Está en la página 1de 5

Universidad Pedagógica Nacional

Formación Teórico-Humanística IX
Diana Carolina Naranjo Barreto-2014220050
¿Globalización?
En realidad, el sujeto de rendimiento, que se cree en
libertad, se halla tan condenado como Prometeo.
Byung-Chul Han (2012, p.7)

El termino Globalización ha sido acogido para distinguir un flujo económico y comercial


que se ha expandido a nivel mundial, el libre comercio trae consigo esparcimiento del mercado,
aumento de la demanda comercial, capacitación de mano de obra acelerada, costes de producción
y de venta desiguales, entre otras características, que han llevado a posicionar el dominio del
capital como medio imperante. De acuerdo con Mittelman (1997) la globalización se puede
entender como una fase en la historia del capital cuyo linaje ha unido a distintas sociedades en un
mismo sistema; se puede ver como una dialéctica de continuidades y discontinuidades. Pero que
más allá de unificar, ha logrado segmentar países, así
la naturaleza contradictoria de la globalización. Ofrece grandes beneficios, como los
incrementos en la productividad, los avances tecnológicos, mejor nivel de vida, más
empleos, mayor acceso a productos de consumo a menor precio, diseminación de la
información y el conocimiento, disminución de la pobreza en algunas partes del mundo y
liberación de jerarquías sociales añejas en muchos países. Empero, hay un precio a pagar
por integrarse a este marco global y adoptar sus prácticas. (Mittelman, 2002, p. 17)
En otra perspectiva para Rodolfo Cerdas, la globalización es “el acelerado proceso de
cambio que, a nivel mundial, se ha venido desarrollando en todos los ámbitos del quehacer
humano, (…) lo militar, lo económico, el comercio, las finanzas, la información, la ciencia, la
tecnología, el arte y la cultura”. (1997, p. 27).
Todo lo anterior posiciona brevemente a la globalización como un fenómeno mundial,
que interviene en el mercado de diferentes países, pero más allá de esta corta aproximación cabe
destacar la desigualdad y diferencia que ha generado este proceso, pues son los países del primer
mundo quienes controlan el movimiento económico, declinando a otros países en una
competencia que fortalece la desigualdad y la pobreza, la pregunta abierta sería entonces ¿un país
como Colombia, de qué manera se podría beneficiar de este proceso?
Esta conformación económica y productiva ha penetrado más allá del proceso mercantil
para transpolar a mecanismos de regulación y enseñanza, que permitan conformar sociedades de
Universidad Pedagógica Nacional
Formación Teórico-Humanística IX
Diana Carolina Naranjo Barreto-2014220050
consumo y posteriormente de rendimiento en palabras de Byung-Chul Han (2012, p.17) “el
sujeto de rendimiento es más rápido y más productivo que el de obediencia”, esta sociedad
postmoderna busca maximizar la producción y disminuir los costes, vinculando una óptima
cantidad laboral para estos fines.
Bajo este panorama contemporáneo la educación física ha tomado una posición de
reproducción, determinismo y regulación de los cuerpos, iniciando desde un papel higienista para
posteriormente concurrir en la conducta por medio de prácticas corporales estrictas y repetitivas
(Herrera, 2004), así la globalización impregna los aspecto educativos homogenizando contenidos,
prácticas y disciplinarizando las experiencias, otorgándole a los sujetos una noción de “libertad”,
así “el sujeto de rendimiento se abandona a la libertad obligada o a la libre obligación de
maximizar el rendimiento” (Han, 2012, p. 20).
La educación física trae consigo toda una carga histórica que no debe ser omitida, muy
por el contrario el estudio epistemológico busca comprender sus características para optar por
nuevas perspectivas y subjetividades otras, entender la subjetivación como un proceso de
reconocimiento de realidad proporciona al sujeto situarse en un espacio y en un tiempo particular,
pero además elegir a que puede hacerse sujeto, es decir adquirir una noción existencial con la
capacidad de develar opciones e interactuar en su devenir que no es estático sino en constante
cambio.
Universidad Pedagógica Nacional
Formación Teórico-Humanística IX
Diana Carolina Naranjo Barreto-2014220050
¿Cómo nos va con la globalización?

Siguiendo la reflexión del texto anterior que se complementa con las discusiones en clase,
se ha logrado determinar a la globalización como un fenómeno mundial, que influye en mercados
y producciones, según Alberto Huesca (2017) “el concepto de globalización consiste en un
proceso universal que afecta a todos los países del mundo, cuyo elemento principal es el
mercado, aunque también se basa en los medios masivos de comunicación, fuerza de trabajo,
información, conocimiento y tecnología”. Este fenómeno surge junto con una idea sobre
crecimiento y expansión sobre los países, pero también se antepone los rasgos de pobreza,
explotación y desventajas económicas que este “síndrome” (Mittelman, 2002) contiene, en ese
sentido, surge la importancia por develar y estudiar aquellas ventajas y desventajas que
representa abordar la Globalización.

En el libro El síndrome de la Globalización (2002) redefine la globalización, apartándola


del “oportunismo” que representa, convocándola hacia un proceso de lucha y enfrentamiento
entre las fuerzas del mercado y una fragmentación de países afectando el nivel de vida y
generando grupos vulnerables. Encontrando entonces perspectivas a favor y otras con argumentos
sólidos en contra, a favor se argumenta que la economía mundial se ha convertido en una suma
de economías nacionales aisladas, generando una economía global e interdependiente, este
beneficio genera una homogeneidad de mercado, costumbres y culturas, como sinónimo de
“equidad”, y sobretodo otorgándose el nombre de “Aldea mundial”, según Mora (2008) esto se
denomina hiperglobalización, un mercado de alianzas globales.

Esta interdependencia ha generado una red de alianza mundial, basada en relaciones de


competencia y colaboración, que progresivamente se va interactuando en vastos conglomerados o
sistemas con mayor complejidad, que según Romero (2002, p.25) “las tareas de investigación y
desarrollo, las de producción, mercadeo y financiamiento se van compartiendo y configurando
entidades económicas y organizacionales de vastas proporciones y de singulares atributos.”

A nivel general el fruto de lo anteriormente mencionado es la interconexión entre


economías, la amplitud en comunicación, nuevas vías de relación, mayor productividad, altas
posibilidades en los diferentes mercados, unión global, respaldo económico y político, además de
una serie de influencias sociales en tanto se disminuyen o romper las fronteras territoriales,
Universidad Pedagógica Nacional
Formación Teórico-Humanística IX
Diana Carolina Naranjo Barreto-2014220050
entendiendo que los países son susceptibles a romper los obstáculos y resultan más colaborativos
que en otros tiempos.

Ahora bien, es un panorama alentador, pero existen unas implicaciones al reformular el


trabajo, encontrando desventajas que van de la mano con la división social del trabajo (Salinas,
2006). La interdependencia en una economía global resulta poco igualitaria en tanto genera unas
características en las cuales muchos países del tercer mundo no pueden cumplir, en ese sentido,
quedan a merced de economías que utilicen su soberanía y repercutan intencionalmente en los
sistemas de producción, generando con esto migración, pobreza global, género y marginación,
según Bauman (2001, p. 12) “los procesos globalizadores incluyen segregación, separación y
marginación social progresiva.”

Siguiendo con el argumento anterior, la soberanía de algunos países tiende a generar una
conformación en bloques de interacción comercial y de mercados únicos, con el fin de buscar
mecanismos que les permitan a sus integrantes mejorar las ventajas competitivas en el plano
internacional (Romero, 2002), esto indica que la globalización no es la desaparición de unas
contradicciones entre lo global y lo local, por el contrario, ha generado una fragmentación
regional.

Cada día la globalización se expande e intercomunica mercados, generando con esto


posibilidades de negociación a expensas de la delegación en producción a países de economías
inferiores que no cubran las exigencias de este fenómeno, en ese sentido es conveniente
preguntarnos el papel de una economía como Colombia, en un proceso de expansión que
beneficia al primer mundo, ¿será posible que los países de América Latina puedan obtener más
beneficios que desventajas?, quizá con un manejo inteligente y estratégico de la economía se
pueda llegar a conciliar con aquellas participaciones que más convenga, pero por otro lado,
pregunto: amigo Colombiano, sabiendo usted nuestras hazañas y decisiones políticas y
económicas a nivel histórico ¿contamos con unos dirigentes capacitados para tomar las
decisiones adecuadas?
Universidad Pedagógica Nacional
Formación Teórico-Humanística IX
Diana Carolina Naranjo Barreto-2014220050
Referencias:
Bauman, Z. (2001). La Globalización, consecuencias humanas. México: Fondo de Cultura
Económica.

Cerdas, R. (1997). América Latina. Globalización y democracia. Costa Rica: Facultad


Latinoamericana de Ciencias Sociales.

Han, B. (2012). La sociedad del cansancio. Barcelona: Herder, S.L.

Herrera, C. (2004). Las prácticas corporales y la educación Física en la escuela primaria entre
1870 y 1913. Lúdica Pedagógica, 4, 7–18.

Huesca, A. (2017). El concepto de globalización: aspectos positivos y negativos de la


globalización. Recuperado de:
https://materiasuerre2017.files.wordpress.com/2017/02/concepto-de-globalizacion.pdf.

Mittelman, J. (1997). The Dynamics of Globalization. En: Globalization: Critical Reflections.


London: Lynne Reinner Publishers, 1-19.

Mittelman, J. (2002). El síndrome de la globalización: transformación y resistencia. México:


Siglo XXI.

Mora, A. (2008). Globalización y política: aproximaciones al estado y el nuevo (des)orden


global. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia.

Romero, A. (2002). Globalización y La Pobreza. Colombia: Ediciones Unariño.

Salinas, J. (2006). El síndrome de la globalización: transformación y resistencia. El


Cotidiano, 21 (136), 92–93.