Está en la página 1de 3

Participante;

Pedro Luis meregildo Anderson.

Matricula
14-1688

Asignatura
Estructura organizacional

Facilitador
Luz yberki escolástico

Fecha 14-3-2018
Nagua, república dominicana.
1- Un ensayo (texto reflexivo) acerca de la personalidad y los valores
y su impacto en la productividad y las relaciones personales en la
empresa, utilizar como referencia el libro de texto básico de la
asignatura.

La personalidad es la forma en que reacciona un individuo e interactúa con


otros. La misma es importante y también los valores, porque a través de estos
se pueden tomar decisiones para la mejor contratación de los individuos que
van a trabajar en la organización.

La personalidad influye en gran manera en lo que es la productividad de la


empresa y en las relaciones entre los empleados ya que como sabemos cada
persona es única y aunque tengan los mismos temperamentos reaccionaran
diferentes a las situaciones aun sean las mismas.

Algunas características de la personalidad que influye en el comportamiento del


individuo dentro de la organización son:

 Autoestima
 Maquiavelismo
 Narcisismo
 Auto monitoreo
 Propensión al riesgo
 Etc.…

Los valores por otro lado son principios que nos permiten orientar nuestro
comportamiento en función de realizarnos como personas. Son creencias
fundamentales que nos ayudan a preferir, apreciar y elegir unas cosas en lugar
de otras, o un comportamiento en lugar de otro Los valores son importantes
para el estudio del comportamiento organizacional debido a que dan el
fundamento para la comprensión de las actitudes y Motivación de las personas,
porque influyen en nuestras percepciones.
El ajuste persona–organización

Como en años recientes se ha extendido el interés hacia el ajuste entre las


personas con las organizaciones así como con los trabajos. En la medida en
que una organización se enfrente a un ambiente dinámico y cambiante, y
requiera empleados capaces de cambiar de tareas con rapidez y que se
muevan con facilidad de un equipo a otro más importante será que las
personalidades de éstos se ajusten al conjunto de la cultura organizacional y no
tanto a las características de un trabajo específico.

El ajuste persona–organización plantea en esencia que las personas


abandonan las organizaciones que no son compatibles con sus
personalidades. Con el uso de la terminología de los Cinco Grandes, por
ejemplo, se esperaría que las personas muy extrovertidas se ajustaran mejor a
las culturas agresivas y orientadas a los equipos, que los individuos con mucha
adaptabilidad se ajustaran a climas organizacionales de apoyo que a los que se
centraran en la agresividad, y que las personas abiertas a las experiencias se
acoplaran mejor a las organizaciones que hicieran énfasis en la innovación más
que en la estandarización.