Está en la página 1de 5

P rurito

Prurito
E. Fonseca Capdevila

Concepto Clínica
El prurito o picor es una sensación subjetiva La existencia de prurito se evidencia en la
universalmente conocida, pero difícil de defi- historia clínica, bien al propio niño, si tienen
nir; hacerlo como una sensación que provoca edad suficiente, o a su madre, en caso con-
la urgente necesidad de rascarse es bastante trario. También pueden objetivarse signos
claro y refleja la realidad. del rascamiento, como excoriaciones (Fig.1),
liquenificación (Fig. 2), lesiones tipo prurigo
(Figs. 3 y 4) y uñas pulidas.

Fig. 1. Excoriaciones en un niño con dermatitis


atopica.

Fig. 3. Prurigo en fase aguda. Pápulo-vesículas


excoriadas por el rascamiento.

Fig. 4. Prurigo en fase crónica. Predominan las


Fig. 2. Liquenificación (neurodermitis). excoriaciones y la pigmentación secundaria.

295
E fonseca capdevila

A efectos prácticos, nos interesa clasificar el Tabla 1. Enfermedades cutáneas frecuentes


prurito en secundario a alteraciones cutáneas que cursan habitualmente con prurito
y de causa sistémica. También podemos distin-
guir entre pruritos generalizados y localizados
y dentro de estos últimos concretar diversas Picaduras
localizaciones, como prurito del cuero cabe- Sarna
lludo, facial, perianal, genital, etc. Pediculosis
El prurito de causa sistémica tiende a ser gene- Larva migrans
ralizado, aunque existen excepciones, mientras Foliculitis por pseudomonas
que los trastornos cutáneos pueden originar
Candidosis
tanto prurito localizado como generalizado,
Tiña
dependiendo de su naturaleza e intensidad.
Herpes simple
Los aspectos cronológicos del prurito son tam-
Varicela
bién muy relevantes, por ejemplo su tiempo de
evolución, carácter continuo o discontinuo, Herpes zoster
variaciones estacionales, incremento noctur- Dermatitis atópica
no, etc. Eccema por contacto
Dermatitis fototóxicas y fotoalérgicas
Urticaria
Miliaria
Prurito de causa
Pitiriasis rosada
dermatológica Mastocitosis
El que una enfermedad cutánea sea o no Dermatitis seborreica del lactante
pruriginosa es un dato semiológico de gran Psoriasis (muy variable)
valor para el diagnóstico. Por ejemplo, la sos- Eritema exudativo multiforme
pecha diagnóstica de un eccema alérgico por Exantemas víricos
contacto o un liquen plano se ve apoyada por Dermatitis herpetiforme
la existencia de prurito intenso, mientras que Penfigoide infantil
no es esperable encontrarlo en una alopecia Dermatosis IgA lineal
areata o un vitíligo. Perniosis
Sin embargo, su total subjetividad puede hacer
que sea referido en cualquier lesión cutánea
detectada por el paciente o incluso que sin exis-
tir realmente se utilice para llamar la atención
sobre una lesión que preocupa o desagrada. Algunas dermatopatías deben investigarse con
También puede faltar el prurito en lesiones cuidado en niños con prurito, aunque no exista
donde existe habitualmente, debido a diferen- historia de lesiones en la piel o un examen
cias en el umbral de su percepción, trastornos superficial sea negativo.
neurológicos, medicaciones administradas por La dermatitis atópica puede manifestarse con
vía tópica o sistémica, etc. lesiones mínimas, como una leve xerosis o una
En consecuencia, aunque debe tenerse muy pitiriasis alba. Además, procesos que no suelen
en cuenta en el diagnóstico diferencial, no ser pruriginosos con frecuencia se acompañan
debería descartarse de forma definitiva ningún de prurito en los niños atópicos.
diagnóstico sólo por la presencia o ausencia La pediculosis del cuero cabelludo debe tenerse
de prurito. en cuenta en cualquier niño con prurito en esta
En las Tablas 1 y 2 se incluyen algunas de las localización. Si la higiene es adecuada es muy
enfermedades cutáneas más comunes, según difícil o imposible visualizar ningún parásito,
cursen o no con prurito de forma habitual. por lo que deben buscarse con cuidado liendres

296
P rurito

Tabla 2. Enfermedades cutáneas frecuentes En la Tabla 3 se resumen las principales causas


que cursan habitualmente sin prurito sistémicas de prurito en la infancia y en la Tabla
4 los medicamentos que con más frecuencia
causan prurito en los niños.
Molluscum contagioso La procedencia geográfica de los pacientes
Verrugas es un dato crucial, sobre todo respecto a las
Alopecia areata enfermedades parasitarias. En España sólo
Vitíligo es relevante el prurito perianal asociado a la
Granuloma anular
Efélides
Tabla 3. Principales causas sistémicas de
Manchas café con leche
prurito
Angiomas-malformaciones vasculares
Nevus epidérmicos
Nevus de Becker Enfermedades renales
– Insuficiencia renal crónica
Nevus melanocíticos – Diálisis
Xantogranuloma juvenil
Enfermedades hepáticas
– Ictericia obstructiva intra o extrahepática
– Colestasis por fármacos

Enfermedades endocrinas y metabólicas


adheridas a los pelos o picaduras y mantener – Diabetes
siempre una vigilancia. – Hipertiroidismo
– Hipotiroidismo
La sarna también debe descartarse en todos los – Hiperparatiroidismo
niños con prurito, máxime si se acentúa por las – Síndrome carcinoide
noches y si existen casos familiares. Además de – Hiperuricemia
explorar al niño hay que examinar siempre a los – Porfirias
padres, en los que suele ser más fácil encontrar Enfermedades hematológicas
lesiones típicas. – Ferropenia
La dermatitis herpetiforme puede presentarse – Policitemia vera
con lesiones mínimas y periodos en los que – Mastocitosis sistémica
– Linfomas-leucemia
sólo existen secuelas del rascamiento o no – Síndrome hipereosinofílico
hay alteraciones cutáneas. El diagnóstico re- – Síndrome hiper-IgE
quiere realizar una biopsia y un estudio con
Enfermedades neurológicas
inmunofluorescencia directa en piel sana, para
– Tumores cerebrales
demostrar depósitos granulares de IgA. – Enfermedades vasculares cerebrales

Enfermedades psiquiátricas
– Psicopatías
Prurito de causa sistémica
Parasitosis
El prurito generalizado causado por enfer- – Oncocercosis
medades sistémicas es poco frecuente en la – Triquinosis
– Larva migrans visceral
infancia y, a diferencia de lo que ocurre en los – Parasitosis intestinales
adultos, raras veces es el síntoma que lleva
al diagnóstico de una enfermedad grave. No Enfermedades respiratorias
– Asma
obstante, esta posibilidad debe tenerse siempre
en cuenta y también las grandes molestias que Facomatosis
ocasiona el prurito en algunos niños con enfer- – Neurofibromatosis
medades generales, a menudo crónicas.

297
E fonseca capdevila

Tabla 4. Principales fármacos causantes de que son muy sensibles algunos niños atópicos,
prurito
mientras que no suele plantear problemas en el
resto. Algunos de estos niños también toleran
Antibióticos mal ciertos compuestos con avena, por perci-
bir una sensación de fisuración de la película
Aspirina superficial que forman.
Codeína El mentol, la calamina, la pramoxina, las breas
y el crotamitón tienen cierta acción antipru-
Inductores de colestasis
riginosa por vía tópica y pueden ser útiles en
• Fenotiacina procesos de duración limitada, en especial si
son localizados.
• Tolbutamida
Los corticoides tópicos no deben utilizarse
• Hormonas como tratamiento sintomático del prurito, si no
Quinidina existe un proceso dermatológico identificado
que se beneficie de su uso. Los antihistamínicos
Vitamina B (complejo) tópicos no deben emplearse nunca por el riesgo
de sensibilización que implican y el ácido sali-
cílico es desaconsejable por los riesgos tóxicos
de su absorción.
oxiuriasis, que en las niñas también puede Los antihistamínicos orales de primera genera-
presentarse como prurito genital. De forma ción, con acción sedante, pueden ser eficaces
ocasional pueden verse casos de triquinosis. en el control sintomático del prurito. En cam-
En cambio, en áreas endémicas la oncocercosis bio, los nuevos antihistamínicos no sedantes
es una causa muy frecuente de prurito, que sólo están indicados en el prurito ligado a
durante años puede ser el único síntoma. liberación de histamina, como el que ocurre
Los fármacos pueden causar prurito por diver- en la urticaria o la mastocitosis. La doxepina y
sos mecanismos, entre los que se encuentran otros antidepresivos tienen una acción antipru-
colestasis, vasodilatación, estimulación del SNC riginosa, en parte debida a su alta efectividad
o periférico, nefrotoxicidad y desencadena- como antihistamínicos. Este último fármaco
miento de diversos tipos de lesiones. se emplea también por vía tópica, pero puede
ser sensibilizante.
Los corticoides sistémicos pueden mejorar el
Tratamiento prurito de diversas causas, pero obviamente
sus efectos secundarios exigen limitar su indi-
El tratamiento del prurito debe hacerse, siempre cación a casos con diagnóstico conocido y que
que sea posible, en función de su etiología. requieran este tratamiento.
El tratamiento sintomático tópico puede reali- La fototerapia con psolarenos y UVA o con
zarse con emolientes, que son especialmente UVB, salvo situaciones excepcionales, suele
útiles cuando se asocia a xerosis. Los prepara- restringirse a mayores de 13 años. Puede ser
dos de aceites y de ácido láctico son los mejor eficaz en prurito de origen biliar, urémico
tolerados. La urea, sobre todo a concentracio- o asociado a diálisis, sin respuesta a otras
nes altas, puede tener una acción irritante a la medidas.

298
P rurito

Bibliografía

1. Ares Segura S, Fonseca Capdevila E. 4. Mroczkowski TF, Millikan LE. Pruritus and
Dermatitis en la infancia. En: García Sicilia prurigo. En: Ruiz-Maldonado R, Parish
J, ed. Manual práctico de pediatría en LC, Beare JM, eds. Textbook of Pediatric
atención primaria. Madrid: Publicación de Dermatology. Filadelfia: Grune and Stratton
Libros Médicos, S. L. U. 2001, 701-708. 1989, 611-614.
2. Cunliffe WJ. Vascular and neurological 5. Moreno Giménez JC. Prurito, algo más que
abnormalities. En: Thody AJ, Friedmann un síntoma. Piel 1987;2:26-31.
PS. Scientific basis of Dermatology. A 6. Puig Sanz L. Toxidermias, dermatosis
Physiological Approach. Edinburgh: Churchill facticias y úlceras de diversas etiologías.
Livingstone 1986, 349-362. En: Ferrándiz C, ed. Dermatología Clínica.
3. Fonseca Capdevila E. Manifestaciones cutáneas Madrid, Harcourt 2001: 149-163.
de enfermedades sistémicas. En: Rozman C, 7. Gilliam AE. Skin signs of systemic disease in
ed. Medicina Interna Farreras-Rozman. 14ª childhood. Adv Dermatol 2006;22:1-30.
ed. Madrid: Harcourt 2000, p. 1532-1540.

299