Está en la página 1de 108

Sin categoría

Cristóbal Colón murió un día como hoy


20 de mayo en la soledad y el abandono

Cristobal Colón - imagen de archivo

Era el 12 de octubre de 1492 cuando Cristóbal Colón y algunos marinos desembarcan


sobre esta tierra desconocida, al llegar a la playa, Colón de rodillas agradece a Dios;
después enarbola el estandarte de sus soberanos y saca su espada para cortar algunas
ramas. Con este gesto él significó su toma de posesión de esta tierra en nombre de
Isabel la Católica y Fernando de Aragón.

Cristóbal Colón estaba encantado por la belleza de esta tierra y la gentileza de sus
habitantes. Intrigado por las joyas de oro que les veía portar a los indígenas y empeñado
en conseguirlo, pues su misión no era solamente evangélica, tenía que llevar a España
riquezas que el rey esperaba con impaciencia. Se dedica a buscar oro en la isla. Pero no
encuentra más que muy poco. Conversando con los indígenas, Colón creyó comprender
que encontraría este metal en abundancia en las otras islas vecinas. Retomó entonces el
mar y descubrió una isla grande que él bautizó La Española la actual Santo Domingo y
Haití.

Colón debía regresar a España para dar cuenta de sus descubrimientos y reportar los
hallazgos a sus reales patrocinantes, llega al Puerto de Palos en 1493 y recibe los
honores del pueblo español, al viajero de indias que no supo que había descubierto un
nuevo mundo.

Colón se ocupó de llevar indígenas para el viejo mundo desnudos, pintados y ataviados
con plumas, los reyes de España lo recibieron en Barcelona y aunque impresionados por
el cortejo, estaban decepcionados por las “escuálidas” “riquezas” traídas por el
Almirante. Pasmados por el frío, los pocos indígenas que habían sobrevivido al viaje y a
las enfermedades, eran pálidas figuras. Y los pocos objetos en oro que Colón presentó a
los monarcas españoles no eran suficientes ni para reembolsar los gastos de la
expedición.
Sin embargo, el rey Fernando lo confirmó en su rango de Almirante de la Mar Océano y
de Vice-rey de las Indias – según lo que ellos tenían como cierto en aquél entonces- y
depositando en él nuevamente su confianza le acepta financiar otro viaje.

Así Colón hace otros tres viajes, zarpa en septiembre de 1493 y descubre las Antillas
menores Martinica, Dominica y Guadalupe.

Colón en este viaje encuentra toda clase de contratiempos y no logra obtener lo que los
reyes querían; tiene que regresar con las manos vacías.

De retorno a Sevilla en 1496 Colón tuvo dificultad para sostener la confianza de los
reyes católicos , pero sin embargo le financian una nueva expedición, el 30 de mayo de
1498 Colón zarpa y tras dos meses de travesía, llega a una tierra que él llama Trinidad,
días más tarde, llega a la desembocadura del imponente rio Orinoco, ya había tocado
tierra continental sin saberlo, pero cometió un grave error creyendo encontrarse una vez
más en una de las numerosas islas del mar de los Caribes, no avanzó muy lejos la
expedición terrestre. Así Cristóbal Colón no sabría jamás que había descubierto
América.

Se presentaron problemas de todo orden entre la tripulación, los nativos de las islas
otrora pacíficos, se defendían de la ocupación con todas sus fuerzas, se libraron batallas,
hubo motines , indisciplinas, caos y ya en Cádiz, la reina Isabel no soportó tal anarquía
y el 25 de mayo de1500 arrestaron a Colón reenviándolo a España, bajo orden del rey
de España, encadenado en el fondo de la bodega de una carabela. En Cádiz, Colón debió
enfrentar la justicia real. Pero la reina le guardaba aún estima y lo salvó. Se le devolvió
su título de Almirante, pero perdió el de Vice-rey de las “Indias”.

Así las cosas, increíblemente logró patrocinio para su último viaje. El 11 de mayo de
1502, dejó Cádiz con 4 carabelas, pero se perdió entre las islas del Caribe. En 1503
encalló en Jamaica donde se le socorre un año más tarde. Nunca sospechó si quiera que
estuviera frente a un nuevo continente. El 7 Noviembre de 1504, desembarca sin gloria
en España, algunos días antes de la muerte de la reina Isabel. Abandonado, Cristóbal
Colón muere enfermo el 20 de mayo de 1506 en Valladolid, ante la indiferencia de
todos y frente al fracaso ante la opinión pública.

Un año después de su muerte su amigo florentino Américo Vespuccio seguiría sus


huellas para bautizar al nuevo mundo con el nombre de América.

Cristóbal Colón
Para otros usos de este término, véase Cristóbal Colón (desambiguación).

Cristóbal Colón
Cristóbal Colón, en la pintura Virgen de los Navegantes por Alejo Fernández
entre 1505 y 1536 (Sala de los Almirantes, Reales Alcázares de Sevilla).

c. 1436-1456
Nacimiento
República de Génova.1 2

20 de mayo de 1506
Fallecimiento
Valladolid, Corona de Castilla

Navegante y cartógrafo. Almirante, virrey y


Ocupación
gobernador general de las Indias

Felipa Moniz; amante: Beatriz Enríquez de


Cónyuge
Arana

Hijos Diego Colón y Hernando Colón

Firma

Cristóbal Colón, Cristoforo Colombo en italiano o Christophorus Columbus en


latín, (República de Génova,n. 1 1 2 c. 1436-14563 -Valladolid, Corona de Castilla, 20 de
mayo de 1506), fue un navegante, cartógrafo, almirante, virrey y gobernador general de
las Indias Occidentales al servicio de la Corona de Castilla. Es famoso por haber
realizado el descubrimiento de América, el 12 de octubre de 1492, al llegar a la isla de
Guanahani, actualmente en Las Bahamas.
Efectuó cuatro viajes a las Indias —denominación del continente americano hasta la
publicación del Planisferio de Martín Waldseemüller en 1507— y aunque posiblemente
no fue el primer explorador europeo de América, se le considera el descubridor de un
nuevo continente —por eso llamado el Nuevo Mundo— para Europa, al ser el primero
que trazó una ruta de ida y vuelta a través del océano Atlántico y dio a conocer la
noticia. Este hecho impulsó decisivamente la expansión mundial de la civilización
europea, y la conquista y colonización por varias de sus potencias del continente
americano.

Su antropónimo es un icono mundial que inspiró innumerables denominaciones, como


la de un país: Colombia,4 y dos regiones de Norteamérica: la Columbia Británica, en
Canadá, y el Distrito de Columbia, en Estados Unidos.

Índice

 1 Perfil histórico
 2 Biografía
o 2.1 Origen
 2.1.1 Lengua de Colón
o 2.2 Primeros años
o 2.3 El proyecto
o 2.4 El navegante del Atlántico
o 2.5 La búsqueda de patronazgo
 2.5.1 Portugal
 2.5.2 Castilla
 2.5.3 Las Capitulaciones de Santa Fe
 2.5.4 Colón en Palos, intervención de Martín Alonso Pinzón
 2.5.5 Colón en Moguer
o 2.6 Los cuatro viajes de Colón a las Indias
 2.6.1 Primer viaje (3 de agosto de 1492-15 de marzo de 1493)
 2.6.1.1 Las naves del primer viaje
 2.6.2 Segundo viaje (25 de septiembre de 1493-11 de junio de 1496)
 2.6.3 Tercer viaje (30 de mayo de 1498-25 de noviembre de 1500)
 2.6.3.1 Los viajes menores o andaluces
 2.6.4 Cuarto viaje (3 de abril de 1502-7 de noviembre de 1504)
o 2.7 Relaciones con los indígenas
o 2.8 Su testamento y entierro
 2.8.1 Discusiones sobre su enterramiento
 3 En la cultura popular
o 3.1 El huevo de Colón
o 3.2 Teatro, cine y televisión
o 3.3 Pintura
o 3.4 Música
o 3.5 Literatura histórica y de ficción
o 3.6 Monumentos dedicados a Colón
o 3.7 Filatelia y numismática
 3.7.1 Sellos
 3.7.2 Monedas
 4 Véase también
 5 Notas
 6 Referencias
 7 Bibliografía
 8 Enlaces externos

Perfil histórico

Óleo sobre tela de Sebastiano del Piombo, 1519, (Nueva York, Metropolitan Museum)

Monumento a Colón (Madrid), escultura de Jerónimo Suñol.

Cristóbal Colón sostenía que podía alcanzarse el lejano oriente (conocido en la época
como «Las Indias») desde Europa navegando por el Océano Atlántico hacia el oeste, y
que era posible realizar el viaje por mar con posibilidades de éxito.5 La caída del
Imperio Romano de Oriente en poder de los turcos otomanos en 1453, tras la toma de
Constantinopla, su capital, provocó el encarecimiento del comercio entre Europa y las
regiones orientales.

Aunque en el siglo III a. C., el astrónomo griego Eratóstenes había calculado con
bastante exactitud la medida de la circunferencia de la Tierra; al parecer, la hipótesis de
Colón sobre la posibilidad del viaje se basaba en cálculos alternativos (y erróneos) sobre
el tamaño de la esfera, ya que suponía que era más pequeña de lo que realmente es.6 7
Ahora bien, Colón aseguraba que había recopilado datos sobre la existencia de tierras
habitadas al otro lado del Atlántico. De los mismos deducía que el extremo oriental de
Asia se hallaba mucho más próximo a Europa de lo que suponían los cosmógrafos de la
época. También era posible que tales informes testimoniaran la presencia de islas que
pudieran servir como escalas en un viaje a las Indias.8

Otras teorías sostienen que Colón había oído datos, por habladurías de marinos, sobre la
existencia de tierras mucho más cercanas a Europa de lo que se suponía científicamente
que estaba Asia, y que emprendió la tarea de alcanzarla para comerciar sin depender de
la República de Génova ni del Reino de Portugal. Una de ellas, conocida como la teoría
del prenauta, sugiere que durante el tiempo que Colón pasó en las islas portuguesas del
Atlántico se hizo cargo de un marino portugués o castellano moribundo cuya carabela
había sido arrastrada desde el golfo de Guinea hasta el mar Caribe por las corrientes.9
Ciertos autores incluso dicen que podría tratarse de Alonso Sánchez de Huelva,10 11
aunque según otras fuentes podría ser portugués o vizcaíno.12 Esta teoría sugiere que el
prenauta le confió a Colón el secreto.13 14 15 Según algunos estudiosos, la prueba más
contundente a favor de esta teoría son las Capitulaciones de Santa Fe, ya que hablan de
las tierras «descubiertas»16 al tiempo que otorgan a Colón una serie de privilegios no
otorgados hasta entonces a nadie.

Lo seguro es que Colón no sólo logró arribar a las costas de América, sino que regresó a
Europa, realizando un total de cuatro viajes y dando origen a una ruta para la
navegación periódica y segura entre Europa y América. Aunque es sabido que los
siberianos habían llegado a América en el Pleistoceno, y que existe documentación que
habla sobre posibles viajes anteriores realizados por los cartagineses,17 musulmanes
andalusíes,18 vikingos o chinos.19 No obstante, es a partir de los viajes de Colón, y otros
exploradores y conquistadores que le sucedieron, cuando se establecieron vínculos
permanentes con Europa y se puede hablar de «descubrimiento», al haber
reconocimiento de las naciones implicadas y testimonios testimonios contrastables en la
época. A partir de este «encuentro» algunas potencias europeas invadieron el territorio
americano, imponiendo su dominio, político, cultural y religioso, sobre las culturas
locales.

Colón proyectó su viaje con el fin de traer de Oriente mercancías, en especial especias y
oro.n. 2 El camino de la especiería que incluía las especias, la seda y otros productos
originarios del extremo Oriente, habían llegado a través de los siglos siempre por la ruta
comercial que atravesaba Asia hasta Europa, por Asia Menor y Egipto, pero a partir de
la expansión del Imperio otomano esta vía se hizo difícil y quedó monopolizada por
ellos y sus socios, los mercaderes italianos. El Reino de Portugal y el Reino de Castilla,
en ese entonces los primeros estados de la Edad Moderna, querían esas mercancías sin
intermediarios.
Debido a que los portugueses habían conseguido su Reconquista contra los musulmanes
en el siglo XIII, tomaron la iniciativa en la competencia por alcanzar una nueva ruta de la
especiería que fuera una alternativa marítima directa a Asia Oriental. Portugal se lanzó a
navegar por el mar océano bordeando África otorgadose el monopolio de dicha
navegación por el océano Atlántico a excepción de las islas Canarias.20 21 En 1488 el
navegante Bartolomé Díaz encontró el paso por el cabo de Buena Esperanza, que unía el
Océano Atlántico con el Océano Índico.

Por su parte, el Reino de Castilla, en el mismo año en que terminó con éxito su
Reconquista, buscó una ruta nueva de las especias, y si bien también la buscó en el
Océano Atlántico, fijó otro rumbo —hacia el oeste— en aguas alejadas de la costa y
desconocidas para los navegantes.

La llegada de Colón a América permitió el desarrollo del comercio y el al envío hacia


Europa de gran cantidad de alimentos que se cultivaban en esas tierras, como el maíz, la
patata, el cacao, el tabaco, el pimiento, el zapallo, la calabaza, el poroto (nuevas
variedades de judía o frijol) o la vainilla, entre otros, que fueron rápidamente adoptados
por los europeos y por el resto del mundo. Los investigadores han estimado que tres
quintas partes de los cultivos actuales de todo el mundo fueron importadas desde
América.22 En sentido inverso, la expedición colombina conllevó posteriormente la
llegada a América de la rueda, el hierro, el caballo, el cerdo, el asno, el café, la caña de
azúcar y las armas de fuego, entre otras.

En su primer viaje, el navegante alcanzó la isla de San Salvador, llamada Guanahani por
los habitantes que encontraron, en las actuales Bahamas. Después de dos meses de
travesía, visitando después Cuba y La Española, volvió a España siete meses después de
su partida. En su último viaje sólo tardó un mes y cuatro días en alcanzar las costas de
América.

Biografía
Véase también: Anexo:Cronología de Cristóbal Colón

Origen
Monumento a Cristóbal Colón en Barcelona. Vista nocturna.

Monumento a Cristóbal Colón en el Paseo Colón de Lima.


Estatua de Cristóbal Colón localizada en Valparaíso, Chile, inaugurada en 1877.

Monumento a Cristóbal Colón situado en «Columbus Circle» (plaza de Colón), en Manhattan.


Diseño del escultor italiano Gaetano Russo, el monumento central fue dedicado en 1892, como
parte de las conmemoraciones que se realizaron el IV Centenario del Descubrimiento de
América en Estados Unidos.

El consenso entre los expertos sobre el origen de Cristóbal Colón es que nació en la
República de Génova.1 Las teorías alternativas sobre su origen han sido generalmente
rechazadas por los principales expertos.2
Estas teorías secundarias afirman que el origen de Cristóbal Colón es un enigma sobre
el que no existe unanimidad entre historiadores e investigadores, entre otras razones por
la confusión y pérdida de documentación referente a sus orígenes y ascendencia.
Además su propio hijo, Hernando Colón, en su Historia del almirante Don Cristóbal
Colón oscureció aún más su lugar de nacimiento afirmando que su progenitor no quería
que fuesen conocidos su origen y patria.23 24 Por ésta, entre otras razones, han surgido
múltiples teorías sobre el lugar de nacimiento de Colón. Aunque existe un fehaciente
testamento en donde Hernando Colón asevera que su padre era genovés: «hijo de
Cristóbal Colón, genovés, primero almirante que descubrió las Indias».25

La tesis apoyada mayoritariamente mantiene que Cristoforo Colombo nació el año 1451
en Savona, en la República de Génova. Sus padres serían Doménico Colombo —
maestro tejedor y luego comerciante— y Susanna Fontanarossa. De los cinco hijos del
matrimonio, dos, Cristoforo y Bartolomeo, tuvieron pronto vocación marinera. El
tercero fue Giacomo, que aprendió el oficio de tejedor. Respecto a los dos restantes,
Giovanni murió joven y la única mujer no dejó rastro.26 Existen actas notariales y
judiciales que defienden esta tesis.27 Además el mismo Colón declara ser genovés, en el
documento denominado Fundación de Mayorazgo él menta «della salí y en ella nací [en
Génova]»,28 29 30 pero diversos autores e investigadores indican que probablemente esta
declaración sería interesada por los Pleitos colombinos que mantuvieron sus
descendientes con la corona de Castilla,31 y por ello lo declararon como falso o apócrifo,
sin embargo otros investigadores a principios del siglo XX encontraron en el Archivo de
Simancas documentos que, según ellos, mostraban la autenticidad de este documento.32
33
También existe una misiva de Pedro de Ayala, embajador de los Reyes Católicos en
Inglaterra, en donde haciendo alusión al propósito anglosajón de explorar el Atlántico,
menciona que esa incursión contaría con «otro genovés como Colón».34 35 Además las
autoridades municipales de Génova mostraron, entre los años 1931 y 1932, actas
fidedignas que afirmaban su origen genovés.32 36

Por otro lado algunos autores e investigadores han defendido otras hipótesis sobre el
origen de Colón. Una de ellas es la hipótesis catalana; Luis Ulloa, historiador peruano
que residió en Barcelona varios años, afirmaba que Colón era originario de Cataluña37 y
de tradición marinera, basándose, entre otras razones, en que en sus escritos, todos en
lengua castellana, existen giros lingüísticos propios del catalán.38 Para Ulloa, Cristóbal
Colón fue un noble catalán que se llamaría realmente Joan Colom, un navegante
enemigo del rey Juan II de Aragón, contra el que luchó al servicio de Renato de Anjou,
aspirante al trono y que además sería el supuesto John Scolvus que habría llegado al
norte de América en el año 1476, que posteriormente le ofrecería el proyecto del
descubrimiento al rey Fernando el Católico para beneficio de la Corona de Aragón.39
Esta teoría ha sido seguida, ampliada o modificada por diversos autores, en su mayoría
historiadores e investigadores catalanes, aunque también existen investigadores de otros
países como el estadounidense Charles Merrill que han apoyado esta tesis.40 Por contra,
esta hipótesis ha sido contestada indicando que los partidarios de la misma dedican gran
parte de sus esfuerzos en refutar o desmentir numerosos documentos históricos que
manifiesten el origen genovés del navegante, mientras que no han aportado ningún
documento que demuestre el supuesto origen catalán.41 39 42

De la hipótesis catalana han surgido diferentes corrientes como las tesis Baleares. Una
de ellas, la mallorquina, identifica a Colón con un hijo natural del príncipe de Viana
nacido en Felanich, Mallorca.43 44 Sin embargo el investigador, periodista y piloto
mercante, Nito Verdera, rechazó esta tesis.45 46 Verdera, asimismo, mantiene la teoría de
que Colón sería criptojudío y nacido en Ibiza.47

Otra hipótesis indica que Colón era de origen gallego. Celso García de la Riega sostuvo
esta teoría48 basándose en documentos de la época colombina;49 sin embargo,
posteriormente fueron rechazados por los estudios realizados tanto por el paleógrafo
Eladio Oviedo Arce,50 como por el de la Real Academia de la Historia49 en los que
concluyeron que dichos documentos, o bien eran falsos, o habían sido manipulados en
fechas posteriores a su creación.51

Existen otras teorías que le atribuyen un origen andaluz, concretamente de Sevilla,52


castellano de Guadalajara,53 54 extremeño de Plasencia55 56 o vasco.57

También existe la teoría del origen portugués, que se basa en la interpretación del
anagrama de la firma de Colón o en la existencia de supuestos portuguesismos en sus
escritos. El experto filólogo Ramón Menéndez Pidal confirmó que eran
portuguesismos58 en contra de quienes mantenían que eran galleguismos o
catalanismos,59 60 aunque el historiador Antonio Romeu de Armas matizó que esto se
debería no a que fuera nacido en Portugal sino a una naturalización debida a los años
que permaneció en aquel país.61 Existen, además, conjeturas indicando un posible
origen sefardí, de acuerdo a la tesis del historiador Salvador de Madariaga.62 Para
Madariaga, Colón sería genovés, pero sus ascendientes serían judíos catalanes huidos en
las persecuciones de finales del siglo XIV.63 64 Colón sería un judío converso, razón que
explicaría, según Madariaga, su empeño en ocultar sus orígenes.

Otros países también se disputan ser la cuna del almirante, siendo de posible origen
griego;65 inglés;66 corso;67 noruego68 o croata.69 70

Lengua de Colón

Sobre la lengua materna de Cristóbal Colón también existe controversia ya que, según
los investigadores, es un importante apoyo para una u otra teoría sobre su ciudad natal.
Para tratar de fijar sus orígenes reales, se han dado diversas razones en todos los
sentidos.

La mayor parte de sus escritos están en castellano,71 pero con evidentes giros
lingüísticos procedentes de otras lenguas de la península Ibérica que, siguiendo a
Menéndez Pidal,58 muchos coinciden en señalar como portuguesismos.60 71 Hay varios
investigadores y lingüistas, tanto de Galicia como de Cataluña o de Baleares, que
apoyan la hipótesis de que son galleguismos48 o catalanismos.72 73

No parecen existir escritos en italiano realizados por Colón, salvo alguna nota marginal,
al parecer con una redacción deficiente. El latín tampoco parecía dominarlo y lo escribía
con influencia hispánica y no italiana.71

Historiadores como Consuelo Varela o Arranz Márquez opinan que se trata de un típico
hombre de la mar que se expresa en diversas lenguas sin llegar a dominar bien ninguna,
o que quizá hablase la lingua franca o jerga levantisca.73

Primeros años
Firma de Cristóbal Colón. A la izquierda como «Xpo Ferens» y a la derecha como «Al
Almirante».

Según el origen genovés, abrumadoramente apoyado por la mayoría de los


historiadores, Cristóbal Colón sería la castellanización del italiano Cristoforo
Colombo.23 74 Cristoforo puede traducirse por Cristóbal, el que lleva a Cristo, y Colón
en italiano significa paloma.75 En una de las firmas de Colón se puede leer «Xpo
Ferens», que, según algunos investigadores, significa «portador de Cristo». 76 77 78

Según esto, su educación literaria fue escasa y se introdujo en la navegación a temprana


edad. De ser cierto, entre 1474 y 1475 habría viajado a la isla de Quíos (Quío o Chío),79
posesión genovesa en el mar Egeo,80 como marino y probablemente también como
comerciante. Por otra parte, su hijo, Hernando Colón aseguró que su padre aprendió
letras y estudió en Pavía, lo que le permitía entender a los cosmógrafos.81

La parte de la historia más documentada de Cristóbal Colón comenzó en 1476, cuando


alcanzó las costas portuguesas, al parecer víctima de un naufragio en un combate naval
durante la Guerra de Sucesión Castellana.82

El proyecto

Mapa atribuido a Toscanelli.

Es difícil estimar en qué momento nació el proyecto de Cristóbal Colón de llegar a


Cipango —el moderno Japón— y a las tierras del Gran Kan navegando hacia occidente,
pero puede fecharse después de su matrimonio y antes de 1481.39 83

Probablemente tuvo conocimientos de los informes del matemático y médico florentino


Paolo dal Pozzo Toscanelli84 85 sobre la posibilidad de llegar a las Indias por el oeste,86
redactados a instancias del rey Alfonso V de Portugal, interesado en el asunto.87 88
Sea como fuere, Colón tuvo acceso a una carta de Toscanelli que iba acompañada de un
mapa en que se trazaba el trayecto a seguir al oriente asiático, incluidas todas las islas
que se suponían debían estar en el trayecto.89 Este mapa y las noticias de Toscanelli
estaban basados principalmente en los viajes de Marco Polo. Señalaba este último que
entre el extremo occidental de Europa y Asia la distancia no era excesiva, estimando en
torno a 6500 leguas marinas el espacio entre Lisboa y Quinsay, y desde la legendaria
Antillia al Cipango sólo 2500 millas, lo que facilitaba la navegación.88 Se conocen dos
cartas dirigidas por Toscanelli a Colón recogidas por el padre Bartolomé de las Casas en
su Historia de las Indias,86 sin embargo también existe polémica sobre la autenticidad
de las mismas.90 91

Los libros que se conservan de la biblioteca de Colón aportan luz sobre lo que influyó
en sus ideas, por su costumbre de subrayar los libros y se deduce que los más
subrayados serían los más leídos. Entre los que tienen más anotaciones están el
Tractatus de Imago Mundi de Pierre d'Ailly, la Historia Rerum ubique Gestarum de
Eneas Silvio Piccolomini y especialmente Los viajes de Marco Polo, que le dieron la
idea de cómo era el oriente que soñaba encontrar.

Colón se basaba en que la Tierra tenía una circunferencia de 29 000 km, según la
«medición» de Posidonio y la medida del grado terrestre de Ailly, sin considerar que
éste hablaba de millas árabes y no italianas,6 que son más cortas,92 de modo que cifraba
esa circunferencia en menos de las tres cuartas partes de la real, que por otro lado era la
aceptada científicamente desde tiempos de Eratóstenes. Como resultado de lo anterior,
según Colón, entre las Islas Canarias y Cipango debía haber unas 2400 millas
náuticas,92 cuando, en realidad, hay 10 700.

El navegante del Atlántico

Retrato de Cristóbal Colón conservado en la biblioteca del Congreso de los Estados Unidos de
América. Copia del siglo XIX a partir de un grabado de Aliprando Caprioli.
En 1476, viajando rumbo a Inglaterra, la nave de Cristóbal Colón naufragó en una
batalla entre mercantes genoveses y el corsario Casenove, también denominado «Colón
el viejo».82 Se salvó a nado y alcanzó las costas del Algarve.93 Desde allí partió a
Lisboa, en busca de la ayuda de su hermano Bartolomé y de otros conocidos.94

Hasta 1485 vivió en Portugal como agente de la casa Centurione de Madeira95 96 y


realizó numerosos viajes con destinos variados, incluida Génova, Inglaterra e Irlanda.
Posiblemente en este viaje, en el año 1477, llegó a Islandia y escuchó rumores de la
existencia de otras tierras hacia el oeste.97 98 Parece que también viajó por las rutas que
los portugueses frecuentaban en las costas occidentales de África como Guinea y
seguramente habría estado en las Islas Canarias, lo cual implica que también conocería
la «Volta da Mina», ruta que seguían los marineros portugueses cuando regresaban a su
país desde el golfo de Guinea y con ello los vientos alisios del Océano Atlántico.96 99

Entre 1479 y 1480 Cristóbal Colón contrajo matrimonio con doña Felipa Moniz,100 hija
del colonizador de las islas Madeira, Bartolomé de Perestrello,101 102 probablemente en
Lisboa. Una vez casado vivió en Porto Santo y en Madeira,103 lo que hace suponer que
viajara también a las Azores. Su esposa Felipa, de la clase alta portuguesa, le abrió las
puertas para la preparación de su proyecto.96 En 1480 el matrimonio tuvo a su único
hijo, Diego Colón.104

La búsqueda de patronazgo

Portugal

Entre 1483 y 1485 Cristóbal Colón ofreció por primera vez su proyecto al rey Juan II de
Portugal, el cual encargó que fuera analizado por una junta de expertos, denominada
Junta dos Matemáticos que finalmente desestimó la empresa.105 106 Sin embargo, el
monarca portugués no quiso que se cerraran totalmente las puertas para futuras
negociaciones y posiblemente concediese mayor veracidad al proyecto colombino que
el que le dio la junta examinadora. Hernando Colón escribió en su Historia del
Almirante que Juan II envió secretamente una carabela siguiendo el rumbo que Colón
había indicado, pero regresó sin haber conseguido llegar a ninguna tierra nueva.107

En 1485, al fallecer su esposa Felipa102 y por la falta de apoyo a su proyecto, abandonó


Portugal y viajó hacia Castilla en busca de patrocinio.39

Castilla

Monasterio de La Rábida, Palos de la Frontera, Huelva.


Monumento a Cristóbal Colón inaugurado con motivo del 500 aniversario de su fallecimiento,
situado en los jardines exteriores del Monasterio de La Rábida.

Si bien los primeros cronistas108 y algunos testimonios de los pleitos colombinosn. 3


reflejan que Cristóbal Colón llegó a Castilla con su hijo Diego Colón, entrando por el
Puerto de Palos hacia finales del año 1484 o comienzos de 1485,39 108 109 110 hay algunos
autores que no admiten estos sucesos como ciertos,n. 4 111 112 aunque es la versión
apoyada más frecuentemente. Según dicha versión, en el vecino monasterio de La
Rábida, hizo amistad en primera instancia con fray Antonio de Marchena y años más
tarde con fray Juan Pérez, a quienes confió sus planes.

También se ha explicado que pudo haber llegado a España por primera vez en barco al
Puerto de Santa María o que llegase a España por tierra por Extremadura o
Andalucía.113 El Puerto de Santa María era la urbe principal del conde de Medinaceli
Luis de la Cerda, a su vez muy aficionado a la náutica. Además, el Puerto de Santa
María estaba comunicado por naves costeras que hacían, hasta allí, el cabotaje de
Lisboa. Colón, que se había marchado de la corte de Juan II, pudo haber decidido
acercarse a este noble. Sería presentado a él gracias a la colaboración de su mayordomo
mayor, Romero.114 Colón le reveló al duque su proyecto y se sabe, por una carta del
propio duque, que este lo mantuvo en su casa durante unos dos años,115 aunque
posteriormente el noble desistió de la empresa.116

Otra teoría expone que la entrada de Colón en España la realizó tomando un barco hasta
Huelva117 para buscar a una amiga de su mujer llamada Violante Muñiz, casada con un
individuo llamado Miguel de Muliar o Muliarte.118 Probablemente acudiría a esta casa
para poder dejar a su hijo Diego y fue allí donde escuchó noticias sobre el prestigio de
fray Juan Pérez. Tras esto, tomaría una barquilla para atravesar el ancho cauce que hay
en la unión de los ríos Tinto y Odiel, e ir a La Rábida en busca del famoso fraile. En la
historiografía romántica se ha presentado este hecho como Colón con su hijo pidiendo
refugio, pan y un vaso de agua en las puertas del monasterio, sin embargo, pudo no
haber sido así ya que Colón ganó algún dinero en tierras portuguesas119 y mantenía una
excelente relación con el Duque de Medinasidonia y este, por estar su señorío de Niebla
tan próximo a Huelva, debió haber tenido relaciones con los frailes.120

Los frailes lo apoyaron y recomendaron a fray Hernando de Talavera, confesor de la


reina Isabel I de Castilla.121 En la vecina villa de Moguer también encontró el apoyo de
la abadesa del convento de Santa Clara, Inés Enríquez, tía del rey de Castilla y de
Aragón, Fernando el Católico. Colón se dirigió a las cortes, establecida por entonces en
Córdoba, y entabló relaciones con importantes personajes del entorno real.39 Se
desconoce cuánto tiempo estuvo en La Rábida.122 Colón frecuentó el Monasterio de La
Cartuja de Sevilla entre 1484 y 1492.123

Si bien el Real Consejo rechazó su proyecto, consiguió ser recibido en enero de 1486,
gracias al valimiento de Hernando de Talavera, por la reina Isabel, a quien expuso sus
planes.124 La soberana se interesó por la idea, pero quiso que, previamente, un consejo
de doctos varones, presidido por Talavera, diera un dictamen sobre la viabilidad del
proyecto, mientras asignaba a Colón, pobre de recursos, una subvención de la corona.125
126

El Consejo se reunió en la Universidad de Salamanca y, basándose en la circunferencia


aceptada de la Tierra desde Eratóstenes, que era de 252 000 estadios (tomando el
estadio egipcio, tendría un error del 1% sobre la medida aceptada ahora de 40 000 km)
dictaminó que la distancia que había a las verdaderas Indias era excesiva y determinó la
viabilidad del proyecto como absolutamente imposible.127 128 129 Por otra parte, Talavera
temía que el viaje propuesto por Colón transgrediría el tratado de Alcáçovas firmado
con Portugal y refrendado por bula papal.130 También parece que las exigencias
económicas y políticas expuestas por Colón eran muy altas, como se vio luego en las
Capitulaciones de Santa Fe.131

La reina llamó entonces a Colón, diciéndole que no descartaba totalmente su plan.


Mientras el navegante esperaba, se dedicó a vender mapas y libros para mantenerse
económicamente.132

Conoció en esa época a la cordobesa Beatriz Enríquez de Arana, que vivía con un primo
y trabajaba como tejedora. Nunca se casaron, aunque a su muerte Colón le legó su
fortuna e hizo que su primer hijo, Diego, la tratara como a su madre verdadera.
Tuvieron un hijo, Hernando Colón o Fernando Colón, quien viajó con su padre a
América en su cuarto viaje y años más tarde escribió la Historia del Almirante Don
Cristóbal Colón, una biografía de su padre quizás excesivamente elogiosa.133 134

Colón pasó nuevamente a Portugal, con el consentimiento de los soberanos, para


negociar sobre temas que se desconocen.130 A la vuelta acudió a proponer su proyecto al
duque de Medina Sidonia, que lo rechazó, y después a Luis de la Cerda, duque de
Medinaceli, quien se mostró interesado y acogió a Colón durante dos años en su palacio
de El Puerto de Santa María.130 135 136 124 135 Sin embargo, al ser consultada, la reina
mandó llamar a Colón y le prometió ocuparse de su plan tan pronto como se terminara
la conquista de Granada.
Deza y Colón. Detalle del monumento a Cristóbal Colón en Madrid (A. Mélida, 1885).

En diciembre de 1491, Colón llegó al campamento real de Santa Fe de Granada. Su


proyecto fue sometido a una nueva junta, convocada por la reina, pero nuevamente se
rechazó.131 Parte importante de la oposición era por las exigencias desmedidas de
Colón.39 137 En esos momentos intervinieron Luis de Santángel y Diego de Deza,
quienes ganaron para su causa al rey Fernando, consiguiendo su apoyo.138 139

Las arcas de los monarcas, debido a las distintas campañas bélicas y en especial la
desarrollada durante la Guerra de Granada —que culminó exitosamente la Reconquista
con su toma por los cristianos—, no pasaban por sus mejores momentos. Es por ello que
Luis de Santángel, escribano de ración, se ofreció a prestar el dinero que le correspondía
aportar a la corona, 1 140 000 maravedís.140 141 142 Consta en el Archivo de Simancas la
devolución de esta cantidad a Luis de Santángel.n. 5

Las Capitulaciones de Santa Fe

Artículo principal: Capitulaciones de Santa Fe

Las negociaciones entre Cristóbal Colón y la Corona se realizaron a través del secretario
de la Corona de Aragón, Juan de Coloma, y de fray Juan Pérez, en representación de
Colón.143 144 145 El resultado de las negociaciones fueron las Capitulaciones de Santa Fe,
del 17 de abril de 1492.n. 6 146

La naturaleza jurídica de este documento (contrato vinculante o merced revocable) es


aun hoy día objeto de controversia.147 En él Colón obtuvo, "en satisfacción de lo que ha
descubierto en las Mares Océanas y del viaje que ahora (...) ha de hacer por ellas en
servicio" de la Corona, las siguientes prebendas:

 El título de Almirante en todas las tierras que descubriese o ganase en la mar Océana,
con carácter hereditario y con el mismo rango que el Almirante de Castilla.
 El título de virrey, también hereditario y gobernador general en todas las islas o tierras
firmes que descubriera o ganara en dichos mares, recibiendo el derecho de proponer
ternas para el gobierno de cada una de ellas.
 El diezmo, o el diez por ciento del producto neto de la mercadería comprada, ganada,
hallada o trocada dentro de los límites del Almirantazgo, quedando un quinto para la
corona.
 La jurisdicción comercial de los pleitos derivados del comercio en la zona de su
almirantazgo, según correspondiese a tal oficio.
 El derecho a contribuir con un octavo de la expedición y participar de las ganancias en
esa misma proporción.

Estatua de los Hermanos Pinzón en Palos de la Frontera; al fondo se observa la Fontanilla y la


Iglesia de San Jorge Mártir.

El contenido de las Capitulaciones se desarrolló en una carta de merced fechada a 30 de


abril de 1492, en la que se condicionaba la concesión a Colón del título de almirante a
que efectivamente descubriera y ganara nuevas tierras y no se le daba a Colón el
tratamiento de don.148

Se despacharon, además, diversas cédulas para la organización del viaje.149 Según una
de ellas, Colón sería Capitán Mayor de la Armada,150 constituida por tres navíos.151 Otra
cédula era una Real Provisión dirigida a ciertos vecinos de la villa de Palos y decía que
debían proporcionar dos carabelas equipadas y tripuladas como pago de una sanción
impuesta a dichos vecinos.n. 7 152 Una tercera real provisión concedida a Colón, por los
Reyes Católicos, obligaba a las villas de las costas andaluzas,153 y por medio de una
comisión posterior dirigida a la villa de Moguer, a ceder dos barcos a la empresa
descubridora.154 Cristóbal Colón ejecutó esta Real provisión en el Puerto de la Ribera de
esta localidad, embargando dos barcos en presencia del escribano Alonso Pardo,
embarcaciones que más tarde fueron desechadas.155

Andrés Eloy Blanco


Para el beisbolista véase Andrés Eloy Blanco (beisbolista)

Andrés Eloy Blanco


Ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela

15 de febrero de 1948-24 de noviembre de 1948

Presidente Rómulo Gallegos

Predecesor Carlos Morales

Sucesor Luis Emilio Gómez Ruiz

Datos personales

6 de agosto de 1896
Nacimiento
Cumaná, Venezuela

21 de mayo de 1955 (58 años)


Fallecimiento
Ciudad de México, México

Partido Acción Democrática

Cónyuge Lilina Iturbe


Alma máter Universidad Central de Venezuela

Firma

Andrés Eloy Blanco Meaño (Cumaná, Venezuela, 6 de agosto de 1896 – México, D.


F., 21 de Mayo de 1955), fue un abogado, escritor, humorista, poeta y político
venezolano.

Índice

 1 Vida y Obra
o 1.1 Sentido social de su poesía
o 1.2 Coloquio bajo la palma
o 1.3 Píntame Angelitos Negros
 2 Humorismo
 3 Obras
 4 Fuentes bibliográficas
 5 Referencias

Vida y Obra

Estudió en Caracas, donde se incorporó al Círculo de Bellas Artes en 1913. En 1918


recibió su primer galardón por el poema pastoral "Canto a la Espiga y al Arado", y
publicó su primera obra dramática, El huerto de la epopeya. Ese mismo año fue
encarcelado por participar en manifestaciones contra el régimen, siendo ya estudiante de
Derecho en la Universidad Central de Venezuela.

A su graduación comenzó a ejercer la abogacía pero continuó escribiendo. En 1923


obtuvo el primer premio en los Juegos Florales de Santander (Cantabria), España con su
poema "Canto a España". Viajó a España para recibir el premio, y permaneció allí más
de un año, familiarizándose con las vanguardias. En 1924 fue nombrado miembro de la
Real Academia Sevillana de Buenas Letras. Ese mismo año visitó La Habana (Cuba),
donde se reunió con intelectuales cubanos y venezolanos exiliados.

En 1928 comenzó a editar clandestinamente el periódico disidente "El Imparcial", que


sería el órgano de difusión de las proscriptas agrupaciones Unión Social Constructiva
Americana y Frente de Acción Revolucionaria. Es hecho prisionero tras el golpe de
estado del 7 de abril, y confinado en Puerto Cabello hasta 1932, cuando fue liberado por
motivos de salud. En el Castillo de San Felipe de Puerto Cabello, convertido en prisión
y a fines del siglo XIX rebautizado con el nombre de Libertador, fue donde escribió
Barco de Piedra (1 ). Precisamente, este título hace referencia a la apariencia de dicho
castillo rodeado por el mar. Y para el que conozca el clima de Puerto Cabello, con sus
famosas calderetas (viento caliente y seco de tipo foen) en una prisión casi sin luz y sin
ventanas y un ambiente similar al de un horno, no le puede extrañar que los poemas
incluidos en Barco de Piedra sean de los más tristes de toda su obra. Al ser liberado se
le prohibió sin embargo realizar cualquier tipo de manifestación pública, por lo que se
dedicó nuevamente a las letras, publicando Poda en 1934, con poemas tan conocidos
como Las uvas del tiempo (2 ) y La renuncia (3 ). Otros poemas muy famosos son
Coplas del amor viajero (4 ), Silencio (5 ) y La Hilandera (6 ). Un año después (1935)
publicó La aeroplana clueca.

A la muerte de Juan Vicente Gómez, Blanco fue nombrado por el presidente Eleazar
López Contreras jefe del Servicio de Gabinete en el Ministerio de Obras Públicas. Sin
embargo, su postura fuertemente crítica frente a la represión de las manifestaciones del
14 de febrero de 1936 y su pertenencia a la Organización Revolucionaria Venezolana
llevan a la decisión de apartarlo de la política local. Ese mismo año es nombrado
Inspector de Consulados, cargo en el cual viaja a Cuba, Estados Unidos y Canadá; sin
embargo, en 1937 su descontento lo lleva a presentar la renuncia y regresar a Caracas.

Fundaría poco después el Partido Democrático Nacional, como diputado del cual
llegaría al Congreso Nacional. A lo largo de su actividad política sigue publicando
profusamente. A comienzos de la años 1940 integra su partido en la recién fundada
Acción Democrática, y trabaja para la candidatura de Rómulo Gallegos, quien se haría
con la presidencia en 1947.

En 1946 fue electo presidente de la Asamblea Nacional Constituyente convocada para la


reforma de la constitución, que instaura el sufragio universal, secreto y directo. En 1948
fue nombrado Ministro de Relaciones Exteriores por el presidente Gallegos. Tras su
derrocamiento por Carlos Delgado Chalbaud, se exilia en México, donde se dedica a
tiempo completo a la poesía.

En 1955 perdió la vida en un accidente de tránsito. El 6 de junio de ese año sus restos
fueron trasladados a Caracas para su sepelio, realizado entre estrictas medidas de
seguridad por parte de las fuerzas del régimen.

En 2005 se cumplieron 50 años de su muerte y esta fecha, que hubiera podido servir de
ocasión para recordar los valores esenciales de su poesía y el sentido social de su obra,
pasó, inclusive en Venezuela, prácticamente desapercibida, lo cual es casi
imperdonable. Ya antes, cuando se cumplieron 100 años de su nacimiento, el profesor
Luis Chesney Lawrence (Universidad Central de Venezuela) señaló, en el resumen de
su investigación titulada Venezuelan dramatists in shadows: Andrés Eloy Blanco
(Dramaturgia venezolana en sombras: Andrés Eloy Blanco):

Esta investigación presenta una visión panorámica de la obra dramática de A. E.


Blanco, quien como autor dramático ha recibido muy poca atención, tanto dentro como
fuera de su propio país, Venezuela (7 )

Afortunadamente, el esfuerzo realizado en la edición de una Antología Popular por


parte de Monte Ávila Editores (Editorial del Estado Venezolano) de la que se
publicaron dos ediciones en 1990 y 1997, esta última, como una obra realizada por la
Comisión Presidencial para el Centenario del Natalicio de Andrés Eloy Blanco, vino a
resaltar el enorme valor poético y social de uno de los venezolanos más destacados en el
campo de las letras de todos los tiempos. En el prólogo de esta obra, escrito por otro
venezolano muy distinguido, Juan Liscano, se hace referencia a la personalidad
polifacética de Andrés Eloy:

Andrés Eloy Blanco (1896 - 1955) goza, junto con algunos otros poetas inferiores a él,
de la mayor popularidad en Venezuela. Su noble condición humana, su idealismo de
otro tiempo, su caballerosidad, su adhesión a la causa de la libertad y de la democracia
la cual le costó cárceles, confinamientos y exilios; su humor, su ingenio chispeante, su
sensibilidad por lo popular, su elocuencia, sus versos de inspiración tradicional, abiertos
al entendimiento de las mayorías, hicieron de él un símbolo de la civilidad vigilante y
una expresión genuina de venezolanidad extrovertida. ¡Qué extraordinaria lección para
la posteridad que casi nadie recuerde ahora la importancia de Andrés Eloy Blanco como
político, pero que millones de personas puedan recordar y recitar su poema Angelitos
Negros!.

(8 )

Y en mayo de 2014, Rafael Martínez Nestares vuelve a recordarnos la importancia


histórica y literaria de Andrés Eloy Blanco para conmemorar los 59 años de su muerte.9

Sentido social de su poesía

Busto de Andrés Eloy Blanco, Parque del Retiro, Madrid, España.

Aunque su trayectoria política opacó, en cierto modo, su obra literaria, también podría
interpretarse en sentido inverso, hasta el punto de que tuvo que aclarar en una sesión de
la Cámara de Diputados (el 10 de junio de 1943) su doble vocación de poeta por un
lado, y de abogado y diputado por la otra:

"Algunos colegas no han tomado en cuenta mi cualidad de diputado, sino mi cualidad


de poeta. Así podría yo negarle a cualquiera de mis colegas que no fuera abogado o
médico el derecho a referirse a una materia penal, porque son farmacéuticos o
comerciantes. Precisamente he tratado de juntar siempre mi cualidad de diputado con mi
cualidad de poeta. Porque tengo del poeta un concepto nuevo; porque considero como la
más alta de sus funciones la función social del poeta. Yo debo con todo afecto
corresponder a la frase del diputado Manzo, quien en este caso no fue muy 'manso'
conmigo que digamos, diciéndole que yo no soy un notable abogado. En mí lo único
notable como abogado es la falta de clientela" (10 ).
Dos buenos ejemplos de esta poesía de sentido social en Andrés Eloy los podemos
encontrar en el Coloquio bajo la palma —de su obra Giraluna, publicada en 1955,
poco después de su muerte—, y muy especialmente, en su famosísimo poema Angelitos
Negros.

Coloquio bajo la palma

Este poema es una exaltación del espíritu de superación del ser humano, de la necesidad
de estudiar y prepararse (alumbrarse como señala Andrés Eloy tomando la idea de
Bolívar: Moral y luces son nuestras primeras necesidades) con el objetivo siempre
presente de utilizar esas luces para, a su vez, irlas transmitiendo y difundiendo. Es
también un himno al trabajo, un canto a la igualdad social, un mandato a la educación
de los hijos, a la libertad y la democracia, como puede leerse en una página de la
Universidad Autónoma de Santo Domingo donde se puede obtener dicho poema (11 ).

Píntame Angelitos Negros

Artículo principal: Angelitos Negros (poema)

Muchos hispanoamericanos consideran que este poema de Andrés Eloy, es un himno en


contra de la discriminación racial. El poema fue publicado en vida de su autor y fue
incluido también en una recopilación póstuma (1959) titulada La Juanbimbada, que
recoge muchas poesías dispersas de distintas épocas de su vida.

Se hizo muy conocido en todo el mundo de habla hispana a través de un bolero cuya
música pertenece al actor y compositor mexicano Manuel Álvarez Rentería, apodado
artísticamente "Maciste", interpretado inicialmente por el actor y cantante mexicano
Pedro Infante12 y también por Antonio Machín, y fue especialmente popular en España
además de América Latina. En su adaptación al ritmo de bolero, se redujo la extensión
de la poesía quitándole el diálogo inicial y otros de los versos para hacerla más
apropiada a la longitud de la obra musical.13 Y aunque mucha gente recuerda la canción
en todo el mundo, muy pocos saben que estaba basada en un poema de este poeta
venezolano.

Entre las distintas versiones que existen, se destaca la del dúo uruguayo Los Olimareños
que grabó este poema en forma de pasaje,14 ritmo propio del llano venezolano,
respetando el diálogo inicial y alternando los textos del poema original con adaptaciones
algunos de los versos y usando una música escrita al efecto. Así mismo, destacan las
realizadas por las cantantes estadounidenses Eartha Kitt15 y Roberta Flack,16 ésta última
incluida en su álbum de 1969 titulado First Take. Ambas usan la música escrita por
Manuel Álvarez Rentería.

Humorismo

Andrés Eloy Blanco fue un destacado humorista, muy hábil en la sátira, en la


improvisación humorística y en la ironía política. Una recopilación excelente de sus
escritos humorísticos se encuentra en la obra de José Rivas Rivas (17 ).
Monumento a Andrés Eloy Blanco en el Parque del Retiro, Madrid.

Obras

 El huerto de la epopeya (1918)


 Tierras que me oyeron (1921)
 Los claveles de la puerta (1922)
 El amor no fue a los toros (1924)
 El Cristo de las violetas (1925, teatro)
 Poda (1934)
 La aeroplana clueca (1935)
 El pie de la Virgen (1937, teatro)
 Barco de piedra (1937)
 Abigaíl (1937, teatro)
 Malvina recobrada (1937, teatro)
 Baedeker 2000 (1938)
 Liberación y Siembra (1938)
 Navegación de altura (1942, compilación de artículos políticos)
 Vargas, albacea de la angustia (1947, biografía)
 Los muertos las prefieren negras (1950, teatro)
 A un año de tu luz (1951)
 El poeta y el pueblo (1954)
 Giraluna (1955)
 La Juanbimbada (1959, póstumo)

Fuentes bibliográficas

 Blanco, Andrés Eloy (1955). Giraluna. México: Yocoima.


 Blanco, Andrés Eloy. Antología Popular. Caracas: Monte Ávila Editores - Comisión
Presidencial para el Centenario del Natalicio de Andrés Eloy Blanco. Prólogo de Juan
Liscano, 1990, 1997 (segunda edición).
 Francisco Escamilla Vera. Andrés Eloy Blanco (1896 - 1955). Barcelona: Biblio 3W -
REVISTA BIBLIOGRÁFICA DE GEOGRAFÍA Y CIENCIAS SOCIALES (Serie documental de
Geo Crítica), Universidad de Barcelona. Vol. IX, nº 550, 5 de diciembre de 2004.
 Rivas Rivas, José (1980). Ingenio y gracia de Andrés Eloy Blanco. Caracas: Publicaciones
Españolas.

Referencias

1. Barco de Piedra [1]


2. Las Uvas del Tiempo [2]
3. La Renuncia [3]
4. Coplas del amor viajero [4]
5. Silencio [5]
6. La Hilandera [6]
7. Prof. Dr. Luis Chesney Lawrence (Universidad Central de Venezuela). Dramaturgia
venezolana en sombras: Andrés Eloy Blanco (Venezuelan dramatists in shadows:
Andrés Eloy Blanco) [7]
8. Juan Liscano. Prólogo de la obra Antología Popular, de Andrés Eloy Blanco. Caracas:
Monte Ávila Editores, 1990, 1997, p. 10
9. Rafael Martínez Nestares. Andrés Eloy Blanco. El Universal, sábado 24 de mayo de
2014 [8]
10. Rivas Rivas, José (1980). Ingenio y gracia de Andrés Eloy Blanco. Caracas: Publicaciones
Españolas.
11. Andrés Eloy Blanco. Coloquio bajo la palma [9]
12. Angelitos negros, de la película del mismo nombre, con Pedro Infante [10]
13. Píntame angelitos negros
14. «Angelitos Negros» por Los Olimareños
15. «Angelitos negros» por Eartha Kitt
16. «Angelitos negros» por Roberta Flack
17. Rivas Rivas, José. Ingenio y Gracia de Andrés Eloy Blanco. Caracas: Publicaciones
Españolas, 1980

Categorías:

 Nacidos en 1897
 Fallecidos en 1955
 Dirigentes de Acción Democrática
 Escritores de Venezuela
 Poetas de Venezuela
 Abogados de Venezuela
 Humoristas de Venezuela
 Cumanenses
 Masones de Venezuela
 Ministros de Relaciones Exteriores de Venezuela
 Escritores en español del siglo XX
 Fallecidos por accidentes de tráfico
 Alumnado de la Universidad Central de Venezuela
 Ministros durante la presidencia de Rómulo Gallegos
Menú de navegación

 Crear una cuenta


 Acceder

 Artículo
 Discusión

 Leer
 Editar
 Ver historial

 Portada
 Portal de la comunidad
 Actualidad
 Cambios recientes
 Páginas nuevas
 Página aleatoria
 Ayuda
 Donaciones
 Notificar un error

Imprimir/exportar

 Crear un libro
 Descargar como PDF
 Versión para imprimir

Herramientas

 Lo que enlaza aquí


 Cambios en enlazadas
 Subir un archivo
 Páginas especiales
 Enlace permanente
 Información de la página
 Elemento de datos
 Citar este artículo

En otros idiomas

 English

Editar los enlaces

 Esta página fue modificada por última vez el 3 jun 2014, a las 20:10.
 El texto está disponible bajo la Licencia Creative Commons Atribución Compartir
Igual 3.0; podrían ser aplicables cláusulas adicionales. Léanse los términos de uso para
más información.
Wikipedia® es una marca registrada de la Fundación Wikimedia, Inc., una organización
sin ánimo de lucro.
 Contacto

Día Internacional de la Diversidad


Biológica
Día Internacional de la Diversidad Biológica

Día de celebración 22 de mayo

Lugar de celebración Día Internacional

El 22 de mayo fue proclamado por la Asamblea General de las Naciones Unidas como
el Día Internacional de la Diversidad Biológica.

Índice

 1 Celebración
 2 Temas del Día Internacional de la Diversidad Biológica
 3 Véase también
 4 Referencias
 5 Enlaces externos

Celebración

El 20 de diciembre de 2000, la Asamblea General de las Naciones Unidas en la


Resolución 55/201 proclamó el 22 de mayo como el Día Internacional de la
Diversidad Biológica.1

En 1995 se había decidido que este día se celebraría todos los 29 de diciembre, para
hacerlo coincidir con la entrada en vigor del Convenio sobre la Diversidad Biológica,
pero luego fue cambiado al 22 de mayo.

Tema de 2014: Diversidad Biológica de las Islas


Las islas y las áreas marinas cercanas a las costas constituyen ecosistemas únicos que
suelen comprender muchas especies vegetales y animales endémicas. En tanto herencia
de una historia evolutiva única, estos ecosistemas son tesoros irreemplazables. También
son sumamente importantes para los medios de subsistencia, la economía, el bienestar y
la identidad cultural de los 600 millones de habitantes de las islas, es decir, la décima
parte de la población mundial.
La elección de la biodiversidad insular como tema central de este Día tiene una especial
importancia, ya que coincide con la designación de 2014 como Año Internacional de los
Pequeños Estados Insulares en Desarrollo.

Organización de las Naciones Unidas

Temas del Día Internacional de la Diversidad Biológica


Año Tema

2014 Diversidad Biológica de las Islas

2013 Agua y Biodiversidad

2012 La Diversidad Biológica Marina

2011 La Diversidad Biológica Forestal

2010 Biodiversidad, desarrollo y alivio de la pobreza

2009 Especies exóticas invasoras

2008 Biodiversidad y agricultura en inglés

2007 Biodiversidad y cambio climático en inglés

2006 Protegiendo la biodiversidad en zonas áridas en inglés

2005 Biodiversidad, seguro de vida para nuestro mundo en evolución en inglés

2004 Biodiversidad – alimento, agua y salud para todos en inglés

2003 Biodiversidad y alivio de la pobreza – retos para el desarrollo sostenible en inglés

2002 Dedicado a la biodiversidad de los bosques en inglés

Véase también

 Año Internacional de los Bosques


 Convenio sobre la Diversidad Biológica
 Decenio de las Naciones Unidas sobre la Biodiversidad
 Día Internacional de la Madre Tierra
 Día Mundial del Medio Ambiente
 Día Mundial de los Océanos
 Diversidad biológica
 Rio +20
Referencias

1. «Día Internacional de la Diversidad Biológica». Organización de las Naciones Unidas.

Enlaces externos

 Wikisource contiene obras originales de o sobre Convenio sobre la Diversidad


Biológica.
 Sitio Oficial del Día Internacional de la Diversidad Biológica

Información y material promocional

 Logo y cartel oficial del Día de la Diversidad Biológica 2014 en formato JPG y en PDF
para imprimir
 Año Internacional de los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo
 Logo de 2013
 Folleto 2013: «Natural Solutions for Water Security» en inglés
 Logo de 2012
 Folleto 2012 : «One Ocean: Many Worlds of Life» en inglés
 Fichas descriptivas sobre biodiversidad
 Folleto sobre el Cambio climático y diversidad biológica
 Agua potable, diversidad bioloógica y desarrollo
 Agua potable, biodiversidad y desarrollo
 Viven en un ecosistema cerca de ti: Especies Exóticas Invasoras en inglés (Folleto para
niños)
 La biodiversidad como recurso vital de la Humanidad

Las celebraciones y congresos relacionados

 Rio +20
 Decenio de las Naciones Unidas sobre la Biodiversidad (2011-2020)
 Año Internacional de los Bosques en inglés
 Día Internacional de la Madre Tierra
 Día Mundial del medio ambiente
 Día Mundial de los Océanos (8 de junio)
 22 de Mayo - Día Internacional de la Biodiversidad
 Las Naciones Unidas proclamaron el 22 de mayo como día Internacional de la
Diversidad Biológica, fecha que es celebrada en Venezuela con un honroso
décimo lugar en todo el planeta, con la mayor variedad de animales, plantas y
ecosistemas.
 Biodiversidad significa variedad de vida, tanto de los ecosistemas como de
especies e individuos, incluidos todos los tipos de vida. La biodiversidad es el
producto de los procesos evolutivos de los seres vivos.

Nuestro planeta alberga una cantidad de especies, tanto vegetales como


animales, las cuales viven en múltiples hábitats naturales, que cuando se alteran
o destruyen, ocasionan la perdida de biodiversidad.

El 19 de diciembre de 1994, la Asamblea General proclamó el 29 de diciembre,


fecha de entrada en vigor del Convenio sobre la Diversidad Biológica, Día
Internacional de la Diversidad Biológica (resolución 49/119). La Conferencia de
las Partes en el Convenio, celebrada en Nassau en 1994, había recomendado la
designación de ese Día. Posteriormente se cambió la fecha al 22 de mayo, como
conmemoración de la firma de la Convención sobre Diversidad Biológica.

La diversidad biológica es uno de los pilares de la vida humana. Estabiliza el


clima de la Tierra, renueva la fertilidad del suelo y provee bienes y servicios que
contribuyen a nuestro bienestar material. Sin embargo insostenibles patrones de
producción y consumo y otras practicas nocivas, exacerbadas por la pobreza y
otros factores sociales y económicos, continúan destrozando, a una tasa sin
precedentes, el hábitat natural y a las especies que dependen de el.

Venezuela: Declaración de la Orquídea


como flor nacional
inShare

Por decreto oficial, el 23 de mayo de 1951, fue declarada la orquídea como Flor Nacional luego
de una exhaustiva investigación de la Sociedad Venezolana de Ciencias Naturales. La
Orquídea venezolana es originaria de la Cordillera de la Costa. Se le conoce popularmente
como Flor de Mayo porque en el siglo XIX el pueblo la utilizaba en las tradicionales
celebraciones para adornar la "Cruz de Mayo". Su nombre científico Cattleya Mossiae, le rinde
honor al inglés William Cattley, quien cultivó los primeros bulbos de esta planta en el año de
1818, a través de unas especies enviadas desde Brasil. En 1839 fue hallada la Cattleya en
Venezuela.

La familia de las orquídeas es la más grande del reino vegetal,


(aproximadamente 30.000 especies y 800 géneros).Es importante destacar que
en la región de América del Sur se encuentra la mayor variedad de ellas.

Batalla de Pichincha
Batalla de Pichincha

Campañas del Sur

Quito y el volcán Pichincha.

Fecha 24 de mayo de 1822

Faldas del volcán Pichincha,


Lugar
Quito, Ecuador.

0°10′16″N 78°35′53″O /
0.17111111, -78.59805556

Coordenadas
Coordenadas: 0°10′16″N
78°35′53″O / 0.17111111, -
78.59805556

Resultado Victoria patriota decisiva, toma


de Quito.

Beligerantes

Gran Colombia
Provincia Libre de
Guayaquil[nota 1]
República de Chile[1]
[2]
Imperio español
Protectorado del
Perú
Provincias Unidas
del Río de la Plata

Comandantes

Antonio José de
Sucre
Melchor Aymerich
Andrés de Santa
Cruz

Fuerzas en combate

2.000[3] [4] -3.500[5]


patriotas
[nota 1]
(alrededor de 2.971)

 1.300-
1.500[6] 2.000[10] -3.500[5]
 1.500- realistas
[7] [8] [11] [nota
2.000 (probablemente 3.000)
 100 2]

 soldados
aprox.
(distribuidos
entre los demás
cuerpos)[9]

Bajas

400 muertos, 190


200 muertos y 140
heridos y 1.260
heridos[3]
prisioneros[12] [13]
Campaña de Quito
(1821-1822)

 Yaguachi
 Huachi
 Riobamba
 Pichincha

Guerra de independencia hispanoamericana


en rojo los territorios realistas.

La Batalla de Pichincha ocurrió el 24 de mayo de 1822 en las faldas del volcán


Pichincha, a más de 3.000 metros sobre el nivel del mar, cerca de la ciudad de Quito en
el Ecuador actual.

El encuentro, que ocurrió en el contexto de las Guerras de Independencia


Hispanoamericana, enfrentó al ejército independentista bajo el mando del general
venezolano Antonio José de Sucre y al ejército realista comandado por el general
Melchor de Aymerich. La derrota de las fuerzas españolas condujo a la liberación de
Quito y aseguró la independencia de las provincias que pertenecían a la Real Audiencia
de Quito, también conocida como la Presidencia de Quito, la jurisdicción administrativa
colonial española de la que finalmente emergió la República del Ecuador.[14]

Índice

 1 Antecedentes
o 1.1 Primeras campañas en la Real Audiencia de Quito
 2 Orden de batalla patriota
o 2.1 Ejército Libertador de Colombia
o 2.2 División de Colombia
o 2.3 División del Perú
 3 Planificación
o 3.1 La campaña
o 3.2 Acercamiento a Quito
o 3.3 Maniobras finales
 4 Desarrollo de la batalla
o 4.1 La Capitulación de Pichincha
 5 Resultado
 6 Notas
 7 Referencias
 8 Bibliografía
 9 Enlaces externos

Antecedentes

Podría afirmarse que la campaña militar por la independencia de Quito se inició el 9 de


octubre de 1820, cuando la ciudad costanera de Guayaquil proclamó su independencia
de España después de una rápida y casi incruenta revuelta contra la guarnición local.
Los líderes de la revuelta, una combinación de oficiales peruanos y venezolanos del
Ejército colonial junto con intelectuales locales y patriotas, formaron un consejo de
gobierno y un ejército con el propósito de defender la ciudad y extender el movimiento
independentista a otras provincias de la Presidencia. Para entonces, el curso de las
guerras de independencia en América del Sur había cambiado en contra de España; la
victoria de Simón Bolívar en la Batalla de Boyacá selló la independencia del Virreinato
de Nueva Granada, mientras que en el Sur José de San Martín, tras haber desembarcado
con su ejército en la costa peruana en septiembre de 1820, preparaba la campaña para la
independencia del virreinato del Perú.

Primeras campañas en la Real Audiencia de Quito

La primera campaña se llevó a cabo en 1820 en la independencia de Guayaquil. El


gobierno independiente de Guayaquil formó un ejército de hombres locales, de tal vez
1.800 soldados, y en noviembre lo envió hacia la región sierra, con el propósito de
sumar adeptos a la causa independentista. Tras algunos éxitos iniciales, como la
declaración de independencia de Cuenca el 3 de noviembre de 1820, los
independentistas sufrieron una grave derrota ante el ejército realista en la Batalla de
Huachi, cerca de Ambato, que los obligó regresar a las regiones costaneras.

En febrero de 1821 Guayaquil ya había recibido refuerzos, armas y provisiones de parte


de Bolívar, quien para entonces era Presidente de la República de Colombia, coayudado
desde Santafé por el Vicepresidente Francisco de Paula Santander. En mayo del mismo
año, el general de brigada Antonio José de Sucre, Comandante en jefe de la División
Sur del ejército colombiano y el subordinado de mayor confianza de Bolívar, arribó a
Guayaquil. El debía asumir la dirección del ejército Patriota, y empezar las operaciones
con miras a la liberación de la ciudad de Quito y todo el territorio de la Real Audiencia
de Quito. El objetivo político de Bolívar era incorporar todas las provincias de la Real
Audiencia, incluyendo Guayaquil, a Colombia. Guayaquil, por su parte, no había
decidido si incorporarse a Perú o Colombia, y muchos de sus ciudadanos querían
establecer su propia República. El avance de Sucre a través de los Andes empezó en
julio de 1821. Al igual que en la primera campaña, tras tener algunos éxitos iniciales,
Sucre fue vencido por el ejército Realista el 12 de septiembre, coincidentemente en el
mismo lugar donde ocurrió la anterior Batalla de Huachi. Esta segunda campaña
terminó con un armisticio entre los independentistas y los realistas el 18 de noviembre
de 1821.

Orden de batalla patriota

Ejército Libertador de Colombia

 Teniente coronel Daniel Florencio O'Leary, edecán de Estado Mayor

División de Colombia División del Perú

Estado Mayor de división la reina al


Estado Mayor de división
estallar la revolución venezolana.Biografía
José Mires</ref> comandante Infantería  Andrés de Santa Cruz, comandante
en Jefe
 Batallón Paya, al mando del teniente
coronel José Leal.
Unidades y Comandantes
 Batallón Alto Magdalena, al mando del
coronel José María Córdova.
Infantería[16]
 Batallón de Yaguachi, al mando del
coronel Carlos María Ortega.
 Batallón Albión, al mando del teniente  Batallón Nº 2 de Trujillo,[17] al mando
coronel John Mackinstosch. del comandante Félix Olazábal
 Batallón Nº 4 de Piura, al mando del
Caballería, al mando del coronel Diego coronel Luis Urdaneta[18]
Ibarra.
Caballería
 Escuadrón Lanceros, al mando del
teniente coronel Friederich Rach.  Escuadrón Cazadores a Caballo de
 Escuadrón Dragones, al mando del Trujillo,[19] al mando del coronel
teniente coronel Cayetano Cestaris.[15] Antonio Sánchez
 Escuadrón Cazadores a Caballo de
Paita, también al mando del coronel
Antonio Sánchez

 Escuadrón del Regimiento de


Granaderos a Caballo de los Andes de
96 jinetes,[20] al mando del coronel
Juan Lavalle[21]
Planificación

El Gran Mariscal de Ayacucho Antonio José de Sucre.

De vuelta en Guayaquil, el General Sucre concluyó que la mejor estrategia para la


próxima campaña sería evitar cualquier intento de avanzar directamente hacia Quito vía
Guaranda, en favor de un avance indirecto, marchando primero hasta Cuenca antes de
redirigirse hacia el Norte, a través de los Andes, en dirección a Quito. Este plan ofrecía
numerosas ventajas: al recapturar Cuenca se podría impedir las comunicaciones entre
Quito y Lima, y le permitiría a Sucre esperar por los refuerzos que entonces San Martín
le había prometido enviar desde el Perú. Además, un progresivo avance desde la costa y
ascensión a través de las montañas le permitiría a su ejército una gradual adaptación a
los efectos fisiológicos del cambio altitud. Pero fundamentalmente, era la única forma
de evitar un combate directo en condiciones desfavorables con las fuerzas Realistas que
venían de Quito.

La campaña

Vista desde la cima del volcán Pichincha.

Para enero de 1822 Sucre ya había organizado la nueva campaña. Su ejército constaba
de aproximadamente 1.700 hombres, entre veteranos de sus campañas anteriores y
nuevos reclutas. Había hombres de las tierras llanas de la Provincia de Guayaquil y
voluntarios que provenían de la Sierra, como el héroe cuencano Abdón Calderón, cuyo
padre había muerto heroicamente en 1812, defendiendo al Estado de Quito. Los dos
contingentes pronto fueron organizados como el Batallón Yaguachi; también habían
soldados neogranadinos y venezolanos enviados por Bolívar, unos cuantos oficiales y
soldados españoles que habían cambiado de bando, un batallón entero de voluntarios
británicos (el Albión) e incluso unos cuantos irlandeses y franceses. El 18 de enero el
ejército Patriota se dirigió a Machala, en el llano. El 9 de febrero, tras haber cruzado los
Andes, Sucre entró en el pueblo de Saraguro, donde su ejército se juntó con los 1.200
hombres de la División peruana, el contingente que San Martín había prometido. Esta
fuerza (Expedición Auxiliar de Santa Cruz a Quito) estaba conformada en su mayoría
por reclutas peruanos, existían también chilenos, argentinos y alto-peruanos
(bolivianos), el propio Andrés de Santa Cruz nació en el Alto Perú (actual Bolivia);
tenía también oficiales argentinos, entre los que destacaban Félix Olazábal, Francisco
Villa, ambos de Infantería y Antonio Sánchez de Caballería y un escuadrón del
Regimiento de Granaderos a Caballo de los Andes (argentino) al mando de Juan
Lavalle. Al enfrentar esta fuerza multinacional de alrededor de 3.000 hombres, el
destacamento Realista de caballería, de unos 900 hombres, que defendía Cuenca se
retiró hacia el Norte, siendo perseguido a la distancia por la caballería Patriota. Cuenca
fue entonces recapturada el 21 de febrero de 1822, sin que se disparara un solo tiro.
Durante marzo y abril, los Realistas continuaron marchando hacia el Norte, logrando
con éxito evitar enfrentarse con la caballería Patriota. Sin embargo, el 21 de abril se
produjo un feroz encuentro entre las fuerzas de caballería en Tapi, cerca de Riobamba.
Al final del día los Realistas nuevamente se retiraron, mientras que el ejército principal
de Sucre procedió a capturar Riobamba, quedándose ahí hasta el 28 antes de reanudar su
viaje hacia Quito.

Acercamiento a Quito

Monumento de la Nación a sus Próceres. En el Paseo Los Próceres existen fuentes, escaleras,
calzadas y muros, además se encuentran estatuas de los principales próceres de la
independencia de América.

El 2 de mayo de 1822, la fuerza principal de Sucre había alcanzado la ciudad de


Latacunga, 90 km al Sur de Quito. Ahí Sucre procedió a reorganizar sus tropas,
sumando voluntarios de los pueblos cercanos, mientras esperaba refuerzos, en especial
el Batallón Alto Magdalena (de Colombia) y nuevos informes de inteligencia sobre el
paradero del ejército Realista.

Mientras tanto, Aymerich alistó los puntos de resistencia y posiciones de artillería en los
principales pasos montañosos que dirigían a Quito. Sucre, empeñado en evitar un
enfrentamiento frontal en terreno desfavorable, decidió avanzar paralelamente a los
flancos de las posiciones Realistas, marchando por las laderas del volcán Cotopaxi para
así poder llegar al Valle de los Chillos, en la retaguardia de las posiciones defensivas
Realistas. El 14 de mayo el ejército Realista, intuyendo las intenciones de Sucre,
comenzó a replegarse, llegando a Quito el 16. Dos días después, y tras una muy difícil
marcha, el ejército de Sucre ocupó Sangolquí.

Maniobras finales

En la madrugada del 24 de mayo de 1822, el ejército patriota, conformado por 2.971


hombres , empezó a ascender por las laderas del volcán Pichincha. En la vanguardia
estaban 200 colombianos del Alto Magdalena, seguidos por el ejército principal de
Sucre; en la retaguardia estaban los británicos del Albión, protegiendo el tren de
municiones. A pesar del enorme esfuerzo de las tropas, el avance por las laderas del
volcán fue más lento de lo que se esperaba, y la llovizna que cayó durante la noche
convirtió los senderos en ciénagas.

Cuando amaneció, para consternación de Sucre, el ejército no había logrado un avance


significativo, hallándose literalmente a mitad del camino, a 3500 metros sobre el nivel
del mar y a la vista de los centinelas Realistas en Quito. A las ocho en punto, ansioso
por el lento avance del Albión, y con sus tropas exhaustas y afectadas por la altitud,
Sucre ordenó a su ejército detener el avance para descansar, pidiendo a sus oficiales
ocultar sus batallones como mejor pudieran. Envió parte del batallón Cazadores del
Paya (peruano) en una labor de reconocimiento, seguidos por el Trujillo, otro batallón
peruano. Una hora y media después, repentinamente, los hombres del Paya fueron
golpeados por una descarga, bien apuntada, de mosquetes. Esta acción dio inicio a la
batalla.
Desarrollo de la batalla

El uniforme de los granaderos , actualmente guardia de honor del palacio presidencial de


Quito.

Cuando amaneció, sin que Sucre lo supiera, los centinelas posicionados cerca de Quito
avistaron a las tropas patriotas ascendiendo por las laderas del Pichincha. Aymerich,
entonces consciente de la intención de Sucre de flanquearlo por medio del ascenso al
volcán, ordenó a su ejército de 1.894 hombres ascender la montaña lo más pronto
posible, para enfrentar ahí a Sucre. Al haberse encontrado en un campo de batalla tan
improbable, los dos comandantes no tuvieron otra opción más que enviar gradualmente
sus tropas a la batalla. Existía poco espacio para maniobrar en las empinadas laderas del
Pichincha, entre profundos barrancos y densos matorrales.

Los hombres del Paya, tras recuperarse de la conmoción inicial, se reposicionaron bajo
el fuego enemigo, esperando la llegada del batallón Trujillo. El sobresaltado Sucre, sólo
esperando que los españoles estén más cansados que sus propias tropas, envió al
batallón Yaguachi, conformado por ecuatorianos. El batallón Alto Magdalena trató de
hacer un movimiento de flanqueo, pero sin éxito, pues el terreno no se lo permitió.
Pronto, los batallones Paya, Trujillo y Yaguachi (batallones patriotas), sufriendo
muchas bajas y con pocas municiones, comenzaron a replegarse.

Para entonces el destino de la batalla para los Patriotas parecía depender del Albión, que
transportaba las municiones tan necesitadas; y sin embargo se desconocía su paradero.
A medida que el tiempo pasaba, los Realistas parecían ganar el control de la batalla. El
Trujillo fue obligado a retroceder, mientras que el batallón peruano Piura se dispersó
antes de enfrentar al enemigo. En medio de la desesperación, a los hombres de reserva
del batallón Paya se les ordenó cargar contra el enemigo con sus bayonetas. Ambos
bandos sufrieron grandes bajas, pero la situación más o menos se estabilizó para los
Patriotas. A pesar de esto, Aymerich, como parte de su estrategia, durante el ascenso al
Pichincha separó de su fuerza principal al batallón Aragón, ordenándole avanzar hasta
la cúspide del volcán, para así luego atacar a los Patriotas por la retaguarda, rompiendo
sus líneas en el momento indicado.[22] El Aragón era el mejor batallón del ejército
realista; estaba conformado por veteranos españoles que habían actuado tanto en Guerra
de la Independencia Española como en otras batallas en América del Sur, y en ese
momento se hallaba sobre los Patriotas y listo para atacar.

Afortunadamente para los Patriotas, cuando el Aragón estaba por cargar sobre la
alicaída línea Patriota, fue detenido en seco por el Albión, que entró inesperadamente en
la batalla. Resulta que el Albión consiguió avanzar a una posición más alta que la de los
españoles. Pronto, el Magdalena se unió a la batalla, y el Aragón tras sufrir fuertes
bajas, se desintegró. Entonces el Magdalena avanzó hasta la línea Patriota para
reemplazar al Paya, y cargó contra la línea Realista, que terminó por romperse.[23]

La Capitulación de Pichincha

A las doce del día bajo un sol resplandeciente, los soldados de la libertad en la cima del
Pichincha a más de 3000 metros de altura dieron el grito de victoria. La victoria fue de
Sucre, la cual fue completada con la capitulación que el jefe patriota concedió al
Mariscal Aymerich el 25 de mayo del mismo año. Con las operaciones cuyas acciones
finales se produjeron en las faldas del Pichincha y en la ciudad de Quito, Sucre decidió
a su favor la vacilante y delicada situación de Guayaquil; dio libertad al territorio que
conforma hoy la República de Ecuador, y facilitó su incorporación a la Gran Colombia.
El 18 de junio de ese año, Bolivar le asciende a general de división y lo nombra
intendente del departamento de Quito. Al frente de los destinos de Ecuador desarrolla
una positiva obra de progreso: funda la Corte de Justicia de Cuenca y en Quito el primer
periódico republicano de la época: El Monitor. Instala en esa ciudad la Sociedad
Económica. De su actividad personal es buena prueba que, el 6 de septiembre de 1822
expidió y firmó en Quito 52 comunicaciones. Interesado por la educación se puede
afirmar que halló en Cuenca 7 escuelas y dejó 20.

Resultado
Mapa de la Gran Colombia según Agustín Codazzi. El Mariscal Sucre compartía la visión política
de Bolívar y la unidad de la "Patria Grande".

A pesar de que en el contexto de las Guerras de Independencia de Hispanoamérica la


batalla de Pichincha figura como un conflicto menor, tanto en términos de su duración
como del número de combatientes, sus consecuencias fueron bastante significativas. El
25 de mayo de 1822 Sucre entró con su ejército en la ciudad de Quito, donde aceptó la
rendición de todas las tropas españolas establecidas en el territorio que el gobierno de
Colombia llamaba "Departamento de Quito", al considerarlo como parte integral de la
República de Colombia desde su creación el 17 de diciembre de 1819. Asimismo,
cuando Sucre recapturó Cuenca el 21 de febrero, obtuvo de su Consejo local un decreto
en el cual se proclamaba la integración de su ciudad y provincia a la República de
Colombia. Entonces, con la rendición de Quito, que a su vez puso fin a la resistencia
Realista en la provincia norteña de Pasto, Bolívar pudo entrar en la ciudad, como
finalmente lo hizo el 16 de junio de 1822. Entre el entusiasmo general de la población,
la antigua Provincia de Quito fue incorporada a la República de Colombia. Por su parte
Guayaquil, que aún no decidía su futuro, con la presencia tanto de Bolívar como del
victorioso ejército Grancolombiano en su territorio, proclamó forzosamente bajo presión
la incorporación de Guayaquil a la Gran Colombia el 13 de julio de 1822.[24]

Notas

1. ↑ a b Cuando Sucre tomo Guayaquil el 9 de octubre de 1820 lo hizo con 700 hombres
pero la aristocracia de la ciudad le negó su apoyo (Carlos Lasso Cuevas, La batalla de
Pichincha, pp. 1), aun así logro juntar en la ciudad unos 2.000 reclutas (La Guía 2000:
La batalla de Pichincha). El 9 de febrero de 1821 llegaron 1.200 refuerzos enviados por
San Martín al mando de Santa Cruz. Posteriormente se les unieron batallones de
colombianos (Lasso, pp. 2). En total alrededor de unos 2.971 hombres pelearon por el
bando patriota en la batalla de Pichincha (Ibíd.)
2. ↑ José Manuel Restrepo. Diario político y militar. Impr. Nacional, Bogotá, 1954, pp.
154. Entre San Juan de Pasto y Riobamba sólo había 3.500 a 4.000 soldados realistas.

Referencias

1. ↑ Gonzalo Bulnes, "Historia de la Expedición Libertadora del Perú: 1817-1822", pág.


401.
2. ↑ Nota muy reservada del general Francisco Antonio Pinto, Lima, 28 de febrero de
1823.
3. ↑ a b Emancipación de la Presidencia de Quito, del Virreinato de Lima y del Alto Perú.
Francisco Antonio Encina, Editorial Nascimento, 1954.

En julio de 1822 no disponía de los 5000 a 6000 hombres que, aún contando con
el concurso de San Martín, (...) Sucre libró la batalla de Pichincha con 2000
soldados de infantería y 400 jinetes. Deducidos los 200 muertos y los 140
heridos (...)

4. ↑ Batallas de Venezuela, 1810-1824. Edgar Esteves González. El Nacional, 2004, pp.


169-170.
(...) antes de coronar la meseta, las tropas de 3.200 efectivos hacen alto para
descansar y tomar el rancho

5. ↑ a b Campaña de Atahualpa contra el Cuzco. Luis Andrade Reimers, Edit. Casa de la


Cultura Ecuatoriana, 1985, pp. 7.

Sin embargo, bien sabemos todos que la batalla de Pichincha se dio sólo entre
3.500 combatientes de parte y parte, siendo la inmensa mayoría de los soldados
a órdenes de Sucre oriundos del Perú, Colombia, Venezuela y hasta de la (...)

6. ↑ La iniciación de la República: contribución al estudio de la evolución política y social


del Perú. Jorge Basadre, UNMSM, Lima, edición de 2002 (original de 1929-1930), pp.
153.

Santa Cruz al mando de 1300 a 1500 soldados llevó a esta campaña, que
culminó con el triunfo libertador de Pichincha, (...)

7. ↑ Documentos referentes a la creación de Bolivia: con un resumen de las guerras de


Bolívar. Volumen 1. Vicente Lecuna, Comisión Nacional del Bicentenario del Gran
Mariscal Sucre (1795-1995), 1995, pp. xci.

En la acción se distinguió por su extraordinario heroísmo, sorprendiendo a los


más aguerridos soldados, (...) incorporaron en dos divisiones el 23 de mayo,
víspera de la batalla de Pichincha, 1.500 hombres, casi todos cundinamarqueses.

8. ↑ Cartas apócrifas sobre la Conferencia de Guayaquil. Vicente Lecuna, Academia


Nacional de la Historia, 1945, pp. 184.

A los dos días de recibir la noticia de la batalla de Pichincha, es decir el 24 de


junio, el Protector dirigió un despacho al general Sucre "pidiéndole que
regresara la división Santa Cruz con otra de 1.500 o 2.000 bravos colombianos,
para terminar la guerra de América ".1 5o - También se equivoca el (...)

9. ↑ El batallón peruano Nº 2 tenía colombianos del batallón Numancia y chilenos del


Batallón Nº 2 de Chile que comandaba José Santiago Aldunate; los Granaderos a
Caballo y los Cazadores del Perú habían completado sus vacantes con tropas chilenas.
(Gonzalo Bulnes, "Historia de la Expedición Libertadora del Perú: 1817-1822", Pág.
401)
10. ↑ Boletín de la Academia Puertorriqueña de la Historia, Números 27-28. Academia
Puertorriqueña de la Historia, 1982.

En las batallas decisivas de la independencia, la llegada de unos centenares de


hombres podían ser decisivos al reforzar (...) En Carabobo fueron alrededor de
5000 los combatientes españoles, en Pichincha menos de 2000, en Ayacucho
9000 y (...)

11. ↑ Academia Nacional de la Historia (Venezuela). Boletín de la Academia Nacional de la


Historia. Volumen 56,Números 221-224. 1973

Y el 24 de Mayo de 1822, en las laderas del imponente volcán Pichincha, frente


a Quito, Sucre derrotó a 3000 (...)
12. ↑ Colombia: siendo una relacion geografica, topografica, agricultural, comercial,
politca, &c. de aquel pays, adaptada para todo lector en general, y para el comerciante
y colono en particular. Alexander Walker, Baldwin, Cradock, y Joy, 1822, pp. 554.

Los resultados de la batalla de Pichincha son, la ocupacion de esta ciudad y de


sus fortificaciones por la tarde del 25, la tranquilizacion de todo el departamento,
y la captura de 1 100 soldados, 160 oficiales, 14 piezas de artilleria, (...)

13. ↑ Bolívar y el arte militar formada sobre documentos: sin utilizar consejas ni versiones
impropias ; conclusiones de acuerdo con hechos probados, y la naturaleza de las cosas.
Vicente Lecuna, Colonial Press, 1955, pp. 159.

La batalla de Pichincha. Los españoles subieron rápidamente a impedir el


movimiento de Sucre. (...) la posesión de todo el departamento y la toma de
1.100 soldados y 100 oficiales no heridos, y 190 heridos de los españoles con
todas sus (...)

14. ↑ La Batalla de Pichincha


15. ↑ Gaetano Cestari, originario de Italia, arribó a Venezuela en el año 1816 para
participar diferentes campañas, fue nombrado en 1818 teniente coronel Ayudante
general en Angostura. Murió en combate en la campaña del Sur de Colombia. Italia y
los italianos en la historia y en la cultura de Venezuela, por Marisa Vannini de
Gerulewicz
16. ↑ Historia de San Martín y de la emancipación sud-americana. pp. 22-23. Autor:
Bartolomé Mitre. Editado en 1907
17. ↑ El batallón peruano Nº 2 tenía colombianos del batallón Numancia y chilenos del
Batallón Nº 2 de Chile
18. ↑ formado por peruanos, inicialmente al mando del argentino Francisco Villa y luego
del coronel Luis Urdaneta
19. ↑ Formado por peruanos y tropas chilenos vacantes.
20. ↑ Los Granaderos a Caballo al igual que los Cazadores del Perú habían completado sus
vacantes con tropas chilenos.
21. ↑ Unidad no incorporada al ejército del Perú que portaba estandarte propio según se
indica: Tenemos el honor de haber recibido los restos del Ejercito de los Andes,
conducidos desde el Perú por el coronel de granaderos a caballo D. Félix Bogado (...) si,
a esos que han conducido en triunfo el pabellón argentino hasta Quito y que han
sabido derramar su sangre por la libertad de la patria en Junín y Ayacucho (...) Gaceta
Mercantil de Buenos Aires, 17 de enero de 1826.
22. ↑ Batalla de Pichincha (midena.gov)
23. ↑ Batalla de Pichincha (mira.ec)
24. ↑ Efemérides venezolanas: La batalla de Pichincha

Bibliografía

 Salvat Editores (Eds.), Historia del Ecuador, Vol. 5. Salvat Editores, Quito, 1980. ISBN
84-345-4065-7.
 Enrique Ayala Mora (Ed.), Nueva Historia del Ecuador, Vol. 6. Corporación Editora
Nacional, Quito, 1983/1989. ISBN 9978-84-008-7.

 BENCOMO BARRIS, HECTOR (1995). “Diccionario Multimedia de Historia de


Venezuela”, “Batalla de Ayucho”. Caracas, Fundación Polar.
 BIBLIOTECA NACIONAL DE VENEZUELA, UNIVERSIDAD CENTRAL DE VENEZUELA Y
SENADO DE LA REPUBLICA (1995). “Sucre época épica 1795 – 1995”. Biblioteca
Nacional de Venezuela, Caracas.
 PRESIDENCIA DE LA REPUBLICA Y BANCO PROVINCIAL. 1995: “Documentos en honor
del Gran Mariscal de Ayacucho Antonio José de Sucre”. Marvin Klein Editor. Caracas -
Venezuela.
 LARREA ALBA, L. 1995: “Sucre alto conductor político militar”. Homenaje de la
Presidencia de la Republica. Caracas - Venezuela.
 LECUNA, VICENTE. 1995: “Documentos referentes a la creación de Bolivia”. Comisión
Nacional del Bicentenario del Gran Mariscal Sucre. (1795-1995). Caracas – Venezuela.
 MANGIN, CHARLES. 1982: “La independencia de la América del Sur y la batalla de
Ayacucho”. Revista Bolivar. 1(1):29-45.
 OROPESA, JUAN. 1995: “Sucre”. Homenaje de la Presidencia de la Republica. Caracas -
Venezuela.
 PINILLA, SABINO. 1995: “La cremación de Bolivia”. Comisión Nacional Bicentenario del
Gran mariscal Sucre. Caracas - Venezuela.
 ROMERO MARTÍNEZ, VINICIO. 1987: “Mis mejores amigos 110 biografías de
venezolanos ilustres”. Editorial Larense, C. A. Caracas-Venezuela.
 RUMAZO GONZÁLEZ, ALFONSO. 1995: “Sucre biografía del Gran Mariscal”. Homenaje
de la Presidencia de la Republica. Caracas - Venezuela.
 MANGIN, CHARLES. 1982: “La independencia de la América del Sur y la batalla de
Ayacucho”. Revista Bolivar. 1(1):29-45.
 SALCEDO, JOSÉ LUIS. 1995: “Antonio José de Sucre”. En: “Diccionario Multimedia de
Historia de Venezuela”. Fundación Polar. Caracas – Venezuela.
 SUCRE, ANTONIO JOSÉ. 1981: “De mi propia mano”. Fundación Biblioteca Ayacucho.
Caracas – Venezuela.

Gloria al Bravo Pueblo


De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Gloria al Bravo Pueblo

Información general
Himno Nacional
Venezuela
de
Letra Vicente Salias (atribuído), 19 de
abril de 1810
Juan José Landaeta (atribuído), 19
Música
de abril de 1810

Adoptado 25 de mayo de 1881 (133 años)

El Himno «Gloria al Bravo Pueblo» es una composición musical patriótica venezolana


de 1810, la cual fue establecida como Himno Nacional de Venezuela decretado el 25 de
mayo de 1881 por el presidente Antonio Guzmán Blanco.[cita requerida]

En cuanto a su composición, la letra y música han sido históricamente atribuidas,


respectivamente, a Vicente Salias y Juan José Landaeta y se supone que fue escrito
originalmente alrededor de 1810 como un himno patriótico.[cita requerida] Posteriores
modificaciones oficiales ha sido las de 1881, a cargo de Eduardo Calcaño; en 1911, de
Salvador Llamozas y en 1947 de Juan Bautista Plaza, esta última es la usada
oficialmente en la actualidad.[cita requerida]

Se ha dicho que la melodía ya era conocida como «La marsellesa venezolana» desde
1840. En los últimos años, algunas investigaciones han sugerido que el verdadero autor
de la letra podría haber sido Andrés Bello, y que la música habría sido compuesta por
Lino Gallardo.[1] Sin embargo, esta teoría no ha podido ser comprobada del todo;
aunque lo cierto es que tanto Juan José Landaeta como Lino Gallardo pertenecían a la
«Escuela de Música de Caracas», actividad central del «Oratorio Arquidiocesano de
Caracas», fundado por el Padre Sojo.[cita requerida]

Índice

 1 Historia
o 1.1 revolucion del 19 de abril de 1810
o 1.2 Interpretación
o 1.3 Discrepancias sobre su autoría
o 1.4 Establecimiento como Himno Nacional de Venezuela
 2 Véase también
 3 Referencias
 4 Enlaces externos

Historia[editar]

revolucion del 19 de abril de 1810[editar]


Revolución del 19 de abril de 1810.

Constituida la Sociedad Patriótica en Caracas a raíz de los sucesos del 19 de abril de


1810, sus miembros, durante una de sus reuniones, entusiasmados por el éxito de la
primera canción patriótica ("Caraqueños, otra época empieza"), con letra de Andrés
Bello y música de Cayetano Carreño, sugirieron la proposición de que la Sociedad
lanzara también una canción que estimulara el ánimo de los indecisos. Fue así como uno
de los miembros de la Sociedad Patriótica, el médico y poeta Vicente Salias, improvisó
allí mismo las primeras estrofas del Himno Nacional: Gloria al Bravo Pueblo.

Interpretación[editar]

Himno Nacional de Venezuela en wayúu.

Grande fue el prestigio de esta canción patriótica, de cuyo impacto en los españoles se
hace eco el Intendente del Ejército y Real Hacienda, quien informa al Supremo
Ministerio de Hacienda -por documento fechado en Cádiz el 4 de julio de 1810-, lo
siguiente: "pero lo más escandaloso fue que en las canciones alegóricas que
compusieron e imprimieron de su independencia, convidaban a toda la América
Española para hacer causa común, y que tomasen a los Caraqueños por modelo para
dirigir revoluciones". (Documento en el Archivo General de Indias, España). Dichos
conceptos constituyen una atinada interpretación del sentido de la tercera estrofa del
Gloria al Bravo Pueblo:

«Unida con lazos que el cielo formó, la América toda existe en Nación , y si el
despotismo levanta la voz seguid el ejemplo que Caracas dio».
Era ya por entonces el Gloria al Bravo Pueblo un gran canto patriótico. Su letra y
música constituían fuente de honda evocación. Durante el transcurrir de la contienda
emancipadora las demás canciones patrióticas fueron perdiendo vigencia y poco a poco
quedaron durmiendo en el recuerdo. Sólo ésta, con su síntesis de historia y visión del
futuro, persistió.

«¡Abajo cadenas! Gritaba el señor, Y el pobre en su choza Libertad pidió».

Era el Señor allí aludido, el rico, el emparentado o descendiente de condes y marqueses,


el mantuano de vida regalada y vastas posesiones. Tanto ellos como el pobre ansiaban y
pedían libertad. Abajo las cadenas de las extorsionadoras injusticias y privilegios. Era el
pueblo todo, con su multitud de ricos y su muchedumbre de esclavizados pobres. Todos
clamaban por la entonces inexistente libertad, a cuyo nombre sacrosanto se estremecían
de terror los tiranos y los déspotas:

«A este santo nombre tembló de pavor el vil egoísmo que otra vez triunfó».

El egoísmo, la ambición de unos cuantos y poderosos representantes de la Monarquía;


la explotación de la tierra y de sus hombres a lo largo de más de trescientos años de
extorsión y coloniaje, la trata de negros, las distinciones de castas y todo un mundo de
injusticias. Ante la libertad conquistada desaparecerían las opresoras cadenas.

Expresa la canción: «Y desde el Empíreo, el Supremo Autor un sublime aliento al


pueblo infundió». Aquí, la admirable visión futurista de Vicente Salias anticipó que, en
aquel ejército de héroes que más tarde comandaría Simón Bolívar y que realizaría
inauditas proezas, latía una inspiración sublime y vibraba el fuego de la Libertad,
supremo don del Creador.

La frase que en el coro dice: «Gloria al Bravo Pueblo que el yugo lanzó» rinde
homenaje y evoca a Caracas, la ciudad bajo cuyo cielo se fraguó y culminó el
movimiento revolucionario que inició el fin de la dominación extranjera, a la vez que
glorifica a su gente.

En la Guerra de la Independencia, la voz del Gloria al Bravo Pueblo fue antorcha de


patriotismo, entusiasmo y heroísmo, de estímulo en los días aciagos y clarín de gloria en
Carabobo, Junín y Ayacucho. Ya afianzada la vida republicana, se la denominó
"Canción Nacional", demostrándose así la aspiración del pueblo por tenerla como
símbolo de la patria, pues ninguno de los otros cantos podría ser tan apropiado como
éste, que había vivido toda la epopeya de la gesta independentista.

Este glorioso canto épico, que repercutió en Caracas desde que fue interpretado por
primera vez, era cantado jubilosamente por el pueblo en las calles. Era el canto marcial
en los combates que se libraron por la emancipación de Venezuela y otras hermanas
repúblicas de América, quedando definitivamente los compases de su nota sublime y
triunfal, desde aquellos días gloriosos, como Himno Nacional y las orquestas se
encargaban de difundirlo por las principales poblaciones de Venezuela, bajo la
denominación de Canción de Caracas o Marsellesa venezolana.

Discrepancias sobre su autoría[editar]


Aunque no hay constancia expresa de ello, es probable que el Gloria al Bravo Pueblo
hubiese sido ejecutado y creado en Caracas el 19 de abril de 1811, en ocasión de
conmemorar el primer aniversario de la revolución de 1810, con la participación de
varias orquestas dirigidas por músicos-compositores como Juan José Landaeta,
Cayetano Carreño, Lino Gallardo, José María Cordero y Juan Vicente González, entre
otros.

En cuanto al autor de la música, han surgido las más encendidas polémicas. Aunque
oficialmente se tiene a Juan José Landaeta como el inspirador y compositor, algunos
historiadores sostienen que el autor de la música fue don Lino Gallardo, quien fue autor
de otras célebres canciones patrióticas. Así lo afirmaban los descendientes de Gallardo,
entre ellos su hija Francisca de Paula Gallardo, quien tenía 76 años en 1881 y vivía
entonces en Caracas. También lo consideraba así el artesano Quintín Rengifo, nacido
hacia 1810 y quien en su niñez había sido alumno de Lino Gallardo. A pesar de los
esfuerzos de historiadores-musicólogos como José Antonio Calcaño, Juan Bautista
Plaza y Rhazés Hernández López, entre otros, la paternidad de la música del Himno
Nacional no ha podido ser establecida de un modo totalmente fehaciente.

Establecimiento como Himno Nacional de Venezuela[editar]

Bandera actual de Venezuela.

Pasado el período de la Independencia, este canto siguió prendido en la mente del


pueblo y se convirtió, por común aceptación, en la «canción nacional» aunque careciese
de sanción oficial. El manuscrito de su música más antiguo que se conoce data de
mediados del siglo XIX, según el historiador José Antonio Calcaño, quien lo reproduce
en su libro La ciudad y su música. En él no se menciona autor, pero figura como título
lo siguiente: «Núm. 1.- Violín. Canción Nacional: Gloria al Bravo Pueblo. Paso
redoblado».

En su número del 18 de abril de 1868, el periódico caraqueño El Federalista reprodujo


la letra del Gloria al Bravo Pueblo. El mismo periódico, al reseñar el día 20 de abril de
ese mismo año las fiestas con que fue conmemorado el día anterior en la capital el 58º
aniversario del 19 de abril de 1810, mencionaba que "en los salones de la Universidad y
en presencia de numeroso público, antes de los discursos, una «música marcial» ejecutó
varias piezas, entre ellas el Himno Nacional".

Por encargo del Presidente Guzmán Blanco, el Dr. Eduardo Calcaño, valioso
compositor y músico, cumplió idóneamente la tarea de fijar el texto musical del Himno,
lo cual hizo conservando la brillantez marcial de la melodía, sin pretender alterarlo ni
darle otra expresión.

El 25 de mayo de 1881, el Gloria al Bravo Pueblo quedó consagrado definitivamente


como Himno Nacional de Venezuela, por medio del siguiente decreto presidencial:

Gral. Antonio Guzmán Blanco

PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA DE VENEZUELA

Considerando:

Primero: Que debe perpetuarse en la memoria de los venezolanos todo lo que en la


época de nuestra emancipación política contribuyó a la realización de sus triunfos.
Segundo: Que el Himno Nacional, conocido con el nombre tradicional de "Gloria al
Bravo Pueblo", fue el canto patriótico con que los hijos de la Gran Colombia celebraban
sus victorias y se alentaban en la adversidad.

Decreto:

Artículo 1° - El Himno Gloria al Bravo Pueblo se declara Himno Nacional.

Artículo 2° - Las bandas marciales de la Nación, en todos los actos y solemnidades


públicas, lo tocarán en primer término y servirá para los saludos que se hagan los
Cuerpos y Magistrados que representen a los altos poderes nacionales.

Artículo 3° - Después de la marcha regular que sirve de honor al acto de colocación de


la Bandera, las bandas marciales tocarán el Himno Nacional.

Artículo 4° - El Ministerio de Guerra y Marina queda encargado de la ejecución de este


Decreto.

Dado, firmado de mi mano, sellado y refrendado por el ministerio de Guerra y Marina


en el Palacio Federal de Caracas, a 25 de mayo de 1881, año 18° de la Ley y 23° de la
Federación.

ANTONIO GUZMÁN BLANCO. Refrendado El Ministro de Guerra y Marina,

Eladio Lara

Después del decreto de 1881, y de las publicaciones del Himno Nacional que se
hicieron en 1883, se elaboró en 1911 una nueva edición oficial en conmemoración del
centenario de la independencia, que fue encomendada a Salvador Llamozas. En 1947,
otra edición oficial fue confiada a Juan Bautista Plaza, «...quien -escribe José Antonio
Calcaño- hizo una buena labor de revisión del texto y le suprimió una introducción que
le habían añadido antes y que no tenía razón de ser...»

El artículo 13 de la Ley de Bandera, Escudo e Himno Nacionales del 17 de febrero de


1954 determina del modo siguiente los casos en que debe ser tocado el Himno
Nacional:
«1º: Para tributar honores a la Bandera Nacional.

2º: Para rendir homenaje al Presidente de la República.

3º: En los actos oficiales de solemnidad.

4º: En los actos públicos que se lleven a efecto en los Estados Unidos y Territorios de la
República para la conmemoración de las fechas históricas de la Patria, y en aquellos que
determine el Reglamento de la presente Ley.

5º: En los casos que prevean otras leyes de la República».

En algunos actos de carácter cultural o cívico, el Himno, en vez de ser ejecutado


musicalmente, es cantado por un conjunto coral. Las estaciones de radio y televisión
deben reproducir el Himno Nacional a las 12 del mediodía y a las 12 de la medianoche,
así como en el primer minuto de su transmisión luego de iniciado el primer día del
nuevo año.

Véase también[editar]

 Bandera de Venezuela
 Escudo de Venezuela
 Flor Nacional
 Árbol Nacional
 Ave Nacional
 Historia de Venezuela
 Cultura de Venezuela

Referencias[editar]

1. ↑ ¡Gloria al Bravo Pueblo! canto de honor de la Patria de Bolívar

Enlaces externos[editar]

 Wikimedia Commons alberga contenido multimedia sobre Gloria al Bravo Pueblo.


Commons
 Wikisource contiene el Himno Nacional de Venezuela.Wikisource
 Ley de Bandera Nacional, Himno Nacional y Escudo de Armas de la República
Bolivariana de Venezuela

Obtenido de
«http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Gloria_al_Bravo_Pueblo&oldid=74514046»
Categorías:
Simón Bolívar
«Bolívar» redirige aquí. Para otras acepciones de «Bolívar» o «Simón Bolívar», véase Bolívar
(desambiguación).

Simón Bolívar

21.º Presidente Titular de la República de Colombia

21 de febrero de 1827-13 de junio de 1830

Predecesor Francisco de Paula Santander

Sucesor Domingo Caicedo y Santa María


Libertador de Bolivia1

12 de agosto de 1825-29 de diciembre de 1825

Sucesor Antonio José de Sucre

Dictador del Perú

17 de febrero de 1824-28 de enero de 1827

Predecesor José Bernardo de Torre Tagle

Sucesor Andrés de Santa Cruz

Dictador de Guayaquil

11 de julio de 1822-31 de julio de 1822


–Anexión a la Gran Colombia–

Predecesor José Joaquín de Olmedo

1.er Presidente de la Gran Colombia2

17 de diciembre de 1819-4 de mayo de 1830

Vicepresidente Francisco de Paula Santander

Sucesor Domingo Caicedo

19.º Presidente Titular de la República de Colombia


21 de noviembre de 1819-7 de diciembre de 1819

Predecesor Fernando Serrano Uribe

Sucesor Francisco de Paula Santander

4.º Presidente de Venezuela

7 de Agosto de 1813-5 de Diciembre de 1814

Predecesor Francisco de Miranda

Octubre de 1817-17 de diciembre de 1819

Sucesor José Antonio Páez

Brigadier de la Unión

General en Jefe de
los Ejércitos del Norte

Datos personales

24 de julio de 1783
Nacimiento Caracas, Capitanía General de
Venezuela

17 de diciembre de 1830 (47 años)


Fallecimiento
Santa Marta, República de Colombia

Cónyuge María Teresa Rodríguez del Toro y Alayza

Hijos Sin descendencia

Profesión Político y militar


Firma

Sitio web http://simonbolivar.gob.ve/

Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar y Ponte Palacios y Blanco,


mejor conocido como Simón Bolívar ( escuchar), (Caracas, Capitanía General de
Venezuela, 24 de julionota 1 3 de 1783 — Santa Marta, Gran Colombia, 17 de diciembre
de 1830) fue un militar y político venezolano de la época pre-republicana de la
Capitanía General de Venezuela; fundador de la Gran Colombia y una de las figuras
más destacadas de la emancipación americana frente al Imperio español. Contribuyó de
manera decisiva a la independencia de las actuales Bolivia, Colombia, Ecuador,
Panamá, Perú y Venezuela.

En 1813 le fue concedido el título honorífico de Libertador por el Cabildo de Mérida en


Venezuela que, tras serle ratificado en Caracas ese mismo año, quedó asociado a su
nombre. Los problemas para llevar adelante sus planes fueron tan frecuentes que llegó a
afirmar de sí mismo que era "el hombre de las dificultades" en una carta dirigida al
general Francisco de Paula Santander en 1825.

Participó en la fundación de la Gran Colombia, nación que intentó consolidar como una
gran confederación política y militar en América, de la cual fue Presidente. Bolívar es
considerado por sus acciones e ideas el "Hombre de América" y una destacada figura de
la Historia Universal, ya que dejó un legado político en diversos países
latinoamericanos, algunos de los cuales lo han convertido en objeto de veneración
nacionalista. Ha recibido honores en varias partes del mundo a través de estatuas o
monumentos, parques, plazas, etc. Así mismo, sus ideas y posturas política-sociales
dieron origen a una corriente o postura llamada bolivarianismo.

Índice

 1 Genealogía
 2 Antepasados
 3 Infancia y juventud
o 3.1 Primera infancia
o 3.2 Educación
o 3.3 Matrimonio
o 3.4 Segundo viaje a Europa
 4 Vida militar
o 4.1 Antecedente a la Independencia
o 4.2 Misión a Londres
o 4.3 Bolívar durante la Primera República
o 4.4 El Manifiesto de Cartagena
o 4.5 Guerra a muerte
o 4.6 Estadía en Jamaica
o 4.7 Estadía en Haití
o 4.8 Bolívar y la Gran Colombia
o 4.9 Colombia como proyecto político
o 4.10 Campaña libertadora en la Nueva Granada
 4.10.1 Congreso de Cúcuta
o 4.11 Campañas finales
o 4.12 Bolívar como estratega
o 4.13 Gobernante del Perú
 4.13.1 Llegada al Perú
o 4.14 Formación del ejército
o 4.15 Sudamérica y Perú libres
 4.15.1 Otras disposiciones
 5 Vida política
o 5.1 Mandatos
 6 Muerte
 7 Historia de sus restos mortales
 8 Legado, honores, y culto a la personalidad
o 8.1 Culto a la personalidad
o 8.2 Honores
 9 Véase también
 10 Documentos en Wikisource
o 10.1 Discursos
o 10.2 Otros documentos
 11 Notas
 12 Referencias
 13 Bibliografía
 14 Bibliografía adicional (no empleada directamente en el artículo)
 15 Enlaces externos

Genealogía

Armas del linaje americano Bolívar, el cual hoy ostenta el municipio de Ciudad Bolívar
(Colombia).4

Su padre, Juan Vicente Bolívar y Ponte-Andrade y su madre María de la Concepción


Palacios y Blanco, pertenecían a la aristocracia caraqueña y cuando se casaron en el año
1773 había una gran diferencia de edad entre ambos cónyuges. Juan Vicente tenía 47
años en ese momento y Concepción 15 años. Tuvieron cuatro hijos más, tres de ellos
mayores que Simón y una menor, cuyos nombres fueron María Antonia, Juana
Nepomucena, Juan Vicente y María del Carmen (ésta última murió a los pocos días de
nacida).

La familia Bolívar provenía de una población llamada La Puebla de Bolívar en Vizcaya


(País Vasco, España), ubicada entonces en la merindad de Marquina, y ya desde los
inicios de la colonia sus miembros realizaron acciones destacadas en Venezuela.

El primero de los Bolívar en arribar a Venezuela fue Simón de Bolívar el cual, junto con
su hijo, llegó a Caracas, treinta años después de la fundación de la ciudad, hacia 1589 y
por tener el mismo nombre se les distinguió como Simón de Bolívar el Viejo y Simón
de Bolívar el Mozo.

Bolívar el Viejo se destacó como Contador Real, por privilegio especial del rey Felipe
II, quien en el título de nombramiento le reitera su amplia confianza como velador de la
Real Hacienda, cargo que ejerció tanto él como su hijo, en Margarita y Caracas.

Fue además Procurador General de las ciudades de Caracas, Coro, Trujillo,


Barquisimeto, Carora, El Tocuyo y Maracaibo ante la Corte española entre 1590 y
1593, para informar al rey Felipe sobre el estado de la provincia y pedirle ciertas
mejoras, exenciones de impuestos y privilegios que facilitaran el desarrollo de la
misma.

Entre sus logros para Caracas está el haber gestionado en el Consejo de Indias la
concesión real del escudo que aún conserva, junto con el título de "Muy noble y leal
ciudad".

Con el tiempo los Bolívar se unieron en matrimonio con las familias de los primeros
pobladores de Venezuela y alcanzaron rangos y distinciones tales como las de Regidor,
Alférez Real y algunos gestionaron los títulos nobiliarios de Marqués de Bolívar y
Vizconde de Cocorote, asociado con la cesión de las Minas de Cocorote y la facultad de
administrar el señorío de Aroa, conocido por la riqueza de sus minas de cobre (estos
títulos sin embargo no llegaron a concederse).

En cuanto a la familia Palacios, éstos eran oriundos de la zona de Miranda de Ebro,


actual provincia de Burgos, en España. El primero de los Palacios en llegar a Venezuela
fue José Palacios de Aguirre y Ariztía-Sojo y Ortiz de Zárate, natural de Miranda de
Ebro en 1647, que falleció en Caracas en 1703. El resto de los descendientes se unieron
en matrimonio con otras familias aristócratas y alcanzaron los puestos de alcalde,
regidor, procurador, etc. Dos generaciones después de José Palacios nacería María de la
Concepción Palacios de Aguirre y Ariztía-Sojo y Blanco, hija de Feliciano Palacios de
Aguirre y Ariztía-Sojo y Gil de Arriata y de Francisca Blanco de Herrera, descendiente
de algunas familias canarias establecidas en Venezuela.nota 2 Ella fue la madre de Simón
Bolívar.

Véase también: Anexo:Cronología de Simón Bolívar

Antepasados
16. Antonio Bolívar y Díaz
de Rojas

8. Capitán Luis Bolívar


Rebolledo

17. Leonor Rebolledo


Argumedo

4. Juan de Bolívar y Martínez


de Villegas

18. Lorenzo Martínez de


Villegas

9. Ana María Martínez


de Villegas y Ladrón de
Guevara

19. Magdalena Ladrón de


Guevara y Rojas

2. Juan Vicente Bolívar y Ponte-


Andrade

20. Jacinto Ponte-Andrade

10. Pedro Ponte-


Andrade y Jaspe de
Montenegro

21. María Jaspe de


Montenegro

5. María Petronila Ponte-


Andrade y Marín de Narváez

22. Francisco Marín de


Narváez y Vílchez
11. María Josefa Marín
de Narváez

23. Josefa María de


Narvaéz

1. Simón José Antonio de la


Santísima Trinidad Bolívar y
Ponte Palacios y Blanco

24. José Palacios de Aguirre


y Ariztía-Sojo y Ortiz de
Zárate

12. Feliciano Palacios de


Aguirre y Ariztía-Sojo y
Gedler

25. Isabel María Gedler


Rivilla

6. Feliciano Palacios de Aguirre


y Ariztía-Sojo y Gil de Arratia

26. Francisco Gil de Arratia

13. Isabel María Gil de


Arratia y Aguirre-Villela

27. María Rosa Aguirre-


Villela y Laya-Mojica

3. María de la Concepción Palacios


y Blanco
Marquesa de San Luis

28. Mateo Blanco Infante

14. Mateo José Blanco y


Fernández de Araújo
29. Josefa Fernández de
Araújo y Rivilla

7. Francisca Blanco Herrera

30. Juan Ascencio de


Herrera y Ascanio

15. Isabel Clara de


Herrera y Liendo

31. Paula Rosa de Liendo y


Ochoa

Infancia y juventud

Simón, de la estirpe vasca de los Bolibarjauregui, nació en la noche del 24 al 25 de


julionota 3 de 1783 en una casa solariega ubicada en la Plaza San Jacinto de Caracas.nota 4
Fue bautizado el 30 de julio de 1783, en la Catedral de Caracas, con los nombres de
Simón José Antonio de la Santísima Trinidad de la Concepción, por el doctor Juan
Félix Jerez de Aristeguieta, su primo hermano quien, de acuerdo con don Juan Vicente,
padre del niño, le puso el nombre de Simón.

Primera infancia

Casa Natal del Libertador Simón Bolívar en Caracas.

En enero de 1786, cuando Simón contaba dos años de edad, su padre murió de
tuberculosis, y así doña Concepción quedó como cabeza de familia, velando
eficientemente por los intereses de la familia hasta su muerte.
Sin embargo, las responsabilidades hicieron que su salud, también enferma de
tuberculosis, decayera rápidamente y, según la opinión de médicos historiadores, es
posible que ya entonces Bolívar sufriera la primo-infección tuberculosa con un tipo de
tuberculosis que pasa inadvertida mientras las defensas corporales son favorables.

Concepción murió el 6 de julio de 1792, cuando Simón tenía nueve años, pero tomando
la precaución de hacer un testamento en el que dispuso quién debería hacerse cargo de
sus hijos.

Los hermanos Bolívar pasaron entonces a la custodia de su abuelo, don Feliciano


Palacios, que cuando asumió el papel de tutor se sentía tan enfermo que empezó a
preparar también su testamento para designar un sustituto como tutor de sus nietos y
decidió pedir opinión a éstos para respetar su voluntad.

Retrato de Simón Bolívar a la edad de 17 años.

Bolívar en 1804.

Simón fue confiado a su tío don Esteban Palacios y Blanco, pero como éste se
encontraba en España permaneció bajó la custodia de don Carlos Palacios y Blanco,
otro de sus tíos, que por lo visto era un hombre con el que no se llevaba bien y que era
tosco, de carácter duro, mentalidad estrecha, que se ausentaba frecuentemente de
Caracas para atender sus propiedades y que por lo tanto solía dejar a su sobrino atendido
por la servidumbre y asistiendo por su cuenta a la Escuela Pública de Caracas.
Las referencias que dejó Bolívar en su correspondencia hacen suponer que su infancia
fue dichosa, feliz, segura, rodeada de sólidos afectos y gratos recuerdos con parientes
destacados e influyentes dentro de un ambiente aristocrático y en general, dentro de un
ambiente que le brindó equilibrio emocional, cariño y afecto.

En este sentido existen algunas anécdotas que se popularizaron en Venezuela que


presentaban a Bolívar como un niño turbulento debido a que los escritores románticos
consideraron indispensable atribuirle una niñez indómita creyendo, según la moda de la
época, que no podía salir un hombre excepcional de un niño normal pero se ha
demostrado que esas anécdotas fueron inventadas e introducidas en los relatos de
Historia por Arístides Rojas, considerado un excelente narrador pero que usó a menudo
su imaginación a falta de documentos que demostraran la veracidad de sus relatos.

Educación

El desempeño escolar de Bolívar no fue muy brillante como alumno de la Escuela


Pública, institución administrada por el Cabildo de Caracas que funcionaba de forma
deficiente debido a la carencia de recursos y organización.

En aquel entonces, Simón Rodríguez era maestro de Bolívar en esta escuela y don
Carlos, pensaba enviarle a vivir con él porque no podía atenderlo personalmente y las
protestas de su sobrina María Antonia sobre la educación y atenciones que recibía su
hermano eran frecuentes.

Ante la perspectiva de vivir con su maestro, Simón escapó de la casa de su tío el 23 de


julio de 1795, para refugiarse en la de su hermana María Antonia, que ejerció su
custodia temporal, hasta que se resolvió el litigio judicial en la Real Audiencia de
Caracas que devolvió a don Carlos, la custodia de Simón.

Simón trató de resistirse pero fue sacado por la fuerza de casa de su hermana y llevado
en volandas por un esclavo hasta la vivienda de su maestro.

Una vez allí, las condiciones en las que vivía con el maestro Rodríguez no eran las
ideales, pues tenía que compartir el espacio con 20 personas en una casa no apta para
ello, y por esto Simón escapó de allí un par de veces, en las que terminó volviendo por
orden de los tribunales.

Al poco tiempo, Rodríguez renunció a su cargo de maestro para irse a Europa y la Real
Audiencia de Caracas determinó que Simón fuera trasladado a la Academia de
Matemáticas, dirigida por el padre Andújar y que funcionaba en casa de su tío Carlos.

Al parecer, en esta academia la formación de Bolívar mejoró notablemente en calidad y


cantidad, y fue complementada con lecciones de Historia y Cosmografía impartidas por
don Andrés Bello hasta su ingreso en el Batallón de Milicias de blancos de los Valles de
Aragua el 14 de enero de 1797.

Existe la falsa idea de que entre 1793 y 1795, estuvo inscrito en el Colegio Real de
Sorèze en el Sur de Francia, en el departamento del Tarn.5

Matrimonio
La Casa del Vínculo y del Retorno, en Caracas, donde vivió el matrimonio Bolívar desde julio de
1802 hasta enero de 1803.

Bolívar fue enviado a España a los 15 años para continuar sus estudios. En Madrid en
1800 conoció a la joven María Teresa Rodríguez del Toro y Alaiza,6 cuando sólo tenía
17 años de edad y ella 20.7 En agosto de 1800 María Teresa aceptó el noviazgo con
Simón Bolívar, y contrajeron matrimonio el 26 de mayo de 1802,8 en el Teatrillo del
Palacio del Duque de Frías, donde funcionaba la primitiva Iglesia Parroquial de San
José; Bolívar tenía 19 años y María Teresa 21. Al cabo de unos 20 días se trasladaron a
La Coruña.

El 15 de junio de 1802 partieron los recién casados hacia Caracas, desembarcando el 12


de julio en La Guaira. Después de una corta estadía en Caracas se trasladaron a la "Casa
Grande" del ingenio Bolívar en San Mateo. María Teresa enfermó poco después de
"fiebres malignas" —hoy día identificadas indistintamente como fiebre amarilla o
paludismo— por lo que el matrimonio regresó a Caracas a su Casa del Vínculo, en
Caracas, donde ella murió el 22 de enero de 1803.

El joven Bolívar se dedicó a viajar, transido de dolor, para mitigar la pena que le causó
el fallecimiento de su esposa. Fue en este estado de ánimo cuando juró no volver a
casarse jamás.

Segundo viaje a Europa

En el mismo año de la muerte de su esposa viajó a París, donde se dedicó junto a su


antiguo maestro Simón Rodríguez a la lectura de los clásicos y a ilustrarse en diversos
campos del saber universal. Viajó luego por Italia en compañía de Rodríguez y el 15 de
agosto de 1805 en el Monte Sacro de Roma juró libertar a su patria. Regresó a
Venezuela en 1806 y a la vez que administraba los negocios familiares se unió esfuerzos
a la causa revolucionaria.9

Vida militar

Antecedente a la Independencia
Retrato de Bolívar con uniforme de general.

Artículo principal: Independencia de Venezuela

A lo largo de 1808, las presiones de Napoleón desencadenaron una serie de


acontecimientos que empeoraron aún más la ya comprometida situación española, el rey
Carlos IV de España abdicó el trono a favor de su hijo Fernando el 19 de marzo de 1808
después de los sucesos del Motín de Aranjuez, y más tarde, el 5 de mayo de 1808 se
terminó de consumar el desastre para España cuando Carlos IV y su hijo fueron
obligados a ceder el trono a Napoleón en Bayona para designar a su hermano, José,
como nuevo Rey de España. Esto provocó una gran reacción popular en España que
desencadenó lo que hoy se conoce como la Guerra de la Independencia Española y tanto
en América como en España, se formaron juntas regionales que fomentaron la lucha
contra los invasores franceses para restablecer en el trono al monarca legítimo.
El Libertador (Bolívar diplomático) 1860 óleo sobre tela 107 x 69 de Aita (seudónimo de Rita
Matilde de la Peñuela) (1840-?), localizado en la colección de arte del Banco Central de
Venezuela.

Sin embargo, en las juntas americanas sólo se hablaba con entusiasmo de la Junta
popular de Cádiz y muchas de ellas eran vistas con recelo por las autoridades españolas,
que las suponían sospechosas de ser favorables a los franceses y que no se habían
olvidado de acciones como la de Antonio Nariño en Bogotá, que había publicado una
obra sobre Los Derechos del hombre, el movimiento de Juan Picornell, la Conspiración
de Manuel Gual y José María España, o de las fracasadas expediciones militares de
Francisco de Miranda en Venezuela.

Pero también consideraban que estas juntas tenían derecho de imitar a sus análogas de la
Península ya que los dominios españoles eran considerados una parte esencial e
integrante de España cuyos territorios no eran considerados como simples colonias
propiamente.

Con el tiempo se fueron formando dos bandos bien diferenciados como resultado de los
debates políticos y la inestabilidad internacional: el de los realistas, que querían
continuar bajo la dependencia directa del monarca español, liderado por Juan de Casas;
y el de los patriotas, partidarios de constituir una Junta de gobierno con una autonomía
plena similar a la de las Juntas provinciales en España, pero sin mantener más lazos con
la metrópoli diferentes a un reconocimiento formal de Fernando VII como soberano,
queriendo imitar así el ejemplo del Brasil regido desde Braganza, con autonomía de
Portugal.
Así a mediados del año 1807, cuando Bolívar volvió a Caracas se encontró con una
ciudad inmersa en un ambiente de gran agitación social y política que era gobernada por
personajes interinos bajo la supervisión de un regio Regente visitador visto con malos
ojos por la colectividad caraqueña, llamado Joaquín de Mosquera y Figueroa.

Éste era un ambiente poco propicio para enfrentar situaciones de crisis y fue una
circunstancia que ayudó a precipitar los acontecimientos a favor de la Independencia.

Bolívar había vuelto a Caracas absolutamente convencido de la imperiosa necesidad de


independencia para América y trató de convencer a sus parientes y amigos de que ésta
era la mejor opción pero, salvo la excepción de su hermano Juan Vicente, no pudo
hacerlo fácilmente debido a que las noticias de Europa llegaban muy tarde y con pocos
detalles, por lo que el público se enteraba de las acontecimientos sólo de una forma
general e inexacta y esto limitaba su capacidad para evaluar la situación.

Pero las cosas cambiaron repentinamente en pocos días, tras una serie de
acontecimientos que causaron una conmoción general en Caracas. A principios de julio
de 1808, el Gobernador encargado de Caracas, Juan de Casas, recibió dos ejemplares
del diario londinense The Times que el Gobernador de Trinidad remitió antes al de
Cumaná y que relataban la noticia de la abdicación del trono de España en favor de
Napoleón.

Las autoridades trataron de mantener la noticia en secreto para evitar la alarma social
pero la llegada del bergantín francés Le Serpent al puerto de La Guaira el 15 de julio de
1808 con varios comisionados enviados por Napoleón para confirmar la noticia hicieron
fracasar el plan.

Un oficial francés se presentó ante el Gobernador Casas con documentación oficial


confirmando las malas noticias de The Times, y mientras en la Gobernación deliberaban
sobre la situación, la población empezó a alarmarse por la aparatosa llegada de los
franceses, divulgando profusamente la noticia de la desaparición de la monarquía
tradicional en periódicos y otras publicaciones.

La reacción popular fue de malestar e indignación y la situación empeoró cuando un


capitán de fragata inglés llamado Beaver desembarcó poco después del Alcasta en La
Guaira, tras perseguir al Le Serpent sin poder apresarlo, para informar al Gobernador
Casas y a la población que la lucha en España para rechazar a los franceses continuaba y
que Napoleón no tenía la situación dominada.

Entonces surgió un proceso político extraño entre el Gobernador, La Audiencia y el


Cabildo que terminó de socavar el orden colonial vigente y esto hizo que la conmoción
en la sociedad caraqueña se orientó en dos direcciones, una representada por Bolívar
que quería proclamar la Independencia; y otra representada por otros criollos que
querían mantener la fidelidad a Fernando VII.

Así, el 11 de enero de 1809 llegaron a Caracas unos despachos oficiales que anunciaban
la creación de la Junta Central de España e Indias que terminó instalándose en Sevilla
en abril de 1809 y poco después, el 14 de enero de 1809 llegó a Venezuela el Mariscal
de campo Vicente Emparan en calidad de Capitán general de Venezuela y Gobernador
de Caracas.
Su llegada dio una nueva perspectiva a la situación política ya que empezaron a circular
rumores que lo relacionaban como partidario de los franceses, por lo que fue acusado de
querer confundir a la población.

En el panorama de incertidumbre reinante, el 19 de abril de 1810, los miembros del


Cabildo de Caracas decidieron constituir una Junta Conservadora de los Derechos de
Fernando VII en un acto que termina con la firma del Acta de Independencia y
constitución de la Primera República el 5 de julio de 1811. Con la revuelta del 19 de
abril de 1810 se obligó al entonces Capitán general de Venezuela, Vicente Emparan, a
ceder sus poderes a esta Junta y trajo como resultado la expulsión de los funcionarios
españoles de sus puestos para embarcarlos rumbo a España.

Poco después, tras enterarse de los hechos, la Regencia dispuso el bloqueo de las costas
de Venezuela pero ya era tarde, desde entonces el proceso independentista sería
imparable, y el ejemplo de Caracas fue seguido por el resto de las juntas americanas.

Misión a Londres

Estatua de Simón Bolívar en Belgrave Square, Londres.

El nuevo sistema de gobierno empezó a crear nuevas perspectivas en todos los sentidos.
Las noticias de lo sucedido en Caracas llegaron hasta el Almirante Alexander Cochrane,
comandante de las Fuerzas Navales Británicas del Caribe, que procedió a despachar
noticias de lo sucedido a Londres y poner a disposición de la Junta de Caracas la corbeta
Wellington para que llevara hasta Londres una delegación si así lo querían.

Así, Bolívar fue enviado a Inglaterra con el grado de Coronel junto con Andrés Bello y
Luis López Méndez en una misión diplomática con instrucciones de solicitar apoyo
británico a la Junta en nombre del rey Fernando VII de España aprovechando la
circunstancia de que España y Gran Bretaña eran ahora naciones aliadas que habían
dejado de lado sus históricas diferencias ante el peligro común que representaba
Napoleón.
La misión diplomática llegó a Londres en un momento político delicado ya que
entonces Gran Bretaña estaba dando una costosa ayuda militar a España y la negativa
venezolana de aceptar la autoridad del Consejo de Regencia español resultaba
inconveniente en esos momentos.

Sin embargo, Lord Wellesley consideró conveniente recibir a la delegación en su casa


particular, Apsley House, por temor a que sus miembros recurrieran a Napoleón en
busca de apoyo y así aprovechar la ocasión para averiguar las pretensiones venezolanas.

La postura británica fue muy clara desde el principio dando a entender a la delegación
que en esos momentos el apoyo político a Venezuela era imposible y en un intento de
presionar a España para que les dejase comerciar libremente con sus colonias, los
británicos trataron de desviar las negociaciones hacia acuerdos comerciales más acordes
con sus intereses.

A pesar de que no se cumplieron todos los objetivos de la delegación, se lograron


algunos compromisos importantes gracias a la presencia de Francisco de Miranda en
Londres, con quien Bolívar empezó a mantener contactos que fomentaron una
participación discreta de este mediante sus contactos personales en las negociaciones.

Así Bolívar logró la secreta connivencia inglesa, la apertura del comercio, y la


posibilidad de que Inglaterra ejerciera presiones sobre España para favorecer los
intereses venezolanos.

Bolívar durante la Primera República

Bolívar en 1812.
Estatua ecuestre del Libertador, Caracas-Venezuela.

Después de convenir con los ingleses la permanencia de un representante en Londres,


Bolívar embarcó en la corbeta Shaphire y llegó a La Guaira el 5 de diciembre de 1810.

Una vez en Venezuela empezó a hacer gestiones para promover el regreso de Miranda,
que como resultado de estas gestiones, llegó a Venezuela en el bergantín inglés Avon el
10 de diciembre de 1810 ante una fría recepción oficial por parte de la Junta Suprema,
que poco después lo nombró Teniente General.

Miranda pronto empezó a tener conflictos con el Jefe Militar del Gobierno, el Marqués
del Toro, por su incapacidad para controlar la rebelión realista de Coro y mientras tanto,
las circunstancias políticas habían favorecido la aparición en Caracas de organizaciones
como la Sociedad Patriótica, que era una especie de asociación independentista que
funcionaba como foro de debate político que divulgaba sus conclusiones en una
publicación propia titulada El Patriota de Venezuela.

Bolívar fue un miembro importante de esta asociación que estuvo muy implicado en las
movilizaciones posteriores ocurridas el 5 de julio de 1811 para ratificar la Declaración
de Independencia, y que defendió posturas opuestas a la Constitución del 21 de
diciembre de 1811 al considerar que era una copia literal de la que regía en los Estados
Unidos que no se adaptaba a la realidad del momento en Venezuela.

El 13 de agosto de 1811, fuerzas comandadas por Miranda, lograron una victoria en


Valencia, contra los rebeldes de dicha ciudad que pretendían recuperar privilegios de su
antigua capitalidad y es en esta acción donde Bolívar empezó propiamente su carrera
militar al dirigir un ataque a un puesto fortificado que fue su bautismo de fuego y su
primera acción distinguida. Así, Miranda lo propuso para el rango de Coronel y le envió
a informar de la victoria al Gobierno de Caracas.

Poco después, Bolívar empezó a levantar la moral en los Valles de Aragua por iniciativa
propia por lo que el general Miranda, por entonces comandante en jefe de las fuerzas
militares republicanas, lo persuadió de que aceptara el rango de Teniente Coronel en el
Estado Mayor y lo nombró Jefe militar de Puerto Cabello, la principal plaza fuerte de
Venezuela.

Dicha plaza era entonces un punto militar clave por sus características coincidentes de
puerto, arsenal, prisión militar y principal punto de apoyo y control en la zona. Allí
permanecían detenidos los prisioneros de guerra influyentes en el Castillo San Felipe y
a la vez también se encontraba almacenado gran parte del arsenal militar republicano.

A pesar de ser contrario a las normas de seguridad militar se estaba dando esta situación
y aunque Miranda ordenó trasladar a los prisioneros a otro lugar, el traslado nunca se
cumplió y fue uno de los motivos que unido a la inexperiencia militar de Bolívar
propiciaron la caída de Puerto Cabello.

Los prisioneros lograron tomar por sorpresa a la guardia y la dominaron gracias a la


traición de un oficial al que sobornaron, se apoderaron del Castillo San Felipe y
comenzaron a bombardear Puerto Cabello.

Bolívar trató de recuperar la guarnición durante seis días de combate con las fuerzas que
pudo controlar y que al parecer no superaban los cuarenta efectivos pero la situación le
era muy desfavorable; no se podía cañonear el castillo por el reducido alcance de la
artillería y la ciudad empezaba a ser atacada por las fuerzas del Capitán Domingo
Monteverde y tras lanzar un desesperado ataque frontal sobre el castillo que fracasó,
Bolívar decidió abandonar la plaza por vía marítima, logrando escapar a duras penas.

Este acontecimiento, unido al violento terremoto del 26 de marzo de 1812, inclinó la


balanza a favor de los realistas y aunque hubo muchos que creyeron que aún se podía
seguir la lucha, Miranda capituló el 26 de julio de 1812 por encargo del Congreso, en el
tratado de La Victoria, que instauró nuevamente el dominio español sobre Venezuela.

El 30 de julio de 1812, Miranda llegó a La Guaira con la intención de embarcarse en la


nave inglesa Sapphire en medio de un ambiente en el que pocos sabían que las
negociaciones con Monteverde por las que muchos oficiales republicanos se sintieron
traicionados se habían iniciado por órdenes del Congreso y no por deseos de Miranda.

Por ello, cuando Miranda se hospedaba en casa del coronel Manuel María Casas,
comandante de la plaza, se encontró con un grupo numeroso, en el que se contaban don
Miguel Peña y Simón Bolívar, que lo convencieron de que se quedara, por lo menos una
noche, en la residencia de Casas.

A las dos de la madrugada, encontrándose Miranda profundamente dormido, Casas,


Peña y Bolívar se introdujeron en su habitación con cuatro soldados armados, se
apoderaron precavidamente de su espada y su pistola, lo despertaron y con rudeza le
ordenaron que se levantara y vistiera, tras lo cual lo engrilletaron y lo entregaron al
español Monteverde.

A cambio de este acto de traición, el español Francisco-Antonio de Yturbe y Hériz


accedería a darle a Bolívar el salvoconducto que éste le había solicitado para exilarse en
el extranjero, con el especial favor de Monteverde. En esta ocasión, el jefe español hizo
que se viera el acto de haber entregado a Miranda como un servicio al estado español:
Debe satisfacerse el pedido del coronel Bolívar, como recompensa al servicio prestado
al rey de España con la entrega de Miranda.

El Manifiesto de Cartagena
Paseo de Bolívar, Barranquilla.

Artículo principal: Manifiesto de Cartagena

Bolívar fue autorizado por Monteverde a trasladarse el 27 de agosto de 1812 a la isla de


Curazao, ocupada por los ingleses, en la goleta española Jesús, María y José junto con
José Félix Ribas, Vicente Tejera y Manuel Díaz Casado, donde permaneció un corto
período.

Después se trasladó a Cartagena de Indias, en Nueva Granada, donde el proceso


independentista se había iniciado el 20 de julio de 1810 y había desembocado en la
formación de varías Juntas supremas que rivalizaban entre sí. En este panorama
compuso un manuscrito conocido como el Manifiesto de Cartagena, en el cual hizo un
análisis político y militar de las causas que provocaron la caída de la Primera República
de Venezuela y exhortaba a la Nueva Granada a no cometer los mismos errores que
Venezuela para no correr la misma suerte.

También en este manifiesto proponía fórmulas que ayudaran a remediar las divisiones y
a promover la unión de los distintos pueblos de América para lograr el objetivo común,
la Independencia.

Así al poco de llegar, Bolívar solicitó al gobierno de Cartagena prestar servicio en sus
tropas y le fue concedido el mando de una guarnición de 70 hombres en la pequeña
localidad de Barrancas con la que empezaría a forjarse su futuro prestigio militar.

Al principio, Bolívar estaba subordinado a un aventurero francés llamado Pierre Labatut


pero, en contra de las órdenes de este, decidió tomar la iniciativa realizando una
campaña para derrotar a las partidas realistas que se encontraban en las orillas del río
Magdalena a la vez que aumentaba el adiestramiento y el contingente de sus tropas.

Como resultado de esta campaña, logró liberar varias poblaciones como Tenerife, El
Guamal, El Banco, Tamalameque y Puerto Real de Ocaña; logró derrotar a diversas
guerrillas realistas que operaban en la zona y finalmente ocupó Ocaña.
Ante estos logros, el coronel Manuel del Castillo, Comandante General de Pamplona,
solicitó su ayuda para detener a los realistas que amenazaban con entrar desde
Venezuela. Para ello, el coronel Bolívar tuvo que pedir autorización al Gobierno de
Cartagena para intervenir en territorio del Gobierno de las Provincias Unidas.

Cuando se la dieron, llegó hasta la frontera con Venezuela mediante la Batalla de


Cúcuta, acción en la que atacó el 28 de febrero de 1813 a las fuerzas españolas y le dio
méritos suficientes para que el Congreso y el Gobierno le nombraran ciudadano de la
Unión y le concedieran el rango de Brigadier a cargo de la División de Cúcuta.

Desde febrero hasta abril de 1813 tuvo que permanecer en Cúcuta detenido por trabas
legales y por diferencias con Castillo que empezaba a verle con suspicacia ante sus
deseos de avanzar sobre Venezuela. Para entonces, Bolívar disponía de una fuerza
eficaz y rodeado de una brillante oficialidad neogranadina que estaba dispuesta a
seguirlo en una eventual reconquista de Venezuela.

Guerra a muerte

Simón Bolívar por José Gil de Castro.

Artículo principal: Guerra a muerte (Venezuela)

Después de recibir autorización y recursos de la Nueva Granada, Bolívar inició una de


sus acciones militares más destacadas, la Campaña Admirable.

Al principio, cuando entró desde Cúcuta en febrero de 1813 para iniciar su campaña por
los Andes venezolanos, no encontró resistencia por lo que avanzó hasta Mérida y tomó
la ciudad pacíficamente después de que las autoridades realistas huyeran ante su
inminente llegada. Así, en esta entrada triunfal se le concedió por primera vez el título
de "El Libertador", por decisión del Cabildo de Mérida.
Bandera de guerra a muerte de Bolívar.

Rápidamente las fuerzas de Bolívar empezaron a controlar la situación ganando terreno


a un enemigo que huía ante el sorpresivo avance que pilló a los realistas completamente
desprevenidos. Finalmente, Bolívar decidió obligar a pelear a las fuerzas realistas en
Los Taguanes, un lugar entre Tucupido y Valencia donde les derrotó y forzó una
capitulación que se firmó en La Victoria.

Tras la capitulación española, Bolívar tuvo entonces el camino libre hacia la capital e
hizo una entrada triunfal en Caracas el 6 de agosto de 1813, donde después de un triunfo
militar en Mosquiteros le nombraron Capitán General y le ratificarían el título de "El
Libertador" que desde entonces quedó unido a su nombre.

A partir de entonces Bolívar se concentró en organizar el Estado y dirigir la guerra en lo


que parecía ya su etapa final. La actividad administrativa desarrollada por Bolívar
adquirió grandes dimensiones y organizó el régimen militar mediante regulaciones,
mantuvo el Consulado y creó un nuevo sistema fiscal, un nuevo mecanismo de
administración de justicia, modificó el gobierno municipal y ofreció la nacionalidad a
cuantos extranjeros quisieran colaborar con la causa republicana.

Igualmente atendió los asuntos económicos mediante incentivos a la actividad agraria,


las exportaciones y la búsqueda de mano de obra calificada.

Fue entonces cuando apareció en escena la figura de un Capitán de milicias español


llamado José Tomás Boves, famoso por su valentía, que a principios de 1814, inició
operaciones militares en La Puerta con tropas autóctonas de la región de Los Llanos
venezolanos, autorizadas al saqueo y al pillaje.

Las fuerzas de Bolívar se fueron debilitando a medida que entraban en combate con
Boves y sus llaneros debido a la falta de recursos materiales y de tropas de relevo para
cubrir las bajas sufridas ante un enemigo que se demostró implacable y que no dudaba
en ejecutar a todos los prisioneros para no tener que mantenerlos.

Ante el aumento de la violencia del conflicto y la falta de medios para combatir a Bóves
y sus llaneros, Bolívar decidió retirarse con las fuerzas que le quedaban hacia el Oriente
venezolano el 7 de julio de 1814 y unir fuerzas con Santiago Mariño en un esfuerzo
común para detener a Boves.

La retirada estratégica de Bolívar produjo como resultado un éxodo masivo de personas


desde Caracas hacia Oriente en el que murieron muchas personas que intentaron seguir
en su retirada a las fuerzas republicanas por temor a las sanguinarias represalias de
Boves.

Debido al acoso que las fuerzas de Boves practicaban con los refugiados caraqueños en
persecución, Bolívar decidió hacerles frente en Aragua de Barcelona el 17 de agosto de
1814 en un intento de retrasar el avance realista y lograr salvar al mayor número posible
de refugiados. Tras ser derrotado, Bolívar logró llegar a Cumaná el 25 de agosto de
1814 y unirse a Mariño.

Pero ya para entonces la Segunda República de Venezuela estaba herida de muerte, los
realistas irían consolidando su dominio por todo el país a los largo de 1814 y sólo el
Oriente venezolano junto a la isla de Margarita permanecieron en manos republicanas.
Sin embargo, el bando republicano se encontraba entonces dividido en facciones
lideradas por diversos caudillos que dominaban porciones de territorio y rivalizaban
entre sí, desde entonces sería muy difícil para Bolívar coordinar acciones por estos
motivos.

Esta situación unida a la conducta del corsario Giovanni Bianchi, que intentaba
aprovechar la situación en su beneficio, desencadenaron una serie de acontecimientos
que hicieron que Bolívar saliera con Mariño desde Carúpano hacia Cartagena.

Estadía en Jamaica

Litografía de Simón Bolívar.


Bolívar durante su estancia en Haití.

Véase también: Carta de Jamaica

Tras los acontecimientos de Carúpano, Bolívar llegó a Cartagena a finales de 1814 para
obtener de nuevo ayuda de la Nueva Granada, que en esos momentos se encontraba
también en una situación difícil que le impidió desarrollar nuevos proyectos.

Estas circunstancias y el apoyo que le daba el Gobierno neogranadino hicieron que


fuera reconocido como jefe por todos los venezolanos que se encontraban en Nueva
Granada, el 19 de septiembre de 1814 Bolívar se encuentra con Camilo Torres Tenorio
quien preside el Congreso de las Provincias Unidas de la Nueva Granada y admitiendo
los argumentos de Bolívar y ante la derrota sufrida por el General Antonio Nariño en la
campaña del sur en julio de 1814, encarga a Bolívar de la conducción de la guerra. El 10
de diciembre Bolívar toma a Santa Fe y obliga así a que Cundinamarca reconozca como
autoridad al Congreso de las Provincias Unidas.

Ante la imposibilidad de desarrollar algún proyecto decidió abandonar su cargo en la


Nueva Granada y partir hacia Jamaica en el buque La Decouverte, llegando a la isla el
14 de mayo de 1815 y los pocos meses de estar allí escribió con fecha del 6 de
septiembre de 1815 la Carta de Jamaica, un documento que tiene múltiples significados
por su forma, contenido y características materiales como texto de reflexión y análisis.

En dicho documento describe en general la situación de América considerándola como


un todo unitario y empieza a exponer el proyecto ya preconcebido antes por Francisco
de Miranda de crear una gran confederación americana con el nombre de Colombia
como una realidad a alcanzar por las nacientes repúblicas que sería en adelante la base
de su proyecto político.

Sin embargo, la situación de Bolívar en la isla llegó a ser muy tensa ya que se
encontraba allí con escasos medios económicos por lo que se vio obligado a pasar
estrecheces y llegó a sufrir un intento de asesinato del que salió ileso gracias a que por
no poder pagar la pensión donde vivía se vio obligado a mudarse el mismo día del
atentado.
Ante la neutralidad del Gobierno británico, que no quería comprometerse a darle un
apoyo abierto, y la posibilidad de que los españoles estuvieran intentando asesinarle,
Bolívar consideró necesario trasladarse a otro país más seguro donde pudiera
organizarse una expedición.

Estadía en Haití

En aquella época Haití se había convertido en una república independiente de Francia


que daba asilo y respaldaba las causas republicanas en el continente americano. Por ello
Bolívar consideró que Haití era el lugar adecuado para organizar una expedición militar
hacia Venezuela con la ayuda del presidente de ese país, el general Alexandre Petion.

El 19 de diciembre de 1815, Bolívar salió de Jamaica para Haití de una manera que él
mismo describió como precipitada y llegó al puerto de Les Cayes el 24 del mismo mes.
Cuando Bolívar salió de Jamaica ya tenía resueltos los aspectos fundamentales de la
campaña que tenía en mente y cuyos aspectos requerían un análisis cuidadoso ya que
implicaban conseguir respaldo político, ayuda financiera y colaboración técnica, naval y
militar.

Allí con la ayuda encubierta del Gobierno haitiano y del experimentado Almirante Luis
Brión, Bolívar logró organizar una expedición marítima conocida como la Expedición
de los Cayos que salió el 23 de marzo de 1816 con rumbo a la isla de Margarita, desde
donde empezaría de nuevo sus operaciones militares.

La expedición, con más de mil hombres, retrasó su partida seis días porque Bolívar
esperaba a que se le uniese su amante Josefina Machado, que venía de la isla de Santo
Tomás. Como Brión presionó para continuar, partieron los barcos. Al llegar al sur de la
Hispaniola un barco mensajero alcanzó el navío de Bolívar y comunicó que Machado y
su familia habían llegado a Les Cayes, por lo que Bolívar le pidió a Brión que se
detuviesen de nuevo y enviase una fragada a recogerlas.10 Los oficiales británicos y
alemanes protestaron y amenazaron con abandonar la expedición, que era tomada tan a
la ligera, pero Brión los convenció de que continuasen.

Bolívar y la Gran Colombia

Mapa de la Gran Colombia.

Artículo principal: Gran Colombia


Después del fracaso de la Segunda República de Venezuela y su corta permanencia en
Nueva Granada como comandante militar, Bolívar se vio obligado a reflexionar sobre la
causa de los fracasos previos, la situación internacional y la forma de lograr la
independencia de forma duradera.

Sus reflexiones le llevaron a la conclusión de que para alcanzar la independencia


definitiva se debía derrotar totalmente a los españoles para impedir que realizaran
acciones de reconquista pero esto no sería suficiente, los esfuerzos descoordinados y
dispersos de los caudillos regionales a lo largo de América debían ser unificados bajo
un mandato único y como garantía de una independencia permanente se debía crear una
república grande y fuerte para poder desafiar las pretensiones de cualquier potencia
imperial.

La idea de crear una nación semejante hizo que Bolívar tuviera un objetivo político
mucho más amplio y esto en definitiva le movió a actuar de una manera diferente a las
anteriores.

Colombia como proyecto político

Ya en la isla de Jamaica, Bolívar había expuesto la idea de conformar a Colombia como


un país que debía hacerse realidad. Concluyó que para convertir la idea de Colombia en
una nación viable y creíble hacía falta crear un gobierno centralizado capaz de coordinar
las acciones necesarias para resguardar las fronteras y aglutinar a los distintos pueblos
de la América Hispana como garantía de la independencia.

Aunque el proyecto de Colombia como nación lo idealizó en realidad Francisco de


Miranda durante sus acciones precursoras, fue Bolívar quien tuvo el mérito de rescatar
este proyecto del baúl de los recuerdos de sus primeros contactos con El Precursor en
Londres y de llevarlo a cabo contra viento y marea hasta su muerte.

Para garantizar la libertad de aquella Colombia, Bolívar consideraba vital conseguir


cuanto antes el control sobre Venezuela para impedir que los españoles la utilizaran
como puesto de avanzada en tierra firme para sus campañas de reconquista por lo que
decidió emprender esta tarea como algo prioritario.

Así desembarcó en la isla de Margarita a mediados de 1816 decidido a lograr desde el


principio el reconocimiento de su liderazgo y después de obtener un éxito inicial con el
líder local Juan Bautista Arismendi preparó la campaña para liberar el continente.

El 16 de julio de 1816 Bolívar desembarcó en Ocumare de la Costa y emitió una


proclama en la que cambiaba su decreto a muerte. En la misma declaraba que los
"españoles europeos" no serían matados salvo que estuvieran combatiendo.11 Allí
declaraba que su armada iba a liberar a toda Venezuela. Contaba con 650 soldados, de
los que 300 jamás había estado en combate. Bolívar consiguió alistar a unos doscientos
negros, pero la mayoría de la población huyó. Entonces procedió a marchar en dirección
a Valencia con el fin de establecer desde allí una conexión con los combatientes que se
hallaban en los Llanos. Las fuerzas bajo Morales se dirigieron a Valencia y de allí hacia
los cerros que llevaban a Ocumare. Después de una corta escaramuza, huyó Bolívar
hacia Ocumare y de allí a Bonaire. Al llegar Brión a Bonaire, le recriminó a Bolívar que
hubiera abandonado Ocumare de esa manera y le ordenó ir a Cumaná. Brión partió a
Margarita para reparar varios barcos y Bolívar desembarcó de nuevo en Cumaná. Allí
Santiago Mariño y Manuel Piar le recriminaron igualmente la huida de Ocumare y lo
amenazaron con llevarlo a una corte marcial y fusilarlo. De acuerdo a Ducoudray
Holstein, Bolívar se convirtió en acérrimo enemigo de Piar desde aquel entonces. Con el
fin de evitar más encuentros problemáticos con oficiales revolucionarios, decidió partir
de nuevo hacia Haití.

A medida que pasaba el tiempo Bolívar tuvo que lidiar con personajes que habían
ganado su generalato a través de la acción pero que por el tipo de guerra que se hacía en
ese momento acabaron aceptando la Jefatura Suprema de Bolívar como un mal
necesario para poder derrotar a los españoles hasta que a la larga su liderazgo fue
indiscutido.

A partir de 1817 se desarrolló un conflicto de poder entre Manuel Piar, que había
liderado la conquista de Guayana, y Simón Bolívar. Piar había derrotado a Morales en
El Juncal a finales de 1816 y había tomado Angostura en abril de 1817. Simón Bolívar
realizó un consejo de guerra 24 de julio de 1817 para que se reconociese su liderazgo.
Bolívar escribió un pronunciamiento contra Piar en agosto. Sedeño fue mandado a
aprehenderlo. Acusado de querer eliminar a Bolívar y establecer una pardocracia, Piar
fue fusilado el 16 de octubre de 1817. Con ello, Bolívar quedó claramente como jefe de
las fuerzas independentistas en Venezuela.

La consolidación del liderazgo supremo facilitó el control del oriente venezolano y la


instalación de Bolívar en Angostura (hoy Ciudad Bolívar), que trajo consigo el
inevitable y largo enfrentamiento con las fuerzas expedicionarias del general español
Pablo Morillo y la organización de los mecanismos elementales para que el gobierno
pudiese funcionar.

Para entonces el Ejército español ya se encontraba muy desgastado después de la larga


campaña de reconquista realizada a lo largo de América y aunque el general Morillo era
un comandante militar muy capaz que intentó por todos los medios paliar la situación
no pudo evitar que sus tropas iniciaran un lento pero inevitable declive debido a la falta
de recursos y de refuerzos para cubrir las bajas que sufrían.

Ya en 1818, la situación del ejército español en Venezuela se hizo insostenible y


Morillo se vio obligado a retirar algunas de sus fuerzas de la Nueva Granada para
intentar contener a Bolívar. Para entonces la situación política y militar era lo bastante
buena como para pensar en la organización de un Estado y así fue como se instaló hacia
el año 1819 el Supremo Congreso de la República en Angostura.

Campaña libertadora en la Nueva Granada


Simón Bolívar y Francisco de Paula Santander en el Congreso de Cúcuta.

Artículo principal: Independencia de Colombia

A partir del año 1818 la situación se decantó definitivamente a favor de los patriotas y
desde entonces prácticamente su avance por el continente se hizo imparable y, lo que
permitió que Bolívar, desde Venezuela y Francisco de Paula Santander, desde Nueva
Granada empezaran a coordinar acciones conjuntas desde sus áreas de influencia que
fomentaran una unidad militar.

Para entonces existía en Nueva Granada un importante foco de resistencia


revolucionaria contra las tropas de Morillo en los llanos de Casanare, zona contigua a
los llanos de Apure y del Arauca, donde algunos de los revolucionarios neogranadinos
más comprometidos se retiraron para resistir la violencia de la Contrarrevolución del
comandante militar Sámano como baluarte patriota al mando de Santander, a quien
Bolívar ascendió al grado de Brigadier y lo nombró Comandante militar de la División
de vanguardia.

Ambos habían elaborado un plan en el que Santander debía preparar la provincia de


Casanare, unificar a los guerrilleros del sur y dar informes a Bolívar sobre las tropas
españolas para iniciar la invasión de la Nueva Granada.

Junto con los preparativos militares también se realizaban acciones políticas


importantes. El 21 de enero de 1819 llegaron a Angostura dos buques británicos, el
Perseverance y el Tartare con un cuerpo de voluntarios que fue conocido como la
Legión Británica para apoyar a Bolívar y el 15 de febrero de 1819, el Libertador reunió
el Congreso de Angostura, acontecimiento en el que pronunció una de sus mejores
composiciones políticas, el Discurso de Angostura, en el que hacía un análisis crítico de
la situación, exponía el rumbo a seguir para fundar la república y anunciaba la Ley
Fundamental de la República de la Gran Colombia (que sería ratificada en el Congreso
de Cúcuta como la Constitución de Cúcuta en 1821).
Templo Histórico de Cúcuta, donde se desarrolló el Congreso de Cúcuta. En su interior hay una
estatua de Bolívar.

Mientras tanto, Bolívar seguía preparando la invasión militar de Nueva Granada


tratando de mantener los detalles de la campaña en secreto por lo que su duración,
características, fecha de inicio y alcance eran datos desconocidos, lo cual contribuía a
aumentar el factor sorpresa y la imprevisibilidad del ataque.

Morillo estaba al corriente de la llegada de la Legión Británica a Angostura bajo el


mando de James Rooke e intuyó que el siguiente paso lógico de Bolívar sería unir
fuerzas con José Antonio Páez, destacado líder rebelde de Los Llanos, por lo que tras
analizar la situación decidió atacar el principal reducto rebelde neogranadino en
Casanare con tropas al mando del coronel José María Barreiro que fueron hostigadas
constantemente por las tropas del General Santander mediante tácticas de guerrilla que
fueron desgastando a las fuerzas de la Tercera División española.

La llegada de la época de lluvias hizo los caminos intransitables y las operaciones


militares difíciles por lo que los españoles decidieron replegarse ante la lógica de que el
enemigo haría lo mismo.

Sin embargo, el desarrollo de los acontecimientos hacían presentir lo peor al General


Morillo ya que su Ejército expedicionario, exhausto y sin recibír refuerzos desde hacía
mucho tiempo, estaba combatiendo contra fuerzas militares eficaces de las que se
desconocía su capacidad real.
Paso del ejército del Libertador por el Páramo de Pisba.

Es entonces cuando Bolívar realizó una de sus hazañas militares más destacadas, el Paso
de los Andes, que realizó en una estación poco propicia y que se consideraba imposible
con los medios de la época. El difícil avance de las tropas patriotas se produjo a través
del Páramo de Pisba, hasta dar alcance a los realistas el 25 de julio de 1819 en la Batalla
del Pantano de Vargas, en la cual la tropa realista finalmente huyó, situación que le
permitió a los patriotas llegar a la ciudad de Tunja el día 4 de agosto.

Allí se reúne con las tropas patriotas que estaban bajo el mando de Santander en la
población de Tame (actualmente ubicada en el departamento de Arauca), en donde
comienza la campaña libertadora de la Nueva Granada.

Batalla de Boyacá.

El ataque de Bolívar logró sorprender a los españoles que, ante el desastre, intentaron
tomar medidas. Barreiro todavía pensaba que podía controlar la situación pero el estado
de sus tropas le obligaba estar a la defensiva por lo que decidió replegarse hacia la
ciudad de Bogotá donde las condiciones le serían mucho más favorables.

El enfrentamiento decisivo con los realistas se produjo en la Batalla de Boyacá el 7 de


agosto de 1819, por medio de la cual se pretendía detener el avance de las tropas leales
comandadas por Barreiro hacia la ciudad de Bogotá y que resultó en una gran victoria
para Bolívar y el ejército revolucionario.

Cuando el virrey Sámano quien conocía como los demás realistas el Decreto de Guerra
a Muerte, se enteró de la derrota, huyó inmediatamente de Bogotá y de esta forma, el
ejército libertador entró triunfante a la capital el día 10 de agosto.

Congreso de Cúcuta

El resultado de este Congreso fue el nacimiento oficial de la República de Colombia,


conocida como la Gran Colombia, mediante la promulgación de la Ley Fundamental de
Colombia y cuya extensión abarcó en ese momento los territorios de la Nueva Granada
y Venezuela que se dividen políticamente en tres departamentos: Cundinamarca
(Bogotá), Venezuela (Caracas) y Quito (Quito).

También el Congreso proclamó, en diciembre de 1821, a Bolívar Presidente de la


República y a Francisco de Paula Santander12 como Vicepresidente de forma que «las
Repúblicas de Venezuela y la Nueva Granada quedan desde este día reunidas en una
sola bajo el título glorioso de República de Colombia».

Campañas finales

Batalla de Ayacucho.

Durante los próximos años la oposición realista fue completamente eliminada. El 24 de


junio de 1821 en la Batalla de Carabobo, campo cercano a la ciudad de Valencia, se
obtuvo una victoria decisiva sobre el ejército español que fue completada con la batalla
naval del Lago de Maracaibo el 24 de julio de 1823 y se liberó definitivamente
Venezuela.

Durante su permanencia en Bogotá, se dieron otros procesos libertarios como el de


Guayaquil el 9 de octubre de 1820 que se llevó a cabo sin la participación de Bolívar, lo
cual incidió para que posteriormente el Libertador optara por ocupar aquella provincia
que se había declarado independiente bajo la presidencia de José Joaquín de Olmedo.
Recién dos años después Simón Bolívar llega a Guayaquil con su ejército, destituye a la
Junta de Gobierno y la anexa a la Gran Colombia.

Después de la victoria de Antonio José de Sucre sobre las fuerzas españolas en la


Batalla de Pichincha el 24 de mayo de 1822 el norte de Sudamérica fue liberada. Con
esa gran victoria Bolívar se preparó para marchar con su ejército y cruzar los Andes y
liberar definitivamente Perú que ya había declarado su independencia el 28 de julio de
1821 luego del desembarco del general José de San Martín en Paracas y la toma de
Lima el 12 de julio.
Hemiciclo de la Rotonda con el monumento a los libertadores Simón Bolívar y José de San
Martín en el Malecón 2000, Guayaquil, Ecuador.

El 26 de julio de 1822 Bolívar tuvo una conferencia con San Martín en Guayaquil para
discutir la estrategia de liberación del resto de Perú. Nadie sabe qué ocurrió en la secreta
reunión entre los dos héroes sudamericanos, pero San Martín volvió a Argentina,
mientras Bolívar se preparó para la lucha contra los últimos reductos españoles en
Sudamérica, en la sierra y el Alto Perú. En 1823 Bolívar fue autorizado por el Congreso
de la Gran Colombia para tomar el mando y en septiembre llegó a Lima cuyo gobierno
le pedía que dirigiera la guerra y se reunió con Sucre para planificar el ataque. El
Congreso peruano le nombró dictador el 10 de febrero de 1824, y a partir de entonces
logró controlar las intrigas de la nueva república.

El 6 de agosto de 1824 Bolívar y Sucre juntos derrotaron el ejército español en la


Batalla de Junín. A raíz de esta victoria; el poeta guayaquileño José Joaquín de Olmedo
le escribió el poema épico "Victoria de Junín. Canto a Bolívar", verdadera obra maestra
de la poesía de las nacientes naciones suramericanas y de la gran patria ecuatoriana, y
en ella, no sólo se describe la batalla; sino también Olmedo pone en boca de Huayna
Cápac los destinos de la América Libre del yugo español.

El 9 de diciembre de 1824 Sucre destrozó el último baluarte del Ejército español en la


Batalla de Ayacucho, acabando con el dominio español en Sudamérica.

Bolívar como estratega

Militarmente, las guerras dirigidas por Bolívar no implicaron a un número importante


de efectivos, y en total el ejército expedicionario español nunca sobrepasó tampoco la
décima parte de la cifra de los realistas. Sin embargo, Bolívar no era un militar
profesional en el sentido literal de la palabra, y mucho menos un teórico de la estrategia.
Su formación militar fue básica, y su instrucción teórica no pasó los límites de las
nociones de disciplina y jerarquía. Su paso por las formaciones militares coloniales de
Venezuela fue breve, y se ha comprobado que nunca estuvo en L'École de Sorèze, ni en
ningún otro instituto militar de ninguna clase.

Sin embargo, la forma en que desarrolló sus diversas campañas militares y la


terminología utilizada en su correspondencia sugieren que sus éxitos no pudieron
deberse a casualidades afortunadas, y que poseía conocimientos de estrategia militar
más avanzados[cita requerida] de los que debía tener por su formación.

Mediante el análisis de sus hazañas bélicas se aprecia que Bolívar utilizaba los
fundamentos de la Planificación y Estrategia[cita requerida] para elaborar sus operaciones y
en determinadas acciones demostró tener conocimientos de clásicos del arte de la guerra
aplicando tácticas como la del orden oblicuo del rey Federico II de Prusia, formaciones
romanas descritas por Tito Livio, puso en práctica los principios militares de
Maquiavelo, era consciente de la importancia de la economía de fuerzas, hacía análisis
del terreno y del adversario y consideraba fundamental el uso de la Logística.[cita requerida]

Dentro de la literatura militar se sabe que Bolívar leyó Historias de Polibio y la Guerra
de las Galias de Julio César pero además existen indicios suficientes para creer que
manejó los textos militares de Mauricio de Sajonia y del Conde de Guibert. Sin
embargo, se sabe casi con seguridad que no conoció las obras de Montecuccoli hasta
1824, ni los estudios sobre Napoleón hasta cuando casi terminó sus campañas militares.

Todo esto da como resultado un balance militar favorable a Bolívar ya que, a pesar de
una supuesta escasa formación militar puesta en entredicho, ha demostrado ser un
auténtico líder que dio la talla como estratega[cita requerida] dotado de audacia e
imaginación.

Gobernante del Perú

Llegada al Perú

La Batalla de Junín.
Simón Bolívar a caballo por Arturo Michelena.

Bolívar desembarcó en el puerto del Callao el 1 de septiembre de 1823 en el bergantín


Chimborazo luego de que una comitiva enviada por el Congreso de la República del
Perú encabezada por José Faustino Sánchez Carrión le enviara una invitación mientras
estaba en Guayaquil, provincia cuya anexión a la Gran Colombia dispuso en julio de
1822. A dicho recibimiento asistió el presidente José Bernardo de Tagle, marqués de
Torre Tagle, y su gabinete ministerial en Pleno.13 Al día siguiente de su llegada, el
Congreso lo nombra "suprema autoridad"14 y poco después le encarga la dirección de la
lucha contra el ejército realista disponiendo que el mismo Torre Tagle debería rendirle
cuentas de sus acciones.15

La primera acción de Bolívar fue eliminar las fuerzas de José de la Riva Agüero,16 quien
fuera presidente del Perú antes que Torre Tagle y se oponía a la llegada del Libertador,
en Trujillo. Riva Agüero fue apresado en noviembre de ese año pero logró escapar y se
fue a Inglaterra. Mientras tanto, el primer Congreso Constituyente que estaba próximo a
proclamar la primera Constitución política del Perú emite una resolución señalando que
entrarán en suspenso las disposiciones de esa carta magna que sean contrarias a las
disposiciones y deseos de Simón Bolívar. La Constitución fue jurada el 11 de
noviembre de ese año pero nunca entró en vigencia.17

El ejército realista tenía el control de la sierra central y el sur del país (actuales
departamentos de Junín, Ayacucho, Cusco y Arequipa). Por su parte, luego de la derrota
de Riva Agüero,18 las fuerzas del ejército unificado tenían posesión de la costa central y
norte, y de la sierra norte (actuales departamentos de Piura, La Libertad, Ancash, Lima
y Cajamarca). Ante ello, siendo factible la posibilidad de que Lima fuera invadida por
fuerzas realistas (como en efecto lo fue tras el motín del Callao), Bolívar decidió mudar
su cuartel general al pueblo de Pativilca, 200 kilómetros al norte de Lima.

Bolívar instruye a Torre Tagle que se acerque a los mandos españoles acantonados en
Jauja para lograr una negociación con la finalidad de ganar tiempo para lograr aumentar
su ejército y ser capaz de vencer al realista (que en el manifiesto tras la batalla de Junín,
Bolívar se jactaba de derrotar tras 14 años de triunfos contra los independentistas).
Torre Tagle cumple ese encargo pero, paralelamente, es acusado por Bolívar de
negociar con el Virrey La Serna la expulsión del Libertador y obtener así la plenitud de
su mandato.

Al margen de esas intrigas, el 5 de febrero de 1824, las tropas bolivarianas de las


fortalezas del Callao pertenecientes a la expedición libertadora, acaudilladas al mando
de un sargento de apellido Moyano, se levantan en motín del Callao argumentando falta
de pago a los soldados. Esa sublevación liberó a los presos españoles que estaban
recluidos en la Fortaleza del Real Felipe y les entregó las instalaciones y las defensas
del puerto. Las fuerzas realistas ocuparon Lima el 29 de febrero, para más tarde replegar
su fuerza principal a la sierra central y sostener una guarnición en el Callao, cuyas
defensas quedaron bajo el mando del militar español de José Ramón Rodil, en las que se
le refugiaron varias facciones patriotas, inclusive el mismo Torre Tagle que se quedaría
en la Fortaleza del Real Felipe donde murió al año siguiente en el sitio del Callao.

Ante la falta de respuesta del presidente Torre Tagle, el Congreso lo depone el 10 de


febrero y entrega a Bolívar todo el poder político y militar.19 Acto seguido, el Congreso
se autoinmola y entra en receso hasta que el Libertador lo convoque.20 Bolívar se
convirtió en la única y máxima autoridad en el Perú, nombrando como único Ministro
General a José Faustino Sánchez Carrión.21 Bolívar nombrado jefe supremo, volvió a
Pativilca y ordenó el repliegue generalizado del ejército unido a Trujillo y Huamachuco.

Formación del ejército

Desde Pativilca, Bolívar empieza las acciones para aumentar el Ejército Unido
Libertador del Perú. Nombra como jefes principales del ejército unido a los generales
grancolombianos Sucre, Córdova y Lara. Ningún peruano formó parte del estado mayor
siendo que sólo el general José de La Mar estuvo a cargo de la rama peruana del
éjercito. Ello se debía a que el Libertador no sentía aprecio por los peruanos tal como se
muestran en diversas cartas que envió.

Hiram Paulding, un marino inglés escribió en sus notas de la bitácora que


supuestamente Bolívar le refirió sobre los peruanos "eran unos cobardes y que, como
pueblo, no tenían una sola virtud varonil. En suma sus denuestos fueron ásperos y sin
reserva... Luego me dijeron que siempre solía hablar así de los peruanos", pero en
recientes aclaraciones se ha dejado entrever que estas aseveraciones tuvieron origen
ante la lentitud y demora de los peruanos al reaccionar por su emancipación, pero ésta
aseveración cae en total contradicción con la gallardía demostrada en la batalla naval de
El Callao, como hecho final que encumbró a la recién creada nación peruana como una
república.22

Bolívar escribió instrucciones precisas sobre todo lo referido a la arma del ejército, en
sus cartas incluyó instrucciones desde cómo hacer las correas y cómo herrar los
caballos. Así ordenó que los jefes militares tomaran del norte peruano los recursos
necesarios, la mayoría fueron obtenidos mediante amenaza y otros fueron simplemente
arrebatados de sus dueños. La orden de Bolívar respecto a utilizar la riqueza que hubiere
en las iglesias dio lugar a abusos y saqueos por parte de los jefes militares
grancolombianos.
Durante todo ese tiempo, la guerra se desarrollaba en el mar. El almirante Martin
George Guisse, jefe de la escuadra peruana, destruyó los barcos de guerra españoles que
asediaban las costas peruanas, permitiendo que llegasen pertrechos y refuerzos desde
Colombia y asediando constantemente la fuerza realista de España en Perú; acantonada
en el Callao bajo el mando de José Rodil.

El 2 de agosto, en la localidad pasqueña de Rancas, Bolívar pasa revista al ejército que


logró armar y que contaba 12.000 hombres listos para acometer al ejército del virreinato
del Perú, que desde principios de 1824 había quedado paralizado por la Rebelión de
Olañeta. El 6 de agosto se dio la batalla de Junín donde la caballería del ejército realista
fue derrotada por primera vez en el Perú. El 9 de diciembre de ese año se pone fin al
virreinato del Perú mediante la victoria en Ayacucho.

Sudamérica y Perú libres

Simón Bolívar por Antonio Salas.

Ya antes de la batalla de Ayacucho, Bolívar había vuelto a nombrar un gabinete


ministerial.23 Para ello mantuvo a José Faustino Sánchez Carrión como ministro pero
esta vez encargado de la Cancillería, Hipólito Unanue a cargo del Ministerio de
Hacienda y al militar grancolombiano Tomás de Heres como Ministro de Guerra. Su
gobierno en el Perú se caracterizó por una gran represión contra el pueblo y sus
opositores a la par que ejerció una gran injerencia tanto dentro del recién formado Poder
Judicial y en la elección del Congreso. No obstante ello, el gobierno de Bolívar se
caracterizó por la creación de instituciones básicas dentro de lo que sería la
organización del naciente estado peruano.

El 10 de febrero de 1825, un año después de que el Congreso entrara en receso, Bolívar


lo convoca de nuevo. Este Congreso sesionó por un mes antes de disolverse y dar por
concluidas sus funciones el 10 de marzo.24 Durante este periodo, el Congreso autorizó la
salida de 6.000 soldados peruanos a la Gran Colombia, acordó la entrega de premios a
los militares vencedores y emitió una resolución desentendiéndose del futuro que escoja
el Alto Perú.
El 20 de mayo de 1825, desde la ciudad de Arequipa, Bolívar convoca a elecciones para
un Congreso General que debería reunirse el 10 de febrero del año siguiente.25 Sin
embargo, ese día no se pudo inaugurar el nuevo congreso ya que el Libertador no estaba
conforme con la incorporación de algunos diputados como Francisco Xavier de Luna
Pizarro quien fue electo por el departamento de Arequipa. Recién en el mes de abril se
logra reunir el Congreso pero sus sesiones preliminares fracasan ya que el gobierno
declaró no válidos los poderes de los diputados de Arequipa, Lima, Cusco y otras
provincias.26

El 26 de mayo de 1826, el gobierno retira a los municipios el derecho de elegir a sus


autoridades27 y poco después decreta que los prefectos convoquen a los colegios
electorales de las provincias para que, cada una, apruebe directamente la Constitución
Vitalicia elaborada por Simón Bolívar que lo nombraba como Presidente Vitalicio.

El 4 de septiembre de 1826, Bolívar se embarca en el bergantín "Congreso" con


dirección a Colombia dejando en el Perú un "Consejo de Gobierno" cuya misión era
lograr la vigencia de la Constitución Vitalicia.28 Bolívar no regresaría más al Perú. El
Consejo de Gobierno no logró que la Corte Suprema del Perú apruebe la Constitución
Vitalicia y el nombramiento de Bolívar como Presidente Vitalicio por lo que recurrió al
Cabildo de Lima que, presionado, dio validez a las actas de los colegios electorales y
luz verde a la promulgación de la Constitución.29 Esta constitución sólo tuvo vigencia
hasta el 26 de enero del año siguiente cuando cae el Consejo de Gobierno y se convocan
nuevas elecciones.

Durante su gobierno, Bolívar dio cumplimiento al acuerdo de "reposiciones" del ejército


grancolombiano, en virtud de los cuales se debía reponer a éste las bajas que sufriera
durante las batallas libradas en el Perú, no sólo por muertes en campo de batalla sino
también por deserciones y enfermedad. Para ello, el Libertador ordenó el reclutamiento
forzoso de peruanos para la formación de tropas y su posterior envío a Venezuela, ello
se dio mientras se mantenían en el Perú las tropas grancolombianas.

Otras disposiciones

El Libertador restituyó el Tributo indígena30 estableciendo su "reducción al monto que


se pagaba en 1820", contribución que debían pagar los indígenas peruanos por el sólo
hecho de ser indígenas. José de San Martín había abrogado esa contribución el 27 de
agosto de 1821 por lo que la norma no hizo sino reinstaurar un pago ya proscrito. Por
otro lado, prohibió la mita31 y se garantizó como en las otras naciones recientemente
independizadas la libertad de vientres, con la cual se garantizaba que los hijos de
esclavos que sirvieran y se circunscribiesen y tuvieran en embarazo a sus esposas los
hijos de estas uniones nacerían libres, y aquellos soldados que en anterioridad fuesen
esclavos, se les concedería su libertad, como recompensa por sus leales servicios a la
causa libertadora.

En el ámbito de la organización del Estado, Bolívar reemplazó el 6 de marzo de 1824 la


"Alta Cámara de Justicia" que había reemplazado, por orden de San Martín, a la
Audiencia de Lima. Esta Cámara dio origen a la Corte Superior de Lima y, luego de la
batalla de Ayacucho, dio lugar a la Corte Suprema de Justicia.32 Bolívar nombró como
presidente de ésta a Manuel Lorenzo de Vidaurre, quien dejó varios escritos altamante
halagüeños hacia el Libertador. Sin embargo, tal como pasó en el juicio que se llevó
adelante por el asesinato de Bernardo de Monteagudo donde Bolívar interrogó
directamente a los sospechosos y estableció sus condenas, el Libertador ejercía directa
injerencia en la Corte Suprema. También creó la Corte Superior de Justicia de Trujillo,33
la Corte Superior de Justicia de Arequipa34 y la Corte Superior de Justicia del Cusco.35

Bolívar creó varios importantes colegios nacionales como el Colegio Nacional de


Ciencias36 y el colegio Educandas37 en el Cusco, instituciones que fueron conocidas
como los colegios bolivarianos. Igualmente fundó el Diario Oficial El Peruano, gaceta
oficial del Estado Peruano. Expidió la primera Ley de Imprenta que logró reprimir toda
fuente escrita que lo desfavoreciera. El reglamento de esa ley condenaba a seis años de
prisión a los autores de los escritos que el gobierno considerase como subversivos y
prohibía las sátiras contra disposiciones gubernamentales.38

Dentro de las finanzas peruanas, el gobierno de Bolívar realizó dos actos principales. En
primer lugar, se establecieron las recompensas para el ejército unificado, cuyo pago
estuvo a cargo del Estado Peruano hasta mediados del siglo XIX y se negoció un
empréstito con Inglaterra del que sólo se recibió el 25% del capital y se tuvo que pagar
el íntegro más intereses. Bolívar recibió un país quebrado y su administración no
mejoró ese punto.

Durante su gobierno se ejerció represión contra sus principales opositores. Así, se


dispuso el destierro de Francisco Xavier de Luna Pizarro y de Mariano Necochea, el
encarcelamiento del Almirante Martín George Guisse, los hermanos Ignacio y
Francisco-Javier Mariátegui y varios militares chilenos y argentinos así como la
ejecución de personajes como el ministro de Torre Tagle, Juan de Berindoaga, vizconde
de San Donás. Adicionalmente se tendió un manto de suspicacia respecto del asesinato
de Bernardo Monteagudo.

Si bien Bolívar habría dispuesto la anexión de la provincia de Guayaquil a la Gran


Colombia en 1822, después de la entrevista con el protector del Perú, José de San
Martín, ya existía La Provincia Libre de Guayaquil, esfuerzo de Joaquín Olmedo, en
1820, antes de que hayan Perú y Ecuador libres39 (¿lo que inició la disputa territorial
entre Perú y Ecuador?).

En 1825 los criollos de Alto Perú o Charcas, deciden un país autónomo, y rechazan
pertenecer a Lima tampoco a Buenos Aires. Así nace del Alto Perú, la creación de la
República Bolívar.40 Palabras de Jorge Basadre, "Bolivia tiene sus raíces en la
Audiencia de Charcas, colocada primero bajo la égida del virreinato del Perú luego la
del virreinato del Río de la Plata"41

Una breve semblanza de Bolívar la presenta Jorge Basadre, historiador y político de


Perú, diciendo que la autenticidad del genio de Bolívar está en su polifonía. El
guerrero, el hombre de sociedad, el orador, el escritor estaban ligados en él al político,
al legislador, al forjador de amoríos. Y siendo bastante lo hecho y lo conseguido, no se
contentaba con ello; era siempre una semilla apasionada de sueños y de grandezas.42
Vida política

Monumento conmemorativo en la Quinta de San Pedro Alejandrino, lugar donde falleció


Bolívar. Santa Marta, Colombia.

El 6 de agosto de 1825 Sucre creó el Congreso del Alto Perú en el cual creó la
República de Bolivia en honor de Bolívar. La Constitución de 1826, aunque nunca fue
usada, fue escrita por Bolívar mismo. También en 1826 Bolívar convocó al Congreso de
Panamá, la primera conferencia hemisférica.

Cuando iba camino de Venezuela, llamado por el estallido de la sublevación de la


Cosiata, que había tenido lugar el 30 de abril de 1826, en Perú le nombraron presidente
vitalicio el 30 de noviembre de ese año, pero el Libertador no aceptó. Siendo nombrado
Presidente de Perú el general Andrés de Santa Cruz el 28 de enero de 1827.

Pero a partir de 1827 debido a rivalidades personales entre los generales de la


revolución, explotaron conflictos políticos que terminaron por destruir las perspectivas
de una unión sudamericana por la cual Bolívar había luchado.

Ya en Venezuela, indultó a los comprometidos en la Cosiata y el 1 de enero de 1827


sostuvo en el cargo de jefe superior civil y militar a Páez. Reformó los estatutos de la
Universidad de Caracas (actual Universidad Central de Venezuela) y se dirigió a Santa
fe de Bogotá el 5 de julio siguiente para convocar una convención que debía crear una
nueva constitución y el restablecimiento de la concordia nacional después de las batallas
contra los españoles y las discordias entre los partidos. Bolívar no regresó nunca a
Venezuela.

La convención se reunió en Ocaña el 9 de abril de 1828, desde el comienzo de la


reunión, los asistentes se dividieron en tres fracciones: la primera estaba dirigida por el
general, Francisco de Paula Santander, Vicepresidente de la Gran Colombia que
defendía una concepción federalista del gobierno; la segunda, capitaneada por el propio
Simón Bolívar, abogaba por un gobierno Central; y, por último, una tercera, la de los
independientes, en la cual militaban Joaquín Mosquera y los indefinidos. La
Convención fracasó porque ninguna de las propuestas para una nueva constitución fue
aceptada; por esa razón, los seguidores de Bolívar resolvieron ausentarse de Ocaña el 10
de junio de 1828 y la reunión se quedó sin el cuórum reglamentario.
Creyendo que mediante su acción podría imponer el orden y mantener la unión de la
Gran Colombia, Bolívar se declaró a sí mismo dictador el 27 de agosto de 1828,
mediante el Decreto Orgánico de la Dictadura y queda abolida la Vicepresidencia de la
República.

El 25 de septiembre de 1828, en Bogotá, se llevó a cabo un atentado contra su vida,


conocido como la Conspiración Septembrina, de la cual resultó ileso gracias a la ayuda
de su compañera sentimental, Manuela Sáenz, quiteña que recibió en 1821 la orden de
"Caballeresa del Sol" del general José de San Martín y que a raíz del suceso con
Bolívar fue llamada por él: "La Libertadora del Libertador". Bajo la ventana de la
residencia de Bolívar, frente al actual Teatro Colón, por donde realizó su escape, fue
puesta una placa con la inscripción
del cuadro lateral.

Bolívar inicialmente intentó SISTE PARUMPER SPECTATOR GRADUM


perdonar a los que fueron
considerados como conspiradores, SI VACAS MIRATORUS VIAM SALUTIS
miembros de la facción
"santanderista". Eventualmente se QUA SESE LIBERAVIT
decidió someterlos a la justicia
marcial, después de la cual PATER SALVATORE PATRIAE
debieron ser fusilados los acusados
SIMON BOLÍVAR
de ser los directos implicados,
algunos sin que quedara IN NEFANDA NOCTE SEPTEMBRINA
plenamente establecida su
responsabilidad. El mismo AN MDCCCXXVIII43
Francisco de Paula Santander,
quien había sabido con antelación DETENTE, ESPECTADOR, UN MOMENTO
de la conspiración y no se había
opuesto directamente a ella por sus Y MIRA EL LUGAR POR DONDE SE SALVÓ
diferencias con Bolívar, partió al
exilio. EL PADRE Y

LIBERTADOR DE LA PATRIA
Después de los hechos, Bolívar
siguió gobernando en un ambiente
SIMÓN BOLÍVAR
enrarecido, acorralado por disputas
fraccionales y sufriendo de EN LA NEFANDA NOCHE SEPTEMBRINA AÑO 1828''
tuberculosis. La revueltas
continuaron. Perú se declaró en
contra de Bolívar y su Presidente José de La Mar invadió Guayaquil mas fue vencido
por Antonio José de Sucre en la batalla de Tarqui el 27 de febrero de 1829. Venezuela
se proclamó independiente el 13 de enero de 1830 y José Antonio Páez ocupó la
presidencia de ese país desterrando a Bolívar.

Bolívar dimitió de la presidencia el 20 de enero de 1830 en el Congreso Admirable pero


esta no fue aceptada hasta el 4 de mayo de 1830 concediéndosele una pensión de 3.000
pesos anuales.

Solo y desengañado, Bolívar emprendió un viaje destinado hacia Jamaica y Europa pero
su enfermedad se lo impidió, y hubo de acogerse a la amistad y protección de un
español, don Joaquín de Mier y Benítez, que lo invitó a quedarse en la Quinta de San
Pedro Alejandrino, al suroccidente de la ciudad de Santa Marta, en el departamento del
Magdalena.

Mandatos

Presidente de Venezuela
Predecesor: Sucesor:
6 de agosto de 1813 – 7 de julio de
Cristóbal Mendoza José Antonio Páez
1814

Presidente de la Gran Colombia


Predecesor: Sucesor:
17 de diciembre de 1819 – 4 de
Ninguno Domingo Caycedo
mayo de 1830

Predecesor: Dictador del Perú


Sucesor:
José Bernardo de Torre 17 de febrero de 1824 – 28 de enero
Andrés de Santa Cruz
Tagle de 1827

Libertador de Bolivia
Predecesor: Sucesor:
12 de agosto de 1825 – 29 de
Ninguno - Alto Perú Antonio José de Sucre
diciembre de 1825

Bolívar en el tiempo a cargo del gobierno de las nuevas repúblicas hispanoamericanas.

Muerte

El 8 de mayo de 1830, Bolívar partió de Bogotá acompañado de un grupo de amigos y


políticos con solo 17 mil pesos, producto de la venta de su vajilla de plata, sus alhajas y
sus caballos. El vicepresidente de Colombia Domingo Caicedo le envió a Bolívar su
pasaporte, pues éste tenía la intención de volver a Europa. En junio llegó a Cartagena,
donde los lugareños le animaron a seguir luchando, mientras que en Bogotá continuaba
la campaña en su contra. El 1 de julio el general Mariano Montilla le informó al
Libertador del asesinato del Gran Mariscal de Ayacucho, noticia que desilusionó
tremendamente a Bolívar. A fines del mes vio publicada en la prensa la resolución del
Congreso venezolano de romper relaciones con Colombia mientras el Libertador
permaneciera en suelo colombiano. El agravio devoró la salud de Bolívar y sus
seguidores le convencieron a no partir de Colombia.

Bolívar llegó a Santa Marta en estado de postración el 1 de diciembre de 1830, tras una
penosa travesía por el río Magdalena desde Bogotá. A pesar del buen clima y las
atenciones recibidas, su salud empeoró a los pocos días, teniendo algunos momentos de
lucidez que le permitieron dictar su testamento y su Última proclama, donde un Bolívar
gravemente enfermo clamaba porque su muerte, por lo menos, permitiera la
consolidación de la unión y la desaparición de los partidos.

Finalmente, el Libertador Simón Bolívar falleció el 17 de diciembre de 1830, a los 47


años de edad, en la Quinta de San Pedro Alejandrino, en Santa Marta. A la una y tres
minutos de la tarde murió el sol de Colombia, según rezó el comunicado oficial.

Poco después de su fallecimiento, ya en 1831, la Gran Colombia —que estaba en


disgregación debido a las disputas políticas internas que fragmentaron el orden
constitucional— fue legalmente disuelta. Se establecieron así las tres repúblicas de
Nueva Granada, Venezuela y Ecuador, que quedarían bajo el liderazgo e influencia del
neogranadino Francisco de Paula Santander (regresado del exilio), del venezolano José
Antonio Páez, y de Juan José Flores en Ecuador, respectivamente.

Historia de sus restos mortales

Los despojos mortales de Bolívar recibieron cristiana sepultura en el altar mayor de la


suntuosa Catedral Basílica de Santa Marta y allí permanecieron hasta el 22 de
noviembre de 1842, cuando fueron exhumados para trasladarlos a su país de origen
Venezuela, cumpliéndose así el mandato de su testamento.
Monumento a Simón Bolívar, con una corona de flores del Gobierno de Venezuela con motivo
del aniversario de su muerte, en la plaza de Venezuela de Bilbao (España).

Sus restos llegaron a Caracas el 16 de diciembre de 1842 en medio de una gran


conmemoración oficial y fueron inhumados en la cripta de la Santísima Trinidad de la
Catedral de Caracas, santuario de mucha advocación de la familia Bolívar, que guarda
las cenizas de sus padres, de sus dos hermanas y de la que fuera su esposa. Allí
permanecieron en medio de plural satisfacción, hasta el definitivo traslado al Panteón
Nacional, el 28 de octubre de 1876, durante el gobierno de Antonio Guzmán Blanco.44

En 1947 el constituyentista Andrés Eloy Blanco pidió ante el Congreso que los restos de
Bolívar no debían estar en un sarcófago en un material tan innoble como el plomo. En
1972 fue abierto el sarcófago (no la urna que contiene sus restos) y ésta se cubrió con
una bandera de Venezuela elaborada en Gran Bretaña.

El 16 de julio de 2010, los restos mortales de Bolívar fueron exhumados por orden del
gobierno venezolano de Hugo Chávez para su análisis y tratar de comprobar si en
realidad murió por causas naturales o fue asesinado. También se realizarán pruebas de
ADN. Asimismo, fue cambiada la urna de plomo por otra hecha de metacrilato sellada
al vacío con detalles en oro y ésta será colocada dentro de otra urna hecha de madera de
cedrillo llanero, árbol maderero oriundo de Venezuela, con un escudo de oro.45 46 A
partir del día 24 de julio de 2010, una nueva bandera de la República Bolivariana de
Venezuela, bordada por mujeres en siete zonas diferentes del país, cubre los restos
mortales de Simón Bolívar.47

El 15 de julio de 2011, la unidad Criminalística del Ministerio Público de Venezuela


que exhumó los restos de Bolívar informó que la causa de muerte no fue tuberculosis
como lo diagnosticó el médico que lo atendió en 1830 sino un trastorno
hidroelectrolítico,48 Otras fuentes oficiales indicaban que la causa de la muerte no pudo
determinarse.49 El vicepresidente Jaua declaró que en los huesos no se encontraron
rastros de tuberculosis crónica, aunque no descarta una “tuberculosis sistémica mucho
más virulenta” que no habría llegado a penetrar los huesos.

El 24 de julio de 2012 el Presidente de Venezuela Hugo Chávez Frías presentó, en una


transmisión conjunta de televisión, una imagen reconstruida digitalmente del rostro del
héroe venezolano a partir del estudio antropomórfico de su cráneo que se realizó tras la
exhumación de sus restos en 2010, el cual se puede ver en la página oficial del Gobierno
Bolivariano de Venezuela50 junto con un informe preliminar elaborado por la Doctora
Yanuacelis Cruz y el Doctor José Monque que no es concluyente acerca de la
enfermedad que le llevó a la muerte.51 52 53 54
Legado, honores, y culto a la personalidad

Monumento a Bolívar en Ciudad Bolívar.

En general, Bolívar tuvo que compaginar en muchas ocasiones las obligaciones


políticas con las militares por lo que muchas veces se ven entremezcladas entre sí. Sin
embargo, la trascendencia de sus ideales políticos ha desembocado en un culto al
personaje, vigente en muchas naciones latinoamericanas que se consideran herederas de
su obra.

Su obra política ha sido analizada principalmente a través de la copiosa


correspondencia, informes y discursos que realizó a lo largo de su vida. Así, el
Manifiesto de Cartagena, la Carta de Jamaica y el Discurso de Angostura están
consideradas sus principales exposiciones políticas.

La gran cantidad de bibliografía bolivariana contrasta con la monotonía interpretativa y


la infiltración de anécdotas que han servido para estructurar el culto bolivariano. Son
pocas las obras históricas de carácter crítico sobre la vida y obra de Simón Bolívar. El
romanticismo literario ha tenido mucho que ver con este proceso de idealización
realizado por escritores que no eran historiadores y que crearon al principio la corriente
de culto a Bolívar.

Culto a la personalidad

La figura y pensamiento de Bolívar han sido evocadas en América Latina por distintas
corrientes políticas para defender sus ideas y proyectos, que van desde la extrema
izquierda hasta la extrema derecha. La sacralización de la figura de Bolívar es, sin
embargo, muy notable en Venezuela, siendo utilizada por los gobiernos de turno para
justificar y blindar sus proyectos. Son notorios los esfuerzos realizados en este sentido
por el presidente Hugo Chávez, quien ha intentado conferir a la figura de Bolívar un
carácter sagrado, haciendo de él un ser perfecto, intachable, lleno de virtudes e
intocable.

El historiador Germán Carrera Damas ha descrito el proceso de formación del culto a la


personalidad de Simón Bolívar. Otro historiador venezolano, Manuel Caballero,
también dedicó varias obras a analizar la propagación de ese culto para fines políticos
por parte de diversos grupos en Venezuela y fuera de ella.55
Ya Páez, pese a sus conflictos con Bolívar, usó su figura para unificar a la población
bajo su mando. Durante mucho tiempo numerosos parlamentarios venezolanos se
habían negado a rendir culto a Bolívar. Recién el 30 de abril de 1834 los congresistas en
tordo a Páez consiguieron aprobar un decreto que permitía el culto al llamado
Libertador.56 El decreto estipulaba, además, que Bolívar 'regresase' al congreso, al
menos en forma de estatuas de mármol.

El 30 de abril de 1842 José Antonio Páez firmó un decreto en el que, entre otras cosas,
se ordenaba repatriar los restos de Bolívar, llevar luto por ocho días si se era empleado
público, celebrar un aniversario fúnebre en toda capital de provincia y dar días de luto a
todos los empleados. Además, se ordenaba erigir efigies de Bolívar en todos los salones
del Congreso y del Ejecutivo.57

Páez no consiguió cambiar el nombre de Caracas por el de Ciudad Bolívar. Angostura sí


recibiría este nombre en 1846.

El historiador Damas habla de una concepción teológica de la historia en la que se veía


a la Independencia como obra titánica de un solo hombre. El historiador alemán Norbert
Rehrmann comenta: en los primeros años de la reconstrucción eran evidentes las
ventajas de semejantes visiones. Después de todo, a todos los que iban contra estos
mandamientos, los amenazaba el castigo del creador, aunque fuese en la forma de sus
representantes en la tierra.58

Guzmán Blanco fue el segundo caudillo después de Páez que volvió a aumentar el culto
a Bolívar. Se introdujo la moneda de El Libertador, que luego se llamaría Bolívar.
Guzmán Blanco, que quería afianzar el centralismo, renombró la plaza mayor 'Plaza
Bolívar' y encargó en Italia una estatua ecuestre de Bolívar para que ocupara el centro
de ese espacio.

Honores

Simón Bolívar ha sido honrado muchas veces incluso a título póstumo con realizaciones
tales como:

Monumento conmemorativo a Simón Bolívar, Puente de Boyacá, Colombia.


Monumento a Bolívar en la ciudad de Panamá.

Monumento en Buenos Aires.

 En Bogotá el 20 de julio de 1847 se renombró la antigua plaza mayor como plaza de


Bolívar en honor al Libertador. En el centro de esta plaza se erige desde mediados del
siglo XIX la primera estatua de cuerpo entero del Libertador, esculpida en 1844 por
Pietro Tenerani. Las plazas principales de varias poblaciones de Colombia han sido
bautizadas con este nombre. Un departamento de la Costa Caribe también recibe el
nombre de Bolívar.

 En Venezuela casi todas las capitales de los municipios tienen una plaza Bolívar,
existen parques, monumentos, poblaciones y municipios con su nombre, además tiene
su nombre el estado más grande de Venezuela, al sureste del mismo país. Todos los
países sudamericanos independizados de España tienen importantes departamentos,
ciudades, plazas, calles o monumentos dedicados al Libertador Bolívar.

 En la ciudad de Panamá se erige un monumento en su honor situado en una plaza que


lleva el nombre de Plaza Bolívar. A un costado de esta plaza se ubica el Palacio Bolívar,
actual cancillería de la República de Panamá. Dentro del edificio se encuentra el "Salón
Anfictiónico" en donde se celebrara el Congreso de Panamá, en este salón reposa
reposa una espada de El Libertardor.

 En Socha, Colombia, se encuentra un busto de Bolívar, conmemorando la ruta


libertadora.

 En la Argentina hay un enorme monumento realizado por el escultor argentino José


Fioravanti, inaugurado el 28 de octubre de 1942, que ocupa el centro del parque
Rivadavia, en Buenos Aires. La escultura está formada por un arco de líneas rectas de
11 metros de altura y 22 metros de ancho, con una inscripción que dice: “A Simón
Bolívar, la Nación Argentina” acompañada de cuatro bajorrelieves y, en el centro de la
escultura, una estatua. Además existe la ciudad de San Carlos de Bolívar, cabecera del
Partido de Bolívar en la Provincia de Buenos Aires.

Monumento a Bolívar en Cádiz.

 En Cádiz se erige un monumento a Simón Bolívar, obsequio de Venezuela a la ciudad


de Cádiz. Enfrente de la misma se encuentra el Aulario Simón Bolívar de la Universidad
de Cádiz.

 En Madrid está el Monumento al Libertador en Parque del Oeste.


 El Monumento al Libertador en Barcelona.
 En Sevilla también se realizón el Monumento al Libertador.
 También pueden encontrarse monumentos en muchos países no sudamericanos como
Estados Unidos, Alemania, Portugal, Francia, Irán etc.
 A partir del año 2001 la República de Venezuela pasó a llamarse "República Bolivariana
de Venezuela" en honor al Padre de la Patria.

 En el Perú diversas provincias llevan su nombre, instituciones, escuelas, etc. Asimismo


la Plaza del Congreso (antigua Plaza de la Inquisición en Lima) tiene un monumento al
Libertador. La casa en donde vivió en el distrito de Pueblo Libre es un museo. Sin
embargo, en vista de los resultados de sus acciones, en ese país es un personaje
polémico, que ha dividido a los historiadores, habiendo diversa literatura al respecto.59

 Aeropuertos, ferrocarriles, metros y estaciones del mismo, al igual que numerosas


escuelas y universidades públicas en América Latina llevan su nombre.
 En el estado mexicano de Durango, existe la municipalidad que lleva el nombre del
libertador Simón Bolívar.
 Ciudad Bolívar, capital del estado más grande de Venezuela, el estado Bolívar.
 La unidad monetaria de Venezuela tiene su nombre "Bolívar".

 Documentos suyos guardados en museos de todo el mundo, sobre sus pensamientos y


su entorno. La mayoría se exhiben en la región latinoamericana, principalmente en los
países liberados por él.

 Una de las universidades más importantes de Venezuela es la "Universidad Simón


Bolívar", que ofrece carreras de pregrado científicas y tecnológicas, así como estudios
de postgrado en diversas áreas como música, ciencias políticas, filosofía, además del
área de ciencia y tecnología.
 En Bogotá, una de las 20 localidades se llama Ciudad Bolívar, el parque más grande de
la ciudad es el Parque Metropolitano Simón Bolívar, que tiene unidades deportivas,
lago, ciclorutas, biblioteca, museo, centro de alto rendimiento deportivo, estadio de
atletismo, coliseo, plaza de eventos para 100.000 personas.

 En Colombia la moneda oficial es el Peso Colombiano. Simón Bolívar es la imagen de


las monedas de 1 y 2 pesos y de la actual moneda de 20 pesos. Asimismo, es la imagen
de los billetes de 1000 pesos (los azules: 1982-1994) y de 2000 pesos (ocre, 1983-
1994)

 En República Dominicana, una de las principales avenidas de la ciudad de Santo


Domingo lleva su nombre; la misma se encuentra ubicada al suroeste de la ciudad, y
en ella se encuentran numerosos locales y edificios de importancia, así como casas
nacionales de diferentes partidos del país. En la intersección de ésta con la Av. Máximo
Gómez, se encuentra ubicada la Plaza Simón Bolívar de Santo Domingo, inaugurada el
6 de noviembre de 2004 con la asistencia de los presidentes Leonel Fernández y Hugo
Chávez.

 En Nicaragua, una de las principales avenidas de su capital Managua lleva el nombre


del Libertador en su honor.

 Se bautizó al certamen de fútbol más importante de América, Copa Libertadores de


América, en honor a los héroes de la historia sudamericana Bolívar, Bernardo
O'Higgins, José de San Martín, Pedro I, entre otros.

Busto del Libertador en el parque Simón Bolívar (Bogotá, Colombia).

Monumento a Bolívar en Río de Janeiro.


El Museo Bolivariano de Caracas exhibe objetos del Libertador.

Jaime Lusinchi
Jaime Lusinchi

Presidente de la República de Venezuela

2 de febrero de 1984-2 de febrero de 1989

Predecesor Luis Herrera Campins

Sucesor Carlos Andrés Pérez


Senador Vitalicio de la República

1989-1993

Senador al Congreso de la República de Venezuela


por Estado Anzoátegui

1979-1984

Diputado al Congreso de la República de Venezuela


por Estado Anzoátegui

1959-1979

Datos personales

27 de mayo de 1924
Nacimiento
Clarines, Venezuela

21 de mayo de 2014 (89 años)


Fallecimiento
Caracas, Venezuela

Partido Acción Democrática

Gladys Castillo
Cónyuge
Blanca Ibáñez (1991-2014)

Ocupación Médico, político

Alma máter Universidad Central de Venezuela

Firma

Jaime Ramón Lusinchi (Clarines, Anzoátegui, 27 de mayo de 1924 - Caracas,


Venezuela, 21 de mayo de 2014)1 fue un médico pediatra y dirigente político
venezolano. Fue Presidente de la República durante el período constitucional 1984-1989
y Senador Vitalicio de la República entre 1989 y 1993.

Índice

 1 Biografía
o 1.1 Primeros años
 2 Activismo político
 3 Presidente de Venezuela (1984-1989)
 4 Trayectoria posterior
o 4.1 Fallecimiento
 5 Véase también
 6 Bibliografía
 7 Referencias
 8 Enlaces externos

Biografía

Primeros años

Hijo de María Angélica Lusinchi, de ascendencia corsa. Inicia sus estudios de primaria
en su ciudad natal y continúa en Puerto Píritu, y la secundaria en el Colegio Federal de
la venezolana ciudad de Barcelona, recibiendo clases de Historia y Filosofía de la mano
de Antonio Léidenz, quien lo incorpora en la lucha política, trabajando conjuntamente
con el Partido Democrático Nacional antecesor de lo que sería desde 1941 Acción
Democrática. Durante sus años de estudiante universitario, se destaca en la actividad
política, siendo, secretario del Consejo Escolar de Medicina de la Universidad Central
de Venezuela vicepresidente de la Asociación de la Juventud Venezolana y
vicepresidente de la Federación de Estudiantes de Venezuela.

El 20 de septiembre de 1947, Jaime Ramón Lusinchi se gradúa de médico en la


Universidad Central de Venezuela, con la tesis Hipertensión en obreros del Seguro
Social, como parte de la promoción Domingo Luciani. Durante esta época contraerá
nupcias con Gladys Castillo, con quien tendrá 5 hijos. Se especializa en el área de
pediatría, cursando postgrado en la Universidad de Buenos Aires, en la cátedra del
profesor Juan P. Garran, 1952, Universidad de Santiago de Chile, con el profesor Arturo
Scroogie, 1952-1956 y en la Universidad de Nueva York, entre 1957 y 1958.

En el orden profesional, entre sus primeras labores se encuentran, el trabajo como


médico rural en Cantaura y San Joaquín (Estado Anzoátegui) entre 1947-1948, médico
del hospital de la empresa Mene Grande Oil Co, en San Tomé, 1948-1950, médico
interno del Hospital de Emergencia de Salas en Caracas, 1950-1952, médico residente
extranjero del Hospital de Clínicas de Buenos Aires, 1953, médico de planta del
hospital Roberto del Río en Santiago de Chile, 1952-1956, médico residente en la
sección de pediatría del Lincoln Hospital y del Centro Médico Universitario Bellevue,
Nueva York, 1956-1958, instructor en el Instituto Nacional de Puericultura, así como
médico adjunto del servicio de pediatría del Hospital Pérez de León de Caracas, 1958-
1960.
Activismo político

En el ámbito político, Jaime Lusinchi, fue electo diputado al Congreso Nacional en


1948 por Acción Democrática, viéndose interrumpido en sus obligaciones, a raíz del
golpe de estado que derrocó a Rómulo Gallegos el 24 de noviembre de ese mismo año.
En 1950, formó parte de los organizadores de la huelga nacional de los trabajadores del
petróleo. Tras la consumación del fraude electoral de 1952, y la auto proclamación de
Marcos Pérez Jiménez como presidente de Venezuela, fue detenido por la Seguridad
Nacional durante 31 días, recibiendo torturas. De allí fue trasladado a la Cárcel Modelo,
exiliándose al poco tiempo.

Tras la caída del gobierno de Pérez Jiménez, el 23 de enero de 1958, Jaime Lusinchi
retorna a Venezuela, integra el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) de Acción
Democrática, y el 7 de diciembre de ese año es electo nuevamente diputado por el
estado Anzoátegui, ocupando este cargo hasta 1978, cuando es electo senador. En
marzo de 1981, es electo por consenso de su partido, Secretario General, logrando así,
un camino más seguro para su candidatura en las elecciones presidenciales de 1983.

Presidente de Venezuela (1984-1989)

Jaime Lusinchi y el Ministro de Asuntos Exteriores de la RFA Hans-Dietrich Genscher en 1987

Bajo el lema de un gobierno de austeridad y sensibilidad social, Jaime Lusinchi es


electo presidente de Venezuela con el 56,72 % del total de los sufragios (3.755.501
votos válidos), en las elecciones presidenciales del 4 de diciembre de 1983. El 2 de
febrero de 1984, toma posesión con un parlamento controlado mayoritariamente por su
partido, Acción Democrática. En ese sentido, los primeros años de gestión se
caracterizan por tratar de fomentar cierta estabilidad, reactivar la economía, el aumento
de los precios petroleros y el refinanciamiento de la deuda externa.

En el VII Plan de la Nación, presentado por él mismo el 24 de febrero de 1984, se


planteó la estrategia de la construcción de un nuevo pacto social y de la reforma del
Estado, para lo cual se constituyó el 26 de diciembre de 1984 la Comisión Presidencial
para la Reforma del Estado (COPRE), cuyos objetivos incluían, entre otros aspectos
compilados, la democratización de los procesos gubernamentales regionales (elección
universal, directa y secreta de gobernadores y creación de la figura del alcalde
municipal).
Pese a este empuje inicial, la crítica situación económica a principios de su mandato
mostraba signos de evidente maltrato por parte de las violentas políticas de devaluación
monetaria de su antecesor, Luis Herrera Campíns, conocidas como el viernes Negro del
18 de febrero de 1983 como medida apresurada con el fin de frenar el aumento de la
deuda externa, que de 1980 a 1983 pasó de 29.310 millones de dólares a 38.297
millones de dólares, lo que generó un desfalco de más de 700 millones de dólares de las
reservas del Banco Central de Venezuela, que llevó en 1983 a un déficit de 4.246
millones de dólares para completar una exigencia de 5.940 millones de dólares, lo que
resultaba irónico y a la vez sospechoso en una nación que no contaba diez años de haber
nacionalizado la industria petrolera. La disparidad del bolívar con respecto al dólar
crecería al igual que la inflación, continuando la economía venezolana con su carácter
dependiente y monoproductor. Ante esta situación su gobierno decidió reenfocar sus
políticas, aumentando salarios, controlando precios y divisas, causando tensiones
sociales. En los últimos años de gobierno, el gasto público era exorbitante, y se trató de
crear una ilusoria estabilidad económica.

Este período también fue caracterizado por escándalos de moralidad y abuso de poder.
La relación extra-marital del presidente de la República con su secretaria privada Blanca
Ibáñez, provocó denuncias en los medios de comunicación, como causa de su notable
influencia en las decisiones presidenciales,2 que alcanzaron el extremo de
nombramientos y destituciones de funcionarios públicos, condicionamiento financiero y
social a los contratos públicos y selección de ascensos a Generales de la Fuerza
Armada, sumados a las Masacres de Yumare (Estado Yaracuy) y El Amparo (Estado
Apure), donde fueron asesinados pescadores, confundidos con guerrilleros.

En cuanto a los escándalos de corrupción administrativa, protagonizó la escena el mal


manejo del sistema cambiario en la Oficina de Régimen de Cambio Diferencial
(RECADI) que incluiría a partidos políticos, como la compra de 65 autos rústicos para
la campaña electoral de Acción Democrática con fondos del Estado, la invención de
miles de empresas del Estado que nunca existieron con la única finalidad de solicitar
dólares preferenciales, el abuso de los más de 50.000 millones de dólares en el pago de
la deuda pública externa que nunca se solventó (en 1984 era de más de 27.000 millones
de dólares, en su mayoría a ser pagados en corto plazo, más el anuncio de la suspensión
de pagos del 2 de enero de 1989); el mal manejo de recursos del Instituto Nacional de
Hipódromos y la gran escoria que causó el balance de las reservas del Banco Central de
Venezuela, que en diciembre de 1985 eran de 10.251 millones de dólares, y para 1988
eran de apenas 3.092 millones de dólares.

Durante su gestión de gobierno se construyeron en Caracas: el Paseo Vargas, el


Complejo Habitacional «Juan Pablo II» en Montalbán, la Línea 2 del Metro de Caracas
(tramo Zoológico/Las Adjuntas-La Paz) y el Hospital «Domingo Luciani», en El
Llanito. Además se concluyó la segunda fase de la Central Hidroeléctrica de Guri y la
Central Hidroeléctrica San Agatón, parte del complejo Uribante-Caparo; se erigió la
Represa del Río Turimiquire, en el Estado Monagas, se dio inicio a la construcción de la
Autopista de Oriente y se construyeron un total de 331.615 viviendas.

También se nombró una Comisión para la Reforma del Estado (COPRE), con la cual
años después, se lograría la descentralización de las regiones. Durante su período
presidencial, en 1985, el país recibió por primera vez la visita de un Sumo Pontífice,
Juan Pablo II. En 1987, la incursión de naves colombianas en aguas del Golfo de
Venezuela, provocó la llamada Crisis de la Corbeta Caldas, durante la cual Lusinchi
activó los planes de defensa ante las evidencias de un inminente conflicto bélico con
Colombia, ordenando y comandando la mayor movilización militar realizada por las
Fuerzas Armadas de Venezuela hasta la fecha. Su período presidencial culminó la noche
del 1 de febrero de 1989 cuando entregó la presidencia de la República al ganador de las
elecciones del 4 de diciembre de 1988 por Acción Democrática, Carlos Andrés Pérez,
quien ya había gobernado al país en el período constitucional 1974-1979.

Trayectoria posterior

El gobierno de Jaime Lusinchi finaliza con gran popularidad, siendo elegido como
sucesor para un representante de su mismo partido (Carlos Andrés Pérez), algo que sólo
había ocurrido una vez en el año 1964. Lusinchi se incorpora al Congreso como senador
vitalicio, por su condición de ex presidente, según ordenamiento de la Constitución de
1961. En 1991, contrae matrimonio con su otrora secretaria privada Blanca Ibáñez,
después de un polémico divorcio con Gladys Castillo. En 1993 la Corte Suprema de
Justicia da luz verde para el procesamiento del ex presidente, tras hallar indicios de
corrupción. A raíz de esto, se traslada a Costa Rica y Miami, donde residió por un
tiempo. Durante su trayectoria política, recibió distinciones y reconocimientos
académicos tales como, el Doctorado Honoris Causa de la Universidad de Bar-Ilan de
Israel en 1987 y de la Universidad de Houston y la Universidad de Guadalajara en 1983.

Fallecimiento

En la noche del miércoles 21 de mayo de 2014, 6 dias antes de cumplir 90 años, fue
anunciado el fallecimiento del expresidente. Álvaro Lusinchi Castillo, hijo del político,
informó que su padre padecía una enfermedad pulmonar y desde varios días antes
estaba recluido en terapia intensiva en una clínica de Caracas.3 4

Véase también

 Gabinete de Jaime Lusinchi

Bibliografía

 Venezuela en la historia. Caracas, Venezuela: La Cadena Capriles. 2007. ISBN 978-84-


674-3981-6.

Referencias

1. Falleció el expresidente de la República, Jaime Lusinchi


2. «JAIME LUSINCHI». Consultado el 26 de agosto de 2011.
3. «Falleció el expresidente de la República, Jaime Lusinchi». 21 de mayo de 2014.
Consultado el 22 de mayo de 2014.
4. «Murió el ex presidente Jaime Lusinchi». Últimas Noticias. 21 de mayo de 2014.
Consultado el 22 de mayo de 2014.
Enlaces externos

 Wikimedia Commons alberga contenido multimedia sobre Jaime Lusinchi.

Este artículo incorpora material de www.venezuelatuya.com, que mediante una autorización


permitió agregar contenido e imágenes y publicarlos bajo licencia GFDL.

 Texto Original
 Sitio Oficial del Presidente Jaime Lusinchi
 Biografía de Jaime Lusinchi por Fundación CIDOB
 Vida política de Jaime Lusinchi en imágenes - El Universal
 Muere el expresidente de Venezuela Jaime Lusinchi - Alfredo Meza / El País (España)

Juan Germán Roscio


Juan Germán Roscio Nieves

27 de mayo de 1763
Nacimiento San José de Tiznados, Provincia de
Venezuela , Imperio Español

10 de marzo de 1821 (57 años)


Fallecimiento
Cúcuta, República de Colombia

Ocupación Abogado, periodista, escritor y político


Padres José Cristóbal Roscio y Paula María Nieves

Acta de la Declaración de Independencia de


Obras
Venezuela

Juan Germán Roscio Nieves (San Francisco de Tiznados, Estado Guárico, 27 de mayo
de 1763-Cúcuta, Colombia, 10 de marzo de 1821) fue un abogado, periodista, escritor y
político venezolano, fue redactor de La Gazeta de Caracas y director del Correo del
Orinoco, primer canciller, jefe del ejecutivo durante la Primera República de Venezuela,
inspirador y redactor del Acta de Proclamación de la Independencia (19 de abril de
1810), del Acta de la Independencia (5 de julio de 1811), del Reglamento Electoral para
la elección del Primer Congreso; de la Primera Constitución, Presidente del Congreso
de Angostura de 1819 y vicepresidente de la Gran Colombia.

Primeros años

Hijo de José Cristóbal Roscio, oficial retirado de origen italiano, y de Paula María
Nieves, mestiza nativa de La Victoria, los primeros años de Juan Germán pasaron en
San Francisco de Tiznado en una propiedad agrícola que poseía su padre. Viajó a
Caracas en 1774 para iniciar sus estudios superiores bajo la protección de la hija del
Conde de San Javier. Durante este período, cursó estudios de Teología, Sagrados
Cánones y Derecho Civil. En 1794 obtuvo el título de Doctor en Derecho Canónico, y
en 1800 el de Civil.

Desde 1796 había hecho la petición a la Real Audiencia, solicitando su inscripción


como abogado en aquel distrito judicial, la que le fue concedida; pero el Colegio de
Abogados puso trabas para admitirlo en su seno, alegando que en el expediente de
limpieza de sangre presentado por Roscio no figuraba el calificativo de "india" que en
otros documentos se le daba a su madre y a su abuela materna. Esta circunstancia dio a
Roscio la oportunidad de iniciar un contencioso en el cual presentó brillantes alegatos
que pusieron en evidencia su formación jurídico-ideológica y la orientación filosófica
de su pensamiento. El proceso duró hasta 1805, año en que Roscio logró su definitiva
incorporación al Colegio de Abogados. Gracias a este proceso y otro conocido como
"Juicio a Inés María Paéz", Roscio es considerado un precursor de la defensa de los
derechos civiles y la lucha contra la discriminación en América.

Vida pública

Roscio fue uno de los más importantes ideólogos de la independencia de Venezuela y


principal protagonista de los acontecimientos ocurridos en Caracas el 19 de abril de
1810 al incorporarse como "Diputado del Pueblo" al Cabildo que se celebró ese día.
Como miembro de la Junta Conservadora de los Derechos de Fernando VII, ocupó la
Secretaría de Relaciones Exteriores. Durante este tiempo, sostuvo una incansable labor
propagandística a favor de la emancipación, la cual desarrolló a través de la prensa,
correspondencia epistolar y en sus declaraciones y discursos expresados en el Congreso
Constituyente instalado el 2 de marzo de 1811, al cual asistió como diputado de la villa
de Calabozo. Además fue el principal redactor del Acta de la Declaración de
Independencia de Venezuela, firmada el 5 de julio de 1811. Participó asimismo en la
elaboración de la Constitución de Venezuela de 1811, sancionada el 21 de diciembre de
1811.

Su preocupación por la publicación de La Gazeta de Caracas fue notable. A partir de


octubre de 1810 intervino de manera decisiva en su edición. Desde ese momento, el
periódico adquiere un mayor tinte político. En agosto de 1810 funda, por decreto, la
histórica Sociedad Patriótica en la cual participaría luego Francisco de Miranda y daría
Simón Bolívar su célebre primer discurso de "Acaso 300 años de calma no bastan".

En marzo de 1812, fue electo miembro del Poder Ejecutivo Plural (triunvirato) en
calidad de suplente. En ejercicio de su papel de miembro del ejecutivo le tocara la
misión de imponer a Miranda el título de Generalísimo y Dictador de Venezuela. Sin
embargo, después del triunfo del jefe realista Domingo de Monteverde y la pérdida de la
Primera República a mediados del mismo año, Roscio fue remitido preso a España, a las
cárceles de Cádiz. Luego fue trasladado a Ceuta con tres compañeros de presidio
(referidos por Monteverde como los "ocho ilustres monstruos"). Con tres de ellos se
fugó en 1814 hasta encontrar refugio en Gibraltar aunque al llegar allí, el gobernador
británico los entregó de nuevo a las autoridades españolas. No obstante, el Príncipe
Regente de Inglaterra, luego de una brillante carta enviada por Roscio a través de su
amigo Thomas Richard, intercedió por la libertad de los cuatro presos ante el rey
Fernando VII, quien se vio forzado a concedérsela.

Roscio llegó a Estados Unidos después de estar en Jamaica. Su obra Triunfo de la


libertad sobre el despotismo se publicó en Filadelfia en 1817, y en 1818 se encontraba
en Angostura apoyando a Simón Bolívar en la reconstitución de la República de
Venezuela y en la creación de la Gran Colombia. Durante este lapso se desempeñó
como Director General de Rentas, Presidente del Congreso de Angostura,
Vicepresidente del Departamento de Venezuela y Vicepresidente de Colombia la
Grande. Ocupaba este último cargo cuando murió, en vísperas de celebrarse el Congreso
de Cúcuta, del cual sería Presidente.

Murió en Cúcuta cuando se desempeñaba como vicepresidente de la Gran Colombia el


10 de marzo de 1821a las 3 am.

El 28 de junio de 2011, la Asamblea Nacional de la República Bolivariana de


Venezuela, a solicitud de un numeroso grupo de guariqueños, entre los cuales se cuenta
al vicecanciller Reinaldo Bolívar, oriundo de Guárico, el Consejo Legislativo del Estado
Guárico,resolvió trasladar los restos mortales de Juan Germán Roscio Nieves desde
Cúcuta, Colombia, al Panteón Nacional, en Caracas, Venezuela, el altar más alto de los
próceres venezolanos.
Tal día tal diacomo hoy, hace 235 años, nació en Carora, estado Lara, el prócer Jacinto
Lara, quien dió su nombre a su estado natal. Empezó sus servicios a la patria desde 1810,
cuando fue nombrado comandante de las milicias de Araure y Ospino. Estuvo bajo las
órdenes de Miranda en la campaña de 1811 y luego sirvió al lado de Bolívar desde 1813, en
casi todas las batallas por la independencia. Estuvo en la defensa de Valencia, lo mismo que
en el sitio de San Carlos y en la primera batalla de Carabobo.

Luchó junto a José Antonio Páez en El Yagual y en Mucuritas, siendo ascendido a Coronel
en 1817. Se vio envuelto en el lamentable episodio que culminó con el degüello de 22
capuchinos catalanes de las Misiones del Caroní. Ascendido a General de Brigada, siguió a
Sucre en la campaña del Sur.

Peleó en la batalla de Junín y se convirtió en héroe cuando salvó en Corpahuaico los


batallones Rifles, Vencedor y Vargas; en Ayacucho fue ascendido a General de División. En
1821 fue Gobernador de Santa Marta y Cartagena, y en 1825 está en el Perú como
Comandante General de Cuzco, Arequipa y Ayacucho. Fiel al Libertador, sólo sirvió a las
armas mientras Bolívar vivió. Dividida Colombia, apenas aceptó la Gobernación de su
provincia natal (1843-1847). Murió en Barquisimeto el 25 de febrero de 1859. Sus restos se
conservan en el Panteón Nacional