Está en la página 1de 3

Capítulo 12

EL CONDUSCTISMO OPERANTE DE SKINNER

Skinner nació en 1904 en Susquehanna Alemania, recibió su Doctorado en psicología


en Harvard en el año de 1931.En 1938 anuncio su primer libro importante The Behavior
of organims.

En la ciencia de la conducta, Skinner cree que las variables de la personalidad en


realidad solo son etiquetas verbales para conductas específicas. Por ejemplo la
dependencia es un término que representa ciertos términos de conducta en relación
con ciertos tipos de personas. No es algo que exista en la estructura de la personalidad
como característica. Las conductas designadas como dependencia tienen algo en
común y se sustituyen entre sí ; pueden traer consecuencias semejantes; ocurren en
tipos de situaciones especificables, pero no emanan de una estructura de
personalidad que pueda llamarse dependencia. Según Skinner, el conocimiento de las
conductas designadas como dependencia se promueve mejor si se aprende la
historia de reforzamiento de las conductas clasificadas. Un control práctico de la
conducta de dependencia puede tener lugar solo si alteran loa antecedentes y las
consecuencias de esa conducta.

Skinner es un conductista radical por que no acepta las variables psicológicas como
determinantes de la conducta, sino que más bien relaciona la conducta con los del
medio. Ha desarrollado constructos y métodos de reforzamiento operante. Afirma que
los términos característicos simplemente son etiquetas para clases de conducta que
se explicarían mejor si se descubren los determinantes del medio. Un principio rector
primordial, es que la conducta se determina por sus consecuencias, la conducta se
vuelve en operante si conduce a su objetivo.

Watson el fundador del conductismo estadounidense, destaca las reacciones ya


adaptaciones al medio, un modelo E-R, en tanto que Skinner subraya las acciones
sobre el medio, un conductismo operante. Los resultados de la conducta pueden
controlarse por el modificador de conductas. Las consecuencias de las conductas son
reforzadores o castigos. El condicionamiento de respuesta es otro nombre para el
condicionamiento clásico, el cual implica sustitución de estímulos. En el
condicionamiento operante, la conducta produce consecuencias que incrementan o
disminuyen la probabilidad de la conducta. En el condicionamiento de respuesta se
produce una reacción; en el condicionamiento operante aumenta la variedad de
conductas del sujeto, en tanto que el condicionamiento de respuestas, incrementa
unos estímulos ante los que reacciona.

Una unidad completa de conducta incluye respuesta y operantes. A menudo


reaccionamos antes una situación con temor, enojo o placer, y luego emitimos una
operante que puede cambiar la situación. No obstante gran parte de nuestra
conducta está bajo control de emociones intensas provocadas por estímulos
condicionados por nuestro medio. Las contingencias de reforzamiento se refieren a las
condiciones de reforzamiento. Skinner utiliza el término contingencia para representar
la conducta y su consecuencia. Los reforzamientos pueden utilizarse en formas
intrincada. La disposición particular se conoce como programa de reforzamientos
también llamada contingencia para Skinner. Hay programas de intervalo fijo y variable
y programas de razón fija y variable. Los programas de intervalo se basan en el tiempo;
los programas de razón se basan en la conducta. Los reforzamientos pueden utilizarse
para promover el aprendizaje y mantener la ejecución. Un programa de reforzamiento
continuo fomenta el aprendizaje, en tanto que los programas de reforzamiento
intermitente se utilizan para mantener la ejecución. En el condicionamiento de
respuesta, un estímulo que provoca produce la respuesta incondicionada. En el
condicionamiento operante un estímulo que ocasiona dirige a la operante o
conducta emitida. Un estímulo discriminativo sirve como señal o aviso que tiene
significado para el sujeto. Los estímulos antecedentes y consecuentes juegan papeles
diferentes para el condicionamiento de respuesta y para el operante.

La conducta no diferenciada se moldea gradualmente en series ordenadas de pasos


que se aproximan cada vez más al patrón de conducta deseada atreves de un
proceso conocido como moldeamiento. Por medio del moldeamiento puede
regularse puede regularse la velocidad, intensidad y patrón de conducta. El
moldeamiento también se llama método aproximaciones sucesivas. El
encadenamiento se refiere a la combinación de unidades de conducta en una
secuencia que puede ser bastante compleja. Otra forma de moldeamiento es el
reforzamiento diferencial, el cual se refiere al reforzamiento selectivo y a la extinción
para producir una operante particular. El reforzamiento diferencial se ha utilizado con
el condicionamiento de la bioretroaliemntacion, en el que se informa al sujeto de los
cambios en las funciones fisiológicas por una señal y es capaz de obtener su control.

Las contribuciones distintivas de Skinner incluyen el moldeamiento, el encadenamiento


y los diversos programas de reforzamiento, también es uno de los pioneros en el
desarrollo de las máquinas de enseñanza y la instrucción programada mediante
métodos y constructos de reforzamiento operante.

El reforzamiento es tan básico en los métodos de Skinner que se le ha llamado


psicología de reforzamiento, algunas distinciones importantes relevantes para el
reforzamiento son: positivo y negativo, aprendido y no aprendido, natural y artificial,
especifico y generalizado, auto administrado y administrado por otros, y visible e
invisible. El reforzamiento positivo fortalece la conducta de aproximación, en tanto que
el reforzamiento negativo fortalece la conducta de evitación o escape. Eliminar o
prevenir una amenaza es una forma de reforzamiento negativo. El castigo se propone
para debilitar la conducta, pero se ha demostrado frecuentemente que es ineficaz.
También produce respuestas no deseadas. El castigo define como las consecuencias
indeseables producidas por la conducta o las consecuencias deseables eliminadas
por la conducta. La extinción se refiere a la falta de resultados habituales de las
respuesta condicionadas y las conductas, también propuesta para debilitar la
conducta. Un reforzador generalizado puede utilizarse para fortalecer muchas
conductas diferentes. La conducta puede cambiarse por saciedad,
contracondicionamiento, cambio en las circunstancias, promoción de conductas
incompatibles, y a través del olvido. Aunque las formas moderadas de castigo pueden
ayudar a cambiar la conducta al servir como señales informativas, Skinner rechaza el
castigo como método de cambio conductual debido a que sus consecuencias son
impredecibles.

Skinner, trata las anormalidades traduciendo los trastornos de la personalidad al


lenguaje de la conducta operante y de respuesta. Skinner relaciona tanto la conducta
normal como la anormal con los determinantes del medio. Rechaza variables de la
personalidad como el yo; por lo tanto, los trastornos que requieren al yo como principio
explicativo de conducta. No ha propuesto un estado ideal de la personalidad y la
vida, si no que más bien se ha concentrado en los que determinan la conducta. La
persona buena es producto de un buen medio. Skinner aprecia la naturaleza activa
de las operantes y apoya el aprendizaje de operantes apropiados para vivir
efectivamente, pero no define lo que eso significa. Protesta frecuentemente por el uso
tan difundido del control aversivo y sostiene que los controladores de la conducta,
como los padres, profesores y autoridades legales, deberían confiar más en los efectos
poderosos de los reforzadores positivos en el moldeamiento de la conducta deseable.
La superioridad humana se ha demostrado en un mundo hecho en gran medida por
seres humanos, pero estos también han creado muchos problemas. Skinner
proporciona conceptos y métodos para un programa administrado de modificación
de la conducta. Aunque este tipo de programa realmente es conductual, está abierto
al cuestionamiento debido a que implica que el yo puede ejercer control sobre sí
mismo. Las ideas de Skinner han inspirado numerosas investigaciones. La modificación
de la conducta es un fenómeno muy difundido en la vida contemporánea. Una
ventaja de utilizar los métodos constructivos de la modificación de la conducta en
casos terapéuticos es que el equipo de terapia puede enseñarlos en un tiempo
relativamente corto. Una prueba fundamental de la efectividad de los procedimientos
operantes es el cambio de conducta que ocurre cuando se introduce el reforzador y
la eliminación de la conducta cambiada cuando se elimina el reforzador. Asimismo
esta etapa es una de las debilidades de los procedimientos operantes, ya que la
conducta operante se enlaza con los reforzadores. Los defensores de la modificación
de la conducta afirman que ocurrirán los reforzadores naturales cuando la conducta
apropiada sea instigada por los reforzadores artificiales, haciendo por consiguientes
innecesarios los reforzadores artificiales. Este punto es una fuente de controversia
debido a que hay pruebas que apoyan ambas posturas.