Está en la página 1de 9

2009; 11 (9): 523-534

La Esporotricosis Enfermedad Cosmopolita y


del Medio Rural

Pedro Navarro, Heberto Reyes, Laura Sánchez, María A. de la Parte, Gabriela Sánchez, Luis A. Colmenares.
Cátedra de Medicina Tropical. Instituto de Medicina Tropical. Escuela de Medicina “Luis Razetti” y Cátedra de Medicina Tropical y de Microbiolo-
gía. Escuela de Enfermería, Facultad de Medicina. Universidad Central de Venezuela (UCV).

Resumen
La esporotricosis es una de las micosis profundas localizadas más difundidas en el planeta, de gran frecuencia en el medio rural venezolano. La
úlcera cutánea y nodular en los miembros expuestos es la manera más frecuente de presentarse clínicamente. Este artículo es una actualización
de la epidemiología, etiología, patogenia, manifestaciones clínicas, diagnóstico, terapéutica y posibilidades de prevención de esta enfermedad
descrita por primera vez en Baltimore EE.UU. en 1898; la cual aún tiene una gran cantidad de aspectos no bien identificados.

PALABRAS CLAVE: Esporotricosis, Micosis profunda, Medicina tropical.

Abstract
SPOROTRICHOSIS A WORLDWIDE AND RURAL EXTENDED DISEASE
Sporotrichosis is one of the localized deep mycosis with larger worldwide distribution of high frequency in the venezuelan rural population. The
nodular and ulcerative lesions in the exposed limbs, is the most common form of clinical presentation. This article is an update of the epidemiolo-
gy, ethiology, pathogenesis, clinical manifestations, diagnosis, therapeutics and preventive measures for this disease, which was first reported in
Baltimore, USA in 1898. Currently, many aspects of this disease are not fully identified.

KEY WORDS: Sporotrichosis, Localized deep mycosis, Tropical medicine.

Introducción tados de la Unión Americana, en Francia y en casi


todo el mundo. Son numerosas las notificaciones en

L
a esporotricosis es una de las micosis profun- Japón, América Latina (México, Costa Rica, Colom-
das más difundida en el planeta, tiene una evo- bia, Guatemala, Uruguay, Brasil y Perú), La India y
lución crónica por su tendencia a la formación Sudáfrica.5-14
de granulomas1 y la produce el Sporotrix schenckii,
que afecta al hombre y a los animales. Inicia su ac- ETIOLOGÍA DE LA ESPOROTRICOSIS
ción patógena en las capas cutáneas profundas (cu-
táneo-dérmicas) y puede pasar después a órganos o El agente etiológico Sporotrix schenckii, es un hongo
tejidos más profundos como músculos, articulacio- dimórfico que en su fase saprofítica produce hifas y
nes y huesos. En el lugar de la piel donde penetra el en la fase parasítica, levaduras. Se le relaciona con
hongo, da lugar después de cuatro o más semanas, la familia Gymnoascacea de los Enascomycetos. Su
a un foco primario (pápula, pústula, nódulo eritema- taxonomía aún no ha sido bien determinada, por lo
toso, úlceras o lesiones verrugocostrosas.2 cual, provisionalmente se le clasifica como Deute-
Casi todos los países la han notificado, particu- romycotina (hongos imperfectos).
larmente los de las áreas tropicales y subtropicales En la fase saprofítica vive en la materia muerta
del continente Americano.3 Inicialmente fue descrita y en la parasitaria en otros organismos vivos, prin-
en EE.UU., en un paciente con un absceso subcutá- cipalmente plantas, pero también en animales y el
neo refractario al tratamiento, atendido en el Hos- hombre.15-16 Ambas fases pueden crecer en el labo-
pital “Johns Hopkins” en Baltimore en 1889 por B. ratorio micológico, cuando se cultivan a 25 °C y 37
Scheck.4 Posterior a la primera descripción en Bal- °C respectivamente. La virulencia ha sido relaciona-
timore, otros casos fueron notificados en varios es- da a diferencias fisiológicas entre los especímenes

INFORMED Vol. 11, Nº 9, 2009 523


ESPOROTRICOSIS COMO ENFERMEDAD COSMOPOLITA Y DEL MEDIO RURAL Pedro Navarro y Col.

aislados de las diferentes presentaciones clínicas.17 Campos del Instituto de Medicina Tropical “Alexan-
A temperatura ambiente crece formando mice- der Von Humboldt”, de la Universidad Cayetano
lios, pero en los tejidos vivos toma la forma carac- Heredia de Lima, Perú, señalan que a pesar de que
terística de levaduras en paquetes de cigarrillos, esta micosis fue descrita hace más de 108 años, si-
que son Gram positivas. Las levaduras se ven abun- gue pobremente entendida y es necesario continuar
dantemente en lesiones experimentales, pero casi investigando y publicando para avanzar en su cono-
nunca se encuentran en las lesiones infectadas del cimiento.29
paciente. La forma de levadura puede desarrollarse El Sporotrix schenckii, es un patógeno moderado,
en cultivos en medio de Sabouraud si es incubado pues las personas generalmente sensibles son resis-
en atmósfera de CO2 a 37 °C o agar-sangre con cis- tentes a la infección.30 La ausencia de descripciones
tina.16 convincentes de contagio interhumano, en condi-
ciones favorables al hongo, indica su baja virulencia.
EPIDEMIOLOGÍA Sin embargo, han sido descritos casos de madres
que infectaron a sus hijos.31 Para que un número
La enfermedad se presenta en todas las regiones limitado de partículas infectantes, en un trauma ac-
geográficas del mundo, principalmente en países cidental, penetren por la piel y produzcan una es-
con climas cálidos y con abundante humedad y plu- porotricosis deben existir condiciones favorables
viosidad. La mayoría de los pacientes son menores en el huésped. Se ha señalado que las deficiencias
de treinta años y niños menores de diez años fre- nutricionales, defectos inmunológicos y patológicos
cuentemente son descritos en brotes epidémicos. primarios o adquiridos y la sensibilización pueden
La infección se distribuye de igual manera en am- ser los factores predisponentes. El estado nutricio-
bos sexos, sin distinción por grupos étnicos, princi- nal de la población, es determinante en la severidad
palmente es demostrada en personas que están en e incidencia de la enfermedad. La declinación de la
contacto con tierra y plantas,18 floristeros, agricul- micosis en Francia ha sido atribuida a mejoras en la
tores, jardineros, albañiles, aserradores de la ma- nutrición de la población mientras que la elevada
dera, horticultores, fruticultores y en general toda prevalencia en las áreas económicamente deprimi-
persona que en las áreas endémicas esté expuesta das de América Latina, puede ser correlacionada con
al riesgo de traumatismos con objetos de naturaleza deficiencias nutricionales. Así, la esporotricosis pue-
vegetal-espinas, astillas de madera, palillos y trozos de incrementarse en alcohólicos, desnutridos, en in-
de troncos de árboles.18 La fuente de infección ha munosuprimidos y en pacientes con enfermedades
sido identificada en varios brotes epidémicos mi- subyacentes; la micosis, en opinión de los autores
nas sudafricanas, cultivos de flores y en musgos.19- franceses, es una infección oportunista. Su patrón
21
pero el reservorio de la infección todavía no ha geográfico y climático predominante puede ser ex-
sido ubicado sistemáticamente, a pesar de que la plicado por las condiciones de pobreza existentes
enfermedad ha sido identificada en gatos, cachica- en el trópico, por lo tanto no es sorprendente, que
mos (armadillos), burros y ardillas.21-28 Es relevan- las áreas pobres del Sureste y Noreste brasileño y
te señalar los casos identificados, en cazadores de de las mesetas centrales de México, tengan una gran
armadillos que revisaron sus madrigueras o fueron incidencia de las micosis, prácticamente inexisten-
rasguñados por estos animales.10 tes en Alemania.31,32

Mediante, la aplicación de las pruebas de sensibi- En Venezuela, la enfermedad la adquieren traba-


lidad con esporotriquina, Costs y cols. trataron de jadores del medio rural, dedicados a la agricultura.
evaluar el lugar de los animales mamíferos sudame- En el Instituto de Medicina Tropical “Félix Pifano” de
ricanos como reservorios. La prueba fue positiva en la Universidad Central de Venezuela, los pacientes
un 30,2% de 96 animales.27 Sin embargo, el resulta- proceden de poblaciones aledañas a Caracas, con
do no es suficiente para asumir que estos mamífe- altitud entre 1.000 y 1.500 metros, con abundante
ros son un eslabón en la cadena epidemiológica de vegetación, gran humedad y temperatura no muy
transmisión de la enfermedad. Es necesario conti- elevada, como las existentes en las poblaciones de
nuar con las investigaciones con otras especies de los Teques, La Colonia Tovar, El Junquito, San Anto-
animales en otras áreas endémicas. Bustamante y nio y San Pedro de los Altos y El Hatillo.33

524 INFORMED Vol. 11, Nº 9, 2009


Pedro Navarro y Col. ESPOROTRICOSIS COMO ENFERMEDAD COSMOPOLITA Y DEL MEDIO RURAL

PATOLOGÍA Y ANATOMÍA PATOLÓGICA dad diseminada.34 En las últimas décadas, la micosis


ha mostrado una tendencia a presentarse como una
Como ha sido señalado, el hongo vive como saprófi- infección oportunista que se disemina en pacientes
to en el medio ambiente, en la vegetación y penetra inmunocomprometidos con enfermedad de Hodg-
por las manos o los pies, cuando la piel es herida kin, mieloma múltiple, leucemia, nefrosis y muy
por una espina de un vegetal o por una astilla de ma- particularmente, en alcohólicos malnutridos.37 Las
dera. A la esporotricosis se le considera enfermedad lesiones diseminadas muestran la misma apariencia
ocupacional de las personas que trabajan con plan- granulomatosa descrita en la infección linfocutánea.
tas. El musgo es una importante fuente de infección. En algunas lesiones diseminadas se pueden visuali-
De 7 a 40 semanas posteriores a su penetración por zar abundantes levaduras.38
la piel, el hongo origina en el sitio de inoculación, Los factores del huésped en la patogenicidad de la
un nódulo rojo-púrpura que se necrosa y que ha infección han sido estudiados por Tachibana y cols,
sido denominado chancro esporotricósico. Se pro- quienes han demostrado que las células CD4+ y los
duce alrededor una reacción de hiperqueratosis y macrófagos son necesarios para el desarrollo de la
microabscesos intradérmicos que rompen la piel. El inmunidad celular contra S. schenckii. También han
hallazgo anatomopatológico es un granuloma supu- confirmado que el suero inmune no refuerza la re-
rativo que contiene polimorfonucleares e histiocitos sistencia contra la infección por este microorganis-
y células gigantes en el centro de la lesión. La lesión mo.39
la rodean linfocitos y células plasmáticas. Muchas
veces la lesión permanece localizada en la dermis MANIFESTACIONES CLÍNICAS
y la epidermis, sin compromiso linfático, a esta
presentación clínica se le denomina esporotricosis Esporotricosis cutánea primaria. La lesión inicial,
cutánea fija.33-34 Pero en otros casos, el hongo se di- generalmente ocurre en las manos o en los dedos,
semina del chancro e invade el trayecto linfático del pero puede presentarse en alguna superficie ex-
miembro afectado y produce nódulos linfáticos. Los puesta como la cara o el cuello.40 La enfermedad
nódulos son también lesiones granulomatosas que comienza con una pápula eritematosa que progre-
ocasionan abscesos en su centro. Los cuerpos aste- sa a un nódulo firme para continuar con una pús-
roides (identificación microscópica del hongo), pue- tula que evoluciona hacia una úlcera, rodeada de
den ser localizados irregularmente del pus drenado pápulas diminutas, que al presionarse drenan pus.
o extraído. Estos cuerpos son estructuras esféricas y Posteriormente, la úlcera tiene aspecto irregular,
miden de 5 a 10 micras de diámetro y parecen espo- bordes anfractuosos y no edematizados con fondo
ras. Cuando se tiñen con el método de Schiff (ácido purulento que se cubre de una costra gruesa. Cerca
peryódico), la pared parece de doble contorno. La del 20% de los casos cursa sin extensión hacia el
estructura está rodeada de material eosinofílico en sistema linfático. En esta variedad, conocida tam-
forma de estrella. Una forma radial similar con eosi- bién como esporotricosis cutánea fija, la lesión pue-
nófilos es la encontrada alrededor de los huevos de de tornarse verrugosa, papilomatosa, cuneiforme o
Schistosoma,35 lo cual se ha interpretado como una nodular no ulcerativa. La mayoría de los pacientes
reacción antígeno anticuerpo. evolucionan una semana después del inicio hacia la
La infección primaria en los miembros casi nun- diseminación linfática, con la aparición de un rosa-
ca se disemina sistémicamente, la puerta de entrada rio de nódulos duros y eritematosos que, en algunas
sistémica es por el tracto gastrointestinal y las lesio- ocasiones pueden romperse. Un aspecto relevante
nes predominan en articulaciones, huesos, músculo son las lesiones indoloras, en cuyos casos no se ma-
o piel. Ocasionalmente, el hígado, los testículos, los nifiestan fiebre ni alteraciones constitucionales por
pulmones y los ojos pueden comprometerse. La es- la enfermedad y algunos nódulos pueden ulcerarse
porotricosis del sistema nervioso central, ha sido la y producir trayectos fistulosos.38
más rara manifestación de la infección diseminada
y cuando se ha descrito, es como una meningitis Esporotricosis diseminada
granulomatosa.36 Para apreciar la rareza de la infec- Presenta dos variedades clínicas. En una, el paciente
ción diseminada, Jurie en 1963, publicó en África tiene una diseminación de nódulos rojos oscuros en
del Sur 3.300 casos de micosis y sólo 5 de la varie- la piel, estos pueden iniciarse por un nódulo solita-

INFORMED Vol. 11, Nº 9, 2009 525


ESPOROTRICOSIS COMO ENFERMEDAD COSMOPOLITA Y DEL MEDIO RURAL Pedro Navarro y Col.

rio y posteriormente aparecen otros en el tronco, la do la enfermedad está bien avanzada aparece fiebre,
cara, los hombros, la región escapular, los brazos hemoptisis y la dificultad respiratoria.38
y las piernas. Muchos pacientes tienen lesiones en
los huesos y en las articulaciones y pueden com- Esporotricosis ocular
portarse como una artritis migratoria, lo cual en El hongo tiene cierta predilección por la conjuntiva
muy fácil de confundir con una artritis reumatoide. y los párpados, pero puede infectar cualquier parte
Algunos pacientes desarrollan abscesos profundos del ojo exógena o endógenamente.40 Esta variedad
en los músculos trapecio, bíceps, gastrocnemios y clínica pueden adquirirla los trabajadores de labo-
tríceps.34 La linfoadenopatía es característica en al- ratorio, por tener un riesgo aumentado a infectarse,
gunos casos, pero no así las linfangitis. La menin- cuando manipulan el hongo. La esporotricosis pri-
gitis y los abscesos cerebrales son excepcionales.36 maria del ojo, se inicia con un nódulo inflamatorio y
Los nódulos metastásicos pulmonares son bien ra- duro en la conjuntiva que va a comprometer la piel
ros, pero, la esporotricosis de las mucosas puede circundante, inicialmente los nódulos son peque-
aparecer en nasofaringe, boca y laringe y ocasionan ños, duros y de color amarillo, localizados en el in-
úlceras, escoriaciones, nódulos supurativos, acom- terior de los párpados o en la conjuntiva bulbar. Los
pañados de linfadenopatías regionales. Los huesos nódulos oculares se abscedan, drenan pus y origi-
más comprometidos han sido los del brazo, piernas, nan nódulos linfáticos periauriculares. La córnea es
rodilla, muñecas y pies. Las esporotricosis de los resistente y las ulceraciones oculares son raras. La
huesos generalmente causan inflamación, trayectos esporotricosis intraocular es más frecuente en esta
fistulosos y destrucción ósea. A diferencia de la clá- variedad clínica y puede deberse a una herida de
sica infección linfocutánea, la esporotricosis disemi- inoculación o una siembra metastásica, durante la
nada se acompaña de fiebre moderada, anorexia y diseminación hematógena. Han sido descritos casos
pérdida de peso. de esporotricosis intraocular, posterior a cirugía de
La otra variedad clínica de esporotricosis disemi- cataratas, que se manifiesta inicialmente como iritis
nada, la representa un foco metastásico primario en nodular.38,40
una articulación, pero raramente puede presentarse
en el ojo, tracto genitourinario y hueso, lo cual se Esporotricosis del sistema nervioso central
presume ocurre por diseminación hematógena. Meningitis y abscesos cerebrales por esta micosis
han sido descritos, aunque son bien raros. Se des-
Esporotricosis pulmonar primaria criben tres casos publicados en la literatura médica
En la esporotricosis pulmonar primaria, el pacien- internacional.
te generalmente tiene síntomas respiratorios leves Un paciente masculino comenzó su enfermedad
o ninguno, hasta que la enfermedad se manifiesta años después de una mielografía para diagnóstico
muy avanzada. Un gran número de casos han sido de hernia discal intervertebral, lo cual probablemen-
identificados, cuando se practica una radiografía te fue la vía de inoculación de la esporotricosis. El
de tórax de rutina y se videncia una infiltración en paciente presentó cefalea occipital intensa y convul-
un lóbulo pulmonar o una caverna. Los infiltrados siones que se mantuvieron durante un año. Perdió
radiológicos son similares a los encontrados en tu- peso, presentó desorientación y confusión mental,
berculosis y los pacientes a menudo son diagnos- deterioro neurológico que llegó a coma y murió. El
ticados y tratados como esta enfermedad, a pesar diagnóstico se efectuó post-mortem, por anatomía
de que el bacilo tuberculoso no se evidencie o se patológica.41
cultive. Cuando aparecen los síntomas, una tos leve Otro fue un paciente de 58 años, granjero-hor-
o moderada es la primera manifestación clínica y la ticultor, quien presentó confusión y desorientación
emisión de escasos esputos. Dolores pleuríticos, mental, ataxia, debilidad, pérdida de peso, compro-
fiebre, escalofríos, sudores nocturnos y hemoptisis miso de pares craneales, y alteraciones de la función
no se evidencian, cuando se reconoce la enferme- vestibular. El diagnóstico fue planteado por nódulos
dad por primera vez y no se encuentran nódulos en cutáneos que tenía el paciente y por su procedencia
la piel u otros signos de la enfermedad por primera ocupacional. Se le administró anfotericina B y el pa-
vez y no se encuentran nódulos en la piel u otros ciente se restableció con esta terapia.42
signos de la enfermedad diseminada. Al final, cuan- El tercero, un paciente con esporotricosis dise-

526 INFORMED Vol. 11, Nº 9, 2009


Pedro Navarro y Col. ESPOROTRICOSIS COMO ENFERMEDAD COSMOPOLITA Y DEL MEDIO RURAL

minada, sin sintomatología neurológica, pero se le costrosa y purulenta en cara dorsal de la muñeca
identificó granuloma supurativo en la corteza cere- izquierda de dos meses de evolución, que mejora-
bral durante la autopsia y se aisló S. schenkii.43 ba con tratamiento antimicrobiano para infecciones
por bacterias Gram positivas.
Sinovitis traumática
Se han descrito casos de sinovitis por penetración Antecedentes epidemiológicos
articular del microorganismo, mediante heridas Agricultor cultivador de flores (rosas, crisantemos y
traumáticas con astillas de madera. La articulación gladiolas), en la población de Galipán (Cerro El Ávila
más afectada ha sido la muñeca.44 Se presenta infla- de Caracas). Refiere punzadas frecuentes en las ma-
mación articular, dolor, inmovilidad y enrojecimien- nos con las espinas de las rosas que producía para
to periarticular. Siempre han sido casos manejados la venta.
erróneamente con antituberculosos sin resultados
evidentes.38,45 Examen Físico
En buenas condiciones generales, piel morena. Úl-
Esporotricosis genitourinaria cera irregular, de bordes anfractuosos, no edema-
Lesiones metastásicas de la micosis pueden desa- tizados, 1 x 1 cm de diámetro con eritema rojizo
rrollarse en el epidídimo, testículos y riñones. Pielo- rodeando la solución de continuidad, costra marrón-
nefritis ha sido señalada en pacientes con litiasis en amarillenta, cubriendo la lesión en la cara anterior
la pelvis renal.38 de la articulación de la muñeca izquierda. Nódulos
duros, color vino tinto en trayecto linfático del an-
COMPLICACIONES tebrazo, cuatro en seguidillas. Adenomegalias axila-
res móviles y dolorosas a la palpación. El resto del
Dependen del sitio en que se encuentre la infec- examen físico sin anormalidades. Bioanalítica: he-
ción, infecciones bacterianas secundarias a lesiones moglobina 10 g/dL, 9.200 leucocitos/mm3 con 56%
abiertas, pueden diseminarse y producir septicemia. polimorfonucleares y 12% de eosinófilos. Examen
La esporotricosis pulmonar puede complicarse con de heces en fresco. Quistes de Blastocystis hominis y
insuficiencia respiratoria y hemoptisis crónica. Las Giardia intestinalis y huevos de Ascaris lumbricoides.
adenopatías hiliares en pulmones pueden ocasionar Se razonó diagnóstico presuntivo de esporotricosis
obstrucción bronquial y las infecciones pulmonares por la clínica y epidemiología y se efectuó el diag-
pueden diseminarse hematológicamenre o por in- nóstico diferencial con leishmaniasis tegumentaria
gestión de esputos infectados. Un caso de absceso americana. Se tomaron muestras para diagnóstico
perirrectal ha sido atribuido a esta infección micóti- micológico e histológico para leishmaniasis, san-
ca.46 También, la osteomielitis por S. Schenkii, en un gre para anticuerpos fluorescentes antileishmania y
caso de fractura patológica de la tibia ha sido seña- la prueba de la leishmanina. A los seis días creció
lada.38 en el cultivo en medio de Sabouraud, una colonia
compatible con S. Schenkii y se identificó el hongo.
DIAGNÓSTICO Las pruebas para leishmaniasis resultaron negativas.
Fue tratado con itraconazol a dosis de 200 mg/día
El diagnóstico se efectúa mediante la presunción con mejoría a las tres semanas.
clínica y epidemiológica de la enfermedad y por el En el diagnóstico diferencial se debe pensar en
diagnóstico definitivo o etiológico. enfermedades con manifestaciones clínicas pareci-
Se describe a continuación, con fines didácticos, das, como piodermitis, paracoccidiomicosis, sífilis,
el caso de un paciente con esporotricosis cutáneo- tuberculosis y micobacteriosis atípicas, leishmanio-
linfática. sis tegumentaria y furunculosis miásica.38
El diagnóstico de certeza o etiológico se efectúa
Caso clínico mediante estudios en el laboratorio micológico.
Las muestras clínicas a examinar incluyen pus, as-

P
aciente masculino de 38 años de edad, quien pirados de lesiones furunculosas, esputo o material
consulta a Medicina Tropical de la Universi- tisular para biopsias. Lo último tiene la desventaja
dad Central de Venezuela, por lesión ulcero- que la incisión quirúrgica puede retardar la cicatri-

INFORMED Vol. 11, Nº 9, 2009 529


ESPOROTRICOSIS COMO ENFERMEDAD COSMOPOLITA Y DEL MEDIO RURAL Pedro Navarro y Col.

zación de la lesión. da, ocasionan incumplimiento de la terapia tan alto


como un 60% en áreas hiperendémicas del Perú.52
Examen microscópico directo Se recomienda el empleo de una solución saturada
Tiene escaso valor. En las muestras de esputo o de de yoduro de potasio (KI), la cual se inicia a la dosis
pus donde las células fúngicas son escasas, teñidas de 5-10 gotas por vía oral, tres veces al día en adul-
con el método de Gram o Giemsa son difíciles de tos. Las soluciones de KI, son de sabor amargo y se
visualizar. Sin embargo, si se logran evidenciar se pueden administrar diluidas en leche, jugos de fru-
pueden ver levaduras redondas u ovales agrupadas tas naturales o refrescos. Los efectos adversos más
como paquetes de cigarrillos, algunas pueden pre- comunes son náuseas, anorexia, diarrea, aumento
sentar gemaciones y estar rodeadas por un halo. de volumen de las parótidas o de las glándulas la-
Al método directo del examen entre lámina y la- grimales. Tales efectos mejoran con la reducción de
minilla con hidróxido de potasio y a la investigación la dosis, o su interrupción momentánea. Las dosis
histopatológica de tejidos teñidos con hematoxilina- máximas toleradas deben ser mantenidas por varias
eosina, les falta sensibilidad, pero las técnicas inmu- semanas, después que las lesiones cutáneas se han
no-histoquímicas de tejidos teñidos pueden alcan- resuelto completamente, un proceso que habitual-
zar una sensibilidad de 83%.47 mente toma de 6 a 12 semanas. Los pacientes que
no toleran el medicamento o son alérgicos al mis-
Cultivos mo, deben recibir itraconazol.33 Intentando mejorar
La muestra se cultiva en infusión de agar-corazón- el cumplimiento a la dosificación. Cabezas y col, en
cerebro y agar Sabouraud a 20°C; en estos cultivos Perú han evaluado una dosis por día en pacientes
se pueden obtener resultados a los 3 ó 5 días, con con esporotricosis cutáneo-linfática. Afirman que la
colonias pequeñas de color crema y aspecto muco- eficacia y seguridad fue comparable al tradicional
so que oscurecen progresivamente para adquirir, en esquema de tres dosis diarias.52 Están pendientes de
pocos días, el aspecto de terciopelo negro, caracte- evaluación los efectos que sobre esta enfermedad
rístico de este hongo. Se trata de un procedimien- tienen los antimicóticos terbinafina y albylamina.53
to fácil, seguro y muy sensible.38 Pappas, en Perú Un ensayo doble ciego (500 mg versus 1.000 mg),
afirma que el cultivo es el procedimiento más se- fue realizado y los resultados preliminares eviden-
guro para un diagnóstico definitivo ya que encontró ciaron que de 47 pacientes con la micosis tratados,
diagnóstico positivo a los 8 días de incubación en 38 de ellos (81%) respondieron adecuadamente.54
89% de los casos y a los 29 días, cultivos positivos El problema del costo de estos medicamentos,
para todos los casos de esporotricosis subcutánea, puede limitar su utilidad para tratamientos de uso
en áreas endémicas.12 extensivo.52-56
Los métodos serológicos para diagnóstico de la Pacientes con esporotricosis diseminadas, resis-
tentes a los yoduros a menudo responden adecua-
TRATAMIENTO damente al tratamiento con anfotericina B, a una
dosis de 1,5 a 2,0 g. por un período de seis a ocho
El itraconazol, un derivado imidazólico sintético, es semanas.38
el tratamiento de elección en la esporotricosis cutá- Como la mayoría de los pacientes proceden de
neo-linfática, por su eficacia, seguridad y facilidad medio rural depauperado, con problemas nutricio-
de administración.48-50 nales o de anemia y de parasitosis intestinales, se
hace necesaria la atención individual de estas defi-
Se indica a la dosis de 100 a 200 mg/día V.O. en ciencias.
adultos, durante varios meses; en niños de 6 a 10
mg/Kg/peso es la dosis correspondiente. Sin em- PROFILAXIA
bargo, el costo elevado hace su uso prohibitivo en
los países tropicales y en vías de desarrollo, donde La esporotricosis, es un problema de salud en muy
predomina la enfermedad. A pesar de la ausencia bien definidas áreas geográficas del planeta, aunque
de ensayos controlados, el yoduro de potasio, es un se la considera también enfermedad cosmopolita ya
tratamiento efectivo y económico,51 pero sus efectos que puede adquirirse esporádicamente en cualquier
adversos y su esquema de dosificación complica- país. Como sus reservorios, ni los factores de ries-

530 INFORMED Vol. 11, Nº 9, 2009


Pedro Navarro y Col. ESPOROTRICOSIS COMO ENFERMEDAD COSMOPOLITA Y DEL MEDIO RURAL

go que sean modificables, han sido completamente sporotrichosis cases in Costa Rica.Rev. Costar Cien Med.1992;13:29-36.
identificados, no es posible elaborar medidas pre- 8. Velásquez J.P. Restrepo A. Calle G. 20 años de experiencia en espo-
ventivas eficaces que puedan ser recomendadas e rotricosis: polimorfismo clínico de la enfermedad. Antioquia. Médico
implementadas en áreas endémicas.29 1976;26:153-169.

Powell y col, que demostraron la presencia de 9. Mayorga R, Cáceres A, Torrillo C, et al. Estudio de una zona endémica
hongos en cultivos de musgos, provenientes de vi- de esporotricosis en la región del Lago de Ayaiza de Guatemala. Bol Ofic
Sanit Panam 1979;87:20-34.
viendas, árboles y suelo húmedo, han postulado el
uso de desinfectantes para la eliminación de estas 10. Conti-Díaz IA. Sporotrichosis in Uruguay, epidemiological and cli-
plantas saprófitas, en los alrededores de viviendas nical aspects. Prodeeding of the Fifth International Conference on the
Mycoses: Superficial, cutaneous and subcutaneous infections. Caracas,
y el cultivo periódico de los musgos en la búsqueda Venezuela 1980. PAHO Scientific publicación N° 396. 1980. Washing-
de S. schenckii.55 ton. pp.: 312-321.
El lugar de los gatos en la cadena epidemiológica
11. López J.G, Alves SH, Mari CR, et al. Epidemiology of sporotrichosis
de transmisión requiere de mayor investigación y in the Central Region of Río Grande do Sul. Rev Soc Bras Med Trop
documentación.56 1999;32:541-545.
La epidemia masiva registrada en trabajadores su- 12. Pappas PG, Tellef J, Nolozco D et al. Sporotrichosis in Perú. Descrip-
rafricanos de minas de oro, fue controlada por des- tion of a hyperendemic area. Clin Infect Dis 2000;30:65-70.
infectar y eliminar andamios y soportes de maderas
13. Chakrabarti A, Roy SK, Dhar S, et al. Sporotrichosis in Nor-West
podridas - donde crecía el hongo en su fase saprófi- India. Indian J Med Res. 1994;100:62-65.
ta - de las galerías subterráneas de los túneles exca-
vados durante la extracción del metal precioso.15 14. Gosh A., Chakrarti A., Sharma V.K., et al. Sporotrichosis in Hima-
chal-Pradesh (North India). Trans R.S. Trop Med Hyg. 1999;93:41-45.
Las infecciones adquiridas por los trabajadores del
laboratorio micológico, pueden prevenirse al extre- 15. Vismer HF, Hull PR. Prevalence epidemiology and geographical
distribution of Sporotrix schenckii infections in Gauteng-South Africa.
mar las medidas para evitar los riesgos de autoino- Mycopathology. 1997;137:137-143.
culación, especialmente en los ojos. Por otro lado,
la simple precaución para evitar estas infecciones 16. Farkas V. Morphology and structure of fungi. In: Brande A., Davis
CE, Fierer J. Infections Disease and Medical Microbiology 2nd Edition.
entre los campesinos que efectúan labores agríco- Saunders Company 1986. Philadelphia. pp: 113-124.
las, es difícil de adecuar, porque estas personas son
de escasos recursos económicos y en muchas oca- 17. Rippon JW Sporotrichosis. In: Medical Micology. The patoghenic
Fungi and the Pathogenic Actinomycetes. 2nd Edition. W.B. Saunders.
siones no pueden comprar vestimentas, guantes y Co. 1982. Philadelphia. pp: 277-302.
botas que darían protección a sus manos, piernas
18. Asociación Estadounidense de Salud Pública. Esporotricosis En
y pies.38 Control de las enfermedades transmisibles en el hombre. 17ta Edición.
James Chin. Editor. Organización Panamericana de Salud. Washington.
Publicación científica y técnica. 2001; N°58:59.
Referencias
19. Quintal D.J., Sporotrichosis infection on mines of Witwatersrand. Clin
1. Kwon-Chung KJ. Bennes J.E. Sporotricosis. In: Know-Chung KJ. Ben- Med Surg 2000;58:59-63.
nes J.E eds. Medical Mycologist Lea & Febier 1992. Philadelphia. Pag:
707-711. 20. Hajjen R, Mc Donell S, Reef S, et al. Outbreak of sporotrichosis among
three nursery workers. J Infect Dis 1997;176:499-504.
2. Roche Lexikon Medizin. Esporotricosis. Diccionario Médico Roche.
Ediciones Dayna S.A. 1993. Barcelona. España. Pag: 671. 21. Coles BF, Schacht A, Hibbs JR, et al. A multistate outbreak of sporotri-
chosis associated with Sphagriummoss. Am J Epidemiol 1992;136:475-
3. Conti Díaz J.A. Epidemiology of sporotricosis in Latin America. Mvco- 487.
patol 1989;108:113-116.
22. Hay R-J., Morris-Jomes R. Outbreak of sporotrichosis. Current opi-
4. Schenck B. On refractory subcutaneous abscesses caused by a pos- nion in infections diseases 2008;21:119-121.
sibility related to sporotricha. Johns Hopkins Hosp Bull 1898;93:286-
290. 23. Nakamura y Nakamura, Sato H, Watanabe S, et al. Sporotrichosis
schenkii, isolated from a cat in Japan. Mycoses 1996;39:125-128.
5. Ito M, Okamoto S. Kariya H.Survev of 200 cases of sporotricosis.
Dermatológica 1986;172:209-213. 24. Bastos de Lima Barro M., Olivieira Schubach de A., Francesconi do
Valle AC, et al. Cat-transmitted Sporotrichosis epidemic in Rio de Janeiro,
6. Mayorga-Rodríguez J.A, Barba Rubio J. Muñoz-Estrada VF.et al, Sporo- Brazil. Description of a series of cases. Clin Infect Dis 2004;38:529-535.
trichosis in Jalisco State: a clinical-epidemiological study. Dematol Rev.
Mex.1997;41:105-108. 25. Wenker CJ, Kaufman L, Bacciarini LN, Robert N. Sporotrichosis in a
ninebanded armadillo (Pasypus novemcinetus). J Zoo Wild Med 1998;
7. Rodríguez Vindas J. Clinical epidemiological and ecological aspects 29:474-478.

INFORMED Vol. 11, Nº 9, 2009 533


ESPOROTRICOSIS COMO ENFERMEDAD COSMOPOLITA Y DEL MEDIO RURAL Pedro Navarro y Col.

26. Izarry-Roviera AR, Kaufman L, et al. Diagnosis of Sporotrichosis in 42. Klein R, Ivens M, Seabury S, et al. Meningitis due to Sporotrichum
a donkey using direct fluorescent labeled antibody testing. J Veter Diag schenkii. Arch Inter Med. 1966;188:149-151.
Invest. 2000;12:180-183.
43. Collins W. Disseminated ulcerating sporotrichosis with widespread
27. Saravanova-Kumar PS, Eslani P, Zar FA. Lymphocutaneous Sporotri- visceral involvement. Report of a case. Arch Dermatol Syp (Chicago)
chosis associated a squirrel bite: case reported and review. Clin Infect 1947;36:523-527.
Dis 1966;23:647-648.
44. Morocco G, Tielen W, Goodnough C, et al. Granulomatosus sy-
28. Reed KD, Moore FM, Geiger GE, et al. Zoonotic Transmission of Spo- novitis and osteitis caused by Sporothrix schenkii. Am J Clin Pathol
rotrichosis: case report and review. Clin Infect Dis 1993;16:384-387. 1975;64:345-348.

29. Bustamante B., Campos P.E. Endemic Sporotrichosis Current Opi- 45. Molstad B, Strom B. Multiarticular sporotrichosis. JAMA 1978;240:556-
nion in Infect Dis 2001;14:145-149. 559.

30. Mariat F, Lavalle P. Sporotrichosis. Bull Inst Pasteur 1983;81:295-299. 46. Khan F, Guarneri J, Sierra M. Primary pulmonary sporotrichosis com-
plicated by perirectal abcess. Am Rev Resp Dis 1975;112:119-122.
31. Smith L.M. Sporotrichosis. Report of four clinically atypical cases.
South Med J 1945;38:505-515. 47. Márquez MEA, Coelho KIR, Sotto MN, et al. Comparision between
histochemical and inmunohistochemical methods for diagnosis of spo-
32. Mariat F, Garrison RG. Sporotrix schenkii. In: Braude A.I., Davis C.E., rotrichosis. J Clin Pathol 1992;45:1089-1093.
Fierer J. (eds). Infectious Diseases and Medical Microbiology. 2nd Ed.
1986, WB Saunders Co. Philadelphia, pag: 577-580. 48. Restrepo A, Robledo J, Gómez I, et al. Itraconazole thera-
py in lymphangitis and cutaneous Sporotrichosis. Arch Dermatol
33. Belfort E, Torres J. Esporotricosis. Universidad Central de Venezuela. 1986;120:413-417.
Facultad de Medicina. Escuela Luis Razetti. Cátedra de Medicina Tropi-
cal. Programa de Enseñanza, año 2003-2004. Tomo II. Caracas. Pág. 49. Kauffman CA. Old and new therapies for Sporotrichosis. Clin Infect
30-32. Dis 1995;21:981-985.

34. Jurie H. Histopathology of sporotrichosis. Arch Pathol. 1963; 50. Kauffman CA, Haijeh R., Chapman SW. Practice guidelines for
75:421-425. the management of patients with Sporotrichosis. Clin Infect Dis
2000;30:684-687.
35. Hoeppli R. Histologic Observation in Experimental Schistosomiasis
Japonica. Chinese Med J 1932;43:1179-1183. 51. Sterling JB., Haymann WR., Potasium iodine in dermatology. A 19th
century drug for the 21st century use pharmacology, adverse effects and
36. Shoemaker B, Bennet H, Fields W, et al. Leptomeningitis due to contraindications. J Acad Dermatol 2000;43:691-697.
Spotrichum Schenkii. Arch Pathol 1957;64:222-226.
52. Cabezas O., Bustamante B., Holgado W., et al. Treatment of cuta-
37. Lynch P., Voorhees, Harrel S. Systemic sporotrichosis. Ann Inter neous sporotrichosis with one daily dose of potassium iodine. Pediatr
Med. 1970;73:23-26. Infect Dis 1996;15:352-354.

38. Braude AI. Sporotrichosis En: Braude AI, David CE, Fieree J. Infec- 53. Hay R.J. Therapeutic potential of terbinafine in subcutaneous and
tious Diseases and Medical Microbiology. 2nd Edition. WB. Saunders systemic mycosis. Br. J Dermatol 1999;141 (Supl 56):36-40.
Co. 1986. Philadelphia. pp:1331-1335.
54. Pappas P, Bustamante B, Restrepo A, et al. Terbinafine for the
39. Tachibana T, Mitswjama M. Involvement of CD4+ T cells and ma- treatment of lymphocutaneous sporotrichosis: preliminary results of a
crophages in acquired protection against infection with Sporothrix randomized double-blind trial. In abstract book. 14th Congress of the
schenkii in mice. Med Mycol 1999;37:397-404. International Society for Human and Animal Mycology. Buenos Aires,
Argentina. May 8-12,2000. P:348.
40. Francois J. Sporotrichosis. In: Francois J. Oculomycosis. Charles C.
Thomas Company 1975. Springfield. Illinois. p:375. 55. Powell LT, Taylor A., Phillips B., et al. Cutaneous Sporotrichosis in
forestry workers. JAMA. 1978;240:232-236.
41. Shoemaker E, Bennett H, Fields W, et al. Leptomeningitis due to
Sporotrichum schenkii. Arch Inter Med 1966;188:145-148. 56. Davis C, Troy GC. Deep mycotic infections in cats. A Hosp Assoc
1996;32:380-391.

534 INFORMED Vol. 11, Nº 9, 2009


Copyright of Informe Medico is the property of Informe Medico de Venezuela, C.A. and its content may not be
copied or emailed to multiple sites or posted to a listserv without the copyright holder's express written
permission. However, users may print, download, or email articles for individual use.

También podría gustarte