Está en la página 1de 2

¡Si me amas, sed santos porque Yo Soy Santo!

1 Pedro 1:16

Venimos de ser confrontados directamente por el Señor, cuando nos hizo una pregunta
que ha tocado lo más profundo de nuestro interior, en donde nuestra alma se vio
sacudida por una pregunta tan corta, pero tan grande en contenido que sacudió toda
nuestra religiosidad y quizás puso de manifiesto nuestro verdadero y genuino amor que
tenemos por Cristo.
Porque, si eso no le sucedió, Nos es necesario que revisemos nuestro interior y nos
despojemos de todo aquello que nos impida amar a Dios, cómo él requiere que le
amemos.
Pero si su respuesta es positiva, ¿Qué sigue?: Demostremos que verdaderamente
amamos a Jesús. ¿Cómo?
Respuesta definitiva: Sed santos, como Él es Santo.

1- 1. Todo está fundamentado en la Palabra:


- Sed santos no es por designio humano, sino de Dios. 1 P 1:3-9
Por tanto, ¡Sed santos, como Él es Santo!

2- 2. Todo tiene una razón de ser:


- Sed santos, no es para ostentar un título terrenal o celestial. Es un llamamiento
divino. 1 P 1:13-15
- CEÑIR es Ajustar, apretar, someter, controlar, atar, rodear y los lomos son la parte
inferior de la espalda llegando hasta la cintura; en esta escritura Dios nos ilustra en
lo físico, cómo debemos también hacerlo en lo espiritual, tal como lo hacemos para
hacer fuerza y levantar algo pesado, nosotros nos ceñimos a la cintura y espalda
una faja, para que los músculos se mantengan firmes y no sufran desgarres, así
también debemos CEÑIR nuestro entendimiento o capacidad y facultad dada por
Dios para aprender, razonar y formarse una idea de la verdad o realidad que nos
rodea; y para esto debemos estar SOBRIOS, es decir tener una mente sana, que
nos permita razonar, libre de la embriaguez, de la vanidad de la mente, de la
insensatez e imprudencia, atributos de un buen hombre, soldado, y Ministro de
Cristo; Esto implica que debemos tener nuestras mentes listas para combatir
aquellas áreas débiles de nuestra vida que nos ocasionan el caer en pecado y no
agradan a Dios; venciendo el temor, controlar la mente y nuestros pensamientos
vanos , y vestirnos del nuevo hombre.

Por tanto, ¡Sed santos, como Él es Santo!

3- 3. Si verdaderamente amamos a Jesús:


- En buen salvadoreño, dejémonos de cuentos. Demostremos ese amor a Jesús.

1 Pedro 1:16 “porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo.”

QUE EL SEÑOR AÑADA MAS BENDICION A SU PALABRA


AMEN
28 octubre 2018