Está en la página 1de 2

Análisis de Costo-Efectividad para el sector salud

La economía es una ciencia que en su etimología se compone de las palabras


griegas oikos (casa) y nomos (administración), lo cual tiene que ver con la
administración de los recursos del hogar. Posteriormente se generalizó a la
administración de cualquier tipo y hoy la entendemos como la gestión y optimización
de los recursos escasos o limitados, en orden de satisfacer deseos y/o necesidades
limitadas.

Es importante este preámbulo para introducirnos en la problemática a tratar en el


sector salud, dados los recursos gubernamentales limitados para satisfacer
necesidades de salud ilimitadas en una población creciente. A este flagelo se le
añade otra variable y es que, las disposiciones de los recursos gubernamentales de
salud dependen en gran manera de una relación médico-paciente dentro de la cual
el primero en el ejercicio de su ética profesional, busca el bienestar del paciente
dejando de lado el impacto en las finanzas del país.

Para resolver esta problemática y reducir las brechas de inequidad dadas las
agendas de terceros, interés o presiones políticas y los presupuestos de vigencias
anteriores, se han desarrollado herramientas de la Evaluación económica con
modelos como el Análisis Costo-Beneficio (ACB), el cual ya no está dentro de la
vigencia para el sector salud, y el Análisis Costo-Efectividad (ACE).

El ACE valora los resultados en términos cualitativos como años de vida ganados,
muertes evitadas, calidad de vida, etc. A groso modo, el ACE recolecta información
sobre una intervención en términos de cuánto cuesta el programa VS los beneficios
que genera. Los costos se estiman teniendo en cuenta los costos de proveedores,
costos de paciente, costos de capital, costos de activos fijos o los costos de
funcionamiento del proyecto. Todos estos costos presentes y futuros son traídos a
valor presente con una tasa de descuento.

Los beneficios son calculados teniendo en cuenta la reducción de la mortalidad y de


mayor peso, la calidad de vida medida en reducción de discapacidad y enfermedad
crónica o temporal, dando lugar al concepto de AVISA (Años de vida saludable
perdidos), de donde el objetivo de una intervención de salud sería reducir o evitar
los AVISA y por lo tanto incrementar el beneficio o efectividad.

Una vez calculados los costos y la efectividad se representa el resultado con el


cociente Costos/Efectividad (C/E), el cual arrojará un ratio que no se debe
determinar como bueno o malo per se, sino que se debe usar para compararse con
otras políticas a menos que las intervenciones sean mutuamente excluyentes, que
en este caso, no se debe comparar con otras. Para el segundo caso, se utiliza un
análisis incremental teniendo en cuenta la variación de las AVISAS de la opción
inmediatamente anterior.

A pesar de que el ACE se constituye ne una herramienta que ha evolucionado en el


tiempo, no se constituye en la regla de oro y presenta debilidades tales como:

1. Desconocimiento de la información de costos: Especialmente en países en


vías de desarrollo como Colombia, no hay sistemas de costeos precisos para
determinar el numerador del cociente C/E con exactitud.
2. Es una herramienta utilitarista: Busca maximizar el beneficio y no discrimina
minorías de mayorías, por lo cual, aunque no todos los individuos estén
satisfechos, se busca incrementar el beneficio reportado por la mayoría.
3. Dilema de las edades: Existen dos dilemas en este aspecto, el de Weinstein
y el de Murray. El primero estima igual la edad y sexo de los individuos, el
segundo estima más la salud de un joven que la del resto de los grupos
etáreos. Esta segunda es usada por el Banco Mundial.

En el contexto mundial, no se usa el término AVISA pero se usan los QALYs, los
cuales cumplen la misma función, con la diferencia que los QALYs no consideran la
ponderación por edades. La tendencia mundial es hacia la objetividad y a que los
países, incluyendo a Colombia utilicen la metodología. Aunque se han hecho
pequeños avances en términos de medición en salud en el país.

El uso del C/E es importante en Colombia ya que puede prevenir a que en un futuro
se encuentre en un encarecimiento de los recursos de salud de manera estructural
y que sea irreversible o demasiado costoso para la nación.