Está en la página 1de 3

1- La sirena del puente Bolognesi

El puente Bolognesi es una construcción real de la ciudad de Arequipa. Esta


leyenda cuenta que, en época de lluvias y crecidas del caudal del río, podía
avistarse una sirena en las proximidades del puente.

Según la leyenda, la sirena esperaba allí a su amado. A su vez, en un callejón


cercano se podía ver a un hombre desnudo (el amado) preso con unas
cadenas. Finalmente los dos se encontraban para desaparecer juntos y
disfrutar de su amor.

Las sirenas eran culpadas cada vez que alguien se precipitaba desde el
puente con intención de suicidarse.

2- Duendes arequipeños
Los duendes arequipeños son solo visibles a ojos de los más pequeños, dado
que los adultos son considerados impuros y no pueden verlos.

Se dice que son fruto de los fetos abortados, niños muertos sin haber sido
bautizados o los orines de las mujeres que tenían relaciones fuera del
matrimonio.

Viven escondidos, pero les gusta bromear y hacer rabiar a las personas,
especialmente a los adultos.

Algunos duendes son viejos, barbudos y malignos. Pueden llegar a causar la


muerte de las personas cuando no se desprenden de ellas.

3- El diablo de la catedral
La existencia de una escultura que representa al diablo en el interior de la
catedral de Arequipa es un misterio.

La obra de ebanistería llegó de Francia, sufragada por una noble peruana que
dispuso en su testamento que, a su muerte, su casa fuese vendida para
sufragar la construcción de un nuevo púlpito.

Desde el año 1879, la figura de Satanás luce en el interior de la basílica sin


que exista una explicación plausible.

Hay teorías e hipótesis más o menos próximas a la realidad, pero ninguna


completamente verídica. Al día de hoy es posible ver la figura cuando se
visita el templo.

4- El tesoro de Chachani

Cuenta esta leyenda arequipeña que había un tesoro inmenso escondido en


una cueva próxima a un río subterráneo.

Un día, un hombre que ambicionaba encontrar ese tesoro y ser rico, echó a
andar en su búsqueda.

Después de días intentando descifrar la posición de la cueva, guiándose por


las corrientes de agua subterráneas y recurriendo a diversas técnicas, dio
con el ansiado tesoro.

Cuando creyó ser rico, con las joyas en sus manos y una cantidad enorme
de oro frente a él, todo comenzó a evaporarse, a desaparecer.

Comprendió entonces que el tesoro no estaba destinado a ningún hombre y


decidió olvidar que este existía para no mortificarse.

5- El fraile sin cabeza


Esta leyenda data del siglo XIX. Según esta, existía un alma en pena que se
dejaba ver a medianoche vestido con un hábito de fraile franciscano. Paseaba
por las inmediaciones de la catedral de Arequipa.

Nadie conocía su identidad. Algunos decían que había sido decapitado por el
hijo de un noble español durante una disputa banal.

También decían que en el momento de la decapitación un perro salvaje había


huido con su cabeza. Al ser enterrado sin esta, el fraile salía cada noche en
su búsqueda.