Está en la página 1de 2

Reporte de lectura no.

1. Datos personales
Nombre Bernardo Alejandro Rogel Castro
Asignatura Filosofía de la Educación
Fecha 5 de junio de 2018
2. Características de la obra
Título Filosofía de la educación.
Autor FULLAT, Octavi.
Editorial Sintesis
Número y 2004
fecha de
edición
3. Análisis global
Tema Las finalidades que acompañan a todo proceso educativo.
central
Palabras Conciencia, decisión, proyecto, realización, teleología.
clave
Argumentos principales
1 “La conciencia se realiza en el ensayo de posibilidad que le abre a fantasía engendrando proyectos
–que trascienden la pastosidad de la experiencia– y proponiéndose acciones –esfera de la praxis–
que se traducirán en actos que superarán lo real, abriendo de esta forma camino hacia su futuro –
¿hacia alguna meta?–“ (p. 102).
2 “El hombre no vive pegado a las cosas, sino frente a ellas; por esto su vida no son reacciones, sino
proyectos, proyectiles que arroja sobre las cosas y los sucesos. La situación animal es la de hallarse
inmerso en las cosas; la situación del ser humano, en cambio, se caracteriza por ponerse a distancia
de ellas, aunque sin perderlas de vista […]” (pp. 106-107).
3 “Si el hombre es «deber-ser» se debe a que antes es «poder-ser», es perfectibilidad, es libertad.
Cuando el educador se vierte a su tarea no puede, por tanto, perderse en proporcionar un acopio
instructivo de noticias al educando; tiene que despertarle el «deber-ser», la libertad” (p. 110).
4 “Educar es poner en juego el presente del educando para que se pregunte: ¿qué va a ser de mí? El
educando se pone en juego desde su propia realidad, ciertamente, pero problematizando a ésta.
[…] El hombre es un problema constante; las pedagogías que piensan haberlo resuelto
deshumanizan aquél. La realizad del ser humano es únicamente realidad realizándose […]” (p.117).
5 “El poder-ser del hombre, que nace de la conciencia de éste, se orienta hacia el deber-ser. Se
pueden ser muchas cosas, pero quizá no todas valgan la pena igual. Nadie en la historia puede
asegurarnos sin mentir o delirar cuál es el deber-ser que mejor nos cuadra […]
[…] No hay consenso acerca del qué, del para qué y, consiguientemente, del cómo del ser humano”
(119).
6 La didáctica solamente proporciona pautas sobre cómo enseñar a leer; nunca sobre la necesidad
moral de hacerlo, el para qué. Esto último únicamente puede ser respondido por los valores
antropológicos a los cuales se está adherido (121).
4. Comprensión de la obra - Recuperación personal
El ser humano se encuentra inevitablemente en un constante proceso de realización, pues su capacidad de
decisión lo provee de diversas posibilidades de ser, y aquellas que elige son, en muchas ocasiones, su deber-ser.
Fullat percibe este deber-ser como una moral (producto de la libertad de decisión) y como un factor que
determina las diferentes teorías educativas, pues estas últimas están forzosamente vinculadas con una
concepción filosófico-antropológica que las conduce a un modelo de ser humano idealizado. Por ello, toda teoría
educativa posee una teleología o finalidad que motiva a los educadores a formar, de cierto modo y con ciertas
características, al educando. Considero que la puntualización que hace Fullat, con respecto a la imposibilidad de
dogmatizar algún modelo de ser humano como el más adecuado, es importante, ya que muestra un profundo
carácter de tolerancia, necesario para la convivencia de las distintas teorías educativas, pues, al no poderse
demostrar certeramente ninguna concepción antropológica como la correcta, tampoco se puede dogmatizar
ninguna finalidad de la educación como la más apropiada. Así, pienso que, si bien no se puede catalogar alguna
teleología específica como modelo a seguir por toda teoría educativa, al menos es posible afirmar que el ser
humano necesita modelos morales, modelos del deber-ser, y que dichos modelos, cualesquiera que sean sus
características ideales, siempre se buscarán al realizar cualquier proceso educativo.