Está en la página 1de 14

EL MUNDO NO ES COMO ES

PENSAMIENTO UNICO

CAMILA SANTANDER
EL MUNDO NO ES COMO ES
1. MARCO CONCEPTUAL
El pensamiento único, como lo dice su nombre, es el pensamiento hegemónico en
Occidente desde 1980. Su aparición coincide con un fenómeno económico de gran
relevancia, la globalización. Globalización, que viene unida a la reaparición del
pensamiento liberal, neoliberalismo, propician la aparición del concepto “pensamiento
único”. Se convierten en la causa del nacimiento y posterior expansión de esta nueva
forma de analizar y someter al mundo, pensamiento único. Hay una referencia a
economistas clásicos, como David Ricardo. Éste afirmaba que había que dejar actuar
al mercado, tanto en el interior de los Estados como en el exterior de los mismos.
Librecambio sin ningún tipo de proteccionismo, apertura al exterior, lo que provoca un
incremento del crecimiento económico, porque toda economía nacional es limitada, no
se puede alcanzar la eficiencia óptima. Todas las economías tienen carencias, así que
necesitan de las importaciones para cubrir las necesidades de su propio mercado
interno. Por otra parte todas las economías tienen abundancia de otros recursos
productivos, que exportan. Esto sirve para justificar la necesidad del comercio exterior.
Supone que todas las economías tienen alguna ventaja comparativa que le permite
exportar, y con lo obtenido por medio de esas exportaciones, importar aquello de lo que
carezca. Todas las economías pueden acceder al crecimiento económico exportando
los recursos que son abundantes. Se trata de un enfoque que cree en la bondad del
comercio internacional, del mercado, de la globalización de la economía.
Como todos los fenómenos culturales, también la “cultura de masas” tiene sus
antecedentes en ciertas manifestaciones de la antigüedad aunque el tema referente a
cultura de masas ya había sido examinado durante el siglo XIX bajo el nombre de
cultura popular, es hasta 1940, que con la llegada de los medios masivos de
comunicación los regímenes dictatoriales de varios países, como Alemania, Italia y
España cobraron fuerza y los utilizaron como vehículo de propaganda ideológica y
como medio para sembrar el terror en los pueblos.
Así pues, la cultura de masas es un producto de la sociedad de consumo en el mundo
occidental. A principios del siglo XX la cultura, la vida privada y el pensamiento
empezaron a ser fabricados a escala masiva y vendidos en el mercado. La cultura de
masas es el desarrollo de un nuevo modelo en el que se refuerzan las diferencias y las
desigualdades con estrategias e instrumentos mercadológicos cada vez más
elaborados en donde la principal herramienta tiene que ver con los medios de
comunicación.
No obstante la noción de cultura de masas, que surgió a partir del término de sociedad
de masas, fue la expresión directa del sistema de medios de comunicación y resultó del
control ejercido por los gobiernos y oligopolios empresariales sobre la nueva tecnología
electrónica de la comunicación.
2. JUSTIFICACION Y DELIMITACION DEL TEMA
Con la investigación de este tema se pretende analizar las futuras consecuencias que
el pensamiento único podría tener en la sociedad, para así entender la importancia del
conocimiento en la humanidad.
Con esta investigación se pretende analizar el futuro incierto de una sociedad regida
bajo el pensamiento único, para así comprender la importancia del conocimiento en la
sociedad. Analizaremos el concepto, la influencia y principalmente las consecuencias
en las futuras generaciones.
3.OBJETIVOS
OBJETIVO GENERAL
El objetivo general del trabajo es identificar el pensamiento único en nuestra realidad y
analizar las repercusiones futuras de este pensamiento único
OBJETIVOS ESPECIFICOS
-Detallar el concepto y los antecedentes del pensamiento unico
-Analizar cada campo influenciado con el pensamiento único (economía, política,
cultura)
-Investigar la influencia que este tiene sobre la sociedad
-Argumentar posibles consecuencias futuras del pensamiento único en la sociedad
-Proponer soluciones
4. METODO Y METODOLOGIA
Debido a que el tema esta relacionado con economia politica el metodo a usarse es el
metodo abstracto deductivo y la metodología cuantitativa, propio de la economia
politica.
El metodo de la economia politica es el método de la dialéctica materialista aplicado al
estudio de las relaciones económicas de la sociedad en la esfera de la producción. La
economía política marxista-leninista se basa en la concepción materialista de la
historia, aplica las tesis fundamentales del materialismo dialéctico e histórico al estudio
de las relaciones económicas de la sociedad. "Al analizar las formas económicas, no es
posible utilizar el microscopio ni los reactivos químicos. La fuerza de la abstracción ha
de sustituir lo uno y lo otro" (C Marx). La economía política que estudia las leyes de la
producción y distribución de los bienes materiales en las diversas etapas de desarrollo
de la sociedad, recurre a la fuerza del pensamiento abstracto para conocer los
aspectos más profundos y esenciales del régimen económico de la sociedad, ocultos a
la observación directa. Al mismo tiempo, cuando se analizan los fenómenos
económicos concretos se utilizan los experimentos económicos (por ejemplo, en una
empresa se realiza tal o cual ensayo de organización de los salarlos con el fin de elevar
la productividad del trabajo, etc.). El proceso de abstracción en economía política da
como resultado las categorías económicas, que expresan aspectos importantísimos de
la economía de la sociedad, de sus relaciones de producción. Gracias al método de la
abstracción, la economía política descubre, tras la apariencia externa de los
fenómenos, los procesos esenciales profundos de la vida económica de la sociedad.
Cuando, gracias a semejante análisis teórico, de tal o cual sistema de relaciones de
producción se han destacado las relaciones más simples, las que se repiten con mayor
frecuencia, la economía política va ascendiendo gradualmente hacia relaciones cada
vez más complejos.
La Metodología cuantitativa es aquella que permite examinar los datos de manera
numérica, especialmente en el campo de la Estadística.
Para que exista Metodología Cuantitativa se requiere que entre los elementos del
problema de investigación exista una relación cuya naturaleza sea lineal. Es decir, que
haya claridad entre los elementos del problema de investigación que conforman el
problema, que sea posible definirlo, limitarlo y saber exactamente donde se inicia el
problema, en cual dirección va y qué tipo de incidencia existe entre sus elementos.
Los elementos constituidos por un problema, de investigación lineal, se denominan:
variables, relación entre variables y unidad de observación.
El abordaje de los datos cuantitativos es estadístico, hace demostraciones con los
aspectos separados de su todo, a los que se asigna significado numérico y hace
inferencias
La objetividad es la única forma de alcanzar el conocimiento, por lo que utiliza la
medición exhaustiva y controlada, intentando buscar la certeza del mismo.
5. PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA
El pensamiento unico como ya se sabe, surge con la globalización y el capitalismo, que
prometen ser la solución al mundo con una promesa de paz e igualdad para todos
mediante el mercado y una mano invisible que favorece a los nuevos dueños del
mundo que son las empresas, organizaciones y países ricos.
Sin embargo la realidad es completamente distinta. El mercado y sus mecanismos
distan mucho de ser bondadosos. En el mercado internacional coinciden economías
con abundancia en un mismo recurso productivo, lo que crea competencia entre ellos
por conseguir una mayor cuota de mercado. Esto obliga a mejorar, aumentar la
eficiencia del sistema productivo, producir más, mejor y más barato.
Al compararlo con la realidad se demuestra que la abundancia en un tipo de recursos
produce mayor crecimiento que la abundancia en otros. Hay ventajas comparativas que
propician mayor desarrollo económico. Son las caracterizadas por una mayor
productividad, que crean mayor desigualdad entre las personas.
Ahora bien, en la actualidad los medios de comunicación constituyen un elemento
decisivo que nos permite estar en continua comunicación con los distintos sucesos
sociales, políticos y económicos tanto a escala nacional como internacional; en primer
término, la televisión mantiene singular poder como instrumento de propaganda e
influencia sobre el actuar y el pensar de las personas, logra modificar la forma en que
los hombres conocen y comprenden la realidad que los rodea. Ya que nos sumergen
en un mar de información afectada en gran medida por oligopolios empresariales y de
gobierno que impiden la reacción crítica y selectiva de algunas sociedades, sin
embargo, existe una audiencia segmentada y diferenciada (según el grado de
desarrollo de cada país) que, aunque masiva en cuanto a su número, ya no es de
masas en cuanto a la simultaneidad y uniformidad del mensaje que recibe; lo ideal
sería formar parte de una cultura de masas interactiva en donde difícilmente los medios
puedan manipular nuestra percepción, de hecho el problema no es que existan las
masas, el inconveniente es cuando estas sociedades se vuelven únicamente
receptoras de la información, incapaces de emitir algún juicio reflexivo, estableciendo
una de las desventajas más trascendentales en dicha cultura.
El problema del fenómeno de culturas de masas se da cuando éstas se vuelven
únicamente receptoras de la información que absorben de los medios.
6. HIPOTESIS
La problemática central del tema es el futuro incierto de esta sociedad sumergida en un
único pensamiento que va desde el campo económico hasta el cultural.
7. CONTRASTACION O DEMOSTRACION DE LA HIPOTESIS
Para fundamentar lo anterior se cita la siguiente estadística representativa del
fenómeno de los medios de comunicación para las masas:
En las tres últimas décadas, ha habido una explosión de la comunicación en todo el
mundo, encabezada por la televisión, en los Estados Unidos, a finales de los años
ochenta, presentaba 3 600 imágenes por minuto y canal. Según el Informe Nielsen, el
hogar estadounidense medio tenía encendido el aparato de televisión unas 7 horas
diarias y se calculaba que se veía realmente 4.5 horas diarias por adulto. A esto había
de añadirse la radio, que ofrecía 100 palabras por minuto y se escuchaba una media de
dos horas diarias, sobre todo en el coche. Un periódico diario medio ofrecía 150 000
palabras y se estimaba que suponía entre 18 y 49 minutos de lectura diaria, mientras
que las revistas se hojeaban de 6 a 30 minutos, y la lectura de libros, incluidos con la
tarea escolar, consumía unos 18 minutos diarios. (Manuel Castells, 1997).
Los datos anteriores resultan alarmantes al reflejar que en conjunto, el adulto medio
estadounidense utiliza aproximadamente 7 horas al día en atender a los medios de
comunicación en detrimento de la lectura, dándonos un panorama general de la
situación que se vive a nivel mundial, sin olvidar que la sociedad francesa, por ejemplo,
a finales de los años ochenta sólo veía la televisión 3 horas diarias. Por otro lado, y de
manera lamentable, Japón superaba a Estados Unidos con un promedio de 8 horas y
17 minutos diarios dedicados a la televisión.
Sin duda, el patrón de conducta predominante en el mundo refleja que en las
sociedades humanas una de las actividades preponderantes es aquella que conduce al
consumo de medios de comunicación masivos en perjuicio de otras acciones más
edificantes, tales como la lectura, el teatro o cualquier manifestación artística-cultural.
A pesar de ello, en la actualidad, los medios de comunicación masiva son la fuente
principal de información y por lo tanto el vínculo de la opinión pública, sin dejar de lado
que la información no es equivalente de noticia, publicidad o propaganda, sino el
contenido de toda comunicación. La función social de la publicidad presentada por los
medios, se ve totalmente desvirtuada. En vez de orientar, fomenta el consumo
irracional y excesivo, reflejando así que lo único que importa es vender, dejándose ver
de esta forma, la intervención permanente del gremio empresarial en los medios de
comunicación.
Sin embargo, la publicidad vista desde otro ángulo, proporciona total o parcialmente,
los recursos económicos de la mayoría de las organizaciones encargadas de la
comunicación, estableciéndose así en la base económica de los sistemas de
información. De esta manera se crea una dependencia de los medios ante el mercado,
con todo y las consecuencias ideológicas que ello produce.
Lo anterior nos permite ubicar, como un hecho histórico dentro del capitalismo, la
conversión de la información en un fenómeno comercial, al ser ésta un medio
determinante en la formación de la opinión pública, tomando en cuenta que el hecho de
informar se convirtió en una industria de elevado costo, pero de alta rentabilidad
económica y política.
Acerca del aspecto político, es sabido que el gobierno tiene el compromiso de informar
a la sociedad sobre sus hechos y propósitos, para ello las dependencias de gobierno
gastan enormes cantidades de dinero en difundir noticias, artículos y campañas de
gobierno en los medios de comunicación; el problema surge cuando esta publicidad
queda al arbitrio del gobernante y de las fuerzas económicas con el fin de lograr un
impacto en la vida social a favor de ellos. Cuando la información sólo tiene una
orientación determinada no existe comunicación, dando como resultado que las ideas
sean impuestas por los grupos dominantes.
Si bien se ha insistido en que la televisión es el principal medio de comunicación
aceptado a nivel mundial y la radio como segunda instancia, no podemos dejar de lado
al Internet, el cual se ha convertido en el medio de más alto crecimiento en la historia.
En la actualidad, muchas empresas obtienen dinero de la publicidad en la Web. En
2009, un estudio realizado en Estados Unidos indicó que un 56% de los 3.030 adultos
estadounidenses entrevistados en una encuesta online, manifestó que si tuviera que
escoger una sola fuente de información, elegiría Internet, mientras que un 21%
preferiría la televisión y la radio sería la opción de un 10% de los encuestados. Dicho
estudio refleja la creciente tendencia al uso de las TIC (Tecnologías de Información y
Comunicación) en esferas globales y ubica a los medios digitales en una posición
predilecta en cuanto a la búsqueda de información, ya sea con fines políticos,
comerciales, informativos, de entretenimiento, etcétera.
De tal forma que el Internet está jugando un rol muy importante en la en vida cotidiana
de las sociedades, dando la pauta para creer que será en un futuro no lejano, el medio
de comunicación más aceptado, superando a cualquier otro en la historia de la
humanidad.
Algunos críticos sostienen que la revolución digital incluye muchas promesas para los
países en desarrollo. La idea de unirse a la sociedad de la información y el
conocimiento es impulsada reciamente en todo el mundo, sobre todo por intereses
comerciales, políticos e informativos. Las medidas apropiadas a ser tomadas en este
sentido están cada vez más en las agendas políticas internacionales como en las del
G8 por ejemplo, y la mayoría de los esfuerzos internacionales para el desarrollo
apuntan a introducir las TIC en los lugares menos desarrollados del mundo.
No obstante, es importante mencionar la importancia que tiene la información para el
hombre en sociedad; sin ella, éste se convertiría en un ser aislado, desvinculado de la
realidad y sin capacidad de actuar conscientemente sobre ella para transformarla; lejos
de ser un lujo, es un elemento imprescindible en el desarrollo de la persona humana.
La información biológica y social conforma al hombre y hace de él un sujeto que puede
orientar su acción. Por ello, es elemental que las sociedades sepan equilibrar el
proceso mediático al que estamos expuestos.
Ya que estos constituyen un elemento persuasivo determinante en la formación de la
opinión pública; la publicidad está íntimamente ligada a ellos estableciéndose así en la
base económica de los sistemas de información. Los oligopolios empresariales y de
gobierno principalmente, hacen uso de las TIC, como herramienta de difusión e
influencia sobre el actuar y el pensar de las personas; la televisión mantiene singular
poder como instrumento de propaganda por ser el medio más implantado en las
sociedades a nivel mundial, sin olvidar que el Internet, se ha convertido en el medio de
más alto crecimiento en la historia, pero utilizado actualmente sólo por una élite a nivel
global, lo que proyecta que éste será en un futuro no lejano, el medio de comunicación
más aceptado.
La clave de este siglo de involución puede situarse en el desarrollo de los medios de
comunicación de masas. Y esto no en cuanto a la rapidez de los medios electrónicos ni
a la maravilla técnica que implican; lo esencial es la asimetría brutal que imponen entre
el emisor y el receptor de mensajes. En el siglo XIX el libro, el panfleto, el discurso -
medios asequibles a muchos- tuvieron una influencia social. Hoy, el cine, la televisión,
son tan inasequibles y unidireccionales como lo fue la catedral en la edad media.
Noam Chomsky ("El control de los medios de comunicación" en Cómo nos venden la
moto Icaria,1995) apunta que la primera operación moderna de propaganda llevada a
cabo por un gobierno fue la instrumentada por el ejecutivo de Woodrow Wilson en 1916
(a través de la llamada Comisión Creel) a fin de inculcar a los despreocupados
norteamericanos el odio hacia Alemania y la necesidad de que los Estados Unidos
tomaran parte en la Primera Guerra Mundial. Desde entonces el increíble poder de las
modernas herramientas de conformidad social no ha hecho sino aumentar y
perfeccionarse.
Ya en los años 20 del pasado siglo ideólogos como Walter Lippman (citado por
Chomsky) habían sentado las bases de un nuevo diseño de la conformidad social. La
teoría de Lippman divide a los ciudadanos en dos clases diferenciadas: Los que
asumen algún papel activo en cuestiones de administración y gobierno (a este grupo se
accede sirviendo a los poderosos e interiorizando -aquí la necesidad de la educación
privada- las doctrinas que mejor corresponden a los intereses de estos) y por otro lado
el "rebaño desconcertado", es decir, la generalidad de la población, demasiado
estúpida para comprender los temas de relevancia.
Sería peligroso que los miembros del "rebaño" tomaran algún papel activo, por lo que
su función es la de ser espectadores de la acción de gobierno, librándose
periódicamente de su carga en algún miembro de la clase especializada. Entretanto el
rebaño ha de ser entretenido y conducido y sus miembros mantenidos en el aislamiento
que impida una organización de la gente en defensa de sus intereses.
Contra la idea de que el mundo es como es, se reflexiona aquí sobre los mecanismos
del pensamiento único, del neoliberalismo y de la mundialización (los tres ejes del
tiempo en que vivimos), con la intención de comprenderlos mejor y contribuir al
discurso crítico que se va haciendo por debajo de la realidad espectacular del mundo.
El Neoliberalismo
De la misma manera que el "pensamiento único" antiguo presentaba la sociedad
aristocrática como la única sensata e imaginable, así los medios masivos hoy nos
presentan el sistema capitalista en que está organizado el sistema de privilegios de
nuestro tiempo como connatural a la especie humana, como único posible.
Un impresionante conjunto de instituciones, fundaciones, grupos de estudio y foros
internacionales, con financiación ilimitada y el respaldo casi total de los medios de
comunicación, trabajan incansablemente desde hace décadas (las más antiguas de
estas instituciones datan de los años 20 del pasado siglo; la mayoría, de los años
posteriores a la Segunda Guerra Mundial) para elaborar y extender aquellas doctrinas
que, sirviendo directamente al conglomerado empresarial-estatal, puedan presentarse
al público como hechos naturales obvios e irrefutables.
Ignacio Ramonet ("Pensamiento único y nuevos amos del mundo" en Cómo nos
venden la moto Icaria,1995) define el pensamiento único como "la traducción a
términos ideológicos de pretensión universal de los intereses de un conjunto de fuerzas
económicas, en especial las del capital internacional". Y añade:
"Se puede decir que está formulado y definido a partir de l944, con ocasión de los
acuerdos de Bretton Woods. Sus fuentes principales son las grandes instituciones
económicas y monetarias -Banco Mundial, Foro Monetario Internacional, Organización
de Cooperación de Desarrollo Económico, Acuerdo General sobre Tarifas Aduaneras y
Comercio, Comisión Europea, (...), etc.- quienes, mediante su financiación, afilian al
servicio de sus ideas, en todo el planeta, a muchos centros de investigación,
universidades y fundaciones que, a su vez, afinan y propagan la buena nueva.(...)
En casi todas partes, facultades de ciencias económicas, periodistas, ensayistas y
también políticos, examinan de nuevo los principales mandamientos de estas nuevas
tablas de la ley y, usando como repetidores los medios de comunicación de masas, los
reiteran hasta la saciedad, sabiendo a ciencia cierta que, en nuestra sociedad
mediática, repetición vale por demostración."
En la misma línea y refiriéndose al neoliberalismo, Susan George (Citado en Joaquín
Estefanía, La nueva economía, Debate, 2001) escribe:
"...empezó a construirse a partir de la nada después de la Segunda Guerra Mundial
ante una indiferencia generalizada. Pero algunas décadas después, gracias a la
inteligencia estratégica de sus promotores y los cientos de millones de dólares de
financiación (...) se ha convertido en pedestal del pensamiento único. Los neoliberales
siempre supieron que había que empezar por transformar el panorama intelectual. Y es
que, antes de que tengan consecuencias sobre la vida de los ciudadanos y de la
ciudad, las ideas tienen que ser propagadas. Hay que permitir que los que las
producen, publican, enseñan y difunden lo hagan en buenas condiciones. Por eso
desde l945, el movimiento neoliberal no ha dejado de reclutar a pensadores y
proveedores de fondos y dotarse de medios financieros e institucionales importantes."
En resumen de Ramonet, estos serían los principios del neoliberalismo - pensamiento
único:
"Lo económico prima sobre lo político. Se coloca a la economía en el puesto de mando
(un marxista distraído no renegaría de este principio); una economía, desde luego,
liberada de la ganga de lo social.
El mercado, cuya mano invisible corrige las asperezas y disfunciones del capitalismo, y
muy especialmente los mercados financieros, cuyos signos orientan y determinan el
movimiento general de la economía.
La competencia y la competitividad, que estimulan y dinamizan a las empresas
llevándolas a una permanente y benéfica modernización.
El libre intercambio sin límites, factor de desarrollo ininterrumpido del comercio y, por
consiguiente, de la sociedad.
La mundialización, tanto de la producción manufacturera como de los flujos financieros.
La división internacional del trabajo, que modera las reivindicaciones sindicales y
abarata los costes salariales.
La moneda fuerte, factor de estabilización.
La desreglamentación, la privatización, la liberalización.
Cada vez menos estado y un arbitraje constante en favor de los ingresos del capital en
detrimento de los del trabajo.
Indiferencia con respecto al costo ecológico.
Es decir, resumiendo lo visto hasta ahora: Los grupos de interés económico y político,
han visto acaso peligrar su posición con las pretensiones emancipadoras de la razón,
que con sus construcciones utópicas amenazaba con trastocar el orden social. Gracias
al desarrollo tecnológico, en especial al aplicado a la propagación de mensajes, ven
llegado el momento de regresar a aquel estadio de conformidad adormecida de las
mayorías que sostuvo durante milenios los privilegios de sus antecesores en la cima de
la pirámide social.
Para lograr este objetivo resta, sin embargo, un obstáculo aún no considerado: la
autonomía política de los estados nacionales, que con sus medidas proteccionistas
pueden intentar favorecer la producción propia de bienes, dificultando así la mecánica
de la obtención masiva de beneficios de las grandes corporaciones comerciales.
La Globalizacion
Quizá pocos fenómenos puedan parecer más naturales que la globalización. El
aumento de las relaciones entre los pueblos, el contacto e intercambio constantes entre
las naciones son, desde luego, presentados como algo espontáneo y benéfico para el
conjunto de la humanidad. Pero -en el sentido que hoy le damos a la palabra- la
globalización es uno de los elementos más intencionadamente construidos y que mejor
sirven al beneficio a costa de la miseria humana y ecológica, de todos cuantos integran
el cuadro del pensamiento único.
Si bien los objetivos públicos de la Comisión se acogen a la retórica "humanista" de la
globalización: "Todos los pueblos forman parte de una comunidad mundial,
dependiendo de un conjunto de recursos. Están unidos por los lazos de una sola
humanidad y se encuentran asociados en la aventura común del planeta Tierra"
(Declaración de Filadelfia); sus auténticos propósitos son consolidar la hegemonía del
bloque desarrollado sobre los países del Tercer Mundo e impedir que éstos puedan
obstaculizar el futuro de ese predominio.
Ya en 1975, Z. Brzezinski -uno de los principales constructores de la ideología de
nuestro siglo- señalaba que "el eje esencial de los conflictos ya no se sitúa entre el
mundo occidental y el mundo comunista, sino entre los países desarrollados y los que
aún no lo están" y pedía -como hoy pide Bush- "el establecimiento de un sistema
internacional que no pueda verse afectado por los 'chantajes' del Tercer Mundo".
La pretensión mundializadora, que también anima a instituciones como el FMI, GATT,
Maastricht, etc., fue claramente enunciada por David Rockefeller en palabras
igualmente recogidas por Lozano: "De lo que se trata es de sustituir la
autodeterminación nacional que se ha practicado durante siglos en el pasado por la
soberanía de una élite de técnicos y de financieros mundiales."
Este proyecto de gobierno mundial de las corporaciones era claramente explicado en la
Conferencia de Davos de l971: "En los próximos treinta años, alrededor de trescientas
multinacionales geocéntricas regularán a nivel mundial el mercado de los productos de
consumo, y no subsistirán más que algunas pequeñas firmas para abastecer mercados
marginales. El objetivo deberá alcanzarse en dos etapas: primeramente, diversas
firmas y entidades bancarias se reagruparán en el marco multinacional; después (...)
esas multinacionales se acoplarán al objeto de controlar, cada una en su especialidad,
el mercado mundial."
Nada más alejado, como vemos, al fenómeno natural e irreversible que con frecuencia
se nos presenta. La mundialización no es sino la extensión del poder del gran capital a
cada rincón del planeta, por encima de la autonomía política de los estados -véase el
papel de la Unión Europea- y en claro perjuicio de los ciudadanos, especialmente de
los del Tercer Mundo. Y es un proceso planificado y llevado a la práctica por los
agentes de las grandes corporaciones -junto con el resto de las transformaciones
neoliberales en favor de los privilegiados- y transformado en ideología popular, en la
nueva verdad que nadie puede dejar de ver, por la acción sistemática de los medios de
comunicación.
8. CONCLUSION
El porvenir para la gran mayoría de la población mundial es incierto y pesimista en este
mundo que se rige por las leyes del mercado y la ganancia.
La realidad es única pero la forma de percibirla es distinta, desde que se nace la
percepción del mundo es influenciada por el entorno.
El pensar es propio del conocimiento pero no todo conocimiento es objetivo. De ahí se
originan las expresiones de conocimiento científico y vulgar.
Un claro ejemplo es la diferencia entre hablar-comunicar, oír-escuchar, mirar-observar,
etc. Es fácil aceptar algo pero detenerse a analizarlo y formar nuestro propio criterio es
lo complicado. En la actualidad el desarrollo de la ciencia y la tecnología resulta ser
adverso al interés humano, es decir, aunque éstos en un principio fueron creados para
facilitarnos la vida, ahora se imponen gracias a los hombres mezquinos que solo
piensan en ganancia y velan por sus intereses, y para lograrlos imponen moldes de
vida transformando a las personas en factores de producción y consumo, en un dato
más de estadística, aumentando así el individualismo. Lo cual no quiere decir que la
tecnología este mal sino el uso que el hombre hace de ella.
Por otro lado podemos ver que este fenómeno no solo afecta el presente, si no mas
bien el futuro de esta generación que nace ya con un chip que le dice todo lo que hara
el resto de su vida: como comportarse, que vestir, que decir, que no decir, que
aprender, etc.
9. BIBLIOGRAFIA
www. reb e lio n .com
www. wikipe d ia. co m
10. ANEXOS

– ¿Qué ocurre que todos cojeáis en esta ciudad?

– Es que se quedó coja la hija del rey. Luego se enamoró de ella un artista. Cuando le
preguntaron en la televisión si no le importó aquel pequeño defecto. Explicó que para él se trata
de una manera diferente de caminar. Hizo ver que es un rasgo de elegancia, de exquisita
belleza, que rompe la monotonía al andar y además es una manera de adelgazar. Comparó esa
manera de caminar con el oleaje de los mares y explicó como es algo que se reprime en los
niños, que lo hacen caminando con un pie en el bordillo de la acera y el otro en la calzada.
Propuso una rebelión a la manera de andar convencional. Todos los habitantes después de
aquella entrevista, nos pusimos a andar cojeando y no se va mal. Nadie nos obliga, pero a quien
no lo hace le vemos como un extraño. Incluso muchos que vienen de fuera después de estar
varios días acaban cojeando.
– ¿Y yo qué tal lo hago?. No está mal, ¡es verdad!. Es divertido. ¿Se me ve más elegante?. ¡Qué
suerte tenéis los habitantes de este reino.

"una especie de doctrina viscosa, que, insensiblemente, envuelve


cualquier razonamiento rebelde, lo inhibe, lo perturba, lo paraliza y
acaba por ahogarlo"; y, también, como "la traducción en términos
ideológicos con pretensión universal de los intereses de un conjunto
de fuerzas económicas, en particular las del capital internacional."
Ignacio Ramonet