Está en la página 1de 4

ENSAYO DE REPLICACIÓN DE

ADN
Biología Molecular y Celular

María Fernanda Moreno Alvarado


Maestro: Anastacio Palacios Marmolejo
Ciclo: 19-2
Fecha de entrega: 15 de Marzo del 2019
Ensayo de Replicación
Introducción
El proceso de replicación de ADN es el mecanismo que permite al ADN duplicarse (es decir,
sintetizar una copia idéntica). De esta manera de una molécula de ADN única, se obtienen
dos o más "clones" de la primera. Esta duplicación del material genético se produce de
acuerdo con un mecanismo semiconservativo, lo que indica que las dos cadenas
complementarias del ADN original, al separarse, sirven de molde cada una para la síntesis
de una nueva cadena complementaria de la cadena molde, de forma que cada nueva doble
hélice contiene una de las cadenas del ADN original. [1]
La molécula de ADN se abre como una cremallera por ruptura de los puentes de hidrógeno
entre las bases complementarias liberándose dos hebras y la ADN polimerasa sintetiza la
mitad complementaria añadiendo nucleótidos que se encuentran dispersos en el núcleo.
De esta forma, cada nueva molécula es idéntica a la molécula de ADN inicial.[1]
La ADN polimerasa es la enzima que cataliza la síntesis de la nueva cadena de ADN a
partir de desoxirribonucleótidos y de la molécula de ADN plantilla o molde que es la que
será replicada. La enzima copia la cadena de nucleótidos de forma complementaria (A por
T, C por G) para dar a cada célula hija una copia del ADN durante la replicación.[1]
Características de la replicación
Es semiconservativa, ordenada (va de 5’ a 3’), es antiparalela, requiere de un molde y de
un cebador, es discontínua (una hebra se sintetiza en fragmentos de ADN y ARN y es el
proceso enzimático más exacto que se conoce [2]
Enzimas que participan en el proceso
La helicasa rompe los puentes de hidrógeno de la doble hélice permitiendo el avance de la
horquilla de replicación. La topoisomerasa impide que el ADN se enrede debido al
superenrollamiento producido por la separación de la doble hélice. Las proteínas SSB se
unen la hebra discontínua de ADN, impidiendo que ésta se una consigo misma. La ADN
polimerasa sintetiza la cadena complementaria de forma continua en la hebra adelantada y
de forma discontínua en la hebra rezagada. La ARN primasa sintetiza el cebador de ARN
necesario para la síntesis de la cadena complementaria a la cadena rezagada. La ADN
ligasa une los fragmentos de Okazaki. El proceso se puede dividir en 3 fases: iniciación,
elongación y terminación. El cebador: son pequeñas unidades de RNA que se unen a los
fragmentos para que la ADN polimerasa reconozca donde debe unirse. Los cebadores los
quita la pol. I y coloca bases a la cadena en crecimiento por la ligasa. [2]
Etapas de replicación
Inicicación: Mediante consumo de ATP en dirección a la horquilla de replicación, es decir,
en dirección 5' → 3' en la hebra rezagada y 3' → 5' en la hebra adelantada, rompiendo los
puentes de hidrógeno que mantienen unida la doble hélice. [3] El siguiente conjunto de
proteínas reclutadas son las denominadas proteínas SSB (single-stranded DNA binding
proteins, proteínas ligantes de ADN monocatenario) encargadas de la estabilización del
ADN monocatenario generado por la acción de las helicasas, impidiendo así que el ADN se
renaturalice o forme de nuevo la doble hélice, de manera que pueda servir de molde. Estas
proteínas se unen de forma cooperativa, por lo que su unión al DNA conforme avanza la
helicasa es rápida. Por otro lado, conforme las helicasas van avanzando se van generando
superenrollamientos en la doble cadena de ADN por delante de la horquilla y si éstos no
fueran eliminados, llegado a un punto el replisoma ya no podría seguir avanzando. Las
topoisomerasas son las enzimas encargadas de eliminar los superenrollamientos cortando
una o las dos cadenas de ADN y pasándolas a través de la rotura realizada, sellando a
continuación la brecha. [3]
Elongación: En el siguiente paso, la holoenzima ADN Pol III cataliza la síntesis de las
nuevas cadenas añadiendo nucleótidos sobre el molde. Esta síntesis se da
bidireccionalmente desde cada origen, con dos horquillas de replicación que avanzan en
sentido opuesto. Cuando el avance de dos horquillas adyacentes las lleva a encontrarse,
es decir, cuando dos burbujas se tocan, se fusionan, y cuando todas se han fusionado todo
el cromosoma ha quedado replicado. Puesto que la holoenzima ADN Pol III necesita de un
extremo 3'-OH libre, es necesario que una ARN primasa catalice la formación de un
fragmento corto específico de ARN llamado cebador, que determinará el punto por donde
la ADN polimerasa comienza a añadir nucleótidos. Así, durante la síntesis, en cada horquilla
de replicación se van formando dos copias nuevas a partir del cebador sintetizado en cada
una de las dos hebras de ADN que se separaron en la fase de iniciación, pero debido a la
unidireccionalidad de la actividad polimerasa de la ADN Pol III, que sólo es capaz de
sintetizar en sentido 5´ → 3', la replicación sólo puede ser continua en la hebra adelantada;
en la hebra rezagada es discontinua, dando lugar a los fragmentos de Okazaki. La mitad
del dímero de la holoenzima ADN Pol III sintetiza la hebra adelantada y la otra mitad la
hebra rezagada. [3]
En la hebra rezagada, cuando la ADN Pol III hace contacto con el extremo de otro fragmento
de Okazaki contiguo, el cebador de ARN de éste es eliminado y los dos fragmentos de
Okazaki de ADN recién sintetizado son unidos. Una vez se han juntado todos se completa
la doble hélice de ADN. La eliminación de cebadores también se da en la hebra conductora,
de síntesis continua, pero debido a que en ésta hay un solo cebador es un proceso que
sólo tiene lugar una vez, mientras que en la hebra rezagada se dará tantas veces como
fragmentos de Okazaki haya. [3]
En la eliminación del fragmento de Okazaki (también denominado iniciador, cebador o
primer) intervienen dos de enzimas: por un lado la ADN Pol I, que va eliminando el ARN
con su actividad exonucleasa 5' → 3' y simultáneamente rellenando con ADN mediante su
actividad polimerasa 5' → 3' (proceso denominado nick-traslation). Al final queda rotura (o
"mella") entre el extremo 3'-OH libre y el fosfato 5' de la cadena sintetizada; por último, la
ADN ligasa sella esa rotura catalizando la reacción de condensación entre el grupo fosfato
y el OH de la desoxirribosa del nucleótido contiguo, completando el enlace fosfodiéster;
para ello, es preciso hidrolizar una molécula de ATP [3]
Terminación: El final de la replicación se produce cuando la ADN polimerasa III se encuentra
con una secuencia de terminación. Se produce entonces el desacople de todo el replisoma
y la finalización de la replicación. [3]
Importancia
La transferencia de la información genética de padres a hijos constituye el fenómeno más
importante de la materia viva, no solo garantiza la sucesión de la vida, sino además,
constituye el mecanismo básico de conservación de las especies, pues los descendientes
siempre poseen características estructurales y funcionales similares a los progenitores. Esa
transferencia de información de una célula o un organismo a sus descendientes tiene su
fundamento molecular precisamente en la duplicación o replicación de los ácidos
desoxirribonucleicos. [1]
Conclusión
Gracias a la complementariedad entre las bases que forman la secuencia de cada una de
las cadenas, el ADN tiene la importante propiedad de reproducirse idénticamente, lo que
permite que la información genética se transmita de una célula madre a las células hijas y
es la base de la herencia del material genético.

Referencias
1. Colectivo de autores. Morfofisiología Humana I. Editorial: Ecimed, La
Habana, 2007. ISBN 978-959-212-244-4
2. Cardellá-Hernández y otros autores. Bioquímica Médica II. Editorial: Ecimed, La
Habana, 1999. ISBN 959-7132-16-8
3. De Robertis EDP, De Robertis EMF. Biología Celular y Molecular. Editorial:
Revolucionaria, La Habana, 1984.
4. Diccionario Terminológico de Ciencias médicas. Editorial: Revolucionaria, La
Habana, 1984.