Está en la página 1de 8
CGramatica dela Libertad Sefialo rumbos no explorados, yes probable que no siempre haya hecho ‘en ellos las observaciones necesatias para deducir generalidades exacts, Si todo lo que propongo de nuevo no pareciese aceprable, mi ambicién {quedard satisfecha con que alguna parte lo sea, y contribuya a la mejora de un ramo de ensefianza, que no es ciertamente ef més lucido, pero es tuno de los mas necesatios. heads " udicacuma tre ba Qebbo . . Gavewtendin be fm Act vaifuman Me orto om Pant uca’’. Crust how Je la Viewed, Pattn_ reine longue dela Werth | q tteabin | Suchafe: 1 ye Wiccan matin alth & al Premed AY» INDICACIONES SOBRE LA CONVENIENCIA DE. SIMPLIFICAR Y UNIFORMAR LA ORTOGRAFIA. EN AMERICA! Uno de los estudios que més interesan al hombre es el del idioma que se habla en su pais natal. Su cultivo y perfeccién constituyen la base de todos los adelantamicntos intelectuales. Se forman las cabezas por las lenguas, dice el autor del Emilio, y los pensamientos se tien del color de los idiomas. Desde quclos espafiolessojuzgaron el nuevo mundo, chan ido perdiendo poco a poco las lenguas aborigencs; y aunque algunas se conservan todavia en toda su puteza entre las tribus de indios independicntes, y aun entre aquellos que han empezado a civilizarse, la lengua castellana «s la que prevalece en los nuevos estados que se han formado de la desmembracién de la monarqula espafiola, y es indudable que poco a poco haré desaparecer todas las otras. Bl cultivo de aqucl idioma ha participado alli de todos los vicios del sistema de educaci6n que se segufa; y aunque sea ruboroso decirlo, es necesatio confesar que en la generalidad de los habitantes de América no se encontraban cinco petsonas en ciento que poseyesen gramaticalmente ssu propia lengua, y apenas una que la escribiese correctamente. Tal ea el efecto del plan adoptado por la corte de Madrid respecto de sus posesiones colonials, y aun fa consecuencia necesaria del atraso en que se encontraba la misma Espatia, Entre los medios no sélo de pulir la lengua, sino de extender y genetalizar todos los ramos de ilustracién, pocos habré més importantes que el simplificar su ortografia, como que de ella depende la adquisicién mas "Bae ardeuo fue publicado con a firma de G. R.y A.B, iniciales que corresponden Juan Garcia del Rio y Andsés Bello. Se imprmié par vex primera en la Bibteea Ame rican, Londres, 1823, pp. 5062; se velmprimi en El Repertorio Americano, Londees, ‘octubre de 1825, como 1, pp. 27-41 Bl exo del ipertoro, que e el que ceproducimos, tiene una adiién de més de una gina y presens algunas vaciantes de redacién. Anotanos al ple del eat las dos nds importants, puesto que las demds son pequeise enmiendas de impresion (ConastOn Boron. Caracas). Grande dea Libertad ‘0 menos ficil de los dos artes primeros, que son como los cimientos sobre que decane cdo el edo de a erat yd ly cnc ee escribir. La ortogralia, dice la Academia Espafola, es la que mejora has lengua aed su pureza, sefala la verdadera pronunciacién y significado de las voces, y declara el legitimo sentido de lo escrito, haciendo que la escritura sea un fil y seguro depésito de las leyes, de las artes, de las ciencias, y de todo cuanto discurrieron los doctos y los sabios en todas profesiones, y dejaron por este medio encomendado a la posteridad para la universal instruccién y ensefianza?. De la importancia de la ortograffa se sigue la necesidad de simplifcarla; y el plan o método {que haya de seguirse en las innovaciones que se introduzcan para tan necesatio fin, vaa ser el objeto del presente articulo No tenemos la temeridad de pensar que las reformas que vamos a sgerit seadopten inmediatamente. Demasiado conocemos cuanto es el imperio de la preocupacién y de los habicos; pero nada se pierde con indicarlas yy someterlas desde ahora a la discusién de los inteligentes, o para que se modifiquen, si pareciere necesario, o para que se acelere la época de su introducci6n y se allane el camino a los cuerpos literarios que hayan de dar en América una nueva direcci6n a los estudios. A fin de motivar las reformas que apuntamos, examinaremos, por I titima edicién de 1820 del tratado de ortografia castellana, los distintos sistemas de varios escritores y de la Academia misma; y deduciremos de todos ellos el nuestro, Antonio de Nebrija senté por principio para el arteglo de la ortografia que cada letra debia tener un sonido distinto, y cada sonido debla representarse por una sola letra. He aqui el rumbo que deben seguir todas las reformas ortogréficas. Matco Alemén, llevando adelante la idea de aquel doctisimo filélogo, adopté por tinica norma de la escrivura la pronunciacién, excluyendo el uso y el origen. Juan Lépez de Velasco eché por otro camino, Creyendo que la pronunciacién no debia dominar sola, 7iguendo cl cons de Quinlino, Nis god cme bier si seribenduum iudico quomodo sonat, establece que la lengua debe Srrbiee slay naurlmente como se haba, peo in inode novedad ofensiva. Gonzalo Correas, empeto, despreciando, como era ranbn, este usurpado dominio de la costumbre, quiso emendar el alfabero + Orcgralia dela lengua cetellna, 1820. (Nowa be Beto). Indicacone obra convenienca de simplify uniforms a rtograia en América castellano en una de sus més incémodas irregularidades sustituyendo la k alacfuerce y ala q. Otros escritores antiguos y modernos han aconsejado otras reformas: todos han convenido en al fin de hacer uniforme yfécil la escritura castellana; pero en los medlos ha habido variedad de opiniones?. En cuanto a la Academia Espaiola, nosotros ciertamente miramos como apreciabilisimos sus trabajos. Al comparar el estado de la escrieura castellana, cuando la Academia se dedicé a simplificarla, con el que hoy tiene, no sabemos qué es més de alabar, si el espiritu de liberalidad (bien diferente del que sucle animar tales cuerpos) con que la Academia ha patrocinado e introducido ella misma las reformas tities, o la docilidad del pablico en adoptaras, ranto en la Peninsula como fuera de lla Su primer trabajo de esta especie, segin dice ella misma, fué en los proemiales del tomo primero del gran Diccionario: y desde entonces ha procedido de escalén en escalén, simplificando la escricura en las varias ediciones de su Ortegrfia. No sabemos si hubiera convenido introducir todas las alteraciones de un golpe, llevando el alfabeto al punto de perfeccidn de que es susceptible, y conformindole en un todo a los principios anteriormente citados de Nebrija y Mateo Alemén; lo que ciertamente hubiera sido de desear es que todas ellas hubieran seguido ‘un plan constante y uniforme, y que en cada innovactén sc hubiese dado tun paso efectivo hacia el término que se contemplaba, sin caminar por rodeos intitiles. Pero debemos tener presente que las operaciones de un cuerpo de esta especie no pueden ser tan sistemdticas, ni tan fijos sus principios, como los de un individuo; asi que, dando a la Academia las sracias que merece por lo que ha hecho de bueno, y por la direccién > Bate prafoen la Bibione Amerie (1823), aparece redactado as: Pasando revisa aque cuerpo lor diferente autores que taaron de azreglar I excriara dela lengua cacellana dice de Antonio de Nebia primero que lo intent, "que habia sentido por principio, que no deba haber lers que no uvise a dstnto sonido, a 0 ido que no tuvise su diferente ler. Después de Nebij, iguié Mateo Alem, cual cacluye enteramentecl uo ye origen, adoprando por nia rela a pronunciacién. juan, oper de Velasco, pao que manifesta debe esrbitse la lengua cencilaynaturalmente como se habla o debe hablar, y comer el uso en lo que eves era, dice que eto debe sélo entender cuando no haya noveded que ofends. Gonailo Cortes presendis Introdcir af para que hiciese los ofcios del cy dela g que exlua come ineles del abecedario. Bartolomé Jiménex Patén destchaba la gen alguns casos, iguendo en lo dermis ls prceptos comune. Por Gkimo, autos etitces antiguosy modernos, aunque ‘on diversidad en los medio, ban convenido en el in de hacec uniform Ia eserica ‘exsellan, y de Fly précca ecucin’. (Const Eortors. CaRacas) (Gramiice dela Libertad general de sus trabajos, ser4 justo al mismo tiempo considerar las imperfecciones de los resultados como inherentes a la naturaleza de una sociedad filoldgica En 1754. aftadié la Academia (segin dice ella misma) algunas letras propias del idioma, que shaban omitido hasta entoncesy faltaban para su perfeccién; c hizo en otras la novedad que tuvo por conveniente para facilitar la prictica sin tanta dependencia de los onfgencs. En la cercera edicidn, de 1763, sefialé las reglas de los acentos, y excusd Ja duplicacién de la« En las cuatro ediciones sucesivas de 1770, 75, 79 y 92, no hizo mas que stumentar la lista de voces de ducdosa ortografia En 1803, diélugaren el alfabeco alas letras ly ch, como representantes de lossonidos con quesepronuncian en dlama, chepo, ysuprimiélachcuando tenia el valor de f, como en christian, chimera, susticuyéndole, segiin los diferentes casos, ¢ 0 4, y excusando la capucha o acento circunflejo, aque por via de distincién solia ponerse sobre la vocal siguiente. Desterré también la ph y la & y para hacer mas dulce la pronunciacién, omitié algunas letras en ciertas voces en que el uso indicaba esta novedad, como la ben substancia, obseuro, lan en sransponer, ec. sustituyendo en otras Iara lax, como en extra, extranjer™ Laedicién de 1815 (igual en todo ala de 1820) afadié otras importantes reformas, como la de emplear exclusivamente la cen las combinaciones que suenan ca, co, cu, dejindose a la g solamente las combinaciones que, ‘qui, en que es muda la wy resultando por tanto superflua la crema, que se usaba por via de distincién en elogilencia, qietion, y ottos vocablos ssemejantes. Esta novedad fue un gran paso (bien que no sabemos si Ihubiera sido preferible suprimir la u muda en querna, guise); pero la cde omitir la x éspera solamente en principio o medio de diccién como arabe, xefe, exido,y conservaclaen el fin, como almoradus, relox, donde tiene el mismo valor, nos parece inconsecuente y caprichoso’. Lo peor “La Academia, en tin del Orga, si 1815, asin a rai cra cxrngero st En 1844 enw Pronto, oi a esablret coma obliga tora le ARI 1 ¥en 7 ede Dioner (1832) a Acer dopa ais moderns ano recat AR Tndcaciones sobrelaconvenlenia de simplifies ynlforma be etografiaen América de todo es el susttuire la letra g antes de ls vocales ¢, i solamente; y en las demés ocasiones la j. zPara qué esta variedad gratuita de usos? Por qué no se ha de sustitur a lax dspera antes de todas las vocals la j letra tan cémoda por su unidad de valor, en vez de lag, signo equiveco y embarazoso, que suena unas veces de una manera, y otras de otta? El sistema de la Academia propende manifiestamente a suprimir la g ‘misma en los casos que equivale a la # por consiguient, la nueva préctica de escibir gerga,gleara, es un escalén supertluo, un paso que pudo excusarse, esctibiendo de una ver. jerga, jécant’. Las otras alteracioncs fueron desterra el acento citcunfiejo en las voces examen, esdst, etc. por consecuencia dela unidad de valor que en esta situacién empezd a tener la x;y escribir (con algunas excepciones que no nos parecen necesatias) # ‘en lugar de y cuando esta letra era vocal, como en ayre, peyne. ‘Observa la Academia que es un grande obsticulo para la pecfecciin de 4s orcografia la irregularidad con que se pronuncian las combinaciones y silabas de la ey la g con otras vocales; y que por esto tropiezan canto los nifios cuando aprenden a silabar; también los extranjeros, y aun mis los sordos mudos. Pero, con todo, no corrige semejante anomalta. Antonio de Nebrija quetfa dejar privativamente a la cel sonido y oficio de a ky de a: Gonalo Correa pretends dro aa con exclsi de lasoras los; y otros escrtores han procurado dar a a g el sonido menos éspero én oslo casos, emitendo aa joda la pronunicin gurl fuer: con lo que se evitarfa el uso de la u cuando es muda, como en (Ger), la nota lamada crema en los oes cases, como en vergence (verguenza). La Academia, sin embargo, nos dice que, en reforma de tanta trascendencia, ha preferido dejar que el uso de los doctos abra ‘camino para autorizarla con acierto y mejor oportunidad. Este sistema de citcunspeccién es tal vez inseparable de un cuerpo celoso de conservar su influjo sobre la opinién del piblico; un individuo se halla en el caso de poder aventurar algo més; y cuando su prictca coincide con el plan progresivo de la Academia, autorizado ya por el consentimiento general, no se puede decir que esta libertad introduce confusién; al contrario, ella prepara y acelera la época en que la escritura uniformada de Espafia y de las naciones americanas presentaré un grado de perfeccién desconocida hoy en el mundo. [Bn la primera edicién del Dicionri dele Asm (x0 1734) fy ; . ura gece (prfere con 0) sim (00s encuenta cong. Desde a5 ein (1817) prado Inunieaciin en, AR ,