Está en la página 1de 38

Ciencia y Sociedad

ISSN: 0378-7680
dpc@mail.intec.edu.do
Instituto Tecnológico de Santo Domingo
República Dominicana

Moreno Hdez., Miguel Ángel


Desarrollo a escala humana desde la perspectiva de la niñez una visión integradora de familia,
escuela, y barrio (parte A)
Ciencia y Sociedad, vol. XXVIII, núm. 2, abril-junio, 2003, pp. 279-315
Instituto Tecnológico de Santo Domingo
Santo Domingo, República Dominicana

Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=87028206

Cómo citar el artículo


Número completo
Sistema de Información Científica
Más información del artículo Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
Página de la revista en redalyc.org Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto
CIENCIAY SOCIEDAD
VolumenXXVIII, Número2
Abril-Junio2003

DESARROLLOA ESCALA HUMANA DESDE LA


PERSPECTIVADE LA NIÑEZ: UNA VISIÓN
INTE,GRADORADE FAMILIA. ESCUELA.Y BARRIO

Miguel Ánget Moreno Hdez.*

Avance de investigación doctoral sobre Desarrollo y


participación de Ia niñez en,contextos empobrecidos:
Villa Francisca, escuela y barrio.
Universidad de Sevilla.

RESUMEN

A pesarde que es conocidala interacciónentrefamilia, escuelay entor-


no social,en relaciónal desanollode la niñezy adolescencia, no se han
realizadosuficientesesfuerzosde investigación paradeterminarel modo
en que cadaunade estastresinstancias se articulanen relacióna la otra.
En primerlugar,porquela visiónde DesarrolloHumanode la quesepar-
te dificulraadoptarestaperspectivaintegraly desdelos propiossujetos

El presenteartículointentacontribuira salvarestevacío,identifican-
do, a partir del trabajode campoen curso en un barrio de SantoDo-
mingo,las estrechas entrela realidadde lasfamilias,la
vinculaciones
escuela1' el barrio,y su potencialo limitacionesparaatenderlas de-
mandasdel desarrollointegrala que niñosy niñasaspiran.

IALABRAS CLAVE
Dcsarrolloa EscalaHumana,niñez,adolesccncia, familia, escuela,
barrio,necesidades, culturade la pobreza.
satisfactores,

* Arca dc Hunlanidadcs,INTEC

219
Dentrodel grandebateacercade la satisfacción de lasne-
cesidadeshumanas, la Teoríadel Desarrolloa EscalaHuma-
na (DEH, Max-Neef,1986,1993),nos sitúaen un enfoque
de desarrollosocialmenteresponsable, medioambientalmen-
te respetuoso,y económicamente digno,donde,por fin, la
economíase encuentra al serviciode las necesidades huma-
nas,y no al revés.El fortalecimiento de la identidadde per-
sonas,gruposy comunidades en relación a susnecesidades
auténticas,y cómo resolverlas, nos hace más solidariosy
menosvulnerablesa servíctimasde las estrategias de depen-
denciaque instrumentalizan nuestrasnecesidades en función
de interesesque nos debilitan,pues,aunquehaya personas,
gruposo sectofesque "crezcan",tambiénsurgeny crecen
otrosproblemas.
Las preocupaciones de esta perspectivateóricaresultan
significativastambiénparael análisisde las necesidades hu-
manasdesdela perspectiva de la niñezy adolescencia.Máxi-
me cuandola modernaDoctrinade Derechoinaguradacon la
Convención de los Derechos del Niño (1989)amplíala visión
de necesidades al instauraruna "tríada",al mismo nivel, in-
tegradatantopor Ia Provisióny la Protección,como la Parti-
cipación,segúnun conocidoesquema.
De la importanciade articularinterdisciplinarmente estas
tresperspectivas,
hablarápor sí solo el análisisde la realidad
dominicanaque integranuestroanálisis,dondeestoscondi-
cionamientosy enfoquesse problematizarán o encontrarán
nuevasvíasde autentificarse.
Este análisisde la realidadofrece precisamente
algunas
paradojas,que reclamanla adopciónde articulacionesmás
completasy complejasque partende la mismavisiónde ser
humanoy de su desarrollo:
a) El énfasiscreciente jóve-
en la educaciónde niños/as,
280
nes y personasadultaspretendeconsagrarun derecho
inalienable de la persona,a la vezquelo instrumentali-
zaparaconvertirnos en "recursos humanos"competiti-
vos en el sistemaeconómicoimperante,(que,por cier-
to, generamecanismos excluyentes haciaesederecho).
h) La arnpliación de la participaciónde distintossujetos
socialesen el reconocimiento de susderechos econó-
micos, socialesy culturales,entra en contradicción
con nuevasformasde exclusióneconómica quehacen
peligrar y anulan la posibilidadde nuevasprácticas
sociales.
c ) Los gruposy sujetosexcluidosreproducen
estrategias
competitivasque los conviertena su vez en excluyen-
tes y portavocesdel pensamientohegemónicodomi-
nante,como reflejo de las posibilidadesde desarrollo
integralque les sonnegadas.

Paracomprendera profundidadmuchasde las reflexiones


desplegadas en relacióna los entornosde socialización
de la
niñezdominicana,y las oportunidades de desarrolloque po-
tenciano limitan,nos pareceadecuadoofreceren forma sin-
téticael marcoreferencialen el que nossituamos.En el cua-
dro adjunto,de vital importanciaparaentendercuantosigue,
se presentauna visiónarticuladadel Desarrolloa EscalaHu-
mana,del sistemaeducativocomo ente impulsorde dere-
chos,asícomo de la Doctrinade Derechosen la que los dos
primeroseslánmuy presentes.
Indudablemente,
el cuadroluce incompleto,ya que no se
integransendascolumnasreferidasa familia y contextos,
puesen éstosno es frecuente observarintervenciones siste-
máticamentediseñadas en relacióncon el Desarrollointesral
281
Perspectivas D e s a r r o l l oa Escuelas Derechosde la
Dimensiones E s c a l aH u m a n a inclusivas niñez Sujetos

Sujetos Toda persona y Atencióna todoni- Niño/a sujeto de


grupoha de identi- ño/acomosujetode po I íticaspúblicas,
ficar y valorizar necesidades educa- y, por tanto, ciuda-
susnecesidades bá- tivasespeciales. dano aquí y ahora,
sicasparagestionar para participar en
su desarrollo. la satisfacciónde
susnecesidades.
Estrategias A u t o di a g n ó s t i c o sA d a p t a c i o n e sc u - Medidasde aplica-
grupalesy comuni- rricularespara que ción que involucren
tarios para identifi- contenidosy prác- a todoslos sectores
car Ios satisfacto- ticas sean signifi- socialese institu-
resmás sinérgicos.cativosa todos/as. cionalesen la pro-
tecciónintegral.
Metas Diversidady auto- Educaciónparato- U n i v e r s a l i z a c i ó n
nomía de espacios dos/as,mediantela del interéssuperior
socialesque posi- satisfacciónde las del niño como eje
biliten y profundi- n e c e s i d a d e bs á s i - de las políticaspú-
cen la democracia cas de aprendizaje blicas y prácticas
social, económica expresadasde ma- sociales.
y política. nera diferente en
cadasujeto.

Fuente:Creaciónpropia

de la niñez. Inclusoen el sistemaeducativo,que no ofrece


una socializaciónmás "importante"que familia y contextos,
es difícil aspirara metasde desarrollointegral,a pesarde su
carácterformal,y por ende,intencional.

Una matriz de Desarrollo contextualizada


Paravisualizarel desarrollode la niñez dominicana,nos
apoyamosen la mismamafrizde Desarrolloa EscalaHumana
queproponeMax-Neef(1993,pp.5a-55), con los mismosele-

282
mentosque la componen: Necesidades, planteadassegúnca-
tegoríasaxiológicas(ejevertical),y necesidadesplanteadas se-
gún categorías "existenciales" .
(ejehorizontal) Lo que se in-
tentaanalizarcon estamatriz cadavez que se aplicaa un con-
texto (y que el propio autor sugierey ejemplificaen su obra,
segúnla filosofíadel DEH), es la descripciónde los "satisfac-
tores"o formasde resolvercadanecesidaddada,lo cual varía
de acuerdoa las característicasde cadasujetoy su medio.
El contextoconcretode aplicaciónde la matrizrespondea
de la culturapopulardominicanaenraizada
las características
en los sectoresempobrecidos, o lo queJorgeCela (1998)de-
fine como "cultura de la pobreza". com-
Estascaracterísticas
partenrasgosde dominicanidad, no obstante,con expresio-
nes de otros sectoressociales. Mgchas de las fuentes de
nuestroanálisis,beben,pues,tantode los ensayossobreiden-
tidaddominicana, comode innumerables observaciones y re-
flexiones del trabajo de campo que realizamosen el sector
capitalinode Villa Francisca,desdela escuelaRepúblicadel
(Jruguay.Finalmente,numerososlectores/aspodránsentirse
recogidosen diversasexperiencias comunesa todo ciudada-
no/ade nuestropaís,fáciles,por tanto,de objetivar.
Según las instruccionesdel propio autor (Max-Neef,
1993,p.55), "Ie columnadel SERregistraatributos,perso-
nales o colectivos,que se expresancomo sustantivos.La co-
lunuta del TENER registra instituciones,norrnas,mecanis'
mos, herramientas(no en sentidomaterial), Ieyes,etc', que
puedenser expresadosen una o más palabras. La columna
del HACER registra acciones,personaleso colectivasque
puerlenser expresadascomo verbos.ltt columnadel ESTAR
registraespaciosy ambientes". Así pues,esperandohaber
recogidofielmenteel espíritudel autor,pasamosa analizarel
desarrollode la niñezy adolescenciadominicanas desdeesta
ampliada.
perspectiva
283
Es necesarioinsistiren que los satisfactores
seleccionados
respondena potencialidades y valoresobjetivablesen la rea-
lidad dominicana,y quede hechosehanconvertidoen el mo-
do en que muchossereshumanossublimansus necesidades
básicas,aun cuandono nos identifiquemoscon dichasfor-
mas.Sin entraren juicio de valor alguno,seríadiscutiblesi
algunosde los elementos queseofrecenconstituyanmásbien
lo que Max-Neef denomina"pseudo-satisfactores", porque
"estimulanunafalsa sensaciónde satisfacciónde utTanece-
sidad determinada"(o.c.,p.5l).
En estesentido,casi la totalidadde los elementosque va-
mos a ofrecerson sancionados positivamente en el contexto
de la culturapopulardel que formanparte,lo cual no exclu-
ye queexistanotrasaspiraciones. Comofruto de nuestroaná-
lisis seráposible,no obstante,tal y como sugierela rica ma-
deja de articulacionesdel DEH, que algunossatisfactores re-
sulten"inhibidores"de otrasnecesidades (o.c.,p.58).
Dadala amplituddel análisisque nosproponemos, nume-
rososaspectosparticularesquedaránforzosamenteobviados,
mientrasque unacomprensiónintegralde la matrizrequerirá
la lecturadetalladade nuestrasnotas,lascualesintentancom-
plementaraspectosinterrelacionados de una columnaa otra.
En otroscasos,es posibleque algunosaspectosrecuperados
en la matrizno seancomentados.
Como no aspiramos al atrevimiento de resultarexhausti-
vos, ni de lejos,en relacióna ciertaidentificación de la vi-
da dominicana, los cuadrosen blancoen la matriz,o con es-
casosaportes,simplemente testimoniananálisispoco con-
solidadosde nuestraparte. Así pues, agradecemosla pa-
cienciay la comprensión de cadalector/aantelas limitacio-
neso incoherencias que un análisisde la magnituddel que
nos proponemosiniciar encierra.Inclusoen aquelloscua-
284
dros de la matrizmás repletosde evidenciasy consensode
la comunidadcientíficanacional,estaríamos de acuerdoen
que siempreresultaránfragmentarios frenteal dinamismo
de la vida humana.
Desdenuestramodestaexperiencia, la radicalnovedad
del enfoquedel DEH es comparable,al pretenderrecuperar
el SER,eITENER,el HACER y el ESTARde una sociedad
(o un fragmentode ésta),a la pacientelabor,apenaslogra-
da, de establecerel genomahumano,en el campo de las
CienciasNaturales.Por supuesto,el llegara consensuar
una
"secuencia" (si
general se nospermiteel término)relativaa
un grupo humano,sólo serála puertade nuevasaplicacio-
nes y retos.
Visualicemos, pues,esteprimeraporteen forma de ma-
friz, parapasarluegoa su análisisy comentario.

Familia, escuelay barrio en el SER de los niños y niñas


Como puededesprenderse del análisispormenorizado del
cuadroprecedente, siempreinconclusoy con elementostan
dinámicoscomocontradictorios, existeuna rica gamade po-
tencialidadesy ejecutorias, individualesy colectivas,que
configuranla satisfacción de las necesidades de la niñez,en
el gradoen que es posible en los contextosarticuladosde la
escuela,la familia y el barrio.
Los ámbitosque,a nuestromodode ver se presentan más
cuestionados parasu desarrollopleno,seríanlos correspon-
dientesa la subsistencia,
afecto,creacióny libertad,sobreto-
do como como expresionesdel SER de la persona.Podría
conjeturarse que estosámbitospresentarían lagunasen la ni-
ñez y adolescencia, porquetambiénpuedenrepresentar défi-
cits en la identidaddominicana.
285
D E S A R R O L L OA E S C A L AH U M A N A A R T I C U L A D OD E S D EL A
PE R S P E C T I V A
D E L A N ' I ÑE Z E N T R E E S CU E L A - F A MI L I A - B A R R I O
'l
SI.BSISllrN(l'\ SER l,\ l-lR II,\C ER hST.\Ii
'l)ieta ''Otlcioi ( olnr¡do
básicaRL) c x s c r o (sn i ñ a s )
( onlidasen l¡ calle Linrpilr zrpatosv otras iirr- (ir¡ndes conrc¡cios
-\gua de 1¡nditas rnasdcl trrbrjo intantil I I¿bit¿r. .anr¡s
Rutinrs dc pror isirin .'\)udapadrescn \eril¡ ¡mh. a0mna11ld¡s
(acarrcoa[ua...) Oru serruclios¡ rilrs en h

P R OI t . ( ( t O \ \ui(!cu1d¿.lo .\uto-cu1d¡do Lrfg¡nlz¡r HOL¡I


Ir¡nrili¡ ljarnilia Opiraliros soiialcs \ ec:indrno organizr-
\¡c¡ndafio ( l l s t a d o\ O \ ( ; s ) d o l r e n t c¡ ( o n t e \ t o
Derechos'Lelcs r i o l c n l ol a t r c s i r .r c r -
Senicio-sbáiicos c intr¡cs- b¡l lisic¡ serual) r
lruc. rninrmas un \lcditr ilsico peli
!foso I lfanslto. ¡o-

\l:l( To I ntuici iin Papa.nramá Ilcs¡r l¡ ilr¡no


Ilcp¡otluccit'rn Fanriliacrtcnsa \ou\ enrres
Amigos'as ('unpleaños
Protcsoresas ( ' e l e h .[ ) i a \ l a d r c s
Aut(Lcslrnraron l.( crtcr' ( )rs. \nselrb\
no: unilirnrc dinlr¡rn¡s
E \ T E \ D I I \ I I E \ T O Pasr0n \lascota. lápiccs. libros dc latcas cscoLaras LUg¡r p¡fa naccr L¿s
Ilesponsabilrd¡dlerlo l¡fcas: \¡l¿ o pailo
(Niñ¿\l T\l nintendo.Cable usa. cscuelitade pa
l r r p r e srrdr a d Canci(rnesg¡ner0s fopul¡- lro. ¡rhlroleca c\t. (l
fcs 0arflo
A¡ceso dilérenciala tecno- .\ulas \ lrlualts
L)ls1rutc
coDro logi¡cotidiana ( o1m¡dt¡: entrada
ocspfcocufaclon globalizac.al barrio
.,\cademiasde ban irr
(.\dola\centes)
'tKl ( ünrpleaios
lL ll'r\! lil\ \ cfsalllldad iranspone publrao {catro. ! l l t ! l o s c ¡ s e f 0 s
nroior) i I I Puebioen r¡ir '\ctn rdadespatrioticrs ( i r u p o rd e i g l e r r a s
r i n r .\ ' c a r g ¡ d o O r u . D i a s d e c o l o r e s{ e s c . )
1\lobiliaro hogar para rcali- Org. clubcsI gruposrlc poc-
z a r a c l i \ . b a \ i c r s : 1 a \ a f s e sl¡ tofe¡da. elc.
las nlanos. senlarscA eo- Prcscnl¿cioncs ¡nislir¡s en
'IV
nter..
o { -l o D i l c r c n c i ¡ c i o n : luguctcs
baralossc\¡stas Paseos.giras ( allc : ea¡chas v
lrcnte al 0110sexo. Dominrl. baralaadultos Ag¿rr¡f pcacs.nr¡cos... plrrs inrprorisados
lienle al h¡itiano... Nlonrenlos dc desc¡nso \l¡rolaar Azolc¡s (( hichigu¡s)
''(
lneit¡citln ¡l dcbcr anrr¡r" por cl baÍro \l¡lccon. ( ondc. P¡r-
nroralizanla Lr ( )rganizarjuegtrslradiciona quc ( okin
hasur¡ ¿l salicon' l e sr ¡ c l i r . d c ¡ i r e l i b r e Oz¡¡r¡ I zonrs de ba-
iro no ¡utorizadas
Patio c¡llel(¡l
Arcas dc jucgo helr-
deri¿s r c¡den¡s de
eolrlo¡
( Rt.\(.lo\ f.la0.lllgueles:
carfllos. aftis
chrchlgu¡s.coclnaos
\rcelir breiclct¡
It)I.NTID.\I) Publicid¡dserista ( elebr¡r los I 5 ' Il¡nio rs. No harrio
Respemsimbolos pat-ios 1 Prescnl¡ciotr\ ¡frslic¡s es l e n s a n c h e s). .
a Ina\'tlres !ol¡res Itfescntc \ \.p¡s¡do
('ultLiracanpesina :irrcréti Ponernreolro noltbrc conto isinhLrellast
aa rcslrurrdodeL nral clcojo'
\ornas poco lonsls{cntcs
t \ i ! e l u r l c r o) n t a ! f o )
llrecha con\r\encia entre
io lorm¡l e inlbrm¡1.lo oll
cial ! lo popular
( reencias mágico cotitlir

l.Illl,Rl,\I)

fl l\Tll (i.¡.¡Jrrtiofrr.rf¡frrJ.\1.\\ \l I F l!')l f i r

286
\( l l r l \ l l \( II\I I¡ 1ST.\R

'l¡ú! ¡in.r RI)


I r¡rfr¡r /rf.{f: \ nrr¡t r!

n¡s úal r.ilr$¡ n r¡li

l\!úr ¡,!1.!\ rn rrnI rn]¡

I ¡mrlr.,
I ( t,.r.\h I ¡,i.nh ¡g¡¡r\
rüir iiirx \i\ürL \ u¡
\er\i. {A h.¡ ro\ ¡ rnli \lclrfrÑ¡it. !¡\f t¡n

f i ( I

ia) LLnrffr. ¡¡f¡r¡¡s

T 1\ l ) t \ i l t \ Í) \T¡s(!r. l¡frci.. Lbr¡s di ,,!r fr-t N¡ .s LrcA

\ , ' 1 . 1, , t , n i f ir.-1. .\.r¡ ú¡

J. f.¡f hi¡tj s. L,

| ¡r! nncr !úrrio\ fLrlüL¡

( ,rhn¡h I n,rl,
\...!) fri.r.neül r rcif," ! .h.lr

\..rddlr¡. ¡r hrrrL, L \ü.

\Rl l( ll,\( il Ir.¡¡pr(. fühlr.o i!¡ro.


n¡r! L ¡ P u r b l o( t r r f ' \i1 \rJ¡4.! li.¡r¡nir¡\
or! l)r.$ J. i¡if¡$ t$.

\1\ü'¡r!, n(,girfr¡ r.Ji. \t! iL$r\r ¡i!t¡\ i\.f,

/¡ rúi! hr\L.N ir\¡sr


L¡\ n].ill.. \.rlrAc r Jo.
f\

. t!uc1!\ brlrl¡: \.\ n.\ ( r L. ;¡f!f.b \ im


f¡.'\.
l I m L n ¡ b ¡ : ¡ r . tr l r h ¡ ' \!¡rrr ¡.ri.. n].'(\
\lDre,n," Jr ¡¡srú¡o
''( h J r ro (i,nJi.
rmrr¡r'\!. \lrlot¡r. l'r!ri¡
( ¡ É r f / r r t r c ! ¡ \ 1 . t d. i ¡ n - r
1)/rnr.¡ \ r,!j. Jr h!tuj ¡¡

\'..¡ d. r..r¡ h.lrldr¡\ \

\{ l()\ l[ih.rur!ür.\ .¡rIo\ ri¡\

il)t \ t l) \l [) ldrJ]r nr ¡n lr¡n1. r ll.¡¡f \i \¡ h¡.r1r rf\¡f


nlr¡ \e\il. rfirl. r rrf¡ tt.\q¡.fnbol¡i p¡tri¡\ \ l!.\r li,!rfnc\ ¡ninr!r\ .\
l!..e¡! \. t\¡1, r\ n lnr.
lnirLL.ur .,1 J.hel ir,!'Li ( ü 1 ü r . tr . n n N { n ¡ . i n . ¡ ! 1
/rfr¡ I ¡ hr\ur¡ rl \¡1r.¡n' ic.!üri¡¡ ¡¡ nrJL J( ,, o

\frrr¡\ poi¡ if¡L n.¡lr

lI.rh¡ rorrrrcnci erl


l¡ l¡rm.Ll. rnl¡rm l, fri
rLrl r l¡ nrul¡¡
( r.inrrJ' nr¡grt¡ !frdr.l

287
L a s c o n d i c i o n edse l d e s a r r o l l o
s o c i o - h i s t ó r i cnoa c i o n a ,
nos permitiríanafirmar que hay discontinuidades o "va-
c í o s "e n l a r e s o l u c i ó pn l e n ad e a s p e c t ocso m os u b s i s t e n c i a ,
protección,afecto,creacióny libertad,desdela primerain-
fancia,que se acrisolanen la edadadulta.Como interpreta-
ción de lo cual, dejamosconscientemente vacíoslos cua-
dros correspondientes de 1amatriz uttlizada.Se tratade es-
paciosa definir,mas no indefinidos.
El SER de niños,niñasy adolescentes se muestracomo
los atributosque los definenintensamente como personas.
y
La subsistencia el afectose manifiestan para muchosen
condiciones de precariedad e inestabilidadtan intensasque
dificultanpercibirloscomo algo inherenteal ser humano.
En estascondiciones, nuestravisión de Derechoses susti-
tuida por la de coyunturau oportunidad,dondeel "saber
buscársela"garantizalos mejoreslogros.Ni el pan material
ni el "pan del afecto" estánsiempregarantizados, y, cuan-
do, ésteno esel casode uno,la precariedad del entornocon-
vencede lo primero.
Como consecuencia de esto,desdelaniñez los sujetosde-
sarrollanactitudesdisplicentesen lo material,mientrasque
en fo afectivomanifiestan (1997)
lo que la dra.Kubler-Ross
entiendecomo"amorprostituido": El amorse condiciona a
resultaragradableal otro.
Aunquetodolo anteriorno esexclusivode la realidaddo-
minicana, la interacción de los educadores/as con los ni-
y
ños/s adolescentes, permiteconstatar
estacarenciaafectiva,
a travésde las innumerables de apegoque se re-
situaciones
producencadadía en las aulas. De ahí el importantepapel
compensatorio de la escuela
comoespaciode relaciones hu-
manas,asícomoparadevolverestaconciencia a los padresy
madressobrelas necesidades afectivasde sus hiios/as.Re-
288
cientemente, un cartelcolocadoen la escuelaRepúblicadel
Urugucty,rezabaasí : "Mis mejoresarnigosson mi familia".
Una manoanónima,posiblemente un/aestudiante,anotóes-
ta otra versión: "(Mis mejoresamigos)...están
en la escue-
la", resituandola cuestióndesdesu perspectiva.
Segúnla encuestaregionaldel UNICEF, "In voz.de los
niñr¡s,niñas v-ctdolescentes" (2000),en un 24Vade los hoga-
resdominicanos faltael padre,y la madreen el 57o, lo que
en esteestudiosevinculaal sentimiento de felicidado no que
la niñezy la adolescencia experimenta,junto al climarelacio-
nal, comunicación, estilosde crianza,normasde corrección,
y presencia o no de violencia. " Quizóespor esoque Io que
pasa en Iafantilia es la principalfuente de preocupctción pa-
ra Ia poblacióninfantil y adolescente entrevistada"(p.11).
En estesentido,las precariedades en el senode la familia no
la hanhecho,sin embargo,perdersu papelpreponderante, en
un entornosociale institucionalaún más precario.
De acuerdoa la citadaencuesta,"para el 80% de los en-
cuestados,la madrey el padre son lasfiguras en kts que más
confían", junto a la Iglesiay los profesores,
a muchadistan-
cia del gobierno.Sin ernbargo,un 207a "desconfíade todos
por igual" (p.15) " ¿QuéIepidenlos niñosctlos adultos?So-
bre todo respeto,contprensión,cuidado,protecciónybuentra-
lo. A esoaspira eLl87o ett cada categoría.El I37a deseaque
cambiende carácter PeroqLtizócomoexpresiónde la descon-
fianz,u,el I 5% no pide nada,absolutamente noda" (p.15).
En estecontextode limitación,en el que los pobresson
másvulnerables, entendemos queel auto-cuidado seconvier-
te, desdela perspectivadel SER,en uno de los satisfactores
que n-rejor
garantizanla necesidad
de Protección de niños/as
y adolescentes.
La luchapor Ia subsistencia
en ambosprogenitores,
que
289
provocasu ausenciadel hogargranpartedel día,asícomoel
desigualrepartoentrehombresy mujeresde la atencióna la
familia,socializaa la niñez,desdeedadestempranas, en prác-
ticasde auto-cuidado, pues tampoco hay una concienciacul-
tural de de Ia importanciaespecíficade que los adultos/as
brindenun "tiempoparalos niños/as".En estascondiciones,
esetiempo es rellenadopor la Televisiónu otrosestímulos,
mientrasqueen la escuela,la masificaciónde las aulas sume
a un grannúmerode estudiantes en un anonimato quelaspo-
líticasde atencióna la diversidadintentanromper.
Cuandonosreferimosa "auto-cuidado"incluimosla aten-
ción que los hermanosmayoresejercen(sobretodo las niñas)
sobrebebésy pequeños/as a su cargo. En la complejidaddel
mediourbano,especialmente, esteabandonoes causade fre-
cuentesaccidentesdomésticos,que nos llevan a definir el
"abusopor descuidoo desatención", si entendemos a profun-
didadla necesidad de protección.

X de modo más grave,el imperativode "cuidarseuno"


generaun hondo sentimientode estar solo en un mundo
"vastoy ajeno" (SamirAmin) sin normasclaras,precisaso
aplicables.
El modoen que se socializaa la niñezdominicana a con-
ducir su vida,guardaría similitud,en estesentido,con la re-
comendación de "manejea la defensiva",tan extendidaen el
tránsito rodado.En una gran avenida,recientemente, una
guagua"voladora",a granvelocida,se ve sorpendida por un
camión,más lento,frentea ella,que no portacasiluz trasera
alguna,y queresulta.por tanto.casiinvisibleen la penumbra
de la avenidamal arteriamal iluminada.Una conciencia de
- -
peligro o de Derecho hacegritara un pasajero: "¡Cuida-
do!", a lo queelchofer,imperturbable, responde,mientras es-
quivael obstáculo: "No, cuidado,no. Soy yo el que me cui-
290
do de no chocarlo".Ningún comentarioa la infraccióno
irresponsabilidaddel otro; más bien algunabromasobrela
"audacia"del infractor.Acto seguido,rebasaa nuestragua-
guauna motocicleta de la policíatambiénsin luces.
En estecontexto, la responsabilidad
recíprocano sevincu-
la a los Derechos,sinoa la condescendencia,dandola vuelta
a la realidadparaacabarcasiculpandoa la víctimade su des-
graciapor "descuido". Esto relativizay confundeel poten-
cial agresivoo la peligrosidadde numerosas situacionesco-
munesen contextosempobrecidos, ya que, además,son in-
consistentes la comunicacióny los sistemasde información
públicosy privadosla respecto.
Respectoa la necesidad de entendimiento,el imperativo
de la subsistenciacotidianase relacionaprobablemente con
el desarrollode un pensamiento intuitivoque suplelascaren-
ciasde informacióno formaciónpararesolverlas situaciones
de la cotidianeidad.La intuiciónseríaasíunarespuesta a una
racionalidadpoco estructurada en la familia, la escuelay el
medio social:¿De qué humor llegaráhoy a casael viejo?
¿Recogerá hoy la profe los trabajosasignados? ¿Sedaráhoy
la clase?¿Llegaráhoy el agua?¿Pagarán el 30?
ParaCela (1998)la estabilidad institucional
y emocional
" es nluy débil, y generalntente
no ha impactadoen los hábi-
tos de comportanlientocomo lct constancia,la disciplina, la
puntualidad,la coordinación,Ia planificación" (p.69),que
contribuyena estructurarel entendimiento de cadapersona.
"Mucho másfuerte es la experienciade Ia inseguridadde
qnienestásontetidoa los azaresde la cotidianeidad"(p.69),
lo cual,desdenuestropuntode vista,provoca,que,junto a la
intuiciónse potencieun entendimiento reproductivode ruti-
nassocio-culturales que garantizanel escasomargende éxi-
to perrnitidoa los sectores excluídos.
291
Un entendimiento que se construyesin apenasmediosy
s n u n ac o n v i v e n c ifao r z a d ae n -
e s t í m u l o ss.i t ú aa l o ss u j e t o e
tre el apegoa lo seguro,lo conocido(quellegaa ser lo so-
cialmentemás valorado),y el "olfato" parallegaralgúndía
a dar el "palo" que hagacambiarla situaciónpersonalde la
nochea la mañana.
Avanzandoen nuestroanálisishaciala necesidad de par-
ticipación, los vacíosy discontinuidades ya planteadas(co-
mo las carenciasafectivas),podríanayudara explicarla pa-
sión con la que niños/asy adolescentesparticipanen activi-
dadesque los conviertenen protagonistas, sacándolosde la
rutina,algo que la escueladominicanatímidamentecomien-
za afavorecer.Ciertamente, todavíamuchasactividades cen-
tradasen el protagonismode niños/asy adolescentes encu-
bren formas de pseudo-participación(el diseño es de los
adultos),o son muy reproductivas (presentaciones infantiles
de canciones de moda).
Tomandoen cuentala participacióntambiéncomo el De-
rechoa serconsultados sobrelos temasque atañena la niñez
y adolescencia,la escueladominicanaestáconsiderando esta
'90, vez
necesidad, a partirde la Reformaeducativade los tal
con más frecuencia que el ámbito del hogar,
donde la exclu-
sión de las decisionesfamiliareses partede la incomunica-
ción que resideprimeroen la propiapareja.
En el ámbito del hogar,sin embargo,la participaciónde
las niñas,asociadaalarealizaciónde "oficios caseros",con
más frecuenciaque los niños,con toda cerlezaha permitido
en aquéllas,que se
desarrollarun sentidode responsabilidad
ponede manifiestotambiénen la escuela,con muestrasde or-
ganizaciónmásnotoria.
Comoquiera,el potencialde pasióny expresividad, inhe-
rentea la niñez,y en especiala estaniñez,cuandoparticipa,

292
consituyeunaminade posibilidades formativasy de motiva-
ción, que escuela,hogary entornosuelendesconocer en la
socializaciónque llevana cabo.ParaCela (1998), el que las
personasde la culturade la pobrezano seantenidasen cuen-
ta "de.jaun profundo vacío afectivode necesidctd
de recono-
cimiento,de afirmaciónde su existencia,de su subjetividad"
(p.67),queunagenuinasatisfacción de la necesidadde parti-
cipación contribuiríaa compenardesdela niñez.
La vivenciade la necesidadde Ocio, que tan acertada-
menteMax-Neefincluyeen su jerarquíade necesidades hu-
manas,pareceobvia,al tratarsede la niñezy adolescencia. El
juego es una mediaciónnecesariaen el ser humano,en sus
primerasetapasde vida, no sólo como modelaje,sino tam-
bién como aperturaa la irnaginación creadoramás vasta.Sin
embargo,en diversassociedades, esteespaciono controlado
por los adultos,tambiénse ha visto influido por los valoresy
condicionesdominantes, que afectanal uso de tiemposy es-
pacios,asícomo el contenidodejuegosy juguetes.
Desdela perspectiva del SER, lo que nos parecemás im-
portanterescatares la posibilidadde satisfacerestanecesidad
de ocio,mediantesu disfrutedespreocupado, y estaexperien-
cia es gozableaúnpor grannúmerode niñosy niñasdomini-
canos/asde los sectorespopulares.El disfruternásamplio
del espaciode ocio de la niñezcomosu derechoaljuegoy a
la recreaciónes uno de los argumentos más utilizadosfrente
a la realidaddel trabajoinfantil dentroy fueradel hogar,que
comprometefuertemente eseDerecho.
Con la pasiónparticipativaa que ya nos hemosreferido
íespectode la niñez,no es extrañoque su actividadprimor-
dial, el juego,seavivido másdensamente aún,al abrigo,en
la rnedidade lo posiblede todapresiónadulta.En estesenti-
do, entendemos queel contextopopulardominicano ofrecea
293
niños/as y adolescentes
unaorientaciónabsoluta
sobreel sen-
tido de la "despreocupación",
que,a nuestromodo de ver,re-
sultaesencialparavivir cabalmente
el espaciode ocio.
De algúnmodonosatreveríamos a afirmarque el ocio lle-
ga a seralgo"sagrado"en la vivenciadel trabajador domini-
cano,especialmente si se tratadel hombre,quien no suele
asumiroficiosdomésticos, como su compañera. Trasel hora-
rio laboral,muchostrabajadores de vueltaa su contextoba-
rrial, se involucranapasionadamente en el juego, especial-
mente,del dominó,cartaso algúnotro tipo de interaccióncon
iguales,generalmente en el marcode la trilogíacolmado-be-
bida-música.
Para no pecarde esencialistas, abusandode tópicosque
devuelvenuna auto-imagen negativacontralos sectores po-
pulares,cabe señalarque las complejidades de los horarios
laboralesde hoy día (muchomásextendidos), de los pluriem-
pleos("chiripeos"),de los horariosexplotadoresde la econo-
mía informal (sumergida),entreotros factoresimpicienque
muchostrabajadores se desenvuelvande estemodo.No obs-
tante,podemosentender,que escenascomo la descritaen el
anteriorpárrafoson habitualespara muchosniños y niñas,
más intensamente durantelos finesde semana.
Lejosde cualquieranálisismoralizante, tan al uso.y de-
jando momentáneamente de lado los necesarios análisisde
clasey de género,estavisióndcl ocir-r en plenacalle,tal vez
encierrauna filosofíade vida ineludibleparaquiense sabe
(aunqueno lo proclame), excluídode oportunidades realesde
"superación" material,asícomoenajenado del controlde los
mediosde produccióny de los beneficios de io que traba.ja.
Dicho de otro modo,hagalo que haga,el pobresiemprese-
guiráj... Valemás,pr"res.
clisfrutar
el nrornento quees todolo
que se posee.E,nuna socieclad cuandoes tan
tan autorit¿rria,
'lO/'l
pocoaquellode lo queuno se puederesponsabilizar, por po-
co merecela pena"moverse": los hijos,la familia...ybajosi-
muy concretas.
tuaciones
E,nestesentido,VelozMaggiolo(2002,p.l3a) vincufael
arragiopopulardel disfrutedel juego a una estructurasocial
"qne aprovechael ocio en actividades no productivasy en las
que el nTayormecanismo para producir es el azar", en clara
alusióna la vertientedel ocio que acabaalbergando un fin lu-
crativo,mediatizado(no seríael casode las apuestassobre
los espectaculos deportivosmasivos,rifas y loterías)por la
competencia en naipes,dados,dominós,etc.
Esta capacidadde "gozar", tan, inmediatistaresultauna
socializaciónde primer ordenparalos niños,especialmente
varonesde los sectorespopulares,lo que multiplicala capa-
cidadinnatade la niñezparadisfrutarsu ocio.Si observamos,
la niñez y adolescencia de los sectoresmás acomodados,
dondese desarrollauna atenciónmás consciente, es innega-
ble que,al igualquelaspersonas adultas,sedesenvuelven, en
muchasocasiones, en circuitosde uso del tiempo y los me-
que se pierdegranpartede la esponta-
dios tan planificados,
neidadinfantil.
Estaespontaneidad, es en suma,el valor y satisfactorque
entendemos quela niñeznosmodelay quereivindicael sen-
tido de la despreocupación, términoal que se le ha atribuido
unaconnotación peyorativa. en unasociedad quebasasu má-
xima realizaciónen la acumulación de excedentes mal distri-
buidos. Aunquehemosbasadonuestroanálisisen la radical
divisiónde ocio y trabajoen la culturapopulardominicana,
estasubversión de valorescapitalistas llegamáslejosinclu-
so en el cotidianoafán comercialde un sectorcomo Villa
Francisca.
entornode la aveni-
En cualquieresquinadel rnasificado
10<
da Duarte,mientraslos grandesalmacenes amasansin parar
millonesen ventas,no es difícil observara un par de vende-
doresambulantes concentrados en mediodel bullicio.en un
juego de dominóo cartas,haciendomásjugosala esperade
un cliente.Otrasvecesel impassese manifiestaen los inve-
rosímileslugaresque encuentrael cuerpoparatendersetras
la comidadel mediodía.Algunosde estostrabajadores sehan
levantadocaside madrugada, y partidode lejanospuntosdel
extrarradioparaorganizarsu mercanciade cadajornada,y a
la alturadel mediodíaaún les restanmuchashoraspor delan-
te. Estánal frentede un "negocito"que no cuentacon turnos
de trabajadores que permitanseguirvendiendosin cerrarpa-
ra disfrutarel derechoa la "hora de almuerzo".
Estasgeniales"excentricidades", afirman así el sentido
del ocio frenteal "negocio",
cuya etimologíalatinaremitea
como "no ocio".
nec utium,traducibleal castellano
La satisfacción de la necesidadde creación,desdela pers-
pectivadel SER de la niñezdominicana, tieneen el contexto
adultopatronesde socialización queenfatizanla extraordina-
ria versatilidadde formasde afrontarlas situacionesde la vi-
da cotidiana.La creatividada que nosreferimosposiblemen-
te ostenteun perfil cognitivolimitado,pero un potencialde
adaptación muy especializado, en un contextode escasos re-
cursos.
Comoversatilidad, los niñosy niñasaprenden que un mis-
mo objetopuedeser reutilizado"creativamente" de formas
diversas,pudiendosatisfacerse tambiénaspectos de afectoe
identidadligadosa la apariencia,lo formaly la auto-estima.
Tal es el papeldel popularcolorante"Wiki-wiki", que de-
vuelvea un pantalónjean el aspectode nuevo,que tantose
cotizaenlasrelaciones interpersonales.
O la utilizacióncomo
divisiones entrepatiosde lasextrañasláminasde gomahora-
296
dadas,comodesechos de las fábricasde calisos(chancletas).
Peroel ejemplomás extremodel uso versátilde la creativi-
dadpudimosapreciarloen un carropúblico,repletode increí-
blestransformaciones, que habíarestaurado el techomedian-
te unaplanchade plásticode las utilizadasparaforrar suelos.
El sentidodel objgtose habíatransformado sin que importa-
ra grandemente la relaciónentre significadoy significante.
Estapeculiaridadseríadebida,a nuestromodo de ver, no
sólopor lasmil carasde la necesidad,sinopor la debilidadde
referentesde identidadque otorguenun significadomuy den-
so a miles de artefactosy elementosculturalesdel patrimonio
universal,al menosoccidental.
Por esono hay límite ni extrañeza a las másvariadascom-
binacionesde nombres,desvinculados de susrefrentesorigi-
narios.Nombresgriegoscomo Yocastapuedenunirse a otro
anglosajón como Jennifer,mientrasque un personajehistóri-
co como Hitler puedever restaurado su apellido(comonom-
bre),junto (O
al tradicionalAntonio Stalincon Rafael).Indu-
dablemente,la sonoridaddel nombre sobrepasaa cualquier
dato histórico.Otrasvecesel sentido,puramentese crea : De
una mamáNormay de un papáFermín,puedesurgirel nom-
bre de Norismínparaunahija. Otrasveces,doshermanosge-
melospuedenver asentada su identidaddiferenciadaen una
solaletra: Gemerliny Yemerlin.
Estaes la complejidady riquezade socializaciónque en-
vuelve en un continuumfamilia-escuela-barriola construc-
ción de identidad de la niñezy adolescencia
dominicana.
Pero referinosa esta necesidadhumana tan fundante
(Identidad),tan concretacomo ambiguaen su objetivación
obliga,más que,respectoa otrasnecesidades comentadas, a
un ejerciciode seleccióny parcialidad.Y esto,tanto por la
complejidadde toda culturay lo procesualde su construc-
297
ción,como por lo emergente aún,en el casodel SER domi-
nicano/a,de estaidentidad,comoatestigua unatemática,
pró-
diga en alusiones,pero escasaen bibliografíadocumentada.
Desde nuestraperspectiva,el aspectomás interesantea
abordar, de caraa analizarla socialización de la identidad
en
niños/asy adolescentes, tieneque ver con que esasocializa-
ción se satisfacea partir de la diferenciaciónfrenteal otro,
con especialénfasisen los aspectos de géneroy etnia.Co-
mo pfanteaZaiter (1998, p.554), "la identidadsocial se
construyey se asume,social e históricamente,a travésde la
participación social y Ia socialización.Esteprocesoes com-
plejo y estápautado por las contradiccionesentre gruposy
posicionessociales.Se realiza al compásde antagonizare
integrar".
Paraentenderse el SER de un niño, o de una niña,uno y
otrahande mirarseen el espejoquerecíprocamente represen-
tan : el niño es quienno ostentalos atributosde una niña,y,
al revés.Estoque de modo natural,se produceen todasocia-
lización, se exacerbay distorsionaen muchasculturas,pro-
ducto de manipulaciones de género.El pesode los atributos
externosganaterreno,y. sobretodo la competencia entrese-
xos, que garantizaun papel preponderante a los varones.
Los roles estánfuertementemarcadosen el SER niño <-r
niña ("varón"o "hembra"),a travésde prácticassocialmen-
te rígidas,comoel color de los vestidosde niñoso niñas,el
cortey estilode pelo, los oficiosdomésticos, así como los
juegos. Los modelosadultosparaestosniños/asmoldeana
la perfecciónlo que también aprendieronrígidamentede
pequeños/as, ya que se educaa la mujer para "agradaral
hombre", de modo que exageresusatributosde feminidad,
mientrasqueel hombreexagerasusatributosde virilidadde
"conquistador".
298
Precisamente,
en un contextotan rígido,la no extrañaau-
senciade un papárestaen ocasiones esemodelo,lo que es
asociadoa vecesa la génesisde expresiones homosexuales,
de complejoencajeen una sociedadmachistaque lasniega.
La evoluciónsocial,que incluyereivindicaciones a favor
de la igualdadde géneroy el impactode costumbresque
aportanlos emigrantes,no hacenestáticoestepanoramade
tal y como se aprecia,especialmente
socialización, desdeha-
ce una década,entrelos adolescentes, que,como los adoles-
centesde muchasépocas,gustande sentirsediferentesfrente
a lo establecido,
como afirmaciónde su identidad.

¿Sehan dadocuentalas escuelas de estaevoluciónsocial,


o de su aporteal cambiode esquemasrígidosde socialización
de género?Aunquela mayor partede las escuelasestánya
conformadasen RepúblicaDominicanapor mujeres,entre
estudiantesy sobretodo,docentes,razonesconocidasen una
sociedadpatriarcal permiten reproducir una socialización
muy diferenciada.
Posiblernente lo que sucedetambiénen el barrio,serefle-
ja en el patio de una escuela: Como muestra,niñosy niñas
suelenjugar separados, sin que tampocoexistanestrategias
de juegoscooperativos que minimicenestasituación.En el
aula,de modoespontáneo e inducido,las "hembras"y "varo-
nes" se agrupanentresí, es difícil ver niñascon uniformede
pantalón(en vez de con falda) y hay un gran énfasis(cuyo
descuidose critica)en enseñara la niña la "posturacorrecta
de sentarse".Desdeel puntode vistade los adolescentes, la
represióncontralos aretes(pendientes) es absolutae innego-
ciable.A las adolescentes tambiénse les reprimeque se ma-
quillen,eludiendoasítodaconsideración al atractivonatural
a esaedad,y, por tanto,el abordajede una educaciónsexual
contextualizada.
299
Como en otroscasos,la escuelano obstante,tiendea fo-
vercerunaconvivencia frutode encarnarla instituicionalidad
del Estadode Derecho y su tendencianeutral.
En el contexto
de los hogaresy del barrio,la segregaciónentresexosapare-
ce más marcada, estimulada desdela primera infanciay re-
forzadaa partir de la adolescencia,
como comentaremos más
adelante.
Una socializaciónintegralde géneronecesariamente ten-
dría que enfatizarlo quenosidentificay unecomosereshuma-
nos, para favoreceruna comprensiónde la diversiciaddel
otro/a,que siempreexiste.Es el caminoinversode afirmación.
Respectoa la diferenciación con baseétnica,su abordaje
supondría un trabajo similar,considerando que implicafuer-
tescondicionantes Tal y comoya seha men-
socio-históricos.
cionado(Álvarez y otros, 2000),la dominicanidadhunde
susraícesen una "concienciamulatadesgarrada", por lo que
el factor mulato predominante es enseñado a ser sub-estima-
do desdela mástiernainfancia.ComoreconoceZaiter( 1998,
p.55a) , "la dificultadpara aceptarnosa nosotrosmismos
conllevala no asuncióndel mestizaje(...) consideradocomo
algo que se debenegar,que se debeocultar y al cual se des-
precia. In no aceptacióndel mestizaje,con susconsecuentes
encubrimientos, se presentacomoun comporlamienlo social
que no sólo implica rechazarnosa nosotrosmistnos,sino que
conllevala imposibilidadde asumirnos".
A pesarde la exaltaciónde ciertosatributosfísicosdel mu-
latola(ser"trigueño"de color),existeuna conexiónentreel
color másclarode piel y la auto-astima,lo cualse asociades-
de la niñeza otrasformasde diferenciación, con clarospre-
juiciosrespecto a la identidadnacionaly la clasesocial:
a ) S e e x a l t aa l o s b l a n c o sy a l o e x t r a n j e r om. i e n t r a s e
desprecia al negropor "haitiano".
300
b) Recibenvaloracióndiferentelas regionesde población
más blancafrentea las de poblaciónmás negra,espe-
cialmentepróximasa Haití.
c) Se interiorizala imagende éxito socialque los mass
mediareproducende familiasde clasealta abrumado-
ramenteblancas.
A pesarde los avances en la sociedaddominicanaparares-
petar,tolerary/o valorarla negritud,el papelde los mediosde
comunicación,responsables de gran parte de la socialización
de niños/asy adolescentes, es determinante parasatisfacer la
necesidad de identidad de modo parcial.a partir de recetas y
modelosforáneos,tal y comoes habitualen las conocidaste-
le-novelas.dondelospersonajes negrosocupanpuestos de se-
gundoorden.
Otro aspectorelativoal SER de niños/asy adolescentes,
en lo que atañea su identidad,aparecereflejadoen una so-
cialización que incita permanentemente al cumplimiento
del deber,y que acabaconvirtiéndoseen un formalismo,en
una sociedadque no brindalos mediosparaello, y donde
los Derechosno ofrecenel contrapesodebido a los preten-
didosdeberes.
La identidad,por tanto,se construyeasídeclarativamente,
y a travésde la capacidadde formularse.Los lemasabundan
y se aprenden, como el que cualquierniño o niña reproduce
respectoa 1ahigiene,y que reza así: "La basuraal safacón".
Sin embargo,en muchoslugaresde SantoDomingo,es casi
imposibleencontrarun safacón,y la recogidade basuraes a
vecesinestable.
socialqueestoimplica,el én-
No obstantela incoherencia
que posiblemente
fasisen lo declarativoentendemos refuer-
za una identidaddonde,al menosteóricamente,se intentan
301
exaltarvaloresobjetivamente sanosparael Desarrollo huma-
no: respetoa los mayores,convivencia con los vecinos,ayu_
da al necesitado,higieney ornato,etc.A pesarde todosu en_
voltoriotradicional,en unasociedad crecientemente comple-
ja, la apelacióna estosvalores,aun mezclados con otrosdis_
criminatorios,enarbola la defensade "lo bueno",quetansen_
cillo resultade entenderparalos máspequeños/as.
Buenapruebade ello lo constituyenlos resultados de la
encuestanacionalEI país que queremos(1998),en las res_
puestasde niños/asy adolescentes respectoa lo que hay que
hacerparaque el paísseacomo se quiere: Estudiarmás,cui-
dar la naturaleza,vivir sin vicios, paz (no violencia),dere-
chos y deberessociales,respetoa las leyes,valoresmorales
y personales(obediencia, honestidad, amor...),limpieza,etc.
Como éstay otrasconsultasa la niñezy adolescenciahan
puestode manifiestola noblezade sus propuestas, en un
contextosocial fragmentarioe incoherente,entedemosque
la niñezy adolescenciadominicanas ostentan,
a nivel decla_
rativo,un nivel de esperanzamás acusadoque sushomólo-
gos de otrasnaciones.

Familia,escuela
y barrio en eITENER de losniñosy niñas

¿Esmuchoo pocolo queun niñoo niñadominicana, .,tie-


ne" pararesolversu vida? La teoríadel Desarrolloa Escala
Humanaamplíaesterangode posibilidades, aunparalos sec-
toresmás empobrecidos, al no ceñirseexclusivamente a una
comprensiónmaterialde este"tener".
En primer lugar,lo que la propia Subsistencia nos re-
vela, denotala pobrezade una dietabásica,conocidacomo
"banderita",al estarinterada(comolos coloresde la bande-
ra nacional)por treselementos:Arroz,habichuelas y carne.
302
con algún leve acompañamiento de ensalada. Las cantida-
desde cadaproductohacenque la ingestade carbohidratos
seasuperiora la de proteínas.La dietade muchasfamilias
dominicanas es deficitariaen cuantoa las vitaminasde'fru-
coincidiendo
tas y verduras, tantosu alto costocomo hábi-
tos gastronómicos.
Siendola comidadel mediodíala únicaqueserealizamás
formalmente,y que implicainterrupciónde actividades y re-
poso,las condiciones de muchasfamiliasdescuidano mini-
mizanel desayunoo la cena.Especialmente en el casode la
ntiez, las consecuencias de iniciar la jornadacon escasain-
gestaalimenticia,en un marco de un 6Vonacionalde desnu-
trición infantil (Infornte Desarrollo Humano, PNUD2000),
sehanasociadoa un bajorendimientoescolar,lo quea su vez
motivó a introducirel "desayunoescolar"comoestímuloa la
educación básica.
El desenvolvimiento de los niños, niñas y adolescentes,
como el de gran parte
de los adultosdominicanos/as intentacompensar lo queen
la casano se ingiere,a travésde comidas callejeras: Empa-
nadas,pastelitos,yaniqueques, kipes,chicharrón,maní...,que
son sólo algunosde los productoshabitualesen las cercanías
y rutasde los centroseducativos. Por supuesto,la ventaam-
bulante,que contribuyea resolverestanecesidadde subsis-
tenciacotidiana,forma partetambiénde una "culturade la
milesde niñosy niñas.La ave-
calle"en la que se socializan
nida Duarte, en Villa Francisca,y sus callesaledañases un
fiel exponentede esto.
A pesarde lo ya anotadosobrela dietabásicay suslimi-
taciones,un recursodel medioofreceun granaporteen este
contextode carencias. Tantodesdeel hogar,como desdela
calle,a travésde la ventaambulante,la ingestade algunas
303
frutascomo las chinas,y, en su época,los mangos(entrelas
más popularesentreniños/as),suponeuna ofertade calidad
sancionada positivamente por la culturay la costumbre.
Ade-
más,la ventadetalladade piezasde fruta(o partes),facilitael
accesoa estafuentede vitaminas,cuyo costo,como el de las
hortalizas,es alto paralaseconomías familiares,aunquernuy
por debajode carney pescado.
Es habitualobservaren cualquiercalle y hogar que una
china partidapor la mitad seaofrecidaa compartirpor una
mamá,entredos hermanitos,entreteniendo el hambre,o sa-
boreandoestagolosinanatural,tal vez de un modomássano
que muchoschicos/asde clasealta que tienena su alcance
otrasopcionesmáscaras,pero tambiénmásartificiales.
En la calle,tambiénlos máspequeños/as encuentran otro
elementode consumohabitual,ligado a la subsistencia coti-
diana: las "funditas"(bolsasplásticas)de agua,cuyacomer-
cialización,en medio de numerosasdenunciassobresuscon-
dicioneshigiénicas,sepopularizóa mediadosde la décadade
los 90. Nadaresumemejor la precariedad de la subsistencia
dominicanaque el hechode la comercializacióntan detalla-
da de un elementotan clave para la subsistencia como el
agua,queen los hogaressesueleya consumira travésdel co-
nocido"botellón",o recipienteplásticode 5 galones(18.9li-
tros).
El accesoal aguaes partede una de las rutinasde subsis-
tenciamásconocidaspor laniñez y adolescencia de los sec-
torespopulares, en un paísdondesólo un 51Vode la pobla-
ción utilizaun accesoa una fuentede aguapotable.,segura"
(EncuestaMICS UNICEF/ ONAPLAN, 2001). General-
mente,la distribuciónde los "oficios" (tareas)caseroshace
recaeren mujeresy niñosel pesadoacarreode galones(re_
cipientesde unoscincolitrosde capacidad), o el cuidadodel
304
llenadode depósitos caseros medianteunamanguera o bom-
ba mecánica.En el casode patiosde vecinoso "cuarterías",
la procedenciade estaaguaen muchasocasiones es algúnti-
po de aberturaen la tuberíade suministrogeneralque cÍuza
frentea Ia puertadel hogar. Es necesarioestarpendientede
la hora,generalmente a la que llegael "precia-
inter-diaria,
do líquido".
Cuandoestosucede,un grantrasiegose produceen el ba-
rrio, tanto de los vecinosque han de dar varios viajesa la
fuente de agua,como de los aguadoresque la repartenen su
carretillamanual.En estetrasiego,los niños y niñas suelen
serprotagonistas de numerosasinteracciones.
La extensiónde serviciose infraestructuras básicasnos
introduce en el ámbito de la Protecciónque el Estadobrin-
da a sus ciudadanos. Aunquelas inversionesdel Estado,en
cada gobierno,priorizanlas infraestructuras viales y otras,
como las edificaciones escolares, dado su componenteelec-
toral,los grandesejesde protecciónligadosa Salud,que en-
globael accesocitadoal agua,o a la resolucióndel problema
energético del país,continúansin resolverse,
aunqueel sumi-
nistrode aguay luzhaya mejorado.
Perouna visión más exigentede lo que "Protección"sig-
nifica,ha de remitirnosindudablemente a la calidadde los
serviciosque se ofertan,y a la calidadde la gestiónque per-
mite mantenerla primera.En estesentido,cabeconstatarque
lasestadísticasson incapaces aúnde registrarestosaspectos
que afectanel bienestarde la niñez gravemente.Se piensa
que bastacon la edificaciónde un centromédicoo educati-
vo, pero es muchomáscostoso,al vez que sinérgico,garan-
tizar el equipamientoy funcionamiento máscompletode ca-
da servicio.No obstante, las condiciones de precariedadde
lasfamiliasdominicanas sonen muchasocasiones tanesDan-
tosas,quees imposiblequedejende valorarcualquierinver-
sión gubernamental
en infraestructura.
SiendoRepúblicaDominicanauno de los paísesque sus-
cribió con más prontitudla Convención Internacionalde los
Derechos del Niño (1991),ya en en 1994sepromulgael Có-
digo de Protección a niños,niñasy adolescentes,al queprosi-
guió en 1997la Ley contrala Violenciaintrafamiliar. También
en el 2001 RepúblicaDominicanasuscribeel tratado182de
la OIT sobreEnadicacióndel rabajoInfantil, lo que activa
mecanismos de la SociedadCivil y el Estadoen estalínea,así
como frentea la Explotaciónsexualy comercial(ESC)de ni-
ños,niñasy adolescentes.De estemodo,otra"infraestructu-
ra", en estecasojurídica,se va articulandoparagarantizarla
protecciónde la niñezdominicana, cuyosindicadores de abu-
so, segúnel Informesobrela situaciónde la niñezdominica-
na, presentado en el 2000 por ONGs del paísa las Naciones
Unidas,suponenun 45Vo(abusofísico),39Vo(abusopsicoló-
gico) , y 33Vo(abusosexual).
No obstanteesteesfuerzolegislativo,la mayorgarantíade
proteccióna la niñezy adolescencia residetantoen la aplica-
bilidad de las leyescomo en la implicacióncomunitariade
las personasadultas.En estesentido,el entornode personas
adultasquerodeana los niños,niñas1radolescentes en los ba-
rrios,articuladosentreIa familia de pertenencia
y el vecinda-
rio, constituyeun importanteeslabónde atencióny cuidado,
al heredarel sentidode hermandady solidaridadinter-fami-
lias de la culturadominicanatradicional. Esta"vigilancia"
comunitaria, que se confundetambiéncon el controlsocial,
contribuyea paliarel déficitquesuponela desestructuración
familiar provocadapor separaciones conyugales u horarios
de trabajo.
Es frecuente
por ello, ver escolares
quesonrecogidos
del
306
planteleducativopor abuelas,parienteso vecinosque están
estudiandoen cursosmásaltos,o vecinasque recogena sus
propioshijos/as.Tal vez muchosde ellos estánatendidos
por estosvecinoso parienteshastaque los recogesu madre
o padre. Las condicionesactualesde hacinamiento,masifi-
cacióny complejidadesde los barriosmásempobrecidos ha-
cen máscomplicadoejercerestecontrolsocial,que no obs-
tante,se mantiene.en el entornodondeel niño o niña son
"conocidos".
La protección más efectiva de la niñez y adolescencia
remite a la existenciade vínculos sólidos de Afecto que
sueleninvolucrarprimordialmente a la figura paternay ma-
terna,asícomo a la familia extensa,amigos/as, vecinos/asy
profesores/as.A pesarde la carenciaqueevidenciamos en es-
te punto, al analizarel SER de la niñezdominicana, la con-
vivenciaen un grupofamiliarnutrido(Segúnla encuesta EN-
DESA'96el tamañofamiliarpromedioes de 4.3 miembros)
multiplicalas oportunidades de interaccióny apegos.Los ni-
ñosy niñasse socializan en un mediofamiliarque seconsti-
tuye,salvosituaciones de riesgo,en un contextode identidad
y estabilidademocionalbásico,en un contextosocialdonde
esosvínculosprimariosentrelas personasse debilitan.
Sin embargo,la mismaculturapopularqueha transmitido
tan alto sentidode la familia, ha reproducidopatronesma-
chistasy de comunicaciónque mediatizanel desarrollople-
no de la necesidadde afecto. Es muy notorio,en estesenti-
do, el calor,dedicacióny entusiasmo que las familias,inclu-
so los hombres,otorgana los reciénnacidos/as. Hastasusdos
primeros años, los bebésreciben numerosasmuestrasde
afectoy reconocimiento, que empezarán a aminoraral final
de la primerainfancia,parahacersea vecescasiinexistentes
en los largosañoshastala pubertad,y en la adolescencia,
donde,paradójicamente, la necesidad afectivaes másfuerte.

301
Situacioneshoy día más frecuentes, como los hogares
dondeconvivenhijos/asde diferentesmatrimonios,hacen,
además,más conflictivoel desarrollode Ia afectividadba-
sadaen los citadosparámetros En este"repar-
tradicionales.
to" de afectos,la mujer es una vez más la que asumela ma-
yor responsabilidad, pues,como nos recuerdaCela (1998,
p.74) "la madredefamilia tiendea fortalecer los nexosde
esta unidctdfamiliar matrifocal como su defensapara el fu-
tLtro" . Sin la cooperación responsable,en muchasocasio-
nes de un cónyugea su lado, la mujer depositaaltasexpec-
tativasen la responsabilidad actualy futura de los hijos, y
sobretodo, las hijas, respectoal hogar.
Los hijos e hijas tendránmás posibilidadde reconocerel
papelinsustituiblede una madreparagarantizarla subsisten-
cia, aunquelos varonessiguenrecibiendoel modelode que
la responsabilidad familiar "no es cosade hombres".Como
varonesal fin, tambiénrecibiránmenosmuestrasde cariño
que sushermanas, por lo que creceráncon eseresentimiento
o añoranza,respectode una figura paternaque a vecesno
evolucionaen su imaginarioinfantil.
Un desarrolloafectivodesigualconllevaimplicaciones a
la auto-estima que la psicologíaha estudiadoampliamente
(Palacios,1998),al relacionarlacon el Locus of Control
(LC), o núcleodel psiquismodesdedondese "genera"el
sentimientode auto-estima : LC ("lugarde control")inter-
no, o LC externo,que es casideciruna auto-estima másde-
pendientede factoresexternos,o rnásde factoresinternosal
individuo. Con importantes implicaciones parael desarro-
llo de una personalidad insegura,muchasde las carencias
afectivas,o de reconocimiento, de los y lasdominicanas,es-
pecialmente de los sectorespopulares, se compensan con la
exageración de atributosexternosque aludena éxito,belle-
za, statuseconómico.

308
Desdela primerainfancia,muchosaditamentos a la socia-
lizaciónacabanconvirtiéndose en lo más importante.No hay
por ejemplo,una educacióncompleta,sin uniforme,diploma
y graducación, aunqueestosatributosexternosno se relacio-
nen con la calidadreal de la formaciónrecibida.Peroahí es
que los niños,niñasy adolescentes son reconocidos/as,pues
"la posesiónde ciertosobjetosse convierteentoncesen una
frtrtnade afirnars( (n un ntundoan al quese sienfenignora-
dr,¡sc,tütclusorechazados"(Cela, 1998,p.64),en alusiónal
origeneconómicoo étnico,fundamentalmente.
El énfasisen Io externo, al adentrarnos en la necesidad
humana de Entendimiento , nos remite a una Educaciónen
la que apenascadaestudiantetienesu mascota,su lápiz y su
libro de texto,como insumosmateri4lesparael aprendizaje.
Todo ello envueltoen una mochila de moda, que una vez
más,rindemásculto a lo externo.
Una visita a la mayor partede nuestrasescuelas,liceos
públicosy grannúmerode centrosprivadosnos hacellamar
la atenciónacercade la pobrezade estímulosque tienenlos
y las estudiantesquecontribuyana retoscognitivosde altu-
ra. De todosmodoslos mediosescasos sonpartede una pe-
dagogíaque tampocoofrecegrandesalicientesmás allá de
Ia reproduccióncurricular.Desdesusparedes,hastasuses-
pacios,los centroseducativosostentanposibilidades desa-
provechadas : muralesinformativossin uso,bibliotecasde-
sorganizadas o sin obrasinfantiles...
De seguroque este/aestudiante, mal pertrechadoparaen-
frentarsea la tareade construiruna imagende sí mismo/ay
del mundo a travésde la educaciónformal, tampocotiene
mejoresestímulos,en hogaresdondelos librosbrillan por su
ausencia.o sonelementos decorativos o residuales.
E n l o s h o g a r eds o m i n i c a n o cs n
, c a m b i oc, u a l q u i enr i ñ o / a

309
o adolescente sí tieneel más fácil accesoa los contenidos
predominantes en televisión,quecontribuyena construirun
entendimiento que hacemás sumisosa los sectores popula-
res de los que formanparteestosniñosy niñas. Los valo-
res predominantes pertenecen a otraclasesociala la que se
deseaimitar,y con la que desdepequeños/as, se acabanide-
tificando,con la ilusióndel "ascensosocial". Los comer-
cialesdominicanosmanejana la perfecciónlos interesesde
los sectorespopulares, lo que a vecessimplificasusaspira-
ciones,y otraslas idealiza.
Estasaspiraciones"inducidas"son reforzadasen el diario
vivir de la niñez y adolescencia dominicanas,que, especial-
menteen el hogar,en el barrio y en el transportepúblico, es
oyente,activoo pasivode cancionesde modassegúnlos rit-
mos máspopulares: baladas,merengues, salsas,y bachatas,
sobretodo.Los y las adolescentes tambiénsonconsumidores
habitualesde música reggee,cuyos contenidossuelenser
máscontextualizados a esepúblicomásrestringido.Estame-
diación cultural es indudableque marca una impronta de
comprensiónde la realidad,puesla músicapopularestápre-
sentehastaa la hora de realizarla tareaescolar.Sin embargo,
el sistemaeducativono sueletomarcomo objetode análisis
y formaciónla mediaciónque realizaciónradio y TV, sino
que másbien la excluyeen el mundo"serioy formal" de es-
cuelasy liceos.
La irrupciónde Ia TV por cable,captadailegalmente en
muchoscasos,ha ampliadolas posibilidades de consumode
TV, aunquela falta de formaciónal respectoamplíasimple-
mentelas posibilidades de ser alienado.Tal es el casode los
"muñequitos"(dibujosanimados)de consumoinfantil,con
tono violentocreciente.
de los barrios("clubes"),o tam-
En lugaresespecializados
310
bién en hogares,los niños, niñasy adolescentes accedena
juegos de plal station o "nintendos",que se apoyanen la
misma estructurareproductivade los dibujos animados,sin
que el mediovirtualse aproveche pararetoscognitivos.ma-
yores.Igual sucedeen el usode softwaresy el accesoa inter-
net, algo,sin embargo,aún lejanoen los sectorespopulares,
aunqueya forme partede su imaginariopostmoderno.
A pesarde queel consumismo ha popularizado la tecnolo-
gía en la vida cotidiana,éstatodavíasiguesiendotodavíapa-
ra miles de dominicanos/as, una imagen de la publicidad,
siendolos "aparatos"másextendidos, inclusoen las familias
máspobres,aquéllosque tienenmejor sanciónsocial,ligada
a su uso y a su ostentación: equiposde música,televisión,y
celulares. A estasituacióntambiéncontribuyenla cercaníade
EstadosUnidosy el papelde la emigración.
Estassonlas mediaciones tecnológicashabituales parami-
les de dominicanosy dominicanas, ciertemente "deslumbra-
dos/as"por artículosde consumoimpensables haceunadéca-
da. Sin embargo,estosapenasdestellos,dificultandarsecuen-
ta de la existenciade un accesodiferenciala la tecnología,
co-
mo reflejo de una sociedaddual y de una economíaneoliberal
que acrecienta la brechatecnológica a escalaplanetaria.
Un buenejemplode ello, y del entendimiento que un niño
o niñadominicanoconstruyefrentea su homólogonorteame-
ricanoo europeo,lo consituyen laslavadoras.No eshastauna
fechatanrecientecomomediados de los 90, quesepopulariza
su adquisción en los sectorespopulares,empezando a compe-
tir con el lavadoa mano.Perola lavadoramáspopularizada es
la semi-automática, que sólo sustituyeparcialmenteel trabajo
humano,pues implica extraerla ropa paraun enjuaguema-
nual. Sin embargo,estetipo de lavadorahacemásde treinta
añosqueen Españapor ejemplo,dejaronde utilizarse.
3il
Como explicaciónde este desfasetecnológico,no sólo
existenrazonescomerciales,sino de las posibilidadesque
de aguay luz de los ho-
brindanlas precariasinfrestructuras
gares.En el paísse comercializanlavadoras
automáticas, pe-
ro tienenun costo,tamañoy consumode aguaque las hace
inviablesen muchoshogarespopularesdominicanos.
De estemodo,estandonuestroejemploreferidoa un uten-
silio doméstico,ya de bajo perfil tecnológico,es fácil enten-
der,nuncamejor dicho, las implicaciones parael desarrollo
cognitivo de esteaccesodiferenciala la tecnologíaal referir-
nos a tecnologíasespecializadasque serían necesariasen
Educación,Salud,Obraspúblicas...
Un "accesodiferencialtt tiene implicaciones respectoa
la Participación de la niñez y adolescencia dominicana,al
situarloscomousuarios/as de serviciosy bienesde escasore-
lieve paralas exigenciasde la vida actual,y parala queseas-
pira a formar a las generacionesjóvenes.
El transportepúblico es uno de los testimoniosmás pal-
pablesde la obligaciónde caminara una velocidaddiferen-
te. El transportepúblicoes uno de los mediosde socializa-
ción máshabituales de la mayorpartede los niños/asy ado-
lescentes dominicanos/as, puesaúnes elevadoel númerode
familiasquecarecede vehículopropio. Estonosofreceuna
imagenhabitualde familiascompletasabordandolas incó-
modasy hacinadas guaguasde rutasque se dirigena la pe-
riferiay barrios.Otrasveces,partede la familia,unamamá,
fal vez,con dos hijos pequeños/as,se aprietanen el espacio
de un "motoconcho"(moto-taxi),tan popularesen muchas
esquinas.
Las imágenesde estaodiseacotidiananos hablande un
p u e b l oc a r g a d oy s i e m p r e n m o v i m i e n t oA. v e c e ss o nb u l -
tos, a vecesson niñospequeños/as, muchosde barriosdel
312
extra-radiode SantoDomingo,con pocasposibilidades de
salir de su patio o su calle,por lo cual los largosy lentos
desplazamientos al centrode una ciudadtan extensacomo
SantoDomingo,representanuna granoportunidad de em-
pezara conocerotrosentornos.Estamediaciónsocio-cog-
nitiva,no sueleserretroalimentada en los hogaresy escue-
las,o sistematizada, de modo que añosdespuésmuchasper-
sonasadultassiguendesplazándose junto a calles cuyos
nombresdesconocen. lugaresde los que no se sientenpar-
te, o espaciosque no identificanen un plano urbano.
La precariedaddel transportepúblico, por supuesto,es só-
lo un reflejo de la precariedadde los restantesámbitosde so-
cializaciónde la niñez y adolescencia, que tan gravemente
comprometensu accesoa la realidad.Los hogares,tantoco-
mo las escuelas, son deficitariosdel mobiliarioque es nece-
sariotenery aprendera usarparael desenvolvimiento de las
funcionesbásicasde la vida.En las escuelassuelenhaberla-
va- manos,pero,¿dequésirven,si no hay aguaen la llavepa-
ra utilizarlos?Como en muchoshogares,la necesidadse re-
suelvetomandoel aguadel tanqueo depósitoportatil donde
se almacena,lo que dificultaenormemente la tareapara los
máspequeños/as. Paraéstosprecisamente, quemásnecesitan
cuidarextremarsu higiene,su participaciónen el Derechoa
la Saludse ve limitadapor estasmediaciones materiales.
En otroscasos,la estrechezdel hogaro la ausenciade una
mesao asientoa su alturadificultaqueel niño o niñassesien-
ten a la mesaa la horade comer,restándole la posibilidadde
aprendizaje de una destrezatan básica.
De estemodo nos resultamás fácil entenderpor qué los
hábitosque resultanindispensables
paraejercerla participa-
ción a la que da Derechoactualmente
la legislacióneducati-
va en las escuelas.asícomo el desarrollo
de actividadesen
313
conjuntocon el restode los compañeros/as,
estáncomprometi-
dos por esteaccesodiferenciala mediosde la vida cotidiana
que no implicanel esfuerzode organizacióny discriminación
mentalque todo desarrollohumanoprovee.
Escuchar,concentrarse, tomar la palabra,etc., requieren
tambiénel cultivo de destrezas
psico-motoras desdela primera
infancia,paralas cualesa vecesno existeoportunidad.Repar-
tir algúnpresente,o convocara una actividadal aire libre pue-
de provocarun tumultode manitasextendidas y cuerposquese
atropellan,que añosdespuésintentaráresolverse con cursillos
de "Etiquetay protocolo".
Los insumosmaterialespara el Ocio de la niñez domini-
canason tambiénlimitados,y el "tener" se circunscribea los
enseresde niñez que conocemoscomojuguetes.La precarie-
dad de éstosen los sectorespopulareshaceque lo más impor-
tanteprobablemente que los niñosy niñastenganpararesolver
su necesidadde ocio, seanlas experiencias en sí de juegosdi-
versos,generalmenteal aire libre.
Los juguetesque predominanen los barriossuelenserbara-
tos y estereotipados,
lo cual incluyeuna fuertediscriminación
de género.Juntoa esto,sonpopularestodotipo dejuguetesbé-
licos y personajes
violentosde TV de la programación infantil.
La presenciade los juguetesen los sectorespopulareses más
evidenteen el períodopuntualde la Navidad,al aproximarse
los Reyes,con su apéndicede la "Vieja Belén",una fantástica
señoraque llegaa dejarsusjuegosa los hogaresde los máspo-
bres,...cuyospadresno tuvieronen los díasde Reyestal vez di-
nero suficiente.En la épocanavideña,junto a los grandesal-
macenes,surgencientosde puestosde ventaambulantede ju-
guetes"parahembrasy varones",muchosde ellosde escasa ca-
lidad,seguridady estética.
Una indagaciónrealizadala nochede Reyesdel 2003en las

314
inmediacionesdel ParqueEnriquillode Villa Franclsca,
nos
permitióidentificarlos siguientestiposde:

Ju guetespara "varones" J u g u e t e sp a r a " h e m b r a s "


A u t o m ó v i l e s: C a r r o d e p o l i c í a ,d c De cocina : Calderitos,platos,sartén,
bomberos,de carreras,del ejército,am- cubiertos,estufas,refrigerador,vasos,
bulancia,"yipeta","cepillo" carritode supermercado...
M e d i o s d e t r a n s p o r t e : G u a g u a , De belleza : Peine,secador,cepillo,
b o t e . b a r q u i t o , h e l i c ó p t e r o .a v i ó n . pintalabios.espejitos.
colorete,ganchi-
motocicleta tos de pelo,blower,uñaspostizas...
Equiposde construcción: Camioneta, Muñecasy accesorios: Médica,can-
tractor,grú4 palamecánic4 patana,ro- tante, proferora, veterinari4 bailarin4
dillo. retrocavadoras.
volteo "Mi nene", corralito,cochecito,cunita.
andador
Juegosde exterior : Biciclet4 patine- Juegosal aire libre : Yac,sogade sal-
ta, bate, guante,pelota de beisbol, ra- tar , pln pon
queta de tenis, pelota de baloncesto,
juego de pla¡,a,trompos

Juegosde mesay de pensar: Parchís, Accesoriosde estilo : Pulsera,cadeni-


ajedrez, parchís chino, "Monopoly", ta, aretes,carteras,collar, anillos, len-
rompecabezas tes,reló, celular,beeper
Muñequitos : Teletubbys,indios y va- Mobiliario de hogar : Juegode salit4
queros,bomberos,policías,obrerosde silla/mesa,maquinita de coser,teléfo-
construcción no, lamparita
Bélicos: Muñecosde pelea,super-hé- Musicales : Piano,flauta, maraca,gui-
roes,robot, ametralladoras,
pistolas38 ra, tambora,guitarrita,micrófono...
y 45, pistolitasde agua

Otros : Celular,"walkie-talkie",setde Otros : Set de veterinaria.


"doctor"

Aunquealgunosjuguetesmusicales,de aire libre, de me-


sa o de pensar,soncomunesa ambossexos,es ciertoque las
que hemosrecogidoson las tendencias de regalomáscomu-
nesde padresa hijos.Realmentesobranpalabrasparainsis-
tir en la improntasocializadora
quetienenlosjuguetes, según
el cuadroprecedente, con estereotipos
muy marcados que se

3r5