Está en la página 1de 1

Revisiones bibliográficas y de medios audiovisuales

Karate-do: mi camino. dor del estilo Shotokan, Gichin continuo perfeccionamiento de La obra de Funakoshi,
Autobiografía Funakoshi. A través de la obra, su carácter, a la diaria consecu- mucho más extensa a nivel
Por Gichin Funakoshi el autor nos enmarca los rasgos ción de objetivos personales y técnico, resultaría sin duda
Madrid: Dojo Ediciones, 2007 más íntimos de su existencia con no meritorios de reconocimiento incompleta, o al menos mucho
160 páginas. 11x18 cm. un lenguaje cercano y, en ocasio- externo y, sobre todo, al reflejo menos enriquecedora, sin esta
Ilustraciones nes, emocionante para el lector. constante de humildad en todos autobiografía. Por ello, reco-
)3".    s Pasajes relativos a la superviven- sus actos. miendo a todo tipo de lector,
9` cia personal en tiempos difíciles de Incluso cuando, de un modo especialmente a los vincula-
confrontación bélica, el recuerdo cercano y no exento de comici- dos al mundo del Karate, que
Disponible en: hacia alumnos desaparecidos y, dad, plasma algunos pasajes de se aproxime a la persona de
Distribuciones y Ediciones con una intensidad excepcional, sus ímpetus juveniles, el autor Gichin Funakoshi a través de
Alfaomega la veneración y respeto que hacia transmite una sensación posterior esta autobiografía.
C/ Alquimia, 6. P.I. Los Rosales su esposa profesaba, nos descu- de calma y autorreflexión que Probablemente sea ese tipo
28933 Móstoles, Madrid (España) bre a un Gichin Funakoshi con invita al lector a retroceder en las de lectura que, a cada lector,
Telf.: +34 91 617 97 14 una calidad humana fuera de lo páginas y reiniciar el pasaje, con transmita una serie de sensa-
Fax: +34 91 617 97 14 habitual. el fin de descubrir lo que Gichin ciones diferentes motivadas por
E-mail: editorial@alfaomega.es Referencias a sus inicios como Funakoshi probablemente ha la cercanía y claridad en el
http://www.alfaomega.es/ karateka y a su condición de per- deseado transmitir. reflejo de las ideas de su autor
sona humilde en todos los ámbi- Como añadidos gráficos se y sobre todo, una vez más, por
Revisión por tos, hacen que la lectura de Karate acompañan, en las páginas cen- la humildad en el manejo de
Juan María García Díez Do. Mi Camino vaya envolviendo trales, una serie de instantáneas sus palabras.
al lector en una atmósfera cercana originales del autor junto a algu- Karate Do. Mi Camino no
En muchas ocasiones, el tratar a las vivencias que en el libro se nos miembros de su familia y se agota con una única lectura.
de realizar comentarios acerca de describen, haciendo que la inten- alumnos. Son de ese tipo de foto- Es muy posible que, con el paso
obras literarias de carácter auto- ción de su lectura sea avanzar grafías que, posiblemente, todo del tiempo, el lector continúe
biográfico, como es el presente continuamente en sus páginas. el mundo guarda celosamente en acercándose una y otra vez a
caso, puede resultarnos en cierto Resulta significativo, a la vez un lugar con el fin de que, con el la historia relatada por Gichin
modo delicado, al menos en lo que decisivo, el que esta auto- paso de los años, el recuerdo trai- Funakoshi, dada la facilidad de
que a un tratamiento exento de biografía haya sido escrita por su ga fuertes sentimientos de nostal- su lectura (con caracteres cier-
toda subjetividad en el comenta- autor un año antes de su falle- gia sobre el entorno más íntimo y tamente grandes para el forma-
rio se refiere. cimiento, a la avanzada edad de personal de cada persona. to del libro) que anima a que,
En el caso de la obra Karate ochenta y nueve años. Y ello ya Gichin Funakoshi comparte de vez en cuando, reviva las
Do. Mi Camino, nos encontra- que de su contenido podemos con el lector imágenes de su fami- anécdotas y devenir humano
mos ante uno de esos formatos captar inmediatamente el tono de lia, de sus alumnos más queridos del personaje.
que podemos denominar como una persona con una vida interior y de su entorno más personal. Es Por su formato y coste,
libros de bolsillo, lo cual no es inmensa y con una realización una pequeña aportación cuanti- Karate Do. Mi Camino es el
ni mucho menos significativo de personal, a todos los niveles, que tativa pero enormemente valio- mejor obsequio que nos pode-
la importancia de su contenido y bien podrían haberle valido un sa y significativa desde el plano mos hacer durante este otoño
de sus referencias y comentarios reconocimiento mayor (aún si autobiográfico. para acercarnos un poco más al
personales por parte del autor del cabe) por estamentos ajenos a la Karate Do. Mi Camino se fundador del Karate moderno.
mismo. Se trata de un tipo de lec- práctica del Karate. completa con un sencillo glo-
tura agradable, lleno de anécdotas A la vez que persona de pro- sario de términos japoneses (la >
y significados, fácilmente com- fundas convicciones tradiciona- mayoría tecnicismos relativos a
prensible y con un tono entraña- les, Gichin Funakoshi se presen- la disciplina del Karate) y de un Sumo, la lucha de los dioses
ble en todo su contenido. ta como un hombre de extrema cuadro cronológico comparativo Por Eduardo de Paz Gútiez
A lo largo de sus ciento cin- moderación en sus afirmaciones y que ayuda al lector a situar los Barcelona: Shinden Ediciones,
cuenta y dos páginas podemos en sus actos, teniendo en su haber acontecimientos relatados por el 2006
encontrar la expresión de un per- el ser el referente contemporáneo autor en un contexto histórico 165 páginas. 26x18 cm.
sonaje fundamental en la historia del Karate mundial. Es la expre- concreto. Ilustraciones
del Karate moderno, el funda- sión de un hombre dedicado al

96 Revista de Artes Marciales Asiáticas ◊ Volumen 3 Número 3 - 2008

También podría gustarte