Está en la página 1de 2

TRAS LA INFORMACIÓN PERDIDA O TRAS LA PÉRDIDA DE INFORMACIÓN DE LA PEDAGOGÍA

Por Nelson Bacón Salazar

Van seis años consecutivos que el Ministerio de Educación (MINEDU) viene realizando el
Concurso Nacional de Buenas Prácticas Docentes. Concursos que tienen la sana intención de
mostrar y reconocer ante y por la sociedad a los profesores y directivos de las instituciones
educativas del Perú que ´planifican, organizan, implementan y evalúan prácticas creativas y
pertinentes que producen un efecto, lógicamente positivo en los aprendizajes de sus
estudiantes.

Entiéndase por Buena Práctica Docente aquella que tiene como punto de partida la
identificación de una necesidad o carencia que afecta el aprendizaje y ante ello surgen
propuestas ya sea de índole metodológica, estratégica o de simplemente actividades
pedagógicas pero que son pertinentes y efectivas. Quiere decir que la puesta en marcha
dichas propuestas, se revierte situaciones toda vez que se incorporan en la práctica
pedagógica nuevos recursos, rompiendo de este modo rutinas estériles.

En el último año se premiaron algo de 58 buenas prácticas, se infiere entonces que algo más
de 350 Buenas Prácticas Docentes se han premiado a la fecha. Las buenas prácticas son
individuales o grupales en lo que se refiere a su modalidad. Las categorías agrupan a las
experiencias que provienen de instituciones de todos los niveles de Educación Básica Regular,
también las experiencias de los ciclos de Educación Básica Alternativa, así como también las
experiencias de Liderazgo Pedagógico. Sus subcategorías consideran las competencias de
todas las áreas curriculares que obran en el Currículo Nacional.

Ante esta situación presentada, es oportuno plantearse las siguientes interrogantes: ¿Cuántas
de estas más de 350 Buenas Prácticas Docentes es del conocimiento de los docentes de Perú y
del resto del mundo? ¿Cuántas de estas buenas experiencias han sido tomas en cuenta en la
formulación del nuevo Currículo Nacional? ¿Cuántas de estas innovaciones son replicadas en
las aulas escolares?

Al respecto en el portal del MINEDU específicamente en el repositorio institucional figuran


algunas publicaciones sobre estas Buenas Prácticas. He aquí una de las limitaciones referidas a
la difusión de estas prácticas innovadoras, la inmensa mayoría de docentes no tienen acceso a
la tecnología de un modo oportuno, por otro lado y sumándose a este aspecto, el tiraje de la
publicación no superan en 500 ejemplares en promedio, considerando la cantidad de
docentes, deducimos que la cobertura es un porcentaje bastante reducido. En conclusión,
tanto esfuerzo realizado por los maestros creadores e innovadores de prácticas pedagógicas
para que solamente sean de conocimiento por un número escaso. Pero el efecto negativo no
solo se reduce al hecho del conocimiento, sino a la situación de ser replicada y de este modo
solucionar problemas de aprendizaje.

Ahora, en lo que se refiere a la sabiduría que encierran en sus páginas estas Buenas Prácticas
Docentes, que obviamente son el fruto de la lectura que realizan los maestros innovadores de
todas las interacciones que se producen dentro de las instituciones educativas, cuántas de
ellas son consideradas por los especialistas del MINEDU para la formulación de documentos
que luego se constituirán en marcos referenciales como son el Currículo Nacional de la
Educación Básica y de los Programas Curriculares. La respuesta es poco o casi nada. Invito al
lector a realizar la verificación de hallazgo alguno de las Buenas Prácticas Docentes en
documentos oficiales de nuestro sistema educativo.

En términos de gestión del conocimiento, el docente cumplió bien su rol de producir


conocimiento, esto es innovar su práctica. También realizó la codificación, esto es la lectura,
interpretación, análisis, crítica y reflexión de dicho conocimiento; así mismo, participó en su
socialización, dentro de una cultura adversa a la innovación, comunicación y uso de esta
sabiduría, teniendo al MINEDU como el gran responsable al respecto. Por último, el magisterio
peruano tiene una gran tarea pendiente: Realizar una gestión responsable del sabiduría
pedagógica generada en las interacciones docente-estudiante.

Referencias:

 MINEDU (2018). Resolución Ministerial N° 118-2018. Disponible en:


http://www.minedu.gob.pe/buenaspracticasdocentes/pdf/bases-2018.pdf
 TAREA (2017). Buenas prácticas en gestión local de la Educación Intercultural
Bilingüe.1ra. edición.