de RG y QSRs a mano, las conclusiones anteriores deben ser ampliadas y controladas a fondo. Las
propiedades observadas de las dos muestras (núcleo, prominencia del chorro, asimetría de despolarización, relaciones jet/contrajet
y asimetría de gas de la línea de emisión) se pueden usar para verificar el esquema unificado.

2) ¿La central “singularidad” del agujero negro de la gráfica superior, (página 68)?, y

3) ¿El “rayo cósmico primario” propuesto en este ensayo?

Y, ¿tendrían a su vez una íntima conexión los tres anteriores numerales, tanto con la euclidiana
rectilinealidad del “enrejado cósmico” que co-ordena naturalmente y de manera cartesianamente
compleja al electromagnético vacío cuántico, inherente éste a la UNIDAD que TOTALIZA al
Cosmos, como también, con la euclidiana planitud del Universo, denunciada por el proyecto
Boomerang (ver página 57)? Las correctas respuestas a todas las anteriores preguntas, nos
solucionarían indirectamente dos cuestionamientos tan antiguos como el HOMBRE: ¿cuál
es nuestro origen y cual nuestro destino? Pero lo más extraordinario de todo es que, con tales
respuestas, automáticamente nos tornaríamos superconscientes.... ¡del lugar y funciones que,
como HOMBRE(S), debemos ocupar y desarrollar en el Concierto Cósmico!

……………………………….

10 – Apéndice 6:
La Clave de la UNIDAD: Los factores primos de: 1= 0.999999...∞

Habiendo llegado a este punto de la investigación sobre la INFINITUD de la UNIDAD que


TOTALIZA a la Naturaleza – HOMBRE incluido ‒, quiero que el lector observe por sí mismo, cómo
tal INFINITUD, en cada caso particular de definidos ciclos numéricos de nueves y con base en los
factores primos que conforman a cada ciclo, tal INFINITA UNIDAD nos puede entregar los datos
sobre su modus operandi, datos los cuales, de acuerdo a sus propias normas, al ser cruzados entre
sí con los datos de otros ciclos, inducen de manera 100% natural, a la conducta de TOTALIDAD
UNIFICADA que caracteriza a la Naturaleza. Observemos ahora cómo un simple procedimiento
aritmético nos abre de par en par las puertas del conocimiento sobre ese UNO TOTAL:
71

La UNIDAD que TOTALIZA a la Naturaleza = 1 = 0.9999999...∞

Ahora bien, para conseguir tales datos debemos ejecutar la perpetua y engorrosa tarea de extraer,
uno por uno y sucesivamente, a los factores primos de: 9, de 99, de 999, de 9999, ...etc. Y lo que
encontraremos nos servirá de pauta para entender con qué clase de estructura aritmética infinita
nos enfrentamos, (el punto es signo de multiplicación):

1 nueve.............................................: 9= (3.3)
2 nueves..........................................: 99= (3.3).11
3 nueves........................................: 999= (3.3.3).37
4 nueves......................................: 9999= (3.3).11.101
5 nueves....................................: 99999= (3.3).41.271
6 nueves..................................: 999999= (3.3.3).7.11.13.37
7 nueves................................: 9999999= (3.3).239.4649
8 nueves..............................: 99999999= (3.3).11.73.101.137
9 nueves............................: 999999999= (3.3.3.3).37.333667
10 nueves.........................: 9999999999= (3.3).11.41.271.9091

Y así, ad infinitum: 999999999999999..........∞

Con una primera mirada, muy a vuelo de pájaro, sobre estos diez primeros casos, encontramos,
por ejemplo:

1) El factor primo más común es el 3, al estar en los 10 casos – en realidad en todos los infinitos
casos – toda vez que 1= 0.999999999999999...∞ es, por principio, un múltiplo de 3 en tanto que
0.9= 3x3, 0.99= 3x3x11, 0.999= 3x3x3x37, 0.9999= 3x3x11x101, etc., etc.

2) El segundo factor primo más común es el 11, ya que se encuentra en todos los casos en que el
número de nueves es par. Y de la misma manera que de la TOTALIDAD de los números enteros
del Sistema de Numeración Decimal, la mitad son números pares, entonces también podemos
afirmar que de la Infinita TOTALIDAD de nueves que conforman a 1=0.99999999999...∞, la mitad
corresponden a números pares de nueves, y como tal son múltiplos de 99= (3.3).11.
En consecuencia, el factor primo 11 es, sine qua non, elemento constituyente toda aquella
fenomenología física que implique paridad de polos (léase: paridad de nueves), cual es el
caso de la matricial y UNITARIA coordenación compleja del par onto-lógico-informático: si↔no,
positivo↔negativo, todo↔nada.... etc., (página 46 y siguientes). ¿Explica esto el intrigante
misterio de la Matriz M la cual, coincidencialmente posee 11 dimensiones (10 espaciales más 1
temporal), desarrollada por la Teoría de las Supercuerdas?

3) El tercer factor primo más común es el 37, ya que lo encontramos en 999 (tres nueves) y en
sus múltiplos: 999999 (seis nueves) y 999999999 (nueve nueves). Y aquí ya podemos empezar
a notar una norma fundamental: los factores primos de 9, de 99, de 999, de 9999, ... etc.,
se comienzan a ver repetidos en los respectivos múltiplos: 1, 2, 3, 4, ...etc., de cada grupo de
nueves. Por ejemplo: factores primos de un solo nueve 9: (3.3) y como un solo nueve es múltiplo
de TODOS los nueves de 1= 99999999999999...∞, entonces el producto (3.3) será múltiplo de
TODOS los nueves de 1= 999999999999...∞. De igual manera: los factores primos de dos nueves
son: (3.3).11, entonces los múltiplos de dos nueves también los tendrán, por ejemplo: los factores
primos de cuatro nueves: 9999= (3.3).11.101; los factores primos de seis nueves: =
(3.3.3).7.11.13.37; y así sucesivamente, sin un final aparente.

4) De acuerdo a la norma anterior, los cuartos factores primos más comunes son el 41 y el 271, ya
que los encontramos en 99999 (cinco nueves) y en su múltiplo 9999999999 (diez nueves).
72

5) Especial mención merece el caso de 999999 (seis nueves) ya que siendo el 6 múltiplo de 2
y de 3, reúne a los tres factores primos más comunes de nueves constituyentes de entre estos
primeros 10 ejemplos de la UNIDAD: 1= 0. 999999..999999...∞, a saber: el (3.3.3), el 11 y el 37.
Además, para este caso concreto de seis nueves, se añaden sus exclusivos factores primos:
7 y 13: 999999= (3.3.3).7.11.13.37. No es solo entonces una feliz coincidencia el que sean
justamente los factores primos constituyentes de la UNIDAD 999999 (seis nueves), los que nos
hayan facilitado tan precisas informaciones sobre relevantes hechos naturales como son: a) la
dinámica fraccionaria del par fermión-bosón a cargo del 3 y del 6, que analizamos en la página 17;
b) el relativista incremento de la masa del electrón a cargo del número 7 en las páginas 11 y 12;
c) la dinámica especular de la radiación de fondo cósmica de los 3° Kelvin a cargo del 7 y del 13 en
las páginas 21 y siguientes y: d) con un número mayor de nueves, muy seguramente, la explicación
de 1/137, o constante de estructura fina, que ya se observa inscrita en 1= 999999999 (ocho
nueves):

(3.3).11.73.101.137 = 99999999, y:

99999999/137 = 1/137 = (3.3).11.73.101= 00729927..00729927...∞

De nuevo se aprecia aquí la importante actuación del número 11, lo que significa que la
matriz numérica que induce 1/137 se coordena cartesianamente de manera compleja, pero esta
vez los decisivos efectos cuántico-geométricos (1) se desarrollarían con base en ocho cifras
y con la decisoria presencia de los números primos 73 y 137, cuyo producto 73 × 137 = 10001
- el cual no involucra al 11 - va a ser concluyente para orientar de muy diferente manera, a
las primarias funciones a ser cumplidas por las 6 matrices de ocho dígitos, generadas por
cada uno de los siguientes ciclos numéricos: 1/3= 33333333, 1/9= 11111111, 1/11 = 09090909,
1/73= 01369863, 1/101= 00990099 y 1/137 = 00729927. El desarrollo completo de 1/137 como
constante de estructura fina, lo podrá encontrar el lector a partir de la página 220.

Como el lector puede apreciar, las anteriores cinco explicaciones sobre la UNITARIA conducta
de 1= 0.9999999999999...∞, son apenas un simple abrebocas sobre las ilimitadas informaciones
que el mismísimo INFINITO nos puede facilitar, concernientes éstas a la Naturaleza entendida
como un TODO, (TOTALIDAD que en última instancia también es y de manera fundamental,
nuestra propia Humana Naturaleza), si seguimos adelante con el procedimiento que iniciamos
con el triángulo numérico de la página 71. Para el efecto, la ayuda de los modernos y poderosos
ordenadores (2) será indispensable. El Mundo del Mañana será el Mundo de la Computación.
Y que ello será fielmente así, ya por estos días lo empezamos a comprobar.

……………………………………………………
(1) Efectos cuántico-geométricos los cuales, nos hablarían sobre la forma en que el espacio propio de los fenómenos
subatómicos se podría relacionar con los electrones - como discontinuos fermiones - con la radiación electromagnética,
en tanto que continua ondulación bosónica.
……………………………………………………
(2) Ordenadores dotados con los apropiados programas de factorización en números primos y con ello la posibilidad de
trabajar, con base en las cuatro elementales operaciones aritméticas, con los llamados grandes números.
73

11~ Apéndice 7: Una ampliación de mi artículo:


http://web.archive.org/web/20130502204536/http://www.redcientifica.com/doc/doc200310203131.html

Lenguaje, Intuición, Información, Significado y CON –CIENCIA.

“Cuando Máximo Sandín habla de “significado” con respecto a la relación: determinada estructura
biológica/secuencia génica mediante la cual se produce, es decir, a la relación forma/función que encubre
otra relación que sería la de potencia/acto, sin por ello querer darle una connotación aristotélica ‒, se refiere
al parecer a lo que en un lenguaje figurado sería hablar del uso de diferentes vocablos, incluso
pertenecientes a idiomas distintos, para designar un mismo concepto. De hecho, a continuación, agrega:
“(se podría decir: el concepto)”; en otras palabras, el concepto designado en español como “ojo” es diferente
a la manera (variable) casi se le designa, pero que encuentra expresión en esas diferentes formas”.

“Biológicamente hablando, se trata de “ojo” independientemente del tipo de ojo, de su control genético o
de su origen embrionario, o sea, de un universal que, en el plano del lenguaje y del pensamiento,
llamaríamos “concepto”. “Sin embargo, esta forma de hablar, en gran parte metafórica, podría confundir si
no comprendemos que la totalidad del fenómeno de la conceptualización es un subproducto humano de la
operación de la Información en el cerebro”.

“Me preocupa particularmente la tendencia a antropomorfizar el concepto de Información. Lo que quiero


decir es que la Información adquiere en su uso humano características muy especiales que, si no se repara
en que se limitan a la especie humana y a su capacidad de pensar, pueden deformar absolutamente su
sentido objetivo”.
Gabriel Hernán Gebauer en:
“Comentario a una cita de Máximo Sandin”
https://web.archive.org/web/20070818110800/http://www.redcientifica.com/doc/doc200310203131.html

“Con otras palabras: la electricidad y el magnetismo son simultánea e indistintamente, tanto la interioridad
de las “cosas”, como la exterioridad de sus lenguajes descriptivos las cuales, siendo lo mismo… ¡son distintas!
y/o a la inversa: siendo distintas… ¡son lo mismo! “ . “Esta aparente paradoja lógica - que impone la
innegable presencia del Hombre y su cognitiva capacidad lingüística como una plausible explicación de la
UNIDAD electromagnética de la Naturaleza……”

Cornelio González en:


“La vida y la conciencia: ¿fenómenos originados por la unidad electromagnética?”
https://web.archive.org/web/20070622204915/http://www.redcientifica.com/doc/doc200210250300.html
http://www.scinetwork.org/cornelio

Desde hace ya un buen tiempo, he tenido la gran satisfacción de conocer y admirar al Dr. Gabriel
Hernán Gebauer, no personalmente sino electrónicamente y a través de sus páginas Web sobre
la Homeopatía, analizada esta última desde el punto de vista de la no-linealidad de sistemas
dinámicos (sistemas espacio-temporales) aparentemente dominados por un desorden intrínseco
y para los cuales, ‒ según Prigogine ‒, su energía se disipa por hallarse fuera del equilibrio térmico,
disipación la cual, paradójicamente, es la que hace manifiesta una organización energética cada
vez mayor, según se puede apreciar en el sistema dinámico disipativo por excelencia: el sistema
vital-consciente llamado: Hombre.
74

Al final de la cita (en subrayado) del artículo de Gebauer – publicado bajo el nombre de:
Comentario a una cita de Máximo Sandin – que se hace al comienzo de este trabajo, el
médico chileno nos expresa su preocupación sobre la necesidad de no antropomorfizar las
características propias del concepto de Información ya que: “…si no se repara en que se limitan a
la especie humana y a su capacidad de pensar, pueden deformar absolutamente su sentido
objetivo”.

Pero también, en otras partes de su artículo, Gebauer nos dice:

“Cuando Máximo Sandín habla de “significado” … Del uso de diferentes vocablos, incluso pertenecientes a
idiomas distintos, para designar un mismo concepto. De hecho, a continuación, agrega: “(se podría decir: el
concepto)”. Biológicamente hablando, se trata de “ojo” independientemente del tipo de ojo, de su control
genético o de su origen embrionario, o sea, de un universal que, en el plano del lenguaje y del pensamiento,
llamaríamos “concepto. Sin embargo, esta forma de hablar, en gran parte metafórica, podría confundir si
no comprendemos que la totalidad del fenómeno de la conceptualización es un subproducto humano de la
operación de la Información en el cerebro…”.

El lector puede observar que, entre líneas y tal vez de manera inconsciente, Gebauer ha planteado
el hecho de que los términos lenguaje, pensamiento, concepto e Información, son palabras cuasi-
sinónimas e íntimamente ligadas al sentido de otro término: significado. ¡Y son precisamente
estos términos los que introducen a la humanidad del Hombre – perdón por la redundancia, pero
es necesaria para la correcta interpretación de la idea que sigue – dentro de su actividad de
buscador con-ciencia de la Verdad del mundo en el que el mismo Hombre se halla inmerso y del
cual, Él también es un producto! Con otras palabras: sin lenguaje, sin conceptos, sin pensamiento,
sin Información y sin significado no hay ciencia humana y muchísimo menos: con-ciencia humana.
Todos ellos ya son y al 100%, intrínsecamente humanos. Y es que la misma teoría cuántica nos
exige no desligar al Hombre que investiga a la Naturaleza…… ¡de esa misma Naturaleza! Al
respecto la opinión de Heisenberg (1) es magistral:

“La meta de la investigación por consiguiente no es ya el conocimiento de los átomos y de su movimiento


“en sí”, prescindiendo de la problemática suscitada por nuestros procesos de experimentación; antes bien,
desde un principio nos hallamos imbricados en la contraposición entre Hombre y Naturaleza y la ciencia es
precisamente una manifestación parcial de dicho dualismo. Las vulgares divisiones del universo en sujeto y
objeto, mundo interior y mundo exterior, cuerpo y alma, no sirven ya más que para suscitar equívocos. De
modo que en la ciencia el objeto de la investigación no es la Naturaleza en sí misma, sino la Naturaleza
sometida a la interrogación de los hombres; con lo cual, también en este dominio, el Hombre se encuentra
enfrentado a sí mismo”

“Objetivar” a la búsqueda científica significaría entonces desterrar de ella el sentido netamente


humano que la debe caracterizar, y consecuentemente, lo que el Hombre encontraría al final
de ella…. ¡sería la mortal aridez de un Universo sin-sentido y sin el más mínimo lugar para el Ser
del que necesariamente debe suponerse…. es el obligado máximo producto de ese mismo
Universo! Creo, por el contrario, que debemos agradecer a la Naturaleza el que nos haya dotado
de herramientas de Conocimiento tan poderosas y tan esencialmente humanas como lo
son: el lenguaje, el pensamiento, los conceptos y la Información. Son precisamente ellas las
que nos permitirán, literalmente, construir a nuestra meta evolutiva: la del significado de
la Cosmológica UNIDAD que TOTALIZA(RÁ), como HOMBRE, al Universo. Con todas las demás
ideas del artículo de Gebauer estoy de acuerdo y muy especialmente con aquellas relacionadas
con la momentánea abstracción que es necesario hacer para poder entender, por separado, a la
mutua y profunda relación existente entre las – para el Hombre – dos formas de Conocimiento
………………………………………………………………

(1) Cita tomada del fascinante libro de Heisenberg: “La imagen de la Naturaleza en la física actual”. Ariel quincenal.
1976. Página 20.
75

contrarias pero a la vez complementarias: la del Concepto (que ya lo vimos es lenguaje,


pensamiento, información) y la de la Intuición, que fundamentalmente es lo mismo que la “otra”
innombrable, indefinible, forma del Humano Conocer: ¡la de la afásica Emoción que a todo lo
comprende sin emitir ni apelar a una sola palabra! Para ello Gebauer cita a Ortega y Gasset en: La
idea del principio de Leibniz, (el subrayado es mío):

“En lo visto, y más en general en lo intuido, nuestra atención fija uno o varios elementos, es decir, se fija en
cada uno de ellos. Luego nuestra mente abstrae de todo lo demás que en lo intuido hay, y extrae los
elementos fijados, dejando el resto. El concepto es así extracto de la intuición.” (Pp.57-58).

Y la exposición de Gebauer prosigue así:

“Ahora bien, lo que llamamos “concepto” es el resultado de esta persistencia de cierta Información. O más
bien, es el resultado del hecho de hacer persistir a cierta Información – el pensamiento, o sea, lo pensado en
el proceso de pensar –. “Así, en lugar de que el flujo de Información (lo intuido) siga renovándose una y otra
vez, nuestra mente abstrae de todo lo demás que en lo intuido hay, y extrae los elementos fijados, dejando
el resto”. ‘El concepto es así extracto de la intuición’, sentencia Ortega y Gasset. Traducido a un lenguaje
informacional, diríamos que la mente separa una Información en especial –‘nuestra atención fija uno o
varios elementos, es decir, se fija en cada uno de ellos’- del conjunto de Informaciones que constituyen el
flujo de Información (la intuición). Porque precisamente la capacidad humana de separar elementos o partes
de un flujo en sí mismo indiviso es a lo que llamamos “abstracción”

Y de la idea central del párrafo anterior cual es la subyacente y casi infinitesimal proximidad
‒ ¿o tal vez UNIDAD? – entre el componente intuitivo-emocional y el componente conceptual-
discursivo del Humano Conocer, nuestro brillante médico homeópata extrae las siguientes
conclusiones:

“El concepto se opone a la intuición, lo que implica que el observador se opone a lo observado. El surgimiento
del concepto representa la aparición del sujeto gnoseológico, es decir, el nacimiento de un fenómeno inédito
en la evolución. En lugar de la respuesta visceral y/o motora, el cerebro humano inhibe su respuesta – acto
que sólo en oportunidades tiene lugar en animales superiores y únicamente como parte de sus estrategias
de supervivencia y reproducción de la especie ‒, dando lugar a la relación de conocimiento. Solamente el ser
humano persigue el conocimiento por el conocimiento”.

Con el anterior párrafo de Gebauer se hace automática la relevancia de la profunda razón


evolutiva de la escisión de nuestro órgano cognitivo, el cerebro, en dos componentes
hemisferiales que operan, gnoseológicamente, en una todavía para nosotros paradojal relación
de UNITARIA oposición-complementación entre las afásica, objetiva e intuitiva inmediatez
gnoseológica propia del hemisferio derecho y/o la también gnoseológica aunque mediata
discursividad y subjetivad propias del hemisferio izquierdo. Con otras palabras: mientras en el
Hombre, que es el más evolucionado de los animales, el conocer intuitivo de su hemisferio
derecho parece ser inmediato, es decir parece no necesitar tiempo para procesarse, su contrario,
el conocer propio del discurso, de la palabra, localizado en su hemisferio izquierdo, necesita un
tiempo mínimo para lograr su objetivo y esto quizás suceda en consonancia con el tardío
desarrollo evolutivo del lenguaje por parte del animal humano.

Pero a su vez, esta tardanza evolutiva en la obtención del lenguaje por parte del Hombre se debe
a las mecanocuánticas discontinuidades inherentes al orden temporal, propias de la física de
nuestra Madre Naturaleza, y que Heisenberg nos pone de presente con su Principio de
Incertidumbre (1). En este caso los dos determinantes del sistema cognitivo del Hombre son la
Intuición-Emoción por un lado y el Concepto-Discurso por el otro:
.........................................................

(1) Principio de Incertidumbre. Texto producido por el propio Heisenberg, trascripto de su libro: “Encuentros y
conversaciones con Alberto Einstein”. Alianza Editorial. 1979. Página 11.
76

“... dos determinantes de un sistema, ‒ cuyo conocimiento simultáneo es necesario en la física


clásica para determinar completamente el sistema ‒ no pueden ser conocidas, en la teoría cuántica, con
precisión absoluta al mismo tiempo o lo que es lo mismo: que entre las incertidumbres o imprecisiones de
esas magnitudes, existen relaciones matemáticas que impiden el conocimiento exacto de ambas a la vez”.

Pero esta aparente dicotomía entre los dos humanos componentes gnoseológicos del Humano
Conocer: la Intuición-Emoción (1) por un lado y/o el Concepto-Discurso (2) por el otro, se hace
más evidente todavía, cuando su velocidad de interacción es lenta en comparación con
el 0.99999999999999….∞ de la UNIDAD de velocidad de la luz que hace, casi (3) equivalentes,
en la UNIDAD, a la Masa y la Energía según el einsteniano cociente: Energía / Masa = 1 = c
(4). Por el contrario, a la velocidad casi 1 es decir, al 0.9999999999999999999…. (∞) de c
los dos componentes propios del Humano Conocer, trabajan ya recíprocamente como
elementos inversos dentro de su propia UNIDAD. Y es precisamente esa reciprocidad UNITARIA
la que mi artículo: La vida y la conciencia: ¿fenómenos originados por la unidad electromagnética.
Ver https://web.archive.org/web/20070622204915/http://www.redcientifica.com/doc/doc200210250300.html
y http://www.scinetwork.org/cornelio ) pone en evidencia cuando los dos determinantes
componentes del campo bio-electromagnético, (la electricidad y el magnetismo (intrínsecos al animal
humano, son entendidos como recíprocos inversos y por lo tanto, gobernados por la Ley de la
UNIDAD.
...……………………………………………………………

(1) Intuición-Emoción: cuyo asiento fisiológico parece ubicarse en la parte más interna y arcaica del cerebro del animal
humano: la amígdala - en la parte límbica -, aunque también hay evidencia de claras proyecciones de tal función, sobre
la más moderna y externa corteza cerebral derecha, lugar donde se han localizado, con técnicas de laboratorio, precisas
funciones intuitivas como son por ejemplo: la orientación espacial y el sentido holístico de una composición musical. En:
https://www.nature.com/articles/nn1364 leemos sobre el tema: Destruction of the brain’s primary visual areas leads to
blindness of cortical origin. Here we report on a subject who, after bilateral destruction of his visual cortices and ensuing
cortical blindness, could nevertheless correctly guess the type of emotional facial expression being displayed, but could
not guess other types of emotional or non-emotional stimuli. Functional magnetic resonance imaging showed activation
of the right amygdale during the unconscious processing of emotionally expressive faces. (Lo resaltado en rojo es mío).

………………………………………………………………

(2) Concepto-Discurso: localizado preferentemente en la parte más externa y moderna del cerebro: la corteza del
hemisferio izquierdo.

.……………………………………………………………

(3) Velocidad de la luz que hace casi equivalentes: a una velocidad inferior al 0.99999999…(∞) de c = 1 (como es el caso
de los exiguos 300 o 400 metros por segundo con los que se propagan nuestros impulsos eléctricos nerviosos) los dos
componentes del Humano Conocer se hacen “locales” es decir, que aparentemente se desligan, haciéndose discontinuos,
aunque la verdad es que entrambos subsiste una “memoria” primordial de su previo contacto a la velocidad c = 1,
“memoria” 100% bio-electromagnética, basada y estructurada en y por cambios infinitesimales de orden cuántico,
inducidos en las curvas de histéresis bio-electromagnética propias del campo bio-electromagnético (que como microonda
electromagnética que es, debe propagarse al 0.99999999999…. (∞) de la UNIDAD de velocidad de la luz: c= 1) del animal
humano, por ultramicroscópicas variaciones electromagnéticas que, irradiándose en forma de microondas, son inherentes
al metabolismo celular de cada uno de nosotros (¿nuestra propia e individual huella dactilar de identidad electrónica?)
como animal(es) humano(s) que somos, según se desprende de lo propuesto (ver página 37) por el físico H. Fröhlich (pasa
al final de la página 77)
....................................................................

(4) Energía / Masa = c =1. También en la relación Espacio / Tiempo = 1, el Espacio se hace equivalente al Tiempo en la
UNIDAD de velocidad 1. Ahora bien, en la Teoría Especial de la Relatividad de Einstein, los dos pares de razones
aritméticas: Energía / Masa y Espacio / Tiempo se hallan tan inextricablemente unidos, que una forma natural de
encontrar su íntima relación es planteando la UNIDAD entre ellos mediante la siguiente razón-proporción, en donde brota
también de manera natural, la UNIDAD tras la newtoniana ley de la Acción-Reacción, así, (con relación a la igualdad:
Energía/Masa= 1:

Energía / Masa = Espacio / Tiempo, de donde: (Energía × Tiempo = Acción) / (Masa × Espacio = Reacción) = 1
77

Algo impregnado con este profundo sentido humano se comienza a percibir ya en los primeros
pasos que en busca de una UNIDAD fundamental está dando la moderna física de las partículas
subatómicas, cuando la llamada supersimetría exige, para su cabal desarrollo, que a la(s)
individualidad(es) singular(es) propia(s) de la discontinuidad másico-energética del par fermión-
antifermión, corresponda paritariamente la plural colectividad social intrínseca a la continuidad
de la ondulación másico-energética del bosón. Tanto el bosón como el par fermión-antifermión,
poseen sus propias estadísticas cuánticas, originándose estas últimas por la continuidad y/o
discontinuidad entre la(s) coordenación(es) anversa(s)-reversa(s), propia(s) al (los) espin(es)
mecanocuántico(s) (1) de cada uno de los pares subatómicos, mutuamente especulares (2) de
materia-antimateria.

La nota fundamental en este trascendente asunto, es que la asimetría-simetría entre el par


fermión-bosón se acomoda perfectamente al tratamiento aritmético de su reciprocidad inversa
dentro de la UNIDAD que lo(s) TOTALIZA. Se trata de lo que sin ningún lugar a dudas constituye la
Ley (así, con mayúscula) que también ordenaría la UNITARIA relación entre la(s) parte(s)
singular(es) discontinua(s) y asimétricas (léase: órgano(s)) de un sistema vital-consciente y/o la
plural colectividad social continua y simétrica conformada por la TOTALIDAD de las partes
constituyentes del mismo sistema (léase: organismo vivo como un TODO). Esta Ley es posible
expresarla aritméticamente así:

5 y/o 0.5. El número 5 es impar y además primo y como tal comparte con el 1 las características
de singularidad(es) discontinua(s) en la pluralidad de la UNIDAD. En este sentido, la fracción
0.5 muestra propiedades de asimétrica discontinuidad externa respecto a la “otra” mitad 0.5 ya
que después de 1/2 = 0.5 sigue secuencialmente 2/2 = 1. Claramente se observa que la “segunda”
(si es que la hay) u “otra” mitad está oculta, solapada, en la UNITARIA TOTALIDAD del número 1.
El número 5 es entonces, por construcción y/o por definición, el número que cuantifica a la(s)
asimétrica(s) singularidad(es) discontinua(s) de la(s) parte(s), bien sea(n) fermión(es) o lo
que en el fondo es lo mismo: la(s) parte(s) asimétrica(s) mutuamente externa(s) y por lo tanto
discontinua(s) que nos queda(n) después de romper (léase: después de dividir) en 2, cualquier
simetría UNITARIA inicial. ¿Se “crea” con esto, el asimétrico fluir del tiempo al interior del par
fermión-antifermión?

2 y/o 0.2. El número 2 es el único número primo que es par y como tal comparte con el
1 las características de pluralidad continua en la singularidad de la UNIDAD, pero en este
caso es la simétrica continuidad interna entre sus dos partes (dos unos) componentes. La fracción
0.2 también muestra una continuidad interna (0.1 + 0.1) propia del (los) bosón(es), como
igualmente podría suceder en cualquier simetría UNITARIA de índole geométrica, antes de
ser rota (¿intemporalidad al interior simétrico del bosón?) en partes asimétricas. Las operaciones
………………………………………

(1) Espin(es) mecanocuántico(s): al interior del espacio intraatómico: orientaciones bien definidas de 3 vectores
ortogonales, que simultáneamente coordenan las tres dimensiones espaciales y cuyos valores son de ½ para cada una de
las asimétricamente discontinuas partículas subatómicas “solteras” o fermiones y/o del doble o sea 1, para los pares
“casados” de simétricamente continuas partículas subatómicas o bosones.
……………………………………..

(2) Especulares: del latín: speculum, relativo al espejo.


…………………………………….

(viene de la página 76) Fröhlich en 1968. Esta “memoria”, por ahora inconsciente, “olvidada”, es la que mantiene al
UNITARIAMENTE correlacionados y de una manera aparentemente misteriosa, “oculta”, a los dos componentes del
Humano Conocer, debiendo este último nuevamente recordarla, re-conocerla, para así poder re-crear su primordial
condición de UNIDAD TOTALIZADA al 0.999999999... (∞) de c = 1. Y es a esta tesonera labor de re-conocer y de re-crear
la Humana Condición de TOTALIDAD UNIFICADA, a la que muy seguramente se refieren los bellísimos versos de Jaime
Torres Bodet, que se citan en la página 80.
78

aritméticas que demuestran por sí mismas la reciprocidad inversa que dentro de la UNIDAD
TOTALIZAN al 2 y/o al 5 son:

A) 1/2=0.5 de dónde: 1/2=5/10 luego: 1/2×5/5=5/10= 0.5 [el 2 se ha conmutado (multiplicado) por el 5: 2 x 0.5 = 1].

B) 1/5=0.2 de dónde: 1/5=2/10 luego: 1/5×2/2=2/10 = 0.2 [el 5 se ha conmutado (multiplicado) por el 2: 5 x 0.2 = 1].

Desarrollando UNITARIAMENTE las razones-proporciones resaltadas en color rojo obtenemos los


siguientes resultados que nos proporcionarán valiosas informaciones acerca de la Ley:

C) 1/2 = 5/10 de donde: 1×10 / 2×5 = 10/10 = 1 (en 1/2 el denominador es el 2 y en 5/10 el numerador es el 5).

D) 1/5 = 2/10 de donde: 1×10 / 5×2 = 10/10 = 1 (en 1/5 el denominador es el 5 y en 2/10 el numerador es el 2).

En esta relación se puede observar nítidamente que la Ley (que organiza UNITARIAMENTE a los
sistemas vivos) como cualquier ley hecha por los hombres, tiene un discurso o texto expresado
en un lenguaje que establece un mandato (léase: denominador) a ser cumplido por algo o por
alguien (léase: numerador). Así entendida, la misma Ley ubica la subjetividad del discurso de
su mandato externamente (discontinuamente) al objeto que debe cumplir en su interioridad con
tal mandato. Pero a diferencia de las leyes humanas, aquí en la Ley... ¡la interioridad (continuidad)
del objeto también puede ser el externo, subjetivo y discontinuo discurso que ordena! Veamos
cómo sucede esto:

Observar que:

1) En C) y en D) en razón de que, en la multiplicación, el orden de los factores no altera el producto,


el resultado final siempre será la UNIDAD lo que no impide que:

2) En la operación C) el denominador (léase: subjetividad del lenguaje y/o discurso), el número


que ordena externamente (discontinuamente) sea el 2 y el numerador (léase: la objetividad de la
cosa) que cumple internamente (continuamente) con la orden, sea el 5 y que:

3) En la operación D) las circunstancias se hayan invertido: ahora es el 5 quien como denominador


(léase: lenguaje) ordena subjetiva y/o externamente (discontinuamente) y el 2 quien, ‒ como
numerador ‒ objetiva e internamente (continuamente) cumple con la orden del 5 y,

4) Debido a su reciprocidad inversa en la UNIDAD que los TOTALIZA, el 2 y el 5 conmutan


instantáneamente sus roles de ser, tanto el lenguaje (denominador) subjetivo que describe al
objeto, a la “cosa”, como la misma “cosa” (numerador) intuitivo-objetiva que es descrita, al
INSTANTANEAMENTE UNIFICARSE (léase: al conmutarse en el producto 1), de acuerdo con las
reglas de la aritmética elemental, así:

(Lenguaje subjetivo del 2 como denominador) × (Intuitividad objetiva de 0.5 como numerador-cociente) = 1.

Y/o a la inversa:

(Lenguaje subjetivo del 5 como denominador) × (Intuitividad objetiva de 0.2 como numerador-cociente) = 1.

Así entendida la UNITARIA TOTALIDAD es ya una REALIDAD superconsciente, donde el


lenguaje subjetivo del denominador y/o la “cosa” objetiva del numerador-cociente, ya no se
recriminan mutuamente el estar afuera (externa discontinuidad asimétrica del fermión) o
adentro (interna y simétrica continuidad del bosón) de la UNIDAD que los TOTALIZA. No, esta
REALIDAD es ya, por derecho propio, una dimensión HUMANA instantánea y superconsciente
79

que podemos plasmar perfectamente en las siguientes igualdades y en las cuales el


lenguaje gramatical del denominador, producto esencialmente humano, (ver la nota 2 en
http://web.archive.org/web/20080302063151/http://www.redcientifica.com/doc/doc200210250300.html ) juega un rol
importantísimo en el Humano Conocer, ya que, como de-nominador, configura la de-finición, es
decir, la MACROSCÓPICA, cortante, discontinuadora, mediadora, anti-intuitiva, anti-emotiva y
temporal re-presentación subjetivo-lingüística, de la “otra” realidad: la micro-intuitiva-emotiva,
inmediata, afásica e intemporal continuidad de la “cosa” objetiva, en tanto que numerador-
cociente:

Superconsciencia = --------------------------------------------------------------------- HOMBRE TOTALIZADO en la UNIDAD

HOMBRE TOTALIZADO en la UNIDAD = mediatez subjetiva del lenguaje × inmediatez objetiva de la “cosa” intuida.

Esta manera de ver el funcionamiento del Humano Conocer arroja nuevas y poderosas luces en la
comprensión de lo que Teilhard de Chardin no vaciló en denominar el evolutivo Fenómeno
Humano. Esto lo afirmo en razón de que la instantánea conmutatividad entre la subjetividad del
lenguaje (léase: conocimiento discursivo) y/o la objetividad de la “cosa” (léase: conocimiento
intuitivo), parece tener en el mamífero humano un real fundamento psico-neurofisiológico:
poseemos la UNIDAD cerebral más evolucionada del reino animal dividida en dos mitades
hemisferiales, UNIDAD de la cual también podría decirse que su original simetría UNITARIA se ha
roto y que en su lugar ha(n) aparecido, se ha(n) “creado”, dos cerebros asimétricos, uno de los
cuales, el hemisferio izquierdo conoce esencialmente en función de la mediatez del discurso, del
lenguaje, mientras que el otro, el hemisferio derecho, conoce básicamente en función de la no-
lingüística in-mediatez intuitivo-emotiva o cognición directa con base en imágenes, ya que
si se analizan en profundidad los informes de Roger Sperry (1) y de Michael Gazzaniga y sus
respectivos colaboradores, se llega a la obligada conclusión de que ninguno de los dos tipos de
conocimiento intrínseco(s) a cada uno de los dos hemisferios puede, individualmente, conseguir
para el Hombre un conocimiento TOTAL: la intuición-emoción (léase: conocimiento directo con
base en imágenes, afásico por construcción y/o por definición) no sería completa sin la
discontinua mediación externa del discurso (léase: conocimiento indirecto con base en signos
lingüísticos hablados y/o escritos, no-intuitivos y no-emotivos por construcción y por definición),
y/o a la inversa: el discurso sería incompleto sin la continua in-mediatez interna de la intuición-
emoción.

No puede caber ninguna duda sobre la instantánea conmutación (léase: multiplicación) entre
un tipo de conocimiento y el conocimiento contrario, pero a la vez complementario el cual, al
conmutarse con su UNITARIAMENTE opuesto (2), tiene realización instantánea, pero en sentido
inverso. Parodiando a de Chardin, el valor evolutivo de la consumación de tal conmutación,
significará para el Hombre actual, el salto definitivo desde su actual estrecha y limitante biosfera,
hacia a una superconsciente, instantánea y prácticamente ilimitada noosfera [¿el ya evolucionado
……………………………………

(1) Roger Sperry recibió, en 1981, el premio Nobel de Fisiología y Medicina por su descubrimiento sobre hemisferiales y
especializados comportamientos cognitivos en cerebros cuyos cuerpos callosos ‒ haces de fibras nerviosas que
interconectan los conocimientos entre ambos hemisferios cerebrales ‒ han sido quirúrgicamente eliminados.

……………………………………

(2) La UNIDAD entre el par: excitación (discontinuidad) fermiónica ↔inhibición (continuidad) bosónica, queda entonces
aritmetizada así: 1/excitación fermiónica = inhibición bosónica y/o a la inversa: 1/inhibición bosónica = excitación
fermiónica, de donde: excitación fermiónica × inhibición bosónica = 1. Como se puede observar, la instantánea dinámica
de conmutación entre ambos valores, se da exclusivamente en función de la Ley de la UNIDAD que los TOTALIZA.
80

espíritu humano? (1)] en donde la palabra (lenguaje) podrá tener literalmente masa, es decir,
realidad física y, por ende, la limitada masa-energía de la biosfera próximo a la UNIDAD que lo
TOTALIZA y con la capacidad de, textualmente, “crear” es decir de dar REALIDAD a cualquier
mundo imaginario, siempre y cuando esté gobernado por el esencial y sapientísimo equilibrio en
la simetría-desequilibrio en la asimetría, intrínseco(s) a la elemental aritmética de la UNIDAD que
los TOTALIZA en, por y para sí mismos.

Pero la obtención de esta última condición no nos llegará como maná caído del cielo. Solo un
tenaz y continuado esfuerzo en función de la bosónicamente equilibrada-fermiónicamente
desequilibrada dinámica interior, intrínseca la UNITARIA TOTALIDAD de nuestro personal
campo bio-electromagnético, virtual generadora de pensamientos, sentimientos y actitudes
esencialmente HUMANOS llamados justicia, equidad, libertad, amor, tolerancia, etcétera, lo
conseguirá y en este sentido, el último paso evolutivo, el de llegar a ser superconscientes, tiene
que ser una decisión individual, libre y por supuesto... ¡muy perseverante y conscientemente
tomada! Pero dejemos ahora que sea el poeta Jaime Torres Bodet quien nos haga vislumbrar, en
unos bellísimos versos cargados de sentido, lo que significa la inconmensurable, la infinita
responsabilidad de ser HOMBRE:

NUNCA ME CANSARÁ

Nunca me cansará mi oficio de HOMBRE,


HOMBRE he sido y seré mientras exista.
HOMBRE no más: proyecto entre proyectos,
boca sedienta al cántaro adherida,
pies inseguros sobre el polvo ardiente,
espíritu y materia vulnerables
a todos los oprobios y las dichas....

Nunca me sentiré rey destronado


ni ángel abolido mientras viva,
sino aprendiz de HOMBRE eternamente,
HOMBRE con los que van por las colinas
hacia el jardín que siempre los repudia
HOMBRE con los que buscan entre escombros
¡la verdad necesaria y prohibida …!
HOMBRE entre los que labran con sus manos
lo que jamás hereda un alma digna,
porque de todo cuanto el HOMBRE ha hecho
la sola herencia digna de los HOMBRES…
¡es el derecho de inventar su vida!

…………………………………………

(1) Ver Capítulo 2: “La radiación de fondo cósmico de los 3° Kelvin: ¿una puerta hacia el Infinito?”, página 21 y siguientes;
el Capítulo 3: “El Hombre Cósmico: ¿microondas cósmicas + microondas orgánicas?”, página 35 y siguientes, y el Epilogo:
“El Hombre: un Cosmos en espera de realizarse”, página 127 y siguientes.

…………………………………………………..
81

Apéndice 8:
12 ~ El Significado de la Mecánica Cuántica: ¿HOMBRE= Quantum?

“Hemos visto que, cuando la ciencia ha llegado más lejos en su avance, ha resultado que el
espíritu no extraía de la Naturaleza más que lo que el propio espíritu había depositado en ella.
Hemos hallado una sorprendente huella de pisadas en las riberas de lo desconocido.
Hemos ensayado, una tras otra, profundas teorías para explicar el origen de aquellas
huellas. Finalmente hemos conseguido reconstruir el ser que las había producido.
Y resulta que las huellas.... ¡eran nuestras!”

Sir Arthur Eddington.


Astrónomo inglés. 1882-1944

Este ir y venir de estas matrices de números basadas en el número 7 ‒ que ya lo vimos tipifica
la masa-energía del electrón retorciéndose sobre si misma (ver páginas 32, 33 y 34) ‒ genera
a un par de trenes de ondas anversas-reversas, par que a su vez, al poseer intrínsecos pares
de espines tridimensionales anversos-reversos (ver gráfica página 33) TOTALIZADOS en y por la
UNIDAD pueden, al “chocar” mutuamente, producir y mantener a perpetuidad un elevamiento
mínimo de su temperatura interna, dando así otra explicación diferente pero igualmente
plausible, sobre el origen de la radiación de fondo cósmico de los 3° K, temperatura a la cual se
elevaría, de manera instantánea y en virtud de tal “choque”, la microondulatoria TOTALIDAD
cósmica.

Quiero proponer ahora, y como un abrebocas para un posible ensayo posterior sobre este
“choque” ondulatorio universal, (que siendo el mismo entrecruzamiento óptico-cognitivo
explicado en las páginas 26, 53 y en la 54 como la torsión entre un agujero negro y uno blanco),
albergaría en su seno a un ya evolucionado Espíritu Humano), la manera cómo podrían muy bien
adecuarse las ideas en este ensayo esbozadas, a la “Interpretación Transaccional de la Mecánica
Cuántica”, postulada por el físico norteamericano John G. Cramer en 1.986 y publicada por
Reviews of Modern Physics 58, páginas 647 a 688, y que también podría fehacientemente explicar
a la llamada energía física y superconsciente del punto cero. Pero para ello, primero es necesaria
una corta descripción de los llamados Diagramas de Minkowsky, que nos hablan la geometría y la
dinámica de movimientos espacio-temporales al 0.9999999999…∞ de la velocidad de la luz: c= 1.

En su trabajo https://web.archive.org/web/20050825233221/http://mist.npl.washington.edu/npl/int_rep/tiqm/TI_toc.html
Cramer considera que las ondas electromagnéticas avanzadas-retardadas (para nosotros en este
ensayo y respectivamente: ondas reversas-anversas) postuladas seminalmente por Dirac,
Wheeler-Feynman y otros, pueden, al “chocar” transaccionalmente sus manos, dar un análisis
totalmente dinámico e instantáneo de la llamada Interpretación Mecanocuántica de Copenhague,
análisis dinámico el cual y desde nuestro punto de vista, puede TOTALIZAR en la UNIDAD al
espaciotemporal campo vital-consciente en el cual el fenómeno se produce y con ello, explicar la
dinámica de un ya evolucionado Espíritu Humano, o lo que es lo mismo: aclararnos, - aunque con
otras palabras - cómo es que está conformada, física y dinámicamente, esa instantánea, eterna,
infinita y superconsciente TOTALIDAD de la radiación de fondo cósmico de los 3° K que se
constituye, por derecho propio, en nuestro evolutivo y definitivo hogar, consiguiendo con esto
develar el sentido y profundo significado de lo que, las más de las veces y en y por sí mismo,
entraña el enigmático significado de la Mecánica del Quantum o Mecánica Cuántica.
82

Para entender bien el trabajo de Cramer, es necesario primero conocer el primario enfoque
espacio-temporal de Minkowsky sobre cómo las regiones de espacio-tiempo frecuentemente son
descritas con el diagrama que lleva su nombre, usando un sistema de coordenadas rectangular.
El eje del tiempo es la vertical y es el producto del tiempo por la velocidad, eje del que salen, en
el origen, líneas del mundo haciendo un ángulo de 45° con cualquier eje del espacio. El diagrama
de Minkowsky se aplica a un observador particular que experimenta el acontecimiento que ocurre
en el punto indicado en el origen del diagrama. En un diagrama de Minkowsky, una pequeña
partícula física ideal no es representada como ocupando un punto del espacio-tiempo sino
ocupando una línea que contiene todos los puntos del espacio-tiempo en el cuál existe. Esta línea
se la designa como la “línea mundial” de la partícula.

Si dos líneas mundiales se intersecan, entonces las dos partículas han colisionado. La línea mundial
de una persona está compuesta de las líneas mundiales de las partículas componentes de la
persona. El movimiento inercial corresponde a líneas rectas mundiales, y el movimiento acelerado
corresponde a las líneas mundiales curvadas. Los siguientes textos y figuras sobre los Diagramas
de Minkowsky, fueron tomados de los links siguientes, los cuales desafortunadamente ya no
existen en la Web:

http://appletree.mta.ca/courses/physics/4701/EText/SpacetimeDiagrams.html , y:
http://appletree.mta.ca/courses/physics/4701/EText/LightCone.html

Línea del mundo Derrotero de 45°


Punto(s) del mundo. del “ahora” de la luz .

Un diagrama del espacio-tiempo, a menudo llamado un diagrama Minkowsky, es una


representación geométrica de movimientos en el espacio y en el tiempo. El eje vertical es
usualmente llamado el eje de tiempo (y normalmente se usa la denominación ct para este eje, a
fin de poder disponer de unidades convencionales de distancia en todos los ejes y que la luz pueda
incidir en todos ellos con un ángulo de 45°). Dependiendo de cada situación algunas veces se
usará, o bien una sola dimensión espacial, o bien dos dimensiones espaciales (el espacio-tiempo
real tiene tres dimensiones espaciales, pero las 3 dimensiones espaciales no pueden ser
representadas conjuntamente junto con la dimensión temporal en los esquemas ordinarios de
tres dimensiones).

Cualquier punto en el espacio-tiempo se denomina un punto mundial, y una serie de puntos


mundiales que representa el movimiento de algún objeto es llamada una línea mundial. Si ct
representa al eje del tiempo, entonces la luz en un Diagrama de Minkowsky siempre se moverá
en ángulos de 45° respecto al eje del tiempo. En el diagrama de Minkowsky, y en las superficies
atrapadas al interior de los dos conos de luz, cualquier dirección de 45° a izquierda o derecha es
correcta. Es por esto que tal Diagrama se lo considera constituido por dos dimensiones espaciales:
83

Cono de luz en el futuro Líneas del mundo

Abscisa = 1/2 = 0.5

Ahora = presente
Cono de luz en el pasado Dirección del tiempo de esta línea del mundo

Flecha del tiempo que perfora el presente: va del pasado hacia el futuro
Otro(s) sitio(s)

El Tiempo presente absoluto o Tiempo TOTAL = 1 (Tiempo UNIFICADO que en el origen de las
coordenadas es igual 0.5) es representado por el punto donde los dos conos se unen en la mitad
(por ejemplo, el “ahora mismo” desde el punto de vista del coordenado origen 0.5 de los sucesos).
Pero como estamos restringidos a la velocidad máxima de la luz, el cono superior (el cual, con xo
= ct hace un ángulo de 45°) representa únicamente a un posible estado “futuro” del suceso,
mientras el cono inferior representa las restricciones a un posible pasado. El Tiempo relativo,
infinitesimalmente cercano al origen de las coordenadas, es casi igual a 0.5 es decir a
0.4999999999...5. En otras palabras: es posible solamente hacer una asintótica aproximación a la
mitad 0.5 del Tiempo absoluto o TOTAL = 1. La abscisa representa a 1/2= 0.5 del TOTAL del
Tiempo expresado como 2/2=1, abscisa que debe ser entendida entonces como la asintótica
aproximación 0.9999999... a la velocidad de luz c= 1, multiplicada por 0.5: 0.999999...∞ × 0.5 =
0.49999...5. ¿Hace aquí de nuevo presencia, el misterioso 0.5 de la parte real de la función Z de
Riemann? Ver al respecto, la página 197 y siguientes.
84

Línea(s) del tiempo y de la velocidad c de la luz, que va(n) desde el pasado (abajo) hacia el futuro (arriba)

Cono(s) de luz. Ha llegado a ser convencional el uso de esquemas como el mostrado en la figura
de la página 83, para representar acontecimientos en el espacio-tiempo (éstos son los Diagramas
del espacio-tiempo de Minkowsky). Dada la imposibilidad de geométricamente trabajar con
cuatro dimensiones, el espacio-tiempo se reduce a tres dimensiones con dos componentes
espaciales y un componente temporal, representado por el eje ascendente, siendo realmente, la
velocidad de la luz o c multiplicada por el tiempo. Es usual llamar 0 al componente de tiempo t, 1,
2, 3 y a los componentes espaciales x e y. Es también usual el uso de índices superiores, más bien
que subíndices, para los componentes (esto justamente tiene que ver con las buenas costumbres
de notación matemática, que se establecieron en los inicios de los primeros documentos
presentados sobre operaciones con los tensores relativistas). Recuerde que el espacio-tiempo real
tiene otra dimensión espacial.

El presente es representado por el punto donde los dos conos se reúnen en el centro (o sea ahora
mismo, y en el origen 0.5 de las coordenadas, desde el punto de vista del suceso). Dado que
estamos restringidos al límite de la velocidad de luz, (la cual, con xo=ct hace 45° de ángulo), el
cono superior representa entonces sólo a las posibles condiciones “futuras” del suceso, mientras
el cono inferior representa restricciones a los posibles sucesos del pasado.

Recuerde que la métrica, o distancia entre puntos del espacio-tiempo está definido como:

O, usando la notación inicial tradicional, aquí dxo = c dt, dx1 dx, dx2 dy y dx3 dz, que en el
diagrama son suprimidos.
85

El cono futuro representa aquellas áreas donde los ds son positivos y en donde t es positiva
también. El cono pasado comprende puntos del espacio-tiempo con ds positivo y con t negativo.
Aquellos volúmenes localizados afuera de los dos conos, representan lo que algunas veces
se llama como otro(s) sitio(s), y sus sucesos poseen una métrica ds imaginaria. Para que
un acontecimiento influencie otro acontecimiento, es menester que el primer acontecimiento
subyazca en el cono del pasado del acontecimiento que está siendo influenciado.

Es usual hablar de tres diferentes tipos de intervalos: intervalo de tiempo, intervalo de espacio e
intervalo de luz. En un diagrama espacio-temporal de Minkowsky, el desplazamiento del intervalo
de tiempo es uno que hace un ángulo con el eje del tiempo, de menos de 45° (y por consiguiente
representa un objeto cuya velocidad es menor que c). Los intervalos de tiempo, tienen valores
positivos para ds.

Un intervalo de luz es uno que hace un ángulo de 45° con el eje del tiempo o, con otras palabras:
dL=c dt, dónde dL es la distancia recorrida en el tiempo dt (en este caso ds = 0). La luz, por
supuesto, se mueve en intervalos de luz.

La tercera posibilidad es un intervalo de espacio, el cual representa a una línea que hace un
ángulo de más que 45° con el eje del tiempo. Los intervalos de espacio tienen valores negativos
para ds. Como se mencionó anteriormente, los sucesos unidos por un intervalo de tiempo nunca
pueden influenciarse entre sí, ya que eso implicaría un flujo de información a velocidades más
rápidas que c.

…………………………………………………………………

Las siguientes dos gráficas y textos explicativos sobre la Interpretación Transaccional de


la Mecánica Cuántica (ITMC) de John G. Cramer, han sido tomadas de su página:

https://web.archive.org/web/20070929182046/http://www.npl.washington.edu/npl/int_rep/dtime/node7.html

En estas dos gráficas (páginas 86 y 87), hay una aplicación directa de los diagramas
de Minkowsky explicados a partir de la página 81 y tanto ellas como sus explicativos
textos, han sido complementados con algunos dibujos y cortos comentarios adicionales
colocados por el autor de este libro, los cuales amplían y justifican todavía más, a la
visionaria comprensión original que de la interpretación transaccional de la mecánica
cuántica (ITMC), tuvo John G. Cramer.

…………………………………………………………………
86

Condiciones-límite-virtual-especulares interiores de emisión-absorción - con un Tiempo interior (T)


que en su origen es asintóticamente casi igual a 0.5 es decir como: 0.49999999...5 - de un campo
que, al 0.99999…∞ de c= 1, se encuentra asintóticamente TOTALIZADO en y por la UNIDAD.

Planos ortogonales eléctrico y magnético cuyo Tiempo (T) interior


es, en su origen, asintóticamente casi igual a 0.5 y que actuando en
el centro de gravedad de su campo, lo TOTALIZAN en la UNIDAD, y lo
coordenan cartesiana y complejamente, de modo100% natural: ¿espín?

Cometarios para esta gráfica: diagrama de Minkowsky mostrando una transaccional emisión-absorción. Las líneas
verticales sencillas indican tanto la emisión como la absorción en estados de baja energía, mientras que las líneas
verticales dobles muestran estados de alta energía. Las ondas producidas por emisión o por absorción se sitúan a lo
largo de la diagonal que debe interpretarse como una lumínica línea del mundo, pero aquí las ondas emitidas se
muestran muy esquemáticamente como curvas sinusoidales rojas y las ondas absorbidas como curvas sinusoidales
azules. Las ondas retardadas son las curvas de trazo continuo, mientras que las avanzadas se observan como líneas
de trazo discontinuas. Como se indica, las ondas avanzadas ocasionadas antes del” suceso” de emisión y las ondas
retardadas originadas después del “suceso” de absorción, están, en 180°, fuera de fase y se cancelarán mutuamente,
mientras que las avanzadas y las retardadas, localizadas en el intervalo de Tiempo (T) que en su origen es
asintóticamente casi igual a 0.5 (es decir como: 0.4999999...5), al darse entre los “sucesos” de emisión y
absorción, estarán en fase y, por lo tanto, se reforzarán mutuamente.

Versión original del texto de John G. Cramer, en ingles: Minkowsky diagram showing an emitter-absorber
transaction. The single vertical line indicates emitter or absorber is in a state of low energy, while the double vertical line
indicates a higher energy state. Waves produced by the emitter and absorber will lie along the diagonal light-like world
line, but here the emitter waves are indicated schematically by the red sinusoidal curves. Similarly, waves produced by
the absorber are indicated schematically by the blue sinusoidal curves. Retarded waves are drawn as solid curves, while
advanced waves are shown as dashed curves. As indicated, advanced waves before the emission event and retarded
waves after the absorption event are 180o out of phase and will cancel, while the advanced and retarded wave in the
interval between the emission and absorption events are in phase and will reinforce.
87

Comentarios para esta gráfica: Diagrama de Minkowski mostrando una no-limitada emisión transaccional.
Las convenciones aquí usadas son las mismas de las de la gráfica de la página 86. Las ondas avanzadas se
propagan hacia Tiempo (T) casi igual a 0.5 es decir, hacia atrás en el tiempo, hacia su – para nosotros –
asintótico origen, 0.4999999999...5 lugar donde se ven sujetas a condiciones-límite de mutua reflexión
especular. La onda reflejada, al ser originada en condiciones-límite, cancela a la onda avanzada debida al
“suceso” de emisión y si su emisión “sucede” en un tiempo posterior al de la emisión, refuerza a la onda
retardada que sale del emisor, originándose de esta manera la apariencia de la unidireccionalidad
pasado→futuro, de la flecha del tiempo

Versión del texto original de John G. Cramer, en inglés: Minkowsky diagram showing an open-ended
emission transaction. The conventions used here are the same as those used in graph of page 86. The
advanced waves propagate backward in time to the T= 0 origin, where they are subject to a reflection
boundary condition. The reflected wave arising from the boundary condition cancels the advanced wave up
to the emission event, and at times after emission, it reinforces the retarded wave from the emitter.

........................................................

Deseo ahora hacer un análisis un poco diferente aunque íntimamente ligado a los Diagramas
de Minkowsky ya que las líneas de 45° que representan a la velocidad de la luz, tendrían también
otra muy específica función a desempeñar: la del asintótico límite, en tanto que seno de
45°= √0.5= 0.707106781…∞, al relativista incremento de 7 veces la masa inicial (ver página 11 y
siguientes y una explicación más detallada en página 111 y siguientes) de una partícula acelerada,
desde el reposo, hasta el 0.999999999…∞ de la UNIDAD de velocidad de la luz c= 1. Recordar
que según Einstein la relación de velocidad: energía/masa = 1, haría perfectamente equivalentes,
en la UNIDAD, a la masa y la energía.
88

La geometría y dinámica euclídea (geometrodinámica del plano euclídeo), propia del Teorema de
Pitágoras y que explicaría esto es muy sencilla: es la co-relación anversa-reversa propia de los
seis conos de luz – uno por cada cara del cubo – que lleva(n) a cabo las cuatro diagonales de 45°
(en este caso las cuatro tridimensionales hipotenusas) que unen entre sí a los opuestos ocho
vértices de un primordial, tridimensional y ultramicroscópico – aunque no geométricamente
perfecto – cubo de 10⁻³³cm. (o distancia de Planck) de lado, regulado por la UNIDAD que lo
TOTALIZA, y cuyos tres pares de planos son, en términos mecanocuánticos, ultramicroscópicos
reflejos especulares mutuos, infinitesimalmente cercanos entre sí, siendo por ello casi paralelos
y casi ortogonales, circunstancia esta última que induce una dinámica rotacional donde las cargas
eléctricas positiva (anversa) y/o negativa (reversa), inherentes a los respectivos 3 pares de planos
anverso(s)-reverso(s) del cubo primordial, mutuamente se atraen como opuestas y/o se repelen
como iguales, geometrodinámica euclídeo-pitagórica la cual produce un efecto rotacional a la
asintótica velocidad del 0.9999999999… de c= 1, que es capaz de trocar, a las 3 D del cubo, en la
óptica ilusión de una esfera casi perfecta:

Tres dimensiones del cubo primordial de 10⁻³³ cm. de lado

Plano infinitesimal especular anverso, Plano infinitesimal especular reverso,


de coordenación cartesiana compleja. de coordenación cartesiana compleja.

Dirección temporal de la observación humana,


sobre la primordial superficie reversa del cubo,
superficie infinitesimalmente cercana (10⁻³³ cm.)
Tiempo anverso y anti-paralela a la superficie anversa.

Tres dimensiones del espín reverso

3 dimensiones del espín anverso

Tiempo Reverso

Dirección temporal de la observación humana, sobre la primordial superficie


anversa del cubo, la cual es una superficie infinitesimal de 10⁻³³ cm. de lado.
Esta superficie anversa es también muy cercana y anti-paralela a la superficie reversa.

Esta conducta relacionaría, en términos de múltiplos de la másico-energética luego relativista


dinámica intrínseca al número 7 (ver páginas 12 y 13), a dos tipos de número π: el π del círculo
entendido como 22/7= 3,142857..142857...∞ y el π del cuadrado entendido como (19.8)/7=
2,8..285714..285714...∞. Éste último puede ser elaborado como un corolario del Teorema de
Pitágoras haciendo coincidir el diámetro de un círculo (que desde nuestro bachillerato bien
sabemos y en términos no relacionados con la relativista dinámica másico-energética propia del
número 7, cabe 3,14159265...∞ veces en el perímetro de su círculo) con la diagonal de un
cuadrado inscrito en el mismo círculo (diagonal la cual, de acuerdo con Pitágoras y tampoco en
los términos másico-energéticos del número 7, cabe 2.8284271...∞ veces en el perímetro de su
cuadrado).Ejecutemos ahora la siguiente resta, tomando como el π del círculo a la razón 22/7 y
como el π del cuadrado a la razón (19.8)/7:
89

Perímetro del círculo/Diámetro…. = 22/7 = 3.14285714285714…. ∞


Menos: Perímetro del cuadrado/Diagonal… = - (19.8)/7 = 2.82857142857142…. ∞
Diferencia entre los dos…………... = (2.2)/7 = 0.31428571428572…. ∞

Obsérvese que, en este caso, la diferencia entre ambos π es el mismo π del círculo entendido
como 22/7= 3.1242857142857...∞, pero dividido entre 10:

(22/7)/10 = (2.2)/7 = 0.3142857142857...∞

¿No es este comportamiento una fehaciente comprobación aritmética acerca de la manera cómo
el Sistema de Numeración Decimal regula la ilusoria pero no obstante másico-energética
proyección dinámica del cubo primordial, proyección la cual se manifiesta como la cotidianidad
del círculo en dos dimensiones y/o de la esfera en tres dimensiones, geometrodinámica que la
Naturaleza utiliza por doquier a saber, las orbitas de muchos astros y la esfericidad de estrellas y
planetas, así como en la superfluidez del helio a temperaturas cercanas a los 0° K?

Ahora bien, cuando la esfera es entendida como la euclídea ecto-dinámica (del griego ecto: afuera,
casi) proyección de un primordial cubo en rotación, sus tres pares de planos contrarios por pares
anverso(s)-reverso(s), no pueden ser perfectamente paralelos entre sí, aunque no obstante
tiendan asintóticamente a serlo de manera absoluta, según se aprecia en la gráfica de la página
88. Con otras palabras: una esfera es el producto dinámico de la imposible existencia física y
matemática de un cubo perfecto, vale decir de la imposibilidad de una fenomenología física
causada por la mutua y absoluta ortogonalidad entre tres pares de bidimensionales superficies,
100% paralelas y separadas tridimensionalmente entre sí como anverso-reverso, por una
distancia de 10⁻³³cm., imposibilidad de la que se deriva la dificultad de comprobar o negar
geométrica y experimentalmente, el 5º postulado de Euclides sobre las dos y únicamente dos,
líneas paralelas que se trazan sobre dos puntos dados de una misma superficie, imposibilidad
física y matemática de la que también surge, como corolario, la obligada curvatura sobre sí mismo
del espacio, hecho fundamental en la Teoría de la Relatividad General de Einstein:

Centro de la esfera: cubo “casi” perfecto, de 10⁻³³ de lado

Intentaré de nuevo, dar una todavía más comprehensiva definición dinámica de esfera:
90

Esfera: euclídea proyección dinámica ectocúbica – es decir proyección hacia fuera de tres pares
de planos casi ortogonales cargados eléctricamente por pares, como positivo-negativo y que
por lo tanto tampoco son, por pares, perfectamente coincidentes, es decir paralelos como
anverso(s)-reverso(s), lo que causa un mutuo y asimétrico rechazo cognitivo al interior de cada
uno de los siguientes 3 pares de nociones geométrico-cartesianas, asociadas con la geometría
anverso-reversa de cada uno de los tres pares de planos casi ortogonales: A): la derecha se
diferencia cognitivamente de la izquierda; B): el arriba es distinto cognitivamente del abajo y
C): el atrás es cognitivamente diferente del adelante.

Por estas tres razones, las cargas eléctricas de los tres pares de planos, al no poder llegar a ser
perfectamente ortogonales ni paralelas entre sí, terminan atrayéndose↔rechazándose todas
entre si y en puntos y ángulos infinitesimalmente cercanos, originándose mediante tal dinámica,
la apariencia de una esfera que rota sobre si misma a una velocidad asintóticamente cercana
al 0.9999999999999...∞ de c=1 y cuya superficie es, (como resultado de un mutuo, infinitesimal
e intersectante barrido rotacional entre los seis interiores conos de luz), casi simétricamente
perfecta.

Esta es, muy en el fondo, la dinámica euclídeo-pitagórica y cartesiano-compleja, que origina


la rotación de las galaxias y la esfericidad en las estrellas y en consecuencia la rotación
y esfericidad de nuestro Sol y que tan magistralmente nos muestra la matriz numérica de
la página 31, esta sí, un cubo perfecto subyacente en el centro estelar, dado que sus planos,
humanamente observados como anversos-reversos, sí se curvan impecablemente, cerrándose
perfectamente sobre sí mismos.

Esta rotación es diferencial, es decir que los campos magnéticos propios de los gases
cargados eléctricamente localizados en el ecuador solar, rotan a mayor velocidad que los campos
magnéticos de los gases cercanos a los polos norte y sur, originándose por esta razón el que las
franjas de gases muy calientes y cargadas eléctricamente de la superficie solar, vayan mostrando,
por efectos centrífugos, un mayor estiramiento y hasta rotura de las mismas, en la proporción en
que dichas franjas en rotación vayan acercándose al ecuador solar, originándose con estas
rasgaduras, grandes eyecciones de gases cargados eléctricamente.

Este efecto es llamado también viento solar y no es otra cosa que radiación electromagnética que
lleva en si la impronta de los violentos hechos que suceden al interior de la infinidad de rupturas
de la cartesiana geometría compleja de los campos magnéticos propios del horno termonuclear
que es nuestro Sol.

Pero, volviendo con Cramer, quizás sí pueda adelantar desde ahora mismo, una conclusión
que ya es definitiva: este transaccional suceso espaciotemporal del “choque” de manos según
nos lo presenta el físico americano, solo permite una única aproximación inteligible: la de
un HUMANO y superconsciente suceso cuántico-relativista que se desarrolla a la UNITARIA
TOTALIDAD de la velocidad de la luz y como tal, es imposible descifrarlo para describirlo en los
términos y palabras del actual lenguaje humano, adaptado evolutivamente para expresar y
describir eventos espacio-temporales, acaecidos a velocidades ridículamente bajas cuando se las
compara con sucesos acaecidos a la asintótica velocidad del 0.999999999..∞ de la UNIDAD de
velocidad de la luz.

Expresando lo anterior con palabras que darían a la actual Mecánica Cuántica un instantáneo
significado de HOMBRE que por ahora no posee, podríamos entonces afirmar que el “choque”
transaccional de manos de Cramer, produciría sus efectos y sería inteligible solo bajo los
mecanocuánticos parámetros de una Ley que al interior cuántico-virtual de las cartesianamente
coordenadas y especulares condiciones-límite de la velocidad de la luz c= 1, dependería para
91

su cumplimiento de un Tiempo interior TOTALIZADO en y por la UNIDAD y cuya primordial


media estadística (1) sea casi igual a 0.5. Este necesario encadenamiento de circunstancias
TOTALIZARÍA simultáneamente y en función de su inversa reciprocidad en la UNIDAD, tanto a un
fermiónico valor singular individual y discontinuo, bien sea de la onda avanzada o bien de la
retardada, como al plural valor de la continua y social colectividad bosónica del par: onda
avanzada y onda retardada. El producto entre ambas reproduciría a la UNIDAD conformada por
el par: bosón↔(fermión-antifermión):

Discontinua(s) individualidad(es) fermiónica(s) de × Continua y plural colectividad bosónica del ondulatorio = 1


la onda(s) avanzada reversa o retardada anversa. par: avanzada reversa y retardada anversa.

Para el lector hispanoparlante es muy fácil observar cómo la conjunción “y” y la disyunción “o”,
las cuales, lingüísticamente, en ese orden y actuando en función de la Ley, conformarían
perfectamente a la auto-conciencia del personal pronombre “yo”. Esto permitiría que la
equilibrada↔desequilibrada supersimetría del par fermión↔bosón subyacente(s) tras la
fenomenología física de la(s) portadora(s) onda(s) avanzada(reversa)↔retardada(anversa)
de la radiación de fondo cósmico de los 3° Kelvin, tal fenomenología sea exquisitamente filtrada
y modulada por un equilibrado↔desequilibrado metabolismo orgánico, producido no menos
conscientemente por las células de nuestros tejidos.

Si hablo aquí de un tal filtrante, modulante y consciente equilibrio↔desequilibrio metabólico,


hay que hacer referencia a una fisiología celular humana que ha obtenido evolutivamente tal
modus operandi, no solo por una alimentación y normas de higiene apropiadas, sino también,
como una muy natural y evolutiva adquisición bio-lógica, derivada de las experiencias de múltiples
encarnaciones (planteo aquí la imperiosa necesidad de reencarnar una y otra vez a fin de
obtener, así sea por el método de error-acierto, el mejor camino evolutivo a seguir), experiencias
vital-conscientes éstas imbuidas, permeadas, por la noción de justicia, de equidad, que deriva(n)
de manera enteramente natural de la dinámica de la Ley de UNIDAD, intrínseca a la
desequilibrada↔equilibrada: emisión en tanto que par fermión-antifermion↔absorción en
tanto que bosón, inherente(s), bien a la estacionaria ondulación entre los límites macrocósmicos
especulares de la microondulatoria radiación de fondo cósmico de los 3° Kelvin entendida,
bien como una cósmica TOTALIDAD UNIFICADA, o bien como la equilibrada↔desequilibrada
dinámica molecular ácido↔base del pH7= 7/14= 1/2= 0.5, intrínseca ésta a las microcósmicas
reacciones electroquímicas del metabolismo celular humano, reacciones gobernadas también
exquisitamente por la UNITARIA TOTALIDAD subyacente tras la secuencia: 1/14, 2/14, 3/14,...
(7/14=1/2=0.5)...hasta 14/14 = 1= la UNITARIA TOTALIDAD del fenómeno. (Ver pág. 102).

Con otras palabras: si algún elemento subjetivo se da de manera orgánica y psicológicamente


natural en el Hombre, es precisamente su intuitiva noción de equidad, de justicia, y de ello dan fe
prácticamente la totalidad de las actividades del Hombre en busca del bien más esquivo de todos:
la felicidad. Y la razón para ello es simple: felicidad es, en última instancia y en tanto que
contraria↔complementaria plenitud de consciencia o TOTALIDAD ontológica del SER, fruto
y sinónimo de: equilibrio y de justicia, ya que detrás de ellas llegan, como lógico resultado, la paz,
el amor, la tolerancia, la probidad, en fin, todas aquellas virtudes que a pesar de ser tan caras a
……………………………………………………

(1) Media estadística primordial: Es decir casi igual a 1/2 de c= 1 o lo que es lo mismo: 0.5= 0.499999999...5 de c = 1.
Ver en las gráficas de las páginas 86 y 87 y en inglés, el interior de las especulares condiciones-límite o Mirror Boundary
Condition que se darían en el “choque de manos” entre las ondas avanzada-retardada y en el punto focal 0.5 u origen
de su coordenación compleja, solo que ahora el origen de tales coordenadas está localizado, no en el tradicional 0, sino
en 0.4999999999..5 de c= 1, entendido este como el real punto focal 0.5 o verdadero origen de las coordenadas (ver
Hipótesis de Riemann, página 196 y siguientes),coincidente éste, con el centro de gravedad de un campo UNIFICADO.
Ver también, página 51.
92

nuestras aspiraciones como fundamentos para una vida feliz, se encuentran, en razón de su
ontológica TOTALIZACIÓN en la UNIDAD, paradójica e infinitesimalmente cercanas a sus opuestos
como entes filosóficos: la iniquidad, el odio, la injusticia, la guerra, la intolerancia, etc. Y lo anterior
es quizás el elemento más profundamente humano de nuestra propia naturaleza. Y es que ni
siquiera aquellos calificados de “santos” se escaparon de sus garras. El propio apóstol San Pablo
en Romanos 7, 21–23, nos lo describe casi que gráficamente:

“Descubro pues esta ley: en queriendo hacer el bien, es el mal el que se presenta. Pues me complazco en la
ley de Dios según el hombre interior, pero advierto otra ley en mis miembros que lucha contra la ley de mi
razón y me esclaviza a la ley del pecado que está en mis miembros”.

¿No estará detrás de esta esencialmente humana queja de Pablo, la superposición de estados
cuánticos de afirmación↔negación, propia de los mecanocuánticos pares lógico-informáticos
si↔no canónicamente conjugados como recíprocamente inversos dentro de su propia UNIDAD
y que en el momento evolutivo que vivimos están jugando un crucial papel como co-formadores
de una conciencia superior, a imprimirse a perpetuidad en la radiación de fondo cósmico de los
3° Kelvin?

Fue el propio Jesús quien previó esta aparente inconsistencia y no sana dualidad del par lógico-
informático si-no en cabeza del apóstol Pedro (1), una vez Jesús hubo resucitado. No obstante, y
a pesar de ello, el propio Jesús, muy consciente de esta voluble condición humana de Pedro,
delega en este apóstol toda su autoridad cuando le dice, según Mateo 16, 18 y 19:

“Y yo también te digo que tú eres piedra y sobre esta piedra edificaré yo mi iglesia; y las puertas
del Hades no prevalecerán contra ella. Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que
atares en la tierra atado será en los cielos y todo lo que desatares en la tierra desatado será en los
cielos”

Y la piedra que para Jesús tan vivamente representaba Pedro como su vicario delegado, es aquella
sobre la cual el profeta Isaías previó sobre Jesús como la imagen de un Maestro de Justicia que
habría de venir, figura que a su vez el apóstol Pablo también maneja bellamente cuando, en
Romanos 9, 31 a 33 nos dice sobre la manera de alcanzar la justicia integral:

“…más Israel, que iba tras una Ley de justicia no la alcanzó. ¿Por qué? Porque iban tras ella, no por la fe sino
por las obras de la Ley, pues tropezaron en la piedra de tropiezo, como está escrito: he aquí que pongo en
Sion piedra de tropiezo y piedra de caída y el que creyere en el no será avergonzado”.

Luego, Pedro da testimonio acerca de quién es Jesús cuando más adelante dice: Él es la piedra del
ángulo, reprobada por los edificadores. La piedra del ángulo es la piedra principal en una
edificación conformada principalmente por arcos o bóvedas Esta idea la desarrolla más
ampliamente Pedro en su Primera Epístola, al decirnos (1 Pedro 2, 4):

“Acercándoos a él, piedra viva, desechada ciertamente por los hombres, más para Dios escogida y preciosa,
vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo”

Y Pedro prosigue en 2, 6, haciendo referencia a Isaías 28, 16: Por lo cual también contiene la Escritura:
He aquí, pongo en Sion la principal piedra del ángulo, escogida, preciosa; y el que creyere en el no será
avergonzado.

……………………………

(1) En cabeza del apóstol Pedro, quien sería su inmediato sucesor como regente de su Iglesia, lo atestigua el hecho
- durante los álgidos momentos anteriores a su crucifixión - de las 3 negaciones por parte de Pedro sobre su relación con
Él (Juan 18, 25 a 27) y también sus posteriores 3 afirmaciones sobre su incondicional amor por Él (Juan 21,15 a 17).
93

Y el mismo apóstol prosigue con el tema en 2, 7 y 8:

Para vosotros, los que creéis, él es precioso. Pero para los que no creen: la piedra que los edificadores
desecharon ha venido a ser la cabeza del ángulo, piedra de tropiezo y roca que hace caer....

Pero analicemos la razón arquitectónica de estas alegóricas citas bíblicas sobre Jesús. La
particularidad que hace del arco y/o de la bóveda una de las estructuras arquitectónicas
más útiles, es la forma de las piedras que los conforman: las dovelas, piedras labradas en forma
de cuñas trapezoidales, para formar arcos, bóvedas, o el alfarje que es, a nivel del suelo, la
piedra base de un molino de piedra para sacar aceite, dovelas que en sí mismas no son sino
segmentos del propio arco o bóveda los cuales, estratégicamente colocados, van completando el
arco o la bóveda hacia el centro, lugar donde se pone la dovela clave o piedra angular - ver la
figura de arriba - que es la piedra central de la que depende toda la solidez del arco en dos
dimensiones o de la bóveda, en tres dimensiones. La fuerza que opone el arco y/o bóveda a la
fuerza de gravedad que trata de colapsarlos es... ¡el propio peso y forma geométrica de las dovelas
que los conforman, añadido al peso de los materiales de construcción que ellas mismas soportan
sobre sí! Con otras palabras: la geometría trapezoidal de cada una de las dovelas y muy
especialmente la de la dovela clave o piedra angular, ofrece una fuerza igual, pero de sentido
contrario a la verticalidad de la fuerza de gravedad que trata de colapsar al arco o bóveda
considerado como una TOTALIDAD que se automantiene, es decir que la misma fuerza que trata
de destruirlo… ¡es la fuerza que lo sostiene!

Ahora bien, ¿por qué para Pablo la dovela clave o piedra angular es una piedra de tropiezo y de
caída y por qué también las “obras” de la Ley mosaica implican tropiezo, caída?

La tercera definición que de ley ofrece el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española
nos dice: Precepto dictado por la autoridad competente, en que se manda o prohíbe algo en
consonancia con la justicia y para el bien de los gobernados.

En pocas palabras: para el comportamiento del ser humano la Ley mosaica no es otra cosa
que el “si” que autoriza y/o “no” que prohíbe, propio(s) de la ética de sus actuaciones con
referencia a sí mismo y a sus congéneres y bien sabemos todos que la gran mayoría de
mandamientos de la Ley mosaica implica una tenaz lucha contra nosotros mismos, que nos obliga
a controlar nuestros apetitos más naturales como son el hambre, la codicia, la sexualidad, el
94

egoísmo, la pereza, etc., control el cual en más de una oportunidad, pone en evidencia
una intransigente y contradictoria situación de desear con toda el alma hacer algo que la Ley
expresamente prohíbe, hecho éste que Pablo pone claramente en evidencia en la cita que de
él acabamos de hacer. ¿Y no es ésta, muy en el fondo, una circunstancia igual a la del arco o la
bóveda en donde también es una contradictoria contrafuerza la que impide su colapso ante la
permanente acción de la fuerza de la gravedad?

Entender en su verdadera magnitud las palabras de Jesús: Pedro tu eres piedra y sobre esta piedra
edificaré yo mi iglesia… implica entonces reconocer en Pedro – ¡y en él, a cada uno de nosotros!
– la inherente debilidad (¡pero también la fuerza!) de la autocontradicción humana y la verdad
es que Pedro dio claras muestras de ello a lo largo de su ministerio – recordar sus tres negaciones
y tres afirmaciones – hasta el punto que el propio Jesús lo trató de Satanás cuando Pedro quiso
reconvenirlo sobre su inminente crucifixión; Marcos 8, 33: “¡Quítate de delante de mi Satanás!,
porque no pones la mira en las cosas de Dios sino en las de los hombres.

¿No es precisamente la cruz en la que Jesús quiso morir, la expresión misma de la más eficiente
herramienta matemática moderna: la coordenación cartesiana compleja, que simboliza, tanto en
dos como en tres dimensiones, a las autocontradicciones propias de los polos positivo (si) y/o
negativo (no), inherentes a los campos de fuerza por ellos conformados, autocontradicciones
mediante las cuales tales polaridades se expresan como el poder primordial de la Naturaleza,
poder que a su vez extrae su energía precisamente de la autocontradictoria coordenación
cartesiana compleja propia del campo por ellos mismos configurado? Por ello y para repensarlo
desde esta inesperada y diferente óptica, nuevamente transcribo lo dicho en la página 92 sobre
la esencialmente humana queja de Pablo:

“Y lo anterior es quizás el elemento más profundamente humano de nuestra propia naturaleza. Y ni siquiera
aquellos catalogados de “santos” se escaparon de sus garras. Veamos como el apóstol San Pablo en
Romanos 7, 21–23, nos lo describe casi gráficamente:

“Descubro pues esta ley: en queriendo hacer el bien, es el mal el que se presenta. Pues me complazco en la
ley de Dios según el hombre interior, pero advierto otra ley en mis miembros que lucha contra la ley de mi
razón y me esclaviza a la ley del pecado que está en mis miembros”.

¿No estará detrás de esta esencialmente humana queja de Pablo, la superposición de estados cuánticos de
afirmación↔negación, propia de los mecanocuánticos pares lógico-informáticos si↔no canónicamente
conjugados como recíprocamente inversos dentro de su propia UNIDAD y que en el momento evolutivo que
vivimos están jugando un crucial papel como co-formadores de una conciencia superior o Superconsciencia,
a imprimirse a perpetuidad en la radiación de fondo cósmico de los 3° K?”

¿No implican todas las anteriores consideraciones, el que esa obra magistral del pensamiento
humano llamada Mecánica del Quantum o Mecánica Cuántica sea, muy en el fondo, la Mecánica
del HOMBRE? En relación con esto, nuevamente transcribo a Sir Arthur Eddington (cita de la
página 81) cuando con sobradísima razón y no menos bellas palabras nos dice:

“Hemos visto que, cuando la ciencia ha llegado más lejos en su avance, ha resultado que el Espíritu no extraía
de la Naturaleza más que lo que el propio Espíritu había depositado en ella. Hemos hallado una sorprendente
huella de pisadas en las riberas de lo desconocido. Hemos ensayado, una tras otra, profundas teorías para
explicar el origen de aquellas huellas. Finalmente hemos conseguido reconstruir el ser que las había
producido. Y resulta que las huellas.... ¡eran nuestras!”

(Texto extraído del libro de Werner Heisenberg: La imagen de la Naturaleza en la física actual,
cuando hace referencia a la crisis humanística hacia la cual la Física, como ciencia y filosofía de la
95

Naturaleza, está siendo conducida, de mano de la estéril y “objetiva” concepción mecanística y


materialista que del Cosmos hoy se tiene).

A modo de información, la cual para nada deberá variar las UNITARIAS normas espacio-
temporales hasta ahora encontradas para la geometría cuántica (páginas 11 a 14) propia del
Sistema de Numeración Decimal, hablaré a continuación de los hallazgos de los satélites
COBE y WMAP de la NASA, sobre la estructura de la Radiación de Fondo Cósmica de los 3° Kelvin
(CMBR: Cosmic Microwave Background Radiation). Por el contrario, lo que han hecho más bien
estos hallazgos, es poner de manifiesto sus íntimos nexos, tanto con la conducta de auto-reflejo
especular propia de la matriz que genera 3° Kelvin= 3/273= 1/91= 0.010989..010989...∞, como
con las curvas superiores – parábola, elipse, hipérbola – de la antigua geometría griega, usada
por Kepler en sus estudios sobre las órbitas planetarias. Y de los iniciales datos del WMAP sobre
la polarización de la CMBR definida por el estado de la(s) orientación(es) de su campo
electromagnético, puedo decir que fueron confirmados ampliamente, en el 2002, por el
experimento del interferómetro de microondas denominado VSA (Very Small Array), instalado en
el Observatorio del Teide, Islas Canarias, ya que por definición, las orientaciones del par fermión-
antifermión propia(s) de la CMBR, no puede(n) ser 100% simétrico-continua(s), bajo la rotación
que implica su propia auto-reflexión como par especular anverso-reverso.

...................................................................

Apéndice 9:
13~ El estudio de Kepler sobre las secciones CÓNICAS

Datos y gráficas tomados de:


http://www.schillerinstitute.org/newspanish/InstitutoSchiller/Ciencia/FuncHiperbolicas.html

El siguiente avance significativo lo hizo Johannes Kepler, quien estableció la ciencia física moderna
como una extensión de estos antiguos descubrimientos griegos, tal como Nicolás de Cusa, Luca
Pacioli y Leonardo da Vinci los redescubrieron. Kepler, citando a Cusa, a quien llamó “divino”, dio
una particular importancia a la diferencia entre la curva (geométrica) y la recta (aritmética). Kepler
escribió en su Mystérium Cosmográphicum:

“Pero, después de todo, ¿por qué las distinciones entre la curva y la recta, y la nobleza de una curva, en la
intención de Dios cuando creó el Universo? ¿Precisamente por qué? Salvo que para el Creador más perfecto
fuera absolutamente necesario crear la más bella obra”.

“Como parte de su investigación astronómica, Kepler conoció a las llamadas “Cónicas de Apolonio”, que
es una compilación de los descubrimientos griegos sobre estas curvas superiores. Como resultado de su
investigación sobre la refracción de la luz, Kepler aportó un concepto nuevo y revolucionario de las secciones
cónicas”.

Y por primera vez, Kepler consideró a las secciones cónicas como una multiplicidad proyectiva:

“...entre estas líneas sucede lo siguiente en razón de sus propiedades: pasa de la línea recta, a través de una
infinidad de hipérbolas, a una parábola, y de ahí, a través de una infinidad de elipses, al círculo. Así, por un
lado, la parábola tiene dos cosas en naturaleza infinitas, la hipérbola y la línea recta, la elipse y el círculo.
Aunque también es infinito, asume una limitación en el otro lado... Por tanto, los límites opuestos son el
96

círculo y la línea recta: el primero es curvatura pura, la última recta pura. La hipérbola, la parábola y la elipse
están en medio, y participan de la recta y de la curva, lo mismo la parábola, y la hipérbola participa más de
la recta, y la elipse más de la curva’...”.

La hipérbola la conforma la esquina B del rectángulo OABC. En tanto los lados del rectángulo cambian, el área entendida
como UNO, permanece constante. Esto mantiene la UNIDAD según la proporción 1: OA:OA:OA×AB. (Mi inquietud: ¿Es
este comportamiento hiperbólico, la forma correcta de entender UNITARIAMENTE a la función Delta de Dirac?

La discontinuidad que revela esta proyección entre la parábola y la hipérbola es importante para
esta discusión. La hipérbola está al otro lado del infinito, por así decirlo, de la elipse y el círculo,
mientras que un lado de la parábola va hacia lo infinito, el otro lado va hacia lo finito.

Área UNO

Lo que esta gráfica nos muestra como 1-2-4-8, también lo evidencia, UNITARIAMENTE, el número 7 y 7²= 49:
A) 1/7= el ciclo exponencial de 6 dígitos: 0.142857 que se desarrolla así: 14= 2×7, 28= 4×7 y 57= 8×7+1 y:
B) 1/49= ciclo exponencial de 42 dígitos: 0.020408163265306122448979591836734693877551… 0204081632... ¿Se
acercan aquí UNITARIAMENTE, la exponencialidad geométrica con la exponencialidad aritmético-decimal, propia de
las fracciones decimales que surgen en los aritméticos procesos decimales de los números inversos?

Las áreas entre la hipérbola y la asíntota, formadas por rectángulos cuyos lados están en
proporción, son iguales a UNO. Del mismo modo, como ilustra el diagrama, aquellas secciones
de la hipérbola formadas en tanto la distancia entre la asíntota y el centro aumenta
geométricamente, son iguales.

Por tanto, mientras las áreas crecen aritméticamente, las longitudes sobre la asíntota lo hacen
geométricamente. No pases por alto la ironía de esta inversión: ¡en la hipérbola, las áreas
97

(geométricas) crecen de forma aritmética, mientras que las longitudes (aritméticas) lo hacen de
forma geométrica!

Construcción por Leibniz de la catenaria

Leibniz descubrió que a esta relación combinada de la aritmética y la geométrica la expresa el


principio físico de la catenaria. Leibniz demostró que a la catenaria la forma una curva, que él
llamó logarítmica, conocida hoy como "exponencial". Esta curva está formada de tal modo que el
cambio horizontal es aritmético, mientras que el cambio vertical es geométrico. Leibniz demostró
que la catenaria es la media aritmética entre tales dos curvas logarítmicas.

La catenaria la forma la media aritmética entre dos curvas, a la que Leibniz llamó "logarítmica" y que
hoy se conoce como exponencial. En la figura, las líneas están igualmente distribuidas sobre un
eje horizontal. La curva "logarítmica" la forman las longitudes verticales que están en proporción
geométrica. La catenaria se forma sumando la longitud e a la e', y dividiendo la longitud
combinada entre 2, etc.

[Nota: lo contenido hasta aquí, ha sido copiado textualmente, pero en el tema que sigue, me he
permitido adaptar con mucha más libertad varios datos y gráficas de las páginas:

http://www.schillerinstitute.org/newspanish/InstitutoSchiller/Ciencia/FuncHiperbolicas.html y
http://web.archive.org/web/20060210044343/http://biblopia.com/fichadirecta.php?j=176

(Si tiene problemas para descargar el segundo link, cópielo y péguelo en la barra de direcciones
de Google Chrome).

En lo que sigue, hablaré de las curvas propias de las secciones cónicas de Kepler y su relación con
el efecto Doppler-Fizeau (o lo que es lo mismo: el adelanto y/o retardo ondulatorio de Feynman-
Wheeler), que se presenta en la UNIDAD 0.99999999...∞ de la velocidad de la luz c= 1. Al respecto
nos informa Carlos S. Chinea:
98

Cuando el físico y matemático austriaco Christian Doppler (1803-1852) descubrió, allá por el año 1842, que
la frecuencia que podía observar en una secuencia de ondas de sonido dependía del movimiento relativo del
foco emisor, poco podía imaginar que ese hecho, y su aplicación al estudio de las ondas luminosas en los
años siguientes por el francés Armand Hypolyte Fizeau (1819-1896), se convertiría, en la primera mitad del
siglo siguiente, en el arma con la cual la Astrofísica conseguiría la primera y quizás más dura evidencia
observacional de la expansión del Universo.(Lo resaltado es mío).

Mis comentarios:

El espectro de emisión ondulatoria retardada de la luz procedente de un foco emisor que se aleja
de un observador que absorbe la emisión, presenta sus bandas de emisión desplazadas hacia el
rojo. Obsérvese como el inicial círculo se va degenerando en elipses cada vez más pronunciadas:

En tanto el foco se mueve a la izquierda (o hacia la derecha en el también posible caso contrario,
pero en esta oportunidad, al otro lado del infinito) el círculo se transforma en una elipse. En el
límite con el infinito, la elipse se convierte en una parábola. Y según sea el movimiento, hacia la
derecha o hacia la izquierda, la hipérbola se forma "del otro lado" del infinito configurado por la
línea negra.
99

El espectro de emisión ondulatoria avanzada de la luz procedente de un foco emisor que


se acerca al observador que absorbe la emisión, presenta sus bandas de emisión desplazadas
hacia el azul.

Pero si este observador-absorbedor de la emisión estuviese situado en un punto central ‒ y en


este caso, cualquiera de los infinitos puntos del Universo puede ser el centro mismo del Universo
‒ localizado entre los ondulatorios desplazamientos hacia el rojo y hacia el azul, estos “chocarían”
en tal punto como onda(s) avanzada↔retardada según lo propusieron los físicos Richard
Feynman y John A. Wheeler en 1945.

Ahora bien, si explicamos tal “choque” en nuestros términos de onda(s) reversa↔anversa (como
efectivamente se podrá apreciar en la gráfica de la página 101 cuando hago referencia al artículo
“Interpretación Transaccional de la Mecánica Cuántica”, postulada por el físico norteamericano
John G. Cramer en 1.986 y publicada por Reviews of Modern Physics 58, páginas 647 a 688),
veremos que como resultado de tal “choque” se establecería, en razón de su UNIDAD intrínseca
y al interior del asintótico límite 0.99999999999999999…∞ de la velocidad de la luz c= 1, un
geometrodinámico, resonante, central y ontológicamente auto-referenciado: equilibrio simétrico
del bosón↔desequilibrio asimétrico entre el par: fermión-antifermión.

La pregunta a hacerse ahora sería entonces: ¿no percibiría este central observador-absorbedor
exactamente lo mismo que el observador localizado en el centro de la Matriz que genera 1/11,
según el ejemplo propuesto en la página 51, solo que en este último caso la emisión como par
fermión-antifermión y/o la absorción en tanto que bosón se convertirían (conmutarían) en UNA
y la misma cosa, en el punto focal 0.5 o centro de gravedad, o en 1= 0.999999999… (ver recuadro
al final de página 65), de la UNIDAD que TOTALIZA al Cosmos: ¡el mismísimo HOMBRE!?

Pido ahora al lector que ejecutemos un pequeño ejercicio mental: imaginemos que hemos
recortado la cinta de colores del espectro que tenemos abajo y que curvándola sobre sí misma,
pegamos el extremo de color violeta con extremo de color rojo:

Onda retardada (anversa) hacia el rojo Onda avanzada (reversa) hacia el azul

Rojo Naranja Amarillo Verde Azul Violeta

¿No quedan mediante esta curvatura, los colores rojo y azul intermediados por el color
violeta, conformándose así lo que en cosmología se denomina un dipolo, es decir las zonas de
confluencia entre las temperaturas de la onda avanzada inferiores al valor promedio y las de la
onda retardada superiores al valor promedio de la Radiación de Fondo Cósmico de los 3° Kelvin o
CMBR, según lo detectaron los satélites COBE y WMAP de la NASA?

¿No implica este dipolo algún tipo de curvatura entre la frecuencia de las ondas propias del azul y
la frecuencia de las ondas propias del rojo?
100

Dipolo, es decir zonas de máxima y mínima temperaturas sobre la temperatura promedia,


separadas por el color violeta

La banda central, más caliente, de color rojo, la constituye nuestra galaxia: la Vía Láctea.

La formación de estructuras en el cosmos, tal como la existencia de cúmulos, galaxias y estrellas


se debe a las fluctuaciones cuánticas inducidas por el Principio de Incertidumbre de Heisenberg.
Estas fluctuaciones dejaron su huella en los fotones de la CMBR, huella que se manifiesta hoy como
manchas, algunas de ellas ‒ las rojas ‒ más calientes que otras ‒ las azules ‒ causando con ello la
anisotropía de la CMBR.
101

Como consecuencia de este dinámico curvamiento sobre sí mismas de las ondas anversas-
reversas del espectro de la Radiación de Fondo Cósmico de los 3° Kelvin, se hace obligado, en
cualquiera de los infinitos puntos del Universo, una confrontación, un “choque” a la Feynman-
Wheeler, entre las ondas: retardada (anversa) hacia el rojo↔avanzada (reversa) hacia el azul,
“choque” que se resume singularmente para un solo rayo cósmico primario de los 3° Kelvin, según
la gráfica que sigue:

Neuro-quiasmático y cognitivo entrecruzamiento cósmico (ver página 51) adaptado al UNITARIO y por tanto, cuántico-
relativista campo bio-electromagnético intrínseco al Humano Conocer, grabado ya para la eternidad en el
mecanocuántico interior “virtual” del primario rayo de fondo cósmico de los 3° Kelvin y que propagándose al
0.999999...∞ de la velocidad de la luz c= 1 nos facilitará los medios físicos para desarrollar, en cada uno de los seres
humanos, a la UNIDAD que como HOMBRE(S), habrá de TOTALIZAR al Cosmos en todos y cada uno de nosotros.

Rayo cósmico primario: infinitud al mecanocuántico


interior “virtual” propio del espacio-tiempo UNITARIO
de los 10^-33 de cm. y 10^-43 de seg., que se propaga
al 0.99999...∞ de c= 1 y que es una lógica consecuencia
del “transaccional choque de manos” de John G. Cramer.

Direcciones mutuamente contrarias-complementarias dentro de su propia UNIDAD, de las ondas de choque: retardada
(anversa) hacia el rojo↔avanzada (reversa) hacia el azul y que para John G. Cramer “chocarían transaccionalmente
sus manos” al mecanocuántico interior “virtual” del rayo cósmico primario, dando así una interpretación
UNITARIAMENTE TOTALIZADA, enteramente dinámica y vital-consciente de la Mecánica Cuántica, “choque
transaccional vital-consciente” que irradiándose ondulatoriamente desde cualquier punto central del Cosmos, se
propaga omnidireccionalmente al exterior, al 0.9999999...∞ de la velocidad de la luz c=1.

Todo este bagaje de novísimas inquietudes acerca del Universo como nuestro final y definitivo
domicilio deja abiertas dos cuestiones: A) ¿Se expande acaso eternamente el Cosmos en todas
direcciones a partir de todos y cada uno de los infinitos “puntos centrales” que lo constituyen
y esto como una consecuencia del “choque” entre pares anverso-reversos de los infinitos
rayos cósmicos primarios de los 3° Kelvin?, y B): ¿Es esta expansión solo una cuestión de
autoconciencia es decir, un exclusivo asunto del HUMANO CONOCER, pero enfocado como en
verdad es, como un ilusorio “movimiento” especular de algo que en verdad estaría quieto?
102

Apéndice 10:
14 ~ 7/14 = 0.5= pH7
o el equilibrio↔desequilibrio electroquímico de la VIDA

También para el tema del pH, la UNIDAD que nos TOTALIZA como organismos vivos tiene una
información precisa y contundente. Bien se sabe que el pH posee una escala que va de 0 a 14 y
con un punto neutro de equilibrio en 7. En una solución o en un organismo vivo, esta escala nos
mide en potencias de 10, bien sea el grado de acidez entre 0 y 7 y/o el grado de alcalinidad entre
7 y 14, es decir que la gradación del pH nos muestra en una solución u organismo vivo, la menor
concentración (acidez) y/o la mayor concentración (alcalinidad) de iones de hidrogeno (en
realidad protones). Un pH 3 por ejemplo, revela 10 veces menos protones que un pH2 y 100 veces
menos protones que un pH1. El pH obedece pues, a un exponencial crecimiento con base 10.
Recuerde ahora el lector a los dos ciclos:

1/7=142857 y 1/49= 020408163265306122448979591836734693877551 página 57 y siguientes,


los cuales también presentaron un exponencial crecimiento, pero esta vez con base 2.

Analizando con mayor profundidad a ambos ciclos vemos que como trasfondo numérico y
dinámico, se da así mismo en ellos un crecimiento exponencial con base 10: de hecho, al
estar constituidos como fracciones decimales, las llamadas décimas, centésimas, milésimas,
diezmilésimas, etc., éstas expresan con precisión un crecimiento exponencial con base 10, solo
que en esta oportunidad las décimas, las centésimas, las milésimas etc. amplifican en cada caso
su espectro numérico con valores que van desde el 0 hasta el 9, otorgándole así al ciclo mayor
riqueza y exactitud en su expresión.

Teniendo muy en cuenta el párrafo anterior y conociendo ya que 1/7= 142857 tipifica al inicial
estado másico-energético del electrón que se acelera al 0.9999999999...∞ de la velocidad de la
luz c= 1 (ver páginas 12 y 111), quiero proponer ahora a mis lectores, una forma radicalmente
nueva y distinta de interpretar a las funciones del pH como referidas al inicial estado másico-
energético del electrón: 1/7= 0.142857..142857...∞, el cual es dividido en dos partes iguales al
ser multiplicado por 0.5, es decir, que en cierta forma el electrón 142857 se “carga”, con dos
cargas iguales pero de distinto signo: positivo para “esta” mitad y negativo para la “otra” mitad:

(1/7= 0.142857..142857...∞) × 0.5= 1/14= 0.0714285..714285...∞

De acuerdo con la nota 1 de mi artículo: La Vida y la Conciencia: ¿fenómenos originados por la


Unidad electromagnética? ( http://web.archive.org/web/20080302063151/http://www.redcientifica.com/doc/doc200210250300.html y
http://www.scinetwork.org/cornelio ) la carga positiva se hace presente, se manifiesta, en tanto que opción,
mientras que la carga negativa, al no resultar opcionada, aparentemente se oculta pero no
por eso deja de actuar. Pues bien, el solo hecho de haber multiplicado a 1/7 por 0.5 implicó para
el producto resultante la “opción” de ser escogido como “esta” mitad que se manifiesta como
escrita y como tal, la “otra” mitad trabajará a partir de ahora, en cierta forma amorosamente
ocultada por “esta”. Veamos cómo es que las dos “cargas”, ‒ la una haciendo presencia y la “otra”
oculta ‒ se desempeñan en su entrañable trabajo.

Con base en el procedimiento que sigue y que está limitado por 0 y/o 1:
103

Límite: 0= 0/14, 1/14, 2/14, 3/14… (7/14= 1/2=0.5) … hasta 14/14= 1= Límite = la UNIDAD que
se TOTALIZA en, por, y para sí misma,

.... presento a continuación la matriz numérica que genera 1/14 y las características muy
especiales de su distribución espacial en tanto que dos mitades ‒ dos cargas ‒ electrónicas
interactuando. Detalle el lector que la distribución espacial viene dictada por los mismos números
que conforman a la matriz y por lo tanto la voluntad de quien esto escribe no cuenta en absoluto
en el procedimiento. En aras de una mayor claridad se toma solamente el ciclo 0714285
multiplicado por 10:

Ahora es acidez. Detállese que internamente la acidez


Límite:......................0/14= ................ 0 ................... se encuentra coordenada de modo complejo dentro de
su propia UNIDAD, si se acepta que en cada caso las
1/14= 0.07 142 850 décimas y centésimas se sumen a las diezmillonésimas
2/14= 0.14 285 700 y cienmillonésimas. Esto es la métrica inflacionaria
3/14= 0.21 428 550 del número 3 en acción. De todas maneras entre la
4/14= 0.28 571 400 acidez y la alcalinidad se mantiene el UNITARIO
5/14= 0.35 714 250 equilibrio cuando se suman los pares especulares, así:
6/14= 0.42 857 100 (6/14+ 8/14)= 14/14= 1, (5/14+ 9/14)= 14/14= 1,...etc.
7/14=0.49 999 950 pH7 neutro. La UNIDAD del Ph7 se alcanza sumando
8/14= 0.57 142 800 las dos “cargas”: 7/14 + 7/14= 14/14= 1
9/14= 0.64 285 650 Ahora es alcalinidad. Obsérvese que internamente la
10/14= 0.71 428 500 alcalinidad se coordena UNITARIAMENTE de modo
11/14= 0.78 571 350 complejo, siempre y cuando décimas y centésimas se
12/14= 0.85 714 200 sumen a las diezmillonésimas y cienmillonésimas. Esto
13/14= 0.92 857 050 es la métrica inflacionaria del número 3 en acción.

Límite: ...................14/14= 0.99 999 900


Límite: ...................14/14= ............... 1 .....................
Secuencia cuantificada con base 14, del par: acidez↔alcalinidad. Obsérvese en las centésimas,
que el salto de 7/14= 0.49... a 8/14= 0.57..., no es de 7 sino de 7+1= 8. Este +1 se alcanza justo
en el punto donde se dejan los predios de acidez para pasar a los de alcalinidad. El proceso revierte.

Cesión(es) de la “carga” 7/14= 1/2= 0.5= 0.499999950 compensada(s) UNITARIAMENTE como parte alcalina↔ parte acida. Con
esto la parte alcalina se compensa con la ácida y la ácida hace lo propio con la alcalina, denominándose esta compensación como
Sistema Buffer o sistema de reacción.

Dinámica y funcionamiento de la “carga” pH7= 7/14= 1/2= 0.5= 0.49999950:

Nota: aquí también es indispensable tener en cuenta la métrica inflacionaria del número 3.

1) A partir de 8/14=0.57142800 que es alcalino, réstese la “carga” pH7= 7/14= 1/2= 0.5=
0.49999950: (8/14=0.57142800) menos: (pH7= 7/14= 1/2= 0.5= 0.49999950) = 1/14=
0.07142850, que es ácido. Obsérvese que con esto la alcalinidad de 8/14 se ha transformado en
la acidez de 1/14.

2) A partir de 9/14= 0.64285650 que es alcalino, réstese la “carga” pH7= 7/14= 1/2= 0.5=
0.49999950: (9/14= 0.64285650) menos: (pH7=7/14= 1/2=0.5= 0.49999950) = 2/14=1/7=
0.14285700 que es ácido. Obsérvese que con esto la alcalinidad de 9/14 se ha transformado en
la acidez de 2/14= 1/7.
104

3) Y el proceso se repite así, hasta que se llega al límite: (13/14= 0.92857050 que es alcalino)
menos: (la “carga” pH7=7/14=1/2=0.5=0.49999950) =6/14= 3/7= 0.42857100 que es ácido.
Detállese que la alcalinidad de 13/14 se ha transformado en la acidez de 6/14= 3/7.

Y habiendo llegado el proceso al límite, lo alcalino es ahora ácido y lo ácido alcalino y se inicia
nuevamente el proceso inverso: el ácido que ahora es alcalinidad comienza su transformación de
nuevo en ácido y a la inversa: la alcalinidad que ahora es ácido comienza otra vez su
transformación en alcalinidad y así ad infinitum.

Una enseñanza trascendental nos queda de todo esto: aunque las apariencias insinúan un
antagonismo total entre acidez y alcalinidad, la verdad es que no hay tal. Por el contrario, es
imposible definir a la alcalinidad sin el ontológico apoyo de la acidez y/o a la inversa: no se puede
definir la acidez sin el fundamento ontológico de la alcalinidad. Y la velocidad que este proceso
puede alcanzar, llega muy fácilmente al 0.9999999...∞ de la velocidad de la luz c=1.

¿No encuentra aquí el lector un estrecho paralelismo entre esta fenomenología del pH y lo dicho
en la página 46 cuando le pido al lector desembarazarse de todo aquello que hasta ahora nos han
enseñado como lógico, como razonable, dado que todo lo que se “mueve” al 0.9999999...∞ de la
velocidad de la luz c= 1 trabaja “en función de”? ¿No está acaso enseñándonos la bio-fotónica
fenomenología del pH7 (¿los bio-fotones de Hyland?, ver páginas 37 y 38), que la acidez necesita
para su ontología de la oculta alcalinidad ya la inversa: que la alcalinidad necesita del apoyo
ontológico de la oculta acidez para manifestar su SER? De acuerdo con esto, las mejores
definiciones que podemos dar de acidez, alcalinidad y neutralidad serían:

Acidez: es la oculta alcalinidad que va cediendo, secuencial y cuantificadamente, a la “carga”:


7/14= 0.49999950 y con ello va transformando su alcalinidad en acidez.

Alcalinidad: es la oculta acidez que va recibiendo, secuencial y cuantificadamente a la “carga”:


7/14= 0.49999950 y con ello va transformando su acidez en alcalinidad.

Neutralidad: es la “carga” manifiesta de “esta” mitad 7/14 =0.49999950 de la equilibrada UNIDAD


14/14= 0.99999900 que se compensa UNITARIAMENTE, con la oculta “carga” de la “otra” mitad
7/14 = 0.49999950. Detállese la manera cómo las dos últimas cifras de la izquierda se compensan
con las dos primeras cifras de la derecha, para obtener la TOTALIDAD = 999999

↕7/14 =0.49999950 + 7/14=0.49999950= 0.99999900= 999999=la UNIDAD que TOTALIZA al pH


49+50= 99 49+50= 99 99+00= 99

Cierro este Apéndice 10, con una muy filosófica pregunta, extraída de la singular conducta del par
acidez↔alcalinidad: ¿no es el amor más entrañable (ver página 102) aquel que es capaz de
facilitarle al “otro”, una sustancial parte de su individual identidad o personalidad, para que logre
con ello obtener la suya propia? ¡Y cuantas lecciones sobre nosotros mismos habremos de
encontrar en el libro abierto de la Naturaleza, si nos proponemos buscarlas!

......................................................
105

Apéndice 11:
15 ~ La constante cosmológica = ¿la UNIDAD micro~cósmica?

¿Cuál es, en su opinión, el enigma más fascinante de la física teórica?


R.- La constante cosmológica. Está ahí y está claro que no es cero; es pequeñísima y no encaja con nada.
Cualquier teoría de campos en la que creemos está modificando la energía del vacío en cada instante ¡y no lo
vemos! Sin embargo, hay una energía del vacío que está ahí, a nivel cosmológico. Es uno de los problemas
más fundamentales y posiblemente no encontraremos respuesta en mucho tiempo; vincula lo pequeño con
lo grande de un modo muy radical. Ninguna de las ideas propuestas ha funcionado, ni siquiera en cuerdas;
las pocas explicaciones son ad hoc. La constante cosmológica es algo que se sale de todo.

Manuel Asorey, físico teórico de la Universidad de Zaragoza.


http://www.fys.es/fys/cm_view_tpyr.asp?tipo=articulos&id=343
Mat. Cantidad que tiene un valor fijo en un determinado proceso, cálculo, etc.
Definición de “constante” del Diccionario de la Real Academia Española.

Si el lector se ha cuestionado en profundidad sobre el manejo que le he dado en este ensayo al


tema de la UNIDAD, sin duda ha percibido que el autor se ha estado refiriendo a la UNIDAD
ENTERA que se TOTALIZA en y por sí misma, por lo que muy posiblemente ha terminado
preguntándose: ¿y por qué cuando el autor habla sobre la UNIDAD siempre lo ha hecho con
referencia al UNO en tanto que número entero? ¿Y qué hay de la UNIDAD en el microscópico
cosmos de las infinitesimalmente pequeñas fracciones decimales?

De acuerdo a la 5ª acepción que de constante matemática da el Diccionario de la Real Academia


Española, la UNIDAD ENTERA que se TOTALIZA en y por sí misma, es en verdad constante, así los
valores que Ella induzca como eje de las operaciones aritméticas inversas tales como: a) división
para generar un cociente y b) multiplicación para recuperar su valor constante como UNIDAD,
tengan un valor infinito, por ejemplo:

División para generar un cociente: 1/7= 0.142857..142857...∞

Y/o a la inversa:

Multiplicación para recuperar la constancia de su UNIDAD: 7 × 0.142857..142857...∞ =


0.99999999... ∞ = 1

Pero al interior de todas y cada una las fracciones cíclicas decimales ‒ simplemente ciclo(s), de
ahora en adelante ‒ que como cociente se generan al ser dividida la UNIDAD por un número primo
diferente de 2 y de 5 ‒ también existe una UNIDAD FRACCIONARIA que como fragmento decimal
(décimas, centésimas, milésimas, etc.) permanece, al extraerle al ciclo sus factores primos (se
trabaja solo con el ciclo en sí):

1/7= 0.142857..142857...∞ y factores primos de 142857: (3.3.3)×11×13×37

Si secuencialmente se va dividiendo a 142857 por cada uno de los factores primos que lo
constituyen hasta que quede solo en el cociente el factor primo 37, comprobaremos que el
cociente que finalmente nos queda es la UNIDAD FRACCIONARIA propia del ciclo. En aras de
resumir el proceso, se divide a 142857 por el producto de todos los factores primos, excluido el
último que es el 37: (3.3.3) ×11×13= 3861:
106

142857/3861=37 luego 37/37= 1= remanente de una millonésima la cual, como UNIDAD


FRACCIONARIA se multiplica por todos y cada uno de los anteriores factores primos para recuperar
al ciclo 142857.

Otro ejemplo: 1/13= 0.076923..076923...∞ y factores primos de 076923: (3.3.3)×7×11×37

En aras de resumir el proceso, se divide a 076923 por el producto de todos los factores primos,
excluido el último que es el 37: (3.3.3)×7×11×37= 2079:

076923/2079=37 luego 37/37= 1= remanente de una millonésima la cual, como UNIDAD


FRACCIONARIA se multiplica por todos y cada uno de los anteriores factores primos para recuperar
al ciclo 076923.

En el caso de 1/7= 142857 y de 1/13= 076923, las UNIDADES FRACCIONARIAS remanentes


han sido del rango de la millonésima, pero en otros casos más generales, sus valores pueden llegar
a ser verdaderamente unas ultramicroscópicas UNIDADES FRACCIONARIAS DECIMALES, de las
cuales es mejor hablar con el idioma de 10 a la menos x, siendo x el número de ceros decimales
más el 1, que anteceden a la UNIDAD FRACCIONARIA DECIMAL, por ejemplo: 10⁻²² que significa:
0.0000000000000000000001. Esta UNIDAD FRACCIONARIA remanente en el cociente, es la
misma que nos queda como UNIDAD residual al efectuar la operación 1/x, siendo x cualquier
número primo diferente de 2 y 5, UNIDAD residual la cual, al continuar siendo dividida por x,
induce la aparición de un segundo, de un tercero, y, en fin, de infinitos ciclos numéricos, como ha
sido el caso de 1/7 de 1/13 y de 1/3 que, con sus infinitos ciclos de 3, pongo como ejemplo:

10 3
-9 0.333... ∞
10
-9
10
-9
1

Resumiendo: la UNIDAD ENTERA y la UNIDAD FRACCIONARIA DECIMAL, aunque respectivamente


operan en los reinos de lo macroscópico y de lo microscópico, obedecen a idénticas reglas de
juego: las reglas de la aritmética del Sistema de Numeración Decimal, lo que aritméticamente
permite, en principio, correlacionar ambos reinos. Y en este último sentido, algo revolucionario
que en los últimos años al interior de la física relativista y de la física cuántica se ha venido
gestando ‒ aunque de manera no muy consciente por parte de la mayoría de los físicos ‒ está a
punto de darse a luz. Su historia, como necesario preámbulo para una final explicación, es la que
sigue.

En 1922, el físico ruso Alexander Friedmann predijo, que de acuerdo a sus propios cálculos
sobre la Teoría de la Relatividad de Einstein, el Universo no podía ser estático ya que aún
una microscópica fuerza podría causar el que el Universo entero entrara en expansión o en
contracción. Y en 1929, el astrónomo norteamericano Edwin Hubble, del observatorio Monte
Wilson, California, descubrió que, al observar una serie de estrellas a través de su gran telescopio,
la luz de las mismas se veía corrida hacia el rojo, al final del espectro visible.

Según la física del corrimiento Doppler la luz de objetos que viajan hacia el punto de observación
tiende hacia el violeta, mientras que la luz de los cuerpos que se alejan del citado punto de
observación tiende hacia el rojo. (Acústicamente hablando es lo mismo que sucede con el ruido
del jet: la señal acústica va perdiendo intensidad cuando el avión se aleja del observador, y se
107

hace más fuerte cuando se acerca al observador). La observación de Hubble demostraba


que, según dicha ley, las estrellas se alejaban de la Tierra. Pero después Hubble hizo otro
descubrimiento. Las estrellas no sólo estaban alejándose de la Tierra, sino que también se
alejaban entre sí. La única posible conclusión de toda esta fenomenología era que el Universo
entero estaba en una constante "expansión".

En 1915 Alberto Einstein había llegado a la teórica conclusión de que, según su Teoría de la
Relatividad General, el Universo no podía ser estático con lo que se anticipaba en siete años a los
resultados de Friedmann y Lemaitre. Pero como la idea en boga en la astronomía de 1915 era la
de que Universo era estático, Einstein no tuvo ningún reparo en agregarle una "constante
cosmológica" a sus ecuaciones con la intención de que su conclusión “resultase correcta".

Tal “constante” tenía un solo fin: introducir en el modelo cosmológico de sus ecuaciones
una contra-fuerza que se opusiera a la fuerza de la gravedad, ya que, de no existir una fuerza que
la contrarrestara, ésta podría finalmente causar el colapso del Universo sobre sí mismo.

Pero cuando en 1922 Hubble estableció fuera de toda duda la expansión del Universo, Einstein
volvió a sacar la constante cosmológica de sus ecuaciones de la Relatividad General y no tuvo el
menor reparo en reconocer “que había sido la mayor pifia de su vida”. Pero recientes hallazgos
cosmológicos parecen sugerir la necesidad de que la constante cosmológica de Einstein, retorne
al Universo desde donde fue exiliada.

Con ocasión del descubrimiento en 1.998 de que la expansión del Universo (a distancias casi tan
grandes como 2/3 del tiempo que en este momento nos separa del inicio mismo del Universo o
Big-Bang) podría acelerarse cada vez más, en vez de desacelerarse por la presunta acción de
frenado por parte de la gravedad, los astrofísicos y cosmólogos (lo resaltado en rojo es mío):

“…. postulan que la expansión del universo procedió con mayor lentitud en el pasado que lo que se supone,
con un consiguiente menor desplazamiento global del universo y de la luz que viaja en su seno. Desde que la
mayor parte de la comunidad científica aceptó como cierto el descubrimiento de Hubble, siempre se había
supuesto que la expansión del universo se iba frenando con el paso del tiempo debido a la fuerza atractiva de
la gravedad. Por esto, su aceleración va en contra de todo pronóstico y ha impactado fuertemente a
astrónomos y cosmólogos. Pero también introduce otro hecho que desconcierta a los físicos: para generar
esta aceleración, el universo debe contener alguna forma de materia o energía desconocida cuya fuerza de
gravedad, en lugar de atraer como es lo usual, repele. Bajo esta perspectiva, el descubrimiento que el universo
está acelerando entraña un cambio radical en la visión del cosmos” (1).

Pero para poder continuar con el hilo que pretendo en el asunto de la constante cosmológica, es
necesario retornar a la página 56 donde decíamos que:

No deja de ser extrañamente coincidente con las cifras 0.99999999999... (número definido de nueves) ...9
y 1.000000000... (número definido de ceros) ... 1, recíprocamente inversas dentro de su UNIDAD, el hecho de
que el cosmológico “Punto Omega” que persigue definir la geométrica UNIDAD del cosmos, se acerque
infinitesimalmente al valor teórico de UNO, cuando los modernos cosmólogos tratan de establecer:

1). Si el Universo es cerrado (mayor que 1) y con una curvatura positiva es decir si durante el Big-Bang se creó
la materia suficiente para que en algún momento de su historia futura su expansión se detenga y se inicie un
proceso inverso de contracción que lo lleve a su implosión o Big-Crunch;

…………………………………………………

(1) Gisela Hertling P: “La expansión del Universo se acelera”, Boletín Sociedad Chilena de Física. Año 2, Número 10, Junio
2000, página 2.
108

2). O si, por el contrario, que después del Big-Bang el Universo sea abierto (menor que 1) y con curvatura
negativa es decir que se expandirá sin límites al no haberse creado la materia suficiente para cerrarlo
nuevamente; y/o

3). Que no es ni cerrado ni abierto sino plano, vale decir situado, crítica, pero infinitesimalmente cerca tanto
de ser abierto como de ser cerrado o lo que es lo mismo: ser simultánea e infinitesimalmente mayor que la
UNIDAD (1.000...ceros bien definidos...1) y/o simultánea e infinitesimalmente menor que la UNIDAD (0.999....
nueves bien definidos......9).

Y aquí, casi que, sin proponérnoslo, nos hemos tropezado con las UNIDADES FRACCIONARIAS
DECIMALES, las cuales, además son muy bienvenidas, dado que son el resultado de operaciones
UNITARIAMENTE inversas entre el MACRO-guarismo: 1.000...número bien definido de ceros...1 y
el micro-guarismo: 0.999...número bien definido de nueves...9. Ahora bien, es necesario notar que:

El inverso de 0.9 es: 1/0.9= 1.1, su diferencia es: 1.1 - 0.9= 0.2 y su UNIDAD: 0.9 × 1.1= 0.99= 1
El inverso de 0.99 es: 1/0.99= 1.01, su diferencia es: 1.01 - 0.99= 0.02 y su UNIDAD: 1.01 × 0.99= 1
El inverso de 0.999 es: 1/0.999= 1.001, su diferencia es: 1.001 - 0.999= 0.002 y su UNIDAD: 0.999 × 1.001= 0.999= 1
El inverso de 0.9999 es: 1/0.9999= 1.0001, su diferencia es: 1.0001 - 0.9999= 0.0002 y su UNIDAD: 0.9999 × 1.0001= 0.9999= 1
Y el proceso prosigue así, ad infinitum. Sobre los valores: 1.1, 1.01, 1.001, 1.0001 etc., ver (1).

Pero, ¿qué función cumple esa diferencia de 2 que va in crescendo microscópicamente en


potencias de 10 como: 2 décimas, 2 centésimas, 2 milésimas, 2 diezmilésimas, etc. etc.?
La respuesta más lógica y que más convence es la más inmediata: es(son) el(los) valor(es) que
UNITARIAMENTE interconecta(n) al MACRO-mundo con el micro-mundo, en tanto que recíprocos
inversos. Y es la lógica la que también nos dice que de cada valor 2, (2 décimas, 2 centésimas, 2
millonésimas etc.) y para compensar delicadamente el equilibrio recíprocamente inverso entre
MACRO-y-micromundo, la mitad o sea 0.00... 1, fluye a hacia lo MACRO sumándose al 1 entero
como 1.00...1, mientras que la “otra” mitad 0.00... 1, va hacia lo micro, restándose del 1 entero
como 0.99....9, formándose así los valores inversos que las respectivas operaciones aritméticas
nos han mostrado un poco más atrás. Y si a esta eficaz y fluida interconexión UNITARIA
entre MACRO-y-micromundo se le añade la no menos eficiente labor cumplida por la métrica
inflacionaria del número 3 (2), la interconexión MACRO-y-micromundo termina de perfeccionarse
diría yo, apoyándome para ello y confirmando a mi vez, las palabras del físico español Manuel
Asorey (página 105) con un fin exclusivo:

“.... vincular lo pequeño con lo grande de un modo muy radical”


………………………………………………………….
(1) Puedo desde ya, anticipar a mis lectores, que, entre los siguientes valores, los que están de forma alternada
codificados en color rojo son múltiplos del 11: 11, 101, 1001, 10001, 100001, 1000001, 10000001 etc., etc., siendo sus
respectivos inversos, los valores fraccionarios cíclicos: 1/11= 0.09, 1/101= 0.0099, 1/1001= 0.000999, 1/10001=
0.00009999, 1/100001= 0.0000099999 etc., etc. Hasta donde me ha sido posible comprobarlo, esta alternancia como
submúltiplo del número primo 11 y con esto su capacidad para producir fracciones decimales inversas constituidas por
un numero par de dígitos, es a su vez generadora de matrices numéricas conformadas por números pares de dígitos,
TOTALIZADAS también a su vez en su propia UNIDAD y que por ello poseen la muy sui generis capacidad de auto-
coordenarse cartesianamente de manera compleja, propiedad ésta que quizás tenga grandes aplicaciones tanto en la
física cuántica, como en la moderna cosmología. Ver aplicación de esta característica a la hipótesis de Riemann, página
196 y siguientes. Ver también la página 191.
..........................................................

(2) Esta métrica inflacionaria ‒ ver página 16 y siguientes ‒ propia del número 3, tiene la capacidad de transformar
por multiplicación, valores fraccionarios decimales constituidos por décimas, centésimas, milésimas etc., etc., en valores
enteros denominados: unidades, decenas, centenas, ...etc., y/o a la inversa: convertir por división, valores enteros en
valores fraccionario-decimales
109

Y habiendo finalizado aquí con el preámbulo pedido, podemos homologar nuestra UNIDAD
FRACCIONARIA DECIMAL con otros pronunciamientos del mismo físico teórico Manuel Asorey,
de la Universidad de Zaragoza (cita de la página 105) y que sintetizan, para la actual física, el
posible sentido ontológico de lo que en y por sí misma ES, la constante cosmológica:
La constante cosmológica: está ahí y está claro que no es cero; es pequeñísima y no encaja con
nada.
Vimos también en páginas anteriores, que la UNIDAD FRACCIONARIA DECIMAL trabaja bajo las
mismas normas aritméticas y decimales de la UNIDAD ENTERA, por lo que de manera muy general
la podemos representar mediante el guarismo:
0.000000....número indefinido de ceros…1
Y con base en esta representación, ¿no podríamos afirmar muy conscientemente y casi con las
mismas palabras del físico Manuel Asorey, que la UNIDAD FRACCIONARIA DECIMAL también:
“.... está ahí y está claro que no es cero; es pequeñísima y (aparentemente) no encaja con nada”?
¿No significa acaso esta clarísima congruencia, que la UNIDAD FRACCIONARIA DECIMAL y la
constante cosmológica son UNA y la misma REALIDAD? En concordancia con lo anterior,
transcribo nuevamente a varios apartes del Apéndice 4 que se inicia en la página 62, los cuales,
en tanto a que hacen referencia a fenómenos cuánticos, tienen directa relación con la UNIDAD
FRACCIONARIA DECIMAL y/o constante cosmológica:

“.....en la Teoría Especial de la Relatividad de Einstein, los siguientes dos pares de razones aritméticas:
Espacio/Tiempo= 1 y Energía/Masa = 1 (que harían equivalentes en UNO, a los valores de Energía-Masa
y Espacio-Tiempo) tales valores se encuentran tan inextricablemente unidos, que la forma más expedita
para encontrar su relación íntima es desvelando su natural y expedita UNIDAD mediante la siguiente razón-
proporción, donde brota, también naturalmente, la UNIDAD subyacente tras la que ahora sería la cuántico-
relativista pero tambien newtoniana ley de la Acción-Reacción que opera al 0.999999...∞ de c= 1 así: A toda
Acción en un sentido, co-responde una Reacción igual y de sentido contrario:

Energía /Masa=Espacio/Tiempo, de donde: (Energía × Tiempo=Acción) / (Masa × Espacio = Reacción) = 1 = c


Observe usted que en la UNITARIA Acción el Tiempo es Energía y que en la UNITARIA Reacción el Espacio
es Masa y que según la einsteiniana equivalencia UNITARIA entre Masa y Energía, el vacío espacio cósmico,
como Masa que es, … ¡también es Energía! En concordancia con esto: ¿No sería el espacial vacío cósmico
la mismísima masa oscura que afanosamente busca la Física moderna? ¿No es ésta la misma historia del
explorador que de tanto investigar a cada árbol en particular, es incapaz de percibir a la TOTALIDAD del
bosque? Pero si en el Cuanto de Acción existe una incertidumbre básica para delimitar simultáneamente y
con precisión, el conocimiento exacto acerca de cuál es el Tiempo y/o cuál es la Energía, en el mismo sentido,
en el equivalente, aunque contrario Cuánto de Reacción habrá también una incertidumbre básica para poder
delimitar, simultáneamente y con precisión, cuál es el Espacio y/o cuál es la Masa”.

Y como un complemento perfecto de la anterior trascripción, hago ahora lo propio con los
siguientes párrafos extraídos del Apéndice 5, página 66 y siguientes, los cuales nos explican
cómo, en la UNIDAD ENTERA que se TOTALIZA en y por sí misma, el Cosmos y el HOMBRE....
¡somos una y la misma cosa! Obsérvese aquí, claramente enunciada(s), cómo estas dos UNIDADES
FRACCIONARIAS DECIMALES cumplen con funciones propias de una constante cosmológica:

“No cabe la menor duda, en los términos de la ciencia física, la verdadera REALIDAD del HOMBRE está
íntimamente ligada a la micro-UNIDAD 0.000000000000000000000000000000001 de centímetro y a la
micro-UNIDAD 0.0000000000000000000000000000000000000000001 de segundo, (en notación más
comprimida: 10^-33 cm. y 10^-43 seg., respectivas cotas de espacio y tiempo, propias del campo geométrico-
euclídeo y complejo-cartesiano en el que las Supercuerdas operan), cotas espacio-temporales al interior de
las cuales se desarrollan 5 parámetros de capital importancia para el HOMBRE, a saber:
110

1) El cuanto de acción planckiano o ħ, que reúne al interior de las ultramicroscópicas anteriores cotas,
externamente inasibles e inobservables, a la euclidiana UNITARIA y TOTALIZANTE geometría del campo
espacial y temporal propia del Infinito;

2) La acción de la indecibilidad de Gödel, que nos impide, previamente, afirmar o negar algo manera de
absoluta; (ver nota 4: http://web.archive.org/web/20080302063151/http://www.redcientifica.com/doc/doc200210250300.html ).
Sin embargo, en el álgebra aplicada a la física y la biofísica, es común trabajar con la absoluta previa certeza
de la polaridad de un signo positivo o negativo, y por ello los dos signos no pueden de ninguna manera,
simultáneamente co-existir sin mutuamente destruirse En este último sentido, algo necesariamente anda
mal en los procedimientos algebraicos negativo-positivo, cuando de aplicarlos a los procesos físicos y vital-
conscientes se trata;

3) El accionar, al interior virtual de la incertidumbre de Heisenberg, que nos impide sincrónicamente conocer
los aspectos ontológicamente contrarios↔complementarios de las partículas subatómicas conocidos como:
corpúsculo-onda, energía-tiempo, y ahora, desde el punto de vista expresado en la página 62 y siguientes,
también espacio-masa;

4) La acción de la velocidad de la luz o c, que trabajando como un proceso asintótico cuyo límite es c = 1, nos
involucra dinámicamente con el Infinito; y por último:

5) El accionar de la microgravedad newtoniana, o g, que se halla íntimamente ligada a la gravedad de Einstein


en tanto que capacidad de las ultramicroscópicas grandes masas (y gran masa no implica necesariamente
gran volumen) de curvar su espacio intrínseco.

Observe el lector que todos estos 5 parámetros accionan al 0.9999999999999...∞ de c=1, pero al interior de
10^-33 cm. y 10^-43 seg., llamados también los “fantasmales” espacio y tiempo “virtuales”, inherentes a los
campos cuánticos, tanto del cuanto de acción de Planck, como de la incertidumbre de Heisenberg. Pero si a
toda acción en un sentido co-responde una reacción igual, pero de sentido contrario, ¿dónde ubicamos
entonces a la reacción?

La respuesta la encontramos en los términos de la UNIDAD entre la Acción-Reacción (página 62 y siguientes),


pero colocando el cuanto de reacción, en el campo interior de los mismos 10^-33 cm. Y 10^-43 seg., propios
del cuanto de acción y de la incertidumbre de Heisenberg, lo que automáticamente consigue que las
conmutaciones: energía × tiempo y masa × espacio configuren, dentro de las normas de la geometría
euclidiana, a la UNITARIA operación: Actoemisión/ Reactoabsorción = 1 (ver página 62 y siguientes) de ese
“fantasmal mundo virtual” propio del campo electromagnético del vacío cuántico, en donde la acción de
emitir(se) como fermión-antifermión y la reacción de absorber(se) en tanto que bosón, se funden en una y
la misma UNIDAD, que como HOMBRE, TOTALIZA(RÁ) al Cosmos.

Y me atrevo a conjeturar que es el obligado cumplimiento de estos cinco parámetros y su concordancia con
la geometría euclidiana, intrínseca a la TOTALIDAD de la energía básica del Cosmos (más básica todavía
que las mismas galaxias y sistemas solares que lo componen), lo que hace posible que la rectilínea MACRO
y micro infinitud: 10^-33 de centímetro y 10^-43 de segundo, propia(s) del campo interior de los rayos
cósmicos primarios, tenga(n) la capacidad de ejecutar naturalmente y a la perfección al enrejado cartesiano
complejo que, como vacío cuántico cubre y co-ordena a la UNIFICADA TOTALIDAD del Universo. Me refiero
claro está al Eterno, Infinito y microondulatorio rayo electromagnético de fondo cósmico de los 3º Kelvin,
que es (será), en tanto que ESPIRITU HUMANO.... ¡nuestro verdadero, único, definitivo y eterno domicilio!”

¿Constante cosmológica = UNIDAD microcósmica decimal = HOMBRE?

....................................................................................
111

16 ~ Apéndice 12:
El número 7 y el relativista incremento de la MASA del electrón.

El número 7 también es el responsable de cuantificar, con la exactitud aritmética del número racional
(número el cual es el cociente de dos números enteros) tanto a la masa inicial del electrón como de limitar
el relativista incremento de tal masa con la velocidad, ambas cosas dentro de un “campo universal” cuya
TOTALIDAD está limitada por la UNIDAD cuando, al 0.99999999999999... ∞ de la velocidad de la luz c = 1,
la masa inicial del electrón solo puede incrementarse 7 veces, dado que a esa velocidad ya se ha iniciado
un asintótico proceso no lineal que exigiría una energía casi infinita para conseguir que infinitesimales
aumentos en la velocidad del electrón, obtengan colosales aumentos en su masa. Sobre esta particularidad
nos informa William R. Corliss en su libro: Los Misterios del Universo Minerva-Doubleday, Compañía General
de Ediciones. México D.F. 1973, página 53:

“La Relatividad Especial predice que los electrones serán más y más difíciles de acelerar a medida que se
acerquen a la velocidad de la luz debido al incremento de su masa. La creciente pesadez de los electrones
en los aceleradores es un hecho bien conocido. No importa que tanta fuerza se aplique, los electrones se
hacen mucho más difíciles de acelerar. Al 99% de la velocidad de la luz, un electrón se comporta como si su
masa se hubiera incrementado siete veces. Para el físico que trata de acelerarlos, este incremento de la
masa es real y decepcionante a la vez. La Relatividad Especial se confirma claramente por este hecho
experimental específico”.

Este planteamiento significa que si a la asintótica velocidad 0.999999...∞ de la velocidad c=1 de la luz la
dividimos por 7, obtendremos la masa-energía inicial del electrón dentro de su propio campo universal
limitado por la UNIDAD, entendida ésta como:

1 = [(x/x=1) – 0.000... (infinitos ceros)1] = 0.999999999999999... (infinitos nueves) los cuales lo TOTALIZAN,
pero de modo asintótico, de donde:

[0.9999999999... (infinitos nueves)] /7 = 1/7= 0.142857.. 142857... (infinitos ciclos)

Luego la operación: 1/7=0.142857..142857.... es decir, los infinitos ciclos 142857 que cuantifican el estado
másico inicial del electrón, puede(n), cada uno, desarrollar su(s) propia(s) matriz(ces) numérica(s) así, (de
acuerdo con lo dicho se toma como representativo del Infinito a un solo ciclo 142857):

0/7 = -------- 0 ---------Límite: la NADA

1/7 = 0.142 857-- Estado inicial


2/7 = 0.285 714
3/7 = 0.428 571
4/7 = 0.571 428
5/7 = 0.714 285
6/7 = 0.857 142 -- Estado final

7/7 = 0.999 999---Límite: aproximación asintótica a la UNIDAD


7/7 = -------- 1 ---------Límite: la UNIDAD como TOTALIDAD

143 -- 143--= Constantes que bajan-suben y 143 = 11×13


112

La otra manera de analizar el mismo fenómeno es la fórmula que sigue y que nos informa (1) sobre cómo
la masa se incrementa relativistamente con la velocidad y corrobora cómo al 0.99 (99%) de c = 1, la masa
del electrón se ha incrementado ya en 7.053457948... veces su masa inicial, la cual, de acuerdo con la
siguiente simple operación aritmética sería: 7.053457948.../ 7 = 1.00763685..., número este muy cercano a
1.00797... y que identifica al peso de la masa atómica del primer elemento natural: el hidrógeno.

En la fórmula, v² se ha tomado como el límite máximo práctico al que se puede llegar al acelerar un electrón
al límite asintótico de 0. 99999.... ∞ de c = 1 y c² está comprendido dentro de tal límite asintótico. Los
valores-límite de v² y c² van siempre mutuamente referidos por pares cuyos valores entendidos como:
centésimas, milésimas, diezmilésimas etc. de UNO, son siempre diferenciados por una UNIDAD fraccionaria
decimal, por ejemplo: v²= (0.98)² - noventa y ocho centésimas de UNO al cuadrado - y c²= (0.99)² - noventa
y nueve centésimas de UNO al cuadrado - o también: v² = (0.998)² - novecientos noventa y ocho milésimas
de UNO al cuadrado - y c² = (0.999)² - novecientas noventa y nueve milésimas de UNO al cuadrado - etc. :

1/√1 - (v²/c²) en donde v² = 0.98², 0.998² etc. y c² = 0.99², 0.999² etc.

1/√[1-(0.98²/0.99²)] = 7.053457948... --------------------------- tiende a sen 45° o √0.5×10


1/√[1-(0.998²/0.999²)] = 22.3550917... ------------------------------------------- tiende a √5×10
1/√[1-(0.9998²/0.9999²)] = 70.70891042... -------------------- tiende a sen 45° o √0.5×100
1/√[1-(0.99998²/0.99999²)] = 223.6062387... ---------------------------------- tiende a √5×100
1/√[1-(0.999998²/0.999999²)] = 707.1067812.... -------------- tiende a sen 45° o √0.5×1000
1/√[1-(0.9999998²/0.9999999²)] = 2236.067978... -------------------------- tiende a √5×1000
1/√[1-(0.99999998²/0.99999999²)] = 7071,067794... ------ tiende a sen 45° o √0.5×10000
1/√[1-(0.999999998²/0.999999999²)] = 22360.67976... ------------------ tiende a √5×10000

Observe el lector que:

A) Desde el inicio mismo del procedimiento los valores decimales pares de centésimas, diezmilésimas,
millonésimas etc., es decir los valores de un crecimiento exponencial de base 100, éstos tienden a
representar al valor del seno de 45° o lo que es lo mismo: a √0.5= 0.707106781... pero multiplicados en
cada caso por 10, por 100, por 1000 etc. y,

B) Por el contrario, desde el inicio mismo los valores decimales impares de milésimas, cienmilésimas,
diezmillonésimas, milmillonésimas etc., no muestran en absoluto ningún crecimiento exponencial sino
simplemente un inicial valor de 1000 que secuencialmente se va multiplicando por 100 (2) para las
cienmilésimas, por 100 para las diezmillonésimas etc., valores que tienden a representar al valor de
√5= 2.236067978...pero multiplicados en cada caso por 10, por 100, por 1000 etc

C) Cuando una fracción decimal se eleva al cuadrado, el valor de la fracción no se incrementa, por el
contrario, se disminuye: 0.75²= 0.5625. Esta característica por supuesto, no exime a los casos de
c = 0.9², 0.99², 0.999².... etc. de UNO, que se convierten por ello respectivamente en: c= 0.81, 0.9801,
0.998001...etc. de UNO. Cuando esta particularidad de las fracciones decimales se aplica con rigor al
relativista y asintótico límite de 0.999999999999999999.... de c= velocidad de la onda eléctrico-magnética
de la luz= 1, se hace clara la razón por la cual los dos polos eléctricos son, dentro del campo eléctrico-
magnético TOTALIZADO en y por la UNIDAD, discontinuos fermiones, es decir el aspecto contrario-
complementario de sus opuestos ontológicos: los dos polos magnéticos, cohesionados internamente en
tanto que continuo(s) boson(es).
..................................................................

(1) Nos informa, pero con la inexactitud y falta de concisión de los números irracionales los cuales, aunque son números
reales, es decir números enteros o decimales, pero no racionales, son imprecisos, irracionales, como lo son las raíces
cuadradas no exactas.
....................................................................

(1) Multiplicando por 100: recordar que 100 es el valor-base exponencial de centésimas, diezmilésimas, millonésimas
etc. Y esta multiplicación por 100 implica que, por conmutación, las características de los valores decimales pares se
manifiesten en función de los valores decimales impares y/o a la inversa: que las particularidades de los valores
decimales impares se manifiesten en función de los valores decimales pares: ¿reminiscencias de la conducta del par:
acidez↔alcalinidad? Ver página 102 y siguientes.
113

Dentro de esta misma tónica, la igualdad c² = energía/masa - extraída de la famosa ecuación de Einstein:
E= mc² - impone naturalmente un límite UNITARIO a c, cuando los valores de Energía y Masa se hacen
iguales en: c = Energía/Masa = 1 y por lo tanto la expresión c² implica una disminución de c= 0.9999999.…∞
= 1, que hace aparecer de la aparente “nada”, propia de la continuidad energético-ondulatoria de la luz, a
la electro-discontinua masa corpuscular del electrón. Y a su vez, las newtonianas clásicas nociones de masa,
inercia y sus consecuentemente naturales resultantes clásicas fuerzas de acción↔reacción, derivan
naturalmente de este retardamiento en la velocidad UNITARIA de la luz c= 0.9999999999999...∞ = 1. Con
otras palabras: la masa del electrón es la discontinuidad fermiónica resultante de la disminución de la
velocidad c= 0.99999999999999...∞ = Energía/Masa = 1 con la que se inter-relacionan continuamente
(bosónicamente) los dos polos magnéticos.

Pero después de todo este despliegue de informaciones, ¿qué significado pueden tener entonces
los valores: √5 y √0.5? En una primera aproximación se aprecia los que valores decimales pares se relacionan
con √0.5 = seno 45° = 0.707106781... (y es que en donde hay un seno de 45° = 0.707106781... también se
da un co-seno de 45° = 0.707106781... que en tanto que par, lo complementa como: seno 45° + coseno 45°
= 1.414213562...= √2), mientras que los valores decimales impares están referidos a √5= 2.236067978...

El lector puede observar que en el párrafo anterior hay más de una referencia a las raíces cuadradas de 2,
de 5, de 0.5 así como la homologación del seno y el coseno de 45° con la raíz cuadrada de 0.5. Igualmente
el lector puede detallar la irracionalidad y artificialidad de los números fraccionarios decimales que
configuran dichas raíces cuadradas y que no permiten en absoluto un manejo realmente preciso y conciso
de fenómenos físicos tales como el del relativista incremento de la masa inicial del electrón con la
aceleración de su velocidad, fenómeno este que sí es tratado con precisión y concisión, mediante la natural
técnica aritmética y racional de la matriz numérica generada por 1/7.Sin embargo, nos podría quedar
todavía en el aire, la inquietud sobre el discernimiento de las ocultas funciones a ser cumplidas, no tanto
por la imprecisión de las raíces cuadradas de 2, de 5 y de 0.5, como por el significado y funciones de los
citados números en sí mismos. Pero afortunadamente para nosotros, el significado y las funciones
intrínsecos al único número primo que es par, el número 2; el significado y las funciones del también número
primo 5 y su expresión como la fracción decimal 0.5, están implícitos en la UNITARIA y exacta reciprocidad
inversa de la Ley del Equilibrio simétrico del bosón, tipificado por el número 2↔Desequilibrio asimétrico del
par: fermión-antifermión, tipificado por el número 5, Ley sobre la que pivota la TOTALIDAD del Mundo y la
totalidad de este libro.

Las fluctuaciones en la política, en la economía humana y en la forma como nuestro


cerebro “ve”: ¿una fiel copia y consecuencia de las inestabilidades a nivel cuántico,
debidas a la Incertidumbre de Heisenberg?
114

17~ Apéndice 13:


El número 693 o constante de VIDA MEDIA

Esta constante, que regula los decaimientos radiactivos, también se encuentra, desde Eternidad,
inscrita y escrita en la UNIDAD que TOTALIZA a la Naturaleza entendida como seis nueves:
1 = 999999 ya que 693 es un submúltiplo de Ella: 999999/693= 1443. Esto nos está indicando
entonces, que los factores primos de 693 son factores primos incluidos en 999999, así (el punto
significa multiplicación):

(3.3.7.11= 693) × (3.13.37= 1443) = 999999, de donde: la UNIDAD 999999/1443= 693.

En consecuencia, esta constante, al igual que 1/273= 0.003663..003663…∞ = 1° Kelvin, y 1/137=


0.00729927.. 00729927…∞ o constante de estructura fina, se podría asimismo representar como:

Constante de vida media radiactiva= 1/1443= 0.000693.. 000693…∞

Como dato ilustrativo, el ciclo 003663 que representa al valor de 1° Kelvin, el ciclo 000693 que
caracteriza al valor de la constante de vida media y el ciclo 729927, que encarna a la constante de
estructura fina, comparten entre si y como factores primos ‒ en rojo ‒ al 3 y al 11:

693= 3.3.7.11 3663= 3.3.11.37 y 729927= 3.3.11.73.101

El nexo existente entre esta manera de interpretar a 1/1443= 0.000693.. 000693…∞ como
constante de vida media radiactiva, con la ortodoxia de su descripción habitual, es evidente.
El lector podrá comprobarlo al comparar la anterior forma de hacerlo, con los siguientes
apartes extraídos del interesante sitio Web (1) y en donde muy claramente se puede apreciar
la todavía oculta relación que entre sí mantienen el logaritmo natural del número 2 con el
llamado crecimiento exponencial y cuya base es 2, propia de los ciclos decimales: 1/7= 14..28..57
y 1/49= 0.020408163265306122448979591836734693877551:

Algunos núcleos decaen a otros (productos hijos) que son radiactivos, los cuales a su vez decaen en otros
que son radiactivos y así sucesivamente hasta un producto estable. Se establece así una cadena conocida
como serie de decaimiento o serie radiactiva. En estos casos las constantes de decaimiento para cada
eslabón de la cadena son usualmente diferentes, pero puede determinarse una constante para toda la serie.
Una analogía de una serie radiactiva la constituye el agua que se derrama de una serie de recipientes con
orificios en sus bases (Gráfica 1). En este caso el análogo de la constante de decaimiento lo constituye el
diámetro del orificio, puesto que entre más grande sea éste más rápido se vacía el recipiente.

……………………………………………………………

(1) Ver: http://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/ciencia/volumen2/ciencia3/074/html/sec_6.html


115

Gráfica 1. Analogía de una serie radiactiva. El tamaño de los orificios por los que escapa el agua
es análogo de la constante de decaimiento. El equilibrio se alcanza si cada orificio es
sucesivamente mayor de arriba hacia abajo.

Una constante que se suele utilizar frecuentemente en estudios de radiactividad es la llamada constante de
decaimiento lambda (λ). Esta constante nos dice qué tan rápidamente decae un número Nx de núcleos y por
lo tanto está relacionada con la vida media. La relación es la siguiente:

λ = 0.693 / Tiempo medio (Tm)

Para entender esta constante, regresemos al ejemplo de las palomitas de maíz. Al principio de nuestro
experimento, que llamaremos tiempo cero, tenemos por ejemplo 100 granos de maíz, luego de algunos
minutos tendremos 10 palomitas y 90 granos, luego 30 palomitas y 70 granos y así sucesivamente. Podemos
graficar el número de granos que hay en cada momento y tendremos entonces algo parecido a la gráfica 2:

Gráfica 2. El cambio de granos de maíz en palomitas o rosetas es una analogía del decaimiento
radiactivo. La gráfica muestra el número de granos que no han estallado y por substracción, los
que ya han "decaído" a un producto diferente.

En el caso de los núcleos radiactivos, la gráfica que obtendríamos sería una curva que desciende
regularmente (gráfica 3). En esta gráfica podemos ver que para diferentes radionúcleos existen diferentes
cantidades sin decaer en un tiempo dado cualquiera. En las diferentes curvas la rapidez con que decaen está
dada por las diferentes lambdas. Así, en la gráfica se tiene que λ 1 > λ 2:
116

Gráfica 3. Decaimiento de 3 elementos radiactivos cuyas constantes de decaimiento son


diferentes.

Este tipo de gráficas puede describirse por medio de la ecuación:

N = No e -t
En donde No es el número inicial de átomos, t es el tiempo y e representa el número 2.718, base de los
logaritmos naturales. En esta fórmula, si queremos obtener el tiempo en que el número de átomos es la
mitad del original, sólo tenemos que poner N = No/2, y así tendremos (Nota: lo resaltado en rojo es de
factura del autor de este ensayo):

No/2 = No e-m
-m
Que es lo mismo que: e =2

Si sacamos logaritmo en ambos lados tendremos: Tm = ln2

O sea: Tm = ln2


Pero el logaritmo natural de 2 es 0.693, de manera que: = 0.693 / Tm
O expresión para la vida media radiactiva, que habíamos deducido antes así:

(3.3.7.11= 693) × (3.13.37= 1443) = 999999, de donde: la UNIDAD 999999/1443= 693

…………………………………………………………
117

18~ Apéndice 14:


Dualidades en la Teoría de las Cuerda y dualidades en la UNIDAD

4- Este Infinito - inherente a la ley del cuadrado inverso - parecía


implicar, por ejemplo, que un átomo podría existir por solo
10^-9 segundos, al electrón caer y ser absorbido,
en espiral por el núcleo del átomo. Este problema, en el
caso de la electricidad, fue resuelto en la primera
mitad del siglo XX, con el desarrollo de la Mecánica Cuántica.

6-La analogía entre gravedad y electricidad es muy estrecha dentro de los


términos (del Infinito…) de la ley del cuadrado inverso, por lo que sugiero…

39-La dualidad, sin embargo, intercambia e con 1/e y no es posible tener (al mismo
tiempo…) ambas: e y 1/e, ya que esta última es mucho menor que uno (1).

38-Pero parece muy fuera de nuestro alcance determinar si ello - la dualidad


que Montonen y Olive encontraron - fue falso o verdadero. La razón
radica en una limitación básica en nuestras habilidades con la física:
somos por lo general muy hábiles para computar lo que sucede
solamente cuando la carga e, es mucho menor que uno (1).

Edgard Witten, físico teórico


Instituto de Estudios Avanzados, Princeton, USA.
Citas tomadas del Web seriado: http://online.kitp.ucsb.edu/online/plecture/witten/

La Aritmética no está fundada en la razón.


Es la doctrina de la razón la que está fundada en la Aritmética elemental.

Gaston Bachelard: “La filosofía del no”


Filósofo, físico y matemático francés. 1884-1962

(1) Me he permitido resaltar en rojo las partes de las citas de Witten que más se relacionan con mis ideas sobre la
Aritmética de la dualidad inherente a la mutua relación que como recíprocos-inversos y dentro de su propia UNIDAD,
muestran x y 1/x, así como también, complementar, (en negro y entre paréntesis), el texto original de las citas que de
Witten hago aquí, para una mejor comprensión del lector.

Empiezo este Apéndice 14 recordándole al lector algo ya explicado en las páginas 11 y 12:
cómo la secuencia 0= 0/7, 1/7, 2/7, 3/7, 4/7 y 7/7= 0.999999.999999…∞ = 1 nos reveló con
sencillez, claridad y concisión, la forma como la relativista e inicial masa-energía del electrón,
entendida como el ciclo 142857= 1/7, tiene un límite asintótico en la UNIDAD= 7/7= 1= 0.
999999..999999…∞. Ahora bien, Witten nos dice en las citas 4 y 6, que entre gravedad y
electricidad existe una inequívoca relación a través de su formulación matemática, ya que las
cargas eléctricas y las masas gravitatorias responden a la newtoniana ley del cuadrado inverso,
ley cuya resolución matemática conduce irremediablemente hacia el Infinito. Con otras palabras:
el trámite de la ley del cuadrado inverso nos revela anticipadamente las externas implicaciones
de unos procesos másico-energéticamente cuantificados, que arrastran inexorablemente a la
fenomenología de las cargas eléctricas y de las masas gravitatorias hacia el UNITARIO interior del
Infinito, el cual, de hecho, se manifiesta como la Infinitud de la UNIDAD, pero entendida como la
igualdad: la UNIDAD= 7/7= 1= 0. 999999..999999…∞.
118

En esta misma tónica, cuando hablo de la fenomenología de las cargas eléctricas y las masas
gravitatorias al interior del propio Infinito, me estoy refiriendo a la geometría cuántica inherente
a las “entrañas” de la relativista Infinitud másico-energética de la UNIDAD 9999999 y que hace
explícita y despliega, la secuencia:

Límite: 0= 0/7, 1/7, 2/7, 3/7, 4/7, 5/7, 6/7 y 7/7= 1: Límite de la UNIDAD que se TOTALIZA en y por sí misma

y cuya matriz característica inicia el ciclo 1/7= 142857, ciclo cuyos factores primos son: 142857=
(3×3×3)×11×13×37:

0/7 = ------- 0 ---------Límite: la NADA

1/7 = 0.142 857--- Estado inicial


2/7 = 0.285 714
3/7 = 0.428 571
4/7 = 0.571 428
5/7 = 0.714 285
6/7 = 0.857 142 ---Estado final

7/7 = 0.999 999---Límite: aproximación asintótica a la UNIDAD


7/7 = ------- 1 ---------Límite: la UNIDAD como TOTALIDAD

143 -- 143--= Constantes que bajan-suben y 143 = 11×13

Cuando Witten, en la cita 39 nos dice: La dualidad, sin embargo, intercambia e con 1/e y no es
posible tener (al mismo tiempo…) ambas: e y 1/e, ya que esta última es mucho menor que uno (1),
nos estaría también autorizando a nosotros a contemplar la imposibilidad de efectuar el relativista
y UNITARIO intercambio másico-energético entre 7 y 1/7, lo cual a todas luces es falso.

En este sentido, “la limitación básica en nuestras habilidades con la física ya que somos por lo
general muy hábiles para computar lo que sucede solamente cuando la carga e es mucho menor
que uno (1)” de la cita 38 de Witten, esto debe ser entendido como lo que verdaderamente es: la
todavía incompleta comprensión de la geometría cuántico-relativista, intrínseca a los interiores e
infinitos procesos de la masa-energía, propios de la UNIDAD que es capaz de TOTALIZARSE en y
por sí misma.

El lector debe recordar que e es la energía eléctrica del electrón y que 142857 es la gravitatoria
masa de ese mismo electrón. Ahora bien, de acuerdo con Einstein, la energía eléctrica también es
masa y la masa gravitatoria es igualmente energía, luego, en la práctica, es imposible discernir
entre e y 142857: ¡son una y la misma cosa!, y de esto resulta la igualdad:

(e×1/e= e/e= 1= 0.99999…∞) = (7×1/7= 7/7= 1= 0.99999…∞).

De esta última igualdad, se puede extraer ya una muy amplia generalización del proceso de
cuantificación del Infinito que subyace tras la UNIDAD que se TOTALIZA en y por sí misma, pero
iniciada y entendida como 1/x, proceso que he presentado en varias oportunidades al lector como
soporte y fundamento de varios fenómenos naturales fundamentales y que se puede representar
como la secuencia:

Límite: 0= 0/x, 1/x, 3/x, ... hasta x/x= 1: Límite de la UNIDAD que se TOTALIZA en y por si misma
119

Y la cual nos ha explicado, con precisión y gran detalle, fenómenos naturales tales como:

1) El relativista incremento de la masa del electrón con el incremento la velocidad, debida a 1/7
(páginas 11 y 12)

2) La determinación de la unidad de cuantificación natural de la escala absoluta de temperatura


a cargo de 1/273, así como la estructura y dinámica de la microondulatoria radiación de fondo
cósmico de los 3° Kelvin, aspectos ambos que se dan en función de 3/273= 1/(7×13)= 1/91 (ver
página 21).

3) La geometría cuántica del pH7 o electroquímica del proceso de acidez↔alcalinidad de la vida


orgánica animal (página 102).

4) Muy seguramente y cuando pueda ser descifrado claramente su proceso, el mensaje todavía
oculto de 1/137 o constante de estructura fina (ver páginas 72 y 219), y

5) 1/1443= 0.000693..000693…∞, o constante de vida media radiactiva (página 114).

Como corolario de las explicaciones anteriores queda entonces impecablemente claro, que la
“maldición” de los infinitos que desbordaba a la matemática que los físicos teóricos aplicaban a
la Naturaleza, se ha transformado más bien en su “salvación” toda vez que, paradójicamente, es
precisamente en el seno de la Infinitud de lo UNO pero entendido como: la UNIDAD= la
TOTALIDAD= x/x= 1= 0.9999999999...∞ (ver página 70 y siguientes), en donde esos mismos físicos
teóricos pueden bucear y sondear, a una Naturaleza cuantificada y relativizada en tanto que
interioridad de un Infinito que regula a la TOTALIDAD de su fenomenología,…¡HOMBRE incluido.

Afirmo esto, porque es precisamente en el seno de la dualidad re-descubierta por Witten


y re-definida con aritmética precisión por la relación UNITARIA mutuamente inversa entre
el número entero 7 ‒ entendido como denominador ‒ y la fracción decimalmente desarrollada
como: 1/7= 142857, concebida ésta como una constante de acoplamiento másico-energético
y ejecutada como numerador-cociente por el ciclo 142857 que, por fin conseguiremos y en tanto
que HOMBRE(S), re-encontrarnos con nosotros mismos, pero en esta oportunidad en el seno de
una UNIDAD de la que quizás nunca hemos salido, pero que por crasa ignorancia la hemos
malentendido de tal manera, que la hemos transformado en algo prácticamente irreconocible.
Sobre esto seré más amplio y claro en el Apéndice 15.

………………………………………………………………….
120

19~ Apéndice 15:


La Discontinuidad eléctrica y la INDECIBILIDAD de Gödel

…todo sistema conceptual suficientemente rico incluye necesariamente cuestiones a las que no se puede
responder desde (el interior de…) sí mismo, pero a las que solo se puede responder refiriéndose al exterior
de ese sistema….
Edgar Morín: La epistemología de la complejidad
http://www.ugr.es/~pwlac/G20_02Edgar_Morin.html

Las operaciones aritméticas que en función de la discontinuadora disyunción “o” y/o la continuista
conjunción “y”, despliegan a la UNIDAD electromagnética son:

A). 1/2= 0.5: esta es la mitad elegida (1) como carga positiva. Es discontinua, externa y asimétrica con
respecto a la "otra” mitad 0.5 no elegida, la cual sería la carga eléctrica negativa, discontinuidad a su vez
inducida por la simétrica continuidad bipolar magnética del 2 y/o, a la inversa:

B). 1/5 = 0.2, es la simétrica continuidad bipolar magnética positiva y negativa, inducida por la
asimétrica e interna discontinuidad bipolar eléctrica del 5.

Resumiendo: la UNIDAD entre la simétrica e interna continuidad bipolar magnética del bosón, propia del
2 y/o la asimétrica y externa discontinuidad bipolar eléctrica del par fermión-antifermión, inherente al 5,
queda probada por la siguiente mutua, autoinductante e inversa reciprocidad, y que dentro de la macro-
micro condición de su propia UNIDAD, nos muestran las dos operaciones siguientes:

macro-2 x micro-0.5 = 1, o a la inversa: macro-5 x micro 0.2 = 1.

Cornelio González V.
Adaptado de mi artículo:
La vida y la conciencia: ¿fenómenos originados por la unidad electromagnética?
http://web.archive.org/web/20080302063151/http://www.redcientifica.com/doc/doc200210250300.html y http://www.scinetwork.org/cornelio

…………………………………………

(1) Mitad elegida. Detállese que se puede indistintamente elegir, como carga eléctrica positiva, o bien a
"esta" mitad 0.5 o bien a la "otra". En ambos casos, la externa discontinuidad de la “otra” mitad 0.5 no
elegida, (la cual, aunque no aparezca en la operación 1/2 = 0.5, su oculta presencia es innegable), vendría a
ser la carga eléctrica negativa.

El texto completo de la cita que de Morín se hace en la página anterior, ha sido extractada de
http://www.ugr.es/~pwlac/G20_02Edgar_Morin.html y a la letra dice, (me he tomado la libertad
de poner en rojo y entre paréntesis unas palabras de mi autoría con el fin de hacer más evidente
lo que quiero explicar. Lo subrayado en azul es mío):

El teorema de Gödel ha demostrado los límites de la demostración lógica en el seno de sistemas formalizados
complejos; éstos comportan al menos una proposición que es indecidible, lo que hace que el conjunto del
sistema sea indecidible. Lo que es interesante en esta idea, es que se la puede generalizar: todo sistema
conceptual suficientemente rico incluye necesariamente cuestiones a las que no puede responder (desde sí
mismo…) pero a las que sólo se puede responder refiriéndose al exterior de ese sistema. Como dice
expresamente Gödel: "El sistema sólo puede encontrar sus instrumentos de verificación en un sistema más
rico o metasistema". Tarski lo dijo también claramente para los sistemas semánticos. Los metasistemas,
aunque más ricos, comportan también una brecha y así seguidamente… (brecha tras brecha, tras
brecha…tras…∞). Hasta aquí la cita de Morin.
121

Debo empezar pidiéndole al lector que ponga un especial énfasis en:

A) La simetría y continuidad propias de la bipolar interioridad entre el sí y el no del bosón, y

B) La asimetría y discontinuidad propias de la bipolar exterioridad entre el sí o el no del par


fermión-antifermión, y

C) La imposibilidad de darle, tanto a A) como a B) un carácter absoluto dado que son justamente
las propias de B) las que les permiten, al 0.99999999999999…∞ de c= 1, su mutua, autoinductante
e inversa reciprocidad dentro de la macro-micro condición de su propia UNIDAD, como nos
muestran las dos operaciones siguientes:

macro-2 × micro-0.5 = 1, o a la inversa: macro-5 × micro-0.2 = 1.

La palabra indecidible – que he resaltado en azul en el texto de Morín – significa que no es posible
tomar una decisión. En el caso del Teorema de Gödel, la decisión a tomarse es la de afirmar o
negar la verdad de una proposición o axioma. Y lo que en C) se denuncia como la imposibilidad de
darle unos caracteres de verdad absoluta, tanto a la exterioridad del electromagnético par
fermión-antifermión, como a la interioridad del también electromagnético bosón, igualmente cae
dentro de la gödeliana indecibilidad.

De esta indecibilidad deviene la prohibición que nos impone Gödel de previamente no afirmar o
negar nada con carácter absoluto so pena de, más tarde o más temprano, entrar en contradicción
con nosotros mismos. Sobre este tema, es típico el antiguo caso del cretense Epiménides: los
cretenses eran famosos por sus mentiras, entonces, cuando Epiménides afirmaba: “soy un
mentiroso” … ¿decía la verdad o decía una mentira?

Ahora bien, cuando Kurt Gödel nos dice expresamente: "El sistema sólo puede encontrar sus
instrumentos de verificación en un sistema más rico o metasistema", afirmación la cual Morin
reconfirma cuando nos dice (y yo, en rojo, complemento) : “Los metasistemas, aunque más ricos,
comportan también una brecha y así seguidamente …(brecha tras brecha, tras brecha…tras…∞)”,
ambos, Gödel y Morín están mordiendo su propio anzuelo ya que los dos están afirmando
previamente que los metasistemas, como tales, existen realmente.

Y es precisamente esa previa afirmación la que causa el que, a la brecha abierta por un
metasistema le siga la brecha abierta por el otro, y por el otro..., y así, ad infinitum. Pero ¿dónde
está entonces la solución a la brecha metasistémica?

La solución está…. ¡en la UNIDAD de nuestro propio campo bio-electromagnético!:

A) En realidad, dentro de tal UNIDAD, el “sistema magnetismo” caracterizado por el lenguaje


subjetivo del denominador en tanto que continua simetría interna del entero 2 induce, como
numerador-cociente, al “sistema electricidad” determinado este a su vez por la concreción
objetiva de la discontinua asimetría externa entre la carga eléctrica de “esta” mitad fraccionaria
0,5 y la carga eléctrica de la “otra” mitad fraccionaria 0.5, y

B) En razón de su inversa reciprocidad en la UNIDAD, la discontinua asimetría externa de la


electricidad (ahora ejerciendo, como denominador, las lingüísticas funciones del número entero
5), también puede inducir, en tanto que el numerador-cociente 0.2, a la concreta objetividad
de la continua simetría interna entre las 2 cargas magnéticas, vistas éstas, como polo norte y
polo sur.
122

Con otras palabras: entre la subjetividad del gramatical lenguaje humano del denominador y la
concreción objetiva del numerador-cociente, se presenta un UNITARIO y recíproco mutuo juego
electromagnético que clausura a la brecha metasistémica, ya que la natural UNIDAD entre las
posiciones adentro y afuera, propias respectivamente de la bipolaridad de las cargas magnéticas
(adentro, interiores) y la bipolaridad de las cargas eléctricas (afuera, exteriores), configura
a pares de sistemas-metasistemas de cargas tanto magnéticas como eléctricas, las cuales, física,
lógica y ontológicamente se requieren recíprocamente para activar y desarrollar al superior
sistema vital-consciente con la capacidad de TOTALIZARSE en su propia UNIDAD llamado:
HOMBRE. Cae pues por su propio peso que es imposible “decidirse” por la “verdad”, bien sea del
sistema, bien sea del metasistema: en la UNIDAD del campo bio-electromagnético humano,
ambos se necesitan mutuamente para dar expresión a unos UNIFICADOS sistemas superiores:
¡nosotros, los seres humanos!

Pero, ¿cómo se relaciona la gödeliana indecibilidad con la dualidad entre la electricidad y


el magnetismo re-descubierta por Witten, con la natural UNIDAD TOTALIZADA en y por sí misma
e intrínseca al campo bio-electromagnético propio de la vida animal y, en consecuencia, del
HOMBRE? La relación comienza en el momento mismo en que al interior de tal campo, “algo”
toma la decisión de dividir entre 2 a la UNIDAD del campo bio-electromagnético y como resultado,
ese “algo” ejecuta automáticamente la “decisión” de sí optar por “esta” mitad eléctrica al tiempo
que, por automático defecto, no opta por la “otra” también eléctrica mitad. Automáticamente
con esto, él no se hace externo, es decir, discontinuo y desaparece hasta del papel donde se realiza
la operación, pero su accionar y su existencia prosiguen, de algún modo, “clandestinamente”:

1/2= 0.5, que es “esta” mitad sí; pero, ¿dónde está, que se hizo, la “otra” mitad no?

Ahora bien, al identificarnos plena y automáticamente con “esta” mitad, lo que en verdad
hacemos es tomar la todavía no totalmente consciente decisión, de dotarla con la aparente
absolutez físico-lógica-ontológica de la etiqueta “sí” y, en consecuencia, por defecto, la “otra”
mitad tiene que, forzadamente, “optar”, por la etiqueta de la aparente y clandestina discontinua
absolutez físico-lógica-ontológica de la etiqueta “no”.

Pero con estas “decisiones” se le introducen al sistema UNITARIO sí-no toda clase de
problemas, siendo el más peligroso y delicado de todos, el de la pérdida ‒ detectada por la
indecibilidad de Gödel ‒ de la fluidez adentro↔afuera de un movimiento tan-rápido-como-el-
de-la-luz y que interrelaciona física-lógica-ontológicamente y dentro de la sutil perfección de la
intrínseca UNIDAD bio-electromagnética del cósmico vacío cuántico, a la dinámica del par sí-no.
Algo de este tipo de sucesos es lo que está representado magistralmente en el Génesis de la Biblia,
con lo de la “caída” de Adán y Eva y su expulsión “afuera” del “paraíso” y la consecuente aparición
de toda clase de problemas físicos, bio-físicos, lógicos y ontológicos para el HOMBRE, incluyendo
en ellos el más temido de todos: ¡la muerte!. Y cuando hablo de la…. pérdida de la fluidez de un
movimiento tan rápido como el de la luz y que interrelaciona física-lógica-ontológicamente y
dentro de la perfección, al movimiento adentro↔afuera inherente a la UNIDAD intrínseca al par
si-no, me estoy refiriendo a la privación en y por parte de nosotros mismos, de la UNIDAD VITAL-
CONSCIENTE propia del sistema físico-lógico-ontológico: si-no.

Y sobre esta situación pienso, que ese “algo” que precipitó la inicial “decisión” de elegir a “esta”
mitad y no a la “otra” y con ello nos “creó”, no ha sido otra cosa que un azar natural, ciego,
automático e inconsciente y que una tal “caída” era indispensable para que en su “levantada”, el
HOMBRE re-hiciera su propia “creación” y sacando fruto de la sabia dinámica que como UNIDAD
intrínseca al par: equilibrio simétrico↔desequilibrio asimétrico, es innata a nuestro campo bio-
123

electromagnético, “arregláramos” y termináramos de “elaborar”, pero ya muy conscientemente


esta vez, lo que una Naturaleza ciega e inconsciente, dejó a medio iniciar: ¡nuestra propia
perfección!

Otra forma de entender la “caída” es aceptar que el verdadero conocimiento del HOMBRE
deviene en razón de su experiencia vital y que tal experiencia no puede ser “creada” de una vez y
de forma completa, ni por la Naturaleza, ni por Dios, ni por nadie, y esto para que después pueda
ser trasferida, sin mérito alguno, al HOMBRE. No, la experiencia vital de cada uno de nosotros
es personal e intransferible y, en consecuencia, debe ser conscientemente vivida aquí, ahora y
con todos sus altibajos, exclusivamente por cada uno de nosotros. Solo así logramos obtener
algo que es crucial: la capitalización de los “datos” necesarios para lograr nuestra propia y ya
completa “re-creación”; esta debería ser nuestra única misión y nuestro único “trabajo”. Para
nuestra fortuna ‒ ya atrás fue tocado cortamente el tema ‒ la Naturaleza parece habernos dotado
de una sin igual herramienta para realizar tal “trabajo”: el lenguaje o discurso, como en adelante
lo seguiré denominando. Sobre el tema, me permito transcribir, por cuarta vez, una parte
importantísima del Capítulo 4, página 43 y que a la letra dice:

4) En razón de su inversa reciprocidad en el seno de la UNIDAD que los TOTALIZA, el 2 y el 5


conmutan instantáneamente sus roles de ser, tanto el lenguaje subjetivo que ordena, como
la “cosa” objetiva que cumple con tal orden, al UNIFICARSE INSTANTANEAMENTE (léase: al
instantáneamente conmutarse en el MACROCÓSMICO↔microcósmico, producto 1) de acuerdo
con las reglas de la aritmética elemental, así:

Macro-lenguaje subjetivo del entero 2 Micro-intuitividad objetiva de la fracción 0.5


como denominador (MACROBOSÓN). × como numerador-cociente (microfermión). = 1
Y/o a la inversa:

Macro-lenguaje subjetivo del entero 5 Micro-intuitividad objetiva de la fracción 0.2


como denominador (MACROFERMIÓN). × (microbosón) como numerador-cociente. = 1

Así entendida la UNITARIA TOTALIDAD es ya una REALIDAD superconsciente, donde el


lenguaje subjetivo del denominador y/o la “cosa” objetiva del numerador-cociente, ya no se
recriminan mutuamente el estar afuera (externa discontinuidad asimétrica del fermión) o
adentro (interna y simétrica continuidad del bosón) de la UNIDAD que los TOTALIZA. No, esta
REALIDAD es ya, por derecho propio, una dimensión HUMANA instantánea y superconsciente,
que podemos plasmar perfectamente en las siguientes igualdades y en las cuales
el lenguaje gramatical del denominador, producto esencialmente humano, ( ver la nota 2
en http://web.archive.org/web/20080302063151/http://www.redcientifica.com/doc/doc200210250300.html ) juega un
importantísimo rol en el Humano Conocer, ya que, como de-nominador, configura la de-finición,
es decir, la MACROSCÓPICA, cortante, discontinuadora, mediadora, anti-intuitiva, anti-emotiva y
temporal re-presentación subjetivo-lingüística, de la “otra” realidad: la micro-intuitiva-emotiva,
inmediata, afásica e intemporal continuidad de la “cosa” objetiva, en tanto que numerador-
cociente. ¿Y no es acaso esto, una genuina “dualidad” tal y como la postula, para la Teoría de las
Supercuerdas, el físico Edward Witten, de Princeton, en las 11 dimensiones de su Matriz M?:

Superconsciencia---------------------------------------------- = HOMBRE TOTALIZADO en la UNIDAD.

HOMBRE TOTALIZADO en la UNIDAD = mediatez subjetiva del lenguaje × inmediatez objetiva de la “cosa”.

Esta manera de ver el funcionamiento del Humano Conocer arroja nuevas y poderosas luces en la
comprensión de lo que Teilhard de Chardin no vaciló en denominar el evolutivo Fenómeno
Humano. Esto lo afirmo en razón de que la instantánea conmutatividad entre la subjetividad del
124

lenguaje (léase: conocimiento discursivo) y/o la objetividad de la “cosa” (léase: conocimiento


intuitivo) parece tener en el mamífero humano un real fundamento psico-neurofisiológico:
poseemos la UNIDAD cerebral más evolucionada del reino animal dividida en dos mitades
hemisferiales, UNIDAD de la cual también podría decirse que su original simetría UNITARIA se ha
roto y que en su lugar ha(n) aparecido, se ha(n) “creado”, dos cerebros asimétricos, uno de los
cuales, el hemisferio izquierdo conoce esencialmente en función de la mediatez del discurso, del
lenguaje, mientras que el otro, el hemisferio derecho, conoce básicamente en función de la in-
mediatez intuitiva o cognición directa con base en imágenes.

En relación con lo anterior, si se analizan en profundidad los informes de Roger Sperry y


sus colaboradores respecto a comportamientos hemisferiales individuales en cerebros cuyos
cuerpos callosos (haces de fibras nerviosas que interconectan los conocimientos entre ambos
hemisferios cerebrales) han sido quirúrgicamente eliminados, se llega a la obligada conclusión de
que ninguno de los dos tipos de conocimiento intrínseco(s) a cada uno de los dos hemisferios
puede, individualmente, conseguir para el Hombre un conocimiento TOTAL: la intuición (léase:
conocimiento directo con base en imágenes, afásico por construcción y/o por definición) no sería
completa sin la discontinua mediación externa del discurso (léase: conocimiento indirecto con
base en signos lingüísticos hablados y/o escritos, anti-intuitivos por construcción y/o por
definición) y/o a la inversa: el discurso sería incompleto sin la continua in-mediatez interna de la
intuición.

No me cabe la menor duda que al instantáneamente conmutarse (léase: multiplicarse) un tipo


de conocimiento en el conocimiento contrario pero a la vez complementario (por ejemplo: la
externa y por lo tanto discontinua, asimétrica y mediata excitación fermiónica (1) neuro-
electrofisiológica propia del lenguaje, la cual, al conmutarse con su UNITARIAMENTE (2) opuesto,
tiene realización instantánea pero en sentido inverso, es decir, como la interna y por lo tanto
intuitiva, continua, simétrica e inmediata inhibición bosónica (3) neuro- electrofisiológica, (pero
mucha atención: el ejemplo también es válido en sentido inverso: de la inhibición bosónica
hacia la excitación fermiónica) el Hombre, parodiando a de Chardin, saltará en virtud de ello,
de su actual limitada biosfera a una superconsciente, instantánea y casi ilimitada noosfera en
donde la palabra (lenguaje) podrá tener literalmente masa y/o realidad física y por ende, la
limitada masa-energía de la biosfera habrá igualmente saltado a una masa-energía mucho
más sutil pero, paradójicamente, infinitamente poderosa llamada: inteligencia, conocimiento
asintóticamente próximo a la UNIDAD que lo TOTALIZA y con capacidad de, textualmente, “crear”
es decir de dar REALIDAD a cualquier mundo imaginario siempre y cuando esté gobernado por el
esencial y sapientísimo equilibrio simétrico-desequilibrio asimétrico, intrínseco a la elemental
aritmética de la Ley.
…………………………………………………………

(1) Excitación fermiónica: discontinuidad (excitación) bipolar eléctrica que mantiene separados a los dos polos eléctricos.
(Ver: http://web.archive.org/web/20080302063151/http://www.redcientifica.com/doc/doc200210250300.html y http://www.scinetwork.org/cornelio
“La vida y la conciencia: ¿fenómenos originados por la unidad electromagnética?”).
.......................................................
(2) La aritmética de la UNIDAD entre excitación fermiónica e inhibición bosónica es:
1/excitación fermiónica = inhibición bosónica y/o a la inversa:
1/inhibición bosónica = excitación fermiónica, de donde:
Excitación fermiónica × inhibición bosónica = 1. (Ver página 24)
.....................................................
(3) Inhibición bosónica: continuidad (inhibición) bipolar magnética que mantiene unidos a los dos polos magnéticos.
(Ver http://web.archive.org/web/20080302063151/http://www.redcientifica.com/doc/doc200210250300.html y http://www.scinetwork.org/cornelio
“La vida y la conciencia: ¿fenómenos originados por la unidad electromagnética?”
……………………………

Nota del autor de ¿Hombre=Cosmos?: estas tres notas de pie de página, son ampliamente aplicables a las fisiológicas
nociones electromagnéticas de nuestro cerebro y sistema nervioso: excitación nerviosa, inhibición nerviosa y tambien a
la tácita UNIDAD que las dinamiza y las gobierna. Ver al respecto la página 386 y siguientes.
125

Pero la obtención de esta última condición no nos llegará como maná caído del cielo. Solo un
tenaz y continuado esfuerzo en función de la bosónicamente equilibrada-fermiónicamente
desequilibrada dinámica interior intrínseca la UNIDAD de nuestro campo bio-electromagnético,
virtual generadora de pensamientos, sentimientos y actitudes esencialmente HUMANOS
llamados justicia, equidad, libertad, amor, tolerancia etcétera, lo conseguirá y en este sentido,
el último paso evolutivo, el de llegar a ser superconscientes, tiene que ser una decisión individual,
libre, pero por sobre todo... ¡muy perseverante y conscientemente tomada!

Pero dejemos ahora que sea el poeta mexicano Jaime Torres Bodet (1902-1974) quien nos permita
vislumbrar, en unos bellísimos versos cargados de sentido, lo que significa la bella pero no por
eso, menos trascendental y agobiante responsabilidad de “re-crear” lo que de verdadero
HOMBRE hay en nosotros, como lo demuestran los últimos cinco versos del soneto, los cuales
de manera involuntaria inicialmente excluí, pues a mí poder llegó originariamente el soneto
tal y como lo presenté en las anteriores páginas del libro, lo que no es óbice para que en este
momento deje de resaltar la idea central de esas cinco rimas: ¡….nuestra individual e insoslayable
responsabilidad de labrar la perfección de nuestro SER, en, con, y para nosotros mismos, en tanto
que nuestro propio Cosmos en espera de realizarse!, (ver página 127):

Nunca me cansará

Nunca me cansará mi oficio de HOMBRE,


HOMBRE he sido y seré mientras exista.
HOMBRE no más: proyecto entre proyectos,
boca sedienta al cántaro adherida,
pies inseguros sobre el polvo ardiente,
espíritu y materia vulnerables
a todos los oprobios y las dichas....
Nunca me sentiré rey destronado
ni ángel abolido mientras viva,
sino aprendiz de HOMBRE eternamente,
HOMBRE con los que van por las colinas
hacia el jardín que siempre los repudia,
HOMBRE con los que buscan entre escombros....
¡la verdad necesaria y prohibida!
HOMBRE entre los que labran con sus manos
lo que jamás hereda un alma digna,
porque de todo cuanto el HOMBRE ha hecho
la sola herencia digna de los HOMBRES…..
¡es el derecho de inventar su vida!

Y para Torres Bodet, la consciente presencia de sí mismo en un laberíntico juego de espejos como
el que en este libro se ha planteado, parece haber jugado un papel crucial, tanto en su vida
personal como en su obra poética:
126

Dédalo
Enterrado vivo en un infinito
dédalo de espejos, me oigo, me sigo,
me busco en el liso muro del silencio.

Pero no me encuentro….

Palpo, escucho, miro.


Por todos los ecos de este laberinto,
un acento mío está pretendiendo
llegar a mi oído.

Pero no lo advierto….

Alguien está preso aquí, en este frío


lúcido recinto, dédalo de espejos...
Alguien, al que imito.
Si se va, me alejo. Si regresa, vuelvo.
Si se duerme, sueño. "¿Eres tú?", me digo...

Pero no contesto.

Perseguido, herido por el mismo acento


- que no sé si es mío- contra el eco mismo
del mismo recuerdo en este infinito
dédalo de espejos… enterrado vivo.

………………………………………………………………………….

Epilogo:
EL HOMBRE: UN COSMOS EN ESPERA DE REALIZARSE

Del descriptivo artículo: ¿Cerebro Cuántico? de Andreas Mersin, Dimitri V. Nanopoulos y Efthimios
M. C. Skoulakis, publicado en http://arxiv.org/abs/quant-ph/0007088v1 y cuya idea principal versa
sobre carácter cuántico de nuestra consciencia, he extractado algunos apartes, a los cuales
me permitiré, desde mi propia UNITARIA y TOTALIZANTE visión del asunto, hacerles algunos
comentarios. Comienzo con una imagen muy importante que los autores expresan en el numeral
1.2, Problemas:

“Diferenciado y sin embargo, integrado”

Existen muchos modelos biológicos sobre el funcionamiento de la memoria, pero de alguna


manera todos caben dentro de lo que podría llamarse un modelo operativo de "diferenciación,
aunque con integración". Evidencias anatómicas y neurobiológicas muestran claramente que
recuerdos específicos no se localizan con precisión en el cerebro. Aunque ciertas estructuras
- tales como el hipocampo - tradicionalmente han sido implicadas en la formación de la memoria
127

más que otros, está claro que componentes individuales (por ejemplo, la correlación entre
recuerdos visuales y audición) se guardan macroscópicamente en regiones separadas de la red
neural. Ésta es la parte "diferenciada" de la memoria. No obstante, mientras recordamos algo, un
gran número de neuronas se conectan a la vez para producir un cuadro "integrado."

Mi comentario:

Desde el propio principio de su artículo, los autores ponen de presente (aunque no lo resalten de
manera directa), el carácter UNITARIO que TOTALIZA a los complementarios - aunque tambien
contrarios - procesos cuánticos que soportan un aspecto clave para nuestra consciencia: la
memoria.

3.1 Agua Ordenada y Súper-radiación

“Hay evidencia de que el interior hueco de los microtúbulos puede ser capaz de apoyar un estado
muy especial de moléculas de agua "ordenadas", tanto adentro como afuera del microtúbulo.
Recientemente ha sido experimentalmente comprobado que al exterior de los microtúbulos
existen delgadas capas de iones cargados del orden de entre 7 y 8 Ǻ (un angstrom es la
diezmilmillonésima (10¯¹⁰) parte de un metro) en los cuales la energía de interacción
electrostática es mayor que la energía térmica originada por la interacción con el medio ambiente,
significando esto la predominancia de los efectos electrostáticos.

En vista de tales resultados hemos previamente conjeturado que tales capas podrían existir
también al interior de los cilindros de los microtúbulos, lo cual los provee del necesario
aislamiento térmico para poder mantener la coherencia de los estados cuánticos por escalas de
tiempo comparables a las utilizadas por la dinámica celular que es del orden de entre 10¯ᶟ y 10¯⁴
de segundo. Esto haría que el interior del microtúbulos actuara como una guía de onda para
fotones dotados con frecuencias especiales y además aislaría termalmente el interior del
microtúbulos del medio ambiente de una manera tal que este pudiese actuar como un láser, una
propiedad que ha sido denominada como súper-radiación pero que, debido a la fuerte supresión
de tales acoplamientos por el natural desorden del agua líquida, este fenómeno ordinariamente
no se observa. No obstante, es bastante creíble que tal conducta caracterice a las moléculas de
agua ordenadas que existen al interior de los microtúbulos. La presencia de electrones no-
apareados en la molécula de tubulina – la proteína propia de los microtúbulos – es crucial para la
existencia de tal fenómeno, el cual, si en verdad se da, haría entonces que el acoplamiento entre
los dipolos eléctricos de la tubulina y la radiación cuántica fuera el responsable de la aparición de
formas de coherencia cuántica colectiva: los denominados dipolos cuánticos.

Este mecanismo ha sido aplicado a los microtúbulos, con la conclusión de que tales formas
coherentes causan súper-radiación, es decir que producen una ordenación mecanocuántica
especial de las moléculas del agua con un tiempo de colapso de onda característico, mucho más
corto que el de la interacción térmica, haciendo por ello que el interior de los microtúbulos
sea transparente a los fotones de ciertas frecuencias. Esto ya había sido conjeturado en 1978 y a
su vez, los microtúbulos teorizados para jugar el papel de "ondas-guía dieléctricas" para el fotón.
Tal acoplamiento implica un comportamiento tipo laser. La interacción del dipolo cuántico
con las formas coherentes de los dímeros de las proteínas producen un "entanglement" o
entrelazamiento cuántico de tal magnitud, que no dudamos en hacerlo responsable de
la generación de un tipo muy especial de estados cuánticos coherentes llamados solitones (1)

…………………………………………

(1) Solitones: son raras pulsaciones en forma de ondas, con bien establecidas, aunque inusuales propiedades físicas, como
su no-dispersión a grandes distancias de propagación. Son muy resistentes al ruido y se propagan inalterados, aun
habiendo interactuado con otros solitones.
128

estados que podrían extenderse por grandes distancias, por ejemplo, por la totalidad del
microtúbulo o incluso, por redes completas de estos últimos. Una explícita representación
teórico-matemática de orden cuántico para este tipo de dinámica microtubular ha sido
desarrollada, en 1997, por Navromatos y Nanopoulos, representación basada en modelos
ferroeléctricos clásicos para desplazamientos de campo y que han sido discutidos en otros
trabajos. El cuadro mecanocuántico descrito aquí debe verse como una simplificación del
formalismo teórico pero que, sin embargo, es suficiente para cualitativas estimaciones de
emergentes propiedades que incluyan a los tiempos de decoherencia esperados”.

Mi comentario:

También en este aparte hace presencia obligada el carácter UNITARIO que TOTALIZA a
los contrarios, aunque complementarios, procesos cuánticos electromagnéticos de agua des-
ordenada y agua ordenada. Y ello hasta el punto de que sea justamente bajo estas UNITARIAS
y TOTALIZANTES condiciones dinámicas que nuestros organismos produzcan la llamada súper-
radiación o emisión de fotones coherentes,(asimilables en su totalidad a las moduladoras
ondas que nuestras células emiten, y esto de acuerdo a lo planteado en el capítulo 3 de mi
libro electrónico ¿Hombre=Cosmos?, página 35 y siguientes), súper-radiación que no es otra
cosa que fruto de los procesos metabólicos celulares propios de los procesos vivos y que
en nuestro caso y en tanto que HOMBRE(s), también comportan la impronta histórica de
nuestra(s) experiencia(s) vital(es) y el gradiente de consciencia que sobre nosotros mismos
vamos alcanzando con cada una de ellas. Continuando con la exposición, aunque desde otro
complementario punto de vista, es ahora Stuart Hameroff quien en el comienzo de su libro virtual:
“That's life! The geometry of π electron resonance clouds”, [Eso es la vida: la geometría de la
resonante nube de electrones π] (1) se refiere al mismo asunto, cuando nos dice…:

1.1 ¿Qué es la vida?

“Desde la época de científicos como Schrödinger e incluyendo a Szent-Gyorgyi, Fröhlich, los rusos
Pullman y Pullman, Conrad y otros, han surgido varias propuestas en las que la vida se relaciona
con los procesos cuánticamente organizados según la resonancia de los electrones denominados
π, dentro de las biomoléculas. Por ejemplo, Fröhlich sugirió que los sistemas vivientes utilizan el
calor y la energía bioquímica para bombear el dipolo cuántico coherente en conjuntos
geométricos de nubes no-polares de tales resonantes electrones, pertenecientes al entramado
proteínico, en tanto que los bioquímicos rusos Alberto y Phillip Pullman describieron la
cooperativa resonancia de los electrones π como el rasgo esencial de los sistemas vivientes”.

“En términos de hoy se propone que la vida involucra a procesos de cooperación cuántica al
interior de los entramados geométricos propios de las nubes de resonancia de electrones
no-polares. Estos electrones π se aíslan de las moléculas de agua e iones y permanecen sepultados
dentro de subespacios no-polares de componentes biomoleculares, por ejemplo, membranas,
microtúbulos, ácidos nucleicos y organelas. En cada nube, los electrones π bailan: “danzas
conocidas como las fuerzas cuánticas de London (un tipo de fuerza van der Waals) que gobierna,
a nivel de nanoescala, la conformación biomolecular de estados locales”.

Y Hameroff prosigue “En estructuras repetitivas tales como el citoesqueleto y el ADN, las
nubes de electrones π conforman tanto un periódico como aperiódico entramado geométrico,
separado por menos de dos nanómetros (1 nanómetro es la milmillonésima (10¯⁹) parte de
un metro), distancia tan pequeña que induce efectos cuánticos tales como: el entunelamiento
………………………………………

(1) www.quantumconsciousness.org/sites/default/files/Thats%20Life%20-%20Geometry%20of%20Pi%20Electron%20Clouds.pdf
129

cuántico; el excitón electrónico con su infaltable "hueco" donde caer; procesos cuánticos clásicos
no-locales tales como el entrelazamiento cuántico, la superposición y la computación cuántica
[Hameroff y Hameroff-Tuszynski].

En particular, los procesos cuánticos del citoesqueleto se pueden acoplar a las resonancias
mecánicas biomoleculares y extenderse a lo largo y ancho de volúmenes celulares y muy
particularmente entre las propias células y a lo largo de los órganos vía entunelamiento cuántico
a través de las uniones “gap” [Hameroff]. Así, las distribuciones geométricas no-polares de las
nubes electrónicas π pueden habilitar una colectiva cooperación cuántica mediante una unitaria
función de onda que permita, tanto la consciencia, como un conductual propósito de gobierno
para los seres vivos”

“La actuación colectiva de las fuerzas dipolo London puede así influir en el movimiento nuclear
y la estructura de la proteína debido mayormente a los movimientos de las cargas y, en menor
grado, por las fuerzas de retroceso [Conrad]. El biofísico Herbert Fröhlich propuso que fluctuantes
dipolos electrónicos – es decir, de fuerzas London en regiones "no-polares" de geométricos
entramados proteínicos – que constreñidos por una diferencia de potencial eléctrico o voltaje
(por ejemplo: una membrana o proteínas del citoesqueleto), oscilaría colectivamente, al tiempo
que formaría un estado cuántico coherente tipo laser (esencialmente, un condensado de Bose-
Einstein que es alcanzado en cierta forma, por un "bombeado" electrónico). Alguna evidencia
apoya a la "coherencia de Fröhlich biológica", por ejemplo, en la estructura geométrica de la
proteína que se forma en la fotosíntesis [Engel et al.]. Apoyo adicional para la importancia esencial
de las fuerzas London la encontramos en los bolsillos hidrófobos de la proteína que alberga a
grandes nubes de resonantes electrones no-polares y que hacen presencia en el mecanismo de la
anestesia”. Y Hameroff finaliza, condensando todo en solo cuatro palabras: “Esa es la Vida…”

Mi comentario:

El lector puede observar que en este numeral 1.1 ¿Que es la vida?, Hameroff se limita a
resaltar una idea predominante: el carácter resonante, (vale decir el carácter de reflejo especular
auto-inducido mediante las denominadas fuerzas London, en tan cortas distancias como dos
nanómetros, [un nanómetro es la milmillonésima parte (10¯⁹) de un metro], de nubes de
electrones denominados π, que no adquieren bi-polaridad cuántica, hasta tanto y en consonancia
con su UNITARIO carácter dinámico, no inducen su propio reflejo especular con el cual interactuar,
al superponerse y oscilar cuánticamente y al 0.999999999999999.…(infinito) de la velocidad de
la luz c= 1, con direcciones espaciales contrarias y ello, de manera alterna y perpetua en tanto
que: a) la energética continuidad-simetría de la onda cuántica y/o: b) la discontinuidad-asimetría
de la(s) individual(es) y relativista(s) masa(s) inherente(s) al par eléctrico mutuamente especular:
fermión-antifermión, par que de nuevo se inhibe o decae en la continuidad-simetría propia de la
onda cuántica que tipifica al bosón, onda a cual otra vez se excita para generar, mediante su
UNITARIO carácter dinámico, el orquestado colapso ondulatorio del bosón – el OR de Penrose –
es decir, un nuevo par especular fermión-antifermión (léase: electrón--positrón), perenne juego
cuántico-oscilatorio el cual, en función de la UNIDAD que TOTALIZA al fenómeno, genera así a las
mismísimas Vida y Consciencia.

Lo significativo aquí es el mensaje que nos deja el término: “nubes de electrones”, es decir, de
grandes números de electrones, lo que ya de por sí, implica un manejo matemático, de suyo
estadístico-probabilístico del asunto. También es de destacar el subliminal mensaje de la letra
griega π que conlleva la imagen del círculo como algo que, saliendo de sí mismo retorna
igualmente a sí mismo, vale decir, de cuantificados electrones que en cierta manera proceden así,
al provocar dinámicamente su propio juego de reflejos especulares mutuos. Estos auto-reflejos
generan su propio campo electromagnético TOTALIZADO en y por su propia UNIDAD, campo el
cual – en y por sí mismo – se coordena y cuantifica cartesianamente de manera compleja, así
130

como también, se relativiza (Einstein), al operar al asintótico límite del 0.999999999999…(infinito)


de la velocidad de la luz c= 1, límite en el cual 1= energía/masa es decir, que en la UNIDAD de
velocidad de la luz c= 1, las relativistas energía y masa se hacen equivalentes, característica ésta
que la Vida y la Consciencia, en tanto que campo(s) electromagnético(s) TOTALIZADO(S) en su
propia UNIDAD, saben explotar muy bien. Hameroff nos narra cómo esto puede llegar a suceder:

1.4 El sueño de Kekule y la resonancia del electrón π

“La vida está basada en la química del carbono, incluidas en ella las moléculas orgánicas del tipo
anillo de carbono, dotadas con nubes de resonantes electrones π y en las cuales las fuerzas
London juegan un significativo rol. El buque insignia de la estructura orgánica biomolecular es el
anillo fenilo, también conocido como benceno. La estructura del anillo hexagonal del benceno (y
con ello todo un campo de la química orgánica) fue descubierta, en un sueño, por el químico
alemán del siglo XIX, Friedrich August von Kekule”. Y más adelante Hameroff nos manifiesta:

“Kekule informó sobre un sueño en el que serpientes de varias longitudes representando a


diferentes cadenas de hidrocarburos, mordían sus propias colas, formando así unos anillos. Esto,
Kekule concluyó, era el benceno en el cual, tres dobles enlaces de carbono-carbono se dan entre
los seis átomos de carbono que existen en el anillo. Hay entonces dos configuraciones alternativas
de tres enlaces dobles y los electrones π, de entre seis posibles situaciones. Pero, ¿dónde están
los electrones π extras?”

“Hay dos tipos de explicación para la pregunta. Según la teoría de la valencia, los dobles enlaces y
los electrones π alternan sus localizaciones al resonar entre dos configuraciones estables. Como
los enlaces dobles son más cortos que los enlaces simples, los átomos de carbono son jalados y
empujados suavemente, vibrando de acuerdo con sus estados electrónicos. En la teoría de la
valencia, el benceno es entonces una superposición lineal de funciones de onda de dos estados.
En la teoría orbital molecular, los electrones π son considerados como deslocalizados
sobre la totalidad del anillo de carbono en tanto que toroidales nubes orbitales de electrones
π, o bien arriba, o bien abajo del plano hexagonal del citado anillo de átomos de carbono y
cuyas localizaciones se hallan también y simultáneamente, de alguna forma deslocalizadas. Así
las cosas, en ambas aproximaciones, la de las valencias y la de los orbitales moleculares, la
intrigante estructura de los anillos del benceno-fenol se describe, mucho mejor, en términos
mecanocuánticos, siempre y cuando las localizaciones de los electrones sean representadas como
un anillo”. (Hasta aquí trascripción de estos apartes del libro de Hameroff: ¿Que es la Vida?)

En lo que sigue, muchos datos han sido tomados de Wikipedia, por ejemplo, que fue Kekule quien
tuvo la idea seminal del anillo de carbono pero que fue realmente el químico Linus Pauling quien
consiguió encontrar el verdadero origen de esta conducta: la resonancia o mesomería, en la cual,
ambos anillos de Kekule se superponen. Debido a la confusión que generaba en la comunidad
científica el término “resonancia", se llegó a sugerir abandonar este nombre en favor del de la
“deslocalización”. De esta forma la energía resonante se convierte en energía de deslocalización
y así, cuando se menciona una estructura de resonancia, se hace referencia a una “estructura de
contribución” entre átomos de carbono ligeramente deslocalizados. En este último sentido, la
resonancia consiste en la combinación lineal de estructuras de una molécula (estructuras que
resuenan entre sí) y aunque no se refieren a su estructura como tal, sí y mediante su resonante
combinación, nos acercan más a su diseño y función real.

Normalmente el benceno se representa como un hexágono regular con un círculo inscrito


para hacer notar que los tres dobles enlaces del benceno están deslocalizados, disociados, pero
tambien, estabilizados por resonancia. Es decir, que no "funcionan" como un doble enlace
normal, sino que, al estar alternados, esto es, uno sí y otro no, proporcionan a la molécula sus
131

características tan especiales. Cada carbono presenta en el benceno una hibridación sp2. Estos
híbridos se usarán tanto para formar los enlaces entre carbonos, como los enlaces entre los
carbonos y los hidrógenos. Cada carbono presenta además un orbital Pz adicional, perpendicular
al plano molecular y con un electrón alojado en su interior, que se usará para formar enlaces π.

Estos enlaces son enlaces químicos covalentes donde las áreas propias de cada uno de
los dos lóbulos de un orbital electrónico se traslapan con dos lóbulos del otro orbital electrónico
involucrado. Un orbital electrónico es la descripción ondulatoria del tamaño, forma y orientación
de una región del espacio disponible para un electrón. Cada orbital presenta una energía
específica para el estado del electrón. En sentido estricto, los orbitales son construcciones
matemáticas que tratan de describir, de forma coherente con la mecánica cuántica, a los estados
estacionarios de un electrón en un campo eléctrico de simetría central. (Sin embargo, dado que
el núcleo no está descrito de forma explícita, ni siquiera representan de forma completa al átomo
de hidrógeno). Sólo uno de los planos nodales (léase: planos de simetría de los orbitales, en el que
la probabilidad de hallar el electrón es nula) de los orbitales pasa a través de los núcleos
involucrados. Los electrones en los enlaces π son referidos muchas veces como electrones π. Los
fragmentos moleculares unidos por un enlace π no pueden rotar libremente alrededor de tal
enlace sin romperlo, toda vez que su rotación involucra la destrucción de la orientación paralela
de los orbitales constituyentes.

Los microtúbulos son cilindros huecos de 25 nanómetros (1 nanómetro es igual a 10¯⁹ de


metro) en cuyo diámetro las longitudes varían y pueden llegar a ser bastante largos dentro
de algún axón nervioso. Las paredes del cilindro la conforman 13 protofilamentos longitudinales
cada uno constituido por una serie subunidades proteínicas conocidas como tubulinas (cada
subunidad de tubulina es un dímero polar de 8 nanómetros, el cual consiste de dos clases de
tubulinas ligeramente diferentes conocidas como alfa y beta, de 4 nanómetros y 55,000
monómeros tipo dalton).

Las subunidades de dímeros tubulínicos dentro de los microtúbulos se ubican en entramados


hexagonales los cuales se encuentran ligeramente entorchados, resultando de ello relaciones con
vecinos diferentes entre cada subunidad y sus seis más cercanos dímeros colindantes, así como
también, patrones helicoidales los cuales se repiten cada 3, 5 y 8 fila (1). Con la información hasta
aquí contenida, podremos ya entrar en directo contacto con aspectos muy poco conocidos del
UNITARIO Código de los Números del Sistema de Numeración Decimal).

De las páginas iniciales de este mismo libro, en donde trato extensamente el UNITARIO
carácter de las fracciones decimales que induce 1/x, siendo x todos y cualquiera de los números
enteros a excepción del 2 del 5, del 1 del 0, trascribo textualmente apartes del capítulo 1, “La
curvatura en la mecánica cuántica”, en donde hago especial mención a la matriz numérica que,
como ciclos fraccionarios decimales, genera la operación inversa: 1/13= 0.999999..999999…/13=
0.076923..076923…(ciclos infinitos). La trascripción se inicia así:

2) Que en la matriz que genera 1/13= 0.076923 el algoritmo fundamental natural: 0, 1, 2, 3, 4, 5,


6, 7, 8, y 9 aparece, tanto en la posición de las décimas y en el sentido arriba-abajo, como en la
posición de las milésimas, pero en el sentido inverso: abajo-arriba. Observe sin embargo el lector,
que por razones profundas de su propia y auto-referencial métrica decimal, en 1/7= 142857
no existen los números 0, 3, 6, y 9; estos han sido excluidos de su algoritmo fundamental y
traspasados a la auto-referencial métrica decimal de 1/13 = 076923 e incluidos en su algoritmo

……………………………………

(1) https://web.archive.org/web/20120113035832/www.quantumconsciousness.org/penrose-hameroff/orchOR.html
De este link han sido tomados todos los datos. Si no le trabaja, por favor cópielo y péguelo en la barra de direcciones de
Google Chrome. En los años 2011 y 2012 aparecen suficientes registros del citado link.
132

fundamental. Detállese, no obstante, la íntima conexión del número 13 con 142857 y a la inversa:
la íntima vinculación del número 7 con 076923: en el inverso de su producto entendido como
1/(7x13) = 1/91= el ciclo 010989, el 7 y el 13 conmutan, por multiplicación, sus identidades:

(1/7)/13= 142857/13=1/91 = 1/(13×7) = el ciclo 010989. (Ver su importancia más adelante)

(1/13)/7=076923/7= 1/91 = 1/(7×13) = el ciclo 010989. (Ver su importancia más adelante)

Satisfago a la curiosidad de lector, mostrando la matriz numérica que genera 1/13 = 076923.

Límite: ....................0/13 =......... 0 ...........

Estado inicial: ..........1/13 = 0.076 923


2/13 = 0.153 846
3/13 = 0.230 769
4/13 = 0.307 692
5/13 = 0.384 615
6/13 = 0.461 538
7/13 = 0.538 461
8/13 = 0.615 384
9/13 = 0.692 307
10/13 = 0.769 230
11/13 = 0.846 153
Estado final: ............12/13 = 0.923 076

Límite asintótico……13/13 = 0.999 999.........


Límite: ..........................................1................
Constantes: ............................ 77………77 y 77 = 7 × 11

Detállese cómo el algoritmo fundamental se expresa tanto en las décimas en el sentido arriba-
abajo, como en las milésimas, pero, al contrario: abajo-arriba. Obsérvese también cómo, a
diferencia del único ciclo rotante de la matriz propia de 142857, ahora aparecen rotando dos
ciclos: 1/13=076923 y 2/13=153846. Detállense en este segundo ciclo, otra vez los números 3 y 6
y como resultado de ello, en la métrica de la secuencia decimal del algoritmo fundamental
aparecen ahora y en tanto que 13/13= la UNIDAD, doblemente referenciados (derecha-izquierda
y arriba-abajo) entre sí como 3+6= 9, mientras que, por el contrario, el 9 se manifiesta una sola
vez. La matriz también se coordena de manera compleja y por ende, se curva, cerrándose sobre
sí misma. Pero este nuevo enfoque, a la vez que nos solucionó elegantemente el problema de
la curvatura del espacio al ultramicroscópico nivel mecanocuántico, también nos ha abierto
las puertas del verdadero y correcto manejo de un Infinito que con características de UNIDAD es
capaz de TOTALIZARSE en y por sí mismo, y que se encuentra regulado y cuantificado por
el estadístico-probabilista modus operandi intrínseco a esta manera específica de operar el
Sistema de Numeración Decimal.

Dentro de estos términos, es de básica lógica que sean los factores primos: (3×3×3)×7×11×13×37
de la UNIDAD entendida como seis nueves (999999), los que impongan la TOTALIDAD de los
parámetros operativos a cumplirse al interior de tal UNIDAD, parámetros los cuales, en función
de la aritmética ley distributiva, fácilmente dilucidamos mediante las igualdades que se
establecen entre el miembro izquierdo y el miembro derecho de la ecuación, al efectuar, en
función de la aritmética ley distributiva, una cualquiera de todas las operaciones permitidas al
interior de la TOTALIDAD de la UNIDAD 999999, por ejemplo:
133

1/3 = seis veces 3 = 333333 = (3×3) ×7×11×13×37


1/7 =......................= 142857 = (3×3×3) ×11×13×37
1/(11×13) = 1/143 =.......................= 006993 = (3×3×3) × 7×37
1/ [(3×3) ×7×11] = 1/693 =.......................= 001443 = 3×13×37

Y el caso que sigue es decisivo: es el que identifica a 1° Kelvin y como tal es precisamente a través
de él – en tanto que inicial unidad de cuantificación multiplicada por 3 – que alcanzamos a los 3°
Kelvin, propios de la microondulatoria radiación que cubre a la TOTALIDAD del universo que
conocemos y denominada: Radiación de Fondo Cósmico de los 3° Kelvin. (Ver al respecto, los
capítulos 2 y 3 de este mismo libro):

1/(3×7×13) = 1/273 = 1° Kelvin = 003663 = (3×3) ×11×37

Y así sucesivamente, hasta colmar a la TOTALIDAD de las operaciones permitidas (y no son pocas),
por la UNIDAD 999999.

Lo que hasta aquí ha sido trascrito sobre la UNITARIAS características del número 13 tiene ya
varios años de haber sido publicada en mi sitio Web y la verdad es que la posibilidad de aplicar
tales características a la estructura del anillo bencénico del carbono ha sido un asunto que solo
por momentos he venido ventilando y ello durante poco menos que un año. Las enormes
dificultades conceptuales, especialmente todo lo relacionado con el carácter estadístico-
probabilístico de los efectos cuánticos, los cuales son de forzosa aplicación en este caso, y la
necesidad de una no menos importante carga de intuición geométrico-cartesiana para conseguir
una correcta explicación del fenómeno, han sido las constantes para conseguir el resultado que
hoy pongo a disposición y crítico juicio de mis lectores.

Empecemos entonces poniendo de presente que los seis átomos de carbón están en verdad
distribuidos tanto geométrica como estadístico-probabilísticamente como dos grupos de tres
átomos cada uno. De acuerdo con esto y teniendo en cuenta que la matriz numérica, en tanto que
plano bi-tridimensional, alberga interiormente reflejos especulares mutuos y que en virtud de
ello se ha coordenado complejamente, esto nos da como resultado una rotacional dinámica
sobre sí mismos de los ciclos: 1/13 = 076923 y 2/13 = 153846. Esta característica hace posible
demostrar, cómo el tres y el seis (en colores rojo y azul y tanto arriba como abajo de la abscisa) y
en tanto que la UNITARIA y dinámica razón-proporción: 1/2 = 3/6, hayan logrado organizarse de
tal manera que se encuentren alternantemente enfrentados: a) tanto arriba de la abscisa, como
debajo de la misma, y b) tanto a la derecha como a la izquierda de la ordenada: ¿constituye esto
un mutuo y recurrente juego de localización↔deslocalización dinámica que sin embargo se
encuentra geométrica y estadístico-probabilísticamente coordenada de manera compleja, en
perfecta concordancia con lo que nos muestra el anillo bencénico? Obsérvese también que los
ciclos numéricos 4/13=307 692 y 5/13= 384 615, ambos arriba de la abscisa, no son otra cosa que
las respectivas rotaciones de 1/13= 076923 y 2/13= 153846 y que junto con ciclo 13/13= 999999,
que también rota sobre sí mismo, podríamos perfectamente identificar el rotativo carácter
UNITARIO de los dímeros tubulínicos alfa y beta que constituyen a todos y cada uno de los 13
microtúbulos de la unidad citoesquelética.

Con otras palabras: estas rotaciones nos muestran respectivamente al 3 y al 6 (en rojo) como
valores localizados, es decir, fijos ambos arriba de la abscisa y fijos también en las respectivas
izquierda-derecha de la ordenada, mientras que por el contrario, los ciclos numéricos 8/13= 615
384 y 9/13= 692 307 (sendos reflejos especulares de 5/13= 384 615 y 4/13=307 692) que
siguen siendo rotaciones de 1/13= 076923 y 2/13= 153846, muestran al 6 y al 3 (en azul) como
valores localizados, es decir fijos, pero esta vez debajo de la abscisa e invertidos respecto a las
respectivas izquierda-derecha de la ordenada. Y es justo esta ambigüedad de estar arriba--abajode
la abscisa, y/o a izquierda--derecha de la ordenada, lo que induce ese mutuo y recurrente juego
134

de localización↔deslocalización cartesiano-compleja, de los 6 átomos de carbono del anillo


bencénico de Kekule. En consecuencia, la totalidad de la matriz también se coordena
complejamente y por lo tanto se curva, cerrándose sobre mi misma:

Límite: .....................0/13 =......... 0 ...........

Estado inicial: ..........1/13 = 0.076 923


2/13 = 0.153 846
3/13 = 0.230 769
4/13 = 0.307 692
5/13 = 0.384 615
6/13 = 0.461 538
7/13 = 0.538 461
8/13 = 0.615 384
9/13 = 0.692 307
10/13 = 0.769 230
11/13 = 0.846 153
Estado final: .......... 12/13 = 0.923 076

Límite asintótico ….13/13 = 0.999 999.........


Límite: ..........................................1.............
Constantes .………………………... 77..…..77 y 77 = 7 × 11

Pero este comportamiento tiene una explicación muy lógica: la tutelar vigilancia de la dinámica
de UNIDAD que TOTALIZA a la especular y por eso mismo y en tanto que recíprocas inversas (1)
(no-lineales) contrarias-complementarias dinámicas de: a) deslocalización causada por el carácter
continuo-simétrico, distintivo del energético (Einstein) aspecto bipolar magnético de la onda
cuántica (léase: bosón) y hecho realidad mediante el desorden propio de la solubilidad (“sol”) del
agua, y: b) localización, hecho realidad por el orden propio de la discontinuidad-asimetría
inherente(s) a la bipolaridad eléctrica, característica a su vez de la másica (Einstein) mutualidad
especular distintiva del par: fermión-antifermión y que debe observarse en la tendencia hacia el
estado sólido (léase: másico) del “gel”.

Todo el anterior comportamiento caracteriza a esta matriz y se plasma, micrométricamente y


1 a 1, en la forma de actuar de los 6 átomos de carbono que conforman el anillo bencénico,
constitutivos a su vez de los 13 protofilamentos de tubulina que componen los microtúbulos
celulares, cuando tambien muestran una clara y mutua dinámica especular de rotación sobre sí
mismos y con ello, una súper-radiación de fotones los cuales, en mayor o menor grado, gozan de
coherencia (léase: ondulatoria continuidad-simetría), en el sentido cuántico del término.
…………………………………………………………………………..

(1) La razón-proporción que fundamenta este comportamiento se encuentra en la UNITARIA reciprocidad inversa (no-
linealidad) que se presenta, tanto entre el 3 y el 6, como entre 1/13 y 2/13:

A) 1/2=3/6, de donde: (1x6) / (2x3) = 6/6= 1, y tambien:

B) 1/2 = [1/13) / (2/13)], de donde: [1x(2/13)] / [2x(1/13)]= (2/13) / (2/13)= 1

Con otras palabras: tanto en el ordinal A) como en el B), opera una y la misma dinámica de UNITARIA TOTALIDAD
recíprocamente inversa (no-linealidad), que explica patentemente el vital comportamiento del número 13 en el llamado
anillo bencénico o anillo de Kekule y en el cual, en las 2D y 3D complejamente coordenadas posiciones de sus seis
átomos (3 y 3) de carbono estos resuenan, óptico-dinámicamente, en un UNITARIO juego mutuamente especular de
localización↔deslocalización. Y para Hameroff, Schrödinger, Fröhlich, Szent-Gyorgyi y otros autores, es precisamente
sobre esta UNITARIA y especular dinámica bi-tridimensional cuánticamente organizada, sobre la cual, tal pareciera,
descansa la esencia del Espíritu de la Vida. (Ver en este mismo libro las páginas 15 y 16).
135

Habíamos dicho anteriormente que la matriz numérica que induce 1/13 = el ciclo 076923, solo
nos representa una dinámica microtubular en dos dimensiones espaciales, quedando todavía por
explicar la manera como podría desarrollar su especular dinámica en tres dimensiones. Ello
simplemente sucede, al coincidir el atrás--adelante propios de la tercera dimensión espacial, con
los respectivos pasado--futuro de lo que denominamos “tiempo”, cumpliéndose así un requisito
esencial en la Relatividad de Einstein: el que no haya diferencia alguna entre el espacio y el
tiempo.

Recordemos que a esta matriz numérica la compone un infinitesimalmente delgado plano


(2 nanómetros) bi-tridimensional que alberga interiormente reflejos especulares mutuos, (es
decir, que se refleja doblemente en y para sí misma) y que en virtud de ello se ha coordenado
complejamente haciendo esto posible, tanto una dinámica especular en dos dimensiones
espaciales, como una dinámica ídem en tres dimensiones ídem.

Como ya se había dicho, esto último se logra de una manera realmente sencilla: haciendo coincidir
el atrás--adelante propio de la tercera dimensión espacial, con el pasado--futuro de lo que
denominamos “tiempo”, cumpliéndose así un requisito esencial en la Relatividad de Einstein:
que no haya diferencia alguna entre el espacio y el tiempo. Toda esta conducta se plasma,
micrométricamente y 1 a 1, en la forma de actuar de los 6 átomos de carbono que conforman el
anillo bencénico, constitutivos a su vez de los 13 protofilamentos de tubulina que componen los
microtúbulos celulares, cuando nos muestran una clara y mutua dinámica especular de rotación
sobre sí mismos y con ello, una súper-radiación de fotones los cuales, en mayor o menor grado,
gozan de coherencia (léase: ondulatoria continuidad-simetría), en el sentido cuántico del término.

Analizando con brevedad al aritméticamente exacto comportamiento de estas cifras, llegamos


entonces a la asombrosa conclusión de que, tanto el metabolismo físico-químico de nuestros
microtúbulos, el cual se halla cuantificado y gobernado por la UNITARIAMENTE TOTALIZADA
conducta de 1/13= el ciclo 076923, como el proceso másico-energético del electrón, el cual
se halla igualmente cuantificado y gobernado por la UNITARIAMENTE TOTALIZADA conducta de
1/7= 0.142857 son, en la práctica, indiscernibles entre sí, toda vez que la naturaleza de ambos
procesos se conmuta mediante el producto:

(1/13 = el ciclo = 0.076923) x (1/7= el ciclo 0.142857) = 1/(7x13) = 1/91= el ciclo 0.010989

Pero, ¿cuál es entonces el significado real de 1/91= el ciclo 0.010989 si tenemos en cuenta
que 1/91 también puede TOTALIZARSE en su propia UNIDAD si se sigue desarrollando según la
secuencia: 2/91, 3/91, 4/91…. hasta su UNITARIA TOTALIDAD entendida como 91/91= 1?

Desde el siglo antepasado se sabe experimentalmente que la tridimensionalidad (léase volumen)


de un gas a 0 grados centígrados (0° C), experimenta una reducción equivalente a 1/273 =
0.003663...003663... (infinitos ciclos) de su volumen inicial cada vez que reduce su temperatura
en 1° C, es decir, que a -1° C su volumen se habrá disminuido en 1/273 de su volumen inicial;
a -2° C se reducirá en 2/273 de su volumen inicial, y así sucesivamente hasta que a -273° C su
volumen, al menos en teoría, habría desaparecido. Se puede apreciar entonces que 1/273 =
0.003663... 003663... (infinitos ciclos) cuantifica por derecho propio, el valor de 1° Kelvin es decir,
el valor de la unidad natural de medida, propia de la denominada escala absoluta de temperatura.

Según la moderna cosmología - que nace y se fundamenta en las teorías especial y general
de la relatividad de Einstein - el Universo se originó hace unos 13.700 millones de años debido
a una Gran Explosión - Big Bang – en donde no solo se creó la masa-energía del mundo en el que
136

A) Coeficiente de Gay-Lussac= 1/273= el infinito ciclo 0.003663..003663…= 1° Kelvin= la inicial unidad de


temperatura absoluta que cuantifica el incremento o la disminución del volumen (léase: 3D) de un gas con
los respectivos incrementos o disminuciones de tal temperatura absoluta.

B) 3° Kelvin= 3/273= 1/91= el ciclo infinito 0.01989..010989…= estado(s) cuántico(s) inicial(es) que induce(n)
y cuantifica(n) a las dos matrices numéricas coordenadas complejamente y esto en tanto que los anversos-
reversos dos mutuos reflejos especulares de la MFRC, y al que, secuencialmente, siguen: 6° Kelvin= 6/273=
2/91= el ciclo infinito 0,021978..021978…y así, sucesivamente, hasta los 273° Kelvin= 273/273= 91/91= 1=
UNITARIA TOTALIDAD de la MRFC= los asintóticos ciclos 0.999999..999999…
137

vivimos, sino todavía más primordialmente, el propio espacio-tiempo, tan familiar a nuestra
percepción del diario discurrir con el que literalmente construimos nuestra historia. También, de
acuerdo a la cosmología moderna, como testigo fiel del Big-Bang ha quedado una especie de
“fósil” cosmológico: una radiación de microondas que cubre la TOTALIDAD del Universo conocido
y que posee una temperatura de 3° Kelvin, vale decir, de 3° medidos según la escala absoluta de
temperatura.

De acuerdo con esta última información y tomando como base que 1° Kelvin es igual a 1/273= el
ciclo 0.003663, los 3˚ Kelvin son entonces fácilmente calculables según el siguiente desarrollo
aritmético: 3˚ Kelvin= 3/273= 1/(7×13)= 1/91= 0.010989..010989... (infinitos ciclos). Con esta
última información decimal se puede desarrollar una matriz numérica de 90 estados cuánticos,
poseedora de una intrigante geometría cartesiana compleja, que opera mediante un mutuo juego
de reflejos especulares que se sostienen y se contienen a sí mismos, en lo que la mecánica
cuántica denomina “radiación de cuerpo negro” y que se halla presente, tanto en dos como en
tres dimensiones, en la TOTALIDAD del Universo, según lo confirmó la NASA con sus satélites COBE
y WMAP. Tal radiación, que es del rango de las microondas y que por ello ha recibido la genérica
denominación de Microondulatoria Radiación de Fondo Cósmico (MRFC) de los 3° Kelvin, se
encuentra limitada y comprendida entre los estadístico-probabilistas límites decimales de: la
NADA 0 y/o la TOTALIDAD 1. Como trasfondo del fenómeno, se observa el accionar del algoritmo
natural fundamental 0, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, y 9, que regula y cuantifica a la Naturaleza entendida
como una TOTALIDAD UNIFICADA en 91/91= 1, pero de la siguiente manera: 91/91= 0.010989 x
91= 999999 (seis nueves) ≈ 1, siendo, en el caso que ahora nos ocupa, la dinámica propia (¿su
“numeronalidad”?) de los factores primos 3, 7 y 13 de 999999 (seis nueves) ≈ 1, lo que se
realmente se percibe tras la enigmática geometría cuántica que despliega 1/91 pero entendido
como: 3˚ Kelvin= 3/273= 3/(3×7×13)= 1/(7×13)= 1/91= 0.010989..010989... (infinitos ciclos).

Ahora bien, teniendo en cuenta que el HOMBRE (en tanto que orgánico ser vivo y en términos
biofísicos y bioquímicos) es un organismo con la capacidad de generar su propio campo bio-
electromagnético, podríamos entonces y con plena justificación, hacernos la siguiente pregunta:
¿es factible que el HOMBRE sea tambien el acabado producto de un “software” cósmico de
carácter electromagnético y que, además, se encuentre - al igual que la MRFC - UNITARIAMENTE
TOTALIZADO en, ¿por y para sí mismo?

La respuesta puede estar oculta en las leyes físicas que permiten las comunicaciones de orden
electromagnético. Toda comunicación de este tipo necesita dos tipos de onda: una onda
portadora de la información y otra onda que la modula es decir que “esculpe” a la onda portadora
dándole la “forma” específica de todos y cada uno de los mensajes informáticos. La relación
matemática entre las frecuencias de una y otra debe ser “armónica”, es decir que la frecuencia
de la onda que modula deber ser siempre un submúltiplo de la frecuencia de la onda portadora.
El sentido de esta condición es permitirle a la onda moduladora “ensamblarse” perfectamente
a la onda portadora con muy pequeños cambios “armónicos” en su frecuencia. Pero son
precisamente esas pequeñísimas alteraciones en la frecuencia de la onda moduladora lo que le
permite “codificar” el mensaje sobre la “topografía” de la onda portadora, la cual, una vez
codificada y viajando al 0.99999999999... (infinitos nueves) de la velocidad de la luz c= 1, se irradia
hacia el espacio circundante. Ahora bien, el físico Herberth Fröhlich descubrió en 1968 que (cito
a Roger Penrose en su libro: Las Sombras de la Mente): “...debería haber efectos vibracionales
dentro de las células activas, que resonarían con la radiación electromagnética de microondas a
10¹¹ hertzios (Hz), como resultado de un fenómeno de coherencia cuántica biológica. En lugar
de necesitar una temperatura baja, los efectos aparecen a partir de la existencia de una gran
energía de impulso metabólico. Existe ahora alguna evidencia observacional respetable en muchos
sistemas biológicos, precisamente para el tipo de efecto que Fröhlich había predicho”.
138

Lo que a continuación propongo tiene entonces mucha lógica: la radiación de fondo cósmico de
los 3˚Kelvin es también una radiación de microondas de 10¹¹ Hz, cuya principal característica es
que cubre a la TOTALIDAD del Universo. Ahora bien, si el “hardware” metabólico de nuestras
células también produce microondas de 10¹¹ Hz pero que varían en su frecuencia por efectos
tan dispares como el tipo de alimentación, ausencia o presencia de azúcar en la sangre, o lo
que es más determinante: por el estrés emocional del diario vivir que induce microvariaciones
infinitas en el particular metabolismo celular de cada uno de nosotros, con la consecuente
microvariación, también infinita, en las frecuencias de emisión celulares, no es entonces
para nada descartable la posibilidad de que nuestras microondas celulares, de modo
involuntario, automáticamente se conviertan en moduladoras “ondas armónicas” que como los
electromagnéticos bosón-(par: fermión-antifermión) y para la eternidad, “graben” a la “cinta-
onda” portadora que cubre a la TOTALIDAD UNIFICADA del Cosmos, con nuestro gradiente
de conciencia, y con la impronta de nuestra personalidad, (y esto en función de nuestras
moduladoras microondas celulares “que resonarían (1) con la electromagnética radiación de
microondas, a 10¹¹ hertzios” como, con propiedad, expresaría Penrose).

Ahora bien, mientras vivimos en carne y hueso nuestra terrenal experiencia, solo “grabamos”
en la onda portadora, pero después de morir ingresaremos al interior de la ya “grabada”
portadora “cinta-onda” de los 3˚ Kelvin e interactuaremos con nuestros propios actos, esculpidos
en ella como una doble impresión de mutuos reflejos especulares, gobernados por la(s):
desequilibrada termodinámica de emisión en tanto que fermión-antifermión y/o equilibrada
termodinámica de absorción en tanto que bosón, intrínseca(s) ambas a la naturaleza de la
radiación de fondo cósmica de los 3° Kelvin.

La consciencia así obtenida, (y si es que hemos conseguido sabiamente equilibrar↔desequilibrar


a nuestra experiencia vital), con ello ya se habrá transformado en una auténtica SUPERCONSCIENCIA
y, por lo tanto, termodinámica y eternamente equilibrada↔desequilibrada, en y por su propia
UNIDAD. ¿Es mi planteamiento totalmente descabellado, o, por el contrario, puede ser
perfectamente comprobable y con ello, factible? Solo el tiempo lo dirá. Y llegados aquí y de
acuerdo a las ideas en este Epilogo planteadas, afirmo entonces sin ningún temor a equivocarme,
que éste y todos los demás hechos expuestos en estas páginas, no hacen sino reconfirmar y en
tanto que HOMBRE(s), el título que le ha sido dado a este Colofón:

EL HOMBRE: UN COSMOS EN ESPERA DE REALIZARSE

……………………………………………..

(1) Significado físico del término resonancia: “Si a un sistema que oscila periódicamente se le aplica una fuerza externa
también periódica, entonces la amplitud de la oscilación del sistema dependerá de la frecuencia de la fuerza externa.
Si la frecuencia de esta fuerza es distinta de las frecuencias propias del sistema (es decir: distinta de sus frecuencias
armónicas), entonces la amplitud de la oscilación resultante será relativamente pequeña. Pero si la frecuencia de la fuerza
externa es igual a alguna de las frecuencias características del sistema (es decir de sus frecuencias armónicas), entonces
la amplitud resultante será muy grande. En este caso se dice que la fuerza externa ha entrado en resonancia con el
sistema”.

(Eliezer Braun: Electromagnetismo: de la ciencia a la tecnología. Cap. 12. Fondo de Cultura Económica. México).

………………………………………………….
139

Epilogo 2:
Encontrar el Espíritu en el tejido del espacio y el tiempo (1)
Una entrevista con Stuart Hameroff por Tom Huston con Joel Pitney

[Nota: Esta versión de "Buscando a Espíritu en el tejido del espacio-tiempo" ha sido reeditada y ampliada por
Stuart Hameroff para presentar sus ideas más técnicamente y con detalles científicos. La edición original de
Tom Houston está disponible en la revista EnlightenNext, Número 46, Primavera / Verano 2010.]
………………………………………………………………………….

Introducción

En los últimos treinta y cinco años, la misteriosa conexión entre la física cuántica y la conciencia
humana no ha dejado de ser un principio central donde el Este y el Oeste se reúnen
espiritualmente. De alguna manera, las personas han logrado encontrar una relación convincente
en el mundo intangible de las partículas subatómicas y los reinos inmateriales de la consciencia y
el espíritu. Se inició con Fritjof Capra con su Tao de Física en 1975, se aceleraron con la Danza de
los Maestros de Gary Zukav en 1979, y se activó la postcombustión durante los años ochenta y
noventa con la ayuda de Deepak Chopra, hasta que la idea se convirtió en algo casi imposible de
evitar. Al entrar en una librería de Seattle, una decisiva tarde en el verano de 1997, me encontré
con no menos de tres publicaciones que exploran la relación entre la mente y la materia a través
de la lente de la física cuántica: El Universo Auto-Consciente, por Amit Goswami, El Universo
Espiritual de Fred Alan Wolf, y el número 11 de esta revista, cuya portada se plantea la pregunta:
¿Puede la ciencia iluminarnos?

Creyente firme que soy, en la idea de que la física es igual a una idea mística, encontré en
EnlightenNext un especial escepticismo lúdico desagradable. ¿Por qué se duda, cuando la
evidencia era tan clara? Era obvio que las dimensiones más profundas de la consciencia y las
dimensiones más profundas de la materia deben reunirse en el misterioso reino de la física
cuántica. Correcto, ¿no?

Pronto me di cuenta que sólo porque la naturaleza de la conciencia es un misterio y la naturaleza


de la física cuántica es misteriosa, esto no quiere decir que ambos misterios sean, en última
instancia, la misma cosa. En ese momento, la enormemente popular película ¿¡Y tú qué sabes!?
entró en escena en 2004, lanzando la idea de que la consciencia y la física cuántica podían
considerarse desde una órbita completamente nueva. Yo estaba trabajando como editor para
EnlightenNext y tuve a mi cargo la revisión de la película para una nueva apreciación de las muchas
sutilezas involucradas. Pero resultó que, por lo que yo y mis colegas editores estaban preocupados,
el matrimonio supuestamente perfecto entre la física cuántica y la consciencia, probablemente
no era más que un ilusorio pensamiento de la Nueva Era. Y cuando se trataba de sugerencias más
serias de orden científico que la física pudiera tener que decir acerca de la consciencia,
generalmente los argumentos eran mínimamente convincentes. Pero eso sucedió antes de
conocernos con Stuart Hameroff.

A pesar de que ostenta el título de Profesor Emérito de Anestesiología y Psicología en la


Universidad de Arizona y pasa gran parte de su tiempo en la cirugía de la Universidad de Arizona
Medical Center, Hameroff es mejor conocido por su trabajo en el campo de estudios de la
consciencia. En 1994, fundó la Hacia una ciencia de la Consciencia, una serie de conferencias,
que reúne cada dos años, en Tucson, Arizona, a los principales expertos del mundo en la
………………………………………………….

(1) Traducido de: http://web.archive.org/web/20100731223234/http://www.enlightennext.org/magazine/j46/hameroff.asp? Si tiene


problemas para abrir el link, cópielo y péguelo en http://archive.org/web/web.php En los años 2010 y 2012 se
encuentran registros del link.
140

consciencia para explorar los distintos tonos de algo llamado el "problema duro" es decir, cómo y
por qué la mente subjetiva parece surgir de la materia objetiva. Y durante casi veinte años, ha
colaborado con Hameroff, Sir Roger Penrose, el físico matemático de Oxford, para desarrollar (y
defender) una teoría cuántica basada en la física de la consciencia que es impresionante, original
y ambiciosa, por decir lo menos. La teoría es una fusión de áreas muy diferentes y especializadas
de Hameroff y de Penrose. Hameroff estudia las diminutas estructuras llamadas "microtúbulos"
dentro de las células del cerebro humano y el trabajo de Penrose versa sobre la relación entre la
física cuántica, la gravedad y la geometría del espacio-tiempo. En cierto sentido, su trabajo podría
ser considerado como una "gran teoría unificada" de la física cuántica y la consciencia, una teoría
algo más sofisticada que cualquier cosa que es probable encontrar en la sección espiritual de tu
librería local. Después de entrevistar a Hameroff, me encontré a mí mismo cuestionando mi duda
de lo que había llamado “misticismo cuántico”. Y estoy seguro de que otros encontrarán sus
argumentos igualmente esclarecedores.

Dicho esto, considérese advertido: La entrevista que sigue no es una lectura fácil. De hecho, puede
requerir más de una lectura cuidadosa antes de que los diferentes hilos que establece Hameroff,
comiencen por sí mismos a unirse en su mente. Pero solo por la recompensa, vale la pena
esforzarse. No estoy seguro si estoy de acuerdo con todas las conclusiones de Hameroff y él
mismo insiste en que esta teoría aún no se ha demostrado, pero sí sé que sus argumentos para
una relación de la física cuántica y la consciencia, son de los más convincentes que he escuchado
nunca.

EL MISTERIO DE LOS MICROTÚBULOS

EnlightenNext: Usted es conocido por ser uno de los proponentes líderes en el mundo de la física
basada en la teoría cuántica de la mente. ¿Cómo fue que se interesó en el misterio de la
consciencia?

Stuart Hameroff: me interesé en mis estudios universitarios a finales de 1960. Estudiando


mayormente ciencias y matemáticas, tomé un curso llamado Filosofía de la Mente y estaba
intrigado con lo difícil que era el problema de explicar cómo surge la experiencia consciente de la
carne de color gris rosáceo que llamamos cerebro. Y quedé interesado en el tema a través de la
escuela de medicina, siendo atraído hacia campos que tienen que ver con la consciencia-
psiquiatría, neurología, neurocirugía. Pero un día, mientras hacía un proyecto de investigación en
un laboratorio de cáncer en la década de 1970, tuve la oportunidad de ver en el microscopio a las
células en división, la mitosis, es decir la manera cómo el ADN que contiene los cromosomas se
separara en dos ramas, aparte una de la otra. Los filamentos diminutos y pequeñas máquinas en
movimiento de los cromosomas fueron llamados microtúbulos y centriolos (que a su vez estaban
compuestas de microtúbulos). La danza de los cromosomas tenía que ser perfecta, porque si se
dividen de manera desigual, podrían resultar células cancerosas anormales.

La mayoría de mis colegas investigadores siguió el rastro de los cromosomas en un estudio basado
en los genes. Pero por alguna razón, me fijé en cómo estas máquinas moleculares sabían
exactamente qué hacer, como si actuaran con una coreografía perfecta. Me admiré de la manera
como estaban organizadas y guiadas, como si, a ese nivel, existiese algo de inteligencia o de
consciencia. Al mismo tiempo, se descubrió que estos mismos microtúbulos existen en todas
las células, especialmente en las neuronas, como los principales componentes de su esqueleto
celular o andamiaje estructural. Siendo altamente asimétricas, las neuronas del cerebro son
completamente sólo microtúbulos. Así que se me ocurrió que los microtúbulos, que parecían
mostrar algún tipo de inteligencia o de consciencia en la división celular, podrían tener algo que
141

ver con la consciencia en las neuronas cerebrales. Tal vez, además de ser soporte estructural de
la célula, los microtúbulos también operen como un computador a bordo de las mismas células.

Después de la escuela de medicina en Filadelfia, tuve en consideración tomar una carrera


investigadora de tiempo completo, pero decidí optar por un internado clínico en Tucson, Arizona,
para averiguar lo que quería hacer a continuación. Estaba inclinado hacia la neurología, pero luego
de reunirme con el presidente de anestesiología en la nueva Universidad de Arizona y su hospital
universitario de medicina, supe que tenía necesidad de residentes para su programa en ciernes.
Era un tejano llamado Burnell Brown entrenado en Boston y me mostró las salas de operaciones
en el nuevo hospital, explicando cómo la anestesiología era importante, bien remunerada, y que
podría ser muy divertida. Como supo de mis intereses, me dijo que, si yo realmente quería
entender la consciencia, debería averiguar cómo funciona la anestesia, ya que la anestesia
selectiva borra la consciencia sin afectar otras funciones cerebrales. También me mostró un
documento escrito por un colega suyo en 1968, que sugiere que, si se aplican los gases empleados
en la anestesia a los microtúbulos, estos se despolimerizan en sus partes. Había por ese entonces
una teoría que sostenía que la anestesia trabajaba sobre los microtúbulos del cerebro,
desmoronándolos. Afortunadamente eso no es verdad. Se necesitarían cerca de cinco veces más
cantidad de anestesia para la despolimerización de los microtúbulos de lo que realmente se
necesita para hacer que alguien pierda la consciencia. Sin embargo, se demostró que los
anestésicos afectan a los microtúbulos, lo que sugiere además que los microtúbulos podrían tener
algo que ver con la consciencia.

EN: ¿Qué es exactamente, un microtúbulo?

SH: En primer lugar, los microtúbulos son soportes rígidos estructurales que definen la forma de
todas las células animales, pero que están en continuo movimiento, cambio y re-acomodamientos
que dan cuenta de todo el crecimiento celular, desarrollo, movimiento y regulación sináptica,
cosas estas todas muy importantes. Cada microtúbulo es en sí un conjunto molecular, un polímero
cilíndrico compuesto por muchas versiones de una sola proteína en forma de maní, llamada
tubulina. Cada una de estas tubulinas puede doblarse en formas alternativas de conformación, así
como también puede tener caracteres genéticos y otros tipos de diversidad, pero en general son
similares. Las proteínas de tubulina se auto-ensamblan en cilindros huecos cuyas paredes son
elegantes celosías hexagonales y helicoidales. Los patrones helicoidales poseen una hermosa
geometría de Fibonacci. La verdad es que casi he llegado a obsesionarme, a encantarme, con la
estructura de los microtúbulos. El auto-ensamblamiento de estos modestos cilindros de alguna
manera representa, para el crecimiento celular, movimiento y función. Sus acciones me recuerdan
el truco de la cuerda del faquir hindú que lanza hacia arriba una cuerda, luego sube por ella
y desaparece, salvo que no hay faquir, sólo un autoensamblado de proteínas que forman el
citoesqueleto, que es el apoyo estructural similar al hueso o andamios dentro de todas las células
animales, es decir, como un edificio que se construye a sí mismo, ladrillo por ladrillo. Y mientras
más asimétrica sea una célula, más necesita el apoyo estructural. Así que las neuronas con sus
largos axones y dendritas tienen muchos microtúbulos. Si se mira el interior de una sola neurona,
se verán cientos de microtúbulos compuestos por algo así como cien millones de subunidades de
la proteína tubulina. Se podría decir que las neuronas realmente están hechas de microtúbulos.
Así que imaginé que, si los microtúbulos organizaban actividades complejas durante la
rudimentaria división celular, entonces podrían estar haciendo algo similar en las neuronas
cerebrales relacionadas con la consciencia.

ES: ¡Muy interesante! La mayoría de la gente piensa que la consciencia surge de la actividad entre
las células cerebrales, o neuronas, pero lo que estás diciendo es que, bueno, no; que lo que sucede
en realidad es que son esas pequeñas estructuras dentro de las neuronas las que constituyen la
verdadera base física para la consciencia.
142

SH: Sí, exactamente. La mayoría de puntos de vista considera el cerebro como un computador con
descargas neuronales en calidad de "bits". Las neuronas son vistas como simples componentes
fundamentales del procesamiento cerebral de la información, capaz de realizar funciones de
lógica simple. Pero empecé a pensar que los mecanismos de la consciencia eran más profundos.
Un par de otras cosas me ayudaron en esta dirección. Lo primero fue mirar los organismos
unicelulares como los paramecios. Un paramecio es una célula y por lo tanto no tiene neuronas o
sinapsis. Pero nada su alrededor, encuentra comida, evita los obstáculos y los depredadores,
encuentra una pareja, tiene relaciones sexuales, y puede aprender. Parece tener algo de
inteligencia. No necesariamente tiene consciencia como tal, pero esta criatura unicelular
definitivamente tiene funciones cognitivas, "cognición", que significa un procesamiento sensorial,
un control de la conducta, y así sucesivamente. Posee inteligencia y sin embargo no tiene
neuronas ni sinapsis. Son los microtúbulos y los llamados cilios orgánulos, compuestos de
microtúbulos, los que actúan como sensores y motores. Esto me sugirió que un paramecio podría
utilizar sus microtúbulos para procesar información y organizar su comportamiento. Y si los
paramecios lo hacen, ¿por qué no las neuronas?

La segunda cosa fue que, durante el tiempo que me enteré sobre los microtúbulos, también
empecé a leer sobre matrices de conmutación, celosías y redes. La estructura de los microtúbulos
consistía en una red cilíndrica de proteínas de tubulina. Cada uno de estos puede cambiar entre
los diferentes estados conformacionales, ser programados por la genética y otros factores, y ser
influido por los vecinos de celosía, al igual que puertas e interruptores en las computadoras. Esto
constituyó más apoyo a la idea de que los microtúbulos podrían actuar no sólo como un apoyo
similar al hueso, sino también como ordenadores de escala molecular, el sistema de inteligencia
dentro de las células.

EN: ¿Así que, básicamente, empezó usted a darse cuenta de que realmente hay mucho más
actividad - y tal vez actividad consciente - que sucede dentro del cerebro, que lo que la mayoría de
la gente se imagina?

SH: Es verdad, vi más inteligencia a un nivel más profundo dentro de las neuronas,
específicamente en la computación que llevan a cabo los microtúbulos. La mayoría de puntos de
vista ven el cerebro como una computadora con cien mil millones de simples y tontas neuronas
que interactúan conjuntamente para producir algo inteligente y consciente. Pienso que cada
neurona, a nivel de sus microtúbulos posee un significativo grado de procesamiento de
información y de inteligencia. Tuve el presentimiento de que los microtúbulos eran propiamente
unos "computadores de la Naturaleza". Así que empecé a trabajar con ingenieros y sus colegas,
los físicos, para modelar y simular los estados de la tubulina en las celosías conformadas por
microtúbulos. Asumimos que cada tubulina podía estar en dos estados alternativos en correlación
con su dipolo, que interactuaba con sus dipolos vecinos, o que ejercía labores de computación de
acuerdo con las normas establecidas por la geometría de los microtúbulos, de manera muy
parecida a autómatas celulares o computadoras auto-organizadas. También asumimos que la
interacción computacional se sincronizaba por excitaciones coherentes en la escala de
nanosegundos.

Partiendo de estas premisas, he trabajado con mis colegas Rich Watt, Rasmussen Steen, Tuszynski
Jack, et al y demostramos que los microtúbulos se adaptan muy bien como eficientes dispositivos
computacionales. Sobre la base de unos diez millones de tubulinas por neurona y por
nanosegundo, calculamos que los microtúbulos dentro de cada neurona en el cerebro podrían
realizar aproximadamente 10^16 operaciones por segundo.
143

Esto fue hace veinte años. La evidencia reciente ha mostrado un poco más lentas las excitaciones
coherentes de los microtúbulos, de alrededor de uno hasta cien nanosegundos y diez veces más
tubulinas por neurona, por lo que una nueva estimación sería de alrededor de 10^15 operaciones
por segundo por neurona, para procesar la información de los microtúbulos. Así que en lugar
de cada neurona registrarse como un solo bit en la computadora del cerebro (un disparo como
1 o ningún disparo como 0, u ON-OFF), había otra capa de procesamiento de microtúbulos más
profunda dentro de cada neurona, por lo que el aumento de la complejidad potencial
computacional del cerebro crecía enormemente.

Esto fue en los años 80 y principios de los 90, y yo iba a una gran cantidad de conferencias de
inteligencia artificial y redes neuronales en el que estaban tratando de modelar y simular
simplemente el cerebro al modo de muchos interruptores neuronales. La gente de la Singularidad
todavía está tratando de hacer eso. Considerando el cálculo del cerebro estrictamente a nivel de
las interacciones sinápticas neuronales, ellos hacen una estimación de cien mil millones de
neuronas cerebrales, cada una con hasta mil sinapsis por neurona, y hasta cien operaciones por
segundo por sinapsis. Esto da aproximadamente 10^16 operaciones por segundo para todo el
cerebro. Utilizando la ley de Moore para la miniaturización y la ley del aumento de la velocidad
de los componentes computacionales de los equipos, pronosticaban la equivalencia con el
cerebro ‒ y por lo tanto con la consciencia ‒ en unas pocas décadas.

La cifra 10^16 nos era familiar. Era lo que habíamos calculado para una sola neurona a nivel
de los microtúbulos. “No”, decía yo, “cada uno de sus interruptores sencillos es increíblemente
complicado. Hay que tener en cuenta este añadido complejidad computacional: cada neurona
tiene 10^16 operaciones por segundo. ¡La capacidad computacional del cerebro se elevaría al
cuadrado!” Y por supuesto, no les gustaba mucho. De ser correcto, esto los debía impulsar en su
objetivo de simular, también de manera correcta, al cerebro humano. Así pues, que me convertí
en alguien no muy popular entre ellos. Pero entonces un día alguien me dijo: "Está bien, digamos
que tienes razón.

Digamos que, si cada neurona tiene toda esa capacidad de cómputo, ¿cómo explicaría esto la
experiencia consciente? ¿Cómo explican por qué tenemos sentimientos?, ¿por qué vemos de
color rojo?, ¿por qué sentimos dolor?, ¿cómo explicar que es la consciencia? "Y me di cuenta que
no tenía una respuesta a eso, lo que nos lleva entonces a lo que el famoso filósofo australiano
David Chalmers llama, el “difícil problema" de la investigación de la consciencia.

EN: La cuestión de cómo la materia obtiene carácter mental.

SH: Exactamente.

ROGER PENROSE Y EL GATO DE SCHRÖDINGER

SH: Por suerte, alguien me sugirió leer un libro del físico matemático inglés Sir Roger Penrose
llamado “La Nueva mente del Emperador. Así lo hice, y fue realmente increíble. El título del libro
fue concebido como una bofetada a la cara de los teóricos de la inteligencia artificial, ya que estos
sostienen que, si se logra una computación lo suficientemente compleja en un ordenador, este
sería consciente. Sin embargo, Roger argumentó ‒ en un sentido matemático algo oscuro llamado
teorema de Gödel ‒ que la consciencia implica algo no computable porque comprensión, o
consciencia, no pueden ser computación, toda vez que hay algo más en juego.
144

Así que, después de descartar la idea de que la consciencia era estrictamente un cómputo,
Penrose ofreció como mecanismo para la consciencia algo que estaría fuera de contexto y que la
mayoría de la gente lo consideró ‒ y todavía lo consideran ‒ más bien extraño, ya que tiene que
ver con la física cuántica y en particular, con la gravedad cuántica.

Leyendo La Nueva mente del Emperador, me asombré con la amplitud y la sutileza de los
conocimientos de Penrose, muchos de los cuales yo no entendía. Yo sabía que los gases
anestésicos ejercen sus efectos debido a las fuerzas cuánticas, por lo que el hecho de que la
conciencia tenía algo que ver con la física cuántica tuvo sentido para mí y tuve la sensación visceral
de que estaba en lo cierto. Al menos, había un mecanismo para la consciencia. Se basaba en un
tipo particular de computación cuántica en el cerebro que tenía algo que ver con la gravedad
cuántica, es decir, con la estructura de la geometría del espacio-tiempo. Me enteré que la
computación cuántica requiere de "bits" de información los cuales, por ejemplo, pueden existir,
o bien discontinuamente como los separados 1 o 0, o bien existir continuamente (1) durante algún
tiempo como “superposición cuántica” en tanto que los “qubits” (quantum bits) 1 y 0, los cuales,
después de interactuar computacionalmente, se “reducen” o “colapsan” con base en la gravedad
cuántica, fuerza que de este modo está necesariamente asociada con la consciencia. Dicho de
otro modo: después de interactuar computacionalmente los qubits, como respuesta, se
“reducen” o “colapsan”, o bien como 1, o bien como 0.

Roger propone una nueva explicación para la reducción o colapso, basada en la gravedad cuántica
y la asocia con la consciencia. Pero para el cerebro, Roger no tenía un candidato fuerte como si lo
es el qubit, el cual sugiere la posibilidad de superposiciones de las neuronas, tanto para ON como
para OFF. Me dije, bueno, tal vez las tubulinas son qubits y los microtúbulos son los ordenadores
cuánticos que Penrose está buscando. Así que le escribí y pronto nos reunimos en su oficina en
Oxford. Roger es un hombre afable, modesto, a pesar de ser increíblemente brillante y muy
aclamado. Mencionó que iba a una conferencia sobre la conciencia en Cambridge, y me hizo
hablar casi todo el tiempo. Así que empecé a referirme a los microtúbulos y le mostré el libro de
1987 que había escrito sobre el tema. Escuchó atentamente, me hizo preguntas y se interesó
particularmente por la geometría de Fibonacci, a su parecer, presente en la red de microtúbulos.
Después de varias horas, finalmente dijo: “Bueno, esto es muy interesante". Le dije adiós y pensé
que nada iba a salir de esa reunión. Pero dos semanas más tarde, estaba cenando con unos amigos
en Londres y me dijeron: "¿Sabes una cosa? Estábamos en una conferencia en Cambridge y Roger
Penrose estaba hablando de ti y de tus microtúbulos”. Poco después recibí una invitación a una
conferencia en Suecia a la que Roger también estaba asistiendo, entablamos una amistad y
decidió empezar a desarrollar un modelo formal de la consciencia sobre la base de su teoría de la
gravedad cuántica y la posibilidad de la computación cuántica en los microtúbulos en el cerebro.
También lo invité a hablar en la primera conferencia de Tucson, “Hacia una Ciencia de la
Consciencia”, en 1994.

EN: la verdad es que no sé nada sobre física cuántica. ¿Podría explicar lo que es una cuántica
superposición y cómo se relaciona eso con la consciencia o los microtúbulos?

SH: “Quantum” significa, literalmente, la más pequeña unidad fundamental de energía, al igual
que un fotón es la unidad indivisible de la luz. Pero el comportamiento a nivel cuántico es extraño.
Es muy extraño, es como otro mundo. De hecho, la realidad parece estar dividida en dos mundos
diferentes: el mundo clásico y el mundo cuántico. El mundo clásico es nuestro cotidiano mundo
familiar, en el que las leyes de Newton del movimiento, el electromagnetismo y otras cosas de la
………………………………………………………………..........................

(1) Las frases en bastardilla son, para su mejor comprensión, de autoría del traductor. El lector podrá encontrar una más
completa información al respecto, en el comentario que hago al final (página 153) de este artículo de Hameroff y que he
titulado: La Esencia Humana y la computación cuántica.
145

física básica se describen todas muy bien. Si usted tira una bola, su trayectoria, velocidad,
ubicación, etc. pueden resultar fácilmente predecibles. Pero a medida que penetramos escalas
más pequeñas, digamos, por motivo de la discusión, los átomos y aún a una menor escala,
entramos en un mundo donde las leyes físicas son de aplicación completamente diferente y las
predicciones se vuelven mucho más difíciles de hacer. Por ejemplo, a nivel cuántico las partículas
mismo tiempo.

En lugar de figurar aquí o allá, las partículas pueden estar aquí y allá al mismo tiempo. Quizás
se pueda entender mejor el asunto diciendo que son funciones de ondas cuánticas “manchadas”
de partículas que se rigen por la función de onda cuántica. Y cuando pares de partículas
superpuestas son separadas y pueden estar en dos o más lugares ‒ o estados ‒ a la vez, estas
partículas siguen estando de alguna manera conectadas. Esto se llama entrelazamiento, o lo que
Einstein llamó "espeluznante acción a distancia." Pero no vemos ese otro mundo. Y algunos
afirman que es porque las superposiciones cuánticas colapsan, o se reducen a sistemas clásicos
‒ la función de onda se colapsa ‒ sólo cuando es observada conscientemente.

EN: ¿Esto significa que un observador humano es necesario para colapsar un estado en
superposición?

SH: Sí, pero en una de las interpretaciones de la física cuántica. El físico danés Niels Bohr
popularizó este modelo que llegó a conocerse como la interpretación de Copenhague. Los
primeros experimentos parecen indicar que, si una máquina mide un sistema cuántico, los
resultados de la máquina permanecen en superposición hasta que es observada por un ser
humano consciente, esto es, que la consciencia "colapsó la función de onda." Esta consciencia se
coloca fuera de la ciencia, pero permitió a Bohr y otros, continuar los experimentos sin tener que
preocuparse por un significado más profundo acerca de la realidad o la consciencia. Si usted lleva
la interpretación de Copenhague a su extremo, es posible suponer que si uno está sentado en una
habitación y hay un cuadro que cuelga detrás, entonces el cuadro puede aparecer pintado en
varios lugares a la vez hasta que te das vuelta y miras. En otras palabras, cualquier cosa no
observada podría existir en un estado ondulatorio de superposición cuántica. Esa idea es bastante
extraña, sin embargo, y Erwin Schrödinger, otro pionero de la física cuántica, pensó que era
francamente tonta. Así que se le ocurrió su famoso experimento mental, llamado “el gato de
Schrödinger”, para tratar de demostrar lo absurdo que era.

Pero resulta que la cuestión planteada por el experimento mental de Schrödinger persiste: ¿Qué
tamaño puede tener una superposición cuántica? ¿Pueden los sistemas cuánticos aislados ser
amplificados para que algo tan grande como un gato pueda estar en dos estados al mismo
tiempo? Todavía no hay respuesta a eso, pero la cuestión ha llevado a los físicos a buscar
alternativas a los modelos de Copenhague; diferentes interpretaciones del colapso de la función
de onda que no requieren necesariamente un observador consciente.

LA CONSCIENCIA CUÁNTICA

EN: ¿Y usted prefiere alguna de estas alternativas a la interpretación de Copenhague?

SH: Bueno, sí, la teoría de Roger es una de las alternativas, la única que incorpora a la consciencia.
Las otras incluyen la visión de múltiples mundos en los que cada posibilidad de una rama en
superposición cuántica forma un universo completamente nuevo. A pesar de la confusión de un
número infinito de universos superpuestos, esto es realmente un punto de vista popular entre los
físicos. Otra opinión es la interpretación de Bohm sobre ondas piloto que guían a las partículas
cuánticas en la elección de sus estados clásicos y trayectorias. Y luego está la decoherencia, en la
cual, cualquier interacción con el ambiente clásico rompe los sistemas cuánticos que son estados
146

cuánticos que deben, de alguna manera, permanecer aislados del ambiente clásico. Pero ¿qué
pasa con los sistemas cuánticos que sí se encuentran aislados del ambiente, y pueden crecer o
evolucionar a una escala mayor?

Roger propuso que, en estos casos, y si es posible evitar la decoherencia el tiempo suficiente, la
función de onda eventualmente llega a un cierto punto en el que sí se colapsa, o se reduce, debido
a un intrínseco y objetivo límite en el tejido del espacio-tiempo mismo, lo que Roger denomina
reducción objetiva, u OR. Para entender esto, volvamos al punto de vista de los varios mundos.
Cada superposición se considera una separación en la estructura subyacente del espacio-tiempo
o tejido del universo, con cada rama evolucionando por separado, dando lugar a dos universos
diferentes. El universo se divide, como una célula viva, en dos copias casi idénticas. Roger está de
acuerdo en que las superposiciones son de hecho separaciones en el tejido espacio-tiempo
subyacente o geometría del universo.

Señaló que la relatividad general de Einstein significa que la materia es equivalente a la curvatura
del espacio-tiempo, de modo que una partícula situada al mismo tiempo en dos lugares, es lo
mismo que simultáneas curvaturas del espacio-tiempo en dos direcciones opuestas: una burbuja
en el tejido subyacente de la realidad.

Pero en opinión de Roger estas separaciones, o burbujas, son inestables, incluso si se evita la
decoherencia. En lugar de evolucionar para formar un nuevo universo, las separaciones del
espacio-tiempo finalmente llegan a un límite objetivo para el auto-colapso o reducción de su
estado cuántico, y eligen, o bien una “realidad”, o bien la “otra”. Y cuando eso ocurre, argumenta
Penrose, este auto-colapso u OR, resulta en un momento, en una unidad fundamental o
“quantum” de consciencia.

El umbral para el auto-colapso u OR de Roger, es dado por una ecuación muy simple, muy similar
a la ecuación que relaciona la longitud de onda y la frecuencia de los fotones en el espectro
electromagnético. La longitud de onda de un fotón es inversamente proporcional a su frecuencia
multiplicada por una constante: la velocidad de la luz. Así que mientras más corta es la longitud
de onda de un fotón, mayor será su frecuencia y energía. La alta energía de los rayos X tiene menor
longitud de onda y mayor frecuencia en comparación con los fotones visibles o microondas.

Para las unidades fundamentales, o cuantos de consciencia, Roger utiliza una ecuación similar en
relación con la indeterminación cuántica, E = h / t, donde E es el tamaño de la superposición, así
como también la energía y la intensidad del momento consciente y no es su longitud de onda o
tiempo t, de duración, mientras que h es la constante de Planck que sitúa todo en el dominio
cuántico, o más precisamente, en el límite entre el mundo cuántico y el clásico. Así que, cuanto
mayor sea la superposición E, más corto es t, o longitud de onda, y más rápidamente el sistema
alcanza el umbral para su propio colapso, que en este caso es también un momento consciente;
así pues, que cuanto mayor sea E, mayor será también la intensidad de la experiencia consciente.
Esto le da en realidad al quantum de consciencia, un espectro completo de muchos momentos
conscientes.

Penrose retorna a la interpretación de Copenhague. Es consciente de que, como dice la misma


interpretación de Copenhague, la observación no causa el colapso cuántico de la función de onda,
Más bien, sugiere que la consciencia es el colapso de función de onda, o por lo menos un tipo muy
particular de colapso. Es un colapso cuántico que emite unidades fundamentales de consciencia,
al igual que un cambio orbital del electrón emite un fotón de luz. Y como los fotones, los cuantos
de consciencia vienen en un espectro de frecuencias, cualidades e intensidades diferentes.
147

EN: ¡Guau! ¿En esta interpretación de la física cuántica las superposiciones se colapsan
naturalmente? ¿Y estos colapsos de alguna manera producen la consciencia?

SH: Sí, siempre y cuando la decoherencia debida a la medición no se produce primero. Y eso es
una cosa bastante complicada, de lo contrario tendríamos consciencia por todo lugar. Si E es muy
pequeña, t no será muy largo. Así que, si un electrón con una E muy pequeña en superposición
fuese aislado del medio ambiente, habría un momento consciente sólo después de un muy largo
tiempo t, algo así como diez millones de años. Y sería una muy baja intensidad de la experiencia,
más bien aburrida. Por el contrario, con una superposición E grande, si es aislada, podría alcanzar
el umbral rápidamente con una experiencia de alta intensidad. Pensamos que el cerebro ha
evolucionado para aislar grandes superposiciones E, pero no está por demás comentar que es
muy difícil aislar grandes superposiciones. Así que la consciencia puede suceder siempre que
E = h / t, pero en el universo esto es bastante raro.

Entonces, ¿cómo sucede esto en el cerebro? Esto era un poco mi investigación cuando Roger y yo
comenzamos a formalizar nuestro modelo a mediados de los años 90. Yo puse en evidencia la
manera como las entradas sinápticas pueden sintonizar, u "orquestar" computaciones cuánticas
en los microtúbulos, por lo tanto, nuestra teoría se conoce como orquestada reducción objetiva
u "Orch O”.

Allí se hizo presente la obvia cuestión de la decoherencia en el cerebro caliente, la cual, en la


forma como lo propuse, se evitaba por medio de un coherente bombeo bioquímico, por
resonancias en los microtúbulos, por agua ordenada y por la gelificación que se halla presente en
la actina de los microtúbulos... Con los años hemos tenido muchas críticas al respecto, pero la
evidencia reciente ha demostrado claramente la coherencia cuántica en los sistemas biológicos
calientes.

Otra cuestión biológica era cómo un estado cuántico de los microtúbulos, aislado en una neurona,
podría extenderse a los de otras neuronas, por lo que he sugerido conexiones abiertas entre
las neuronas. En los últimos años, tales uniones han demostrado mediar en la sincronía
gamma electroencefalográfica, el más fácilmente medible correlato de la consciencia. También
abordamos cómo los estados tubulina podrían estar regulados por débiles fuerzas cuánticas, ser
aislados del ambiente y aún interactuar con él causalmente y la manera como esto encaja en la
neurociencia moderna.

Así que teníamos una historia razonable de cómo o por qué los eventos Orch OR podrían ocurrir
en los microtúbulos a lo largo y ancho de amplias regiones del cerebro. Y cuando estos colapsos
ocurren una y otra vez, se obtiene una serie de momentos conscientes que constituyen la
experiencia de una corriente de consciencia. Así que, aunque la consciencia consiste en una serie
de eventos discretos, se experimenta sin embargo como un continuo.

Esto es como una película que parece ser continua pero que está compuesta por fotogramas
individuales, sólo que es una película que tiene un observador externo. En cambio, en Orch O, el
propio marco tiene el observador incluido dentro él. El momento consciente y el auto-colapso de
la función onda cuántica son uno y lo mismo: una onda al nivel fundamental del universo.

¿Qué es la fundamental geometría espacio-temporal? Si tuviéramos que reducir todo en pedazos


más y más pequeños, más pequeños todavía que los átomos, el medio del espacio-tiempo aparece
liso y sin protuberancias hasta que finalmente llegamos a la escala de Planck, el increíblemente
minúsculo nivel básico del universo, donde existen patrones y redes de información que parece,
pueden ser abordados, bien en función de la teoría de las cuerdas, bien en los twistors de Penrose,
o en la gravedad cuántica.
148

Roger es uno de los expertos del mundo en estas áreas, y sugirió que la información incrustada a
este nivel y repetida holográficamente, contiene la verdad matemática, así como tal vez otros
valores platónicos. Roger sugirió que la forma pura y la verdad se derivan de la información
intrínsecamente codificada en el universo. Esto lo condujo a su no computabilidad.

Cuando las superposiciones entran en decoherencia, o se miden como en la física cuántica


estándar, las posibilidades cuánticas, o bien se colapsan o bien se selecciona un estado definido
al azar, como cuando se tira al aire una moneda. Pero cuando la decoherencia y la medición
se evitan y un consciente OR umbral es alcanzado, Penrose propone que las decisiones
definitivas de los estados, las decisiones conscientes que hacemos, o las percepciones que
experimentamos, no son elegidos al azar entre posibilidades, sino que son influenciados, o
guiados por la platónica información incrustada en la geometría espacio-tiempo. Llamó a esto una
influencia no computable porque las influencias platónicas estaban fuera del sistema, integradas
con el universo. La conciencia implica a veces decisiones o percepciones que parecen ser no
computables, por ejemplo: la intuición, el instinto, la guía divina, la iluminación, o aquello de
"seguir el camino", muy propio del Tao.

EN: ¿Así que de acuerdo con Penrose, efectos gravitatorios a nivel cuántico causan el que las
funciones de onda colapsen automáticamente, emitiendo impulsos de consciencia que de alguna
manera dan lugar a nuestra, de momento a momento, experiencia continua de estar consciente y
vivo?

SH: No sé qué tan familiar sea para usted el matemático y filósofo de principios del siglo XX, Alfred
North Whitehead, pero su pensamiento era muy parecido a lo que estas líneas expresan. Dijo que
la consciencia era una secuencia de lo que llamó “ocasiones de experiencias” que ocurren en un
ámbito más amplio de la experiencia proto-consciente". En su opinión, el universo no está hecho
de cosas o partículas. Es un proceso que se compone de acontecimientos. En los años noventa,
el físico Abner Shimony señaló que las “ocasiones de experiencia” de Whitehead son muy
similares a los colapsos o reducciones del estado cuántico que le acaecen a la función de onda
cuántica, por lo que nuestro punto de vista parece ser bastante coherente con Whitehead. Pero,
¿qué pasa con su "campo más amplio de la experiencia proto-consciente"?

Cuando Roger y yo expusimos por primera vez nuestra teoría, no hicimos referencia directa al
“problema duro”: ¿por qué tenemos la experiencia consciente? Pero cuando la revista Journal of
Consciousness Studies publicó el tema en 1996, tomamos como nuestro tal cuestionamiento. Y
básicamente continuamos con la idea de Whitehead, sosteniendo que el campo "más amplio de
la experiencia proto-consciente" era el tejido del universo a la ultra-minúscula escala de Planck:
la gravedad cuántica o geometría fundamental del espacio-tiempo, y que los eventos OR eran
"ocasiones" u ondas, que ocurren en ese campo más amplio.

Propiedades fundamentales de la materia son componentes irreductibles del universo que


de alguna manera están incorporados en la geometría propia de la escala de Planck, tales
como espín, masa y carga. Así que Roger y yo propusimos que los componentes primarios de la
consciencia y de la llamada “iluminación” ‒ o al menos sus precursores ‒ también son
fundamentales e irreductibles y se instalan en la estructura básica del universo. Después de todo,
¿por qué si los precursores de la materia están presentes a ese nivel, por qué no también lo están
los precursores de la mente?

EN: Buena pregunta. ¿Estás diciendo que es posible que, al menos en un nivel básico de la
consciencia, esta pueda ser tan fundamental para el universo como las leyes de la física?
149

SH: Sí. Las leyes de la física deben incluir la consciencia y sus precursores. Yo no diría que el
universo es consciente, al igual que yo no diría que el universo es completamente amarillo o
púrpura, o mojado, o lo que sea. Pero bajo condiciones adecuadas, cualquiera de estos puede ser
cierto para regiones pequeñas del universo. Así que, precursoras superposiciones de la conciencia,
todavía no colapsadas, podrían identificarse como sueños. Cuando se produce un OR, el universo,
o por lo menos una pequeña porción de él, se despierta.

FRECUENCIA GAMMA Y ESTADOS ALTERADOS

EN: Empezamos hablando de los microtúbulos, así que por favor reúna estos criterios para
entenderlos mejor. ¿Cómo opera el colapso de la función de onda cuántica con referencia a los
microtúbulos del cerebro?

SH: Bueno, el mejor correlato mensurable de la consciencia es un tipo de EEG, es decir, la


electroencefalografía de ondas cerebrales llamada gamma-sincronía, con una frecuencia de
alrededor de cuarenta ciclos por segundo, descubierta en los años 80 en Alemania por Wolf
Singer. Normalmente con el EEG se obtiene un lío de líneas onduladas, que se pueden dividir en
diferentes rangos de frecuencia que reciben los nombres de ondas delta, theta, alfa y beta Estos
indican ondas eléctricas en el cerebro que van desde cero hasta una treintena de hertz, es decir,
treinta ondas por segundo. Pero Singer descubrió una superior y perfectamente coherente
frecuencia, que pasó a ser conocida como la “sincronía gamma” y que va desde treinta hasta
noventa hertz, o incluso superior, a pesar de que los cuarenta hertz es la frecuencia típica. La
sincronía gamma es el mejor marcador que tenemos para la conciencia en el cerebro. Esto
sugiere que los momentos conscientes u "ocasiones" de Whitehead, se producen alrededor de
los cuarenta hertz por segundo.

EN: ¿Está diciendo usted que, mediante el control con un EEG del cerebro de alguien, los
investigadores han sido capaces de aislar una cierta frecuencia cerebral que sólo se relaciona con
las experiencias conscientes?

SH: Sí, pero tiene que haber una cantidad crítica de la misma. Y puede ocurrir en diferentes partes
del cerebro en una especie de movimiento alrededor de este órgano. Por ejemplo, si una persona
huele una rosa, ella experimenta esta sincronía gamma en la corteza olfativa, la parte del cerebro
que se ocupa del olor. Si tiene consciencia visual, usted va experimentar sincronía gamma en la
corteza visual y en la corteza frontal. Para el placer sexual, hay sincronía gamma en una parte del
cerebro llamada núcleo accumbens, y así sucesivamente. La sincronía gamma desaparece con la
anestesia.

Así que Roger y yo propusimos que la sincronía gamma se correlaciona con OR o auto-colapso
del estado cuántico, sucediendo esto alrededor de cuarenta veces por segundo a nivel de las redes
coherentes y organizadas de los microtúbulos del cerebro. Con E = h / t, fijamos el tiempo t
en veinticinco milésimas de segundo, que corresponde a cuarenta eventos por segundo y
calculando E en términos de subunidades superpuestas de microtúbulos, llegamos a la
aproximada conclusión de que solo unos cuantos nanogramos de tubulinas superpuestas
ocuparían aproximadamente un valor de cien mil neuronas de microtúbulos, un número que
igualó las estimaciones de otros para el tema de la consciencia, utilizando para ello los métodos
convencionales.

Ahora debo señalar que la frecuencia de eventos conscientes puede variar. Los estados
intensificados o alterados parecen tener más momentos conscientes por segundo, lo que
significaría que nuestra percepción del mundo exterior sería más lenta. Por ejemplo, en un
150

accidente de tráfico cuando el vehículo está girando, la gente suele informar que el tiempo parece
ir más despacio y el mundo exterior parece estar avanzando a la mitad de la velocidad que lo hace
normalmente. Esto podría deberse a que su tasa de sincronía gamma estaría pasando de
alrededor de cuarenta hertz a ochenta. Y del mismo modo, alguien preguntó alguna vez al gran
jugador de baloncesto Michael Jordan sobre la manera cómo, en su mejor forma, era capaz de
superar al otro equipo tan bien. Dijo que cuando él está jugando bien, es como si el otro equipo
estuviera en cámara lenta. Así que tal vez Michael Jordan estaba experimentando sesenta,
setenta, ochenta o más momentos conscientes por segundo mientras que los adversarios sólo
experimentaban algo así como cuarenta.

Pero esto también lo apreciamos en la meditación. Textos budistas describen parpadeos en la


conciencia pura que han sido realmente contados, algo así como seis millones y medio en un día,
lo vendría a colocarse en el rango de la sincronía gamma. Hace unos años, el Dalai Lama envió a
algunos monjes a un laboratorio en Wisconsin. Encontraron que mientras meditaban, los monjes
tuvieron la sincronía gamma más alta jamás registrada. Ellos en realidad operan entre ochenta y
cien hertz, mientras que los sujetos de control solo experimentan cuarenta, aunque también, al
inicio del estudio, antes de entrar en meditación, los monjes mostraron una tasa inusualmente
alta de la sincronía gamma. Años de meditar habían cambiado su cerebro de manera tal que
normalmente se mantenían en este nivel gamma de alta frecuencia. Eso sugiere que están
teniendo una más rica y más intensa la experiencia consciente con más frecuencia que las
personas promedio. Tal vez se podría afirmar también que tenían una mayor energía, frecuencia
e intensidad en sus momentos conscientes OR, o cuantos de consciencia Estos monjes deberían
profundizar más en el mundo cuántico.

LA ESPIRITUALIDAD DE LA GEOMETRÍA ESPACIO-TEMPORAL

EN: Bueno, tengo una pregunta que hacer acerca de esto. Si la consciencia está surgiendo como
una cierta frecuencia de colapsos cuánticos en el cerebro, entonces el modelo todavía podía ser
considerado materialista, ¿no? ¿La consciencia en último término es solo un subproducto de la
actividad cerebral, empujada hasta el nivel de lo que se llama el espacio-tiempo cuántico?

SH: ¡Espera un segundo! Material significa "materia". La materia deriva de algo más fundamental,
que es la geometría cuántica del espacio-tiempo, veinticinco órdenes de magnitud más pequeña
que los átomos. Así que esto va muy por debajo de la escala de la materia. La materia entonces
es…. ¡inmaterial!

EN: ¿Puedes explicarlo mejor?

SH: Básicamente, si usted piensa sobre la mente y la materia y la relación entre ellas, hay una
serie de filosofías diferentes para elegir. En primer lugar, tiene el dualismo, donde la mente y la
materia no se corresponden, existiendo un muro de ladrillo entre ellas. A continuación, usted
tiene el materialismo ordinario, la visión convencional que dice que la materia crea la mente.
También existe el idealismo y diversos enfoques místicos, que dicen que la mente crea a la
materia. Y por último está el panpsiquismo en el que la mente y la materia son lo mismo. Pero en
mi opinión, ninguno de ellos trabaja apropiadamente. Todos tienen problemas. Así que la elección
final, creo, es lo que se llama el monismo neutral, que ha sido planteado por figuras como Bertrand
Russell, William James, y Baruch Spinoza en la filosofía occidental, y varios puntos de vista no
duales en la filosofía oriental. El monismo neutral dice que hay una entidad común subyacente
que da lugar a, por un lado, la materia y por el otro, la mente. En nuestro modelo, esa entidad
subyacente que da lugar tanto a la materia como a la mente, es la geometría cuántica del espacio-
151

tiempo. Si usted tiene una superposición cuántica que entra en decoherencia, se obtiene la
materia. Si usted tiene una superposición que evita la decoherencia y evoluciona para alcanzar el
umbral para un evento cuántico-consciente, se obtiene la materia y la mente.

En las tradiciones védicas, esto se podría llamar el espacio-tiempo propio de la geometría de


Brahmán, el suelo subyacente del ser. Puedes llamarlo como quieras: el espíritu, el cosmos, la
gravedad cuántica, o lo que sea, pero que dé lugar, tanto a la mente como a la materia y que se
constituya en la base de toda la realidad.

EN: ¿Entonces está diciendo usted que, en base a su modelo, la realidad podría ser vista como
fundamentalmente espiritual?

SH: En primer lugar, quisiera decir que Roger no relaciona su trabajo investigativo con la
espiritualidad. Pero yo personalmente no tengo nada que perder, así que pienso, ¿y por qué no?
Hace poco escribí un blog sobre este tema, después de haber hablado en una conferencia para
ateos que llamé "Ser la mofeta en una convención de ateos". Richard Dawkins, Patricia Churchland
y otros ateos estaban allí azotando duramente a la religión. Sostuve que no pertenezco a ninguna
religión organizada, pero que en base a lo que sabemos de la física cuántica y la consciencia,
tenemos que tomar en serio la posibilidad científica de la espiritualidad. Ni que decir tiene, que
no les gustó mucho.

En relación con mi definición de espiritualidad debo mencionar tres cosas: La primera es una
interconexión entre los seres vivos y el universo como un todo, afirmando que esto podría ser
posible a través del entrelazamiento cuántico o conexión íntima entre las partículas cuánticas
aparentemente más allá de las limitaciones de espacio y tiempo. El segundo es una especie de
guía divina o la sabiduría cósmica que influye en nuestras decisiones debido a los valores
platónicos intrínsecos a la geometría espacio-temporal fundamental. Y, por último, existe la
posibilidad de que la consciencia persista fuera del cuerpo, o después de la muerte.

Hace aproximadamente diez años, varios estudios sobre experiencias cercanas a la muerte y de
la consciencia operando fuera del cuerpo, irrumpieron en Europa. En ellos participaron varios
cientos de pacientes que habían sufrido paros cardíacos, habiéndose encontrado que alrededor
del diecisiete por ciento de ellos estuvieron muy próximos a la muerte y tuvieron experiencias de
consciencia fuera del cuerpo.

A continuación, la BBC hizo una serie sobre el tema que llamó "El día en que morí", en el que se
pidió a los investigadores que hicieran los estudios pertinentes que permitieran explicar
científicamente estas experiencias a lo que respondieron: "No tenemos ni idea ¿Por qué no se lo
preguntan a Penrose y a Hameroff”?

De todos modos, Roger no quiso hacer comentarios, pero yo dije, bueno, en condiciones
normales, la consciencia está ocurriendo en el plano de la geometría del espacio-tiempo dentro y
alrededor de los microtúbulos en el cerebro. Sin embargo, cuando la sangre y el oxígeno dejan de
fluir y la coherencia cuántica en los microtúbulos del cerebro se detiene, entonces, a la escala de
Planck, la información cuántica no se destruye; sigue existiendo a la escala de Planck, y puede ser
removida o disiparse, pero sigue estando entrelazada y con una frecuencia determinada, al menos
temporalmente.

Así que, si el paciente es revivido, el patrón cuántico vuelve a ingresar a los microtúbulos en el
cerebro y el paciente refiere haber tenido una experiencia cercana a la muerte o de consciencia
152

fuera del cuerpo. Si el paciente realmente muere, entonces es posible que la información cuántica
pueda permanecer entrelazada en algún tipo de estado más allá de la muerte.

Y tal vez la información pueda ser recogida en una nueva criatura, un cigoto o embrión, en cuyo
caso tendríamos algo así como la reencarnación. Aclaro que yo no estoy ofreciendo ninguna
prueba de que esto ocurra. Sólo estoy proporcionando un argumento de plausibilidad. Lo que
estoy diciendo aquí es cómo esto puede ocurrir, basado en el modelo de Orch OR.

EN: Vamos a ver si es que he podido entender correctamente la esencia de su teoría.


¿Fundamentalmente usted está diciendo que por lo menos algún grado de base de la consciencia
está entretejido en la trama del espacio-tiempo en sí, y que es la actividad cuántico-coherente
entre los microtúbulos en nuestro cerebro lo que nos permite amplificar o reforzar la consciencia
universal básica que ya existe?

SH: Sí. O simplemente para tener acceso a ella, conectarse a ella, hacerse uno con ella. Los
procesos cuánticos en los microtúbulos del cerebro realizan esta conexión de forma que incluya
también la cognición, la computación y la inteligencia. La mayoría de la gente piensa que la
conciencia surgió durante los eones como un subproducto de las mutaciones al azar y la
complejidad inherente a la selección natural, pero yo lo veo, al contrario. Creo que el ámbito
fundamental de la experiencia proto-consciente ha estado incorporado todo el tiempo, desde el
big-bang a la escala de Planck, y que la biología se ha desarrollado y adaptado para poder acceder
y conectarse a él.

Cuando alguien medita o llega a “iluminarse”, lo que en realidad sucede es que se está moviendo
más profundamente en ese reino cuántico. Si meditas y alcanzas lo que la gente llama la “nada”,
en realidad no es que sea… nada. Creo más bien que se trata de la geometría del espacio-tiempo,
con su sabiduría platónica. Si te mueves más profundamente en el tejido básico del universo, de
hecho y cada vez más conscientemente, te conviertes en parte de él.

Efectivamente, la Cábala dice que, si tenemos este mundo de la sabiduría y de la luz, entonces
también tenemos un mundo en el que nuestra lucha habitual del diario vivir se agrava y por ello
la consciencia se ve obligada a bailar en el estrecho límite entre dos mundos. Creo que esto que
te digo se halla muy cercano a lo que está pasando, con un mundo clásico, pleno de esa agravante
lucha, pero la cual, paradójicamente, también nos permite vislumbrar y vivir la geometría cuántica
de un espacio-tiempo lleno de posibilidades de sabiduría y de luz. OR es un proceso, literalmente,
"al margen" entre los mundos cuántico y clásico, en donde las posibilidades cuánticas se
convierten en realidades clásicas. Las prácticas espirituales nos permiten sumergirnos
profundamente en el platónico mundo cuántico de la geometría espacio-temporal. Puedes llamar
a esto Dios, si así lo prefieres.

Debo añadir que nuestra teoría tiene muchos, pero muchos críticos. Un argumento en contra
nuestra ha sido que el cerebro es demasiado caliente para los efectos cuánticos y la decoherencia
que eso causa impediría que las superposiciones cuánticas alcancen el umbral para llegar a la
consciencia. Pero la evidencia de los últimos años ha demostrado que la coherencia cuántica y la
superposición juegan un papel importante en los sistemas vivos, aún a temperaturas cálidas, por
ejemplo, en la fotosíntesis de las plantas.

Si las plantas pueden evitar la decoherencia causada por el calor, es muy probable que el cerebro
también haya desarrollado una capacidad semejante. Así que estoy apostando a nuestro lado. Si
la hipótesis cuántica de la consciencia es demostrada, se dará credibilidad a la dimensión
153

espiritual de la vida. Se socavan así el materialismo y el ateísmo. Y creo que, por muchas razones,
se justifican la fe y la esperanza.

………………………………………………………..

NOTA DEL TRADUCTOR: En función de ampliar un poco más la idea de Hameroff sobre la forma en que
computación cuántica es aplicada al cerebro humano y que podría muy bien aclarar eficientemente la
UNIDAD fundamental la cual, en tanto que HOMBRE(s) nos TOTALIZA cósmicamente, he titulado el siguiente
comentario de mi autoría como: “La Esencia Humana y la computación cuántica”.

La Esencia Humana y la computación cuántica

Al respecto se expresa así Hameroff – según los textos que más adelante se trascriben en letra
bastardilla – en la página 144 de su anterior entrevista para EnlightenNext. He resaltado en rojo
el carácter discontinuo de la disyunción “o”, así como también la índole continua de la conjunción
“y”. La importancia de estas aparentemente simples circunstancias es pieza clave para que el
lector entienda correctamente que, a nivel biológico, la computación cuántica constituye la
UNITARIA esencia de nuestra propia HUMANIDAD, vale decir, lo que como HOMBRE(s) somos y
que en última instancia y en términos de la aritmética filosofía de una ciencia física fundamental,
en nada difiere de la UNITARIA dinámica propia de la reciprocidad inversa entre: a) la einsteniana
luego energética continuidad-simetría de la onda cuántica, típica del bosón y representada por la
conjunción “y” y/o, b) la(s) másica(s) (y en consecuencia también einstenianas) discontinuidad-
asimetría inherente(s) a cada uno de los componentes del par mutuamente especular: fermión-
antifermión y tipificada(s) por la disyunción “o”, UNITARIA dinámica que se plasma en el siguiente
producto entre los números 2 y 5 (tener muy presente el hecho de su mutua co-relación como
recíprocos inversos dentro de su propia UNIDAD). A mi modo de ver, este producto se constituye,
per se, en la mismísima Esencia Humana de la computación cuántica, Esencia sobre la cual
pienso que, difícilmente y en tanto que súmmum de la Consciencia Humana, algún día pueda ser
reproducida fielmente por un computador. ¿Se tipifica de esta manera la no-computabilidad de
la Esencia Humana, tan definitiva para Penrose?:

Continuidad-simetría de la onda cuántica típica del bosón y cuantificada por el número primo 2
× discontinuidad-asimetría inherente(s) a cada uno de los componentes del par mutuamente
especular: fermión-antifermión y cuantificada por el número primo 5 = la UNIDAD que como
HOMBRE(s) nos TOTALIZA.

Rezan así los pensamientos al respecto de Hameroff

“Me enteré que la computación cuántica requiere de ‘bits’ de información los cuales, por ejemplo, pueden
existir, o bien discontinuamente como los separados 1 o 0, o bien existir continuamente durante algún
tiempo como ‘superposición cuántica’ en tanto que ‘qubits’ (quantum bits) 1 y 0, los cuales, después de
interactuar computacionalmente, se “reducen” o “colapsan” con base en la gravedad cuántica, fuerza que
de este modo está necesariamente asociada con la consciencia. Dicho de otro modo: después de interactuar
computacionalmente los qubits, como respuesta, se ‘reducen’ o ‘colapsan’, o bien como 1, o bien como 0”

“Roger propone una nueva explicación para la reducción o colapso, basada en la gravedad cuántica y la
asocia con la conciencia. Pero para el cerebro, Roger no tenía un candidato fuerte como si lo es el qubit, el
cual sugiere la posibilidad de superposiciones de las neuronas, tanto para ON como para OFF. Me dije,
bueno, tal vez las tubulinas son qubits y los microtúbulos son los ordenadores cuánticos que Penrose está
buscando”
154

Ahora bien, en el primer Epílogo de ¿Hombre=Cosmos? expresé las siguientes ideas, las cuales
trascribo textualmente:

Epílogo:
EL HOMBRE: UN COSMOS EN ESPERA DE REALIZARSE

A diferencia del título ¿Hombre=Cosmos?, puesto a los primeros 19 capítulos de este libro, título
cuyo interrogativo carácter constituye más bien la no completa seguridad de una respuesta afirmativa a su
cuestionamiento, quiero ponerle a este artículo un nombre más sugerente, más positivo y acorde con el
tema: EL HOMBRE: UN COSMOS EN ESPERA DE REALIZARSE. Para ello me asiste una razón muy especial:
empiezan a acumularse, cada vez más insistentemente y con mayor fuerza, indicaciones respecto a que el
“hardware” propio de nuestros organismos se encuentra diseñado de acuerdo con una muy especial clase
de “software”, con capacidad de TOTALIZARNOS en nuestra propia UNIDAD, “software” el cual, para nuestra
fortuna subyace, desde la mismísima Eternidad, literalmente escrito bajo las normas muy concretas de
lo que muy apropiadamente podría denominarse: “UNITARIO Código de los Números del Sistema de
Numeración Decimal”. Estas normas son de tal precisión, que hasta determinarían, como 13, el número
de los microtúbulos que componen la unidad básica que da estructura a nuestro esqueleto celular o
citoesqueleto, así como también, a la geometría y modus operandi de las - según la típica expresión de Stuart
Hameroff - “nubes” de electrones π es decir, de grandes números de tales partículas que conforman a las
tubulinas o proteínas que constituyen a cada uno de los 13 microtúbulos y a sus respectivas trasformaciones
metabólicas.

Ahora bien, el UNITARIO Código de los Números del Sistema de Numeración Decimal también establece
que el relativista proceso de incremento de la masa-energía de los electrones con la aceleración de su
velocidad y tipificado por el número 7 (ver página 12 y siguientes de este mismo libro ), se integre* con el ya
descrito proceso del número 13 y que como resultado, las “nubes” de electrones π que conforman a las
proteínas de nuestros microtúbulos nos transformen literalmente, en rutilantes seres humanos y por ello,
vital y conscientemente co-participes de la radiación de carácter universal que TOTALIZA, en la UNIDAD, al
Cosmos en que vivimos y existimos: la Microondulatoria Radiación de Fondo Cósmico de los 3° Kelvin. Dicho
con cortas palabras: somos todos y cada uno de nosotros…. ¡un Cosmos en espera de realizarse…!
………….......................
* Y ello vía multiplicación, según el producto: 1/7 × 1/13= 1/91= los infinitos ciclos 010989 que identifican a
la Microondulatoria Radiación de Fondo Cósmico de los 3° Kelvin.

Los textos subrayados en la trascripción del primer Epílogo obedecen a dos motivos:

1) Según lo primeramente subrayado, a la necesidad evidenciar la existencia de una …“clase muy


especial de “software”, enteramente natural y…“con capacidad de TOTALIZARNOS en nuestra
propia UNIDAD”, es decir, la necesidad física, lógica y ontológica, de una UNITARIA dinámica,
propia de la reciprocidad inversa entre los números 2 y 5. Y el mismo subrayado también
evidencia muy bien que tales normas - o “software”- se encuentra(n) literalmente escritas,
codificadas,…“desde la mismísima Eternidad, bajo las normas muy concretas de lo que muy
apropiadamente podría denominarse: “UNITARIO Código de los Números del Sistema de
Numeración Decimal”, Código el cual y en razón de los grandes números con los que, dada su
naturaleza, logra auto-expresarse, es intrínsecamente estadístico-probabilista.

2) Lo subrayado en segunda instancia establece, de mi parte, una corroboración para un mismo


pensamiento al respecto, pero esta vez por parte de Hameroff, el cual, aunque plasmado con un
lenguaje diferente, manifiesta la misma idea de fondo: nuestro final destino cósmico. Trascribo el
texto pertinente de Hameroff, que aparece en la página 15 de su entrevista para EnlightenNext:

EN: Vamos a ver si he entendido correctamente la esencia de su teoría. ¿Fundamentalmente está diciendo
usted que por lo menos algún grado de base, la consciencia está entretejida en la trama del espacio-tiempo
155

en sí, y que es la actividad cuántico-coherente entre los microtúbulos en nuestro cerebro lo que nos permite
amplificar o reforzar la consciencia universal básica que ya existe?

SH: Sí. O simplemente para tener acceso a ella, conectarse a ella, hacerse uno con ella. Los procesos
cuánticos en los microtúbulos del cerebro realizan esta conexión de forma que incluya también la cognición,
la computación y la inteligencia. La mayoría de la gente piensa que la consciencia surgió durante los
eones como un subproducto de las mutaciones al azar y la complejidad inherente a la selección natural,
pero yo lo veo, al contrario. Creo que el ámbito fundamental de la experiencia proto-consciente ha estado
incorporado todo el tiempo, desde el big-bang, a la escala de Planck, y que la biología se ha desarrollado y
adaptado para poder acceder y conectarse a él. Cuando alguien medita o llega a “iluminarse”, lo que en
realidad sucede es que se está moviendo más profundamente en ese reino cuántico. Si meditas y alcanzas
lo que la gente llama la “nada”, en realidad no es que sea… nada. Creo más bien que se trata de la geometría
del espacio-tiempo, con su sabiduría platónica. Si te mueves más profundamente en el tejido básico del
universo, de hecho y cada vez más conscientemente, te conviertes en parte de él.

Pero ese… “meditar para llegar a “iluminarse” y con eso conseguir moverse… “más profundamente
en ese reino cuántico” y así lograr obtener el preciado conocimiento de una …. “geometría del
espacio-tiempo, con su sabiduría platónica”, no es fácil y para ello hay que pagar un no muy
agradable tributo: el de vivir la mundanal experiencia de una continua lucha por la existencia y de
este modo, poder alcanzar la verdadera CONSCIENCIA: la de la UNIDAD que nos TOTALIZA en y
por nosotros mismos. Al respecto es muy claro Hameroff cuando nos dice:

SH: Efectivamente, la Cábala dice que, si tenemos este mundo de la sabiduría y de la luz, entonces también
tenemos un mundo en el que nuestra lucha habitual del diario vivir se agrava y por ello la consciencia se ve
obligada a bailar en el estrecho límite entre dos mundos. Creo que esto que te digo se halla muy cercano a
lo que está pasando, con un mundo clásico pleno de esa agravante lucha, pero la cual, paradójicamente,
también nos permite vislumbrar y vivir la geometría cuántica de un espacio-tiempo lleno de posibilidades de
sabiduría y de luz. El proceso OR es un proceso literalmente " al margen" entre los mundos cuántico y
clásico, en donde las posibilidades cuánticas se convierten en realidades clásicas. Las prácticas espirituales
nos permiten sumergirnos profundamente en el platónico mundo cuántico de la geometría espacio-
temporal. Puedes llamar a esto Dios, si así lo prefieres.

Y este proceso OR literalmente "al margen" entre los mundos cuántico y clásico y el cual he
subrayado en la cita de Hameroff, no es otro que el que se deriva como una lógica consecuencia
inversa del UNITARIO producto que en la página 153 he definido como el súmmum de la
Consciencia Humana y que quizás sea posible que, en tanto que genuina Consciencia Humana, un
computador jamás lo pueda reproducir:

Continuidad-simetría de la onda cuántica típica del bosón y cuantificada por el número primo 2
× discontinuidad-asimetría inherente(s) a cada uno de los componentes del par mutuamente
especular: fermión-antifermión y cuantificada por el número primo 5 = la UNIDAD que como
HOMBRE(s) nos TOTALIZA.

UNITARIO producto que se puede descomponer inversamente de la siguiente manera, dando


cabida con ello, al auto-medido proceso OR de Penrose:

1/2= 0.5= 1/Continuidad-simetría de la energía de la onda cuántica, típica del bosón magnético =
discontinuidad-asimetría (0.5 o el “otro” 0.5) inherente(s) a la(s) masa(s) de cada uno de los
componentes del par eléctrico mutuamente especular: fermión-antifermión.

Dicho de otra manera: se produce el auto-colapso OR de la energía de la onda cuántica intrínseca


al bosón magnético y ello en razón de que la “medición” de la UNIDAD (1/2) por parte de
la magnética continuidad-simetría inherente a la bosónica onda cuántica y tipificada por el
número primo 2, “colapsa” a dicha onda, haciendo aparecer, como consecuencia, a la(s) másica(s)
156

discontinuidad-asimetría inherente(s) a cada uno de los dos componentes (0.5 o el “otro” 0.5) del
par eléctrico mutuamente especular: fermión-antifermión.

Y/o, a la inversa: 1/5= 0.2= 1/Discontinuidad-asimetría inherente(s) a cada uno de los dos
componentes del par eléctrico mutuamente especular: fermión-antifermión= continuidad-
simetría (0.2) de la onda cuántica, típica del bosón magnético. Dicho de otra manera: el proceso
es mutuamente reversible y esto se sabe muy bien desde mediados del siglo XIX, cuando Faraday
dejó claramente establecido que la discontinuidad-asimetría entre las cargas eléctricas “mide”
(1/5), induce, a la continuidad-simetría (0.2= 0.1 y 0.1) entre las polares “cargas” magnéticas y/o
a la inversa: que la continuidad-simetría entre los dos polos magnéticos, “mide”(1/2), induce, a
la discontinuidad-asimetría (0.5 o el “otro” 0.5) entre las dos cargas eléctricas. Y ya atrás habíamos
explicado cómo la UNIDAD puede TOTALIZAR este proceso de “auto-medición”, generándose así
las mismísimas Vida y Consciencia, es decir: y-o = yo… ¡nosotros mismos…!

Respecto a la filosofía de la aritmética elemental propia de las ideas que sobre el tema son
expresadas en los numerales 1) y 2) ‒ página 154 ‒ favor dirigirse al Capítulo 4, La Ley: Equilibrio
Simétrico-Desequilibrio Asimétrico de la UNIDAD, páginas 41 y siguientes, de este mismo libro
¿Hombre= Cosmos?, donde las explico sucintamente.

Pero si el lector todavía desea una profundidad mayor sobre los mismos argumentos le
sugiero visitar al Capítulo 11, Apéndice 7: Una ampliación de mi artículo: Lenguaje, Intuición,
Información, Significado y Con–ciencia, página 73 y siguientes en este mismo libro. Ver tambien:
http://web.archive.org/web/20130502204536/http://www.redcientifica.com/doc/doc200310203131.html

Pero todavía hay más: como una sugerencia para esa clase de lector más inclinado a la poesía que
a las abstracciones matemáticas, le pido dirigirse al último párrafo de la página 125 y siguientes,
donde el mismo tema se cierra con unos bellísimos y profundos versos del poeta mexicano Jaime
Torres Bodet (1902-1974).

…………………………………………………………………………

Apéndice 16:
LA COSMOLOGIA DE JOAO MAGUEIJO (1)

El físico portugués Joao Magueijo, del Imperial College de Londres, tiene una propuesta
cosmológica radicalmente nueva y “revolucionaria”, toda vez que, aparentemente, atenta contra
la constancia de la velocidad de luz, uno de los pilares de la actual ortodoxia del “establecimiento”
físico y que se constituye como una norma fundamental de la relatividad einsteniana, siendo
esta última y como bien lo sabemos, la justificación y el cimiento de la cosmología moderna : para
Magueijo, la velocidad de la luz o c, no es constante sino variable. Pero esta afirmación choca de
frente con un tozudo hecho experimental: no importa el método que se siga para medirla, en el
vacío la luz nos muestra siempre la misma velocidad: 300.000 kilómetros por segundo (186.000
millas por segundo). Pero conozcamos, de boca del propio Joao Magueijo, en qué consiste su
innovadora propuesta:

“Esta velocidad (300.000 kms/seg) es tan rápida que podría darle 7.5 vueltas a la Tierra en un solo
segundo. Seguimos obteniendo esta cifra sin importar cómo, donde y cuando la midamos [….…].
……………………………………………………

(1) Ver: http://www.youtube.com/watch?v=JYTUQRJw-3s&NR=1


157

Desde 1983, un metro es igual a la distancia recorrida por la luz durante 0.000013 de segundo.
Esta definición funciona perfectamente si la velocidad de la luz es realmente constante. Pero no
estoy seguro de que esto sea siempre de este modo y fue esta duda la que me alejó de la corriente
principal de la ciencia. Para la VSL (Variable Speed Light) hay que ver a la luz de una forma nueva”.

A continuación, Magueijo nos habla sobre una velocidad máxima que no se puede sobrepasar. Sin
embargo… (lo que sigue en bastardilla es muy importante para mis posteriores comentarios al
respecto):

“…en el inicio del Universo, el límite de la velocidad era mucho más alto, permitiendo que la
información vuele por todo el Universo, poniendo todo en contacto. Eso significaría que esos
pero extrañamente similares, núcleo del problema del horizonte (ver: modelo cosmológico cíclico
conforme (CCC) de Penrose, página 163 de este documento) estuvieron en contacto alguna vez,
extremos del Universo tan remotos gracias a esta luz extra rápida; sus similitudes quedan así
explicadas. El problema del horizonte, más que una simple paradoja, se vuelve un resultado
natural, por supuesto, si la luz viaja ultra-rápida, poniendo todo el Universo en contacto. No hay
necesidad de que el Universo sufra un empujón repentino en su crecimiento para resolver el
problema del horizonte. La inflación cósmica ya no es necesaria en un Universo con VSL”.

Y ya al final de su comentario, Magueijo hace dos significativas acotaciones:

A) “La Radiación de Fondo Cósmico (en este documento: Microondulatoria Radiación de Fondo
Cósmico de los 3° Kelvin: MRFC) siempre estuvo allí, frente a nuestras narices y resultó tener
pautas esenciales sobre las primeras etapas del Universo”. Y,

B) “La complicación más grande es el problema del horizonte, la falla fatal en la historia del
Universo y el estímulo para varias ideas revolucionarias como la inflación y la VSL”.

Con referencia al problema del horizonte nos explica Wikipedia (las frases entre paréntesis son
mías, con el fin de hacer todavía más claras las ideas):

“El problema del horizonte es una dificultad de los modelos cosmológicos de tipo Big Bang. En
dichos modelos no existe manera de explicar por qué nuestro Universo a gran escala parece
uniforme y homogéneo en cuanto a la distribución de materia y energía, teniendo en cuenta que
no ha podido establecerse equilibrio térmico entre unas partes y otras del mismo. No existe un
acuerdo sobre cómo resolver dicha dificultad, aunque una posibilidad teórica propuesta es la
teoría de la inflación cósmica. Sintéticamente el problema del horizonte puede plantearse del
siguiente modo: puesto que los extremos de universo conocido u horizontes están separados por
(…un diámetro de) casi 28 mil millones de años luz, pero (...el radio de) nuestro universo tiene
apenas algo menos de 14 mil millones de años de edad ¿Cómo pudo ser posible que estos dos
extremos que no han podido influirse causalmente en el tiempo transcurrido desde el comienzo
del universo sean tan parecidos? Si el universo es infinito y abierto no hay forma en que la
radiación pueda haber viajado entre los dos horizontes para igualar los puntos calientes y los fríos
creados en el Big Bang y dejar así el equilibrio térmico que hoy vemos. En términos científicos, la
temperatura uniforme de la radiación de fondo es un hecho que no puede ser fácilmente
explicado”. (Hasta aquí Wikipedia).

“Si el universo es infinito y abierto…”. Esta aclaración que nos hace Wikipedia exige una mayor
explicación. Copio textual de mi obra virtual ¿Hombre=Cosmos?, el siguiente texto de la página
56, que habla por sí solo y que tiene profunda relación con la propuesta de Magueijo que aquí se
ha explicado:
158

“No deja de ser extrañamente coincidente con las cifras 0.99999999999... (número definido de nueves) ...9
y 1.000000...(número definido de ceros)...1, recíprocamente inversas dentro de su UNIDAD, el hecho de
que el cosmológico “Punto Omega” que persigue definir la geométrica UNIDAD del cosmos, se acerque
infinitesimalmente al valor teórico de UNO, cuando los modernos cosmólogos tratan de establecer:

1) - Si el Universo es cerrado (mayor que 1) y con una curvatura positiva es decir si durante el Big-Bang
se creó la materia suficiente para que en algún momento de su historia futura su expansión se detenga y se
inicie un proceso inverso de contracción que lo lleve a su implosión o Big-Crunch.

2) - O si por el contrario después del Big-Bang el Universo es abierto (menor que 1) y con curvatura negativa
es decir que se expandirá sin límites al no haberse creado la materia suficiente para cerrarlo nuevamente;
y/o

3) - Que no es ni cerrado ni abierto sino plano, vale decir situado crítica pero infinitesimalmente cerca tanto
de ser abierto como de ser cerrado o lo que es lo mismo: ser simultánea e infinitesimalmente mayor que la
UNIDAD (1.000000...número de ceros bien definidos seguidos de un 1) y/o, simultánea e infinitesimalmente
menor que la UNIDAD (1= 0.99999999999999 … número de nueves bien definidos). Trascribo textualmente
a: http://www.iac.es/gabinete/difus/ciencia/silbia/f3.htm :

“Los últimos resultados obtenidos en el marco del proyecto Boomerang (siglas en inglés de: Observaciones
en globo de la radiación milimétrica extragaláctica y astrofísica o Microondulatoria Radiación de Fondo
Cósmico de los 3° Kelvin: MRFC), que opera en la Antártida desde un telescopio suspendido en un globo
aerostático, concluyen que el Universo es plano, es decir, que respeta la geometría euclidiana. Se trata de
la misma geometría que aprendemos en la escuela, en la que la línea más corta entre dos puntos es la recta,
los ángulos de un triángulo siempre suman 180° y las líneas paralelas nunca se separan ni se cortan”. (Hasta
aquí la trascripción de la página 57 de ¿Hombre=Cosmos?).

Como se puede apreciar, el hecho experimentalmente confirmado de que el Universo, en tanto


que 1 (UNO) o UNIFICADA TOTALIDAD es plano, debe entenderse como el producto:

Universo cerrado (es decir menor que 1= 0.999999999… número definido de nueves) × Universo
abierto (mayor que 1= 1.0000000….1 es decir, después de la coma, un número definido de ceros
seguido de un 1) = 0.99999999999999… (número definido de nueves) = 1= en cada caso concreto
de un definido número de nueves = la forma como trabaja la UNIFICADA TOTALIDAD del Cosmos
en ese número definido de nueves.

Ahora bien, una forma de conseguir cifras del orden 0.99999999999…. (en cada oportunidad, un
número definido de nueves) nos viene dada por la resolución, mediante fracciones decimales, de
la operación inversa 1/x, donde x representa un número primo diferente de 2 y de 5. Como un
ejemplo de ello, trabajemos con el número primo 7: 1/7= los infinitos ciclos de seis dígitos cada
uno: 0.142857..142857…

Si ejecutamos la secuencia completa de ciclos hasta la UNIDAD que la TOTALIZA, tendremos


(trabajaremos solo con el ciclo 142857 como representativo del infinito en que se inscribe el ciclo
de seis dígitos 142857:

1/7= 0.142857… (infinitos ciclos)


2/7= 0.285714… (infinitos ciclos)
3/7= 0.428571… (infinitos ciclos)
4/7= 0.571428… (infinitos ciclos)
5/7= 0.714285… (infinitos ciclos)
6/7= 0.857142… (infinitos ciclos)

7/7= 0.999999… infinitos ciclos de seis nueves que se obtienen mediante el producto:
7/7= 0. 142857..142857… (infinitos ciclos) x 7 = 0.999999..999999… (infinitos ciclos).
159

Esta forma de abordar el infinito como la igualdad: 1= 0.9999999… (infinitos nueves), nos permite
explicar y aplicar datos de origen relativista que en primera instancia han sido teóricos pero que
posteriormente han sido verificados experimentalmente. Tal es el caso concreto de la conducta
fraccionario-decimal de la secuencia 1/7, 2/7, 3/7, 4/7, 5/7…. hasta 7/7= 1= 0.999999..99999999…
(infinitos ciclos) que acabo de presentar y sobre la cual nos dice William R. Corliss en su libro:
Los Misterios del Universo, Minerva-Doubleday, Compañía General de Ediciones. México D.F.
1973, página 53:

“La Relatividad Especial predice que los electrones serán más y más difíciles de acelerar a medida que se
acerquen a la velocidad de la luz debido al incremento de su masa. La creciente pesadez de los electrones
en los aceleradores es un hecho bien conocido. No importa que tanta fuerza se aplique, los electrones
se hacen mucho más difíciles de acelerar. Al 99% de la velocidad de la luz, un electrón se comporta como
si su masa se hubiera incrementado siete veces. Para el físico que trata de acelerarlos, este incremento de
la masa es real ‒ y decepcionante a la vez ‒. La Relatividad Especial se confirma claramente por este hecho
experimental específico”.

Entendiendo con otras palabras a la cita de Corliss podríamos decir entonces que el número
7 es también el responsable UNIFICAR a las teorías cuántica y de la relatividad de Einstein,
al simultáneamente cuantificar, tanto a la masa inicial del electrón, como de limitar el relativista
incremento de dicha masa con la velocidad, pero ambas cosas dentro de un “campo universal”
cuya TOTALIDAD está limitada por la UNIDAD cuando, al 0.999999999999999...(infinitos nueves)
de la velocidad de la luz c=1, la masa inicial del electrón solo puede incrementarse 7 veces, dado
que a esa velocidad ya se ha iniciado un proceso asintótico no lineal que exigiría una energía casi
infinita para conseguir que infinitesimales aumentos en la velocidad del electrón, obtengan
colosales aumentos en su masa. Este planteamiento significa que si a la asintótica velocidad
0.999999999999... (infinitos nueves) de la velocidad c=1 de la luz la dividimos por 7, obtendremos
la masa-energía inicial del electrón dentro de su propio campo universal limitado por la UNIDAD,
pero entendida ésta como: 1 = [(x/x=1) – 0.000000.... (infinitos ceros)1] = 0.99999999... (infinitos
nueves), que lo TOTALIZA:

[0.99999999999999999... (infinitos nueves)] /7= 0.142857..142857... (infinitos ciclos)= 1/7. Luego


la operación: 1/7=0.142857..142857.... es decir, los infinitos ciclos 142857 de seis dígitos que
cuantifican el estado másico inicial del electrón, puede(n), cada uno, desarrollar su(s) propia(s)
matriz(ces) numérica(s) comprendidas a la vez que limitadas entre y por los estadístico-
probabilistas límites informático-decimales de la NADA del 0 y/o la TOTALIDAD del 1;
(de acuerdo a lo planteado se toma como representativo del Infinito a un solo ciclo 142857):

0/7 =……………….…. 0 ……… la NADA= Límite absoluto

1/7 = el ciclo 0.142 857… Estado inicial


2/7 = el ciclo 0.285 714…
3/7 = el ciclo 0.428 571… Ordenada
------------------------------- = Abscisa= (3.5)/7= 1/2= (3.5×0.142857)=0.4999995= mitad estadística
4/7 = el ciclo 0.571 428…
5/7 = el ciclo 0.714 285…
6/7 = el ciclo 0.857 142… Estado final

7/7 = el ciclo 0.999 999… Límite: aproximación asintótica a la UNIDAD


7/7 =………………….. 1 ….…..Límite absoluto= la UNIDAD= la TOTALIDAD
160

Claramente se puede observar una muy sui generis auto-coordenación cartesiano-compleja


con la que la matriz numérica se nos presenta como la TOTALIDAD 7/7 y que UNIFICA como
999999 (seis nueves), a todos los estados cuánticos (coordenados complejamente y por ello,
mutuamente especulares) comprendidos entre los estados cuánticos: 1/7 inicial y final 6/7, así:

1/7 = 142 857 2/7 = 285 714 3/7 = 428 571

+ 6/7 = 857 142 + 5/7 = 714 285 + 4/7 = 571 428


7/7 = 999 999 7/7 = 999 999 7/7 = 999 999

Detállese que la suma que TOTALIZA en la UNIDAD, tanto a los estados inicial y final 1/7 y
6/7, como a los estados intermedios: 2/7 y 5/7, y a 3/7 y 4/7, no permite que, en la práctica,
la velocidad de la luz c, sobrepase el límite de 0.99999999999…(infinitos nueves) de la velocidad
TOTAL de la luz c= 1, valor el cual se alcanzaría solo cuando la equivalencia entre la energía y la
masa se haga TOTAL Pero en la práctica, esta TOTALIDAD y de acuerdo con Einstein, solo puede
alcanzarse asintóticamente como el 0.9999999999999999… (infinitos nueves) de c=1, tal y como
claramente se aprecia en las siguientes igualdades:

7/7= 0.9999999999… (infinitos nueves) = límite asintótico con respecto a la UNIDAD del 1= la
TOTALIDAD. Y esto de acuerdo con la einsteniana igualdad: energía/masa= 1 (1).

Detállese también en la matriz numérica que ha inducido 1/7= el ciclo 142857, a dos constantes
que, con un valor de 143, respectivamente bajan y suben a izquierda y derecha. Los factores
primos constitutivos de 143 son 11 y 13 y ambos están incluidos en la UNIDAD 999999 que
TOTALIZA a la matriz: 999999= (3.3.3).7.11.13.37.

Un caso concreto de cómo pueden los fotones ‒ que son los mismos continuo-simétricos
bosones de la Microondulatoria Radiación de Fondo Cósmico de los 3° Kelvin (MRFC) ‒
constituirse y operar dinámicamente como un par complejamente coordenado (de ahí su
configuración como un entrelazado par o “bit” sí-no de información) de imagen(es) mutuamente
especular(es), lo que implicaría que a causa del llamado efecto cuántico de “túnel” o de “agujero
de gusano” - whormhole - su luz se conserve en un cuasi-instantáneo y mecanocuántico ir-venir:
adelante-atrás-adelante-atrás… de mutuos reflejos entre su(s) también cuasi-instantáneos
estados inicial-final pero entendidos estos como los propios y UNITARIOS (aunque
asintóticos) limites especulares de la MRFC, ubicados estos, repito, en los mismos bordes
del Universo que habitamos y que se dan a la infinita (luego cuasi-instantánea) velocidad del
0.9999999999….(infinitos nueves) de c= 1. Un caso concreto de tal fenomenología, lo tipifica muy
bien la denominada Microondulatoria Radiación de Fondo Cósmico de los 3° Kelvin (MRFC) que
describo y explico en las páginas 21 y siguientes de este libro. El estado inicial de tal Radiación se
origina en y por la operación inversa: 1/273 = 1/(3×7×13) = 0.003663...003663... (infinitos ciclos),
cociente que es mejor conocido como el coeficiente de Gay Lussac y que cuantifica el incremento
……………………………………………………………

(1) Energía/masa= 1. Exceder la velocidad de la luz en tanto que: energía/masa = >1, implicaría que el valor TOTAL de la
energía fuese cuantitativamente mayor que el valor TOTAL de la masa y esto iría contra-intuitivamente respecto del
relativista hecho experimental de que, una cantidad dada de masa se trasforme, cuando mucho, en una cantidad igual
de energía, nunca en una cantidad mayor. Y tal como lo claramente lo estableció la relatividad de Einstein, la velocidad-
límite de estas trasformaciones es c= 1, donde 1= energía/masa, es decir, que en la UNIDAD de la velocidad de la luz c= 1,
la relativista masa y/o energía se hacen enteramente equivalentes. Dicho de otra manera: solo en la eternidad puede
existir el tiempo necesario para desarrollar la infinita velocidad de la luz (c), entendida esta, como el asintótico límite
del 0.9999999… (infinitos nueves) de la velocidad TOTAL de la luz c= 1, UNIDAD de velocidad instantánea TOTAL que, por
necesidad, debió estar presente antes del Big Bang, en tanto que la absoluta relación energía/masa = 1, pero
cuánticamente secuenciada de menor a mayor, como atrás ha sido explicado: 1/7, 2/7, 3/7, 4/7, 5/7, 6/7 y la TOTALIDAD
7/7= 1= el asintótico 0.9999999999…(infinitos nueves). Pero esta secuenciación ocurrió, después de que la gran explosión
(Big Bang) inicial escindió a la instantánea UNIDAD = energía/masa = 7/7 en los 6 (que no su TOTALIDAD 7) primeros
estados cuánticos atrás citados. Ver también las páginas 168, y página 188 y siguientes.
161

o la disminución del volumen de un gas ideal con la temperatura. Este cociente se puede
interpretar como la natural unidad que cuantifica a la escala de temperatura absoluta, medida en
grados Kelvin: 1° Kelvin = 1/273=0.003663..003663... (infinitos ciclos). Los 3° Kelvin son entonces
fácilmente calculables según el siguiente desarrollo: 3° Kelvin= 3/273= 1/(7×13) = 1/91=
0.010989..010989... (infinitos ciclos).

Con esta última información decimal se puede desarrollar una matriz numérica de 90 estados
cuánticos, poseedora de una intrigante geometría cartesiana compleja, que opera mediante un
mutuo juego de lumínicos reflejos especulares que, rítmicamente y desde la misma Eternidad,
oscilan mecanocuánticamente: adelante-atrás-adelante-atrás… Estos ritmos se sostienen y se
contienen a sí mismos, en lo que la mecánica cuántica denomina “radiación de cuerpo negro”
y que se halla presente tanto en dos como en tres dimensiones, en la TOTALIDAD del Universo,
según lo confirmó la NASA con sus satélites COBE y WMAP. Tal radiación es del rango de las
microondas y se encuentra limitada y comprendida entre los estadístico-probabilistas límites
informático-decimales de: la NADA 0 y/o la TOTALIDAD 1.

Como trasfondo del fenómeno, se observa el accionar del fundamental algoritmo natural 0, 1, 2,
3, 4, 5, 6, 7, 8, y 9, que regula y cuantifica a la Naturaleza entendida como una TOTALIDAD
UNIFICADA en 999999 (seis nueves), siendo, en el caso que ahora nos ocupa, la dinámica propia
(¿la “numeronalidad”?) de los factores primos 3, 7 y 13 de 999999 (seis nueves)= 1, lo que
se realmente se percibe tras la enigmática geometría cuántica que sutilmente despliega 1/91
pero entendido el cociente fraccionario decimal resultante de esta última operación, como
la UNITARIA conmutación entre los valores de los números primos 7 y 13, así: 3° Kelvin= 3/273=
3/(3×7×13)= 1/(7×13) =1/91= 0.010989..010989... (infinitos ciclos).

Sugiero a los lectores confirmar visualmente en las gráficas que aparecen en las páginas 164
y 165, a la rítmica dinámica de la geometría cartesiano-compleja de todo lo que atrás he descrito
respecto a la MRFC, entendida también esta última como una igualmente rítmica y cósmica
radiación de cuerpo negro, ya confirmada como tal por la NASA, muy especialmente el asintótico
límite 0.999999 (seis nueves) de c= 1 impuesto a su asintótica TOTALIZACION como 91/91= UNO=
0.999999 (seis nueves) e inherente a la sumatoria entre TODOS y cada uno de los pares de
estados cuánticos mutuamente especulares, con especial mención a dos estados: el estado inicial:
1/91= el ciclo 010989 y el estado final: 90/91= el ciclo 989010. Obsérvese que 989010 (final) es el
mismo estado inicial 010989, pero leído literalmente en sentido inverso: de la derecha hacia la
izquierda:

001/91= el ciclo 010 989 = estado inicial


+90/01= el ciclo 989 010 = estado final
091/91= el ciclo 999 999 = la UNIDAD asintóticamente TOTALIZADA de la MRFC.
…………………………………………………

Nota del autor: Llegados aquí y por su íntima conexión con el tema que estoy tratando, me es imposible no
presentar al lector la última propuesta cosmológica de Roger Penrose denominada CCC (léase: modelo
cosmológico cíclico conforme) sobre unos eternos y eónicos ciclos de tiempo que se darían en el seno mismo
del horizonte cosmológico, entre unos inicial Big Bang y un final Big Crunch…y de nuevo un inicial Big Bang
para un nuevo final Big Crunch…etc. Estos ciclos presentarían al Universo como un vivo y palpitante corazón
cósmico, cuyas pulsaciones durarían decenas de miles de millones de años. Al efecto trascribo textualmente
el comentario número 4 que sobre el mismo tópico me publicó la revista electrónica española:
Tendencias 21, en el artículo de Javier Monserrat: “Roger Penrose propone la existencia de multiversos
cíclicos. Sería un modelo cosmológico alternativo al de los multiuniversos de Hawking, que
plantea diversos problemas y consecuencias”. http://www.tendencias21.net/Roger-Penrose-propone-la-
existencia-de-multiversos-ciclicos_a6390.html
162

Comentario 4. Publicado en Tendencias 21 por Cornelio González, el 05/05/2011:

En su artículo: Evidencias de actividad física antes del Big Bang. Halladas señales cósmicas de
violentas colisiones entre agujeros negros en un universo pasado (1) publicado por Tendencias 21
el día 29-01-2011, su autor, Manuel Béjar, nos informa:

“…De acuerdo con el modelo cosmológico cíclico conforme (CCC) de Penrose, nuestro universo,
que se supone comenzó en el Big Bang y finalizará en una tras una etapa de expansión acelerada
tipo de Sitter, no es sino un eón más de una probablemente ilimitada sucesión de eones con sus
respectivos Big Bang. Al final de su último libro, Cycles of time, Penrose argumenta una posible
comprobación experimental de su modelo CCC basada en el análisis de la Microondulatoria
Radiación de Fondo Cósmico (MRFC) de los 3° Kelvin. En una nueva publicación, Concentric circles
in WMAP data, Penrose nos muestra la dirección para mirar por la ventana del tiempo hacia
estadios previos al Big Bang…”

Y Béjar prosigue:

“…Se trata de observar en las huellas de interacciones gravitatorias entre agujeros negros
supermasivos de los centros galácticos, que tuvieron lugar antes del Big Bang en un eón anterior.
Como consecuencia de estos violentos bailes cósmicos debió liberarse enormes cantidades de
energía en forma de ondas gravitatorias. Desde nuestro lado del Big Bang, esta descomunal
energía no se presenta en forma de ondas gravitatorias, sino como intensas explosiones de
energía que impregnó sus huellas en la materia oscura inicial del universo en todas direcciones…”
(Hasta aquí la trascripción de Béjar).

Y el tema es de nuevo traído a colación en este interesante artículo de Javier Monserrat, cuando
al principio del mismo su autor nos dice (he resaltado en negrilla la índole del tema que, basado
en la esencial aritmética del Sistema de Numeración Decimal, quiero abordar):

“… en la concepción de Penrose, como en general para la ciencia, nuestro universo es el único hecho empírico
existente en cuya función podemos especular sobre su naturaleza, sus orígenes y su previsible futuro. Es la
argumentación científica construida pues desde el universo fáctico la que permite pensar en un futuro cuyo
estado equivaldría a un pasado. Las condiciones de un estado final que equivaldrían a las condiciones de un
estado inicial. Comienzo y fin, pasado y futuro coincidirían en el ámbito de las “singularidades” (de un
“estado intermedio singular”) y el discurrir entre ellos sería el presente cósmico. El final de un eón se
constituiría en comienzo de otro …”

Quiero con antelación explicar cómo el UNITARIO Código de los Números del Sistema de
Numeración Decimal (desde la mismísima Eternidad, literalmente escrito en el siguiente
aunque poco divulgado aspecto de la aritmética de dicho Sistema) nos describe el hecho
que la operación 1/273= 1/(3×7×13)= los infinitos ciclos 0.003663..003663... (conocidos como
el coeficiente de Gay-Lussac y que cuantifican el incremento o la disminución del volumen de
un gas ideal con la temperatura), se pueden interpretar como la natural unidad que cuantifica a
la escala de temperatura absoluta, medida en grados Kelvin: 1° Kelvin= 1/273= los infinitos ciclos
0.003663..003663... Los 3° Kelvin son entonces calculables según el siguiente desarrollo
aritmético: 3° Kelvin= 3/273= 1/(7×13)= 1/91= los infinitos ciclos 0.010989.010989... Con esta
última información decimal se puede desarrollar una matriz numérica de 90 estados cuánticos,
poseedora de una intrigante geometría cartesiana compleja, que opera mediante un mutuo y
perpetuo juego de reflejos especulares que se sostienen y se contienen a sí mismos, en lo que

……………………………………………………………..

(1) www.tendencias21.net/Evidencias-de-actividad-fisica-antes-del-Big-Bang_a5553.html
163

Direcciones anversa y reversa del Tiempo. No tienen un sentido absoluto. Son solo convencionales

, Eterno presente

Coordenadas en tres dimensiones Punto focal (1/2= 0.5) o centro de gravedad donde las coordenadas
del espin anverso de los espines anverso-reverso se invierten instantáneamente

Plano coordenado del reflejo Plano coordenado del reflejo


especular anverso especular reverso

Tiempo anverso Espacio

Espacio

Espacio

Espacio Tiempo reverso Coordenadas en tres dimensiones


del espin reverso

Simetrías-asimetrías ortogonales de tres planos que diferencian entre sí:

En profundidad: En anchura: En altura:


Atrás (pasado)↔Adelante (futuro) Derecha↔Izquierda Arriba↔Abajo
164
165

la mecánica cuántica denomina “radiación de cuerpo negro” y que se halla presente, tanto en
dos como en tres dimensiones, en la TOTALIDAD del Universo, según lo confirmó la NASA con sus
satélites COBE y WMAP.

Esta radiación, identificada ahora como Microondulatoria Radiación de Fondo Cósmico de los
3° Kelvin ─ MRFC ─ es del rango de las microondas y se encuentra limitada y comprendida entre
los estadístico-probabilistas límites informático-decimales de: la NADA 0 y/o la TOTALIDAD 1.

Como trasfondo del fenómeno, se observa el accionar del algoritmo natural fundamental 0, 1, 2,
3, 4, 5, 6, 7, 8, y 9, que regula y cuantifica a la Naturaleza entendida como una TOTALIDAD
UNIFICADA al interior de los infinitos ciclos de seis nueves 999999..999999..., siendo, en el caso
que ahora nos ocupa, la dinámica propia (¿la “numeronalidad”?) de los factores primos 3, 7 y 13
de cada ciclo 999999= 1, lo que se realmente se percibe tras la enigmática geometría cuántica que
despliega 1/91 pero entendido como: 3° Kelvin= 3/273= 3/(3×7×13)= 1/(7×13) =1/91= los infinitos
ciclos 0.010989..010989... Para la correcta interpretación en grados Kelvin de la citada matriz
numérica de 90 estados cuánticos, el lector debe tener en cuenta que:

1° Kelvin= 1/273 = 1/(3×7×13) = los infinitos ciclos 003663..003663..., luego:


3° Kelvin= 3/273 = 1/(7×13) = 1/91= los infinitos ciclos 010989..010989...

Esto significa que la matriz numérica que genera 1/91 (ver página 164) es en realidad la matriz
numérica cuantificada por el valor inicial de 3° Kelvin, así:

0/91= 0/273= 0° Kelvin = 0 = LÍMITE



1/91= 03/273= los ciclos 010989..010989...= 3° Kelvin= Estado inicial
2/91= 06/273= los ciclos 021978..021978...= 6° Kelvin
3/91= 09/273= los ciclos 032967..032967...= 9° Kelvin
4/91=12/273= los ciclos 043956..043956...=12° Kelvin.

Y así sucesivamente hasta:

88/91= 264/273= los ciclos 967032..967032…= 264° Kelvin
89/91= 267/273= los ciclos 978021..978021...= 267° Kelvin
90/91= 270/273= los ciclos 989010..989010...= 270° Kelvin= Estado final

91/91= 273/273= los ciclos 999999..999999...= 273° Kelvin= 1= LÍMITE

Como el lector puede apreciar, todos los anteriores valores están comprendidos a la vez que
limitados por los estadístico-probabilistas límites informático-decimales: 0 y/o 1. Ahora bien,
los estados: inicial (1/91= el ciclo 010989) y final (90/91= el ciclo 989010) y en tanto que mutuos
reflejos especulares, a la vez que se TOTALIZAN en la "singularidad intermedia" de la UNIDAD
[1/91= 010989) + (90/91= 989010)= 91/91= 1= 999999], también se coordenan cartesianamente
de manera compleja, de acuerdo con la suma:

001/91= 010 989 = Estado inicial


---------------------- = Abscisa= (91/91)/2= (1= 999999)/2= 499999.5
+90/91= 989 010 = Estado final
______________
091/91= 999 999 = la "singularidad intermedia" de la UNIDAD que asintóticamente TOTALIZA
y coordena complejamente a la MRFC. (La ordenada se ubica verticalmente en el espacio dejado
166

en blanco entre los números que identifican a los estados inicial y final.) Pero como a continuación
se podrá observar, el estado inicial (leído “normalmente” izquierda-derecha) es así mismo el
estado final, pero si se lee “anormalmente” al revés: derecha-izquierda. Estas conductas de los
estados inicial y/o final originan la cíclica inversión en 180° de cada una de sus coordenadas de
una manera tal que, de acuerdo con Penrose y como comenta Monserrat:

“…las condiciones de un estado final que equivaldrían a las condiciones de un estado inicial. Comienzo
y fin, pasado y futuro coincidirían en el ámbito de las “singularidades” (de un “estado intermedio singular”)
y el discurrir entre ellos sería el presente cósmico. El final de un eón se constituiría en comienzo de otro…”

La literal mecánica cuántica de lo anterior (y que escrita como está en el eterno y UNITARIO
Código de los Números del Sistema de Numeración Decimal, no es para nada una invención mía),
es como sigue (las ordenadas son las líneas verticales):

==========================================

Lectura “normal” de arriba-abajo y de izquierda-derecha:

------------- 0 --- = 00/91 = Límite= la NADA

--↓→ 010 989= 01/91 = Estado inicial (antes) de la MRFC


------------------------------- = Abscisa = (91/91)/2= (1= 999999)/2= 499999.5
+↓→ 989 010= 90/91 = Estado final (después) de la MRFC
__________________
--↔↕ 999 999= 91/91= Límite = el UN0 que TOTALIZA vertical-horizontalmente a la MRFC

===========================================

Lectura “anormal” (léase: invertida) de abajo-arriba y de derecha-izquierda:

---999 999 ↔↕= 91/91 =Límite= el UNO que TOTALIZA vertical-horizontalmente a la MRFC
___________________
+ 010 989←↑= 90/91 = Estado final MRFC que ahora es... ¡el anterior estado inicial!
------------------------------ = Abscisa= (91/91)/2= (1= 999999)/2= 499999.5
-- 989 010←↑= 01/91 = Estado inicial MRFC que ahora es... ¡el anterior estado final!

------- 0 ---------- = 00/91 = Límite= la NADA

===========================================

Si tenemos en cuenta que la MRFC está presente en la singularidad 999999 (seis nueves) de la
UNIDAD que asintóticamente TOTALIZA a los "eones" ─ término de Penrose ─ que constituyen
al Cosmos que habitamos, la lectura “normal” izquierda-derecha necesariamente se tomaría,
“eones” de tiempo para volverse “anormal”, es decir para invertirse como derecha-izquierda,
vectorialidad esta última la cual, a su vez, duraría eones para nuevamente invertirse...etc., etc.,
produciéndose así y de acuerdo con Penrose, unos eternos...“ciclos de tiempo” que nos
permitirían “...una extraordinaria nueva visión del Universo".
167

¿Es realmente variable la velocidad de la luz?

En el artículo de Mario Toboso, publicado en la revista electrónica española Tendencias 21 el día


17 de mayo de 2006 y titulado: La luz puede viajar hacia atrás y superar su propia velocidad. Un
nuevo experimento con láser desconcierta a los físicos (1) el citado autor nos dice (me he permitido
resaltar ‒ y también comentar ‒ en negrilla las ideas del articulista que más se aproximan a las
mías):

Resumen: Un experimento realizado por científicos norteamericanos muestra que la luz puede, no sólo
superar su velocidad natural, sino propagarse hacia atrás como con una velocidad negativa, lo que puede
suponer un nuevo paso en la mejora de las comunicaciones por fibra óptica e incluso de la tecnología
informática. El experimento ha consistido en introducir una señal lumínica láser a través de una fibra óptica
a la que se había añadido un elemento químico denominado erbio. Paradójicamente, el pulso de luz salía
por el extremo opuesto de la fibra antes de haber entrado en ella por completo, como si recorrer su longitud
no tomase ningún tiempo. Todo es muy extraño, pero es así como funciona el mundo, dice su descubridor,
Robert Boyd.

Y a continuación se expresa así el texto principal del artículo: En los últimos años, los científicos
han hallado formas de alterar la velocidad natural de la luz en el vacío, haciendo que ésta viaje
más deprisa o más despacio, según diversas condiciones de propagación. Ahora, un equipo de
investigadores de la universidad estadounidense de Rochester ha conseguido, además, que un
pulso de luz viaje en sentido contrario a su propagación, como si se desplazase con una velocidad
negativa, según informa dicha universidad en un comunicado.

Robert Boyd, director de la investigación y profesor de óptica de la universidad de Rochester,


señala que ya se sabía, teóricamente, que la luz podía propagarse con una velocidad negativa,
pero nadie estaba totalmente seguro de que la teoría tuviese sentido físico y pudiese ser puesta
a prueba en el laboratorio. Boyd y su equipo han mostrado que esta velocidad negativa de la luz,
considerada generalmente como una rareza matemática, es un fenómeno más del mundo real,
según los resultados de su investigación, publicados en la revista Science.

El pulso luminoso que viaja con velocidad negativa sorprende, además, por otra característica: se
desplaza más rápidamente que la luz en el vacío, una observación que parece contradecir el
postulado establecido por Einstein de que nada puede superar dicha velocidad.

La clave está en el “medio”

El “misterio” de la velocidad negativa de propagación del pulso luminoso tiene que ver con un
fenómeno óptico denominado “dispersión anómala” de la luz. En el vacío la luz se propaga a su
velocidad natural (300.000 km/seg), independientemente de su frecuencia. Pero cuando se
propaga en un medio material (aire, agua, vidrio, etc.) esto ya no es así.

Aparece el fenómeno de dispersión de la luz por las características particulares del medio.
Es popular el ejemplo de la luz blanca dispersada por un prisma de vidrio en sus diversas
componentes cromáticas (los colores del arco iris), tal y como lo mostró Newton en el siglo XVII.
A cada frecuencia corresponde un índice de refracción, de ahí que la luz correspondiente a
frecuencias diferentes (colores distintos) se desvíe de la dirección inicial en ángulos diversos.

………………………………………………………..

(1) www.tendencias21.net/La-luz-puede-viajar-hacia-atras-y-superar-su-propia-velocidad_a999.html
168

Un pulso de luz blanca contiene las frecuencias propias de los diferentes colores en los que se
dispersa. En un medio material (como el vidrio) cada color se propaga a una velocidad particular
denominada velocidad de fase. La velocidad del pulso de luz blanca en el que se combinan los
colores es la velocidad de grupo. La dispersión de la luz se dice “normal” si a medida que aumenta
su frecuencia aumenta igualmente el índice de refracción del material. Es anómala si el índice de
refracción disminuye al aumentar la frecuencia. En determinadas condiciones y medios materiales
puede darse el caso de que el índice de refracción decaiga tan abruptamente que la velocidad de
grupo del pulso luminoso no sólo supere su valor natural en el vacío, sino que se vuelva negativa,
tal y como sucede entre otros casos en el experimento de Boyd.

Entradas y salidas casi simultáneas

Para realizar su experimento, el equipo de Boyd utilizó un láser lanzado a través de pulsos
luminosos al interior de una fibra óptica a la que se había añadido un elemento químico
denominado erbio. La luz del láser se dividió en dos haces: uno de ellos penetró en la fibra óptica
y el otro haz “de referencia” se propagó fuera de ella, sin dispersión.

De manera paradójica, el pulso que viajó en el interior de la fibra alcanzó el extremo final de la
misma antes de haber entrado totalmente en ella, e incluso antes de que el pulso de referencia
llegase al mismo extremo. En una serie de experimentos posteriores, Boyd comprobó que este
efecto se debía a que el pulso de luz dentro de la fibra se estaba moviendo “hacia atrás” con
velocidad de grupo negativa, solapando prácticamente la entrada y la salida de la fibra, como
si en su interior no hubiese espacio que recorrer ni se requiriese tiempo para ello.

La parte delantera del pulso porta información acerca de sus características y entra en la fibra en
primer lugar. Resulta que, antes de que su parte media haya también entrado, su parte delantera
ya está asomando por el extremo de salida. Es como si a partir de la información de la parte
delantera del pulso, la fibra lo “reconstruyese” y enviase una versión a su extremo de salida, y
otra hacia atrás, hacia su extremo de entrada. Para descubrir si el pulso realmente estaba
viajando hacia atrás con velocidad de grupo negativa dentro de la fibra, Boyd y su equipo la
seccionaron en partes de varios centímetros y volvieron a medir cuando el pulso salía de cada una
de las secciones. Ordenando los datos en una secuencia temporal, Boyd ha comprobado por
primera vez el comportamiento reversible de la luz en el interior de una fibra óptica.

No hay conflicto con la relatividad

El hecho de que la velocidad de grupo del pulso luminoso pueda ser mayor que la velocidad de la
luz en el vacío no supone un conflicto con el enunciado de la relatividad de Einstein que afirma
que nada puede superar el valor de esta última, pues por “nada” debemos entender en este
enunciado “nada que transmita información”. Este no es el caso de la velocidad de grupo, que
resulta de la mera combinación, de la puesta en fase o desfase, de las distintas frecuencias que
componen la luz. En este sentido puede considerarse la velocidad de grupo como un artificio
matemático que recoge la naturaleza de dicha combinación. Se ha sugerido que la verdadera
velocidad a la que la información es transportada por un pulso de luz debería definirse como
la velocidad de propagación de un pulso sin parte frontal (en forma de escalón que se ha
comprobado que no excede el valor de la velocidad de la luz en el vacío). El siguiente paso que
pretende dar el equipo de Boyd va precisamente en este sentido. Se plantean repetir su
experimento eliminando la parte frontal de los pulsos de luz. En este caso la teoría prohíbe
cualquier propagación a velocidades mayores que la de la luz en el vacío, de manera que todos
los fenómenos hallados en el experimento que empleaba pulsos de luz con parte frontal deberían
desaparecer.
169

Cómo funciona la luz

¿Cómo puede manipularse la velocidad de la luz? Para comprenderlo, pensemos en uno de esos
espejos en que nos vemos más gordos de lo que somos. A medida que caminamos hacia el espejo,
vemos nuestro cuerpo sin distorsión; pero si nuestra imagen entra en la parte curvada que hay en
el centro del cristal, se estira inmediatamente y parece saltar hacia ambos lados del espejo,
provocando el efecto de engordar nuestra imagen de referencia anterior.

De la misma manera, un pulso de luz que entra en un medio material puede estirarse y llegar a
salir por el extremo opuesto del material. Al contrario, si el espejo es de los que nos hacen parecer
más delgados, nuestra imagen, en lugar de estirarse hacia ambos lados, se comprimirá al entrar
en la parte curvada del cristal. De manera similar, un pulso de luz que entra en un medio material
puede contraerse y ralentizar su llegada al extremo opuesto.

Para poder visualizar la propagación del pulso luminoso con velocidad negativa imaginemos una
gran pantalla de televisión y una cámara de vídeo, como en el escaparate de algunas tiendas de
electrónica. Cuando pasamos delante del escaparate nuestra imagen aparece en un extremo de
la pantalla, parece caminar hacia nosotros, nos pasa y continúa moviéndose hacia el extremo
opuesto. Un pulso de luz con velocidad negativa se comporta de manera similar: según entra en
el material, un segundo pulso aparece en el otro extremo y avanza “retrocediendo” hacia el
primero.

De esta manera, el pulso de luz que entra en la fibra óptica alcanza el extremo opuesto casi
instantáneamente, con una velocidad de grupo mayor que la velocidad de la luz en el vacío.
Volviendo al símil de la televisión, sería como si la imagen que camina hacia nosotros, dejase un
clon (suyo, nuestro) en el punto de partida. Ese clon caminaría igual que nosotros, pero varios
pasos por delante. “Reconozco que todo esto es muy extraño”, declaró Boyd a la Universidad de
Rochester, “pero es así como funciona el mundo”. Su experimento puede suponer un avance en
la mejora de las comunicaciones a través de fibra óptica e incluso de la tecnología informática.
(Hasta aquí la trascripción textual del artículo de Mario Toboso).

Mis comentarios:

Trataré ahora de ligar ahora esta información con la que aparece en las páginas 162 a 165 de este
documento y que nos habla acerca del origen físico y aritmético de la Microondulatoria Radiación
de Fondo Cósmico (MRFC) de los 3° Kelvin y que estando constituida por fotones (bosones), ha
llegado hasta nosotros como un residuo de lo que se estima fue la gran explosión (Big Bang) la
cual, hace 13.700 millones de años y generando una altísima temperatura, dio origen a nuestro
Universo. Los ecos de esa explosión y 13.700 millones de años después, nos llegan hoy como una
microondulatoria radiación de radio, que cubre a la TOTALIDAD del Universo y que incluso puede
ser captada por nuestros televisores como una lluvia de puntos negros y blancos acompañada de
un ruido típico, cuando el canal que hemos seleccionado no coincide con ninguna señal específica.

Los 3° Kelvin de la MRFC puede ser entendida como tres veces el valor de: 1° Kelvin= 1/273 =
1/(3×7×13)= los infinitos ciclos 0.003663..003663… o coeficiente de Gay-Lussac, que controla el
aumento o la disminución del volumen de un gas ideal con los respectivos aumento o disminución
de su temperatura absoluta, medida en grados Kelvin. Las ideas que aparecen resaltadas en
negrilla y que manifiestan comportamientos similares de la luz (fotones), son tanto mías como de
Robert Boyd:

3° Kelvin= 3/273= 1/(7×13)= 1/91= 0.010989.010989... (infinitos ciclos).


170

Si comparamos ahora lo que comenté en las páginas 162 a 165 y las cuales, con respecto a la
Microondulatoria Radiación de Fondo Cósmico de los 3° Kelvin, nos dicen:

“…con esta última información decimal se puede desarrollar una matriz numérica de 90 estados cuánticos
(ver gráfica explicatoria y matriz numérica en páginas 163 y 164 de este mismo documento), poseedora de
una…intrigante geometría cartesiana compleja, que opera mediante un mutuo juego de lumínicos reflejos
especulares que rítmicamente y desde la misma Eternidad, mecanocuánticamente oscilan: adelante-
atrás-adelante-atrás… Estos ritmos se sostienen y se contienen a sí mismos, en lo que la mecánica cuántica
denomina “radiación de cuerpo negro” y que se halla presente tanto en dos como en tres dimensiones, en
la TOTALIDAD del Universo, según lo confirmó la NASA con sus satélites COBE y WMAP…”

si comparamos esta información, repito, con lo expresado por Mario Toboso sobre la experiencia
de Robert Boyd cuando nos dice (página 169):

“…de manera paradójica, el pulso que viajó en el interior de la fibra alcanzó el extremo final de la misma
antes de haber entrado totalmente en ella, e incluso antes de que el pulso de referencia llegase al mismo
extremo. En una serie de experimentos posteriores, Boyd comprobó que este efecto se debía a que el pulso
de luz dentro de la fibra se estaba moviendo “hacia atrás” con velocidad de grupo negativa, solapando
prácticamente la entrada y la salida de la fibra, como si en su interior no hubiese espacio que recorrer ni
se requiriese tiempo para ello…”

Veremos que los paralelismos son innegables. Mientras los fotones (bosones) de la MFRC:
“…oscilan: adelante-atrás-adelante-atrás…”, el pulso de luz de Boyd dentro de la fibra: “…se
estaba moviendo “hacia atrás” con velocidad de grupo negativa, solapando prácticamente la
entrada y la salida de la fibra, como si en su interior no hubiese espacio que recorrer ni se requiriese
tiempo para ello…”, y esto porque quizás y para Joao Magueijo (página 158),la entrada y la salida
de la fibra guardan el cosmológico registro de que “…estuvieron en contacto alguna vez, gracias
a esta luz extra rápida…”.

Me pregunto entonces: estas concepciones sobre el modus operandi de la MFRC y


sobre el modus operandi de los pulsos de luz de Boyd ¿no acercan infinitesimalmente tales
comportamientos a lo que, en el principio mismo del Big Bang y para Joao Magueijo (página 156
de este documento) debió haber sucedido en lo que se designa como el problema del horizonte
cosmológico?:

“…en el inicio del Universo, (…cuando) el límite de la velocidad era mucho más alto, permitiendo (…esto)
que la información vuele por todo el Universo, poniendo todo en contacto. Eso significaría que esos extremos
del Universo tan remotos, pero extrañamente similares, núcleo del problema del horizonte (ver: modelo
cosmológico cíclico conforme (CCC) de Penrose, en la página 162 de este documento) estuvieron en
contacto alguna vez, gracias a esta luz extra rápida...”

¿Instantaneidad inherente al “túnel cuántico” y/o “agujero de gusano” y previo(s) al Big Bang?
¿Relativistas conductas muy propias, pero todavía desconocidas de las denominadas energía
oscura y/o materia oscura y que se trasmiten al 0.999999999999999… (infinitos nueves) de c= 1?
La solución a este interrogante se logra si la verdadera velocidad c de la luz es infinita, como
efectivamente sucede con los fotones de la MFRC de los 3° Kelvin, cuando se la interpreta como
subyacente a las siguientes dos igualdades:

1° Kelvin= 1/273= 0.003663..003663… (infinitos ciclos), de donde:


3° Kelvin= 3/273= 3/(3×7×13)= 1/91= 0.010989..010989… (infinitos ciclos), de donde:

273/273= 1= c=la UNIFICADA TOTALIDAD= 0.999999..999999… (infinitos ciclos), y/o:


91/91= 1=c= la UNIFICADA TOTALIDAD= 0.999999...999999… (infinitos ciclos)
171

Lo anterior significa que 1/273 y 1/91 pueden desarrollar sendas matrices numéricas
dentro del aspecto estadístico-probabilista de los Grandes Números que son inherentes a
la UNITARIA TOTALIDAD en que se desenvuelven. Y con esta circunstancia se cumple, aunque solo
parcialmente, el postulado de Magueijo cuando propone que la velocidad de la luz no es constante
sino variable, pero ello sin desconocer el hecho experimental de que solo es posible la asintótica
aproximación del 0.9999999999999… (infinitos nueves) a la UNITARIA TOTALIDAD de la velocidad
de la luz c= 1.

Pero, al tenor de nuestra investigación, lo que en verdad importa aquí, es que esta variabilidad
se percibe, de forma natural, tras las numéricas matrices generadas por 1/273 y 1/91, las
cuales evidentemente y bajo el estadístico-probabilista aspecto que de UNITARIA TOTALIDAD
0.999999999999999… (infinitos nueves) es inherente a estas matrices, en su interioridad éstas
realmente cuantifican, de modo variable, a la asintótica aproximación del 0.99999999999999…
(infinitos nueves) de velocidad absoluta de la luz c= 1. Hablemos un poco entonces sobre tales
Grandes Números, específicos de la UNITARIA TOTALIDAD que se encuentra tras este tipo de
matrices.

La UNITARIA TOTALIDAD 1= 0.99999999999… y la Ley de los Grandes Números


Sobre este tema, nos dice Wikipedia:

“…. En la teoría de la probabilidad, bajo el término genérico de Ley de los Grandes Números se engloban
varios teoremas que describen el comportamiento del promedio de una sucesión de variables aleatorias
conforme aumenta su número de ensayos. Estos teoremas prescriben condiciones suficientes para
garantizar que dicho promedio converge (en los sentidos explicados abajo) al promedio de las esperanzas
de las variables aleatorias involucradas. Las distintas formulaciones de la ley de los grandes números (y sus
condiciones asociadas) especifican la convergencia de formas distintas. Las leyes de los grandes números
explican por qué el promedio de una muestra al azar de una población de gran tamaño tenderá a estar
cerca de la media de la población completa”.

Y Wikipedia prosigue:

“Cuando las variables aleatorias tienen una varianza finita, el teorema central del límite extiende nuestro
entendimiento de la convergencia de su promedio describiendo la distribución de diferencias
estandarizadas entre la suma de variables aleatorias y el valor esperado de esta suma: sin importar la
distribución subyacente de las variables aleatorias, esta diferencia estandarizada converge a una variable
aleatoria normal estándar”. La frase "ley de los grandes números" es también usada ocasionalmente
para referirse al principio de que la probabilidad de que cualquier evento posible (incluso uno improbable)
ocurra al menos una vez en una serie, incrementa con el número de eventos en la serie. Por ejemplo, la
probabilidad de que un individuo gane la lotería es bastante baja; sin embargo, la probabilidad de que
alguien gane la lotería es bastante alta, suponiendo que suficientes personas comprasen boletos de
lotería…”. (Hasta aquí Wikipedia).

Como el lector habrá podido percibir, la complejidad del tema de las estadísticas y probabilidades
relacionadas con los Grandes Números, es algo que va in crescendo a medida que se profundiza
en el tema y ello de una manera tal, que quizás, finalmente, hasta se vuelva imposible aproximarse
a él de una forma racional. Sin embargo, las características de las generalizadas secuencias que a
continuación se muestran:

Límite: la NADA= 0= 0/x, 1/x, 2/x, 3/x, … hasta x/x= 1= la UNIDAD= la TOTALIDAD: Límite

Hablemos ahora sobre sobre el candente tema del origen que, como UNITARIA TOTALIDAD, nos
muestra el fraccionario-decimal y estadístico-probabilista y complejamente coordenado sí-valor,
del no-valor de 0 = n/0.
172

Es un hecho palpable, que la complejidad de las estadísticas y probabilidades relacionadas con las
Leyes de los Grandes Números, es algo que va in crescendo a medida que se profundiza sobre el
tema y ello de una manera tal, que quizás, finalmente, hasta se vuelva imposible aproximarse a
ellas de una forma racional. Sin embargo, las características de las generalizadas secuencias que
a continuación se muestran:

Límite: la NADA= 0= 0/n, 1/n, 2/n, 3/n, … hasta n/n= 1= la UNIDAD= la TOTALIDAD: Límite

.... secuencias las cuales se concretan como matrices numéricas constituidas por el carácter
estadístico-probabilista de los fraccionario-decimales grandes números así conformados, matrices
las cuales y de muy sui generis modo, pueden tambien llegar a coordenarse complejamente en,
por y para sí mismas y esto, de modo UNITARIO, dejándonos así un portal de luz sobre tan
complicado tema. Como un ejemplo práctico de ello y que se puede aplicar a otras matrices
numéricas similares (es decir, constituidas solo por ciclos de cifras que posean un número par de
dígitos), podemos tomar el caso concreto de la matriz numérica que inicia y despliega la operación
inversa 1/7= el ciclo de seis dígitos 142857:

0/7 =…….........… 0 …: la NADA= Estadístico-probabilista límite absoluto del 0

1/7 = el ciclo 0.142857..: Estado inicial


2/7 = el ciclo 0.285714…
3/7 = el ciclo 0.428571…
4/7 = el ciclo 0.571428..= Media aritmética o promedio de la suma de todos los valores= 28/7= 4/7
5/7 = el ciclo 0.714285…
6/7 = el ciclo 0.857142..: Estado final

7/7 = el ciclo 0.999999..: la UNIDAD= TOTALIDAD= estadístico-probabilista límite asintótico del 1


7/7 =……………. 1 …...: la UNIDAD= TOTALIDAD= estadístico-probabilista límite absoluto del 1

Hablemos ahora sobre sobre el candente tema del origen que, como UNITARIA TOTALIDAD, nos
muestra el fraccionario-decimal y estadístico-probabilista y complejamente coordenado sí-valor,
del no-valor de 0 = n/0.

Los valores aritméticamente promediados de su suma, son: 0/7 + 1/7 + 2/7 + 3/7 + 4/7 + 5/7 + 6/7
+ 7/7 = 28/7 = 4= el ciclo 4/7 = 571428. Nótese aquí que el no-valor de 0/7 = 0 todavía no ha
sido tomado en cuenta y que, en consecuencia, la matriz tampoco se ha coordenado de manera
compleja. Pero si en lugar de 7 dividimos a 28 entre 8, es decir, si para estadísticamente promediar
al 0 sí-otorgamos un cupo (el octavo) al estadístico-probabilista no-valor del 0 = 0/7 = límite de la
NADA obtenemos de esta manera a la matriz numérica que sigue y la cual, se encuentra tanto,
coordenada cartesiamente de manera compleja, como, estadístico-probabilistamente limitada entre
la absoluta NADA= 0 y/0, la absoluta TOTALIDAD= 1:

0/7 =……….....….... 0 ……..: la NADA= estadístico-probabilista límite absoluto del 0

1/7 = el ciclo 0.142 857…: Estado inicial


2/7 = el ciclo 0.285 714…
3/7 = el ciclo 0.428 571…
--------------------------------------- = Abscisa= (3.5)/7= 1/2= (3.5×0.142857)= 0.4999995= promediada mitad estadístico-probabilista
4/7 = el ciclo 0.571 428… Nótese aquí, que la abscisa= 1/2= 0.5 es tambien el ya generalizado y estadístico-probabilista promedio
5/7 = el ciclo 0.714 285… universal entendido como: 1/2= 0.5 = (0.5 x.0. 9999999999....infinitos nueves) = 0.499999999.... [.....] …5.
6/7 = el ciclo 0.857 142…: Estado final

7/7 = el ciclo 0.999 999...: la UNIDAD=TOTALIDAD= estadístico-probabilista límite asintótico del 1


7/7 =…………..….. 1 ….….: la UNIDAD=TOTALIDAD= estadístico-probabilista límite absoluto del 1

De acuerdo, repito, con las características numérico-decimales, tanto de orden estadístico-


probabilista, cómo de geométrica y cartesiana coordenación compleja y que de una manera
efectiva y clara esta matriz numérica nos muestra, podemos instituir varios rasgos del mismo
173

orden, comunes a cualquier otra matriz pero cuyo estado inicial 1/n genere y como numerador-
cociente, lo repito, un ciclo conformado por un numero par de dígitos, como es precisamente el
caso del ciclo de seis dígitos de 1//7 = 0,142857.. 142857... (infinitos ciclos):

1) Los estadístico-probabilistas límites informático-decimales instituidos por a): la absoluta


NADA 0/n= 0, y/o: b) la absoluta TOTALIDAD= n/n=1, son los que a su vez “construyen” y
desarrollan, tanto el fraccionario-decimal y aritmético proceso inverso de 1/n, como a la
estructura geométrico-cartesiana compleja de la matriz numérica, al promediar aritméticamente
los respectivos valores fraccionario decimales de la generalizada serie: (1/n + 2/n + 3/n…) / n.

En el ejemplo que acabamos de ver: n= 7 y su suma promediada es: 0/7 + 1/7 + 2/7 + 3/7 + 4/7 +
5/7 + 6/7 + 7/7 = 28/7 = 4 × 0.142857 = 0.571428 = media aritmética que no-otorga cupo al
estadístico-probabilista no-valor del 0 = 0/7 = límite de la NADA. Aquí hemos dividido entre 7 el
valor de 28 o resultante de la totalización entre sí, de todos los numeradores, excepción hecha
del 0/7 = 0, que ni suma ni resta, pero al que sí se podría otorgársele un cupo, como efectivamente
se apreciará en el próximo numeral.

2) Pero en el caso siguiente; 0/7 + 1/7 + 2/7 + 3/7 + 4/7 + 5/7 + 6/7 + 7/7= 28/8= 7/2 = 3.5 ×
0.142857= 0.4999995 = media estadística que sí-otorga un cupo efectivo al no-valor 0= 0/7=
límite de la NADA, esta media estadística se ubica 0.5 antes (3.5/7) de la media aritmética (4/7),
y se corresponde además con la abscisa del sui generis plano geometro-cartesiano-complejo
que la matriz numérica ha conformado en y por sí misma. Con otras palabras: involucrar a 0 = 0/7
en la media estadística implica, para la matriz numérica inducida por 1/7, la generación de
una dinámica geométrica de orden cartesiano-complejo, que cambia totalmente la panorámica
de inofensiva y estática quietud, propia de la misma matriz numérica que hasta ahora solo ha sido
capaz de producir la adinamia geometro-cartesiano-compleja, propia de una elemental media
aritmética y la cual, como 28/7= 4/7, no-otorga ningún cupo al estadístico-probabilista no-valor
del 0 = 0/7= límite de la NADA.

Se genera entonces así, el estadístico-probabilista, complejamente coordenado, y además,


rienmaniano concepto geométrico-cartesiano de: Abscisa = (3.5)/ = 1/2 = (3.5× 0.142857) =
0.4999995 = estadístico-probabilista y complejamente coordenada, promediada mitad horizontal
de la matriz numérica generada por: 1/7= el infinito ciclo numérico 0.142857.

Nos queda todavía ‒ en el caso de la misma matriz numérica que induce 1/7 y que hemos tomado
como ejemplo típico para otras matrices ‒ por esclarecer, la manera cómo aparece y trabaja en
el plano geometro-cartesiano-complejo propio de tal matriz, el valor numérico inherente a la línea
vertical u ordenada. Una forma de hacerlo es aplicarle a tal línea el mismo método que se puede
aplicar a la abscisa para determinar su valor ídem. Partamos para ello, de su matricial UNIFICADA
TOTALIDAD 7/7= 1= 0.999999 (seis nueves):

Abscisa= media estadística = (3.5)/7=1/2= (3.5 × 0.142857)= 0.4999995= (7/7= 0.999999)/2

Ahora bien, al valor 7/7= 0.999999 (seis nueves) también se llega sumando entre si los valores
de tres parejas de estados cuánticos matriciales configurados como mutuos reflejos especulares
(y entre ellos, cada pareja coordenada complejamente), que se TOTALIZAN en la UNIDAD: 1=
0.999999 (seis nueves), así:

1/7 = 142 857 2/7 = 285 714 3/7 = 428 571


= (3.5)/7 = (3.5)/7 = (3.5)/7
+ 6/7 = 857 142 + 5/7 = 714 285 + 4/7 = 571 428

7/7 = 999 999 7/7 = 999 999 7/7 = 999 999


174

Obsérvese que, en función de la Ley de la UNIDAD los valores propios, tanto de la abscisa
como de la ordenada, obedecen a una geométrica dinámica de equilibrio-desequilibrio entre los
también valores propios de las mitades geometro-cartesiano-complejas: arriba-abajo e izquierda-
derecha, valores que conjuntamente conforman a la UNITARIA TOTALIDAD 1= 0.999999 (seis
nueves) y que caracteriza a la matriz que induce 1/7:

A). La abscisa (línea horizontal) coincide con la fracción 3.5/7 = 1/2 = 0.5 × 0.999999 = 0.4999995
que, geometro-dinámicamente, equilibra-desequilibra a las 3 parejas matriciales en los sentidos
arriba-abajo (¿el misterioso 0.5 presente en los números reales en la Función Z de Riemann?; ver
página 196 y siguientes), y

B). La ordenada (línea vertical) coincide con el valor 0.5 × 999 = 499.5 (¿de nuevo presente
el 0.5 de Riemann?; ver página 196 y siguientes) que, geometro-dinámicamente, las equilibra-
desequilibra en los sentidos derecha-izquierda. El valor 999 se obtiene al sumar, en cada ciclo, los
tres dígitos de la columna izquierda con los tres de la columna derecha. Por ejemplo, el par
especular 3/7 y 4/7:

03/7 = 0.428 571.. 428 571...∞ y 428 + 571 = 999


Abscisa(s)= (3.5)/7= 1/2= (0.5 × 0.999999)= 0.4999995
+4/7 = 0.571 428.. 571 428...∞ y 571 + 428 = 999
Ordenada(s)= (0.5 × 999= 428 + 571) = 499.5
07/7 = 0.999 999.. 999 999…∞

De donde podemos extraer las igualdades entre sus diferencias horizontales con la abscisa
(0.5 × 999999 = 0.4999995) y/o verticales con la ordenada (0.5 × 999 = 499.5) así:

Diferencias verticales iguales de 3/7 y 4/7 con el valor de la abscisa 3.5/7=0.499995:

(4/7=0.571428) ‒ (3.5/7=0.4999995) =1/14 = 0.0714285..714285... (infinitos ciclos)


(3.5/7=0.4999995) ‒ (3/7=0.428571) =1/14 = 0.0714285..714285... (infinitos ciclos)

Diferencias horizontales iguales con el valor de la ordenada 0.5 × 999= 499.5:

571 – 499.5 = 71.5


499.5 – 428 = 71.5

Detállese en este caso concreto, a la Ley de la UNIDAD (1) fundamentada y expresada en


y por la UNITARIA relación recíprocamente inversa (léase: no-linealidad) entre las dos mitades
matriciales, tanto horizontales como verticales y aritméticamente matematizadas a su vez por
las también UNITARIAS relaciones recíprocamente inversas (no-linealidad entre los números
primos 2 y 5, ver página 41 y siguientes). Y esta Ley de UNIDAD repito, la hemos encontrado
aquí trabajando magistralmente para obtener el equilibrio-desequilibrio que, de manera
cartesiano-compleja, geometrodinamiza complejamente al plano (campo) UNITARIAMENTE
TOTALIZADO de la matriz que induce 1/7= 0.142857..142857... (infinitos ciclos) al ser 1/14=
0.0714285..714285…(infinitos ciclos), la mitad de 1/7= 0.142857.. 142857... (infinitos ciclos), así
como también, cuando se observa que 71.5 es la mitad de 143 o valor de la(s) dos constante(s)
verticales que a izquierda y derecha, bajan-suben en la matriz que induce 1/7 =0142857..142857...
(infinitos ciclos). Pienso entonces que estas informaciones básicas acerca de la manera cómo la
Ley de los Grandes Números gobierna al desarrollo fraccionario decimal de las generalizadas
secuencias:
……………………………………………………………
(1) Ley de la UNIDAD: esta Ley se encuentra fundamentada y expresada en y por la UNITARIA relación recíprocamente
inversa (no-linealidad) entre las dos mitades matriciales, tanto horizontales como verticales que complejamente
coordenan a las matrices y que, a su vez, están matematizadas aritméticamente por las también UNITARIAS relaciones
recíprocamente inversas (no-linealidad) entre los números primos 2 y 5. Ver página 41 y siguientes
175

Límite: la NADA= 0= 0/x, 1/x, 2/x, 3/x, 4/x… hasta x/x= 1= la UNIDAD= la TOTALIDAD: Límite

Estas secuencias, repito, nos pueden facilitar un análisis mucho más profundo y exacto del
mensaje que todavía nos oculta el carácter de “software” que como UNITARIA TOTALIDAD,
limitada y confinada entre y por los estadístico-probabilistas límites informático-decimales de la
NADA del 0 y/o la TOTALIDAD del 1 y que identifica a la Naturaleza, se halla impreso, desde la
misma Eternidad, en el Unitario Código de los Números del Sistema de Numeración Decimal,
Código que tal parece, responde con exactitud a la manera como Ella está diseñada, incluidos
nosotros, los seres humanos. Expliquemos ahora un poco lo referente a la naturaleza de tal Código
y sobre su cercanía, que no su identificación, con el Cálculo Infinitesimal.

¿Se puede considerar al Cálculo Infinitesimal como la herramienta matemática definitiva en


nuestra búsqueda de lo fundamental?

El nombre de “Cálculo Infinitesimal”, ha surgido, quizás lentamente y desde la antigüedad, ante


la necesidad de denominar como tal, a una serie de maniobras matemáticas nacidas de la
exigencia de evaluar, cada vez con mayor e infinitesimal precisión, a las relaciones matemáticas
que diesen un cuerpo real a los distintos parámetros que conforman a una estructura dada, bien
sea esta última ejecutada solo en el terreno de lo “virtual” o bien lo sea, como práctica real.

Agradezco a su autora, Pilar Solís, el sucinto artículo sobre la historia de las ideas que, durante
el discurrir de la historia humana fueron configurando, inconscientemente quizás, al Cálculo
Infinitesimal y que aparece en la siguiente trascripción:

HISTORIA DEL CÁLCULO INFINITESIMAL


http://web.archive.org/web/20121020100405/http://calculo.bitacoras.com/
(Si tiene problemas para abrir este link, cópielo y péguelo en la barra de direcciones de Google Chrome).

“Si he visto hasta más lejos ha sido subiéndome a hombros de gigantes".


I. Newton

El cálculo se deriva de la antigua geometría griega. Eudoxo y Arquímedes quisieron encontrar el


área del círculo. En el siglo XVII Descartes y Fermat utilizaron el álgebra para encontrar el área y
las tangentes. Sin embargo, fue inventado por Newton alrededor de 1669 y Leibniz alrededor de
1684 y lo desarrollaron ampliamente en el siglo XVIII los Bernouilli, Euler, Lagrange y muchos
otros. Pero fue en siglo XIX con el trabajo de Dirichlet, Cauchy y Weierstrass, y otros cuando sus
fundamentos fueron puestos sobre una base firme. Veamos cómo fueron apareciendo algunos de
los conceptos:

Función
El término función fue usado por primera vez en 1637 por el matemático francés René Descartes
para designar una potencia xⁿ. Newton y Leibniz contribuyeron decisivamente al desarrollo del
concepto de función. Descubrieron el desarrollo de funciones en serie de potencias. En esta época
la idea de función era muy restringida, pues se reducía a funciones analíticas, primero las que se
podían expresar mediante una ecuación algebraica y poco después las desarrollables en serie de
potencias. En 1755 Euler dio la primera definición de función: “Si algunas cantidades dependen
de otras de manera que varían cuando varían las últimas, entonces se dice que las primeras son
función de las últimas”.

Variable
Al matemático francés F. Viète se le ocurrió la idea de usar letras para representar las variables
(normalmente X, Y Z para los números reales y N para los enteros).
176

Límites
Wallis (1616-1703) introduce el concepto de límite y el símbolo para el infinito. Newton y Leibniz
ignoraban una definición precisa de límite y de los conceptos que éste lleva asociado y sin
embargo no fue ningún impedimento grave para inventar el cálculo. Tenían una idea intuitiva de
los límites. Los conocimientos de los límites fueron asentados en el siglo XIX por Cauchy, Dedekind
y Weierstrass. La famosa curva descubierta en 1906 por Helge von Koch y que originó los fractales
fue un proceso al límite de un triángulo equilátero y en cada lado un nuevo triángulo.

Continuidad
El hombre llegó al concepto abstracto de continuidad observando los medios densos que le
rodean, tanto sólidos, líquidos como gaseosos. En realidad, como ahora sabemos, todo medio
físico representa la acumulación de un gran número de partículas distintas en movimiento. Pero
estas partículas y sus distancias mutuas son tan pequeñas en comparación con las dimensiones
del medio, que son como distribuciones continuas en el espacio que ocupan. El concepto
matemático de continuidad juega un gran papel en la hidrodinámica, la aerodinámica y la teoría
de elasticidad. Bolzano publicó en 1817 dedicado a dar una demostración analítica del teorema
del valor medio de funciones continuas. Y en 1834 él mismo inventó una función continua en un
intervalo pero que no tenía derivada en ningún punto de dicho intervalo. La definición de función
continua en un intervalo fue dada por primera vez por Cauchy.

Derivabilidad
Newton y Leibniz descubrieron ambos el concepto de derivada de manera independiente. Newton
empezó a pensar en 1665 en la velocidad de cambio o fluxión de magnitudes. Sin embargo, fue
Leibniz quien utilizó en primer lugar la notación para indicar simbólicamente el paso al límite,
cambiando D por d. La manera de razonar de Newton estaba mucho más próxima a la forma
moderna del cálculo, pero la eficacia de la notación diferencial de Leibniz hizo que se aceptase
mejor la idea de la diferencial que la de fluxión. La notación y' y f'(x) fueron introducidas por
Lagrange (siglo XVIII).

Máximos y mínimos
En 1744, P.L. Moreau de Maupertius presentó el "principio metafísico" de la naturaleza según el
cual, la naturaleza siempre opera con la mayor economía posible; dicho de otra forma, la
naturaleza siempre actúa de tal manera que minimiza alguna cantidad, por ejemplo, la forma
esférica de las burbujas de jabón, que está relacionado con el hecho de que las esferas son
las superficies de área mínima que contienen un volumen fijo. El matemático suizo L. Euler
proporcionó muchas de las herramientas matemáticas para la teoría de máximos y mínimos de
cantidades escalares.

Regla de L' Hôpital


Fue descubierto por uno de los hermanos Bernouilli, Jean, aunque se conoce como "Regla de L'
Hôpital", debido a que J.B. en su estancia en París enseñó matemáticas al joven marqués francés,
G.F.A. de L' Hôpital y firmó con él un pacto, según el cual, a cambio de un salario regular, se
comprometía a enviarle al marqués sus descubrimientos en matemáticas para que el marqués los
utilizase a su voluntad.

Integración
Tiene su origen en Arquímedes, matemático griego que indagó bastante en el cálculo de áreas
limitadas por curvas. Seki-Kowa, matemático japonés del siglo XVII, calcula el área del círculo a
partir de la suma de rectángulos. Cauchy fue el primero en definir las cantidades de área de
superficies mediante integrales. Presentó en 1823 la necesidad de probar la existencia de la
integral como límite de una suma. Sin embargo, su demostración no es rigurosa pues desconocía
el concepto de continuidad uniforme. El concepto de suma de Riemann para una función f, es
177

anterior a Riemann. Las sumas llevan su nombre porque él dio las condiciones necesarias y
suficientes para que una función acotada sea integrable. Su enfoque fue generalizado por Darbou
(1875) y Stieltjes (1894). Realmente, el que amplió la teoría de la integración fue Lebesgue en
1902. (Hasta aquí la trascripción del artículo de Pilar Solís)

Como bien se puede apreciar y muy a pesar de su nombre de “Cálculo Infinitesimal”, esta
herramienta matemática, que ha resultado invaluable para llevar a cabo obras de las cuales
nuestra actual civilización con justicia se enorgullece (generación y uso de la electricidad,
comunicaciones inalámbricas, náutica, aeronáutica y astronáutica, medicina moderna, etc.), ha
resultado totalmente inepta para enfrentar la solución a un enigma fundamental y que, hoy por
hoy, representa un casi que insalvable “cuello de botella” que está limitando seriamente nuestra
evolución como especie humana: los naturales fenómenos de la vida y de la consciencia y de las
cuales somos, en tanto que seres humanos, su máxima expresión.

Y la razón de ello es muy simple: mirado bien en profundidad, el denominado Cálculo Infinitesimal
no es realmente infinitesimal toda vez que se trata de una construcción matemática humana que,
a lo largo de unos 380 años – si se consideran, hasta la fecha, (2011) los síntomas de su aparición
primera, con Descartes, alrededor del año 1628 ‒ sin cesar se ha venido armando, equipando,
con el fin de evaluar, cada vez con mayor e infinitesimal precisión, aunque de una manera
bastante ad hoc, a las relaciones matemáticas que diesen un cuerpo real a los distintos parámetros
que conforman a una estructura dada, pero al cual, desde mi personal punto de vista, todavía le
falta algo imprescindible: la capacidad, tanto de cuantificar y coordenar cartesianamente de
manera compleja [y esto en consonancia con la fundamental (¿y también natural?) secuencia
de numeración decimal: 0, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, y 9 ], así como también, de simultáneamente
desarrollar de modo infinitesimal y en tres dimensiones, al mecanocuántico campo que
naturalmente soporta biofísica y bioquímicamente a los seres vivos y que igualmente nos podría
explicar el comportamiento vital de las proteínas, conformadas estas por solo 20 aminoácidos
básicos, los cuales, a su vez, se constituyen como los microscópicos y primordiales “ladrillos” de
los tejidos orgánicos vivos.

Y es también a este nivel, cuando de manera natural sale a colación la verdadera función
y configuración del UNITARIO Código de los Números del Sistema de Numeración Decimal,
en donde, como ya con cierta profundidad lo hemos analizado a lo largo del texto de
¿Hombre=Cosmos?, es la propia aritmética decimal del Sistema de Numeración ídem, la que nos
presenta y auto-analiza a la infinitesimal, UNITARIA y natural “mecánica cuántica”, inherente a los
diez números básicos que componen y desarrollan a tal Sistema.

Que el Cálculo Infinitesimal ‒ entendido como la obligatoria herramienta matemática usada hasta
el presente en muy variados aspectos del diario discurrir de la actual cultura humana ‒ comienza
ya a mostrar fisuras para cumplir su función investigativa respecto a la búsqueda de lo
fundamental de y en nuestra existencia, lo expresan muy bien estas cortas citas de Roger Penrose
y en donde, para nuestra fortuna, ésta todavía viva leyenda científica e intelectual, nos habla muy
claro sobre la palpitante necesidad de “conceptos matemáticos sutiles” que lo expliquen todo, sin
por eso tener que dejar completamente de lado los aspectos prácticos del Cálculo Infinitesimal:

“…simplemente no conocemos la naturaleza de la materia y las leyes que la gobiernan, en la medida que
necesitaríamos para comprender qué tipo de organización es, en el mundo físico, la que da lugar a los seres
conscientes. Además, cuanto más profundamente examinamos la naturaleza de la materia, más esquiva,
misteriosa y matemática parece ser la materia. Podríamos preguntar: ¿qué es la materia según las mejores
teorías que la ciencia ha sido capaz de proporcionar? La respuesta vuelve en la forma de matemáticas, no
tanto como un sistema de ecuaciones (aunque las ecuaciones también son importantes), sino como
conceptos matemáticos sutiles que lleva mucho tiempo el captar apropiadamente…”. (Lo resaltado es
mío).
178

Y un poco más adelante y quizás teniendo en mente la necesidad de “conceptos matemáticos


sutiles” que expliquen apropiadamente a la naturaleza de la mente, nos cuestiona:

“…no solo la materia, sino nuestras mismas nociones de realidad se han visto profundamente perturbadas.
¿Cómo es posible que la mera (…mecanocuántica) posibilidad contrafáctica de que suceda algo ‒ una cosa
que no-sucede realmente ‒ pueda tener una influencia decisiva sobre lo que sí-ocurre realmente? ...”. (Lo
resaltado es mío).

Y para meditarlo muy seriamente: ¿tienen un más que apremiante, urgente sentido, los anteriores
dos agudos comentarios de Roger Penrose?

…………………………………………………………………….

Apéndice 17:
Un Modelo de Economía Unitariamente Totalizada en, por y para Sí Misma

La UNIDAD que TOTALIZA en y por sí mismo al Cosmos, HOMBRE incluido está representada por
la igualdad: 1= 0.9999999999999999… (infinitos nueves)

Trascribo a continuación los 20 casos iniciales de los factores primos que constituyen tal infinita
sucesión de nueves y que comienza primero con un nueve. Con este fin, trascribo textual
y posteriormente, los apartes pertinentes de mi comentario número 4 al artículo de Guillermo E.
Melis: Desarrollan una fórmula universal para desvelar códigos ocultos. Proteínas textos antiguos
y hasta pasos de danza pueden esconder mensajes secretos, publicado en Tendencias 21 el día 8
Octubre de 2010). Ver http://www.tendencias21.net/Desarrollan-una-formula-universal-para-
desvelar-codigos-ocultos_a4930.html :

Un nueve: 9= (3 x 3)
Dos nueves: 99= (3 x 3= 9) x11
Tres nueves: 999= ( 3 x 3 x 3= 27) x 37
Cuatro nueves: 9999= (3 x 3= 9) x 11 x 101
Cinco nueves: 99999= (3 x 3= 9) x 41 x 271
Seis nueves: 999999= (3 x 3 x 3= 27) x 7 x 11 x 13 x 37
Siete nueves: 9999999= (3 x 3= 9) x 239 x 4649
Ocho nueves: 99999999= (3 x 3= 9) x 11 x 73 x 101 x 137
Nueve nueves: 999999999= (3 x 3 x 3 x 3= 81) x 37 x 333667
Diez nueves: 9999999999= (3 x 3= 9) x 11 x 41 x 271 x 9091
Once nueves: 99999999999= (3 x 3= 9) x 21649 x 513239
Doce nueves: 999999999999= (3 x 3 x 3= 27) x 7 x 11 x 13 x 37 x 101 x 9901
Trece nueves: 9999999999999= (3 x 3= 9) x 53 x 79 x 265371653
Catorce nueves: 99999999999999= (3 x 3= 9) x 11 x 239 x 4649 x 909091
Quince nueves: 999999999999999= (3 x 3 x 3= 27) x 31 x 37 x 41 x 271 x 2906161
Dieciséis nueves: 9999999999999999= (3 x 3= 9) x 11 x 17 x 73 x 101 x 137 x 5882353
Diecisiete nueves: 99999999999999999= (3 x 3= 9) x 2071723 x 5363222357
Dieciocho nueves: 999999999999999999=(3 x 3 x 3 x 3= 81) 7 x 11 x 13 x 19 x37 x 52579 x 333667
Diecinueve nueves: 999999999999999999= (3 x 3= 9) x 1111111111111111111
Veinte nueves: 99999999999999999999= (3 x 3= 9) x 11 x 41 x 101 x 271 x 3541 x 9091 x 27961
179

Resumen así en http://arxiv.org/PS_cache/arxiv/pdf/1002/1002.0668v2.pdf los autores Roberta


Sinatra, Daniele Condorelli y Vito Latora su investigación sobre el tema de este interesante artículo
de Guillermo E. Melis:

“Presentamos un método para convertir un conjunto de secuencias de símbolos en una ponderada red
dirigida cuyos nodos son los motivos, mientras que los enlaces dirigidos y sus ponderaciones se definen a
partir de estadísticamente significativas co-ocurrencias de dos motivos en la misma secuencia. El análisis
de las comunidades de las redes de motivos se demuestra que es capaz de correlacionar las secuencias con
funciones en la base de datos del proteoma humano, para detectar temas candentes presentes, tanto en el
diálogo social, como para caracterizar las trayectorias de los sistemas dinámicos, pudiéndose encontrar
otras aplicaciones útiles para procesar gran cantidad de datos en variados campos” (Hasta aquí la
trascripción del resumen. Lo resaltado en bastardilla negra es mío).

Estas consideraciones de índole informática (aunque, como lo veremos, muy en el fondo


son solo aritmética elemental, de orden no-lineal) de los tres científicos italianos podrían
muy bien desprenderse del UNITARIO Código - que no Teoría - de los Números del Sistema de
Numeración Decimal, Código en el cual la UNIDAD se TOTALIZA en una secuencia infinita (la “red”
de nueves) de acuerdo a la igualdad 1= 0.999999999999999999..., secuencia cuyos nodos estarían
constituidos por los factores primos de segmentos finitos de 1, 2, 3, 4, 5, ... nueves, como a
continuación puede observarse. Detállese igualmente cómo los factores primos que constituyen
a cada conjunto de nueves, aparecen también (¿“co-ocurrencias”?) como factores primos de
otros conjuntos de nueves que son múltiplos del primero. Ejemplo: los factores primos de dos
nueves: (3 x 3= 9) x 11, aparecen también como factores primos de cuatro nueves (cuatro es
múltiplo de dos), de seis nueves (seis es múltiplo de 2), etc., etc. (Hasta aquí la trascripción de mi
comentario 4 al artículo de Guillermo E. Melis).

Y volviendo a nuestro tema, nos interesa primordialmente el caso de 1= 999999 (seis nueves)
pero, de acuerdo con mi anterior comentario, entendido y analizado como tres nueves repetidos
dos veces, por cuanto con él se puede sistematizar a un proceso económico de carácter mundial,
originado y dinamizado por la intrínseca UNIDAD que lo TOTALIZA en, por y para sí mismo y en el
cual, factores económicos fundamentales tales como el Trabajo Humano, el Dinero Circulante y
los Bienes de Capital (que subsumen a los Bienes de Consumo toda vez que son indispensables
para producir el Dinero Circulante), ya no se constituirían en piñones aparte del engranaje
económico; por el contrario se TOTALIZARIAN más bien en su propia UNIDAD 999999 (seis
nueves), regulándose a sí mismos a la perfección y ello en función del coeficiente 999 (tres
nueves), el cual formaría parte indesligable del engranaje TOTAL 999999 (seis nueves), que
describe y regula a la Economía Mundial.

La UNIDAD que se TOTALIZA en sí misma en tanto que seis nueves, está compuesta por el
producto entre los siguientes 7 factores primos: (3.3.3).7.11.13.37= 999999. En razón de la
aritmética ley distributiva, la UNIDAD 999999 (seis nueves) de este producto se puede organizar
como tres nueves repetidos dos veces, de la siguiente manera:

[(3.3.3= 27).37= 999] x (7.11.13= 1001) = 999999. Obsérvese que: 999/27= 37 y/o a la inversa:
999/37= 27, de donde: 27.37= 999, es decir que 27 y 37 son recíprocamente inversos (no-lineales)
dentro de su propia UNIDAD, conformándose en función de esto, el carácter de 999 (tres nueves)
como un coeficiente que dentro de la “otra” UNITARIA TOTALIDAD 999999 (seis nueves) se
encuentra contenido dos veces y que además y como se verá más adelante, explica muy bien los
diferentes comportamientos de los “otros” factores primos dentro de la TOTALIDAD 999999, a
saber: el 7, el 11 y el 13, cuyo producto 7 x 11 x 13= 1001 de dónde: 999999/999= 1001 y/o, a la
inversa: 999999/1001= 999, por lo que: 999 x 1001= la UNIDAD 999999. Y es justamente esta
inversa reciprocidad (no-linealidad) entre 999 y 1001 y dentro de su propia UNIDAD 999999, lo
180

que le confiere a 999 el carácter de ser un “…coeficiente que a su vez forma parte indesligable
del engranaje TOTAL 999999 (seis nueves)…”. Los anteriores datos constituyen el comportamiento
netamente aritmético del grupo de seis nueves. “Carguemos” entonces ahora a los “otros”
factores primos 7, 11 y 13 con las respectivas funciones económicas de:

A) Trabajo Humano para el 7, pero entendido como la conmutación entre los valores del
Dinero Circulante (el número 11) por los valores de los Bienes de Capital-Consumo (el número
13): 11 x 13= 143, que son precisamente los valores de las dos constantes que bajan-suben
respectivamente a izquierda derecha en la siguiente matriz numérica conformada por Grandes
Números fraccionario-decimales y comprendida - a la vez que limitada - entre los estadístico-
probabilistas límites informático-decimales de la NADA del 0 y/o la TOTALIDAD del 1:

0/7 = --------- 0 -------Límite: la NADA

1/7 = 0.142 857---Estado inicial


2/7 = 0.285 714
3/7 = 0.428 571
4/7 = 0.571 428
5/7 = 0.714 285
6/7 = 0.857 142 --Estado final

7/7 = 0.999 999----Límite: asintótica aproximación a la UNIDAD


7/7 = --------- 1 -------- Límite: la UNIDAD como TOTALIDAD: 3/7 + 4/7= 1, 2/7 + 5/7= 1, y 1/7 + 6/7= 1
Constantes: 143--143 y 143 = 11 o Dinero Circulante × 13 o Bienes de Capital-Consumo

La enseñanza que de aquí se deriva es que, el valor del Trabajo Humano se fundamenta en el
intercambio (conmutación) entre el valor del Dinero Circulante y el de los Bienes de Capital-
Consumo.

B) La capacidad del Dinero Circulante (el número 11) para conmutar entre sí (ver nota 1 en
página 181) los valores del Trabajo Humano (el número 7), por los valores de los Bienes de Capital-

Límites--------------------------------------------- ------ 0 y/o 1 --------------------

Coordenación y cuantificación del espín anverso


Estado inicial: 1/11 = 0.090 909 = 10/11: Estado final
2/11 = 0.181 818 = 9/11
3/11 = 0.272 727 = 8/11
4/11 = 0.363 636 = 7/11
5/11 = 0.454 545 = 6/11
6/11 = 0.545 454 = 5/11
7/11 = 0.636 363 = 4/11
8/11 = 0.727 272 = 3/11
9/11 = 0.818 181 = 2/11
Estado final: 10/11 = 0.909 090 = 1/11: Estado inicial
Coordenación y cuantificación del espín reverso

Límites---------------------------------------------------- 0 y/o 1 ----------------------

Constantes: -------------------------------------------- 91--------91 = 7 Trabajo Humano × 13 Bienes de Capital


181

Consumo (el número 13): 7 x 13 = 91, que son justamente los valores de las dos constantes que
bajan-suben a izquierda-derecha en la matriz numérica atrás mostrada, conformada por Grandes
Números fraccionario-decimales y comprendida - y a la vez limitada - entre los estadístico-
probabilistas límites informático-decimales de la NADA del 0 y/o la TOTALIDAD del 1. La clara
enseñanza aquí es que el valor del Dinero Circulante (el número 11) se fundamenta en el
intercambio (conmutación) entre los valores del Trabajo Humano (el número 7) y el valor de los
Bienes de Capital-Consumo (el número 13): 7 x 13= las dos constantes 91.

C) La capacidad de los Bienes de Capital-Consumo (el número 13) para conmutar entre sí (1) los
valores del Trabajo Humano (el número 7) por los valores del Dinero Circulante ( el número 11):
7 x 11= 77 que son justamente los valores de las dos constantes que bajan-suben respectivamente
a izquierda derecha en la siguiente matriz numérica conformada por Grandes Números
fraccionario-decimales y comprendida - a la vez que limitada - entre los estadístico-probabilistas
límites informático-decimales de la NADA del 0 y/o la TOTALIDAD del 1:

Límite: ...................0/13 = ......... 0 ...............

Estado inicial: ........ 1/13 = 0.076 923


2/13 = 0.153 846
3/13 = 0.230 769
4/13 = 0.307 692
5/13 = 0.384 615
6/13 = 0.461 538
7/13 = 0.538 461
8/13 = 0.615 384
9/13 = 0.692 307
10/13 = 0.769 230
11/13 = 0.846 153
Estado final: ..........12/13 = 0.923 076

Límite: .................13/13 = 0.999 999............


Límite: ....................................... 1.................

Constantes: ........................ 77….….77 y 77 = 7 o Trabajo Humano × 11 o Dinero Circulante

La clara enseñanza para este caso es que, los Bienes de Capital-Consumo (el número 13) se
fundamentan en el intercambio (conmutación) entre los valores del Trabajo Humano (el número
7) y el valor del Dinero Circulante (el número 11): 7 x 11= las dos constantes 77.

Detallemos ahora cómo el coeficiente 999, con la ayuda de las citadas constantes, “arma” es
decir, confiere estructura geométrico-cartesiana compleja, a los siguientes valores iniciales que
inducen el desarrollo de cada una de las matrices numéricas que atrás hemos descrito como
teatro de operaciones, tanto para el Trabajo Humano (7), como para el Dinero Circulante (11) y/o
los Bienes de Capital-Consumo (13):

…………………………………………………………

(1) Conmutar entre sí: con referencia al inciso B) de la página anterior, la capacidad de reflejarse especularmente consigo
misma y que posee la matriz que genera 1/11= 0.090909, es capaz de invertir, en 180°, a la lectura de cada uno de sus
dos pares de coordenadas espaciales: derecha-izquierda y arriba-abajo. Este bi-dimensional auto-reflejo origina y en tanto
que tercera dimensión, a la profundidad, indistintamente entendida ésta, bien como la dimensión espacial atrás-adelante
y/o bien, como la dimensión temporal: pasado-futuro. Estas propiedades dimensionales las comparte con la matriz que
genera 1/91= 1/(7 x 13), ver página 184. Ver también la geometro-dinámica de las 3 dimensiones del cubo primordial de
10⁻³³ cm. de lado, en página 88 y siguientes.
182

A) 999 x (11 x13= 143) = 1/7= el ciclo infinito 142857 o unidad que inicia la UNITARIA dinámica de
la matriz numérica que identifica al Trabajo Humano y cuyas dos constantes verticales que bajan-
suben a izquierda derecha, tienen un valor de 143.

B) 999 x (7 x 13= 91) = 1/11= el ciclo infinito 090909 o unidad que inicia la UNITARIA dinámica de
la matriz numérica que identifica al Dinero Circulante y cuyas constantes verticales que bajan-
suben a izquierda derecha, tienen un valor de 91, y

C) 999 x (7 x 11= 77) = 1/13= el ciclo infinito 076923 o unidad que inicia la UNITARIA dinámica de
la matriz numérica que identifica a los Bienes de Capital-Consumo y cuyas dos constantes
verticales que bajan-suben a izquierda derecha, tienen un valor de 77.

Existen otras tres matrices numéricas en las cuales el producto del coeficiente 999 con cada uno
de los valores 143, 91 y 77 generan constantes verticales que bajan-suben a izquierda-derecha e
identifican en cada caso a:

A) 999 x 7 = 1/(11 x 13)= 1/143= el infinito ciclo 006993 o unidad que inicia la UNITARIA dinámica
de la matriz numérica que identifica al producto entre el Dinero Circulante (el 11) los Bienes de
Capital-Consumo (el 13) y cuyas dos constantes verticales las constituye el número 7, es decir el
Trabajo Humano:

Límite: ...................0/143 =......... 0 ...............

Estado inicial: ........ 1/143 = 0.006 993


2/143 = 0.013 987
3/143 = 0.020 979

71/143 = 0.496 503
72/143 = 0.503 496

140/143 = 0.979 020
141/143 = 0.986 013
Estado final: .......142/143 = 0.993 006

Límite: ...............143/143 = 0.999 999............


Límite: ......................................... 1...................

Constantes: ............................ 7….… 7 y 7= Trabajo Humano

La clara enseñanza para este caso es que el intercambio (conmutación) entre el Dinero Circulante
(el número 11) y los Bienes de Capital-Consumo (el número 13) es el que genera el valor del
Trabajo Humano (el número 7) en las dos constantes verticales a izquierda-derecha.

B) 999 x 11= 1(7 x 13) = 1/91= el infinito ciclo 010989 o unidad que inicia la UNITARIA dinámica de
la matriz numérica que identifica al producto entre el Trabajo Humano (el 7) y los Bienes de
Capital-Consumo (el 13) y cuyas dos constantes verticales las constituye el número 11 es decir, el
Dinero Circulante:
183

Límites--------------------------------------------- ------ 0 y/o 1 --------------------

Coordenación y cuantificación del espín anverso


Estado inicial: 1/91 = 0.010 989 = 90/91: Estado final
2/91 = 0.021 978 = 89/91
3/91 = 0.032 967 = 88/91
↓ ↑
45/91 = 0.494 505 = 46/91
46/91 = 0.505 494 = 45/91
↓ ↑
88/91 = 0.967 032 = 3/91
89/91 = 0.978 021 = 2/91
Estado final: 90/91 = 0.989 010 = 1/91: Estado inicial
Coordenación y cuantificación del espín reverso

Límites----------------------------------------------------- 0 y/o 1 -------------------------

Constantes: -------------------------------------------- 11------11 y 11= Dinero Circulante

La clara enseñanza que de aquí se deriva, es que el intercambio (conmutación) entre el Trabajo
Humano (el número 7) y los Bienes de Capital-Consumo (el número 13), produce el valor del
Dinero Circulante (el número 11).

Esta matriz también tiene la capacidad de invertir en 180° las lecturas de cada una de sus dos
coordenadas espaciales (dimensiones) al reflejarse especularmente a sí misma, generándose con
esto las 3D, cualidad que comparte con la matriz que genera 1/11. (Ver la página 181). Igualmente,
esta matriz identifica a la aritmética y fenomenología física de la Microondulatoria Radiación de
Fondo Cósmica de los 3° Kelvin, de capital trascendencia para el ser humano. Ver página 20 y
siguientes).

C) 999 x 13 = 1/(7 x 11) = 1/77 = el infinito ciclo 012987 o unidad que inicia la UNITARIA dinámica
de la matriz numérica que identifica al producto entre el Trabajo Humano (el 7) y el Dinero
Circulante (el 11) y cuyas dos constantes verticales las constituye el número 13, es decir, los Bienes
de Capital-Consumo:

Límite: ......................0/77 = ......... 0 ...............

Estado inicial: ...........1/77 = 0.012 987


2/77 = 0.025 974
3/77 = 0.038 961

38/77 = 0.493 506
39/77 = 0.506 493

74/77 = 0.961 038
75/77 = 0.974 025
Estado final: ...........76/77 = 0.987 012

Límite: .....................77/7 = 0.999 999............


Límite: ......................................... 1...................

Constantes: ............................ 13…….13 y 13= Bienes de Capital-Consumo


184

La clara enseñanza aquí es que, el intercambio (conmutación) entre el Trabajo Humano (el número
7) y el Dinero Circulante (el número 11), produce el valor de los Bienes de Capital-Consumo (el
número 13).

Podemos resumir entonces la auto-controlada dinámica de una tal Economía Mundial, de esta
manera:

1 - La cantidad de Dinero Circulante sería exactamente proporcional al producto entre los Bienes
de Capital-Consumo y la capacidad del Trabajo Humano.

2 - Las posibilidades del Trabajo Humano estarían exactamente dadas por el producto entre los
Bienes de Capital-Consumo y una precisa cantidad de Dinero Circulante.

3 - El monto de los Bienes de Capital-Consumo siempre estarán exactamente proporcionados al


producto entre una precisa cantidad de Dinero Circulante y una equivalente capacidad del Trabajo
Humano.

En forma inversa, tal auto-controlada dinámica sería:

4 - El monto del producto entre los Bienes de Capital-Consumo y la capacidad del Trabajo Humano
estaría dado por una exacta cantidad de Dinero Circulante.

5 - El monto del producto entre los Bienes de Capital-Consumo y una precisa cantidad de Dinero
Circulante, estaría dado por unas también precisas oportunidades para el Trabajo Humano

6 - El producto entre una precisa cantidad de Dinero Circulante y una proporcional capacidad del
Trabajo Humano, estaría dado por una también precisa cantidad de Bienes de Capital-Consumo

Respecto a la tabla numérica de la página 185 no tengo todavía una total claridad sobre el
significado de (3.3.3) = 27 y de 37 los cuales, en tanto que factores primos recíprocamente
inversos (no-lineales) dentro de su propia UNIDAD, constituyen, mediante su producto: 27 x 37,
al coeficiente 999. Sin embargo, hay indicios que me conducen en la dirección de una UNITARIA
inversa reciprocidad (no-linealidad) entre lo que en la Teoría de la Información podría ser
entendido como una UNITARIA co-relación básica entre el lenguaje informático o “software y los
equipos electrónicos necesarios para que tal software sea ejecutado. Sobre el tema, ver el
Apéndice 27: Nuestra meta evolutiva como seres Súper-Conscientes: ¿UNITARIA reciprocidad
inversa (no-linealidad) entre la subjetividad del “software” y la objetividad del “hardware”? (Ver
página 205 y siguientes).

Efectivamente con un último y elemental fundamento en la secuencia de los 10 números


básicos del Sistema de Numeración Decimal: 0, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, y 9 (ver, en rojo y azul y en
la tabla numérica que sigue, las tres alternadas secuencias decimales), auto-regula con rigor
su decimal cuantificación hasta alcanzar el límite 999, en tanto que una asintótica aproximación
a la UNITARIA TOTALIDAD 27/27= 1, proceso que como se puede apreciar, es provocado por el
subjetivo “lenguaje” del denominador 27 el cual, entendido como 3³ = 3.3.3 = 27, induce, en
tanto que número inverso y a la vez numerador-cociente, a la concreta objetividad del número
primo 37 . (Obsérvese al respecto y en los ciclos que induce 1/27= el ciclo 037, la manera cómo
333, 666 y 999, cierran tres algoritmos 1-2-3-4-5-6-7-8-9, mientras que, en su inverso, los ciclos
que induce 1/37= el ciclo 027, cierran todos con el número 9, según se aprecia en la columna
- en rojo - vertical de tales números, a la derecha de la página).
185

1 x 999= 999/27= 1/27= el ciclo 037 y 0 + 3 + 7 = 10 y 1 + 0 = 1


02 x 999= 1998/27= 2/27= el ciclo 074 y 0 + 7 + 4 = 11 y 1 + 1 = 2
03 x 999= 2997/27= 3/27= el ciclo 111 y 3 veces 1 = 1 + 1 + 1 = 3
04 x 999= 3996/27= 4/27= el ciclo 148 y 1 + 4 + 8 = 13 y 1 + 3 = 4
05 x 999= 4995/27= 5/27= el ciclo 185 y 1 + 8 + 5 = 14 y 1 + 4 = 5
06 x 999= 5994/27= 6/27= el ciclo 222 y 3 veces 2 = 2 + 2 + 2 = 6
07 x 999= 6993/27= 7/27= el ciclo 259 y 2 + 5 + 9 = 16 y 1 + 6 = 7
08 x 999= 7992/27= 8/27= el ciclo 296 y 2 + 9 + 6 = 17 y 1 + 7 = 8
09 x 999= 8991/27= 9/27= el ciclo 333 y 3 veces 3 = 3 + 3 + 3 = 9

10 x 999= 9990/27= 10/27= el ciclo 370 y 3 + 7 + 0 =……………….= 10 y 1 + 0 = 1


11 x 999= 10989/27= 11/27= el ciclo 407 y 4 + 0 + 7 =……………...= 11 y 1 + 1 = 2
12 x 999= 11988/27= 12/27= el ciclo 444 y 3 veces 4 = 4 + 4 + 4 = 12 y 1 + 2 = 3
13 x 999= 12987/27= 13/27= el ciclo 481 y 4 + 8 + 1 =……………...= 13 y 1 + 3 = 4
14 x 999= 13986/27= 14/27= el ciclo 518 y 5 + 1 + 8 =……………….= 14 y 1 + 4 = 5
15 x 999= 14985/27= 15/27= el ciclo 555 y 3 veces 5 = 5 + 5 + 5 = 15 y 1 + 5 = 6
16 x 999= 15984/27= 16/27= el ciclo 592 y 5 + 9 + 2 =……………….= 16 y 1 + 6 = 7
17 x 999= 16983/27= 17/27= el ciclo 629 y 6 + 2 + 9 =……………….= 17 y 1 + 7 = 8
18 x 999= 17982/27= 18/27= el ciclo 666 y 3 veces 6 = 6 + 6 + 6 = 18 y 1 + 8 = 9

19 x 999= 18981/27= 19/27= el ciclo 703 y 7 + 0 + 3 = 7 + 0 + 3 = 10 y 1 + 0 = 1


20 x 999= 19980/27= 20/27= el ciclo 740 y 7 + 4 + 0 =……………….= 11 y 1 + 1 = 2
21 x 999= 20979/27= 21/27= el ciclo 777 y 3 veces 7 = 7 + 7 + 7 = 21 y 2 + 1 = 3
22 x 999= 21978/27= 22/27= el ciclo 814 y 8 + 1 + 4 =……………….= 13 y 1 + 3 = 4
23 x 999= 22977/27= 23/27= el ciclo 851 y 8 + 5 + 1 =……………….= 14 y 1 + 4 = 5
24 x 999= 23976/27= 24/27= el ciclo 888 y 3 veces 8 = 8 + 8 + 8 = 24 y 2 + 4 = 6
25 x 999= 24975/27= 25/27= el ciclo 925 y 9 + 2 + 5 =……………….= 16 y 1 + 6 = 7
26 x 999= 25974/27= 26/27= el ciclo 962 y 9 + 6 + 2 =………………..= 17 y 1 + 8 = 8
27 x 999= 26973/27= 27/27= el ciclo 999 y 3 veces 9 = 9 + 9 + 9 = 27 y 2 + 7 = 9

Veamos ahora las características muy propias del proceso inverso:


01 x 999= 999/37= 1/37= el ciclo 027 y 0+2+7=9
02 x 999= 1998/37= 2/37= el ciclo 054 y 0+5+4=9
03 x 999= 2997/37= 3/37= el ciclo 081 y 0+8+1=9
04 x 999= 3996/37= 4/37= el ciclo 108 y 1+0+8=9
05 x 999= 4995/37= 5/37= el ciclo 135 y 1+3+5=9
06 x 999= 5994/37= 6/37= el ciclo 162 y 1+6+2= 9
07 x 999= 6993/37= 7/37= el ciclo 189 y 1+8+9=9
08 x 999= 7992/37= 8/37= el ciclo 216 y 2+1+6=9
09 x 999= 8991/37= 9/37= el ciclo 243 y 2+4+3=9
10 x 999= 9990/37= 10/37= el ciclo 270 y 2+7+0= 9
11 x 999= 10989/37= 11/37= el ciclo 297 y 2+9+7=9
12 x 999= 11988/37= 12/37= el ciclo 324 y 3+2+4=9
13 x 999= 12987/37= 13/37= el ciclo 351 y 3+5+1=9
14 x 999= 13986/37= 14/37= el ciclo 378 y 5+1+8=9
15 x 999= 14985/37= 15/37= el ciclo 405 y 4+0+5=9
16 x 999= 15984/37= 16/37= el ciclo 432 y 4+3+2=9
17 x 999= 16983/37= 17/37= el ciclo 459 y 4 + 5 + 9 = 18 y 1 + 8 = 9
18 x 999= 17982/37= 18/37= el ciclo 486 y 4 + 8 + 6 = 18 y 1 + 8 = 9
19 x 999= 18981/37= 19/37= el ciclo 513 y 5 + 1 + 3…………….… = 9
20 x 999= 19980/37= 20/37= el ciclo 540 y 5 + 4 + 0…………….… = 9
21 x 999= 20979/37= 21/37= el ciclo 567 y 5 + 6 + 7 = 18 y 1 + 8 = 9
22 x 999= 21978/37= 22/37= el ciclo 594 y 5 + 9 + 4 = 18 y 1 + 8 = 9
23 x 999= 22977/37= 23/37= el ciclo 621 y 6 + 2 + 1 =…….……….= 9
24 x 999= 23976/37= 24/37= el ciclo 648 y 6 + 4 + 8 = 18 y 1 + 8 = 9
25 x 999= 24975/37= 25/37= el ciclo 675 y 6 + 7 + 5 = 18 y 1 + 8 = 9
26 x 999= 25974/37= 26/37= el ciclo 702 y 7 + 0 + 2 =..…….……..= 9
27 x 999= 26973/37= 27/37= el ciclo 729 y 7 + 2 + 9 = 18 y 1 + 8 = 9
28 x 999= 27972/37= 28/37= el ciclo 756 y 7 + 5 + 6 = 18 y 1 + 8 = 9
29 x 999= 28971/37= 29/37= el ciclo 783 y 7 + 8 + 3 = 18 y 1 + 8 = 9
30 x 999= 29970/37= 30/37= el ciclo 810 y 8 + 1 + 0 =………..……= 9
31 x 999= 30969/37= 31/37= el ciclo 837 y 8 + 3 + 7 = 18 y 1 + 8 = 9
32 x 999= 31968/37= 32/37= el ciclo 864 y 8 + 6 + 4 = 18 y 1 + 8 = 9
33 x 999= 32967/37= 33/37= el ciclo 891 y 8 + 9 + 1 = 18 y 1 + 8 = 9
34 x 999= 33966/37= 34/37= el ciclo 918 y 9 + 1 + 8 = 18 y 1 + 8 = 9
35 x 999= 34965/37= 35/37= el ciclo 945 y 9 + 4 + 5 = 18 y 1 + 8 = 9
36 x 999= 35964/37= 36/37= el ciclo 972 y 9 + 7 + 2 = 18 y 1 + 8 = 9
37 x 999= 36963/37= 37/37= el ciclo 999 y 9 + 9 + 9 = 27 y 2 + 7 = 9

Comportamientos numéricos de los números primos 27 y 37 en tanto que recíprocamente inversos


como factores primos dentro de su producto como: 27 x 37= 999
186

Detállese que ahora es el subjetivo “lenguaje” del denominador 37 el que produce, como número
inverso y a la vez numerador-cociente, a la que también ahora es la concreta objetividad del 27
cuando, de una muy sui generis manera y teniendo como último y elemental fundamento al
número 9 (ver, en rojo, la línea vertical de nueves en la tabla numérica anterior), auto-regula
estrictamente su cuantificación y ello de tal manera, que alcanza el UNITARIO límite 37/37=
1= 999 es decir, como el asintótico luego infinito ciclo del coeficiente 999, de la siguiente resumida
manera:

El 27 (que recordémoslo, es el resultante del producto 3 x 3 x 3) y su inverso 1/27= el infinito ciclo


037, actúan, simultáneamente, de manera recíprocamente inversa y esto en función de su
UNITARIA TOTALIDAD, bien como denominadores y/o bien, como numeradores cuando:

A) En 1/27, el 27, como denominador, impone su subjetivo “lenguaje” a la concreta objetividad


de su numerador cociente, el infinito ciclo decimal 037 y/o bien, a la inversa:

B) En 1/37, el 37, ahora como denominador, impone su “lenguaje” al ahora convertido en su


numerador cociente, el infinito ciclo decimal 037, de dónde y cómo ya se planteó en la página 188
de este documento:

(1/27= el infinito ciclo decimal 037) x (1/37= el infinito ciclo decimal 027) = el ciclo infinito 999 = la
UNIDAD que asintóticamente TOTALIZA al 27 y al 37.

De la UNITARIA, TOTAL y elemental aritmética de este comportamiento, se puede empezar


a concluir que una auténtica mecánica cuántica estaría detrás de un incuestionable, claro y
UNITARIO Código de los Números del Sistema de Numeración Decimal y en el cual, desde la
mismísima Eternidad, se estaría rigurosamente codificando y sistematizando el fenomenológico
comportamiento de TODO cuanto en el Cosmos existe, incluidos nosotros, los seres humanos y
nuestra innegable conexión con un aspecto también netamente humano: nuestra capacidad
lingüística.

Para ampliar más la idea clave del anterior parágrafo, debidamente adaptado y corregido trascribo
el comentario 4 que le hice a la breve noticia: Constatan por vez primera una relación entre las
matemáticas y el lenguaje (http://www.tendencias21.net/notes/Constatan-por-vez-primera-
una-relacion-entre-las-matematicas-y-el-lenguaje_b3038914.html), del día 08/06/2011 en la
sección Breves 21, de Tendencias 21. Mi comentario dice:

Epitafio en la tumba de David Hilbert, en Göttingen:


Tenemos que saber.
¡Sabremos...!
…………………………………………………………………

Desde mi personal punto de vista, la razón profunda de la relación entre matemáticas y lenguaje se
comenzó a investigar con el gran matemático alemán David Hilbert (1862-1943), quien entre otras grandes
aportaciones a este tipo disciplina (teoría de invariantes, la axiomatización de la geometría y la noción de
espacio de Hilbert, este último, uno de los fundamentos del análisis funcional), llegó a la conclusión de que
la completa formalización de un sistema deductivo implicaba la extracción de todo significado a los términos
constitutivos de dicho sistema, por lo que este último pasaba a ser un meta-sistema (meta: más allá)
matemático y en consecuencia se generaba un par que trataba doblemente, tanto a la objetividad de la
matemática en sí misma, como a la subjetividad del lenguaje meta-matemático con el que se expresaba la
matemática.

No deja de ser muy instructivo al respecto, los hallazgos del gran neurofisiólogo (y no menos y por
arte de las circunstancias propias de su investigación, un gran psicólogo empírico) ruso Iván Pavlov cuando
187

dejó (entre finales del siglo XIX y principios del XX) claramente establecido, que nuestro sistema nervioso
operaba con: "...dos tipos de señales: el primer sistema constituido por los procesos nerviosos que
corresponden a las señales directas de los objetos (señales concretas); y el segundo sistema, el que
corresponde a las señales verbales. El primero es común a los animales y al hombre; el segundo es específico
al ser humano...”. Pavlov: fisiología y psicología. Alianza Editorial.

La confluencia entre los planteamientos de Hilbert y los hallazgos de Pavlov me ha llevado a poner de
presente la siguiente cuestión, la cual analizo con mayor profundidad en el Apéndice 7: Lenguaje, intuición,
información, significado y con-ciencia, de ¿Hombre=Cosmos?, página 73 y siguientes:

¿Existe una todavía desconocida co-relación entre la subjetividad-mediatez del lenguaje humano (en tanto
que una de las dos formas de nuestro Humano Conocer) y nuestra “otra” forma de conocer, a saber: la
inmediata concreción-objetividad de las nociones intuitivas, ambas las cuales y hasta cierto punto, pueden
ocurrir y manifestarse sin la necesaria intervención del “otro” tipo de conocimiento, a saber: el lenguaje sin
la participación del conocimiento objetivo-intuitivo y/o, la objetividad-intuitividad, sin la cooperación del
lenguaje?

A mi modo de ver y entender el asunto, entre estas dos formas del Humano Conocer se podría establecer
una incertidumbre del mismo tipo de la planteada por el físico alemán Werner Heisenberg para
las relaciones físico-matemáticas entre el carácter corpuscular-másico y las propiedades energético-
ondulatorias, ambas válidas expresiones físico-lógico-ontológicas de nuestra madre Naturaleza, pero
entendida esta como un gran y unitario Sistema:

“.... dos determinantes de un sistema, - cuyo conocimiento simultáneo es necesario en la física clásica para
determinar completamente el sistema -, no pueden ser conocidas, en la teoría cuántica, con precisión
absoluta al mismo tiempo o lo que es lo mismo, que, entre las incertidumbres o imprecisiones de esas
magnitudes, existen relaciones matemáticas que impiden el conocimiento exacto de ambas a la vez”.

Lo anterior implica para nosotros los seres humanos, la incapacidad de desligar totalmente entre sí, tanto
a la subjetiva mediatez de nuestro lenguaje, como a la inmediata concreción-objetividad de nuestras
nociones intuitivas. Por el contrario, entre ambos tipos de conocimiento se da naturalmente una UNITARIA
correlación necesariamente mediatizada por las 100% humanas nociones del Amor y de la Verdad; pero
a esta última condición no llegamos de forma gratuita. En razón de nuestra animal condición y todo lo
que de bueno y malo esto conlleva, es necesario un constante y permanente esfuerzo de nuestra parte
para conseguirlo. ¡Que no otra cosa debe constituir el sentido profundo de nuestra verdadera Evolución…!
(Hasta aquí la trascripción de mi comentario 4, en Tendencias 21).

Explicado con otras palabras: al interior del básico y elemental coeficiente 999 y de acuerdo con lo
descubierto por Pavlov respecto a nuestra innata y creativa capacidad lingüística (léase: el potencial del
lenguaje, propio de los denominadores) y que radicalmente nos diferencia de los “otros” animales, tal
capacidad ya estaría como semilla e incluso, desde antes del mismísimo Big Bang, lista para eclosionar en
un momento preciso de nuestra evolución, no antes ni después. Cuán inmensa es entonces nuestra
responsabilidad con respecto a este poderosísimo instrumento evolutivo que es la palabra si con ella, a la
vez que podemos destruir… ¡también podemos crear, construir…!!

Y en relación con este último tema y para meditarlo con profundidad, veamos cómo se expresa el
intrigante comienzo del Evangelio de Juan, Capítulo 1, versículos 1 a 3:

“En el principio existía la Palabra y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios. Ella estaba en el
principio con Dios. Todo se hizo por ella y sin ella no se hizo nada de cuanto existe” .

Y ante tan profundo cuestionamiento de orden religioso, no puedo dejar de presentarle al lector
mi propia conclusión sobre la que sería la UNITARIA LOGICA que explicaría al Universo y a nuestra
posición, entelequia y funciones a cumplir en su interioridad y que complementa muy bien lo
enunciado en la página 24, cuando expresé que:
188

“…el “espacio” o cósmico vacío cuántico, resulta de la mutua excitación (léase: percepción de
reaccionar como anverso-reverso ante su recíproca presencia), al producirse, en razón de la humana
observación, un mutuo relativismo físico, lógico y ontológico en la interioridad de cada uno de los pares
especulares anverso-reverso TOTALIZADOS en y por la UNIDAD, conocidos como fermión-antifermión. El
cósmico vacío cuántico o “espacio” es entonces, en cierta forma, la objetividad del hardware que permite
la aparición y procesamiento del conocimiento (lenguaje subjetivo del software) y si hay conocimiento, pues
también es posible la... ¡HUMANIDAD!”.

Tal UNITARIA LOGICA, que estaría de acuerdo con las ideas del neurofisiólogo ruso Iván Pavlov
‒ páginas 207 y 208 ‒ y con las normas básicas de la aritmética del Sistema de Numeración
Decimal, (a cumplirse entre el denominador y su numerador-cociente), se trazaría así:

1/subjetividad del denominador (léase: el lenguaje humano) = objetividad-concreción del


numerador-cociente (léase: las humanas intuición-emoción), y/o, a la inversa:

1/objetividad-concreción del numerador-cociente (léase: las humanas intuición-emoción) =


subjetividad del denominador (léase: el lenguaje humano), de donde:

Subjetividad del denominador (léase: el lenguaje humano) x Objetividad-concreción del


numerador-cociente (léase: las humanas intuición-emoción) = la UNIDAD que en tanto que
HOMBRE(s), nos TOTALIZA(rá) y nos hará UNO con el Cosmos.

Y volviendo al corazón de lo que he denominado un modelo de Economía Mundial, la primera y


creo yo, más importante enseñanza resultante de esta manera de vernos y entendernos a nosotros
mismos en tanto que especie humana dominante en el planeta, sería la de llegar a comprender,
a estructurar y a manejar a una tal economía reconociendo que, tanto el Dinero Circulante, como
los Bienes de Capital y de Consumo, son solo los medios para conseguir, por medio de un trabajo
humano verdaderamente digno, un tal estado de economía y no en lo que hasta ahora hemos
convertido al dinero y a los bienes de capital y de consumo: en unos fines en sí mismos y esto
en tanto que instrumentos de poder, tanto político, como económico y por qué no, tambien
militar. Debemos hacer consciencia urgente que, cuando por nuestras manos pasan cantidades de
dinero que suplen generosamente a nuestras vitales necesidades de salud alimento, vestuario,
vivienda, educación etc., y alegando ahorro, inversiones, compra de seguros, etc., retenemos el
sobrante (el cual muy bien podría ser utilizado en la solución de las necesidades vitales de otros
seres humanos), con ello solo hemos conseguido aumentar - y aumentar sin fin - un consumismo
desbocado, vilmente orquestado desde los grandes centros de poder mundial en pro de sus
egoístas intereses económicos, políticos (y por qué no: tambien militares) consumismo el cual,
al no respetar los vitales ritmos ecológicos de la Naturaleza, está acabando con nuestro
verdadero y único hogar: el planeta que nos alberga y nos prodiga los medios para que, con
dignidad y en paz, podamos todos entre sí, vivir y dejar vivir.

…………………………………………………………………………

Apéndice 18:
Comentarios a unos textos de Joao Magueijo

Existe una muy sui generis coordenación cartesiano-compleja la cual, en función de su propia
UNITARIA TOTALIDAD, gobierna a todas las matrices numéricas aquí descritas. Esta coordenación
compleja nos permitiría vislumbrar, de una manera bien diferente, a una geometría y una
dinámica propias de la bidimensionalidad y tridimensionalidad del plano y el volumen cartesiano-
189

complejo, intrínsecos estos, a la que sería la gran UNITARIA TOTALIDAD de una Economía Mundial,
conformada a su vez por los Grandes Números fraccionario-decimales comprendidos entre los
estadístico-probabilistas limites informático-decimales de la NADA del 0 y/o, la TOTALIDAD
del 1. Estos estadístico-probabilistas limites informático-decimales, constituyen el corazón de
la eterna dinámica de tales matrices, dinámica muy propia de lo que desde ya me atrevo a
denominar como el aún no muy conocido, pero Eterno y UNITARIO Código de los Números del
Sistema de Numeración Decimal.

Estas cuántico-geométricas y sui generis propiedades cartesiano-complejas de UNITARIA


TOTALIDAD e inherentes al número primo 11, han sido brevemente esbozadas en la nota (1) de
la página 108. Al respecto, el cosmólogo portugués Joao Magueijo, del Imperial College de
Londres, hace referencia a una tercera entre otras dos posibles geometrías (la esférica y la
hiperbólica) con las que el Universo se podría auto-regular y explicarse a sí mismo: la cósmica
geometría plana.

Tocante con este tema, trascribo a continuación los siguientes apartes del Capítulo 5: La esfinge
y sus enigmas, de su interesantísimo libro: Más rápido que la velocidad de la luz. Historia de una
especulación científica. Sobre el refinado punto del cosmológico equilibrio-desequilibrio del Punto
Omega y que literalmente estaría en “sándwich” entre las dos geometrías esférica e hiperbólica,
nos dice Magueijo:

Una delgada línea separa a esos dos (…geométricos) polos: el modelo de geometría plana ‒ un
modelo de mesura británica podríamos decir ‒ en el cual se produce un equilibrio perfecto entre
la expansión y la gravedad. La expansión nunca se libra del todo de la gravedad, pero la
gravedad jamás consigue detener la expansión y causar un colapso. El universo se expande por
toda la eternidad con verdadera flema y moderación, sin ceder ante la gravedad que lo precipitaría
en una implosión catastrófica y sin abandonarse a la expansión descontrolada y el posterior vacío,
evitando así con gran sensatez el cataclismo o la muerte, para seguir viviendo hasta alcanzar una
edad avanzada y venerable.

La longevidad de los modelos de geometría plana es crucial, pues sólo esos universos viven el
tiempo necesario para que la materia se aglutine formando estrellas y galaxias, y para que las
escalas de tiempo sean tan grandes que permitan la formación de estructuras y de vida.

Puesto que no podemos acelerar el lento proceso por el cual la selección natural genera la
inteligencia, sólo hay un tipo de modelo que garantiza el tiempo necesario para que ella actúe sin
peligro de una hecatombe cósmica. Ahora bien, los modelos planos son intrínsecamente inestables
porque dependen de un precario equilibrio entre el movimiento cósmico y la gravedad; por
milagro, evitan dos finales igualmente catastróficos. La menor desviación de la planitud implica
que el espacio-tiempo se cierra sobre sí mismo o se transforma en una superficie tipo silla de
montar y se vacía.

En cualquiera de los dos casos, se precipita vertiginosamente hacia la muerte. De hecho, parecería
entonces que el universo ha estado caminando sobre una cuerda floja durante 15 mil millones de
años, algo sumamente improbable, si es que no, francamente imposible. Esto se conoce como
problema de la planitud, segundo enigma del Big Bang que ha acosado a los cosmólogos desde
que Friedmann develó el panorama de la cosmología relativista.

Existe una descripción posible de esta pulseada, un número que se llama Omega (como la
letra griega). Omega es aproximadamente igual al cociente entre la energía gravitatoria
del universo y la energía implícita en su movimiento de expansión. En el universo de geometría
190

plana, ambas cantidades son iguales en todo momento, de modo que Omega es igual a uno (1).
En los modelos cerrados, Omega es mayor que uno pues su energía gravitatoria es mayor que su
energía cinética; en los modelos abiertos, Omega es menor que uno.

Omega se puede expresar de una manera equivalente, definiendo, para una velocidad de
expansión determinada, la densidad de materia que genera la cantidad exacta de energía
gravitatoria necesaria para equilibrar la energía de expansió