Está en la página 1de 20

Les traducteurs sont les chevaux

de trait de la civilisation.
HIERONYMUS. Núm. 11. Mikel DE EPALZA, FORCAD...
Versión literaria del Corán; una traducción en equipo
Mikel de Bpalza, Josep V. Forcadell, Joan M. Perujo

En 2001 llegó a las librerías una nueva las lenguas que maneja como "lengua de
traducción del Corán o Alcorán, la primera paso" o ha logrado usted ese doble embra-
versión íntegra en catalán, elaborada direc- gue que supone pasar de una lengua no
tamente a partir del original árabe.1 Por pri- materna a otra de igual calidad?». Y Míkel
mera vez se intentaba ofrecer la traducción de Epalza contestaba, claramente asombra-
del libro sagrado de los musulmanes en un do: «Curiosamente, su pregunta sobre este
estilo claramente literario, con una preten- famoso precedente histórico, del siglo xii, de
sión de fidelidad tanto a los aspectos forma- la traducción latina que el propio Lutero hi-
les y estilísticos del texto en la lengua recep- zo editar en Basilea a mediados del siglo xvi,
tora como a los sentidos o contenidos re- me hace reflexionar, con un prisma nuevo,
ligiosos del original, finalidad prioritaria sobre nuestra forma de traducir, con Forca-
constante en las numerosas traducciones dell y Perujo. No me había fijado nunca en
del Corán elaboradas por motivos religiosos, el precedente medieval como modelo nues-
por musulmanes o no musulmanes.2 La tra- tro. Pero sí, hay unos paralelismos».5
ducción llamó la atención por el hecho de 2. El método de trabajo seguido por el
haber sido realizada por un equipo de tres equipo de los tres traductores, que no se
traductores, en el que no estaban claros los podía deducir de la lectura del libro, fue a
papeles, como traductor o colaboradores, de menudo objeto de curiosidad, tanto por la
cada uno de los autores que aparecían en la prensa como por profesionales de la traduc-
portada interior.3 Tres observaciones, en ción, arabistas y no arabistas, desde la pri-
particular, mostraban que el trabajo en mera edición de 2001 y, sobre todo, con mo-
equipo no había sido explicado suficiente- tivo de los premios que recibió en 2002 y
mente en la introducción o en los estudios 2003.6 Aparte del interés por valorar las di-
que acompañan la traducción: versas competencias de cada uno de los
1. En la entrevista publicada en esta miembros del equipo, era notorio que, ini-
misma revista, por su director, el catedrá- cialmente, el conocimiento del catalán por
tico Miguel Ángel Vega Cernuda,4 éste pre- parte de Epalza era deficiente, dado el nivel
guntaba a Epalza: «En cierta época de su literario que se pretendía dar a la traduc-
historia, la Escuela de Traductores de Tole- ción, y que Forcadell y Perujo, también ini-
do utilizó un peculiar método de traducción. cialmente, conocían sólo rudimentos de ára-
Personalmente lo llamo "traducción media- be y de cultura islámica, como se expondrá
da": un judío traducía del árabe al romance en apartados siguientes.
y un cristiano vertía a continuación del ro- 3. En una extensa y muy estudiada rese-
mance al latín. ¿Se ha servido usted implí- ña, Juan Pablo Arias Torres, investigador en
citamente o explícitamente de cualquiera de traducciones del Corán al castellano, apun-
taba también: «Dos observaciones finales a
este apartado. En primer lugar, la ausencia
' L 'Alcorà. Traducció de l'àrab al cátala, introdúcelo a la de unas líneas para explicar con más dete-
lectura i cinc estudis alcorànics, Barcelona, Editorial Proa
nimiento el procedimiento de actuación que
(colección «A tot vent», 393), 2001, 2002 (2a ed.), 2004 (3a
ed., en prensa), 1.275 p., 24x16 cm. Epalza siguió con los colaboradores de esta
2
La dialéctica fondo/forma es bastante original en el versión y que no podemos reconstruir con la
pensamiento teológico musulmán, que cree que el Corán es información dada en este estudio ni con las
inimitable e intraducibie: sólo los contenidos, los sentidos, entrevistas en prensa posteriores que hemos
el mensaje, pueden transmitirse en la traducción, no el texto podido consultar. La cuestión de la visibili-
mismo, que sólo en árabe puede utilizarse para el culto y
para el estudio teológico y jurídico. Sobre esta cuestión
5
remitimos a nuestro estudio 3, «Inimitabilitat de PAlcorá. Ibid., p. 142-143. Epalza inicia así, improvisadamente, unas
Valor de les traduccions segons eis teôlegs musulmans» reflexiones sobre el tema, que han desembocado en el pre-
(f Alcorà, p. 1.047-1.056). sente estudio, más estructurado y íealizado conjuntamente
J
«per Míkel de Epalza, catedràtic d'Estudis Arabs i por los tres traductores.
6
Islàmics, amb la collaboració de Josep Forcadell i Joan M. Había recibido el Premi Ciutat de Barcelona 2002 de
Perujo, de la Universität d'Alacant». traducción al catalán, otorgado por el Ayuntamiento de Bar-
4
«Entrevista: con Míkel de Epalza. Premio Nacional de celona, y el Premio Nacional 2002, del Ministerio de Cul-
Traducción 2002», Hieronymus Complutensis, n° 9-10 tura, Educación y Deportes, a la mejor obra traducida a una
(2002-2003), p. 139-146. de las lenguas de España y publicada en 2001.

Jperonymus ¿omplutensisl HIERONYMUS. Núm. 11. Mikel DE EPALZA, FORCAD... 7


dad explícita en la portada de esta traduc- Palestina. Había que traducir ese texto clá-
ción de los nombres de Josep Forcadell y sico y fundamental de la lengua árabe a otra
Joan M. Perujo pero no en la cubierta o en lengua, el catalán, que -como el castellano-
los títulos de crédito constituye un caso de está muy marcada por el cristianismo ca-
estudio y catalogación para los estudios tólico latino, cuando se expresa sobre temas
descriptivos de traducciones».7 religiosos, aunque esa lengua conoce tam-
Era evidente que era un tema que faltaba bién -corno todas las lenguas europeas- el
en el libro y que había que completar. El ge- tratamiento lingüístico moderno para enten-
neroso ofrecimiento que nos hizo la revista der y traducir los textos religiosos orienta-
Hieronymus Complutensis para que cubrié- les.8 Precisando un poco más, el Corán se
semos ese vacío informativo ha sido una presenta como un texto sagrado, de origen
excelente ocasión para reflexionar sobre divino, con unas características particulares
nuestra forma de trabajar en equipo du- dentro del conjunto de los textos religiosos,
rante el proceso de traducción, en sus di- tanto entre los textos religiosos en árabe
versas vertientes. Aunque habíamos ido re- como en catalán o en castellano.
flexionando muchísimo, a lo largo de los La traducción tenía que tener muy pre-
años de elaboración del libro, sobre las múl- sentes estos factores, de lo religioso y de lo
tiples novedades que íbamos incorporando sagrado, con numerosas semejanzas en am-
al proyecto inicial de traducción del Corán, bas religiones, el islam y el cristianismo. No
no habíamos explicado nuestra forma de hay que olvidar que ambas nacen en la
trabajo. misma región de Oriente Medio: el cristia-
nismo en Palestina, con unas expansiones
1. Una versión literaria y religiosa prioritarias por el Mediterráneo y por Meso-
del texto árabe: erudición, potamia, y el islam, en unas rutas cara-
exactitud y claridad al servicio vaneras entre esa misma región siropales-
de la traducción tina y mesopotámica, al norte, y las zonas
Antes de exponer la forma de trabajar en igualmente cristianizadas del Yemen y del
equipo, tenemos que presentar los objetivos Cuerno de África, con la Abisinia y la Nubia
iniciales del proyecto y el resultado de nues- nilóticas, al sur. Ambas religiones están in-
tro trabajo, en la edición de 2001. Es lo que mersas en una misma cultura, urbana y ru-
los traductólogos o teóricos de la traducción ral al mismo tiempo, de lo que se llama he-
entienden por estrategia de traducción. La lenismo, con antecedentes egipcios y persas.
intención, por tanto, era ofrecer un proyec- Ambas son religiones que proceden del mo-
to traductológico teórico y razonado, cuyo noteísmo judío y de sus valores, recogidos y
campo puede centrarse en los tres subapar- expresados en sus libros sagrados [ta biblia,
tados siguientes: 1) características religio- en griego). Finalmente, en esos grandes te-
sas; 2) estilo literario; 3) claridad y exactitud mas de civilización, el cristianismo y el is-
semántica. La traducción obtenida con el lam se expresan, en esa región del Creciente
trabajo en común, a esos cuatro niveles, ha Fértil con centro geográfico en las cordille-
dado como resultado un texto relativamente ras de la Arabia Occidental (La Meca y
innovador en catalán, que pretende ser fiel Yathib, Yemen), en unas lenguas semíticas
al original árabe, y acompañado de una (el arameo o siríaco y el árabe, ambas seme-
introducción y de cinco estudios, que inten- jantes al hebreo), además de las lenguas in-
taremos resumir en este apartado. doeuropeas de las superestructuras políti-
cas dominantes (griego, latín, persa).
1.1 Características religiosas del texto Esas convergencias religiosas y cultura-
árabe y de la traducción les entre el texto original del Corán en árabe
El texto del Corán, en árabe, tiene un y el texto de su traducción en catalán no
carácter eminentemente religioso, enmarca- tenían, con todo, que ignorar o enmascarar
do en una religión -específica, el islam, que unas reales divergencias entre islam y cris-
influye notablemente en toda la lengua ára- tianismo, difíciles de salvar en una traduc-
be -aunque haya varios millones de ara- ción de una lengua a otra. Por eso tuvimos
bófonos de religión cristiana, especialmente que investigar sobre los modelos de traduc-
en Egipto, Irak, Líbano, Siria, Jordania y
8
Vid. la rica tesis doctoral, desde el catolicismo actual, de
Ary A. Roest Crollius S. I., 77»« Were they Hearing. The
7
Reseña publicada en Trans. Revista de Traductologla, n° 7 Word in the Experience of Revelation in Our 'an and Hindu
(2003), p. 139-146 (cita en p. 146). Scriptures, Roma, Università Gregoriana Editrice, 1974.

8 HIERONYMUS. Núm. 11. Mikel DE EPALZA, FORCAD...


ción en la tradición religiosa cristiana del ranea entre expertos cristianos y judíos,
catalán, que tiene por libros sagrados los ecuménica, a lo largo del siglo XX.
muy diversos textos de la Biblia judía y de
la cristiana. Finalmente escogimos en cata- 1.2 Estilo literario del texto árabe
lán el género literario de los libros bíblicos y de la traducción
sapienciales y proféticos, que son una re- Por otra parte, el Corán es leído o reci-
flexión meditativa y exhortativa sobre la rea- tado por los musulmanes como un texto li-
lidad, una exposición dirigida a los hom- terario -lo que no significa un texto de
bres, de parte de Dios.9 Estos textos bíblicos literatura o de ficción-, un texto estética-
son, en general, los que más se parecen al mente bello, con una musicalidad realzada
Corán, en su temática y en su estilo. El por la entonación musical de su recitación
estilo de la traducción quedaba así unifi- litúrgica habitual (oraciones ordinarias o
cado, en particular en el léxico, en la sin- extraordinarias, funerales, etc.).11 Esta for-
taxis y en la tipografía, para que el lector en ma oral y melódica que implica el conoci-
catalán pudiese leer L'Alcorà de la forma miento del texto sagrado del islam es actual-
más cercana posible a como el lector en len- mente muy conocida y difundida por los me-
gua árabe lee, recita u oye recitar el Corán dios audiovisuales (radio, televisión, discos
original, de una forma sapiencial y medita- y vídeos, altavoces callejeros, etc.). Así se ha
tiva dominante, como una exhortación a la ido ampliando muy notablemente el carácter
reflexión sobre la realidad, no como un texto oral y recitativo, ya tradicional, de la lectura
narrativo/informativo o doctrinal, por ejem- del Corán. El carácter oral ha estado siem-
plo. Vendría a ser algo semejante a los pre muy centrado en el aprendizaje escolar y
textos del Libro de la Sabiduría o a los Sal- en los usos litúrgicos, como práctica tradi-
mos, las Bienaventuranzas o el discurso de cional del pasado.
Jesús en la Santa Cena, y no como el Gé- Nada de eso puede esperarse de unas
nesis, el Levítico o los Libros de los Reyes o traducciones a las lenguas hispánicas, que
como las Epístolas de san Pablo, o como se leen como cualquier otro libro, en silencio
otros textos cristianos no bíblicos, de aná- y con actitud de mera información intelec-
lisis filosófico o teológico.10 tual sobre los contenidos del texto. Más
Hay que hacer notar, aunque sea sólo de aún, la colección de la editorial Proa en la
paso, que el déficit de traducciones de los que se proyectaba editar la traducción del
libros sagrados no sólo afecta al Corán, tra- Corán tiene como finalidad prioritaria el dar
ducido directamente del árabe al español a conocer en lengua catalana los grandes
sólo desde hace medio siglo. También los li- escritos del pensamiento y de la literatura
bros de la Biblia se mantuvieron en lenguas universales, sean o no religiosos. Huelga de-
más o menos arcaizantes o muertas durante cir que la traducción del Corán tenía que
muchos siglos, tanto en los libros en hebreo respetar el carácter prioritariamente religio-
o en griego, como en la llamada Vulgata de so del texto original, pero podía y quizás de-
san Jerónimo, en latín. Hay que reconocer bía reflejar la belleza literaria de su estilo y
que esos libros sagrados de judíos y de cris- el importante elemento de oralidad y de mu-
tianos han modificado muy sustancialmente sicalidad que tiene aún hoy en día el Corán
sus traducciones a las lenguas vivas moder- para la inmensa mayoría de sus principa-
nas, desde el alemán de Lutero en el siglo les lectores, los creyentes musulmanes y los
xvi, desde los esfuerzos difusores de las so- lectores o recitadores arabófonos. Creemos
ciedades bíblicas a muchísimas lenguas de que la traducción catalana de 2001 puede
varios continentes y, particularmente, desde calificarse de literaria, en comparación con
la colaboración interconfesional contempo- las traducciones anteriores, sin que por ello
haya renunciado a las otras finalidades y
características que buscan también todas
9
Vid. inteligente libro sobre esa clase o género de textos ellas: carácter religioso, fidelidad al texto
bíblicos en Bernardo Atxaga - Luis García Montero - original, claridad y exactitud en la lengua
Almudena Grandes - Fernando Savater (introducción de
receptora, erudición para comprender y dar
José Ignacio González Faus), Poetas y profetas del Antiguo
Testamento, Barcelona, Bestsella, 1999. a comprender los contenidos del Corán
10
Ofrecemos una manera más detallada y diferente de (texto, contexto, temática...), etc.
exponer esta problemática de la traducción de un texto
religioso en L'Alcorà, apartado 5.2, p. 1.145-1.161 (sobre
los contenidos y estilos sapienciales y proféticos del Corán " Remitimos al estudio 2 de L'Alcorà, sobre el Corán y la
en la solemnidad musulmana). vida religiosa de los musulmanes, p. 1.004-1.046.

îiicronymus |£oi»f>(utensisj HIERONYMUS. Núm. 11. Mikel DE EPALZA, FORCAD...


Por tanto, intentamos buscar unos recur- traducido, de su explanación clarificadora,
sos literarios que acercasen al lector en ca- de repeticiones y de esa variada musica-
talán, tanto como fuese posible, al estilo lidad.
oral del original coránico en árabe y a la ac-
titud de respeto religioso y literario del lec- Bene'ít sigui el qui té en la seva ma tot el domini
tor musulmán o arabófono. A los tradicio- i tota la sobirania!
nales recursos estilísticos de las traduccio- Ell tot ho pot!
Ell es qui créa la mort, qui créa la vida,
nes anteriores, que respetaban muchos de
per provar-vos,
los elementos retóricos del estilo coránico en per saber qui de vosaltres es el millor
árabe (exhortaciones, interrogaciones, repe- en les bones obres.
ticiones...), buscamos añadir un estilo lite- Ell es el Fort, el Poderos,
rario nuevo, propio del catalán, que pudie- perdona molt!12
se ser equivalente al estilo literario árabe,
aunque no igual. Aplicando esta metodología, la traduc-
Por supuesto que era inaceptable buscar ción, en castellano, de estas dos mismas
un estilo literario en catalán imitando o re- aleyas o versículos daría el resultado si-
produciendo la prosa literaria o rimada del guiente:
Corán (sach', 'arrullar', 'zureo') o sus rimas
internas léxicas, basadas en el carácter se- ¡Bendito sea el que posee entre sus manos todo
mítico de esa lengua con su estructura de el dominio y toda la soberanía!
las letras radicales. Hubiese sido de una in- ¡Todo lo puede!
Creó la muerte, creó la vida,
sufrible artificiosidad. Había que buscar y
para probar lo que valéis.
encontrar en catalán un estilo musical, cer- para saber quién de vosotros es el mejor
cano a la oralidad coránica original. El estilo en obrar bien.
coránico tiene una musicalidad evidente, ¡Él es el Fuerte, el Poderoso!
aunque no sea tan rígida como la prosodia ¡Perdona mucho!
de las casidas de la llamada poesía preislá-
mica, también del siglo vil. El Corán está en También hemos aprovechado un recurso
prosa, pero no es prosaico ni debía leerse en retórico común al árabe y al catalán como
un catalán prosaico, como una simple bús- lengua predominantemente galo-románica,
queda de información religiosa, doctrinal o como el francés, y no íbero-románica, como
legal. el castellano. Es el fenómeno de la caída
El resultado de nuestra investigación, a de las vocales finales o epentéticas en ca-
ese nivel, ha sido un estilo literario que con- talán -o la existencia dominante de vo-
sideramos innovador en catalán, entre una cales postónicas en castellano- (ejemplos,
especie de verso libre y la prosa poética, con font/fuente, àngels/ ángeles), fenómeno pa-
«una decidida tensión poética», tal y como recido al que se da en árabe a consecuencia
elogiaban los cinco miembros del comité de la pausa al final de la dicción (waqf fi
técnico de traductores que concedió el men- ajiri l-kalám). El resultado de esta inves-
cionado Premi Ciutat de Barcelona 2002. tigación estilística nos permitió hallar una
Tiene una musicalidad basada en el sistema innovadora forma musical y tipográfica del
texto del Corán en catalán.
de los pies de origen griego y latino, parti-
cularmente con una base muy variable -la
musicalidad coránica también lo es- de pen-
támetros o de versos pentasilábicos, que es
un metro no muy habitual en catalán, pero 12
Q.67:l-2, al principio del capítulo o sura Al-Mulk («La
que sí existe en su literatura culta y popu- soberanía»). La transcripción del original árabe es:
lar, la medieval y la moderna, y en su can- «tabâraka l-ladhî bi-yadi-hi l-mulk wa-huwa "alâ failli
cionero de todas las épocas. Este ritmo está shay 'in qadîr, al-ladhî jalaqa I-mawta wa-l-hayât li-yablù-
subyacente en toda la traducción catalana; kum ayyu-kum ahsan amala wa-huwa l-'azîzu l-gafûr».
aunque no se detecte fácilmente, porque Una de las mejores traducciones del Corán al castellano
(publicada en edición bilingüe), si no la mejor, por su
alterna con otros ritmos, hemos intentado corrección, claridad y exactitud, pero con otra estrategia de
que sea el dominante en L'Alcorà. Es una traducción, especialmente en el aspecto literario, expone así
lectura musical dirigida por la puntuación estos dos versículos: «¡Bendito es Aquél en Cuya mano está
(comas, puntos y aparte, puntos con apar- el dominio! Es omnipotente. / Quien creó la muerte y la vida
tado doble cuando se cambia de tema), al para probaros, para ver quién de vosotros es el que mejor se
servicio de la claridad semántica del texto porta. Es el Poderoso, el Indulgente», Julio Cortés, El
Corán, Barcelona, Herder, 1999.

10 HIERONYMUS. Núm. 11. Mikel DE EPALZA, FORCAD...


1.3 Claridad y exactitud semántica lidas, utilizadas por otros traductores. El
de la traducción primer descarte fue el de las notas explica-
Las traducciones anteriores del Corán a tivas o el glosario de conceptos propios del
las lenguas ibéricas (latín, castellano, cata- islam.15 Las notas obligan, o invitan al me-
lán, portugués) habían buscado, con abso- nos, al lector a interrumpir la lectura del
luta prioridad, la fidelidad al texto original. texto para leer las explicaciones, en las no-
Oscilaban de forma diferente entre el litera- tas a pie de página y especialmente si hay
lismo o fidelidad a la morfosintaxis y al esti- un reenvío a un glosario, explícito en una
lo del texto árabe original y la fidelidad a la nota, o poniendo la palabra con una mayús-
transmisión de los contenidos de su mensa- cula, en cursiva o con un asterisco, por
je religioso.13 Ya las dos primeras versiones, ejemplo, ya que no se puede repetir en nota
las toledanas en latín, de hacia 1143 y de la explicación del concepto islámico cada vez
hacia 1184 respectivamente, una encarga- que aparece la palabra en el texto. No es
da por Pierre de Cluny y la segunda reali- sólo la molestia física de la interrupción
zada por Marcos de Toledo, diferían a ese para leer la nota, es el efecto perverso de
nivel: Marcos quería traducir con más exac- apartar al lector de la lectura seguida, me-
titud morfosintáctica que la traducción an- ditativa y musical, del texto religioso y lite-
terior, que le parecía que no se ajustaba al rario del Corán -de carácter predominante-
texto árabe, con el que se tomaba muchas mente sintético- con una lectura crítica en
libertades.14 busca de información, de carácter predomi-
Nosotros, al mismo tiempo que buscába- nantemente analítico.
mos las formas literarias de la traducción, Para hacer clara e islámica la traducción,
en catalán, para acercar al máximo al lector optamos por integrar la información deta-
a la actitud adecuada de lectura del texto en llada de los contenidos semánticos del texto
árabe, también pretendíamos reflejar en la árabe en el propio texto en catalán, con va-
lengua de llegada, con la mayor fidelidad rias palabras explicativas si era necesa-
posible, todos los contenidos semánticos del rio para algunas nociones, y con la iden-
texto coránico original. Por eso acabamos tificación de algunos referentes, para los
escogiendo conscientemente un estilo sen- nombres de objetos, personas y lugares, en-
cillo aunque, si era necesario, amplificativo, tre corchetes. Creemos que este procedi-
para que se entendiese claramente el texto miento no puede llamarse comentario del
coránico y sus significados, aun a costa de texto (tafsir del Corán, en árabe teológico),
no respetar la práctica de que para traducir sino simple traducción, como toda traduc-
una palabra de la lengua original se procu- ción, que es diferente del original pero que
rase escoger una sola palabra de la lengua procura expresar lo mejor posible el conte-
receptora, la palabra más cercana semán- nido semántico del texto de origen, explici-
tica y hasta morfosintácticamente. También tándolo con la máxima exactitud. Este me-
hemos procurado evitar un léxico y unos gi- canismo de restitución correspondería, en
ros abstractos en catalán, que si bien pue- cierto modo, al tipo de intervenciones explí-
den asumir los variados sentidos de una pa- citas del traductor en el propio texto.16
labra coránica, son más propios del len-
También procuramos evitar cualquier se-
guaje teológico y filosófico del cristianismo o
guimiento innecesario de la sintaxis árabe
de la teología musulmana posterior y no del
del Corán, tanto en el orden de las palabras
lenguaje propio del texto y de la cultura
como en las funciones morfosintácticas. He-
árabe del Corán, de las sociedades del siglo
mos seguido especialmente la claridad que
vil, mucho más sencillo.
Para conseguir estos objetivos, tuvimos 15
Sólo se realizaron índices del léxico y de la onomástica
que descartar otras opciones igualmente vá- coránicos, en su forma árabe transcrita, en su forma cata-
lanizada o en la forma que adopta el referente en esta len-
gua, como por ejemplo gin (pl. jan /g/wja/gins/junnuns);
b
Sobre las traducciones hispánicas del Corán remitimos al Issa / Fill de Maria / Ibnu Mariam / Issa-bnu-Mariam /
estudio 4 de l'Alcorà, p. 1.056-1.094. Jesús. Además de los índices de autores citados en la intro-
14
Vid. estudios clásicos sobre esta versión, por Marie ducción y en los estudios, de topónimos y de suras coránicas
Thérèse d'Alverny, «Deux traductions latines du Coran au (p. 1.249-1.272). Los índices fueron realizados con la ayuda
Moyen Age», Archives d'Histoire Doctrinale et Littéraire de la licenciada en árabe Immaculada Cerda.
16
du Moyen Age, XXII-XXIV (1947-1948), p. 69-131; y M. Es la opción que Salvador Peña y Ma José Hernández
T. d'Alverny - Georges Vajda, «Marc de Tolède, traducteur Guerrero consideran como la más indicada para la práctica
d'Ibn Tumart», Al-Andalus, n° 16 (1951), p. 99-140 y 259- de la traducción profesional; en su manual de Traducto-
307 y n° 17 (1952), p. 1-156. logía, Málaga, Universidad de Málaga, 1994, p. 36-37.

íieronymus |£oi»p(utensis| 11
HIERONYMUS. Núm. 11. Mikel DE EPALZA, FORCAD...
permite, en catalán, el orden de: 1) sujeto (a que más han influido en nuestra traducción
menudo explicitándolo, si no lo está más han sido la traducción francesa de Denise
que por la forma verbal, en árabe); 2) verbo Masson (1967)20 y las traducciones en len-
(expresando con más exactitud las formas guas románicas de los fragmentos del Corán
temporales con ciertos adverbios en catalán que se aducen en la introducción y en los
y manifestando los matices estativos propios estudios para cotejarlos con nuestra propia
de las lenguas semíticas y que exigen a ve- versión en catalán: castellanas de Cansinos,
ces una duplicación de las palabras verba- Cortés, Melara y Vernet, portuguesa de Ma-
les o de los adverbios que las acompañan); chado, italiana de Bausani y francesa de
3) complementos que desarrollan las diver- Masson y El Saleh. Los antecedentes histó-
sas circunstancias de la acción verbal, una ricos, influyan o no, en general, en las nue-
tras otra, estructurándolas con las preposi- vas que van apareciendo, incluida la cata-
ciones o adjetivos adecuados y especial- lana, son interesantes, porque forman parte
mente con una «arquitectura tipográfica» de del pasado cultural de los países de la pe-
puntuación.17 nínsula Ibérica y de las relaciones entre ei
Lo que se obtiene también, con esa forma cristianismo y el islam.
de traducir, es una mayor exactitud y clari- En el estudio 4 (p. 1.057-1.094) que
dad de la traducción. No se trata de una acompaña la traducción catalana del Corán
exactitud estilística ni morfosintáctica con se recogen los datos bibliográficos sobre las
respecto al texto coránico, pretendidamente traducciones a las lenguas de la península
atribuible al hecho de estar pegada a la Ibérica, con un esbozo de historia que va del
literalidad y a la traducción palabra por siglo XII al XX. Después de la edición de
palabra de su léxico, de su gramática y de 2001 se ha completado esta bibliografía con
su fraseología. Quiere ser, y creemos que lo algunas informaciones y correcciones nue-
logra generalmente, una versión o transmi- vas, que no repetiremos aquí.21 Pero, a la
sión mucho más exacta de lo que entende- espera de un estudio más general y en pro-
mos que dice y quiere decir el texto sagrado fundidad sobre esos datos,22 puede ser inte-
en árabe, para que lo comprenda en la ple- resante presentar en este apartado algo de
nitud de su expresión el lector en catalán, lo que significan esas traducciones para las
aunque sea con otro estilo equivalente y con relaciones culturales y religiosas entre el
un mayor número de palabras. islam y el cristianismo en las sociedades de

2. Antecedentes de traducciones del Orientalismo, exotismo y traducción, Cuenca, Ediciones de


Corán en equipo a las lenguas ibéricas la Universidad de Castilla-La Mancha, 2000, p. I81-190.
L'Alcorà de 2001 incluye un estudio que Para el ambiente cultural de los traductores de Toledo, véase
recoge, presenta y compara los antecedentes la reciente presentación general de José Sangrador Gil, «La
históricos de la traducción catalana, en las Escuela de Traductores de Toledo durante la Edad Media»,
en Miguel Hernando de Larramendi y Gonzalo Fernández
lenguas de la península Ibérica, desde las Parrilla (coords.), Pensamiento y circulación de las ideas en
latinas del siglo XII a las castellanas, catala- el Mediterráneo: el papel de la traducción, Cuenca, Edi-
nas y portuguesas del XX.18 En este aparta- ciones de la Universidad de Castilla-La Mancha, 1997, p.
do resumiremos la aportación de aquel es- 25-52.
tudio de casi 30 páginas.19 Los antecedentes 20
Sobre la importancia de esta obra en la génesis y
elaboración del proyecto de nuestra traducción, vid. Epalza,
«Alguns antecedents islamocristians de la primera traducció
' ' La expresión es nuestra. L'Alcorà, p, 1.180. completa de l'Alcorà al cátala (Barcelona 2001)», publicado
18
Estudio 4, «Traduccions hispaniques de l'Alcorà», p. en el número monográfico Homenatge a Miquel Batllori.
1.057-1.094. voi. 1, de la revista Randa, n° 48 (2002), p. 13-26.
19 "' Vid. J. P. Arias, op. cit., y Epalza, «Traducciones
Remitimos, por tanto, a esas páginas para todos los datos
eruditos, con los complementos añadidos por J. P. Arias, op. catalanas...». También, para la historia de las traducciones
cit., y Epalza, «Traducciones catalanas del Corán», en del Corán a otras lenguas, puede ser útil la introducción a la
Joseph Giralt (coord, y dir.), Joyas escritas. Los fondos obra bibliográfica de Ekmeleddin Ihsanoglu, «Introduction
bibliográficos árabes de Cataluña, Barcelona, Institut to the History of Translating the Meaning of the Holy
Europeu de la Mediterrània, 2002, p. 101-113 (versiones en Qur'an», en Ismet Binark y Halit Eren, World Bibliography
castellano, en catalán y en inglés) y «Seis nuevas tra- of Translations of the Meanings of the Holy Qur'an. Printed
ducciones españolas del Corán (1994-2002)», Revista del Translations. 1515-1980, Estambul, OIC Research Centre
instituto Egipcio de Estudios Islámicos, en prensa. Vid. for Islamic History, Art and Culture, 1406/1986, p. XI-
también e! panorama de traducciones españolas del Corán, XXXVI.
22
entre los siglos xv al xx, con bibliografía final, presentado En capítulos respectivos de Arias y Epalza, en libro en
por J. P. Arias, «Imágenes del texto sagrado», en Gonzalo preparación de J. P. Arias - M. de Epalza — J. Forcadell - J.
Fernández Parrilla y Manuel C. Feria García (coords.), M. Perujo, Traducir el Corán. Estudios.

12
HIERONYMUS. Núm. 11. Mikel DE EPALZA, FORCAD...
la Península y de Europa. Estas reflexiones peor conservadas, sólo fragmentariamente,25
permiten comprender mejor el marco de y la primera traducción impresa, en inglés,
nuestra labor de traducción. también fragmentaria, en 1515.26 Se puede
Las ya mencionadas traducciones latinas asentir con el juicio global de J. P. Arias pa-
de Toledo, del siglo xil, representan dos as- ra todos los siglos medievales, hasta el siglo
pectos culturales diferentes. La del británi- XIX: «A pesar de nuestro pasado islámico, o
co Robertus Ketenensis ¡Roberto of Keton, más bien a causa del mismo, el desinterés
de Retines o de Chester) con el balcánico por los estudios árabes e islámicos en Espa-
Hermannus Dalmata (Germán de Carintia), ña [...] el afán instigado desde las altas esfe-
de alrededor de 1143, se inserta en una ras políticas y religiosas por cortar todo lazo
multiforme curiosidad e interés europeo por que nos pudiera aproximar al enemigo
la ciencia árabe y, más aún, por un deseo muslime hizo que el estudio del islam se
de la cristiandad occidental por llevar la convirtiera en patrimonio oculto».27 Con to-
«guerra contra el infiel musulmán» (las cru- do, hay suficientes testimonios de que sobe-
zadas) al campo religioso y de polémica teo- ranos de la Corona de Castilla y de la de
lógica. Aunque este movimiento intelectual Aragón lo mandaron traducir a las lenguas
puede tener su origen ya en el siglo VIH y el romances y lo tenían en sus bibliotecas.28
llamado Renacimiento carolingio,23 tuvo un Pero es verdad que no había -ni podía ha-
auge particular en el siglo XI, con la acción ber, seguramente- un acceso general de la
intelectual y política de personajes como los gente culta a esas traducciones del libro sa-
papas benedictinos Silvestre II, Gregorio VII grado -y vetadísimo- de los musulmanes.
y Urbano II y con la traducción benedictina En el Renacimiento europeo (siglos xv-
encargada en Toledo por el abad Pedro de xvii) aparecen nuevas corrientes de conoci-
Cluny a un equipo europeo y en latín, tra- miento del Corán, que podríamos sintetizar
ducción que dominaría la visión medieval en tres fenómenos bien documentados:
sobre el Corán y el islam, gracias también a 1. Unas traducciones, conocidas por ma-
las traducciones medievales a otras lenguas, nuscritos generalmente bilingües y fragmen-
hasta su edición propiciada por Lu tero, a tarios -para uso litúrgico-, difundidos espe-
mediados del XVI. En cambio, la traducción cialmente por musulmanes de las socieda-
de Marcos de Toledo nace probablemente de des cristianas, entre sus correligionarios, los
un ambiente más minoritario, con otros mudejares y los moriscos.29
intereses intelectuales, que se podría rela-
2. Unas elites cristianas que quieren dis-
cionar con el poco conocido ambiente de mi-
poner de traducciones del Corán mejores
norías toledanas, especialmente de los cris-
que la toledana y se alian con musulmanes
tianos mozárabes de origen musulmán, es-
o ex-mulmanes para nuevas traducciones:
tudiados por María Jesús Rubiera.24
el cardenal Juan de Segovia e Ice de Gebir,
De la traducción latina del xil surgen, a el obispo Martín García y Juan Andrés de
partir del siglo xill, algunas traducciones a Xátiva.
las lenguas románicas (castellano, catalán, 3. Difusión de libros más accesibles gra-
portugués, francés...) mal documentadas y cias a la imprenta (en inglés, desde 1515;
del latín, desde 1543). Se amplía con la tra-
ducción directa del árabe al francés por el
:3
Sr. Du Ryer (1647) y de éste a otras len-
Vid., específicamente, Epalza, «Félix de Urgel: influen- guas, entre ellas el español.
cias islámicas encubiertas de judaismo y los mozárabes del
Esta última corriente -de traducción del
siglo VIII», en el monográfico Homenatge al Dr. Manuel Riu
i Riu, vol. 2, de la revista Acta Histórica et Archaeologica árabe al francés y de esta lengua al cas-
Medievalia. n° 22 (1999-2001), p. 31-66. tellano- es la que dominará a partir del siglo
:4
Vid. especialmente M. J. Rubiera Mata, «Los primeros XIX y hasta mediados del XX, al igual que las
moros convertidos o las primicias de la tolerancia», en traducciones al inglés y luego al castellano y
Louis Cardaillac (ed.), Toledo XII-XIII. Musulmanes, cris-
tianos y judíos: el saber y la tolerancia, Madrid, Alianza
25
Editorial, 1992, p. 109-117 (versión francesa, París. 1991, Vid. L'Alcorà, p. 1.060-1.064, y E. Ihsanoglu, op. cit., p.
102-111) y «Un insólito caso de conversas musulmanas al XXXIV-XXXVI.
26
cristianismo: las princesas toledanas del siglo xi», en Las Vid. I. Binark- H. Eren, op. cit., p. 152.
mujeres y el cristianismo medieval. Imágenes teóricas y *7 Arias, «Imágenes del texto sagrado», p. 182.
28
cauces de actuación religiosa, Madrid, Castalia, 1989, p. Algunas referencias recogidas en L'Alcorà, p . 1.062-
341-347. Vid. también estudio de Eva Lapiedra, «María Je- 1.064, y Epalza, «Traducciones catalanas...».
29
sús Rubiera y sus estudios sobre los mozárabes», Sharq Al- Vid. bibliografía d e investigadores c o m o Bernabé Pons.
Andalus, 10-11 (1993-1994), p. 177-185. López-Morillas, Vernet, Wiegers, en índices d e L'Alcorà.

9Ei'eronymus HIERONYMUS. Núm. 11. Mikel DE EPALZA, FORCAD... 13


al catalán hasta finales del xx, por múltiples lengua para temas religiosos que no pre-
razones que no se pueden estudiar en los sentase problemas de interferencias de sig-
límites de este apartado. Las traducciones nificado desde la omnipresente cultura y
directas del árabe al español o castella- teología cristiana. Las advertencias perma-
no -en América y en la península Ibérica-, nentes de Epalza nos ayudaron en gran me-
al portugués y al catalán empiezan a me- dida a mantener las distancias pertinentes
diados del siglo XX y siguen cada vez más para no desvirtuar los contenidos del Corán
numerosas, relativamente. Esta abundancia o para no simplificarlo y presentarlo como
relativa, aunque sea con una tirada y reedi- u n a simple variante de las otras religiones
ciones no siempre muy amplias, permite monoteístas del Oriente Próximo.
unos rápidos progresos de ofertas de estra- La traducción pretendía hacer accesible
tegias de traducción y de variedad de desti- el texto del Corán a todo tipo de lectores
natarios (público general, lectores eruditos y personas catalanohablantes sin conocimien-
universitarios, musulmanes hispanohablan- tos de árabe. Por esta razón teníamos que
tes, etc.). En este periodo y en esta situación buscar un modelo de lengua culta que fuese
sociocultural se inserta nuestra traducción accesible, fácilmente, a todos los ciudada-
al catalán y las más recientes traducciones nos de cierto nivel cultural interesados por
españolas ya mencionadas. 30 uno de los grandes libros sagrados de la hu-
manidad. Si hubiese llegado a la posteridad
la traducción encargada por el rey Pere el
3. El proyecto de traducción en equipo Cerimonós en el siglo XIV, probablemente el
texto estaría lleno de arabismos a causa del
3.1 El reto: cómo traducir contacto diario entre ambas lenguas en
un texto sagrado aquel momento y por el poso de arabismos
Para Perujo y Forcadell la traducción del en el catalán y, especialmente, en el catalán
Corán representaba u n reto de tipo lingüís- de Tortosa y Valencia, y en menor medida
tico, en primer lugar, y literario en un se- de Mallorca, variedades y territorios en los
gundo y definitivo momento. Los valencia- que el mayor contacto con los musulmanes
nos y la lengua catalana no disponemos de facilitó unos productivos préstamos lingüís-
traducciones medievales o de época moder- ticos y culturales.
na de los grandes textos sagrados; no tuvi- La realidad, no obstante, es que en nues-
mos la fortuna que tuvieron, por ejemplo, tra traducción hemos prescindido de viejos
los alemanes a partir de la traducción de la arabismos integrados desde antiguo en el
Biblia por Lutero en 1534. Entre los siglos catalán pero que ya no gozan de la vitalidad
XIII y XV se hicieron varias traducciones al y de la actualidad necesarias para recupe-
catalán a partir del occitano, del francés y rarlos en u n texto destinado al conjunto del
del latín, pero fueron quemadas en diversos dominio lingüístico, a no ser que hubiése-
actos de fe en tiempos de Jaume I (1233) o mos optado por u n a traducción arcaizante o
en 1498. De la traducción al catalán de para lingüistas, con el riesgo de dificultar la
principios del siglo XV, obra de Bonifaci receptividad de nuestra versión y de des-
Ferrer, hermano de san Vicent Ferrer, que viarnos del objetivo de preparar u n a edición
fue impresa en Valencia en 1478, sólo se destinada al público lector general.
libró de la hoguera de la Inquisición una En algunos casos hemos optado por tra-
página, el colofón. ducir el término árabe para recoger mejor el
Sí que disponemos de vidas de san- sentido o sentidos del concepto. Esta opción
tos, de la vida de Cristo y de otras muchas era nuestra manera de resolver posibles
narraciones piadosas. Los referentes más confusiones surgidas por la utilización
inmediatos son las traducciones modernas tradicional o en los medios de comunicación
de la Biblia o de los Evangelios desde el si- de unos términos complejos con u n signifi-
glo XIX y las lecturas de los libros de la Bi- cado reduccionista o simplificador de los di-
blia en castellano a partir del Concilio Vati- versos contenidos que tienen en árabe. Se-
cano II. De la tradición literaria del catalán, ría el caso de la expresión «fi sabili l-lah»,
más allá de las geniales obras de Ramon utilizada habitualmente como sinónimo de
Llull, no podíamos obtener un modelo de «guerra santa», 31 mientras que en nuestra
traducción hemos optado por darle el

50
Vid. «Seis nuevas traducciones españolas del Corán
31
(1994-2002)». Vid. estudio 2 de L'Alcorà., p. 1.042.

14
HIERONYMUS. Núm. 11. Mikel DE EPALZA, FORCAD...
sentido que corresponde a cada contexto a mantenido el nombre árabe Issa bnu-
partir del significado principal 'en el camí de Màriam (Jesús, hijo de María). Un caso se-
Déu'. mejante sería el de Maria/Màriam, mujer
A pesar de todo, hemos decido adaptar e virtuosa madre del profeta Jesús/Issa. En el
introducir en el texto meta algunos arabis- mismo sentido, hemos optado por dar pree-
mos nuevos, o no consolidados, que en las minencia a las formas árabes, aunque entre
otras lenguas románicas ya habían sido corchetes se recoja el equivalente judeocris-
aceptados y que convenía adaptar al catalán tiano o una breve explicación: Adam (Adán),
porque son conceptos específicos del Corán Ismail (Ismael), Mussa (Moisés), Nuh (Noé),
y del mundo islámico. En este sentido, en Ibrahim (Abraham), Gibril (el ángel Gabriel),
unos casos hemos integrado plenamente al- etc.
gunos arabismos hasta ahora poco docu-
mentados o desconocidos en catalán, como 3.2 Del texto inicial de Epalza al texto
sura, aleia, sala (plural salauat, 'oraciones corregido en catalán
obligatorias'), zakà ('limosna purificadora'). Desde las primeras suras escogidas para
Mantenemos también algunos arabismos traducir ya fijamos una metodología para la
sin adaptar, y por tanto en cursiva, como elaboración de nuestra versión. En primer
aia/aiat (plural), gin/junnuns ('genios', ara- lugar, Epalza elaboraba un texto inicial en
bismo con marca de plural); Ax-Xaitan (Sa- catalán, traducción de todos los conceptos o
tanás), nombre propio, pero xaiatins, el co- sentidos del texto árabe y con una forma
lectivo; hanif ('monoteísta'), haj ('peregri- bastante definida de presentación. Perujo y
nación'), entre otros, recogidos en el índice Forcadell, por separado, hacían una lectura
de léxico y onomástica árabes de nuestra reposada del texto facilitado por Epalza y, a
traducción. menudo, lo comparaban con otras versiones
Del mismo modo, en la traducción y en en castellano33 para comprobar que no hu-
los estudios, hemos optado por aquellos pa- biese saltos de aleia y, sobre todo, para en-
tronímicos, substantivos y otros adjetivos tender algunos conceptos o expresiones que
más próximos a las formas árabes que en en el texto inicial de Epalza pudiesen que-
catalán convivían o eran aceptados como dar confusos por la redacción o causa de la
segundas acepciones, en contraposición a disposición formal. A menudo el texto no se
las formas también tradicionales o introdu- entendía en una primera lectura o bien,
cidas a través del francés, el castellano o pendientes de la comprensión, nos olvidába-
de otras lenguas interpuestas (sufijos -ita o mos de la redacción, de los anacolutos, del
-ida). Así, por ejemplo, hemos preferido las hipérbaton exagerado para mantener el rit-
soluciones del tipo xií, marroquí, marroquina mo o de las habituales interferencias del
o saudí, en vez de xiíta, Saudita, etc. 32 francés y de castellano en el texto de Epalza.
Un tratamiento diferente hemos dado a Interferencias que con el trabajo y el paso
los nombres propios. A menudo coinciden del tiempo fueron reduciéndose considera-
con los nombres de la Biblia judía o cristia- blemente.
na, pero estos personajes casi nunca tienen En una segunda fase, Perujo y Forcadell
el mismo significado religioso que para los intercambiaban las correcciones y observa-
cristianos europeos. Abraham sería una de ciones sobre el texto inicial. En unos pocos
las pocas excepciones. Faraón en el Corán casos se advirtió en esta fase que faltaba
es un personaje, una especie de gobernador alguna aleia o versículo por traducir. A con-
de Egipto en tiempo de Putifar y José tinuación, en la reunión periódica conjunta
(Iússuf), pero Faraón/Firawn no es utilizado con Epalza se le planteaban las dudas de
como el nombre común faraón; Jesús es un sentido o de redacción detectadas. Era el
profeta especial, pero no tiene la misma momento para comenzar a afinar la expre-
consideración que el Jesús Cristo para los sión, el ritmo y el léxico más adecuados a
cristianos, o para los judíos, por eso hemos los objetivos y destinatarios de la traducción
una vez comprendido el texto y la justifi-
J
cación de Epalza a las dudas y preguntas de
~ Hemos seguido, en buena medida, las recomendaciones Perujo y Forcadell. Decidíamos también
del Institut d'Estudis Catalans sobre la transcripción de ara-
bismos y plurales de los nombres de origen árabe. Vid.
«Proposició sobre eis sistemes de transliteració i transcrip-
ció deis mots àrabs en cátala», en Documents de la Secció ' Nos han sido muy útiles la traducción de Cortés sobre
Filológica /, Barcelona, Institut d'Estudis Catalans, 1990, p. todo y, por la abundancia de explicaciones, a pesar de su an-
141-158. tigüedad, una reimpresión con un prólogo de V. Tariqa.

lieronymus |£omplutens¡s| HIERONYMUS. Núm. 11. Mikel DE EPALZA, FORCAD... 15


entonces el tratamiento de los arabismos, el favor del cristianismo, intentó escribir algu-
mantenimiento de la forma árabe de los nas obras en catalán que pudiesen superar
nombres propios y la inclusión de breves la belleza literaria del libro sagrado de los
explicaciones entre corchetes (amplificacio- musulmanes. Siglos más tarde, Epalza ha
nes o explicitaciones) cuando se considera- vuelto a aceptar el reto, consciente, como
ba imprescindible o conveniente. Llull, del peligro que representa imitar el
Perujo y Forcadell reescribían el texto ini- mensaje divino revelado al profeta Mahoma.
cial con las aportaciones fruto de esta pri- Los no musulmanes podemos aceptar o
mera revisión, a la espera de acabar de revi- no el precepto de la inimitabilidad del Co-
sar todas las suras, la introducción, los es- rán, pero no podemos dejar de reconocer
tudios, los índices y la bibliografía. Una vez que se trata de un texto difícil de imitar y,
revisados todos los textos teníamos argu- por lo tanto, de muy complicada traducción,
mentos para adoptar unos criterios defini- al menos a una lengua románica como el
tivos para la disposición formal, para la catalán. Más allá de la dificultad de trasla-
adaptación de determinados arabismos, pa- dar, y además sin cristianizarlos, los conte-
ra el mantenimiento de otros arabismos sin nidos (especialmente los de temática religio-
adaptar y para la utilización de los nombres sa) de una lengua tan alejada del catalán
propios árabes y la explicación entre corche- como el árabe de la época del profeta, más
tes de los equivalentes bíblicos. En el caso allá aún de la complicación de conseguir un
de las abundantes fórmulas o expresiones estilo literario que pueda imitar -en la bús-
que se repiten a menudo idénticas o con li- queda de una equivalencia aceptable- la
geras variaciones, optamos por mantener bella prosa rimada del original, hay que
unas pocas con la misma redacción, pero en contar, especialmente, con la dificultad de
otros casos decidimos optar por ligeras mo- hacer llegar al lector catalán actual los sím-
dificaciones en función de los sentidos del bolos y las connotaciones que acompañan el
contexto, de la musicalidad, etc. mensaje de Alá. A Epalza corresponde el
Posteriormente hicimos, todavía, dos lec- mérito de haber elaborado la primera tra-
turas, o más, para detectar errores de todo ducción catalana completa de este libro sa-
tipo (incoherencias de criterios adoptados, grado, hecha directamente a partir del árabe
errores ortográficos, sintácticos o de signifi- y no a partir de una lengua intermedia; a
cado) que se nos habían pasado por alto. Josep Forcadell y a Joan M. Perujo, la satis-
Con motivo de la preparación de la tercera facción por la oportunidad de haberle acom-
edición hemos hecho una nueva relectura, pañado en esta peregrinación por uno de los
que nos ha servido para introducir pe- libros más importantes de toda la historia
queños cambios y corregir incoherencias y de la humanidad. Sin duda, esta traducción
lapsus. La traducción del Corán ha sido un era una asignatura pendiente en el ámbito
aprendizaje para el equipo, en todos los sen- de la cultura catalana ya desde el viejo pro-
tidos. yecto del rey Pere el Cerimoniós. Gracias a
la labor de Epalza, este libro universal pasa
a enriquecer ahora la historia literaria y lin-
3.3 Aprendizaje en los mecanismos de
güística de la lengua catalana. Y esto ha si-
traducción de un texto sagrado
do posible por el hecho de aprovechar, una
En traductología se entiende la traduc-
vez más, el maravilloso vehículo de la tra-
ción como una oferta informativa que imita
ducción.
otra oferta informativa previa. Según esto,
intentar traducir un libro que se presenta Para Joan M. Perujo, como colaborador
como inimitable por definición podría pare- de la traducción, el proyecto ha sido suma-
cer, de buenas a primeras, una osadía. En mente gratificante, muy especialmente te-
este sentido, el primer osado que acometió niendo en cuenta la novedad de la expe-
tal intento fue Ramon Llull. El beato mallor- riencia, vivida entre la expectación de ver
quín conocía perfectamente la milagrosa cómo nos era revelado el mensaje de Alá,
inimitabilidad que los musulmanes (los no a través de Mahoma, sino a través de
«sarraïns», como él los llamaba) atribuyen al Epalza, gran intérprete del texto árabe, con-
Corán, «car l'Alcorá és tan bell dictât que dición, por otro lado, indispensable para
no-1 poria fer null hom semblant d'ell», tal poder traducirlo con un mínimo de fidelidad
como comenta en uno de sus numerosos y rigor. Como colaboradores, nuestra apor-
prólogos. Él nunca llegó a traducir el Corán, tación se ha centrado en el trabajo de aseso-
pero con la intención de ganar la partida a ramiento destinado a buscar un modelo de

16
HIERONYMUS. Núm. 11. Mikel DE EPALZA, FORCAD...
lengua claro y comprensible, estilísticamen- resultante. Esta tarea recaía, pues, en los
te elegante al mismo tiempo, pero sin la ar- dos colaboradores. Ellos se encargaban de
tificiosidad retórica que pudiese enturbiar la intentar entender y pulir, en un primer mo-
comprensión. mento de forma general, el primer borrador
Como ya se ha dicho, desde la perspec- que elaboraba Epalza (ya en catalán, por
tiva académica, este libro es mucho más supuesto). Esta primera versión, corregida
que una traducción. Los cinco estudios que de forma general (cuestiones ortográficas o
lo acompañan y, especialmente, las estrate- de normativa lingüística) servía de texto ba-
gias que ha utilizado Epalza en la traduc- se para las siguientes sesiones de trabajo,
ción {explicadas en el quinto estudio) lo durante las cuales eran comentados y expli-
convierten en un instrumento útilísimo para cados por Epalza los contenidos de cada
la traductología, como guía de futuras tra- sura y se debatían en equipo diversas solu-
ducciones (al catalán o a otras lenguas) y ciones de traducción que pudiesen contri-
también como herramienta de estudio para buir a hacer más comprensible el texto, a
los estudiantes de traducción. Quizás cabría embellecerlo literariamente o a conseguir
añadir ahora que explicar el método de tra- obtener una expresión genuina y natural en
bajo seguido por el equipo de tres personas catalán.
que ha participado en el proyecto podría ser El método de traducción seguido por
instructivo, según nuestro criterio, desde el Epalza recoge, mutatis mutandis, el espíritu
plano teórico (para los traductólogos), histó- de las palabras del filósofo y talmudista he-
rico (para una posible historia de la tra- breo Maimónides, que en el s. xil estableció
ducción) e incluso práctico, puesto que con- de manera bastante clara los postulados
sideramos -y así lo han considerado tam- que deberían guiar, y además desde la pers-
bién otras personas que nos han planteado pectiva de las lenguas semíticas, una buena
la cuestión- que el método del trabajo en traducción. Unos postulados -citados con
equipo (en un equipo integrado por parti- bastante frecuencia en la reflexión traduc-
cipantes expertos en varios campos o espe- tológica actual- que continúan vigentes to-
cialidades) puede ser adecuado para futuras davía y que merece la pena recordar:
traducciones del Corán.
Aquel que pretenda traducir de una len-
3.4 El proceso de revisión: la búsqueda gua a otra y se proponga traducir siem-
de un estilo adecuado pre una palabra dada únicamente por otra
que le corresponda, guardando el orden
El método de trabajo propuesto por de ios textos y el de los términos, tendrá
Epalza (sesiones de explicación de los conte- que esforzarse mucho para finalmente
nidos de cada sura) contribuía sobremanera conseguir una traducción incierta y
a hacer más completa la labor de interpre- confusa. Este método no es correcto. El
tación (en el sentido de comprensión y asi- traductor debe, sobre todo, aclarar el de-
milación de los contenidos) que supone toda sarrollo del pensamiento, después escri-
traducción, desde el momento en el que al birlo, comentarlo y explicarlo de modo
que el mismo pensamiento sea claro y
esfuerzo interpretativo que implicaba la ela- comprensible en la otra lengua. Y esto
boración de su primer borrador de traduc- sólo se puede conseguir cambiando a ve-
ción se sumaba un segundo proceso expli- ces todo lo que precede y le sigue, tra-
cativo (en varias sesiones) destinado a hacer duciendo un solo término por más pa-
comprensible, para unos destinatarios aje- labras y varias palabras por una sola, de-
nos a la lengua y a los contenidos de la cul- jando aparte algunas expresiones y jun-
tura árabe (los dos colaboradores), el men- tando otras, hasta que el desarrollo del
pensamiento esté perfectamente claro y
saje que, a su vez, durante el proceso de ordenado y la misma expresión se haga
revisión y mejora de los sucesivos borrado- comprensible, como si fuera típica de la
res, los dos colaboradores habían de inten- lengua a la que se traduce.34
tar que fuese más fácil de entender para el
destinatario catalanohablante.
Precisamente, las sesiones de trabajo
El hecho de contar con dos colaboradores mantenidas por este equipo iban orientadas,
expertos en lengua catalana permitía que
Epalza se centrase en los mecanismos real-
mente importantes en el proceso de traduc- j4
Citamos la traducción de Miguel Ángel Vega, publicada
ción, sin preocuparse por cuestiones meno- en su antología , Textos clásicos de teoría de la traducción,
res como la corrección lingüística del texto Madrid, Cátedra, 1994, p. 87.

jl)ieronymus JQomplutensisJ HIERONYMUS. Núm. 11. Mikel DE EPALZA, FORCAD...


en primer lugar, a «aclarar el desarrollo del conoce, en general, la mayoría de cultemas
pensamiento». Los dos colaboradores eran de la cultura islámica. La finalidad que rige
los primeros que necesitaban la aclaración y este encargo de traducción respondería,
también los primeros que detectaban, en los pues, al objetivo de hacer llegar al lector del
borradores, puntos confusos o poco claros, ámbito catalán, de la forma más compren-
es decir, expresiones e ideas que había que sible posible, en un modelo de lengua claro
explicar de manera más comprensible para y actual (sin arcaísmos, filigranas retóricas
el nuevo destinatario, de forma que «el mis- ni excesos literarios),36 los contenidos del
mo pensamiento» fuese perfectamente «claro mensaje coránico.
y comprensible en la otra lengua». Respecto El efecto de la traducción, sin embargo,
de los cambios operados en la traducción, había de ser distinto a la fuerza. Inútil hu-
basta decir que las trasposiciones, explicita- biese sido intentar que los lectores catala-
ciones (en el texto y no en notas a pie de nes pudiesen recibir el Corán igual que los
página), amplificaciones y otros procedi- musulmanes arabófonos, pero por lo menos
mientos técnicos de traducción oblicua ha- había que procurar conservar el efecto de
rían prácticamente imposible un cotejo con texto literariamente bello, escrito para la
el original como el que se podría esperar en reflexión y la meditación, y con un gran
una traducción más literalista. Considera- componente de oralidad. «El traductor debe
mos que romper con la idea de sacralidad a buscar la equivalencia en vez de la iden-
la letra35 que ha guiado muchas de las tra- tidad», advierten Nida y Taber.37 En el caso
ducciones del Corán a otras lenguas y del Corán, además, el precepto de la inimi-
actuar con plena libertad -en realidad la tabilidad convierte la identidad en empresa
libertad de la que dispone todo traductor- imposible, desde el momento en el que se
«hasta que el desarrollo del pensamiento» considera que el único texto sagrado es el
estuviese «perfectamente claro y ordenado y original árabe, que no puede ser traducido,
la misma expresión» se hiciese «compren- sino comentado o explicado.38
sible, como si fuera típica de la lengua a la
Para poder llevar a la práctica todos estos
que se traduce» ha constituido, precisa-
ideales, Epalza ha aplicado la máxima tra-
mente, la aportación de esta traducción
ductológica que propugna que en traducción
más destacada y de la cual nos sentimos
el fin, la finalidad (skopós), justifica los
más orgullosos.
medios y, por lo tanto, el traductor tiene
Afortunadamente, Epalza ha sido cons- tanta libertad como sea necesaria para tras-
ciente en todo momento de los peligros que ladar el contenido del texto original a los
entraña la traducción literal, operación, por destinatarios de la traducción, de lengua y
otro lado, prácticamente imposible cuando cultura diferentes.39 En este sentido, la
se trata de verter una obra árabe a una len-
gua románica. Sería inútil, pues, buscar la j6
En este mismo sentido, recordemos de nuevo las palabras
literalidad a partir del cotejo del texto cata- de Nida y Taber: «Además de inducir a error, una
lán con el original árabe. Epalza ha tenido traducción puede ser tan pesada estilísticamente que resuite
siempre presente que, como traductor, tenía incomprensible», ibid., p. 17.
que trabajar al servicio del destinatario 37
modelo de esta traducción: un lector catalán Ibid., p. 29.
que no sabe árabe y que seguramente no jS
Como comenta J. P. Arias, «el Corán es inimitable e intra-
ducibie, y la lengua árabe la lengua más excelsa por ser la
"° Hace años que dos expertos en la traducción bíblica elegida por Dios para transmitir su mensaje. De ahí el de-
(Eugene A. "Nida y Charles R. Taber) advirtieron del peligro sinterés teórico en el islam por la reflexión traductológica,
que supone sacralizar la lengua de partida: «Por tanto, si los en general, y por los problemas de la traducción del texto
traductores quieren conseguir unos textos que produzcan en coránico, en particular. Las traducciones que desde la apa-
sus lectores una respuesta equivalente a la que produjeron rición del islam y hasta nuestros días se han llevado a cabo
los originales, necesitan cambiar sus puntos de vista sobre no son tenidas como tales sino como simples comentarios a
las lenguas con que trabajan. Esto exige, por una parte, dejar los significados contenidos en el mismo», «Traductor, con-
de poner las lenguas originales en un pedestal teológico y de feso y mártir: ocho versiones del Corán en español», en
doblegarse ante ellas con una sumisión ciega; por otra, Esther Morillas y Juan Pablo Arias (eds.), El papel del tra-
revisar a fondo la postura ante la lengua receptora, incluso ductor, Salamanca, Ediciones Colegio de España, 1997. p.
cuando se trata de la lengua materna del mismo traductor», 373. Vid. también el estudio 3 de nuestra traducción (p.
La traducción: teoría y práctica, versión española y adap- 1.047-1.056), ya citado.
tación de A. de la Fuente, Madrid, Ediciones Cristiandad,
1986, p. 18. j9
Sobre los postulados de la teoría funcional, sin duda
ampliamente conocidos por los lectores de esta revista.

HIERONYMUS. Núm. 11. Mikel DE EPALZA, FORCAD...


traducción se convierte también en un obje- del texto. El lector catalán, ante esta es-
to digno de estudio para los especialistas en pecial jerarquización gráfica de la infor-
traductología. Sería de gran utilidad, por mación que ofrece la versión catalana, re-
ejemplo, analizar de qué modo ha sido cibirá de entrada la sensación que tiene
explotado al máximo el procedimiento técni- ante cualquier texto poético: un texto, por
co de la explicitación, con el objeto de recu- tanto, destinado a la lectura pausada y
perar en el texto, y no mediante el molesto reflexiva, meditativa, íntima. De manera que
sistema de notas a pie de página,? los el efecto de solemnidad que provoca ei
significados, los múltiples significados, del original queda recuperado y compensado en
original árabe. Por otra parte, numerosos parte en la traducción.
contenidos del original (no necesariamente Epalza cuenta con la ventaja de ser pluri-
religiosos, sino también culturales en el lingüe, ahora bien, su conocimiento de va-
sentido genérico), tan sólo conocidos por los rias lenguas (francés, castellano, catalán,
destinatarios de cultura islámica, hubiesen italiano, inglés...), junto con diversos facto-
desaparecido en el nebuloso camino de la res de índole histórica y sociolingüística que
traducción. Recordemos que una lengua es han constituido el proceso de normalización
también una forma de estructurar la rea- del catalán provocan también que los fenó-
lidad y de ver el mundo y, desde este punto menos de interferencia lingüística sean rela-
de vista, abundan las diferencias entre la tivamente abundantes cuando se expresa en
lengua árabe del s. vil y el catalán actual. esta lengua, que ha aprendido de forma casi
Un ejemplo: ¿cómo podría entender un autodidacta. En general, en la expresión
lector catalán la expresión «bufar sobre eis espontánea de los catalanohablantes es es-
nues» (literalmente «soplar sobre los nu- pecialmente significativa la interferencia de
dos») si no se le explica que los musulmanes la lengua vecina.40 Los distintos borradores
conjuran el mal de esta manera, igual que de esta traducción no han sido ajenos a esta
los catalanohablantes «toquem ferro» para influencia y ello no porque la traducción de
conjurar la mala suerte o los castellanoha- Epalza haya pasado por una traducción in-
blantes tocan madera? termedia al castellano o a otra lengua, sino
Sin duda alguna el lector catalán no porque en su expresión habitual en catalán,
recibirá este texto con la misma disposición como suele ser normal en los usuarios de
con la que los musulmanes veneran el texto esta lengua, hay un influjo importante del
revelado por Alá. El efecto de la traducción, castellano (lengua dominante) sobre la len-
repetimos, tenía que ser necesariamente di- gua minorizada.
ferente. Ellos siempre considerarán que el Ahora bien, como hemos dicho, los dos
Corán es un libro sagrado que los acom- colaboradores eran los encargados de solu-
pañará a lo largo de sus vidas, lo escu- cionar las cuestiones de ortografía, apostro-
charán recitar y lo aprenderán de memoria, fación o las interferencias en aspectos como
en las escuelas, en las mezquitas y en la el vocalismo, la morfología verbal o la morfo-
intimidad de sus alcobas. El lector catalán, sintaxis. Y también otros aspectos más com-
en cambio, se acercará a esta lectura movi- plejos como interferencias en el género o el
do por otro interés o por otra curiosidad al número gramatical, en el uso de los pro-
menos. Para compensar, aunque sea en nombres, cambios de preposiciones, etc.
parte, esta pérdida inevitable, Epalza ha Más complejo resultaba buscar la solución
aprovechado también otro recurso segura- adecuada a determinadas locuciones, colo-
mente más innovador: la disposición gráfica caciones y frases hechas. Por ejemplo, du-
rante el proceso de revisión la locución «per
mor de» se convertía en «per rao de» y la
remitimos a Katharina Reiss y Hans J. Vermeer, Funda- expresión «eis ulls oberts de par en par»
mentos para tina teoría funcional de ¡a traducción, trad, de pasaba a «eis ulls oberts com taronges»
Sandra García Reina y Celia Martín de León, Madrid, Akal, (Q.70: 36), según la formulación genuina en
1996: orig. Grundlegung einer allgemeine Translations- catalán.
theorie, Max Niemeyer Verlag GmbH & Co., K.G. Tü-
bingen, 1991 (T ed.). Y de forma más sintética, K. Reiss,
«Teorías de la traducción y su relevancia para la práctica»,
Sendebar, n° 3 (1992), p. 25-37; Christiane Nord, «Tradu-
ciendo funciones», en Amparo Hurtado Albir (ed.), Estudis 40
Vid. una visión general sobre este aspecto en Lluís
sobre la traducció, Castelló de la Plana, Publicacions de la Payrató, La interferencia lingüística. Comentaris i exemples
Universität Jaume I, 1994, p. 97-112. català-castellà, Barcelona, Curial-PAM, 1985.

ïi:[ticronymus toroplutensSs] HIERONYMUS. Núm. 11. Mikel DE EPALZA, FORCAD... 19


En el terreno del léxico también eran Sin duda, un método de trabajo en el que
abundantes las interferencias: fallo por no hubiese habido interrelación entre tra-
error, porvindre por futur o destí, adiví por ductor y colaboradores (como implica la pro-
endeví, barco por vaixell, cobre por coure, els puesta inicial de la editorial Proa de pro-
demés por eis altres / la resta, empenyats porcionar un corrector que revisase el texto
por capficats, derramar por vessar, falles (de al final del proceso) habría dado corno re-
texto) por fulls, etc. No eran extraños tam- sultado un texto de menor calidad lin-
poco los falsos amigos, del castellano e in- güística y literaria. Veámoslo con un ejem-
cluso del francés, como el uso del verbo de- plo. En la versión preliminar de la sura 13
mandar o demanar ('pedir' en catalán) utili- («El Trono»), el borrador previo de Epalza
zado en el sentido de 'preguntar' por in- rezaba: «Al-lá, Déu, va posar alts els eels, /
fluencia del fr. demander o la curiosa crea- sense pilars que pugueu veure. / I, després,
ción de un verbo *envolupar por influen- Ell es va instal-lar sobre el Seu tro» (Q.13:
cia del francés développer, en vez del equi- 2). En estos versículos, la interferencia de la
valente catalán [desenvolupar] o de un palabra castellana trueno y el fenómeno de
*guidar, del francés guider, en vez del ca- la hipercorrección, tan habitual en una len-
talán guiar. gua minorizada como el catalán, debieron
Otro aspecto que teníamos que tener en de influir en la confusión producida entre
cuenta era que las opciones lingüísticas los términos catalanes tro ('trueno') y tron
usadas en esta versión catalana se ajusta- ('trono'), que es el que corresponde al título
sen, en cuanto a la adecuación, a la varie- de esta sura y a la designación de Alá como
dad de catalán exigida en el encargo. Con- Señor del Trono. Afortunadamente, las se-
viene explicar aquí que en catalán se uti- siones de trabajo destinadas a revisar los
lizan habitualmente dos grandes modelos de borradores previos y a comentar los conte-
lengua estándar: el que corresponde al ca- nidos de cada sura hicieron posible corregir
talán de la zona este de Cataluña y a las Ba- este lapsus y otros muchos semejantes,
leares (catalán oriental) y el que correspon- difíciles de detectar en una simple correc-
de a la Comunidad Valenciana, Andorra y a ción de original previa al proceso de
la zona oeste de Cataluña (catalán occiden- impresión.
tal). Así, es relativamente frecuente encon- El hecho es que a veces se acumulaban
trar traducciones distintas de un mismo en pocas líneas varios fenómenos de inter-
texto según la variedad de catalán utilizada ferencia que complicaban la comprensión
por el público destinatario al que van di- del texto y, en consecuencia, la labor de
rigidas.41 De forma general, en la varie- revisión. Sirvan como muestra del tipo de
dad estándar las diferencias se reducen cambios operados durante el proceso la
a determinadas preferencias léxicas (mi- comparación de dos versiones diferentes de
rall/ espül), algunos dobletes en infinitivos un fragmento de la sura 10. El primer
{néixerI nàixer, treure/traure) o unas po- borrador de Epalza ofrecía el siguiente texto:
cas discrepancias en la morfología verbal
(sigui/ siga, constitueixi/ constituïsca), etc.42 Aquesta vida, la terrenal, és com l'exemple de l'aigua,
que nos hem fet baixar dels eels.
Amb aquesta aigua totes les plantes sobre la terra
41
Disponemos, por ejemplo, de dos traducciones de la Bi- es posen grosses i van creixent,
i d'elles menjen eis homes tots i tot el remat.
blia interconfesional, una primera al catalán oriental (Asso-
I quan la terra está molt bella i adornada,
ciació Bíblica de Catalunya - Editorial Claret - Societats
i quan es pensa tota la gent queja la teñen dominada,
Bibliques Unides, Barcelona, 1993) y otra, algo posterior, al arriba a ella el nostre ordre, siga de nit, siga de dia,
catalán occidental (Castellón, Editorial Sao - ABC - So- i la deixem tota pelada, com si estigués tota segada,
cietats Bibliques Unides, 1996). El procedimiento es habi- i com si ahir no hagués estât rica i florent.
tual en el mercado editorial e incluso en el ámbito tele-
visivo, ya que numerosas series de televisión son dobladas
al catalán oriental para la TV3 o al catalán occidental necesidad de elaborar un texto meta marcado por la va-
(valenciano) si van destinadas al Canal 9 o a Punt 2. riación lingüística a partir de un original en el que este as-
pecto era tan sólo latente. Es la situación que Perujo planteó
42
Esta situación provoca curiosas realidades en el ámbito de en «L'adaptació a la realitat sociolingüística de la llengua
la traducción profesional, como el hecho de hallar profe- meta com a estrategia de traducció», comunicación presen-
sionales que se ganan la vida practicando la modalidad de tada al V Congrès Internacional de Traducció. Intercul-
traducción intralingüística (traducen al catalán occidental turalitat i traducció: les llengües menys traduïdes (Bella-
textos escritos en catalán oriental o viceversa), especial- terra, Universität Autónoma de Barcelona, 29-31 de octubre
mente en la traducción de manuales escolares y libros in- de 2001), en prensa.
fantiles. E incluso en el ámbito de la traductología, como la

20 HIERONYMUS. Núm. 11. Mikel DE EPALZA, FORCAD...


D'aquesta forma nos expliquen! nostres miracles i textos sants, destinadas a solucionar la extrañeza que
signes divins, per tots els homes qui reflexionen. creaban determinadas expresiones (como al-
Déu ha invitât a qui ell vol a la mansió de la seva pau
i dirigeix a qui ell vol pel camí recte.
gunas construcciones en pasiva refleja) y,
Pels qui han fet sempre obres bones, sobre todo, a buscar una expresión, des-
els donará sempre el millor i abundancia sempre afegida. pués de haber entendido el sentido gracias a
Mai estarán cuberts llurs rostres las explicaciones de Epalza, más adecuada
per l'ombre obscura, humiliant, vil, de la polsa. desde el punto de vista de la comprensión
Aquests serán Companys del cel,
i en el jardí paradisiac ells viuran sempre, eternament.
(para el lector catalán) y de la naturalidad y
Pels qui han fet sempre, amb intenció, coses dolentes, la riqueza expresiva. En otros casos los
serán premiats amb un gran càstig cambios eran simplemente estilísticos, para
corresponent a llur maldat. intentar lograr una formulación más acorde
Eis cobrirà la humiliació i no tindran cap protector con el ritmo o la musicalidad de la frase o
qui els defensi contra Al-là, Déu. más elegante literariamente. A esta inten-
Es com si hi hagués un troc de nit, que els cobreixi tota la cara.
Aquests seran Companys del foc, ción responde, por ejemplo, el cambio de
i en eix infem ells viuran sempre, eternament. (Q.10: 24-27) «les plantes sobre la terra es posen grosses i
van creixent» por «les plantes sobre la terra
Corno hemos dicho, la primera revisión ufanegen i van creixent», y también los
era realizada de forma individual por cada cambios de adornada por engalanada o
uno de los dos colaboradores. En esta pri- florent por esponerosa. Después de todas las
mera corrección se eliminaban los errores modificaciones realizadas en las distintas
de ortografía o los pequeños lapsus meca- sesiones de trabajo en equipo, estos versí-
nografieos: estarán por estaran (acentua- culos quedaban del siguiente modo en la
ción), menjen por mengen (consonantismo), versión publicada en 2001:
remat por ramat o cuberts por coberts (voca-
lismo), etc. Tampoco era demasiado compli- Aquesta vida, la terrenal, és com l'exemple de l'aigua,
cado solucionar los problemas de interfe- que Nos hem fet baixar dels eels.
Amb aquesta aigua totes les plantes sobre la terra
rencia en la morfosintaxis: en el género gra- ufanegen i van creixent,
matical (el nostre ordre por la nostra ordre), i d'aquestes mengen els homes tots i tots els ramats.
en los posesivos (nostres por eis nostres), I quan la terra esta molt bella i engalanada,
en el relativo (qui reflexionen por que re- i quan es pensa tota la gent queja la teñen dominada,
flexionen), en el uso de determinadas pre- hi arriba la Nostra ordre, sigui de nit, sigui de dia.
i la deixem tota pelada, com si estigués tota segada.
posiciones (per tots els homes por per a tots i com si ahir no hagués estât rica i esponerosa.
els homes), etc. Se eliminaban del texto D'aquesta forma Nos expliquen! eis Nostres miracles i textos sants,
determinadas soluciones lingüísticas que, signes divins, per a tots els homes que reflexionen!
aunque se ajustan perfectamente a la nor- Déu invita a qui Ell vol a la mansió de la Seva pau
mativa lingüística, se asocian a un modelo i dirigeix a qui Ell vol pel camí recte!
Als qui han fet sempre obres bones,
de lengua estilísticamente más alejado del els donara sempre el millor i abundancia sempre afegida.
usual en la variedad estándar e incluso con- Mai estaran coberts els seus rostres
siderado arcaizante: la forma de posesivo per l'ombra obscura, humiliant, vil, de la pols.
llur fue sustutuida por la más habitual (llurs Aquests seran Companys del cel,
i en el jardí paradisiac ells viuran sempre, eternament.
rostres > els seus rostres, llur maldat > la
Eis qui han fet sempre, amb intenció, coses dolentes,
seva maldat). Se ajustaban también las op- seran premiats amb un gran càstig
ciones lingüísticas que, a pesar de ser corresponent a la seva maldat.
correctas, no son propias de la variedad de Eis cobrirà la humiliació i no tindran cap protector
catalán oriental seleccionada para la tra- qui els defensi contra Al-la, Déu.
Es com si hi hagués un tros de nit que eis cobrís tota la cara.
ducción (cambio del presente de subjuntivo Aquests seran Companys del foc
del verbo ser, siga por siguí). Además, deci- i, en aquest infern, ells viuran sempre, eternament!
díamos adoptar determinados criterios tipo- (Q.10: 24-27)
gráficos, como el uso de mayúscula para
marcar los pronombres personales o los po- Podemos sintetizar los aspectos tenidos
sesivos referidos a Alá (Nos, eis Nostres). en cuenta durante el proceso de revisión en
A parte de otras correcciones de tipo los cuatro puntos esenciales que indicamos
lingüístico que no viene al caso comentar a continuación. Ahora bien, para poder re-
ahora (cambios de puntuación, anacolutos, visar la traducción teniendo en cuenta es-
correlación en los tiempos verbales, etc.), en tos cuatro puntos era absolutamente ne-
las distintas sesiones de trabajo se opera- cesario un trabajo en equipo en el que tenía
ban otras modificaciones más complejas, lugar una auténtica reflexión traductológica

jfieronymus |£pmplutensis| HIERONYMUS. Núm. 11. Mikel DE EPALZA, FORCAD... 21


-puesto que el intercambio de ideas entre vista, porque el primer proyecto era una
los tres participantes en el proceso iba des- iniciativa de musulmanes, de universitarios
tinado a hallar mejores soluciones de tra- sirios de la Universidad de Granada. Esa
ducción- de doble sentido, del traductor iniciativa no cuajó, en el primer proyecto de
propiamente dicho, Epalza, a sus dos cola- Epalza por traducir el Corán, hacia 1977,
boradores, y viceversa. Corregir el texto sin como hemos explicado en las líneas prece-
la tutela constante del traductor -aunque dentes.44 Más tarde se reanudó aquel pro-
hubiese realizado la corrección un profe- yecto con otros presupuestos traductológi-
sional perfectamente cualificado como los de cos, pero pensando en unos lectores musul-
la editorial Proa- habría sido un peligro en manes en Cataluña, catalanohablantes y
un texto de estas características, puesto que musulmanes de nacimiento o por conver-
para aplicar los cuatro criterios siguientes sión. Pero a ese hipotético destinatario, con
era absolutamente necesario reflexionar en un mínimo numérico de público lector, al
equipo y de la mano del traductor, para menos actualmente, se sobrepuso la imagen
conseguir: de la gran mayoría de probables lectores: los
lectores catalanes de cierto nivel cultural,
a) Corrección de soluciones incorrec- que quieren conocer en su lengua uno de
tas según la normativa lingüística. los textos más importantes e influyentes de
la humanidad.
b) Resolución de problemas de inter- Creíamos, en primer lugar, los tres tra-
ferencia lingüística o de hipercorrec- ductores no musulmanes de la Universidad
ción. de Alicante, que el punto de vista musul-
mán en nuestra traducción estaba suficien-
c) Adecuación de la expresión a la temente representado por la opinión formu-
variedad lingüística (catalán oriental) lada por escrito en la bibliografía consultada
y a la modalidad textual (texto litera- para realizar nuesta traducción, especial-
rio, solemne, del carácter y ámbito mente por las traducciones al español y al
religioso, considerado sagrado, con francés realizadas por musulmanes, por los
un nivel de formalidad alto, etc.). comentarios coránicos de musulmanes con-
sultados -por nosotros y por otros traduc-
d) Búsqueda de la expresión más tores- y por el propio texto del Corán, tan
adecuada según los principios de na- conocido y estudiado. Los libros consultados
turalidad de expresión y genuini- forman parte, evidentemente, del equipo de
dad, con la intención de ofrecer una estos tres traductores, que han tenido en
lengua estilísticamente elegante (lite- cuenta la opinión de muchos expertos mu-
raria) pero comprensible (sin excesos sulmanes, para su traducción.
retóricos o estilísticos). Pero ya en la rueda de prensa de pre-
sentación de la primera edición, en Barce-
4. ¿Faltaba un musulmán en el equipo? lona, surgió la pregunta: «¿Han tenido el
aval de las autoridades religiosas musul-
El que no haya un musulmán en los tra- manas? ¿Piensan pedirlo y obtenerlo?». La
bajos en equipo de traducción o de estudio respuesta, improvisada y tajante, fue «¡No!
del Corán es una ausencia que a veces pue- Es una traducción universitaria y aconfe-
de llamar la atención, por parte de los pro- sional, sin finalidad religiosa de proselitismo
pios organizadores de un trabajo colectivo o de propaganda religiosa. Quiere dar a co-
de estudio de las traducciones del Corán, nocer este texto sagrado de los musulma-
que sienten la necesidad de excusarse por
esa deficiencia.43 Nosotros no nos vamos a
excusar, pero sí creemos que explicar un 44
Vid. Epalza, «Alguns antecedents...», p. 23. En cambio
poco el tema permitirá aclarar bastante la fue exitoso y resultó ser muy provechoso, por esas mismas
metodología y el proceso de esta traducción fechas de 1977, colaborar con un imam musulmán de origen
del Corán. palestino, instaladc hacia ya varias décadas en España, para
hacer una presentación en castellano de un resumen de la
Nuestro itinerario comenzó sin ningún doctrina musulmana, en forma de catecismo, para una reu-
problema en particular, desde este punto de nión de trabajo destinada a editores de libros escolares espa-
ñoles dé religión y para una revista del episcopado católico
español: Ahmad El-Agha (traducción de Epalza), «Resumen
"" Vid. principio de la «Presentazione» del editor de G. Zetti de la doctrina musulmana». Actualidad Catequética, n° 94
(ed.), // Corana..., p. 5. (1979), p. 87-109(487-507).

HIERONYMUS. Núm. 11. Mikel DE EPALZA, FORCAD...


nes, lo más objetivamente posible». La pre- diferencia depende de un punto de vista
sentación de Cansinos (1951), que era es- religioso algo diferente: «Dios» indicaría que
critor sevillano (de la llamada generación del el referente es el mismo y «Alá», que tiene las
27) y de religión expresamente judía, en el especificidades del Dios único del islam.
prólogo a la primera traducción española Nosotros, en la traducción catalana del Co-
del Corán, nos parecía suficientemente es- rán, hemos escogido y razonado el utilizar
clarecedora de nuestra actitud ante las tra- ambas denominaciones indistintamente pa-
ducciones oficiales o confesionales.45 ra englobar ambos significados (Allá y Déu,
En realidad, no nos habíamos planteado ambas sucesivamente, en cualquier orden, o
el problema de incorporar a un musulmán a sólo una de ellas, también indistintamente
nuestro trabajo de traductores simplemente o, a veces, en función de la musicalidad
porque hubiese sido no por el solo hecho de estilística).48 Esta opción original49 no hu-
ser musulmán, sino por su competencia en biese sido posible probablemente en una
traducción del Corán. Y no conocíamos a editorial musulmana, ya que es norma ge-
ninguno con estas cualidades en nuestro neral de muchas de ellas el mantener el
entorno de la Universidad de Alicante.46 nombre en árabe en las traducciones o ver-
También podíamos tener ciertas reticen- siones del Corán. El traductor Abdelghany
cias a integrar en nuestro equipo a un mu- Melara Navio, excelente traductor español,
sulmán que no fuese experto en traduc- musulmán, en las dos primeras ediciones de
ciones del Corán. Su sola labor hubiese con- su obra (Granada, 1994; Palma de Mallorca,
sistido, entonces, en avalar la ortodoxia reli- 1998), ambas en editoriales aparentemente
giosa de nuestra traducción, partiendo de especializadas en libros islámicos, utiliza la
una doctrina probablemente simplificadora traducción «Dios», mientras que en la terce-
y tradicional, cuando lo que buscábamos ra (Medina, 1417H) lo sustituye por «Allah».
era una innovadora forma de traducir este Julio Cortés, que en todas sus traduc-
texto sagrado, de la forma más exacta y ciones en España ha utilizado la traducción
clara posible, con fidelidad a los contenidos, «Dios» (Madrid, 1979, hasta la bilingüe
pero sin estar atados a las expresiones mor- árabe-español de Barcelona, 1999), lo sus-
fosintácticas del texto árabe original. tituye por «Allah» en la edición bilingüe de
una editorial musulmana estadounidense
Un punto concreto y muy sencillo puede (Baldwin, 1987).50
ejemplificar este problema: la traducción del
nombre al-lâh ('Dios', con mayúscula, el Es evidente que toda editorial puede te-
Dios Único del islam, o con minúscula, ner una política editora y que, si es religio-
cualquier dios, incluido el Dios único de los samente confesional, puede tener en cuenta
árabes cristianos). Un primer sondeo entre diversas opciones teológicas. El problema de
los traductores del Corán al castellano, con fondo está en considerar este libro, el Co-
conocimiento del árabe, daba las siguientes rán, como oficial, canónico en función de
cifras: siete traducciones daban siete va- una ortodoxia religiosa, también en sus tra-
riantes ortográficas (Alá, ¡Dios!, El Dios, ducciones a otras lenguas que no sean el
¡Alá!, Dios, Allah, Al-Alah), con 4 versiones árabe (lenguas aljamiadas o no árabes,
que mantienen el nombre árabe «Alá» y 3 'achamiyya). Nosotros sólo queríamos darlo
que lo traducen al castellano «Dios».47 La a conocer, desde un planteamiento científico
y universitario, pero con bastante libertad
45
para utilizar una estrategia de traducción
Reproducido en su original en castellano (1953) en innovadora, la que hemos considerado más
L 'Alcorà, p. 8: «tenemos que [...] hacer constar en términos adecuada, sin los reflejos teológicos islámi-
claros y precisos, que no entrañan desdén para los que creen
cos de querer ser más fieles a formas mor-
revelado este libro, que nuestra intención al traducirlo no ha
correspondido a ningún móvil apologético en ese sentido, fosintácticas del original que a la lengua del
sino simplemente cultural, como el que nos hubiese guiado lector que no sabe el árabe, actitud que
a traducir los Vedas o Zend-Avesta, o cualquier otro gran li- había hecho fracasar el intento con los
bro religioso de esos que han guiado a fracciones más o me- estudiantes sirios en 1977, que prefirieron
nos considerables de la Humanidad».
4
" Epalza había colaborado en tareas de traducción de im-
48
portantes, aunque breves, textos religiosos del español al Vid. justificación en L'Alcorà, p . 1.086-1.087 y 1.109.
49
árabe o del árabe al español, respectivamente, con el traduc- Advertida p o r m u c h o s recensionadores d e nuestro libro,
tor marroquí Dr. Abderrahmán Cherif-Chergui, en Madrid, entre ellos Arias, S a m s ó y Vernet, m e n c i o n a d o s anterior-
y el ya mencionado imam palestino Ahmad El-Agha, actual- mente.
mente residente en la región de Valencia. 50 Vid. referencias bibliográficas completas de estas traduc-
47
Cfr. L 'Ahora, p. 1.086-1.087. ciones en L'Alcorà, p. 1.233 y 1.212, respectivamente.

Ijicronymus |£omp(ute»sisl HIERONYMUS. Núm. 11. Mikel DE EPALZA, FORCAD...


reproducir la traducción argentina anterior, 5. Conclusión
llena de expresiones extrañas, y no precisa-
mente debidas al español de ese país hispa- Finalmente, el trabajo de este equipo de
nohablante. tres se ha prolongado durante muchos me-
Igualmente hubiese habido dificultad uti- ses, preparando una edición de bolsillo
lizando el doblete «Muhámmad/Mahoma», a con la traducción al catalán, para hacerla
pesar de haber expuesto las razones en fa- más asequible económicamente, suprimien-
vor de ese uso.51 O hubiésemos tenido que do simplemente los estudios. Pero nos he-
poner más notas explicativas, como en la mos encontrado con una dificultad impre-
primera sura (Q.1: 7), como en el texto «los vista: nuestra traducción tenía que cambiar
que han provocado tu ira» [los judíos, ado- totalmente si renunciábamos a la disposi-
rando al becerro de oro, en el Sinaí] y «los ción tipográfica que habíamos utilizado en
que se equivocan» [los cristianos, engañados la primera edición. No vamos a explicar, por
por el demonio Iblís y sus hijos];52 hemos ahora, este problema, hasta que no haya-
dudado en añadir esas explicaciones tradi- mos encontrado una solución. Pero es un
cionales en el islam, muy probables y cohe- problema interesante, traductológicamente
rentes con el pensamiento musulmán sobre hablando.
esos dos colectivos religiosos, pero no es del Como han pedido muchos, sería necesa-
todo seguro que el texto se refiera a ellos y ria una versión en castellano -proyecto que
hemos preferido dejarlo en su ambigüedad. ya hemos iniciado- que aplicase los mismos
A esos pequeños y muy salvables incon- principios de traducción de la edición en
venientes hubiese podido añadirse el deseo catalán. Creemos que es posible y proba-
musulmán de que la edición fuese bilingüe, blemente útil para comprender el texto del
con el texto árabe enfrentado a su traduc- Corán de una forma nueva, diferente y com-
ción, página por página, como es tradicional plementaria a la que ofrecen las numerosas
en el islam y en las traducciones del Corán. traducciones buenas que ya hay en cas-
Entraba en el proyecto y en la oferta inicial tellano y en otras lenguas. El libro sagrado
de la editorial Proa, pero hubiese encarecido del islam se lo merece.
mucho la edición. De todas formas, tenemos
preparada una eventual edición bilingüe,
como las diversas que hay ya en castellano,
pero con algunos rasgos particulares.

Mikel de Epalza,
Josep V. Forcadell, Joan M. Perujo

51
L'Alcorà, p. 1.008-1.013.
52
Vid. texto completo de la sura, traducido al castellano y al
catalán, anteriormente.

24 HIERONYMUS. Núm. 11. Mikel DE EPALZA, FORCAD...